Zamora

3.3937449879602 (1247)
Publicado por astro 20/04/2009 @ 18:17

Tags : zamora, castilla y león, españa, ciudades de zamora

últimas noticias
Ciento cincuenta alumnos de seis ciudades recorrerán las rutas ... - El Norte de Castilla
Unos ciento cincuenta alumnos de tercer y cuarto curso de Educación Secundaria de Tenerife, Zaragoza, Cáceres, Pontevedra, Sevilla y Alicante participarán en la sexta edición de las 'Rutas Literarias: De Romances y Leyendas por Zamora',...
El queso, el vino y las setas de Zamora despiertan el interés de ... - El Norte de Castilla
Un convenio entre la Cámara de Comercio y la Diputación de Zamora ha posibilitado esta misión comercial inversa con la que se pretende «abrir las puertas a la internacionalización» de los productos agroalimentarios locales, según ha señalado el...
Valdés dejará de jugar para ser Zamora - Sport
En su caso sería el Trofeo Ricardo Zamora que ya fue suyo en la temporada 2004-2005 cuando el Barça conquistó la primera Liga de la era Frank Rijkaard y Ronaldinho. Curiosamente en la temporada siguiente el que lo ganó fue Pinto, su actual compañero de...
Alerta ante niveles moderados de polen en Ávila, León, Soria y Zamora - elmundo.es
La Consejería de Sanidad alerta de niveles moderados de polen de gramíneas en las provincias de Ávila y Zamora; de plántago en Ávila; de olivo en Ávila, León y Zamora, y de cupresáceas en Soria, según los datos obtenidos en las estaciones de medición...
El Maderas quiere aguar el ascenso al Zamora - El Día de Córdoba
Pero esta semana no lo tendrá fácil, ya que los discípulos de Antonio García se miden a un Zamora que de ganar podría celebrar el ascenso. De este modo, el ambiente será de fiesta y habrá mucho colorido en la grada. Los zamoranos deben ganar a un...
Estudiantes de FP de Zamora y Salamanca participarán en ... - El Norte de Castilla
Unos 70 alumnos de Formación Profesional (FP) de Zamora y Salamanca participarán durante el próximo curso en un programa de intercambio con alumnos portugueses, al que se sumarán también entre 20 y 30 profesores de las mismas ramas educativas....
Los tapices flamencos de la catedral de Zamora recuperan su esplendor - soitu.es
Zamora.- La catedral de Zamora cuenta ya con doce tapices flamencos que han sido restaurados a lo largo de la última década de las series de Aníbal, La Guerra de Troya, La Viña y Tarquino, mientras que otros ocho lienzos bordados con lana y seda...
Detenido un hombre en Zamora por robar en un bar y en un centro ... - Europa Press
Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Zamora detuvieron a un hombre de 37 años por sendos robos cometidos en un establecimiento de hostelería y en un centro sanitario de la capital, según informaron a Europa Press fuentes policiales....
Escenario abierto - El Norte de Castilla
También hoy tendrá lugar la denominada 'Noche de los Museos', en la que el Etnográfico ha programado una visita conjunta con el Museo Provincial de Zamora, que saldrá de este último a las ocho de la tarde. Por su parte, el Museo de Zamora celebra el...
El Ayuntamiento se suma al Día Internacional contra la Homofobia - El Norte de Castilla
La alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, dará lectura hoy a una declaración institucional del Ayuntamiento de Zamora en el acto conmemorativo del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, que se desarrollará a partir de las 20,30 horas en el...

Zamora (España)

Zamora (España )

Zamora es una ciudad y un municipio español, capital de la provincia homónima situada en la comunidad autónoma de Castilla y León, cerca de la frontera con Portugal, a una altura de 652 metros sobre el nivel del mar.

Fue intitulada a perpetuidad por Enrique IV de Castilla como ciudad Muy Noble y Muy Leal y su casco antiguo tiene la calificación de Conjunto Histórico-Artístico. El núcleo principal del mismo -con una disposición muy alargada y en buena parte circundado por murallas- se alza sobre una amplia meseta rocosa (la "peña tajada" de la que habla el Romancero Viejo) de 26 a 32 metros de altura, emplazada al borde del río Duero, que la ciñe por el sur. Estas características le valieron el sobrenombre de "la bien cercada".

En 2008 contaba con 66.900 habitantes, siendo la extensión de su término municipal de 149,04 km². Dista 66 km de Salamanca, 253 de Madrid y 55 de la localidad fronteriza portuguesa de Miranda do Douro.

Sobresale su conjunto de edificios románicos, el más importante de la Península Ibérica y uno de los más destacados de Europa, estando en trámites su declaración como Patrimonio Europeo. Consta, además de la magnífica Catedral (de señalado cimborrio con decoración exterior de escamas), de otros 22 templos, 1 castillo, 2 recintos amurallados, 1 puente, 2 palacios y 10 casas, razón por la cual Zamora está considerada "la ciudad del Románico". Por otro lado, es asimismo notable por su conjunto de edificios modernistas, el único de la España interior junto con el de Teruel.

Entre sus festividades sobresale la celebración de la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional.

La ciudad alberga instituciones regionales e internacionales, tales como el Museo Etnográfico de Castilla y León, el Consejo Consultivo de Castilla y León y la Organización de Cooperación hispano-lusa Fundación Rei Afonso Henriques (FRAH).

El primer nombre conocido de Zamora procede de la romanidad y era Ocellum Duri, en esa época era un cruce importante de caminos de la calzada romana de la Vía de la Plata. En el 569, en plena época visigoda, aparace citado el enclave con el nombre de Semure. Durante la breve dominación musulmana se pasa a denominar Azemur (olivar silvestre) o Medina Zamorati. Después de la Reconquista, en torno al año 754, en el siglo VIII, por parte del rey Alfonso I y tras ser reconstruida y repoblada por el rey Fernando I (1010-1065) en el siglo XI, pasa a denominarse Zamora. El gentilicio es el de zamorano/na.

¿Quién es esa gran señora?

Gratia Dei. Batalla de Toro, 1476.

El término municipal de Zamora tiene una extensión de 149,04  km2. Es la capital de la provincia homónima, y petenece a la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Se ubica en el curso medio del río Duero, con una configuración longitudinal a lo largo del río, en la extensa región que forma la Meseta Norte que forma parte de la Meseta Central situada al norte del Sistema Central, en la zona noroeste de la Península Ibérica.

El casco urbano se alza sobre una amplia meseta rocosa de 26 a 32 metros de altitud sobre el río y ofrece una disposición muy alargada, ceñida en su mayor parte por una antigua muralla. Siendo la altitud de 652 msnm.

En el término municipal existen varias zonas muy diferenciadas entre sí con una orografía característica en cada una de ellas. La más relevante es la constituida por las vegas de los ríos Duero y Valderaduey, que se extienden por el Este del municipio, cuyo relieve es muy escaso, manteniéndose en torno a la cota de 630 msnm. En esta zona de vega se eleva una meseta a la cota de 650 donde se ubica el casco antiguo de la ciudad.

La zona Oeste limita con los bordes del pantano de Ricobayo y tiene una pendiente abrupta pasando su cota de 800 a 650 msnm. En la zona Sur, presenta continuidad desde Carrascal hasta el límite de las zonas de Vega, los bordes del cauce se hacen montuosos, destacando las elevaciones de Cabeza Falcón (719), Vuelo Grande (734) y Monte de Víboras (825), situado sobre los bordes del pantano.

La Agenda 21, es un acuerdo tomado a nivel mundial que tiene como objetivo preservar el patrimonio de las ciudades dentro de un patrón denominado Desarrollo sostenible.

Desde el año 2003, el Ayuntamiento de Zamora está trabajando en un sistema de gestión municipal de acuerdo con los contenidos y objetivos de la Agenda 21.

Desde el punto de vista de desarrollo sostenible Zamora se puede considerar una ciudad pequeña, poco industrializada, y donde las contaminaciones atmosférica y acústica son muy bajas, pero que presenta un envejecimiento acusado de la población debido a que las personas jóvenes emigran a ciudades más grandes que tengan mejores perspectivas laborales.

Por otra parte, han proliferado en los últimos años una serie de urbanizaciones de viviendas unifamiliares que ha provocado un incremento desmesurado de los recursos públicos para la prestación de los servicios públicos que se ofrecen a los habitantes.

Como objetivos prioritarios de la acción municipal figura la preservación de Patrimonio Cultural y Monumental de la ciudad por lo que se da prioridad a todas aquellas actuaciones urbanística que favorezcan tales objetivos. De estas actuaciones destaca la realización de una carretera de circunvalación a la ciudad que evite el tránsito de vehículos pesados por el interior del casco urbano.

Para concienciar a los ciudadanos de las bondades de los programas de desarrollo sostenible que se realizan, se desarrollan campañas informativas de cara a conseguir una mayor conciencia cívica de cara a mejorar la preservación del Patrimonio de la ciudad.

Me comprometo a mantener un medio ambiente limpio para garantizar el bienestar de mis ciudadanos.

Me comprometo a mantener un aire limpio de contaminantes así como proveer de las herramientas necesarias para garantía.

Me comprometo a cuidar del agua dentro de mi territorio, no ensuciándola ni sobreexplotarla.

Me comprometo a integrar la ciudad, con los hábitats colindantes y a cuidar la flora y fauna que en ellos mora.

Me comprometo a no hacer ruido en exceso para no perturbar a mis ciudadanos .

En la zona del término municipal se encuentran varias especies arbóreas, matorrales y arboleda de ribera, así como cultivos de secano en la penillanura y de regadío en las vegas de los ríos, es un territorio muy pobre desde el punto de vista productivo. Entre las especies arbóreas presentes en las dehesas destacan el encinar, quejigos, alcornoques, pino piñonero y el rebollo.

El pino piñonero se encuentra en torno al arroyo de Fresneda, conjuntamente con un denso matorral de jaras. El encinar está presente en la penillanura del territorio, pero la necesidad de madera, leña y pastos para el aprovechamiento ganadero ha degenerado con el tiempo en montes huecos y degradados, si bien las encinas son la especie arbórea con mas presencia en el territorio del término municipal.

El quejigo tiene una presencia significativa en la penillanura y contribuye al reforzar el paisaje de las dehesas. El jaral, el barbecho y los cultivos de secano, principalmente cereales, complementan la flora del territorio, los matorrales están presentes en algunas laderas de los ríos Duero y Esla, y entre sus especies destacan el jaral y el carrascal.

Como pino de repoblación se encuentran zonas repobladas con pino de Alepo, principalmente en el valle Valorio y en el del arroyo del Zape. La flora de ribera existente en torno a los ríos, destacan las fresnedas conjuntamente con alisos, chopos y sauces. En las vegas se producen cultivos intensivos de regadío.

En el entorno del río Duero existe una fauna acuática y ornitológica asociada a las características del río, y en las distintas dehesas existen varias explotaciones ganaderas de especies animales adaptadas al entorno.

Zamora tiene un clima mediterráneo continental, con inviernos fríos y veranos cálidos. Las lluvias se concentran principalmente en dos épocas del año, la primavera y el otoño, habiendo por el contrario una marcada sequía estival. El récord de temperatura máxima es de 41°C el 24 de julio de 1995 siendo el de mínima -13,4°C el 16 de enero de 1945.

Como fenómeno meteorológico, son significativas las abundantes nieblas durante el invierno, causadas por la presencia de una masa de agua tan importante como es el Duero, que pueden ser persistentes durante días y que rebajan considerablemente la temperatura media.

Su existencia podría deberse al pueblo de los vacceos, pero también pudieron ser los romanos quienes posiblemente fundasen la villa y le pusieron el nombre latino de "Ocellum Durii" (ojito del río Duero), en la misma época de las luchas de Viriato contra la invasión romana. Durante la dominación germana, los visigodos conocen la ciudad con el nombre de "Semure", tal como aparece en dos monedas de Sisebuto. Los nombres árabes de la ciudad fueron "Azemur" (olivar silvestre) y "Semurah" (ciudad de las turquesas). El nombre actual parece proceder o de la dominación germana o de la musulmana, y es citado como tal en el Salmanticense como "una de las plazas recobradas por Alfonso I a los moros".

El periodo comprendido entre los siglos X y XIII es el de mayor relevancia de Zamora dentro del contexto hispánico. La Batalla de Simancas (939) dio a los cristianos el control de los Valles del Duero y del Tormes, convirtiéndose la capital zamorana (por su posición y su ventajoso emplazamiento, en lo alto de una meseta rocosa al borde del río) en una de las principales plazas fuertes que aseguraban la frontera. Su importancia fue decayendo sin embargo a partir de la Batalla de las Navas de Tolosa (1212), que abrió el sur peninsular a los reinos cristianos, perdiendo con ello Zamora su trascendencia estratégica. Durante la Edad Media, Zamora vuelve a ser tomada y destruida por los musulmanes al mando del Emir Mohamed y después reconquistada por los cristianos en el reinado de rey Alfonso II de Asturias, el Casto, siendo de nuevo fortificada. El rey Alfonso III de Asturias, el Magno la repuebla con mozárabes toledanos en el 893, rodeándola de murallas y dotándola incluso de palacios y baños, convirtiéndose, por su emplazamiento y características, en la ciudad fortaleza más importante de los reinos cristianos. Zamora es descrita por los cronistas árabes, como “la capital de reino de Galicia, rodeada de siete recintos amurallados y grandes fosos”. Será una de las plazas más importantes del Reino de León, del que formó parte. Además inicia la etapa de mayor esplendor político, económico y arquitectónico. El paulatino desplazamiento de la frontera hacia el sur, del Duero al Tormes, favoreció este progreso, sólo quebrado por las aceifas de Almanzor. Muhammad ibn 'Abd-Allah ibn Abū Āmir (en árabe أبو عامر محمد بن عبد), llamado Al-Mansūr (المنصور) (españolizado Almanzor), el Victorioso, lanzó en 981 un primer ataque contra la ciudad, que fue arrasada. En 986 rompe hostilidades con el rey Bermudo II, atacando Coímbra al año siguiente (dejándola de tal manera que durante siete años estuvo desierta) y dirigiéndose contra el propio León en 988, destruyendo todo lo que encontraba a su paso. Bermudo se refugió en Zamora pero nada pudo contener el avance enemigo. León, después de resistir cuatro días, fue asaltado, saqueado, incendiado y sus murallas destruidas, Zamora capituló y Bermudo hubo de huir a Galicia. En 997 Zamora volvió a sufrir la acción del musulmán, pues en su camino hacia Santiago de Compostela arrasó de nuevo la ciudad, además de León y Astorga.

Otro hito en la historia de la ciudad fue la conferencia de paz entre el rey Alfonso VII de León y Castilla y Alfonso I de Portugal (Afonso Henriques). Como resultado, el 5 de octubre de 1143 fue reconocida la independencia del nuevo reino, que quedó reflejada en el Tratado de Zamora, que marca de manera oficial el nacimiento de Portugal como estado independiente. Alfonso VII reconoció como monarca a Henriques por su deseo de ser emperador y necesitar por tanto reyes que fueran sus vasallos, aunque una vez logrado el reconocimiento el portugués siguió una línea de completa autonomía.

La importancia de Zamora entre las ciudades de la Corona de Castilla en la Baja Edad Media quedó manifestada por su voto en las Cortes de Castilla, condición que sólo disfrutaban diecisiete (a las que posteriormente se añadió Granada). La extensión de la representación de los procuradores zamoranos era extraordinaria, pues incluía el territorio gallego, en el que ninguna ciudad tenía voto.

Ver además: Lista de obispos de Zamora.

Después de su apogeo en el siglo XII y conforme se desplazaba hacia el sur la frontera de la reconquista de la península por los reyes cristianos, Zamora fue perdiendo importancia estratégica y económica. Después del descubrimiento de América, muchos zamoranos se vieron obligados por la pobreza económica de la zona a emigrar al continente, especialmente a América del Sur donde se han fundado muchas otras ciudades con su mismo nombre.

A lo largo del siglo XVIII, la ciudad se recupera de su decadencia y aislamiento, pero la Guerra de la Independencia,de principios del siglo XIX, supone un duro golpe porque el lugar es fruto de enfrentamiento entre los ejércitos combatientes. Poco después de terminada la Guerra de la Independencia , trasladan la Capitanía Geenral de Zamora a Valladolid, dando lugar a un abandono importante de población, llegando a tener solo 9.000 habitantes hacia 1850.

La Desamortización, supuso para la ciudad un cambio radical en lo económico, urbanístico y artístico dando lugar al despegue urbano. La llegada del ferrocarril en 1864, va a representar la entrada en la modernidad, porque se aborda un nuevo desarrollo urbano que conecte bien la ciudad con la estación de ferrocarriles construida. En el salto del siglo XIX al siglo XX, hay un resurgir económico de la ciudad, por la instalación de la electricidad, nuevas carreteras, desarrollo agrícola y construcción de pantanos en la provincia que provocan el auge comercial en la ciudad.

A partir de las elecciones celebradas en febrero de 1936 que tuvieron una participación del 71,2 %. El Frente Popular obtuvo el 21,7 % de los votos, y el Centro Derecha el 42,0 %, la Falange sólo un 0,7 % de los votos. A partir del día de las elecciones se inició en la ciudad un periodo de gran violencia entre grupos falangistas y comunistas, esta violencia derivó el 21 de mayo con el asesinato de un joven de Acción Católica, llamado Francisco Gutiérrez Rivero, a la puerta del Ayuntamiento, este joven había sido seminarista y abandonó el Seminario cuando estaba a punto de convertirse en sacerdote. El día del entierro cerraron los comercios y se realizó una manifestación que fue disuelta por las fuerzas policiales.

A este asesinato el bando contrario respondió el 25 de mayo, con el asesinato de un joven comunista de 19 años llamado Rafael Ramos Barba, que murió en un tiroteo. El joven era hijo de El pelao, un obrero muy combativo de la ciudad. También se organizó una gran manifestación el día de su entierro que se dirigió a la calle Santa Clara. Al final de esa manifestación hubo un enfrentamiento armado con grupos falangistas y muere Martín Álvarez, de 32 años de edad y militante en Acción Católica, en la que además del falangista muerto resultaron cinco heridos, entre ellos, un sacerdote, un guardia de Asalto y un retirado.

Días antes de los sucesos mencionados llegó a Zamora el Jefe de Falange José Antonio, la concentracion de los afiliados al partido y la concurrencia al mitin fue escasa y sin resonancia.

Estos sucesos dan una idea del clima de odio y violencia que se respiraba en la ciudad en el periodo previo al Alzamiento Nacional.

Durante los primeros días que siguieren al alzamiento, la confusa situación impedía saber con exactitud cuáles eran los límites de cada zona. Las ciudades conservadoras y clericales de León y Castilla-La Vieja —Burgos, Salamanca, Zamora, Segovia y Ávila— cayeron casi sin lucha, en el bando nacional.

Artículo 1. Se prohíbe la formación y circulación de grupos superiores a dos personas, que serán disueltas por la fuerza, si se resistieran a la primera intimidación que previamente se les haga y los que se resistan serán castigados como rebeldes o sediciosos.

Al cabo de tres días del Alzamiento se reestructuraron todos los organismo se impuso la censura y reiniciaron las actividades con normalidad, reintegrándose los huelguistas al trabajo y volviendo a funcionar los medios de transporte.

Desde 1900 y hasta 1991, el municipio de Zamora ha crecido de forma regular, aun en las fases en las que el conjunto de la provincia ha perdido población. Desde 1900, la capital ha multiplicado el número de habitantes por 4,06 (16.287 habs. en 1900, 66.121 en 2007, mientras que la provincia ha perdido un 28%. A resultas de este doble proceso, la capital, que representaba solo el 5,9% del total de la provincia en 1900, acoge en 2005 al 33,4% de sus habitantes.

En los últimos 30 años el censo de población de Zamora está prácticamente estacionado habiéndose producido el pico de población en 1991. En el censo de 2007, figuraban empadronados un total de 2.007 extranjeros, de los cuales 960, procedían de países europeos, 125 africanos, 788 hispanoamericanos y 128 asiáticos, por países destacan 254 rumanos, 134 búlgaros y 128 chinos.

Del análisis de la pirámide de población se deduce que se trata de una ciudad con una población que tiende a un envejecimiento de la población muy pronunciado, porque la población menor de 20 años solo representa el 17% mientras que la población comprendida entre 20/40 años es de un 28%, la comprendida entre 40/60 es de otro 28% y la mayor de 60 años es de un 25% muy superior por tanto a la tasa de reposición. Por lo que si no se produce algún tipo de inmigración la población de la ciudad tenderá a disminuir en las próximas décadas.

A mediados siglo XX se produjo un proceso emigratorio de toda la provincia y capital que se se canalizó hacia otras provincias y regiones más prósperas como el País Vasco, Cataluña, Madrid o Valladolid principalmente.

La ciudad de Zamora es la capital de la provincia del mismo nombre, y por tanto están ubicadas en la ciudad todos los entes administrativos de ámbito provincial tanto dependiente del gobierno autonómico como del Estado. Por parte de la Junta de Castilla y León hay una delegación territorial de cada una de las consejerías de Gobierno, coordinadas por un delegado. La sede de la Delegación Territorial está en el número 4 de la calle Leopoldo Alas Clarín. Por parte del Gobierno de España está la Subdelegación de Gobierno, en el número 1 de la céntrica Plaza de la Constitución, que depende orgánicamente de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, ubicada en Valladolid. Asimismo se ubica en la ciudad la sede de la Diputación Provincial de Zamora, en el antiguo Hospital de la Encarnación, en la Plaza de Viriato s/n. En el ámbito privado y como consecuencia de esta capitalidad de provincia muchas empresas y organismos tienen ubicadas sus sedes provinciales.

La administración política de la ciudad se realiza a través de un Ayuntamiento de gestión democrática cuyos componentes se eligen cada cuatro años por sufragio universal. El censo electoral está compuesto por todos los residentes empadronados en Zamora mayores de 18 años y nacionales de España y de los otros países miembros de la Unión Europea. Según lo dispuesto en la Ley del Régimen Electoral General, que establece el número de concejales elegibles en función de la población del municipio, la Corporación Municipal de Zamora está formada por 25 concejales. En las últimas Elecciones Municipales celebradas en 2007, la constitución del Ayuntamiento fue de 12 concejales pertenecientes al Partido Popular, 8 al Partido Socialista (PSOE), 3 concejales pertenecientes a Izquierda Unida (IU) y 2 concejales al Partido Independiente ADEIZA-UPZ (Agrupación De Electores Independientes de ZAmora-Unión del Pueblo Zamorano), formación dirigida por el historiador Miguel Ángel Mateos. Como consecuencia de dichos resultados el Pleno Municipal eligió Alcaldesa por 4 años a la toresana Rosa María Valdeón Santiago del PP. La sede del Ayuntamiento está en el número 1 de la Plaza Mayor.

Las 10 concejalías de que se compone la administración municipal son: Bienestar Social y Salud Pública; Comercio; Deportes; Obras y Patrimonio; Economía, Hacienda y Empleo; Igualdad, Recursos Humanos, Atención al Ciudadano y Consumo; Juventud, Educación, Cultura y Barrios; Medio Ambiente y Urbanismo; Innovación, Desarrollo y Protección Ciudadana; y Turismo y Promoción de la Ciudad.

El presupuesto previsto para el año 2010 es de 64,9 millones de euros, un 13,9% más que el de 2009. La aportación de la Junta de Castilla y León será de 8 millones, del Estado se recibirán 326.000 euros y de Europa 300.000. La inversión ascenderá a 15,2 millones.

En cuanto al endeudamiento de la institución municipal, éste ascendía en 2008 a 22.572.772 euros, 340€ por habitante, muy por debajo de la media nacional, que es de 870.

La Diputación Provincial de Zamora, ocupa diversos edificios, tanto de la capital como de la provincia. Los principales son dos ubicados en la propia Zamora: el antiguo Hospital de la Encarnación, en la Plaza de Viriato s/n, que acoge la sede de la institución; y el antiguo Palacio Provincial, en la calle Ramos Carrión, 11, que alberga hoy en día dependencias administrativas. Su presidente es, desde 2003, Fernando Martínez Maíllo (PP).

Zamora es sede de dos instituciones de ámbito regional. Las dos primeras son el Museo Etnográfico de Castilla y León, el eje de cuyos fondos es la antigua colección de la Caja de Zamora (entidad hoy integrada en Caja España); y el Consejo Consultivo de Castilla y León, actualmente ubicado en unas dependencias provisionales a la espera de que concluyan las obras de su sede definitiva, en un edificio, proyecto del arquitecto vallisoletano Alberto Campo Baeza, que se está construyendo en el solar que ocupaba antes el convento de las Adoratrices, enfrente de la catedral. La primera piedra se puso en octubre de 2007 y se esperaba que estuviese concluido en agosto de 2009, pero la aparición de importantes restos arqueológicos supondrá un retraso de al menos un año.

En Zamora existe una prisión que durante el régimen franquista fue elegida para que los sacerdotes y religiosos que fuesen condenados por algún tipo delito pasasen su periodo carcelario en la prisión de Zamora. En la cárcel había un pabellón, habilitado expresamente para tal función que los separaba del resto de pabellones, donde vivían otros presos, tanto comunes como políticos. En total, pasaron por Zamora alrededor de un centenar de curas o religiosos. La mayoría de ellos condenados por motivos políticos y sindicales, hubo muchos religiosos y curas vascos, aunque también los había procedentes de Madrid, Mariano Gamo, cura de Nuestra Señora de Moratalaz, y el jesuita obrero Francisco García Salve, fundador del sindicato Comisiones Obreras, de Barcelona, Francisco Botey y Lluís Maria Xirinacs, de otras regiones, como Galicia, Vicente Couco, de la parroquia de Santa Marina del Ferrol y Asturias el cura minero Carlos García Huelga.

El arciprestazgo de Zamora-Ciudad se divide en 18 parroquias: Carrascal (129 habitantes); Cristo Rey (8.581); Espíritu Santo (808); María Auxiliadora (3.534); La Natividad de Nuestra Señora (1.312); Nuestra Señora de Lourdes (7.572); Nuestra Señora del Pilar (131); San Benito (2.826); San Claudio de Olivares (808); San Frontis (6.058); San Ildefonso (1.515); San José Obrero (5.552); San Juan (1.515); San Lázaro (8.076); San Lorenzo (5.048); San Torcuato (5.300); San Vicente Mártir (4.190); y Santa María de la Horta (3.183).

La sede internacional que existe en Zamora es la Organización de Cooperación hispano-lusa Fundación Rei Afonso Henriques (FRAH) (cuya co-sede portuguesa está en Braganza). Esta fundación, creada el 7 de febrero de 1994 y centrada en el ámbito de la cuenca del Duero, tiene su sede en el antiguo convento de San Francisco.

El urbanismo moderno de Zamora puede considerase que empieza en 1920 cuando por Real Decreto, se realiza el saneamiento del Casco Antiguo, ya que hasta entonces la ciudad carecía de las medidas mínimas de seguridad higiénica pública.

Zamora inicia un despegue económico por esas fechas con la ubicación de nuevas empresas del sector harinero y el tendido de las líneas ferroviarias Astorga-Salamanca y Zamora-Medina del Campo. Estos hechos ocasionan un nuevo desarrollo urbano que dan lugar al Ensanche, con edificaciones de estilo modernista desde Renova hasta San Torcuato y Santa Clara.

En 1949 se redacta el Plan General de Ordenación que será modificado varias veces a lo largo de su vigencia. Este Plan sustituye a las anteriores normas urbanísticas pero da cierta continuidad a las mismas. Lo más importante de este plan es la habilitación y urbanización de los terrenos donde se construirá la Universidad Laboral, como adaptación de las Escuelas Salesianas de San José. El Plan está vigente hasta 1973 y durante este periodo se ha dado un gran impulso a la edificación de viviendas sociales.

En 1973 se aprueba un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, para dar respuestas a una serie de demandas de la ciudad. Pero la realidad del nuevo desarrollo urbano poco tiene que ver con lo planificado, ya que las nuevas edificaciones se concentran en las zonas más especulativas de la ciudad, tales como la zona más moderna del Casco y del Ensanche de principios de siglo. El Plan prevé la ejecución de un nuevo puente sobre el Duero y no considera prioritario la creación de polígonos industriales.

En 1986 se aprueba un nuevo Plan General para adecuarlo a la Ley del Suelo de 1975 y corregir los fallos y defectos que había generado el anterior Plan, como consecuencia de centrar sus actuaciones en las zonas más especulativas de la ciudad y el abandono de las zonas más marginales entre ellas el Casco Antiguo, con un envejecimiento muy grande de su población.

En 2001 se ha aprobado una Reforma del Plan General de Órdenación Urbana de 1986, par adecuarlo a la Legislación estatal y autonómica que se ha ido elaborando que afecta al urbanismo de las ciudades y promover y planificar nuevas zonas de desarrollo urbano residencial y de servicios.

La Comisaría de Policía se ubica en el edificio construido en 1940 como Jefatura de Carreteras, obra de Enrique Crespo. Este inmueble fue adaptado entre 1999 y 2003 para su nueva función según proyecto del estudio de arquitectos Matos&Castillo.

El periodo comprendido entre los siglos X y XIII es el de mayor esplendor político y económico de Zamora, lo cual tuvo también su reflejo en el campo arquitectónico. El XI en concreto está considerado como el "siglo de oro" de la ciudad, y las décadas finales del mismo y las primeras del posterior constituyen la época de mayor importancia, cualitativa y cuantitativa, del arte zamorano. El resultado de estos factores históricos es un extraordinario conjunto de arte románico, el más nutrido de España y uno de los más importantes de toda Europa.

El edificio más significativo de la ciudad es la Catedral de Zamora, que data del siglo XII. Es un edificio muy sencillo en sus formas. Tiene planta de cruz latina, tres naves de cuatro tramos y tres ábsides que fueron sustituidos por una cabecera gótica en el siglo XVI.

La cúpula es, con su decoración exterior de escamas, el elemento más destacado del templo y un auténtico símbolo de la ciudad. De «obra genial sin paralelo en la arquitectura medieval» la calificó el historiador José Ángel Rivera de las Heras, quien añade que se convirtió en «cabeza de serie de obras semejantes en la Catedral Vieja de Salamanca, la Colegiata de Toro o la sala capitular de la seo de Plasencia».

Cuatro han sido los retablos mayores que ha tenido. El original románico fue sustituido por uno de estilo gótico hispano-flamenco, realizado por el pintor Fernando Gallego y su taller entre 1490 y 1494. Éste a su vez fue vendido en 1715 a la parroquia del cercano pueblo de Arcenillas. Se desconoce cuántas tablas lo integraban, aunque se sabe que eran al menos 35. Con la desamortización 19 fueron a parar a manos del ejecutor de la misma en la zona, Manuel Ruiz-Zorrilla, dos de cuyos descendientes donaron en 1925 al Obispado las dos que se exhiben en el Museo Diocesano: "Pentecostés" y "Noli me tangere". El sustituto del retablo gótico fue un altar barroco del escultor Joaquín Benito Churriguera, de efímera vida, puesto que sufrió daños por el terremoto que el 1 de noviembre de 1755 arrasó Lisboa y a consecuencia de ello fue desmontado en 1758, siendo malvendido al año siguiente, desapareciendo con ello la que según los datos que se conocen constituyó la obra cumbre de su autor. Lo sustituyó el actual, de mármoles y bronce dorado, diseñado en estilo neoclásico por Ventura Rodríguez.

Ya antes de las tablas del altar mayor, la catedral había encargado a Gallego otro retablo para la capilla de San Ildefonso a finales de la década de 1470 (éste conservado in situ) y que está considerado como la obra más temprana de cuantas se conservan del pintor.

Debe destacarse también el coro, que fue construido entre 1512 y 1516 por Juan de Bruselas.

En uno de los laterales de la catedral se encuentra el Museo Diocesano, en el que destaca una extraordinaria colección de tapices franco-flamencos de los siglos XV al XVII, siendo los más sobresalientes los de la serie dedicada a la Guerra de Troya.

La iglesia del Espíritu Santo, ubicada en un barrio a las afueras conocido en tiempos como "pobla Sancti Spiritu" y que tenía un fuero especial, la iglesia del Santo Sepulcro, San Frontis -las dos últimas en la margen izquierda- y San Leonardo, son otros de los templos que completan la extensa relación de edificios monumentales románicos de Zamora.

Existen una gran cantidad de asociaciones culturales de todo tipo en el Registro de Asociaciones del Ayuntamiento encuadradas en colectivos sociales, culturales, consumidores, deportivas, ecologistas, mujeres, profesionales y mayores.

Las riberas del sur del Duero y los valles del Valderaduey son explotadas como regadíos extensivos, gracias a la planitud del terreno, la calidad de la tierra y la disponibilidad del agua necesaria para los riegos.

Al oeste de la ciudad solo han existido montes y dehesas, porque sus suelos son ácidos, pobres en nutrientes y con roquedo paleozoico en superficie. Estos terrenos siempre han estado ocupados básicamente por el trinomio monte, labor y pasto, siendo la cabaña ganadera el sujeto principal de la explotación con razas de ganados adaptadas a las condiciones del terreno. El monte de quercíneas tenía una presencia importante. Este monte está actualmente muy degradado o prácticamente desaparecido por la presión ganadera que ha tenido la zona. El resto de las llanuras sedimentarias, se explotan como secano extensivo para el cultivo de cereales.

La provincia de Zamora, incluida su capital es una de las provincias con el tejido industrial más bajo de España, así que la industria de la ciudad es poco significativa y se reparten por actividades según lo reseñado en la tabla adjunta de acuerdo con los datos del Anuario Económico de España 2008 editado por La Caixa.

En la ciudad de Zamora hay una gran actividad comercial, representada mayoritariamente por el comercio mayorista y el pequeño comercio tradicional especializado en las diferentes áreas de consumo. También existe una red muy extensa de oficinas bancarias. Según el Anuario Económico de España 2008, editado por La Caixa, la actividad comercial en Zamora queda reflejada en los datos que muesra la tabla adjunta.

El principal eje comercial de la ciudad es la peatonal calle Santa Clara. También fue muy relevante hasta principios del siglo XX la calle Balborraz, una de las más pintorescas de Zamora, en la que se concentraban gran cantidad de comercios y talleres artesanales, pero su pronunciada pendiente hizo que resultara inadecuada para los vehículos a motor, lo que provocó que fuera perdiendo importancia paulatinamente.

Gracias al patrimonio histórico y monumental, sus diversos espacios escénicos, culturales y sus Fiestas de Semana Santa principalmente, la ciudad es receptora de turismo nacional e internacional. El turismo más característico en Zamora es el de estancia muy corta en la ciudad, con lo que se generan pocas pernoctaciones en los numerosos hoteles de todas las categorías que hay en la ciudad. La ciudad también dispone de una red amplia de restaurantes donde se puede degustar todo tipo de gastronomía asequible al poder adquisitivo de los viajeros.

La Semana Santa zamorana ha sido declarada de interés turístico internacional por la enorme importancia que tiene, no sólo en su ciudad, sino también por la repercusión fuera de ella. Su sobriedad y disciplina destaca entre el resto de celebraciones de Semana Santa de España, además de sus tallas de incalculable valor, alguna como el cristo gótico del Santísimo Espíritu Santo que data del siglo XV. La Pasión zamorana cuenta también con grupos de Mariano Benlliure, Pérez Comendador, Quintín de Torre o Hipólito Pérez Calvo, destacando por encima del resto la producción imaginera del zamorano Ramón Álvarez. Su duración es de algo más de una semana ya que comienza el Viernes de Dolores (Viernes anterior al Viernes Santo) y culmina el Domingo de Resurrección.

Algunas de sus cofradías son de las más antiguas de España. La Santa Vera Cruz es documentalmente la más antigua de España ya que data de finales del s. XII. La Cofradía de Jesús Nazareno "Vulgo Congregación" fundada a principios del siglo XVI es considerada la tercera cofradía más antigua de España.

Podemos resaltar el canto del Oh Jerusalem en la Plaza de Santa Lucía todos los Lunes Santo. La procesión del "Silencio", que jura el silencio de la ciudad ante el Stmo. Cristo de las Injurias el Miércoles Santo es otro de los momentos destacados. También el Miércoles Santo, "Las Capas Pardas" (Hermandad de Penitencia) recorren con la tradicional capa alistana las calles del casco antiguo, saliendo del barrio de Olivares, portando un farol y con el sonido de fondo de matracas y bombardino; y "Las Siete palabras" porta consigo estandartes con las últimas 7 palabras que dijo Jesús antes de morir, el Jueves Santo sale a desfilar la procesión más antigua de España: la Vera Cruz, datada del siglo XII. Pero el momento más esperado por los zamoranos sucede a las 5 de la mañana del Viernes Santo, cuando Cofradía de Jesús Nazareno "Vulgo Congregación" (vulgo del 5 de copas) sale en procesión, precedido por el Merlú. Antes, el Miserere cantado por el coro de la Hermandad de Jesús Yacente habrá sobrecogido la madrugada zamorana del Jueves al Viernes.

Cabe destacar la Marcha Fúnebre de Thalberg que comienza a tocarse en la procesión de Jesús Nazareno al levantarse el paso de El cinco de copas (nombre popular). Esta marcha procesional es todo un himno de la ciudad y de la Semana Santa en Zamora. Asimismo también es famosa en la ciudad de Zamora la Marcha Fúnebre Mater Mea que es tocada en casi todas las procesiones y reconocida como una de las más típicas de la ciudad.

Después, por la tarde, la Real cofradía del Santo Entierro, recorre sus calles con sus más de 10 pasos, entre ellos el caballo de longinos (o la lanzada), la famosa urna o la virgen de los clavos.

En Semana Santa son muy típicas las almendras garrapiñadas, aceitadas y las sopas de ajo que se toman en la madrugada del Viernes Santo en las Tres Cruces, durante la estación o descanso de la Cofradía de Jesús Nazareno "Vulgo Congregación". El Domingo de Resurrección se toma el Dos y Pingada, dos huevos fritos con jamón serrano.

Las provincias de Zamora y Salamanca constituyen una zona denominada Saltos del Duero o Sistema Duero es el nombre que recibe el proyecto hidroeléctrico construido en el tramo fronterizo de la cuenca del Duero, situado al suroeste de la provincia de Zamora y noroeste de la provincia de Salamanca. Constituyen una importante apuesta por la energía hidroeléctrica en la zona, que cuenta con los embalses de Aldeadávila, Almendra, Castro, Ricobayo, Saucelle y Villalcampo.

La electricidad que se consume en Zamora llega mediante una línea de alta tensión, propiedad de Red Eléctrica Española (REE) procedente de la subestación eléctrica situada en la localidad vallisolitana de La Mudarra que distribuye la energía eléctrica de toda la región del noroeste de Epaña. La distribución de la electricidad en el municipio la realiza la empresa Iberdrola. La gestión del alumbrado público y los semáforos de la ciudad lo gestiona la empresa privada Telvent que pertenece a la sevillana Abengoa. El consumo medio anual de electricidad en 2003, fue de 485 kilowatios-hora (kWh) por habitante.

La red de gasolineras que hay en el municipio se surte mediante camiones cisternas que traen los productos de los depósitos reguladores que tiene la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) en la localidad vallisoletana de Santovenia de Pisuerga.

Se está realizando de forma progresiva el servicio de gas natural a empresas y viviendas. Por Zamora discurre el gasoducto que la empresa Enagás S.A. tiene para transportar el gas desde la Bahía de Algeciras (Cádiz) y Huelva al norte de España.

La gestión del agua potable en la ciudad de Zamora, la realiza la empresa privada Aquagest S.A., perteneciente al grupo de empresas de la Sociedad General de Aguas de Barcelona, (Grupo Agbar) que tiene una concesión administrativa por parte del Ayuntamiento.

El agua potable que se consume en la ciudad, proviene del río Duero. La captación del agua se hace en el lugar denominado Parque de las Tallas y mediante una estación de bombeo se eleva el agua a la Estación de tratamiento de agua potable (ETAP) situada en el Alto de los Curas donde es potabilizada para el consumo humano. Después de los tratamiento adecuados de potabilización el agua se bombea hasta los depósitos municipales, situados en la carretera de La Hiniesta y en ellos se almacena todo el agua que ha sido previamente potabilizada. A partir de ahí el agua cae por su propio peso distribuyéndose de forma ramificada por todas las viviendas, comercios e industrias de la ciudad.

Una vez utilizada el agua en los diferentes usos de la misma es recogida en colectores y enviada a la Estación depuradora de aguas residuales (EDAR), que está ubicada junto a la cárcel de Zamora. En este lugar se realiza el tratamiento de las aguas sucias y de sus fangos residuales. Al final las aguas fecales que entraron en la EDAR se han transformado en agua limpia y depurada, que revierte nuevamente al Duero, aguas abajo de la ciudad. Una parte del agua depurada se lleva hasta el Bosque de Valorio para verterla en el arroyo que lo atraviesa y así poder tener agua limpia todo el año.

La generación de residuos urbanos y domésticos, es una consecuencia directa del tipo de productos que se utilizan en el consumo habitual y la gran cantidad de envases vacíos y desechables que se depositan en los contenedores de basura. Según datos del Ayuntamiento cada zamorano genera un kilo de basura diario, las cuales son depositadas en un vertedero tras un proceso de selección para posibilitar su reciclaje.

La separación doméstica de residuos es responsabilidad directa y solidaria de cada ciudadano, que dispone en su hogar de cuatro cubos separados identificados por sus colores, donde en el de color azul, se debe depositar papel y cartón, en el verde, vidrio, en el amarillo, envases de plástico y metal y en el de color gris los residuos orgánicos.

Una vez separados en las viviendas se vacían los cubos en los contenedores situados en las calles, que serán vaciados en los camiones donde serán trasladados al Centro de Tratamiento de Residuos. (C,T.R.). La empresa privada Zamora Limpia es la que gestiona la retirada y reciclado de los residuos sólidos y urbanos, mediante una concesión administrativa del Ayuntamiento.

Para los residuos voluminosos, o especialmente tóxicos o contaminantes, que no se pueden depositar en los contenedores de las vías públicas, se dispone de unas instalaciones situadas en la carretera de la Aldehuela, denominadas Punto Limpio, donde se depositan: electrodomésticos, escombro en pequeñas cantidades, muebles, aceites usados, baterías, aerosoles, ropa vieja, medicamentos inservibles, colchones, plásticos, envases, papel, etc. La empresa concesionaria Zamora Limpia realiza la recogida domiciliaria de los mismos con previo aviso. La mayor parte de los residuos que van al Punto Limpio son derivados a las diferentes plantas de reciclaje repartidas por la geografía nacional, para transformarlas de nuevo en materias primas.

Los residuos recogidos en los camiones de basura son llevados al Centro de Tratamiento de Residuos, situado a las afueras de la ciudad, junto a la carretera de Fermoselle. Estas instalaciones son gestionadas por un consorcio encabezado por la Diputación Provincial, del que forma parte también el Ayuntamiento. En este centro se depositan todas las basuras que genera la provincia de Zamora, allí se clasifican y separan los diferentes residuos que llegan de contenedores no selectivos, para enviarlos a las plantas de reciclaje: plásticos de alta o baja densidad, metales que son capturados con un potente electroimán, papeles y cartón, vidrio, etc. La materia orgánica es fermentada y troceada para fabricar compost con el que fertilizar los campos de cultivo.

El principal punto de abastecimiento de Zamora, se centra en las instalaciones municipales que conforman Mercazamora, ubicadas en el polígono de Los Llanos, que cuenta con 44 puestos de mayoristas para surtir las necesidades de productos perecederos a los comerciantes minoristas de la ciudad.

El comercio minorista de alimentos perecederos cuenta con pequeños comercios, diversos supermercados de las principales cadenas nacionales y otros de empresarios locales, un Mercado Municipal de Abastos y dos centros comerciales, el Centro Comercial Vistaalegre, en la avenida de Requejo, y el Centro Comercial Valderaduey, situado en la avenida Cardenal Cisneros, que cuenta con un hipermercado del grupo Eroski.

El mercado de abastos de Zamora se empezó a construir en 1902 y se inauguró en 1904. Está situado en la plaza del Mercado y su diseño corresponde al arquitecto benaventano Segundo Viloria, y fue construido sobre un solar donde anteriormente estaba edificada la iglesia del Salvador, por lo que en sus inicios se le llamó mercado del Salvador. El edificio, es de planta rectangular y destaca por las amplias cerchas metálicas, las lamas de ventilación a lo largo de las fachadas laterales y los grandes arcos de ladrillo cerrados con vidrio de cada una de las dos entradas al mercado, lo cual le da una gran iluminación y monumentalidad al recinto. Los industriales que actualmente tienen sus puestos en el mercado están agrupados en la Asociación de Industriales del Mercado de Abastos (AZIMA).

La creación y mantenimiento de zonas verdes de una ciudad es una competencia municipal que puede ser gestionado por el propio Ayuntamiento o por una empresa privada que obtenga el contrato adecuado. Los parques y jardines de Zamora en 2009 son gestionados por una empresa privada llamada Grupo Raga, que obtuvo la concesión en 2008 sustituyendo a la empresa Zamora Verde que lo había gestionado anteriormente.

En 1993 se constituyó la concejalía de Medio Ambiente para gestionar las zonas verdes de la ciudad y desde entonces se ha multiplicado la superficie de zonas verdes existentes. En 2007, existen en el municipio un total de 1.377.000 m2, de zonas verdes distribuidas en zonas forestales (58%), zonas de ribera (28%) y parques y jardines (14%) lo que conlleva un total de 20 m2, por habitante muy superior a la media española y situado en la media europea.

Los márgenes del río Duero, conforman una zona de gran valor ecológico, con frondosa vegetación propia de riberas, con álamos y chopos principalmente y una fauna acuática y ornitológica asociada a las características del río.

En la zona existen varios elementos históricos conocidos con el nombre de azudes que sirven para al remanso de sus aguas y alimentan las entradas de agua a los molinos ubicados en ambas orillas. También existen un conjunto de islas a lo largo de los cinco kilómetros del tramo urbano, las cuales son visitables peatonalmente en épocas de estiaje.

También se encuentran en la zona dos edificios singulares, las Aceñas de Cabañales, convertidas actualmente en un Aula de la Naturaleza y las Aceñas de Olivares. Existen sobre el río tres puentes, Puente de Piedra, Puente de Hierro y Puente de los Tres Árboles.

La educación en Zamora, como en el resto de Castilla y León, depende de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, tanto para los estudios universitarios como en los no universitarios. Se calcula que en el curso académico 2006-2007 el total de estudiantes no universitarios fue de 12.471, en un total de 41 centros de enseñanza, siendo el total de profesores de 1.267.

Zamora cuenta con una Escuela Oficial de Idiomas, creada en 1987 y dependiente de la Junta de Castilla y León. Imparte enseñanzas de inglés, francés, alemán, italiano, portugués y español para extranjeros.

La Universidad Laboral, fue la primera que se construyó de las 21 construidas por diversas ciudades de España destinada a la formación de los hijos de trabajadores afiliados a mutualidades laborales. El impulso para la creación de las Universidades Laborales, surge en 1946 de la mano del zamorano Carlos Pinilla Turiño, subsecretario del Ministerio de Trabajo, siendo ministro de trabajo, José Antonio Girón, cuando constataron la escasa formación profesional de los trabajadores.

En 1948 se inició la construcción del edificio, terminándose las obras en 1952, salvo el teatro que se demora hasta 1957. Después de adaptar como granja, unos terrenos colindantes para cubrir las necesidades de aprovisionamiento de alimentos y dotar de espacio a escuela de capacitación agraria denominada Granja Florencia, comienzan las actividades educativas el 11 de febrero de 1953, labor que fue encomendada a la Congregación Religiosa de los Salesianos tras la firma de oportuno convenio firmado en 1952.

Los alumnos internos provenían principalmente de clases medias y bajas, originarios de toda la geografía española aunque la mayor parte eran externos procedentes del ámbito rural zamorano. En 1960 se integra al sistema de Universidades Laborales dependientes del Ministerio de Trabajo, con lo que pierde la denominación de Escuelas Profesionales de la Fundación San José, pasando a denominarse Universidad Laboral San José de Zamora. En 1966 comienzan las actividades académicas en el colegio Rey Fernando, como universidad laboral femenina Nuestra Señora De las Mercedes. En 1972 las universidades laborales se integran en el régimen académico de la ley general de Educación y en 1980 abandonan los salesianos la actividad docente, pasando el centro a ser un centro de enseñanzas integradas (CEI), manteniendo el sobrenombre de Universidad Laboral. En la actualidad (2009) el edificio alberga un Instituto de Educación Secundaria (IES).

En el Complejo Hospitalario Virgen de la Concha se prestan una amplia gama de servicios hospitalarios y cuando no es posible, atender a un enfermo por la gravedad o especificidad de su enfermedad se les desvía a los centros hospitalarios de Salamanca y Valladolid. Su estructura física actual es de 329 camas, 5 quirófanos, 47 consultas y dos secciones de hospital de día, entre otros servicios.

El Hospital Provincial Rodríguez Chamorro tiene la consideración de Hospital General, depende funcionalmente de la Junta de Castilla y León y dispone de 139 camas, y varios servicios especializados como rehabilitación, oftalmología, etc.

Para atender las necesidades clínicas de la medicina privada existen dos clínicas hospitalarias denominadas: Centro Médico Zamora del grupo Agbar y Hospital Recoletas.

Los colectivos sociales que se atienden están encuadrados en numerosas asociaciones que les representan, y distribuidos de la forma siguiente: infancia, juventud, mujer, discapacitados, desempleados, inmigrantes y tercera edad.

Zamora cuenta con un extenso parque automovilístico con un ratio de un automóvil por cada 2,26 ciudadanos de acuerdo con los datos del Anuario Económico de España 2008, elaborado por La Caixa. En estos mismos datos se observa un elevado parque de camiones y furgonetas lo que indica un gran número de transportistas de mercancías autónomos o en pequeñas empresas o cooperativas y un importante trasiego de estos vehículos por la ciudad.

Además hay otras carreteras secundarias que unen Zamora con Palencia pasando por Tierra de Campos, con Segovia por La Guareña y con Fermoselle y la frontera con Portugal por Sayago.

Las distancias a otras ciudades que se señalan, son partiendo de la plaza Mayor de Zamora y tomando las vías más rápidas según datos de la Guía Repsol. Las principales capitales y localidades de referencia para esta ciudad pueden considerarse las que figuran en la tabla.

Las distancias a otras ciudades que se señalan, son partiendo de la plaza Mayor de Zamora y tomando las vías más rápidas según datos de la Guía Repsol. Las principales capitales y localidades de referencia para esta ciudad pueden considerarse las que figuran en la tabla.

Por Zamora discurren dos vías férreas, ambas soterradas en gran parte de su recorrido dentro de la ciudad. La primera la une con Medina del Campo en Valladolid en un sentido y con Orense en el contrario. La otra, el ferrocarril Vía de la Plata, discurre en un trazado similar al de la Ruta de la Plata desde Salamanca hasta Astorga, pasando por Benavente (Zamora). Esta última se encuentra cerrada aunque hay una fuerte demanda para su reapertura.

La actual estación de ferrocarril se construyó entre 1935 y 1958, según proyecto del ingeniero Marcelino Enríquez, y sustituyó a una anterior de 1864. La primera piedra fue puesta por el Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, mientras que la inauguración fue presidida por el general Franco. Su estilo arquitectónico es neoplateresco, siendo su fuente de inspiración más directa el Palacio de Monterrey, en Salamanca, obra de Rodrigo Gil de Hontañón. Lo dilatado de su periodo de construcción fue debido, aparte de a las dificultades de la Posguerra, al hecho de que se cambió el proyecto sobre la marcha, derribándose su interior, ya construido para entonces, para conseguir ganar una planta adicional sin modificar su aspecto exterior. A título anecdótico hay que señalar que los retrasos que su edificación acumuló provocaron que en la ciudad fuera conocida como "La Raspa", porque se decía que "la estación de Zamora, larán, larán, larán".

En el año 2008 han dado comienzo las obras de construcción de la línea de alta velocidad, en su tramo Olmedo-Zamora, que unirán la ciudad con el resto de la red. Para 2010 está prevista su puesta en marcha conectando Zamora y Madrid en poco más de 1 hora.

Existe una pequeña red de 7 líneas de autobús urbano gestionada por Autobuses Urbanos de Zamora S.L. (AURZA). El precio único del viaje es de 0,50 € en días laborables y sábados y de 0,55 € los domingos y festivos. Hay tarifas más económicas para mayores y jóvenes. Cuenta además con una tarjeta monedero recargable de 10 viajes al precio de 3,50 €, que se vende en las oficinas de Caja Duero. Ocasionalmente se ponen en servicio líneas especiales con motivo de diversos eventos al precio de 0,90 €.

La estación de autobuses de Zamora se encuentra en la Avenida Alfonso Peña, en el barrio de Las Viñas y muy próxima a la estación de ferrocarril. Fue inaugurada en 1990.

Desde la misma existen líneas a multitud de municipios de la provincia, a otras capitales de la comunidad y otras comunidades como Madrid, País Vasco, La Rioja, Aragón y Cataluña. También hay una línea al vecino Portugal.

Tiene un tráfico de un millón y medio de viajeros al año. Actualmente está en proceso de reforma y reordenacion de los espacios públicos, con un presupuesto de medio millón de euros.

En 2008 se puso en marcha la inauguración del alquiler de bicis en Zamora, para poder viajar por el casco antiguo y exteriores. Las bicis se podrán coger en: Campus Universitario, Carretera de Valorio, Ciudad Deportiva Municipal, y Parque de San Martín.La disponibilidad de las bicis se podrá consular en la página web Zamora te presta la Bici. Horarios: -Del 15 de mayo al 30 de septiembre de 8:00 a 21:00. -De octubre a noviembre de 8:00 a 18:00.

En Zamora no existe ningún aeropuerto, siendo los más próximos los de Matacán en Salamanca, Villanubla en Valladolid, y Virgen del Camino en León.

En Zamora, la máxima categoría competitiva donde participan clubes deportivos de la ciudad es el Zamora Club de Fútbol que pertenece a la 2ª División B. Hay clubes federados que participan en competiciones nacionales o autonómica de Baloncesto, Fútbol Juvenil, Balonmano, y Fútbol Sala.

A nivel local se desarrollan a lo largo del curso competiciones deportivas escolares en varios deportes que constituyen diversas liguillas competitivas.

La ciudad de Zamora cuenta con una amplia red de instalaciones deportivas que permiten a sus ciudadanos practicar los deportes que más les interese y motive, tanto para competiciones como para el mantenimiento físico.

En Zamora se distribuyen los periódicos de tirada nacional que incluyen suplementos dedicados a Castilla y León como ABC, El Mundo y El País.

Asímismo emiten varias emisoras en frecuencia modulada de género musicales y deportivos.

Al principio



Catedral de Zamora

Vista general del  castillo y catedral de Zamora .

La Catedral de Zamora, dedicada a El Salvador, se inscribe dentro del llamado Románico del Duero. Su planta es de cruz latina con tres naves de cuatro tramos, las laterales con bóveda de arista y la central de crucería simple. Los tres ábsides que tenía en origen fueron sustituidos por una cabecera gótica en el siglo XVI. En el crucero se alza un cimborrio con un tambor de 16 ventanas sobre el que se levanta una cúpula de gallones revestidos con escamas de piedra y soportada con pechinas de clara influencia bizantina. Es el elemento más llamativo, bello y original del templo, y un verdadero símbolo de la ciudad.

Tras la invasión musulmana, la ciudad de Zamora fue abandonada hasta que en el 893 fue recuperada y reconstruida por cristianos vasallos de Alfonso III. Años después, en el 901, se fundó el obispado de esta ciudad, siendo nombrado Atilano su primer pastor, y se inicia lo que sería su primera repoblación con gentes venidas tanto del norte como de Al-Ándalus. Poco a poco la frontera será desplazada hacia el sur, hasta incluir las tierras situadas al norte del río Tormes, lo que dio pie a una incipiente situación de progreso de la ciudad de Zamora, solo quebrada por las aceifas de Almanzor (المنصور), que el 986 la conquistó y destruyó.

En el reinado de Alfonso VII, el edificio que servía de sede, San Salvador, seguramente levantado en el mismo lugar que hoy ocupa la catedral, parece que no reunía las condiciones necesarias, motivando que el rey en 1135 donase la iglesia de Santo Tomás para que provisionalmente hiciese las veces de catedral. Entre 1150 y 1160 se documentan importantes mandas a la seo y nueve años más tarde, en 1169 ya hay documentación que corrobora la existencia de un templo románico.

La construcción de la catedral se atribuye al obispo Esteban, sucesor de Bernardo, levantada seguramente sobre el local de la anterior, en lo mejor de la ciudad, junto al castillo, y patrocinada por Alfonso VII el Emperador y su hermana Sancha. Respecto a las fechas de inicio y final de las obras de la catedral, no hay acuerdo entre los autores, si bien existen una serie de datos que permiten hacer algunas precisiones.

Recientes y meticulosos análisis de la documentación existente han permitido asegurar que las obras, al menos las de cimentación, estaban ya en marcha en 1139, en tiempos del obispo Bernardo y que, a su muerte, ya estaban edificadas la cabecera, nave meridional y portada de este lado pues fue enterrado en el lado sur, correspondiendo la continuación de la construcción a Esteban que la consagró en 1174, aunque este último detalle no supuso la terminación de las obras, ya que las mismas continuaron durante el obispado de su sucesor, Guillermo (1176-1192), que levantaría el transepto y el cuerpo de la iglesia, en tanto que el claustro y la torre estaban en obras en el primer tercio del s. XIII.

La insólita celeridad de su fábrica se tradujo en una unidad de estilo poco frecuente en aquel siglo y una extrema austeridad decorativa, más propia de lo cisterciense que de otros templos coetáneos de la península. Aun así, se proyectó según los cánones borgoñones clásicos y, sobre su marcha, se introdujeron sustanciales novedades en la cobertura por influencia cisterciense y oriental. Las bóvedas de ojivas de su nave central son de las más tempranas de España y anuncian ya el gótico.

Un solo maestro, anónimo como es habitual, la proyectó y dirigió su construcción. Para Gómez-Moreno era foráneo y figura de primer orden, seguramente francés traído por el obispo Bernardo, y hubo de estar en contacto con los maestros al servicio de los normandos en Sicilia, donde los orientalismos estaban al orden del día. Sin embargo, no se le puede identificar con el "Guillermo maçonerius" o el "Munendo pedreyo" que figuran en documentos de la época, ni tampoco con el "magister Oddo" que aparece dirigiendo los trabajos en 1182. Su personalidad habría de imponerse a otras en otras construcciones del valle del Duero, especialmente en Toro, Salamanca, Ciudad Rodrigo y Benavente. En las últimas fases debió intervenir el maestro Fruchel cuya presencia está documentada entre el 1182 y 1204.

El templo románico, tiene planta de tres naves, en origen tres ábsides, que debían ser parecidos a los de la colegiata de Toro y que se sustituyeron en el siglo XV por los actuales góticos y un crucero poco marcados en planta. Los transeptos se cubren con bóvedas de cañón apuntado, las naves laterales con bóvedas de arista capilazadas, y la nave central con bóveda de crucería tardorrománica o protogótica.

Sobre el crucero, apoyado internamente, se alza el cimborrio, que es un tambor perforado por 16 ventanas sobre el que se elevan las dos cúpulas, una interna semicircular, gallonada, y otra externa ligeramente apuntada. sus formas. Tiene planta de cruz latina, tres naves de cuatro tramos y tres ábsides que fueron sustituidos por una cabecera gótica en el siglo XVI. El exterior se ameniza con cuatro cupulines que sirven para reforzar las esquinas y cuatro frontones hacia los puntos cardinales que apuntalan la bóveda. Es, con su decoración exterior de escamas, el elemento más destacado del templo y un auténtico símbolo de la ciudad. De «obra genial sin paralelo en la arquitectura medieval» la calificó el historiador José Ángel Rivera de las Heras, quien añade que se convirtió en «cabeza de serie de obras semejantes en la Catedral Vieja de Salamanca, la Colegiata de Toro o la sala capitular de la seo de Plasencia», singular grupo que fue denominado por el historiador Manuel Gómez-Moreno como cimborrios bizantino-leoneses.

Hay que destacar también el coro, que fue construido entre 1512 y 1516 por Juan de Bruselas.

La torre del Salvador, de 45 m de altura, se construyó a lo largo del siglo XIII aunque el estilo es románico. En tiempos debió de estar almenada. Sirvió hasta el terremoto de Lisboa como cárcel del Cabildo.

Desde el claustro se accede al Museo Catedralicio, que alberga una importante colección de tapices.

Cuatro han sido los retablos mayores que ha tenido. El original románico fue sustituido por uno de estilo gótico hispano-flamenco, realizado por el pintor Fernando Gallego y su taller entre 1490 y 1494. Éste a su vez fue vendido en 1715 a la parroquia del pueblo de Arcenillas (a 7 kilómetros de la capital), por 3240 reales y algunas cargas de grano. Se desconoce cuántas tablas lo integraban, aunque se sabe que eran al menos 35. Con la desamortización 19 fueron a parar a manos del ejecutor de la misma en la zona, Manuel Ruiz-Zorrilla (dos descendientes suyos donaron en 1925 al Obispado las dos que se exhiben en el Museo Diocesano). En el inventario realizado en 1897 faltaba otra más, que no se había recuperado tras una exposición. El número continuó menguando con el paso del tiempo, pues de estas 15, cuatro fueron robadas el 22 de noviembre de 1993 y hasta la fecha no han sido recuperadas. De las otras 24 tablas sólo se conoce el paradero de tres: 2 se conservan actualmente en el Museo Diocesano: "Pentecostés" y "Noli me tangere", y otra más en el Museo de Bellas Artes de Asturias, "Adoración de los Magos", en el que ingresó en 1994, integrada en el conjunto de obras de la colección Masaveu que dicho museo recibió como dación de pago del impuesto de sucesiones de Pedro Masaveu. Este último cuadro fue identificado como procedente de Arcenillas en 2005 gracias a las investigaciones del zamorano Enrique Rodríguez García. Ya antes de las tablas del altar mayor, la catedral había encargado a Gallego otro retablo para la capilla de San Ildefonso a finales de la década de 1470 (éste conservado in situ) y que está considerado como la obra más temprana de cuantas se conservan del pintor. El sustituto del retablo gótico fue un altar barroco del escultor Joaquín Benito Churriguera, de efímera vida, puesto que sufrió daños por el terremoto que el 1 de noviembre de 1755 arrasó Lisboa (cuyos efectos se sintieron también en otras provincias españolas) y a consecuencia de ello fue desmontado en 1758, siendo malvendido al año siguiente, parece ser que para hacer fuego, desapareciendo con ello la que según los datos que se conocen constituyó la obra cumbre de su autor. Lo sustituyó el actual, de mármoles y bronce dorado, diseñado en estilo neoclásico por Ventura Rodríguez, para el que se inspiró en el que había diseñado Sabatini para la Catedral de Segovia.

La Puerta del Obispo es la única que se mantiene completa de las tres originales. Es junto al cimborrio la pieza más valiosa de todo lo románico de la Catedral de Zamora constituyendo un ejemplo de decoración arquitectónica, sin apenas escultura.

Se divide en tres calles que a su vez están divididas en dos pisos, los inferiores contienen sendos arquillos con lo mejor de la escultura románica zamorana, uno, con San Juan y San Pablo y otro con una Virgen Theotokos. En el siguiente piso sólo aparece una arquería ciega.

Rematando todo el conjunto se yerguen sobre los estribos y las dos pilastras acanaladas que recorren la fachada tres arcos ligeramente apuntados que conforman el remate del hastial.

Al principio



Jesús María Zamora

Jesús María Zamora Ansorena, "Jesús Mari Zamora", fue un futbolista que jugó en la Real Sociedad de San Sebastián en las décadas de 1970 y 1980. Fue uno de los puntales de la Real Sociedad que ganó dos títulos de Liga y uno de Copa del Rey durante la década de los ochenta. También es uno de los jugadores que más partidos ha jugado defendiendo la camiseta de ese club.

Jesús María Zamora Ansorena, más conocido como Jesús Mari Zamora o Zamora a secas, nació el 1 de enero de 1955 en la localidad de Rentería, muy cerca de la ciudad de San Sebastián. En su carrera futbolística fue indistintamente conocido como Zamora a secas o Jesús Mari Zamora, en el segundo caso quizás para distinguirlo del mítico portero Ricardo Zamora con el compartía apellido, pero ningún tipo de parentesco.

Producto de la cantera guipuzcoana comenzó a jugar en el Don Bosco de su localidad natal, del que fue fichado para el filial de la Real Sociedad, el San Sebastián CF en 1973. Jugó una temporada en el Sanse antes de saltar al primer equipo en 1974. Debutó con la Real apenás cumplidos los 20 años a principios de 1975. La temporada 1975-1976 ya estaba asentado como titular indiscutible del equipo en el medio del campo, puesto que mantendría durante 14 temporadas. En todos estos años solo una serie de lesiones en la temporada 1982-83 lograron apartarle temporalmente durante unos meses del equipo.

Zamora era el organizador del equipo desde el centro del campo. Se caracterizaba por un estilo sobrio y discreto, pero no exento de una notable calidad. Fue el director de orquesta del mejor equipo que ha tenido en su historia la Real Sociedad con jugadores como Arconada, Satrústegui, López Ufarte o Bakero entre otros.

Entre todos lograron varios éxitos notables, empezando por el subcampeonato de Liga de 1979-80 (con un record de imbatibilidad en la Liga Española aún vigente), las dos Ligas consecutivas de 1981 y 1982, la Supercopa de 1982, las semifinales de la Copa de Europa en 1982, la Copa del Rey de 1987 o el doble subcampeonato de Liga y Copa de 1988. A nivel personal Zamora es recordado por la afición donostiarra como el autor del gol que valió in extremis el título de Liga de 1981. Ese gol se marcó en el embarrado campo de El Molinón un 26 de abril de 1981 y supuso el empate a 2 con el Sporting de Gijón que valía a la postre el título de Liga. El gol se marcó casi al final del partido por Zamora cuando el Real Madrid ya estaba festejando el título de Liga. Los aficionados de la Real Sociedad conocen aquel famoso gol popularmente como el gol de Zamora.

Zamora se retiró en 1989 tras 14 temporadas en primera División con la Real Sociedad, y 455 partidos disputados (es uno de los jugadores que más partido de Liga ha disputado con la Real). En total disputó 588 partidos oficiales con la Real sumando los de Liga, Copa del Rey, Supercopa, Copa de la Liga, Copa de Europa, Recopa y Copa de la UEFA.

Tras su retirada ha seguido vinculado al fútbol en su faceta de técnico. Entre 2002 y 2004 fue segundo entrenador de la Real Sociedad bajo la dirección del francés Raynald Denoueix. El equipo obtuvo el subcampeonato de la Liga durante la temporada 2002-2003.

En 2005 formó parte de la candidatura que aupó a la presidencia del club a Miguel Fuentes Azpiroz. Durante dos años ha sido miembro del consejo de administración de la Real Sociedad y se hizo con la responsabilidad del área deportiva tras la dimisión del director técnico José Mari Bakero a finales de 2006. Sin embargo, Zamora se vio forzado a dimitir de todas sus responsabilidades en el club en junio de 2007 después de que se consumara el descenso de la Real Sociedad a la Segunda división española, asumiendo de esta manera personalmente su responsabilidad en el mayor fracaso del club en sus últimos 40 años de historia.

Jesús Mari Zamora debutó con la selección española el 21 de diciembre de 1978 en un partido amistoso que España perdió contra Italia. Fue un habitual con la selección española en los siguiente años (1979-1982). Fueron años de intensa preparación para el Mundial de España y en los que también se disputó la Eurocopa de fútbol 1980. Durante ese periodo Zamora fue uno de los puntales de la selección disputando un total de 30 partidos y marcando 3 goles.

Durante el Mundial de España en 1982, jugó 4 partidos y marcó un gol. La decepcionante actuación de la selección española en dicho Mundial le convirtió en uno de los jugadores sacrificados y no volvió a ser convocado nunca más a pesar de que todavía tenía 27 años cuando se disputó el Mundial y le quedaban muchos años de fútbol de gran nivel por delante.

Marcó el gol número 500 de la Selección Española.

También disputó partidos amistosos con la selección de Euskadi.

Al principio



Source : Wikipedia