Xenofobia

3.345347313249 (1526)
Publicado por daryl 11/03/2009 @ 09:09

Tags : xenofobia, racismo, sociedad

últimas noticias
Xenofobia contra los rumanos de etnia gitana en Belfast - TeleCinco
El brote xenófobo ha obligado a trasladar a las familias rumanas. Vídeo: Informativos Telecinco Mientras esperan un nuevo reaolojo, muchos rumanos ya han manifestado su intención de regresar a su país. Las agresiones contra los inmigrantes han...
Publicado el decreto que regula la concesión de los Premios contra ... - Europa Press
El Diario Oficial de Extremadura publica el decreto por el que se regulan los Premios contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia, convocados por el Instituto de la Juventud de la Consejería de los Jóvenes y del Deporte, y cuya cuantía asciende...
Entre 3.000 y 7.000 euros de sanción para los ultras del Alcalá - Ávila Digital
Ahora la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, que se ha reunido este jueves, ha establecido una sanción de 3.001 euros para uno de los aficionados, que durante medio año no podrá entrar en un...
El xenófobo BNP consigue su primer escaño europeo - ADN.es
El xenófobo y anti-europeo British National Party (BNP) logró hoy su primer escaño en el Parlamento Europeo por el distrito electoral de Yorkshire y Humber, en el norte de Inglaterra, al obtener casi un 8 por ciento de los votos....
SOS Racismo alerta de que ´la crisis ha consolidado la xenofobia´ - Levante
La conclusión es clara: "En 2008 se consolidó la xenofobia institucional en el Estado español y el discurso político se endureció en materia de inmigración a consecuencia de la crisis económica" Según advierte el documento, la situación de crisis...
CHARLA SOBRE RACISMO Y XENOFOBIA - Diagonal (Suscripción)
En momentos en los que el racismo y la xenofobia institucionales contribuyen el racismo del ciudadano anónimo, hay que generar, más que nunca, discursos y prácticas alternativas. Pretenden que esta charla sea la primera de muchas por lo que invitan a...
Las embajadas sí gestionarán peticionesde asilos - Público
Una será el Proyecto de Ley contra la Xenofobia, que el Gobierno presentará este año. Además, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, será el encargado del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura. El diputado del PP, Juan Ignacio Gil Lázaro,...
Discriminación y xenofobia, prácticas comunes en el orbe: CNDH - SDP Noticias
México, 17 Jun (Notimex).- Actualmente algunas regiones del planeta aún son asediadas por el desprecio y la violación de los derechos humanos mediante prácticas, conductas y leyes discriminatorias y xenófobas, señaló José Luis Soberanes Fernández....
La justicia y la racionalidad frente a la xenofobia y la ... - Clave Digital
Está claro que la determinación de deportar al menor dominicano con tanta rapidez no fue solamente legalista, sino un comportamiento xenófobo, discriminatorio, excluyente, ofensivo, abusivo, por tratarse de un menor procedente de un país del tercer...
Xenofobia y autoritarismo - El Periódico de Aragón
No es suficiente con criticar de forma concreta las sucesivas actuaciones de xenofobia o racismo que se producen en algunos países europeos como casos residuales, ni tampoco sirve calificar de extremistas a sus promotores o mirar para otro lado cuando...

Xenofobia

Cartel neonazi en Alemania.

La xenofobia es uno de los prejuicios con más recelo y rechazo contra los extranjeros, o, en general, contra los grupos étnicos diferentes, o contra personas cuya fisonomía social, política y cultural es diferente. Etimológicamente viene del griego ξένος (xenos), que significa «extranjero», y φοβία (fobía) «aversión».

La xenofobia es parte del comportamiento animal en muchas especies de mamíferos superiores gregarios, por ejemplo los chimpancés, que llegan a mantener verdaderas guerras contra otros clanes que intenten asentarse en su territorio. La especie humana no es una excepción, habiéndose producido rechazos a los asentamientos masivos de extranjeros a lo largo de toda la historia y en todo el mundo. En la última década del siglo XX este rechazo se manifestó muy agresivamente en todas las sociedades y en lugares donde cohabitan diferentes grupos étnicos que no están ni mezclados ni integrados en las comunidades autóctonas. Como el racismo, la xenofobia es una ideología del rechazo y exclusión de toda identidad cultural ajena a la propia. Se diferencia de aquel en que no implica sentimiento de superioridad racial o cultural, y aunque proclama la segregación cultural acepta a los extranjeros pero sólo mediante su asimilación sociocultural. Ese deseo de preservación de cultura de una región sin imposiciones ajenas la asocia más con el nacionalismo.

La xenofobia se basa en argumentos -a veces prejuicios, a veces opiniones meditadas- históricos, lingüísticos, religiosos, culturales, e incluso nacionales, para justificar la separación total y obligatoria entre diferentes grupos étnicos, con el fin de no perder la "identidad propia", argumento éste muy esgrimido por los defensores de las comunidades indígenas, que practican una xenofobia muy radical, consiguiendo de gobiernos como el brasileño incluso la prohibición de pisar territorio indígena, para mantener la cultura de dichas comunidades sin influencias que las desvirtúen. . Combinando estos argumentos la xenofobia mayoritariamente rechaza y excluye los extranjeros poco integrados en la cultura local y a los que inmigran por motivos económicos y en cantidades masivas en la medida en que ve en ellos un competidor por los recursos existenciales. Esta xenofobia asociada a los procesos migratorios no es algo exclusivo de la población receptora de tales migraciones; muchos inmigrantes no aceptan la cultura que les acoge ni se esfuerzan por mezclarse con los nativos, conocer su cultura y tradición, y a veces ni siquiera por aprender el idioma o respetar unos hábitos de ruido, de cuidado de las calles y material urbano y una concepción del comportamiento cívico diferente a los de sus países de origen.

La crisis socioeconómica y los flujos migratorios desbordantes que han soportado muchos países a finales del siglo XX han multiplicado sus problemas sociales, hecho que ha incrementado los actos xenófobos, que van desde pintadas, pancartas, folletos, discursos y campañas de partidos políticos minoritarios, hasta actos violentos, como agresiones individuales y colectivas, incendios provocados, linchamientos y asesinatos. A menudo algunos medios de comunicación insisten en las diferencias culturales, presentando las costumbres y los actos culturales ajenos como cosas extrañas y sorprendentes; pero la mayoría de los grandes medios minimizan tales diferencias pese a que algunas como la subyugación de la mujer, la aceptación de la pena de muerte o el poder de los líderes religiosos puedan resultar inaceptables para las culturas autóctonas. Tales medios, en manos de grupos editoriales normalmente afines a los grandes partidos, suelen minimizar también el aumento de la delincuencia, de la precariedad laboral, y en general todo suceso escabroso que pueda causar rechazo social a la inmigración, y por ende un aumento de la xenofobia. Tal aumento dificultaría a la clase empresarial, a la que pertenecen sus dueños, seguir importando mano de obra barata y dispuesta a aceptar condiciones laborales inaceptables para el trabajador nativo.

Por ello el sentimiento xenófobo es algo que los principales líderes políticos de las naciones más ricas intentan combatir, pues gran parte del éxito de sus empresas se basa en esa mano de obra barata que reduce costes laborales; para ello el concepto de xenofobia es intencionada y habitualmente asociada a sentimientos negativos como el odio, el rechazo o la violencia racista.

Según algunas corrientes de la Psicología, se puede deducir que los xenófobos estarían aquejados de un tipo de distorsión en la percepción, que les haría sobrevalorar su cultura, sus tradiciones y su raza, por sobre las demás. Al igual que ocurre con otras distorsiones en la percepción -- como por ejemplo la anorexia -- el xenófobo no se considera como tal, ya que no sabe de su desajuste perceptivo.

La Psicología considera que ancestralmente, el miedo a lo desconocido es el origen de la xenofobia . Se rechaza lo que es diferente.

Al principio



Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo

El INADI presente durante la Marcha del Orgullo LGBT en Buenos Aires

El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) es un organismo nacional del Estado argentino que tiene como fin combatir la discriminación en todas sus formas.

El 3 de agosto de 1988, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, se sancionó la Ley 23.592, conocida también como Ley Antidiscriminatoria.

El 5 de julio de 1995, durante la presidencia de Carlos Menem, se sancionó la Ley 24.515 creando el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, que comenzó sus tareas en 1997.

Desde setiembre de 2006, el organismo es presidido por María José Lubertino, a quien acompañan un Directorio y un Consejo Asesor que integran representantes del Gobierno nacional y de las Organizaciones de la Sociedad Civil.

El INADI es un ente descentralizado en la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con facultades para recibir denuncias, investigar, realizar campañas, y apoyar a las víctimas, en cuestiones relacionadas con toda forma de discriminación.

Al principio



Racismo en España

Por haber nacido en otra parte. Goya, 1808-1814

El racismo en España puede rastrearse, como para cualquier otra zona del mundo, desde cualquier época histórica, pues enfrentamientos de causa económica, social o política se han justificado muy eficazmente con el disfraz de la diferencia racial, encontrándose tanto ejemplos de racismo entendido como ideología como racismo en actitudes y comportamientos.

La imposible definición de la inexistente raza española (véase Etnografía de España) no lo ha impedido, si bien es cierto que lo que con más frecuencia se ha dado son los fenómenos ligados al racismo, como la xenofobia y el odio religioso.

El carácter nacional español, de existir, se ha buscado siempre (Américo Castro en polémica con Claudio Sánchez Albornoz) en ese enfrentamiento presente en el imaginario colectivo y hasta en las fiestas populares que llevan ese nombre tan poco políticamente correcto («Moros y cristianos»).

Los conflictos con aspectos de naturaleza racista más importantes de la Historia de España tienen una vinculación estrecha con las luchas religiosas de la Edad Media, aunque no se puede atribuir únicamente a la religión y tienen claras expresiones racistas. Para los reinos cristianos, son fundamentalmente la Reconquista y la Repoblación (que puede entenderse como una limpieza étnica). Simultáneamente, en Al-Ándalus las divisiones sociales superponían a la escala de riqueza una concepción del origen familiar basada tanto en el origen étnico como en la religión: ponía en la cúspide a los de origen árabe, seguidos por los de Oriente Medio, los bereberes norteafricanos, los muladíes (musulmanes de origen hispanorromano) e incluso eslavos, en el extremo inferior quedaban los cristianos y judíos. El deseo de arabización incluía un ideal con componentes religiosos, lingüísticos, culturales e indudablemente raciales. Las clases dirigentes reivindicaban o incluso inventaban ancestros árabes. Durante las épocas críticas de intensificación del integrismo religioso, como ocurrió durante el dominio almorávide, se incrementó de tal modo la represión contra mozárabes y judíos, que se produjeron emigraciones masivas a los reinos cristianos del norte peninsular.

Desde finales de la Edad Media (asaltos a las juderías de 1391 y revuelta de Pedro Sarmiento en Toledo), se origina la cuestión denominada limpieza de sangre, que condujo a la expulsión de los judíos (1492) y la discriminación de los cristianos nuevos en todos los aspectos, incluida la represión del criptojudaísmo por la Inquisición. El mantenimiento del problema converso durante toda la Edad Moderna (reactivado con la incorporación de Portugal (1580) o con el proceso de Zapata y otros de comienzos del siglo XVIII) es uno de los ejemplos más claros de la función del racismo como ideología, vehículo de control social tanto hacia la minoría como hacia la mayoría de la población que aguanta mejor su pobreza gracias a la ficción del orgullo de ser cristiano viejo. Muchas veces se ha argumentado que el atraso en la evolución económica y social de España se debe a la sospecha que generaba cualquier actividad que proporcionara un lucro, en beneficio de la bendecida renta feudal de señoríos y monasterios.

El tratamiento de los moriscos (de origen islámico) fue diferente al de los marranos (de origen judío): aunque la rendición de Boabdil se hizo a condición de poder mantener su religión y costumbres, la presión religiosa hizo que los tratados se incumplieran y se obligara a su bautismo general (1501). Tras la rebelión de los moriscos de Granada (1569), comenzó la solución final, un proceso que comenzó con su deportación al interior de la península que finalmente acabó con su expulsión definitiva (1609).

La llegada de los gitanos a la península ibérica en el siglo XV fue acompañada de una legislación represiva (desde la famosa ley de los Reyes Católicos) que puede ser considerada racista, pero que no pudo tener la eficacia que pretendía dada la permanencia de la comunidad gitana. La pretensión de los Reyes Católicos era forzar la alternativa entre la asimilación o la expulsión, del mismo modo que en el caso de los judíos.

Fueron detenidos casi todos los gitanos españoles, unos 9.000 (otros 3.000 ya estaban en prisión), los hombres enviados a los arsenales de la marina y las mujeres y los niños encarcelados. Sólo serían indultados 14 años después por el rey Carlos III, y algunos no serán liberados definitivamente hasta 1783.

La posterior situación de los gitanos difícilmente puede compararse, como a veces se hace, al apartheid sudafricano o a la situación histórica de los negros en Estados Unidos, pero ha sido objeto de una clara discriminación racial incluso hasta la actualidad.

Durante la Guerra de Cuba los mambises (guerrilleros independentistas, muchos de ellos negros) son presentados por la prensa como un peligro terrorifico y se difunde la idea de que los negros son aliados de las potencias que quieren destruir al Imperio Español, especialmente de Gran Bretaña, motejada de Pérfida Albión, por sus esfuerzos en la abolición de la esclavitud y del tráfico de esclavos .

La mayor parte del siglo XX significó un período de relativa calma en que la figura del negro, es vista con cierto paternalismo ridiculizante o patético, especialmente durante el régimen franquista . La presencia de población que pudiera identificarse como negra en la sociedad española estaba fundamentalmente compuesta por emigrantes de la colonia de Guinea Ecuatorial, Cuba así como algunos afronorteamericanos. Con una presencia local muy anterior, se divulgó desde 1952 (publicación del artículo de Arcadio Larrea Los negros de la provincia de Huelva), la presencia de descendientes de esclavos en Huelva, en poblaciones como Gibraleón, Niebla, Palos o Moguer. Sólo en Gibraleón se contabilizaba su número en doscientos, con algún caso de mestizaje. El artículo denunciaba su situación mísera y discriminación, existiendo incluso una especie de ghetto en el barrio de Villalatas de Gibraleón. Sin embargo, desde finales del siglo XX y principios del siglo XXI el crecimiento de la inmigración se vincula a un aumento de la negrofobia de la mano de grupos neonazis y de ultraderecha, y a la desconfianza o desinformación de la clase trabajadora cuando ve en el inmigrante un competidor . Desde entonces vienen produciéndose ataques racistas en ocasiones con resultado de muerte o invalidez (entre otros, los casos de Lucrecia Pérez, Augusto Ndombele, Ypo Joe o Miwa Buene). Actualmente, cuando se calcula que viven en España cerca de 500.000 personas con herencia de África negra, instituciones como Amnistía Internacional, SOS Racismo, Movimiento Contra la Intolerancia, denuncian que se producen anualmente en España un número no inferior a 200 agresiones físicas racistas contra personas negras.

La formación de una sociedad estratificada por orígenes raciales en la América española comenzó con la Conquista, y fue debatida conscientemente (véase la Polémica de los naturales). Con el tiempo se hizo más compleja, por la llegada de esclavos africanos y el mestizaje, muy diferente en cada zona de América, desde las Antillas, que cambiaron enseguida por la negra su presencia indígena, hasta Paraguay, donde ésta es la esencial. La identidad racial tuvo un papel destacado en la formación de las naciones hispanoamericanas tras su Independencia, que dirigieron fundamentalmente los criollos contra los peninsulares, con poca o ninguna intervención dirigente de indios, negros, mulatos o mestizos. Ni siquiera las naciones donde la presencia europea se convirtió en ampliamente mayoritaria (Argentina, Uruguay, Chile y Costa Rica) estuvieron ausentes de problemas raciales.

Los movimientos migratorios de América Latina hacia Europa se han incrementado notablemente y han generado la presencia de colectivos muy numerosos de origen hispanoamericano en España: desde los argentinos, chilenos y uruguayos de finales de los setenta (muchos de ellos perseguidos políticos), a la inmigración masiva por motivos económicos de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, en la que (además de aquéllos y sin que falten representantes de todos los demás países) destacan los procedentes de Ecuador y República Dominicana. Coincidiendo con ello han aparecido fenómenos de xenofobia y racismo, cuya extensión es preocupante, pero que han producido esporádicamente conflictos (véase más abajo, sección Racismo en España#La actualidad).

Un caso de naturalización del fenómeno ha sido la incorporación de soldados de nacionalidad extranjera a las Fuerzas Armadas de España (desde su profesionalización y el final del servicio militar obligatorio, 2002), que comenzó limitándose al 2% de las tropas (2004) y en la actualidad está limitado al 9% (desde mayo de 2007), límite del que se ha alcanzado la cifra del 7% (2008). Únicamente está accesible para los originarios de países hispanoamericanos o Guinea Ecuatorial. Para la continuidad de estos soldados por más de seis años de servicio o para su promoción, se les requiere la obtención de la nacionalidad española. La convivencia de soldados de origen español y extranjero en el ejército no parece haber ocasionado problemas graves más allá de algún caso puntual.

En el habla popular se encuentran expresiones peyorativas que son habitualmente utilizadas contra los inmigrantes de origen latinoamericano, tanto específicamente como para toda la inmigración no europea y otros de forma general. Las expresiones xenófobas y racistas, así como el denominado negacionismo y lo que en algunas legislaciones se califica de crimen de odio, están perseguidos por la ley y la práctica de los tribunales.

El siglo XIX, que supuso la construcción nacional de Alemania o Italia y el surgimiento de nacionalismos en toda Europa no fue tan espectacular en España en ese aspecto.

Es a finales de siglo, con el desastre de 1898 y el regeneracionismo cuando comienza un repensamiento de la idea de España desde un cierto sentimiento de inferioridad que se rebela y que coincide con el surgimiento de los nacionalismos periféricos (Sabino Arana, y el Adeu Espanya de Joan Maragall). El planteamiento de razas inferiores y superiores, identificadas con naciones emergentes y decadentes, está en el ambiente intelectual de la época, lleno de alusiones a la virilidad y el valor que acompaña al pasado y deseado gran Imperio. La conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento de América (1892), además de buscar una reconciliación con las repúblicas americanas que no impidió la última y más dolorosa independencia, la de Cuba (1898), inaugura una recuperación del orgullo español en su papel en el mundo, que termina con la proclamación del 12 de octubre (fecha del desembarco de Colón en San Salvador-Guanahaní) como día de la Raza. La definición científica de raza desde un punto de vista etnológico o antropológico era lo que menos importaba.

La llegada a España de la ideología fascista comenzó escasamente durante la dictadura de Primo de Rivera, cada vez con más implantación en sectores de la derecha durante la Segunda República y de forma evidente durante la Guerra Civil. El componente racista era básico en el nazismo alemán, pero en el franquismo, como en el resto de movimientos fascistizantes que surgieron en la Europa de entreguerras era más importante la componente conservadora y religiosa (el llamado nacionalcatolicismo), que para Trevor-Roper puede llamarse Fascismo clerical. No obstante, existió un matiz racista, y prueba de ello son algunos personajes como el coronel y psiquiatra Antonio Vallejo-Nájera, y la producción de una inquietante literatura sobre eugenesia en los años siguientes (tema que, por otra parte, tampoco estaba ausente de la reflexión intelectual en la Europa Nórdica y Estados Unidos).

Lo mismo podría decirse de la obsesión personal de Franco con la conspiración judeomasónica. Durante la Guerra Civil Española y la posguerra, coincidente con la Segunda Guerra Mundial, el régimen utilizaba una retórica antisemita en sintonía con los aliados alemanes y que buscaba precedentes en la españolidad entendida como raza identificada con el cristiano viejo y la limpieza de sangre del pasado inquisitorial. A partir de la victoria aliada, y del impacto de las evidencias del Holocausto, se desprestigió de tal manera el racismo que a mediados del siglo XX pocos se atrevían a defenderlo. La posición oficial en España era definir al español como el menos racista de todos los pueblos colonizadores, tomando al mestizaje como prueba; incluso se enaltecía la aportación cultural de los gitanos, tomando a individualidades artísticas del mundo del flamenco y de la tauromaquia (roles similares a los de los negros en Estados Unidos); y se presumía de la protección dada a los judíos durante la persecución nazi, gracias al redescubrimiento de los sefardíes de Europa Oriental y a las leyes que favorecían su retorno.

Los movimientos de extrema derecha que se formaron desde los últimos años del franquismo y se convirtieron en grupos neonazis a finales del siglo XX, incorporan el racismo como seña principal de su ideología y se destacan por sus opiniones y actitudes contrarias a la inmigración, en particular la de extraeuropeos.

Posiblemente sea en el entorno violento de las hinchadas del fútbol (Ultras Sur del Real Madrid, Frente Atlético del Atlético de Madrid, Boixos Nois del F.C. Barcelona, entre otros) donde se encuentre de una forma más o menos organizada un refugio a los comportamientos racistas, lo que ha dado origen a una legislación restrictiva contra símbolos y otras muestras de odio racial.

Es pronto para saber si podría formarse un movimiento racista de mayor importancia, sobre todo tras los atentados del 11 de marzo de 2004, cosa que de momento no parece haber ocurrido.

Agresiones racistas de mayor o menor repercusión mediática ocurren con alguna frecuencia. La policía calcula que en España hay casi 10.000 "ultras" y neonazis. Sólo en Madrid han sido detenidas este año 64 personas por 59 actos delictivos de este tipo.

En 1938, algunos miembros de las Brigadas Internacionales, presos en el Campo de concentración de San Pedro de Cardeña (Burgos) y mujeres presas republicanas en la Prisión de Málaga, fueron sometidos a test físicos y psicológicos extraños; se trataba de una de las primeras tentativas sistemáticas de poner la psiquiatría al servicio de una ideología. Documentos publicados en los últimos años, muestran el proyecto concebido por el psiquiatra en jefe de Franco, el doctor Antonio Vallejo-Nájera, para identificar el “biopsiquismo del fanatismo marxista”.

Francisco Franco, mediante el telegrama nº 1565, de 23 de agosto de 1938 autorizó al Jefe de los Servicios Psiquiátricos Militares la creación del Gabinete de Investigaciones psicológicas, cuya “finalidad primordial será investigar las raíces psicofísicas del marxismo”, cuyo precedente no puede ser otro que el Instituto para la Investigación y Estudio de la Herencia creado por Himmler en Mecklenburg.

El gabinete concluyó su estudio en octubre de 1939 recibiendo su autor las felicitaciones del Estado Mayor del Ejército.

Nótese también, por su interés, lo que el doctor Vallejo-Nájera escribía en su obra “La locura de la guerra. Psicopatología de la guerra española” citada por Ricard Vinyes y otros : “La idea de las íntimas relaciones entre marxismo e inferioridad mental ya la habíamos expuesto anteriormente en otros trabajos…La comprobación de nuestras hipótesis tiene enorme trascendencia político-social, pues si militan en el marxismo de preferencia psicópatas antisociales, como es nuestra idea, la segregación total de estos sujetos desde la infancia, podría liberar a la sociedad de plaga tan terrible”.

Al principio



Source : Wikipedia