Venecia

3.3751926040094 (1298)
Publicado por roy 20/03/2009 @ 20:09

Tags : venecia, italia, europa, internacional

últimas noticias
El archivo del padre de Carla Bruni va a Venecia - ADN.es
Marisa Bruni Tedeschi, madre de la primera dama de Francia, Carla Bruni, ha formalizado la cesión del archivo de su marido Alberto, industrial y sobre todo, compositor y coleccionista de arte, a la Fundación Giorgio Cini de Venecia....
Promoción de Almería en Venecia - El Almería
Venecia, ciudad que marcará el inicio de la iShares Cup a partir de mañana, es el primer objetivo de la promoción de Almería como destino turístico por parte de Andalucía Sports Bureau, la oficina de promoción de la Consejería de Turismo,...
El artista catalán Antoni Muntadas gana el Premio Velázquez 2009 - El País (España)
El artista ha participado en los principales foros artísticos de ámbito internacional, como la Documenta de Kassel y las bienales de Venecia, Sao Paulo, Lyon y La Habana, entre otros. Ha expuesto por todo el mundo, en instituciones como el Museo de...
Cavendish estrena la maglia del Giro del centenario - Marca
El ciclista de Isla de Man logró, junto a su equipo, la mejor marca en la contrarrloj de la primera etapa disputada en Venecia sobre un recorrido de 20,5 kilómetros. El Garmin Slipstream logró el segundo mejor tiempo por delante del Astana de Armstrong...
San Marcos de Venecia - El Universal (Venezuela)
Con una fe inquebrantable un grupo de amigos se reúne en una plaza en ruinas llamada con ironía San Marcos de Venecia, para pedir al Niño Jesús que atienda las necesidades que los habitantes de La Pastora de Tarure le manifiestan a través del correo...
Un Giro para viejos - El País (España)
Para ellos, un recorrido de los de siempre, con comienzo hoy con una contrarreloj por equipos en la zona más fea de Venecia, la playa del Lido, y cinco puntos fuertes: la primera montaña, Alpe di Suisi, el quinto día; la contrarreloj de Cinque Terre...
El mallorquín Juan José Delgado Gelabert traduce ´Venecia´ de ... - Diario de Mallorca
Venecia es el volumen en el que el escritor francés Henri de Régnier recopiló varios de sus artículos y cuentos más destacados. El poeta y profesor mallorquín Juan José Delgado Gelabert acaba de traducir al castellano la obra de este autor de finales...
Un análisis del Campus halla restos fecales en tres playas de la Safor - Las Provincias
Se trata de las playas de Venecia, Marenys y la desembocadura del río Vaca en Xeresa. En estas playas no está permitido el baño desde hace muchos años. Ahora un estudio del Campus, basado en un análisis realizado durante todo un verano, ha determinado...
A punto de cumplir la primera semana, Di Luca ya es líder del Giro - Amigos del Ciclismo
Por de pronto, ya fue una novedad el de que este año se iniciara el periplo en el Lido de Venecia, la histórica ciudad de los turistas. Al cabo de tres semanas, como final, hará su entrada en Roma, la capital de la república; no en la ciudad de Milán,...
Sven Ragnar Aström campeón del WPT Venecia - Noticias Poker
El WPT Venecia concluyó con la victoria del sueco Sven Ragnar Aström, que se impuso a un campo de 397 jugadores. Los 4000€ de buy-in generaron un pozo de 1.521.260€. En la mesa final en la que entró Mike “Timex” McDonald como tercero en fichas y con el...

Venecia

Venecia atardecer.jpg

Venecia (en italiano Venezia, en veneciano Venezsia, en veneciano antiguo Venexia y en esloveno Benetke), la ciudad de los canales, es la capital de la región de Véneto. Está situada sobre un conjunto de islas que se extiende en una laguna homónima pantanosa en el mar Adriático, entre las desembocaduras de los ríos Po (sur), y Piave (norte), en el nordeste de Italia.

Venecia está compuesta por 120 pequeñas islas unidas entre sí por unos 400 puentes. Se llega a Venecia desde tierra firme por el Puente de la Libertad que accede al Piazzale Roma.

Desde su fundación la ciudad ha sufrido los efectos de inundaciones periódicas. En la actualidad la ciudad se considera en grave amenaza por las repetidas inundaciones. En primavera y otoño tiene lugar la llamada acqua alta ('marea alta') dos veces al día y la Plaza de San Marcos se inunda de agua. El gobierno italiano prepara un proyecto, denominado Moisés, para levantar unos diques móviles que se cerrarían en caso de aumento del nivel del agua del mar.

En la Antigüedad esta región estaba habitada por el pueblo véneto. Cuando los germanos empezaron a invadir Italia en el siglo V, los habitantes de algunas ciudades (Padua entre otras) se refugiaron en estas islas. Se establecieron y llegaron a tener su propio gobierno presidido por 12 tribunos, tantos como islas principales había. Casi desde el principio esta comunidad fue autónoma y obtuvo su independencia en el siglo IX, el gobierno de la ciudad lo ostenta un dux o dogo, cargo de carácter vitalicio, no hereditario.

En la Alta Edad Media, Venecia se expandió gracias al control del comercio con Oriente y a los beneficios que esto suponía, expandiéndose por el mar Adriático. El apogeo de Venecia alcanzó su cénit en la primera mitad del siglo XV, cuando los venecianos comenzaron su expansión por Italia, como respuesta al amenazador avance de Gian Galeazzo Visconti, duque de Milán.

La toma de Constantinopla por los turcos en 1453 marcó el principio de la decadencia. El descubrimiento de América desplazó las corrientes comerciales y Venecia se vio obligada a sostener una lucha agotadora contra los turcos. En 1797, fue invadida por las tropas de Napoleón. A la firma del tratado de Campoformio, se repartió el territorio de la República entre Francia y Austria.

Venecia está rodeada de lagunas de poco fondo; eso le valió siempre como gran defensa. En sus aguas encallaban fácilmente las naves que no conocían los fondos, así es que era como una ciudad atrincherada dentro de grandes murallas. Las murallas de Venecia son los bancos peligrosos de arena que quedan casi al descubierto en bajamar. Para llegar desde el Adriático había que conocer los pasos, que en tiempos de paz se señalaban con hileras de palos con luces para la noche.

Venecia es famosa en el mundo por sus canales, está construida en un archipiélago de 120 pequeñas islas y alrededor de 150 canales. Las islas están conectas por unos 400 puentes. Sus canales componen un gran entramado a modo de calles que parten del Gran Canal, que es como una gran avenida por donde discurren multitud de embarcaciones, grandes y pequeñas, siendo estas últimas las conocidas góndolas. Son muy útiles los transportes colectivos o vaporetos. En la parte antigua del centro los únicos medios de desplazamiento son las embarcaciones y el caminar.

La clásica embarcación veneciana es la góndola, actualmente es usada fundamentalmente por turistas, o por bodas, funerales y otras ceremonias. La mayoría de los venecianos viajan en los barcos de transporte colectivo, denominados vaporettos, que funcionan a modo de autobuses y cubren rutas regulares a lo largo del gran canal y entre las distintas islas. La ciudad también tiene muchos barcos privados. Las únicas góndolas que existen, de uso común por los venecianos son los traghettos, encargadas de cruzar el canal en aquellos puntos donde no existen puentes.

El Aeropuerto de Venezia Marco Polo se encuentra en tierra firme, conectado a la ciudad por autobús, ferrocarril y un servicio marítimo que recala en varios puntos de la ciudad siendo la plaza de San Marcos el fin de su trayecto.

Venecia goza de una fama legendaria por su amplio patrimonio artístico y largo historial como referencia de la pintura europea. La riqueza de los poderosos de la ciudad (la Iglesia, los políticos y ciertos comerciantes) permitió mantener un prolongado patrocinio sobre pintores, arquitectos y demás artistas: desde Gentile Bellini en el siglo XV hasta Francesco Guardi a finales del siglo XVIII, pasando por Giovanni Bellini, Tiziano, Giorgione, Sebastiano del Piombo, Tintoretto, Veronés, Jacopo Bassano, Giambattista Tiepolo, entre otros. Curiosamente, muchos de estos artistas habían nacido en otras localidades y acudieron a Venecia atraídos por su pujanza.

El estilo de los sucesivos pintores de Venecia mantuvo algunas características comunes (colorido cálido y rico) que irradiaron su influencia por media Europa. La llamada «Escuela veneciana» influyó en maestros tan diversos como Rubens y Velázquez, y modeló en parte el estilo barroco del siglo XVII.

En Venecia nació Antonio Vivaldi, el gran compositor, el 4 de marzo de 1678 y murió en Viena, Austria el 28 de julio de 1741.

Desde 1893 alberga la Bienal de Venecia, que incluye el festival de cine anual Mostra Internazionale d'Arte cinematográfica.

La fiesta más popular de Venecia es el Carnaval cuya tradición se remonta al año 1800 posiblemente, al siglo XI cuando Venecia comenzaba a dominar marítimamente importantes porciones del mar Mediterráneo. Oficialmente se declaró existente como festividad suprema durante el siglo XIII. Sin embargo es sólo hasta el siglo XVIII cuando el Carnaval de Venecia alcanza su punto máximo. A él acudían viajeros y aristócratas de toda Europa, en busca de diversión y placer. Con la decadencia de Venecia como poder mercante y militar, el carneval palideció hasta casi desaparecer. Se recuperó algo de su festividad hacia finales del siglo XX, cuando la ciudad se ve abrumada por la invasión de miles de turistas, aunque las grandes épocas de diversión desenfrenada quedaron atrás. El Carneval de Venecia se caracteriza porque sus participantes usan elaboradas máscaras para cubrir sus rostros.Venecia ha tenido un desenvolvimiento magno en el arte.Es una de las ciudades con grandes bellezas arquitectónicas.

Las máscaras de Venecia han tomado importancia a lo largo del tiempo, su gran esplendor y colorido caracterizan este gran carnaval que se celebra a partir del mes de febrero. Además han sido encontradas una cantidad de máscaras por toda Europa, esto hace que tengan una significativa importancia histórica. Mascaras hay de todo tipo: redondas, cuadradas, rectangulares, con forma de gato, hay infinitas; el precio suele oscilar entre los 15–30 euros las normales; las que se ponen con plumas, con más accesorios, suelen costar a partir de 110–120€.

Atardecer en Venecia.

Napoleón Bonaparte dijo de esta plaza que era «el salón más bello de Europa» (hay que entender la palabra «salón» como sinónimo de plaza). Las demás plazas de Venecia se llaman campo. El suelo es de losas de piedra de Istria. La plaza está delimitada por edificios famosos: al fondo, la fachada de la basílica de San Marcos, el Campanile de ladrillo, (desde allí señalaban la llegada de los barcos y los incendios de la ciudad. Hay que subir para ver la vista de Venecia), el Palacio Ducal, la Torre del Reloj. Delimitando la gran plaza con una longitud de casi 3.500 m están los dos edificios llamados Procuradurías Viejas y Procuradurías Nuevas, cuyas fachadas son una continua arcada.

El edificio de las Procuratie Vecchie ('Procuradurías Viejas') es la sede de procuradores y magistrados encargados de la conservación de la basílica. El edificio se encuentra a la derecha de la basílica. En el lado opuesto se encuentran los edificios de la Procuratie Nuove ('Procuradurías Nuevas'). Al fondo de la plaza de San Marcos, entre estos dos edificios se encuentra la Fabbrica Nuova, hoy Museo Corner. En el extremo del edificio de las Procuradurías Viejas, en el ala norte de la plaza se encuentra esta torre, llamada también de Los dos Moros. Da acceso al barrio de las Mercerías. En el centro de la torre se muestra el gran reloj que señala las horas, los días y el curso de los planetas y las estrellas. En lo alto se ven las figuras que han dado el nombre de moros y que dan las horas golpeando una campana. Se puede subir a la terraza donde se encuentran estas.

Al principio



República de Venecia

Ubicación de República de Venecia

La Serenísima República de Venecia fue una ciudad-estado ubicada en el norte de Italia, junto al mar Adriático, radicada en torno a la ciudad de Venecia. Existió como tal desde el siglo IX hasta 1797. También recibe el nombre de Serenissima Repubblica di San Marco, pues San Marcos es su santo patrono.

Se tiene como fecha de la fundación de Venecia el año 421, en el cual los habitantes de la región, ante la amenaza de las invasiones longobardas y hunas que habían destruido la capital, Aquilea, se refugiaron en las marismas de la desembocadura del Po, en la laguna situada en el golfo,entre la península itálica y la balcánica, llamado más tarde precisamente golfo de Venecia. Las construcciones de esta época eran simples edificaciones lacustres, erigidas sobre palafitos. Debido a esta estratégica característica geográfica, Venecia tuvo desde entonces una gran independencia respecto a sus dominadores gracias a la barrera natural de la cadenas de islas en una laguna profunda que impedía un ataque de caballería o infantería.

Cuando el general Belisario conquistó para el Imperio Bizantino gran parte de Italia en el siglo VI, Venecia pasó a formar parte del dominio de dicho imperio, dependiendo administrativamente de la ciudad de Rávena, sede del poder imperial en la península itálica. El exarcado de Rávena estaba dividido en ducados, y el ducado de Venecia era uno de ellos, siendo que en el año 726 el veneciano Orso Ipato fue reconocido por el Imperio Bizantino como dux, aceptando así la autonomía (aunque no independencia) de Venecia.

La ciudad de Venecia obtuvo su independencia total en el siglo IX. Cabe destacar que desde mediados del siglo VIII la ciudad ni obedecía al emperador bizantino, ni formaba parte del Sacro Imperio; en el año 803 ambos imperios reconocieron la independencia de facto de Venecia, llegando a rechazar en el 811 un intento de invasión lombarda, y enviando en 841 una flota de apoyo al emperador bizantino en su lucha contra el Califato Abásida.

En la Alta Edad Media, Venecia se expandió gracias al control del comercio con Oriente y a los beneficios que esto suponía, expandiéndose por el mar Adriático, aproximadamente desde 991 con el reinado de Piero II Orseolo, bajo cuyo régimen empezó la expansión veneciana por las costas de Dalmacia, al punto de que a mediados del siglo XI una bula papal reconoció la soberanía de Venecia sobre toda la costa oriental del Adriático.

La ubicación de Venecia en el medio del Mar Mediterráneo le permitía un activo rol mercantil entre Bizancio y el resto de Europa, además su ubicación en el extremo norte del Adriático la defendía de ataques marítimos debido a su dominio sobre Dalmacia; tales circunstancias aumentaron el poderío veneciano en una época cuando las flotas comerciales en el Mediterráneo eran raras, la tolerancia de los venecianos en materia religiosa les permitió comerciar libremente con los estados islámicos del Norte de África, sirviendo de valiosos intermediarios entre éstos y Europa. Después del año 1100, Venecia era ya una gran potencia mediterránea, al punto de ofrecer sus servicios como flota naval al propio Imperio Bizantino y ganar privilegios comerciales en Constantinopla. La flota veneciana fue determinante para el saqueo de Constantinopla en la Cuarta Cruzada en 1204, acelerando la decadencia del Imperio Bizantino. Como consecuencia de esta situación, Venecia logró anexionarse Creta y Eubea a inicios del siglo XIII, expandiendo aún más su poder y riqueza, llegando las flotas comerciales venecianas hasta el Mar Negro. En 1380 Venecia derrotó en combate a la reciente competencia comercial de Génova, ciudad que limitó entonces su expansión al Mediterráneo occidental, aunque se mantuvo como competidor comercial por varios siglos más. Más tarde, en 1489, Venecia conquistó el estado cruzado de Chipre y en 1416 derrotó a los turcos en Gallípoli asegurando por un siglo su dominio marítimo pese a la expansión terrestre del Imperio Otomano.

El apogeo de Venecia alcanzó su cénit en la primera mitad del siglo XV, cuando los venecianos comenzaron su expansión por Italia, como respuesta al amenazador avance de Gian Galeazzo Visconti, (duque de Milán). En 1410, Venecia controlaba la mayor parte del Véneto, incluyendo ciudades como Verona, Padua y Udine y más tarde Brescia y Bérgamo (llamadas colectivamente el Stato di Terraferma), controlando una flota de casi 3.300 navíos. El mar Adriático se convirtió en el "mare veneziano", desde Corfú hasta el río Po, las posesiones del Stato di Mare alcanzaban Chipre, Creta, Eubea, varias islas del Mar Egeo y numerosos enclaves en los Balcanes, mientras las flotas venecianas mantenían activo comercio con todo el Mediterráneo, extendiendo su red de contactos mercantiles por toda Europa y Medio Oriente desde Inglaterra hasta Egipto, siendo que la misma ciudad de Venecia superaba los 100.000 habitantes, cifra elevadísima para la época.

La toma de Constantinopla por los turcos en 1453 marcó el principio de la decadencia. La expansión naval de Portugal por la costa atlántica africana y el descubrimiento de América desplazaron las grandes corrientes comerciales del Mediterráneo al Océano Atlántico de modo que el tráfico comercial veneciano empezó a perder importancia en Europa de modo lento pero inevitable, además Venecia se vio obligada a sostener una lucha agotadora contra el Imperio Otomano transformado ya en potencia mundial; aunque en un inicio los mercaderes venecianos mantuvieron ante el Imperio Otomano los privilegios otorgados por los bizantinos la guerra se hizo inevitable debido a la expansión terrestre otomana desde 1470. La expansión en Italia les enfrentó con el Papa por el control de la Romaña. Para contrarrestar a la República de Venecia, el Papa reunió a la Liga de Cambrai en 1508. En ella se encontraban Luis XII de Francia, el emperador Maximiliano I de Austria, y Fernando II el Católico y la lucha culminó en la aplastante derrota veneciana en mayo de 1509 en la batalla de Agnadello, que detuvo para siempre todo intento veneciano de expansión en la península itálica; la República mantuvo su independencia mediante cesiones territoriales a España y Milán, y porque su destrucción implicaría eliminar un potencial aliado contra el Imperio Otomano. Pese a estos reveses graves, aún a fines del siglo XV Venecia contaba con 180,000 habitantes y era la segunda ciudad más poblada de Europa, sólo superada por París; tenía cerca de 2,1 millones de súbditos repartidos en sus posesiones, y una de las urbes más ricas del mundo.

Desde 1470 la expansión del Imperio Otomano en los Balcanes empezó a preocupar a los venecianos; en 1499-1503 una costosa guerra contra los turcos (quienes desde 1480 habían ya llegado a las costas del Adriático) sólo terminó cuando Venecia cedió territorios mediterráneos al Imperio Otomano. En 1538 los venecianos fueron de nuevo vencidos en combate por la flota otormana en Preveza y ello confirmó el predominio de Turquía en el Mediterráneo oriental, coincidiendo con el apogeo del Imperio Otomano. En 1570, Chipre sufrió la invasión turca, y un año después los venecianos abandonaban la isla. La alianza de las flotas veneciana, papal y española, aunque venció en la batalla de Lepanto de 1571, no logró recuperar estos territorios, en parte porque si bien España veía un potencial aliado mediterráneo en Venecia, no estaba dispuesta a sostener con sus tropas una nueva expansión colonial veneciana.

Habiendo ya aceptado la supremacía naval turca, Venecia se esforzó en mantener su actividad comercial a lo largo del siglo XVII, observando una cuidadosa neutralidad hacia sus vecinos más poderosos: España, el Imperio Otomano, y Francia, Venecia queda eclipsada económicamente por la riqueza de España y su imperio colonial, así como por la gran expansión comercial ultramarina de Inglaterra y Holanda que disminuyen grandemente la influencia comercial de Venecia. La decadencia se confirma cuando tras estallar la guerra con Turquía en 1645, tropas otomanas terminan de conquistar Creta en 1669 tras una costosa guerra de 25 años donde Venecia pierde la mayor parte de sus colonias mediterráneas y sólo queda en posesión de pequeños enclaves balcánicos. Venecia se lanza a una nueva guerra contra el Imperio Otomano en 1684, aliada con Austria y Rusia, intentando recuperar las posesiones perdidas; en tal situación tropas venecianas conquistan el Peloponeso y Atenas; la guerra termina en 1699 con el Tratado de Karlowitz que favorece ampliamente a Austria y Rusia en perjuicio de Turquía y reconoce las conquistas de Venecia pero no le da a ésta los puertos mediterráneos tan necesarios para su comercio.

Hacia el siglo XVIII, la Serenísima República no era más que una pálida sombra de lo que fue, el comercio en el Mediterráneo era ahora compartido con Génova y Livorno (que se hallaban bajo protección española y no estaban expuestas a ataques otomanos), mientras que en 1719 Austria declaraba su posesión de Trieste como puerto libre y así evitaba la intermediación mercantil veneciana; tanta competencia comercial redujo aún más las fuentes de riqueza de la República. Otra guerra en alianza con Austria y contra Turquía en 1714-1718 terminó con la pérdida total del Peloponeso a cambio de minúsculas conquistas en Albania y Dalmacia, beneficiando nuevamente a Austria como nueva gran potencia en detrimento del Imperio Otomano.

La decadencia de Venecia se hizo más grave a lo largo del siglo XVIII cuando la aristocracia veneciana se mantenía como un núcleo cerrado que impedía a la burguesía el ascenso social, inclusive impidiendo la compra de la calidad de patricio: en esta época familias antiguas de la aristocracia como los Bragadin, Dandolo, y Mocenigo, mientras tanto aumenta el número de los aristócratas empobrecidos (los barnaboti) que se convierten en una carga financiera para el gobierno en tanto reciben una pensión estatal para subsistir pero ya en el siglo XVIII Venecia no tiene comercio externo ni expansión colonial en donde tales aristócratas puedan crear riqueza alguna, más aún cuando como aristócratas desdeñan trabajar en ocupaciones de los burgueses; no obstante la decadencia acelerada la vitalidad cultural sí emerge con Antonio Vivaldi (música), Giovanni Battista Tiépolo (pintura), y Carlo Goldoni (teatro).

Venecia pierde su predominio comercial frente a nuevos competidores en el Mediterráneo (y en el mismo Adriático) y ello suprime su rol de intermediación en Europa que ha sido tradicional fuente de riqueza, ya no tiene colonias ricas que sostengan el Estado, ni hay industria suficiente para crear riqueza; en tal situación la República halla un nuevo filón de riqueza en la lotería y los juegos de azar, así como en la prostitución, atrayendo con esto visitantes adinerados de toda Europa y llegando a existir en 1797 hasta 176 casinos legales en la capital. En contraste, la flota comercial veneciana estaba formada en 1792 sólo por 309 navíos, menos de la décima parte de lo que era en su apogeo.

A pesar del veloz empobrecimiento y el deterioro de la economía, Venecia seguía dominando parte del litoral adriático y algunas de las Islas Jónicas, pero tales posesiones eran sólo una sombra del antiguo poderío veneciano, ahora minúsculo frente a Austria. Los intentos de reforma en 1760 y 1774 fracasaron por la oposición de la oligarquía a permitir la renovación de sus cuadros o abrir sus puertas a burgueses adinerados; inclusive en 1784 el patricio Andrea Tron lamentaba que "el capital es usado en sustentar extravagancias, espectáculos, vicios y diversiones en lugar de sustentar el comercio..." El último dux, Ludovico Manin, fue elegido en 1789 pese ser de nobleza reciente en tanto era uno de los escasos aristócratas que aún podía dar dinero al estado para sus más urgentes gastos.

A inicios de 1797, el territorio de Venecia fue invadido por las tropas del General Napoleon Bonaparte, tanto por tierra como por mar, las ciudades del Stato di Terraferma se rindieron rápidamente ante la superioridad numérica francesa, mientras que la propia flota de guerra veneciana estaba formada por sólo 11 barcos útiles incapaces de resistir. El gobierno afrontó en abril un ultimátum de Napoleón Bonaparte mientras a inicios de mayo las tropas francesas terminaban de ocupar el Stato di Terraferma, faltando tan sólo ocupar la capital misma. El Gran Consejo se reunió finalmente el 12 de mayo para disolverse e instaurar un "gobierno representativo" pero cuatro días después tropas francesas tomaron la urbe extinguiendo definitivamente la República; tras la firma del Tratado de Campoformio en octubre del mismo año, se repartió el territorio de Venecia entre Francia y Austria.

En 1866 El Véneto y Venecia se incorporaron a Italia.

Desde el primer momento la organización de la república de Venecia, se esforzó por evitar que un solo hombre reuniera todo el poder. De este modo, la función suprema que asumía el dux quedó enseguida sometida a la vigilancia de varios consejos. El Consejo Mayor o Gran Consejo "(Maggior Consiglio)" elaboraba las leyes, el Senado se encargaba de la política exterior y de los asuntos militares y económicos. Otro organismo, "El consejo de los diez" garantizaba la seguridad del estado y disponía de un cuerpo de policía.

La organización política republicana se fue haciendo más compleja a medida que crecía la influencia económica y política de Venecia en el Mar Mediterráneo y tenía que enfrentarse a otras potencias comerciales. En los primeros años de la república el sistema político de gobierno estaba constituido por una autocracia, con el Dux como dictador casi absoluto. Este título comenzó a utilizarse cuando la ciudad de Venecia estaba sujeta a la soberanía del Imperio Bizantino, haciéndose permanente después de que la ciudad alcanzara su independencia respecto de Constantinopla.

De acuerdo a la tradición veneciana, el primer dogo fue Paolo Lucio Anafesto, elegido para el cargo en el año 697, el Dux era elegido de por vida para el cargo, a través de un complicado sistema de inspiración bizantina. Tradicionalmente desde 697 cada dux había asociado a las funciones de gobierno a un hijo u otro familiar, pero rápidamente tal costumbre fue prohibida por ley; en 1172 se estableció la elección del dux por un conjunto de 40 (después 41) ciudadanos, elegidos al azar; en 1268 se fijó el sistema electoral vigente hasta la extinción de la República en 1797 que consitía en una serie de cuatro elecciones, cada una de ellas era seguida de un sorteo entre los ciudadanos elegidos, de donde se formaba el grupo de 41 patricios que finalmente seleccionaban al dux. Tan complejo sistema buscaba evitar la influencia de las familias más ricas e impedir que alguna de ellas (vigilada de cerca por otras familias de igual poder y riqueza) intentase crear una dinastía.

Desde 1148 los poderes del dux fueron limitados por la Promissione Ducale, un compromiso asumido por el Dux en el momento de su nombramiento. Como resultado de ello el poder fue compartido con el Gran Consejo o Consejo Mayor, compuesto de 480 miembros elegidos de determinadas familias de la nobleza, a fin de que "El Dux no podría hacer nada sin el Consejo Mayor y el Consejo Mayor no podía hacer nada sin él".

En el siglo XII, las familias aristocráticas del Rialto disminuyeron de manera aún más drástica el poder del Dux con el establecimiento del Consejo menor (1175), compuesto por seis miembros asesores del Dux y la Quarantia (1179) como tribunal supremo.

En 1223 estas instituciones se combinaron en la Signoria, que estaba formada por el Dux, El Consejo Menor y los tres dirigentes de la Quarantia. La Signoria era el órgano central de gobierno, que representaba la continuidad de la república, como se muestra en la expresión: "si è morto il Doge, no la Signoria" ("Aunque el Dux esté muerto, no la Signoria").

También se crearon dos órganos llamados sapientes que se convertirían posteriormente en seis. La combinación de sapientes y algunos otros grupos fue llamado un collegio, que formaba un poder ejecutivo.

En 1229, se instituyó el Consiglio dei Pregadi comúnmente denominado el Senado, compuesto por 60 miembros elegidos por el Consejo Mayor desde el que se dirigía la política exterior y la elección de embajadores. Estos acontecimientos, dejaron al dogo con un poder personal muy reducido y vio cómo la autoridad era ejercida básicamente por el Consejo Mayor, que constituía un extremadamente limitado parlamento, en el que sólo estaban autorizados a participar los miembros de las grandes familias aristocráticas de la república.

Venecia afirmaba que su gobierno era una 'República clásica' porque era la combinación de las tres formas básicas presentes: el poder real en el Dux, la aristocracia en el Senado, y el poder democrático en el Consejo Mayor. No obstante la investidura del dux casi siempre recayó en un miembro de las familias más adineradas de Venecia, pues la posesión de dicho cargo obligaba al titular a financiar numerosísimos gastos (fiestas populares, ceremonias lujosas, fiestas del Carnaval, regalos de dinero a aristócratas arruinados) que sólo un hombre muy rico podía sostener.

El 10 de julio de 1310 se estableció el Consejo de los diez, organización similar a una policía secreta del Estado, que se hizo muy poderoso y se convirtió en el eje central de la política veneciana. Fue introducido de forma provisional, como reacción a la rebelión promovida por Bajamonte Tiepolo contra la clausura del Consejo Mayor. Le fueron asignados poderes de emergencia para luchar contra la revuelta y aunque originalmente se estableció para un periodo de dos meses, su autoridad fue renovada de forma continua, hasta que se convirtió en un órgano de carácter permanente en 1334. Alrededor de 1600 su dominación sobre el Gran Consejo fue considerada una amenaza y reducido su poder.

Al principio



Aeropuerto de Venecia

El Aeropuerto de Venecia o Aeropuerto Internacional Marco Polo (en italiano: Aeroporto Internazionale Marco Polo di Venezia) (código IATA: VCE, código OACI: LIPZ) es un aeropuerto italiano situado cerca de Venecia, en la ciudad de Tessera, un barrio del municipio de Venecia cercano a Mestre. El aeropuerto lleva el nombre del comerciante veneciano Marco Polo, que se considera que redescubrió China a los europeos.

El aeropuerto de Venecia es considerado el tercero más importante del norte de Italia tras los dos aeropuertos de Milán (Milán-Malpensa y Milán-Linate). El aeropuerto está gestionado por SAVE, S.p.A., una compañía parcialmente controlada por las autoridades locales que cotiza en la Bolsa de Milán.

El aeropuerto está conectado con la cercana estación de ferrocarriles Venecia-Mestre y con la terminal de autobuses de Piazzale Roma con servicios regulares de autobús y también con la Plaza de San Marcos mediante taxi acuático.

Al principio



Sestiere (Venecia)

Sestieri di Venezia.svg

El sestiere es una de las seis zonas o distritos en las que se divide la ciudad de Venecia (Italia). Corresponde a los distritos o barrios de otras ciudades (quartiere en italiano), que idealmente representaba la cuarta parte del campamento romano, esquema ideal de la construcción de un gran número de centros habitados en Europa.

La subdivisión urbana en sestieri se remonta a los orígenes de Venecia; la numeración es única para cada sestiere, con algunas excepciones para áreas más grandes incluidas en islas no unidas por puentes, y alcanza números de cuatro cifras. Este particular sistema de numeración, unido a la natural complejidad del callejero veneciano, lleva a que haya el mismo número en diversos lugares a poca distancia uno de otro.

Estas subdivisiones no agotan la zona histórica que constituye la ciudad de Venecia.

Al principio



Source : Wikipedia