Víctimas de ETA

3.3299908842251 (1097)
Publicado por t800 07/04/2009 @ 11:19

Tags : víctimas de eta, terrorismo, sociedad

últimas noticias
Málaga homenajea a 88 agentes de la ley víctimas de ETA y de la ... - La Opinión de Málaga
Las víctimas recibieron un clavel blanco y una pequeña distinción entre los aplausos de los asistentes. Arciniega López Luna apuntó que las familias necesitan "respeto y cariño". Los allegados recibieron un clavel y un obsequio JOSÉ ANTONIO SAU....
´Estamos viendo un gran fenómeno de declive y degeneración en ETA´ - Faro de Vigo
También hay que saber que el elemento segundo de ese fanatismo terrorista es utilizar dos veces a las víctimas, a esas personas a las que destroza la vida: primero cuando intenta aterrorizar e influir sobre el poder político para que le de una serie de...
«Si a ETA le quitas los presos no le queda nada», afirma un ex ... - El Correo Digital (Vizcaya)
Esta iniciativa del departamento dirigido por Alfredo Pérez Rubalcaba está caracterizada por una absoluta discreción, aunque ya se han producido declaraciones de algunos reclusos que han llegado a pedir perdón a las víctimas. Por otra parte, fuentes de...
Blanco critica a PNV por "ir de víctimas" del PP en Euskadi - Europa Press
El ministro de Fomento, José Blanco, advirtió hoy al PNV de que no se puede "ir de víctimas" del PP en Euskadi y luego "buscarlos para desgastar al Gobierno de España", a la vez que aseguró que el de Patxi López será un Gobierno "para superar la crisis...
Gesto denuncia la "tragedia" de vivir amenazado y denuncia la ... - ADN.es
A la concentración han acudido también víctimas del terrorismo como Alain López de Lacalle, el hijo del columnista asesinado José Luis López de Lacalle, el periodista Gorka Landaburu, Tomasi Peláez, viuda del concejal socialista de Lasarte Floilán...
Interior traslada al ´Gitanillo´, uno de los históricos de ETA, de ... - Faro de Vigo
Fue en aquel momento el artefacto con más carga explosiva en la historia de la banda, por delante de la bomba que mató a Luis Carrero Blanco y la que destruyó la casa cuartel de Zaragoza con once víctimas mortales. Precisamente, tras el atentado en...
La Ertzaintza endurecerá la presión sobre el entorno de ETA - Público
Ares realizó también una mención expresa de las víctimas del terrorismo y, en especial, de los agentes de la Policía vasca que han perdido la vida a manos de la banda, "porque fueron víctimas de ETA por defender la democracia, la libertad y todos los...
Las víctimas recuperan la memoria social - Málaga Hoy
La Asociación Unificada de la Guardia Civil brindó ayer un homenaje a los 83 guardias civiles y cinco policías nacionales que han sido víctimas de la violencia ejercida por el terrorismo de ETA y el Grapo, así como de la represión franquista....
«Cospedal es mucho mejor que el actual presidente de esta Región» - La Verdad (Albacete)
... cabida el terrorismo se va a enseñar a las víctimas qué es nazismo, como se hizo en Alemania, para que eso no vuelva a ocurrir. Trabajamos con la ertxantza y estamos sembrando las bases para poder terminar con ETA desde las instituciones vascas....
Maixabel Lasa y Maite Pagazaurtundua reciben el Premio López de ... - Europa Press
La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y hermana del ex edil socialista Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA, Maite Pagazaurtundua, y la directora de la Oficina de Atención a las Víctimas de Terrorismo del Gobierno Vasco y viuda...

Atentados del 11 de marzo de 2004

Estación de Atocha (Madrid) 01.jpg

Los atentados del 11 de marzo de 2004, también conocidos como 11-M, fueron una serie de ataques terroristas en cuatro trenes de la red de Cercanías de Madrid. La sentencia de la Audiencia Nacional atribuyó su autoría a miembros de células o grupos terroristas de tipo yihadista.

Se trata del mayor atentado cometido en España hasta la fecha, con 10 explosiones casi simultáneas en cuatro trenes a la hora punta de la mañana (entre las 07.36 y las 07.40). Más tarde, tras un intento de desactivación, la policía detonaría, de forma controlada, dos artefactos que no habían estallado, desactivando un tercero que permitiría, gracias a su contenido, iniciar las primeras pesquisas que conducirían a la identificación de los autores. Fallecieron 191 personas, y 1.858 resultaron heridas.

Pocas semanas después, la policía localizó y rodeó a varios miembros del comando terrorista en Leganés. Al verse acorralados, sus miembros se suicidaron, haciendo estallar el piso en el que se habían atrincherado —siendo esto el primer atentado suicida de Europa—, precisamente cuando se percataron de que los GEO iniciaban el asalto. En esta acción murió un agente del grupo policial, además de todos los miembros de la célula islamista allí presentes.

No fue el primer atentado de corte islamista perpetrado en España. Con anterioridad se produjo el Atentado islamista del restaurante "El Descanso" , en 1985 que dejó 18 muertos.

En la mañana del jueves 11 de marzo de 2004 se produjeron 10 explosiones provocadas por diez mochilas cargadas con alto explosivo. Los análisis científicos de los restos tras las explosiones dieron como resultado que se trataba de un explosivo del tipo de la dinamita. Las investigaciones posteriores, basadas tanto en la mochila que no estalló como en los restos hallados en el vehículo utilizado por los autores, determinaron que el explosivo utilizado por los islamistas fue Goma-2 ECO, del que se usa habitualmente en las canteras.

Como ya se ha indicado, las explosiones tuvieron lugar en hora punta, entre las 07.37 y las 07.39. En la Estación de Atocha (tren n° 21431) (3 bombas), según la cinta de vídeo del sistema de seguridad de dicha estación, a las 7:37:47 ya se había producido la primera explosión; a las 7:38:36 se produce la segunda, en el coche 5; y a las 7:38:40 se produce la tercera, en el coche 4; en total se produjeron tres explosiones de dichas características.

Los artefactos estaban situados en los coches 1, 4, 5 y 6 (sobre el artefacto localizado en el primer coche del convoy, cabecera de tren, y que no estalló inicialmente, se realizaron maniobras para su desactivación por los equipos T.E.D.A.X. del Cuerpo Nacional de Policía, explosionando a las 9:59:18 (según la cinta de vídeo del sistema de seguridad); con posterioridad, a las 10:57:27 se procede, por los equipos T.E.D.A.X del C.N.P, a realizar maniobras de desactivación sobre lo que consideraron un artefacto explosivo (que no resultó tal), en el segundo coche de la composición.

En la estación de El Pozo del Tío Raimundo hicieron explosión 2 bombas; en la estación de Santa Eugenia, una; y en un cuarto tren, junto a la calle Téllez, en las vías que se encaminan a la estación de Atocha desde el sur, otras cuatro bombas. Las fuerzas de seguridad encontraron, en el interior de los mismos trenes, otros dos artefactos que habían fallado. Ambos fueron detonados por motivos de seguridad.

También se encontró una tercera bomba en la estación de El Pozo del Tío Raimundo, que, tras realizar, inadvertida, un periplo entre el IFEMA y varias comisarías de policía, pudo ser examinada. Contenía 500 gramos de explosivo plástico Goma-2 ECO, metralla, un detonador y un teléfono móvil que hacía de temporizador, manipulado para que la alarma activase el detonador. Los indicios hallados en esa mochila permitieron establecer las primeras hipótesis firmes, y desencadenaron la persecución policial sobre los supuestos autores.

El número oficial de muertos, a 23 de marzo de 2004, es de 191 (de ellos, 177 en el acto o durante los primeros minutos tras el atentado), y el recuento definitivo de heridos fue de 1.857 personas lesionadas, con lo que este atentado supone el segundo atentado más letal por el número de víctimas mortales, y el primero atendiendo al número de heridos, que había sufrido Europa hasta la fecha en tiempos de paz (tras el derribo de un avión de la Pan Am en Lockerbie, el 21 de diciembre de 1988). El número de 202 fallecidos que se proporcionó en un principio fue reduciéndose debido a una mejor identificación de algunos restos.

Los heridos fueron trasladados a diversos hospitales de Madrid. El número de afectados fue tan grande que fue preciso instalar un hospital de campaña en las instalaciones deportivas Daoíz y Velarde, próximas a la calle Téllez, para proporcionar las primeras ayudas y planificar la evacuación a instalaciones hospitalarias.

El número final de muertos sería de 191 (más dos fetos de tres y ocho meses de gestación), puesto que un niño, muerto el 10 de mayo, a las 48 horas de nacer, debido a las heridas sufridas por su madre en el atentado, se contabilizó también como víctima del atentado.

Estos atentados fueron cometidos tres días antes de las elecciones generales. Durante las primeras horas todos los medios de comunicación españoles y todos los partidos políticos atribuyeron el atentado a la banda terrorista ETA.

En las jornadas previas al atentado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se encontraban en situación de máxima alerta, a la espera de un atentado de la organización terrorista ETA coincidiendo con la campaña electoral, debido a que esta práctica ya había sido utilizada con anterioridad por el grupo. De hecho, las operaciones policiales recientes reafirmaban ese temor, ya que en diciembre se había detenido un intento de ETA de explosionar 50 kg de Titadine en dos maletas colocadas en trenes con destino a Madrid.

En un primer momento todos los partidos políticos y medios de comunicación españoles atribuyeron la autoría de los atentados a ETA excepto HB (brazo político de ETA), que mediante comunicado de su dirigente Arnaldo Otegi, a las 12 del mediodía, negó la participación de ETA en los mismos. Ni el Gobierno, ni los partidos políticos, ni los medios de comunicación dieron crédito a ese comunicado. A las 12.30, el ministro del Interior atribuye a ETA la autoría de los atentados, añadiendo: "Me parece absolutamente intolerable cualquier tipo de intoxicación que vaya dirigida, por parte de miserables, a desviar el objetivo y los responsables de esta tragedia, de este drama". Inmediatamente después, a las 13:42 el líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, condena los atentados sin entrar en su autoría: "Les quiero transmitir mi firmeza y determinación para acabar con el terrorismo". El presidente del Gobierno José María Aznar, a las 14.40, atribuye a ETA la autoría de los mismos sin citarla explícitamente: "Todos sabemos que este asesinato masivo no es la primera vez que se intenta. Lograremos acabar con la banda terrorista". A las 17.04 Gaspar Llamazares realiza unas declaraciones en las que dice "la democracia acabará con los bárbaros, con los nazis de ETA".

Alrededor de las 10.30 de ese mismo día la policía fue alertada de que una furgoneta había sido abandonada a las 7.00 por unos individuos que portaban mochilas y habían accedido a la estación de cercanías de Alcalá de Henares. Sobre ella se realizó una inspección ocular y un rastreo de explosivos con perros sin resultados. Tras su precinto hacia las 14.15, la furgoneta fue llevada hasta el complejo policial de Canillas, donde llegó en torno a las 15.30 horas. En el transcurso de una nueva inspección, se detectaría una cinta de audio con caracteres en árabe en su carátula, 7 detonadores y un extremo de un cartucho de dinamita plástica envueltos debajo de uno de los asientos. Aproximadamente a las 17.00 los expertos determinan que los detonadores de cobre y producción española son distintos a los utilizados habitualmente por ETA. La cinta, grabada en árabe, fue remitida para su traducción a las 18.00, comprobándose posteriormente que su contenido eran versículos del Corán.

Según el periódico El País, Ana Palacios aquella tarde, pidió encarecidamente a sus homólogos del Consejo que apoyaran la que era entonces única hipótesis barajada por Madrid.

El día 16 de marzo, Inocencio Arias, embajador de España en la ONU, después de que los miembros del Consejo se sintieran muy incómodos, envió una carta al Consejo de Seguridad explicando que España, en el momento de aprobarse la resolución tenía la firme convicción de que la banda terrorista ETA estaba detrás de los terribles sucesos del 11 de marzo en función de los antecedentes inmediatos, de la información de la que en ese momento disponía y del análisis que de la misma hacían los expertos. Añadiendo que "se descubrieron nuevos elementos que han aconsejado abrir otras líneas de investigación, que apuntan a la intervención en los atentados de ciudadanos de otros países”.

Una carta del 16 de marzo del Círculo de Corresponsales Extranjeros expresaba su malestar con la actuación de la dirección general de comunicación del área internacional del Ministerio de la Presidencia debido a que algunos corresponsales acreditados en La Moncloa y miembros del Círculo, recibieron a lo largo de la tarde del 11 de marzo una llamada desde su dirección general con el explícito llamamiento de apuntar en nuestras crónicas y difusiones que ETA fue el autor de los atentados de Madrid.

Kofi Annan (Secretario General de la ONU), Romano Prodi (presidente de la Comisión Europea), Jacques Chirac (presidente de Francia), George Bush (presidente de EEUU), Jack Straw (ministro del Interior británico), entre otros, condenaron los atentados terroristas sin mencionar su posible autoría. El Rey don Juan Carlos a las 20:30, en declaración pública, condenó los atentados sin nombrar explícitamente a ETA.

A las 21.30 el periódico 'Al Quds Al Arabi' Al-Quds en su sede en Londres recibe una carta que afirma que las Brigadas de Abu Hafs Al Masri, en nombre de Al Qaeda, la red terrorista de Osama bin Laden, está detrás de los atentados perpetrados en Madrid.

Rodrigo Rato, ante la posibilidad de que el atentado no hubiera sido cometido por ETA manifestó que "Contra el terrorismo. El terrorismo es todo igual", mientras que Eduardo Zaplana insistiría en que la policía "sigue convencida" de que la autora de la masacre es ETA y "mantiene la hipótesis de ETA", pero reconociendo que tras la aparición de la cinta y la supuesta carta enviada por Al Qaeda a un diario árabe de Londres, se abrían nuevas vías de investigación.

La Cadena SER, a las 22h, informa que tres fuentes distintas de la lucha antiterrorista han confirmado a la Cadena SER que en el primer vagón del tren que explotó antes de llegar a Atocha, iba un terrorista suicida. Interior no lo confirma. Esta noticia resulto ser falsa.

Ese viernes, todos los medios de comunicación españoles anunciaban nuevos indicios que apuntaban a la autoría de grupos islamistas. Los medios de comunicación extranjeros (por ejemplo: The New York Times, Le Monde, Le Figaro, Correo della Sera, Financial Times, The Washington Post. ) también se hacían eco de estas hipótesis, poniendo en duda la posible autoría de ETA, y ya algunos apuntaban directamente a la posible implicación de Al Qaeda. En el editorial de El Mundo podía leerse: "Si se demostrara que ha sido Al Qaeda, el ministro del Interior habría cometido un grave error al precipitarse y dar por sentado que ETA era culpable de la acción". Y en un artículo de El País: "La eventualidad de que los atentados sean obra de grupos fundamentalistas islámicos ligados a Al Qaeda flotó ayer como un fantasma en todos los comentarios de los círculos políticos y periodísticos. El gobierno fue rotundo en sus desmentidos, aunque ni el Rey ni el Presidente del Gobierno citaron a ETA en sus primeras alocuciones al país. Si se confirmara que hay elementos del radicalismo islámico ligados a los hechos, sería lícito sospechar que se ha manipulado la información desde instancias oficiales".

El Lendakari vasco, Juan José Ibarretxe, esa mañana declararía: "Ayer el gobierno español atribuyó a ETA, sin ningún género de dudas, la autoría de los atentados y, de buena fe, hicimos las correspondientes declaraciones… A lo largo del día vino después la confusión". A las 11.00 de la mañana Aznar dijo que el Ejecutivo no descarta "ninguna línea de investigación" -ETA o terroristas islámicos-. Comenta que un gobierno con dos dedos de frente, después de 30 años de terrorismo, ante un atentado como el de ayer tiene que pensar lógicamente, razonablemente, que tiene que ser esa banda la autora aunque se negó a pronunciarse sobre si la vía de investigación de ETA tenía mayor fuerza que la del terrorismo islámico. Rodríguez Zapatero, preguntado sobre la autoría de los atentados respondería: "Creo que la inmensa mayoría de la sociedad lo que está es con las víctimas, con las familias y en contra de cualquier tipo de terrorismo".

Esa misma mañana, siguieron difundiéndose nuevos indicios sobre la posible autoría. La Cadena SER, a las 13.10, informa de la desactivación, en la madrugada, de un artefacto explosivo contenido en una mochila recuperada de la estación de El Pozo. Anuncia además que ni el detonador ni el explosivo son de los habitualmente empleados por ETA, tampoco el dispositivo, accionado por un teléfono móvil, y que según fuentes de la investigación, ésta se centra prioritariamente en grupos terroristas islámicos. El ministerio del Interior sólo confirma la aparición de la mochila sin ofrecer datos sobre el detonador y el explosivo.

A las 18.30 ETA, a través comunicante anónimo, llama telefónicamente al diario Gara y a Euskal Telebista (ETB), la televisión pública vasca, asegurando que la organización terrorista "no tiene ninguna responsabilidad" en el 11-M.

En la tarde de ese mismo viernes, crecen las críticas sobre la gestión informativa del Gobierno. Felipe González, ex presidente del Gobierno, comentaría: "En estos casos, el Gobierno, después de las víctimas y los familiares, es el que más sufre. Uno tiene la tendencia a creer, y yo la tengo, que el Gobierno está trasmitiendo lo que está sucediendo... El problema es que los indicios que van apareciendo cada día, cada momento, cada minuto son más serios de que pudiera ser una organización islamista terrorista... Al Gobierno hay que pedirle transparencia y prudencia. Oigo información en la radio, de la que están dando ustedes, que obviamente, el Gobierno la tiene que tener". Respondiendo a una pregunta diría: "La hipótesis de trabajo en la gente que es muy experta en esto, es casi seguro que ya está establecida". Terminando: "Lo terrible sería que dentro de cuatro días en una o en otra dirección supiéramos lo que de todas maneras tarde o temprano se va a saber y que no fuera lo que nos han inducido a creer. Espero que eso no ocurra de ninguna manera". Rosa Aguilar de IU, también comentaría: "Lo que está pasando, es que la información que se está dando, la conocemos por los medios de comunicación. Información que el Gobierno conoce. El Gobierno va detrás, informando al pueblo por detrás de los medios de comunicación".

A las 18.14 se inicia una nueva rueda de prensa del Ministro del Interior. En ella anuncia que "durante la noche ha aparecido una bolsa de deportes que contenía un explosivo, en concreto dinamita. La dinamita es Goma-2, es Goma-2 ECO, es una modalidad más reciente que la dinamita Goma-2. Esta dinamita estaba reforzada con metralla para multiplicar el efecto y también tenía detonador y un teléfono para actuar como temporizador." También hace referencia a que se está analizando el modus operandi del atentando en relación con otros precedentes, citando explícitamente los atentados de ETA en la Nochevieja del 2002, en la Nochebuena del 2003 y el frustrado atentado en Baqueira.

Ese viernes por la tarde, en las manifestaciones convocadas como repulsa a los atentados, pudieron verse numerosas pancartas contra ETA junto a algunas que hacían alusión a Al Qaeda.

Posteriormente se sabría que ese sábado, a las 13h del mediodía, José Manuel García Varela, jefe de información de la Guardia Civil se reunió con el ministro Acebes y el secretario de Estado de Seguridad para informarles de las detenciones que estaban a punto de producirse.

Asimismo, el ministro asegura no descartar una eventual colaboración entre distintas organizaciones terroristas.

Minutos más tarde, la Cadena SER informaba que, según fuentes del CNI, la línea de investigación se centraba en un 99% en grupos islamistas radicales. El director del CNI difundiría más tarde una nota en la que desmentía tal información.

A las 14.01 la Agencia EFE distribuye un teletipo titulado: "Las pistas apuntan a ETA y descartan a Al Qaeda".

Hacia las 6 de la tarde de ese día 13 (jornada de reflexión previa a las elecciones generales) miles de manifestantes se concentran, convocados mediante SMS y desde foros de internet, ante las sedes del PP, acusando al gobierno de mentir y retrasar deliberadamente información relativa a la responsabilidad de la masacre.

A las 7.45, la Cadena SER adelantaba la detención de tres marroquíes y dos indios en relación con los atentados. Sus detenciones se habían producido hacia las 15.30 (sólo una hora después de la comparecencia de Ángel Acebes). A las 8.15, el ministro del Interior comparecería nuevamente ante la opinión pública dando cuenta de estas detenciones, informando de que se trataba de tres marroquíes y dos españoles de origen indio. A preguntas de los periodistas señalaría que "la Policía va a seguir trabajando todas las vías, aunque los arrestos abren una importante vía de investigación". El País informó al día siguiente, que aquella misma tarde del sábado, Rodríguez Zapatero llamó al ministro Acebes diciéndole que sabía desde hacía horas que la autoría era del terrorismo islámico.

Igualmente, durante las sesiones del juicio oral celebradas entre febrero y julio de 2007, diversos mandos policiales testificarían señalando que el Ministerio de Interior supo hacia las 18.00 horas del jueves 11 que el explosivo empleado no era Titadine y que ni el día 11 ni el 12 la investigación aportó "datos objetivos que apuntaran a ETA".

A las 19.40, Telemadrid informa al 091 de una llamada telefónica anónima en la que se comunica el depósito de una cinta de vídeo reivindicativa del atentado en un punto concreto de Madrid.

Las declaraciones de los ministros Zaplana y Acebes provocaron la reacción de la mayoría de los partidos políticos del arco parlamentario excepto el PP. Sospechaban que el gobierno retenía información y en casos lo acusaban de manipular esa información en beneficio del PP. El portavoz del PSOE, Rubalcaba, dijo que los españoles se merecían un gobierno que no les mienta, que les dijera la verdad, IU acusó al gobierno de dar un golpe de estado informativo al empecinarse en que ETA era la autora de los atentados. Román Rodríguez, de Coalición Canaria dijo tener la impresión de que el PP utiliza el atentado terrorista de forma partidista”. Otros partidos planteaban acusaciones parecidas. El PSC formuló una acusación directa diciendo que el gobierno del PP "ha intentado dirigir todas las sospechas en una sola dirección" con la finalidad de "favorecer" sus posiciones políticas en materia antiterrorista y de "evitar que nadie pudiera relacionar este atentado con la participación de España en la guerra y la ocupación ilegal de Irak", también pidió la dimisión del ministro del Interior.

A las 00.45, el Ministro del Interior informa de que un supuesto "portavoz militar" de Al Qaeda en Europa, había asumido la responsabilidad de los atentados terroristas cometidos el jueves en una cinta de vídeo localizada tras la llamada telefónica a Telemadrid.

Esa noche, las televisiones públicas (nacional y autonómicas), emitieron vídeos de víctimas de ETA y documentales sobre el terrorismo de este grupo en varias ocasiones.

Si bien en un primer momento se priorizó la hipótesis de la posible autoría de ETA, a las pocas horas se abrirían distintas líneas de investigación alternativas. A partir del hallazgo de la primera prueba, la furgoneta abandonada en Alcalá, los sucesivos indicios y datos objetivos que irían apareciendo descartarían la posible autoría etarra mientras se iba paulatinamente confirmado la hipótesis islamista, quedando ésta consolidad con las primeras detenciones la tarde del sábado 13, incluida la de Jamal Zougam, ya investigado en el marco de otro sumario por terrorismo yihadista.

El mismo día de los atentados la telefonía fija y móvil registraron incrementos del 725% entre las nueve y las diez de la mañana, quedando las redes colapsadas. También el tráfico por Internet registró un fuerte aumento, colapsándose numerosos servidores a pesar de que Telefónica reforzase las conexiones de banda ancha de las grandes empresas.

Internet mostró agilidad durante esos días. Los diarios digitales incrementaron su número de páginas dando información sobre los atentados; numerosos sitios web, incluidos estos diarios, mostraron banner contrarios al terrorismo y de solidaridad con las víctimas y desde diversas páginas se pudieron descargar consignas y gráficos de lazos para posibilitar su impresión.

En los días siguientes no pudo detectarse un aumento de SMSs ya que como media se superaban los 25 millones de mensajes diarios, pero no se descartó que el contenido de los mismos variara, centrándose los mismos en el tema de los atentados. En Internet sí se observó un significativo aumento del tráfico, batiéndose record en la consulta a los medios de comunicación digitales.

El sábado, el móvil fue la herramienta fundamental para convocar las manifestaciones frente a las sedes del PP en distintas ciudades españolas con el fin de protestar por la falta de transparencia informativa en torno a la autoría del 11-M. Aunque desde sitios en Internet se informaba de las movilizaciones, teniendo como efecto el aumentar esas movilizaciones, éstas no se explican sin las cadenas de mensajes entre amigos llamando a manifestarse y terminado todos ellos con un “pásalo”.

El día de las elecciones Internet siguió siendo el medio escogido por numerosos internautas para informarse de las diferentes encuestas y sondeos que fueron realizándose. El recuento fue ejemplar, rapidísimo y la web del Ministerio funcionó a la perfección convirtiéndose en el auténtico centro informativo de la noche antes de la confirmación definitiva del resultado. De nuevo las tecnologías ocupaban un espacio en la vida política como nunca lo habían hecho.

La lista que el ministerio del Interior colgó en la Red con los nombres de las víctimas, el 17 de marzo ya había recibido más de cuatro millones de visitas.

El Parlamento Europeo declaró el día 11 de marzo "día de las víctimas del terrorismo".

Estados Unidos ofreció su apoyo en la lucha antiterrorista para localizar a los responsables. Israel ofrece a expertos para el reconocimiento de los cadáveres y el análisis de ADN.

En Francia, todas las banderas nacionales ondean a media asta durante los tres días de luto en España. La bandera de la Unión Europea también ondeó ese día a media asta.

La mayor parte de las bolsas europeas cayeron el 11 de marzo entre un 2 y un 3% como consecuencia de los ataques de Madrid. El índice Dow Jones cayó un 1,6%. Las acciones de empresas relacionadas con la aviación y el turismo fueron las más afectadas.

Polonia y Portugal declararon el 12 de marzo día de luto nacional.

Personalidades como Romano Prodi, Silvio Berlusconi, Jean-Pierre Raffarin y Joschka Fischer viajaron el 12 de marzo hacia Madrid para participar a las multitudinarias protestas silenciosas de las 7 de la tarde.

En una entrevista televisada, el 13 de marzo, Fidel Castro acusó al gobierno español de engañar a sus ciudadanos sobre los ataques para conseguir créditos electorales; y afirmó que José María Aznar había sabido que un grupo islámico estaba detrás de los atentados, pero que había preferido acusar a ETA.

En Rumanía, todas las banderas nacionales ondearon a media asta y el gobierno declaró el 14 de marzo día de luto nacional solidarizando con las víctimas españolas y rumanas (9 muertos, 8 desaparecidos y 24 de los 76 heridos todavía hospitalizados).

El día 12 de marzo, la Guardia Real británica hizo sonar los acordes del Himno de España como homenaje y solidaridad con el pueblo español. Un año después, con motivo de los atentados de Londres el 7 de julio, la Guardia Real española tocó el God Save the Queen, devolviendo así el gesto británico y homenajeando a su pueblo.

Se sucedieron concentraciones silenciosas en rechazo por el atentado en las universidades españolas.

En toda España tuvieron lugar manifestaciones espontáneas, sobre todo contra ETA, en cuanto se dio a conocer la noticia del atentado, antes de la manifestación convocada por el Gobierno para el día siguiente a las 19.00.

La tarde del 11 de marzo el compositor luxemburgués Pierre Even escribió un "Agnus Dei, para las víctimas del 11 de marzo de 2004 en Madrid" para voz aguda y órgano.

Esta manifestación, convocada por el gobierno, fue probablemente la protesta más multitudinaria de la historia de España junto con la realizada tras el intento de golpe de Estado del 23-F, la manifestación de repulsa tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco o las manifestaciones contra la guerra de Iraq. Durante la manifestación del viernes 12 ya se hicieron sentir muchas de las divergencias.

El 12 de marzo, tuvieron lugar concentraciones contra el terrorismo a las 12.00. La mayor parte de los comercios cerraron a las 18.30, y colgaron banderas de España con un lazo negro o carteles para expresar solidaridad hacia las víctimas.

A las 19.00, 2,3 millones de personas se manifestaron en Madrid (población de 4 millones) bajo una lluvia intensa, gritando "todos íbamos en ese tren", "no estamos todos: faltan 200", "España unida jamás será vencida", "ETA no!", "Al-Qaeda no!" o "Asesinos, asesinos". En un principio la manifestación iba a tener lugar entre la plaza de Colón y Atocha, de hecho se llenaron también las calles adyacentes. De forma poética, se decía que no llovía en Madrid, sino que Madrid lloraba. El Príncipe Felipe y las Infantas Elena y Cristina de Borbón se unieron a la manifestación, siendo ésta la primera vez en la historia que un miembro de la familia real española lo hace. El cardenal Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, también se manifestó por primera vez. También estuvieron allí el Presidente del Gobierno José María Aznar, el Presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, el Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi, el Primer Ministro portugués José Manuel Durão Barroso y el Primer Ministro francés Jean-Pierre Raffarin, así como los ministros de Exteriores alemán, sueco y marroquí.

Nueve millones de personas se manifestaron en otras ciudades españolas, con lo que en total fueron 11,4 millones los manifestantes en toda España. En Barcelona se manifestaron 1,5 millones, con el lema Avui jo també sóc madrileny (Hoy también soy madrileño). Es especialmente significativo que en varias ciudades, el número de manifestantes superó la población normal de las mismas, como ocurrió en Cádiz (140.000 habitantes; 350.000 manifestantes).

El lema de la manifestación fue "Con las víctimas, con la Constitución, por la derrota del terrorismo". La parte de "con la Constitución" fue muy protestada por la oposición, ya que, dados los debates políticos que hubo en España en meses anteriores, se podía intuir una condena implícita a ETA más que al terrorismo en general y un apoyo al Gobierno del PP, que había rechazado reformar la Constitución mientras que otros partidos habían propuesto diversas reformas.

Muchas pancartas condenaron expresamente a ETA y algunas, también, a dirigentes de partidos nacionalistas. Otras, sin embargo, condenaban el terrorismo y apoyaban la paz, o condenaban la violencia en general. Debido a la percepción de algunos de que el gobierno manipulaba la información para defender la hipótesis de que el atentado había sido provocado por ETA, hubo también pancartas de protesta contra el Partido Popular y contra la guerra en Iraq. Algunas pancartas expresaron un rechazo contra el lema oficial: "Barcelona con Madrid, Barcelona por la paz, la Constitución es otro tema" o "¿Qué pinta la Constitución aquí?".

A sólo dos días de las elecciones y con sospechas de que se había manipulado información, numerosos manifestantes exigían saber quién había sido el autor del atentado antes de votar. A gritos de "¿Quién ha sido?" o "¡El PP miente, queremos la verdad!" los manifestantes mostraron su indignación ante la supuesta ocultación de datos por parte del gobierno de José María Aznar.

También se produjeron manifestaciones en otras ciudades de Europa y América.

Ese sábado ya existían indicios, adelantados en algún caso por los medios de comunicación, que apuntaban cada vez con más fuerza a la autoría islámica; no obstante, el gobierno insistía en no descartar a ETA como la principal vía de investigación. También, diversos medios de comunicación extranjeros dan a la hipótesis del terrorismo islámico mayor relevancia que a la hipótesis de ETA. La mayoría de la población sabía ya que podía tratarse de un atentado de terroristas integristas islámicos. Partidos políticos de la oposición dudaban de la gestión informativa del Gobierno, miembros destacados del PSOE declaraban su temor a que el gobierno intentara aplazar la comunicación de esa conclusión inevitable hasta el lunes a fin de protegerse de la repercusión en los votantes, y se publica la declaración de Izquierda Unida, según la cual, el Gobierno, estaría manipulando la información para evitar que se le relacionara con la guerra de Irak.

El diario Mundo publica una entrevista en profundidad con el candidato del PP, Mariano Rajoy, en la que éste, dice tener la "convicción moral "de que ha sido ETA la autora de los atentados.

Posteriormente se sabría que a las 13h del mediodía, José Manuel García Varela, jefe de información de la Guardia Civil se reunió con el ministro Acebes y el secretario de Estado de Seguridad para informarles de las detenciones que estaban a punto de producirse.

A las 13:45 se produce el asesinato de Ángel Berrueta en Pamplona por parte de un policía nacional, que estaba fuera de servicio, y su hijo, tras una discusión política de la mujer del policía, en que había intentado forzarle a poner un cartel contra ETA en su panadería. Esto produjo incidentes en Pamplona y en otras ciudades vascas.

Al mediodía, el portavoz del Gobierno, Eduardo Zaplana, insiste en que ETA es la principal línea de investigación. La SER y los medios del grupo PRISA, contradiciendo al portavoz del gobierno, informa que según el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) la investigación se centra un 99% en grupos islámicos radicales. Y posteriormente, con los cinco detenidos ya en la comisaría de Canillas, el director del CNI desmiente a La SER asegurando que la principal vía de investigación sigue siendo ETA.

En este ambiente de confusión, se inician cadenas de SMS y llamamientos desde foros de Internet para concentrase ante las sedes de PP.

A las 18.00 de la tarde comienzan a concentrarse miles de personas frente a las sedes de PP. Los eslóganes que se corearon fueron, mayoritariamente, del tipo: “¡Qué nos digan la Verdad!”, “¡Mentirosos!”, “¡Antes de votar, queremos saber!”, “¡Aznar, tú lo sabes!”, pero también se pudieron escuchar otros que relacionaban al gobierno Aznar con la guerra de Irak.

La SER, a las 18.30, informa: “La noticia está en la calle Génova de Madrid frente a la sede del PP donde cientos de personas se están manifestando de forma espontánea. Son 3.000 o 4.000 personas…”. CNN+ y TV3 emitieron imágenes de las concentraciones.

Mariano Rajoy, candidato del PP a la presidencia, calificó las manifestaciones de "hechos gravemente antidemocráticos que tienen por objetivo influir y coaccionar la voluntad del electorado en el día de reflexión". El Partido Popular lo denunció ante la Junta Electoral Central, ya que el día antes de las elecciones es día de reflexión, y por tanto, no se permite ningún pronunciamiento partidista por parte de los políticos ni manifestaciones o anuncios que pidan el voto. La Junta Central Electoral (JCE) declaró ilegales esas manifestaciones el día posterior, pasando las actuaciones a la Fiscalía del Estado sin que ésta llegara a actuar contra nadie.

Inmediatamente después de las declaraciones de Mariano Rajoy, compareció ante la opinión pública el entonces portavoz del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, manifestando: “Los ciudadanos españoles se merecen un gobierno que no les mienta, que les diga siempre la Verdad.” Así como: "Dirigirnos, de forma especial, a los ciudadanos para que mantengan la serenidad que han venido mostrando estos últimos días".

Las concentraciones se produjeron, también, en otras ciudades; en el caso de Madrid, los manifestantes se desplazaron, posteriormente, a la Puerta del Sol y Atocha. En Barcelona, una marcha de 150 personas, que empezó a las 19.40 en la rambla de Canaletas, creció en número hasta 3.000 personas antes de convertirse en manifestación en la Plaza de Sant Jaume. Miles de manifestantes se concentraron ante la sede del PP de esa misma ciudad. Existieron manifestaciones similares en otras ciudades como Santiago de Compostela, Sevilla o Valencia. Esa noche se produjeron caceroladas en varias ciudades y, en casos, estuvieron acompañadas por el claxon de los coches. Avanzada la noche los manifestantes se fueron disolviendo sin que puedan reseñarse actos de violencia.

Radiotelevisión Española, la televisión pública, mantuvo en su programación a Cine de Barrio para posteriormente proseguir, ya en horario de máxima audiencia, con la emisión de la película "Asesinato en febrero", que trata sobre el asesinato por ETA del diputado autonómico vasco Fernando Buesa y de su escolta.

Al día siguiente, el domingo 14, día de las elecciones, la prensa se hizo eco de estas manifestaciones. El diario ABC salía a la calle con el titular: “El Gobierno y el PP acusan al PSOE de alentar el acoso a sus sedes en toda España”, El diario El Mundo, en su editorial, acusa al grupo PRISA (editor de El País y propietario de la Cadena SER y CNN) de estimular a los manifestantes, y El País, también en su editorial, manifiesta: “Carece de justificación, y supone ir en la peor de las direcciones, acusar al gobierno de los atentados, como gritaban ayer algunas de las personas que se manifestaron irresponsable e indebidamente, en la jornada de reflexión, ante la sede central del PP".

Se celebran las elecciones generales. Desde diversos medios de comunicación se anima a los ciudadanos a votar en las urnas para que "los terroristas no coarten la democracia".

Entre los incidentes de la jornada, destacan las críticas que se dirigieron a Aznar por parte de detractores cuando acudió a votar a su colegio electoral junto a su esposa, Ana Botella, y que le responsabilizaban de los atentados. Ésta no pudo evitar las lágrimas. En el mismo momento también se escucharon vítores de partidarios del entonces presidente del Gobierno.

El escrutinio otorgó la victoria al PSOE en unas elecciones marcadas por la mayor participación en número de votantes de España (unos 25 millones), aunque en porcentaje no fue el mayor (rozó el 78%). Otro efecto importante en estas elecciones fue la polarización del voto, acumulando los dos grandes partidos, PSOE (10.909.687) y PP (9.630.512) el 82% de todos los votos emitidos.

Tras los atentados, se creó la Oficina de Atención a las Víctimas. Un año después, ésta había indemnizado a 851 víctimas por un total de 44.219 millones de euros. También concedió 449 tarjetas de residencia a víctimas y 451 a sus familiares, de los 2.590 que las solicitaron.

Por su parte, la Comisaría General de Extranjería y Documentación recogió hasta el 1 de mayo de 2004, 1.209 solicitudes de nacionalidad, que remitió a la Dirección General de los Registros y del Notariado.

La mayoría de familiares y víctimas de dichos atentados se unió a la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo que presidiría Pilar Manjón. Meses más tarde se fundó la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M presidida por Ángeles Domínguez a la que se unieron algunas víctimas afines a la de Francisco José Alcaraz quien presidía la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) asociación a la cual también acudieron unos pocos afectados. La asociación de Manjón insistió en la responsabilidad de José María Aznar y de su gobierno, por haber implicado a España en la Guerra de Iraq .

Zapatero nombró a Gregorio Peces-Barba (ex Presidente del Congreso de los Diputados, rector de la Universidad Carlos III y militante del PSOE) como Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo.

Mientras en democracias más antiguas como Estados Unidos y Gran Bretaña, atentados similares (11-S y 7-J, respectivamente) no produjeron apenas fractura social, sino que unieron a la sociedad civil en torno a sus instituciones, en España tuvo lugar el cenit de la tensión social y política que se había ido incrementando durante la segunda legislatura de Aznar (Véase VII Legislatura de España).

Este fenómeno, denominado "agrupamiento tras la bandera", no se produjo en el caso español, debido entre otros factores, y según los expertos en terrorismo, a la mala gestión de la crisis llevada a cabo por el entonces presidente José Mª Aznar (mala gestión demostrada también en otras emergencias a que tuvo que hacer frente, como el accidente del Prestige o del Yakolev 42).

Tras los atentados se rompió de facto el Pacto Antiterrorista que el PP y el PSOE habían firmado, pues éste prohibía expresamente el uso electoralista de los atentados. El PSOE acusó entonces al PP de mentir y manipular, mientras que el PP lo acusaría a su vez de instigar y participar en las manifestaciones contra las sedes y miembros del PP.

En lo que sí parece coincidir todos los análisis es que los atentados actuaron como revulsivo entre muchos de los indecisos y entre ciudadanos tradicionalmente abstencionistas, aunque más cercanos a la izquierda, que ese día acudieron masivamente a las urnas incrementando la participación por encima de toda previsión, provocando la victoria clara del PSOE.

La veracidad de una u otra hipótesis resulta imposible de probar dado que no existe manera de saber cuales hubiesen sido exactamente los resultados de no haberse producido los atentados. Lo cierto es que en los últimos sondeos previos presentados el sábado anterior daban una victoria justa para el PP con pérdida de mayoría absoluta pero asimismo arrojaban otra duda ya que se apreciaba de nuevo un cierto crecimiento en el voto al PSOE. Resulta imposible de medir en qué medida se disparó esa tendencia a partir del jueves ya que la última semana antes de las elecciones España tiene prohibida por ley la realización de sondeos electorales.

Sin embargo es sabido que todos los atentados terroristas cometidos a lo largo de la historia tienen una componente de arma política.

El asesinato del archiduque Francisco Fernando (1914), heredero del imperio Austro-Húngaro por el grupo terrorista serbio la mano negra, el de Carrero Blanco (1973) por ETA, los atentados de ETA en las proximidades de elecciones territoriales (1998) o nacionales (2000) o los atentados en Iraq en la jornada de elecciones (2005) son algunos de los ejemplos más claros en los que los terroristas buscaban efectos políticos. En ciertas ocasiones los consiguieron y en otras consiguieron justo el efecto contrario al buscado.

En el caso del 11-M el atentado se produjo tres jornadas antes de las elecciones nacionales del 14 de marzo, buscando posiblemente influenciar el resultado de las mismas.

Aunque es difícil asegurar cual fue el efecto conseguido por los atentados, pueden servir como indicador del mismo las encuestas encargadas por los medios de comunicación la semana anterior. Todas ellas daban como ganador al PP variando solo en el porcentaje de personas (de un 59% a un 70%) que opinaban que ganaría este partido (frente a un 6-12 % de personas que pensaban que vencería el PSOE). Las encuestas posteriores al 14-M indicaban que el 64% de las personas creían que "el PSOE no hubiera ganado las elecciones si no hubieran tenido lugar los acontecimientos del 11-M" (frente a un 23% que opinaban lo contrario).

La diferencia entre los partidos mayoritarios había ido experimentando un sostenido descenso a medida que se acercaba el día de las elecciones. En los primeros días de marzo estaba cifrada en aproximadamente 5 puntos a favor del PP. Sin embargo, había encuestas que reducían esta ventaja a apenas 2,5 puntos. obteniendo finalmente el PSOE una diferencia de 7 puntos en el resultado de las elecciones, un 12% de diferencia frente a las previsiones. Nunca se había dado una diferencia tan grande entre las encuestas y el resultado final.

Otro indicador útil podría ser el voto por correo, emitido antes de los atentados. Esos votos daban como vencedor al PP (44,9%) frente al PSOE (36,1%), con datos muy similares a las encuestas previas a los atentados citadas.

El número de votantes en esas elecciones fue el más alto de la historia de la democracia española (con 25 millones) en número, pero no en el porcentaje de votantes (74%) que participaron en las mismas con respecto al censo electoral total (1977 - 78%, 1982 - 78%, 1993 - 76%, 1996 - 78%). Un porcentaje tan elevado solo se da en condiciones de lo que se ha dado en llamar vuelco electoral o deseo de cambio.

Otra influencia importante de los atentados en las elecciones fue el del llamamiento del "voto útil" que provocó la polarización más importante en unas elecciones nacionales. De hecho el 82% de los votos se repartieron entre el PSOE (10.909.687) y el PP (9.630.512). El total de los otros partidos sumaron 3.827.501 votos. El PSOE logró el mayor número de votos jamás logrado en unas elecciones nacionales, y aun así no obtuvo la mayoría absoluta debido al gran número de votos obtenido por el PP.

Todas ellas son necesarias para conseguir el efecto que se produjo en las elecciones.

Las investigaciones sobre los atentados permanecen abiertas y son actualmente dirigidas por el juez Eloy Velasco que ha sustituido a Juan del Olmo, al frente del Juzgado Central de Instrucción número 6. Continúan instruyéndose cinco diligencias separadas relacionadas con el Sumario 20/2004, ya concluido. Moutaz Almallah Dabas, ha sido el primer procesado tras el primer juicio con ocasión de los atentados. Asimismo, se espera que Abdelilah Hriz, Hicham Ahmmidan y Saad Huseini sean juzgados en los próximos meses en Marruecos por su presunta relación con los ataques.

Permanecen huidos Amer Azizi, Mohamed Belhadj, Said Berraj, Mohamed Afalah y Daoud Ouhnane. La investigación estima, no obstante, que alguno de los citados podría haber muerto en Iraq. Además, cinco perfiles genéticos "especialmente relevantes" permanecen aún sin identificar.

El martes 10 de abril de 2006 el magistrado de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, concluye que el atentado fue inspirado pero no ejecutado por la red Al-Qaeda justificando la acción en la participación española en la Guerra de Iraq.

Tras más de dos años de investigaciones, el auto de procesamiento incluyó finalmente a 29 de los 116 imputados en la causa. Jamal Zougam y Abdelmajid Bouchar fueron procesados por 191 asesinatos terroristas, 1.755 en grado de tentativa, 4 delitos de estragos terroristas y por pertenencia a organización terrorista. Bouchar, sería, no obstante, condenado finalmente sólo por integración en banda armada, organización o grupo terrorista y por tenencia o depósito de sustancias explosivas.

Nueve españoles fueron procesados por su vinculación a la denominada por los medios de comunicación 'trama asturiana', que habría suministrado los explosivos, y que estaría encabezada por el ex minero José Emilio Suárez Trashorras. Finalmente, sólo serían condenados el citado Suárez Trashorras; Antonio Toro Castro por tráfico de explosivos; y Sergio Álvarez y Antonio Iván Reis Palicio por transporte de explosivos. A los que habría que sumar la condena de Gabriel Montoya Vidal, en un proceso independiente, por un delito de suministro de explosivos a grupo terrorista.

Rabei Osman 'Mohamed El Egipcio', Hassan el Haski y 'Youssef Belhadj, considerados los ideólogos del atentado, fueron procesados por conspiración para delito terrorista. La sentencia condenó a los dos últimos a 15 (rebajada a 14 en casación) y 12 años de cárcel respectivamente por pertenencia a banda armada, el primero en condición de dirigente. En cambio, Rabei Osman 'Mohamed El Egipcio', que ya cumplía condena en Italia por el mismo delito, fue absuelto en aplicación del principio non bis in idem). A todos ellos se les exculpó de la participación directa en el atentado.

El 20 de septiembre de 2008 se hizo público el auto de procesamiento contra Moutaz Almallah Dabas, por colaboración con organización terrorista. Almallah Dabas, sirio nacionalizado español, fue detenido en Londres el 18 de marzo de 2005 y entregado por la justicia británica en marzo de 2007.

El auto de procesamiento, dictado por el Magistrado Eloy Velasco, señala que que la colaboración de Moutaz se produjo con el "entramado terrorista en la banda comandada por Serhane 'El Tunecino', y que de seguro influyó en el posterior entramado que concluyó en el atentado del 11-M y posteriores suicidios de Leganés".

Los nombrados, sobre las 21 horas del día 3 de abril de 2004, ante la inminencia de su detención por la policía, que les tenía cercados en la vivienda que ocupaban en la calle Martín Gaite núm. 40, piso 1º A, de Leganés, decidieron suicidarse detonando varias cargas de dinamita de la marca Goma 2 ECO que, además de causarles la muerte a ellos, mataron al subinspector del Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía don Francisco Javier Torronteras.

La sentencia absolvió a siete de los 29 procesados, otro más fue exculpado durante el juicio oral, condenando a penas de miles de años de prisión a Otman El Gnanoui (42.919), Jamal Zougam (42.917) y José Emilio Suárez Trashorras (34.715).

La sala no halló pruebas, sin embargo, para condenar como autores intelectuales (autores de un delito de conspiración para delito terrorista) a ninguno de los tres procesados a los que la Fiscalía atribuía esta condición: Rabei Osman El Sayed, "Mohamed el Egipcio", Hassan El Haski y Youssef Belhadj.

La sentencia avala la instrucción de Juzgado de Instrucción y descarta la participación de ETA en los ataques. En relación con el explosivo empleado, el Tribunal determinó que "toda o gran parte de la dinamita de los artefactos que explosionaron en los trenes el día 11 de marzo y toda la que fue detonada en el piso de Leganés, más la hallada en el desescombro posterior, procedía de mina Conchita". "(...)El explosivo utilizado por los terroristas fue, en todos los casos, dinamita plástica "tipo goma". La Audiencia no entra a valorar las motivaciones del atentado, o la posible incidencia de la participación de España en la Guerra de Iraq o Afganistán.

La sentencia 65/2007 fue impugnada por el Ministerio Fiscal, dos asociaciones de víctimas y por particulares. Estos recursos fueron revisados por el Tribunal Supremo en vistas celebradas los días 30 de junio de 2008, 1 y 2 de julio del mismo año, dictando sentencia el día 17 de julio de ese año. En esa sentencia se recoge que, aunque la reivindicación de la autoría de los atentados presenta una dependencia ideológica respecto de Al Qaeda, no aparece relación alguna con otros grupos o dirigentes de esa organización, por lo que se considera que esa célula no dependía de ningún grupo terrorista pudiendo ser identificada, a efectos penales, como grupo terrorista independiente.

Sobre otros acusados, entre los que se citan a Hassan El Haski y Youssef Belhadj, que fueron condenados en primera instancia por su pertenencia a "otras organizaciones terroristas, también dentro de la órbita ideológico-religiosa de Al Qaeda", el Tribunal no considera acreditada ninguna relación con los atentados del 11 de marzo de 2004 ni con las actividades de los ocupantes del piso de Leganés.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ratificó las condenas de Otman El Gnanoui (42.922 años de prisión), Jamal Zougam (42.922 años), José Emilio Suárez Trashorras (34.715 años y seis meses de prisión), Abdelmajid Bouchar (18 años), Rachid Aglif (18 años), Hassan El Haski (14 años), Youssef Belhadj (12 años), Hamid Ahmidan (12 años), Fouad El Morabit (12 años), Mohamed Bouharrat (12 años), Saed El Harrak (12 años), Rafa Zouhier (10 años), Mohamed Larbi Ben Sellam (9 años), Sergio Álvarez (3 años), Antonio Iván Reis Palicio (3 años), Mamoud Slimane Aoun (2 años) y Nasreddine Bousbaa (2 años).

Decidió, en cambio, absolver a Basel Ghalyoun y Mouhanad Almallah Dabbas (que habían sido condenados por la Audiencia Nacional a 12 años), a Abdelillah El Fadual El Akil (que había sido condenado en primera instancia a 9 años) y a Raúl González (que había sido condenado a 5).

Por el contrario, condenó a Antonio Toro Castro (4 años de prisión) como autor de un delito de tráfico de explosivos.

Asimismo, el Tribunal Supremo acordó mantener las absoluciones de Rabei Osman El Sayed alias "Mohamed El Egipcio", Emilio Llano, Iván Granados, Javier González Díaz, Carmen Toro, Mohamed Moussaten y Brahim Moussaten.

Al principio



Jon Juaristi

Jon Juaristi Linacero (Bilbao, 1951) es un poeta, novelista, ensayista y traductor español en euskera y castellano.

Nacido en Bilbao, hijo de un empresario de clase media, es el mayor de siete hermanos en el seno de una familia nacionalista vasca. Estudió en el colegio San Nicolás de Bilbao donde se creó la primera ikastola en la década de 1950 y, tras el cambio de residencia por motivos de trabajo de su padre, estudió en el primer colegio del Opus Dei en Lejona (Vizcaya). A los 11 años comienza a estudiar euskera por iniciativa propia, ya que en su casa no se hablaba y con 13 años se separa de su familia y empieza a vivir con sus abuelos paternos.

A los 16 años se incorpora a ETA por influencia de su primo, que formaba parte de un comando de ayuda a los liberados de la organización y tras leer el libro Vasconia: análisis dialéctico de una nacionalidad, de Federico Krutwig.

Durante su adolescencia, a finales de los años sesenta, militó en una incipiente ETA, donde su acción más reseñable fue poner en contacto a ETA con los círculos carlistas enfrentados al régimen de Franco a causa de la expulsión del pretendiente Carlos Hugo de Borbón-Parma. Ya en la Universidad, se integró en una escisión obrerista (no nacionalista) y minoritaria de ETA, denominada ETA VI Asamblea, que fue el germen de la rama vasca que en 1973 se fusionaría con la trotskista LCR. Fichado por la policía, abandona su ciudad natal para estudiar Filología Románica en Sevilla, regresando posteriormente a la Universidad de Deusto donde se doctoró. En Deusto fue expulsado en 1972 "por alborotador" siendo readmitido al año siguiente. En esa época pasó algunos periodos en la cárcel por "hechos leves", y fue condenado por el Tribunal de Orden Público.

En 1974 abandona la LCR y la militancia en la extrema izquierda, renunciando casi por completo a la actividad política. Da comienzo entonces su actividad profesional primero como profesor de ikastola y posteriormente, en 1977, como profesor de instituto.

Ya en 1980, y desde posiciones ajenas al nacionalismo de su adolescencia, se afilió al Partido Comunista de España (PCE) en el momento en que estaba en pleno proceso de unificación con Euskadiko Ezkerra, que daría lugar a un nuevo grupo socialdemócrata que rechazaba activamente la violencia. Lo abandonó en 1986, decepcionado al no pactar EE con los socialistas tras las elecciones autonómicas de 1986. En 1987 ingresó en el Partido Socialista Obrero Español, según sus propias palabras, por "imperativos éticos", habiendo declarado en sus memorias que el hecho concreto que le llevó a afiliarse fue un gesto testimonial a causa del atentado de un grupúsculo abertzale, el comando Mendeku, contra la Casa del Pueblo del PSOE de Portugalete, en la que murieron abrasados varios militantes socialistas.

Posee la Medalla al Mérito Constitucional y la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio. Actualmente reside en Madrid.

Su firme toma de postura frente al terrorismo y el apoyo a las víctimas de ETA le llevó a implicarse en la formación del Foro de Ermua en 1997, creado a raíz del secuestro y posterior asesinato del concejal del Partido Popular en Ermua Miguel Ángel Blanco. Según él mismo recuerda, desde esta época y tras los diferentes vaivenes políticos sufridos, no le quedaba "ni una gota de progresismo en el cuerpo". En la última década se ha autodefinido en diferentes entrevistas a medios de comunicación como un "nacionalista español". Desde finales de los ochenta y debido tanto a sus duras críticas al terrorismo vasco como a su apoyo al movimiento ¡Basta Ya! y el Foro de Ermua vive amenazado por ETA. A finales de 1999, tras el anuncio de ETA de que daba por finalizado la tregua, y advertido de la seriedad de las amenazas en contra suya, decidió dejar su puesto en la Universidad y abandonar definitivamente el País Vasco.

En sus numerosos artículos de prensa y ensayos ha criticado el etnicismo y la invención y manipulación de mitos que a su entender forma parte del discurso identitario nacionalista, en particular del nacionalismo vasco.

Sus detractores le acusan de volubilidad en sus posicionamientos políticos, de fragilidad en sus compromisos y de un cierto mesianismo ético-político. También se han atribuido errores a sus relatos históricos. Sus defensores alaban su erudición, su compromiso moral y su rigor intelectual.

Manifiesta hablar seis idiomas y leer algunos más. En el último lustro, convertido al judaísmo, dedica una parte de sus artículos a la crítica de la judeofobia (en la que incluye el llamado antisionismo) y a la defensa del derecho a la existencia del Estado de Israel.

Juaristi ocupó la cátedra de Filología Española en la Universidad del País Vasco, la Rey Juan Carlos I en la New York University, y ha sido profesor titular de la Cátedra de Pensamiento Contemporáneo de la Fundación Cañada Blanch en la Universidad de Valencia. También ha trabajado como docente e investigador en Austin (Estados Unidos) y en el Colegio de México en 1985 y 1986. Dirigió la Biblioteca Nacional de España (2001-2004), cargo que abandonó para dirigir el Instituto Cervantes hasta su relevo, tras el triunfo socialista del 14 de marzo de 2004. Desde 2005, es catedrático de Literatura Española en la Universidad de Alcalá de Henares. El 8 de enero de 2009 fue nombrado director general de Universidades e Investigación de la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de Madrid.

La labor de investigación de Jon Juaristi abarca diversos campos: formación histórica de las identidades colectivas, historia literaria, literatura de tradición oral, etc.

Su lírica está influida por la obra del poeta euskérico y gran amigo Gabriel Aresti y la de los escritores vascos en castellano Miguel de Unamuno y Blas de Otero, así como por la ironía del poeta y ensayista anglonorteamericano Wystan H. Auden. Cultiva un deliberado prosaísmo culturalista dentro de la llamada poesía de la experiencia o Nueva sentimentalidad, corriente en la que figura como uno de sus miembros más individualistas. Evoca con frecuencia la época del Bilbao de su infancia y juventud, y el tono de sus poemas resulta desencantado, amargo, urbano e inteligente. Formalmente, recurre a la intertextualidad, la ironía, el prosaísmo de un léxico cotidianísimo y los juegos de palabras (paronomasias, calambures). Alterna el estrofismo clásico con el verso blanco o libre, buscando siempre una enunciación quebrada y conversacional.

En sus ensayos es tema habitual el análisis, desde una perspectiva psicológica y sociológica inspirada en Carl Gustav Jung y Léon Poliakov, de la raíz histórica y mítica de los nacionalismos europeos, y particularmente del nacionalismo vasco. Son frecuentes en estos textos las incursiones filológicas, así como las referencias y anécdotas sobre autores, temas y obras del ocultismo que suele citar con distanciamiento e ironía.

Al principio



Asociación Víctimas del Terrorismo

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) es una asociación española formada en 1981 por víctimas de atentados terroristas. Sus miembros incluyen a heridos y a familiares de víctimas de atentados de la banda terrorista ETA, del GRAPO, del IRA y de Al Qaeda. La organización atiende a más de 6.000 personas.

Su objetivo principal es auxiliar y apoyar a todas las víctimas del terrorismo, así como sensibilizar sobre sus problemas y posturas a la sociedad española. Ha sido destacado su papel en la consecución de importantes medidas que han permitido mejorar sustancialmente la situación de las víctimas españolas.

Los socios que aglutina la AVT son heridos que han sobrevivido a los atentados, o en caso de muerte, su viudo o viuda o los familiares más inmediatos en el supuesto de que la víctima fuese soltero: padres, hermanos, etc.

Actualmente, la AVT ayuda a más de 6.000 personas. Para atender mejor las necesidades de las víctimas, dado el incremento de asociados, la asociación dispone de delegaciones territoriales en Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Comunidad Valenciana, Navarra y País Vasco.

Respecto al número de afiliados, algunos citan unos 3000 afiliados de 18.000 censados en España como víctimas del terrorismo , mientras que desde la propia Asociación , declaran tener como miembros, al 90 % de las víctimas de terrorismo asociadas (compatible con la primera cifra, ya que no todas las víctimas están asociadas). En cualquier caso, estas cifras la conviertirían en la asociación de víctimas del terrorismo más importante de España y una de las más numerosas del mundo.

A finales del 2002, miembros de la AVT, habrían participado en la fundación de otras asociaciones de víctimas, como la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) presidida por Santos Santamaría.

Su actual presidente es Juan Antonio García Casquero, con Ángeles Pedraza como vicepresidenta y Carmen Miranda como secretaria general.

La asociación fue constituida en el año 1981 por víctimas y familiares de víctimas de atentados de ETA.

Durante toda la legislatura 2004-2008, la AVT se ha opuesto a las medidas del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en materia antiterrorista, en especial al proceso fallido de negociación con la banda terrorista ETA. La AVT insiste también en el cumplimiento íntegro de las penas de los condenados por terrorismo, y la negativa a cualquier tipo de diálogo o negociación con la banda terrorista ETA. Debido a estas posturas, la AVT ha recibido la crítica de varios partidos políticos de izquierda y nacionalistas. La propia Asociación 11-M Afectados del Terrorismo acusa a la AVT de querer arrogarse la representación de las víctimas en materia antiterrorista. Se les acusa también de obedecer a los dictados del PP debido al apoyo que les presta este partido en sus denuncias y protestas, señalando por ejemplo que cuando José María Aznar intentó pactar un final dialogado con la banda, tras una tregua anunciada por ETA en 1998, no levantaron las mismas críticas.

Desde dichos sectores críticos con la AVT también se critica su empeño, según ellos, en sembrar la duda sobre la autoría de los atentados del 11M, algo que la AVT argumenta como petición de que se aclaren al máximo las circunstancias de dichos atentados. Las acusaciones desde la izquierda hacia la AVT se basan también en el posicionamiento político que la Asociación ha manifestado ante temas políticos concretos, como su defensa de la unidad de España y la asistencia y apoyo de partidos de extrema derecha en sus manifestaciones, con la exhibición por parte de éstos de símbolos franquistas, sin que jamás haya mostrado rechazo alguno a sus presencia, hecho que reprochan a la AVT sus detractores.

El 12 de junio de 2004 fue elegido presidente de la AVT Francisco José Alcaraz y vicepresidenta María Jesús Gónzalez (madre de Irene Villa), siendo reelegido el el cargo de presidente el 13 de mayo de 2006. Desde el acceso al cargo de Francisco José Alcaraz, se la ha acusado de estar alineada con la política del Partido Popular.

En abril de 2008 Francisco José Alcaraz dimitió del cargo alegando "motivos personales" después de cuatro años de enfrentamientos con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dando proceso a la renovación de toda la Junta Directiva, formada por él, Gabriel Moris, Carmen Miranda, Ana María Carro y Carlos Ábalos.

El 19 de abril de 2008 fue elegido como nuevo presidente de la AVT Juan Antonio García Casquero (víctima el 24 de mayo de 1992 de un atentado de la banda terrorista ETA al hacer estallar un coche bomba contra una patrulla de la Policía Nacional que se dirigía al Estadio Vicente Calderón, resultando heridos dos civiles y siete policías, asociándose a la AVT el García 6 de noviembre de 1992), como vicepresidenta Ángeles Pedraza (cuya hija Miriam fue asesinada en los brutales atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid), como secretaria general Carmen Miranda (mujer de Ramón Carlos Navia, capitán artillería del Ejército de Tierra, asesinado por ETA, el 6 de febrero de 1992, en un atentado contra una furgoneta militar en la plaza de la Cruz Verde de Madrid, en el que murieron otras cuatro personas y doce resultaron heridas), y como miembros de la junta Antonio Muñoz (víctima de un coche bomba de ETA el 19 de agosto de 1988 en Guipúzcoa en el que resultaron heridos cinco guardias civiles y un civil) y Manuela Lancharro (hermana de Antonio Lancharro, guardia civil asesinado por ETA el 14 de julio de 1986 en la Plaza de la República Dominicana de Madrid, en el que murieron otros 11 guardias civiles y resultaron heridas 77 personas, y perpetrado por Iñaki de Juana Chaos).

De ellos, la única que pertenecía a la anterior Junta Directiva es Carmen Miranda.

La Asociación recibe subvenciones anuales de los Ministerios de Trabajo y Asuntos Sociales, y de Defensa, de la Comunidad de Madrid, de la Obra Social de Caja de Madrid, y desde su creación, de la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT). Además, la AVT cuenta con las subvenciones que cada tres años ha venido concediendo el Ministerio del Interior.

Otras ayudas provienen de donativos de instituciones como ayuntamientos y diputaciones, entidades privadas, y particulares.

La AVT, ha protestado por las cantidades que, afirman, reciben las otras asociaciones de víctimas. y a su vez, otras asociaciones han denunciado que la AVT percibe superiores cantidades concedidas "a dedo", por ejemplo, por la Comunidad de Madrid.

El 22 de enero de 2005, una manifestación convocada por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) con el lema Por la memoria, dignidad y justicia de las víctimas deriva en críticas e insultos a una hipotética negociación del Gobierno con ETA. Tras la misma, el ministro de Defensa, José Bono, que había asistido a la manifestación, denunció haber sido agredido, lo que se tradujo en la detención de dos militantes del Partido Popular por haber participado supuestamente en la agresión, un hecho que derivó en una gran polémica política, mediática y judicial (el conocido como «caso Bono»).

El 4 de junio de 2005, convocó una manifestación en Madrid a la que acudieron 250.000 personas (según Policía Nacional) y 850.000 (según la Policía Municipal de Madrid), siendo una de las manifestaciones más numerosas realizadas. A la convocatoria sólo se sumó el Partido Popular. La AVT y el PP acusaron al gobierno de romper el Pacto Antiterrorista. Se le criticó la iniciativa presentada en el Congreso de los Diputados de dialogar con ETA siempre y cuando la banda se comprometa a dejar las armas. Desde el gobierno se criticó el hecho de que no se respetase uno de los puntos del propio pacto, que establecía que es responsabilidad del gobierno dirigir la política antiterrorista.

El 21 de septiembre, Zapatero se reunió con la AVT y otras cinco asociaciones de víctimas del terrorismo de ámbito autonómico. Allí, José Alcaraz rechazó el diálogo con ETA y el cierre de la comisión parlamentaria que investiga el 11-M. Ese mismo mes, la AVT denunció que el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, había denegado la subvención correspondiente a la asignación tributaria del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. No obstante, el ministro denegó esta imputación, indicando que la AVT recibiría del IRPF ayudas "iguales" a su media histórica. Algunos medios conservadores como la revista Época o la cadena radiofónica COPE abrieron cuestaciones para que la AVT pudiese mantener los ingresos que el gobierno supuestamente le negaba.

El 25 de febrero de 2006, convoca una manifestación en Madrid bajo el lema "en mi nombre no" para pedir al gobierno que no negocie con los terroristas y que sí debe haber vencedores (los españoles) y vencidos (los terroristas), en referencia a una declaración aprobada por el Parlamento Vasco que pide "un final sin vencedores ni vencidos". Según la Delegación del Gobierno en Madrid acudieron 110.000 personas, 1.400.000 según Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid y 1.750.000 según los convocantes.

El 10 de junio de 2006 la AVT vuelve a convocar una nueva manifestación de repulsa con la política antiterrorista del gobierno con los lemas "Queremos saber la verdad" y Negociación en mi nombre no el primero hacía referencia a las dudas que sobre la autoría aun mantiene dicha organización. Una buena parte de las pancartas y lemas coreados aludían a esta postura. Acuden 185.000 personas según el Manifestómetro, 200.000 personas según El País, 216.000 según El Mundo, 243.000 según la delegación del gobierno y en torno a un millón según la Comunidad de Madrid. Esta última cifra fue presentada sin información sobre la realización del conteo haciendo imposible contrastarla.

El 25 de noviembre de 2006 la AVT convoca de nuevo una manifestación en Madrid bajo el lema la rebelión cívica. Congrega a 130.000 personas según cálculos de la dirección general de la policía y facilitados por la delegación del gobierno. El País cifra la asistencia en 120.000 personas según cálculos propios. La Comunidad de Madrid por su parte da la cifra de 1.300.000 asistentes aunque nuevamente la Comunidad sigue sin ofrecer información contrastable sobre la realización del conteo.

El 31 de diciembre de 2006 tras el atentado de ETA en Barajas, la AVT convocó una manifestaciones en las que se registraron diversos incidentes ; hubo enfrentamientos con otras concentraciones de distinta ideología, una periodista de TVE debió ser escoltada de nuevo y se produjeron insultos y calumnias contra otros informadores, contra el Gobierno y contra el presidente Rodríguez Zapatero; tras la manifestación de Madrid, varios grupos de manifestantes se dirigieron a la sede del PSOE para pedir la dimisión del presidente del Gobierno. En Salamanca también se produjeron algunos incidentes.

Contra el grupo vasco Soziedad Alkoholika presentaron en el 2004 varias querellas ante la Audiencia Nacional, acusándoles de incumplir el artículo 578 del Código Penal que castiga con pena de uno o dos años de cárcel a quienes lleven a cabo el "enaltecimiento o justificación" del terrorismo, así como a los que lleven a cabo acciones que supongan "descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares".

La Audiencia Nacional finalmente dicto sentencia absolutoria para todos los miembros de Soziedad Alkoholika.

La AVT fue criticada por omitir, junto con el Mº Fiscal, la aportación una prueba incriminatoria esencial en el juicio por el secuestro de José María Aldaya, dando como resultado la absolución, por falta de pruebas del secuestrador Gregorio Vicario Setién.

Haciendo referencia a otra sentencia posterior en la que Vicario fue condenado, la AVT mostró su "preocupación" por la manera en que se está juzgando a los terroristas y alertó sobre el desconcierto "que supone considerar válidas las mismas pruebas en algunos casos y en otros no". El Tribunal por su parte consideró en esta segunda sentencia que, las pruebas aportadas eran totalmente diferentes, haciendo distinción entre las declaraciones testificales realizadas como coimputados y las realizadas por testigos ya sentenciados.

El 22 de enero de 2007 la AVT anunció que se querellaba contra Javier Marías y el diario El País por "falsa y un presunto delito de injurias", a raíz de la publicación de un artículo del escritor donde se lamentaba por la deriva de la AVT y por utilizar a la AVT como «"brazo manifestante" de la extrema derecha mediática», bajo la dirección de Alcaraz, su actual presidente, y acusaba a presuntos miembros que acudían a una concentración de la AVT (a los que tildó de "energúmenos" y de "guerracivilistas"), en la que se proferían gritos como «¡Hay que fusilar a Zapatero!¡Hay que fusilarlos a todos con una Parabellum!», de hostigar a personas en virtud de su pretendida ideología.

Al principio



Asociación 11-M Afectados del Terrorismo

La Asociación 11-M Afectados del Terrorismo es una asociación formada por víctimas o familiares de víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, aunque acepta también la figura del "asociado solidario", que no son víctimas directas del terrorismo. Su actual presidenta es Pilar Manjón, miembro del sindicato Comisiones Obreras (CCOO).

La asociación fue constituida en el 2004 por afectados (familiares y víctimas) de los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004 en Madrid que quisieron integrarse en una asociación y también por algunos afectados que no estaban satisfechos con el asesoramiento y apoyo recibido hasta el momento, acogiendo a un importante número de familiares y víctimas. Otros prefirieron afiliarse a la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) o, posteriormente, a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

La Asociación 11-M Afectados del Terrorismo ha recibido las críticas del PP y de sus medios afines, que la acusan de dejarse llevar por deseos de venganza contra Aznar y de obedecer a los dictados del PSOE. Por el contrario, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M pertenece a una esfera más próxima al PP y a las teorías de la conspiración del 11M defendidas desde la COPE y Libertad Digital. Comparativamente, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo tiene 1.035 víctimas de los atentados entre sus socios, la AVT cuenta con unos 300 socios víctimas del 11-M, mientras que la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M asegura tener unos 500 afiliados .

En marzo del 2005 la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo anuncia que va a emprender acciones judiciales contra el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, al no permitir éste la personación como acusación particular a un importante número de afectados por el atentado. Manjón afirmó después que su asociación era la única que podía demostrar que todos sus miembros eran víctimas reconocidas por el Estado, porque su libro de socios fue auditado para poder personarse como parte en el juicio del atentado del 11-M.

La asociación presidida por Pilar Manjón insistió en la responsabilidad de José María Aznar y de su gobierno por haber implicado a España en la Guerra de Irak, siendo los atentados del 11 de marzo de 2004 consecuencia directa de este hecho.

En septiembre de 2006 recibió en Zaragoza el premio anual a la "Entidad asociativa" que celebra anualmente la Fundación Lola Soler.

Desde este mismo mes de septiembre de 2006 es miembro fundador, junto con otras 19 asociaciones de todo el mundo, de la Red Internacional por la Paz (International Network for Peace ). La INP es una red global de organizaciones compuestas por personas que han perdido a sus seres queridos o han sido afectados directos de guerras, armas nucleares, terrorismo, genocidio, crimen organizado y violencia política. Su misión consiste en trabajar conjuntamente para romper las espirales de violencia y venganza, el compromiso de honrar las memorias de las víctimas y la dignidad de los supervivientes y tiene como tarea transformar el dolor y la pérdida de los afectados por violencia política en acciones por la paz.

La Asociación 11-M Afectados del Terrorismo actuó como acusación popular, independiente de otras acusaciones, en el Juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004 celebrado entre febrero y octubre de 2007 contra los 29 imputados por el atentado.

Desde su fundación la financiación pública de la asociación ha tenido un claro cariz político. Las distintas instancias de la administración le han dado o no subvenciones según el color del partido en el poder.

En marzo de 2006 la asociación denuncia la indiferencia que con ellos está teniendo la Comunidad de Madrid presidida por Esperanza Aguirre. Afirman que otras asociaciones, como la AVT o la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, sí han recibido subvenciones e incluso se las ha dotado de más y mejores medios mientras que a ellos se les ha ignorado por completo . La Comunidad Autónoma contesta diciendo que la Asociación de Pilar Manjón se ha visto favorecida por el Gobierno Central, beneficiándose del 71,4% de lo recaudado para las víctimas del 11-M, por el Organismo Nacional de Loterías entre sus trabajadores y administraciones asociadas (el resto fue a parar a la Fundación de Víctimas del Terrorismo, dependiente del Ministerio del Interior español) .

En diciembre de 2007, por cuarto año consecutivo, los presupuestos de la Comunidad de Madrid no incluyen subvenciones a la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo , pese a residir casi todos sus miembros en dicha comunidad. Como en años anteriores, la Comunidad de Madrid indica que "la Administración regional da subvenciones a todas las asociaciones de víctimas que han presentado proyectos pero cuando no se presentan proyectos y no hay ningún otro tipo de petición es imposible financiarlos". La Comunidad recoge en su presupuesto "todos los proyectos que se han presentado, sin distinción de que vayan dirigidos a víctimas de los atentados del 11 de marzo o de ETA".

Al principio



Terrorismo en España

Emblema de GRAPO

En España, a lo largo de su historia, multitud de individuos, organizaciones o el propio estado han utilizado el terrorismo con diferentes objetivos, causando cientos de víctimas mortales. ETA es el grupo organizado más antiguo de los que utilizan el terrorismo en la actualidad, y los atentados del 11 de marzo de 2004 han sido los mayores en la historia del país.

A partir de la década de 1890, el anarquismo español comenzó a utilizar el terrorismo, al que los anarquistas llamaban la "propaganda por el hecho".

El 12 de septiembre de 1948, anarquistas del MLE-CNT (Movimiento Libertario español-Confederación Nacional del Trabajo) exiliados en Francia realizaron un intento de asesinato contra Francisco Franco. Su plan consistía en arrojar bombas incendiarias y de fragmentación desde una avioneta, aprovechando la presencia de Franco en la Bahía de la Concha con motivo de las regatas de traineras disputadas en San Sebastián. El plan fue abortado ante la presencia de un grupo de cazas y dos buques de guerra con artillería antiaérea.

El primer atentado de ETA fue el asesinato de José Pardines Arcay agente la Guardia Civil en 1968.

Hasta el 30 de diciembre de 2006, cuando mató a sus últimas víctimas, dos ciudadanos ecuatorianos en el atentado de la T4 de Barajas, ha causado 873 víctimas mortales, ocurridas tanto durante la dictadura como durante la democracia.

Los objetivos de ETA son amplios, incluyendo a militares, policías, políticos, periodistas, empresarios, etc., y aunque nunca ha reconocido su intención de provocar atentados indiscriminados, lo que ellos atribuyen a "errores de cálculo", han provocado verdaderas matanzas como fue el caso de Hipercor.

En 1975, con el asesinato de cuatro Guardias Civiles en Madrid, los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO), se convierten en el segundo grupo terrorista activo en España (si descontamos a grupos menores como los Grupos de Acción Carlista). Desde entonces, han sido responsables de asesinatos, secuestros y extorsión económica.

La transición española a la democracia fue una época de especial virulencia terrorista.

En verano de 1975, el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), organización marxista-leninista que llevaba años combatiendo la dictadura de Franco, decide recurrir a la violencia, asesinando a 3 personas, miembros de la policía y la Guardia Civil. El régimen franquista contestó duramente, fusilando a dos de sus miembros el 27 de septiembre del mismo año. Estas ejecuciones causaron un gran rechazo popular en todo el mundo. Finalmente, se disolvieron en 1978.

También en esta época actuaron las Fuerzas Armadas Guanches (FAG, 1976-1978), un grupo independentista canario. En 1978 empezaron las acciones de Terra Lliure, un grupo independentista catalán, que no desaparecería hasta 1995.

Englobados en el terrorismo tardofranquista se produjeron una serie de atentados a cargo de una serie de grupúsculos de extrema derecha neofascista o de estado, usando nombres como la Alianza Apostólica Anticomunista (AAA o "Triple A"), Antiterrorismo ETA (ATE), los Grupos Armados Españoles (GAE), los Guerrilleros de Cristo Rey o el Batallón Vasco Español (BVE). Sus víctimas mortales, entre 15 y 40 personas, incluyen desde abogados laboralistas de izquierdas (la "matanza de Atocha") a militantes de ETA, así como ciudadanos sin relación con la política. Su fracaso en su intento de abortar la transición los abocó a su desaparición definitiva en 1982.

A principios de los ochenta, ETA político-militar (rama escindida de ETA, cuyo miembro más conocido fue Mario Onaindia) decide renunciar a la violencia, y reconvertirse como un partido político.

Durante el primer gobierno del socialista Felipe González Márquez aparecieron los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), grupo terrorista de estado ilegal, creado por elementos del Ministerio del Interior español con el fin de hacer la "guerra sucia" contra ETA, y que podría considerarse como continuación del terrorismo tardofranquista. Entre 1983 y 1987 realizaron 23 asesinatos, así como varios secuestros, torturas y delitos económicos. Sus actos se producían principalmente en el País Vasco francés, por entonces refugio habitual de etarras, ya que el gobierno francés no colaboraba con el español en su lucha contra ETA. Sus víctimas incluían a militantes y simpatizantes de ETA, así como gente ajena al terrorismo.

Tras la desaparición del GAL, el gobierno francés empezó a colaborar con el español a la hora de combatir a ETA, lo que acabó efectivamente con el llamado "santuario francés".

Aparte de ETA, también la Yihad Islámita atentó en españa y mató a 18 personas en 1985, tras poner una bomba en el restaurante "El descanso" de Madrid, frecuentado por militares estadounidenses, aunque todas las víctimas fueron españolas.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 supusieron un duro golpe para el terrorismo a nivel mundial, al incrementarse las medidas antiterroristas en todo el mundo y embargarse todas sus cuentas corrientes.

La sospecha de la existencia de grupos terroristas islamistas en España se convierte en esta época en una certeza. Ya en 1985 se produjo un atentado contra el restaurante madrileño El Descanso, frecuentado por militares estadounidenses, que mató a 18 personas e hirió a más de 100. Para 1990s ya se habían establecido los primeros grupos islamistas radicales en España; estos grupos, principalmente de origen argelino o sirio fueron interconectándose y captando miembros entre los inmigrantes El 11 de marzo de 2004 un atentado islamista en Madrid mató a 191 personas e hirió a más de 2000, siendo el atentado más sangriento ocurrido en España.

La actividad de ETA se ha ido reduciendo con los años, principalmente debido a las acciones policiales y al progresivo rechazo social y político a sus acciones. Sus últimas víctimas mortales fueron los policías Bonifacio Martín Hernando y Julián Envit Luna, en 2003; aunque continuó el resto de sus acciones hasta el 24 de marzo de 2006 cuando se anunció un "alto el fuego permanente" que llevó al denominado proceso de paz y en el que el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el 29 de junio de 2006, anunció a los medios de comunicación en un comunicado oficial en el Congreso de los Diputados el inicio de conversaciones directas con ETA.

Desesperados, algunos miebros de ETA han asesinado de dos disparos en la cabeza y torax al empresario guipuzcoano Ignacio Uria Mendizabal, de 71 años y responsable de una de las compañías adjudicatarias del tren de alta velocidad vasco ('Y vasca') en la cual ETA ya se posicionó en contra.

Tras el Atentado en el Aeropuerto de Madrid-Barajas de 2006 de ETA, éste se consideró zanjado, si bien la banda terrorista posteriormente declaró que El proceso no está roto y el alto el fuego permanente continúa vigente.

Desesperados, algunos miebros de ETA han asesinado de dos disparos en la cabeza y torax al empresario guipuzcoano Ignacio Uria Mendizabal, de 71 años y responsable de una de las compañías adjudicatarias del tren de alta velocidad vasco ('Y vasca') en la cual ETA ya se posicionó en contra.

Existe toda una serie de asociaciones de víctimas del terrorismo, de las cuales las más activas son la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) (fundada en 1981) y la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo (fundada en 2004 a causa del atentado).

Al principio



Partido Nacionalista Vasco

Sabin etxea.jpg

El Partido Nacionalista Vasco(PNV) es un partido político de ideología nacionalista vasca activo en la comunidad autónoma del País Vasco y Comunidad Foral de Navarra (España) y el País Vasco francés. Su denominación oficial en España es Euzko Alderdi Jeltzalea-Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV), en tanto que en Francia se denomina Euzko Alderdi Jeltzalea-Parti Nationaliste Basque (EAJ-PNB o simplemente PNB). Cuenta también con delegaciones en otros países, fundamentalmente aquellos con presencia de inmigración vasca. Está representado con grupo parlamentario propio en el Congreso y en el Senado españoles. Cuenta también con un representante en el Parlamento Europeo. Se encuentra adscrito al Partido Demócrata Europeo.

Fundado en 1895 por Sabino Arana Goiri, es el segundo partido político español más antiguo que existe en la actualidad tras el Partido Socialista Obrero Español.

Actualmente, y desde 1980, preside el Gobierno Vasco y es el partido con más presencia en las instituciones del País Vasco. En Navarra forma parte de la coalición Nafarroa Bai, que es la segunda fuerza política en el Parlamento de Navarra.

Sus sedes sociales se llaman batzokis y en la actualidad existen más de 200 repartidas por todo el mundo. Además, cuenta desde 2007 con un "Batzoki Virtual" en Internet.

Se define a sí mismo como partido vasco, democrático, aconfesional y humanista, abierto al progreso y a todos los movimientos de avance de la civilización que redunden en beneficio del ser humano. Se trata de un partido nacionalista. Algunos lo definen como partido de centro e independentista dentro de los dos ejes en los que está enmarcada la política vasca, autonomismo-independentismo e izquierdas-derechas.

Si bien en sus inicios basaba sus planteamientos en los principios tradicionales del nacionalismo romántico de la época (lengua, religión...), en la actualidad reivindica el derecho a decidir expresado libre y democráticamente por los ciudadanos.

Origen.- Tras las guerras carlistas, la abolición de los fueros y el auge de la industrialización que trajo consigo una fuerte inmigración y un gran cambio en poco tiempo para la sociedad vizcaína, Sabino Arana, interpretó el nacionalismo romántico haciéndose eco de la corriente nacionalista europea y fundó el PNV en 1895 con la finalidad de lograr la independencia de "Euzkadi", los territorios vascos, y fundar un estado vasco soberano.

El PNV tiene una estructura que funciona a tres niveles: municipal, regional o territorial y nacional, separando su representación pública de sus organismos internos. Existen 233 organizaciones municipales, con un total de 32.000 afiliados.

La implantación social del partido se refuerza con los batzokis, sedes sociales del PNV. El primero de ellos se inauguró el 14 de julio de 1894 en el casco viejo de Bilbao, un año antes de la constitución formal del PNV como partido. Hoy en día hay casi 200 batzokis. En febrero de 2007 se inauguró su "Batzoki Virtual" (e-batzokia) que fue la sede social número 176 del partido.

El órgano ejecutivo del partido, el Euzkadi Buru Batzar (EBB) está presidido por Iñigo Urkullu. El EBB se compone además de los presidentes de los Consejos Regionales y ocho burukides (miembros del consejo) elegidos por la asamblea nacional de entre los propuestos por las asambleas territoriales. Los consejos regionales, compuestos de entre 10 y 15 miembros son el Bizkai Buru Batzar (BBB) en Vizcaya, el Gipuzko Buru Batzar (GBB) en Guipúzcoa), el Araba Buru Batzar (ABB) en Álava), el Napar Buru Batzar (NBB) en Navarra) y el Ipar Buru Batzar (IBB) del País Vasco francés. Además existen órganos ejecutivos independientes de estos cinco en Madrid, Barcelona, Venezuela o Argentina.

El PNV ha estado presente (en solitario o coligado con otros partidos) en el Gobierno Vasco y ha ostentado su presidencia (lehendakaritza) ininterrumpidamente desde 1980 hasta la actualidad que preside dicho gobierno Juan José Ibarretxe.

Posee sendos grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados y en el Senado.

En Navarra se integró en 2003 en la coalición Nafarroa Bai (compuesta por los partidos Aralar, Eusko Alkartasuna, Batzarre y PNV e independientes) consiguiendo uno de los cinco diputados por Navarra. En los comicios municipales y forales de Navarra de mayo de 2007, Nafarroa Bai consiguió ser la segunda fuerza política de la comunidad tras UPN) con 12 parlamentarios y 120 concejales. De estos representantes, son militantes del PNV un representante en el Parlamento de Navarra y 24 concejales. Además en algunas localidades el PNV se presentó fuera de la coalición en Lesaca, Aranaz, Vera de Bidasoa e Yanci, obteniendo otros 9 concejales y 2 alcaldías.

En las Elecciones al Parlamento Vasco de 2005, junto con EA, consiguió 29 escaños (22 PNV y 7 EA) correspondientes al 38,67% del electorado.

En el País Vasco, tras las elecciones municipales de 2007, el PNV obtuvo un total de 1.024 concejales en los ayuntamientos vascos manteniendo su hegemonía cómo fuerza política mayoritaria seguida del PSE-EE (339 ediles) y de ANV (337). Tras los pactos post-electorales consiguió los tres diputados generales, de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava.

Las elecciones generales de 2008 supusieron un serio retroceso del Partido Nacionalista Vasco, que perdió casi 120.000 votos y un escaño, no consiguiendo ser la lista más votada en ninguna de las provincias vascas (segunda en Vizcaya y Guipúzcoa, tras el PSE-PSOE y tercera tras el PSE-PSOE y el PP en Álava), ni en sus capitales (tercera tras PSE-PSOE y PP en Vitoria y San Sebastián y segunda tras PSE-PSOE en Bilbao). Obtuvo 303.246 votos (27,14% en el País Vasco), que se tradujeron en seis escaños. En las elecciones al senado, obtuvo dos senadores, uno por Guipúzcoa y otro por Vizcaya, que se unen al que ya posee por designación autonómica. En Navarra, Nafarroa Bai, mantuvo sus resultados respecto de los anteriores comicios generales y su acta de diputado.

En las elecciones al Parlamento Vasco de 2009 el PNV, en esta ocasión concurriendo en solitario, obtuvo más de 396.000 votos, que suponen 30 escaños (38.56%), siendo el partido más votado en Vizcaya y Guipúzcoa y a menos de 2.000 sufragios (1,20%) del PSOE en Álava, pero dejando en el aire la posibilidad de obtener los apoyos suficientes para conservar la lehendakaritza, al no haber obtenido EA e EBB, sus socios de gobierno, los apoyos necesarios para conformar con ellos una mayoría suficiente.

En el País Vasco Francés, el presidente del IBB es el ex concejal de Anglet Ramuntxo Camblong. El PNV rehusó participar en la coalición Euskal Herria Bai, debido a la presencia de Batasuna. El PNB tiene nueve concejales elegidos en las listas de la mayorías municipales en las elecciones municipales francesas de marzo de 2008 en Bayona, San Juan de Luz, Urrugne, Ciboure, Ascain, San Juan Pie de Puerto y Macaye.

Al PNV le corresponde también uno de los dos escaños obtenidos por la coalición Galeusca en el Parlamento Europeo, habiéndose posicionando en favor de la constitución europea en el referéndum celebrado en España.

Actualmente el PNV está encuadrado en la coalición Partido Demócrata Europeo junto a Unión para la Democracia Francesa (Union pour la Démocratie Française) (UDF) francés y La Margherita italiana.

Anteriormente, el PNV fue socio fundador de la Internacional Demócrata Cristiana firmándose en 1947 su inicio en la mencionada sede parisina del partido nacionalista. El PNV en 1999 había dejado el "Partido Popular Europeo" para integrarse en "los verdes" tras no ser invitado a la cumbre del PPE de ese año y abandonó la IDC en el año 2000 a instancias del Partido Popular por 125 votos a favor contra 9, debido que el PNV no acataba la modificación de Estatutos que le imponía su pertenencia obligatoria al Partido Popular Europeo, también motivo la expulsión de PNV, según miembros de la IDC, los contactos con ETA anteriores a una de las treguas de la organización. Por su parte el PNV denunció un giro conservadurista en el seno de la IDC..

En junio de 2008, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu fue nombrado vicepresidente del Partido Demócrata Europeo.

En la transición democrática, vuelto a legalizar el partido, en la primera Asamblea del PNV celebrada en Pamplona en 1977 se condenó la violencia "venga de donde venga" y, en septiembre de 1978, celebró su primera manifestación en Bilbao en contra del terrorismo, que fue la primera realizada en el Estado con este objetivo por un partido político.

No obstante el PNV ha recibido criticas por parte de otros partidos, organizaciones sociales y de víctimas del terrorismo, mayoritariamente desde sectores próximos al Partido Popular, acusándole de laxitud y falta de firmeza frente el terrorismo y la kale borroka.

Las formas de financiación del partido son las previstas y comunes al resto de formaciones políticas democráticas, recogida legalmente en el Artículo 6 de la Constitución española de 27 de diciembre de 1978, la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio sobre el régimen electoral general y la Ley Orgánica 3/1987, de 2 de julio sobre financiación de los partidos políticos. Básicamente se compone de cuotas de afiliados, ingresos propios (venta de productos de propaganda política, bares, restaurantes y donaciones particulares) y subvenciones por su participación institucional en organismos públicos.

La financiación de los partidos políticos ha sido un tema polémico; según el informe del Tribunal de Cuentas el PNV obtuvo en 2002 la cantidad de 1,4 millones de euros en ayudas anónimas. Actualmente el PNV mantiene una deuda con bancos y cajas de España por importe de 19,575 millones de euros, aunque el PNV mantiene en positivo su balance contable por los cientos de locales y sedes que tiene en propiedad y los ingresos de los mencionados batzokis, calculándose su patrimonio en 65 millones de euros. El PNV jamás ha sido sancionado por el Tribunal de Cuentas.

Tras la aprobación de la Ley para la Restitución del patrimonio histórico de 1998, el PNV consideraba que el Estado le adeudaba 30,3 millones de euros como compensación por los bienes incautados durante el franquismo.

Reclamado parte de su importe judicialmente, en 2003 el Tribunal Supremo condenó al Estado a pagar 8,8 millones de euros en concepto de compensación por la expropiación ilegal tras la contienda de seis sedes. La sentencia recoge la dificultad probatoria puesto que dichas sedes fueron escrituradas en su día a nombre de terceras personas que no tuvieran relación con el partido, para evitar las expropiaciones. Otra sentencia del alto Tribunal no reconoció derechos del PNV sobre su antigua sede parisina, puesto que interpretó que los bienes del PNV en el extranjero no estaban incluidos en la ley. Sumando estas sentencias a otras favorables al PNV, en 2003 la deuda del Estado con el PNV alcanzaba los 11 millones de euros.

En 2004, solo se habían abonado 0,18 millones de euros.

Al principio



Iñaki de Juana Chaos

José Ignacio de Juana Chaos, más conocido como Iñaki de Juana Chaos (Legazpia, Guipúzcoa (España), 21 de septiembre de 1955), es un miembro de la organización terrorista ETA que, tras su detención en 1987, fue condenado por su participación en 25 asesinatos a casi 3.000 años de prisión, de los que cumplió poco más de 18 años en aplicación de la legislación española entonces vigente.

Se encuentra en libertad desde 2008 tras haber cumplido su condena.

Desde 2006 se convirtió en una figura mediática con repercusiones políticas debido entre otros motivos, a su falta de arrepentimiento, generándose un amplio debate sobre el sistema penal y penitenciario español.

El matrimonio se trasladó a Legazpia debido al trabajo de Daniel de Juana, médico de la empresa del empresario Patricio Echeverría Elorza (que obtuvo el título de conde de Echeverría de Legazpia durante el franquismo), una de las principales acerías de Guipúzcoa. La casona donde nacieron y vivieron los dos hijos del matrimonio, Altamira (actualmente divorciada de Jesús María Herrera, hijo del comandante del Ejército José María Herrera, asesinado por ETA en 1977) y José Ignacio, estaba junto a la casa cuartel de la Guardia Civil en el pueblo. Ignacio de Juana jugaba frecuentemente al fútbol con los hijos de los guardias civiles. Cuando aún era un niño se trasladó a San Sebastián con su familia, donde residió hasta 1983.

Cursó estudios de Enfermería. Hizo el servicio militar en Alcalá de Henares, recibiendo una mención del ayuntamiento de Madrid el 27 de mayo de 1977 por su participación en la extinción de un incendio que se declaró en la ciudad entre los días 15 y 20 de abril de ese año.

Formó parte de la segunda promoción de la Ertzaintza (creada en 1982). Sin embargo, en 1983 huyó a Francia, tras descubrirse su pertenencia a ETA. Las pesquisas policiales sobre su vinculación con ETA las había originado la detención de un miembro de ETA con armas robadas en una Comisaría de la Ertzaintza.

A comienzos de 1986, De Juana se convirtió en el responsable del llamado "Comando Madrid", que había sido entrenado en Argelia. En los tres años siguientes, hasta su detención en Madrid en 1987, participó en distintos atentados terroristas que causaron la muerte a 25 personas.

Entre otros, confesó la autoría del atentado perpetrado con coche bomba el 14 de julio de 1986 en la plaza de la República Dominicana de Madrid contra un convoy de la Guardia Civil, en el que murieron doce personas (agentes en prácticas de la Agrupación de Tráfico) y 45 personas más resultaron heridas.

La mayor parte de las víctimas del comando lo fueron en atentados con coche-bomba, los cuales estaban habitualmente cargados con abundante metralla «para hacer más daño». Según el testimonio de Juan Manuel Soares Gamboa, miembro arrepentido de ETA que acabó entregándose y colaborando con la justicia, era De Juana quien, dentro del citado "Comando Madrid", seleccionaba las víctimas y decidía quién tenía que disparar contra ellas.

Las víctimas no mortales de De Juana no se incluyen en esta lista.

También trató de asesinar en 1986 al Fiscal General del Estado, Luis Antonio Burón Barba y al presidente del Tribunal Supremo Antonio Hernández Gil.

De Juana fue detenido en la madrugada del 16 de enero de 1987 en un piso franco de Madrid, con el resto de componentes del "Comando Madrid": Esteban Esteban Nieto, Inmaculada Noble Goikoetxea (que sería posteriormente su compañera sentimental), Antonio Troitiño Arranz, María Teresa Rojo y Cristina Arrizabalaga Vázquez.

Fue condenado a más de 3.000 años de prisión, siendo su personalidad calificada por los psicólogos penitenciarios como "fría y narcisista". Como es habitual en presos por terrorismo, estuvo siempre clasificado en el primer grado, el más duro de los existentes. Esta clasificación se tradujo en reclusión en módulos de vigilancia especial, registros periódicos, restricción de contacto con otros presos, pocas horas de patio, acompañado de la intervención de las comunicaciones con el exterior. Por otra parte, en virtud de la política de dispersión penitenciaria de los presos de ETA estuvo en numerosas cárceles: Herrera de la Mancha, Sevilla, Ceuta, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Murcia, Ibiza, Melilla, El Puerto de Santa María y Algeciras.

De Juana siempre trató de situarse como jefe del grupo de etarras presos. Sin embargo, nunca fue designado por ETA jefe de lo que denominaban frente de makos (prisiones), ya que nunca terminaron de confiar en él.

Durante sus años de reclusión, De Juana siguió recibiendo la atención de los medios de comunicación, dando muestras de su constante falta de arrepentimiento. El 9 de marzo de 1993, tras el atentado en Sevilla donde un comando de ETA asesinó al concejal Alberto Jiménez-Becerril y a su esposa Ascensión García, mostró su alegría escribiendo en una carta "sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia". En julio de 1992 remitió una carta al juez de vigilancia penitenciaria de Cádiz avisándole de que figuraba en las listas de ETA como "ejecutable". El 6 de mayo de 1998, tras el asesinato por parte de ETA del concejal de UPN, Tomás Caballero, le solicitó al director de la cárcel donde se encontraba recluido champán y langostinos para celebrarlo.

Intentó su evasión en helicóptero, junto con otros cuatro etarras, de la prisión de Herrera de la Mancha el 2 de marzo de 1990, tras lo que fue trasladado a la cárcel de Sevilla 2. Poco después, se le trasladó a Melilla, donde protagonizó una huelga de hambre de cuatro días.

El 18 de diciembre de 1990, De Juana y el resto de integrantes del "Comando Madrid" fueron condenados a 1.750 años de cárcel por el asesinato de cinco guardias civiles en 1986.

En mayo de 1991, trató de fugarse nuevamente de la prisión de Palma de Mallorca. En 1992, recluido en la prisión de El Puerto de Santa María, inicia su segunda huelga de hambre, en protesta por no permitírsele llamar por teléfono a su compañera más de una vez al mes. Poco después se supo que había tratado de fugarse en helicóptero de la prisión gaditana. Tras su estancia en la prisión de Las Palmas fue trasladado a El Puerto de Santa María en 1998 cuando el Gobierno español trasladó a 21 presos de ETA encarcelados en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla a prisiones de la península durante la primera tregua de ETA.

Paralelamente, De Juana se fue aislando del colectivo de presos de ETA, llegando a romper con su entonces compañera, Inmaculada Noble.

A punto de salir en libertad tras cumplir condena, se generó gran polémica debido a que el reponsable confeso de la muerte de 25 personas y condenado a 3.129 años de reclusión fuese puesto en libertad tras 18 años de prisión debido a los beneficios de redención de pena que preveía el Código Penal de 1973, por el que fue juzgado, pero nuevamente De Juana fue procesado, y decretada su prisión preventiva, por escribir dos artículos de opinión en el diario Gara: Gallizo y El Escudo, en los que, según la sentencia de la Audiencia Nacional, amenazaba a responsables de prisiones, políticos y jueces señalándolos como objetivos de ETA.

El 7 de agosto de 2006, en pleno alto el fuego de ETA durante las conversaciones entre representantes del Gobierno y la organización, De Juana inició una huelga de hambre de 63 días contra lo que consideraba una "cadena perpetua", refiriéndose tanto a la aplicación de la doctrina Parot por parte de los jueces de la Audiencia Nacional como a la invención de delitos para procesar a ciudadanos presos una vez cumplida su condena, basándose en las declaraciones del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que declaró que el fiscal recurriría la excarcelación de De Juana "al límite de sus posibilidades y de las posibilidades del propio sistema judicial", viendo "si es posible que se pueda construir una nueva imputación penal por pertenencia a banda armada, amenazas o por continuidad de alguna forma de la actividad terrorista, incluso desde la cárcel". Esta huelga de hambre no contaba con el respaldo de la cúpula de ETA, ya que, en el contexto de las citadas conversaciones, era la primera vez en la historia de la organización que un miembro encarcelado de ETA ejecutaba una medida de presión de este tipo sin consultar anteriormente con la dirección de la banda y por un asunto que le afectaba a él exclusivamente. A finales del verano, el dirigente etarra Juan Lorenzo Lasa Mitxelena (Txikierdi) le hizo llegar por diferentes conductos un mensaje de descontento por parte de la dirección. La huelga de hambre fue, en sus primeros momentos, un motivo de malestar tanto para ETA como para su entorno (la noticia de la huelga tardó 11 días en ser publicada en Gara), puesto que se llevaba a cabo en pleno alto el fuego.

El 6 de octubre fue trasladado desde el hospital gaditano Punta Europa hasta la unidad de nutrición del hospital Doce de Octubre en Madrid.

Tras finalizar dicha huelga el día 8, De Juana indicó que su decisión no estuvo condicionada por su estado de salud, sino que se debía a las innumerables peticiones realizadas por su entorno familiar y social para que no prosiguiera con el ayuno, y al compromiso de la sociedad vasca a la hora de reivindicar la vuelta de todos los presos, si bien fuentes de la lucha antiterrorista achacan el fin de la huelga al descontento de la dirección de la banda.

El 27 de octubre de 2006 comenzó el juicio en la Audiencia Nacional por un delito relativo a la publicación de dos artículos de De Juana en el diario "Gara". La sentencia fue emitida el 6 de noviembre, y en ella se le condenaba a doce años y siete meses por un delito de amenazas terroristas, con la agravante de reincidencia.

El día anterior a la recepción oficial de su condena y ante la noticia no oficial de la misma, comenzó una nueva huelga de hambre porque en su opinión ya había cumplido su condena. El 16 de noviembre la Audiencia autoriza controles médicos del preso para velar por su salud y su integridad física. Al negarse a alimentarse, el 24 de noviembre, la Audiencia ordenó su traslado a la Unidad de Nutrición del Hospital 12 de Octubre de Madrid. El 12 de diciembre, De Juana comienza a ser alimentado, en contra de su voluntad, con una sonda nasogástrica.

El 23 de enero de 2007 los médicos que le atendían manifestaron que podía morir en cualquier momento. El 25 de enero la Audiencia Nacional decidió sobre las acciones que debían ser tomadas con De Juana. La AVT solicitaba la continuación de la medida, el ministerio fiscal la prisión atenuada con permanencia en domicilio y la defensa la libertad provisional por razones humanitarias y debido a la imposibilidad de fuga. Se decidió por 12 votos a favor y 4 en contra que, debido al grave estado en que se encontraba por su huelga de hambre, el procesado continuara en prisión porque su situación había sido provocada libre y voluntariamente por él mismo.

Por otra parte se ordenó embargar los derechos de autor del etarra para poder pagar las indemnizaciones a las víctimas.

El 12 de febrero de 2007 el Tribunal Supremo rebajó su condena de 12 a 3 años a petición de la Fiscalía, si bien De Juana declaró que no abandonaría su huelga de hambre hasta no ser puesto en libertad. El 23 de febrero, De Juana se retiró la sonda por la que era alimentado Semanas más tarde, el 1 de marzo, el Ministerio de Interior resolvió concederle la prisión atenuada, lo que implicó su traslado a un hospital del País Vasco y su posterior reclusión en su domicilio particular. Tras serle concedida la prisión atenuada, De Juana abandonó la huelga de hambre.

El 4 de junio de 2007 De Juana volvió a amenazar con declararse de nuevo en huelga de hambre si Instituciones Penitenciarias le obliga a llevar una pulsera de control. El portavoz de Askatasuna, Juan María Olano manifestó que el etarra rechaza esta medida ya que le haría sentir como "un perro".

El 6 de junio de 2007, tras recibir el alta hospitalaria, volvió a ser trasladado a la prisión de Aranjuez, para cumplir el tiempo de condena que le quedaba.

El 11 de febrero de 2008, Iñaki contrajo matrimonio con su compañera sentimental Irati Aranzabal, miembro de Etxerat, la organización de ayuda a presos de ETA. El enlace matrimonial se celebró en la cárcel de Aranjuez. Dos presos de ETA ejercieron como testigos.

El 2 de agosto de 2008 salió en libertad al cumplir la pena por su última condena. Su puesta en libertad vino acompañada de gran polémica que generó un amplio debate sobre la posibilidad de aplicar medidas aun tras el cumplimiento de la pena, al conocerse que De Juana viviría en la misma calle del barrio de Amara de San Sebastián donde viven varias víctimas de ETA, una de ella justo debajo del piso de De Juana. Otra de las víctimas es la madre de Joseba Pagazaurtundua. Antes de su llegada, en la puerta de su domicilio se realizaron pintadas amenazantes por parte de grupos de extrema derecha, asignándose escolta a De Juana, siendo el citado domicilio lugar de concentración de diversas asociaciones.

Alegando "la inaceptable campaña mediática y de intoxicación y presión sobre su familia y él mismo" De Juana comenzó de nuevo otra huelga de hambre a mediados de julio.

De Juana, pese a haber cumplido sus penas de prisión aún adeudaba ocho millones de euros en concepto de las indemnizaciones civiles que fue condenado a pagar por los atentados en los que participó y nuevamente los medios señalaron que el piso en el que iba a vivir, si bien era propiedad originalmente de la madre de De Juana, fue comprado por su mujer, cuyo único ingreso conocido es el sueldo que recibe de Etxerat. Al conocerse estos hechos la Fiscalía inició una investigación sobre posibles irregularidades en la adquisición del piso con el fin de eludir las indemnizaciones a pagar sin que hasta la fecha (noviembre de 2008) se tenga noticia de su resultado.

El hecho de que, tras 25 asesinatos terroristas y más de 3000 años de condena, De Juana cumpliera únicamente 18 de éstos provocó una gran polémica en España, y críticas al sistema penitenciario por parte de la oposición del Partido Popular y asociaciones de víctimas del terrorismo llegando incluso a solitarse responsabilidades por este hecho contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acusándosele de que "se podía haber hecho algo más" manifestando la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que: "'nos repugna que esté en la calle, pero creemos en la ley'".

Por otra parte, ciertos aspectos del proceso seguido contra De Juana fueron criticados por diversos penalistas, argumentándose que había supuesto una peligrosa excepcionalidad habiéndose dictado resoluciones con cambios bruscos de criterio judicial por impulso de la opinión pública que afectaron a los beneficios penitenciarios que debía disfrutar el penado y a su posterior puesta en libertad.

El 4 de agosto de 2008, cuatro días después de su puesta en libertad, la Audiencia Nacional hizo público que había acordado la apertura de una investigación por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo, a causa de una supuesta carta del excarcelado que fue leída en un acto, al que De Juana no asistió, convocado por los movimientos del entorno de la izquierda abertzale para homenajearle. De Juana negó, por medio de su abogado, ser el autor de dicha carta.

En el texto de la carta publicado en Gara, se definía a De Juana como "una víctima del estado de excepción no democrático" creado por Francia y España y denunciaba la "dura lucha" de estos Estados con "ilegalizaciones, presión policial y torturas". En el homenaje se recordó a los presos de ETA y se criticó la política penitenciaria del Gobierno, finalizando profiriendo algunos asistentes gritos de enaltecimiento a ETA.

El 11 de noviembre de 2008, la Audiencia Nacional decretó el ingreso en prisión de De Juana, ordenando su busca y captura internacional por no comparecer para ser interrogado como imputado por un delito de enaltecimiento del terrorismo, puesto que no pudo ser localizado en diversos domicilios.

En el año 2000, la Audiencia Nacional embargó los derechos de autor por sus libros publicados para pagar la indemnización civil a la familia de un agente de la Guardia Civil asesinado en 1985, incluyendo otra obra más titulada Raíces de roble que, según su editorial, fue solo un proyecto de trabajo que no existe.

Durante 2007 se le embargaron a De Juana 520 euros en concepto de derechos de autor. Desde su publicación se vendieron 3.694 ejemplares de La senda del abismo y 5.505 de Dias/Egunak en sus dos ediciones de castellano y euskera.

Al principio



Source : Wikipedia