Tolosa

3.4111014744242 (1153)
Publicado por tornado 03/03/2009 @ 00:13

Tags : tolosa, ciudades de guipúzcoa, guipúzcoa, país vasco, españa

últimas noticias
TOLOSA - GOIERRI Gora Txapin Festa!! - Diario Vasco
TOLOSA. DV. La llegada del buen tiempo hizo que ayer luciese aún más la segunda edición de la 'Txapin Festa'. Una fiesta que nació el año pasado con el espíritu de reunir a las diferentes cuadrillas de Tolosa, para compartir un jornada con la que todos...
La calle Navas de Tolosa de Pamplona sufrirá el lunes y martes ... - Diario de Navarra
El lunes 18 de mayo se procederá al asfaltado de la calle Navas de Tolosa en el tramo comprendido entre la rotonda de los Tres Reyes y el cruce con las avenidas de Pío XII y del Ejército. Asimismo, el martes 19 de mayo se asfaltará este mismo tramo de...
TOLOSA - GOIERRI Amplia variedad de estilos en las Jornadas ... - Diario Vasco
TOLOSA. DV. Un concierto conjunto entre los alumnos más pequeños del grupo de danzas Udaberri y la Banda de alumnos de Tolosa abre hoy, domingo (12.00h, Leidor), la 15ª edición de las Jornadas Musicales 'Musikaria', que organiza la Academia de Música...
El Tolosa recibe al líder en Berazubi con el ascenso prácticamente ... - Diario Vasco
Tolosa Kup 2009. Partidos el fin de semana, en Belabieta. Pesca. Campeonato provincial infantil. Mañana, río Oria, Tolosa. TOLOSA. DV. Tolosa y Aretxabaleta frente a frente, hoy, en Berazubi (18.30). Primero y segundo. Duelo interesante de Preferente...
Tolosa asará besugos 'al estilo de Orio' en una fiesta a fin de mes - Diario Vasco
Miembros de la Txinparta Elkartea, Tolosa Gourmet, y los cocineros oriotarras presentaron su propuesta junto a los alcaldes de Tolosa y Orio. /FOTOS: MIKEL FRAILE DV. El último fin de semana de mayo Tolosa será Orio. Y los tolosarras celebrarán una...
Víctor Manuel Tolosa Farrah, espera un milagro - Excélsior
Sin precedentes en la historia de la televisión, se transmitió el viernes por la noche, a través de un canal estadunidense, La historia de Farrah… Conmovedora, sentimental y en algunos momentos divertida, es como se muestra la actriz Farrah Fawcett,...
El Preferente necesita al menos un punto en Tolosa para lograr el ... - Diario Vasco
Y precisamente lo hará contra el único equipo que aún tiene aspiraciones de acabar en primera posición, el Tolosa. A falta de tres partidos para que finalice la temporada, los atxabaltarras sacan a los tolosarras 9 puntos. Es decir, que empatando o...
Resuelven el pedido de castración química para un violador serial - InfoBAE.com
Una semana atrás, Cristian Pettorosso, el abogado que representa a la víctima que fue atada de pies y manos y violada en una vivienda de Tolosa, pidió además de 20 años de reclusión la castración química o la amputación del pene del imputado....
La Audiencia juzgará a los asesinos de Múgica por colocar una ... - ADN.es
La Audiencia Nacional juzgará el viernes a los presuntos autores del asesinato del concejal de UPN José Javier Múgica, Andoni Otegui Eraso y Oscar Celarain, por colocar una bomba en los juzgados de la localidad guipuzcoana de Tolosa en agosto de 2002 y...

Tolosa (Guipúzcoa)

Bandera de Tolosa

Tolosa es una localidad del territorio histórico de Guipúzcoa en el País Vasco (España). Situada en el valle del río Oria, tiene una población de 17.888 habitantes (2007). Cuenta con empresas de amplio espectro industrial, pero con mayoría del sector de construcción de máquinas de papel y complementos. También está dotada de servicios de salud, bancarios, comerciales, oficiales y juzgados.

En Tolosa, el río Oria recibe a sus afluentes Araxes y Berástegui.

Tolosa heredó su nombre de la ciudad francesa de Toulouse, cuyo nombre latino y occitano es precisamente el de Tolosa. La villa de Tolosa fue fundada en 1256 por el rey castellano Alfonso X el Sabio, que según la costumbre de la época bautizó a la nueva villa con el nombre de otra localidad ya existente y con un notorio prestigio, como era el caso de la ciudad francesa. Además de la Tolosa guipuzcoana y de la original francesa, existe una Tolosa en Portugal.

La localidad se llama de igual manera en euskera y en español. Sus habitantes reciben el nombre de tolosanos o tolosarras, dependiendo de si se utilice el gentilicio español o vasco para referirse a ellos.

Iurre, Berazubi, San Esteban, San Blas, Amarotz, Usabal, Montesku, Belate, Belabieta, Barrio Izaskun, Árbol De Guernica. Alliri, korreo kalea, Arramele, Avenida de Alava, Calle Mayor, Iparraguirre, Itziaia y Amaiar.

Ibarra, Irura, Anoeta y Alegría.

El territorio guipuzcoano fue incorporado en Castilla en 1200. En 1256, el rey Alfonso X el Sabio de Castilla otorgó el fuero a Tolosa. En este fuero se concedían a los habitantes de Tolosa unos privilegios con los que no contaban los habitantes de las aldeas cercanas, ni los de otras provincias. Igualmente dispuso la fortificación de Tolosa, Ordicia y Segura, puntos fronterizos con Navarra. La ciudad original se levanta en una isla separada por un brazo del Oria que pasaba por la actual calle de la Rondilla (anteriormente de Pablo Gorosábel) y está totalmente amurallada, con seis puertas dotadas de torreones de defensa (puertas de Castilla, Arramele, Navarra, casa de las Damas, Matadero y Nuestra Señora del Socorro).

En 1282 sufre un incendio que la destruye. Sancho IV de Castilla la concede nuevos privilegios para fomentar su reconstrucción y la llegada de nuevos habitantes; entre ellos libra a quienes fuera a establecerse allí de todo tributo a la Corona (Vitoria, 20 de abril de 1290), privilegios confirmados con posterioridad por Fernando IV de Castilla y Alfonso XI de Castilla.

Sin embargo, el mantenimiento de estos privilegios fue problemático en ocasiones, como cuando en 1463 el recaudador Jacob Gaón exigió el pago del impuesto llamado pedido a los tolosanos. Estos le contestaron que estaban exentos de pagarlo, por las disposiciones aprobadas por el rey. Gaón les amenazó, y varios de ellos lo mataron, decapitaron y expusieron su cabeza en lo alto de una picota, como castigo por haber puesto a Tolosa en lo alto de su lista de recaudaciones. El rey Enrique IV de Castilla se dirigió a Tolosa a vengar su muerte, pero los autores huyeron de la villa. El rey mandó derribar la casa en la que se había cometido el crimen. No llegó a ejecutar a los autores, ya que antes de atraparlos le llegó una petición de las juntas de Guipúzcoa que le rogaba perdón para los tolosanos, y le exponía los argumentos de estos, y Enrique IV reconoció que estaban exentos del pago.

La inseguridad reinante desde el siglo XIV hace que durante dos siglos varias villas y aldeas se unan y separen al concejo de Tolosa, entre ellas Abalzisketa, Aduna, Albiztur, Alegia, Alkiza, Altzo, Amasa, Amezketa, Andoain, Anoeta, Asteasu, Baliarrain, Belauntza, Berastegi, Berrobi, Elduaien, Ernialde, Ezama, Gaztelu, Ibarra, Ikaztegieta, Irura, Laskoain, Leaburu, Lizarra, Lizartza, Orendáin, Orexa, Yurre y Zizurkil. Tolosa se compromete a la defensa de las villas, que quedan bajo la jurisdicción del alcalde, y por lo general se adscriben a los privilegios y fueros de Tolosa. Durante el siglo XIV se producen varias desavenencias con estas ciudades, y un conflicto con San Sebastián por los casos de Andoain, Aduna y Alkiza, que se zanja en 1479 con el paso de esta tres villas a la jurisdicción donostiarra.

En 1469 sufre otro importante incendio, y otro mayor en 1503 que afectó incluso a la iglesia parroquial, pese a estar aislada. Se la conceden en ambos nuevos privilegios para ayudar en su reconstrucción y los Reyes Católicos libran una orden por la que el corregidor de la provincia resida en Tolosa cuando no esté visitando otras villas.

El 9 de agosto de 1794, durante la Guerra de la Convención, las tropas francesas ocuparon Tolosa. En la Guerra de la Independencia fue ocupada otra vez. Mientras estuvo dominada por el ejército napoleónico sufrió los ataques de las guerrillas de la zona.

Tolosa fue una de las ciudades más importantes del territorio controlado por los carlistas en la guerra civil de 1872-1876, por lo que fue una de las sedes del periódico El Cuartel Real.

De 1854 a 1856 bajo el gobierno de los progresistas, Tolosa fue capital de Guipúzcoa por espacio de 2 años cediendo más tarde la titularidad a San Sebastián, con el consiguiente traslado de la Diputación y toda la gestión y gobierno a la nueva capital de la provincia.

Las elecciones municipales que se celebraron el 25 de mayo de 2003 dejaron al PNV con siete concejales, con cuatro a EA, dos otorgaron al PP y al PSE-EE y uno a EB-B. Jokin Bildarratz (PNV) alcalde, Olatz Peón (PNV) la primera teniente de alcalde y Onintza Lasa (EA), la segunda.

En las elecciones municipales del 27 de mayo de 2007 ganó el PNV con mayoría absoluta de nueve concejales, EA obtuvo tres concejales, el PSE-EE dos, la coalición EB-Aralar dos y el PP uno. ANV obtuvo un número de votos con el que hubiera tenido cuatro concejales pero esta candidatura estaba ilegalizada y no consiguió ninguna representación. La comisión de gobierno está formada por PNV y EA, siendo Jokin Bildarratz alcalde por segunda legislatura consecutiva.

Es de notable reseña el Certamen Coral, que desde su inicio en 1969 se ha convertido en uno de los mejores concursos que se celebran en el mundo, con participación de coros y grupos vocales de todos los países.

También organizado por el CIT de Tolosa desde 1983 se organiza un importante Festival de Marionetas, Titirijai. De la mano de éste, en 2009 iniciará su actividad el Centro Integral de la Marioneta, TOPIC.

En otra esfera cultural, se celebra anualmente las jornadas Amalur, jornadas sobre Naturaleza, Antropología y Viajes, organizadas por el Centro de Iniciativas de Tolosa.

Por otra parte, encontramos al "Gaztetxe" Bonberenea, un centro cultural promovido por sólo jóvenes que mueve por toda Euskal Herria, y también más allá de las fronteras su influencia. Por allí han pasado muchos grupos, algunos famosos otros no tanto, y ahora tienen hasta radio.

La alubia de Tolosa es una de las especialidades de la zona. Esta variedad se caracteriza por ser una alubia totalmente negra y uniforme. No requiere hidratación, por lo que no es necesario dejarla en remojo horas antes, como sucede con otro tipo de alubias. Es de carne mantequillosa y firme: si se cuece bien no debe romperse.

Otra característica importante es que se debe cocer solo con un trozo de berza por kilo, una cebolla y ajos. Si se quisiera añadir alguna carne grasienta, esta debería cocinarse aparte y una vez finalizada la cocción de la legumbre mezclarlo todo.

Anualmente se celebra un concurso de las mejores cultivadas en la región. Incluso existe una "Cofradía de la Alubia".

Alrededor del puente de diciembre se celebra la Feria de la Txuleta que atrae a numeroso público de todo el país.

También hay fama de pasteleros con dulces como Cigarrillos y Tejas de Tolosa y los Xaxus. Existe un museo de la repostería.

Al principio



Las Navas de Tolosa

Bandera de Navas de Tolosa

La localidad andaluza de Las Navas de Tolosa es una pedanía perteneciente al término municipal de La Carolina, en la provincia de Jaén (España).

La funda el rey Carlos III de España en el siglo XVIII, a la vez que otras localidades de las denominadas Nuevas Poblaciones. Se desarrolla a partir de la existente Venta de Linares, en el lugar donde se librara en 1212 la Batalla de Las Navas de Tolosa, junto a los restos del castillo musulmán; recibiendo este nombre la nueva localidad en honor a este hecho de armas.

Al principio



Tolosa Club de Fútbol

El equipo de fútbol juega actualmente en el Grupo IV de la Tercera división de la Liga española de fútbol.

Fue fundado en 1922 como Tolosa Football Club.

Cuando se creó la Liga española de fútbol en 1928 el Tolosa F.C. fue uno de los diez equipos incluidos en la entonces llamada Segunda División B, que era el tercer escalafón de la entonces recién creada Liga. El Tolosa fue ubicado en esta categoría por ser entonces el tercer equipo en importancia del campeonato regional de la provincia de Guipúzcoa, por detrás de los potentes Real Sociedad de Fútbol y Real Unión de Irún.

En aquella temporada 1928-29 el Tolosa quedó octavo (de diez equipos) en la categoría. Al finalizar la temporada se llevó a cabo una reorganización de la segunda división que quedó limitada a un grupo y el Tolosa CF quedó fuera de la categoría. Tampoco participaría al año siguiente en la recién creada Tercera división española.

En 1930-31 si participaría en la Tercera División, al igual que en la temporada 1932-33. Desde entonces la Tercera División ha sido el techo de este modesto club que no ha vuelto a superar dicha categoría durante el resto de su historia. A lo largo de su historia el Tolosa ha oscilado entre la Tercera División y las categorías regionales.

Las estancias del Tolosa en Tercera han sido entre 1943 y 1948; entre 1957 y 1964, las temporadas 1966-67, 1969-70 y 1973-74, entre 1977 y 1995 y finalmente entre 1997 y 2000. En 2005 recuperó la categoría y esta última temporada de su retorno a la Tercera ha logrado mantenerse en la categoría.

Después de la Guerra Civil Española se vio obligado a cambiar su nombre por Tolosa Club de Fútbol, denominación que conserva hasta la actualidad.

En 1997 el club celebró su 75º aniversario.

Juega con camiseta, pantalón y medias azules.

Estadio de Berazubi en Tolosa. Actualmente tiene capacidad para 3.000 espectadores. El estadio ha sido sede de los campeonatos de España de Atletismo en 8 ocasiones, aunque la última de ellas se disputó en 1959.Fue el primer estadio que se construyó en territorio español tal y como dice en el monumento que está a la entrada.

Al principio



Batalla de Las Navas de Tolosa

Nuevo escudo de Navarra, con las cadenas sarracenas.

La Batalla de Las Navas de Tolosa, llamada en la historiografía árabe Batalla de Al-Uqab (معركة العقاب), y conocida simplemente como «La Batalla» en las crónicas de la época, tuvo lugar el 16 de julio de 1212 cerca de la población jiennense de Las Navas de Tolosa. La victoria permitió extender los reinos cristianos, principalmente el de Castilla, hacia el sur de la Península Ibérica, entonces dominado por los musulmanes.

Esta decisiva batalla fue el resultado de la Cruzada organizada en España por el Rey Alfonso VIII de Castilla, el Arzobispo de Toledo don Rodrigo Ximénez de Rada y el Papa Inocencio III contra los almohades musulmanes que dominaban Al-Ándalus desde mediados del siglo XII, tras la derrota del rey castellano en la batalla de Alarcos (1195), y había tenido como consecuencia llevar la frontera hasta los Montes de Toledo, amenazando la propia ciudad de Toledo y el valle del Tajo.

Al tenerse noticia de la preparación de una nueva ofensiva almohade, Alfonso VIII, después de haber fraguado diferentes alianzas con la mayoría de los reinos cristianos peninsulares, con la mediación del Papa, y tras finalizar las distintas treguas mantenidas con los almohades, decide preparar un gran encuentro con las tropas almohades que venían dirigidas por el propio califa Muhammad An-Nasir, el llamado Miramamolín por los cristianos (versión fonética de «Comendador de los Creyentes», en árabe). El rey buscaba desde hacía tiempo este encuentro para desquitarse de la grave derrota de Alarcos.

Este ejército se reunió en Toledo en el verano de 1212 y avanzó hacia el sur al encuentro de las huestes almohades. Durante la marcha inicial, tras la toma de Malagón, se produjo la deserción y abandono de una parte de casi todos los ultramontanos por el calor y las incomodidades y, sobre todo, por no estar de acuerdo con la política a seguir, dictada por el jefe del contingente cristiano, Alfonso VIII. Un nuevo motivo de disputa fue la posterior toma de la ciudad de Calatrava (Calatrava la Vieja), donde las tropas permanecieron detenidas para disgusto de alguno de los cruzados que querían ir directamente al encuentro de las tropas almohades. Alfonso VIII, entre otras normas, había dictado la de mantener un trato humanitario para con los musulmanes en el caso de que fueran vencidos y no llevar al último grado ni el pillaje ni los asesinatos y los malos tratos que se habían producido tras la toma de Malagón. Anteriormente, las mismas tropas ultramontanas habían causado importantes disturbios en Toledo, destacando los asaltos y asesinatos en su judería.

La partida de los casi 30.000 ultramontanos (sólo eligieron quedarse 150 caballeros del Languedoc, con el obispo de Narbona a la cabeza) mermó en buena medida las huestes cristianas, pero el ejército restante de 70.000 hombres seguía siendo uno de los más grandes que se habían visto en aquellas tierras. Aunque no muy numerosos, después de la conquista de Calatrava, se añadieron 200 caballeros navarros dirigidos por Sancho VII.

Como curiosidad cabe destacar que las mismas cadenas que mantenían atados a esos imesebelen, la Guardia Negra del califa, son las que incorpora Sancho VII en el escudo de Navarra y que aquel ejemplar del Corán poseía una enorme esmeralda en el centro, la cual también es tomada por el monarca navarro para dicho escudo.

Los ejércitos cristianos llegan el viernes 13 de julio de 1212 a Navas de Tolosa, o llanos de La Losa, cercanas a la localidad de Santa Elena (donde se está terminando un Centro de Interpretación de la Batalla), al noroeste de la provincia de Jaén, y se producen pequeñas escaramuzas durante el sábado y domingo siguientes. El lunes 16 de julio, cansados de esperar y temiendo las deserciones, atacan a las huestes almohades.

Las tropas almohades provenían de los territorios de Al-Andalus y soldados bereberes del norte de África, reunidas para formar una yihad que expulsara definitivamente a los cristianos de la Península Ibérica. Habían estado retardando el choque frontal con el fin de conseguir debilitar la unión de las tropas cristianas y agotar las fuerzas de éstas por agotamiento de los suministros.

Los castellanos de segunda línea, al mando de Núñez de Lara, y las Órdenes Militares formaban en el centro flanqueados, a la derecha, por los navarros y las milicias urbanas de Ávila, Segovia y Medina del Campo y, a la izquierda, por los aragoneses.

Tras una carga de la primera línea de las tropas cristianas, capitaneadas por el vizcaíno Diego López II de Haro, los almohades, que doblaban ampliamente en número a los cristianos, realizan la misma táctica que años antes les había dado tanta gloria. Los voluntarios y arqueros de la vanguardia, mal equipados pero ligeros, simulan una retirada inicial frente a la carga para contraatacar luego con el grueso de sus fuerzas de élite en el centro. A su vez, los flancos de caballería ligera almohade, equipada con arco, tratan de envolver a los atacantes realizando una excelente labor de desgaste. Recordando la batalla de Alarcos, era de esperar esa táctica por parte de los almohades. Al verse rodeados por el enorme ejército almohade, acude la segunda línea de combate cristiana, pero no es suficiente. La tropa de López de Haro comienza a retirarse, pues sus bajas son muy elevadas, no así el propio capitán, el cual, junto a su hijo, se mantiene estoicamente en combate cerrado junto a Núñez de Lara y las Órdenes Militares.

Al notar el retroceso de muchos de los villanos cristianos, los reyes cristianos al frente de sus caballeros e infantes inician una carga crítica con la última línea del ejército. Este acto de los reyes y caballeros cristianos infunde nuevos bríos en el resto de las tropas y es decisivo para el resultado de la contienda. Los flancos de la milicia cargan contra los flancos del ejército almohade y los reyes marchan en una carga imparable. Según fuentes tardías, el rey Sancho VII de Navarra aprovechó que la milicia había trabado combate a su flanco para dirigirse directamente hacia Al-Nasir. Los doscientos caballeros navarros, junto con parte de su flanco, atravesaron su última defensa: los im-esebelen, una tropa escogida especialmente por su bravura que se enterraban en el suelo o se anclaban con cadenas para mostrar que no iban a huir. Sea como fuere, lo más probable es que la unidad navarra fuera la primera en romper las cadenas y pasar la empalizada, lo que tradicionalmente se ha dicho justifica la incorporación de cadenas al escudo de Navarra. Mientras la guardia personal del califa sucumbía fiel a su promesa en sus puestos, el propio An-Nasir se mantenía en el combate dentro del campamento.

El degüello dentro de la empalizada de Miramamolín fue terrible. El hacinamiento de defensores y atacantes en este punto y la conciencia de estar dilucidando la suerte suprema de la batalla, espolearía el desesperado valor de unos y otros. Pero no existía en aquella época ninguna forma humana de detener una carga de caballería pesada cuando se abatía sobre un objetivo fijo y lograba el cuerpo a cuerpo. En las Navas, los arqueros musulmanes, principal y temible enemigo de los caballeros, sobre todo por la vulnerabilidad de sus caballos, no podrían actuar debidamente cogidos ellos mismos en medio del tumulto. La carnicería en aquella colina fue tal que después de la batalla, los caballos apenas podían circular por ella, de tantos cadáveres como había amontonados. El ejército de Al-Nasir se desintegró. En la terrible confusión cada cual buscó su propia salvación en la huida, incluido el propio califa.

Jorge Montemayor, cronista del Rey Felipe II, hace constar en el Nobiliario General que escribió, intitulado Casas ilustres, a fojas 395, que los Ugarte que tienen su casa y primitivo solar en el valle de Orozco se hallaron en la batalla de las Navas de Tolosa en el año de 1212, y que Juan de Ugarte participó en la toma del Alcázar de Baeza, quien para memoria de haber concurrido a tan feliz triunfo aumentó una orla roja y en ella ocho aspas de oro en el antiguo escudo de armas de su casa. Fue el referido Juan de Ugarte uno de los quinientos infanzones hijosdalgos que el Rey Don Fernando nombró para que acompañasen a Lope Díaz de Haro, Señor de Vizcaya, a quien había encomendado el auxilio de la ciudad y Alcázar de Baeza, que les tenían asediados poderosamente los moros. En la expedición consiguió Juan de Ugarte los laureles de una eterna fama, pues entrando con singular denuedo por medio de los moros, dando grandes lanzadas a los que encontraba, abrió paso para que se introdujera el Socorro en la ciudad. Atemorizados los moros, levantaron el cerco poniéndose en una afrentosa y apresurada fuga, quedando victoriosos los cristianos.

La precipitada huida a Jaén de An-Nasir proporcionó a los cristianos un ingente botín de guerra. De este botín se conserva la bandera o pendón de Las Navas en el Monasterio de Las Huelgas en Burgos.

Cuando Carlos III colonizó estas tierras, fundó La Carolina y una aldea dependiente de ella, llamada «Venta de Linares» por existir allí dicha venta. Posteriormente se le cambió el nombre inicial por el de «Navas de Tolosa» en honor a la célebre batalla, hecho que ha creado confusión, frecuentemente, en la situación del lugar auténtico de celebración de la misma. Hoy son abrumadoras las evidencias del lugar exacto y todos los investigadores lo aceptan. Es aconsejable leer las excelentes aportaciones, referencias externas nº 1, 2 y 3 de este artículo, de varios autores. Los trofeos de la Batalla de Las Navas de Tolosa se encuentran en la iglesia Nuestra Señora del Castillo en Vilches.

Como consecuencia de esta batalla, el poder musulmán en la Península Ibérica comenzó su declive definitivo y la Reconquista tomó un nuevo impulso que produjo en los siguientes cuarenta años un avance significativo de los llamados reinos cristianos, que conquistaron casi todos los territorios del sur bajo poder musulmán. Consecuencia inmediata fue la toma de Baeza, que posteriormente retornó a manos almohades. La victoria habría sido mucho más efectiva y definitiva si no se hubiera desencadenado en aquellos mismos años una hambruna que hizo que se demorara el proceso de reconquista. La hambruna duró hasta el año 1225.

En recuerdo de su gesta, el rey de Navarra incorporó las cadenas a su escudo de armas que asimismo aparecen en el cuartel inferior derecho del escudo de España.

La fortaleza de Calatrava la Nueva, cerca de Almagro, fue construida por los Caballeros de la Orden de Calatrava, utilizando prisioneros musulmanes de la batalla de Las Navas de Tolosa, de 1213 a 1217.

Al principio



Source : Wikipedia