Tenerife

3.542892156877 (816)
Publicado por roy 18/03/2009 @ 20:08

Tags : tenerife, santa cruz de tenerife, islas canarias, españa, 2a división, fútbol, deportes

últimas noticias
Tres años 'atajando' crudo del litoral de Valleseco (Tenerife) - Europa Press
El puerto de Santa Cruz de Tenerife comenzó 'públicamente' a hacer frente a los vertidos de crudo en la playa de Valleseco hace más de tres años, desde entonces, por distintos sitios y de distinta forma se ha ido filtrando hacia la zona de baño de la...
Un motorista herido grave tras sufrir una caída en Tenerife - Europa Press
Un motorista ha resultado herido grave tras sufrir la pasada madrugada una caída en Tenerife, según informó el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes 112) del Gobierno de Canarias. El accidente se produjo en la Avenida Constitución,...
El Cabildo de Tenerife frena en seco las intenciones del PSOE de ... - ABC.es
El Cabildo de Tenerife frenó ayer en seco las intenciones del PSOE sobre la futura Vía Exterior. El Gobierno insular, integrado por CC y PP, rechazó de manera contundente una moción socialista en la que solicitaban que no se construyera esta...
Salamanca: juez y parte en la lucha por el ascenso - AS
Y es que ese día, o el anterior puesto que todavía se desconocen los horarios de esa jornada, la 40ª, además del Salamanca-Zaragoza, también se disputará el Tenerife-Xerez y el Rayo-Real Sociedad. O sea, que se enfrentarán seis de los siete aspirantes....
Rod Stewart decide pasar unos días de vacaciones en Tenerife tras ... - 20 minutos
El músico británico de 64 años Rod Stewart ha decidido quedarse con su familia unos días de vacaciones en la isla de Tenerife tras el concierto que celebró el pasado sábado, 16 de mayo, tal y como informa El Día. Stewart pasará, junto a su mujer y su...
El Hércules aprieta la lucha por el ascenso - Marca
El Hércules se impuso por 3-1 en el duelo de aspirantes al ascenso a Primera División que le enfrentaba a un Tenerife que vio rota en Alicante, donde nunca ganó en Liga, una racha de diecisiete jornadas consecutivas sin perder....
El Museo Iberoamericano (Tenerife) activa un servicio de pantallas ... - Europa Press
El Museo de Artesanía Iberoamericana de La Orotava, dependiente del Cabildo de Tenerife, ha inaugurado un nuevo servicio de pantallas táctiles para que sus visitantes puedan obtener información exhaustiva de los fondos museísticos que alberga el...
Tenerife promociona en Miami el vuelo directo que unirá la isla ... - Europa Press
Tenerife se promocionará durante toda esta semana en Miami de cara al vuelo directo de la compañía Air Europa que conectará la isla con esta ciudad del sur de Florida (Estados Unidos) a partir del 20 de junio. Una delegación de la isla, integrada por...
Mañana nuboso y viento fuerte en Tenerife - Canarias 7
Los cielos continuarán mañana nubosos en zonas bajas del norte de las islas de mayor relieve, y se espera viento fuerte en cumbres centrales de Tenerife, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)....
Condenado a 23 años de prisión ya pagar 300.000 euros por el ... - Europa Press - Diario Social
El magistrado del jurado popular que la semana pasada consideró a Héctor Fabio Franco culpable de la muerte de la niña de 15 años de edad Fernanda FU, ha condenado al acusado a 23 años de prisión por un asesinato con ensañamiento y alevosía,...

Tenerife

Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

Tenerife es una isla del Océano Atlántico perteneciente a la Comunidad Autónoma de Canarias (España). Junto a La Palma, La Gomera y El Hierro conforma la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Su mayor ciudad, Santa Cruz de Tenerife, es la capital de la isla y de la provincia homónima. Además, esta urbe es capital de la Comunidad Autónoma de Canarias conjuntamente con Las Palmas de Gran Canaria. La segunda ciudad más poblada de la isla y tercera de Canarias es San Cristóbal de La Laguna, ciudad además Patrimonio de la Humanidad.

Tenerife, con una superficie de 2.034,38 kilómetros cuadrados, es la isla más extensa del Archipiélago Canario. Además, con 886.033 habitantes, es la isla más poblada de Canarias y de España.

Son diversos los nombres que las distintas culturas han atribuido a Tenerife a lo largo de la historia. Así por ejemplo, para los guanches, la isla recibía el nombre de Achinet o Chenet, aunque en función de la bibliografía que se consulte, la nómina puede adquirir diferentes variaciones ortográficas. Los romanos se referían a ella como Nivaria (del latín nix, nivis, nieve), en clara referencia a las nieves posadas sobre el volcán conocido como el Teide. En esa misma dirección apuntan algunos mapas de los siglos XIV y XV, que de manos de Bontier y Le Verrier se refieren a la isla como Isla del Infierno a razón de los procesos eruptivos de los que el volcán era protagonista. Finalmente, el propio Teide es el responsable del nombre actual de la isla, ya que fue dado por los benehaoritas (aborígenes de La Palma) según las palabras Tene (montaña) e ife (blanca). Posteriormente, la castellanización del nombre provocó que se añadiera una "r" para unir ambas palabras obteniendo como resultado Tenerife.

El gentilicio formal es "tinerfeño/a", aunque también de manera coloquial se utiliza la denominación "Chicharrero/a", . Sin embargo, este último se reserva en la propia isla para los habitantes de la capital, Santa Cruz.

El gentilicio "chicharrero" procede de un término despectivo empleado por los habitantes de la cercana ciudad de La Laguna, entonces capital de la isla, para los habitantes del entonces pobre y pequeño puerto de pescadores. Justamente por dicha pobreza, los habitantes de Santa Cruz debían conformarse con comer chicharros, un pescado pequeño y barato de relativa baja calidad; de donde procede el término. Con el tiempo y el crecimiento de Santa Cruz, hasta conseguir el traslado de la capitalidad desde La Laguna, bajo el reinado de Fernando VII (siglo XIX), sus ciudadanos tomaron el insulto a honra y asumieron como propio el gentilicio.

Tenerife es una isla muy abrupta y volcánica, cuyo relieve ha sido esculpido por sucesivas erupciones a lo largo de la historia (la más reciente fue la del Chinyero en 1909).

La isla está situada entre los paralelos 28º y 29º N y los meridianos 16º y 17º O, ligeramente al norte del trópico de Cáncer, ocupando una posición central entre Gran Canaria, La Gomera y La Palma. Se encuentra a algo más de 300 km del continente africano, y a unos 1.000 km de la península Ibérica.

De forma triangular, Tenerife es la mayor isla del archipiélago canario, con una superficie de 2.034,38 kilómetros cuadrados y la que más longitud de costas tiene con 342 kilómetros. Además, es la más alta: en su centro se alza el Pico del Teide, que con sus 3.718 msnm representa el punto más elevado de toda España. Tiene hasta 200 pequeños islotes o roques a su alrededor, entre los que destacan los de Anaga, Garachico, Fasnia que suman un total de 213.835 metros cuadrados más.

Tenerife es una isla de origen volcánico, cuya formación comenzó a gestarse en el fondo oceánico hace unos 20-50 millones de años (m.a.).

Según una de las teorías más aceptadas actualmente por la comunidad científica (Teoría de los bloques levantados), el ascenso de magma procedente del manto terrestre se produce en periodos de actividad tectónica a partir de fallas o fracturas que existen en el fondo oceánico. Éstas siguen los ejes estructurales de la isla, y se conformaron durante la orogenia Alpina de la Era Terciaria por el movimiento de la placa Africana. Estas erupciones de tipo fisural submarino originan las denominadas lavas almohadilladas o pillow-lavas, que se producen por el rápido enfriamiento que experimenta el magma al establecer contacto con el agua, obteniendo así una forma muy característica. Estos materiales se fueron acumulando y construyendo el edificio insular bajo el mar. A medida que éste se aproximaba a la superficie, los gases, debido a la disminución de la presión circundante, se iban liberando del magma y los episodios vulcanológicos pasaban de ser tranquilos a tener un carácter marcadamente explosivo, formando materiales fragmentarios.

Tras largo tiempo de acumulación de materiales, el nacimiento de la isla se produjo a finales del Mioceno (Era Terciaria). Hace siete millones de años emergieron las zonas de Teno, Anaga y Macizo de Adeje, en la que se denomina Serie Basáltica Antigua o Serie I. Se constituyeron de este modo tres islas cronológica y estratigráficamente distintas en los extremos oeste, este y sur de la actual Tenerife.

Hace aproximadamente 3 m.a. comienza un segundo ciclo volcánico (Formaciones Postmiocenas o Series Recientes II, III y IV), mucho más intenso, que incorpora elementos en la zona central de la isla, la cual también emerge y unifica en uno sólo a los tres edificios anteriormente descritos. La estructura conformada en ese momento recibe el nombre de Edificio pre-Cañadas, sobre cuyos restos se erigiría más tarde el Edificio Cañadas I. Este ultimó experimentó diversos colapsos y emitió una gran variedad de materiales explosivos que dieron lugar a las llamadas Bandas del sur (sur-sureste actual).

Posteriormente, sobre las ruinas de este complejo surgiría el Edificio Cañadas II, ya por encima de los 2.500 metros, también con intensos procesos explosivos. Hace alrededor de 1 m.a. se inició la construcción de la Cordillera Dorsal, con un vulcanismo de tipo fisural, a partir de los restos de los edificios ya parcialmente desmantelados de la Serie I. La Cordillera Dorsal es la de mayor desarrollo altitudinal y longitudinal del Archipiélago Canario, con 1.600 metros de altura y 25 kilómetros de longitud. En este mismo espacio cronológico (hace 800.000 años) tienen lugar dos deslizamientos gravitacionales que motivaron la aparición de los valles de La Orotava y Güímar.

Finalmente, ya en tiempos más próximos (200.000 años), comienzan las erupciones que levantarían el Edificio Pico Viejo-Teide en el centro de la isla, sobre la Caldera de Las Cañadas.

La abrupta orografía isleña y su variedad de climas dan como resultado un territorio de múltiples paisajes y formas, desde el Parque Nacional del Teide con su amalgama de colores fruto de las sucesivas erupciones volcánicas, hasta los Acantilados de Los Gigantes con sus paredes verticales, pasando por zonas semidesérticas con plantas resistentes a la sequedad en el sur, o por ambientes de carácter meramente volcánico como es el Malpaís de Güímar.

También cuenta con playas naturales como la de El Médano —con parajes protegidos en su entorno como Montaña Roja y Montaña Pelada— valles con cultivos tropicales y subtropicales, boscosos parajes de laurisilva en los macizos de Anaga y Teno —con profundos y escarpados barrancos— y extensos bosques de pinos por encima de esta última formación vegetal.

Las principales estructuras de Tenerife, que a continuación se describen, conforman el edificio central, con el complejo Teide-Pico Viejo y el circo de Las Cañadas. Se trata de una semicaldera de 130 kilómetros cuadrados, que ha sido originada por un conjunto de procesos geológicos explicados en el epígrafe Origen y formación. El circo está parcialmente ocupado por el estratovolcán Teide-Pico Viejo y completado por los materiales que ha emitido en sus diferentes erupciones. Destacan en su interior los Roques de García, entre los que está el más conocido, el Roque Cinchado. Otra formación llamativa son Los Azulejos, compuesto por fonolitas de colores verdosos que se han creado por actividad hidrotermal.

Al sur de La Caldera destaca la Montaña de Guajara, que con 2.718 metros es la de mayor altitud de las que constituyen el anfiteatro de Las Cañadas del Teide. Al pie de estas paredes se han creado llanos endorreicos de materiales sedimentarios muy finos, siendo el más conocido el Llano de Ucanca.

El Pico del Teide, con 3.718 metros sobre el nivel del mar y más de 7.000 sobre el fondo oceánico, es el punto más elevado de la isla, del territorio español y de todas las tierras emergidas del Atlántico. Este volcán, el tercero más grande del planeta, es el símbolo de Tenerife por antonomasia. Su situación central, sus importantes dimensiones, su silueta y su paisaje nevado lo dotan de una singular personalidad. Ya los aborígenes lo consideraban lugar de culto y adoración.

Desde 1954, el Teide y todo el circo de su alrededor (aunque hubo una ampliación posterior de sus límites) está declarado como parque nacional. Además, desde junio de 2007 está incluido por la Unesco dentro de los espacios Patrimonio de la Humanidad como bien natural. Al oeste se encuentra el volcán Pico Viejo,. En un lateral de éste, se encuentra el Volcán de Chahorra o Narices del Teide, donde se produjo la última erupción que se ha dado en el entorno del Teide, en 1798.

El macizo de Anaga, en el extremo nororiental de la isla, posee un perfil topográfico irregular y escabroso donde a pesar de no presentar grandes cotas, destaca la Cruz de Taborno con 1.024 metros. Debido a la antigüedad de sus materiales (5,7 m. a.), a sus profundos procesos erosivos y a la densa red de diques que atraviesan el macizo, son numerosos los roques que aparecen en superficie, tanto de etiología fonolítica como traquítica. Existe una gran cantidad de barrancos escarpados y muy encajados en el terreno. En la costa de Anaga predominan los acantilados, por lo que existe un número escaso de playas, aun así, las que hay suelen coincidir con zonas de desembocadura de barrancos, algunas de rocas y otras de arena negra.

El macizo de Teno se encuentra en el extremo noroccidental. Al igual que en Anaga, se trata de una zona de estructuras desmanteladas y hondos barrancos que se han originado por erosión. Sin embargo, aquí los materiales son más antiguos (aproximadamente 7,4 m. a.). Destacan la Montaña de Gala que con 1.342 metros representa la mayor altitud. El paisaje más singular de este Macizo se encuentra en su costa sur. Se trata de los Acantilados de Los Gigantes, con paredes verticales que llegan a alcanzar en algunos puntos los 500 metros de altura.

El macizo de Adeje se sitúa en el extremo meridional de la isla, teniendo como mayor exponente al Roque del Conde, con 1.001 metros de altitud. El macizo no es tan apreciable por su reducida estructura inicial, hecho que añadido a la historia geológica del lugar ha potenciado un intenso desmantelamiento de sus materiales, perdiendo de ese modo su aspecto y envergadura original.

La Cordillera dorsal o dorsal de Pedro Gil abarca desde el principio del monte de La Esperanza, a unos 750 metros de altitud aproximadamente, hasta la zona central de la isla, en las inmediaciones de la Caldera de Las Cañadas, siendo Izaña, su punto más alto, con 2.350 metros sobre el nivel del mar. Esta estructura se ha constituido a expensas de un vulcanismo fisural de tipo basáltico a través de uno de los ejes o directrices estructurales que han dado origen al vulcanismo de la isla.

La dorsal de Abeque se encuentra formada por una cadena de volcanes que unen el macizo de Teno con el edificio central insular Teide-Pico Viejo a partir de otro de los tres ejes o directrices estructurales de Tenerife. A esta dorsal pertenece el volcán histórico de Chinyero cuya última erupción se registró en 1909.

La dorsal Sur o dorsal de Adeje está al amparo del último de los ejes estructurales. Destacan los restos de su macizo como formación primigenia, así como las alineaciones de pequeños conos volcánicos y de roques esparcidos por toda esta zona del sur tinerfeño.

Los valles son otra de las formas de relieve más destacadas. Los más importantes son el Valle de La Orotava y el Valle de Güímar que se han generado por el deslizamiento en masa de grandes cantidades de materiales hacia el mar, creando una hondonada en el terreno.

Existen otros valles que se distribuyen por diversos enclaves de la geografía de Tenerife, aunque, en este caso, de diferente naturaleza. Suelen ser valles intercolinares que se han conformado tras el depósito de mayor cantidad de materiales geológicos en lomas laterales, o simplemente cauces amplios de determinados barrancos que en su evolución han tomado el aspecto de típicos valles.

Tenerife, debido principalmente a su gran altitud y a su silueta en semejanza a un tejado de dos aguas, está surcada por gran cantidad de barrancos. Éstos constituyen uno de los elementos más característicos de su paisaje, originados por la erosión ejercida por la escorrentía superficial a lo largo de la historia. Destacan los barrancos de Ruiz, Fasnia y Güímar, Infierno y Erques, todos ellos declarados espacios naturales protegidos por las instituciones canarias.

Las costas son, por lo general, accidentadas y abruptas, aunque lo son más en la zona norte que en la sur. No obstante 67,14 kilómetros de la costa tinerfeña lo representan playas, sólo superada en este aspecto por la isla de Fuerteventura. En el litoral septentrional son frecuentes las playas de cantos rodados o de arena negra, mientras que en la vertiente sur y suroeste de la isla predominan las playas con arenas más finas y de tonalidades más claras.

La isla de Tenerife disfruta de una notable diversidad ecológica pese a su reducida superficie, lo que es consecuencia de unas condiciones ambientales especiales, ya que la accidentada orografía reinante modifica localmente las condiciones climáticas generales, originando una gran variedad de microclimas. Esta vasta existencia de microclimas y, por lo tanto, de hábitat naturales, se hace manifiesta en la vegetación insular, constituida por una flora rica y variada (1400 especies de plantas superiores), entre las que destacan numerosos endemismos canarios (200) y exclusivamente tinerfeños (140).

Al concentrar este patrimonio vegetal de unas 140 especies exclusivas, la isla de Tenerife muestra la mayor relación de endemismos florísticos de la denominada Macaronesia. Además, la diferente composición química de los diversos materiales volcánicos que han construido el edificio insular, siempre bajo la acción combinada de los factores climáticos, da lugar a una gran diversidad de suelos. La conjunción de estos agentes determina la presencia de múltiples hábitats que albergan numerosas comunidades de plantas y animales que constituyen los singulares ecosistemas de Tenerife.

Aún faltaría hablar de la extensa fauna marina de entre la que destacan viejas, meros, abades, salemas, samas, pargos, etc. Gran interés tienen también la tortuga boba y las colonias permanentes de ballenas y delfines que habitan el litoral sur de la isla. Tenerife posee un inventario faunístico que asciende a 56 especies de aves, 13 de mamíferos terrestres, 5 de reptiles, varios miles de invertebrados, 2 de anfibios y 400 de peces además de algunas especies de tortugas marinas y cetáceos.

Prácticamente la mitad de la isla (48,6%), se encuentra bajo las diferentes fórmulas de protección que atribuyen la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos. De los 146 espacios naturales recogidos por la citada red en el conjunto del archipiélago, un total de 43 se encuentran en Tenerife, siendo de este modo la isla que mayor número de espacios posee. Asimismo, atendiendo al porcentaje de territorio protegido con el que cada isla contribuye al total del archipiélago, hay que destacar que es Tenerife con un 37% la isla que encabeza la tabla. La Red contempla hasta ocho categorías de protección distintas, todas ellas representadas en la isla: aparte del parque nacional del Teide, cuenta con el mayor parque natural de Canarias (Corona Forestal), dos parques rurales (Anaga y Teno), cuatro reservas naturales integrales, seis reservas naturales especiales, un total de catorce monumentos naturales, nueve paisajes protegidos y hasta seis sitios de interés científico. El municipio de La Orotava, en gran parte a expensas del Parque Nacional del Teide, y el de Santa Cruz de Tenerife que hace lo propio con el Parque rural de Anaga presentan, respectivamente, el 76% y el 74% de su extensión bajo protección. De la misma forma, el emplazamiento mayoritario del Parque rural de Teno al amparo del municipio de Buenavista del Norte hace que este disponga de una importante parte de su superficie protegida.

A Tenerife se la conoce internacionalmente como la "Isla de la Eterna Primavera". La atribución de esta denominación climática se produce en gran medida gracias a los vientos alisios, cuya humedad, principalmente, se condensa en las zonas de medianías del norte y nordeste insular, constituyendo amplios mares de nubes que se disponen preferentemente entre los 600 y 1.800 metros de altura.

Otro factor que influye en la suavidad del clima de las Islas con respecto al que por latitud correspondería (Desierto del Sahara), es la corriente marina fría de Canarias, que enfría la temperatura de las aguas que bañan las costas y playas isleñas con respecto a la ambiental. Por último, la propia orografía tinerfeña también habría que tenerla en cuenta en esta terna de agentes encargados de hacer realidad el anteriormente citado eslogan.

A grandes rasgos, el clima de Tenerife es moderado, templado y muy suave en cualquier estación del año. No hay períodos de frío pero tampoco los hay de calor asfixiante. Las temperaturas medias fluctúan entre los 17-18 ºC en invierno y los 24-25 ºC en la estación estival, aunque estos sean valores relativos y generales. Evidentemente se producen importantes contrastes, como el que se produce durante los meses de invierno, en los cuales es posible disfrutar del sol en zonas de costa y, sin embargo, 3.000 metros por encima poder contemplar la blanca estampa nevada del Teide, lugar en el que nieva todos los años.

Otro ejemplo de contraste climático lo encontraríamos en la ciudad de Santa Cruz con respecto a la ciudad de La Laguna. Municipios unidos físicamente pero distanciados en cuanto a condiciones climáticas. Generalmente Santa Cruz tiene durante todo el año un clima cálido con temperaturas sensiblemente superiores a las que se disfrutan en la aledaña La Laguna, donde frecuentemente hace más frío y existe mayor probabilidad de precipitaciones.

El norte y el sur de Tenerife poseen igualmente diferentes características climáticas. En barlovento se registra un 73% de las precipitaciones totales además, la humedad relativa del aire es superior y la insolación inferior. Los máximos pluviométricos se registran en barlovento a una altitud media entre 1.000-1.200 m, casi exclusivamente en los montes de La Orotava.

Pero quizás sea más significativo que todo el norte de la isla carezca de un espacio en el que la pluviosidad media sea inferior a los 250 mm anuales. En cambio, en la vertiente sur de la isla los valores pluviales son significativamente menores. Los únicos reductos sureños que se salvan de esta situación son Masca y Güímar, probablemente debido a sus características físicas que posibilitan una mayor presencia del alisio.

A modo de anécdota es interesante saber que los médicos europeos, sobre todo ingleses y holandeses, del pasado siglo XIX elogiaban el clima del norte de Tenerife, y lo recomendaban a sus pacientes para aliviar dolencias de la edad y del aparato circulatorio.

El suelo volcánico de Tenerife, generalmente de carácter poroso y permeable es motivo para que una considerable fracción del agua procedente de la lluvia, unida a aquella producto de condensaciones en zonas boscosas y a la proveniente del deshielo de las cumbres más elevadas de la isla, se infiltre en el subsuelo.

La construcción de embalses y presas como principales métodos de obtención de agua esta desaconsejada debido a las mencionadas condiciones geológicas, que no permiten el almacenamiento del preciado líquido en superficie, así como a la irregularidad de las precipitaciones.

De este modo, la mayor parte del agua (90%) procede de pozos y principalmente de galerías, importantes sistemas que sirven para extraer el recurso hídrico del acuífero. Tenerife dispone en la actualidad de más de un millar de galerías perforadas.

También se encontraba el Achimenceyato de Punta del Hidalgo gobernado por Aguahuco (el "Hidalgo pobre", hijo ilegítimo del Gran Tinerfe) y Zebenzui.

En diciembre de 1493, Alonso Fernández de Lugo obtuvo de los Reyes Católicos la confirmación de sus derechos de conquista sobre la isla de Tenerife. En abril de 1494, y procedente de Gran Canaria, desembarcó el conquistador en la costa de la actual Santa Cruz de Tenerife con una tropa de peninsulares y canarios (gomeros y grancanarios, sobre todo) formada por unos dos mil hombres de a pie y 200 a caballo. Tras levantar un fortín se dispuso a adentrarse hacia el interior de la isla.

Cabe destacar que los menceyes de la isla de Tenerife tomaron distintas posturas en el momento de la conquista. Se constituyeron así el bando de paz y el bando de guerra, integrado el primero por los menceyatos de Anaga, Güímar, Abona y Adeje, y el segundo por Tegueste, Tacoronte, Taoro, Icoden y Daute. El bando opositor se enfrentó tenazmente a los castellanos de modo que la conquista tinerfeña se prolongó durante dos años. Las tropas castellanas sufrieron una derrota a manos de los guanches en la Primera Batalla de Acentejo en 1494. Sin embargo, los guanches, superados por la tecnología y por las nuevas enfermedades a las cuales no eran inmunes, cayeron frente a las tropas de la Corona de Castilla en la Batalla de Aguere y en la Segunda Batalla de Acentejo culminando la conquista en septiembre de 1496.

Como en el resto de las Islas, muchos de los aborígenes fueron esclavizados, especialmente los pertenecientes al bando de guerra, mientras que buena parte de la población indígena sucumbió a enfermedades importadas como la gripe y, probablemente, la viruela, enfermedades infecciosas para las que aquella sociedad neolítica, debido a su aislamiento, no había desarrollado su sistema inmune. Tras la conquista, y especialmente durante el siglo posterior a ella, se fue produciendo una repoblación y colonización paulatina de la isla con la llegada de inmigrantes provenientes de diversos territorios pertenecientes al incipiente Imperio Español (Portugal, Flandes, Italia, Alemania).

Los bosques de Tenerife se vieron gradualmente afectados por el crecimiento poblacional y por la consecuente necesidad obtener terrenos despejados que permitieran la explotación agrícola para consumo propio y para la exportación. Así fue el caso de la introducción del cultivo de la caña de azúcar a principios del siglo XVI mientras que, en siglos sucesivos, la economía de la isla se centró en el aprovechamiento de otros cultivos tales como la vid y la cochinilla para fabricar tintes, así como el plátano.

Tenerife fue atacada, como las otras islas, por corsarios de varias nacionalidades (franceses, ingleses, holandeses y berberiscos) varias veces a lo largo de su historia, según el devenir de las alianzas y guerras de España. De entre estos ataques destaca por su lugar en la Historia el ataque de los británicos de 1797.

El 25 de julio, el Almirante Horacio Nelson atacó Santa Cruz de Tenerife, capital de la isla y Jefatura de la Capitanía General. Tras un feroz ataque, la defensa organizada por el General Gutiérrez repelió a los británicos. Nelson perdió su brazo derecho por una bala de cañón (dice la leyenda que del cañón "Tigre") mientras intentaba desembarcar en la orilla de la costa de la zona de "Paso Alto".

El 5 de septiembre, otro intento de desembarco en la región de Puerto Santiago fue repelido por los habitantes del Valle de Santiago del Teide, que lanzaron piedras a los británicos desde lo alto de los Acantilados de Los Gigantes.

Otros corsarios, principalmente ingleses, también atacaron la isla de Tenerife con mayor o menor suerte, Robert Blake (1656), Walter Raleigh, John Hawkins, John Genings (1706), Woodes Rogers, entre otros.

Tenerife, del mismo modo que otras islas, ha guardado una estrecha relación con América. Desde los inicios del proceso de colonización del nuevo mundo, fueron varias las expediciones que antes de surcar el atlántico hicieron escala en la isla y sumaron al pasaje numerosos tinerfeños que formaron parte integrante de las expediciones de conquista o que simplemente partieron en busca de mejores garantías de futuro rumbo al continente americano. A su vez, independientemente del tránsito humano fue importante el intercambio de especies animales y vegetales que se estableció entre las dos tierras.

Tras un siglo y medio de relativo crecimiento alrededor del año 1670 el complicado comercio exterior del sector vitivinícola propicia la emigración de muchas familias especialmente hacia Venezuela y Cuba. Además por esas fechas surge el interés por parte de la Corona de poblar aquellas zonas vacías de América a fin de evitar su ocupación por otras potencias como había ocurrido en el caso de los ingleses con Jamaica o los franceses con las Guayanas o el oeste de La Española, de manera que también importantes remesas de canarios y entre ellos tinerfeños parten hacia el nuevo destino colombino. La creciente agricultura cacaotera en Venezuela y tabaquera en Cuba, de finales del siglo XVII y principios del XVIII, contribuyó a la despoblación casi íntegra de localidades como Buenavista del Norte, Vilaflor o El Sauzal. Testigo de la historia emigrante de la isla es la fundación en las afueras de Santo Domingo del poblado de San Carlos de Tenerife en 1684. Este poblado fundado esencialmente por tinerfeños se creó con un claro objetivo estratégico ya que permitía preservar la ciudad del asedio de los franceses establecidos en la parte occidental de la isla de La Española. Entre 1720 y 1730 fueron trasladadas por la Corona 176 familias canarias, entre ellas numerosas tinerfeñas a la isla caribeña de Puerto Rico. En 1726, en torno a 25 familias isleñas emigraron a América para terminar fundando la ciudad de Montevideo. Cuatro años más tarde, en 1730, partió otro grupo que, al año siguiente, fundaría la ciudad de San Antonio de Texas, (Estados Unidos). Luego, entre 1777 y 1783, el puerto de Santa Cruz de Tenerife despide a los fundadores de San Bernardo, en el estado de Luisiana, y también a algunas remesas con rumbo a Florida.

Desafortunadamente, debido a los problemas económicos derivados de la escasez de materias primas y de la lejanía con respecto a Europa, la emigración al continente americano, eminentemente a Cuba y Venezuela, continuó en los siglos XIX y principios del XX. Desde hace décadas, con las nuevas políticas de protección de la economía canaria y con el auge de la industria turística la dinámica migratoria se ha invertido, y hoy es Tenerife la que atiende el retorno de estos isleños, sus descendientes y otros inmigrantes perdurando así el influjo que germinó cinco siglos atrás.

Las erupciones volcánicas acontecidas en Tenerife de las que se tiene indudable constancia histórica se limitan a cinco. La primera de ellas fue en 1492 en Volcán Boca Cangrejo que fue observada por Cristobal Colón. La siguiente ocurrió en el año 1704, cuando entraron en erupción, de forma sincrónica, los volcanes de Arafo, Fasnia y Siete Fuentes. Dos años más tarde, en 1706, tuvo lugar la erupción de mayor magnitud de las históricas al entrar en erupción el volcán de Trevejo. Este arrojó grandes cantidades de lava que sepultaron la ciudad y puerto de Garachico, en aquel entonces el más importante de la isla. La última erupción volcánica del siglo XVIII se produjo en 1798 en las Cañadas de Teide, concretamente en Chahorra. Finalmente, en 1909 la actividad eruptiva irrumpió en el volcán de Chinyero, en el municipio de Santiago del Teide. Posteriormente a esa fecha y hasta la actualidad no se han producido nuevas erupciones en la isla. Además, a pesar de la naturaleza absolutamente volcánica de Tenerife, los cinco episodios eruptivos históricos no han ocasionado víctima mortal alguna.

Otros visitantes menos hostiles llegarían a la isla en siglos sucesivos. El naturalista Alexander von Humboldt ascendió el pico del Teide y comentó la belleza de la isla. Numerosos turistas comenzaron a visitar Tenerife a partir de la década de 1890, especialmente las ciudades norteñas de Puerto de la Cruz (primer municipio turístico de Tenerife mediante orden ministerial del 13 de octubre de 1955 que lo declaró ’Lugar de Interés Turístico’) y Santa Cruz de Tenerife.

En marzo de 1936, el general Francisco Franco fue destinado a Tenerife por el gobierno republicano, temeroso de su influencia militar y política, con el fin de alejarlo de los centros de poder. En el monte de La Esperanza, dentro del municipio de El Rosario, Franco organizó la conspiración militar que daría lugar a la Guerra civil española y a la caída de la II República Española.

La colisión entre dos aviones ocurrida el 27 de marzo de 1977 en el aeropuerto de Tenerife Norte, al norte de la isla, sigue siendo el accidente con mayor número de muertos de la historia de la aviación. Los aviones implicados en la tragedia tenían como destino Gran Canaria, pero habían sido desviados a Tenerife debido a la explosión de una bomba (supuestamente colocada por el grupo terrorista separatista MPAIAC) en el aeropuerto grancanario.

La bandera de Tenerife fue adoptada originariamente en 1845 a modo de distintivo o bandera de matrícula de la que en aquel entonces se denominaba provincia marítima de Canarias con base en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. En la actualidad, esta enseña representa a toda la isla de Tenerife. Fue aprobada a instancia del Cabildo Insular por Orden del Gobierno de Canarias el 9 de mayo de 1989 y publicada el 22 de mayo de 1989 en el Boletín Oficial de Canarias.

El escudo heráldico de Tenerife fue otorgado mediante diploma real el 23 de marzo de 1510, concedido por el Rey Don Fernando V "El Católico", fue expedido en Madrid a nombre de su hija Doña Juana I, Reina de Castilla. El escudo se describe en campo de oro, con un San Miguel (pues la isla fue conquistada el día de San Miguel) armado superando a una montaña de su color natural de la que brotan llamas, y que representa al pico del Teide. Bajo esta montaña la isla de sinople sobre ondas azul y plata. A la derecha se observa un castillo de gules, y a la izquierda un león rampante de gules. El escudo que usa el Cabildo Insular se diferencia del que usa el Ayuntamiento de La Laguna en el lema que aparece en la bordura y en el añadido de unas ramas de palma.

Según una ley del Gobierno de Canarias los símbolos naturales de la isla son el pinzón azul y el drago.

El órgano de gobierno de la isla de Tenerife es el Cabildo Insular de Tenerife con sede en la Plaza de España de la capital tinerfeña. La organización política de Canarias se caracteriza porque no posee órgano político provincial sino que cada isla posee un cabildo insular propio. En Tenerife, su presidente en la actualidad es Ricardo Melchior Navarro (Coalición Canaria). Desde que se constituyó en marzo de 1913 dispone de una amplia serie de competencias propias, hoy recogidas en el Estatuto de Autonomía de Canarias y reguladas por la Ley 14/1990, de 26 de julio, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas de Canarias.

La isla de Tenerife está dividida en 31 municipios.

De todos ellos, sólo tres no tienen costa: Tegueste, El Tanque y Vilaflor que destaca además por ser el municipio más alto de toda Canarias al tener su capital a 1.400 metros de altitud.

El municipio más extenso con 207,31 km² es el de La Orotava, que abarca gran parte del Parque nacional del Teide. El municipio más pequeño de la isla y del archipiélago es Puerto de la Cruz, con una superficie inferior a los 9 km².

La gran mayoría de estos municipios confluyen en la zona de cumbre central de la isla y a partir de ahí se extienden hacia la costa, orientándose unos hacia el norte y otros hacia el sur.

A su vez, es frecuente encontrar otro tipo de división insular, es aquella que establece el territorio según una Zona Metropolitana, alrededor del área de influencia de las ciudades de Santa Cruz y La Laguna (véase Área metropolitana de Tenerife), Zona Norte (aquellos municipios que se abren al océano por el norte) y Zona Sur (aquellos que lo hacen hacia el sur). Esta división junto con la municipal se puede observar en el mapa de la derecha.

La isla de Tenerife, la más poblada del archipiélago, albergaba a fecha de 1 de enero de 2008 y según fuentes del INE un total de 886.033 habitantes censados, de los cuáles, alrededor de un 25% (221.956 habitantes) lo estaban en su capital, Santa Cruz de Tenerife, y cerca del 50% (424.200 personas) en su área metropolitana.

A la ciudad de Santa Cruz de Tenerife le siguen en población San Cristóbal de La Laguna (148.375), Arona (75.903), Adeje (41.002), La Orotava (40.945), Granadilla de Abona (38.866), Los Realejos (37.385) y Puerto de la Cruz (31.804). Hasta ahí los municipios que sobrepasan los 30.000 habitantes. El municipio de Vilaflor es el que cuenta con menor población de toda la isla (1.851). Además, Tenerife registra un muy alto nivel de población no censada, que el elevado número de turistas que recibe anualmente y los crecientes fenómenos migratorios lo ponen de manifiesto.

En los últimos años Tenerife ha experimentado un notable crecimiento de la población muy por encima de la media estatal. En el año 1990 un total de 663.306 habitantes estaban censados en la isla, cifra que aumentó hasta los 709.365 habitantes en el año 2000. Esos datos reflejan un incremento en 46.059 personas o lo que es lo mismo, un crecimiento del 0,69% anual en el decenio 1990-2000. Sin embargo, en los últimos siete años, (2000-2007) la tasa de crecimiento se ha multiplicado por 4 o por 5 hasta llegar al 3,14% anual. La población ha aumentado en este último intervalo de tiempo en un total de 155.705 personas hasta alcanzar la cifra actual de 865.070 habitantes.

Esos resultados reafirman la dinámica actual de poblaciones en España, donde desde finales del siglo pasado el importante número de inmigrantes llegados ha permitido invertir el panorama que, el hundimiento de la tasa de fertilidad, había dibujado desde 1976. Desde 2001 la tasa de crecimiento en España se ha situado en torno al 1,7% anual contrastando con el 3,14% que ha experimentado la isla de Tenerife, uno de los territorios del Estado que mayor incremento ha sufrido en tal periodo.

A pesar de que la economía tinerfeña está altamente especializada en el sector servicios, que integra un 78,08% de su capacidad de producción total, la importancia del resto de sectores es clave para un desarrollo armónico de su tejido productivo. En este sentido, el sector primario, que solamente representa el 1,98% del producto total, aglutina actividades de especial sensibilidad y para el desarrollo sostenible del territorio insular. El sector energético que contribuye con un 2,85% ejerce un papel primordial en la implantación de energías renovables. El sector industrial que participa en un 5,80% se configura como una actividad de interés creciente para la isla, a la vista de las nuevas posibilidades que generan los avances tecnológicos. Finalmente, el sector de la construcción con un 11,29% del producto total tiene un carácter estratégico prioritario, por cuanto es un sector con relativa estabilidad que permite múltiples posibilidades de desarrollo.

Como se indicaba en el párrafo anterior, la economía de Tenerife, al igual que la de otras islas de Canarias, se basa fundamentalmente en el turismo (60% del PIB). Ya en el siglo XIX y gran parte del XX destacaba la afluencia de turismo extranjero -sobre todo del inglés- debido a los intereses agrarios que poseía en esta isla.

Más tarde con las guerras mundiales este sector se resiente, pero entrada la segunda mitad del pasado siglo comienza a evolucionar de un modo muy notable. En un principio destaca el Puerto de la Cruz por su bondadoso clima y por todos los atractivos que el Valle norteño de La Orotava concentraba, pero persiguiendo captar el turismo de sol y playa, alrededor de 1980 nace el boom turístico del sur de Tenerife, donde destacan ciudades como Arona o Adeje, en torno a núcleos turísticos como Los Cristianos o Playa de Las Américas que hoy albergan más del 65% de las plazas hoteleras de toda la isla. Tenerife recibe cada año más de 5 millones de turistas, siendo de este modo, de entre todo el archipiélago canario, la isla preferida a este respecto. Sin embargo, este dato también pone de manifiesto la gran cantidad de recursos que esta actividad consume (espacio, energía, agua, etc.).

A pesar de la intensa participación del turismo en el PIB tinerfeño, y en consecuencia el sector servicios, el sector primario, la industria y el comercio son responsables del 40% restante. En concreto el sector primario ha perdido su tradicional importancia en la renta insular en beneficio de la industria y los servicios.

La contribución del sector agrario en el PIB no llega al 10%, si bien su aportación a la isla es vital por cuanto genera beneficios difícilmente mensurables, que se relacionan con el sostenimiento de la estampa rural y el mantenimiento de valores culturales del tinerfeño. El sector agrario se desarrolla en la vertiente septentrional, lugar en el que los cultivos se distribuyen en base a la altitud: en la zona costera se cultivan principalmente tomates y plátanos, productos ambos de elevada rentabilidad dado que se exportan a la Península y al resto de Europa; en la zona intermedia proliferan los cultivos de secano, sobre todo papa, tabaco y maíz; en la zona meridional tiene relevancia el cultivo de la cebolla.

Particularmente, el cultivo del plátano figura en primer lugar en cuanto a producción se refiere, siendo Tenerife la isla que más plátanos manufactura en Canarias. La producción anual de la isla se ha consolidado en torno a unas 150.000 toneladas en estos últimos años, tras haber alcanzado un máximo de 200.000 toneladas en 1986. Algo más del 90% del total se destina al mercado nacional, ocupando este cultivo una superficie de 4200 hectáreas. Detrás del plátano destacan los cultivos de tomates, vides, papas y flores. La pesca supone también gran parte de la economía tinerfeña (Canarias es la segunda región pesquera de España).

El comercio posee un destacado peso en la economía tinerfeña, pues representa casi el 20% del PIB, cuyo mayor baluarte lo supone el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Ya finalmente, y a pesar de los diversos polígonos industriales que existen en el territorio insular, la importancia de la actividad industrial (10 % del PIB) radica en la refinería de petróleos de Santa Cruz de Tenerife, la cual suministra productos petrolíferos no sólo al archipiélago canario sino también al mercado peninsular, africano y americano.

En los siglos XVI y XVII destaca, en el campo de la poesía épica, Antonio de Viana. Este escritor que nace en La Laguna compuso el poema Antigüedades de las Islas Afortunadas, un material de gran valor antropológico para entender las formas de vida de aquel entonces.

Ya posteriormente, en el llamado Siglo de las Luces (siglo XVIII) aparecen figuras relevantes de la Ilustración en Tenerife como José de Viera y Clavijo, Tomás de Iriarte, Ángel Guimerá y Jorge, Mercedes Pinto o Domingo Pérez Minik, entre otros, que aportan sus obras dentro de esta escena literaria.

El primer núcleo de arte pictórico en Tenerife se distingue en la ciudad de La Laguna, donde en el transcurso del siglo XVI aparecen algunos pintores de renombre. Más adelante se suman artistas de otros lugares como Garachico, Santa Cruz, La Orotava y Puerto de la Cruz. Originarios de La Orotava son dos de los mejores pintores del archipiélago del siglo XVII: Cristóbal Hernández de Quintana y Gaspar de Quevedo, con numerosas obras distribuidas por iglesias de la isla.

En el Puerto de la Cruz, concretamente en la iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, se puede contemplar la aportación realizada por Luis de la Cruz y Ríos. Nacido en 1775, el que fuera pintor de cámara del rey Fernando VII de España y miniaturista, obtiene un reconocido prestigio en la Corte, donde se le conoce como El Canario.

En el año 1849 nace en Santa Cruz de Tenerife el paisajista Valentín Sanz. El Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz cuenta con una abundante muestra de su quehacer. También en este museo capitalino se pueden observar cuadros de Juan Rodríguez Botas (1.880-1.917), quien es considerado el primer impresionista canario.

Del mismo modo cabe citar, dentro del grupo expresionista, a Mariano de Cossío. A este autor hay que atribuirle los frescos de la iglesia de Santo Domingo, en San Cristóbal de La Laguna. Por otro lado, en 1874 nace Francisco Bonnín Guerín, acuarelista de Santa Cruz que formó una escuela para promover su labor pictórica. Por último, en 1906 nace en La Laguna uno de los pintores canarios más universales: Óscar Domínguez. Perteneciente al surrealismo, inventó la técnica de la decalcomanía y contribuyó con una obra pictórica de internacional reconocimiento.

Se podría considerar que la práctica escultórica comienza en Tenerife a partir del siglo XVII, momento en el cual llega a la isla el arquitecto y escultor Martín de Andújar Cantos desde Sevilla, donde había recibido instrucciones del maestro Juan Martínez Montañés. Con él arrivaron nuevas técnicas y planteamientos de la escuela hispalense que transmitió a sus discípulos, entre los que destaca el garachiquense Blas García Ravelo.

Otros escultores que, en esta época y en el posterior siglo XVIII, irrumpen a la escena son Sebastián Fernández Méndez, Lázaro González de Ocampo, José Rodríguez de la Oliva, y principalmente el orotavense Fernando Estévez, alumno de Luján Pérez, quien contribuye con una extensa colección de imágenes religiosas y tallas repartidas por diversas iglesias de Tenerife, como por ejemplo, en la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago de Los Realejos; en la Catedral de La Laguna, la Iglesia de la Concepción también en La Laguna, la Basílica de Candelaria y en distintos lugares de culto de La Orotava.

Actualmente, el ámbito escultórico tinerfeño se encuentra representado entre otros por José Abad, Fernando Garcíarramos y José Luis Fajardo.

El ámbito musical tiene en la figura de Teobaldo Power y Lugo Viña uno de sus exponentes más claros. Natural de Santa Cruz, se trata de un pianista y compositor, autor de los Cantos Canarios. En concreto, los arreglos de la melodía del arrorró de estos Cantos Canarios constituyen el Himno de la Comunidad Autónoma. En este campo también destaca el folclore. Similar al del resto de las islas, se caracteriza por la participación de timples, guitarras, bandurrias, laúdes y distintos tipos de instrumentos de percusión.

Son numerosos los grupos folclóricos que se reparten por la geografía isleña y que suelen aparecer en distintas celebraciones populares como las romerías. En este aspecto habría que citar a Los Sabandeños, quienes conforman un importante símbolo de la cultura canaria. Este grupo folclórico rescató la idiosincrasia del pueblo isleño en un momento en el que el carácter uniformador de la cultura española de los años setenta hace caer prácticamente en la decadencia y el olvido diferentes elementos de la música canaria. Las canciones típicas de las islas: isa, folía, tajaraste, malagueña... se configuran como melodías mestizas entre la música ancestral de los guanches con distintos enlaces entre lo andaluz e hispanoamericano.

Al igual que la que predomina en las otras islas, en la arquitectura tinerfeña sobresalen las directrices de las casonas señoriales y las de las casas más humildes y populares. Este tipo arquitectónico, que tiene notables influencias de Andalucía y Portugal, presenta, no obstante una fuerte personalidad propia.

De las casas señoriales hay que subrayar los ejemplos que existen en La Orotava y en La Laguna. Estas edificaciones se caracterizan por sus balcones típicos y por la presencia de patios interiores. La madera, especialmente la tea (pino), cobra un gran protagonismo en estas construcciones. Estas casas presentan fachadas no demasiado complejas con poca ornamentación.

Son típicos los grandes balcones de madera y el uso de celosías. Las ventanas cierran en guillotina y son habituales los asientos interiores adosados a ellas. Los patios interiores funcionan como verdaderos jardines que sirven para dar iluminación a las habitaciones. Estas se comunican con el patio por medio de galerías rematadas frecuentemente en piedra y madera. Artilugios como las destiladeras, las bombas de agua, los bancos y mesones son elementos que muchas veces forman parte de estos patios interiores.

En cuanto a las casas tradicionales, estas se caracterizan por ser edificios de escasa altura, con toscas paredes de colores variopintos. En ocasiones la continuidad de estas paredes se ve interrumpida por la presencia de bloques de piedra que asoman a la superficie de forma ornamental. A lo largo de toda la isla son muchos los ejemplos a contemplar de esta arquitectura.

Los edificios oficiales o de carácter religioso se han ido conformando según las distintas corrientes arquitectónicas que en cada momento han imperado. Los núcleos urbanos de las ciudades de La Laguna y La Orotava están declarados como monumentos histórico-artístico nacionales.

En los últimos años, por parte de los diferentes gobiernos, ha predominado el concepto de llevar a cabo grandes proyectos, en ocasiones ostentosos, diseñados por reconocidos arquitectos. Entre ellos se podría incluir por ejemplo, la remodelación de la Plaza de España por los arquitectos suizos Herzog & De Meuron, el nuevo proyecto del francés Dominique Perrault de la Playa de Las Teresitas, el centro Magma Arte & Congresos, las Torres de Santa Cruz o el Auditorio de Tenerife. Este último edificio, obra del arquitecto español Santiago Calatrava se alza al este del Parque Marítimo, en la capital tinerfeña. Uno de sus elementos más destacables es la estampa de su vela alada simulando un barco, que se ha convertido en uno de los símbolos de la isla.

En esta breve sección habría que remarcar la elaboración del calado y la roseta, dos elementos artesanales apreciados también por los visitantes de la isla. El calado es una labor de bordado, que requiere gusto, paciencia y precisión, fundamentada en una técnica consistente en ir deshilando un paño tensamente sujeto a un bastidor por lo general de madera. El resultado final suele aplicarse, sobre todo, a la mantelería u otros elementos decorativos. La roseta se confecciona substancialmente en el municipio de Vilaflor, y consiste en crear dibujos con hilos que son cruzados entre fijadores. Estas pequeñas piezas así elaboradas son unidas posteriormente obteniéndose paños individuales y composiciones.

Estas dos variedades artesanales, que precisan de una gran dedicación, suelen venderse en núcleos etnográficos o rurales o en cascos históricos. Sin embargo, es frecuente encontrar en las céntricas calles de Santa Cruz y otros puntos turísticos numerosos locales que ofrecen lo que ellos denominan mantelería canaria, cuando ésta es realmente producida en serie mediante procedimientos industriales y no responde por tanto a los trabajos artesanales confeccionados en Canarias.

En este ámbito hay que destacar igualmente la ebanistería. El norte de Tenerife ha proporcionado a la historia varios maestros en la talla que han contribuido con elementos que van desde balcones, celosías, puertas y ventanas hasta un original mobiliario cargado de objetos elaborados en madera fina. La cestería también es una labor de cierto peso en la artesanía tinerfeña donde sus artesanos trabajan desde hojas de palma y varas de castaño a la fibra de la platanera, conocida por el sector como la badana, que conlleva una producción igualmente diversa y heterogénea.

Existe, como en el resto de las Islas Canarias, toda una tradición artesana alrededor de la alfarería. El uso del barro procede de la primitiva cerámica llevada a cabo por los antiguos guanches, quienes desconocían el uso del torno. Los alfareros de la isla trabajan la arcilla con las manos, lo que imprime una gran autenticidad a sus obras. Entre los objetos realizados destacan los destinados a la utilería doméstica, asadores, gánigos…, o los meramente ornamentales y de atavío personal: collares de cuentas o las afamadas pintaderas, un símbolo de la iconografía aborigen.

Es habitual poder contemplar los quehaceres de estos artesanos en diferentes ferias que normalmente se suelen celebrar con motivo de las fiestas de los pueblos, villas o ciudades de la isla.

El nacimiento de la educación se debe en la isla a las órdenes religiosas. En el año 1530, Tenerife accede a la cultura de la mano de la cátedra de filosofía que, poseen los dominicos en el convento de La Concepción de La Laguna. A pesar de ello, hasta bien avanzado el siglo XVIII no comienzan a funcionar las pocas escuelas que por aquel entonces existían.

En este sentido, hay que recalcar el trabajo desempeñado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País, que creó diversas escuelas en San Cristóbal de La Laguna. Fue en 1846 cuando se instaura el primer instituto de enseñanza secundaria con el fin de suplir el cierre de la Universidad de San Fernando (véase Universidad de La Laguna). Anexa a este edificio se fundó en 1850 la primera Escuela Normal Elemental del archipiélago que pasaría a denominarse Escuela Normal Superior de Magisterio en 1866. Así se mantiene esta situación ya que a pesar de que el dictador Miguel Primo de Rivera crease algunos centros, el punto de inflexión lo supone la política educativa que desarrolló la Segunda República, de modo que en apenas cuatro años (1929-1933) casi se dobla el número de escuelas existentes.

Posteriormente, el inicio de la Guerra Civil y la ulterior dictadura de Francisco Franco constituyeron un considerable retroceso. La educación en manos de órdenes religiosas tuvo cierta importancia en el devenir de los tinerfeños hasta que en 1970 la Ley General de Educación resta peso a estas instituciones religiosas en favor de los centros públicos. Estos últimos, y ya en menor grado los primeros, comienzan a multiplicarse desde entonces y son impulsados con la instauración de la democracia. Tenerife cuenta a día de hoy con 301 centros de educación infantil, 297 colegios de primaria, 140 de secundaria y 86 institutos de bachiller. Además, en la isla existen hasta 5 centros de estudios universitarios o de postgrado: Universidad de La Laguna (la de mayor presencia), Universidad Nacional de Educación a Distancia, Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Universidad Alfonso X el Sabio y Universidad de Vic (Escuela Universitaria de Turismo de Santa Cruz de Tenerife).

El campo de la investigación, históricamente, no se ha desarrollado de un modo especialmente relevante. No obstante, entre los centros que se dedican a esta labor destaca sobre todo el Instituto de Astrofísica de Canarias que tiene sede en esta isla.

Asimismo cabría citar el Instituto de Bio-Orgánica Antonio González, vinculado a la Universidad de La Laguna. También adheridos a esta universidad se encuentran el Instituto de Lingüística Andrés Bello, el Centro de Estudios Medievales y Renacentistas, el Instituto Universitario de la Empresa, el Instituto de Derecho Regional y el Instituto Universitario de Ciencias Políticas y Sociales al igual que el Instituto de Enfermedades Tropicales (perteneciente a la Red de Investigación de Centros de Enfermedades Tropicales, que dispone de siete nodos extendidos a lo largo del país, uno de ellos en Canarias).

Con sede en la ciudad del Puerto de la Cruz se encuentra el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, adscrito al Instituto de Cultura Hispánica de Madrid. En la ciudad de La Laguna se encuentra la delegación canaria del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, el Instituto de Estudios Canarios y el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio.

Otros organismos que trabajan en el ámbito de la investigación que tienen sede en Tenerife son el Instituto Tecnológico de Canarias, el Instituto Vulcanológico de Canarias, la Asociación Industrial de Canarias, el Instituto Tecnológico de Energías Renovables y el Instituto Oceanográfico de Canarias emplazado en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

Las fiestas populares más tradicionales y extendidas en Tenerife son quizás las romerías. Éstas, a caballo entre lo pagano y lo religioso son manifestaciones multitudinarias con carrozas o carretas, aperos y ganado en honor al patrón o patrona del lugar. Es frecuente en estos festejos la reunión de marcados factores identitarios de la etnografía isleña: folclore, danza, artesanía, comida típica, deportes autóctonos, donde se puede observar a gran parte de los asistentes ataviados con los diferentes trajes de mago típicos de las islas.

En origen las romerías encarnaban fiestas de las clases más adineradas de la sociedad, que se congregaban en veneración de los santos a los que atribuían buenas cosechas, tierras fértiles, copiosidad de lluvias, exoneración de determinadas enfermedades y un largo etcétera. En consecuencia, los allí reunidos degustaban los alimentos y vinos de la tierra y, brindaban y compartían sus bienes rindiendo así pleitesía. Éstas celebraciones se fueron popularizando paulatinamente y dieron paso a una de las fiestas más emblemáticas de la actualidad. Dentro de las grandes romerías de la isla cabe señalar las romerías de San Marcos en Tegueste, donde las carretas son decoradas con productos del campo (semillas, cereales, flores, etc), San Isidro Labrador en Los Realejos, San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza en La Orotava, San Benito Abad en La Laguna, San Roque en Garachico, San Agustín en Arafo o la Romería-Ofrenda a la Virgen de Candelaria celebrada cada 14 de agosto. Otro acto significativo de la fiesta de la Virgen de Candelaria es la llamada "Caminata a Candelaria", realizada en la noche del 14 al 15 de agosto, en el cual los fieles hacen peregrinación a pie desde diferentes partes de la isla, incluso llegando de otras islas, hasta llegar a la Villa Mariana de Candelaria.

Quizás la fiesta de mayor repercusión nacional e internacional sea el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, no en vano declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional. Aparte de la capital, el carnaval se celebra en múltiples localidades del norte y sur de la isla, pero es en la primera donde tiene mayor envergadura. Son diversos los concursos que se programan: murgas, comparsas, rondallas, agrupaciones, etc. Con la elección de la reina adulta se pone fin a éstos y comienza lo que los tinerfeños denominan carnaval en la calle con importantes concentraciones de carnavaleros en el centro de Santa Cruz, que se prolongan durante diez días de fiesta.

Con marcado carácter religioso se encuentra la festividad del Corpus Christi, en la que es habitual la confección de alfombras florales en las calles. A título especial se pueden incluir las realizadas en La Orotava, donde se puede contemplar un tapiz de considerables dimensiones confeccionado en la plaza del ayuntamiento mediante tierras volcánicas de diversas tonalidades, extraídas del Parque Nacional del Teide que, tras la celebración son devueltas a fin de respetar el entorno del Parque. La festividad del Corpus Christi de La Orotava está declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Actividad Tradicional de Ámbito Insular.

En el capítulo de celebraciones a reseñar de la isla de Tenerife habría que contar con la Semana Santa. Esta se celebra en todos los municipios pero probablemente sea en La Laguna, La Orotava y Los Realejos donde adquiera especial significado. En este sentido destacan principalmente las procesiones que se desarrollan durante el Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección.

Las principales comunicaciones que se producen en Tenerife se establecen por carretera. Las más importantes son la Autopista del Sur y la Autopista del Norte, que parten desde la zona metropolitana hacia las zonas sur y norte respectivamente. Estas dos autopistas están conectadas a través de la Autovía de Interconexión Norte-Sur también en las afueras del área metropolitana. Dentro de la red de carreteras de la isla existen otras de menor importancia que las anteriores pero cabe destacar la Autovía de San Andrés y la Autovía de Penetración de Santa Cruz de Tenerife, ambas en Santa Cruz de Tenerife.

Asimismo está previsto la construcción de una autovía de circunvalación norte del área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife-La Laguna. Esta autovía pretende comunicar los núcleos de Guamasa y Acorán, a través de Los Baldíos, Centenero, Llano del Moro, El Sobradillo, El Tablero, El Chorrillo, entre otros barrios. La vía tendrá aproximadamente 20 km y un coste estimado de 190 millones de euros.

El principal medio para llegar a Tenerife es el avión. Existen dos aeropuertos en la isla: el aeropuerto de Tenerife Sur y el aeropuerto de Tenerife Norte. A pesar de que el aeropuerto de Tenerife Sur es el que recibe mayor número de pasajeros, ambos disponen de vuelos regulares con las capitales de otras islas, con muchas ciudades peninsulares (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga, Bilbao, etc.), con ciudades europeas del Reino Unido, Alemania, Francia e Italia entre otras y también con ciudades americanas y africanas. Teniendo en cuenta los dos aeropuertos, Tenerife es la isla canaria que, anualmente, recibe mayor número de pasajeros y realiza mayor número de operaciones. Debido al turismo, es fácil encontrar vuelos directos más económicos con las principales ciudades alemanas o británicas que con las peninsulares.

Además del avión, Tenerife tiene dos puertos marítimos principales que le sirven de conexión. El Puerto de Santa Cruz que conecta con las capitales de cada isla, y en particular con aquellas de la provincia oriental, y el Puerto de Los Cristianos que se centra en mayor medida en las comunicaciones con las capitales de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Además es posible el tráfico de pasajeros entre los Puertos de Santa Cruz de Tenerife y Cádiz y viceversa. Está previsto construir un gran puerto de importancia en el sur de la Isla, el de Granadilla, y otro en la parte oeste, en Fonsalía.

La isla cuenta también con una extensa red de guaguas tanto urbanas como interurbanas que conectan la gran mayoría de los núcleos de población. Para ello cuenta con estaciones de guaguas en todas las ciudades, como el Intercambiador de Transportes de Santa Cruz de Tenerife.

Con la inauguración de la línea 1 del Tranvía de Tenerife, que une destacados sectores de la conurbación Santa Cruz-La Laguna y puntos como los dos centros hospitalarios de la zona, se puso en marcha la red tranviaria de Tenerife. La segunda fase se espera que una los barrios de Tincer (perteneciente a Santa Cruz) y La Cuesta (La Laguna), por medio de la línea 2.

Perteneciente a la misma empresa que explota el Tranvía de Tenerife, en 2008 se espera que comience, tras la aprobación de su construcción por el pleno del Cabildo Insular de Tenerife el 27 de abril de 2007, los trabajos para habilitar un tren que unirá Santa Cruz de Tenerife con el sur de la isla. El recorrido total será de 80 km y tiene previsto realizar su trayecto completo en 35 minutos y si tuviera que parar en todas las estaciones, lo haría en 45 minutos.

En Tenerife se pueden practicar gran cantidad de deportes, tanto al aire libre como en las distintas instalaciones disponibles en toda la isla.

La lucha se desarrolla dentro de un círculo, generalmente de arena, denominado terrero. En él, dos luchadores se enfrentan agarrados intentando derribarse. En Tenerife hay 26 terreros distribuidos por algunos municipios de la isla, utilizados por los 26 equipos masculinos federados y los dos equipos femeninos. La isla cuenta además con una liga escolar organizada por el cabildo y con un programa de promoción de este deporte puesto en marcha por instituciones, federaciones y clubes en el que participan 24 escuelas de lucha.

El juego del palo canario es un arte marcial que se practica entre dos jugadores que, sin llegar a hacer contacto con el cuerpo del adversario, realizan un combate con palos. El juego del palo, en su origen, no tenía carácter lúdico, sino que era un método de combate utilizado por los canarios precoloniales.

Similar al juego francés de la petanca, la bola canaria es un deporte que básicamente consiste en sumar puntos mediante el lanzamiento de unas bolas que hay que dejar lo más cerca posible de un objeto llamado mingue o boliche. Se juega en un terreno rectangular de arena o tierra de entre 18 y 25 m de largo y un ancho de entre 3,5 y 6 m . En Tenerife se compite a nivel federado existiendo una treintena de equipos que se organizan en tres categorías (primera, segunda y segunda B). En Tegueste existe una federación interna e independiente que funciona sólo en ese municipio y los equipos pueden ser mixtos.

En la isla se practican otras manifestaciones deportivas relacionadas con el ámbito rural, como el levantamiento de piedras y el arrastre de ganado, esta última con un creciente arraigo popular al disponer de un campeonato que organiza la Asociación Canaria de Arrastre. En abril suele celebrarse en Tegueste una exhibición de deportes rurales de Canarias.

Las condiciones de mar y el clima hacen que la isla sea idónea para la práctica de una amplia variedad de deportes acuáticos.

En la isla se practican tanto el surf tradicional, deslizándose sobre las olas encima de una tabla, como el windsurf en el que la tabla se desplaza gracias a una vela y como el más reciente kitesurf, en el que la fuerza necesaria para la navegación se obtiene de una cometa. La isla cuenta con diez escuelas, una de ellas participada por el cabildo, y diversos cursos dedicados al aprendizaje de estos deportes. Las principales zonas para la práctica de estas disciplinas son El Médano, Playa de Las Américas, la costa de Santa Cruz de Tenerife, Güímar y las costas del Valle de La Orotava, principalmente en la Playa del Socorro en Los Realejos. En algunas de ellas se han celebrado varias pruebas del Grand Slam puntuables para la World Cup en las disciplinas de "olas", "slalom" y "course race".

Al igual que ocurre con el surf y el windsurf, se pueden encontrar escuelas de submarinismo por toda la costa de Tenerife. En la isla existen hasta treinta puntos de inmersión repartidos por su litoral donde no sólo es posible descubrir una interesante flora y fauna marinas, sino también restos de barcos hundidos. Dentro de los mejores sitios para el buceo se encuentran, entre otros, Las Galletas, Playa Paraíso y la Punta de la Rasca al Sur, así como Garachico, Puerto de la Cruz o la Punta de Teno al Norte. En Tenerife concurren un gran número de clubes de buceo, tanto para la práctica como para el aprendizaje. Uno de ellos, también como en el caso del windsurf bajo las directrices del Cabildo Insular en el Centro Insular de Deportes Marinos (CIDEMAT). Destaca la presencia de especies como la tortuga boba, y de una colonia permanente de ballenas piloto, también bajo el nombre de calderones tropicales frente a las costas del Sur, avistándose igualmente con frecuencia el delfín mular. Estas dos especies de cetáceos viven de forma permanente en el canal existente entre Tenerife y La Gomera.

Como es lógico, también se practican distintas modalidades de deportes acuáticos desarrolladas a bordo de embarcaciones. De estos deportes, se celebran en la isla distintas competiciones de Vela latina, Laser, Snipe, Crucero o de Optimist, por ejemplo.

En la isla tienen lugar eventos de índole insular, regional, nacional e incluso internacional.

Otro deporte que podríamos englobar en esta categoría es la pesca deportiva, existiendo clubes en la isla para ello. Aparte también es posible desarrollar excursiones marítimas con este fin. Además existe un campeonato insular de pesca de altura.

El deporte del motor ocupa un lugar significativo en Tenerife. El motocross, el karting y los rallyes son tres variedades que encontramos en la isla. Durante todo el año se llevan a cabo competiciones de rally, en sus diferentes especialidades, valederas para el campeonato regional de Canarias. En cuanto a la modalidad de rallyes de asfalto se realizan varias pruebas. Estas son el Rally Norte, Rally Isla de Tenerife, Rally de Granadilla y Rally Villa de Adeje. La categoría de montaña suma siete pruebas (subida a Los Loros, subida a Guía de Isora, subida a Güímar, subida Arona-La Escalona, subida a Tamaimo, subida a San Miguel y subida a La Guancha) en esta isla. Por otro lado, en la categoría de tierra, en los municipios de Arico y Granadilla se realizan dos rallyes. Finalmente, en la modalidad de slalom, destaca la prueba de Arico.

El voleibol es el deporte más laureado de los existentes en la isla. Dentro de esta disciplina deportiva destaca en la categoría femenina, de manera clara, el campeón europeo Club Voleibol Tenerife que participa en la Superliga femenina española. Otros dos combinados a subrayar en este aspecto son el femenino Club Voleibol Aguere y el masculino Arona Playa de las Américas que compite en la Superliga masculina de voleibol. Fruto del éxito de los diferentes clubes de voleibol se observa un creciente interés por esta práctica deportiva en los escolares de Tenerife.

Como ocurre en gran parte del resto de España el fútbol es el deporte más practicado y seguido por el conjunto de los tinerfeños. La Federación Tinerfeña de Fútbol cuenta con un total de 305 equipos federados que compiten en las diferentes categorías en el conjunto de campos de fútbol que se reparten en el territorio isleño. Por otro lado, el máximo exponente tinerfeño en cuanto a fútbol se refiere es el Club Deportivo Tenerife, equipo de la Segunda División española.

En Tenerife también existe la posibilidad de practicar el baloncesto. Al igual que en el caso del fútbol, voleibol, e incluso balonmano, karate, etc. muchos colegios e institutos ofrecen la posibilidad de aprender y profundizar en la práctica de este deporte. Además se hallan en la isla diversos equipos federados. En concreto, en la liga LEB se integran dos equipos de esta isla: el Tenerife Rural y el Club Baloncesto Canarias.

Distintos deportes como el ciclismo, el pádel, el tenis, el squash, la hípica, el judo, el frontenis, el atletismo con el Club Atletismo Tenerife CajaCanarias y un largo etcétera completan la oferta deportiva de Tenerife, pero aquí, por obvios motivos de espacio se omiten.

Los principales centros sanitarios de la Isla son el Hospital Universitario de Canarias y el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria. Ambos son hospitales de tercer nivel, es decir, de atención especializada y de referencia en algunas especialidades para toda Canarias. Están incorporados a la red docente de la Universidad de La Laguna. No obstante, pertenecen a organismos distintos, ya que el primero se encuentra bajo las directrices del Consorcio sanitario de Tenerife y el segundo del Servicio Canario de Salud.

Además, se están construyendo dos nuevos hospitales periféricos en las zonas norte y sur de la isla, concretamente en los municipios de Icod de los Vinos y Arona respectivamente. Estos centros contarán, de acuerdo a su clasificación como hospitales de segundo nivel, con servicios de hospitalización, diagnóstico avanzado, urgencias, cirugía mayor ambulatoria, rehabilitación,etc. Los hospitales de tercer nivel y los futuros de segundo nivel junto con los 39 centros de atención primaria y los múltiples centros de atención especializada completan las infraestructuras sanitarias de Tenerife.

Hay otros edificios religiosos de cierta relevancia, como puede ser la Iglesia de la Concepción, la de San Agustín y Santo Domingo en La Orotava, el Templo de Nuestra Señora de la Peña de Francia, en el Puerto de la Cruz, la Iglesia de San Andrés (San Andrés, Santa Cruz de Tenerife), ejemplo de estilo colonial canario, el de San Marcos Evangelista en Icod de los Vinos o el de Santa Ana en Garachico, así como la Iglesia de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife y el Real Santuario del Cristo de La Laguna.

Es importante señalar también a Pedro de San José Betancur (Hermano Pedro) Primer Santo Canario, nacido en el municipio de Vilaflor.

Como resulta lógico por la influencia marina, los productos del mar gozan aquí de cierta abundancia tanto en cantidad como en variedad. Entre las especies más apreciadas están las viejas, y también, entre otros, la sama, el bocinegro, la salema, el cherne, el mero... Destacan asimismo los diversos tipos de túnidos que abundan en sus costas. Las caballas, sardinas y chicharros también deben ser citadas entre los pescados más consumidos. Otra especie que disfruta de cierta fama es la morena, que se suele servir frita. Estas variedades marinas se suelen preparar simplemente cocidas, o a la espalda, a la sal, etc. Es frecuente que se acompañen con mojo y papas arrugadas.

En el apartado de carnes, es un plato muy popular la típica carne de fiesta (tacos de cerdo adobados) que se prepara para los festejos de los pueblos en ventorrillos (puestos de feria), bares y casas particulares. El conejo en salmorejo, el cabrito, y por supuesto el vacuno, el porcino y las carnes de ave son también consumidas habitualmente.

Tanto los pescados como las carnes suelen acompañarse con papas arrugadas. Es este un plato típico del conjunto de las Canarias que responde simplemente a la forma de cocinar las papas. Con agua, mucha sal, y sin pelar.

Con esta palabra, seguramente de ascendencia portuguesa, se designan las salsas típicas del las islas. Los mojos constituyen un auténtico mundo de sabores, colores, texturas, etc., entre los que se encuentran el mojo de cilantro, de perejil, de pimentón y el distinguido mojo picón a base de pimienta. No obstante el abanico de estas salsas es muy amplio y permite el uso de distintos ingredientes en su elaboración como almendras, queso, azafrán, pan frito, entre otras posibilidades.

Es un acompañamiento para algunas carnes y para ciertos pescados.

En cuanto finalizó la conquista de las islas, una de las primeras actividades económicas de las que se pusieron en marcha inmediatamente fue la elaboración y el mercado del queso. Era una forma racional de rentabilizar la pequeña ganadería existente. Como anécdota, podemos apuntar que el queso fue incluso utilizado como moneda de cambio y compraventa. Desde entonces este es un alimento fundamental en las zonas agrarias.

Viene a ser otro de los platos más comúnmente elaborados y consumidos. Destacan los producidos en granjas de Arico, La Orotava o Teno. A su vez, son diversas variedades las que existen: quesos tiernos, curados, semicurados, ahumados… y son en su mayoría artesanales. Hoy en día predominan los quesos de cabra, aunque en ocasiones se confeccionan con ciertas cantidades de leche de oveja o de vaca. Suelen servirse a modo de entrante o simplemente de tentempié. Los quesos canarios gozan de una buena crítica internacional, entre otras cosas, por su suavidad y por su sabor, dotándolos de una personalidad que los diferencia de otros quesos europeos. En concreto, el queso tinerfeño curado de cabra con coberturas de pimentón y gofio de la Quesería de Arico ha resultado premiado en su categoría como mejor queso del mundo en la final de los World Cheese Awards 2008 celebrados en Dublín.

Uno de los últimos estudios realizados revela que en Tenerife se producen aproximadamente 3.400 toneladas al año, lo que supone el 50% de la producción de la provincia y un 25% de todo el Archipiélago. A día de hoy existen 75 queserías artesanales, según el Registro General Sanitario de Alimentos.

Actualmente los quesos de Tenerife disponen de una marca de garantía potenciada por la Fundación Tenerife Rural para homologar su calidad. Con esta marca de garantía, se intenta dar a conocer las principales cualidades de los quesos, valorizar el producto y mejorar su comercialización.

El gofio es uno más de los elementos tradicionales de la cocina canaria y particularmente de Tenerife. Se realiza con granos de cereales que son tostados y posteriormente molidos. El género de mayor consumo en la isla es el de trigo, aunque existen otros tipos como el de millo o en menor medida el de garbanzo. Es también relativamente frecuente aquel de tipo mixto, trigo-millo. Desde incluso antes de la conquista de Canarias ya servía de sustento para los guanches. En posteriores tiempos de hambruna y escasez de alimentos formó parte de la dieta popular canaria. Hoy en día se utiliza como plato único (gofio escaldado) o como complemento en platos de distinta índole: carnes, pescados, potajes, postres. Incluso algún cocinero de prestigio ha confeccionado helados de gofio recibiendo buena crítica al respecto.

La repostería en Tenerife se encuentra representada y fuertemente influenciada por la repostería palmera, con exquisiteces como el bienmesabe, la leche asada, el Príncipe Alberto, el frangollo, los huevos moles, el quesillo y un largo etcétera. Del mismo modo, los rosquetes, las truchas, y diversos tipos de pasteles, entre los que se encuentran los laguneros y los singulares rosquetes de Guía de Isora, forman parte de este capítulo del recetario.

El cultivo de la vid en el archipiélago y especialmente en Tenerife nace tras la conquista, cuando los colonizadores traen variedades de viñas y comprueban la nobleza que adquirían los caldos canarios. En los siglos XVI y XVII, el vino alcanza un gran peso en la economía tinerfeña pues son muchas las familias que se dedicaban a su cultivo y posterior negocio. Especial mención merece el malvasía canario, que llegó a ser considerado el mejor vino del mundo y era ansiado por las cortes europeas y las mayores bodegas de Europa y América. Escritores como William Shakespeare o Walter Scott hacen referencia en algunas de sus obras a estos vinos. La isla presenta actualmente cinco denominaciones de origen: Abona, Valle de Güímar, Valle de La Orotava, Tacoronte-Acentejo e Ycoden-Daute-Isora.

Canarias, y por ende Tenerife, no tienen grandes niveles de contaminación atmosférica gracias, por un lado, a la escasez de fábricas e industrias y, por otro, al régimen de los vientos alisios que alejan las masas de aire contaminadas de las islas. Según datos oficiales ofrecidos por las consejerías de Sanidad y de Industria, Tenerife es uno de los lugares de España con menor índice de contaminación atmosférica con un promedio medio-bajo. No obstante, las principales fuentes contaminantes de la isla son la refinería de Santa Cruz de Tenerife, las centrales térmicas de Las Caletillas y Granadilla y, evidentemente, el tráfico. Además, en la isla de Tenerife al igual que en la de La Palma debe controlarse la contaminación lumínica, por su afección a los observatorios astrofísicos situados en las cumbres de estas islas. En cuanto a lo concerniente a la calidad de las aguas, aquellas de consumo se encuentran todas calificadas como aptas. Algo similar ocurre en referencia a las aguas de baño, ya que todas las playas de la isla de Tenerife han sido catalogadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo como aguas aptas para el baño de muy buena calidad.

Al principio



Santa Cruz de Tenerife

Bandera de Santa Cruz de Tenerife

Santa Cruz de Tenerife es una ciudad y un municipio canario perteneciente a la provincia española del mismo nombre: Santa Cruz de Tenerife. Es la capital de la isla de Tenerife (isla más poblada de España), así como de la provincia mencionada. Además, comparte la capitalidad de la Comunidad Autónoma de Canarias con Las Palmas de Gran Canaria y es sede del Parlamento de Canarias, la ciudad es también sede de la Audiencia de Cuentas de Canarias.

El municipio se encuentra situado en el nordeste de la isla, a orillas del Océano Atlántico. La ciudad está enclavada entre la bahía que lleva su mismo nombre y el Macizo de Anaga, alzándose en anfiteatro desde la costa hasta la cumbre.

El municipio tiene una extensión de 150,56 km² y cuenta con una población de 221.956 habitantes (INE enero de 2008). Su altitud en el casco histórico es de 4 metros sobre el nivel del mar. Tiene 58 kilómetros de costa, dividida naturalmente por el Barranco de Santos. La ciudad está ubicada en una zona abrupta, formando una conurbación con la ciudad de San Cristóbal de La Laguna y absorbiendo otras localidades como Taco y la Cuesta.

El clima es árido, con escasas lluvias (poco más de 200mm) y temperaturas suaves: un promedio de 21°C anuales, con escasa amplitud térmica diaria, gracias al efecto suavizador de los vientos alisios.

Básicamente de servicios y con fuerte componente de pequeña y mediana empresa, aunque también posee industrias químicas, entre las que destaca la refinería de petróleo más antigua de España, en funcionamiento desde 1930. De hecho, Santa Cruz es la única capital de más de 100.000 habitantes que la alberga. Es objeto de polémica por su excesiva extensión, que resta espacio para el crecimiento de la ciudad, cercada por la propia refinería, el municipio de La Laguna y el Macizo de Anaga. La nueva zona de expansión de la ciudad, en el Barrio de Cabo Llanos, fue en su día parte de la propia refinería que ha ido cediendo terreno.

Santa Cruz de Tenerife acoge en las afueras la Base Militar de Hoya Fría conteniendo un Regimiento de Infantería Ligera (Tenerife 49), el Regimiento de Transmisiones número 22, Batallón de Cuartel General de la Zona Militar de Canarias así como la Subinspección Militar de Canarias. En la parte sur, en unos terrenos que Defensa cedió al Ministerio del Interior, está el Centro de Retención para inmigrantes ilegales. Estos terrenos en la actualidad y tras años de litigios han de ser devueltos por el Estado a la familia que originariamente era propietaria de los mismos.

En pleno centro chicharrero, frente a la Plaza Weyler, se encuentra el Palacio de la Capitanía General de Canarias. El cargo existe desde el s. XVI y Santa Cruz de Tenerife siempre ha sido sede de la Jefatura, bien como ciudad, bien como capital, ya que la capitalidad durante un tiempo estuvo en La Laguna. Contiene el Archivo Intermedio Militar de Canarias.

Entre el Barrio del Toscal y la Rambla General Franco, está localizado el Museo Militar Regional de Almeyda (Fuerte Almeyda). Sus fondos hacen de él uno de los más importantes centros de investigación de Canarias en lo que a cartografía histórica se refiere. Una muestra que recoge una amplia variedad de armamentos, entre los que cabe destacar el cañón Tigre, protagonista del ataque de Nelson contra Santa Cruz. El espectador también puede contemplar una parte del conjunto de las armas utilizadas en los enfrentamientos por la Conquista de Tenerife.

Ocupa el territorio denominado Añazo por los Guanches, los habitantes prehispánicos de las islas. Fue aquí, donde desembarcó el Adelantado Fernández de Lugo y plantó una cruz que da nombre a la ciudad. Dicha cruz se encuentra guardada en la Iglesia de La Concepción y era sacada en procesión el día de la Cruz (3 de mayo). Concretamente fue en abril de 1494 cuando desembarcó para la conquista de la última isla, la única que había resistido hasta entonces, con una tropa de peninsulares y canarios (gomeros y grancanarios, sobre todo) formada por unos 2.000 hombres de a pie y 200 a caballo. En esta ocasión, y tras la Primera Batalla de Acentejo, abandonó la Isla. Con un ejército mejor armado y entrenado, el Adelantado retornó a Tenerife en 1495 y, tras reconstruir el fortín militar de Añazo en Santa Cruz, iniciaría la conquista definitiva; terminada la cual, Santa Cruz queda configurada como un modesto caserío de pescadores, dependiente de La Laguna, ciudad ésta última en la que se estableció la capital de la isla.

Con el paso del tiempo se fue convirtiendo en uno de los puertos más importantes del Atlántico, ya que Canarias era paso ineludible para la flota que partía hacia América.

El siglo XVIII representa el verdadero desarrollo poblacional y urbanístico de Santa Cruz. En 1705 tiene lugar la erupción volcánica del Trevejo, que sepultó de lava el floreciente puerto de Garachico, que era el principal de la isla, sin posible recuperación, por lo que el puerto de Santa Cruz, pasó a ocupar el lugar prioritario. En 1723 se produce el traslado y asentamiento de la residencia del Comandante General Lorenzo de Villavincencio (Capitanía General de Canarias), que hasta la fecha había tenido sede en La Laguna. El desarrollo económico y el florecimiento cultural, ocasionó en gran medida la apertura de la primera imprenta de Canarias y la edición periódica de prensa escrita (1751).

Santa Cruz confirma la solidez de sus defensas como Plaza Fuerte con la victoria sobre el Almirante Jennings en 1706 y en 1797 sobre Horacio Nelson: el 27 de junio (día de Santiago), se registra el más importante acontecimiento militar de la historia de la ciudad: tropas y ciudadanos se defendieron, al mando del General Gutiérrez, del ataque naval del Contraalmirante inglés; la poderosa Armada británica se retirará, no sin antes perder Nelson un brazo (por un cañonazo desde el Castillo de Paso alto con el "cañón Tigre", cañón que puede ser visitado en el Museo Militar del Castillo de Almeida) y parte de sus banderas y marinos.

A comienzos del siglo XIX, en 1803, el Rey Carlos IV otorga al Puerto de Santa Cruz de Tenerife el título de “ya de por sí y sobre sí” de "Villa exenta", con derecho a establecer su propio Ayuntamiento, con la denominación de “muy leal, noble e invicta Villa de Santa Cruz de Santiago de Tenerife”, lo que supuso su emancipación administrativa con respecto al municipio de La Laguna, mediante la Real Cédula de 28 de agosto. En 1812 la importancia política y administrativa de Santa Cruz, queda definitivamente reconocida cuando se designa como capital de la “Provincia única de Canarias”, en pugna con las ciudades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria. Contribuyeron a este nombramiento políticos como José Murphy y Meade y que la capitanía y la intendencia militar se encontraba en su territorio municipal.

El decreto de Puertos Francos de 1852 permitió el posterior desarrollo del Puerto de Santa Cruz de Tenerife y de la propia "Villa" como enclave comercial. Con la expansión colonial europea por África los puertos canarios se convirtieron en puertos de escala para el avituallamiento de carbón de los buques.

En 1859 obtiene el título de “Ciudad” mediante el Real Decreto de 29 de mayo y en 1894 se le otorga el título de “muy benéfica” mediante el Real Decreto de 23 de abril, por el comportamiento de sus vecinos con ocasión de la epidemia de cólera del año anterior.

Tras la I República, y durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, se produce en 1927 la división provincial del Archipiélago Canario en las actuales provincias: Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, mediante el Real Decreto de 21 de septiembre. Ello fue provocado por la lucha por el control político, económico y administrativo por parte de las élites insulares, derivando todo ello en el llamado pleito insular.

En 1936 es asesinado el que fuera el último alcalde republicano (II República) de Santa Cruz de Tenerife: Don José Carlos Schwartz Hernández de la mano de sujetos afines al militar golpista Francisco Franco Bahamonde.

El 31 de marzo de 2002 cayeron lluvias torrenciales durante unas dos horas afectando al área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife y extendiéndose en dirección NE hacia la zona de San Andrés. Es importante reseñar que las precipitaciones torrenciales afectaron a un área muy reducida del entorno de la capital tinerfeña. Posteriormente, en 2005, llegó la tormenta tropical Delta procedente del Atlántico, que también causó grandes daños, sobre todo por sus fuertes vientos.

Santa Cruz de Tenerife alberga la primera sede del Centro Unesco en Canarias.

Destaca además el Fuerte de Almeyda sede del Museo militar de Canarias.

El estilo neoclásico se ve representado principalmente en edificios oficiales, como la antigua Capitanía General, el Parlamento de Canarias o el Templo Masónico de Santa Cruz de Tenerife de la logia Añaza (calle San Lucas).

También sobresale la arquitectura modernista, ejemplos de la cual son las edificaciones existentes en torno a la Plaza de los Patos y Las Ramblas. Las más distinguidas son la antigua fábrica de tabaco La Lucha y la de El Águila, obras del arquitecto Domingo Pisaca.

La arquitectura posterior a la Guerra Civil Española denota poderío en sus dimensiones, lo que se manifiesta en el edificio del Gobierno Civil, La Recova (Mercado de Nuestra Señora de África) o el Cabildo de Tenerife.

El crecimiento de la ciudad se ha producido, en los últimos años, fundamentalmente en los barrios de El Cabo y Los Llanos. En esta zona se han concentrado los nuevos edificios oficiales, como el Palacio de Justicia, el Edificio de Usos Múltiples II, la Presidencia del Gobierno, el Intercambiador de Transportes de Santa Cruz de Tenerife o el Auditorio de Tenerife. Arquitectos de talla internacional han aportado interesantes obras a la ciudad; Santiago Calatrava (Auditorio de Tenerife y Centro Internacional de Ferias y Congresos de Tenerife) o Herzog & de Meuron (remodelación de la Plaza de España y TEA - Tenerife Espacio de las Artes) son muestra de ello.

Destacan también por su diseño la Sede de CajaCanarias, la Sede de Caja Rural de Tenerife, o las Torres de Santa Cruz, los rascacielos más altos de Canarias y los edificios residenciales más altos de España. También en la ciudad de Santa Cruz hay un edificio (conocido simplemente como "El Rascacielos") que fue el más alto de la ciudad hasta la construcción de las Torres de Santa Cruz.

El municipio de Santa Cruz abarca la mayor parte del Macizo de Anaga, formación montañosa en el que se encuentran dispersos numerosas poblaciones de pequeño tamaño, como Taganana o Chamorga. Es un Parque Rural con excelentes caminos, ideales para la práctica del senderismo. Existe además un albergue.

Con una economía basada en los servicios, el comercio es muy importante en toda la ciudad. Existen zonas de especial concentración de tiendas, como las llamadas Zona Centro (calles del Castillo, San José, del Pilar, Viera y Clavijo, Teobaldo Power y aledañas), Zona Rambla (Rambla de Pulido, calle Ramón y Cajal y aledañas) y los centros comerciales y grandes almacenes ubicados en la Avenida 3 de Mayo y en el Barrio de Añaza.

La ciudad contiene numerosas piezas escultóricas, visibles tanto en sus plazas como en sus paseos; así, destacan la Fecundidad del Parque García Sanabria o Arbórea, estatua que rememora una sabina retorcida por el viento.

Pero sin duda el conjunto de la Exposición de Escultura al aire libre de Santa Cruz de Tenerife es el más importante. Se sitúa a lo largo de Las Ramblas y el Parque García Sanabria, y contiene obras de artistas como Henry Moore, Andreu Alfaro, Martín Chirino, Joan Miró y Óscar Domínguez, entre otros.

Santa Cruz no se ha caracterizado nunca por una intensa vida nocturna, en contraste con la cercana ciudad universitaria de La Laguna. Pese a todo, dispone de varias discotecas y pubs repartidos por la ciudad. Las más conocidas están en el Parque Marítimo César Manrique, Avenida 3 de Mayo y trasera, calle La Noria y en Residencial Anaga. Además, en la zona del Polígono Industrial El Mayorazgo han abierto tres nuevas discotecas. También existen pubs que han sobrevivido sin pertenecer a una ubicación especial de ocio, como El Andén, cercano a la Plaza de Toros, que abría sus puertas en 1991.

Recientemente ha cobrado importancia como espacio de ocio la calle Antonio Domínguez Alfonso (popularmente conocida como calle La Noria) y adyacentes, en las inmediaciones de la Iglesia de la Concepción. Tras varios años de abandono, el conjunto de casas tradicionales de esta zona ha sido recuperado por la hostelería como locales de tapas, cenas ligeras, y copas. Esta calle también acoge las sedes de varias murgas, agrupaciones musicales vinculadas al Carnaval, y del Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas.

La popularmente llamada Avenida de Anaga (como se conoce al conjunto de avenidas que lindan con el puerto) es en su sección de Avenida Francisco la Roche un lugar clásico de cenas y de primeras copas. Durante la década de los 90 fue centro neurálgico del ocio nocturno, concentrando los más conocidos locales de la ciudad. Pese a que muchos de ellos cerraron por problemas de licencias y de ruido, se pretende en la actualidad recuperar su esplendor. Con ese fin, el Ayuntamiento llevará a cabo varias iniciativas hasta 2009.

En 2007, por decisión del Ayuntamiento y bajo gestión de la Sociedad de Desarrollo, se pone en marcha un ambicioso plan de dinamización para la ciudad bajo la marca comercial "Santa Cruz + Viva", en acuerdo con el Cabildo Insular de Tenerife y el Gobierno de Canarias.

En Santa Cruz de Tenerife tienen su redacción los tres diarios provinciales (El Día, Diario de Avisos, y La Opinión de Tenerife), así como redacciones de periódicos regionales como La Gaceta de Canarias. También se localizan en la ciudad las sedes de diferentes canales de televisión, la mayoría de los que emiten en la isla: Televisión Española en Canarias, Televisión Canaria, Antena 3 TV Canarias, El Día Televisión, Canal 7 del Atlántico, Canal 4 Tenerife, Canal 8, etc. La mayoría de las emisoras de radio también se encuentran en la ciudad. Radio Club Tenerife (Cadena SER), RNE, Teide Radio-Onda Cero, Radio El Día, Radio ECCA...

El clima es árido (poco más de 200mm de precipitación) y suave todo el año, moderado por los vientos alisios. La variación térmica es escasa entre una estación y otra. La mayor parte de la lluvia cae entre Noviembre y Marzo. En invierno las temperaturas oscilan entre 16-17°C de mínima y 21-22°C de máxima, y en verano entre 22-23°C de mínima y 28-29°C de máxima. La ciudad goza de 2800 horas de sol al año, siendo la segunda capital de provincia española con más horas de sol.

El inmueble neoclásico que alberga el Ayuntamiento de Santa Cruz es de 1902 y pensado en un primer momento como Palacio de Justicia aunque en 1904 ya era la casa consistorial. Muchos lo denominan "La Casa de los Dragos" por los dos ejemplares Dracaena draco que se encuentran a ambos lados de su entrada principal.

A sus habitantes se les llaman santacruceros, o también chicharreros (nombre que normalmente se extiende a todos los habitantes de Tenerife). La ciudad tiene 220.902 habitantes (INE 2007).

Santa Cruz dispone de 20 líneas urbanas de guaguas pertenecientes al consorcio insular de transportes TITSA. Se distribuyen en 6 líneas circulares (904, 908, 913, 914, 920 y 921), 10 líneas que unen la parte baja de la ciudad con los barrios (901, 902, 903, 905, 906, 907, 911, 912, 915 y 918) y 4 que conectan el centro con los barrios costeros (909, 910, 916 y 917). La mayoría de estas líneas tienen su punto de partida en el Intercambiador de Transportes de Santa Cruz de Tenerife, en la Avenida 3 de Mayo. Desde ahí salen las guaguas que conectan la capital con el resto de la isla y los barrios de la zona metropolitana Santa Cruz-Laguna.

La comunicación marítima tiene lugar a través el Puerto de Santa Cruz de Tenerife, desde donde parten ferrys a las islas orientales del archipiélago y a Cádiz. También es puerto de llegada de cruceros turísticos, en ruta por el Atlántico o procedentes del Mediterráneo. En cuestión de mercancías destacan los buques cargacontenedores, pesqueros y petroleros para proveer a la refiniería de petróleos de la ciudad. Es uno de los puertos de España con mayor tráfico de mercancías y de pasajeros, disponiéndose a lo largo de unos 10 kilómetros de litoral, con cinco dársenas que cuentan con un profundo calado, uno de los mayores del país ya que cerca de la costa se alcanzan grandes profundidades.

El día 2 de junio de 2007 entró en funcionamiento el Tranvía de Tenerife, que recorre en su línea 1 gran parte de la zona metropolitana de Santa Cruz. La línea 2 ya está en obras, y las 3 y 4 están en proyecto. Su salida está situada en el Intercambiador junto a los juzgados de la capital. Asimismo, de ese lugar se espera que parta un tren de alta velocidad, paralelo a la Autopista del Sur, llegando hasta Playa de las Américas, en los municipios de Adeje y Arona. Su construcción está previsto que comience en 2008.

La fiesta más conocida de Santa Cruz es el Carnaval. Está considerado como uno de los más importantes del mundo. Comparte con Cádiz el título de Fiesta de Interés Turístico Internacional, siendo dos formas distintas de celebrar y entender el carnaval. Su fecha de celebración varía cada año, aunque suelen coincidir en los meses de enero o febrero. Durante la época franquista, es decir, los 40 años de dictadura del general Franco, en estas dos ciudades de España fue donde único se celebraron los carnavales, bajo la denominación de "Fiestas de Invierno", ya que estaban prohibidos su celebración como tal.

Los bailes al son de la Salsa y de las Batucadas de las Comparsas duran toda la noche. La explosión del colorido tiene lugar con la elección de la Reina del Carnaval, luego, con la Cabalgata Anunciadora, dará comienzo el carnaval en la calle. Las murgas y rondallas son las encargadas de poner el tono picante y cultural de la fiesta, siendo la apoteosis del Carnaval santacrucero el martes de carnaval, con el gran colorido y desfile de la cabalgata, y al día siguiente el colorido de días anteriores se cambia por el negro del luto por el entierro de la sardina, que pone fin a las fiestas de manera oficial, aunque el Carnaval continua hasta el fin de la semana (viernes y sábado de piñata).

En los últimos años ha existido una polémica con respecto a la celebración del entierro de la sardina. Mientras una parte de la población abogaba por mantener la tradición y celebrar el entierro el miércoles de ceniza, el Ayuntamiento, alegando motivos de asistencia, prefería desplazarla al viernes de piñata. En los Carnavales de 2004 se celebraron dos entierros, uno popular y otro institucional, mientras que en 2005 fue el Ayuntamiento quién promovió ambos entierros, no sin escucharse multitud de voces acerca de lo absurdo de la situación; ese año un grupo de personas llevó a cabo "un rapto" de la sardina que se iba a quemar el viernes, quemándola el tradicional miércoles .

También ha cobrado gran importancia el baile de magos, celebrado la noche de la víspera del 3 de mayo, donde los asistentes visten los trajes tradicionales de las islas, llamados trajes de magos, y cenan al aire libre las comidas típicas traídas por cada uno. En 1999 esta fiesta batió el Récord Guinness al ser la cena al aire libre con mayor número de asistentes, que se estimaron en unos 8.000 . En 2005 se trasladó la celebración del mismo desde la Plaza de España y de la Candelaria a la calle de la Noria y la zona aledaña.

El domingo posterior al baile de magos, se celebra un paseo romero, en el que carretas engalanadas recorren algunas zonas de la ciudad entre música tradicional y comida típica.

En este aspecto, es también importante señalar el traslado cada siete años de la Virgen de Candelaria (Patrona Principal del Archipiélago Canario), desde la Villa Mariana de Candelaria a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, alternando cada siete años, entre esta ciudad y la de San Cristóbal de La Laguna. El último traslado a esta ciudad capital fue en octubre de 2002 y la próxima será en 2016.

El escudo de Santa Cruz de Tenerife posee los elementos característicos de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife. Curiosamente, no es cuadrado ni con forma de escudo, sino oval. En un fondo azul con anclas y castillos posee una cruz verde, símbolo de la Cruz de la Fundación, que da nombre a la ciudad. Detrás de la cruz aparece una Espada de Santiago en rojo, por ser el día de Santiago cuando la ciudad venció a Horacio Nelson. Bajo esta espada aparecen tres cabezas de león mirando a la derecha (del escudo), lo que simboliza la victoria de la ciudad sobre el almirante Nelson y los corsarios ingleses Blake y Jennings. Posee castillos, anclas y una isla de plata. Además ostenta la Medalla de Beneficencia y la Corona Real. La corona de laurel y olivo que rodea al escudo es el símbolo de la victoria de la ciudad ante todos y cada uno de los ataques sufridos.

Santiago Apóstol es el Patrón de la ciudad y del municipio de Santa Cruz de Tenerife, porque fue precisamente un 25 de julio (día del santo) cuando se venció al almirante británico Nelson. Desde entonces, Santiago es considerado el protector de la ciudad, estando el símbolo de la Espada de Santiago en su escudo. Su imagen se encuentra en la Iglesia Matriz de la Concepción. La Patrona de la ciudad es la Virgen de la Inmaculada Concepción, advocación mariana a la cuál esta dedicada la principal iglesia de la ciudad (la Iglesia Matriz de la Concepción).

Algunos equipos como el Tenerife C.B. se han mudado al vecino municipio de La Laguna por sus mejores instalaciones, creadas por el Cabildo Insular.

Al principio



Provincia de Santa Cruz de Tenerife

Situación de la provincia de Santa Cruz de Tenerife en el mapa provincial de España

Santa Cruz de Tenerife es una provincia española de la Comunidad Autónoma de Canarias, formada por las islas de La Palma, La Gomera, El Hierro y Tenerife, así como por una serie de roques adyacentes (como los de Salmor, Garachico y Anaga). En el año 2008 contaba con 1.005.936 habitantes (INE).

La capital de la provincia es Santa Cruz de Tenerife, en la isla de Tenerife (isla más oriental de la provincia, e isla más poblada de España).

La provincia surgió en 1927 cuando se escindió la antigua provincia de Canarias, con capital en Santa Cruz de Tenerife, en las nuevas de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. Fuera de Canarias, es también conocida con la denominación de Tenerife, que en realidad es su isla más poblada y extensa.

A los habitantes de la isla de Tenerife se les denomina tinerfeños o chicharreros; a los de La Palma, palmeros; los de El Hierro, herreños y a los de La Gomera, gomeros.

A diferencia de la mayoría de las provincias de España, la provincia de Santa Cruz de Tenerife carece de ningún órgano administrativo común para toda la provincia. Las competencias que normalmente ostentan las Diputaciones Provinciales se las reparten entre el Gobierno de Canarias y los Cabildos Insulares. El Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife es editado por el Gobierno de Canarias.

Al principio



Candelaria (Santa Cruz de Tenerife)

Bandera de Candelaria

Candelaria es un municipio canario perteneciente a la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Canarias). Está situado en la vertiente sureste de la isla de Tenerife. El municipio de encuentra a 20 kilómetros al sur de la capital; Santa Cruz de Tenerife. Es un lugar de frecuentes peregrinaciones por encontrarse en esta villa la imagen de la Patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria. El municipio de Candelaria tiene una gran importancia no solo religiosa, sino también histórica, pues en él se unieron las culturas guanche y castellana entorno a la imagen de la Virgen de Candelaria.

Los orígenes históricos de esta Villa Mariana se remontan a la aparición de la Virgen María que según la leyenda fue encontrada en la cercana playa de Chimisay (actual municipio de Güímar) en el siglo XIV, en época de los guanches y que el rey de la zona (Mencey de Güímar) ordenó conservar la "extraña figura". Más tarde un guanche cristianizado llamado Antón guanche, reconoció en la imagen a la Virgen María y desde entonces se la invoca bajo el nombre de "Nuestra Señora Santa María de la Candelaria". Después de la conquista de la isla (1496) la imagen fue trasladada a la Cueva de Achbinico situada detrás de la actual Basílica de Candelaria, en esta cueva recibió culto por parte de los guanches, quienes la llamaban "Chaxiraxi" (nombre de una deidad guanche). La devoción a la virgen convirtió a la Cueva de Achbinico o Cueva de San Blas, en el primer santuario cristiano de Canarias. La imagen de la virgen fue robada y llevada a Lanzarote, donde se dice que la talla de la virgen se giraba mirando en dirección a Tenerife, la imagen fue después devuelta a su cueva en Tenerife. Posteriormente la Virgen de Candelaria fue trasladada a la basílica, situada a unos pocos metros delante de la cueva. Actualmente hay en la cueva una imagen en bronce de la Virgen de Candelaria, que es una copia fiel de la primitiva imagen adorada por los guanches y también hay en la cueva una imagen de San Blas (el santo que da el actual nombre a la cueva). La cueva de Achbinico tiene una gran importancia no solo religiosa, sino también histórica, pues en ella fueron bautizados los guanches, la pila original con la que fueron bautizados aún se conserva en el camerín de la basílica. También destaca la Fuente de los Peregrinos, situada junto a la basílica.

Este municipio, al contrario que otras villas marianas del mundo, que por lo general son sus advocaciones de la virgen quienes toman el nombre de sus correspondientes villas o municipios, el municipio de Candelaria toma el nombre de la Virgen. Más tarde la Virgen de Candelaria fue declarada Patrona Principal del Archipiélago Canario por decreto de la Sagrada Congregación de Ritos el día 12 de diciembre de 1867, siendo coronada canónicamente el 13 de octubre de 1889.

Una curiosidad digna de mención es que en la ciudad de San Antonio (Texas, Estados Unidos de América) la cual fue fundada por canarios y que está hermanada con las dos capitales canarias, se encuentra la catedral más antigua de Estados Unidos y en cuyo altar principal se encuentra una imagen de la Virgen de Candelaria.

Candelaria es sede del Centro de Estudios Marianos de Canarias y del Instituto Superior de Teología. Junto a la basílica se encuentra la Plaza de la Patrona de Canarias con las estatuas de los nueve menceyes ("reyes" guanches) que gobernaban los nueve territorios en los que se dividía Tenerife. Candelaria está hermanada con Teror (Gran Canaria), con Candelaria (Cuba) y con Rota (Cádiz).

El municipio de Candelaria acoge la peregrinación anual de Candelaria (en febrero y en agosto, esta última es la más importante), así como a los peregrinos que visitan el municipio en todas las demás épocas del año. Las principales paradas de su visita son la Basílica de la Candelaria y la Cueva de Achbinico.

La Basílica de la Candelaria, declarada Bien de Interés Cultural, es el templo más importante del municipio y uno de los principales templos del archipiélago, pues es donde se encuentra la imagen de la Patrona de Canarias.

La actual basílica data de 1959 y fue construida sobre una antigua ermita. Destaca su alta torre-campanario, a sus pies se encuentra la Plaza de la Patrona de Canarias. Desde que la imagen de la Virgen apareciera en Chimisay, en torno a 1392, el primer gran Santuario a la Virgen de Candelaria fue el construido en 1668. Después con el aumento de las peregrinaciones de los devotos, se creó la necesidad de construir un templo más grande (la basílica actual), que tiene capacidad para 5.000 personas.

La Cueva de Achbinico también llamada Cueva de San Blas, fue el primer templo cristiano de Canarias, en este lugar los guanches rindieron culto a la Virgen de Candelaria. Esta cueva se encuentra detrás de la Basílica de Candelaria y es visitada por peregrinos, los cuales suelen llevar y dejar velas encendidas y hacer peticiones a la Virgen. Dentro de la cueva hay una réplica en bronce de la Virgen de Candelaria.

Al principio



Source : Wikipedia