Tailandia

3.3704545454639 (880)
Publicado por astro 01/03/2009 @ 21:07

Tags : tailandia, asia, internacional

últimas noticias
Las bolsas del Sudeste Asiático negocian a la baja - ADN.es
En Tailandia, el índice SET del mercado de Tailandia se colocó en 544,72 puntos, tras restar 7,99 puntos o el 1,44 por ciento. En Filipinas, el selectivo PSEI de la bolsa de valores de Manila bajó 28,41 puntos, el 1,24 por ciento, y arrancó en 2.255,19...
El ex primer ministro tailandés tiene tantos pasaportes como James ... - La Vanguardia
El ex primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra, depuesto en la asonada militar de 2006 y prófugo de la justicia de su país, dispone de tantos pasaportes como el ficticio personaje del más famoso de los espía británicos, James Bond, el agente 007....
Se confirma que caso sospechoso de influenza A(H1N1) en Tailandia ... - Pueblo en linea
Se ha confirmado que el caso sospechoso de gripe A(H1N1) registrado en Tailandia este jueves por la mañana es influenza de tipo B y el paciente va a ser desplazado a un hospital local, según fuentes oficiales del servicio de salud tailandés....
La gripe A llega a Cuba, Finlandia y Tailandia - El Periódico de Catalunya
Tailandia se convirtió en el primer país del Sureste Asiático en que se detecta el virus de la nueva gripe, concretamente en dos ciudadanos del país que viajaron hace poco a México. Lo mismo sucede en Finlandia, donde las autoridades sanitarias...
Dos suecos y un británico detenidos por pederastia en Tailandia - ADN.es
Dos ciudadanos suecos y un británico han sido detenidos hoy por la Policía de Tailandia acusados de un supuesto delito de pederastia, después de que la Interpol advirtiese a las cuerpos de seguridad tailandeses de su presencia en el país....
Tailandia aplaza cumbre de ASEAN hasta finales de octubre - Pueblo en linea
Tailandia decidió este miércoles aplazar la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), originalmente prevista para mediados de junio, hasta finales de octubre, declaró el ministro tailandés de Asuntos Exteriores Kasit Piromya a...
La nueva gripe se propaga a Cuba, Finlandia y Tailandia - Reuters América Latina
GINEBRA, 13 may (Reuters) - El virus H1N1 ha llegado ya a Cuba, Finlandia y Tailandia, y casi 6.000 personas se han infectado en 33 países, dijo el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS). En su último recuento mundial de casos,...
La plataforma civil que combate a Shinawatra entra en la arena ... - ADN.es
La plataforma civil que combatió en las calles los Gobiernos del ex primer ministro Thaksin Shinawatra y sus aliados ha iniciado los trámites para convertirse en un partido político, confirmaron hoy fuentes de la Comisión Electoral de Tailandia....
El turismo cae en Tailandia un 50 por ciento en el primer ... - ADN.es
Las llegadas de turistas extranjeros a Tailandia se desplomaron un 50 por ciento en el primer trimestre del año debido a las protestas antigubernamentales del pasado mes y la amenaza de la gripe A, informa hoy la prensa local....
Se nubla clima de diálogo Camboya-Tailandia - Prensa Latina
14 de mayo de 2009, 06:07Phnom Penh, 14 may (PL) Cambodia y Tailandia pasan hoy por otro nubarrón que enturbia el diálogo entablado para resolver el diferendo de los dos países sobre la zona fronteriza alrededor del templo de Preah Vihear....

Golpe de Estado en Tailandia en 2006

Estudio de BBC Asian Networks. Las emisiones de la BBC en inglés para Asia fueron intervenidas en varias ocasiones desde la madrugada del 19 al 20 de septiembre

El golpe de Estado en Tailandia en 2006 tuvo lugar el 19 de septiembre de dicho año y fue liderado e iniciado por unidades militares pertenecientes a fuerzas especiales del Real Ejército Tailandés durante la ausencia del Primer Ministro, Thaksin Shinawatra, quien se encontraba en las Naciones Unidas, y después de una lenta crisis larvada desde enero por las controvertidas operaciones financieras de la familia de Thaksin. El golpe de Estado se produjo un mes antes de la celebración de las elecciones generales previstas para el 15 de octubre. La junta militar, encabezada por el General Sonthi Boonyaratglin, derogó la Constitución, disolvió la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional, decretó la ley marcial, prohibió las actividades políticas en todo el país, incluida la creación de nuevos partidos y decretó la censura de prensa con la intervención de los medios de comunicación y el bloqueo de Internet.

Los golpistas declararon su lealtad al Rey Bhumibol Adulyadej y crearon un Consejo para la Reforma Democrática bajo la Monarquía Constitucional que asumió los poderes ejecutivos y legislativos y que fue reconocido oficialmente como «gobierno provisional» por el Rey el 22 de septiembre.

Entre las demás medidas adoptadas por las autoridades militares se sucedieron la creación de una Comisión Anticorrupción dirigida por el Presidente del Tribunal Supremo de Tailandia que investigaría las operaciones económicas y financieras del gabinete depuesto y de sus familiares, con capacidad para formular acusaciones y requisar bienes. Se detuvo a varios ministros que permanecían en el país, así como a dirigentes del partido del Primer Ministro, Thai Rak Thai.

La comunidad internacional reaccionó condenando el golpe de Estado de manera casi generalizada, aunque con distintos matices. Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia se mostraron contrarios y solicitaron el inmediato restablecimiento de la legalidad y el regreso a la democracia; China manifestó que, de conformidad con su política de no injerencia, no se pronunciaba sobre la situación; las Naciones Unidas, a través de su Secretario General, Kofi Annan, pidieron el retorno a la normalidad democrática.

La Bolsa de Nueva York y otras de la zona asiática reaccionaron con bajas generalizadas en el primer día del golpe de Estado, aunque se estabilizaron a lo largo de la semana siguiente. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial mostraron su preocupación aunque descartaron un impacto notable sobre la economía de la zona.

Las organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch, la Comisión Asiática de Derechos Humanos y Amnistía Internacional criticaron con dureza el golpe y la consecuente limitación de derechos fundamentales como la libertad de prensa y la libertad de expresión.

En el ámbito interno, los resultados de las encuestas elaboradas los días inmediatamente posteriores a la asonada, mostraron un masivo apoyo de la población a la misma. No obstante, también se produjeron manifestaciones limitadas a la capital, Bangkok. Activistas procedentes de distintas universidades contrarios al golpe, pero también al propio Thaksin, se opusieron a la sublevación y a los recortes de las libertades públicas. La economía tailandesa se vio afectada por un descenso continuado de la bolsa de valores de Bangkok desde el día 21 de septiembre y la depreciación de la moneda local, el baht, si bien los analistas destacaron que la situación sólo mantendría efectos negativos en el cuarto trimestre del año 2006, esperando que fuera menor que en anteriores crisis políticas en el país. Todas las previsiones apuntaban a una recuperación en 2007.

El 1 de octubre se aprobó una Constitución provisional que fue firmada y ratificada por el Rey y se nombró Primer Ministro interino al general retirado, Surayud Chulanont, que dirigió el gobierno provisional en Tailandia.

Los días y meses anteriores al golpe de Estado -desde la celebración de las elecciones de 2 de abril, más tarde invalidadas por los tribunales- los rumores acerca de una posible intentona militar se sucedieron. En mayo, el general Sonthi Boonyaratglin aseguró que los militares no intervendrían en la situación política. El 20 de julio, un centenar de oficiales leales al Primer Ministro Thaksin, que le manifestaron su adhesión, fueron reasignados a otros destinos por el Alto Mando, lo que acentuó las sospechas de que se estaba dividiendo a los miembros según su lealtad al Gobierno. En agosto, se supo de movimientos de tanques cerca de Bangkok, pero los militares indicaron que eran simples ejercicios rutinarios. A principios de septiembre, la policía detuvo a cinco militares tras interceptar a uno de ellos con una bomba en el interior de un vehículo. El mismo 14 de septiembre, el general Sonthi reiteró su posición contraria a la intervención militar.

Desde el inicio de las operaciones militares a las 18:30, hasta la toma de la capital, el control de las instituciones públicas y la comunicación a la población del golpe de Estado pasaron, aproximadamente, cuatro horas y media.

Se creó un Consejo para la Reforma Democrática bajo la Monarquía Constitucional (posteriormente denominado únicamente Consejo para la Reforma Democrática para evitar suspicacias con respecto a la situación de la Monarquía) ante el que debían presentarse el día siguiente todas las altas autoridades de los ministerios y funcionarios de mayor rango, y que asumía el poder ejecutivo colegiado hasta la transición política. El portavoz del Ejército comunicaba que el general Sonthi asumía todas las facultades como Primer Ministro interino.

Según diversas fuentes, ese mismo día los jefes de los tres ejércitos (Tierra, Aire y Armada) se reunieron con el Rey para proponer un gabinete con el general Surayud Chulanont, hombre de la total confianza del consejero real Prem Tinsulanonda, como Primer Ministro interino.

Durante la madrugada del 19 al 20 de septiembre se emitió un tercer comunicado del Consejo para la Reforma Democrática en el que se decretaba, ahora de forma colegiada, la ley marcial, se disolvía el Parlamento y el Tribunal Constitucional, se abolía la Constitución de 1997 y se confirmaba la detención de los ministros Chitchai y Thammarak.

En la mañana del miércoles, 20 de septiembre, las páginas web de los diarios más importantes del país (Bangkok Post, The Nation y Thai Rath) daban la noticia del golpe de Estado con aparente normalidad de funcionamiento (Bangkok Post y The Nation mantenían duras críticas periodísticas al gobierno de Thaksin). La web de Daily News en Tailandia incluía una amplia cobertura gráfica de las operaciones militares, lo que sugería en un primer momento que no había sido impuesta censura de prensa. Horas más tarde, sin embargo, los canales de noticias de medios en inglés, como CNN y BBC, no pudieron seguir informando a la población tailandesa y todos los medios del país fueron sometidos a censura.

El general Sonthi aseguró por la mañana, durante una conferencia televisiva, que la duración del nuevo gobierno sería de tan sólo dos semanas, tiempo en el que se elaboraría una nueva Constitución, aunque no especificó en qué sentido. Afirmó que, al término de dicho plazo, se daría paso a un gobierno provisional por determinar y que quedaba suspendida por un año la celebración de elecciones generales prevista para el 15 de octubre. Sonthi explicó que las funciones ejecutivas las ejercería el nuevo Consejo de Reforma Administrativa que él mismo presidía y anunció que el anterior Primer Ministro, «podría ser perseguido por la justicia».

Al tiempo que se comunicaban a la población las primeras medidas del Consejo y la intención del mismo de permanecer sólo dos semanas en el poder, se sugirió desde The Nation y otros medios, que el Gobernador del Banco de Tailandia, Pridiyathorn Devakula, que se encontraba en Singapur en una reunión del Fondo Monetario Internacional, podía haber aceptado ser el Jefe del Gobierno provisional.

Esa tarde el general Sonthi anunció que había sido nombrado oficialmente por el Rey como Jefe del Consejo para la Reforma Democrática, prometiendo la restauración de la democracia.

También por la tarde el depuesto Primer Ministro Thaksin voló de Nueva York a Londres, para instalarse en su residencia de Kensington. Antes de partir declaró que no esperaba estos acontecimientos y que había llegado a Estados Unidos como Primer Ministro y partía como desempleado.

Después de la jornada festiva del día anterior, decretada por la Junta Militar, los comercios, entidades financieras, empresas y transportes internacionales funcionaban con normalidad. El Ejército redujo su presencia en las calles de Bangkok, y en los alrededores de la residencia del Primer Ministro sólo permanecían cuatro carros de combate de la decena del día anterior.

La Junta Militar prohibió todas las actividades políticas, así como la creación de nuevos partidos de cualquier signo u orientación.

El Consejo destituyó y ordenó el arresto del director de los servicios de inteligencia, del subjefe de la policía nacional y del tercer oficial en el escalafón policial; comunicó la detención del secretario del gabinete del derrocado Primer Ministro y mandó que acudieran a la sede del Consejo situada en la sede del Alto Mando los ministros Newin Chidchob y Yongyuth Tiyapairat. De la misma forma, la Junta Militar consideró que disponía de facultades para la promulgación de leyes, con lo que asumió el poder legislativo del disuelto Parlamento.

Desde Londres, el Primer Ministro depuesto instó a la convocatoria de elecciones generales cuanto antes: «Esperamos que el nuevo régimen prepare sin demora nuevas elecciones generales y que preserve los principios de la democracia» y aseguró desconocer en los días previos al 19 de septiembre que se preparaba un golpe de Estado.

La mayoría de los medios de comunicación internacionales sostuvieron que el Rey Bhumibol tuvo conocimiento previo del golpe de Estado. Entre los argumentos hechos valer para mantener dicha opinión destacaban que el día 18 de septiembre el Rey se había reunido con oficiales de las Fuerzas Especiales que, procedentes de la provincia de Lopburi, fueron las que llevaron a cabo el golpe al día siguiente.

También los términos del comunicado del Rey de legitimación del general Sonthi como jefe del Consejo golpista, usando los poderes extraordinarios que como monarca le concedía la constitución, y animando a la población a seguir las instrucciones de los golpistas, reforzaron el parecer de connivencia del monarca, que se acentuó el día 22 de septiembre al nombrar a la junta militar como «gobierno provisional» mediante decreto real y sin haber realizado manifestación alguna contraria al golpe. Sin embargo, no existen evidencias que puedan demostrar sin lugar a dudas el apoyo previo del monarca al golpe de Estado.

Muchos analistas tailandeses consideraron, como hizo Thitinan Pongsudhirak de la Universidad de Chulalongkorn, que el papel del Rey fue determinante en la crisis, eligiendo la opción menos perjudicial una vez el ejército estaba dispuesto a tomar el poder. «La gente quería a Thaksin, pero ama al rey», manifestó. En el mismo sentido, Sulak Sivaraksa, un conocido crítico social, dijo que «sin su participación (la del rey), el golpe hubiera sido imposible».

Durante su reinado, el Rey Bhumibol intervino directamente en las protestas de los estudiantes de 1973, permitiéndoles entrar en el Palacio Real y nombrando rector de la universidad al entonces Primer Ministro. También hizo valer su autoridad apoyando el golpe militar de 1992. Cuando la situación social debilitó la dictadura el Rey convocó en audiencia oficial, retransmitida por las cámaras de televisión en directo, al líder de la oposición y el general golpista Suchinda Kraprayoon. En la retransmisión se apreció como Kraprayoon se arrodillaba ante el Rey. Al día siguiente, dimitió.

En enero de 2006, Ample Rich, una compañía registrada en las Islas Vírgenes Británicas propiedad del hijo e hija mayor de Thaksin, y miembros de familia Damapong (familia de la esposa Thaksin) vendieron el 49,6% de las acciones de Shin Corporation. La venta se realizó a la compañía Temasek Holdings, propiedad pública del Gobierno de Singapur. Temasek hizo uso de testaferros locales para adquirir estas y más acciones, pues la legislación tailandesa no permitía la enajenación de una cantidad igual o superior al 50% de las acciones de empresas locales. Además, la venta, por un valor de 1.880 millones de dólares se realizó sin mostrar ganancias de capital, aplicándose la exención total de impuestos derivados de la transmisión. Las protestas se sucedieron al conocerse los hechos y el amplio beneficio fiscal que se deducía de la enajenación. Shinawatra decidió entonces disolver el Parlamento en febrero y convocar elecciones para el 2 de abril. El boicot de la oposición a las elecciones se basó en que la propuesta electoral de Shinawatra trataba, a su juicio, de dar validez a las ventas y exenciones ilegales que directamente le afectaban. Presentado recurso, el Tribunal Constitucional resolvió el 8 de mayo anular el resultado y fijar para el 15 de octubre nueva convocatoria electoral.

A todo ello se sumó en la crisis la decisión del Primer Ministro de destituir al comandante de la región de Bangkok para nombrar a un compañero de promoción, dentro de un conjunto de cambios que se sucedieron en una pugna entre el Primer Ministro y el Alto Mando.

Una encuesta elaborada el 20 de septiembre entre la población tailandesa arrojó un porcentaje de apoyo al golpe de Estado del 83,19% del total de 2.019 encuestados. Tres cuartas partes de los mismos confiaban en que la asonada fuera una oportunidad para la reforma política de las instituciones públicas. Sólo el 5% del total de entrevistados condenaron el golpe. El sondeo fue publicado el 21 de septiembre por el Bangkok Post y destacaba que sólo un 20,2% de la población consideraba que la situación social y política permanecería igual y un 4,7% que el golpe empeoraría el estado de cosas.

Muchos ciudadanos de Bangkok y las zonas limítrofes salieron a la calle desde el primer día para expresar su apoyo al Ejército. Incluso los carros de combate fueron en muchos casos decorados, y se entregaron a los soldados rosas amarillas, color símbolo de la Monarquía tailandesa. Los soldados fueron reclamados como atractivo turístico para posar en fotografías junto a adultos y niños. Alumnos de la Universidad de Rajamangala trataron de convencer a sus compañeros de las universidades de Thammasat y Chulalogkorn de que no se opusieran a los golpistas.

Un grupo civil autodenominado Campaña Popular por la Democracia, que coordinaba 32 organizaciones civiles, seis universidades y 169 Organizaciones No Gubernamentales, apoyaron el golpe. Algunos políticos como el senador Chatichai Choonhavan, hijo del depuesto Primer Ministro Chatichai Choonhavan en 1991 y miembros de la Alianza del Pueblo para la Democracia como Suriyasai Katasila también manifestaron su apoyo explícito. Surayud Chulanont dijo, el 27 de septiembre, que «el problema más importante es construir la unidad en el país».

El mismo día, el Vicepresidente de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Thammasat comunicó que estaba en contacto con agrupaciones de estudiantes de otras universidades para preparar una respuesta al golpe. El grupo de sátira política de la misma universidad mostró un gran cartel de protesta en el Rangsit Center de la capital.

Entre influyentes tailandeses de la clase política y social se manifestaron posturas contrarias al golpe de Estado, aunque alguna de ellas matizada por la crisis previa del país.

El ex-Primer Ministro, Chuan Leekpai, dijo que «como políticos, no podemos dar nuestro apoyo a ningún tipo de golpe, pero durante los pasados cinco años, el gobierno de Thaksin creó muchas de las condiciones que han forzado a los militares a dar el golpe. Thaksin ha sido el causante de la crisis en el país».

Anand Panyarachun, uno de los más respetados intelectuales, ex-Primer Ministro, Director del Banco Comercial de Siam y que encabezó el comité redactor de la Constitución de 1997, fue parcialmente crítico con el golpe en una entrevista a la revista Far Eastern Economic manifestando que «se debe recordar que desde 1992 hemos tenido cuatro elecciones generales; trasferencias pacíficas de poder; gobiernos que han cumplido su mandato de cuatro años. Los militares en 1992 regresaron a los cuarteles y hasta hace algunos meses no habían existido especulaciones o rumores sobre un posible golpe de Estado. Las Fuerzas Armadas, particularmente el Ejército, habían vuelto a los cuarteles y se habían convertido en auténticos soldados profesionales. Así que para mí, lo que ha ocurrido, es extremadamente desafortunado. Espero que haya un nuevo gobierno civil, totalmente comprometido con algunas medidas reformadoras, incluyendo la revisión de la actual Constitución (la de 1997)».

Abhisit Vejjajiva, líder del Partido Demócrata de Tailandia, manifestó que no se podía dar apoyos a este tipo de soluciones al margen de la Constitución, pero que sin embargo se había hecho, pidiendo a la Junta Militar que levantase lo antes posible las restricciones a los derechos y libertades. Indicó también que no había necesidad de redactar una nueva Constitución, bastando reformar la de 1997 en un plazo mucho más breve de un año: seis meses.

Las dos asociaciones de periodistas más importantes, la Thai Journalists Association y la Broadcast Journalists Association no condenaron el golpe de Estado ni las restricciones impuestas a los medios de comunicación aunque reclamaron a la Junta Militar en un comunicado hecho público el 25 de septiembre que transfiriera el poder al pueblo tan pronto como fuera posible y advertía de la necesidad de que la nueva Constitución mantuviese los derechos y libertades previstos en la abolida.

El depuesto Primer Ministro se encontraba en Londres tras abandonar precipitadamente Nueva York, donde había acudido para participar en la Asamblea General de Naciones Unidas junto al Viceprimer Ministro Surakiart Sathirathai, quien promovía su candidatura para Secretario General de Naciones Unidas. Este último permaneció en Estados Unidos. Aunque en un primer momento se creyó que la esposa de Thaksin había escapado el día del golpe para refugiarse en Singapur, más tarde se supo que ella y su hijo menor se encontraban en Tailandia y que partieron para Londres el 25 de septiembre.

De los restantes miembros del gabinete, el Ministro de Defensa, Thamarak Isarangura, de quien se aseguró que había salido del país, fue uno de los detenidos junto a Chitchai Wannasathit, ex Primer Ministro y el Secretario General de la Oficina del primer Ministro, con rango de Viceministro, Prommin Lertsuridej.

Somkid Jatusripitak, Ministro de Comercio, se encontraba en París pero regresó a Tailandia el día 21. En Francia se encontraba también Kantathi Suphamongkhon, Ministro de Asuntos Exteriores, que se desplazó después a Londres. El Ministro de Finanzas Thanong Bidaya se encontraba en Singapur en la reunión anual del FMI y el Banco Mundial. El Ministro de Agricultura, Sudarat Keyuraphan, huyó a París con su familia y el Ministro del Interior, Kongsak Wantana, lo hizo a Alemania también con sus familiares.

El Ministro de Industria, Suriya Jungrungreangkit y el ministro Watana Muangsook se informó que podrían estar en Tailandia en lugar desconocido.

La cúpula militar ordenó la búsqueda de Newin Chidchob, ex-viceministro de Agricultura, y Yongyuth Tipairat, ex-ministro de Recursos Naturales que se presentaron ante las autoridades militares el día 21 y fueron retenidos en el Alto Mando. En el caso de Chidchob, la Junta Militar sospechaba la posibilidad de que organizara una marcha hacia Bangkok desde las zonas rurales del noreste, partidarias de Thaksin, contra sus oponentes políticos.

El 1 de octubre, con la aprobación de la nueva Constitución y el nombramiento del Primer Ministro interino, el Consejo para la Reforma Democrática liberó a Chitchai Wannasathit, Newin Chidchob, Yongyuth Tipairat y Prommin Lertsuridej, sin que se tuvieran noticias sobre el destino del único ministro que quedaba arrestado, Thamarak Isarangura.

Las sedes del Partido Thai Rak Thai fueron cerradas y se informó que algunos miembros de su ejecutiva habían huido a Alemania. Otros solicitaron autorización al General Sonthi para poder visitar al depuesto Chitchai Wannasathit mientras se encontraba detenido en instalaciones militares.

El 21 de septiembre el Consejo para la Reforma Democrática prohibió todas las actividades políticas, incluidas las reuniones de los partidos legalmente constituidos. El Consejo informó que «los grupos políticos actuales no serán disueltos, pero no pueden llevar a cabo actividad alguna hasta nuevas instrucciones». También ordenó a los medios de comunicación local cumplir las nuevas directrices para la restricción de la información. Entre estas se incluía la censura de los comentarios y opiniones.

La junta amplió después las limitaciones de las actividades políticas dictadas los primeros días a todas las provincias y municipios.

Las autoridades militares debieron reiterar «a los responsables de los medios de comunicación su obligación de cumplir las nuevas normas, la infracción puede ser el cierre». Se anunció el día 21 que la Junta Militar bloquearía la emisión de los canales de televisión y cortaría la señal a las radios que «difundan mala información y rumores». La censura estuvo centrada en los medios audiovisuales tailandeses e internacionales, como BBC y CNN, cuyas imágenes fueron bloqueadas en varias ocasiones desde el día 19.

Los servicios técnicos del Ministerio de Información comunicaron que las restricciones alcanzaban a la difusión de mensajes SMS en televisión o llamadas en directo a la radio. Los webmaster fueron obligados a cerrar las páginas de Internet de contenido político durante doce días bajo amenaza de clausura permanente. Tras el bloqueo militar de los medios de comunicación, blogs como Bangkok Pundit narraron con detalle los acontecimientos que afectaban a todo el país. En Flickr varios usuarios colocaron fotografías con escenas de las horas anteriores y posteriores al golpe y en YouTube aparecieron algunos vídeos en los que se veían las calles de Bangkok tomadas por los militares.

Palanggoon Klaharn, portavoz de los golpistas, manifestó que se «actuará preventivamente» contra la prensa extranjera que cubre la situación en Tailandia por la desinformación de los periodistas no tailandeses que insultaban a la monarquía del país», sin especificar cuáles eran esos insultos.

Los sublevados iniciaron desde los primeros momentos un proceso de depuración de miembros del Ejército vinculados al anterior Primer Ministro. La medida afectó a varios Tenientes Generales y Generales y altos jefes de la policía, incluidos todos aquellos que fueron compañeros de armas de Thaksin. Los traslados afectaron a la jefatura de dos divisiones y a la casi totalidad de la organización de la Policía de Bangkok. Oficialmente, la disposición que legalizó el proceso entró en vigor el día 1 de octubre y afectó a un total de 612 Jefes y Oficiales.

La Junta Militar fue nombrada de manera oficial y mediante decreto real como gobierno provisional a partir del 22 de septiembre. En ese momento el Consejo para la Reforma Democrática anunció que mantenía el propósito de redactar una nueva Constitución que eliminase los vacíos legales que, a su juicio, era imprescindible subsanar para que los futuros gobernantes fuesen más responsables; sostuvo el carácter democrático del país, la suspensión de las elecciones previstas para octubre de 2006 que serían celebradas en octubre de 2007 así como que en dos semanas se nombraría un Primer Ministro civil interino.

El nombramiento oficial y la composición del Consejo para la Reforma Democrática en calidad de gobierno interino fue transmitido por todos los medios de comunicación del país al tiempo que se ofrecía en televisión la imagen del general Sonthi postrándose ante un retrato del monarca, acompañado de todos los integrantes del Consejo en traje de gala. El 1 de octubre se hizo público el nombramiento del Primer Ministro interino, Surayud Chulanont, y el texto constitucional que regiría en el país hasta la redacción de uno definitivo. En el articulado se estableció una amnistía ante cualquier acusación posterior contra los militares golpistas y que alcanzaba a todas las acciones, medidas y órdenes dictadas desde el 19 de septiembre. Esta protección frente a futuras acciones judiciales fue denunciada como ilegal por la Comisión Asiática de Derechos Humanos, instando al Colegio de Abogados y a los jueces, en especial a la Corte Suprema, a perseguir a los implicados por sus acciones y a declarar como no válida -y no aplicar- la nueva Constitución interina, salvaguardando el principio de independencia y separación de poderes.

La Junta Militar, que había tenido contactos con el Rey de manera informal el mismo día 19, se reunió de forma oficial el 22 de septiembre al objeto de proponer al monarca un conjunto de posibles candidatos entre los que debería elegirse el Primer Ministro de transición. Entre los medios de comunicación se barajaron distintos nombres, de los que destacaban el general Surayud Chulanont, miembro del Consejo Privado del Rey, el Gobernador del Banco Nacional de Tailandia, Pridiyathorn Devakula, Supachai Panitchpakdi, ex director general de la Organización Mundial del Comercio y Secretario general de la UNCTAD, Charnchai Likhitchittha, el ex-presidente del Senado, Meechai Richuphand y el presidente de la Corte Suprema, Akkharathorn Chularat.

Sobre el futuro de la Junta Militar, el general Sonthi declaró el 26 de septiembre que «es necesario conservar el Consejo a fin de que no haya carencias en el Ejecutivo» aunque se elija un nuevo Primer Ministro y su función sería la de un Consejo Nacional de Seguridad.

El 1 de octubre el Consejo para la Reforma Democrática comunicó oficialmente la elección del general retirado, Surayud Chulanont, como nuevo Primer Ministro interino durante un año hasta que se celebrasen elecciones en octubre de 2007. El general Sonthi, declaró «que el pasado día 28 fui a su casa y dediqué media hora para convencerle a que acepte el cargo mientras el país se encuentra en crisis». Con el nuevo texto constitucional aprobado, la Junta Militar se convirtió en Consejo de Seguridad Nacional con amplias facultades de control sobre el poder ejecutivo, legislativo y judicial.

La Junta Militar resolvió la creación de un comité especial anticorrupción formado por nueve miembros que investigaría los posibles delitos financieros del anterior Primer Ministro Thaksin. El que fuera el primer Presidente de la nueva Comisión Contra la Corrupción Nacional, Parnthep Klanarongran, manifestó que «cualquier grave daño que haya sido cometido contra el país deberá ser investigado. Si alguien cometió un delito, deberá ser juzgado». Otras fuentes cercanas a la Junta señalaron que «hay pruebas suficientes para creer que (los miembros del anterior gobierno) abusaron de su poder para cosechar ventajas para su beneficio personal, y causaron un serio daño al país. El Consejo, por lo tanto, ordena que (la comisión) investigue su desempeño y los proyectos que fueron aprobados o atribuidos por el gabinete», siendo emitida parte de la nota en un comunicado televisado a todo el país. La Comisión fue investida de potestad para confiscar las propiedades de las que fueran titulares los miembros del anterior gobierno y sus familiares y que pudieran haber sido adquiridas de forma ilícita. Antes del relevo al gobierno interino se fijó de manera definitiva como Presidente al juez retirado de la Corte Suprema de Tailandia, Nam Yimyaem.

El mismo día se dio a conocer por Europa Press, según fuentes anónimas de la compañía aérea Thai Airways, que Thaksin, cuando organizó su gira internacional que empezaba con una visita a Finlandia días antes del golpe, pudo haberse llevado parte de su fortuna al extranjero en dos aviones que partieron de Bangkok los días 9 y 10 de septiembre con 114 maletas, arcones y bultos.

La Nochevieja de 2006 y el 1 de enero de 2007 se sucedieron una serie de atentados en Bangkok. Cuatro explosiones casi simultáneas en diferentes partes de la ciudad a las 6:00 p.m. hora local (11:00 UTC), seguidas de muchas más explosiones en el intervalo de 90 minutos. Tras la medianoche se produjeron otras dos explosiones. En la mañana de 1 de enero se había certificado la muerte de 3 personas y 38 personas habían resultado heridas.

Las autoridades atribuyeron las acciones a personas y organizaciones vinculadas al anterior gobierno depuesto, en vez de a la insurgencia del sur, aunque Thaksin Shinawatra y miembros del Thai Rak Thai lo negaron. Días después las autoridades se retractaron de las acusaciones contra el depuesto gobierno.

El Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan manifestó en las primeras horas que «como ha dicho la Unión Africana, por ejemplo, no apoyamos a aquellos que llegan al poder a punta de pistola. No tengo todos los detalles, pero lo que ha ocurrido no es una práctica que tengamos que alentar» En un comunicado oficial el 24 de septiembre, se indicó que «el secretario general está siguiendo los acontecimientos de Tailandia con preocupación después del derrocamiento del Gobierno electo ... (y exigía) un retorno inmediato a normalidad civil y democrática». El 25 de septiembre la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, Louise Arbour, consideró que «varios decretos presentados por el Consejo para la Reforma Democrática bajo la Monarquía Constitucional restringen los derechos humanos básicos, como los de la libertad de reunión, opinión y expresión, así como los relacionados con las detenciones y arrestos arbitrarios», e instó a las autoridades militares a garantizar dichos derechos.

Canadá. Un comunicado de prensa del Ministro de Relaciones Exteriores canadiense, Peter McKay, afirmó que «Canadá está muy preocupada por este episodio. Exhortamos a hallar una solución pacífica a esta crisis, conforme a la Constitución Tailandesa. El país había hecho significativos progresos en términos del respeto por los derechos humanos y del imperio de la Ley, y Canadá invita a todos los partidos a seguir manteniendo estos valores».

Comunidad Andina. Los cancilleres de los países miembros de la Comunidad Andina, reunidos en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, condenaron el golpe de Estado e hicieron un llamamiento para el rápido restablecimiento de la democracia. «Los Gobiernos de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, Miembros de la Comunidad Andina, expresan su condena por la interrupción de la institucionalidad democrática en el Reino de Tailandia... Los países miembros de la Comunidad Andina hacen un llamado para que en el más breve plazo se acuda a la vía constitucional para el pronto restablecimiento de la democracia en el Reino de Tailandia».

Costa Rica. El Ministro de Economía de Costa Rica, Guillermo Zúñiga, deploró que hubiese gente que creyera que «este tipo de métodos (los golpes de Estado) sean la solución a los problemas».

Estados Unidos. El Departamento de Estado de los Estados Unidos comunicó que estaban observando la evolución de la situación y que esperaban que el pueblo tailandés resolviera de forma pacífica la crisis institucional y las diferencias políticas conforme a los métodos democráticos y el respeto al Estado de Derecho. Posteriormente la condena fue más dura al manifestar que «no hay justificación para un golpe militar en Tailandia o en cualquier otro lugar», al tiempo que se apremiaba para la celebración de elecciones democráticas. Por su parte, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Tony Snow, manifestó el desacuerdo del Gobierno de los Estados Unidos con el golpe y ponía en duda la viabilidad de un Tratado de Libre Comercio de no restablecerse la democracia. Sobre las restricciones de derechos políticos dijo que «mientras avanzamos y contemplamos nuevas elecciones en Tailandia, eso quiere decir también que tiene que haber una participación irrestricta de todos los partidos políticos y de los medios en la vida democrática del país». El 28 de septiembre el Gobierno estadounidense adoptó la decisión de congelar las ayudas militares - 24 millones de dólares - que recibía Tailandia «hasta que no haya un gobierno democráticamente elegido». El portavoz del Departamento de Estado afirmó que tan pronto hubiera asumido el poder un gobierno elegido democráticamente, el gobierno de Estados Unidos levantaría las sanciones.

China. La agencia oficial de noticias de China, Xinhua, dio a conocer el parecer del Gobierno chino a través de un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores que calificó como «asuntos internos» el golpe de Estado y no valoró la situación siguiendo la política de «no injerencia».

Corea del Sur. Un portavoz surcoreano dijo que esperaba que Tailandia restaurase la paz rápidamente acudiendo a los procedimientos legales, mientras que el Primer Ministro malayo expresó su desazón por el golpe. Dijo también que esperaba que muy pronto el país volviese a ser gobernado por un gobierno democráticamente elegido.

Hong Kong. Ambrose Lee, Secretario de Seguridad de Hong Kong, siguiendo las líneas del Gobierno chino, manifestó el 20 de septiembre que los residentes de Hong Kong en Tailandia debían adoptar precauciones respecto de sus propiedades y su seguridad personal. El Departamento de Seguridad recordó a quienes viajasen a aquel país que debían mantenerse informados de los últimos acontecimientos, y dijo que su gobierno se mantendría alerta acerca de la situación.

India. Nueva Delhi publicó una declaración ordenando a todos los ciudadanos indios que se presentasen ante la Embajada india en Bangkok. El Ministro de Asuntos Exteriores condenó todo acto que amenazase a la democracia y expresó su esperanza de que hubiera una transición pacífica del poder desde los militares a los representantes electos en el último comicio.

Indonesia. El Gobierno de Indonesia dijo —a través de su portavoz ministerial Desra Percaya—, que el país «espera que los principios de la democracia se mantengan, y espera además que la crisis política tailandesa se pueda resolver de manera amigable y democrática en interés del pueblo tailandés».

Filipinas. Gloria Macapagal-Arroyo, Presidenta de Filipinas, afirmó, junto con numerosos legisladores, que estaban muy preocupados. Además, dijo, confiaban en la lealtad de las Fuerzas Armadas Filipinas. La Presidenta se encontraba en ese momento en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Japón. El Ministerio de Relaciones Exteriores nipón dijo que el golpe militar es algo lamentable y exigió los máximos esfuerzos para restaurar lo antes posible el sistema democrático.

Malasia. El Primer Ministro, Abdullah Ahmad Badawi expresó que «este no era el camino para un cambio de gobierno». El Ministro de Asuntos Exteriores, Syed Hamid Albar, añadió que «un cambio de gobierno a través de un golpe militar no es una solución aceptable».

Singapur. El Ministro de Relaciones Exteriores declaró que su país «desea que las partes involucradas lleguen a una solución positiva, esperando que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible».

Unión Europea. La Unión Europea, a través del Primer Ministro finlandés, presidente de turno de la Unión, Matti Vanhanen, pidió la restitución del orden democrático «sin demora». El día 21, en un comunicado, la Unión expresaba que «Tailandia ha vivido varios años sin ningún conflicto político importante. La Presidencia desea que pueda volver pronto al orden democrático». El 24 de septiembre se reunieron en Bangkok los embajadores de los 25 miembros de la Unión acreditados en Tailandia para evaluar la situación y efectuar las recomendaciones que considerasen oportunas a sus respectivos gobiernos.

Dinamarca. El Canciller de Dinamarca, Per Stig Møller, denunció el golpe, llamándolo «episodio de república bananera», en el cual los militares asaltan el poder mientras el Primer Ministro se encuentra ausente del país. El Gobierno tiene mucho apoyo fuera de Bangkok, por lo que esperamos a ver qué pasa cuando el gobernante regrese. Sólo espero que esto no termine en un hecho de violencia, y que se restablezca la democracia».

Noruega. El Ministro Jonas Gahr Støre expresó que «las Fuerzas Armadas deben dar un paso al costado para permitir que regrese el gobierno electo democráticamente». Esperaba «que la situación se resuelva por la vía de la paz y que el país retorne al orden democrático lo más pronto posible».

Países Bajos. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores neerlandés, Herman van Gelderen, dijo que estaba muy preocupado pero que no podía opinar con autoridad debido a la falta de información.

Reino Unido. La Ministra británica, Margaret Beckett, dijo que «nunca estamos contentos con los intentos militares de avasallar a los gobiernos, si es eso lo que está sucediendo. Pero esperamos con ansiedad que haya paz y que la situación se arregle de manera pacífica». Una portavoz de la cancillería agregó que había elecciones previstas para octubre y noviembre, y «estamos intentando averiguar si se realizarán o no. Obviamente, esperamos que sí».

Rusia. Sergéi Lavrov, titular del Ministerio Exterior ruso, hizo notar que «mi opinión es que todos debieran trabajar para fortalecer el régimen constitucional en ese país».

Suecia. El Ministro de Asuntos Exteriores de Suecia, Jan Eliasson, —que fue Presidente de las Asamblea General de la Naciones Unidas—, declaró «que estaba muy preocupado por las noticias que le llegaban desde Bangkok. La situación todavía no está clara, pero es imperativo que las diferencias políticas se resuelvan dentro del marco constitucional, pacíficamente y de acuerdo con los principios democráticos y el respeto por los derechos humanos».

Australia. El ministro australiano, Alexander Downer, dijo que «queremos ver un retorno al imperio democrático. Ver a un gobierno derrocado de este modo representa una gravísima preocupación para nosotros. Esperamos que se lleven a cabo las elecciones de fin de año, más allá de que nos preocupa que los militares hayan tomado el poder». El Partido Laborista de su país indicó, a través de su portavoz, Kevin Rudd, que el golpe debía ser inequívocamente condenado, agregando que «la manera de resolver este tipo de problemas es echar mano a los mecanismos democráticos y constitucionales. Un golpe de Estado es un ataque directo a la democracia misma, y la región no puede permanecer inerte, dejando este tipo de actos sin condenar».

Nueva Zelanda. Helen Clark, Primera Ministra de Nueva Zelanda se sumó a la condena contra la asonada, «como a cualquier otro proceso que intente derrocar a un gobierno mediante actos antidemocráticos e inconstitucionales». Dijo además que Nueva Zelanda exigía a las partes políticas y militares involucradas que resolvieran sus diferencias por la vía de la paz y de acuerdo con la constitución tailandesa y los principios democráticos.

Contrarios al golpe se mostraron distintos grupos y activistas defensores de los derechos humanos, y en concreto la Comisión Asiática de Derechos Humanos, argumentando que la suspensión de la vigencia de la Constitución y sus derechos no era forma de solventar la situación creada por el anterior Primer Ministro. En términos parecidos se mostró desde Nueva York Human Rights Watch: «suspender los derechos constitucionales no es la respuesta. Tailandia necesita solventar sus problemas a través del respeto a la ley y al ejercicio por los ciudadanos del derecho a cambiar sus propios líderes» dijo el delegado para Asia de la organización.

Amnistía Internacional expresó el día 21 de septiembre su «especial preocupación» por la adopción de medidas como la ley marcial, la prohibición de las reuniones políticas, la anulación de la Constitución y las restricciones al acceso a Internet y la censura de prensa, reclamando que las autoridades militares cumplieran con los tratados internacionales que Tailandia tenía firmados sobre derechos humanos y las normas de derecho internacional sobre la materia.

Las agencias de medición de riesgos que fijan las calificaciones de los Estados y las compañías internacionales adoptaron diversas medidas. Las tres entidades de mayor prestigio se posicionaron públicamente en las 24 horas siguientes al golpe.

Fitch colocó en lo que se denomina bajo observación negativa el riesgo del país para la emisión de impagos BBB+ de divisa extranjera y A de la divisa nacional de Tailandia a causa del golpe de Estado.

Standard & Poor's Rating Service calificó bajo observación los valores BBB+, A, A1 y A2, lo que reflejaba la posibilidad de un sustancial deterioro de la situación política. Sin embargo, los analistas de la empresa indicaron que una rápida vuelta a la normalidad y estabilidad permitiría mantener la calificación previa al 19 de septiembre.

Moody's Investors Service por su parte manifestó que la situación financiera del país y su posición para afrontar los pagos al exterior podían estar provisionalmente afectados, pero no modificó ninguna de las ratios para Tailandia.

El baht, la moneda local, cayó en los mercados de divisas a lo largo del día 20 en lo que supuso la mayor pérdida en tres años, a pesar de que no hubo cambio de moneda en Tailandia debido a la declaración de día festivo por las nuevas autoridades.

La Bolsa de Tokio, siguiendo a otros mercados financieros asiáticos, cayó un 0,98% en el índice Nikkei y un 1,37% en el indicador Topix, los niveles más bajos desde la segunda semana de agosto, debido a la incertidumbre tras el golpe de Estado, refugiándose el dinero en bonos públicos.

La Bolsa de Nueva York sufrió un fuerte impacto las primeras horas, aunque finalmente cerró con pérdidas del 0,60% en el índice NASDAQ, menores de las previstas en las primeras horas. El día 21 recuperó las cotizaciones.

El conjunto de los mercados financieros asiáticos finalizó la primera semana tras el golpe de Estado con pérdidas en las plazas más importantes: Tokio, Seúl, Singapur y Bangkok. De entre aquellas que operaban un mayor volumen de acciones, sólo Hong Kong no tuvo pérdidas, aunque la situación no sólo se atribuyó a la inestabilidad política en Tailandia, sino también a la posible desaceleración del mercado estadounidense.

La Bolsa de valores de Tailandia abrió la sesión del día 21 de septiembre con fuertes pérdidas que alcanzaron el 4,2%, aunque poco después se redujeron a la mitad. Al cierre de la jornada la bajada sólo supuso un 1,4%. El indicador SET de la bolsa tailandesa descendió de nuevo un 0,29% al inicio de la sesión del lunes, 25 de septiembre, para cerrar al final del día con una subida de un 0,74%, lo que constituyó el primer repunte de la bolsa tailandesa desde el golpe de Estado Durante el golpe de Estado de febrero de 1991, el índice de la bolsa tailandesa bajó un 7,3% el primer día llegando al 24% dos meses más tarde.

Según las previsiones anunciadas por el Banco Central de Tailandia el día 24 de septiembre, la economía del país disminuiría su crecimiento en el cuarto trimestre del año a causa de la incertidumbre provocada por el golpe de Estado. También se preveía un alto grado de volatilidad de la moneda local a corto plazo. No obstante, los distintos informes públicos y privados consideraron que en 2007 se produciría una recuperación. La Comisión Económica y Social para Asia Pacífico (UNESCAP), agencia de la ONU, hizo una estimación de crecimiento del 4,7% para el país en 2007 si se mantenía la estabilidad política, según informe hecho público el 29 de septiembre.

El Gobierno de Estados Unidos amenazó con no proseguir la firma del Tratado de Libre Comercio con Tailandia y que había sido fruto de un acuerdo entre el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush y el primer Ministro Thaksin durante una visita del primero al país el 19 de octubre de 2003.

La economía de Tailandia mantiene un Producto Interior Bruto de 180.000 millones de dólares, del que el sector servicios representa el 46% del total. Tailandia creció un 5,5% en el primer semestre de 2006. Morgan Stanley rebajó la previsión de crecimiento al 2,4% para el segundo semestre como consecuencia del golpe, y Citigroup al 2,9%.

El FMI a través de su Director, Rodrigo Rato, manifestó el día del golpe que «ciertamente hasta ahora no hemos visto ninguna consecuencia financiera» durante la reunión que celebraba en Singapur con motivo de la asamblea general anual conjunta que celebraban este órgano y el Banco Mundial. El día 20 reiteró «que las economías de Asia son resistentes a los impactos externos, pues en los últimos años han fortalecido sus marcos macroeconómicos, aumentado la flexibilidad de su tipo de cambio y reduciendo la vulnerabilidad externa» y que la economía tailandesa tiene una «base robusta». En la misma reunión, Daniel Kaufman, del Banco Mundial, sí que señaló que el último informe de la entidad sobre las prácticas de buen gobierno de hace siete días alertaban sobre el elevado riesgo político en Tailandia, país que aparecía a la cola en cuanto a estabilidad política con 29 puntos en una escala de 100 frente a otros competidores de la zona asiática como Singapur que tenía 84 puntos o Malasia con 62.

Al principio



Historia de Tailandia

La 'historia de Tailandia comienza con la migración de los tailandeses en lo que hoy se conoce como Tailandia durante el primer milenio. Anteriormente a esto, habían existido civilizaciones en la edad de bronce y edad de hierro por varios miles de años, y posteriormente reinos Mon, Malayo y Khmer. Los tailandéses establecieron sus propios reinos, más prominentemente en el breve florecimiento de Sukhothai y de manera más duradera en el reino de Ayutthaya. Estos reinos estuvieron constantemente amenazados por Birmania y Vietnam, así como por rivales tailandéses y lao. Las potencias coloniales europeas amenazaron a Tailandia en el siglo diecinueve y comienzos del siglo veinte, pero Tailandia sobrevivió como el único estado del sudeste de Asia que escapó de ser colonizado. Después del final de la monarquía absoluta tailandesa en 1932, Tailandia estuvo casi seis años bajo casi permanente gobierno militar antes del establecimiento de un sistema democrático.

El mayor yacimiento arqueológico en Tailandia es Ban Chiang. Fechar objetos de este sitio es controvertido, pero se acepta que al menos hacia el 3600 a. C. Los habitantes habían desarrollado herramientas de bronce y habían comenzado a cultivar arroz húmedo, dando ímpetu a la organización social y política.

Posteriormente las civilizaciones Malaya, Mon y Khmer florecieron en la región anterior a la dominación de los tailandeses, en especial el reino de Srivijaya al sur, el reino Dvaravati en Tailandia central y el imperio Khmer fundado en Angkor. Los tailandeses están lingüísticamente relacionados a grupos originarios del sur de China. Migraciones de China meridional al sudeste de Asia tuvieron lugar mayormente durante el primer milenio A.C., probablemente por el norte de Laos.

Los tailandeses fechan la fundación de su nación en el siglo XIII. Según la tradición, jefes tailandeses se sublevaron del dominio Khmer en Sukhotai en 1238 y establecieron el reino tailandés. La ciudad dominó brevemente el área de la actual Tailandia durante el reinado de Ramkhamhaeng, pero después de su muerte decayó y fue sometido en 1365 por el reino de Ayutthaya, el cual dominó Tailandia del sur y central hasta el siglo XVIII.

El primer monarca del reino de Ayutthaya, Ramathibodi I, hizo dos contribuciones importantes a la historia tailandesa: estableció y fomentó el budismo theravada como religión oficial, para diferenciarse del reino hindú de Angkor, y recopiló el Dharmashastra, un código legal basado en fuentes hindúes y costumbres tailandesas. El Dharmashastra continuó siendo ley tailandesa hasta bien entrado el siglo XIX. Comenzando con los portugueses en el siglo XVI, Ayutthaya tuvo contacto con Occidente, pero hasta el siglo XIX, sus relaciones con naciones vecinas, así como India y China eran primordiales. Ayutthaya dominó un área considerable, desde los estados musulmanes en la península Malaya hasta los estados del norte de Tailandia. Sin embargo, Birmania, que controlaba Lanna y también había unificado su reino bajo una poderosa dinastía, intentó invadirla varias veces en 1750 y 1760. Finalmente, los birmanos atacaron la ciudad y la conquistaron en 1767. La familia real huyó de la ciudad, donde el rey murió de hambre diez días más tarde, acabando con el linaje real de Ayutthaya.

Después de más de 400 años de dominio en 1767, el reino de Ayutthaya cayó ante la invasión del ejército birmano. Su capital fue incendiada y el territorio fue dividido. EL general Taksin logró reunir el reino tailandés desde su nueva capital Thonburi y se declaró rey en 1769. No obstante, Taksin supuestamente enloqueció y fue depuesto, hecho prisionero y ejecutado en 1782. El general Chakri lo sucedió en 1782 con el nombre de Rama I, el primer rey de la dinastía Chakri. El mismo año, fundó la nueva capital en Bangkok, a orillas del río Chao Phraya y al margen opuesto de Thonburi, la capital de Taksin. Birmania fue derrotada en 1790 y obligada a retirarse de Siam. Lanna también se liberó de la ocupación birmana, pero el rey de una nueva dinastía establecida en la década de 1790 fue en la práctica una marioneta del monarca Chakri.

Los herederos de Rama I estaban cada vez más preocupados por la amenaza del colonialismo europeo, después de las victorias británicas en la vecina Birmania en 1826. El primer reconocimiento de una potencia occidental en la región fue el Tratado de Amistad y Comercio (**Amity) con Gran Bretaña en 1826. En 1833 los Estados Unidos iniciaron contactos diplomáticos con Siam, como Tailandia se llamaba hasta 1939 (y también entre 1945 y 1949). Sin embargo fue durante un reinado posterior, el de Chulalongkorn (Rama V, 1868-1910) y su padre, el Rey Mongkut (Rama IV, 1851-1868), que Tailandia estableció un acercamiento con las potencias occidentales. Los tailandeses creían que las habilidades diplomáticas de estos monarcas, combinadas con las reformas modernizadoras del gobierno tailandés, hacían a Siam el único país en el sur y el sudeste de Asia en evitar la colonización europea. Esto se refleja en el nombre moderno del país, Prathet Thai (Tailandia), usado no oficialmente entre 1939 y 1945 y posteriormente de manera oficial a partir del 11 de mayo de 1949. Prahet quiere decir “nación” y thai significa “libre”.

El tratado anglo-siamés de 1909 estableció la frontera moderna entre Siam y la Malaya británica asegurando la autoridad tailandesa en las provincias de Patán, Yala, Narathiwat y Satun, que eran anteriormente parte de los sultanatos malayos semi-independientes de Patán y Kedah. Una serie de tratados con Francia fijó la actual frontera oriental con Laos y Camboya, territorios que Siam había anteriormente reclamado y en parte controlado.

El golpe de estado siamés de 1932 transformó el gobierno de Tailandia de una monarquía absoluta a una monarquía constitucional. El Rey Prajadhipok (Rama VII) inicialmente aceptó este cambio pero luego abdicó a favor de su sobrino de diez años Ananda Mahidol. Al abdicar, Prajadhipok dijo que la obligación de un gobernante era reinar para el bien de toda la gente, no de una selecta minoría. El Rey Ananda Mahidol (Rama VIII) murió en 1946 bajo circunstancias algo misteriosas. La explicación oficial era que se había disparado accidentalmente mientras limpiaba su arma. Fue sucedido por Bhumibol Adulyadej, el rey que por más tiempo reinó Tailandia y muy popular con los tailandeses. Aunque nominalmente una monarquía constitucional, Tailandia fue gobernada por una serie de gobiernos militares (siendo Luang Phibunsongkhram y Sarit Dhanarajata los líderes más prominentes), con breves periodos de democracia. En 1992 el último gobernante militar, Suchinda Kraprayoon, renunció al poder en respuesta a grandes protestas populares, apoyadas por el rey. Desde entonces, Tailandia ha sido una democracia con cambios constitucionales de gobierno.

El 8 de diciembre de 1941, pocas horas después del ataque a Pearl Harbor, Japón exigió el derecho de trasladar tropas a través de Tailandia a la frontera malaya. Los japoneses desembarcaron en Bangkok y varios lugares a lo largo de la costa este de Tailandia meridional, donde se enfrentaron al ejército tailandés por seis a ocho horas antes que el ejército tailandés determinara que hubiera sido imposible defender el reino. Poco más tarde se concedió a Japón libre tránsito y el 21 de diciembre de 1941, Tailandia y Japón firmaron una alianza con un protocolo secreto en el cual Tokio acordaba ayudar a Tailandia a recuperar territorios perdidos a las potencias coloniales, Gran Bretaña y Francia, y Tailandia acordaba dar asistencia a Japón en su guerra contra los aliados.

Después de la derrota de Japón en 1945, con la ayuda de un grupo de tailandeses conocido como Seri Thai, con apoyo de los EE.UU., Tailandia fue tratada como un país derrotado por los británicos y franceses, aunque el apoyo americano mitigó los términos de los Aliados. Tailandia no fue ocupada por estos, pero fue obligada a devolver el territorio obtenido de los británicos y los franceses. En el periodo de la post-guerra, Tailandia gozó de buenas relaciones con los EE. UU., al que vio como un protector de las revoluciones comunistas en países vecinos.

En 1946 el rey Mahidol fallece y su hermano Bhumidol se corona como Rama IX (actual rey). En 1947 el nuevo rey firma y promulga una nueva constitución por lo que se crea un nuevo parlamento de 2 cámaras: 100 senadores y 240 de la Casa de Representantes. Desde entonces, Tailandia estuvo dominada por los militares y experimento algo más de veinte golpes de Estado y contragolpes, con intervalos breves de democracia. Después de que, en 1962, la revolución comunista triunfara en el norte del país, Estados Unidos colaboró con el gobierno de Bangkok, contribuyendo a reforzar el ejército y la policía y estableciendo bases militares, que fueron evacuadas en 1976. De este modo, Tailandia se encontró cada vez más comprometida en el conflicto vietnamita, igual que poco antes había sufrido numerosos roces con Camboya.

La Historia de Tailandia desde 1973 ha sido un seguido de transiciones difíciles y, en ocasiones, sangrientas, entre el poder militar y el civil. La revolución de 1973 fue seguida de una breve e inestable democracia, a su vez seguida del retorno a un régimen militar llevado al poder por un golpe de estado en 1976. Este régimen militar ha sido muy inestable debido a otros tantos golpes de estado. A lo largo de la mayor parte de los años 80, el general Prem Tinsulanonda ha reinado sobre Tailandia encabezando un régimen militar, y también, con un mandato democrático a partir de 1983. A continuación, el país ha mantenido una democracia puesta a parte en un breve período bajo un régimen militar de 1991 a 1992. El partido Thai Rak Thai (Tai que aman a los Tai) dirigido por el primer ministro Thaksin Shinawatra ha gobernado el país desde 2001.

En octubre de 1973 se produjeron manifestaciones masivas en Bangkok, exigiendo el fin del régimen militar. El General Thanom Kittikachorn respondió con fuerza y hasta 70 manifestantes fueron asesinados en las calles, lo nunca visto en Tailandia. Esta intervención violenta del régimen militar incitó al Rey Rama IX a hacer su primera intervención en la política tailandesa retirando su apoyo al régimen militar, y el 14 de octubre de 1973, el General Thanom Kittikachorn dimitió y abandonó el país.

Los acontecimientos de octubre de 1973 se revelaron como una revolución dentro de la política tai. Por primera vez, la burguesía urbana, dirigida por los estudiantes, había derrotado a las fuerzas combinadas de la vieja clase reinante y del ejército, al tiempo que habían ganado la bendición aparente del Rey para realizar una transición a la plena democracia, simbolizada por una nueva Constitución que preveía una legislatura enteramente elegida.

Desafortunadamente, Tailandia no había producido todavía una clase política en la medida suficiente como para hacer funcionar esta nueva democracia sin un solo golpe. Las elecciones de enero de 1975 no produjeron una mayoría estable, y una nueva elección en abril de 1976 tuvo los mismos resultados. El veterano político Seni Pramoj y su hermano Kukrit Pramoj se alternaron en el poder, pero no fueron capaces de crear una reforma coherente del sistema político. La fuerte subida de los precios del petróleo en 1974 llevó a una recesión y a la inflación, debilitando la posición del gobierno.

El gesto político más popular realizado en la democracia fue el fijar la retirada de las fuerzas americanas de Tailandia. La virtud de este gesto ha sido pronto puesta en cuestión cuando los victoriosos comunistas tomaron el poder en Vietnam, Laos y Camboya en mayo de 1975. La llegada de los regímenes comunistas a las fronteras de Tailandia, la abolición de 600 años de monarquía en Laos y la llegada de una plétora de refugiados de Laos y de Camboya, hizo que la opinión pública tailandesa virara de nuevo hacia la derecha y los conservadores obtuvieron mejores resultados en las elecciones de 1976 que los que habían tenido en las de 1975. El ala izquierda del movimiento estudiantil no aceptó esta victoria y continuaron manifestándose a favor de cambios radicales.

A finales de 1976, la opinión de la burguesía moderada volvió la espalda al radicalismo cada vez más militante de los estudiantes de la Universidad Thammasat. El ejército y los partidos de derechas lucharon contra los radicales con grupos paramilitares tales como los “Exploradores de Pueblos” o el “Red Gauss”. El ejemplo se presentó en octubre, cuando Thanom volvió a Tailandia para entrar en un monasterio. Las manifestaciones violentas de estudiantes chocaron contra los contramanifestantes resultando en violencia. El 6 de octubre de 1976, el ejército soltó a los paramilitares sobre los manifestantes y utilizó esta orgía de violencia, en la cual centenares de estudiantes fueron torturados y asesinados, para suspender la Constitución y retomar el poder.

Recientemente Tailandia ha sido también un miembro activo de la Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), particularmente después de la restauración de la democracia en 1992.

El 19 de septiembre de 2006 los militares del país dieron un golpe de estado contra el gobierno del país para "deponer del cargo al primer ministro corrupto". Con apoyo del rey comenzaron un proceso que derivó en un gobierno provisional y en la elaboración de una nueva constitución, con fecha de entrega octubre de 2007, fecha en la que unas nuevas elecciones deberían producirse.

Al principio



Tailandia

Bandera  de Tailandia

El Reino de Tailandia (ราชอาณาจักรไทย Ratcha Anachak Thai en tailandés) es un país del sudeste de Asia, limítrofe con Laos y Camboya al este, el Golfo de Tailandia y Malasia al sur, y el Mar de Andaman y Birmania al oeste.

El país era conocido previamente como Siam. Este nombre fue cambiado por primera vez en 1939 por Prathet Thai (ประเทศไทย) y nuevamente en 1949 (habiendo sido revertido durante la Segunda Guerra Mundial). Prathet significa "país" y la palabra thai (ไทย) significa "libre" o "libertad" en el idioma tailandés, palabra que también es el nombre del grupo étnico mayoritario en Tailandia (etnia que encontró su libertad hace más de dos milenios, al llegar a esta región huyendo de los chinos). Esto hace que Prathet Thai pueda traducirse como País de Gente Libre. Al traducirse al inglés Prathet Thai pasó a ser Thailand (Tierra de los Thai) y de allí a Tailandia en español.

Debido a su ubicación geográfica, la cultura tailandesa ha estado tradicionalmente influida por las culturas China e India. No obstante, Tailandia ha generado diferentes culturas autóctonas desde el período Baan Chiang.

El reino budista de Sukhothai, es considerado convencionalmente como el primer estado Thai en la región. Es fundado en 1238, y su desarrollo coincide en el tiempo con la etapa de debacle y caída del Imperio Jemer, entre los siglos XIII y XV.

Un siglo más tarde, a mediados del XIV, el reino de Ayutthaya remplaza a Sukhothai como potencia dominante en Siam. Tras el saqueo de Angkor por Ayutthaya en 1431, gran parte de la corte Jemer es obligada a exiliarse a Ayuthaya, trayendo consigo sus rituales y costumbres jemeres, de inspiración hindú. Muchas de estas costumbres son asimiladas posteriormente por la cultura Ayutthaya.

Tras la caída de Ayuthaya en 1767, Thonburi se convierte en capital de Tailandia por un período breve bajo el rey Taksin el Grande, hasta el golpe de estado de 1782.

La era actual (Ratthanakosin) de la historia tailandesa empieza en 1782, durante el reinado de Rama I el Grande, de la dinastía Chakri, quien establece la capital de Siam en Bangkok.

Las potencias europeas comienzan a establecer contactos con Tailandia en el siglo XVI. A pesar de la presión europea, Tailandia es el único país del sureste asiático que nunca ha sido colonizado por una potencia europea. La razón principal que explica este hecho es que, durante todo el sigo XIX, Tailandia cuenta con una larga sucesión de hábiles gobernantes, quienes demuestran una enorme capacidad para utilizar la rivalidad franco-británica en la región en su beneficio. Como resultado, el país adquiere el estatus de estado tapón entre los países del sudeste asiático francés (Indochina) y la India y Birmania, en poder de Gran Bretaña. A pesar de su independencia, la influencia occidental provoca durante este período que se realicen muchas reformas, entre ellas el otorgamiento de importantes concesiones en favor de los intereses comerciales británicos. Una de dichas concesiones es la cesión de las tres provincias meridionales de Tailandia, que forman parte en la actualidad de Malasia.

En 1932, una revolución sin derramamiento de sangre resulta en el establecimiento de una nueva monarquía constitucional. Durante la Segunda Guerra Mundial Tailandia se alia con Japón. Tras la derrota de los japoneses y el fin de la guerra, Tailandia se realinea, convirtiéndose en aliado de los Estados Unidos. Desde el inicio de la Guerra Fría y hasta los años 80, Tailandia permanece como un país políticamente inestable. Durante este periodo se produce una sucesión de cambios de gobierno a consecuencia de sendos golpes de estado. Tras superar dicho periodo, el país se configura, a partir del último golpe militar de 1991, como una democracia participativa moderna.

En 1997, la crisis financiera asiática castiga con dureza a Tailandia. El valor del Baht Tailandés cae en picado, de 25 Bahts por Dólar a 56 Bahts por Dólar. La crisis económica provocada por este evento ya ha sido superada. El crecimiento del PIB en 2003 fue del 7%.

En 2001, Thaksin Shinawatra, del partido Thai Rak Thai (Los Tailandeses aman a los Tailandeses) se convierte en Primer Ministro tailandés, tras ganar las elecciones celebradas ese mismo año. En 2005, Thaksin renueva su mandato por otros cuatro años. No obstante, durante este mismo período arrecian las acusaciones de, entre otras cosas, coacción de la libertad de prensa, compra de votos, utilización del poder para favorecer a sus empresas, abusos policiales en la guerra contra el narcotráfico, e incapacidad de frenar la insurgencia islamista del sur del país.

En abril de 2006 se vuelven a celebrar elecciones. Thaksin revalida de nuevo el cargo. No obstante, tras el boicot de la oposición al nuevo gobierno, la Corte Suprema tailandesa sentencia la anulación de los resultados electorales y la convocatoria de una nueva cita con las urnas. El 19 de septiembre de 2006, estando Thaksin en Nueva York, los militares del autodenominado "Consejo para la reforma democrática", bajo el mando de Sondhi Boonyaratglin toman el poder, acabando con 15 años de democracia en el país.

Durante la vigencia de la Constitución de 1997, el sistema político estaba basado en una monarquía constitucional con los poderes del Estado separados al modo occidental, en la que la figura del Monarca, como Jefe de Estado, tenía una función representativa aunque era, al mismo tiempo, el defensor del budismo thai. El poder legislativo residía en la Asamblea Nacional de Tailandia, en un sistema bicameral compuesto por el Sapha Phuthaen Ratsadon (Cámara Baja), que consistía en una Cámara de representantes con 500 escaños y en un Senado (Wuthisapha) con 200 escaños. Los miembros de ambas cámaras eran elegidos por sufragio universal.

El más alto nivel judicial lo ocupaba el Tribunal Supremo o Sandika, cuyos jueces eran designados por el monarca. El poder ejecutivo lo formaba un Primer Ministro y un gobierno de 26 miembros que respondía ante la Asamblea Nacional.

El 19 de septiembre de 2006, las fuerzas del Real Ejército Tailandés tomaron Bangkok en un golpe de Estado que derrocó al Primer Ministro Thaksin Shinawatra. La Junta Militar que formaron los golpistas estuvo presidida por el general Sonthi Boonyaratglin que abolió la Constitución, disolvió los poderes ejecutivo, judicial y legislativo, impuso la ley marcial y prohibió las actividades políticas, estableciendo además la censura de prensa y el control de las comunicaciones. Los argumentos que esgrimieron los golpistas fue la grave crisis de deterioro del sistema político como consecuencia de presuntas irregularidades financieras del Primer Ministro depuesto.

Tras un breve periodo, el Consejo para la Reforma Democrática (nombre con el que se autodenominó la Junta Militar), obtuvo el beneplácito del Rey Bhumibol Adulyadej y nombró un nuevo poder ejecutivo, así como dictó una Constitución provisional. El nuevo Primer Ministro desde el 1 de octubre fue el general Surayud Chulanont y el mismo día entró en vigor un texto constitucional provisional que mantiene la monarquía, si bien reserva para la Junta Militar, ahora denominada Consejo de Seguridad Nacional, la facultad de modificar el gobierno y el propio Primer Ministro y elegir la Asamblea Constituyente para que en el plazo de un año presente un nuevo texto constitucional.

Después de aprobarse la Constitución definitiva en 2007, se celebraron elecciones generales en 2007 que dieron la victoria al Partido del Poder del Pueblo liderado por Samak Sundaravej, hombre vinculado a Thaksin Shinawatra. Una vez formado gobierno, a los pocos meses se desató una grave crisis política. liderada por la Alianza del Pueblo para la Democracia, que obligó a la dimisión de varios ministros antes del verano de 2008, altercados en Bangkok que obligaron a declarar el estado de emergencia y, finalmente, a la dimisión del primer ministro Sundaravej a raíz de una sentencia que le condenaba por presentar un programa gastronómico en televisión, considerado por el tribunal como una actividad privada ilícita para un miembro del gobierno. El 17 de septiembre, la Asamblea Nacional eligió como nuevo primer ministro a Somchai Wongsawat, cuñado de Thaksin Shinawatra y miembro también del Partido del Poder del Pueblo.

Tailandia se divide in 76 provincias (en tailandés: จังหวัด, changwat, singular y plural) reunidas en 5 grupos – en algunos casos las provincias del este y del oeste se agrupan. El nombre de cada provincia es el de su ciudad capital, algunas veces con el prefijo Mueang (o Muang) para evitar confusión con la provincia. Con la excepción de la provincia Songkhla, la capital es también la ciudad más grande de la provincia.

Bangkok es al mismo tiempo la provincia más poblada y la de mayor densidad de población. La provincia de mayor área es Nakhon Ratchasima, la más pequeña es Samut Songkhram. La Provincia Mae Hong Son tiene la menor densidad de población, y Ranong tiene la menor población absoluta (cifras tomadas del censo de 2000).

Cada provincia es administrada por un gobernador, nombrado por el Ministro del Interior. La única excepción es Bangkok, donde se elige al gobernador.

Las provincias están divididas en 877 distritos (amphoe, อำเภอ). Los cincuenta distritos de Bangkok son llamados khet (เขต), pero son corrientemente llamados amphoe, aún en algunos documentos oficiales. Los distritos se dividen a su vez en tambon (comunas o sub-distritos) y mubaan (poblados).

Tras disfrutar de la mayor tasa de crecimiento mundial desde 1985 hasta 1995 –con una media del 9% anual- incrementó la presión especulativa sobre la moneda tailandesa, el baht, que en 1997 llevó a una crisis que descubrió debilidades del sector financiero y forzó al gobierno a vender moneda. Largamente estancado en los 25 frente al dólar estadounidense, el baht alcanzó su cota más baja de 56 frente al dólar estadounidense en enero de 1998 y la economía se contrajo alrededor del 10.2% en ese mismo año. La crisis se extendió hasta convertirse en una crisis financiera asiática.

Tailandia entró en una fase de recuperación en 1999, expandiéndose al 4.2% y creciendo un 4.4% en 2000, debido esto en mayor medida a las fuertes exportaciones que incrementaron alrededor del 20% durante ese mismo año. El crecimiento se suavizó por la desaceleración en la economía global durante el año 2001, pero se recuperó en los años subsiguientes debido al fuerte crecimiento de China y gracias a varios programas de estimulación interna dentro de las políticas “Dual-Track” promovidas por el Primer ministro Thaksin Shinawatra. El crecimiento en 2003 fue estimado en un 6.3% y se proyectó en un 8% y un 10% para los años 2004 y 2005 respectivamente. Tailandia está camino de convertirse en el estado económicamente más poderoso del Sureste Asiático y en uno de los estados más poderosos de Asia entrando a competir con países avanzados de Occidente.

La población tailandesa está dominada por las etnias Thai y Lao, las cuales forman las tres cuartas partes de la población. Existe también una amplia comunidad china que históricamente ha jugado un papel desproporcionadamente significativo en la economía. Otros grupos étnicos incluyen a los malayos en el sur, los mon, khmer y varias tribus indígenas de las montañas.

Alrededor del 95% de los tailandeses son budistas de la tradición theravada pero también existen minorías de musulmanes, cristianos e hindúes. La lengua tai es la lengua nacional de Tailandia, escrita con su propio alfabeto, a pesar de la existencia de dialectos étnicos y regionales; y a pesar también de que el inglés es ampliamente enseñado en las escuelas.

El budismo Teravada es central para la identidad moderna y creencia tailandesa. Sin embargo, en las áreas más al sur del país prevalece el Islam. Muchos grupos étnicos distintos, muchos de los cuales permanecen marginalizados, habitan el país. Algunos de estos grupos empalman con Myanmar, Laos, Cambodia y Malasia y han mantenido un estilo de vida distintivamente tradicional a pesar de una fuerte presencia cultural Thai. La etnia china también forma una parte significativa de la sociedad tailandesa, particularmente dentro y alrededor de Bangkok. Su exitosa integración dentro de la sociedad tailandesa le ha permitido mantener posiciones de poder social y político, siendo el caso del primer ministro el más notorio.

El respeto por los antepasados forma gran parte de las prácticas espirituales tailandesas, así como la caridad hacia los monjes budistas. Los thais tienen un muy fuerte sentido de gracia y hospitalidad, pero también un gran sentido de jerarquía social. El honor es importante en el discurso diario de los tailandeses, especialmente títulos de antigüedad, un concepto importante en la cultura Thai. Los tailandeses respetan a sus ancianos tanto que algunos nativos hacen wai o krab (reverencia) los pies de sus padres y abuelos. Ellos honran al primero en antigüedad, quien en cualquier tipo de ceremonia toma precedente en todas las decisiones de la familia.

El saludo estándar es un gesto de plegaria llamado wai. Los tabús incluyen tocar la cabeza de alguien o apuntar con los pies, dado que la cabeza es considerada lo más sagrado y los pies la parte más sucia del cuerpo. Pisar a alguien o la comida es considerado un insulto. A pesar de ello, la cultura tailandesa como muchas otras culturas asiáticas está sucumbiendo a la influencia de la occidentalización y alguno de sus tabúes tradicionales están lentamente desapareciendo. Libros y otros documentos están dentro de los más venerados objetos seculares, por ello uno no debería deslizar un libro sobre una mesa o situarlo en el suelo.

La cocina tailandesa mezcla cinco sabores fundamentales: dulce, picante, agrio, amargo y salado. Algunos ingredientes comunes utilizados en la cocina tailandesa incluyen el ajo, ajíes, hierba de limón y salsa de pescado. La comida básica en tailandia es el arroz, el cual está en casi todas las comidas.

La cultura tailandesa ha sido grandemente influenciada en años recientes por su prensa vibrante y libre. Existen numerosos diarios ingleses, tailandeses y chinos en circulación y tailandia es el mayor mercado de periódicos en el Asia Sur-Este con una circulación estimada de 13 millones de copias diarias en el 2003.

Muay Thai, o el boxeo tai, es el deporte nacional en tailandia y es un arte marcial nativo. Alcanzó popularidad en todo el mundo en los 1990s. Aunque existen otras artes marciales similares en otros países del Asia del este, pocos disfrutan el reconocimiento que el Muay Thai ha recibido con sus reglas de full-contact permitiendo golpes con los codos y rodillas, creando una nueva especialidad, el Kick Boxing. El fútbol profesional, sin embargo, posiblemente haya tomado la posición del Muay Thai como el deporte más visto y preferido en la sociedad contemporánea de Tailandia y no es poco común ver a tailandeses apoyando a sus equipos favoritos de la English Premier League. Otro pasatiempo ampliamente disfrutado es encumbrar volantines.

Al principio



Source : Wikipedia