Submarinos

3.3635170603664 (762)
Publicado por tornado 02/03/2009 @ 05:43

Tags : submarinos, defensa, economía

últimas noticias
Navantia niega haber copiado tecnología francesa para construir el ... - La Verdad (Murcia)
Acto de entrega del submarino clase Scorpene a la Armada chilena, en el año 2004. /JM RODRÍGUEZ / AGM El astillero público francés, DCNS, ha presentado una demanda ante el Tribunal de Arbitraje de París contra la empresa Navantia por presunto plagio de...
Seúl decide retrasar su plan de obtención de submarinos de nueva ... - Europa Press
El Ministerio de Defensa de Corea del Sur ha decidido modificar su plan para la obtención de armas a largo plazo, retrasando el desarrollo de submarinos de nueva generación y aviones cisterna entre uno y dos años, según declaraciones de altos cargos...
El territorio donde se asienta Nueva York "sufrió" un tsunami hace ... - 20 minutos
La teoría que apunta a desprendimientos submarinos de tierra, parece la opción más probable; sin embargo, otro grupo de investigadores apunta al impacto de un asteroide como el detonador de este fenómeno. "Un tsunami atlántico es raro,...
Londres ocultó varias fugas radiactivas de submarinos - Xornal
El Ministerio de Defensa británico ha sido acusado de “saltarse la ley”, al descubrirse que la flota de submarinos nucleares de la Royal Navy ha sufrido varias fugas secretas de residuos radiactivos. En un informe de las propias autoridades militares,...
En peligro de extinción - Ehui
No podemos hablar de pitchers “Submarinos” sin mencionar al Pirata de Pittsburg, Kent Tekulve, mismo que lideró en cuatro ocasiones a todas las ligas mayores en apariciones. 1050 partidos lanzó, tuvo 184 salvamentos y un impresionante 2.85 de carreras...
Desarrollan un robot submarino con sentido del tacto - Tendencias Científicas
La tendencia de los ingenieros es crear robots submarinos cada vez más independientes. Otro buen ejemplo es el SeaGlider, desarrollado por la Universidad de Washington y que tiene capacidad para viajar sólo durante meses y miles de kilómetros....
Polémica con militar acusado de abuso sexual con antecedentes - Puntonoticias
Un efectivo de la la Fuerza de Submarinos de la Base Naval de Mar del Plata, está acusado de intentar violar a una adolescente de 14 años. Este miércoles declaró en Tribunales y se confirmó que hace cinco años afrontó una causa penal por "abuso sexual...
Submarinos «a pedales» para la droga - ABC.es
Así, las mafias se inspiraron en Julio Verne y construyeron semisumergibles, poco más que submarinos «a pedales»: naves de construcción artesanal con capacidad para transportar 14 toneladas de coca. Burlan los radares -navegan sumergidos en sus tres...
Defensa sigue sin saber qué falló en el incidente del submarino ... - La Verdad (Murcia)
Los tripulantes pasaron el peor rato de sus vidas, pero en el Ministerio de Defensa normalizan la vía de agua ocurrida en el submarino Tramontana el pasado 11 de diciembre, cuando realizaba maniobras a trescientos metros de profundidad en aguas de Cabo...

Detección del sistema "Metox" de los submarinos alemanes

Durante los años 1942 y 1943, los submarinos alemanes incorporan unos aparatos de detección radioeléctricos denominados "Metox". Sin embargo, pronto se hace evidente que tales aparatos radian energía, lo cual hacía posible su detección por parte de los aviones británicos.

El fracaso del “Buque 14” terminó de convencer al Großadmiral Dönitz de que la misión principal de la Marina alemana, la destrucción del tonelaje británico, descansaba casi únicamente en el arma submarina.

El programa de construcciones establecido al comienzo de la guerra estaba teniendo una realización tan completa que cada día se incorporaba un nuevo submarino a la flota. Los éxitos crecen mes a mes a pesar de los progresos de la defensa británica. Pero en el verano de 1942 se producen extraños sucesos.

El Großadmiral Karl Dönitz recibía cordialmente a sus comandantes de submarinos que regresaban de sus cruceros en su Cuartel General de Kernével, cerca de Lorient, pero al día siguiente los sometía a un interrogatorio, en donde le daban cuenta minuciosamente de las órdenes cumplidas y de las decisiones y torpedos disparados.

Después del interrogatorio, Dönitz y su Estado Mayor se devanan los sesos. En el curso de las semanas siguientes, Dönitz volvería sobre el asunto. Un oficial del Estado Mayor observa que esos ataques en la noche y con bruma son demasiados frecuentes como para ser casualidad. Los aviones británicos poseían, evidentemente, un nuevo aparato de detección que les permitía atacar un objetivo incluso cuando la visibilidad era nula.

El almirante Maertens, jefe del servicio de Transmisiones de la Marina, recibe una convocatoria de Dönitz. Debía comprobar si los aviones británicos poseían aparatos análogos a los radiotelémetros. El servicio de Información seguía esa pista desde hacía cierto tiempo. Las estaciones alemanas establecidas a lo largo de la costa francesa habían recibido la orden de observar con toda atención las emisiones que pudieran efectuarse en las longitudes de onda correspondientes.

A principios de junio de 1942, el almirante Maertens envía a presencia de Dönitz al capitán de navío Stummel, que habría de sucederle. Stummel le confirmó al Gran almirante que se trataba de aparatos de detección radioeléctricos. Las estaciones alemanas habían comprobado en forma segura que los aviones británicos, que patrullaban al norte del Golfo de Vizcaya, utilizan impulsiones de alta frecuencia para buscar y atacar sus objetivos; y aún sabía más: “Esos aparatos del adversario, denominados A.S.V., operan habitualmente en la onda de 120 centímetros”. En ello no había nada de particular ni de nuevo, puesto que los radiotelémetros alemanes Seetakt operaban hasta los 80 centímetros. Dönitz se preguntaba cómo podían poseer los aviones tales aparatos, debido a que sus antenas eran demasiado aparatosas como para ser montadas en aviones. Y la pregunta final de Dönitz a Stummel fue: “¿Qué podemos hacer contra eso?”.

Al capitán Stummel se le ocurrió que se podrían instalar aparatos de escucha en los submarinos, a fin de poder detectar las emisiones de los aviones y enterarse así de su aproximación con el tiempo necesario para sumergirse antes de ser atacados. Pero el problema era que no se disponía de la cantidad necesaria de aparatos. Los aparatos experimentados habían sido colocados en tierra y en cualquier caso habría que hacerles algunos cambios para que operasen en las difíciles condiciones en que operaban los submarinos. Stummel le aclara al Großadmiral que con estos aparatos no sería posible localizar al enemigo, pero al menos se podría avisar a los U-Boot para que se sumergieran cuando los aviones enemigos se encontrasen en las cercanías. Dönitz soltó la pregunta final: “¿Quedará tiempo suficiente antes de que surja el avión y arroje sus bombas?”. Stummel agregó: “Estoy seguro de ello, pero sólo la experiencia nos lo demostrará”. La entrevista terminó cuando finalmente Dönitz agrega: “¡Quiero esos aparatos de observación lo antes posible! ¡Mejor hoy que mañana!”.

La casualidad acudió en ayuda de los submarinos alemanes. Una fábrica de París de aparatos de radio tenía cien receptores capaces de desempeñar el papel que se les asigna. Son inmediatamente enviados a las bases de submarinos. Se les bautiza con el nombre de “Metox”, que así se denomina la casa comercial que los construye. Se construyen apresuradamente las antenas especiales, en forma de cruz, a las que se denomina “cruz de Gascuña” (Biscaya Kreuz). Principalmente la navegación por el Golfo de Vizcaya (de Gascuña para los alemanes) es la peligrosa.

Dönitz presiona fuertemente para que los nuevos aparatos se instalen en sus submarinos lo antes posible. Sus temores eran grandes. En julio, los británicos habían destruido doce submarinos en el mar, quince en agosto, y la mayor parte mediante ataques aéreos inesperados. Nunca desde principios de la guerra las bajas habían sido tan elevadas. Dönitz confía en que los Metox y las cruces de Gascuña traerían la salvación a sus U-Boot.

A medida que los submarinos van teniendo instalado el nuevo aparato, se van haciendo a la mar para su peligrosa travesía por el Golfo de Vizcaya, para hacer la prueba. Unos días después, Dönitz respiraba aliviado: llegaban las primeras noticias tranquilizadoras en el sentido de que los Metox funcionaban y representaban una preciosa ayuda.

El nuevo aparato funciona acústicamente. En el momento en que el submarino emerge, la cruz de Gascuña, montada en el puente, se orienta en todas direcciones. Abajo, en el interior del submarino, un miembro de la tripulación se mantiene a la escucha a fin de percibir el leve ruido que revelaría los impulsos emitidos por el aparato de marcación de los aviones británicos. Habitualmente, un simple “tit, tit, tit” se escuchaba en los auriculares de la escucha. Al escucharse un ligero sonido diferente, el escucha, dirigiéndose a la torrecilla avisaba, “¡Marcación!”, ante lo cual el submarino se sumergía precipitadamente. No se disponía más que de algunos minutos para realizar la inmersión defensiva ante la aparición de un avión.

Sin embargo, ante cualquier impulso el aparato suena amenazador y las inmersiones son constantes y muy seguidas. Lamentablemente los aparatos no distinguen las señales emitidas por un avión o por la costa. Ello constituía una dura prueba para los nervios de los tripulantes. Bajo el agua los submarinos no desarrollaban más de tres a cuatro nudos y los acumuladores de la batería no podían estar sumergidos indefinidamente. Los falsos positivos se convierten en una obsesión. Lo más desesperante era que, cerca de los convoyes, los destructores, corbetas y aviones que los escoltan operan todos con radar y los “Metox” avisan incluso antes de que el submarino haya sido localizado por ellos.

Muchas tripulaciones se desmoralizaban, hasta el punto de que los comandantes, furiosos, ordenaban simplemente que cesase la escucha en el Metox, recurriendo a sus ojos y oídos antes que sufrir la terrible tensión nerviosa. Mientras tanto, el almirante mayor Dönitz respiraba aliviado a pesar de que sus submarinos se veían obligados a hacer inmersiones cada vez más prolongadas. La lucha se iba volviendo más áspera, pero, al menos se disponía de un remedio contra los peligros más graves: ser sorprendidos por los aviones. Pero Dönitz no estaba del todo confiado en sus nuevos aparatos; muchas veces decía a sus oficiales del Estado Mayor: “Hemos doblado el cabo y encontrado una vez más la solución, pero ignoramos lo que aún puede surgir…”. Eso no le impide enviar notas al Alto Mando en Berlín y formular advertencias en previsión de nuevas y peligrosas sorpresas.

Pero las estadísticas prueban que el Metox y la cruz de Gascuña estaban cumpliendo su objetivo. En septiembre, las pérdidas de submarinos habían disminuido sensiblemente y el número de éxitos aumentaba. En noviembre, los U-Boot destruyen cerca de un millón de toneladas de buques aliados. El tonelaje de las nuevas construcciones supera en mucho al de los submarinos hundidos, por lo que el efectivo de los “lobos grises” ascendía de semana en semana. En el campo británico, el tonelaje disponible no cesaba de disminuir y el correspondiente a las nuevas botaduras no marchaba de acuerdo con la curva gráfica indicadora de las pérdidas. El almirante Dönitz estaba en la cumbre de su apogeo de triunfos en los últimos días del año 1942. Si nada cambiaba, la Batalla del Atlántico podía ser ganada.

Del mismo modo que en la primavera anterior, el Estado Mayor se encontró ante un enigma: otra vez los submarinos se veían asaltados bruscamente en medio de la noche más oscura o en la bruma más espesa, exactamente igual que antes de comenzar a utilizar el Metox. A pesar de seguir normalmente en servicio, las sorpresas se multiplicaban.

Las narraciones de este tipo se multiplicaban. Nuevamente las pérdidas aumentan. A partir de 1943, los submarinos desaparecían de forma misteriosa en número incesantemente creciente.

El 8 de febrero, Dönitz hace saber a Hitler que los convoyes aliados estaban consiguiendo evitar las barreras de submarinos. Gracias a su nuevo método de marcación el enemigo, los británicos conocían evidentemente la posición exacta de cada uno de ellos. Dönitz agrega, haciendo hincapié en cada una de sus palabras: “Si no descubrimos la solución, probablemente me veré obligado a poner en su conocimiento que la guerra submarina ha quedado paralizada”.

A pesar del aumento de sus pérdidas, los U-Boot consiguieron en marzo de 1943 la cifra más alta de destrucciones de toda la guerra. Dos grandes convoyes, que circulaban entre el Reino Unido y Norteamérica, tropiezan con 60 submarinos, con los que libran día y noche una encarnizada batalla de la que salen victoriosos estos últimos. Pese a todo, desde el mes siguiente un grupo de igual fuerza no llega a aproximarse a ningún convoy. Los submarinos en inmersión son mucho más lentos que los buques de escolta, pero, desde el momento en que emergen para volver a adquirir su superioridad en la marcha, son localizados por los destructores y aviones y obligados a desaparecer de nuevo en las profundidades cuando no son destruidos en pocos minutos. En mayo de 1943, la guerra submarina caminaba hacia el desastre. Día a día aumentaba la lista de submarinos desaparecidos sin dejar rastro. A fines del mes de mayo son ya 43 buques. El almirante mayor Karl Dönitz llama a la mayoría de sus U-Boot. Ya no asumía la responsabilidad de dejarles operar en tales condiciones.

En el campo alemán reinaba la oscuridad más completa acerca de las causas de la debacle. Sólo se suponía que los aliados poseían unas “mágicas” antenas. Se pensaba que se trataba de un nuevo aparato de detección que les permitía a los aliados “ver” en las peores condiciones atmosféricas, en tanto que los U-Boot caminaban a ciegas hacia su perdición. Lo más grave consistía en no existir ningún posible remedio. Los servicios especiales sospechaban que los aparatos aliados operaban en otra gama de frecuencias que no detectan los Metox. Pero se había experimentado con todos los rangos posibles, sin que nada viniera a confirmar esta suposición.

Finalmente se obtuvo alguna pista. Numerosos comandantes de submarinos habían demostrado cierta aversión por el Metox, no sólo por la tensión nerviosa a que los sometía, sino también por razones intuitivas. Los escuchas habían percibido frecuentemente curiosos sonidos cuando otro submarino se deslizaba por las proximidades. Al regreso a sus bases habían comprobado que el otro buque tenía en aquel momento su Metox funcionando. La pista era que, claramente, el Metox irradiaba energía.

Sin embargo, no se sabía si esta era realmente la causa de la detección, puesto que los aviones aliados deberían llevar un verdadero laboratorio para, a partir de esas emisiones energéticas del Metox, poder localizarlos, así que se decide abordar con detenimiento el problema.

En la primavera de 1943 un Focke Wulf 200 sobrevolaba en solitario el estuario del Gironda, en tanto que un submarino avanzaba debajo para efectuar unos ensayos. La radio del U-Boot recibe la orden de hacer funcionar su Metox. El alférez de navío Von Willisen, perteneciente al servicio de Transmisiones de la Marina, que se encuentra en el avión, vigilaba atentamente sus instrumentos. Así, detecta un innegable movimiento de la aguja y ruidos en sus auriculares: supone que no podían provenir más que del submarino que navegaba debajo y que tenía su Metox funcionando. Willisen hace desconectar el Metox del submarino y el submarino ya no es audible. La experiencia se repitió varias veces y ya no quedó duda: el Metox irradiaba energía. A la altura de 2.000 metros, el avión podía percibir esa irradiación hasta a 110 kilómetros de distancia del submarino. La comisión regresó a París e informó de sus resultados al comandante en jefe, el almirante mayor Karl Dönitz. Los teletipos del comando central trasmitieron a todas las unidades y secciones interesadas la orden de quitar sin demora todos los Metox de los submarinos. A los que se encuentran en el mar se les prohibía usarlos.

Sin embargo, el problema no era ya que los Metox irradiaran energía, ya que con Metox o sin ellos, los submarinos seguían siendo localizados y destruidos. En mayo de 1943 reinaba cierta agitación en la Sala de Conferencias del Estado Mayor General de Marina en Berlín. Se reunieron allí destacados científicos, ingenieros y directores de fábricas especializadas en la fabricación de aparatos de radio. Todos los técnicos especializados en alta frecuencia se encontraban reunidos allí. El almirante Dönitz los había convocado, así como a altos oficiales del servicio de información de la Marina y del Aire, del Estado Mayor General y del arma submarina.

El uso de hidrófonos por parte de la Kriegsmarine permitió a los submarinos alemanes la ventaja de saber, casi de inmediato, si habían hecho blanco o no, ya que se oía perfectamente. La desventaja de este sistema era la poca precisión que ofrecía, ya que no se sabía qué barco habían hundido. Por otra parte, la incorporación “de serie” permitía a los submarinos no estar desprotegidos frente a los enemigos, siempre al acecho.

Continúa en Uso del radar en la Kriegsmarine.

Al principio



Clase H (submarinos)

Los submarinos Tipo Holland 602, también conocidos clase H, estuvieron entre los sumergibles más numerosos de la Primera Guerra Mundial. El tipo fue diseñado por la empresa Electric Boat Co. de los Estados Unidos. La mayor parte de ellos sin embargo fueron construidos en Canadá por una subsidiaria de los astilleros británicos Vickers Co. Los operadores de la nave incluyeron la Armada de Estados Unidos, la Armada de Chile, la Royal Navy, la Marina Imperial Rusa, la Armada Soviética, la Regia Marina Italiana, la Marina Real Canadiense, la Marina Real de los Países Bajos y la Kriegsmarine.

El prototipo para la clase fueron dos submarinos pedidos en 1911 para la marina de guerra chilena. Los submarinos de 313/421 toneladas fueron construidos en base al diseño 19-E de John Philip Holland. La marina de guerra chilena sin embargo rechazó aceptar la entrega de los barcos. Entonces fueron vendidos a la armada canadiense, convirtiéndose en los HMCS CC-1 y HMCS CC-2.

Al principio



Buque de rescate de submarinos Kanguro

Kanguro (buque).JPG

El Buque de salvamento Kanguro era un buque de rescate de submarinos perteneciente a la Armada Española y que fue construido en Holanda.

Era un gran catamarán, en cuyo interior podía situarse un submarino y quedar amarrado para realizarle las tareas de abastecimiento, así como reparaciones simples. Igualmente, sobre su estructura se disponía un sistema de grúas y mecanismos que permitían alzar submarinos de hasta 46 m de eslora con hasta 650 ton. de peso desde 80 m de profundidad.

En 1920 se recibió el buque Kanguro comprado a Holanda para dar servicio a los submarinos de la clase A, pues las clases siguientes ya no cabían en su dique. Realizó tareas de apoyo a los submarinos de la Armada Española hasta su retiro.

La única operación de rescate que llevó a cabo fue la recuperación de los cañones del Acorazado España cuando se hundió en el cabo de Tres Forcas.

El Kanguro participó en 1930 en unos estudios teóricos y experimentales sobre las explosiones submarinas, sometidos a fuertes presiones y sus efectos sobre el fondo del mar.

Al estallar la guerra civil, se encontraba averiado en el puerto de Cartagena, quedando en manos gubernamentales.

Al principio



Lista de submarinos la Armada de los Estados Unidos

Esta lista será borrada en cuanto todos sus artículos estén correctamente categorizados.

Para leer información de cómo utilizar las nuevas categorías, ya sea para consultarlas, para crearlas o incluir artículos en las mismas, se puede consultar Wikipedia:categorías.

Por favor, no crees nuevas listas a menos que sea imposible conseguir lo mismo por medio de categorías. En caso de duda, puedes consultarlo en Wikipedia:Café.

Esta es una lista de submarinos de la Armada de los Estados Unidos, ordenados según el número de casco y el nombre.

Al principio



Source : Wikipedia