Sticky Sweet Tour

3.4070021881816 (457)
Publicado por tornado 15/03/2009 @ 03:11

Tags : sticky sweet tour, giras, música, cultura

últimas noticias
Is Madonna bringing her 'Sticky & Sweet' tour to Israel? - Ha'aretz
By City Mouse Negotiations to bring Madonna to Israel for an upcoming concert as part of her "Sticky & Sweet" tour are very close to being successfully concluded, various Israeli news outlets have reported. The 50-year-old pop superstar has even set a...
Madonna's 'Sticky and Sweet' coming to Israel - Ynetnews
NEW YORK- After long and agonizing negotiations, pop queen Madonna has finally confirmed she will be stopping in Israel this October as part of her successful Sticky and Sweet Tour. The singer will put on a one-night performance, but her trip to Israel...
Michael Jackson - Wants Madonna to cancel her shows - Examiner.com
It appears that someone forget to tell Michael Jackson's camp that Madonna is actually continuing her Sticky and Sweet Tour, not starting it. She already played Wembley Stadium in London last year in front of 75000 people despite crazy prices....
Republican Circus: Extended Engagement - Huffington Post
In fact, so threateningly seductive is Huntsman that Obama is sending him to China as his ambassador, surely a bitter-sweet short-term victory for Romney. On the subject of "fuck you's," John McCain, whom the mainstream media fell in love with years...
Madonna gig in Russia will be a "disaster" say locals in St ... - Mirror.co.uk
The singer is set to play Dvortsovaya Square on August 2 as part of her Sticky & Sweet tour. The world-renowned location is home to the city's Hermitage museum, which was constructed in the 18 th and 19 th centuries. But the museum's director Mikhail...
'Jon & Kate Plus 8' adding up to disaster - Philadelphia Inquirer
When it's not Jon & Kate Plus 8, it's 18 Kids and Counting, the epically backward (and eerily sweet) story of the pious, homeschooling Duggar clan in Arkansas, or Table for 12, which similarly chronicles the unremarkable Hayeses, a policeman and his...

Sticky & Sweet Tour

Madonna Buenosaires2.jpg

El Sticky & Sweet Tour es la octava gira de conciertos que la cantante estadounidense Madonna realizada durante el 2008-2009, para promocionar su undécimo álbum de estudio, Hard Candy.

Durante los 4 meses que duró el tour, la cantante ofreció 58 conciertos en 17 países de Europa, Norteamérica y Sudamérica, convirtiendo a Sticky & Sweet en la gira en la que más naciones contempló visitar. Además, fue el primer tour desde que la cantante firmó un acuerdo comercial con la promotora de conciertos Live Nation. La recaudación económica total fue de USD $281,6 millones, convirtiéndola en la gira de una cantante solista mayor de 40 años con mayores ganancias de todos los tiempos, superando así el récord que había establecido con su anterior gira mundial Confessions Tour del año 2006.

En enero del 2009, en su sitio web oficial, Madonna confirmó la extensión de la gira, a realizarse en Europa durante el verano boreal del mismo año, por lo que se suman 28 nuevas fechas al itinerario original de la gira.

Esta es la primera vez en su carrera en que la Reina del Pop extiende una gira oficialmente concluida, por esto es que Sticky & Sweet es la gira de conciertos con más shows programados en la carrera de Madonna.

El tour fue oficialmente anunciado por Guy Oseary, representante de Madonna y Arthur Fogel, presidente de Live Nation, el 8 de mayo de 2008, después de que finalizaran las presentaciones de promoción del álbum Hard Candy.

Los conciertos se presentaron en múltiples estadios y arenas a través de Europa, Norteamérica y Sudamérica, y fueron dirigidos por Jamie King, colaborador de Madonna durante varias de sus giras. El director musical fue Kevin Antunes.

La etapa europea de la gira comenzó el 23 de agosto, en Cardiff, Gales, y visitó la mayoría de los países de ese continente, incluyendo ciudades como Ámsterdam, Berlín, París, Roma, Lisboa y Londres, entre otras. En Norteamérica comenzó el 4 de octubre en Rutherford del Este, Nueva Jersey, siguiendo después con cuatro paradas en el Madison Square Garden de Nueva York; además de presentaciones en Boston, Chicago, Toronto, Vancouver, Los Ángeles, Miami y otras ciudades.

A continuación siguió con dos presentaciones en México el 29 y 30 de noviembre en el Foro Sol. Consultado 23 de junio de 2008. Se anunció que se realizaría un segundo show, del cual se vendieron el total de entradas en 87 minutos.

Respecto a Sudamérica, se confirmaron cuatro conciertos en Buenos Aires, Argentina, dos en Santiago de Chile, y cinco en Brasil, en las ciudades de Río de Janeiro y Sao Paulo. .

Los boletos para la primer fecha de Madonna en Argentina, programada para el día 6 de diciembre, se agotaron en menos de tres horas de haber salido a la venta, por lo que a los pocos minutos debieron anunciar una segunda función programada para el día domingo 7 de diciembre. Los boletos para la segunda fecha se agotaron rapidamente, provocando la llamada "Locura por Madonna" en Argentina.

Debido a las altas demandas, T4F Time For Fun, la productora encargada de traer a Madonna a Sudamérica en asociasión con Live Nation, confirmaron una tercer y cuarta función en Buenos Aires (3 y 4 de diciembre), convirtiendo a la capital porteña en la ciudad latinoamericana que más conciertos tiene programados y en la ciudad en la que más audiencia vería a Madonna en vivo: un total de 280 mil personas, el mayor público de toda la gira. Debido a esto, Madonna y su equipo de producción decidieron filmar el DVD oficial de la gira en Buenos Aires, convirtiendo a este DVD en el primero de la cantante grabado en un país latino.

Sin embargo, no contenta con recaudar 280 millones de dólares en todo el mundo con su gira Sticky and Sweet , Madonna ampliará el recorrido de su periplo con nuevas fechas europeas para el próximo verano, según confirma su página oficial. "Fans de Madonna, ¿están preparados para más?" , comienza el comunicado en madonna.com, en el que se informa de que la cantante completará su recorrido europeo pasando por ciudades que quedaron excluidas en el primer tramo del Sticky and Sweet Tour. En enero del 2009 el sitio Madonna.com publicó un comunicado oficial confirmando los rumores acerca de una segunda parte de la gira Sticky & Sweet. En dicho comunicado se manifiesta que la gira recorrerá ciudades europeas que no habían podido ser visitadas el año pasado en el recorrido original.

Desde el 23 de agosto de 2008, cuando inauguró la gira en Cardiff (Gales) , al 21 de diciembre del mismo año, cuando dio su tercer concierto en Sao Paulo, este tour sumó un total de 58 recitales que la convirtieron en la gira más exitosa de la historia emprendida por un cantante en solitario.

Desde la web oficial instaron a "esperar ventas de entradas e informaciones oficiales" para evitar las habituales estafas, o el desconcierto informativo vivido en países como España y Venezuela, debido a las fechas canceladas o mudadas a otras locaciones.

Sticky and Sweet es la octava gira emprendida por Madonna, y la primera de su carrera que abarca con su recorrido dos años distintos, aunque para este nuevo tramo se prevén cambios sustanciosos en los siempre milimetrados espectáculos de la "ambición rubia".

Actualmente la segunda parte del Sticky and Sweet Tour lleva confirmados en su sitio oficial 28 shows en 20 países distintos de Europa.

Madonna recuerda sus primeros días en Nueva York y rinde homenaje al rap y a los trabajos de su amigo, el pintor Keith Haring.

Una mezcla de la cultura de la etnia gitana o romaní y la música popular de dicha cultura.

Una pista de baile futurista con influencias japonesas.

La cantante sueca Robyn se presentó en el acto de apertura de la gira en algunas ciudades de Europa, como Sevilla, Lisboa, Niza, Berlín, Zúrich, Ámsterdam y Düsseldorf, entre otras. También se presentaron como teloneros los reconocidos disc jockeys Benny Benassi (en Roma), Paul Oakenfold (en Londres, México, Argentina —excepto el 3 de diciembre—, Chile y Brasil) y Bob Sinclar (en París).

El repertorio de los conciertos incluyó, en su mayoría, canciones del último álbum, además de éxitos de sus anteriores trabajos discográficos. En varias interpretaciones también se recurrió a extractos de canciones de otros artistas.

La siguiente controversia surgió por la supuesta relación sentimental que sostenía Madonna con el beisbolista de las Grandes Ligas de los Yankees de Nueva York, Alex Rodríguez. Tal relación habría causado el divorcio del deportista con su esposa, sumándose a la supuesta crisis matrimonial entre Madonna y su cónyuge, Guy Ritchie, que fue desmentida después por él. Estos rumores fueron calificados como "una estrategia publicitaria".

Esto en alusión a la controversia de 1990 durante la gira Blond Ambition, cuando el Papa hizo un llamado para boicotear el espectáculo.

Aunque finalmente no pudo ser parte de la gira, también hubo polémica en Venezuela, porque la noticia de un concierto en Caracas fue ampliamente difundida por diversos medios locales. La información se basó en las negociaciones que mantuvo la productora venezolana Solid Show con la cantante, que incluyeron la visita de representantes de Live Nation a la nación suramericana para acordar todos los detalles respecto al show . Sin embargo, luego de varias semanas de incertidumbre para los fans y la prensa local, y a pesar de haber llevado los trámites a sus últimos términos (garantías pagadas y logística contratada para el evento), Solid Show informó que no se realizaría el recital, debido a que otra productora con prioridad en la etapa suramericana del tour, específicamente la argentina T4F Time For Fun, solicitó adicionalmente la fecha del 3 de diciembre del 2008, inicialmente pautada para la capital venezolana.

Al igual que Caracas, durante la primera etapa del tour también hubo negociaciones infructuosas para realizar un concierto en Madrid; y en varias ciudades australianas. En enero de 2009, se anunció la inclusión de Madrid y Barcelona en la segunda etapa de la gira.

Los boletos salieron a la venta el 16 de mayo de 2008 para las presentaciones en Londres, París, Cardiff y Niza. Para Ámsterdam, Boston y Chicago salieron el 17 de mayo y Rutherford y Nueva York el 19 de mayo de 2008. Hubo un límite de 4 boletos por persona en las presentaciones en arenas y un máximo de 6 para los eventos en estadios. En México, los boletos salieron a la venta el 25 de junio para el Foro Sol, agotándose esa misma mañana.

Los miembros del club de admiradores oficial tuvieron acceso a los boletos en preventa, el 12 de mayo de 2008. Los miembros que se inscribieron después del 30 de abril de 2008 (día de lanzamiento del álbum Hard Candy) no tuvieron ese privilegio.

Según un anuncio publicado en la página web oficial de la cantante y algunos reportes de prensa, los boletos en diversas ciudades se agotaron incluso en cuestión de minutos. Las 50.000 entradas puestas a la venta para el concierto del 30 de octubre en Vancouver, Canadá, se vendieron en 29 minutos. El primer concierto en la Ciudad de México agotó las 56.000 entradas puesta a la venta en 47 minutos, marcando un nuevo récord por la venta de 6.500 boletos en 5 minutos. Para la segunda fecha en la misma locación, en 87 minutos se agotaron las entradas.

En Chile se generó toda una controversia al ser vendidas las entradas de preventa a clientes de una compañía de telefonía móvil que tuvieran tarjetas de un banco privado. Eso motivó que el abogado del sitio web, problemas.cl, junto a algunos fanáticos, presentaran un recurso de amparo para declarar nula la venta de las entradas mediante ese sistema.

Con esta gira, Madonna se convirtió, acorde a un comunicado de prensa de su sitio web oficial, en la artista con mayor recaudación por una gira (en solitario).

Solo en la etapa europea, la cantante logró una recaudación de 117.452.693 de dólares. El 11 de septiembre de 2008, Madonna actuó ante 74.000 personas y logró recaudar 12.000.000 de dólares, cifra que supera todas las recaudaciones anteriores en el nuevo y el antiguo Estadio de Wembley. A esta actuación le sigue el concierto de Zúrich, donde la cantante interpretó ante 72.000 aficionados, la audiencia más grande registrada en un concierto en Suiza. El concierto en Lisboa ante 75.000 personas hizo de esta actuación el concierto más grande jamás registrado en la península Ibérica y una de las mayores audiencias del tour. Además, la actuación en Montenegro, ante 47.000 personas, rompió el récord por la mayor audiencia en aquel país adriático.

En su mayoría, la gira ha recibido críticas positivas.

El sitio oficial de Madonna, Madonna.com, y T4F (Time 4 Fun), la productora encargada de llevar la gira Sticky & Sweet a Sudamérica en asociación con Live Nation, habían confirmado que los cuatro conciertos que la cantante brindó en el Estadio River Plate en Buenos Aires, Argentina los días 4, 5, 7 y 8 de diciembre, serían filmados para su transmisión televisiva y su posterior edición en el DVD oficial de la gira, el cual sería lanzado al mercado a princípios de marzo del 2009. Finalmente, los shows grabados fueron los del 7 y 8 de diciembre. La filmación de los conciertos estuvo a cargo de Nick Wickham, quien trabajó con Red Hot Chili Peppers, Beyoncé, Shakira y Britney Spears, entre otros. Chris Lambs, director de la gira, explicó que para la filmación de los conciertos se utilizaron diez cámaras que capturaron de diferentes ángulos todo el recital. Con el lanzamiento de la segunda parte de la gira, el lanzamiento del DVD, previsto para marzo del 2009, fue suspendido hasta la finalizacion total del Sticky & Sweet Tour. Segun se informo desde fuentes oficiales, en el dvd se incluiran imagenes de Buenos Aires y parte de la gira europea, por lo que habra que esperar hasta finales de 2009 para el lanzamiento.

Al principio



Madonna (cantante)

Madonna en su visita a España para presentar la película Evita, en diciembre de 1996.

Madonna (Bay City, Míchigan, Estados Unidos; 16 de agosto de 1958) es el nombre artístico de Madonna Louise Veronica Ciccone, una cantante, compositora y productora estadounidense de música disco, pop, dance y electrónica principalmente. Ha trabajado de manera más intermitente como actriz, diseñadora de moda y escritora, y últimamente ha debutado como directora de cine.

Denominada como Queen of pop (reina del pop), la cantante es un ícono popular internacional de las últimas tres décadas, aspecto que incluso sus detractores le reconocen. Es una estrella de rock conocida por reinventar su imagen, por la ambición, innovación y provocación en sus vídeos musicales y espectáculos, y también por sus polémicas personales y por el uso de símbolos políticos, religiosos y sexuales a lo largo de su carrera. Desde sus inicios en 1983, con el lanzamiento de su primer álbum Madonna y hasta su último disco Hard Candy, ha adquirido y mantiene un asombroso éxito y fama mundial, que ha atravesado distintas generaciones.

La trayectoria de Madonna es un ejemplo del triunfador «hecho a sí mismo», típico de la cultura norteamericana, con sus éxitos, fracasos y reapariciones. De un entorno un tanto gris y conservador, Madonna escapó a Nueva York a finales de los años 70 para dedicarse a la música. Ha logrado múltiples reconocimientos, incluidos 7 premios Grammy de un total de 27 nominaciones. Su afán de superación como artista le condujo a papeles protagonistas en películas como Evita, por la cual ganó el Globo de Oro a la mejor actriz. Pero Madonna también ha conocido momentos difíciles: su carrera en el cine ha sido desigual, y ha sufrido duras críticas, descenso comercial y dificultades personales, que ha superado con renovados bríos.

En el 2000, el Libro Guinness de los récords publicó que Madonna es la artista femenina más exitosa de todos los tiempos, estimando que las ventas superan los 338,6 millones de álbumes y sencillos vendidos en todo el mundo. Su actual compañía discográfica, Warner Bros., afirmó ya en 2005 que las ventas mundiales de Madonna exceden los 380 millones de discos, sólo en formato álbum.

Es una mujer de negocios bien conocida por su sagacidad comercial y su visión de futuro. El 16 de octubre de 2007, Madonna y la compañía productora y promotora de conciertos "Live Nation Inc." anunciaron un acuerdo que suponía el final para la larga colaboración entre ella y Warner Bros.. La nueva empresa promotora de conciertos participará en los discos, giras, merchandising, películas y otros proyectos musicales de la cantante. Bajo los términos del acuerdo propuesto, Madonna, de 50 años, recibirá un cheque de unos 18 millones de dólares al momento de la firma, y un adelanto de unos 17 millones por cada uno de los tres discos compactos que grabe. Una porción de la compensación sería en acciones. Este acuerdo representa para Madonna unos 120 millones de dólares por los próximos 10 años.

Madonna nació el 16 de agosto de 1958 en el barrio de Bay City (Detroit, Míchigan), bajo el nombre de Madonna Louise Veronica Ciccone Fortin, hija de un trabajador de origen italiano, Silvio "Tony" Ciccone, y de una ama de casa franco-canadiense, Madonna Fortin. La familia se mudó después a Rochester Hills, localidad que algunos mencionan por error como la natal de la cantante.

La infancia de Madonna estuvo marcada por la pérdida de su madre, quien murió cuando ella tenía cinco años de edad a consecuencia de un cáncer de mama. Su padre, al morir su esposa, se unió sentimentalmente a la niñera de la familia. Madonna tomó como una traición que su padre se casara con la niñera, por lo que nunca acabó de aceptarla y nunca volvió a tener la misma relación con su padre. La relación paterno-filial se enfrió considerablemente. Pero al menos Tony inculcó en todos sus hijos el hábito de estudiar música.

La Madonna adolescente se definió por su carácter algo rebelde, su actitud nunca pasiva y más bien impaciente, y su temprano interés por los ídolos musicales. Bailaba el éxito de Nancy Sinatra, These Boots Are Made for Walkin', subida a las mesas. Ella admitiría que en esos años quería llamar la atención y recobrar el cariño de su padre, que ella creía haber perdido por la irrupción de su madrastra.

Madonna vivió durante sus primeros años en Nueva York graves problemas económicos, llegando a pasar hambre. Vivía de la hospitalidad de sus novios, trabajó en una serie de empleos mal pagados (como en un local de Dunkin' Donuts) y aceptó posar desnuda para fotografías artísticas, mayormente en blanco y negro, que la revista Playboy daría a conocer cuando ella ya era famosa. También participó en alguna película experimental, como A Certain Sacrifice, tachada de pornográfica. Después de los años, cuando Madonna ya era famosa, muchas de esas imágenes serían la causa de chantajes frente a los cuales la artista tuvo que luchar durante años.

Durante esa dura época, estudió con la diva de la danza moderna Martha Graham y con el discípulo de ésta, Pearl Lang. Madonna más tarde trabajó con varias compañías de danza moderna, incluyendo a Alvin Ailey y Walter Nicks. Su anónima carrera como bailarina fue prosperando progresivamente.

Trabajó como bailarina en 1979 para la gira mundial del francés Patrick Hernandez, la estrella de la música disco conocida por el éxito Born to be Alive. Dentro de dicha gira, Madonna viajó por primera vez a París, donde empezó a cansarse al ver que era tratada por la gente guapa como un bicho raro: «Me miraban como diciendo: Mira qué chica se ha traído Patrick de Nueva York». Se cuenta que dejó el trabajo con Hernandez antes de tiempo.

De vuelta en Estados Unidos, conoció a Dan Gilroy, con quien, además de iniciar una relación amorosa, crearía su primera banda de rock The Breakfast Club, en Nueva York. Madonna empezó tocando la batería, después tocaría la guitarra y finalmente sería brevemente la vocalista del grupo, antes de formar con su nuevo novio Stephen Bray Emmy and The Emmys en 1980. Después terminó su relación con Bray, aunque seguirían colaborando, y de hecho Bray produciría algunos de los mayores éxitos de Madonna.

Intentando emprender una carrera de solista, Madonna comenzó a escribir y producir varias canciones de música synthpop y dance, las cuales le trajeron fama local en los clubs de Nueva York, particularmente en Danceteria y Kansas Kansas. Un demo o maqueta, producida con Bray, llamó la atención de un popular DJ de Nueva York, Mark Kamins, quien llevó la cinta al productor de Sire Records, Seymour Stein.

En 1982, Madonna escribió unas cuantas canciones y Sire Records (sello discográfico dependiente de Warner Bros.) pagó 5,000 dólares por canción. Su primer single Everybody (Todos), fue producido por Mark Kamins. Pero no se convirtió en un éxito. Fue emitido en las radios de música R&B estadounidense con la falsa creencia de que Madonna era una artista afroamericana. Cuando se lanzó Everybody, no aparecía ninguna fotografía de ella en la cubierta, pero semanas más tarde se aclaró todo, cuando la discográfica dijo, mediante un comunicado, que Madonna era blanca. Esto provocó que perdiera una parte de la audiencia negra que la empezaba a seguir. El siguiente sencillo fue Burning Up (Ardiendo). Más tarde se grabaron seis nuevas canciones, con lo que ya había material suficiente para lanzar su primer álbum.

Su álbum debut, Madonna, fue producido inicialmente por Reggie Lucas, pero debido a que no se llegó a un buen acuerdo, pasó a ser producido por el novio de Madonna en aquel entonces, John "Jellybean" Benitez, quien lo remezcló y lo mejoró. El disco era un compendio de canciones eurodisco o dance plagadas de ritmo y sintetizadores, que pronto calaron en el público. En una reedición posterior, el álbum fue titulado The First Album (El primer álbum) y se cambió la portada en tono sepia por otro retrato de Madonna en color.

Obtuvo el octavo puesto en las listas de popularidad de los Estados Unidos, y consiguió tres sencillos que entraron al Hot 100 (la lista de las 100 más populares): Holiday (Día de fiesta), Borderline (Límite) y Lucky Star (Estrella de la suerte). Con el tiempo, gozaron de amplia difusión y se televisaron vídeoclips grabados para su promoción; Madonna apenas logró vender tres millones de copias en el mundo, y un millón en los EE.UU., pero hoy está certificado con 5 discos de platino (el más reciente, en octubre de 2000), y ha logrado vender 10.5 millones de unidades en el mundo.

Cuando Madonna alcanzó la fama, las adolescentes quisieron imitar su forma de vestir que mostraba en revistas, actuaciones en vivo y en sus vídeos musicales. Tal forma de vestir estaba definida por faldas sobre pantalones de Capri, medias de red, joyas con la cruz cristiana y el pelo oxigenado, lo que haría que su forma de vestir marcara una tendencia femenina muy popular en los años 80.

Su imagen proyectada en ese tiempo fue la de una chica sexy con una mezcla de dance y punk. Por otra parte, sus vídeos seguían las mismas líneas de artistas innovadores como Michael Jackson y Prince, que ya tenían un notable éxito.

Estaba listo el material para el segundo disco cuando Susan Seidelman, directora de cine, invitó a Madonna a participar en su película Desperately Seeking Susan (Buscando a Susan Desesperadamente), una comedia sin grandes pretensiones y con un presupuesto austero. En el otoño de 1984 Madonna acepta actuar en la película y grabar el tema de la misma. Allí comparte créditos con la actriz Rosanna Arquette de quien se dice no estaba de acuerdo con la inclusión de la cantante. La película se estrenó cuando el álbum Like a Virgin ya se había lanzado al mercado, de manera que Into The Groove (En la Onda), tema del filme que se imprimió como cara "B" del sencillo Ángel en una versión en vivo, logró el 5º puesto del Billboard estadounidense y el No. 1 en Inglaterra, siendo incluido en una nueva edición del álbum Like a Virgin. Si el rodaje de ésta producción hubiera tardado unos cuantos meses más, el proyecto hubiera sido muy pequeño para Madonna.

Sin embargo, la auténtica revolución para ella se inició con la aparición de su segundo trabajo de estudio: Like a Virgin (Como una Virgen), todo un éxito internacional. El álbum fue producido por Nile Rodgers, con calculadas dosis de dance bailable dentro de un pop accesible. El sencillo Like a Virgin alcanzó el número uno en los Estados Unidos en diciembre de 1984, permaneciendo en esa posición durante seis semanas consecutivas en la Billboard Hot 100.

Otro de los sencillos, Material Girl (Chica material), alcanzó el número dos en esa misma lista, sólo rebasado por We are the world, un sencillo de ayuda para África impulsado por Michael Jackson. Madonna participaría en el concierto Live Aid celebrado al hilo de dicha canción. El álbum también contó con otros sencillos como Angel y Dress You Up (Vestirte a la moda).

El álbum logró vender en sus inicios 12 millones de copias, y hasta hoy ha vendido más de 19 millones de copias, además de producir cuatro singles que alcanzaron el Top 5 en EUA y Gran Bretaña. Además, obtuvo su primer disco de diamante, al igual que en Canadá, pero le otorgaron la placa por el millón de unidades vendidas en ese país.

Su interpretación en el primer evento de los MTV Video Music Awards, vestida de novia, con liguero, medias de encaje, un cinturón que rezaba Boy Toy (Juguete para chico) y cantando sobre un pastel de boda, con una coreografía sugerente para su época, enfureció a los críticos, quienes la atacaron argumentando que su estilo provocativo fue usado para disfrazar su falta de talento. Esto solo provocó que más admiradores la siguieran y aumentara su ya prominente carrera.

En 1985 Madonna tuvo una breve aparición en la cinta Vision Quest como cantante de un club. La banda sonora de la película contenía su segundo éxito pop número uno, la balada nominada al Grammy Crazy For You (Loca por ti), junto con Gambler (Jugador), número uno en las charts británicos.

Madonna se casa en 1985 con el actor Sean Penn, del que se divorciará en 1988. Meses antes, el 10 de abril de 1985, inicia The Virgin Tour, su primera gira norteamericana, de dos meses de duración. La venta de entradas para los espectáculos de esta gira fue un récord. El mejor resultado fue para el Radio City Music Hall: 17.672 entradas vendidas en sólo 34 minutos. Cientos de chicas, fans incondicionales de Madonna, acudieron vestidas como ella. Los teloneros para esta gira fueron The Beastie Boys.

A estas alturas, Madonna es el ídolo de moda, y todo lo que toca se convierte en oro. En julio de 1985, las revistas Playboy y Penthouse publican unas fotografías en blanco y negro que la cantante se había hecho hacia 1978, cuando trabajaba ocasionalmente como modelo artística. Tales fotografías causaron revuelo en los medios de comunicación y fuertes criticas a la cantante, quien al principio trató de evitar su publicación, y al no conseguirlo, se mantuvo a la vez quejosa y desafiante. En un concierto de Live Aid (Ayuda en vivo), hizo una declaración pública a los medios de comunicación: declaró que no se quitaría la chaqueta, a pesar del calor, porque «ellos podrían recordar dentro de diez años lo que yo haga ahora». Días después, Madonna apareció en la portada del periódico NY Post declarando respecto de las fotografías: «No me avergüenzo».

A finales de 1985, el fenómeno Madonna era ya planetario, pero sus detractores le daban pocos meses de vida. Lo previsible era que Sire insistiese en explotar el filón con otro disco similar a Like a Virgin, pero Madonna tenía un arriesgado as en la manga: un cambio radical. Seguía con su imitadísimo look, con abundante bisutería y sujetadores negros como prenda exterior (gran aportación a la moda de pasarela), pero ya estaba elaborando un disco muy distinto. Su lanzamiento se demoró, ante el éxito de Into the Groove, hasta el año siguiente.

El siguiente álbum de Madonna vio la luz en 1986: se tituló True Blue (triste verdad) y presentó melodías y temáticas más serias que sus precursores. La revista Rolling Stone no ahorró elogios: «Canta mejor que nunca, Madonna vuelca su voz para gritar...como poeta popular de la clase baja americana». Acaso influyó en tal juicio el video musical de Papa Don't Preach (Papá, no sermonees), donde Madonna encarna a la hija de un modesto inmigrante viudo que queda embarazada sin haberse casado. Para remachar el giro estético total, luce ropa vaquera y un pelo muy corto, teñido de rubio y mojado. No es una vampiresa, sino una chica trabajadora con problemas.

El álbum contaba con la balada emotiva Live to Tell (Vivir para contarlo) que originalmente había escrito para la película At Close Range (A corta distancia) la cual protagonizaba su marido de entonces, Sean Penn. Esta canción fue lanzada como adelanto del álbum, y causó impacto ya que desvelaba una Madonna nueva: sin joyas, muy tapada de vestuario y con un tono de voz más grave y compacto, gracias a clases de canto.

El álbum era también el primero que la acreditaba como productora, además de contar con la colaboración de Patrick Leonard, quien se volvería su amigo y un colaborador a largo plazo. True Blue alcanzó el número uno en varios países y vendió pronto más de once millones de copias. Del álbum se desprendieron cinco sencillos: Live to Tell, Papa Don't Preach, Open Your Heart, True Blue y La Isla Bonita, alcanzando los tres primeros el número uno en las listas estadounidenses y los demás alcanzando el Top 5. Hasta la fecha, True Blue ha vendido 20 millones de copias en el mundo y ha sido certificado con siete discos de platino en Estados Unidos por más de 7 millones de copias, vendidas únicamente en los Estados Unidos.

Los vídeos musicales del álbum mostraron el interés de Madonna por elevar su calidad cinematográfica, incluyendo una complicada dirección artística, cinematografía y argumento con personajes como un cortometraje. Aunque Madonna anteriormente había insertado en sus vídeos su expresión de la sexualidad, esta vez añadió iconos religiosos, arquetipos sexuales y problemáticas sociales a su trabajo, lo que seguiría haciendo en sus producciones siguientes. Un ejemplo notable era el vídeo del sencillo Open Your Heart (Abre tu corazón), el cual marcó su primera colaboración con el fotógrafo francés Jean-Baptiste Mondino. En él, Madonna encarna a una bailarina erótica, que es observada por clientes de varias tendencias sexuales: voyeur, gay, lesbiana...pero el contenido escabroso del tema se aligera con una estética estilizada, con más insinuaciones que escenas explícitas, y con un final sorprendente, donde Madonna escapa del local de alterne con un fan, un inocente niño, con el que baila por las calles.

En 1987, Madonna se enfrentó al éxito y al fracaso a la vez: su película Who's That Girl (¿Quién es esa chica?) decepcionó, pero ella contribuyó con cuatro canciones a la banda sonora y la convirtió en superventas. Incluyó su sexto sencillo número uno, homónimo al título de la película. El segundo sencillo del álbum, Causing a Commotion (Causando una conmoción) alcanzó el puesto 2 del Billboard Hot 100. Las otras dos canciones eran The Look of Love (La mirada del amor) y Can't stop (No puedo parar).

El 14 de junio de 1987, Madonna inició el Who's That Girl Tour en Osaka (Japón). Incluyó por primera vez en una gira a Europa, actuando en Inglaterra, Francia, Alemania, Holanda e Italia, siendo grabado para el vídeo oficial Ciao! Italia el recital de Turín, que fue retransmitido por televisión. Esta gira supuso el comienzo de su duradera colaboración con las vocalistas Donna DeLory y Niki Harris, además de acercar sus conciertos a una calidad de elaboración minuciosa, con bloques temáticos. Madonna rompió récords al vender 150.000 entradas en 18 horas en el Wembley Stadium. Lo obtenido en las taquillas del espectáculo del 13 de julio en el Madison Square Garden de Nueva York se donó a la American Foundation for Aids Research (AMFAR), una entidad de lucha contra el sida.

Esta gira además marcó su primer enfrentamiento con el Vaticano y con el Papa, quien prohibió a la gente asistir a los conciertos de la cantante. Más tarde, el Vaticano también expresó su disconformidad por la ubicación de una estatua de la cantante en la ciudad de Pacentro, Italia, lugar de origen de la familia paterna de la estrella.

Ese mismo año, más tarde, Madonna lanzó su primer álbum de recopilación, You Can Dance (Puedes bailar), no muy novedoso y que al parecer fue impuesto por la discográfica. Incluyó un nuevo sencillo titulado Spotlight (Foco de luz), cuya letra da ánimos a quien debute en el mundo del espectáculo. Este álbum consistía en remixes de algunas de sus canciones más conocidas (Holiday, Everybody, Physical attraction, Over and over, Into the groove y Where's the party). Para la portada, se eligió una fotografía con fondo rojo, donde Madonna posa vestida de negro al estilo Español, con una chaquetilla torera corta y sombrero Cordobés colgado a la espalda. Dicha sesión de fotos se había tomado tiempo antes para una campaña publicitaria de Mitsubishi, pero eran inéditas en buena parte del mundo pues se destinaron al mercado asiático. El álbum apenas vendió dos millones de copias en Estados Unidos en su lanzamiento.

En 1988, Madonna vive una etapa de transición. Su matrimonio con Sean Penn naufraga y se cuenta que ella pidió el divorcio tras sufrir malos tratos. Por las mismas fechas, Madonna hace una incursión como actriz de teatro en Broadway, con la obra Speed the Plow, de David Mamet. Las críticas fueron tibias, pues se dijo que Madonna actuaba nerviosa y sin naturalidad.

En 1989 presentó su esperado cuarto álbum de estudio, Like a Prayer (Como una plegaria), otra sorpresa musical que gozó de excelentes críticas y fue considerada su mejor grabación hasta entonces. En el álbum se combinan los momentos de pop romántico y dance de Express Yourself (Exprésate) y Cherish (Aprecialo) con temas de gran intensidad emotiva: Oh Father (Oh, Padre), Like a Prayer, Promise to Try (Prometo intentarlo). El álbum esta considerado por la Rolling Stone entre los 500 mejores álbumes de la historia, y la canción del mismo nombre entre las 100 mejores canciones.

Like a Prayer se presentaba como un trabajo mucho más reflexivo y personal que los anteriores, aunque su lanzamiento se vio espoleado por un notable escándalo (seguramente calculado) por el video musical de la primera canción promocionada, la que le daba título. En el vídeo, Madonna presencia un crimen y acude a una iglesia, donde de manera milagrosa, una estatua de un cristo negro cobra vida y la acaricia. Acusada de blasfemia, Madonna se vio expuesta a virulentas críticas, que supusieron la rescisión de un contrato publicitario por parte de Pepsi...si bien ella percibió el dinero pactado.

El disco debutó como n° 11 en Estados Unidos, aunque tres semanas después alcanzó el codiciado n.° 1 dentro del Billboard 200 (su tercer álbum número uno en Estados Unidos) y se mantuvo en dicha posición durante doce semanas consecutivas hasta alcanzar el platino al mes de su lanzamiento. El álbum permaneció un total de 277 semanas en el Billboard 200 y alcanzó ventas por catorce millones de unidades en EE.UU. y de 4 millones en el Reino Unido. Vendió más de 28 millones de ejemplares en el mundo entero. Además le dio a Madonna un nuevo nº1 con la canción del mismo nombre del álbum, Like a Prayer (su séptimo sencillo nº1 en Estados Unidos y el sexto nº1 de Madonna en Reino Unido), colocando cuatro sencillos posteriores al primerdo dentro del Top 20, como Express Yourself en el n°2, Cherish en el n°2, Oh Father en el n°3 y el último sencillo Keep it Together (Manténlo unido) en el n°3 dentro del Billboard Hot 100. Curiosamente, la canción Dear Jessie no se lanzó en EE.UU., mientras que alcanzó el n°1 en Reino Unido, ocupando dicha posición durante 13 semanas y vendiendo más de 2 millones de singles solo en UK.

El video musical de Express Yourself supuso otro hito en el género, al presentar a una Madonna vampiresa y esclava sexual, que es retenida en una jaula de oro por un déspota. Con un presupuesto récord, Madonna lucía caros diseños de estilo años 20 inspirados en los cuadros de Tamara de Lempicka, como haría posteriormente en el vídeo de Vogue (1990). En el tramo final del vídeo, un obrero esclavo accede al dormitorio de Madonna, que aparece desnuda de espaldas, tendida sobre sábanas de seda.

La década de 1990 empezó para Madonna con resonantes éxitos, pero posteriormente ciertos proyectos de discutible audacia la llevarían a su mayor crisis profesional. Como en otras ocasiones, terminaría superando el bache con nuevas producciones musicales de incontestable acierto.

En 1990, Madonna vuelve al cine con un proyecto de máximas garantías: una adaptación del personaje de cómic Dick Tracy, protagonizada por Warren Beatty, con quien ella sostenía un breve idilio. Esta superproducción contó con otros actores de prestigio como James Caan, Al Pacino y Dick Van Dyke, y deslumbró por su cuidada escenografía. Madonna se acopló bien a su papel de Breathless Mahoney, la vampiresa que engaña a Tracy. Para la banda sonora de la película aportó tres temas, entre ellos la oscarizada Sooner or Later, compuesta por Stephen Sondheim, viejo maestro del género musical de Broadway. Dichas canciones, arropadas por otras inspiradas en la película, dieron lugar al disco I'm Breathless, una revelación por cómo Madonna adaptaba su voz al tono del cabaret de los años 30, con influencias de Liza Minelli.

Para hacer comercialmente infalible el atrevido disco, se incluyó como bonus track la canción discotequera Vogue, de estilo dance-house. Producida por Shep Pettibone, se convirtió en el éxito que consagró de forma definitiva y a nivel mundial a la artista estadounidense, poniendo de moda (brevemente) el baile vogueing, que empezaba a practicarse en algunos clubes de clientela gay.

Para explotar el disco, Madonna llevó a cabo una gira mundial: el Blond Ambition Tour (El tour de la Ambición Rubia) que pasó por Japón, Norteamérica y Europa. El canal HBO decidió transmitir el último concierto de la cantante desde Niza (Francia), que tuvo lugar en el Stade De L'Ouest, donde obtuvo la mayor audiencia registrada en la historia de ese canal de televisión. Esta gira fue duramente criticada por el Vaticano, mientras que la prensa y el público la elogiaron por su extraordinaria puesta en escena. La parte más controvertida sucedía durante la segunda parte del concierto, cuando Madonna aparecía en el escenario cantando su éxito Like a Virgin sobre una cama roja, custodiada por dos bailarines de apariencia andrógina (su vestuario incluía unos sostenes con conos en punta) y finalizaba dicha canción simulando una masturbación. Además, en el momento en que culmina su orgasmo y la música se detiene para reanudarse con Like a prayer, Madonna exclama God (Dios). Obviamente éste fue el punto que enfureció a la Iglesia.

La gira fue todo un éxito a nivel mundial y se plasmó en el famoso documental En la cama con Madonna, para el cual la diva tuvo una cámara registrando todos los momentos que vivió durante los cuatro meses de gira. El título del reportaje, estrenado en cines, era engañoso: apenas incluía alusiones sexuales, y Madonna empleaba la cama para recostarse en ella con sus bailarines y conversar. Incluía escenas del recibimiento de Madonna en Madrid, donde fue agasajada con una fiesta por Pedro Almodóvar y su camarilla de actores predilectos. Antonio Banderas acaparó el interés de Madonna por unas semanas, y su aparición en la película ayudó a su lanzamiento como latin lover internacional.

Finalizando el año 1990 Madonna publicó su lucrativo disco de grandes éxitos titulado The Immaculate Collection, el cual resume los casi ocho años de carrera de la diva, incluyendo dos nuevos temas: Justify My Love y Rescue Me. El primero logró un éxito instantáneo, llegando a ser número 1 en USA durante dos semanas. Su video musical, de un erotismo que forzó su censura en televisión al ser considerado pornográfico, fue publicado por primera vez en la historia de la música como video Single, vendiendo más de 400.000 copias en Estados Unidos. El álbum vendió más de 23 millones de ejemplares en todo el mundo (10 millones sólo en Estados Unidos), convirtiéndose en el disco de Madonna más vendido hasta entonces.

La provocación apuntada en Justify My Love se continuó en 1992 con Erotica, un álbum temático en el que Madonna trataba básicamente el tema del sexo y el amor desde múltiples ópticas, apoyada en sonidos a medio camino entre el club y el cabaret. La producción recayó en Shep Pettibone, quien había remezclado las versiones de baile de sus éxitos anteriores, y colaboró de manera más puntual André Betts. Ante la pujanza del nuevo formato CD, de más capacidad que el disco de vinilo hasta entonces habitual, Madonna y sus productores decidieron explayarse con un álbum complejo en cuanto a sonidos, de canciones alargadas con desarrollos instrumentales. Pero por alguna razón, el proyecto no alcanzó el éxito comercial deseado, y tras buenas ventas iniciales, declinó rápidamente en las listas.

El rechazo a la «Madonna porno» se acrecentó al redoblarse la polémica por los proyectos paralelos que vieron la luz simultáneamente: el libro Sex y la película de thriller erótico Body of Evidence (El cuerpo del delito). La pretensión de Madonna, según ella relató, era violentar o tensionar las normas impuestas por la hipocresía que ella veía en la sociedad norteamericana, que acepta mal todo lo relativo al sexo pero lo consume (privadamente) de forma masiva. También se dice que Erotica era un álbum demasiado audaz musicalmente para esos años, y que sus innovaciones hubiesen sido mejor acogidas una década después. Sea como fuere, Madonna contó con un brillante escuadrón de colaboradores para estos proyectos. Tanto en el video musical del primer sencillo, Erotica, como en el libro Sex, participaron Ingrid Casares, Naomi Campbell, Joey Stefano, Isabella Rossellini, Tony Ward y Helmut Berger.

El álbum fue lanzado en octubre de 1992 a la par que el libro Sex. El disco debutó en el puesto nº2 dentro del Billboard 200, vendiendo 167.000 copias en su primera semana, permaneciendo 53 semanas en lista y llegando a los 2 millones de copias vendidas en Estados Unidos y a los 5 millones en el mundo; cifras notables para cualquier estrella pop, pero inferiores a lo habitual en Madonna. Las nuevas canciones Deeper and Deeper (Más y más profundo), Bye Bye Baby (Adiós, adiós, nene), Rain (Lluvia) y Erotica serían presentados por Madonna en otra polémica y controvertida gira en 1993, el Girlie Show Tour, con la que por primera vez Madonna visita países no incluidos en giras anteriores —según algunos por la mala aceptación que sufría en Estados Unidos—. Israel, Turquía, Puerto Rico, Argentina, Brasil, México y Australia fueron algunos países que incluyó en esa gira. Por segunda vez el canal HBO decidió trasmitir el 18 de diciembre de 1993 el show de Madonna ofrecido en el Cricket Ground de Sydney, Australia. Las críticas al espectáculo fueron desiguales, y causó cierta controversia la inclusión de una bailarina en top-less.

En aquélla época Madonna participa además en la película Shadows and Fog (Sombras y niebla) de Woody Allen, junto a un amplio plantel que incluye a John Malkovich, Mia Farrow, Jodie Foster, John Cusack y Kathy Bates.

Aunque retenía su renombre como estrella del espectáculo, Madonna atravesó un calvario de críticas y menosprecios a partir del fiasco de Erotica y su evolución casi exclusiva hacia los temas erótico-sexuales. Pero si no había calculado riesgos al lanzar a la vez un álbum, un libro y una película dentro del mismo tono escabroso, sí supo rectificar o dar un giro a su carrera en los años siguientes.

En 1994 publica Bedtime Stories, álbum nominado al Grammy que supuso otro vuelco dentro de las tácticas pendulares ya casi habituales en ella. Es un trabajo relajado y dulce, apartado del escándalo, que a diferencia de su predecesor, se presentaba como un álbum sencillo y romántico, apoyado en sonidos urbanos, rap, drum n bass, etc. Contiene canciones de éxito, como la balada Take a Bow (Haz una reverencia), que se logró consolidar como el mayor éxito de la cantante en Estados Unidos al ocupar el nº 1 durante siete semanas consecutivas. El primer sencillo lanzado fue Secret (Secreto), donde algunos críticos han querido ver metáforas sobre un embarazo e incluso sobre una pareja de lesbianas. Otros sencillos lanzados fueron Human nature (Naturaleza humana), donde Madonna se excusa sarcásticamente por sus salidas de tono, y Bedtime Story (Historia para dormir), co-producido por la cantante islandesa Bjork. El video musical de esta canción fue filmado en Nueva York, Cuba y Florida y actualmente se exhibe en el MoMA de Nueva York .

En 1995, seguramente por exigencias de su contrato con Warner Bros., Madonna publica su recopilatorio de baladas llamado Something to Remember, en el cual incluyó muchas de sus grandes baladas como Live to Tell y Rain, además de una remezcla de su tema de 1984 Love Don't Live Here Anymore (El amor no vivirá aquí nunca más), perteneciente al álbum Like a Virgin pero que no había llegado a lanzarse como sencillo. Para él rodó un video musical nuevo, de cierta complejidad pues se hizo en un solo plano sin cortes, mediante una cámara en movimiento. También se incluyeron los temas Forbidden Love (Amor prohibido), el hit Take a Bow y Something To Remember (Algo para recordar) del álbum I'm Breathless.

El álbum contiene además, en colaboración con Massive Attack, la canción I Want You (Te deseo), versión de un viejo éxito de Marvin Gaye, y aquellas baladas con las que Madonna había participado en bandas sonoras, como I'll Remember (Recordaré), This Used To Be My Playground (Éste solía ser mi patio de recreo), Crazy For You (Loca por ti). Para completar el disco se sumaron dos temas inéditos que fueron lanzados como sencillos: You'll See (en la edición para Latinoamérica se incluyó la versión en castellano de esta canción, llamada Verás, traducida por el cantante argentino Paz Martínez) y además la dulce y sencilla One More Chance (Una oportunidad más), claramente inspirada en el clásico More Than Words del grupo Extreme.

Mientras ocupaba un plano relativamente secundario en la música dance de Estados Unidos frente al empuje del grunge y las boys band, Madonna buscó la consagración como actriz en 1996, con el papel protagonista en la película musical Evita, interpretando a Eva Perón. Fue un esfuerzo titánico, tanto vocal como de interpretación, que culminó un largo proceso de preparación ya que el proyecto de película había atravesado varios contratiempos y había interesado a muchas actrices de Hollywood. Madonna ganó el Globo de Oro a la mejor actriz en 1996 por ese papel, aunque en contra de muchas predicciones, no fue nominada al premio Óscar.

Se editaron dos discos con la música original de la película Evita, así como en formato sencillo la célebre No llores por mí, Argentina, que encabezó las listas de éxitos. Madonna fue invitada a cantar en la 69ª entrega de los Oscar en 1997, donde interpretó uno de los temas principales de la película, You Must Love Me, que resultaría ganador del Óscar a la mejor canción original. Hay que aclarar que si bien el musical Evita se había compuesto en los años 70, esta canción había sido añadida por Andrew Lloyd Webber a la película, pudiendo así optar al premio.

Pero los logros de Madonna en esta época no fueron sólo profesionales: durante un romance con el entrenador cubano Carlos León, quedó embarazada (realizó en tal estado el rodaje de Evita) y dio a luz el 14 de octubre de 1996, en un hospital de Los Ángeles (California), a su primera hija; Lourdes María Ciccone León. Su relación con Carlos León fue fugaz, y la prensa sensacionalista se hizo eco de las acusaciónes a Madonna de haberle usado sólo «como donante de esperma».

En los VH1 Fashion Awards, recibió el primer premio Gianni Versace por mantener vivo el espíritu y la jovialidad del diseñador, y en los MTV Europe Music Awards recibió dos premios: Mejor Disco y Mejor Artista Femenina del año. Este premio le fue otorgado por la hermana de Gianni, Donnatella, y uno de sus mejores amigos, Sting. Sucesivamente Madonna recorrió los 4 continentes concediendo entrevistas y presentaciones personales en promoción de Evita, con la singularidad de que acudía vestida a la moda de Eva Perón, incluyendo vistosos sombreros y tocados de flores, si bien añadía exuberantes escotes a los vestidos.

El ascenso de Madonna en la década de los 90, a partir del tropiezo comercial de Erotica, fue progresivo pero sorprendente en una industria que olvida rápidamente a las viejas glorias. Si Mariah Carey, tras múltiples récords de ventas, fue despedida por un solo fiasco, Madonna tuvo que ganar varios asaltos para recuperar el «cetro» de «reina del pop». Su trabajo en Evita fue sólo un paso intermedio en un proceso que intentaría aunar afán artístico y astucia comercial.

Una de las cuestiones más debatidas de esos años fue su cambio de residencia de Estados Unidos a Gran Bretaña. Considerada desde siempre como icono genuino de la cultura norteamericana, Madonna sorprendió cuando anunció su intención de instalarse de manera estable en Londres. Ella argumentó que su nueva relación con el británico Guy Ritchie (luego su segundo marido) lo requería, y que él llegó a hacerle un ultimatum: «Si quieres formar una familia estable, tienes que venir aquí». Pero ciertos críticos musicales creyeron ver otras razones. Según ellos, las tendencias musicales de moda en Estados Unidos (grunge, rap, R&B) estaban arrinconando a Madonna, quien además se sentía desencantada con la evolución del mercado, que daba éxito rápido a grupos de chicos y a princesas del pop como Britney Spears y Christina Aguilera. Al trasladarse a Europa, un mercado más fiel, Madonna retenía su status de estrella y podía conocer de primera mano nuevos sonidos y productores jóvenes. Los resultados que obtuvo en los años siguientes confirmaron que su decisión fue acertada.

Con el nacimiento de su hija Lourdes, Madonna afirmó haber recibido nuevas ideas y una mayor espiritualidad. En 1998, su séptimo álbum de estudio, Ray of Light (Rayo de luz), confirmó con hechos tal afirmación. Madonna vistió sus vivencias personales e introspectivas con los sonidos de Oriente, a los que se sumaron sonidos electrónicos, melodías a base de cuerdas por Craig Armstrong, un marcado gusto británico, y abandono de la temática sexual como centro de sus canciones. Todo ello bajo la producción clave de William Orbit, quien otorgó sonidos líquidos y atmosféricos; el rasgo más característico del álbum. Orbit, al igual que otros productores posteriores de Madonna, era un productor-prodigio de gran inventiva, pero que en sus grabaciones en solitario resultaba disperso y menos comercial.

El álbum dejó estupefacta a la crítica especializada: llegó hasta la posición número dos del Billboard 200, y desde ese momento ha recibido la certificación de 4 discos de platino por la RIAA. La crítica se deshizo en elogios hacia Ray of Light y fue considerado uno de los más grandes logros artísticos de toda su carrera, y uno de los mejores discos de la era de los 90. Amazon.com describió Ray of Light como «su más rico, y más consumado álbum», mientras que Rolling Stone ovacionó a Madonna y a su co-productor William Orbit por «crear el primer álbum pop contemporáneo que exitosamente abarca el género tecno» declarando que musicalmente Ray of Light es su «más arriesgada grabación». De Ray of Light se extrajeron cinco sencillos, incluyendo el número uno europeo Frozen (Congelado) que años más tarde causó controversia debido a una demanda por plagio en Bélgica por parte de Salvatore Acquaviva, compositor de la canción Ma Vie Fout Le Camp. Madonna perdió el juicio y se prohibió en Bélgica la radiodifusión de Frozen y la venta del disco, lo que generó el movimiento inverso: Frozen fue más transmitida en la radio a pesar de la orden judicial. Esta demanda se basó en cuatro compases que Madonna repite cinco veces en la canción.

El álbum fue candidato en 1999 para 6 Premios Grammy, incluido nominaciones por Album del Año y Disco del Año; finalmente el día de la ceremonia Madonna ganó 3 premios en las categorías por Mejor Album Vocal Pop, Mejor Grabación Bailable y Mejor Video Musical en Formato Corto. Además el álbum también ganó por Mejor Diseño de Carpeta, que recayó sobre el director de arte. Ray of Light ha sido colocado en la posición número 363 por la revista Rolling Stone en los 500 Mejores Álbumes de Todos los Tiempos.

Madonna siguió cosechando éxitos tras Ray of Light con su sencillo top-diez Beautiful Stranger (Guapo desconocido), una canción de pop años 60 que escribió con William Orbit y grabó para formar parte de la banda sonora de Austin Powers: The Spy who Shagged me (en español, Austin Powers: el espía seductor) en 1999. En el 2000 ganó con esta canción el Grammy número 5 de su carrera en la categoría por Mejor Canción Escrita Para Una Película, y algunos críticos dijeron años después, al publicarse un recopilatorio, que ésta era la mejor canción del mismo.

En 2000, Madonna lanzó la primera película después de Evita: la comedia The Next Best Thing (Una pareja casi perfecta), que protagonizó con Rupert Everett. Aunque dirigida por el prestigioso John Schlesinger, fue un decepcionante fracaso y fue literalmente aplastada por los críticos de cine, pero al menos Madonna salvó la cara con dos canciones para la banda sonora, incluyendo el número uno en Europa American pie (Pastel americano), versión dance del clásico de los 70s de Don McLean. El otro tema se llamó Time stood still (El tiempo se detuvo).

El año 2000 fue muy favorable para Madonna, al coincidir su esperada boda con Guy Ritchie y el nacimiento de su segundo hijo (el primero de ambos), Rocco John Ritchie, con el lanzamiento de uno de sus álbums más exitosos.

Music (2000) fue su octavo álbum de estudio, nominado a 3 premios Grammy (incluido el de Disco del Año) con el que dio un paso atrás en la exploración de la espiritualidad para volver a su faceta más festiva y al mundo de las discotecas con un estilo dance y house. Sin embargo, conservó el ingrediente introspectivo de Ray of Light en canciones tales como Paradise (not for me) (El paraíso no es para mí), e introdujo guitarras para un mayor sabor folk en Don't Tell Me (No me digas) y la balada Gone (Ida). Al hilo de este giro hacia el mundo country, Madonna ofreció su enésimo cambio de imagen y coreografía, con ropa y sombrero vaquero, escoltada por musculosos bailarines de atildado look texano.

El hábil guiño de Madonna a sonidos tradicionales norteamericanos se saldó con éxito: Music debutó en el número uno en los Billboard 200 y se convirtió en su primer número uno después del lanzamiento de Like a Prayer en 1989. El álbum fue mayormente co-escrito y producido por el músico tecno francés Mirwais Ahmadzaï y generó tres sencillos, los cuales incluyen la canción que le daba título, el nº 1 mundial Music. Esta canción se presentaba como un llamamiento (no exento de ironía, según algunos) a la unidad de la gente por medio de la música, según una idea posiblemente inspirada en Sting, amigo de Madonna. Con todo, el principal acierto de la canción era el ritmo bailable y la lograda mezcla del tecno con un funk que recuerda a Prince. Tras el segundo sencillo Don't Tell Me, el tercero fue What It Feels Like for a Girl (Cómo se siente una chica), que posteriormente grabaría en español en una versión incluida como bonus en una segunda edición del álbum. La canción causó controversia por su vídeo musical. Dirigido por el esposo de Madonna, Guy Ritchie, se censuró en importantes cadenas vídeo-musicales como MTV y VH1 después de haberse emitido en una sola ocasión debido a su extrema violencia gráfica.

En 2001, Madonna emprendió la gira Drowned World Tour, la primera en ocho años (en el caso de Europa, la primera en once). Tras suspenderse un par de conciertos por imprevistos, el debut tuvo lugar en Barcelona, con masiva asistencia de los medios de comunicación. La prensa saludó el espectáculo como «un hito» en la historia del género, al proponer una nueva fórmula de concierto que aunaba música, baile y un despliegue de escenografía y nuevas tecnologías. La gira fue finalmente exitosa tanto en críticas como en recaudación, y fue el tema de un especial de televisión en los Estados Unidos, que se lanzó a la venta en formato DVD en el mes de noviembre de 2001 para coincidir con el lanzamiento de su segundo álbum de grandes éxitos, GHV2. A diferencia de su previa compilación en 1990, GHV2 no incluyó ninguna canción inédita, y solamente se promocionaron por radio múltiples remixes de algunas de las canciones.

En el 2002, escribió e interpretó la canción principal de la película de James Bond Die Another Day. La canción fue nominada a los Globos de Oro en la categoría de Mejor Canción Original, y de manera chocante, también a los anti-premios Razzies como Peor Canción. En la película, Madonna hacía un cameo como maestra de esgrima.

Además, decidió probar suerte nuevamente con su carrera cinematográfica Swept away (Barridos por la marea), película dirigida por su esposo Guy Ritchie y co-protagonizada por el actor italiano Adriano Gianini. Fue otro fracaso comercial.

En otro ciclo de fracaso + éxito, Madonna pasó de su dulce triunfo con Music a un tropezón tanto en críticas como en ventas con su siguiente álbum, American Life, y cuando muchos la daban por acabada o repetitiva, sorprendió con el álbum posterior, Confessions on a Dance Floor.

El noveno álbum de estudio de Madonna fue American Life (Vida americana), lanzado en abril de 2003. El título pareció tomarse del popular dicho «American way of life» («El modo de vida americano»), que refleja una mentalidad consumista y competitiva que Madonna cuestionaba, pese a ser ella misma uno de los mayores productos de consumo. Los temas de las canciones fueron mayormente los sueños de triunfo, el precio de la fama y la sociedad de los Estados Unidos. Inspirada en parte por la turbulenta situación política de la invasión de Iraq y sus convicciones pacifistas, Madonna presentaba una especie de álbum-denuncia, en una versión bailable de la canción-protesta de décadas atrás.

Tal esfuerzo no se vio correspondido por los resultados musicales ni por la acogida del público. Algunos críticos se atrevieron a declarar que Madonna era antipatriota, en especial ante el video musical del primer sencillo publicado, American Life. Aunque se discute que fuese su álbum más atrevido y musicalmente más extremo, American Life presentó un lado más oscuro y serio de la cantante que no contentó a todos los críticos, aunque sí a sus fans. Una vez más, trabajó con Mirwais y con Michel Colombier (quien había colaborado antes en el exitoso álbum Music), añadió un coro de gospel y guitarras acústicas. Madonna indagó con sonidos distintos a lo que había presentado en sus anteriores trabajos discográficos, pero no pareció acertar, acaso por los ritmos sincopados y las melodías menos pegadizas.

El vídeo del sencillo American Life causó controversia y fue censurado en los Estados Unidos debido a que contenía crudas escenas de guerra, explosiones y sangre. Al día siguiente de que el vídeo se emitiese por la televisión europea, Madonna lanzó una versión corregida y mucho menos violenta, en la cual ella canta vistiendo un traje estilo sargento, y detrás se proyectan imágenes de banderas de todo el mundo. El sencillo American Life disfrutó de un enorme éxito internacional pero no corrió con la misma suerte en los EE. UU. por obvias razones, a pesar de lo cual el álbum debutó en el número uno del Billboard 200. Meses más tarde recibió la certificación de disco de platino por la RIAA al haber superado el millón de unidades vendidas tan solo en los Estados Unidos.

Meses más tarde, en agosto, Madonna se presentó en los MTV Video Music Awards e interpretó una versión remezclada de la canción Hollywood combinada con su clásico Like a Virgin al lado de Britney Spears, Christina Aguilera y Missy Elliott. Se trató del acto de apertura de la entrega de premios y causó una gran controversia cuando Madonna besó en la boca a Spears y Aguilera sobre el escenario, imagen que fue noticia de primera plana de varios periódicos y revistas; en algunas ocupó la portada. El incidente fue luego simulado al final del vídeo musical del sencillo Me against the music del álbum In the zone de Britney Spears. La nueva versión de Hollywood formó parte del EP de Madonna titulado Remixed & Revisited, el cual tuvo el objetivo principal de revitalizar al álbum American Life. En él se incluyeron versiones remix de varias canciones del controvertido álbum y Your Honesty (Tu honestidad), una canción no lanzada del disco Bedtime Stories de 1994. Este álbum modificado fue todo un fracaso comercial y no causó ni el menor impacto, apenas superando el medio millón de copias vendidas en el mundo.

A pesar del relativo fiasco de American Life, en 2004 Madonna emprendió un nuevo tour mundial, The Re-Invention Tour, con 56 actuaciones en los Estados Unidos y Europa. Se convirtió en la gira que más dinero recaudó del 2004, con una cifra estimada de 125 millones de dólares. Incumpliendo afirmaciones anteriores, Madonna se planteó el show como un recorrido a lo más destacado de su repertorio e incluyó clásicos que había arrinconado en su gira anterior. De este modo, seguramente quiso evitar riesgos ante el temor de que un repertorio centrado en American Life disuadiese al público. Las críticas fueron favorables, mayormente por la original actualización de las canciones más antiguas y por el asombroso estado físico de Madonna, que cumplía 46 años.

En ese mismo año, Madonna estuvo involucrada en una batalla legal con su discográfica de siempre, Warner Bros., por la supervivencia de su sello personal; la pequeña firma Maverick. El conflicto legal finalizó con la victoria de Warner Music Group, quien compró las acciones de dicha empresa de Madonna, lo que supuso de hecho la desaparición del sello Maverick del mercado. Esta discográfica fundada por Madonna había lanzado a la superventas Alanis Morrisette, pero otros fracasos la hacían deficitaria.

En enero de 2005, Madonna cantó una versión de Imagine (Imagina) de John Lennon trasmitido para la televisión estadounidense, durante un concierto para los damnificados de Indonesia y Tailandia por el Tsunami en diciembre de 2004. También en 2005, Madonna distribuyó su segundo documental para ser emitido en televisión, I'm Going to Tell You a Secret, el cual había sido filmado durante su gira mundial, Re-Invention, en el 2004, bajo dirección de Jonas Akerlund. Se rumoreó que cierto desacuerdo entre éste y Madonna frustró la edición de un DVD de dicha gira, que vería la luz en 2006, cuando Madonna ya estaba enfrascada en otra.

En plena celebración de su 47 cumpleaños, el 16 de agosto de 2005, Madonna resultó herida por una caída de caballo: una muñeca rota, una clavícula dislocada, heridas en el cráneo y múltiples hematomas. Su capacidad de recuperación fue asombrosa, y poco después retomó su frenética actividad. En su posterior gira Confessions, Madonna aludió con humor a dicho percance al proyectar sobre el escenario imágenes de las radiografías que le tomaron durante su curación.

Confesiones sobre una pista de baile está considerado el álbum más exitoso de toda su carrera, ya que pulverizó varios récords y supuso el «retorno triunfal» de Madonna al liderazgo de la música popular (si bien nunca había estado demasiado lejos).

Para este álbum, Madonna recurrió al joven productor-prodigio Stuart Price, quien había liderado el equipo de músicos de sus dos últimas giras. Era un músico tecno bastante conocido dentro de la profesión, aunque hasta entonces se había centrado en trabajar para anuncios publicitarios en televisión y haciendo remezclas para otros cantantes. Para tales trabajos solía utilizar diversos nombres artísticos (como Jacques Lu Cont y Paper Faces), lo que dificultaba reconocerle.

Stuart Price, según elogios de Madonna, era un ratón de discoteca, con una extensa memoria musical y «con un gusto exquisito» para picotear de géneros y culturas diversas. Eso explica que el álbum Confessions asombrase a la crítica con una acertadísima combinación de ritmos ya clásicos (disco, rock y dance), samples de canciones ajenas y toques sonoros de Oriente Medio y otras culturas. Se inspiraba en New Order, ABBA, Pet Shop Boys, Donna Summer, Giorgio Moroder, la New Wave estadounidense y el estilo electrónico de Goldfrapp o Royksopp. Se podía definir como un compendio de los ritmos bailables de las últimas décadas.

Según varias críticas, el álbum no contenía muchos singles claros (canciones pegadizas). De manera muy sagaz, fue pensado como una serie de canciones mezcladas sin interrupciones en un único set, como si fuese una sesión de DJ, desde ritmos medios que invitan al baile, hasta otros más propios de chill out, pasando por canciones enérgicas. De este modo, el nivel un tanto irregular de las melodías salía favorecido.

El álbum se convirtió en un rotundo éxito comercial, alcanzando el número uno en 41 países de todos los continentes, despojando a Los Beatles del récord que anteriormente poseían. Recibió las críticas más positivas desde Ray of Light (1998) y supuso el sexto premio Grammy para Madonna como Mejor Álbum Bailable/Electrónico. Del álbum se extrajeron cuatro exitosos sencillos: Hung Up (que contiene un sample de la canción Gimme! Gimme! Gimme! (A Man After Midnight) de ABBA), Sorry, Get Together (Unámonos), y Jump (¡Salta!).

En mayo de 2006, en plena euforia por el éxito de su álbum, Madonna emprendió su gira Confessions Tour por el mundo. Causó una controversia inmediata por la puesta en escena de la balada Live to Tell, ya que ella cantaba colgada de una enorme cruz de espejos. Como era previsible, dicho uso de la cruz fue tachado de irreverencia por círculos cristianos, aunque Madonna acompañaba la actuación de imágenes de la miseria en el mundo, y no había ninguna alusión sexual ni morbosa.

La gira pasó, entre mayo y septiembre de 2006, por Norteamérica, Europa y Asia. Se especulaba que sería la gira de mayor recaudación de todos los tiempos debida a una artista femenina: se estimaba que serían más de 200 millones de dólares debido a los altos precios de las entradas y las altas ventas de entradas, pero sin embargo las estimaciones quedaron rebasadas y una vez más Madonna rompió las criticas y superó las expectativas, ya que el tour generó ganancias por más de 250 millones de dólares, convirtiéndose en la gira musical mejor remunerada de la historia según la revista Forbes, superando el retorno de The Rolling Stones, la gira Vertigo de U2 y todas las demás montadas hasta la fecha.

Tras un largo aplazamiento, el 20 de junio de 2006 Madonna lanzó su documental I'm Going to Tell You a Secret en DVD, el cual alternaba escenas de su vida privada con tomas del The Re-Invention Tour. De este modo, terminó de explotar comercialmente su gira anterior cuando estaba realizando la siguiente. Dicho DVD debutó en la posición 33 del Billboard 200 vendiendo un total de 25,000 copias en su primera semana.

Madonna lanzó su siguiente DVD, el de Confessions Live Tour, el 30 de enero de 2007. Este nuevo proyecto fue editado en dos formatos, uno de los cuales incluía un Cd con varias canciones tomadas del show. .

Calificada por ella misma como «hiperactiva», Madonna lo siguió demostrando en 2006 como nuevo rostro de la casa de moda H&M. Una parte de la línea fue especialmente diseñada para vestir a Madonna y a sus bailarines durante la Gira Confessions. Las fotografías para la campaña fueron tomadas por el reconocido fotógrafo Rankin en Hollywood. Madonna firmó un contrato válido para todo 2006 que estipulaba la promoción de ropa, y en 2007, en colaboración con la Directora artística de H&M, presentó la colección M by Madonna, bastante más importante, y mejor que la línea anunciada en 2006.

Sin duda, 2007 sería para Madonna un año lleno de nuevos proyectos, tras el dulce sabor de su anterior álbum Confessions on a Dance Floor (2005) y su correspondiente gira Confessions Tour, los cuales resultaron todo un éxito comercial.

Madonna comienza 2007 con una imagen más madura y llena de caridad, al participar como el icono de Live Earth componiendo una nueva canción especial para ese evento al lado de Pharrell Williams: Hey You. Ese mismo año Madonna decide terminar con Warner Bros. y unirse a Live Nation para que ésta gestionase su carrera. Así mismo, graba un nuevo álbum y opta por renovarse una vez más para recuperar a su público estadounidense. Este álbum contendría como estilo principal el hip hop acompañado de funk, R&B, pop urbano, todos ellos sonidos populares es Estados Unidos. Madonna se acompaña esta vez de productores conocidos y muy populares como son Timbaland y Danja. El álbum viene acompañado de una gira mundial: Sticky & Sweet Tour (2008) con la cual Madonna llegará a lugares en los que no cantaba desde hace 15 años como México, Brasil, Argentina y por primera vez, Chile.

El nuevo álbum de Madonna fue producido entre Pharrell Williams, Timbaland y Justin Timberlake en 2007 y principios del año siguiente. Se lanzó a la venta el 28 de abril de 2008 en Europa y en el resto del mundo, y para el 29 de abril en Norteamérica. Su título definitivo es Hard Candy. Es el último álbum de la cantante con el sello de Warner Bros. El primer single de Hard Candy, "4 Minutes", fue lanzado en marzo de ese mismo año, consiguiendo el éxito mundial.

El disco es una mezcla habitual de Pop, Dance, R&B Electrónica y también se incluyen algunas que otras baladas, semejante al último disco de Justin Timberlake. Fuentes cercanas a Madonna dijeron que esta vez no quería innovar en sonidos, ni buscar músicas alternativas; sólo tener un disco con música mainstream (apta para el público general).

El nuevo álbum se aparta del sonido disco de Confessions, y va al funk y sonido urbano. El productor Danja afirma que Madonna sólo quería "canciones de baile, de club y movidas, y todo ello con un toque hip hop". Añade que fue muy sencillo trabajar con Madonna, y que se podía pasar horas en el estudio junto con los productores Timbaland y Justin Timberlake.

El primer sencillo, "4 Minutes", suena un poco como una marcha, entra un fuerte sonido y Madonna comienza a cantar y a "conversar" con Timberlake. La canción termina tras un pequeño bajón donde sólo se oyen los típicos ritmos a lo Bhangra de Timbaland y el "tick tock" de Madonna. Es una canción sonora, alta y enérgica. En el clip, dirigido por los franceses Jonas & Francois, Madonna y Timberlake van escapando de una sombra que va destruyendo todo, con coreografía de Jamie King.

Uno de los temas más melódicos es "Miles Away", un tema sobre relaciones a distancia que en su sonido recuerda al CD Future Sex/Love Sounds de Justin Timberlake. "Teníamos que conseguir un tema donde Madonna y él hiciesen las melodías juntos", explica Danja. El tema empieza con el toque rápido de una guitarra acústica, luego entra otro ritmo y lentamente va fluyendo hasta que se llena de atmosféricos sintetizadores. "You always seem to have the biggest heart when we're 6,000 miles apart" ( Pareces tener el corazón más grande cuando estamos a 6.000 millas de distancia) , canta Madonna, lamentándolo, "I guess we're at our best when we're miles away" (Creo que estamos de lo mejor cuando estamos a millas de distancia). El tema es más etéreo que los otros, y va en consonancia con la letra, y contiene el sonido de las olas del mar al final de la canción, con un suave descenso de su voz.

El tema que más urbano suena es la excelente "Give It 2 Me", segundo sencillo del disco, con un fuerte sonido de sintetizador típico de Danja. Es un tema agresivo, muy de baile con un ritmo muy house, y Madonna canta "When the lights go down and there's no one left I can go on and on" (Cuando las luces se han apagado y no queda nadie ya puedo seguir y seguir) . Termina con un rápido descenso donde canta "Get stupid" sobre una especie de sonido de xilófono mientras canta "Give it to me / No one's gonna stop me now" ( Dámelo / Nadie va a pararme ya).En el videoclip oficial de "Give It 2 Me", Madonna es acompañada por Pharrell Williams. El inicio de la canción recuerda mucho al de The Power of Good-Bye, de Ray of Light (1998).

El tema de la pista de baile vuelve de nuevo en "Heartbeat", con sintetizadores muy de los 80. Madonna abre más su voz, cantando "Can't you see when I dance I feel free / Which makes me feel like the only one the light shines on" (No puedes ver que cuando baile me siento libre / Lo que me hace sentir la única iluminada). Hay un pequeño rap a medio camino en el que Madonna recita-canta "See my booty get down", pero al final vuelve a sus raíces de baile.

En una publicación posterior, la edición japonesa de "Hard Candy", se publica un tema que no aparece en el álbum: "Ring my bell", en el cual comienza con ella hablando "If you wanna talk to me, that's exactly what you've gonna have to do... talk to me"(Si quieres hablarme, eso es exactamente lo que debes hacer... hbalarme) . En el mismo escuchamos unas campanillas que se acompañan de una letra fuerte, donde se refiere a que únicamente la llame si tiene algo para decir... ¿Tendrá algo que ver con el proceso de separación con Guy? puede ser.

El título del álbum, "Hard Candy",(Caramelo Duro), fue escogida por la misma Madonna, transmitiéndonos en todo el conjunto del álbum una reflexión sobre los momentos duros y dulces de la vida, tanto en el amor y desamor, pensamientos, ilusiones o compensaciones; en definitiva, una yuxtaposición.

También se rumoraba la colaboración de Kanye West, la cual es un hecho con un rap del interprte junto con la diva en la canción "Beat Goes On". Mika ha desmentido publicamente por una emisora de radio que colabore con la Reina del Pop.

La portavoz de Madonna, Liz Rosenberg afirmó que el nuevo álbum podría contener las letras de las canciones. Según la portavoz, hay muchas posibilidades, después de largos años omitiéndose las letras, aunque no fue la excepción pues en el libreto oficial de "Hard Candy", se omitieron las letras de las canciones.

Además, también sabemos que el último álbum de Madonna en esta década y el nuevo después de casi tres años, contará con 13 pistas adicionales.

Otras noticias que se han vinculado sobre Madonna han sido el nuevo recopilatório que vería la luz en octubre de 2008, desde 1998 hasta este mismo año, incluyendo también canciones nunca editadas y otras de la década de 1980 y principios de 1990. También se esperan unos cuantos temas nuevos para la edición del álbum.

En la entrega de la edición número 50 de los Grammy, la cantante recibió el séptimo premio de su carrera en la categoría por "mejor DVD musical en formato largo", por The Confessions Tour.

Los oyentes del nuevo disco han confirmado que es un disco con una excelente producción, y que se esperan que sea mucho mejor que su antecesor, superando las ventas de Music, con una nueva innovación, reflexiones de amor, desamor, sociedad, confusión y obsesión en las letras, con una música a la vez agradable, fuerte, intensa, etc. Se espera ser 'uno más de los suyos', realzando las ventas de esta década que, desde 2003 han ido aumentando, pero no de una manera muy rápida. Así que, habremos de esperar a escucharlo que, seguramente, reconoceremos nuevos estilos de la diva, que tanto sorprenden a los fans, tanto en los videoclip's como en las canciones.

Madonna, ya tiene pensado editar un nuevo álbum dentro de dos años, en 2010 con la nueva discográfica Live Nation, el cual será su primer álbum de estudio con ésta.

Los rumores empezaron en junio de 2007: «Madonna ha roto el contrato con Warner Bros. para firmar un acuerdo por 10 años y 86 millones de euros con la promotora Live Nation». La mujer mejor pagada de la industria musical, la artista que reinventó la definición de superestrella pop, iba a redefinir también el papel tradicional de las discográficas.

A través de este trato «sin precedentes», como lo describen fuentes cercanas al asunto, Live Nation vendería sus discos, montaría sus giras y controlaría el merchandising, espónsores y licencia del nombre e imagen de la reina del pop. A cambio, la diva de 49 años recibiría un anticipo de 12,5 millones de euros y otros dos pagos de entre 35 y 42 millones por tres discos. Según el rotativo The Wall Street Journal, Madonna comunicó su marcha a Warner, la discográfica que ha publicado todos sus hits, porque no pudo superar la oferta de Live Nation. Las razones de Warner a tal negativa no son despreciables: igualar las condiciones de Live Nation suponía mantener en nómina a Madonna hasta los 60 años de edad, un plazo inusual para una figura pop. No se garantizaba que Madonna siguiese siendo rentable hasta entonces, por la evolución de los gustos y por cuestiones de edad, aparte de que la simple venta de discos no cubría la cuantía del contrato. En un caso similar al del Real Madrid con David Beckham, Warner dejaba escapar a Madonna cuando ésta marcaba exigencias difíciles para asegurarse su estabilidad profesional en la etapa final de su carrera.

Warner intentó justificar y minimizar el impacto de la noticia. La prensa económica difundió unos datos (¿filtrados por Warner?) que desvelaban que Madonna, por ventas de cds, no resultaba un «negocio rentable» debido a su alto sueldo y a que retenía el control sobre sus giras y contratos publicitarios. La ruptura entre la diva y Warner resulta menos traumática de lo temido porque ella tenía que grabar (por contrato) un último álbum de estudio con Warner (que sería Hard Candy), además de un recopilatorio de grandes éxitos (previsto para otoño de 2008). Se entiende que ambos lanzamientos ayudarán a explotar la actual etapa de éxito de Madonna, que Warner intuía como no demasiado larga. Esta compañía, por otro lado, mantiene los derechos sobre el catálogo de Madonna de los últimos 20 años, lo que le permite reeditar sus éxitos casi como quiera.

Muchos leen este acuerdo como un nuevo modelo --versión siglo XXI-- para conducir el negocio de la música tras la agitada revolución digital de la última década. De momento se desconoce cuándo aparecerá el primer álbum de Madonna con la promotora de Beverly Hills, ni cómo esta compañía con escasa infraestructura de distribución lo hará llegar al público.

Live Nation pagará 35 millones en metálico y acciones por promocionar los conciertos de Madonna, pero solo se llevará un 10% de la recaudación (lo restante será para ella, como hacen todas las grandes estrellas). Es el último bombazo en una industria donde hasta ahora los artistas firmaban contratos por separado con sellos y promotoras. Ahora Live Nation quiere llevarse un trozo más grande del pastel. Aunque puede que el pastel le estalle en la cara: para recuperar su inversión tendría que vender al menos 15 millones de copias de cada álbum de la diva; y las ventas no pasan por su mejor momento.

El 11 de marzo de 2008, Madonna ingresaba en el Museo del Rock de EUA por su carrera de 25 años (condición marcada para acceder al mismo). La celebración contó con la presencia de Justin Timberlake, que se arrodilló ante ella, e Iggy Pop, quien de manera sorprendente se lanzó a cantar dos de sus éxitos, Burning Up (tema rockero muy apropiado para él) y Ray of Light. Iggy terminó lanzando un comentario a Madonna que jugaba con el significado de Like a Virgin.

Madonna no apoya al presidente de los Estados Unidos George W. Bush. Apoyó la candidatura demócrata de Wesley Clark para la elección presidencial estadounidense del 2004 con una apasionada carta a sus fans, diciendo "The future I wish for my children is at risk" (El futuro que deseo para mis niños esta en riesgo). En el invierno del 2006, expresó su apoyo a Hillary Clinton para las elecciones del 2008.

También animó a sus fans a ver Fahrenheit 9/11 de Michael Moore.

En el inicio de su gira "Sticky and Sweet Tour", Madonna ha dejado claro su punto de vista, mostrando un video en el Interlude de su canción Give It 2 Me donde compara al candidato republicano John McCain con personajes como Hitler y Mugabe. En cambio, coloca al candidato demócrata Barack Obama junto a Ghandi, la Madre Teresa de Calcuta, Al Gore y otros.

Madonna afirma que no come carne y que tiene una dieta macrobiótica, que consiste principalmente de cereales variados, pescado y vegetales frescos. Además, tiene un cocinero japonés personal y practica yoga y pilates para estar en forma.

Es un personaje público muy criticado y elogiado a la vez por su imagen. Madonna es desde la adolescencia muy disciplinada y aficionada al baile y al ejercicio físico. De hecho, afirmó que aunque probó drogas de diseño en los años 80, las dejó muy pronto porque le causaban efectos secundarios no deseados y mermaban su capacidad para bailar. Al contrario que otras estrellas del pop, Madonna no recurre a dietas para una puntual puesta en forma, sino que mantiene una estricta rutina de forma continuada.

Madonna tiene una figura sumamente estilizada, que en fotografías y demás imágenes parece más alta que sus apenas 1,60 m. de estatura. Por genética, posee una cabellera robusta, «a prueba de tintes y mil cortes», así como una piel resistente, que mantiene muy blanca pues desde mediados de los 80 no se expone al sol. Sus indudables cualidades genéticas y su disciplina («mi cuerpo es mi templo») se alían a múltiples tratamientos y trucos de belleza (como aplicaciones de botox y algún retoque de cirugía plástica), de tal modo que puede lucir un aspecto lustroso y una flexibilidad de contorsionista que asombran en una mujer de 50 años.

Pero la misma prensa que relata las hazañas coreográficas y piruetas de Madonna, dice que su buena salud no se corresponde con su aspecto. Según estas opiniones, Madonna estaba adoptando un aspecto demasiado enjuto, debido a que su dieta macrobiótica y sus duros entrenamientos reducían en exceso su proporción de grasa corporal, desvelando su musculatura y tendones así como secando o endureciendo sus facciones. Según los medios que han analizado fotos de Madonna, «sus manos tienen muchas arrugas y son muy venosas. Además, tiene su cuerpo muy musculoso». Estos efectos «no deseados» se suelen disimular en sus fotografías de estudio mediante un hábil uso de focos.

El esposo de la diva, Guy Ritchie, coincidió en que estaba demasiado delgada y musculosa; y se comenta que Madonna iba a consumir un desayuno más completo y a moderar su rutina de ejercicios, abandonando las pesas y centrándose en el pilates. Según los especialistas, un cambio de dieta y otras medidas la harían verse 10 años más joven, con formas más suaves y redondeadas, especialmente en el rostro. Sea como fuere, ella afirma que «ahora estoy mejor que hace 20 años», y a juzgar por la energía que derrocha en sus últimas giras, ello es verosímil.

Madonna ha sido blanco de críticas desde el inicio de su carrera, generando controversias de manera más o menos continuada que (a su manera) han ayudado a incrementar su notoriedad popular. Los juicios sobre su manera de trabajar son generalmente dispares: muchos críticos musicales ponen su talento en duda, mientas otros la proclaman La Reina del Pop. En los últimos años, un mayor afán artístico en sus discos y una trabajosa labor de perfeccionamiento como cantante han ido ganando para Madonna opiniones más favorables.

Una crítica común en contra de Madonna recae en su voz, que algunos consideran que es débil, limitada y masculina. Sin embargo, hay que precisar que dichas críticas se suelen basar en comparaciones con otras cantantes excepcionalmente dotadas, como Mariah Carey y Whitney Houston, que además tocan otros géneros musicales.

Las alusiones al toque «hombruno» de la voz de Madonna parecen infundadas, pues al mismo tiempo su voz solía ser criticada como excesivamente chillona o aguda. Más bien, Madonna ha cultivado una voz progresivamente más versátil, que va de baladas graves como Live to Tell a agudos cómicos como en I'm Going Bananas. Mediante profesores y años de experiencia, Madonna ha superado las limitaciones vocales y puede ofrecer actuaciones en vivo muy correctas, tanto en limpieza de notas como en versatilidad. A su manera, Madonna ha superado sus limitaciones congénitas (en voz, estatura, etc) con mucho esfuerzo y una astucia que se suele reconocer como su mejor arma.

También ha sido criticada por su egocentrismo, maniobras publicitarias y una tendencia a generar controversia. Joni Mitchell declaró una vez: «She has knocked the importance of talent out of the arena. She's manufactured. She's made a lot of money and become the biggest star in the world by hiring the right people» (Traducción: «Ha arrojado la importancia del talento fuera del escenario. Es prefabricada. Ha conseguido una gran cantidad de dinero y se convirtió en la estrella más grande del mundo contratando a la gente correcta»). Evidentemente, para cantautores minoritarios y proclives a sutilezas simbólicas, Madonna es un monstruo que lo eclipsa todo con recursos discutibles.

Durante años el conflicto entre las dos divas pareció controlado, hasta el 2005 cuando ambas iban a cantar en el concierto Live 8 en Londres. Se suponía que antes del concierto todos los artistas involucrados se iban a reunir, pero cuando Madonna oyó que Mariah Carey también iba a cantar decidió no asistir. Carey resultó herida por lo que prefirió no emitir ningún comentario.

Los momentos de su carrera en los que Madonna ha sido fuertemente criticada incluyen su vídeo musical de 1989 Like a Prayer, la publicación del libro Sex y del álbum Erotica en 1992, su presentación en el 2006 de Live to Tell durante el Confessions Tour, y su adopción de un niño proveniente de Malawi, David Banda en 2006.

En 1995, la cantante afroamericana Janet Jackson, criticó a Madonna diciendo que sus vídeo clips no tenían clase.

Madonna ha recibido criticas de grupos a favor de los derechos animales por vestir abrigos de piel y en el pasado, fue acusada de alquilar su casa para «fiestas de caza».

Las letras de las canciones han sido criticadas como «simples» e incluso escritas por otra persona.

Sin embargo, muchos consideran a Madonna una vocalista y escritora talentosa. Recibió criticas positivas para su cover de "Love Don't Live Here Anymore" en la cual su actuación fue descrita como "heartfelt vocal" . Su voz en "Live To Tell" fue considerada como la mejor en esa época por algunos, y las letras de la canción se describían como"poignant" .El beso a otra mujer en el 2008:Madonna sí que sabe cómo atraer la atención de sus seguidores cada vez que realiza un nuevo lanzamiento. Esta vez, la reina del pop no tuvo mejor idea que protagonizar un candente beso sobre el escenario.

Durante un concierto promocional de su nuevo álbum 'Hard Candy', la diva del pop besó sorpresivamente a una bailarina de su elenco, tal y como lo hizo cinco años atrás con Britney Spears y Christina Aguilera.

El gesto desató la histeria de los 1500 fanáticos reunidos en Paris, quienes cayeron rendidos ante la irreverencia de la artista; sin embargo, los expertos criticaron la presentación por su falta de creatividad en todo sentido.

Otro clara y evidente critica, corre por las fechas y destinación de sus giras y tours donde generalmente visita países del primer mundo y en varias ocasiones ha rechazado categoriamente varias propuestas de países subdesarrollados, como el caso del silencio y el aparente rechazo a presentarse en Bogota, Colombia, aun cuando la oferta sobre pasó los 4 millones de dolares, cifra superior a lo de las presentaciones en Argentina, Chile, México y Brasil.

A lo largo de su carrera, Madonna ha sido considerada como una de las artistas más camaleónicas, pues ha logrado desempeñarse con éxito como cantante, bailarina, productora, actriz, compositora, diseñadora de moda, escritora y directora de cine.

Nominaciones y premios de Madonna en los MTV Video Music Awards.

Aquí solo se mencionan los álbumes lanzados, para más información diríjase a el artículo de cada uno de los álbumes y para ver la información completa de su discografía vea Discografía de Madonna.

Los libros enumerados son de su autoría o en los cuales presenta una colaboración, en tal caso, se expresa de esa cuales son solo colaboraciones o trabajos de varios artistas.

La primera empresa de Madonna en el mundo de la literatura fue en el lanzamiento del controvertido libro "SEX" en 1992. El libro demostró ser un éxito masivo, vendiéndose todo el tiraje de la primera edición. Más tarde, ella lanzó otro libro titulado "The Girlie Show", el cual contenía como bonus un CD con pistas de la gira.

En años recientes, Madonna ha conseguido el éxito con el lanzamiento de una serie de libros para niños. El 15 de Septiembre de 2003 lanzó el primero (de seis) libros, titulado "The English Roses" , al instante, este se convirtió en el libro más vendido por un autor nuevo de cuentos para niños. El libro debutó en el número uno de en la lista de los Bestsellers de New York y permaneció impresionantemente en esa posición número uno durante dieciocho semanas.

Cuatro nuevos libros de la serie de "The English Roses" están previstos para Septiembre de 2007.

Al principio



Hard candy (álbum)

Hard Candy (en español, "caramelo duro") es el nombre del undécimo álbum de estudio de la cantante estadounidense Madonna. Producido por ella, Pharrell Williams, Timbaland y Nate "Danja" Hills, el álbum contiene un estilo pop con influencias de dance y un poco de R&B contemporáneo, entre otros estilos. Su lanzamiento mundial fue el 28 de abril de 2008, y para el día siguiente en Norteamérica incluyendo México, Chile y Argentina. Éste es el último álbum de estudio que Madonna lanza con Warner Bros. Records y se estima que ya ha superado los 3.700.000 de unidades vendidas desde su lanzamiento. Se ha colocado en el puesto 5 de los albumes más vendidos del 2008, ya que hoy en día la piratería y las descargas p2p por internet han golpeado duramente a las casas discográficas. Hasta hoy día se han lanzado 3 sencillos, "4 Minutes" que consiguió un gran éxito internacional, el siguiente "Give it 2 me" tuvo un éxito moderado y el tercer y último single "Miles Away" ha pasado casi por desapercibido,el cuál no tuvo apoyo de videoclip. Se especula el posible lanzamiento de un cuarto single, el cual podría ser "Beats Goes on". El album debutó en primer lugar en 37 países.

El álbum estuvo envuelto en una gran cantidad de especulaciones y rumores generados desde mediados de 2007, cuando comenzó el rumor de que Madonna estaba grabando lo que podría ser su undécimo álbum de estudio. A partir de esto, surgieron más rumores acerca de los productores y el contenido del álbum. En septiembre de 2007 se confirmó el rumor de las grabaciones del nuevo álbum de estudio cuando se filtró a Internet una pequeña parte de una canción del álbum, "Candy shop", asimismo se afirmó que Pharrell Williams, quien ya había colaborado con Madonna en ese mismo año (2007), sería uno de los productores del nuevo álbum que tendría un estilo hip hop pues Madonna se había inspirado en el trabajo de Justin Timberlake: FutureSex/LoveSounds por lo que se dijo que Timberlake también tendría una participación en el nuevo álbum.

Meses más tarde, en octubre de 2007 se infiltró de nuevo a la red otro demo, esta vez era una canción completa producto de las sesiones de Madonna y Pharrell llamada "Beat Goes On", sin embargo; dicha canción es muy distinta a la incluida en el álbum, tanto en letra como en música.

En diciembre de 2007 aparece en la red una grabación del primer sencillo "4 Minutes" (que en un principio fue llamado "4 Minutes to save the world"), dicha grabación era una parte de la canción que fue presentada por Timbaland el 16 de diciembre de 2007, durante un concierto de navidad en el "Philadelphia Jingle Ball" en Camden, Nueva Jersey. Una persona del publico grabó el audio de esa presentación y fue publicada en Internet.

Finalmente todos estos rumores son desechados el 26 de febrero de 2008 cuando la portavoz de Madonna, Liz Rosenberg, anuncia el nombre oficial del álbum Hard Candy, desmintiendo los hasta entonces supuestos nombres (Licorice, Black Star, Candy Shop, Give It to Me, etc.) en esa misma rueda de prensa la portavoz dio a conocer el nombre de los productores y la fecha del lanzamiento del álbum en Estados Unidos (29 de abril), también dio a conocer el nombre del primer sencillo "Four minutes". El 14 de marzo de 2008 Madonna da a conocer la carátula de «Hard Candy» en la que ella aparece en una pose sensual y tentativa, en el fondo se muestran caramelos rosados; la portada va acorde al álbum mezclando el boxeo (dureza) y los caramelos.

Según Justin Timberlake la idea de Hard Candy fue retomar los éxitos del primer álbum de estudio de Madonna y convertirlos en ritmos contemporáneos sin dejar de lado ese toque retro. Hard Candy estaba previsto a ser lanzado a finales del 2007; sin embargo, dichos planes se vinieron abajo cuando Madonna se dio cuenta de la opinión de varios de sus fans sobre las infiltraciones de "Candy shop" y "Beat goes on", que si bien para muchos fans y críticos eran excelentes, para la gran mayoría eran "horribles"; estos comentarios hicieron que Madonna retrasara el lanzamiento del álbum y se dedicara a arreglar varios detalles del álbum.

El álbum fue bautizado con un sin fin de nombres entre los que se pueden mencionar "Black Star" y "Licorice". Durante una entrevista del especial "Madonna's Hard Candy" de MTV, ella habló sobre el nombre del álbum y dijo que en un principio lo iba a llamar "Candy Shop", pero no se pudo porque 50 Cent tiene una canción/álbum con el mismo nombre. Luego, pensó en llamarlo "Give it 2 me" pero tampoco fue posible porque Timbaland tiene una canción con el mismo nombre (por eso, la canción se llama "Give it 2 me" con un 2 que suena como "To" en vez de "Give it to me"). Después pensó en llamarlo "Hard Candy", el actual nombre, que segun ella, haciendo una contraposición entre lo dulce y duro de la vida, una yuxtaposición. La imagen para la carátula del álbum estuvo a cargo del fotográfo Steven Klein quien ya ha trabajado con Madonna varias veces, en dicha imagen se contrapone una imagen de una Madonna muy sensual ante un fondo dulce con caramelos rosas, la tipografía es un tanto retro y sencilla que resalta con los colores del fondo.

El 26 de abril de 2008 el álbum fue lanzado en Australia; sin embargo, algunas tiendas lo comenzaron a vender desde el 24 de abril, en algunos países de Europa el lanzamiento fue el 25 de abril; el 28 de abril en Reino Unido, Brasil y algunos países europeos y el 29 de abril en Estados Unidos, México, Canadá, Argentina y Chile.

Siete canciones del álbum estuvieron disponibles como descarga a través de telefonía móvil, durante la semana anterior al lanzamiento oficial una canción por día estuvo disponible, comenzando el 21 de abril y teminando el 27 de abril de 2008, las canciones distribuidas fueron "Candy Shop", "Miles Away", "Give It 2 Me", "Heartbeat", "Beat Goes On", "Devil Wouldn't Recognize You" and "She's Not Me", en ese orden. El álbum también fue publicado en MySpace cuatro días antes del lanzamiento en Nortéamerica.

Para promocional el álbum, Madonna realizó su "Hard Candy promo tour" de tres fechas, el cual presentó en Nueva York, París y Maidstone, Reino Unido y para continuar con la promoción del álbum realizó su gira mundial Sticky & Sweet Tour (en español, gira dulce y pegajoso) a finales del 2008 con la cual visita Norteamérica, Suramérica y Europa.

El álbum, o algunas canciones, fueron precargadas en algunos modelos teléfonos móviles de la marca Samsung y Sony Ericsson. Sony Ericsson ofrecerá dicho teléfono móvil en 27 países.

El 26 de abril de 2008 el álbum fue lanzado en algunos países europeos, teniendo un éxito instantáneo, consiguiendo disco de oro en Finlandia por la venta de más de 15 mil ejemplares, donde el álbum se agotó en unas cuantas horas después del lanzamiento, y en Holanda el de platino por 60 mil.

Para promover el álbum, Madonna inició con el Hard Candy Promo Tour, el cual incluía tres fechas las cuales fueron los primeros conciertos organizados junto a Live Nation. Cada presentación constó de seis canciones con una duración de cerca de 30 minutos, con fechas en Nueva York, París y Maidstone, Reino Unido. Durante la primer presentación en el Roseland Ballroom en New York, Justin Timberlake acompañó a Madonna en el escenario para cantar a dueto la canción "4 Minutes"; sin embargo, en la otras dos fechas Justin Timberlake solo apareció mediante un video en la pantallas. Pharrell Williams también apareció en video durante las presentaciones de "Give It 2 Me". Entre las canciones presentadas por Madonna se encuentran "Hung Up" (con una introducción de "(I Can't Get No) Satisfaction") reinventada en una version rockera con Madonna tocando una guitarra eléctrica y "Music remezclada usando un sample de la canción de Fedde Le Grand, "Put Your Hands Up For Detroit".

El 30 de abril de 2008 la presentación de Nueva York fue retransmitida en msn.com en asociación con Control Room y Live Nation. Más tarde el 10 de mayo el concierto en Maidstone fue retransmitido a través de BBC Three seguido de un programa especial llamado Madonna Live at Radio One's Big Weekend transmitido en BBC One, el cual incluía una entrevista a Madonna por Jo Whiley.

El repertorio completo fue: "Candy Shop", "Miles Away", "4 Minutes", "Hung Up", "Give It 2 Me" y "Music". Más tarde la promoción de "Hard Candy" continuaría con su gira mundial Sticky & Sweet Tour, con la cual visitó Europa y América, en especial algunos países latinos como México, Argentina, Chile y Brasil donde tenía cerca de 15 años sin presentarse.

Las primeras reacciones al álbum Hard Candy han sido contradictorias, con un extraordinario arranque en ventas (nº 1 en 27 países) y críticas dispares de los medios especializados. La canción 4 Minutes lanzada como primer sencillo ha llegado igualmente al nº3 en el Billboard norteamericano, y según la página web de la cantante, este éxito la distancia de otras divas del pop y la acerca al récord de Barbara Streisand, que tiene ocho marcas máximas, una más que Madonna.

El notable éxito comercial contrasta con las críticas. Aunque Hard Candy suscitó una notable expectación, alimentada por los éxitos previos de Madonna (álbum Confessions on a Dance Floor) y por la novedosa participación de Justin Timberlake y Timbaland, las primeras críticas han sido mayormente frías. La convicción predominante es que Madonna, tras una década de influencias tecno de gusto europeo, quiere recuperar presencia en el mercado norteamericano y para ello se sumerge en los ritmos de moda en aquel país, descuidando demasiado las melodías y las letras. Según estas críticas, Madonna habría cedido el control artístico a sus productores, de tal modo que el álbum no tiene el carácter distintivo de los suyos.

Diego A. Manrique, de El País (2 de mayo de 2008), valoró el álbum de manera bastante dura, subrayando el afán más comercial que creativo de Madonna. Según él, la maquinaria promocional de la cantante intenta imponer o sobrevalorar un producto musical que realmente no alcanza los niveles de calidad habituales. Su frase más contundente es: «Con tanto dinero, ¿no podía haber elegido compositores hábiles?».

A su juicio, el sencillo 4 minutes tiene cierta «chispa», aunque la producción de Timbaland es demasiado pesada y amenaza con fracasar el resultado. Candy Shop le parece de una picardía inadecuada para una cantante madura, «¿estas metáforas no son para las lolitas?». Sus críticas más duras son para Spanish Lesson («una simpática españolada que no da mucho juego» por la escasa voz de Madonna) y el dueto con Kanye West, Beat Goes On, «canción de relleno» que no existiría «con los antiguos controles de calidad», que según él, apartaban las canciones flojas «a las caras b de los singles». Manrique valora algo mejor She's Not Me, «una rodaja del funky que hacía Prince en sus primeros años», aunque tacha la letra de «tontorrona» y cree que «está en formato maxi, se alarga demasiado». Miles Away le parece «pop de centro comercial», con ingredientes «infalibles» como la guitarra acústica y las voces que se alejan. La última canción, Voices, la considera un final ampuloso, aunque otros críticos la consideran mejor, al ver en ella toques más turbios y menos «blandos».

Las críticas han sido también frías o claramente negativas en la web de El Mundo y en la revista OK, que valora positivamente la nueva incursión en español de Spanish Lesson, pero critica la disparidad de tantos estilos en un solo disco, «por el afán de Madonna de gustar a todos».

Las críticas sobre una «falta de personalidad» son bastante comunes: «Son canciones que no parecen creadas para ella», sino que parecen descartes o variaciones de sonidos anteriores, «que los productores han dado a Madonna» como podían haberlos dado a cualquier otra cantante. De acuerdo a este juicio, «en 4 minutes, Madonna queda en segundo plano ya que (de manera inusual) ha cedido poder a sus colaboradores».

Por el contrario, la agencia Reuters y algunos medios anglosajones elogian el álbum como «generoso» y como un éxito comercial cantado.

En algunos chats, los fans de Madonna tampoco se ponen de acuerdo al valorar el álbum y el video musical de 4 minutes. El baile con Justin Timberlake les parece más un alarde de gimnasio que una coreografía realmente creativa, y tampoco han gustado los efectos visuales de caras que se descarnan.

En cuanto a ventas, Hard Candy debutó en el número uno en Estados Unidos, en la lista Billboard 200 con 280.00 copias vendidas en su primera semana, sobrepasando las expectativas comerciales de la discográfica, que no creían que el álbum vendería más de 225.000 copias. En su segunda semana, el álbum cayó al número 3 de la lista, y las ventas disminuyeron un 66%, vendiéndo 94.000 copias, en su tercera semana, el álbum bajó al número ocho, y las ventas disminuyeron un 43%, vendiendo 53.000 copias en la novena semana el álbum cayó al número 9 con 39.000 copias vendidas. En total, el álbum se mantuvo durante catorce semanas en el top 100 en la lista de los álbumes más vendidos de Estados Unidos.

El primer sencillo comercial para promocionar el álbum fue «4 minutes», interpretada a dueto junto a Justin Timberlake. La canción fue escrita por Madonna, Timbaland y Nate "Danja" Hills; fue producida por Justin Timberlake, Nate "Danja" Hills fue lanzada como primer sencillo comercial del álbum el 17 de marzo de 2008 en las radios y el 25 de marzo de ese mismo año en formato de descarga digital. El video musical estuvo a cargo del duo francés Jonas y François. obteniendo un éxito casi instantáneo, posicionándose en los primeros lugares en los sitios de descarga.

El segundo sencillo para promocionar el álbum fue "Give it 2 me", cuyo video musical fue dirigido por Tom Munro y Nathan Rissman a principios de abril de 2008, el lanzamiento físico (CD) se realizó el 11 y 14 de julio de 2008 para Europa y Reino Unido respectivamente y el 5 de agosto se lanzó el maxi single, mientras que el lanzamiento en radios comenzó a partir del 24 de junio de 2008 en la mayoría de los países. El sencillo fue recibido con críticas positivas por parte de la revista Rolling Stone y el periódico USA Today.

El tercer sencillo es "Miles Away" y fue presentado como "nuevo sonido" en la radio Los 40 Principales. Tambien, la canción "She's Not Me" aparece en promociones para el "Sticky and Swet Tour".

Al principio



Candy shop (canción de Madonna)

Interpretando Candy Shop en el Sticky and Sweet Tour

Esta canción es la favorita de Madonna, aunque no fuese exito del album; ya que este es el segundo album que tiene su segunda canción como exito y la primera no (el primero fue Bedtime Stories). Aun así Madonna se inspiró en está canción para nombrar al álbum de estudio Hard Candy a pesar de que Warner Bros pretendía llamarlo "Give it 2 me". Así mismo consiguió que la canción fuera la que diera apertura al álbum.

Tales afirmaciones de Madonna hay que tomarlas como ambiguas o pícaras, pues parece evidente que la palabra «candy» significaría «sexo» o más genéricamente «amor», por lo que el tema de la canción sería una invitación o insinuación sexual, pues la canción trata sobre una invitación o bienvenida a la "tienda de dulces" de Madonna, la canción contiene un estilo hip-hop con efectos electrónicos y sintetizadores, que la convierten en la mejor canción para dar inicio al álbum.

Madonna cantó en vivo "Candy shop" durante su Hard Candy Promo Tour en las ciudades de Nueva York, París y Londres, la canción fue el show de apertura con el que salía al escenario sentada en una especie de trono en forma de "M" con una especie de cetro, en cuanto a la vestimenta traía un saco y pantalón negros con unas botas largas con agujetas blancas como las del videoclip de "4 minutes", mientras Madonna cantaba las pantallas reproducían imágenes de caramelos, durante esta presentación Madonna estuvo acompañada de varios bailarines, después de esta canción Madonna presentó Miles Away. Igualmente, la canción fue utilizada para la Apertura de la Gira Sticky & Sweet Tour del 2008, la actuación es muy similar al del promo tour, ya que después de un Intro más largo que el del promo tour, sale al Escenario en un Trono en forma de M, con la misma coreografía, después es seguida de "Beat Goes On".

Al principio



Spanish lesson

En general, la canción posee una mezcla entre pop y flamenco, con algunas palabras en español. De la canción, Madonna dijo, que en ella ha plasmado todo el castellano que sabe, y que piensa que es una canción divertida y sin complicaciones. Recuerda interpretaciones anteriores donde Madonna también balbuceaba oraciones en español, como La Isla Bonita, Veras, Lo Que Siente La Mujer (What It Feels Like For A Girl) entre otras.

La canción ha recibido duras evaluaciones de la crítica, que la califican de simple y vacía. Además se dice de ella que: "Spanish Lesson" es una simpática españolada, no da mucho juego la escasa voz de Madonna.

Ha sido interpretada en el Sticky & Sweet Tour en todas las fechas, como parte del segmento Gypsie del concierto, en la decimocuarta posición; procedida por "Devil wouldn't recognize you", y seguida por "Miles Away". En el Sticky & Sweet Tour, Madonna canta y baila esta canción con un vestido al estilo gitano diferentes clases de danzas, tales como Flamenco y demostraciones de Salsa y Tango. Sus bailarines están vestidos de monjes.

Al principio



Don't Cry for Me Argentina

Don't Cry for Me Argentina (No Llores por Mi Argentina) es el segundo sencillo de la banda oficial de la película Evita de la cantante pop estadounidense Madonna publicado entre Diciembre de 1996 y Febrero de 1997. La canción, un clásico de este famoso musical fue todo un éxito en los charts mundiales y Madonna la incluyó años más tarde en su segundo álbum compilado de grades éxitos: GHV2.

En 1996 Madonna protagonizó la película Evita dirigida por Alan Parker; y grabó "Don't Cry for Me Argentina" para la banda sonora. "Don't Cry for Me Argentina" escrita por Andrew Lloyd Webber y Tim Rice es la canción que identifica el musical Evita y que queda representada en la escena que tiene lugar en el balcón de la Casa Rosada en Buenos Aires. El día que Juan Domingo Perón asume como presidente de Argentina el 4 de junio de 1946. Una gran multitud se había reunido en la Plaza de Mayo, pero no exactamente para ver al nuevo presidente, sino para aclamar a su reluciente esposa: Eva Duarte de Perón, quien interviene interpretando esta canción como discurso.

En un principio "Don't Cry for Me Argentina" no estaba en los planes de la discográfica Warner Bros. Records para publicarse como sencillo del álbum oficial de la banda sonora de esta película. Sin embargo Madonna, Pablo Flores y Javier Garza, decidieron grabar una versión dance de la canción, dando origen así a la famosa versión Miami Spanglish Mix haciendo una mezcla entre los idiomas inglés y español. Alan Parker dio su aprobación a esta nueva versión de la canción y al poco tiempo ya se la podía escuchar en discotecas y estaciones de radio, resultando ser un éxito. De manera que la discográfica no tuvo otra opción que publicar "Don't Cry for Me Argentina" como segundo sencillo del álbum.

Muchos consideraron la canción una elección arriesgada para un sencillo, desde que la canción tenía veinte años y fue promocionada en su versión original en Europa y otros países. Sin embargo la canción fue todo un éxito en los charts de varios países especialmente en Francia donde consiguió el segundo #1 (después de "La Isla Bonita". En Estados Unidos consiguió figurar en el Top10 del Billboard Hot 100 en el puesto #8, mientras que en el Hot Dance se colocó en el puesto #1. En el Reino Unido se posicionó en el puesto #3 con unos 300.000 ejemplares en ventas.

Madonna cantó en vivo unas líneas de "Don't Cry for Me Argentina" en la gira Girlie Show Tour en 1993 cuando pasaba por la ciudad de Buenos Aires, Argentina en el Estadio Monumental, seguramente como un adelanto de su actuación en la película. Aunque volvió a incluirla en su gira Drowned World Tour en 2001 con una versión instrumental que servía de interludio donde Madonna aprovechaba para cambiar de vestuario mientras en el escenario tres parejas de bailarines bailaban un tango. Madonna interpretó nuevamente "Don't Cry for Me Argentina" en sus conciertos en Buenos Aires en la gira Sticky & Sweet Tour los días 4, 5, 7 y 8 de Diciembre de 2008. Este momento del show quedó registrado en el DVD oficial de la gira, grabado en Buenos Aires.

Como video musical de "Don't Cry for Me Argentina" se utilizó la escena de la película Evita en la que Eva hace su discurso cantando esta canción. También se emitió la misma escena pero acompañada de la versión remix Miami Mix.

Al principio



Source : Wikipedia