Senado

3.3768472906329 (1624)
Publicado por daryl 13/04/2009 @ 11:07

Tags : senado, cortes generales, política

últimas noticias
El senador de Ibiza y Formentera es desde hoy portavoz del Grupo ... - Europa Press
El senador de Ibiza y Formentera, Pere Torres, 'Casetes', es desde esta mañana portavoz del Grupo Parlamentario Mixto en la Cámara Alta del Senado. Así lo anunció el propio representante pitiuso en declaraciones a Europa Press para, acto seguido,...
La Comisión General de CCAA del Senado volverá a la actividad en junio - Europa Press
La Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado volverá el mes que viene a la actividad tras año y medio en el que sólo se ha celebrado una sesión de contenido y lo hará para que comparezcan el ministro de Fomento, José Blanco,...
Senadores republicanos ponen en duda la confirmación rápida de ... - ADN.es
Senadores republicanos destacaron hoy sus objeciones a la nominación de la jueza Sonia Sotomayor para el Tribunal Supremo de Estados Unidos, una designación que desató una tormenta política en la Cámara Alta del Congreso. Su principal queja son casos y...
Obama insta al Senado a aprobar la designación de la juez Sonia ... - ADN.es
El presidente estadounidense, Barack Obama, instó hoy al Senado a confirmar "sin tardanza" la designación de la juez de origen puertorriqueño, Sonia Sotomayor, como miembro del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Obama dedicó su discurso habitual de...
Portavoz del PSOE en el Senado: PP defiende la economía de los ... - ADN.es
Silva ha participado hoy en un acto político organizado por los socialistas segovianos en la villa espinariega, en el que ha estado acompañada por el secretario regional del PSCL-PSOE, Óscar López, y el secretario provincial y senador socialista por...
Javier Rojo recordará a Broseta en el 30 aniversario de su ... - Europa Press
El presidente del Senado, Javier Rojo, recordará al desaparecido catedrático de Derecho Mercantil Manuel Broseta, asesinado por ETA, con una conferencia que pronunciará el próximo jueves a las 20.00 horas, titulada 'El futuro del Senado en la España...
62 senadores declaran tener actividad privada - Público
Sólo 90 miembros del Senado declaran no tener otra dedicación paralela. Los representantes del PP son los más pluriempleados Vista general del Senado durante una intervención reciente del presidente del Gobierno. - DANI POZO La relación de actividades...
García-Escudero acusa al PSOE de "falsear" los vuelos de Aznar y ... - Europa Press
El portavoz del PP en el Senado, Pío García-Escudero, tildó hoy de "simple y llanamente falsos" los datos que indican que el ex presidente del Gobierno José María Aznar y el líder de su partido, Mariano Rajoy, usaron durante las dos legislaturas al...
El 'senado' de Bilbao se constituirá en septiembre con 70 ... - El Correo Digital (Vizcaya)
Su nombre oficial será el de Consejo Cívico, pero muchos se han apresurado ya a bautizarlo como el 'senado' de la villa. El equipo de gobierno le dio ayer el impulso definitivo al aprobar su reglamento. Ahora, el asunto deberá pasar por el pleno,...
Senado paga $31 mil al mes por 26 celulares - El Universal (México)
El Senado de la República paga el teléfono celular de 26 funcionarios de alto rango, quienes en aras de la austeridad recientemente redujeron 135 pesos a su tope mensual por ese servicio, que actualmente asciende a mil 215 pesos....

Senado

Se denomina Senado a la cámara alta del cuerpo legislativo (Congreso, Asamblea Nacional o Parlamento) de algunos países. Existe habitualmente en países con una forma de estado federal. En estos dichos países la cámara alta representa a las divisiones territoriales (Estados, Cantones o Provincias) del mismo.

El Senado romano fue la primera institución de su tipo y por mucho tiempo considerado como el modelo constitucional en el sentido de cámara revisora.

En la mayoría de los países democráticos, los senadores, nombre que reciben sus miembros, son elegidos por los ciudadanos. Aunque históricamente al considerarse una cámara revisora o de representación de los estados integrantes de una federación, su elección era efectuada en forma indirecta (sistema de electores o por otras instancias legislativas). Tal es el caso del senado francés que es elegido en forma íntegra por un sistema indirecto de grandes electores. Estados Unidos tuvo dicho sistema indirecto hasta 1913, cuando una enmienda constitucional permitió su elección directa y no por las legislaturas estatales como era la práctica constitucional usual (algunos estados desde 1907 empiezan a elegir directamente a sus senadores).

En algunos casos el senado está integrado en su totalidad por miembros nombrados o designados. Como el caso del Senado de Canadá que es íntegramente nombrado por el Gobernador General, según recomendación del Primer Ministro.

Otro aspecto importante es que la elección y renovación del senado (como cámara alta) se efectúa en algunos casos por partes (la mitad de sus miembros u otros modalidades) en cada elección, a diferencia de la cámara baja que se renueva intregralmente en cada elección. Por tanto la duración del mandato es mayor al de los diputados. Por ejemplo en el Congreso de los Estados Unidos los representantes tienen un mandato de 2 años y renovados en su totalidad, mientras que los senadores de 6 años, renovados por tercios.

Sin embargo, en algunos países, como Alemania tiene un significado diferente. Por un lado los miembros del Senado Federal (Bundesrat) son electos o integrados por miembros por los gobiernos de los respectivos Estados (Länder), por tanto actúan como delegados del gobierno del Länder respectivo. Además, en ciertos Länder como Hamburgo, Bremen y Berlín el poder ejecutivo estatal se denomina Senado (Senat).

Al principio



Senado de España

Letrero del Senado de España

El Senado es la Cámara alta de las Cortes Generales y el órgano constitucional que representa al pueblo español.

El Senado tiene su antecedente más remoto en el Estatuto Real, otorgado por la reina María Cristina, regente durante la minoría de edad de Isabel II, y que estableció por primera vez en España la configuración bicameral de las Cortes, al dividirlas en dos Estamentos: el de Próceres del Reino y el de Procuradores del Reino.

El Estamento de los Próceres del Reino tenía una composición mixta, con miembros natos tales como los hijos del Rey y los Grandes de España y miembros de nombramiento real, limitado a individuos de clase, por lo que quedaba una Cámara cuya naturaleza correspondía en esencia a la representación de los nobles y la jerarquía eclesiástica en las Cortes del Antiguo Régimen.

La Constitución de 1837, aprobada como consecuencia de un amotinamiento que forzó a la reina regente a sancionarla, recogió por primera vez la denominación de "Senado" para la Cámara Alta de las Cortes Generales. Su primer Presidente fue Jose María Moscoso de Altamira Quiroga, Conde de Fontao.

En las sucesivas Constituciones de 1845, 1856, 1869 y 1876 el Senado figuró como Cámara Colegisladora, en pie de igualdad con el Congreso de los Diputados, salvo, en algunos casos, en materia de fuerzas armadas y de contribuciones y crédito público, y además tuvo en determinadas ocasiones reservada la facultad de juzgar a los miembros del Gobierno acusados por la Cámara Baja.

La elección de los senadores de este último grupo se verifica con arreglo a un criterio de representación mayoritaria atenuada, que prima a los partidos y coaliciones más votadas.

El mandato de los senadores termina cuatro años después de su elección o el día de la disolución de la Cámara, que puede tener lugar conjunta o separadamente de la disolución del Congreso de los Diputados; el derecho de disolución corresponde al Rey, que lo ejerce a petición del Presidente del Gobierno y bajo la exclusiva responsabilidad de éste.

Además, el mandato de los senadores elegidos por las comunidades autónomas puede estar vinculado por los respectivos estatutos de autonomía a la condición de diputado autonómico o resultar renovado para el resto de su período natural tras haberse disuelto el Senado, lo que se verifica mediante la expedición de una nueva credencial para ese mismo senador.

El régimen de elección de los senadores hace del Senado una cámara de representación territorial, aunque en la actualidad se debate la idea de reformar la Constitución a fin de reafirmar este carácter; posibles soluciones serían la eliminación de las circunscripciones provinciales, la atribución a los órganos de las comunidades autónomas de la elección de la totalidad de los senadores o la unión de la condición de senador a la de miembro del Gobierno autonómico respectivo.

La naturaleza territorial del Senado se refleja en el método de elección de sus integrantes, en la organización interna de la cámara y en las funciones que tiene atribuidas, especialmente la iniciativa de la consideración de la necesidad de que el Estado armonice leyes autonómicas o la potestad exclusiva de autorizar al Gobierno a intervenir en las comunidades autónomas.

En ejercicio de la autonomía que la Constitución reconoce al Senado, la cámara se rige por el reglamento establecido por ella y refundido por su Mesa en 1994 y que configura una serie de órganos de gobierno para ejercer las competencias correspondientes.

El Senado controla la acción del gobierno mediante interpelaciones y preguntas, que cualquiera de sus miembros puede plantear al gobierno y que pueden dar origen a una moción en la que la cámara manifieste su posición.

En cualquier caso su función de control político está subordinada al Congreso de los Diputados, único ante el que el gobierno responde de su gestión.

El Senado tiene la iniciativa legislativa, junto con el Congreso de los Diputados y con el gobierno.

El Senado tramita proyectos de ley, es decir, iniciativas remitidas por el gobierno al Congreso de los Diputados y ya aprobadas por éste, y proposiciones de ley, esto es, iniciativas remitidas por el Congreso de Diputados u originadas en el propio Senado. En todos los casos puede introducir enmiendas en los respectivos textos u oponer su veto, en éste último caso el texto deberá volver al Congreso de los Diputados.

La Constitución reconoce al Senado un papel preeminente en la consideración de la necesidad de que el Estado armonice disposiciones generales de las comunidades autónomas y en la autorización de los convenios de cooperación entre comunidades autónomas, pero en caso de desacuerdo el Congreso de los Diputados tiene la última palabra, pudiendo imponer su criterio por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros.

Únicamente en un caso el Senado tiene una potestad plena y exclusiva, sin posibilidad de intervención alguna del Congreso de los Diputados: cuando una comunidad autónoma no cumpliese las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan o actúe de forma gravemente contraria al interés general de España, el Gobierno puede requerir a su presidente para que cese en tal actitud y si dicho requerimiento no fuera atendido, puede solicitar la autorización del Senado para imponer las medidas necesarias a fin de asegurar el cumplimiento de las mencionadas obligaciones o proteger el interés general de España.

La autorización del Senado tiene que ser aprobada por mayoría absoluta del mismo y puede incluir condiciones y limitaciones, y además faculta automáticamente al gobierno para impartir instrucciones obligatorias a todas las autoridades de todas las comunidades autónomas. En la práctica es una suspensión de la autonomía por causas excepcionales y de la que nunca se ha hecho uso.

Al principio



Senado de Canadá

La sala del Senado

El Senado de Canadá (en inglés Senate of Canada, en francés, Le Sénat du Canada) es uno de los componentes del Parlamento de Canadá, junto con la monarca (representada por el Gobernador General) y la Cámara de los Comunes. Está localizado en la Colina del Parlamento, en Ottawa (Ontario), la capital del país. Fue creado en 1867 por el Parlamento del Reino Unido y está compuesto por 105 personas. Es dirigido por Noël Kinsella, del Partido Conservador, actual Presidente del Senado.

El Senado está compuesto por 105 miembros escogidos por el Gobernador General, el cual es aconsejado por el Primer Ministro. Cada escaño es asignado por región. Las cuatro regiones mayores de Canadá, Ontario, Quebec, las Provincias marítimas y el Oeste, reciben veinticuatro escaños cada una. El resto de los escaños son repartidos entre las regiones más pequeñas. Todo funcionario del senado puede pertenecer a éste hasta los setenta y cinco años.

El Senado es considerado la cámara alta del Parlamento canadiense, mientras que la Cámara de los Comunes es considerada la cámara baja. Esto no implica que el Senado es más poderoso que la Cámara de los Comunes, sino que los miembros del primero están, según el protocolo diplomático canadiense, en rangos mayores en el orden de precedencia que los miembros del segundo.

El Senado y la Cámara están ubicados en salas diferentes en el edificio principal de la Colina del Parlamento, en Ottawa, Ontario.

A la sala del Senado se le suele llamar la sala roja por los tejidos que la adornan y por el trono. Este esquema fue heredado de la Cámara de los Lores de Inglaterra, que también adorna su sala de rojo.

En ambos lados de la sala, hay bancos, divididos por un pasillo central. El asiento del Presidente se encuentra al final de la sala y es rodeado por una mesa que ocupan varios asistentes y otros funcionarios. Los diputados del partido en poder en el gobierno se sientan a la derecha del Presidente, mientras que los diputados del partido de la oposición ocupan los asientos a la izquierda.

El Senado fue creado en el 1867, cuando el Parlamento del Reino Unido ratificó el Acta de Norteamérica Inglesa, uniendo a la Provincia de Canadá, formada por Quebec y Ontario, con Nueva Escocia y Nuevo Brunswick en una sola federación, creando el Dominio británico de Canadá.

El Parlamento Canadiense está basado en el Sistema Westminster y el Senado Canadiense está basado en la Cámara de los Lores de Inglaterra, ya que también representa a la élite socioeconómica del país.

El Gobernador General de Canadá tiene el poder de nombrar los senadores, aunque en la política moderna se hace con la recomendación del Primer Ministro. Éstos usualmente escogen miembros de su propio partido, aunque de vez en cuando escogen miembros de otros partidos o independientes. Un gran número de los senadores son ex-ministros, antiguos ejecutivos providenciales y otras personas de poder.

Según la Constitución, cada providencia o territorio debe ser asignado un número específico de escaños. La Constitución divide a Canadá en cuatro regiones y cada una recibe el mismo número de escaños: 24 para Quebec y Ontario cada uno, 24 para las provincias marítimas (10 para Nueva Escocia y Nuevo Brunswick cada uno y cuatro para la Isla del Príncipe Eduardo) y 24 para las provincias del oeste (6 cada uno para Manitoba, Columbia Británica, Saskatchewan y Alberta). La provincia de Terranova y Labrador es asignada cuatro senadores. Las provincias de los Territorios del Noroeste, Yukón y Nunavut son asignadas un senador cada una. Los senadores de Quebec son los únicos en representar distritos específicos dentro de sus provincias. Históricamente, esto ha ayudado a asegurar que tanto los francófonos como los angloparlantes de Quebec sean debidamente representados.

Antes, los términos senatoriales eran vitalicios, pero esta tradición fue absuelta por el Acta de la Norteamérica británica de 1965, cuando se instituyó la edad máxima de jubilación en 75 años para todos los senadores. Aquellos elegidos antes de la vigencia de esta acta, estaban exentos.

Los escaños senatoriales se declaran automáticamente vacantes si el senador falta a dos asambleas parlamentarias consecutivas. Además, si el senador es declarado culpable de traición o de cualquier crimen que conlleve imputación es declarado en quiebra, causando que sea retirado de su posición, por no cumplir con los requisitos senatoriales.

Desde el 2006, el salario anual de un senador es de 122.700 dólares. Los miembros del senado que tengan posiciones adicionales dentro del senado, como, por ejemplo, la presidencia, reciben salarios mayores.

Al principio



Senado romano

Representación de una reunión del Senado Romano: Cicerón ataca a  Catilina, en un fresco del siglo XIX

El Senado (del latín senex, senis, anciano) fue una de las instituciones del gobierno de la antigua Roma.

El Senado -latín senatus- nació como una institución consultiva de la monarquía romana, formado exclusivamente por 100 patricios (un representante de cada gens) al principio, y luego 300. Adquirió mayores prerrogativas con la República, pasó a refrendar a través de su auctoritas los actos de los cónsules, extendiendo su competencia a los actos de otros magistrados y Comicios, temas religiosos, conflictos entre magistrados, policía, crímenes con pena capital cuando esta era conmutada, cuestiones militares y financieras y tratados internacionales.

A mediados de la época republicana el senado contaba con unos 300 miembros; estaba compuesto por todos los ciudadanos que habían ejercido magistraturas curules —cónsules, pretores y ediles, los conscripti—, así como de los paters, las cabezas de las familias patricias -descendientes de los primeros senadores romanos establecidos por Rómulo y sus sucesores, que formaban el grupo social privilegiado, opuesto a los plebeyos-. Adicionalmente, los censores podían incluir senadores que no habían ejercido magistraturas, aunque estos tenían restringido su derecho a tomar la palabra y se los denominaba senatores pedarii.

Con el acceso a los derechos ciudadanos de los plebeyos, el Senado perdió el derecho a refrendar los actos de los Comicios Centuriados. Pero por el contrario se arrogó el derecho de nombrar dictador, y pronto legisló sobreponiéndose a las Asambleas Tribunadas, alcanzando un gran poder.

En el siglo III a. C. el Senado sufrió las modificaciones propias de la nueva situación. Los asientos senatoriales continuaron en manos de los censores y todos los magistrados curules que abandonaban su cargo accedían al Senado.

El Senado pasó de ser un cuerpo consultivo de los cónsules, al principio de la República (y subordinado a estos en muchos aspectos), a ser una corporación de gobernantes, sin dependencia de nadie. El Senado dirigía la guerra a través de los cónsules, y toda la política de la República.

Con el tiempo el Senado asumió el nombramiento de diversos cargos curules, lo que implicaba la designación de sus propios miembros, y además influyó cada vez más en los censores. Se mantuvo la distinción entre Senadores patricios y plebeyos.

La desaparición de la figura del dictador permitió al Senado ocupar ciertas funciones en casos graves, en especial el conferir a los cónsules facultades especiales, similares a la Dictadura, por tiempo limitado.

Julio César, después de derrotar a su rival Pompeyo y a sus aliados, la mayor parte de las familias senatoriales tradicionales, procedió a incrementar el número de senadores hasta casi 1000, promocionando al orden senatorial a familias ecuestres, mandos militares, centuriones de origen proletario de su ejército, y provinciales, como su consejero financiero Cornelio Balbo, natural de Gades (Cádiz, España); a los ojos de la nobilitas senatorial superviviente del bando pompeyano y de muchos partidarios de César esto era una aberración, y ello fue una de las causas del asesinato de César.

Augusto, y los otros triunviros, redujeron nuevamente el número de senadores a 300, aunque mantuvieron algunos de los nombramientos de César, que tenían la consideración homines novi, pero las proscripciones por ellos emprendidas vaciaron los bancos del Senado, que fueron llenadas con la promoción de partidarios de los triunviros extraídos del orden ecuestre y del ejército.

Terminada la guerra entre Augusto y Marco Antonio en 30 adc, Augusto procedió a cribar la lista de senadores, intentando recuperar como senadores a los supervivientes de las familias tradicionales, pero favoreciendo también a sus partidarios, sin tener en cuenta su origen, caso de Mecenas, Agripa, Lucio Munacio Planco o Cayo Asinio Polión. También incrementó los poderes nominales del Senado, trasmitiendo los poderes de elección de magistrados de las asambleas o comicia al senado, aunque realmente redujo sus poderes, ya que casi todas las provincias con ejército pasaron al control directo del emperador, las magistraturas se convirtieron en cargos honoríficos, y los candidatos a ellas necesitaban del visto bueno del emperador, quien asumió la potestad jurisdiccional de los Comitia Tributa, por lo que los Edictos imperiales se superpusieron a los Senadoconsultos.

A partir de Claudio, numerosos provinciales, especialmente hispanos, fueron admitidos en el Senado, aunque a estos nuevos senadores se les imponía el requisito de invertir el censo mínimo senatorial -1.000.000 de sestercios- en propiedades rústicas en Italia, culminando el proceso con la elección de un emperador procedente de una familia senatorial provincial hispana: Trajano.

A lo largo del Alto Imperio, las relaciones entre los emperadores y los senadores fueron las de un tira y afloja continuo, y, si bien es cierto que muchos colaboradores de los emperadores eran senadores, lo cierto es que estos, aún los más respetuosos, tendían a dejar de lado las expectativas y deseos de los senadores. Además, los senadores tendían a ignorar que la verdadera fuente de poder del estado romano era el ejército, por el cual pasaban por cortos períodos de tiempo. La consecuencia fue que algunos emperadores, como Tiberio, Calígula, Nerón, Domiciano, Adriano o Cómodo sostuvieron relaciones muy difíciles con el Senado, y promovieron la persecución de muchos de sus miembros.

Con el advenimiento de la dinastía Severa, de origen militar, el senado fue progresivamente arrinconado en favor del orden ecuestre y de la nueva burocracia imperial nacida del ejército, hasta que el emperador Aureliano excluyó a los senadores de los puestos militares.

En el Bajo Imperio, el Senado de Roma fue duplicado con otro igual a él creado por Constantino I en la nueva capital, Constantinopla (Estambul, Turquía), y se convirtió en un simple club de notables.

El senado romano desapareció en los turbulentos años del siglo VI en los que las tropas del rey ostrogodo Totila luchaban a la desesperada contra las tropas de imperiales de Justiniano I, dirigidas por Belisario, mientras que en el resto de los reinos bárbaros nacidos de la ruina de Roma, los senadores fueron fundiéndose progresivamente con la nobleza germánica dirigente.

En las ciudades sometidas por la Antigua Roma se establecía un Consejo de Cien Ancianos (Centumviri), cada uno de los cuales era el cabeza de diez casas (diez casas = una gens), de donde surge la denominación.

La designación de las vacantes del Senado, designadas primero por los cónsules, pasó a los censores. Su funcionamiento fue regulado por la Ley Ovinia.

Las promociones al Orden Senatorial (Ordo Senatorius) quedaron abiertas a todos los ciudadanos que hubieran sido antes Edil Curul, Pretor o Cónsul (los cónsules ya tenían derecho a ser Senadores con voto). El censor estaba obligado a incluir en la lista de nuevos senadores a los cónsules que habían dejado el cargo, salvo que por precepto legal pudieran proclamar su exclusión motivada. Pero como los ciudadanos que podían ocupar un puesto en el Senado no eran suficientes para cubrir las bajas que se producían por fallecimiento o exclusión, y el número de senadores no podía bajar de trescientos, los censores podían elegir libremente entre aquellos que no habían ejercido una magistratura de las citadas, si bien los designados debían haberse distinguido por su valor, haber matado a un jefe enemigo o salvar a un ciudadano romano; a estos senadores se les llamaba Subalternos (Senatores Pedarii), y tenían derecho a voto pero no participaban en la discusión.

El Senado era el que dominaba en materia de elección y de gobierno, siendo sobre todo un órgano con poder ejecutivo: en él recaía la potestad de nombrar y controlar las más altas magistraturas del estado (consulado y pretura), y controlaba al ejército y llevaba a cabo la política exterior. Contrario a lo que se cree, no era propiamente una cámara legislativa (aunque en algunos casos podía promover leyes) pues por un lado los tribunos de la plebe tenían el poder de vetar cualquier propuesta del Senado (fuera del tipo que fuera), y en general eran dichos tribunos los que desarrollaban la función legislativa, redactando los proyectos de ley, que solían ser sometidos previamente al Senado (procedimiento conocido como senadoconsulto, de consultar al Senado) para después convocar los plebiscitos en los que finalmente eran aprobadas las leyes; las leyes romanas, por tanto, eran promovidas a propuesta de los tribunos, no del Senado, y sancionadas directamente por el pueblo. El paso de las leyes por el Senado no era algo obligatorio, pero sí fundamental, pues al disponer del poder ejecutivo, podía poner o no en ejecución un plebiscito votado, de manera que cualquier tribuno que deseara ver desarrollado adecuadamente el programa de leyes que había promovido se veía forzado a llegar a acuerdos con el Senado. En “los casos urgentes”, que generalmente aparecían en un contexto bélico o de crisis, el Senado podía legislar sin que las leyes fueran ratificadas por la Asamblea, sin perjuicio de ulterior ratificación, que para el final de la República ya casi nunca era solicitada.

El Senado se atribuyó la designación de Dictador (cuyo nombramiento correspondía antes a los Cónsules), y asumió también la prórroga de cargos (el cónsul cesante que no se encontraba en Roma en el momento del cese, seguía en funciones como procónsul; lo mismo ocurría con los pretores que continuaban como propretores) lo que llevó en la práctica a una reelección encubierta (desde el 307 a. C., un Senadoconsulto bastaba para prorrogar una magistratura). Además, en las elecciones a la magistratura, la aristocracia apoyaba a los candidatos del Senado, y como el sistema electoral era censitario, y el peso que otorgaba a la aristocracia era superior al de la plebe, su elección estaba casi garantizada.

El Senado decidía sobre la guerra, la paz, las alianzas, la fundación de colonias, las asignaciones de tierras públicas, los trabajos públicos, el sistema de rentas, la asignación de departamentos a los magistrados, el contingente del ejército, el presupuesto de los departamentos, etc. Los cuestores no podían hacer pago alguno sin un senadoconsulto (con algunas excepciones para los cónsules).

El Senado varió su composición. Inicialmente estaba formado por trescientos miembros de la nobleza (todos los senadores, salvo excepción, eran patricios). Más adelante, se reservaron 164 asientos a los plebeyos o nuevos admitidos (Conscripti). Esta distinción se mantuvo al menos en los formalismos de tal forma que la alocución para dirigirse a la Cámara era Patres et conscripti, aún mucho después de que tales diferencias dejaran de ser importantes.

Los senadores eran consuetudinariamente vitalicios, pero la costumbre derivó en ley para los patricios. Como el Senado representaba a la nobleza patricia y había en él miembros plebeyos, se relegó a estos a un papel secundario dentro del Senado. Si alguno se oponía, en las revisiones cuadrienales de senadores que efectuaban los cónsules, eran o podían ser eliminados. Además, los plebeyos que entraban en el Senado, no lo hacían por mérito, sino por su riqueza. En estas circunstancias, sus intereses de clase eran coincidentes con los de la nobleza patricia.

Se distinguían entre los Senadores dos grupos: los provenientes del ejercicio de magistraturas; y los que no las habían desempeñado (Pedarii).

El nombramiento de los Senadores correspondía desde el inicio de la República a los cónsules o dictadores. Más tarde, ésta fue una atribución específica de los censores.

Al Senado correspondía el refrendar todas las propuestas importantes políticas o administrativas de los cónsules y otros magistrados que hubieran obtenido el voto afirmativo de los Comicios Asamblearios correspondientes. Cuando el acto debía ser ejecutado como parte de los deberes del magistrado no precisaba refrendo senatorial. Aunque al principio las decisiones del Senado fueron llamadas Consulis senatusque sententia, más tarde los dictámenes del Senado dejaron de ser consultivos y adquirieron fuerza, siendo llamados Senatus consultum y Senatus sententia. El cónsul debía obedecer al Senado, pues en caso contrario podía ser privado de fondos, se podía nombrar a un dictador o decidir otras medidas que daban preeminencia al Senado sobre los altos magistrados.

El Senado era convocado por cualquiera de los magistrados que podían consultarle (principalmente Dictadores, Cónsules, Prefectos de la ciudad, Pretores, Tribunos de la plebe y después Tribunos con potestad consular). El convocante presidía la reunión.

La convocatoria se hacía bien públicamente mediante pregones (praecones) o edictos, o bien mediante un aviso a cada senador (era obligatorio que tuvieran residencia en Roma). A veces, en una reunión se convocaba la siguiente. Los que no asistían sin justa causa (la asistencia era obligatoria) podían ser sancionados con multa. Las reuniones se celebraban en edificios públicos, generalmente en el Capitolio (Curia Calabra), el Comitium (Curia Hostilia luego Curia Julia) o el Templo de Júpiter Capitolino. Los Senadores permanecían sentados y el presidente ocupaba un lugar central sobre una silla elevada.

Las reuniones no podían coincidir con la celebración de comicios y duraban de sol a sol. Las votaciones debían celebrarse antes del ocaso.

La sesión se abría con unos sacrificios religiosos para consultar a los auspicios. Los asuntos a tratar eran determinados por la presidencia, pero los religiosos tenían preferencia.

Las leyes fueron evolucionando y así vemos que el ladrón sorprendido in fragranti podía librarse de una condena pagando el doble de lo robado.

La Ley Petalia modificó también el procedimiento ejecutivo contra los deudores.

La disposición intervivos siguió ilimitada, y el consentimiento popular para los actos mortis causa (testamento) fue suprimido.

Si el padre de familia efectuaba tres ventas sucesivas, sin efectuar ninguna compra, el hijo podía emanciparse si tal era su deseo. De ello derivó la emancipación legal concedida por el padre a un hijo, sin necesidad de la causa que inicialmente debía motivarla.

El matrimonio civil fue consagrado y se estableció un impuesto para los solteros.

El establecimiento de un magistrado especial de Policía (cuyo ámbito de actuación se extendió pronto a toda Italia) llamado Edil curul, traspasó a este la potestad sobre litigios relativos a compras y ventas en mercados públicos (de productos, ganado, esclavos...). Su jurisdicción se extendía también a otras cuestiones de orden que podían ser sancionadas con multas.

Para las clases más bajas, y para ciertos delitos menores, existían los Triunviri o Jueces Nocturnos (Tres viri nocturni) cuyas competencias fueron aumentando, y pasaron a ser elegidos en los Comicios tribunados desde el 289 a. C.

Para las causas civiles menores en las ciudades sujetas (civites sine suffragio) se establecieron unos magistrados llamados Jueces Menores, cuya competencia se extendió después a toda Italia.

Los magistrados definían el punto del derecho (ius) pero su aplicación (judicium) correspondía a otro ciudadano. Pero los juicios lentos y complicados se limitaban a los casos destacados, y para esclavos y gentes de clase social baja se aplicaba un procedimiento más corto.

El control de policía se acrecienta: alcantarillado, empedrado, limpieza pública, edificios ruinosos, animales dañinos, circulación de carros (solo permitida de noche), comunicaciones, abastecimiento de los mercados, control de calidad de mercancías, control de monedas y pesos, baños públicos, tabernas y casas “sospechosas”, son sus ámbitos de actuación. La red de vías públicas (caminos), acueductos y fortalezas se desarrolla.

Los censores Marco Aurelio Lépido y Marco Fulvio Nobilior, dentro de su plan urbanístico para la ciudad de Roma, idearon construir el que sería el primer puente de piedra sobre un río. Llamado Pons Aemilia enlazaba la ciudad con el Foro Boario, al margen derecha de Tíber. Fue terminado en el año 187 adc. Ahora es conocido en la ciudad como Ponte Rotto.

Al principio



Source : Wikipedia