Segovia

3.3477537437504 (601)
Publicado por grag 27/03/2009 @ 20:15

Tags : segovia, castilla y león, españa, ciudades de segovia

últimas noticias
El Caja Segovia sorprende al Inter Movistar - Marca
El Caja Segovia venció (3-3, 6-5 en los penaltis) al Inter Movistar en la tanda de penaltis en el primer partido de los cuartos de final de los 'play-offs' de la Liga Nacional de fútbol sala y se queda a falta de una victoria en los dos partidos que se...
«Soy un poeta de todas las orillas» - Ideal Digital
«Soy un poeta de todas las orillas», dijo el hispano-mexicano Tomás Segovia (Valencia, 1927) tras recibir el Premio García Lorca de Poesía, uno de los de mayor dotación económica del ámbito hispano, con sus 50.000 euros. «Cuando se me concedió este...
Comienza el asalto murciano a la hegemonía verde - Marca
El Inter Movistar comenzará este sábado la reválida del título de Liga de la División de Honor ante el Caja Segovia para sumar el que sería su cuarto título de la temporada, y un día antes lo hará ElPozo Murcia Turística, flamante campeón de la fase...
Los bomberos de Segovia realizaron 736 intervenciones el pasado año - El Adelantado de Segovia
La plantilla de bomberos del Parque de Segovia está compuesta actualmente por 44 efectivos. /KAMARERO Durante el año 2008, los bomberos del parque de Segovia realizaron un total de 736 intervenciones, un número inferior a la media de los últimos 10...
La Noche de Luna Llena mengua su programa - El Norte de Castilla
Como matiza la directora gerente de la Oficina Segovia 2016, Nuria Preciado, simplemente «el planteamiento de esta edición es diferente» al que se esbozó en las anteriores dos convocatorias. A primera vista ya ojo de buen cubero, el recorte de...
Los especialistas - DERF
Como no tiene posibilidad de recusarlo porque no ha sido imputado ni es parte en la causa, quien lo hizo por él fue Mario Roberto Segovia, alias Héctor Germán Benítez, alias El Rey de la Efedrina, quien afirma que el juez lo extorsionó para que acusara...
Abiertos a la curiosidad - El Norte de Castilla
En Segovia hay más museos de los que los segovianos pueden citar de memoria. Y que muchos no los conocen lo comprueba Reyes Casado en cada visita guiada del Museo Provincial, donde trabaja como educadora desde que la Junta de Castilla y León creara...
EL AYUNTAMIENTO DE SEGOVIA ABRE EN LAS PRINCIPALES REDES SOCIALES ... - Zoquejo.com Diario digital de Segovia
Con motivo de la celebración del 'Día de Internet' el próximo domingo 17 de mayo, las concejalías de Empleo, Desarrollo y Tecnología y de Educación, Juventud y Deportes del Ayuntamiento de Segovia han desarrollado una iniciativa de acercamiento a los...
CAJA SEGOVIA DA PRIMERO. - Futsala.com
Con unas decisiones que perjudicaban claramente a Caja Segovia. La segunda mitad comenzaba con un dominio claro del equipo complutense y debido a esto Neto obliga a su compatriota Cidao a realizar una gran intervención....
Detenidas en Segovia tres personas en operación contra el tráfico ... - El Adelantado de Segovia
Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Segovia han detenido a tres personas que residían en la zona conocida como "El Tejerín", que es punto habitual de cita de toxicómanos. ¿Está de acuerdo con el cambio de nombre de La Granja por...

Segovia

Segovia (España )

Segovia es una ciudad española en la parte meridional de la comunidad autónoma de Castilla y León, capital de la provincia del mismo nombre. Se sitúa en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores al pie de la sierra de Guadarrama.

El poblamiento de Segovia es antiguo. En el lugar que hoy ocupa el Alcázar existía un castro celta. De hecho, su nombre original (y que mantuvieron los romanos) es celta: Segobriga es una palabra celta formada por Sego, que significa "victoria" y -briga, terminación que significa "ciudad". Durante la época romana pertenecía al convento jurídico de Clunia. Se cree que la ciudad fue abandonada tras la invasión islámica. Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI de Castilla, el yerno del rey Alfonso VI, el conde Raimundo de Borgoña, junto con el primer obispo de su reconstituida diócesis, el también francés Pedro de Agen, empieza la repoblación de Segovia con cristianos procedentes del norte de la península y de más allá de los Pirineos, dotándola de un amplio concejo cuyas tierras cruzaban la sierra de Guadarrama e incluso la línea del Tajo.

Durante el siglo XII Segovia sufrió importantes disturbios en contra de su gobernador, Álbar Yáñez, y posteriormente como parte de las luchas del reinado de Doña Urraca. A pesar de estos desórdenes, su situación en las rutas de la trashumancia la convirtió en un importante centro del comercio de la lana y de las manufacturas textiles (cuya existencia está documentada desde el siglo XII). El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio había acondicionado el Alcázar como residencia real). Finalmente, en la iglesia de San Martín de Segovia Isabel la Católica es proclamada reina de Castilla (13 de diciembre de 1474).

Como todos los centros textiles castellanos, se unió a la sublevación de las Comunidades, teniendo una intervención destacada, al mando de Juan Bravo. A pesar de la derrota de las Comunidades, el auge económico de la ciudad continuó durante el siglo XVI, llegando en 1594 a 27.000 habitantes. Después, como casi todas las ciudades castellanas, entró en decadencia, de forma que apenas un siglo después, en 1694, sólo contaba con 8.000 habitantes. A principios del siglo XVIII se intentó revitalizar su industria textil, con escaso éxito. En la segunda mitad del siglo, dentro de los impulsos ilustrados de Carlos III, se hace un nuevo intento de revitalización creando la Real Compañía Segoviana de Manufacturas de Lana (1763). Sin embargo, la falta de competitividad de su producción hizo que la corona le retirase su patrocinio (1779). También en 1764 se había inaugurado el Real Colegio de Artillería, la primera academia militar de España, que todavía se encuentra en la ciudad. En 1808 fue saqueada por las tropas francesas durante la guerra de la Independencia. Durante la Primera Guerra Carlista las tropas del pretendiente Don Carlos atacan sin éxito la ciudad. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX, Segovia experimentó una recuperación demográfica fruto de una relativa revitalización económica.

El crecimiento de la población experimentado a lo largo del siglo XIX se aceleró a partir de 1920: 16.013 habitantes ese año, 33.360 en 1960, 53.237 en 1981. A partir de la década de 1980 el crecimiento se ralentiza notablemente 55.586 en 2004 y 56.047 en 2007.

Industria metalúrgica, alimentaria, ya que son famosos los embutidos, de la construcción y sus materiales, de la madera y el mueble y sobre todo es destacable el turismo.

El Acueducto de Segovia, localizado en la emblemática plaza del Azoguejo, es el símbolo distintivo de la ciudad; se desconoce la fecha de su construcción, que pudo llevarse a cabo a finales del siglo I o principios del siglo II, y se trata de la obra de ingeniería civil romana más importante de España. Fue realizado con unos 25.000 sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa, tiene una longitud de 818 metros, consta de más de 170 arcos y su parte más alta mide 29 metros, medida que alcanza en el Azoguejo, su zona más visitada.

El Alcázar de Segovia, palacio real situado en lo alto de una roca entre los ríos Eresma y Clamores, aparece documentado por primera vez en 1122, aunque es posible que existiese en época anterior. Fue una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, construido en la transición del románico al gótico, y en el que destaca la decoración mudéjar de sus amplios salones. El edificio se articula a través de dos patios y posee dos torres, la del Homenaje y la de Juan II. Fue residencia favorita de Alfonso X el Sabio y de Enrique IV, y de él partió Isabel la Católica para ser coronada reina de Castilla en la plaza mayor. Alberga el archivo General Militar de Segovia y el museo del Real Colegio de Artillería, gestionado por el Patronato del Alcázar.

La Catedral de Santa María es la última catedral gótica que se construyó en España, está considerada como la obra maestra del gótico vasco-castellano y se la conoce como “La Dama de las Catedrales”. Se trata de la tercera catedral de la ciudad, y conserva el claustro de la segunda, ubicada frente al alcázar y destruida durante la Guerra de las Comunidades en 1520. En sus obras trabajaron Juan y Rodrigo Gil de Hontañón, y otros maestros de la arquitectura española. Fue consagrada en 1768 y tiene unas dimensiones de 105 metros de largo, 50 de ancho y 33 de altura en la nave central; consta de 18 capillas y dispone de tres puertas de acceso: la del Perdón, la de San Frutos y la de San Geroteo, primer obispo de la diócesis.

Las Murallas de Segovia ya existían cuando Alfonso VI de Castilla arrebató la ciudad a los árabes, quien mandó ampliarla llegando a tener un perímetro de 3 kilómetros, ochenta torres, cinco puertas y varios portillos. Su construcción se realizó principalmente con sillares de granito, aunque también se reutilizaron lápidas de la necrópolis romana. La muralla recorre el casco antiguo, y en la actualidad conserva tres puertas: San Cebrián, de gran austeridad; Santiago, de aspecto mudéjar; y San Andrés, puerta de acceso a la judería; y los portillos del Consuelo, de San Juan, del Sol y de la Luna.

La ciudad conserva un importante conjunto de iglesias románicas tanto de piedra como de ladrillo, donde destacan San Esteban, San Millán, San Martín, la Santísima Trinidad, San Andrés, San Clemente, Santos Justo y Pastor, la Vera Cruz y San Salvador entre otras. También conserva diversos conventos y monasterios como el de San Antonio el Real, el del Parral o el de San Vicente el Real.

La escultura urbana en Segovia está protagonizada por obras que representan a ilustres personajes vinculados a la ciudad, a los que se ha querido rendir homenaje de esta manera, aunque también podemos encontrar diversas imágenes de tipo religioso. Una de las esculturas más emblemáticas de la ciudad es la loba capitolina que se ubica frente al acueducto, una copia de la escultura Luperca que se conserva en el Museo Capitolino, y fue un obsequio que Roma entregó a la ciudad en 1973 durante los actos de celebración del bimilenario del acueducto.

En la plaza de la Merced podía contemplarse hasta hace unas décadas un monumento dedicado al pintor Daniel Zuloaga instalado en 1924, ahora ubicado en la plaza de Colmenares. En la actualidad encontramos en el centro de la plaza de la Merced y mirando hacia la iglesia de San Andrés un busto del poeta Rubén Darío, obra del escultor Santiago de Santiago que fue donado por la República de Nicaragua a la ciudad en 1973. Relacionado con las letras es también el busto que se encuentra en el Paseo del Salón, homenaje al poeta José Rodao que fue instalado primeramente en 1927 en la plaza de los Huertos, y trasladado a su actual emplazamiento en 1960; es obra del escultor segoviano Aniceto Marinas. No podía faltar en este grupo literario un homenaje a Antonio Machado, poeta que hizo de Segovia su refugio desde 1919 hasta 1932; la escultura como no podía ser de otra forma está ubicada en el jardín de su casa museo, y fue realizada por Emiliano Barral.

Personajes religiosos como Domingo de Soto, Pío XII, San Antonio María Claret o San Juan de la Cruz tienen su espacio dentro de la escultura urbana de la ciudad, la primera obra de Ortega y el resto de José María García Moro, escultor próspero en Segovia a quien también se debe el monumento a la Juventud ubicado en la plaza del conde de Cheste. También otros maestros que homenajearon con su obra a algunos paisanos han sido a la vez reconocidos en alguna calle o plaza de la ciudad, como es el caso de Aniceto Marinas, a quien dedicó un monumento en 1943 su amigo y compañero Mariano Benlliure.

En el campo de las armas encontramos el monumento a Daoíz y Velarde, obra de Aniceto Marinas. Del mismo autor es la escultura al comunero Juan Bravo, realizada en 1921 y ubicada en pleno centro de la ciudad, en la plaza de las Sirenas, nombre que recibe de dos estatuas que rematan la escalinata y que representan a estos seres mitológicos, realizadas por Francisco Bellver en 1852. Otras esculturas en la ciudad son las dedicadas al médico Andrés Laguna por el segoviano Florentino Trapero y ubicada en plaza de los Huertos, el busto de Lope de la Calle Martín, presidente de la Diputación provincial que realizó Emiliano Barral y que puede contemplarse en la plaza de San Facundo o el monumento “El Favorito”, obra de Toribio García de Andrés a principios del siglo XX.

Además de esta serie de monumentos y esculturas, se esconden el algunos rincones de la ciudad otras imágenes de carácter religioso que también merecen mención. La más significativa de ellas es la Virgen del Acueducto, ubicada en la hornacina central que el monumento presenta desde la plaza del Azoguejo y que ya se encontraba en ella en el siglo XVI, como recuerda Colmenares en su historia de Segovia. Al elenco de vírgenes pertenecen también la de la Fuencisla en la calle Velarde, la de los Remedios en la puerta de San Juan, la del Socorro en la puerta de San Andrés o la del Carmen en la calle de su nombre, entre otras.

En Segovia hay varios medios de comunicación de ámbito tanto local, como regional y nacional. Agunos de ellos son Televisión Segovia (TvCyL), Canal 4 Segovia, Popular Tv Segovia, Radio Segovia (Ser), Cope Segovia, Onda cero Segovia, Radio Nacional de España, etc.

El equipo deportivo más importante de la ciudad es el equipo de fútbol sala Caja Segovia, que participa de la LNFS. El "Caja" ha ganado la división de honor, la copa de España, la copa de Europa y la copa del Mundo. El equipo de fútbol local es la Gimnástica Segoviana, que actualmente compite en tercera división.

Todos los 25 de diciembre se disputa la tradicional Carrera del Pavo.

El 18 de marzo de 2007 se celebró la 1ª Media Maratón de Segovia, en la que participaron unos 1.450 atletas. La carrera tuvo gran éxito y se espera celebrar muchas ediciones. El 30 de marzo de 2008 se celebró la 2ª edición.

Para acceder a Segovia por carretera puede hacerse desde Madrid a través de la Autopista AP-6 y AP-61. Desde Valladolid a través de la autovía A-601, desde Ávila a través de la carretera nacional N-110 o desde Aranda de Duero a través de la carretera comarcal CL-603.

La ciudad de Segovia renovó en 2004 su servicio de transportes urbanos, actualizando los trayectos entre los diferentes barrios de la ciudad e incluyendo un servicio nocturno, lo que ha supuesto una importante mejora que sus ciudadanos llevaban reclamando bastante tiempo. La sociedad que gestiona los transportes es Urbanos de Segovia (véase en enlaces externos). Tiene 11 líneas de autobús.

Además cuenta con una línea de autobuses directos entre Segovia y Madrid con una regularidad de entre media y una hora. Y entre Segovia y Valladolid con regularidad de entre una y dos horas.

Desde la estación de cercanías de Segovia se pueden realizar viajes a Madrid y a numerosos pueblos del sur de Segovia y el norte de Madrid, entre ellos, Collado Villalba.

Desde la estación Segovia-Guiomar se pueden realizar viajes en Ave a Madrid y Valladolid, y existen otros destinos como País Vasco, Cantabria, Asturias, el norte de Castilla y León y Alicante a los que se puede acceder por medio de los trenes Alvia. A Madrid también se puede acceder en trenes Avant, rápidos y más económicos que Ave o Alvia.

Al principio



Andrés Segovia

Andrés Segovia Torres1er Marqués de Salobreña

Andrés Segovia Torres, 1er Marqués de Salobreña, (Linares, Jaén, 21 de febrero de 1893 - Madrid, 3 de junio de 1987) fue un guitarrista clásico español, considerado como el padre del movimiento moderno de la guitarra clásica.

Muchos estudiosos creen que, sin los esfuerzos de Segovia, la guitarra clásica seguiría estando considerada como un instrumento de campesinos, válida para los bares pero no para las salas de concierto.

Empezó a tocar la guitarra a los cuatro años y realizó su primera aparición pública en Granada a los catorce. Unos pocos años más tarde ofreció su primer concierto en Madrid, interpretando transcripciones a la guitarra de Francisco Tárrega y algunas piezas de Johann Sebastian Bach que él mismo había transcrito. Aunque su familia intentó desanimarle, Segovia continuó con sus estudios de guitarra durante toda su vida.

Fueron muchos los músicos que creyeron que la guitarra de Segovia no sería aceptada por la comunidad clásica ya que, según sus creencias, la guitarra no se podía considerar como un instrumento capaz de interpretar a los clásicos. Sin embargo, la técnica de Andrés Segovia asombró al público. A partir de entonces, la guitarra dejó de considerarse solamente un instrumento popular y se aceptó también como instrumento de concierto.

A la vez que progresaba en su carrera y tocaba para audiencias mayores, Segovia descubrió que las guitarras existentes no producían el volumen suficiente como para tocar en grandes salas de conciertos. Esto le animó a buscar entre los avances tecnológicos para intentar mejorar la amplificación natural de la guitarra.

Trabajando conjuntamente con los fabricantes, ayudó a diseñar lo que conocemos hoy en día como guitarra clásica, realizada con una madera de más calidad y con cuerda de nailon. La forma de la guitarra se modificó también para mejorar la acústica. Esta nueva guitarra era capaz de producir notas más bajas que las que hasta entonces se utilizaban en España y en otras partes del mundo.

Tras realizar una gira por América en 1928, compositores como el brasileño Heitor Villa-Lobos empezaron a componer piezas especialmente para él, así mismo el compositor mexicano Manuel M. Ponce realizó una copiosa producción de obras para la guitarra sola y orquesta dedicadas a éste insigne guitarrista. Segovia transcribió también múltiples piezas clásicas y resucitó algunas de las transcripciones de Tárrega.

Entre los discípulos de Segovia se encuentra guitarristas como John Williams, Alirio Díaz, Ben Bolt o Christopher Parkening.

En reconocimiento a su contribución a la música y las artes, Segovia fue ennoblecido el 24 de junio de 1981 por Su Majestad el Rey Juan Carlos I, quien le nombró como primer Marqués de Salobreña y obtuvo el Premio Nacional de Música de España.

Desatada la cruenta Guerra Civil Española, Segovia decide abandonar, junto a su Familia, el territorio convulsionado y radicarse en Montevideo (República Oriental del Uruguay), entre 1937 y 1946. Allí, conoce a un joven Abel Carlevaro y lo adopta como su discípulo.

Andrés Segovia murió en Madrid a causa de un ataque al corazón a la edad de 94 años.

En el año 2003, la revista estadounidense Rolling Stone publica un número especial con una lista compuesta por los considerados 100 mejores guitarristas de todos los tiempos. En dicha lista, Andrés Segovia ni siquiera es nombrado.

Al principio



Calle de Segovia (Madrid)

Foto de Segovia

La calle de Segovia se encuentra en el casco histórico de Madrid (España), concretamente en el barrio de Palacio, dentro del distrito Centro. Su trazado dibuja, en líneas generales, una línea recta, que, siguiendo la dirección este-oeste, une la plaza de Puerta Cerrada con el puente de Segovia.

Históricamente ha sido una de las principales vías de acceso a la capital, si bien ha ido perdiendo esta función con el paso del tiempo.

La calle se asienta sobre un pronunciado barranco, por el que pasaba el cauce del arroyo de San Pedro. Este barranco constituía, en la Edad Media, una de las vías de entrada más importantes a la ciudad, ya que comunicaba el casco urbano con el antiguo camino de Segovia, que arrancaba una vez sobrepasado el río Manzanares.

Con el establecimiento de la Corte en Madrid en el año 1561, el rey Felipe II impulsó la ordenación urbanística de la zona, para facilitar el acceso a la villa y, más en concreto, al desaparecido Real Alcázar, la residencia real.

El proyecto contemplaba la construcción de un puente sobre el río y de una gran avenida que, partiendo de este punto, llegara hasta el centro urbano, a la altura de la Puerta Cerrada, una de las entradas de la antigua muralla medieval.

De este diseño, sólo pudo llevarse a cabo el puente de Segovia (1582-1584), una estructura de nueve ojos, atribuida al arquitecto Juan de Herrera, que sustituyó al viejo puente Segoviana, levantado en la primera mitad del siglo XIV por orden de Alfonso XI de Castilla.

Con respecto a la avenida, tan sólo se materializó una mínima parte del proyecto. Fueron derribadas algunas casas y se procedió a nivelar el terreno, lo que permitió la aparición de una vía de acceso a la ciudad, que recibió el nombre de calle Real Nueva. Este topónimo fue sustituido con el tiempo por el de Segovia, dada la vinculación de la calle tanto con el puente como con el camino homónimos.

En la segunda mitad del siglo XIX, el Anteproyecto de Ensanche de 1857 favoreció el desarrollo de un nuevo caserío en el tramo final de la calle de Segovia, el más próximo al río y el más alejado del primitivo núcleo medieval. Este barrio, integrado en la actualidad por viviendas populares, estuvo dominado en su origen por establecimientos industriales y fabriles.

La calle de Segovia está dispuesta en cuesta. Pueden diferenciarse dos grandes tramos, distinguidos a partir de las zonas urbanas que la vía atraviesa. El primero es coincidente con el primitivo casco medieval de Madrid y el segundo con el ensanche acometido en el siglo XIX.

Este tramo va desde la plaza de Puerta Cerrada hasta la Ronda de Segovia, que confluye con la calle de Segovia perpendicularmente. Discurre por el llamado Madrid de los Austrias, nombre con el que se designa al núcleo fundacional de la ciudad y a la expansión urbanística impulsada por la citada dinastía real.

Se corresponde con la parte más estrecha de la vía, configurada en esta zona por una calzada con dos carriles, uno en sentido de ida y otro de vuelta. En su punto inicial, cercano a Puerta Cerrada, la calle forma una curva para después enderezarse en línea recta, a partir de la iglesia de San Pedro el Viejo.

En el segundo tramo distinguido, que va desde la Ronda de Segovia hasta el puente homónimo, la calle se ensancha notablemente. En esta parte, presenta dos calzadas: una principal, formada por seis carriles (tres por cada sentido), y una vía de servicio lateral, que permite el acceso al barrio surgido en la segunda mitad del siglo XIX.

Los edificios que delimitan este tramo fueron construidos, en su gran mayoría, en el siglo XX. Se alinean en la cara sur, mientras que, en el lado septentrional, aparece el Parque de Atenas, inaugurado en 1971. Este conjunto ajardinado se levanta sobre el antiguo Campo de la Tela, un solar donde el rey Felipe II promovía la celebración de encuentros caballerescos.

Vista parcial de la calle de Segovia, en su tramo inicial, cerca de su confluencia con la travesía del Nuncio y la Costanilla de San Pedro.

Viaducto de Segovia, debajo del cual pasa la calle homónima.

Casa del Pastor. El escudo de Madrid que se conserva en esta construcción está considerado como el más antiguo de la ciudad.

Vista del Parque de Atenas, que configura la cara norte de la calle de Segovia, en su tramo final. Al fondo, la Catedral de la Almudena.

Al principio



Guerra Civil Española en la provincia de Segovia

Localización de la ciudad de Segovia en España.

La Guerra Civil Española (1936-1939) tuvo un desarrollo desigual en las provincias de la actual comunidad autónoma de Castilla y León. En Segovia los sublevados, a pesar de que la ciudad prácticamente carecía de fuerzas militares, no tuvieron ningún problema para hacerse con el control del territorio, salvo pequeños incidentes armados en las zonas de mayor concentración obrera.

Segovia estaba encuadrada en la 7ª División orgánica y, aunque era una guarnición secundaria por su fuerza disponible, tenía una gran importancia estratégica por su situación de límite, por el sur y el este, con las provincias de Madrid y Guadalajara, a lo largo de las sierras de Guadarrama y Somosierra, en las que se encontraban los puertos de montaña que eran paso obligado para las columnas formadas en Castilla la Vieja que quisieran avanzar sobre Madrid. La guarnición de Segovia se componía tan sólo del regimiento de artillería ligera núm. 13 (al mando del coronel José Sánchez Gutiérrez), la Academia de Artillería, que contaba con siete alumnos y estaba dirigida por el coronel José Tenorio Muesas (al tiempo comandante militar) y la Escuela Automovilística. Ambos coroneles formaban parte de la junta militar clandestina, cuyo enlace con la de Valladolid era el comandante de artillería Fernando Sanz.

En las elecciones de febrero de 1936 se enfrentaron tres candidaturas: la del Frente Popular, la derechista Candidatura Contrarrevolucionaria y una candidatura centrista formada por radicales e independientes. La candidatura derechista fue la triunfadora, obteniendo sus tres candidatos los puestos correspondientes a la mayoría (Manuel Giménez Fernández y Juan de Contreras y López de Ayala, marqués de Lozoya, de la CEDA y Rufino Cano de Rueda, agrario). El escaño de la minoría fue a parar al Frente Popular, a Arturo Martín de Nicolás, de Unión Republicana.

El gobierno salido de las elecciones nombró gobernador civil a Adolfo Chacón de la Mata (Unión Republicana). En la Diputación salió elegido presidente el socialista Demetrio Hoyos. Por su parte, el alcalde de la capital siguió siendo Pedro Rincón, que había sido elegido en 1931. Empezó siendo radical-socialista, pero cada vez estaba más a la derecha.

La derecha se organizaba a través de Acción Popular, el partido más importante de la CEDA, dirigida por el marqués de Lozoya, cuya sección juvenil, las JAP, contaba con cientos de miembros. Falange Española apenas contaba con una docena de afiliados, todos ellos muy jóvenes.

Los trabajadores se organizaban sobre todo alrededor de la UGT y la Casa del Pueblo. Las zonas con mayor implantación de las sociedades obreras eran las situadas en el camino del ferrocarril Villalba-Segovia-Medina del Campo, entonces en construcción (El Espinar, Valsaín), y la comarca de Cuéllar y Santa María la Real de Nieva (Bernardos, Navas de Oro, Nava de la Asunción). También había una fuerte organización obrera en el Real Sitio de la Granja de San Ildefonso y en el oeste de la provincia, donde tenían mucha influencia los trabajadores gallegos y asturianos del tendido eléctrico.

El 18 de julio, ante las noticias del alzamiento en África, grupos de jóvenes de la Casa del Pueblo salieron a patrullar las calles, en especial los alrededores del regimiento y del Alcázar. El gobernador civil confiaba en que los militares no se sublevarían, de modo que no entregó armas a las organizaciones obreras, aunque concentró en la capital a toda la Guardia Civil de la provincia y proclamó el estado de alarma. Esa misma tarde se reunió la junta militar clandestina, pero en principio no hicieron nada. La actitud en la ciudad era de expectativa. El Adelantado de Segovia proclamaba en su edición vespertina: «No puede vivirse con esta inquietud diaria que padecemos... Todo menos la inquietud de todas las horas y de todos los días...» En la noche del 18 al 19, los más significados dirigentes del Frente Popular segoviano se fueron a Madrid para ver la posibilidad de llevar armas o guardias de Asalto a la ciudad.

El domingo 19 por la mañana se conoció el triunfo del golpe militar en Valladolid y el teniente coronel de la Guardia Civil recibió un telegrama firmado por el general Saliquet ordenándole declarar el estado de guerra, pero ni el jefe de la Guardia Civil ni el comandante militar aceptaron la orden, puesto que desconocían que Saliquet había sustituido por la fuerza al general Molero, general jefe de la División orgánica. Sin embargo, el teniente Feijóo, del Cuerpo de Seguridad y Asalto, decidió ocupar con sus fuerzas el Gobierno Civil, deteniendo a las diez de la mañana al gobernador, a su secretario y al comisario de policía, que estaba con ellos. Poco después los de Asalto tomaron el ayuntamiento, Correos y la Telefónica. Los jefes militares, entonces, sacaron los tropas a la calle y el comandante de la Guardia Civil Joaquín España se hizo cargo del gobierno civil, ratificando en su cargo al alcalde Rincón.

A mediodía se leyó al bando de declaración del estado de guerra, primero junto al Hospital Militar y luego en el Azoguejo, muy concurrido por ser día de mercado. Se produjeron momentos de confusión, ya que la gente pensaba que los soldados habían salido a defender el orden constitucional. Las tropas ocuparon la estación de tren y los edificios oficiales. Inmediatamente delegaciones de los partidos de derechas se presentaron ante la autoridad militar para ponerse a su disposición. Los elementos más destacados de los partidos y organizaciones del Frente Popular que no habían huido de la ciudad fueron detenidos. Los presos políticos derechistas fueron liberados.

La Casa del Pueblo declaró la huelga general el mismo día 18 por la noche, que fue seguida de manera irregular en toda la provincia. Los diarios estuvieron una semana sin salir a la calle. En los lugares donde la Casa del Pueblo tenía capacidad suficiente, los partidarios del Frente Popular trataron de controlar la localidad y cortar las carreteras y vías férreas, dado que toda la Guardia Civil estaba en la capital. Pero el nuevo gobernador civil organizó destacamentos motorizados de guardias civiles y voluntarios falangistas (Falange reclutó doscientos jóvenes entre el domingo y el lunes) que empezaron a recorrer los caminos disolviendo las gestoras municipales del Frente Popular y deteniendo a los vecinos “peligrosos”. Por todo la provincia comenzó la detención masiva de partidarios del gobierno, a pesar de que en muy contados casos hubo oposición armada.

Los mayores incidentes armados se dieron en El Espinar y San Rafael, donde hubo tiroteos entre los guardias y grupos de obreros mal armados. La Granja de San Ildefonso y Valsaín eran el principal núcleo socialista de la provincia. Curiosamente, esta localidad fue tomada el 21 de julio por el regimiento de Transmisiones de El Pardo, el cual, ante el fracaso de la sublevación en la capital había huido hacia la sierra al encuentro de las tropas de Mola fingiendo que iba a apoderarse de Segovia siguiendo órdenes del Gobierno. Tras atravesar las líneas por el puerto de Navacerrada, cuando llegó a La Granja, se sumó a la Guardia Civil sublevada. El regimiento llegaba a Segovia a las 12:00 horas del día 21.

Al principio



Source : Wikipedia