Provincia de Orense

3.3857442347829 (1431)
Publicado por tornado 15/04/2009 @ 03:09

Tags : provincia de orense, galicia, españa

últimas noticias
El BNG pide la "inmediata destitución" del delegado territorial en ... - Europa Press
Los diputados del BNG por la provincia de Orense Tareixa Paz y Alfredo Suárez Canal, han registrado una interpelación y preguntas orales en pleno y comisión parlamentarias en las que piden al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo,...
Trabajo reformulará los planes territoriales de empleo - ABC.es
En este sentido, achacó al anterior Gobierno «desatención, obstrucción y falta de compromiso y de rigor» en la atención a la dependencia, cuya consecuencia, según dijo, es que en la provincia de Orense «sólo el 15% de los solicitantes tuvieron ya...
El Supremo ratifica la condena al sacerdote que estafó a una anciana - Europa Press
El fallo del Alto Tribunal amplía también a cinco años la inhabilitación a Moure, dos más que los que había determinado la Audiencia Provincial de Orense, para presidir, gestionar o representar a instituciones de carácter asistencial....
Alerta por lluvias en cinco provincias de galicia, asturias y ... - elEconomista.es
Concretamente, se encuentran en alerta amarilla (riesgo bajo) las provincias de Lugo, Orense y León, ante la posibilidad de que registren hasta 15 milímetros de lluvia en una hora. Esa misma previsión se espera en el litoral occidental asturiano y en...
El PSdeG reclama a Feijóo que "cese hoy" al delegado de Orense ... - Europa Press
Barcón, que compareció acompañada por los cuatro diputados socialistas de la provincia --María del Carmen Acuña, Pablo López Vidal, Laura Seara, María Quintas--, explicó que la resolución judicial obliga al delegado en Ourense a devolver unas ayudas de...
Sigue pendiente la paridad de mujeres en los municipios - Madrid Digital
De aquellas mujeres sólo permanecen a día de hoy dos y en la misma provincia, en Orense. Se trata de Pilar Otilia López García, alcaldesa de Ramirás, y Elisa Nogueira Méndez, alcaldesa de San Cibrao das Viñas (fotos). Ambos pequeños municipios, como la...
Fuerteventura y Xurés-Gerês formarán parte de las Reservas de la ... - Europa Press
La isla canaria de Fuerteventura y el Parque Xurés-Gerês, situado entre el sur de la provincia gallega de Orense y Portugal, pasarán a formar parte de las Reservas de la Biosfera españolas, anunció hoy el secretario de Estado de medio Rural y Agua,...
Proyecto Puyango debe ser manejado por los orenses - Diario La Opinión
Se habla del proyecto Puyango-Tumbes; Catamayo- Chira, conociéndose que la posición del Consejo Provincial de El Oro es que el primero de los nombrados sea manejado por nuestra provincia, ya que se encuentra en jurisdicción orense....
Ninguno de los treinta contagiados en O Barco tiene la tuberculosis - La Voz de Galicia
La confirmación llegó después de que los médicos de la unidad de tuberculosis del Complejo Hospitalario de Ourense ya aventuraran el resultado tras comprobar que ninguna de las más de 400 personas que se sometieron a la prueba la semana pasada...
La contratación de onubenses en otras provincias cae un 15,5% - Huelva Información
Curiosamente no existe una sola provincia que no reciba trabajadores de Huelva o que no los haga llegar hasta aquí para ello (Orense es la que menos contratos origina en nuestra provincia -11 el año pasado- y Melilla la que menos onubenses ha demandado...

Provincia de Orense

Situación de la provincia de Orense en el mapa provincial de España

La provincia de Orense (en gallego y oficialmente Ourense) es una provincia del noroeste de España, situada en la parte sureste de la comunidad autónoma de Galicia. Limita con las provincias de Pontevedra al oeste, Lugo al norte, León y Zamora al este, y con Portugal al sur.

Su capital es la ciudad de Orense.

Tiene una superficie de 7.273 km² y es la única provincia de Galicia sin salida al mar.

La población de la provincia es de 336.099 habitantes (INE 2008), de los cuales el 31,85% viven en la capital. Hay 92 municipios en la provincia de Orense.

Al principio



Galicia

Bandera de Galicia

1 6,13% del total de España.

Galicia (en gallego, Galicia —denominación oficial— o Galiza ) es una comunidad autónoma española, situada al noroeste de la Península Ibérica y formada por las provincias de La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra. Geográficamente, limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Portugal, al oeste con el océano Atlántico y al este con el Principado de Asturias y Castilla y León (provincias de Zamora y de León).

A Galicia pertenecen el archipiélago de las islas Cíes, el archipiélago de Ons, y el archipiélago de Sálvora, así como otras islas como Cortegada, Arosa, las Sisargas, o las Malveiras.

Galicia posee unos 2,78 millones de habitantes (2008), con una distribución poblacional que aglomera la mayor parte en la franja entre Ferrol y Vigo. Santiago de Compostela es la capital de Galicia con un estatuto especial, dentro de la provincia de La Coruña.

El himno de Galicia, Os Pinos, elaborado por Eduardo Pondal, se refiere a Galicia como la nación de Breogán, héroe celta. El Estatuto de autonomía, en su artículo primero, define a Galicia como una nacionalidad histórica.

La primera gran cultura claramente identificada, se caracterizaba por su capacidad constructora y arquitectónica, junto con su sentido religioso, fundamentado en el culto a los muertos como mediadores entre el hombre y los dioses. Este sentido religioso abarca su importancia hasta la actualidad.

Se dice que la sociedad estaba organizada en un tipo de estructura de clanes. De la época del megalítico dan testimonio millares de túmulos extendidos por todo el territorio, en su interior estos túmulos escondían una cámara funeraria de dimensiones mayores o menores, edificada con losas de piedra, lo que es conocido como dolmen.

Fue en la Edad del Bronce cuando se consiguió el desarrollo metalúrgico, impulsado por la riqueza minera. Parece que debido a los cambios climáticos, varios pueblos de la meseta se trasladaron a Galicia, incrementando la población y los conflictos entre pueblos.

Fue la época de producción de diversos utensilios y joyas de oro o de bronce, que incluso fueron llevadas más allá de los Pirineos.

La etapa castreña floreció en la segunda mitad de la Edad de Hierro, resultado de la fusión de la cultura de la Edad de Bronce y otras contribuciones posteriores, coexistiendo en parte con la época romana. Los celtas trajeron nuevas variedades de ganado, el caballo domesticado y probablemente el centeno.

El primer pueblo celta que llegó a Galicia fue el de los saefes en el siglo XI a. C.. El pueblo saefe sometió al oestrymnio, pero este influyó en el primero sobre todo en el campo de la religión, de la organización política y de las relaciones marítimas con Bretaña e Inglaterra. Su carácter eminentemente guerrero hizo que Estrabón dijese que ellos eran los más difíciles de vencer de toda Lusitania. Hace falta decir que la provincia romana de Gallaecia propia de los galaicos aún no estaba constituida política y administrativamente.

Los castros pertenecen a esta etapa, la castreña, son recintos fortificados de forma circular, que están provistos de uno o varios muros concéntricos, precedidos generalmente de su correspondiente foso, y situados, la mayoría de ellos, en la cumbre de oteros y montañas.

Entre los castros de tipo costero destacan el de Fazouro, Santa Tegra, Baroña y O Neixón. En el interior se puede mencionar el castro de Castromao y el de Viladonga. El hecho de que el hombre se adapta al terreno y no al contrario es común a todos estos castros.

En cuanto a los templos, la única construcción encontrada es la de Elviña. En el castro de Meirás se conserva una necrópolis. En otros castros existían unas pequeñas construcciones que tenían forma de caja, en donde eran guardadas las cenizas (cultura sorotáptica, de los campos de enterramiento de urnas o Urnenfelder como se conocen por su denominación en alemán). También existen otras construcciones que están parcialmente soterradas y que tienen un depósito para el agua, en las que los vestigios de fuego indican que debían servir para incinerar los cadáveres.

Desde finales del Megalítico aparecen inscripciones sobre las rocas graníticas a cielo abierto, de las cuales todavía se desconoce el origen verdadero y el significado (son muy conocidas las de Campo Lameiro).

Los romanos sometieron a Galicia para aprovechar sus recursos mineros. Con el tiempo la convertirían en provincia del imperio y reconocerían su personalidad llamándola Gallaecia. Con ellos, los castros perdieron su viejo valor defensivo. Trajeron nuevas técnicas, nuevas vías de comunicación, nuevas formas de organizar la propiedad y una lengua nueva, pero fueron tolerantes con la cultura existente.

El cristianismo llegaría a Galicia con los romanos. Lograría lo que no consiguió el latín y se impuso al arrianismo de los suevos y el paganismo prerromano. Los suevos, que mantuvieron a Galicia como reino independiente ciento setenta años, fueron progresivamente mediatizados por los visigodos. Fue en su época en la que se impusieron definitivamente la lengua latina y el cristianismo, evolucionando el primero hacia el gallego y mezclándose el segundo con los costumbres paganos.

El Islam llegaría al sur de Galicia y sólo el norte se mantendría como bastión de la Reconquista hasta que, luego de recuperar el sur, este se independizara con el nombre de Portugal. Las actividades económicas de los castreños se basaban en la agricultura y ganadería-pastoril.

La aparición del sepulcro del Apóstol Santiago en plena guerra de la Reconquista le confirió a Galicia una importancia clave dentro del fortalecimiento de los reinos cristianos, erigiéndose Santiago como centro religioso y destino de pelegrinos que fortalecieron los enlaces con Europa. El Camino de Santiago se convirtió en un eje cultural por el que se extendieron, entre otros, el arte románico o la lírica de los trovadores, haciendo de ella también un contrapeso cultural frente al centralismo.

A partir de la escriturización normativa en castellano comenzada por Alfonso X, el gallego como lengua comenzó una decadencia acelerada dentro del proceso de uniformización de España, pasando por los llamados Siglos Oscuros, en los que la supervivencia lingüística fue sólo oral. En el siglo XVIII se comenzó a tomar conciencia de la situación de división lingüístico-social entre los gallegohablantes y los castellanohablantes.

En 1833 Galicia perdió su representatividad como unidad administrativa y desapareció la Junta del Reino de Galicia. Es aquí que nacen las actuales cuatro provincias gallegas que estructuran el territorio bajo administración del gobierno central. Se encuentra en este siglo el primer surgimiento de un movimiento político que defendió a Galicia por causa de esta pérdida de poder.

El pronunciamiento de Miguel Solís levantó en armas a una parte del ejército en contra del régimen autoritario de Narváez. Fueron derrotados en la batalla de Cacheiras, el 23 de abril de 1846, y fusilados los sobrevivientes, conocidos a partir de ahí como los Mártires por la Libertad o Mártires de Carral.

El Rexurdimento supuso una tentativa culturalista de defensa de la galleguidad posterior a esa tentativa política, el afianzamiento de la conciencia de diferenciación cultural unido a un ideal político. Esto supuso la recuperación de la lengua gallega como vehículo de expresión social y cultural. De esta época son escritores como Rosalía de Castro, Manuel Murguía, Manuel Leiras Pulpeiro o Eduardo Pondal, entre otros.

Después del provincialismo, federalismo y regionalismo del siglo XIX, surgió la etapa de la Solidaridad Gallega, desde el año 1907 hasta la Primera Guerra Mundial, con el objetivo de conseguir un frente electoral unido para eliminar el caciquismo y conseguir una representación gallega (lo que se saldó con un fracaso).

Una primera etapa, hasta Primo de Rivera, es la marcada por las Irmandades da Fala, con una preocupación fundamental por la defensa de la lengua gallega. Al extenderse, va cuajando de nuevo la idea política del galleguismo. Así, Vicente Risco y Otero Pedrayo trabajaron en el aspecto cultural y tuvieron contraparte en el aspecto político Porteira y Lois Peña Novo. El relevo lo constituyeron la llamada Generación Nosotros, en torno a la revista del mismo nombre, acompañada de 1920 a la Segunda República por una preocupación por la creación de un galleguismo controlado e instrumental desde el poder político central.

En la Segunda República había dos tendencias fundamentales: la correspondiente a la Organización Republicana Gallega Autónoma (ORGA) y la contraparte en el Partido Galeguista (PG). El PG surge de la unión de varias tendencias representadas en las figuras de Vicente Risco, Ramón Otero Pedrayo, Ramón Cabanillas, Ramón Suárez Picallo, Alfonso Daniel Rodríguez Castelao, etc. En 1936 el PG, para lograr el estatuto para Galicia, se alió con el Frente Popular, y como resultado de esa alianza sufrió una escisión. Sin embargo, se logró el Estatuto y Castelao se presentó a las Cortes poco antes de la Guerra Civil española.

La guerra civil y la posterior represión franquista acabó con los partidos, los sindicatos y todo tipo de pluralismo y libertad de expresión y asociación, además de los movimientos galleguistas. Galicia, que no fue nunca frente de guerra, sufrió la represión de los sublevados, ascendiendo la cifra de asesinados y ejecutados tras juicios sumarísimos por delitos de "traición" y "auxilio a la represión" a 4.200, según las cifras del historiador Carlos Fernández Santander. Personas de toda condición social o ideología fueron víctimas de la represión: los cuatro gobernadores civiles en el momento de la sublevación, la mujer del gobernador de La Coruña, Juana Capdevielle, alcaldes galleguistas como Ángel Casal en Santiago de Compostela, socialistas como Jaime Quintanilla en Ferrol, o Emilio Martínez Garrido en Vigo, diputados del Frente Popular (Antonio Bilbatúa, José Miñones, Díaz Villamil, Ignacio Seoane, o ex diputados como Heraclio Botana), militares que se mantuvieron leales a la República, como los generales Rogelio Caridad Pita, Enrique Salcedo Molinuevo, y el almirante Antonio Azarola, o los fundadores del Partido Galeguista, Alexandre Bóveda y Víctor Casas. En paralelo, para muchas personas vinculadas a la República comenzó la etapa del exilio.

Algunos movimientos de izquierda resistente crearon pequeños grupos de guerrillas con líderes como El Piloto (José Castro Veiga) o Foucellas (Benigno Andrade), que acabaron siendo detenidos y ejecutados. En los años 60, ministros como Manuel Fraga Iribarne introdujeron ciertas reformas aperturistas al tiempo que los tecnócratas del Opus Dei modernizaron la administración y abrieron la economía española al capitalismo. Galicia, sin embargo, jugó un papel de abastecedora de materias primas y energía al resto de España con grandes estragos ecológicos y humanos (como la tercera ola migratoria hacia Venezuela y Europa). Fue la época del monopolio de Fenosa y la inundación de los grandes valles fluviales gallegos. Fueron apareciendo iniciativas dinamizadoras como la instalación de Citroën en Vigo, la modernización de la industria conservera y la flota pesquera de gran altura, y un esfuerzo del campesinado por modernizar sus pequeñas explotaciones volcándose especialmente en la producción de leche de vacuno. En la provincia de Orense, el empresario y político Eulogio Gómez Franqueira dinamizó el sector agropecuario con una experiencia cooperativista que catapultó la producción y comercialización agroalimentaria (Coren). Los años setenta entraron en una fase de agitación universitaria, agraria y obrera. En 1972, las huelgas generales de Vigo y Ferrol le costaron la vida a Amador Rey y Daniel Niebla. También en 1972, el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Miguel Anxo Araúxo Iglesias, escribió una pastoral que no fue bien recibida por el franquismo, relacionada con la manifestación de Bazán (Ferrol), en donde murieron dos obreros.

En la Antigüedad los griegos la llamaban kaleikói (καλλαικoι), que era el nombre con que sus habitantes se conocían a sí mismos. El topónimo procede de la denominación de los pobladores celtas que arribaron en dos oleadas sucesivas, la primera en torno al 1800 a. C. y la segunda en torno al siglo IV a. C. (celtas de Hallstatt). El topónimo evolucionó a Gallaecia bajo la administración romana. En la época medieval se constituyó como reino independiente, con el nombre de Reyno de Galicia formando parte posteriormente del Reino de León, aunque mantuvo su carácter formal de reino (Reyno de Galicia) el territorio de la actual comunidad autónoma hasta la división territorial de 1833, momento en el cual se crearon las actuales provincias gallegas, y desaparecieron formalmente los antiguos reinos. En el período transicional entre la Edad Antigua y la Edad Media Galicia fue llamada ocasionalmente Suevia debido a que en este territorio fue el centro en el cual se establecieron las etnias invasoras de los germanos suevos (o suavos).

Durante los llamados Siglos oscuros la forma "Galicia" fue la única que siguió empleándose hasta que en el siglo XIX, con el surgimiento del galleguismo se recupera el uso de "Galiza" por parte de intelectuales y literatos. Ya en el siglo XX, el término "Galiza" se convierte en una de las reclamaciones del nacionalismo gallego. Con la recuperación de la autonomía, la forma "Galicia" es elegida como topónimo oficial, siendo la más habitualmente usada por la población tanto en gallego como en castellano, tal como recoge el Estatuto de autonomía de Galicia. "Galiza" es el topónimo usado habitualmente en el discurso afín al Bloque Nacionalista Galego, el único que aparece en su propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía y el que utilizan exclusivamente en las áreas de gobierno que controlan en la Junta de Galicia. "Galiza" es también el topónimo único para Galicia para los reintegracionistas, una corriente lingüística e ideológica minoritaria.

Tras la aprobación por parte de la Real Academia Gallega de la normativa de la concordia en 2003, Galiza fue aceptado también como un topónimo en gallego. Existen posturas que defienden que Galiza es también un topónimo oficial, ya que dado que la Ley de Normalización Lingüística gallega establece que los topónimos oficiales serán los topónimos en gallego, y que Galiza ha sido reconocida como topónimo correcto en gallego, es ya de hecho un topónimo oficial, al mismo nivel que Galicia. Sin embargo, las denominaciones de las comunidades autónomas no se definen mediante leyes de rango autonómico, sino mediante leyes orgánicas (los estatutos de autonomía), que deben ser aprobadas por las Cortes Generales españolas (la Constitución española determina, en su artículo 147.2, que «Los Estatutos de autonomía deberán contener ... la denominación de la Comunidad que mejor corresponda a su identidad histórica»), por lo que, en tanto que no se reforme el Estatuto de Autonomía de Galicia y éste incluya explícitamente esta denominación, el topónimo Galiza no designa oficialmente a la comunidad autónoma de Galicia, en ningún idioma (adicionalmente, el propio texto de la reforma normativa establece una distinción entre ambos topónimos, aludiendo únicamente como oficial a Galicia: «Se mantiene Galicia como voz legítima gallega, denominación oficial del país y forma mayoritaria en la expresión oral y escrita moderna. Galiza se considera también una forma legítimamente gallega, ampliamente documentada en la época medieval, que fue recuperada en el gallego contemporáneo»). No obstante, para evitar la posible indefinición que la aprobación de la normativa de la concordia pudiera haber causado, el 28 de marzo de 2008, la Real Academia Gallega emitió un dictamen, a petición de la Consejería de Cultura de la Junta de Galicia, controlada por el Bloque Nacionalista Galego. En dicho dictamen se establece que el término "Galiza" es correcto pero que "Galicia" es la forma oficial.

Asimismo, Galicia también está conformada en numerosas comarcas. Cada comarca está compuesta por varios municipios que a su vez se subdividen en parroquias. Administrativamente, la Galicia actual se estructura en las 4 provincias, 53 comarcas, 315 municipios y 3.778 parroquias. El territorio del municipio se estructura en parroquias y estas a su vez en aldeas o lugares. Están en proceso de creación dos areas metropolitanas, una en el norte (La Coruña-Ferrol) y otra en el sur (Vigo-Pontevedra).

Los dos idiomas oficiales de Galicia son el castellano y el gallego. El gallego es reconocido como lengua propia de Galicia en su estatuto, y tiene con el portugués un tronco común (galaico-portugués). La independencia portuguesa en la edad media favoreció la evolución del portugués y el gallego hacia lenguas distintas, ya diferenciadas en el siglo XV.

Un movimiento lingüístico minoritario (el reintegracionismo) sostiene que el gallego y el portugués sólo son diferentes variedades del mismo idioma gallego-luso-brasileño y que la actual separación de la normativa portuguesa y la normativa oficial gallega sólo se debe a la castellanización normativa del gallego (única variedad galaicoportuguesa con ortografía semejante a la del castellano).

Recientemente se ha hallado el documento más antiguo escrito en gallego que se conserva, el cual data del año 1228, se trata del «Foro do bo burgo do Castro Caldelas» otorgado por Alfonso IX en abril de dicho año a la villa orensana de Allariz.

Con el paso de los años el uso del gallego ha decaído en las zonas urbanas por la influencia del castellano. Aun así, es capaz de hablar gallego más de un 91% de la población, según un censo realizado en 2001. Es el idioma porcentualmente más hablado de entre los propios de las nacionalidades históricas de España. Actualmente gracias a la Ley de Normalización Lingüística (Ley 3/1983, de 15 de junio), el uso del gallego ha aumentado considerablemente en la población como lengua más usada debido a su necesidad en cada vez más campos de la educación y del trabajo en la comunidad autónoma. El gallego posee un estándar elaborado por la Real Academia Gallega en base a su tradición literaria. El gallego contemporáneo, como lengua oficial, posee una variante culta que es empleada tanto en los medios de comunicación de Galicia como en la enseñanza primaria, secundaria y universitaria. El gallego es hablado por más de 3 millones de personas alrededor del mundo. En relación al número de hablantes, el gallego ocupa el puesto 146 en la lista mundial, en la que están incluidos más de 6.700 idiomas.

Al igual que con la mayor parte de las lenguas romances, las primeras manifestaciones literarias en gallego datan de la Edad Media. Luego de esta etapa medieval, tuvo lugar un largo período de algo más de tres siglos de sequía literaria, denominados Siglos Oscuros, en el que se produjo un abandono casi total del gallego como lengua literaria. Con el Rexurdimento, desde comienzos del siglo XIX, la literatura en gallego volvió a cultivarse surgiendo nombres fundamentales como Rosalía de Castro. Ya en el siglo XX, antes de la Guerra Civil tienen especial importancia grupos de intelectuales como la Xeración Nós y las Irmandades da Fala, en los que se encuentran escritores como Vicente Risco, Ramón Cabanillas y Castelao. Se pueden acotar, luego, dos períodos más que coincidirían, aproximadamente, uno con el franquismo y el otro con el período de tiempo que llega hasta la actualidad, desde el advenimiento de la democracia en España. Autores de fama de la literatura gallega contemporánea son Xosé Luís Méndez Ferrín, Manuel Rivas o Suso de Toro.

Según el censo INE 2008, Galicia cuenta con 2.783.100 habitantes censados. Se calcula en cerca de tres millones los gallegos que han emigrado, en su mayor parte a las demás comunidades autónomas españolas y a Argentina. También hay importantes colonias de gallegos en Uruguay, Venezuela, Cuba, Brasil, México y en varios países europeos (Suiza, Alemania, Francia, Holanda y Reino Unido fueron importantes destinos de la emigración gallega en los años 60 y 70).

Galicia es la quinta comunidad autónoma de España en número de habitantes y su densidad de población, de 93,6 hab./km², es ligeramente superior a la media española.

La organización tradicional de la población es sustancialmente diferente a la del resto de España. Así, el territorio de cada ayuntamiento se estructura en parroquias y éstas a su vez en aldeas o lugares. A la alta tasa de dispersión demográfica, unida a un elevado número de poblaciones, se debe que un 50% de los entes de población de España se localicen en Galicia, ocupando sólo el 5,8% de la superficie total. Así, se calcula que en Galicia existen un millón de topónimos y microtopónimos.

La población de Galicia se concentra mayoritariamente en las zonas costeras, siendo las áreas de las Rías Bajas y la del Golfo Ártabro (áreas metropolitanas de La Coruña y Ferrol) las de mayor densidad poblacional. Vigo es la ciudad gallega más poblada.

La historia demográfica de Galicia ha sido la de una continua pérdida de peso respecto al resto de España, fruto de la emigración hacia Iberoamérica u otras partes de España. Así, en 1857 la densidad de población en Galicia era la mayor de todas las regiones de España, y Galicia representaba el 11,49% de la población española. Sin embargo, en el 2006, sólo el 6,19% de los españoles residía en esta comunidad autónoma.

La proporción de extranjeros en su censo es del 2,9%, el porcentaje más bajo de España tras Extremadura donde la media nacional de extranjeros empadronados es del 10,0%, tres veces y media más que en Galicia. Las colonias foráneas predominantes son la portuguesa (con un 17,93% del total de extranjeros), la colombiana (10,93%) y la brasileña (8,74%). Según el censo de 2006, el nivel de fertilidad de las gallegas era de 1,03 hijos por mujer frente al 1,38 estatal y menor a la cifra de 2,1 hijos por mujer necesarios para que se produzca el reemplazo generacional de la población. Entre las gallegas, las luguesas y las orensanas son las que menos hijos tienen, con 0,88 y 0,93, siendo las primeras, las que menos hijos tienen en España.

En 2006 se registraron en Galicia un total de 21.392 nacimientos, lo que supone casi 300 más que en 2005, según el Instituto Gallego de Estadística.

De hecho, en la actualidad Galicia vive una recuperación del número absoluto de nacimientos comenzado en 1999 y que está sosteniéndose en los últimos años. Desde 1981 la esperanza de vida de los gallegos creció en 5 años, gracias a la mejora de la calidad de vida.

El territorio de Galicia tiene una superficie total de 29.574 km². Está comprendido entre 43º 47' N (Estaca de Bares) y 41º 49' N (frontera con Portugal en el parque de Xerés) en latitud. En longitud, entre 6º 42' O (límite entre Orense y Zamora) y 9º 18' O (conseguido prácticamente en dos lugares: cabo de la Nave en Finisterre y cabo Touriñán).

En la geografía gallega destaca el contraste entre el relieve costero y el de interior, más elevado que el primero. También contrasta la morfología entre las llanuras elevadas septentrionales y las sierras y depresiones meridionales.

El aspecto orográfico que presenta Galicia en su interior es de montañas bajas y romas, con multitud de ríos, estructurados como tributarios del Río Miño en el interior, y en las cuencas atlántica y cantábrica, ríos más cortos (en particular los que van al mar Cantábrico). Las pendientes suaves a veces ceden el paso a laderas escabrosas, como ocurre en los Cañones del Sil. En otras zonas aparecen amplios valles, si bien son minoritarios.

La costa gallega cuenta con 1.500 kilómetros, y se caracteriza por la presencia de las rías. Las rías están tradicionalmente divididas en Rías Altas (Ribadeo, Foz, Vivero, Barquero, Ortigueira, Cedeira, Ferrol, Betanzos, La Coruña, Corme y Lage y Camariñas) y Rías Bajas de mayor tamaño, se encuentran al sur de Finisterre como punto más occidental de Galicia (Corcubión, Muros y Noya, Arosa, Pontevedra y Vigo). Entre las Rías Altas se hace continuamente una división entre las denominadas propiamente Rías Altas (al este de Estaca de Bares) y las Rías Medias.

Las rías destacan por su importante ayuda a la pesca de Galicia, contribuyendo a que la costa gallega sea una de las zonas pesqueras más importantes del mundo.

La erosión del océano Atlántico en la costa gallega también contribuyó a la presencia de multidud de cabos entre los que destacan Estaca de Bares (punto más al norte de Galicia y la separación entre océano Atlántico y mar Cantábrico), Cabo Ortegal, Cabo Prior, Punta Santo Adrao, Cabo Vilán, Cabo Touriñán (punto más occidental de Galicia), Cabo Finisterre, considerado por los romanos como el fin del mundo conocido, y el Cabo Silleiro que cierra por el sur la ría de Vigo.

A lo largo de la costa gallega se encuentran cerrando las rías un gran número de archipiélagos que destacan tanto por sus fondos marinos como por sus colonias de aves marinas. Se calcula que en la costa de Galicia hay 316 archipiélagos, islotes y peñascos, según un inventario realizado en el año 2007. Los principales grupos de islas son los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora así como las islas de Cortegada (junto con los tres archipiélagos anteriores forman el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia), Arosa, Sisargas y Malveiras.

El aspecto orográfico gallego en su interior es de montañas bajas y romas. Las pendientes suaves a veces ceden el paso a laderas escabrosas, como acontece en los cañones del río Sil. En otras zonas aparecen amplios valles, si bien son minoritarios.

Galicia es recorrida de norte a sureste por dos fallas tectónicas, partiendo las características del suelo gallego por dichos lugares. Así, se encuentran en la zona de Porriño canteras de granito, una roca muy abundante en buena parte de Galicia, pero ausente en el extremo nordeste. Las principales cadenas montañosas de Galicia son las sierras de O Xistral (norte de Lugo), Los Ancares (frontera con León y Asturias), O Courel (frontera con León), O Eixo (frontera entre Orense y Zamora; a 2.124 metros se encuentr Peña Trevinca, el techo de Galicia), Macizo de Manzaneda (corazón de la provincia de Orense), O Faro (frontera entre Lugo y Pontevedra), Cova da Serpe (frontera Lugo y La Coruña), Montemayor (provincia de La Coruña), Montes do Testeiro (entre Pontevedra y Orense), A Peneda, y las de O Xurés y O Larouco (frontera entre Orense y Portugal).

Las principales cimas de Galicia son Peña Trevinca (2.127 m), Peña Survia (2.095 m), Alto do Torno (1.942 m), Maluro (1.925 m), Los Ancares (1.821 m) y Cabeza de Manzaneda (1.778 m).

Galicia mantiene una buena cantidad de cursos fluviales. En general, y debido a su pequeñez, salvo el Miño en su desembocadura o en los muchos embalses, los ríos no son navegables (excepción hecha para pequeñas barcas en el tramo final sin pendiente de algunos, que propicia la celebración de fiestas semi-acuáticas como las llamadas "zaleas").

Son ríos muy cortos en la vertiente cantábrica y algo más largos en la atlántica, con las excepciones nuevamente del Miño y el Sil que tienen una longitud de varios cientos de kilómetros.

En Galicia existen muchos embalses para la producción de energía eléctrica, debido al caudal, pendiente y angostura, lo que produce también el fenómeno de los cañones, como los célebres cañones del Sil (muchos de ellos aprovechados para embalses).

Galicia tiene un gran porcentaje de bosque, y es una de las comunidades con más bosques, sin embargo, la mayor parte de ellos permanecen abandonados. En los bosques se desenvuelven importantes especies forestales en estado natural, se ve en las últimas décadas que las características boscosas están cambiando debido a la importación del eucalipto, quedando un número de fragas reducido, en particular en el centro-norte de la provincia de Lugo.

Dentro del aprovechamiento de la tierra se fueron introduciendo diversos cultivos, pero respecto a la cantidad de tierra dedicada compiten con los pastos debido a la presión del aprovechamiento económico del ganado.

Existen en Galicia 262 especies de vertebrados inventariados, de los que 12 son peces de aguas dulces, 15 anfibios, 24 reptiles, 152 aves y 59 mamíferos.

Los animales que se ven tópicamente como más característicos de Galicia son domésticos, y corresponden a las explotaciones ganaderas. Sin embargo, los bosques y montes gallegos albergan una variedad de pequeños mamíferos (liebres, conejos) y otros no tan pequeños (como jabalíes o corzos) que son aprovechados en las temporadas de caza.

Dentro de las aves, cabe citar los varios sitios de paso o invernada, zonas ZEPA, etc, como la de la Ría de Ribadeo.

Tradicionalmente, la mayor parte de la economía de Galicia ha dependido de la agricultura y la pesca, aunque en la actualidad hay más trabajadores en el sector terciario: 582.000 personas de un total de 1.072.000 (2002).

Dentro del sector secundario caben destacar la construcción naval en Vigo y Ferrol, la industria automovilística y la textil, así como la industria relacionada con la manipulación del granito. En industria automovilística, cabe destacar el Centro de Vigo de PSA Peugeot Citroën, que funciona desde 1958. En 2006 fabricó 455.430 vehículos, siendo un 7% más en comparación con el año 2005, y en 2007 fabricó el vehículo 9.000.000 desde que comenzó su funcionamiento en 1958, un Citroën C4 Picasso.

En Arteijo, un ayuntamiento industrial del área metropolitana de La Coruña, tiene su sede una de las primeras empresas textiles del mundo, Inditex, una compañía que engloba 8 marcas, entre las que destaca Zara -que además es la marca española más conocida internacionalmente. En el ejercicio 2007, la empresa textil facturó 9.435 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 1.250 millones de euros. Además, su presidente, Amancio Ortega, es el hombre más rico de España y con una de las mayores fortunas del mundo, con un patrimonio de 21.500 millones de euros.

Galicia también cuenta con cuatro importantes entidades financieras: dos cajas de ahorros; Caixa Galicia y Caixanova, y dos bancos; el Banco Etcheverría, y el más importante, el Banco Pastor, que además es el segundo más antiguo de España después del Banco Etcheverría.

El turismo en Galicia, de desarrollo más tardío que en otras zonas de la península, representa hoy en día una importante fuente de ingresos, con la peculiaridad de que se concentra en la costa (principalmente en las Rías Bajas) y Santiago de Compostela. Durante el año 2007 Galicia recibió 5,7 millones de turistas, un 8% más que en el año 2006, es un 11% más que en el 2005 y el 2004. El 85% de los turistas que visitan Galicia visitan Santiago de Compostela, que es uno de los principales reclamos turísticos gallegos. El turismo supone el 12 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) gallego y emplea a un 12 o 13 por ciento de los trabajadores.

La gastronomía de Galicia destaca por su variedad y por la calidad de sus productos, demostrada en muchos casos por los 30 productos gallegos con Denominación de Origen, algunos de ellos con Denominación de Origen Protegida (DOP). En la cocina gallega se emplea a menudo el pescado y el marisco. La empanada gallega es una comida típica de Galicia, con relleno de carne o pescado. El caldo gallego es una abundante sopa cuyos ingredientes principales son las patatas y una verdura local llamada grelo. El grelo también es empleado en el lacón con grelos, un plato típico de Carnaval, que consiste en lacón de cerdo cocido con grelos, patatas y chorizo. La centolla es el equivalente del rey cangrejo. Se prepara para ser cocida viva, teniendo su cuerpo principal abierto como una concha, y entonces se mezclan vigorosamente sus entrañas. Otro plato popular es el pulpo a la gallega, cocido (tradicionalmente en una olla de cobre) y servido en un plato de madera, cortado en trozos pequeños y rociado con aceite de oliva, sal marina y pimentón.

Hay varias variedades regionales de queso. El más conocido es el denominado queso de tetilla, nombrado así por su forma, similar a la mama de una mujer. Otras variedades de gran fama incluyen el queso San Simón de Villalba y la crema de queso producida en la zona Arzúa-Curtis. Esta última zona también produce carne de vaca de alta calidad. Un postre clásico son las filloas, una comida similar al crepe hecha con harina, leche y huevos. Cuando se cocina en una fiesta de la matanza del cerdo, también puede contener la sangre del animal. En Santiago de Compostela se fabrica una famosa tarta de almendra, la Tarta de Santiago.

Galicia produce un número de vinos de alta calidad, incluido el Albariño, Ribeiro, Ribeira Sacra y Valdeorras. Las variedades de uva utilizadas son locales y rara vez se encuentran fuera de Galicia y del norte de Portugal.

La Televisión de Galicia (TVG) es la cadena pública autonómica de televisión, que emite desde el 24 de julio de 1985 y forma parte de la Compañía de Radio-Televisión de Galicia (CRTVG). Televisión de Galicia emite en todo el territorio gallego y además cuenta con dos canales internacionales, Galicia Televisión Europa y Galicia Televisión América, que emiten en toda la Unión Europea y en América gracias al satélite Hispasat. CRTVG también está estudiando la creación de tres canales más en TDT, que son G2, un canal de noticias 24 horas, que está previsto para el año 2010, y otro canal que todavía está por definir.

La Radio Galega (RG) es la radio pública de Galicia, forma parte de la CRTVG al igual que la Televisión de Galicia. Radio Galega comenzó a emitir en fase de pruebas el 24 de febrero de 1985, e inició su programación regular el 29 de marzo del mismo año. Cuenta con dos cadenas que emiten de forma convencional, siendo Radio Galega, que emite programación generalista, y Radio Galega Música, que emite música.

Al principio



Riós (Orense)

Bandera de Rios

Rios es un municipio de la Provincia de Orense en Galicia. Pertenece a la Comarca de Verín. Está situado al sureste de esta provincia. Aunque su territorio es bastante extenso (unos 112 kilómetros cuadrados), cuenta con una población muy baja: apenas 2.097 personas según el censo del año 2004 (2.132 en 2002). Sin embargo, esta población se encuentra muy envejecida debido a la intensa emigración hacia Alemania, Francia, Suiza, Brasil, Argentina y el resto de España. La densidad de población es muy baja (de hecho, linda con los territorios más despoblados de Galicia) y la población se encuentra en retroceso. La población se encuentra dispersa a lo largo de su vasto territorio en pequeñas aldeas y lugares, que oscilan entre los treinta y los cinco vecinos. Sólo la aldea de Riós, donde se encuentra situado el ayuntamiento, tiene una población más considerable. Población en 2006: 2088 personas según el Padrón municipal de habitantes en 2006).

Los primeros pobladores del territorio del actual municipio de Rios (también conocido en las fuentes históricas como O Riós, Orriós o País de o Ríos) fueron los interamnios, que pertenecían al conjunto de los pueblos interamnenses, término que alude a la presencia de ríos que "intermedian", con abundantes truchas y anguilas. Este pueblo es uno de los que figuran en la inscripción del puente romano de Chaves, llamada "Padrón dos pobos" junto con tamaganos, bibalos y límicos, todos ellos extendidos por la zona meridional de Galicia. Desde la Edad Media la villa fue lugar de paso de una vía de peregrinación jacobea importante, la Ruta de la Plata, que penetraba desde el reino de Castilla hasta Santiago de Compostela. Durante el Antiguo Régimen las parroquias que integran el actual municipio de Riós se integraron en la jurisdicción de Souto Bermudo, señorío del conde de Monterrei.Al ser un territorio fronterizo entre España y Portugal sufrió los avatares de las relaciones entre los dos países. En 1569, los ejércitos portugueses atravesaron el territorio siguiendo la Ruta de la Plata y llegaron hasta A Gudiña antes de ser expulsados. La proclamación de la Constitución española de 1812 supuso la abolición del régimen señorial y su sustitución por una administración municipal del territorio. En aquel momento se produjo la creación de los municipios de Ríos y Castrelo. En 1823 Fernando VII derogó la Constitución, lo que supuso la supresión de estos municipios y la restauración del régimen señorial. La definitiva recuperación de la municipalidad se produjo en 1835 cuando surgió el municipio de Riós, que abarca Riós y Castrelo.

El término municipal se encuentra en un espacio de transición entre las tierras altas situadas al este y las del valle del río Támega, en las que sobresalen por el sur las alturas de la Sierra de Penas Libres Vilardevós y por el norte las de la Sierra Seca A Gudiña. Su terreno se caracteriza por tener una superficie ondulada en la que se mezclan y combinan una sucesión de valles fluviales y colinas, con una altitud media de 600-800 m. Losas y pelitas, con alguna banda de cuarcítica, son los materiales que componen el sustrato litológico. En sus lindes se encuentran las mayores alturas, situadas en la Urdiñeira (1148 m), hacia el N, Castelo da Pena (941 m) y Alto das Ferrerías (924 m) al suroeste, en los límites con Vilardevós y dentro del territorio municipal varios alineamientos de colinas de Oeste a Este con alturas que no pasan de los 1000 metros: As Touzas (943 m), Porto dos Bois (868 m), Xermil (930 m), As Canelas (731 m).

El clima del municipio es oceánico de montaña, aunque con ciertos matices mediterráneos. Las temperaturas medias que se registran aquí se sitúan alrededor de los 10°C. Los inviernos suelen ser muy fríos y los veranos suaves. En la estación invernal son frecuentes las heladas y las precipitaciones rondan los 1200 mm, con nevadas en las zonas de mayor altura.

En su flora destaca el árbol del castaño, que abunda y crece vigoroso en esta tierra, en la que es fácil encontrarse con ejemplares centenarios. Parece que se encuentra aquí desde tiempos inmemoriales, ya que la toponimia la constata con lugares como A Pena do Souto; O Souto na Chaira; O Souto, barrio de Marcelín; o parajes como O Souto Tameirón en Riós, Os Soutos da Arzá, con castaños centenarios (Riós/Marcelín), O Souto Grande donde se hacía antiguamente la fiesta de Riós (15-16 de agosto), O Souto (Castrelo de Cima), O Souto Barato (Pena do Souto), O Souto (Navallo) O Souto y O Souto de Miñambres (Progo), O Souto do Concello (Vilariño das Touzas), O Souto das Chairas (Florderrei), o Souto do Civil (Romariz)…No en vano, el escudo heráldico municipal luce un frondoso castaño.

Los bosques y dehesas de robles proliferan y también crecen aquí otras especies de matorral como la retama, hinojo, etc. y otras variedades propias de las riberas de los ríos.

Las distintas especies de fauna tienen aquí un hábitat propicio para su desarrollo. Mamíferos, aves, reptiles y otros animales de menor tamaño han tenido y tienen su presencia aquí, estereotipados en la toponimia local, así entre otros existen lugares como A Aguieira, O Val de Quiebros, O Pozo do Lobo, A Cigoña, A Pala de Osa o Val de Corzas en Castrelo de Abaixo; A Fraga da Raposa, o Val da Culebra, As Raposeiras, O Foxo (trampa para cazar lobos), o Val da Abelleira u O Raposo en Castrelo de Cima; Os Miotos en San Pedro de Trasverea, O Palomar y A Fraga Bicheira en San Paio; o Val da Culebra e As Raposeiras en Covelas; A Lavandeira en Mourisco; Val de Porquerías y O Niño do Gaio en A Trepa; Penacorveira y A Azureira en Navallo; o Foxo Vello en Pedroso; o Val das Lebres en Progo, Os Campos da Zorra en Vilariño das Touzas, Os Ichós e A Viña da Bicha en Marcelín, As Corvaceiras en Riós, A Abelleira y O Palomar nas Vendas da Barreira, o Val do Cuco y Os Bubales na Chaira…

Existe un coto de caza que, además de todo el municipio se extiende al monte de Sanguñedo y Veiga de Nostre. En el hay presencia de piezas de caza mayor y menor: corzo, jabalí, conejo, liebre, perdiz... y el número de socios ronda los doscientos. El asociacionismo en la pesca está representado por la Asociación de Pescadores Río Mente.

A pesar de ser un lugar de paso obligado desde tiempos históricos, el interior del municipio de esta comunidad se comunica a través de carreteras en ocasiones asfaltadas y otras veces simplemente abiertas monte a través. Se dice que cerca de la aldea de Trasestrada pasaba una calzada romana. Seguramente lo hacía desde la aldea próxima de As Vendas da Barreira, lugar por el que transcurren actualmente la N-525 y la autovía A-52, vías de entrada al sur de Galicia. El nombre de As Vendas da Barreira alude probablemente a la parada de postas que existía cuando por el lugar pasaba el camino real de Castilla.

Económicamente y administrativamente, Riós siempre dependió del municipio de Verín (que se encuentra a unos 20 km) y en menor medida de La Gudiña (también a unos 20 km), donde hay una parada de tren (no la hay en Verín). Ya desde la Edad Media, Riós formaba parte de la jurisdicción de Souto Bermudo en el señorío de Monterrei.

Aunque el municipio limita con Portugal, apenas existe constancia de intercambio con los territorios portugueses próximos, seguramente debido a que la frontera en este lugar, es bastante abrupta y llena de barrancos. Es posible que existieran intercambios ocasionales, e incluso intercambios matrimoniales y de población, pero lo único que pervive en la memoria de los paisanos es el numeroso contrabando que se hacía por los estrechos caminos fronterizos a caballo de burros y asnos. Según los relatos orales tradicionalmente consistía en alijos de café, azúcar, telas, ganado (vacuno y caballar), etc. Después de la Guerra Civil Española, el contrabando se amplió con otros bienes escasos como el pan, la harina, o cemento y plástico.

Tradicionalmente el municipio ha tenido una economía de base agrícola y ganadera, dependiente del Valle de Verín.

Sus principales producciones eran la patata, el maíz, la castaña (son numerosos los bosques de castaños y las variedades de castaña de la zona poseen una merecida fama), forraje para el ganado y en menor medida, trigo y cebada. En las riberas de los ríos Lamas y Mente se cultivaba lino, pero su producción decayó hasta desaparecer en la década de 1950. Actualmente también se procede a la recogida de setas.

Dentro de la ganadería destacan las cabañas bovina, porcina y aviar, y en menor medida la equina y caprina. Las vacas y bueyes eran, como en la mayor parte de Galicia, utilizados como fuerza de trabajo y para la producción de carne, y de forma secundaria de leche y mantequilla. El cerdo era y sigue siendo la base de la alimentaicón humana en la zona. Las ovejas tuvieron una fuerte presencia en los montes de Riós, principalmente destinadas a la producción cárnica, y en menor medida, lanar. Desde la década de 1950 el número de ovejas ha ido decayendo, aunque se ha mantenido el de cabras, especialmente por su leche (la leche de vaca sólo fue abundante y barata a partir de la década de 1970) y por la carne de los cabritos. Habitualmente una familia de labriegos de Riós poseía, a partir de los datos extraídos de la redención de foros de 1929, unas tres o cuatro vacas, una o dos cabras, gallinas y pollos en cantidad variable, uno o dos cerdos y media docena de conejos.

En los últimos años, debido al despoblamiento y al envejecimiento de la población, la agricultura y la ganadería se encuentran en un notable retroceso. Las explotaciones, como en otros muchos lugares de Galicia, se tecnificaron aunque debido a su tamaño (por debajo de la media gallega) dificulta su rentabilidad a largo plazo. Recientemente se introdujo en el municipio un proyecto ecológico para la recuperación del ganado vacuno de raza vianesa.

Existen algunas explotaciones lecheras pero su pequeño tamaño no les augura demasiado futura de continuar en sus actuales condiciones. De este modo, una gran parte de la actividad económica de Riós recae actualmente en la recogida de la castaña. De hecho, en la aldea de Trasestrada, en el lugar de A Igrexa, se ha creado un Centro de Interpretación de la Castaña financiado por la Unión Europea. Sin embargo, en los últimos años el cultivo de la castaña se ha visto afectado por diversas plagas que diezmaron las poblaciones de castaños. Además, muchas de estos árboles son centenarios (algunos de ellos probablemente lleguen a los mil años) y sólo en época reciente se iniciaron nuevas plantaciones de castaño para sustituir a los árboles que previsiblemente irán muriendo y desapareciendo a medio plazo.

También se observa un ligero aumento en las actividades apícolas y de recolección de sectas, mientras que las plantaciones tradicionales de maíz, (atacadas por los jabalíes), de patatas (sólo plantadas para el autoconsumo) y de trigo (cuya explotación no pudo ser mecanizada por el terreno abrupto están siendo abandonadas. Algunas plantaciones de eucaliptos y sobre todo de chopos en los bosques al pie de los ríos, han comenzado a aparecer en los últimos años, alterando el paisaje tradicional. Además, el precio medio de las tierras ha caído en picado y muchos de sus dueños las tienen en barbecho o completamente abandonadas o arrendadas a los pocos paisanos que todavía conservan los antiguos métodos de labranza.

Aunque el municipio fue repoblado con pinos por ICONA durante la década de 1950 no parece que el sector forestal vaya a alcanzar un importante desarrollo en los próximos años. Es preocupante la introducción de eucaliptos, cuyos rendimientos forestales son menores que los de los pinos debido a la altitud y a las heladas invernales. También se introdujeron chopos. Sin embargo, la caída en los precios de la madera no parece que vaya a producir rentabilidad a corto plazo a los propietarios.

El curioso nombre del municipio (Riós) no tiene una explicación clara. En principio la mayoría de los autores cree que se trata de una alteración del nombre original (Ríos) que por influencia del plural gallego de las palabras terminadas en -ón, que en esta zona se hace en -ós: camión-camiós; pantalón-pantalós. Sin embargo esta hipótesis nos llevaría a una hipotética denominación Rión o Rióm desaparecida y que nadie ha explicado claramente. Otros autores, sin embargo, consideran que el origen toponímica se remonta directamente al latín. Los antiguos escritores latinos denominaron la zona "Entre-los-Ríos" (interanerenses o interámnicos son denominaciones utilizadas en diferentes épocas), debido a la abundacia de arroyos y fuentes. El cambio de acentuación en la palabra "Ríos" se habría producido más tarde por motivos no aclarados todavía. Por otra parte, la delimitación de la zona llamada por los textos latinos Entre-los-Ríos resulta difícil, aunque cerca de la parroquia de Castrelo de Abaixo todavía se encuentra un lugar llamado Trambolosríos, en el que se unen los ríos Mente y Arzoá, pero no está claro que sea el mismo lugar de época romana.

Otro ejemplo toponímico semejante se puede encontrar dentro del mismo municipio de Riós, en la parroquia de Rubiós. Seguramente serán necesarias posteriores investigaciones para dilucidar la peculiar toponimia de Riós.

Actualmente el Nomenclátor de Galicia registra Riós como nombre del municipio y de su capitalidad, pero en otras épocas, en documentos medievales y eclesiásticos antiguos, este nombre aparece documentado de otras formas. En la primera mitad del siglo X, en un documento del monasterio de Celanova aparece registrado como Orriolos; Villaurriola (capitalidad) en 1031; Urriós en 1466; Orriós en el Catastro del Marqués de la Ensenada (a mediados del siglo XVIII); Orriós en 1763. En 1777 Pedro González de Ulloa cita "Jurisdicción del Riós" y también "Montañas del Riós", aunque todavía se ve Orriós en el año 1845 en la cartografía de Fontana, y también en 1851 en algunos documentos eclesiásticos. Después también aparece O Riós, Riós (la forma oficial actual), e incluso términos erróneos como "Ríos" o "Los Ríos".

Fernado Cabeza Quiles deja constancia de la posible procedencia del diminutivo latino "riviolos" (ríos pequeños) y otros autores también compartebn la misma opinión. Por otra parte tampoco se descarta la posible procedencia de un topónimo de raíz prerromana Orr- que significa "alturas, cumbres" o "valles entre montes"; en base a las formas antiguas que se documentan sobre el topónimo, Urriola, Orriolos, Urriós, Orriós, en semejanza a otros localizados en Ourense, en Galicia, en Sanabria y en Portugal, como Orras, (Val de Orras), Urros, Urrós, Urroa, Orra, Orro, Orros, Órrea, Trasorras (Castroverde, Lugo), Valdorros (Burgos), Urrieta (Sanabria) o con Orreta en la zona portuguesa de Trás-os-Montes. En general se le atribuye el significado de "valle entre montañas" y con Urreta (Vimioso), donde también se refiere a "valle o monte con muchos valles", Arrieta, Urieta, Ourreta, Orreta son nombres de unos treinta pequeños valles entre Portugal y Zamora y la palabra posiblemente significa lo mismo en Valdurro (Asturias) o Valdorria (León). Además, teniendo en cuenta la orografía del municipio, resulta adecuado pensar en esta vinculación toponímica.

El 9 de junio del año 2006 Vicente Feijoo Ares, coordinador de los trabajos del proyecto Toponimia de Galicia, recogió más de 4.200 nombres propios de aldeas, lugares, tierras de cultivo, montes, vaguadas, fuentes, caminos, piedras, regatos y molinos, con la ayuda de los vecinos del municipio.

El escudo actual del municipio data del 14 de julio del año 2000, siendo emitido por la Comisión de Heráldica da Xunta de Galicia a propuesta del propio municipio, en el que se recogen tres alusiones representativas de la realidad -o peculiaridad- física y del propio pasado histórico de las tierras que hoy lo conforman. Así las ondas azules evocan el propio topónimo de Riós, el castaño destaca la especie arbórea predominante en el término municipal, en el que por otra parte la riqueza forestal es muy importante. En el escudo se incluye la cadena de la familia Zúñiga, dispuesta en orla, que permite perpetuar el recuerdo -como ya hicieron otros municipios del contorno- de su vinculación con la noble casa de Monterrei, circunstancia que en este caso adquiere una significación más especial, pues que en este municipio se localizan los núcleos originarios de sus extensos patrimonios gallegos.

La festividad más importante del municipio de Riós se celebra el 15 de agosto en la parroquia de Santa María de Riós, que tiene una iglesia barroca del siglo XVIII, que se terminó de construir en 1718. Esta iglesia fue construida siendo abad don Antonio Ramos Moscoso. También es necesario mencionar las iglesias parroquiales de Santa María de Castrelo de Abaixo, Santa María de Castrelo de Cima, la de San Miguel de la parroquia de Progo y la iglesia de San Esteban en Trasestrada. Otra construcción interesante de carácter religioso es el crucero de Santa María de Riós.

Por todo el territorio municipal están dispersos algunos castros pero casi ninguno está en condiciones de ser visitado con facilidad.

En el pueblo de A Silva se conserva un antiguo molino de agua, recientemente restaurado y habilitado para el turismo.

En el pueblo de Castrelo de Cima se celebra la fiesta da Queimada, en Septiembre, en honor de la Virgen de los Remedios. Existía un carnaval tradicional con máscaras y trajes típicos ("vellarróns") en Castrelo de Cima y A Veiga do Seixo, aunque desaparecieron hace varias décadas. Actualmente el municipio de Riós patrocina la recuperación de estas vestimentas en el marco de los carnavales de la comarca de Verín.

Estos trajes de carnaval llevan una careta de cartón duro, donde resalta una afilada nariz con bigote y barba hechos de lana de oveja de color negro; espesas cejas; una blanca dentadura y unas grandes orejas de papel. El traje consta de una camisa de algodón con lazos de once colores y un calzón con flecos coloreados. Y los complementos son una pañoleta blanca, faja, botas, pololos y un palo.

La diferencia principal entre el traje de Castrelo y el de A Veiga consistía en que en el primer caso el traje llevaba tiras de tela mientras que en el segundo estas tiras eran de papeles.

No obstante, lo más interesante de la zona es su inmenso bosque de robles, castaños y pinos que ocupa la mayor parte del municipio, así como sus valles y paisajes naturales que en la zona lindante de Portugal tienen la categoría de Parque Natural.

Parroquias: O Riós, Castrelo de Abaixo, Castrelo de Cima, O Navallo, Progo, Rubiós, Trasestrada, Fumaces e A Trepa.

Al principio



Orense

Orense (España )

Orense (en gallego y oficialmente Ourense) es una ciudad y municipio español, capital de la provincia de Orense (Galicia). Es la tercera ciudad gallega por población, tras Vigo y La Coruña, y está situada en el sureste de Galicia (el río Miño pasa por esta ciudad).

El valle del Miño en la zona de Orense ya estaba habitado en la época castreña como prueban los asentamientos del Castro de Oira, San Tomé y Valdegola así como el asentamiento originario en las proximidades de As Burgas, las fuentes de agua termal en torno a las cuales se conformó la ciudad romana.

El origen de la ciudad es romano, existen dudas sobre la etimología del topónimo Orense/Ourense. La primera teoría señal que fue bautizada por los romanos posiblemente como «La ciudad del oro» (Auriense) por su enorme abundancia de este metal, lo que la convirtió en una importante ciudad de la provincia romana de Hispania hasta que se agotaron sus reservas del apreciado metal dorado, que se podía encontrar en el curso del propio río Miño. Otra teoría postula que el nombre de la ciudad proviniera del latín aquae urente («aguas abrasadoras»), o del germánico warmse («lago caliente»), por sus conocidas fuentes de aguas termales, conocidas como Burgas (nombre derivado del bajo latino burca, que significa pila).

No obstante esta discusión lo cierto es que durante la época romana se construyó un puente sobre el Miño, protegido por una pequeña guarnición, que formaba parte de un ramal de la Vía XVIII que unía Brácara Augusta y Asturica Augusta y que el núcleo de población se hallaba en el entorno de la actual Plaza Mayor.

Después de la dominación romana, Orense siguió siendo una ciudad importante debido al puente sobre el río Miño, cuyos pilares todavía son romanos y que ha sido reconstruido múltiples veces a los largo de la historia. Esta situación estratégica hicieron de la ciudad un importante núcleo comercial desde la Edad Media.

Durante la época sueva se supone que la ciudad llegó ser corte real durante el reinado de Karriarico y Teodomiro, que ordenó la edificación de la primera iglesia en honor de San Martín de Tours, patrón de la ciudad, agradecido por la curación de uno de sus hijos. Una vez unido el reino suevo al visigodo se produce un vacío documental. Se supone que sufrió las incursiones de árabes y normandos en el siglo X y XI, tras el cual, se inicia una lenta recuperación.

En el 1084, el obispo Ederonio restaura la entonces catedral, hoy iglesia de Santa María Madre sobre las ruinas de la antigua, consagrándose poco después la actual dedicada a San Martín de Tours.

Es en esta época cuando aparece la primera mención al Concejo, la historia medieval orensana está marcada por los diferentes obispos entre los que destacan Pedro Seguín y obispo don Lorenzo que realizó importantes obras de consolidación del puente romano que amenazaba ruina.

Acontecimientos importantes en la vida de la ciudad en el medievo fueron la ocupación del duque de Lancaster, que se proclamó en Orense rey de Castilla; la segunda revuelta irmandiña (1468) y ya en 1501 la entrevista que sostuvieron Felipe el Hermoso y doña Juana con el Cardenal Cisneros.

Durante los siglos XVII y XVIII la ciudad vive un apacible letargo solo roto por la Iglesia que realiza diversas obras unas a instancias de los obispos y otras por órdenes religiosas como los jesuitas que se instalan en la ciudad a mediados del siglo XVII.

A principios del siglo XIX, Orense es una pequeña ciudad poblada principalmente por hidalgos, artesanos y religiosos destacando la figura del Cardenal Quevedo que forma parte de las Cortes de Cádiz, la designación como capital provincial impulsa la aparición de una nueva clase funcionarial hasta que la llegada del ferrocarril desde Vigo de un definitivo empujón a la ciudad que verá la consolidación de una nueva clase: la burguesa formada principalmente por emigrantes castellanos como los De las Cuevas, Pérez, Romero, Villanueva que dominarán el panorama político y económico de la ciudad hasta bien entrado el siglo XX.

El desarrollo de la ciudad marcado por la llegada del ferrocarril y la construcción de la carretera Villacastín–Vigo dará como resultado una ciudad de carácter eminentemente comercial y administrativo.

Durante la II República la ciudad no estuvo al margen de las polémicas nacionales, aunque de tendencias conservadoras ello no impidió que el primer alcalde socialista, Manuel Suárez Castro, ocupara el cargo hasta el golpe militar del 18 de julio.

Tras la Guerra Civil la fuerte emigración procedente de la provincia generó un importante crecimiento demográfico y un crecimiento del sector de la construcción, hitos importantes de esta época son la unión con el municipio de Puente Canedo situado en la margen norte del Miño, la finalización del ferrocarril Madrid–Zamora–Orense–Vigo y el surgimiento de nuevos barrios.

Actualmente Orense es un importante nudo de comunicaciones donde se confluyen con la autovía de las Rías Bajas y la futura Autopista de Santiago, cuatro carreteras nacionales, así como cuatro vías de ferrocarril. La estación Orense–Empalme, una de las dos estaciones con las que cuenta la ciudad, es la más importante de Galicia, desde donde se centraliza y controla todo el tráfico ferroviario del noroeste de la Península.

Mantiene gran importancia como centro administrativo y económico de la provincia y un fuerte sector comercial, es la tercera ciudad de Galicia por población.

El ayuntamiento de Orense le esta dando, hoy en día, un gran impulso a la faceta turística de la ciudad, haciendo especial hincapié en el aspecto termal. Para ello, se llevan haciendo mejoras en las riberas del río Miño y de las zonas termales. También se le está dando un gran apoyo en el tema de infraestructuras, con la próxima llegada de la AG-53 (Autovía de Santiago) y a más largo plazo la A-76 (Ponferrado), la A-56 (Lugo) y las línes de alta velocidad de Santiago, Madrid y Vigo.

El clima está conformado en un microclima local que se encuadra en un ámbito de transición entre el oceánico y el continental del interior, con fríos y humedad en los inviernos y calores agobiantes y húmedos en el verano.

La industria predominante en Orense es la alimentaria entre la que destaca la fábrica de Coren y la industria vitivinícola. Otro de los sectores más importantes es el de la moda, con diseñadores nativos como Roberto Verino, Adolfo Domínguez, Uxía y María Domínguez (Bimba y Lola) o Purificación García además de firmas como Carolina Herrera o Tous asentadas en la provincia. Aunque en la última publicación del ine, orense es la provincia con la mayor tasa de mayores de 65 años y la segunda con la renta por habitante más baja. Solo supera a Cuenca en ingresos.

El Ayuntamiento de Orense está regido, en la actualidad, por un alcalde socialista, aunque en realidad, el gobierno local está en manos de una coalición de dos partidos (PSOE y BNG) que se reparten las distintas concejalías.

Antiguamente, Orense fue una ciudad que estaba muy mal comunicada, llegándose a tardar el doble de tiempo en ir entre Madrid y Orense que de ir entre Madrid y Alicante. Con la llegada de la democracia, comenzó un proceso de mejora de las carreteras orensanas. En el año 1975, se contabilizaban 2 carreteras nacionales. Hoy en día Orense posee 4 carreteras nacionales y una autovía, y están en proyecto otras tres autovías. En los desplazamientos dentro de la ciudad, destacan las calles Progreso, Habana y Curros Enríquez en el centro, Nuestra Señora de la Saínza y Zamora en el sur y Las Caldas y Santiago en el Norte. Tiene un pequeño tramo de circunvalación por el este, mientras que el tramo norte esta en parálisis desde hace más de una década. En cuanto a la sur y oeste, la carretera de Madrid forma un tramo de circunvalación. Hace poco también fue presenta la Ronda Bulevar Oeste, que aliviará el tráfico en el centro de la ciudad.

Al principio



Source : Wikipedia