Primera etapa

3.4186489058363 (1051)
Publicado por grag 30/04/2009 @ 14:09

Tags : primera etapa, tour de francia, ciclismo, deportes

últimas noticias
Danilo Di Luca muestra su poderío en la primera etapa en los Dolomitas - El Diario Montañés
Ángel Gómez (Fuji-Servetto) a 9.44 El italiano Danilo di Luca (LPR) se impuso ayer en la cuarta etapa del Giro, en San Martino di Castrozza, en los Dolomitas, donde el sueco Thomas Lövkvist (Columbia) se vistió con la 'maglia rosa' de líder de la...
Petacchi vence la segunda etapa y Cavendish sigue líder del Giro - ABC.es
El ciclista italino Alessandro Petacchi, del equipo LPR, ha vencido la segunda etapa del Giro de Italia en el esprint al británico Mark Cavendish, que conserva la 'maglia rosa' de líder, mientras que el español David García se enfundó la camiseta verde...
Chávez lanza su revolución cultural - El País (España)
El PRL, al menos en su primera etapa, está dirigido a los adultos agrupados en las organizaciones vecinales, obreras y estudiantiles creadas por el Gobierno como base social de su proyecto político: a los Consejos Comunales, a las Empresas de...
callnet en su primera etapa de desarrollo en Flores - Ecos Regionales
... en los cuales se incluyeron viajes al exterior, informando a su vez que en una primera instancia los mismos se cumplieron conjuntamente con la Intendencia pero debido a desencuentros que se produjeron en una etapa clave del proyecto, la iniciativa...
Concluye la segunda jornada del debate sobre el estado de la nación. - 20 minutos
11.55: "La etapa que atravesamos exige respuestas políticas coordinadas", afirma Alonso, y añade: "Nuestra presencia en el G-20 ha sido muy positiva y es un hecho histórico sin precedentes". El portavoz hace referencia a Aznar ya la reunión de las...
El Papa llega mañana a Jordania, primera etapa de su viaje a ... - ADN.es
El papa Benedicto XVI viaja mañana a Ammán, primera etapa de su viaje de ocho días a Tierra Santa, que le llevará también a Israel y los Territorios Palestinos para mostrar su cercanía a la minoría católica y su apoyo "a los que se esfuerzan por lograr...
Ministra Poblete entrega primera etapa de Costanera del Estrecho ... - El Repuertero
Aseguró que esta es sólo la primera etapa, ya que “actualmente se encuentran en desarrollo dos tramos viales, un puente, una pasarela peatonal y un parque de niños, cuyo diseño original fue obra de los niños de jardines de la Fundación Integra”....
un Papa solo y valiente - El País (España)
"A mí ya me han diseccionado varias veces: el profesor de la primera etapa y el de la etapa intermedia, el primer cardenal y el de después. Ahora se añade otro segmento más. Como es natural, las circunstancias, las situaciones y las personas influyen,...
Nena Daconte actuará en las fiestas de la Ascensión 2009, que ... - Europa Press
Pasacalles y la charanga TNT también participarán durante la tarde en la celebración, que en esta jornada vivirá la primera etapa de la Vuelta Ciclista de la Ascensión, con salida en la Plaza de Europa. Antes del concierto de Nena Daconte,...

Nerón

Moneda con Nerón y Agripinila.

Nerón Claudio César Augusto Germánico, en latín Nero Claudius Cæsar Augustus Germanicus (15 de diciembre del 37 – 9 de junio del 68), fue un emperador del Imperio Romano que gobernó desde el 13 de octubre del 54 hasta su muerte, el 9 de junio del 68. Tras morir, se convirtió en el último emperador de la Dinastía Julio-Claudia. Nerón era hijo de Cneo Domicio Ahenobarbo y su mujer Agripinila. Ascendió al trono tras la muerte de su tío Claudio, que lo había nombrado su sucesor.

Durante su gobierno, centró la mayor parte de su atención en la diplomacia y el comercio, e intentó aumentar el capital cultural del Imperio. Ordenó la construcción de diversos teatros y promovió los juegos y pruebas atléticas. Diplomática y militarmente su reinado se caracterizó por el éxito contra el Imperio Parto, la represión de la revuelta de los británicos (60–61) y una mejora de las relaciones con Grecia. En el año 68 se produjo un golpe de estado de varios gobernadores, tras el cual, aparentemente, le forzaron a suicidarse.

El reinado de Nerón se asocia comúnmente a la tiranía y la extravagancia. Se le recuerda por una serie de ejecuciones sistemáticas, incluyendo la de su propia madre y su hermanastro Británico, y sobre todo por la creencia generalizada de que mientras Roma ardía él estaba componiendo con su lira, además de como un implacable perseguidor de los cristianos. Estas opiniones se basan fundamentalmente en los escritos de los historiadores Tácito, Suetonio y Dión Casio. Pocas de las fuentes antiguas que han sobrevivido lo describen de manera favorable, aunque sí hay algunas que relatan su enorme popularidad entre el pueblo romano, sobre todo en Oriente.

La fiabilidad de las fuentes que relatan los tiránicos actos de Nerón es actualmente motivo de controversia. Separar la realidad de la ficción, en relación a las fuentes antiguas, puede resultar imposible.

Nerón nació el 15 de diciembre de 37 con el nombre de Lucio Domicio Ahenobarbo en Antium, cerca de Roma. Era el único hijo de Cneo Domicio Ahenobarbo y Agripinila, hermana del emperador Calígula.

Su padre era nieto de Cneo Domicio Ahenobarbo y Emilia Lépida a través de su hijo Lucio Domicio Ahenobarbo. Cneo era nieto de Marco Antonio y Octavia la Menor a través de su hija Antonia la Mayor. A través de Octavia era por tanto sobrino de César Augusto. El padre sirvió como pretor y como miembro de la guardia personal de Calígula durante el viaje del futuro emperador a Oriente. Según Suetonio, el padre de Nerón era un asesino y el emperador Tiberio le acusó de traición, adulterio e incesto. Sólo la muerte del propio Tiberio hizo que se librase de los cargos que se le imputaron. Cneo murió de un edema en el año 39, cuando Nerón contaba con tres años de edad.

Su madre, Agripinila (también conocida Agripina la menor), era bisnieta de César Augusto y su esposa Escribonia a través de su hija Julia Augusta y de su marido Marco Vipsanio Agripa. El padre de Agripinila, Germánico, era nieto de la esposa de Augusto, Livia por un lado y de Marco Antonio y Octavia por otro. Germánico era además hijo adoptivo de Tiberio. Una serie de antiguos historiadores acusan a la madre de Nerón de asesinar a su propio marido, el emperador Claudio.

Las posibilidades de que Nerón ascendiera al trono eran muy escasas, ya que su tío materno, Calígula, comenzó su reinado a la edad de 24 años, tiempo más que suficiente para tener o nombrar a sus propios herederos. Además, su madre perdió el favor de Calígula y tras la muerte de su esposo en el 39 estuvo en el exilio. Calígula administró la herencia de Nerón y se la envío a su tía Domicia Lépida.

Antes de que Calígula empezara siquiera a mover la lenta maquinaria de los preparativos para su sucesión, fue asesinado junto a su esposa Milonia Cesonia y su hija Julia Drusilla en el año 41. El asesinato de Calígula elevó al trono al tío del finado emperador, Claudio quien, una vez en el poder, permitió a Agripinila regresar del destierro.

Claudio había estado casado en dos ocasiones antes de contraer matrimonio con Mesalina. Fruto de este matrimonio habían nacido Claudio Druso (muerto durante la adolescencia) y una hija. Con Mesalina tuvo dos hijos, Claudia Octavia y Británico. Claudio sin embargo tuvo que asesinar a Mesalina tras el complot que esta urdiera para derrocarle. En el año 49, Claudio se casó por cuarta vez con Agripinila. Para apoyarse políticamente en un heredero, Claudio adoptó a Nerón en el año 50, pasando este a llamarse Claudio Nerón César Druso. Al ser mayor que su hermanastro Británico, Nerón se convirtió en heredero al trono.

Nerón se proclamó adulto a la edad de 14 años. Fue nombrado procónsul y entró por primera vez en el Senado, además de disertar ante la Cámara. Realizó sus primeras apariciones públicas junto a Claudio y apareció en las monedas emitidas durante el gobierno de su tío como su sucesor. Se casó además con su hermanastra Claudia Octavia.

Cuando Claudio murió en el año 54, Nerón ascendió al trono como su inmediato sucesor. Aunque existen muchas discrepancias entre los antiguos relatos sobre la muerte de Claudio, muchos de estos establecen a Agripinila como la asesina, alegando que la madre de Nerón lo envenenó. Sin embargo, no existen pruebas contundentes de dicha acusación.

Nerón se convirtió por tanto en emperador a los 16 años de edad, siendo por tanto muy joven aún. Según diversas fuentes antiguas, estuvo fuertemente influenciado por su madre durante la primera etapa de su reinado, por su tutor Séneca y por el Prefecto del pretorio, Sexto Afranio Burro. Los primeros años de su reinado se conocen como ejemplo de buena administración en los que los asuntos del Imperio se trataron de manera efectiva y el Senado gozó de influencia y poder en los asuntos del Estado.

Sin embargo, pronto se presentaron problemas debido a la competencia entre la influencia ejercida por su madre y la de sus asesores, Séneca y Burro. En el año 54 Agripinila trató de sentarse junto a su hijo mientras este parlamentaba con un delegado armenio, pero Séneca la detuvo en pos de evitar una escandalosa escena. El círculo de amigos de Nerón empezó a poner al emperador en contra de su madre y le advirtieron sobre su "sospechosa conducta". Nerón mientras, insatisfecho con su matrimonio con Octavia, inició un romance con Claudia Actea, una liberta. Cuando Agripinila tuvo noticias de la infidelidad de su hijo, trató de intervenir a favor de Octavia y le exigió que despidiera a Actea. Nerón, apoyado por Séneca, se resistió a que su madre interviniera en su vida privada.

Cuando Británico, hijo del finado emperador Claudio llegó a la edad de 14 años, Nerón lo consideró como una amenaza para su poder. Según Tácito, la denigrada Agripinila esperaba que con su apoyo, Británico se convirtiera en heredero al trono por encima de Nerón. Sin embargo, el joven murió repentina y sospechosamente el 12 de febrero de 55, el día anterior a su proclamación como adulto. Según Nerón, Británico murió de un ataque epiléptico, pero todos los historiadores antiguos acusan a Nerón de envenenarle con el vino. Tras la muerte de Británico, Octavia y Nerón expulsaron a Agripinila de la residencia imperial.

Con el tiempo, se fue volviendo progresivamente cada vez más poderoso, liberándose de sus asesores y eliminando a sus rivales al trono. En el año 55, depuso a Marco Antonio Palas, un aliado de Agripinila de su puesto en el Tesoro. Palas, junto a Afranio Burro fue acusado de conspirar para derrocarle y colocar en el trono a Fausto Cornelio Sila Felix. A su vez, Séneca fue acusado de mantener relaciones con Agripinila y de malversación de fondos. Sin embargo, todos ellos fueron absueltos. A partir de ese momento, Séneca y Burro redujeron su papel político a intentar moderar el modelo de gobierno de Nerón.

En el año 58, inició una relación amorosa con Popea Sabina, la esposa de su amigo y futuro emperador, Marco Salvio Otón. Al parecer, no podía contraer matrimonio con Popea mientras su madre siguiera viva, ya que esta se opondría, así que ordenó su asesinato en el año 59, si bien Nerón no se casaría con Popea hasta el año 62 y, según Suetonio, Nerón y Popea sólo se casaron cuando esta comenzó a presionarle. Los historiadores modernos opinan que el verdadero motivo para asesinar a su madre fue que esta había conspirado contra él intentando colocar a Cayo Rubelio Plauto en el trono.

En el año 62, Burro, uno de sus asesores más importantes, murió y Séneca, por su parte, tuvo que hacer frente de nuevo a acusaciones de malversación, lo que le obligó a retirarse de la vida pública. Nerón se divorció de Octavia y la desterró, pero viendo las airadas protestas que esta acción había suscitado entre el pueblo romano, se vio obligado a llamarla del exilio. A pesar de esta aparente buena acción, Octavia fue ejecutada al poco de regresar a la capital.

Las tensiones entre el Senado y Nerón se iniciaron a partir del año 62. Nerón acusó de traición a Antistio, un pretor, cuando este habló mal de él en una fiesta. Posteriormente, Nerón exilió a Fabricio Veiento al calumniar al Senado en un escrito. Según Tácito, la conspiración de Cayo Calpurnio Pisón empezó a fraguarse ese mismo año. Con el objetivo de consolidar su poder, Nerón ejecutó a una serie de sus rivales entre los años 62 y 63, incluyendo a Palas, Rubelio Plauto y Fausto Sila.

La consolidación de su poder incluía también usurpar progresivamente las prerrogativas del Senado. Cuando inició su reinado en 54, Nerón había prometido al Senado devolverle los poderes que ostentaba durante la época republicana. En el año 65, los senadores se quejaron de que Nerón no había cumplido su promesa, lo que motivó la Conspiración de Pisón.

Poco después de su ascenso al trono en el año 55, el reino vasallo de Armenia derrocó a su príncipe Radamisto y lo sustituyó por el príncipe parto Tiridates I. Los romanos consideraron esto como una invasión parta de territorio romano y temieron cómo actuaría el entonces joven emperador ante la situación. Nerón reaccionó rápidamente enviando un ejército a la región bajo las órdenes de Cneo Domicio Corbulo. Los partos huyeron y cedieron temporalmente el control de Armenia a Roma.

La paz no duró mucho y la guerra a gran escala se inició en el año 58. El rey parto Vologases I se negó a retirar a su hermano Tiridates de Armenia e inició una invasión en toda regla del territorio armenio pero Corbulo respondió satisfactoriamente rechazándoles ese mismo año. Tiridates se vio por tanto obligado a ceder de nuevo el control de Armenia a Roma.

Nerón fue aclamado en público cuando llegaron a Roma las noticias de esta victoria. El emperador colocó a Tigranes VI, un noble capadocio, en el trono de Armenia y Corbulo, por su parte, fue nombrado gobernador de Siria como recompensa por su buena actuación en el Este.

En el año 62, Tigranes invadió la ciudad parta de Adiabene. Una vez más, Roma y Partia se encontraban en guerra, situación que continuó hasta el año 63. Partia por su parte alimentó el establecimiento de disturbios por terriorio sirio. Corbulo trató de convencer a Nerón para que continuara con la guerra, pero Nerón optó por intentar llegar a un acuerdo de paz mientras que en Roma crecía el enrarecimiento de la plebe debido al vulnerable suministro de grano y al defícit presupuestario.

El resultado de las negociaciones fue que Tiritades se proclamaba Rey de Armenia, pero fue coronado en Roma por el propio Nerón. En el futuro, por tanto, el Rey de Armenia debía ser un príncipe parto, pero debía ser nombrado por el emperador romano. Tiritades se vio obligado por tanto a viajar a Roma para ser coronado por Nerón y el pueblo, por su parte, se mostró contento por las vidas que se habían salvado gracias a este acuerdo de paz.

El tratado le supuso una gran victoria política que propició que el emperador se convirtiese en un personaje muy popular en las provincias orientales y también entre los partos. La paz entre Roma y Partia se mantuvo hasta el año 114, cuando el emperador Trajano invadió Armenia.

Durante el transcurso de su reinado, intentó a menudo complacer a las clases bajas, si bien también fue criticado por el mismo motivo, por su obsesión por ser popular.

Al comienzo de su mandato, en el año 54, prometió al Senado más autonomía, para lo cual prohibió durante su primer año en el poder que se le hiciera referencia en los decretos públicos, lo que fue bien acogido entre los senadores. Durante esta época se le conocía en Roma por derrochar a espuertas y por frecuentar prostíbulos y tabernas.

En el año 55, comenzó a desempeñar un papel más activo como administrador. Fue cónsul en cuatro ocasiones entre los años 55 y 60. Durante esta etapa los historiadores hablan bastante bien de su administración, en contraste con los posteriores relatos.

Nerón puso restricciones al importe de las fianzas y las multas y limitó los honorarios de los abogados. Hubo un debate en el Senado sobre si los antiguos dueños de los libertos tenían derecho a revocar su libertad si estos mostraban una mala conducta frente a ellos en la que Nerón apoyó a los libertos y, cuando el Senado trató de aprobar una ley referente a su libertad, Nerón la vetó.

Sus acciones estaban encaminadas a mejorar la situación económica de los pobres. Cuando estos clamaron que estaban demasiado endeudados, Nerón trató de derogar todos los impuestos indirectos. Sin embargo, el Senado lo convenció de que esta medida sería demasiado extrema y, como solución intermedia al problema, Nérón estipuló que los impuestos se redujesen del 4,5% al 2,5%. Además, los registros tributarios pasaron a ser de dominio público y, con el objetivo de reducir el costo de los alimentos, estableció que los barcos mercantes quedasen exentos de pagar impuestos.

Como amante de las artes y del placer, construyó una serie de gimnasios y teatros en los que se celebraban actuaciones al estilo griego. También se celebraron muchos combates de gladiadores. El emperador estableció los Quinquenales Neronia, unos espléndidos juegos en los que se celebraban como novedad interpretaciones de poesía y teatro. Sin embargo, el teatro no era bien visto en Roma, ya que se consideraba inmoral y característico de las clases bajas y se empezó además a cuestionar la carga que supondría para el Erario la celebración de estos juegos.

En el año 63 se presentaron las primeras crisis económicas. La guerra contra Partia y la dificultad del transporte de grano amenazaron con aumentar el precio del mismo. Para hacer frente a las dificultades económicas, Nerón hizo una donación al tesoro y destinó una parte del mismo para pagar el grano. Posteriormente decidió firmar la paz con sus enemigos partos. En el año 64, un nuevo desastre asoló al Imperio cuando la propia ciudad de Roma se vio envuelta en llamas. Tras el devastador incendio, Nerón destinó todo el dinero posible a la reconstrucción de la ciudad y para ello tuvo que incrementar fuertemente los impuestos a los ricos ciudadanos de las provincias.

Durante su reinado se llevaron a cabo una serie de importantes proyectos de construcción. Para prevenir el paludismo, Nerón recogió los escombros resultantes tras el incendio. Además, también erigió la Domus Aurea y trató de excavar un canal navegable a través del Istmo de Corinto. Todos estos y otros proyectos vaciaron prácticamente el Tesoro.

En comparación con sus sucesores, Roma se mantuvo relativamente pacífica bajo el reinado de Nerón. La guerra contra Partia fue la única gran guerra acaecida durante su gobierno, y a su término se le elogió por ser una victoria tanto política como militar. Sin embargo, y al igual que muchos emperadores, Nerón tuvo que enfrentarse a una serie de rebeliones internas y luchas por el poder durante su reinado. Nerón fue uno de los pocos emperadores que pudo disponer el cierre de las puertas del Templo de Jano. Jano era el dios del principio y del final, y tenía un templo en el Foro Romano, al cual debía cerrársele las puertas en tiempos de paz. Pero como los ejércitos romanos siempre se encontraban combatiendo en alguna lejana provincia, las puertas del templo permanecían abiertas. Solo tres emperadores romanos puieron mantener las puertas del templo cerradas por un tiempo: Augusto, Vespasiano y Nerón.

En el año 60, mientras el gobernador de la provincia de Britania, Cayo Suetonio Paulino estaba ocupado tomando la Isla de Mona, las tribus del sureste, encabezadas por la Reina Boudica se rebelaron contra Roma. Boudica y sus tropas destruyeron tres ciudades antes de que el ejército de Suetonio Paulino pudiera regresar y sofocar la rebelión en la Batalla de Watling Street acontecida en el año 61. Temiendo que Suetonio Paulinuo incitaría aún más a la revuelta, Nerón sustituyó al victorioso gobernador por el más conciliador Publio Petronio Turpiliano.

En el año 65, Cayo Calpurnio Pisón, un senador romano, organizó una conspiración para derrocar a Nerón con la ayuda de Subrio Flavio, un tribuno pretoriano y Sulpicio Ásper, un centurión. Según Tácito, la intención de los conspiradores era "liberar al Estado " del tiránico gobierno de Nerón y restaurar la República. El liberto Milico descubrió el complot e informó al secretario del emperador, Epafrodito. A consecuencia de esto, la conspiración fracasó y sus componentes fueron ejecutados, incluyendo Marco Aneo Lucano, poeta y amigo del emperador, además de sobrino de Séneca. Séneca se suicidó tras reconocer haber hablado del complot con los conspiradores.

En el año 66 estalló una revuelta en Judea derivada de la creciente tensión religiosa entre griegos y judíos. En el año 67, Nerón envió a Tito Flavio Vespasiano a sofocar la rebelión, cosa que hizo satisfactoriamente en el año 70, dos años después de la muerte del propio Nerón. Durante el conflicto los romanos destruyeron la ciudad de Jerusalén y destrozaron su Templo.

A finales del 67 o principios del 68, Cayo Julio Vindex, gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló contra la política fiscal de Nerón. El emperador envió a Lucio Verginio Rufo, gobernador de Germania Superior a sofocar la revuelta. Víndex, con el objetivo de recabar aliados, solicitó apoyo a Galba, gobernador de Hispania Tarraconense pero Verginio Rufo terminó derrotando a Víndex y este se suicidó. Galba por su parte había sido declarado enemigo público.

Nerón había recuperado el control militar del Imperio, cuestión que fue utilizada en su contra por sus enemigos en Roma. En junio del 68, el Senado votó que Galba fuera proclamado como emperador y declaró enemigo público a Nerón. La Guardia Pretoriana había sido sobornada y su prefecto Ninfidio Sabino, ambicionaba convertirse en emperador por lo que capturó a Nerón y le obligó a suicidarse.

La muerte de Nerón sin dejar herederos, en vez de traer estabilidad al Imperio, desató un ciclo de guerras civiles conocido como el Año de los cuatro emperadores. Los sucesores de Nerón combatieron entre sí por el poder y fueron sucediéndose hasta que Vespasiano fue proclamado emperador, comenzando la que sería la dinastía Flavia.

Durante la noche del 19 de julio de 64, estalló en Roma un incendió que devastó la ciudad. El fuego se inició en el sureste del Circo Máximo, donde se localizaban unos puestos que vendían productos inflamables.

Según Tácito, el fuego se extendió rápidamente y duró cinco días. Se destruyeron por completo cuatro de los catorce distritos de la ciudad y otros siete quedaron muy dañados. El único historiador que vivió durante esa época y que describe el incendio es Plinio el Viejo, mientras que los demás historiadores de la época Flavio Josefo, Dión Crisóstomo, Plutarco y Epicteto, no mencionan el acontecimiento en sus obras.

No está realmente claro cuál fue la causa del incendio, si fue un accidente o fue premeditado. Suetonio y Dión Casio defienden la teoría de que fue el propio Nerón quien lo causó con el objetivo de reconstruir la ciudad a su gusto. Tácito menciona que los cristianos se declararon culpables del delito, aunque no se sabe si esta confesión fue inducida bajo tortura. A pesar de todo, los incendios accidentales fueron comunes en la Antigua Roma. Bajo los reinados de Vitelio (69) y de Tito Flavio Sabino Vespasiano (80), estallaron otros dos más.

Según Suetonio y Dión Casio, mientras Roma ardía, Nerón estaba cantando el Iliupersis. Sin embargo, según Tácito, Nerón estaba en Antium durante el incendio y, al tener noticias del mismo, viajó rápidamente a Roma para encargarse del desastre, utilizando su propio tesoro para entregar ayuda material. Tras la catástrofe, abrió las puertas de su palacio a las personas que habían perdido su hogar y abrió un fondo para pagar alimentos que serían entregados entre los supervivientes. A raíz del incendio, Nerón desarrolló un nuevo plan urbanístico dentro del cual proyectó la construcción de un nuevo palacio, conocido como la Domus Aurea, en unos terrenos que el fuego había despejado. Para conseguir los fondos necesarios para la construcción del suntuoso complejo, Nerón aumentó los impuestos de las provincias imperiales.

Tácito relata que tras el incendio, la población buscó un chivo expiatorio para desatar su ira, y empezaron a circular rumores de que Nerón era el responsable. Para alejar de sí las culpas, Nerón acusó a los cristianos y ordenó que a algunos se les arrojara a los perros mientras que otros fueron quemados vivos y crucificados.

Nerón era aficionado a la conducción de carros, al arpa y a la poesía. El emperador compuso canciones que se interpretaron por todo el Imperio, aunque en un principio solo las tocaba en audiencias privadas.

En el año 64 Nerón empezó a cantar en público en la ciudad de Neápolis, buscando con ello aumentar su popularidad. Cantó también en el Quinquenal Neronia en el año 65. Algunos historiadores relatan que fueron el Senado, su círculo de amigos y el pueblo los que animaron a Nerón a cantar en público. Sin embargo, los historiadores antiguos critican las acciones del emperador considerándolo denigrante para alguien de su posición.

Nerón participó en los Juegos Olímpicos del año 67, a fin de mejorar las relaciones con Grecia y de mostrar el dominio romano al pueblo helénico y al orbe en general. Como competidor, Nerón condujo un carro de diez caballos y casi murió al sufrir una caída. También participó como actor y cantante y, a pesar de no ser el mejor de los participantes, ganó todas las coronas de hierba y las trajo a Roma donde las expuso en un desfile. Las victorias de Nerón se atribuyen sin duda a su condición de emperador y al soborno de los jueces.

A finales del 67 o principios del 68, Cayo Julio Vindex, gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló contra la política fiscal de Nerón. El emperador envió a Lucio Verginio Rufo, gobernador de Germania Superior a sofocar la revuelta y Víndex, con el objetivo de recabar aliados, pidió apoyo a Galba, gobernador de Hispania Tarraconense. Verginio Rufo, sin embargo, derrotó a Víndex y este se suicidó, mientras que Galba, por su parte, acabó siendo declarado enemigo público.

Nerón había recuperado el control militar del Imperio, pero esto fue utilizado en su contra por sus enemigos en Roma. En junio de 68, el Senado votó que Galba fuera proclamado como emperador y declaró enemigo público a Nerón. utilizando para ello a la Guardia Pretoriana, que había sido sobornada, y a su prefecto Ninfidio Sabino, que ambicionaba convertirse en emperador.

Según Suetonio, Nerón huyó de Roma a través de la Vía Salaria. Sin embargo, a pesar de haber huido, Nerón se preparó para suicidarse con ayuda de su secretario Epafrodito, que lo apuñaló cuando un soldado romano se aproximaba. Según Dión Casio, las últimas palabras de Nerón demostraron su amor a las artes.

A su muerte desapareció la Dinastía Julio-Claudia y el Imperio se sumió en una serie de guerras civiles conocidas como el Año de los cuatro emperadores.

Según Suetonio y Dión Casio, el pueblo de Roma celebró la muerte de Nerón. Tácito, sin embargo, habla en sus escritos de un panorama político mucho más complicado según el cual la muerte de Nerón fue bien recibida entre los senadores, la nobleza y la clase alta pero que, por el contrario, la clase baja, los esclavos y los asiduos del teatro, que habían sido los beneficiarios de los excesos del emperador, recibieron la noticia con gran rechazo. El ejército, mientras tanto, estaba en la encrucijada entre el deber obediencia a Nerón como su emperador y los sobornos ofrecidos para derrocarlo.

Filóstrato y Apolonio de Tiana mencionan la muerte de Nerón como un duro golpe para el pueblo en general, que la lloró con amargura debido a que "restableció y respetó las libertades con una sabiduría y moderación de las cuales su carácter carecía".

Los historiadores modernos defienden la teoría de que mientras el Senado y la clase alta recibieron con regocijo la noticia, el pueblo llano "fue fiel hasta el final". De esta manera, tanto Otón como Vitelio apelaron a su nostalgia para consolidar su posición en el poder.

El nombre de Nerón fue eliminado de algunos monumentos. Muchos relatos de Nerón fueron reelaborados para representar otras figuras, de la cuales, según Eric R. Varner han sobrevivido cincuenta. El cambio de estas imágenes se explica mediante la aplicación de un Damnatio memoriae a Domiciano, por tanto se podría explicar lo que se hizo con Nerón como una aplicación de este edicto a menor escala. Champlin duda que esta práctica fuera necesariamente negativa ya que muchos artistas siguieron pintando retratos de Nerón mucho después de su muerte.

Todos los historiadores antiguos describen la guerra civil derivada de la muerte de Nerón, conocida como el Año de los cuatro emperadores como un inestable y turbulento periodo. Según Tácito, esta inestabilidad se basó en la percepción de que ya no se podía confíar en la legitimidad dinástica imperial. Galba inició su corto reinado con la ejecución de varios de los antiguos aliados de Nerón y, por tanto, posibles enemigos potenciales. Uno de los más importantes fue Nimfidio Sabino, supuesto hijo del emperador Calígula.

Cuando Otón derrocó a Galba, recabó el apoyo de gran parte del ejército debido a su parecido con el finado emperador. Al parecer el pueblo se dirigía a Otón como lo hacía con el propio Nerón y hasta el propio Otón utilizó Nerón como su apellido y volvió a erigir muchas de las estatuas del emperador. Cuando Vitelio venció a Otón y usurpó el poder, comenzó su reinado con un gran funeral en su honor en el que se interpretaron canciones escritas por el propio Nerón.

Tras el suicidio de Nerón en 68, en las provincias orientales se estableció la creencia generalizada de que en realidad no estaba muerto y que en cualquier momento podría volver. Esta creencia se extendió de tal manera que se llegó a convertir en una auténtica leyenda popular.

Al menos tres impostores surgieron tras la muerte de Nerón: El primero surgió en 69, durante el reinado de Vitelio y se parecía a él físicamente, cantaba y tocaba la lira. Tras la captación de varios acólitos fue capturado y ejecutado. Durante el reinado de Tito Flavio Sabino Vespasiano (79 - 81) surgió otro impostor que fue también ejecutado. Veinte años después del suicidio de Nerón surgió, durante el cruel reinado de Domiciano, otro usurpador. Este tercer pretendiente fue apoyado por los partos y el asunto se tornó tan tenso que casi estallaron las hostilidades entre las dos naciones.

La leyenda de Nerón sobrevivió durante muchos años, tanto es así que Agustín de Hipona la nombra como una importante creencia popular (422).

La veracidad de las historias supervivientes sobre el reinado de Nerón es dudosa, ya que no han sobrevivido fuentes bibliográficas contemporáneas al emperador. Las primeras historias existentes se muestran demasiado críticas o son una serie de alabanzas. Además, la credibilidad de los relatos está también empañada por la presencia de sucesos fantásticos e inverosímiles, siendo muy numeroso el número de contradicciones que podemos encontrar entre los distintos autores. No obstante, estas fuentes perdidas sirvieron de base para próximas generaciones de historiadores.

Algunos historiadores de nombre conocido, como Fabio Rústico, Cluvio Rufo y Plinio el Viejo, escribieron condenando el reinado de Nerón en relatos que se han perdido. También se escribieron algunas historias sobre él que datan de fechas anteriores a su ascenso al trono, aunque se desconoce su contenido.

La mayor parte de lo que se conoce de Nerón fue escrito por Tácito, Suetonio y Dión Casio, todos de la clase senatorial o aristocrática. Tácito y Suetonio escribieron sus obras más de cincuenta años después de su muerte, mientras que Dión Casio lo hizo 150 años después. Estos historiadores se contradicen en una serie de eventos de la vida del emperador, como la muerte de Claudio, la muerte de Agripinila y el Gran Incendio de Roma de 64, aunque emiten una condena común al emperador.

Por otro lado, un buen número de fuentes distintas a las citadas añaden una visión limitada y variada sobre el emperador, aunque muy pocas son favorables. Algunos de ellos, sin embargo, le retratan como un emperador competente y popular entre el pueblo romano, especialmente en el Este.

Con la llegada al poder del emperador Constantino en el siglo IV y su edicto de tolerancia, la influencia cristiana creció en Roma, lo que a la larga contribuyó a reforzar la visión negativa de Nerón como perseguidor de los cristianos.

Dión Casio (155 - 229) fue hijo de Casio Aproniano, senador romano. Pasó la mayor parte de su vida bajo el servicio público. Fue senador durante el reinado de Cómodo y gobernador de Esmirna tras la muerte de Septimio Severo. Sirvió como cónsul suffecto y como gobernador proconsular de África y Panonia.

Los Libros LXI-LXIII de su obra, la Historia Romana, describen el reinado de Nerón. Solo han sobrevivido unos pocos fragmentos sobre estos libros, y los que han sobrevivido han sido abreviados y alterados por Juan Xifilino, un monje bizantino del siglo XI.

Dión Crisóstomo (40 - 120), historiador y filósofo griego, relata en su obra que el pueblo romano estaba feliz con el gobierno de Nerón, y que consideraban que habría de reinar indefinidamente. La plebe anheló su vuelta cuando murió y persiguió a los impostores del emperador que buscaban usurpar el trono.

Epicteto (55 - 135) fue el esclavo del escribano de Nerón, Epafrodito. Realiza un par de comentarios negativos sobre el carácter de Nerón en su obra, aunque no analiza su gobierno. Describe a Nerón como un mimado, un iracundo y un infeliz.

Aunque es más un poeta que un historiador, Lucano (39 - 65) es uno de los historiadores cuyos relatos se muestran más favorables con Nerón. Describe la paz y la prosperidad que experimentó el Imperio bajo el reinado de Nerón, en contraste con las anteriores guerras y conflictos. Irónicamente, Lucano (también sobrino de Séneca, el antiguo preceptor de Nerón) participó en la conspiración de Pisón y fue consecuentemente ejecutado.

Filóstrato el Ateniense (172 - 250) habla de la vida de Nerón en Apolonio de Tiana (Libros IV-V). Aunque en general habla mal de Nerón, reconoce su popularidad en el Este.

La historia de Nerón por Plinio el Viejo (24 - 79) no ha sobrevivido. Sin embargo existen varias referencias en su gran obra Naturalis Historiæ, en la que describe al emperador como "enemigo de la humanidad". Plinio es por tanto uno de los historiadores que peor opinión tiene acerca de Nerón.

El historiador Plutarco (46 - 127) menciona indirectamente a Nerón en sus relatos sobre las vidas de Galba y Otón. Aunque lo describe como un tirano, no tiene una opinión mucho más favorable de sus sucesores.

No es de extrañar que Séneca el Joven (4 - 65), en su condición de tutor y asesor del emperador, describa a Nerón como un buen emperador.

Suetonio (69 - 130) fue un historiador romano y miembro del ordo equester, desempeñó los cargos de superintendente de las bibliotecas públicas y responsable de los archivos. Cuando fue despedido en 121 por Adriano, comenzó a escribir biografías de emperadores, recreándose en los aspectos anecdóticos y sensacionalistas.

Las partes de su biografía sobre Nerón que han sobrevivido son abiertamente hostiles, y aunque el gobierno de Nerón puede racionalizar tal hostilidad, algunos historiadores modernos cuestionan la exactitud de su obra. Por ejemplo, la siguiente cita, que se ha tomado tradicionalmente como una señal de locura del emperador, podría ser simplemente propaganda.

El pueblo romano llegó a decir cierta vez, que hubieran corrido mejor suerte si la esposa de Domicio Ahenobarbo hubiese sido así.

Los Anales de Publio Cornelio Tácito (56 - 117) nos ofrecen el relato más comprensivo y detallado del gobierno de Nerón, a pesar de estar incompleto tras el año 66. Tácito se muestra crítico con Nerón, aunque a diferencia del resto de historiadores, no se apoya en rumores sensacionalistas o pura propaganda. El historiador describe el gobierno de la Dinastía Julia-Claudia como mediocre en general. A pesar de todo, considera que los escritos sobre el emperador son subjetivos.

A finales de 66, estalló un conflicto entre los griegos y judíos de Jerusalén y Cesarea. Según una tradición judía registrada en el Talmud (Mishná Nashim 56 a-b), Nerón llegó a Jerusalén y ordenó a sus soldados que lanzaran flechas a los cuatro vientos. Todas las flechas cayeron sobre la ciudad. A continuación, pidió a un niño que pasaba que recitara un verso que había aprendido ese día "Me vengaré de Edom mediante mi pueblo de Israel" (Ez. 25,14). Nerón quedó aterrorizado, comprendiendo que Dios quería que el Templo de Jerusalén fuera destruido, pero que luego lo castigaría por ello. Nerón dijo: "quiere sembrar la destrucción en su Casa, pero echarme la culpa a mí". Nerón regresó precipitadamente a Roma y se convirtió al judaísmo para evitar ese castigo. Vespasiano fue el general enviado para sofocar la rebelión. Según el Talmud, el sabio Reb Meir Baal HaNess, uno de los líderes de la rebelión judía de Bar Kojba contra los romanos, en 132-135, era descendiente del propio Nerón.

La tradición cristiana ve a Nerón como el primer perseguidor de los cristianos y como el asesino de Pedro y Pablo. También existe la creencia de que Nerón es el Anticristo.

El historiador Tácito describe con amplitud las torturas y ejecuciones de cristianos llevadas a cabo por el emperador tras el incendio del año 64. Suetonio, por su parte, también habla de las persecuciones, aunque de manera elogiosa, y no lo relaciona con la autoría del incendio.

El escritor cristiano Tertuliano (155 - 230) fue el primero en llamar a Nerón el "primer perseguidor de los cristianos". En una de sus obras dice Examinad vuestros recuerdos, y veréis que fue el primero en perseguirnos. Lactancio (240 - 320) y Sulpicio Severo también relatan las cruentas persecuciones. Sin embargo, algunas fuentes anteriores al reinado de Nerón hablan de una primera expulsión de cristianos de Roma ordenada por Claudio.

El primer texto que sugiere que Nerón asesinó a un apóstol es el escrito apócrifo del siglo II Ascensión de Isaías. Lo retrata como un matricida y un perseguidor de la fe cristiana. Tanto es así que uno de los doce apóstoles moriría en sus manos.

El obispo Eusebio de Cesarea (275 - 339) escribió que Pablo fue decapitado en Roma durante el reinado de Nerón. Afirma además que las persecuciones del emperador llevaron al asesinato de Pedro y Pablo, aunque no dice que Nerón diera órdenes específicas para estos dos individuos. Varios escritos contradicen a Eusebio diciendo que sobrevivió a su estancia en Roma y viajó a Hispania.

El escrito apócrifo Hechos de Pedro (200), es el primer relato que habla sobre la crucifixión boca abajo de Pedro. El relato finaliza con Pablo huyendo y con la promesa de Nerón de no volver a perseguir más a los cristianos.

Una serie de escritores del siglo IV indican que Pedro y Pablo fueron asesinados por órdenes de Nerón.

La Ascensión de Isaías es el primer texto que sugiere que Nerón es el Anticristo. Las similitudes entre los dos son claras, ya que: Un rey sin ley, asesino de su madre, llegará a este mundo con todos los poderes, y todo el mundo accederá a lo que desee.

Los Oráculos sibilinos, Libros V y VIII, escritos en el siglo II, profetizan que Nerón volverá y traerá consigo la destrucción. En el interior de las comunidades cristianas, estos escritos, junto con otros, alimentaron la creencia de que Nerón regresaría como el Anticristo. En 310, Lactancio escribió que Nerón desapareció del lugar donde había sido enterrado y que nunca se le había vuelto a ver. Algunas personas piensan que Nerón está escondido en un lugar remoto, aguardando, y que volverá validando las profecías sibilinas.

Algunos estudiosos modernos defienden que el 666 es en realidad un código relativo al emperador. Los escritos bíblicos católicos avalan esta teoría. Cuando se suman en hebreo las letras del nombre de Nerón el resultado es 616 y 666, tomando las dos variantes del nombre (Nero y Nerón).

El concepto de Nerón como el Anticristo es la creencia central sobre la que gira la escatología del preterismo.

Al principio



Pedro Berruguete

La Anunciación (Pedro Berruguete).jpg

Pedro Berruguete (Paredes de Nava, Palencia ~1450 - 1503) fue un pintor renacentista español.

Tras su formación en Castilla, probablemente con Fernando Gallego en Salamanca, viajó muy joven a Italia, donde trabajó bajo el mecenazgo del duque de Urbino Federico de Montefeltro, lo que le permitió conocer a los principales artistas del Quattrocento, como Melozzo da Forlì. Berruguete aprendió en Italia importantes técnicas como el dominio del espacio, anatomía, composición, variedad y naturalidad en los gestos, además de los elementos característicos arquitectónicos y decorativos propios del Renacimiento. Regresó a Castilla hacia 1483 y a partir de ese momento sus obras presentan ya estas características, algo que se echa en falta en sus primeras obras, de carácter hispano-flamenco.

Su vasta obra será por tanto una síntesis del arte italiano, el flamenco (aprendido de su maestro burgalés) y el puramente castellano.

Pedro Berruguete era un pintor castellano y su mayor aportación consistió en la introducción del Renacimiento italiano en Castilla. Su aprendizaje artístico lo inició en un ambiente flamenco con Joos van Wassenhove (Justo de Gante) antes de 1487. Puede que viajara a Italia para trabajar en el Palacio Ducal de Urbino, que pertenecía al duque de Montefeltro. Allí hace una serie de retratos como, por ejemplo, el de Sixto IV que se encuentra en París, en el Museo del Louvre. También pinta el retrato de Federico de Montefeltro con su hijo Guidobaldo (Urbino, Palacio Ducal). Después de su estancia italiana, Berruguete regresó a Castilla, donde realizó una serie de temas religiosos. Aparece documentado en Toledo en 1483, lugar en el que decora los muros de la capilla del Sagrario de la Catedral. Vuelve a su población natal y ejecuta el retablo de Santa Ana y la Virgen (1485-1488). En esta fecha vuelve a Toledo y, tras un periodo de silencio documental, trabaja de nuevo en dicha ciudad en 1494. Recibió un encargo del inquisidor Tomás de Torquemada, realizando el retablo mayor del convento de Santo Tomás de Ávila. Destaca de este retablo la pintura Auto de Fe de Santo Domingo de Guzmán que se encuentra en el Museo del Prado. Su última etapa transcurre en Paredes de Nava donde pinta obras como el parcialmente desaparecido retablo de Guaza de 1501. En su pintura destaca la influencia del Renacimiento italiano, en el hecho de querer enmarcar las figuras y las acciones en el espacio, mediante la utilización de la luz y la perspectiva. Cuando vuelve a Castilla, pierde el interés por el detalle y sus figuras se vuelven más sobrias.

Primera etapa (entre 1470 y 1471) antes de partir hacia Italia: Verificación de la cruz de Cristo de la iglesia de San Juan de Paredes de Nava o la Adoración de los magos de la colección Várez Fisa.

Segunda etapa de aprendizaje en Italia (1471-1483).

Tercera etapa (1483-1503) de creación en Castilla.

En Santa María del Campo (Burgos), en su iglesia de la Asunción, se conservan dos tablas importantes de esta etapa: Decapitación del Bautista y Bautismo de Cristo, en óleo sobre lienzo. Ambas pertencen al Retablo de las ánimas, en el trascoro de la iglesia y que en origen formaron parte de un Retablo de la vida del Bautista cuya datación está entre 1483 y 1485, es decir estaríamos ante algunas de las primeras obras de esta tercera etapa castellana.

También es importante el retablo mayor de la iglesia de Santa Eulalia de Palencia y la Anunciación de la Cartuja de Miraflores. En todos ellos las figuras aparecen muy individualizadas, modeladas con gran detalle y con una preocupación espacial, que marcaron el ambiente dejando una estela de seguidores.

Pulse sobre la imagen para ver una versión de mayor resolución.

Al principio



Torero

El torero Jesús Montoya de purísima y oro, y Enriqueto, de 700 kg.

Un torero es la persona que tiene el mayor protagonismo en los espectáculos de corridas de toros. Su tarea es conducir repetidamente las embestidas del toro de forma que resulte estéticamente vistosa, medirlo en la suerte de capote, dirigirlo a la pica, colocarle las banderillas, templarlo en la suerte de muleta y finalmente causarle muerte mediante la utilización de una espada llamada estoque de muerte. Antiguamente, al torero se le llamaba toreador y se refería a todo aquel que, a pie o a caballo, entraba a la plaza a lidiar con toros.

El torero tiene varias etapas de formación, obtenida por la práctica. La primera etapa es la de novillero, en la que se lidia novillos debido a su menor tamaño y fuerza, comenzando generalmente en festivales sin caballos, para luego pasar a novilladas con picadores de acuerdo a sus resultados. La segunda etapa es la de matador, donde el torero ha conseguido destreza suficiente para desarrollar con estilo y técnica todos los tercios de la lidia. Cuando un novillero logra, en teoría, los méritos necesarios alcanzar el grado de matador, realiza una corrida especial denominada alternativa. La alternativa se puede conseguir en cualquier plaza de toros de primera categoría; sin embargo generalmente los matadores realizan una confirmación de su alternativa en plazas de particular tradición como Las Ventas en Madrid, la Maestranza en Sevilla, la Plaza de Toros de Vistalegre en Bilbao, la Monumental de Ciudad de México o la Plaza de Toros Maestranza César Girón en Maracay Venezuela.

Al principio



Grupo Vocal Argentino

Formación inicial del Grupo Vocal Argentino: Chango Farías Gómez (arriba der), Jorge Raúl Batallé (arriba izq), Luis María Batallé (medio), Galo Hugo García (abajo izq), Amilcar Daniel Scalisi (medio der). Tapa del primer álbum.

Chango Farías Gómez, Jorge Raúl Batallé, Luis María Batallé, Galo Hugo García, Amilcar Daniel Scalisi.

El Grupo Vocal Argentino es un grupo de música folklórica de Argentina creado en Buenos Aires en 1966, que registra dos etapas con diferentes integraciones: la primera entre 1966-1970, dirigido por el Chango Farías Gómez, y la segunda desde 1974 en adelante, dirigido por Carlos Marrodán.

En la primera etapa el Grupo Vocal Argentino fue un quinteto integrado por el Chango Farías Gómez (barítono), Jorge Raúl Batallé (bajo), Luis María Batallé (barítono-bajo), Galo Hugo García (barítono) y Amilcar Daniel Scalisi (contratenor). Se caracterizó por su estilo vanguardista e innovador en la forma de interpretar la música de raíz folklórica y especialmente, basado en la polifonía. Ha sido considerado el mejor grupo vocal de la historia de la música folklórica de Argentina.

En esta etapa, las canciones más conocidas aportadas al cancionero argentino se encuentran "Zamba de los yuyos" (Hnos. Ábalos), "Milonga del peón de campo" (Atahualpa Yupanqui), "Según me brotan las coplas" (Polo Giménez), "Villa de Villares" (Chango Rodríguez), "El gatito de Tchaikovsky" (Adolfo Ábalos), etc. Entre los álbumes publicados se destaca la Misa Criolla (1968) de Ariel Ramirez y la Misa para el Tercer Mundo (1974), con letra del Padre Mugica y música de Roberto Lar, que fuera censurado y destruído por el gobierno.

En la segunda etapa el Grupo Vocal Argentino fue un octeto integrado originalmente por Carlos Marrodán, Carlos Heredia, Carlos Fanelli, Roberto Maldonado, José Bravo, Adrián Gómez, Eduardo Curetti, Raúl Bissón y Ricardo D Agostino.

En esta etapa, las canciones más conocidas aportadas al cancionero argentino se encuentran "Debajo de la morera" (Falero-Virgilio Carmona), "La pobrecita" (Atahualpa Yupanqui) y "Zamba de mi esperanza" (Luis Profili), y entre los álbumes Sueño del alma.

El Grupo Vocal Argentino se formó en 1966 integrado por el Chango Farías Gómez, Jorge Raúl Batalle, Luis María Batalle, Galo Hugo García y Amilcar Daniel Scalisi. Farías Gómez, arreglador del conjunto, había codirigido con su hermano Pedro el grupo Los Huanca Hua, grupo que revolucionó el modo de interpretar la música folklórica, mediante complejos arreglos vocales, introduciendo la polifonía y el uso de fonemas y onomatopeyas para marcar el ritmo.

El grupo grabó dos discos, Grupo Vocal Argentino en 1966 y Misa Criolla, en 1968, éste último considerado como uno de los mejores álbumes de la música folklórica argentina. En 1970 el grupo se disolvió.

En 1973 el grupo volvió a reunirse, sin el Chango Farías Gómez y con Fernando Collados, con el nombre de Grupo Vocal Argentino Nuevo, para grabar la Misa para el Tercer Mundo, con letra del Padre Mugica y música de Roberto Lar. El álbum fue grabado entre el 10 de diciembre de 1973 y el 8 de enero de 1974. El 11 de mayo de 1974 el Padre Mugica fue asesinado por el grupo parapolicial Triple A y en septiembre de ese año el disco fue lanzado. Sin embargo el gobierno de la presidenta María Estela Martínez de Perón secuestró y destruyó el master y los discos ya producidos, mientras que los músicos fueron puestos en listas negras. Debido a ello la obra pasó completamente desapercibida, y sólo se preservó debido al rescate de algunas pocas unidades que habían sido distribuidas; recién volvió a interpretarse en 2007.

A fines de la década de 1970 este grupo, sin Farías Gómez, tomaría el nombre de Gente de Canto y lanzaría un álbum con ese nombre de 1980.

Simultáneamente, en 1973 el músico Carlos Marrodán, un admirador del trabajo del Chango Farías Gómez que había intentado ingresar al Grupo Vocal Argentino, formó un octeto sin nombre e invitó al Chango a presenciar los primeros resultados. Éste quedó tan complacido que le ofreció a Marrodán el uso del nombre Grupo Vocal Argentino, que con esta composición grabó al año siguiente un álbum titulado Chango Farías Gómez presenta al Grupo Vocal Argentino. El grupo estaba integrado por Carlos Marrodán, Carlos Heredia, Carlos Fanelli, Roberto Maldonado, José Bravo, Adrián Gómez, Eduardo Curetti, Raúl Bissón y Ricardo D Agostino.

En 1976 el Chango Farías Gómez, conocido también por su militancia en el peronismo, debió exiliarse en España ante el agravamiento de las persecuciones políticas con la instauración de la dictadura militar de 1976. Marrodán, por su parte siguió trabajando con el grupo y grabó varias canciones que no pudieron ser editadas debido a la censura que caía sobre el grupo.

Marrodán entonces debió radicarse en Santiago del Estero para dedicarse a su profesión de médico, aunque permaneció en contacto con los integrantes realizando arreglos a la distancia. Luego de la Guerra de Las Malvinas en 1982 y del reestablecimiento de la democracia en 1983, el Grupo Vocal Argentino comenzó a reunirse con más frecuencia. En 1990, el sello Melopea editó las cintas de 1976 que guardaba Marrodán en un álbum titulado Sueño del alma y en 1998, lanzaron otro álbum con el nombre de Síntesis. En 2009 fueron invitados a presentarse en el Festival de Cosquín de ese año.

Al principio



Empresario

Actualmente el concepto de empresario recoge a aquella persona que de forma individual o también aquellos órganos de carácter colegiado, que toman las decisiones oportunas para la consecución de objetivos previamente fijados que dependerán de los grupos de interés presentes en las empresas. En las empresas privadas estos grupos de presión están formados por los propietarios o accionistas, los directivos o administradores y los trabajadores.

El concepto de empresario aparece íntimamente unido al concepto de empresa concebida ésta como realidad socioeconómica. El empresario personaliza la actuación de la empresa siendo la figura representativa que, según sus motivaciones , persigue unos objetivos coherentes con los fines a conseguir por la empresa en un intervalo temporal. En definitiva el empresario se constituye como el órgano individual o colectivo encargado de establecer los objetivos empresariales y la toma de decisiones oportunas para alcanzarlos.

En una primera etapa histórica de carácter primitivo que nace con la Revolución industrial, el empresario coincide con el propietario del capital. Los intereses de la empresa y del empresario coinciden en esta etapa.

El empresario es, según este enfoque, el sujeto que compromete su capacidad en el funcionamiento de la empresa y, en consecuencia, afronta el riesgo patrimonial de la actividad. Podemos señalar, por consiguiente, que las características del empresario tradicional o capitalista son la propiedad y el carácter de promotor innovador.

La propia evolución del sistema muestra la insuficiencia conceptual de esta primera figura. Los avances tecnológicos que permiten producciones en series cada vez mayores, a la vez que una mayor productividad de la mano de obra, ensanchan los mercados, ya que las retribuciones salariales crean un mayor poder de compra y las grandes series reducen los costes. La consecuencia de este proceso es la necesidad de unas unidades de producción de mayor dimensión y consecuentemente un mayor volumen de capital para financiarla. Ante las dificultades de hacer frente a estas exigencias con un solo patrimonio, surgen las grandes sociedades en las que varios propietarios financian conjuntamente la empresa. Con ellas aparece una nueva figura de empresario, a la vez que comienzan a disociarse los objetivos del empresario y del capitalista, es decir, que la utilidad que define su actuación económica se plantea en forma diferente.

Sin embargo, el poder de la tecnoestructura no es un poder ilimitado. Los directivos mantienen su posición de privilegio y se reproducen en tanto que sean capaces de generar los beneficios necesarios para dicha subsistencia, de una parte, estarán los accionistas que exigen una remuneración a sus inversiones y que en caso contrario podrían alterar la situaciÓn de poder. Pero también están otros elementos, como el Gobierno, trabajadores, clientes¡ proveedores¡ etc que aportan su contribución a la empresa y exigen un resultado.

Al principio



Transantiago

Una de las antiguas micros amarillas, establecidas en 1994 y retiradas con el inicio de Transantiago

Transantiago es un sistema de transporte público urbano que opera en el área metropolitana de la ciudad de Santiago, capital de Chile.

Destinado a cambiar por completo la organización del transporte colectivo existente en la urbe, Transantiago comenzó a operar en una primera etapa desde el 22 de octubre de 2005, siendo completada el 10 de febrero de 2007, fecha en que se realizó la transición definitiva al nuevo sistema, el cual tiene un plazo para la implementación de nuevos buses, recorridos e infraestructura hasta el año 2011.

Transantiago reformó por completo la malla de recorridos de las antiguas micros, diseñando un sistema basado en el uso de servicios alimentadores y troncales, en conjunto con el Metro de Santiago. Para ello, se desarrolló una enorme inversión en infraestructura y flota vehicular, y además se estableció el uso de una tarjeta inteligente con el fin de establecer un sistema tarifario integrado, la tarjeta Bip!.

La puesta en marcha de Transantiago generó una serie de problemas, revelando importantes deficiencias y errores tanto del diseño como de la implementación del proyecto. Esto generó una grave crisis a nivel nacional, tanto a nivel social como a nivel político, deteriorando fuertemente al gobierno de Michelle Bachelet.

El transporte público en la ciudad de Santiago ha sido uno de los mayores problemas que ha enfrentado la ciudad, especialmente debido a su explosivo crecimiento iniciado al comienzo del siglo XX. Los primeros intentos de realizar una reforma al sistema fueron durante los años 1960 y que se concretarían con la construcción del Metro de Santiago, pero que no lograrían solucionar el caótico transporte santiaguino, con cientos de líneas de autobuses (conocidas como liebres) que recorrían desordenadamente sobre las calles de la capital.

Hasta 1979, el Estado tenía un rol gravitante en el desarrollo del transporte de Santiago, al ser dueño de la Empresa de Transportes Colectivos del Estado y regulador de las tarifas de los diferentes recorridos. Con el fin de mejorar la baja calidad del servicio y acabar con los buses atestados de personas, el Gobierno Militar inició desde ese año un proceso de liberalización, que culminó en 1983 con el fin de la tarifa regulada. Se esperaba que en un mercado abierto, la competitividad iba a producir una mejora sustancial. Si bien efectivamente se generó un beneficioso incremento en la oferta, la mayor cantidad de máquinas desencadenó una peligrosa alza en los niveles de contaminación en la ciudad y un aumento en la congestión vehicular. Al mismo tiempo, las tarifas experimentaron un alza cercano al 200% en términos reales entre 1979 y 1990.

En este último año se produjo una importante reforma, introduciendo el sistema de concesiones. Desde ese momento, la autoridad metropolitana fue la encargada de determinar los diferentes recorridos y licitarlos a través de una competencia abierta a las diferentes empresas de transportes. La tarifa, en tanto, fue regulada con el establecimiento de un polinomio en que se evaluaban diferentes factores como la inflación y el precio del petróleo, entre otros. Uno de los hechos más reconocidos fue el establecimiento de micros uniformadas en color amarillo, desplazando a las tradicionales liebres multicolores.

Sin embargo, nuevamente el plan enfrentó una serie de problemas: se mantuvieron los niveles de contaminación (atmosférica y acústica) y de congestión en las principales arterias de la ciudad, puesto que cerca del 80% de los recorridos pasaban por seis ejes viales, mientras los tiempos de viaje no disminuyeron como era esperado. La deficiente calidad del material rodante, con microbuses que en promedio tenían una antigüedad superior a los 8 años, y la falta de un sistema de tarifa integrada empeoraban la situación. A esto se sumaban los graves problemas derivados de la alta atomización de las empresas de transporte (en promedio, cada empresario tenía apenas 2 micros) y la falta de contratos a los micreros. Éstos, que recibían un salario que dependía de la cantidad de boletos vendidos, generaban competencia entre las micros, incluso del mismo recorrido, provocando un alto número de accidentes de tránsito.

Los diversos planes para mejorar el sistema fracasaron, siendo el más destacado el intento de introducir cobradores automáticos en 1999. La población de la ciudad manifestaba claramente el descontento con el sistema de transporte: en una encuesta de 2002, el transporte público tuvo una calificación de 11,2 puntos en una escala de 1 a 100.

Durante la campaña presidencial de Ricardo Lagos, éste se comprometió al diseño de un plan integral de transporte para la ciudad de Santiago, el que se concretaría con la duplicación en la extensión de la red del Metro hacia el fin de su mandato en 2006. Ya en el discurso del 21 de mayo de 2001, el Presidente Lagos anunciaba un "programa de largo plazo" para mejorar la locomoción colectiva con el fin de reducir la contaminación y mejorar la calidad de vida de los habitantes del Gran Santiago.

Sin embargo, los problemas aparecieron rápidamente. En el mes de agosto se llamó al proceso de licitación de los recorridos de los metrobuses, lo que originó el fin de la tregua entre el gobierno y los dirigentes microbuseros, que rechazaron la idea de la reforma al sistema. El día 12 de agosto se inició una movilización de los transportistas, quienes bloquearon las principales arterias de la ciudad, paralizándola por completo. La movilización marcó un punto de inflexión en la fuerza del, hasta ese entonces, poderoso gremio: el gobierno aplicó la ley de seguridad interior del Estado y sometió a proceso a los cinco principales dirigentes.

Solucionado en parte el conflicto con los empresarios, éstos reaparecieron pero en el interior del gobierno. El proyecto del consorcio Sacyr de instalar tranvías hacia las zonas periféricas provocó fuertes diferencia entre los ministros Jaime Ravinet, que estaba a favor de la idea, y Javier Etcheberry, que estaba en contra. A esto se sumarían las rencillas entre Correa y el director del Metro, Fernando Bustamante, surgidas a raíz del rol que debía tomar el ferrocarril metropolitano en el proyecto.

Tras el rechazo final al proyecto de Sacyr, la idea del nuevo plan comenzó a inspirarse en TransMilenio, el proyecto de transporte que había sido realizado con éxito en Bogotá, con la salvedad de que a diferencia del proyecto bogotano, el santiaguino se extendería a todo el transporte de la ciudad y no sólo a sectores focalizados. El plan comenzó así a configurarse en torno a la idea de establecer líneas troncales que recorrieran la urbe junto a redes alimentadores. El 7 de marzo de 2003, Correa junto al ministro Etcheberry y el intendente Marcelo Trivelli lanzaron oficialmente el nombre del proyecto: Transantiago.

Los roces entre Correa y Bustamante continuarían, y finalmente el Presidente Lagos le solicitaría la renuncia al ex-ministro, a fines de marzo de 2003. Con la salida de Correa, el PTUS sería ahora administrado por una comisión interministerial presidida por Etcheberry, ministro de Obras Públicas y Transporte, que nuevamente enfrentaría a Bustamante, que estaba en contra del modelo de distribución de los ingresos dentro del Transantiago. A esto se sumaba la larga discusión sobre la fallida licitación del Melitrén (tren suburbano entre Santiago y Melipilla) y la utilización de la estación Quinta Normal como terminal en vez de la tradicional Estación Central, lo que elevaría enormemente los costos.

Ya a fines de 2003, los retrasos en el proyecto comenzaban a evidenciarse. Aún no se realizaban las licitaciones destinadas a la operación de las redes troncales, mientras se definía el 28 de mayo de 2005 como la fecha de inicio del proyecto. Sólo el sistema de tarjeta inteligente para el desarrollo de una tarifa unificada comenzaba a concretarse, con el lanzamiento de Multivía a comienzos de ese año.

El principal cambio establecido por Transantiago fue una reforma completa a la malla de recorridos que atravesaban la ciudad de Santiago. A diferencia del sistema anterior, en que existían 279 recorridos normales y 23 ex-Metrobus que circulaban por las diferentes calles de Santiago realizando grandes viajes, los nuevos recorridos estaban diferenciados en locales y troncales, con el fin de optimizar los viajes.

Los recorridos locales, también denominados como alimentadores, corresponden a líneas de microbuses que realizan viajes cortos en zonas específicas de la ciudad. En efecto, Santiago fue dividido en diez zonas locales que agruparían algunas comunas de la ciudad siguiendo criterios geográficos. Cada zona fue identificada con una letra y un color, los que sirven para caracterizar a los buses alimentadores: cada uno está pintado con el color correspondiente a su zona y una franja diagonal blanca en el centro. Cada recorrido es denominado por un código compuesto por la letra de su zona seguida por dos cifras. Aunque originalmente los buses de cada zona local no podían ingresar a otra zona local, esto se ha flexibilizado e incluso varios recorridos penetran en la Zona A, la única que carece con una flota propia de recorridos locales.

El objetivo principal de los recorridos locales es servir como alimentadores de los sistemas troncales. Los recorridos troncales corresponden a los servicios que realizan largos viajes cruzando diversas zonas de la ciudad. Dentro de los servicios troncales se encuentra el Metro de Santiago y sus cinco líneas operativas en la actualidad. Los recorridos troncales de microbuses son identificados por un código de tres cifras, de los cuales la primera permite identificar al operador de dicho servicio. Los buses, en general de mayor capacidad que los locales, se caracterizan por estar pintados de color blanco y una franja diagonal central de color verde claro.

Dentro de los buses troncales y locales, se establecieron algunas variantes: los denominados servicios cortos y expresos. Los servicios expresos recorren (en general) la misma ruta que su variante normal, pero se detienen en sólo algunos paraderos. Existen algunos servicios expresos que incluso utilizan las autopistas urbanas, como por ejemplo, el servicio 201e que utiliza la Autopista Central y no el eje de Gran Avenida usado por el servicio 201. En tanto, los servicios cortos realizan sólo una parte del recorrido para reforzar el tramo en los horarios de mayor demanda. Algunos servicios locales, además, contemplan recorridos nocturnos entre las 23.00 y las 5.30 los cuales tienen horarios programados de viaje y una frecuencia mucho menor a los troncales diurnos (entre 15 y 30 minutos).

Dentro de los primeros meses se integraron dos nuevos tipos de recorridos troncales. Los llamados buses clones son recorridos que imitan la trayectoria de las principales líneas del Metro de Santiago como forma de descongestionar al ferrocarril urbano. En abril de 2007 serían instalados los denominados "super expresos", que son recorridos de largo trayecto y que se detienen únicamente en los paraderos terminales. Estos recorridos super expresos conectan en forma expedita las principales comunas de los suburbios (Pudahuel, Maipú, La Cisterna, San Bernardo y Puente Alto) con las comunas del sector centro y oriente (Las Condes y Vitacura).

En el diseño original del plan se pensó en que los pasajeros deberían realizar diversos transbordos, combinando los servicios locales y troncales. De esta forma se reduciría el número de microbuses que recorrían las principales calles de la capital. Así, en las grandes avenidas sólo existirían algunos buses troncales con alta frecuencia. Ejemplo de ello es la Alameda, la principal avenida del capital. En la siguiente tabla se presentan la cantidad de recorridos que pasaban aproximadamente por la intersección de dicha avenida con el Paseo Ahumada, en pleno centro de la ciudad.

Uno de los cambios más importantes dentro de Transantiago fue la introducción de un esquema de tarifa integrada entre los buses y el Metro. Como uno de los pilares de la malla de recorridos era el transbordo entre los distintos medios, era necesario el establecimiento de un sistema que permitiera la realización de éstos sin generar un alto impacto en la tarifa.

Como primer paso, el sistema tarifario a partir del 10 de febrero de 2007 consistiría de una tarifa plana que permitiría realizar hasta tres transbordos gratuitamente en un lapso de 90 minutos desde el primer pago, independientemente de si los transbordos son entre buses locales, troncales o Metro. El valor de la tarifa única sería de $380, a excepción de una costo adicional de $40 por utilizar el Metro en horario punta (7.00 a 9.00 y 18.00 a 20.00, de lunes a viernes). La tarifa estudiantil se mantendría en $130, mientras que los adultos mayores tendrían el mismo cobro pero sólo en el servicio de Metro fuera de los horarios punta. La tarifa plana permitiría que en los primeros meses, los usuarios tuvieran la posibilidad de probar las diferentes combinaciones sin un costo adicional y así poder determinar el recorrido más conveniente.

Dicho sistema permanecería hasta el mes de agosto de 2007, cuando se comenzaría a cobrar el sistema definitivo. La tarifa consistiría de dos tarifas básicas (local y troncal) a la cual se le sumarían tarifas de combinación. Así, se cobraría una tarifa por andar en servicios locales y otra por andar en troncales y el Metro (algo más cara que la anterior), realizando combinaciones gratis únicamente dentro del mismo rango tarifario. En caso de hacer transbordo entre un servicio local y uno troncal o viceversa, se aplicaría un cargo de transbordo, ostensiblemente menor que el cobro de un servicio local o troncal completo. En el caso de los escolares, la tarifa se mantendría en un 33% de la tarifa adulta.

El valor de la tarifa, por otro lado, se reajustará periódicamente, fundamentalmente en función de los cambios que se produzcan en los precios de los principales insumos de los operadores. La forma en que se calculan los reajustes tarifarios están establecidas en los contratos de operación, por lo que las tarifas no pueden ser modificadas arbitrariamente ni por la autoridad ni por los operadores.

Sin embargo, los problemas de implementación de Transantiago en sus primeros meses provocaron cambios en el sistema tarifario. El sistema de tarifa plana aumentó el plazo de 90 a 120 minutos y ya es casi un hecho que el sistema tarifario definitivo no se implementaría hasta por lo menos diciembre de 2007 y la tarifa se congelaría en los $380.

Con el fin de permitir el sistema de integración tarifaria, se diseñó un método de pago a través de una tarjeta inteligente denominada tarjeta bip!. La tarjeta bip! fue diseñada de forma similar a la antigua tarjeta Multivía, puesta en operación por el Metro en 2003.

Los usuarios de Transantiago deben validar cada vez que abordan alguno de los buses o acceden a los andenes del Metro. Para ello, cada tarjeta debe ser acercada a los validadores localizados en la puerta principal del vehículo, en los torniquetes de la estación del ferrocarril metropolitano o en la entrada a las zonas pagas ubicadas en las principales estaciones de transferencia. Al realizar dicha acción, el validador determina si el pasajero puede acceder o no al servicio. Si lo hace, el validador genera una luz verde descontando automáticamente del saldo el costo del viaje; de lo contrario, se emitirá una luz roja. A la vez, el validador emite sonidos característicos de acuerdo al resultado de la operación, de donde proviene el nombre de la tarjeta.

La tarjeta bip! es una tarjeta de débito que debe ser cargada con dinero previo a su uso. Existen diversos métodos de carga de la tarjeta: puede ser cargada en todas las boleterías en las estaciones de Metro y en los centros y puntos bip! ubicados en toda la ciudad, y se espera la implementación de servicios remotos a través de internet o llamadas telefónicas. Existen diversos tipos de tarjetas bip!. La tarjeta más usada es la tarjeta bip! al portador, que comenzó a ser repartida gratuitamente entre el 1 de enero y el 17 de febrero (aunque se exigía una carga mínima de $ 1.000 (menos de US$2); desde esa última fecha, la tarjeta tiene un costo de $1.100 más una carga minima de $800. Antes del inicio oficial de Transantiago, había unos 5 millones de tarjetas bip! en circulación. Los pases escolares también tienen la tecnología bip! y, tras ser habilitadas, realizan los cobros de acuerdo a las tarifas especiales de estudiantes. Además, la antigua tarjeta Multivía del Metro también puede ser utilizada como bip!, al igual que diversas tarjetas bancarias.

La operación de la tarjeta Bip! es realizada por el Administrador Financiero de Transantiago (AFT), que es el encargado de distribuirla, proveer una red de recarga, administrar los fondos y realizar los pagos a los diferentes operadores, de acuerdo a las reglas de pago establecidas en los contratos. Además, está encargado de la provisión y mantención del equipamiento tecnológico en los buses. El AFT fue adjudicado en licitación al grupo formado por los bancos Banco Santander Santiago, Banco de Crédito e Inversiones, BancoEstado y Banco de Chile, además de la gestora informática chilena Sonda, y la administradora de créditos CMR Falabella.

Otro componente del sistema es el denominado Sistema de Información al Usuario de Transantiago (SIAUT), el cual fue licitado y adjudicado un conglomerado el cual el mayor accionista es el consorcio indio Tata-Comicrom durante el primer semestre de 2006. Sus principales funciones son: entregar al público información del nuevo sistema tanto antes de su implementación como a lo largo de todo su funcionamiento, ofrecer atención a usuarios del sistema (como consultas y reclamos), entregar información de la ubicación de los buses a los operadores y coordinar contingencias con los organismos correspondientes.

La primera tarea del SIAUT comenzó en octubre de 2006, con la puesta en marcha de la campaña informativa "Transantiago informa", que buscaba informar a la ciudadanía de la correcta utilización del nuevo sistema, además de permitir que las personas conocieran los cambios que se producirían en febrero de 2007, cuando Transantiago comenzara a operar completamente. Para esto se colocaron oficinas de atención al público y oficinas móviles donde se entrega información, además de puntos de información en lugares de gran afluencia de público como centros comerciales y supermercados. También se habilitó una línea telefónica para consultas (800 730 073 desde red fija y 600 73 000 73 desde móviles), además de visitas a organizaciones sociales, colegios, universidades y empresas para informar del plan. Finalmente, una fuerte campaña publicitaria, cuyo rostro central era el ex-futbolista Iván Zamorano, fue lanzada en todos los medios de comunicación masivos (televisión, radio y periódicos, entre otros).

Desde días previos al inicio de la puesta en marcha de Transantiago en febrero de 2007, cientos de monitores fueron instalados en paraderos para informar a los usuarios del sistema. Además, se distribuyó una guía informativa a todos los hogares de la Región Metropolitana de Santiago, estimándose cerca de 1,5 millones de mapas y 2,5 millones de volantes repartidos.

Hasta el 2010 está previsto que circulen tanto buses nuevos con estándar Transantiago como buses antiguos (ex-amarillos pintados). Las principales diferencias de los buses estándar Transantiago en relación a los antiguos es que poseen al menos 50% de piso bajo con entradas sin peldaños y cuentan con un sistema que impide el movimiento del bus si alguna puerta se encuentra abierta. Además, todos los buses estándar Transantiago tienen suspensión neumática, transmisión automática y dirección hidráulica o servoasistida. Desde el 2003 todos los buses nuevos que se incorporan al sistema de transporte público de Santiago cumplen la norma de emisiones Euro III.

De acuerdo a su longitud, los buses se clasifican en tres tipos: clase A entre 8 y 11 m, clase B entre 11 y 14 m y clase C con más de 14 m. Los buses clases B y C tendrán en una de las puertas una rampa para permitir la entrada de personas en silla de ruedas, además de contar cerca de esa puerta con un espacio acondicionado para su transporte.

Una vez entrado en funcionamiento el nuevo esquema de recorridos troncales (principales) y locales, los servicios troncales utilizarán mayoritariamente buses estándar Transantiago clase C articulados de 18,5 m con capacidad para 160 pasajeros y clase B de 12 m para 80 pasajeros. Durante los primeros años circularán también buses antiguos en algunos servicios troncales. Por su parte, en los servicios locales serán utilizados buses estándar Transantiago clase B de 12 m y clase A de 9 m para 65 pasajeros, junto con minibuses de 8 m para 42 pasajeros. Hasta la implementación del nuevo esquema de recorridos algunas líneas operarán con los buses estándar Transantiago que se vayan incorporando al sistema mientras el resto de los servicios utilizará buses antiguos.

La mayoría de los buses de piso bajo que circularán en Santiago son fabricados por Volvo. Varias empresas operadoras de Transantiago han encargado a esta fábrica un total de 1.157 buses articulados modelo B9 SALF y 510 buses normales de 12 m modelo B7R LE. Las carrocerías son fabricadas por las empresas Marcopolo, Induscar/Caio y Busscar.

El bus articulado Volvo B9 SALF tiene una capacidad de aproximadamente 160 pasajeros, cuatro puertas dobles, piso bajo en todo el bus y mide 18,5 m de longitud y 2,5 m de ancho. El motor está ubicado al lado izquierdo entre los dos primeros ejes (es decir, detrás del conductor) y tiene una potencia de 340 hp. Su capacidad técnica es de 30,5 toneladas y tiene frenos de disco con control electrónico y suspensión neumática controlada electrónicamente, además de contar con sistema electrónico integrado con computador a bordo. Estos buses son fabricados íntegramente en Brasil. Más detalles técnicos pueden verse en la ficha técnica del B9 SALF de Volvo.

Por su parte, el bus Volvo B7R LE, con capacidad para aproximadamente 80 pasajeros, cuenta con 3 puertas dobles y piso bajo entre la primera y segunda puerta. Mide 12 m de largo y 2,5 m de ancho. Posee un motor trasero de 7 litros, suspensión neumática electrónica y sistema de descenso de la suspensión que permite reducir el alto del peldaño con respecto al piso cuando el bus está en un paradero, para facilitar la subida y bajada de los pasajeros. El chasis de estos buses es fabricado en Suecia, mientras que las carrocerías provienen de Brasil. Características técnicas adicionales pueden encontrarse en la ficha técnica del B7R LE de Volvo.

Los buses contarán con validadores para el pago con la Tarjeta Bip! y, en algunos casos, dispositivos de pago exacto para cancelar en efectivo. Contarán también con un sistema de grabación de video digital, con 3 cámaras en los buses de 2 puertas y 4 cámaras en los de 3 ó 4 puertas. Además tendrán un panel de información variable y un sistema de megafonía con micrófono para el conductor, a través del cual podrá comunicarse con la central. Sensores en las puertas permitirán contar la cantidad de pasajeros que suben y bajan, información que será registrada en un computador a bordo del bus junto con la información de la cantidad de tarjetas validadas en ese bus (pago de tarifas). Un sistema de posicionamiento global (GPS) permitirá conocer en tiempo real la ubicación del vehículo, lo que permitirá controlar frecuencias, duración de los trayectos, etc.

Se ha contemplado un plan de infraestructura complementario a los cambios considerados en el plan Transantiago. La mayor inversión en este sentido se está realizando en las extensiones de la red de metro. Además, está contemplada la construcción de corredores segregados para la operación de los busesen algunos ejes troncales, la construcción de la Estación intermodal La Cisterna entre metro y buses, la implementación de estaciones de transbordo entre buses, mejoramiento y relocalización de paraderos, conexiones viales, y mantención vial y adecuación geométrica.

A comienzos del año 2004 se iniciarían los primeros trabajos con miras al nuevo plan de transporte. La Avenida Libertador General Bernardo O'Higgins, principal avenida de Santiago, fue repavimentada durante el verano austral de ese año, teniendo que ser reparada debido a la mala calidad de los materiales durante 2005, año en que también comenzaron los trabajos para establecer corredores segregados en la Avenida Los Pajaritos.

La licitación de los nuevos recorridos finalmente se produjo a fines de 2004 y comienzos de 2005, en que participaron tanto inversionistas extranjeros como algunos de los dirigentes microbuseros que habían participado en la movilización de 2002. La tardanza en la licitación y la falta de infraestructura obligaron al gobierno a cambiar la fecha de la puesta en marcha del sistema para el 22 de octubre de 2005, fecha en que ya deberían estar listo los trabajos en Pajaritos y otras vías menores.

A mediados de ese año comenzaron a llegar al país los primeros buses destinados a la implementación del Transantiago, provenientes de Brasil. Los 1.181 buses que llegaron, de los cuales cerca de la mitad eran articulados, se enfrentaron a una ciudad que no estaba preparada para su utilización. Ejemplo de ello fue que sólo meses antes de la implementación del sistema se comprobó que el paso de la calle Bandera bajo la Alameda no contaba con la altura suficiente para el paso de los buses que atravesarían la ciudad de norte a sur.

Finalmente, la primera etapa del plan Transantiago se inició el día planificado, cuando diez empresas concesionarias tomaron control del sistema de transporte e introdujeron los buses nuevos, que operarían junto a las antiguos micros amarillas. En tanto, el sistema de pago y los recorridos se mantuvieron igual que en el sistema anterior. Adicionalmente, el 21 de enero de 2006 se incorporaron 302 buses nuevos y salieron de servicio 551 buses antiguos, aumentando la extensión de la primera etapa de implementación.

Esta primera etapa, sin embargo, no produjo demasiados cambios. La frecuencia de los microbuses se redujo debido a la baja de máquinas antiguas, por lo que los usuarios debieron enfrentar largas esperas de más de una hora, a lo que se sumó la reducción en la velocidad máxima de los buses nuevos a 60 km/h. Los problemas de la puesta en marcha obligaron a que el Metro adelantara la apertura de algunos tramos de la recién construida Línea 4.

La segunda y definitiva etapa de implementación estaba presupuestada para el 22 de octubre de 2006, pero sufrió un nuevo retraso debido a los problemas de la licitación del Sistema de Información al Usuario de Transantiago (SIAUT). Recién en octubre de 2006, comenzó la campaña de información a los usuarios de Transantiago. El SIAUT, llamado comercialmente como "Transantiago Informa", estableció diversos locales informativos a lo largo de la ciudad y presentó campañas informativas a través de diversos medios de comunicación y el envío, comandados por la figura del ex futbolista Iván Zamorano, elegido como rostro principal de la campaña, e incluso el envío de cientos de miles de mapas con los nuevos recorridos a los hogares de la ciudad.

Uno de los hechos más importantes comenzó el 1 de enero de 2007 cuando se dio inicio a la entrega de la tarjeta bip! en diversos locales habilitados. Desde esa fecha se habilitaron diversos buses que permitían el pago de la tarifa a través de la tarjeta, pero con el esquema tarifario antiguo. Sin embargo, el retraso en la instalación de los validadores de la tarjeta amenazaron la puesta en marcha de la nueva etapa.

El 10 de febrero de 2007 se dio inicio finalmente a la etapa final de implementación. Los problemas en la instalación de validadores y un error en la programación de éstos obligaron a que durante la primera semana de operación, el sistema fuera completamente gratuito para los usuarios (a excepción del Metro de Santiago). Desde esa fecha, el número de buses que recorrerían la capital bajaría en teoría de 8.400 a un poco más de 5.000.

Otro problema se originó debido a la ausencia de recorridos en algunas zonas de la periferia de la capital, generando caminatas de hasta veinte cuadras. El ministerio se reunió con las municipalidades del Gran Santiago con el fin de modificar y crear recorridos y así solucionar los problemas. Además, algunos trabajadores manifestaron la ausencia de condiciones sanitarias mínimas en algunos paraderos de sus vehículos y convocaron a algunos paros de actividades, que no alcanzaron gran convocatoria.

Debido a las fallas en la implementación del sistema de cobros, el Administrador Financiero de Transantiago estableció un período de gratuidad del pasaje desde el día 10 hasta el día 12 de febrero para buses troncales y hasta el 16 para los alimentadores. Sin embargo, el retraso en la corrección de problemas obligó a la extensión de este período hasta el día 16 para los troncales y hasta el 19 para los locales. Por cada día de gratuidad, el AFT enfrentó pérdidas de un millón de dólares. Cuando el sistema fue implementado no sufrió grandes problemas, especialmente debido a la instalación de validadores al aire libre en los principales centros de transbordo, como Escuela Militar.

Durante los primeros días de implementación, el Metro de Santiago logró sortear los problemas pronosticados. El 20 de febrero, el servicio alcanzó un total de 1.439.703 viajes, el más alto en la historia de este servicio hasta el momento, aún cuando febrero es el mes que históricamente registra menor demanda.

Con el paso de los días, el sistema comenzó una etapa de estabilización. Si bien la mayor parte de las empresas comenzaron a operar con la flota que tenían asignada, aún se mantuvo una cifra cercana a los 5.000 buses operativos, 670 menos que los estimados para un funcionamiento perfecto.

Con la llegada del mes de marzo y el fin del período vacacional, Transantiago comenzó a experimentar su minuto crítico al enfrentar el funcionamiento normal de la ciudad. El Ministerio de Educación había planificado con anterioridad un gradual ingreso de clases de cerca de un millón y medio de estudiantes entre fines de febrero y el 12 de marzo, lo que permitió que el sistema de transporte pudiera enfrentar paulatinamente el importante alza de la demanda.

El sistema de buses, en general, logró sortear el aumento de los pasajeros, siendo el Metro de Santiago quien enfrentó los más graves problemas en su operación. El Metro, que hasta antes del Transantiago era considerado uno de los mejores servicios existentes en el país debido principalmente a su comodidad, duplicó su demanda diaria llegando a superar los 2,4 millones de pasajeros por cada día con una densidad de hasta seis pasajeros por metro cuadrado, alcanzando los niveles del congestionado metro de Tokio. Como una forma de aliviar la demanda, Metro instauró los denominados "buses clones" que realizan un recorrido similar a las principales líneas del ferrocarril metropolitano, realizando detenciones únicamente junto a las estaciones de este servicio.

Los diversos problemas que enfrentó Transantiago comenzaron a generar diversas manifestaciones en contra del plan, los que se concentraron en diversos sectores de la ciudad, principalmente Cerro Navia y la Villa Francia, en Estación Central. Aunque en un comienzo pacíficas, rápidamente se convirtieron en manifestaciones violentas utilizadas por grupos subversivos como pretexto para realizar actos vandálicos. El cierre de la estación Las Rejas por la alta demanda generó una protesta en los alrededores que obligó a la intervención de Carabineros, el 14 de mayo.

Con el fin de mejorar el sistema, la Presidenta Michelle Bachelet anunció el 11 de marzo una serie de medidas a implementarse dentro del corto plazo con un costo estimado de 15.000 millones de pesos (27,8 millones de dólares). Entre dichas medidas se cuentan la introducción de servicios expresos desde la periferia al centro utilizando las autopistas urbanas, integración de los taxis colectivos, mayor fiscalización a las frecuencias, ampliación de los servicios nocturnos, extensión del horario de servicio del Metro hasta las 23.00 horas e incorporación de nuevos carros y la reinstauración de vías exclusivas para el desplazamiento de la locomoción colectiva. Además, 75 recorridos fueron ampliados y 300 buses fueron incorporados.

El ministro Sergio Espejo debió enfrentar una tensa sesión en la Cámara de Diputados en que la Alianza por Chile solicitó su renuncia. Luego de que el parlamento rechazara la moción, la alianza opositora anunció sus intenciones de presentar una acusación constitucional. Espejo finalmente sería reemplazado el 26 de marzo de 2007 por René Cortázar, el cual ordenó la concreción de cinco medidas, incluyendo aumento de la flota en mil buses, la creación de paraderos adicionales (totalizando más de 8.800), correcciones a la malla de recorridos y apoyo a los operadores para la gestión de sus flotas.

Con el paso de los meses, los problemas comenzaron a disminuir aunque se mantuvieron las grandes congestiones en el Metro y la falta de recorridos especialmente en los horarios nocturnos. Los contratos con las empresas de transporte fueron modificados y sus recorridos fueron flexibilizados. Se inauguraron las estaciones intermodales Gabriela Mistral y Vespucio Norte, y el número de buses nuevos aumentó, reemplazando a gran parte de los vehículos enchulados. En diciembre de 2007, Cortázar anunció la puesta en marcha de nuevos recorridos y fue confirmado en su cargo por la Presidenta Bachelet, luego de haber prometido su renuncia si no lograba mejorar el sistema de transporte.

Un estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile determinó que, diez meses después de puesto en marcha el plan, los tiempos de espera cayeron de manera importante, pasando de un 20% a un 7% aquellos que esperaban más de diez minutos por un bus troncal. A pesar de ello, la imagen pública aún mantiene una baja evaluación del sistema, calificándolo con una nota 2,8 (con un máximo de 7) a un año de la puesta en marcha, pese a que diversos actores involucrados reconocen algunas mejorías.

Según el "World Resources Institue", en artículo publicado en la revista "The Economist", el esquema implantado en Santiago ha sido "la más ambiciosa reforma del sistema de transporte que haya sido intentada en un país en desarrollo". Otras ciudades de América Latina, como Curitiba, Brasil y Bogotá, Colombia lograron implantar con éxito sistemas similares, pero en todas esas ciudades la implementación se ejecutó por etapas y con cambios graduales, lo que permitió realizar ajustes y corregir errores rápidamente, y sin causar tanta disrupción en el servicio que reciben los usuarios. Una de las principales lecciones aprendidas con los procesos de planificación e implantación de Transantiago es el alto riesgo y las consecuencias negativas de implantar todo el esquema operativo de una sola vez, con un enfoque "Big Bang", como ha sido denominado por los especialistas chilenos e internacionales, debido a que se cambió la operación en toda el Área Metropolitana de Santiago sin una transición gradual entre el sistema antiguo y el nuevo.

Junto a los problemas perceptibles para los usuarios, el Transantiago ha enfrentado graves problemas económicos debido al grave déficit financiero que posee el Administrador Financiero del Transantiago. Este déficit se ha debido tanto a una falla estructural del modelo de ingresos como la alta cifra de evasión presente en la actualidad, que oficialmente llega al 20%, pero se cree podría ser mayor y llegar incluso al 40%.

Para enfrentar estos problemas, el AFT ha debido solicitar subsidios al Estado para evitar un colapso del sistema y el alza en las tarifas. Metro S.A. permitió el traspaso de US$80 millones al AFT durante mayo de 2007, lo que fue cuestionado por la Contraloría General de la República pero aceptado finalmente por el Congreso Nacional, que además aceptó un subsidio de US$290 millones. Durante la elaboración del presupuesto nacional para el año 2008, el Ministerio de Hacienda solicitó un monto de 76 mil millones de pesos chilenos para el subsidio del Transantiago, pero el Congreso Nacional en acaloradas sesiones rechazó la propuesta y redujo el monto a sólo mil pesos. Los montos fueron finalmente otorgados a través de un crédito de US$160 millones entregado por BancoEstado, el cual debería financiar al AFT hasta abril de 2008, cuando sea presentado un proyecto de ley que permita un subsidio estatal regular para el sistema de transportes.

Diversos parlamentarios han manifestado la necesidad de establecer un subsidio permanente para el Transantiago con el fin de asegurar la mejora de la calidad del servicio entregado a los pasajeros. Esto se basa también en la estimación de los reales costos del proyecto, los cuales no pueden ser financiados con la tarifa actual. Según estimaciones del Instituto Libertad y Desarrollo, la tarifa del sistema original debería haber sido de $422 dentro del rango normal de evasión (cercano al 5%), pero con las posteriores modificaciones y el aumento en la flota de buses, las cifra debería ser cercana a los $500 en condiciones normales, de $622 con un 25% de evasión y $712 con un 40% de evasión, casi el doble de las tarifas actuales.

Al principio



Fase clara

La fase luminosa, fase clara, fase fotoquímica o reacción de Hill es la primera etapa de la fotosíntesis, que convierte la energía solar en energía química. La luz es absorbida por complejos formados por clorofilas y proteínas. Estos complejos clorofila-proteína se agrupan en unidades llamadas fotosistemas, que se ubican en los tilacoides (membranas internas) de los cloroplastos. Se denomina fase luminosa o clara, ya que al utilizar la energía lumínica, sólo puede llevarse a cabo en condiciones de alta luminosidad, ya sea natural o artificial.

El fotosistema I (PSI) y el fotosistema II (PSII) son los encargados de captar la luz y de emplear su energía para impulsar el transporte de electrones a través de una cadena de aceptores. El complejo antena de dichos fotosistemas atrapa fotones de la luz, elevando los electrones a niveles más altos que su estado cuántico fundamental, y esta energía se va transportando entre diferentes moléculas de clorofila por resonancia, hasta que en el centro del fotosistema II se produce la fotólisis del agua, rompiéndola en medio O, 2 protones (H+) y dos electrones. El oxígeno se unirá con el sobrante de otra molécula de agua, para crear oxígeno atmosférico (O2); los protones translocados al interior del tilacoide contribuyen a crear un gradiente electroquímico, que será utilizado por la ATPasa, y los electrones repondrán la carencia electrónica de la clorofila original.

Existen otros dos complejos de proteínas que no están unidos a clorofilas en las membranas de los tilacoides: el complejo del citocromo b6f y el complejo de la ATP-sintetasa o ATPasa.

El citocromo b6f es un intermediario en el transporte de electrones entre el fotosistema II y el fotosistema I, capaz de crear un gradiente de energía química que será empleado por el complejo ATP sintasa para generar ATP, en un proceso llamado fotofosforilación. La función del fotosistema I está asociada a la descomposición (fotolisis) de las moléculas de agua (H2O) en 2 protones (H +) y O2. Los dos electrones que procedían de los átomos de hidrógeno de la molécula de agua son captados por el llamado centro de reacción del fotosistema II (P680), elevados a un nivel energético superior por la energía que proporciona la luz, captada por el fotosistema II y una serie de proteínas asociadas a clorofilas y otros pigmentos fotosintéticos (carotenoides) llamadas complejos antena. Desde el nivel energético más alto el electrón puede ir "descendiendo" (como el agua almacenada en una presa) hacia estados energéticos más bajos a través de una cadena transportadora de electrones en la que participan una molécula denominada plastoquinona, el complejo del citocromo b6f y una proteína denominada plastocianina.

Durante este camino parte de la energía del electrón es destinada (por mediación del citocromo b6f) a crear un gradiente de energía a través de las membranas de los tilacoides que será empleado para la síntesis de ATP por la ATP sintetasa.

El proceso nuevo, tiene analogía con la producción de electricidad durante el paso del agua almacenada en una presa a través de las turbinas. La plastocianina transporta los electrones hasta el fotosistema I, que también posee un centro de reacción (P700) y un complejo antena asociado para la captación de luz.

Los electrones que llegan a PSI son de nuevo impulsados por la energía de la luz a un nivel energético superior y también transportados a través de una nueva cadena de aceptores hasta llegar a una molécula final aceptora, el NADP+. Esta molécula, que capta finalmente los electrones será empleada, junto al ATP producido, en la fase posterior de la fotosíntesis ciclo de Calvin para convertir el dióxido de carbono atmosférico (o disuelto en el agua en medios acuáticos) en materia orgánica.

Al principio



Corella (cohete)

Corella fue un cohete sonda australiano de dos etapas y propulsado por combustible sólido. La primera etapa consistía en un Gosling 1, y la segunda en un Dorado.

Se lanzaron dos Corella en total desde Woomera, ambos exitosos, el 4 de diciembre de 1975 y el 29 de abril de 1976.

Al principio



Teide

Primera etapa de formación del Teide

El Teide es una montaña de tierra, Patrimonio de la Humanidad desde el 28 de julio de 2007, situado en la Isla de Tenerife (Islas Canarias, España). Con una altura de 3.718 m sobre el nivel del mar y unos 7.000 m sobre el lecho oceánico, es el pico más alto de España y el de cualquier isla atlántica y es el tercer mayor volcán de La Tierra desde su base, después del Mauna Loa y Mauna Kea, ambos en la isla de Hawaii. El Teide es un estratovolcán. Es también desde finales de 2007 uno de los Doce Tesoros de España.

Para los aborígenes guanches este volcán era sagrado y recibía el nombre de Echeyde (que después de una castellanización, derivó en el nombre actual) que significaba infierno. Según sus creencias en él vivía Guayota, el demonio del mal. Según la leyenda, Guayota secuestró al dios Magec (dios de la luz y el sol), y lo llevó consigo al interior del Teide. Los guanches pidieron clemencia a Achamán, su dios supremo. Achamán consiguió derrotar a Guayota, sacar a Magec de las entrañas de Echeyde y taponar el cráter. Dicen que el tapón que puso Achamán es el llamado Pan de Azúcar, el último cono, de color blanquecino, que corona el Teide.

Se tiene constancia de erupciones antiguas (hace unos 150.000 años) que marcaron el relieve actual de toda la isla. Por entonces se alzaba un volcán todavía mayor que el Teide. Se barajan dos hipótesis para la desaparición de este pico. La primera que este pico se fraccionó y se deslizo hasta el mar por el norte de Tenerife. La otra hipótesis, que en este pico se produjera un colapso del pico hundiéndose. En ambos caso, se formaron las llamadas Cañadas del Teide. Gracias a nuevas erupciones se elevó el volcán que ha llegado a la actualidad.

El Almirante Cristobal Colón durante su travesía por Canarias, la noche del 24 de agosto de 1492, escribió en su cuaderno de bitácora "El Almirante resolvió a 23 de agosto volver con sus dos barcos a Gran Canaria. Zarpó al día siguiente y pasó aquella noche cerca de Tenerife, de cuya cumbre, que es altísima, se veían salir grandísimas llamaradas de lo que maravillándose su gente les dio a entender el fundamento y la causa de tal fuego, aduciendo al respecto el ejemplo del monte Etna en Sicilia, y de otros muchos montes, donde se veía lo mismo".

Las técnicas del Carbono 14, una cartografía geológica y un análisis de los textos históricos han demostrado que la referencia del Almirante corresponde a la erupción del Volcán de Boca Cangrejo, siendo ésta la quinta erupción histórica de Tenerife.

Entre abril y mayo de 2004, unos 200 pequeños sismos (5 sentidos por la población) en la isla provocaron gran interés de geólogos y vulcanólogos. Todos los sismos detectados fueron de baja intensidad en la zona de Teide-Picoviejo aparentemente producidos por movimiento de magma. Se produjo durante este intervalo, un anómalo nivel de gases volcánicos que cesaría meses más tarde.

La crisis vulcanosísmica cesó seis meses más tarde sin producirse erupción volcánica alguna.

En 1954 el Teide y todo el circo de su alrededor es englobado en el Parque Nacional de Las Cañadas del Teide. Actualmente se utiliza el nombre de Parque Nacional del Teide y como celebración del 50 aniversario de su transformación en Parque Nacional se inició una campaña para que la Unesco lo declarara Patrimonio de la Humanidad, siendo nombrado como tal el 28 de junio de 2007.

En el mismo Teide se encuentra el Refugio de Montaña de Altavista y un teleférico que asciende desde su falda a unos 2350 m hasta La Rambleta, a unos 3555 m, en muy pocos minutos. El ascenso a pie hasta la cima está prohibido, aunque se puede obtener un permiso especial en las oficinas del Parque Nacional en Santa Cruz de Tenerife.

Los romanos denominaban a la isla Nivaria, por la nieve del volcán. El nombre actual de la isla también guarda relación con el volcán, ya que fue puesto por los Benehaoritas (aborígenes de La Palma). "Tene-" (montaña) "-ife" (blanca), la castellanización del nombre provocó que se añadiera una -r para unir ambas palabras quedando Tenerife.

Echeide es el nombre que daban los guanches al Teide. Según transmitieron la mayoría de los cronistas, los guanches concebían a la montaña como el lugar que albergaba las fuerzas del mal, principalmente la figura maligna de Guayota. Otros autores más recientes afirman que el Teide sería para los antiguos canarios una especie de Axis Mundi.

Los numerosos "escondrijos" hallados en la montaña con restos arqueológicos de instrumentos líticos y cerámicos han sido interpretados como depósitos rituales para contrarrestar la influencia de los genios maléficos, práctica recogida también en la Kabylia amazigh.

El desarrollo de la isla de Tenerife es análogo a formación de otras islas oceánicas. Los inicios de la formación de la isla de Tenerife, se produjeron a través de tres directrices estructurales (noreste-suroeste, noroeste-sureste y norte-sur) en el basamento oceánico.

A través de estas fracturas comenzó las primeras erupciones submarinas hace 10 millones de años. Estas erupciones submarinas produjeron una acumulación de coladas de tipo pillow lavas que elevaron el conjunto desde el fondo oceánico hasta el nivel del mar.

Durante el Mioceno y principios del Plioceno, la parte emergida la formaron tres grandes volcanes en escudo y que en la actualidad se hallan muy erosionados. Son los macizos de Anaga, Teno y Adeje. Se estima que la formación de cada escudo es de aproximadamente 3 millones de años. Estos grandes centros de emisión vertieron sus coladas en todas direcciones interdentándose las coladas de unos macizos con otros. Estos macizos constituyen lo que se denomina Serie Basáltica Antigua o Serie I.

Los materiales volcánicos de esta primera etapa están conformados por grandes espesores de coladas y mantos de piroclastos basálticos, atravesados por diques, con algunos episodios de domos, coladas y diques de composición traquítico-fonolítica tardíos.

La segunda etapa se caracteriza por un cese de la actividad volcánica de los tres macizos volcánicos.

Esta etapa que se estima duró un millón de años, los agentes erosivos (sol, viento, lluvia, cambios de temperatura,…) comenzaron a desmantelar los escudos volcánicos previamente formados.

En esta etapa, la red de drenaje comenzó a formarse y se creó gran parte de la red de barrancos que se puede observar en Tenerife.

Tras el periodo de inactividad, comienza un nuevo periodo volcánico lo que se consideran Series Postmiocenas.

En esta etapa, se construye el edificio volcánico conocido como Edificio Cañadas. Este edificio crece unificando a todos los macizos creados en la primera etapa.

Este edificio junto a los siguientes edificios que se formarían después, conformarían los grandes relieves geomorfológicos que Las Cañadas así como todo el entorno del Teide. Los materiales que formaron este edificio fueron principalmente de tipo basáltico.

Se estima que el Edificio Cañadas pudo alcanzar 40 km de diámetro y 4.500 m de altura sobre el nivel del mar. Antiguamente se le conocía como Edificio Pre-Cañadas pero hoy ese nombre está en desuso.

El Edificio Cañadas fue el primero de una serie de edificios volcánicos. Este edificio comenzó su destrucción por colapso o deslizamiento gravitacional generando la actual Cañadas del Teide. Sobre los restos de este edificio comenzó a gestarse un nuevo volcán conocido como Edificio Cañadas I. La edad asignada está entre 3,5 – 2,7 millones de años. Las emisiones de este nuevo edificio son principalmente basálticas. El Edificio Cañadas I sufrió de nuevo un colapso generándose los primeros depósitos de avalancha en la zona de Tigaiga.

Encima de estos depósitos se inicia la construcción de un nuevo edificio volcánico, el Edificio Cañadas II, con una edad entre 2,4 – 1,3 Ma. En este edificio aparecieron en la zona Norte y Suroeste, los primeros depósitos piroclásticos (ignimbritas) producto de las primeras explosiones violentas.

De nuevo, tras la destrucción del Edificio Cañadas II, surgió un nuevo edificio volcánico, Edificio Cañadas III, con una edad aproximada entre 1,20 – 0,15 Ma. La componente explosiva de sus erupciones generaría las Fases de las Bandas del Sur y que están en el Flanco Sur Este. Estos episodios destructivos durante esta Etapa han generado progresivamente la forma actual de la depresión de Las Cañadas.

La destrucción de cada uno de los Edificios volcánicos ha podido ser por colapso o deslizamiento gravitacional según los diferentes autores.

Hace aproximadamente 1 millón de años comienza de nuevo, la última etapa del Edificio Cañadas. Se produciría un nuevo vulcanismo de tipo fisural y la construcción del actual estratovolcán Teide – Pico. Las erupciones fisurales a través de las conocidas dorsales NE y NW y Sur.

Este vulcanismo fisural se sitúa entre el macizo de Anaga y el complejo Teide – Pico Viejo (dorsal NE) y entre el macizo de Teno y el complejo Teide – Pico Viejo (dorsal NW) y el complejo macizo de Adeje y Teide-Pico Viejo (dorsal Sur). El vulcanismo de la dorsal Sur también está presente, aunque morfológicamente no hay dorsal.

Este vulcanismo es en general de composición basáltica aunque en la dorsal NE, existe vulcanismo fonolítico. El vulcanismo fisural de las dorsales va rellenando las depresiones dejadas por los diferentes edificios volcánicos.

Hace 150.000 años, se produce una enorme explosión en el Edificio Cañadas III, que generó una caldera de 16 km en dirección E-W y 9 km en dirección N-S. Esta explosión configuraría la actual Caldera de Las Cañadas . A partir de entonces, se iniciará la construcción de los estratovolcanes Teide – Pico Viejo en la mitad norte de la Caldera cuya construcción dura hasta nuestros días.

La generación de los valles de La Orotava y Güímar se produjeron por una serie de deslizamientos gravitacionales hace 800.000 años.

Roque Cinchado y El Teide.

Al principio



Source : Wikipedia