Premio Nobel de la Paz

3.40550458712 (1090)
Publicado por tornado 27/02/2009 @ 03:38

Tags : premio nobel de la paz, fundación nobel, fundaciones, sociedad

últimas noticias
Mujeres Nobel de Paz y activistas discuten en Guatemala retos de ... - ADN.es
En la conferencia participan la premio Nobel de la Paz 1976, la británica Mairead Corrigan-Maguire; la iraní Shirin Ebadi (2003), la estadounidense Jody Williams (1997) y la guatemalteca Rigoberta Menchú (1992), y otras 130 mujeres activistas de...
Gobierno catalán reclama a Birmania atención médica para la Nobel ... - Europa Press
La viceconsellera de Asuntos Exteriores y Cooperación de la Generalitat de Cataluña, Roser Clavell, reclamó hoy a la Junta Militar que gobierna Birmania que permita a la Premio Nobel de la Paz 1991 y Premio Internacional Catalunya 2008, Aung San Suu,...
Menchú exige a Colom garantizar investigación imparcial de crimen ... - Prensa Libre (Guatemala)
La premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, exigió hoy al presidente Álvaro Colom que garantice la independencia en la administración de justicia para que se aclare el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, en el que se les implica a él y su...
Una marcha recorrerá el mundo por la paz y la no violencia - elEconomista.es
Cuenta con las adhesiones de ocho Premios Nobel de la Paz MADRID, 13 (SERVIMEDIA) Unas 300 ciudades de más de 90 países organizarán a partir del próximo 2 de octubre diversas actividades de la primera Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia,...
Una cordobesa en la Academia de Ciencias de Estados Unidos - La Voz del Interior
En 2007 compartió el Premio Nobel de la Paz. Una bióloga, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) fue elegida para integrar la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, un nombramiento que la constituye en la...
EEUU tendrá diez años de crecimiento cero si no toma otras medidas ... - Expansión.com
Si la semana pasada era el Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, quien daba malas noticias al mercado al apuntar que la recesión será larga, hoy ha sido su homólogo Paul Krugman el que ha lanzado una nueva advertencia a navegantes....
Shirin Ebadi: 'La presión internacional ha sido muy importante en ... - elmundo.es
Shirin Ebadi, premio Nobel de la Paz en 2003 y abogada de la periodista estadounidense de origen iraní Roxana Saberi, asegura que las autoridades de Teherán no la habrían liberado y reducido su condena de no haber existido la presión internacional....
Acción contra el hambre traslada al festival de cannes su lucha ... - ecodiario
... el próximo miércoles, para dar un impulso a la campaña "No hunger", con la que pide a Al Gore, director de la oscarizada "Una verdad incómoda" y Premio Nobel de la Paz, que dirija una película-documental sobre la desnutrición aguda infantil....
El filósofo Eugenio Trías y Eduardo Sánchez, de ¡Hola!, premiados ... - ADN.es
Este premio ha recaído a lo largo de su historia en personajes como los premios Nobel Camilo José Cela, Jacinto Benavente u Octavio Paz, entre otros. El premio Luca de Tena a la trayectoria periodística ha sido para el director de la revista ¡Hola!...
Premio Nobel de la Paz pide - La Jornada de Morelos
Señor director: le suplico publicar la siguiente misiva, dirigida a los miembros del Cabildo de Cuernavaca. Hemos tenido conocimiento que el 23 de enero de 2009, el Cabildo de Cuernavaca publicó, en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad,” las...

Premio Nobel de la paz

Al Gore recibiendo el Premio Nobel de la Paz.

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premios Nobel instituidos por el inventor e industrial sueco Alfred Nobel. Mientras que la entrega del Premio Nobel de Física, de Química, de Medicina y de Literatura se lleva a cabo en Estocolmo, la capital de Suecia, el Premio Nobel de la Paz se entrega en Oslo, la capital de Noruega. El Premio Nobel de la Paz ha sido otorgado a 95 personas y a 20 organizaciones desde su creación en 1901. (El Comité Internacional de la Cruz Roja lo ha recibido en tres ocasiones, en 1917, 1944 y 1963; La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados lo ha recibido en 1954 y 1981.) En la actualidad (2009) el premio está dotado con 10 millones de coronas suecas.

Al principio



Premio Nóbel de la Paz

Al Gore recibiendo el Premio Nobel de la Paz.

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premios Nobel instituidos por el inventor e industrial sueco Alfred Nobel. Mientras que la entrega del Premio Nobel de Física, de Química, de Medicina y de Literatura se lleva a cabo en Estocolmo, la capital de Suecia, el Premio Nobel de la Paz se entrega en Oslo, la capital de Noruega. El Premio Nobel de la Paz ha sido otorgado a 95 personas y a 20 organizaciones desde su creación en 1901. (El Comité Internacional de la Cruz Roja lo ha recibido en tres ocasiones, en 1917, 1944 y 1963; La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados lo ha recibido en 1954 y 1981.) En la actualidad (2009) el premio está dotado con 10 millones de coronas suecas.

Al principio



Premio Nobel de la Paz

Al Gore recibiendo el Premio Nobel de la Paz.

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premios Nobel instituidos por el inventor e industrial sueco Alfred Nobel. Mientras que la entrega del Premio Nobel de Física, de Química, de Medicina y de Literatura se lleva a cabo en Estocolmo, la capital de Suecia, el Premio Nobel de la Paz se entrega en Oslo, la capital de Noruega. El Premio Nobel de la Paz ha sido otorgado a 95 personas y a 20 organizaciones desde su creación en 1901. (El Comité Internacional de la Cruz Roja lo ha recibido en tres ocasiones, en 1917, 1944 y 1963; La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados lo ha recibido en 1954 y 1981.) En la actualidad (2009) el premio está dotado con 10 millones de coronas suecas.

Al principio



Henri Dunant

Henry Dunant-young.jpg

Henry Dunant o Henri Dunant (Ginebra, 8 de mayo de 1828; Heiden, Suiza, 30 de octubre de 1910) fue un hombre de negocios y activista social suizo. Durante un viaje de negocios en 1859, fue testigo de las secuelas de la batalla de Solferino en la Italia de la época. Escribió sus memorias y experiencias en el libro "Un recuerdo de Solferino" que fue la inspiración para crear la Cruz Roja Internacional. En 1864 la Convención de Ginebra se basó en las ideas de Dunant y, en 1901, recibió el primer Premio Nobel de la Paz junto con Frédéric Passy.

Dunant nació en Ginebra (Suiza), primogénito del hombre de negocios Jean-Jacques Dunant y su esposa Antoinette Dunant-Colladon. Su familia era muy devota del Calvinismo y tenía gran influencia en la sociedad ginebrina. Sus padres enfatizaron el valor del trabajo social, y su padre era muy activo ayudando a huérfanos y presos liberados, mientras que su madre trabajaba con los enfermos y los pobres. Muy influyente en el joven Dunant fue una visita a Toulon donde vio el sufrimiento de los presos.

Dunant creció en el período del despertar religioso conocido como el Réveil, y a los dieciocho años se unió a la Sociedad Ginebrina de las Almas. Al año siguiente, junto a unos amigos, fundó la llamada "Asociación del Jueves", un grupo de jóvenes que se reunían para estudiar la Biblia y ayudar a los pobres, y pasó mucho de su tiempo libre ocupado en visitas a la prisión y trabajo social. El 30 de noviembre de 1852 fundó el capítulo ginebrino de la Militó en su juventud en movimientos cristianos. En 1855 propició la "Asociación Cristiana de Hombres Jóvenes" (YMCA), y tres años más tarde intervino en la reunión de París dedicada a la fundación de su organización internacional.

A los veinticuatro años, se le obligó a dejar el Collège Calvin por sus malas notas, y empezó como aprendiz en la firma de cambio de moneda Lullin und Sautter. Después de que concluyera favorablemente, permaneció como empleado del banco.

En 1853, Dunant visitó Argelia, Túnez, y Sicilia, por encargo de una compañía dedicada a las "colonias de Setif" (Compagnie genevoise des Colonies de Sétif). A pesar de su escasa experiencia, cumplió con éxito su misión. Inspirado por el viaje, escribió su primer libro con el título "Relato de la Regencia en Túnez" (Notice sur la Régence de Tunis), publicado en 1858.

En 1856, creó un negocio para actuar en las colonias extranjeras, y después, habiendo recibido una concesión de tierras en la Argelia ocupada por los franceses, una compañía de cultivo y comercio del maíz llamada "Compañía financiera e industrial de los Molinos de Mons-Djémila" (Société financière et industrielle des Moulins des Mons-Djémila). Sin embargo, la tierra y los derechos sobre el agua no se asignaron claramente, y las autoridades coloniales no cooperaron mucho. Como resultado, Dunant decidió apelar directamente al emperador francés Napoleón III, que estaba con su ejército en Lombardía en aquella época. Francia estaba luchando junto al Piamonte-Cerdeña contra Austria, que ocupaba gran parte de Italia. Los cuarteles de Napoleón estaban ubicados en la pequeña ciudad de Solferino. Dunant escribió un libro en alabanza a Napoleón III con la intención de presentárselo al emperador, y entonces viajó a Solferino para encontrarse con él en persona.

Dunant llegó a Solferino en la tarde del 24 de junio de 1859, el mismo día en que tuvo lugar una batalla entre los ejércitos austriaco y franco-piamontés que combatían en la guerra italiana. 38.000 heridos, agonizantes o muertos permanecían en el campo de batalla, y había pocos intentos para ayudarlos. Impresionado, el propio Dunant tomó la iniciativa de organizar a la población civil, especialmente las mujeres y las chicas jóvenes, para proporcionar asistencia a los soldados heridos y enfermos. Carecían de suficientes materiales y el propio Dunant organizó la compra de lo que se necesitaba y ayudó a levantar hospitales de campaña. Convenció a la población para que atendiese a los heridos sin fijarse en qué bando del conflicto estaban por el lema "Tutti fratelli" (Todos son hermanos) acuñado por las mujeres de la cercana ciudad de Castiglione del Stiviere (Provincia de Mantua). Tuvo éxito igualmente para conseguir la liberación de médicos austríacos capturados por los franceses.

Al regresar a Ginebra a principios de julio, Dunant decidió escribir un libro sobre sus experiencias, que tituló "Un Souvenir de Solferino". Se publicó en 1862 en una edición de mil seiscientas copias y se imprimió a costa del propio Dunant. En el libro, describió la batalla, sus costes, y las caóticas circunstancias que la siguieron. También desarrolló la idea de que en el futuro una organización neutral debería existir para proporcionar cuidados a los soldados heridos. Distribuyó el libro a muchos líderes políticos y figuras militares en Europa.

Dunant comenzó a viajar por toda Europa promocionando sus ideas. Su libro fue recibido positivamente, y el Presidente de la Sociedad Ginebrina para el Bienestar Público, el jurista Gustave Moynier, hizo del libro y sus sugerencias el tema de la reunión de 9 de febrero de 1863. Las recomendaciones de Dunant se examinaron y se valoraron positivamente por los miembros. Ellos crearon un comité de cinco personas para investigar más la posibilidad de llevarlo a cabo e hicieron de Dunant uno de sus miembros. Los otros fueron Moynier, el general del ejército suizo Henri Dufour, y los médicos Louis Appia y Théodore Maunoir. Su primera reunión el 17 de febrero de 1863 se considera hoy en día la fecha de fundación del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Desde el principio, Moynier y Dunant tuvieron discrepancias y desacuerdos en relación con sus respectivas visiones y planes. Moynier consideraba la idea de Dunant de establecer protecciones neutrales para los cuidadores imposible de realizar y advertía a Dunant en que no insistiera en este concepto. Sin embargo, Dunant continuó defendiendo su posición en sus viajes y conversaciones con políticos de alto rango y militares. Esto intensificó su conflicto personal entre Moynier, que abordó el proyecto de manera bastante pragmática, y Dunant, que era el idealista visionario entre los cinco, y llevaron a que Moynier atacara a Dunant por el liderazgo.

En octubre de 1863, catorce estados participaron en una reunión en Ginebra organizada por el comité para discutir la mejora del cuidado a los soldados heridos. El propio Dunant, sin embargo, fue sólo un líder por protocolo, debido a los esfuerzos de Moynier por disminuir su participación. Un año más tarde, una conferencia diplomática organizada por el Parlamento Suizo llevó a la firma de la primera Convención de Ginebra por doce estados. Dunant, de nuevo, se ocupó sólo de organizar el alojamiento de los asistentes.

Los negocios de Dunant en Argelia habían sufrido, en parte por su devoción hacia sus ideas. En abril de 1867, la bancarrota de la firma comercial Crédit Genevois llevó a un escándalo que lo involucró. Se vio forzado a declararse en bancarrota y fue condenado por el Tribunal Mercantil de Ginebra el 17 de agosto de 1868 por prácticas engañosas en la bancarrota. Debido a sus inversiones en la firma, su familia y muchos de sus amigos se vieron profundamente afectados por la caída de la compañía. La protesta social en Ginebra, una ciudad de hondas tradiciones calvinistas, también le llevaron a separarse del Comité Internacional. El 25 de agosto de 1867, dimitió como Secretario y el 8 de septiembre se le apartó totalmente del Comité. Moynier, que había devenido Presidente del Comité en 1864, interpretó un papel protagonista en su expulsión.

En febrero de 1868, su madre murió. Más tarde ese año fue también expulsado del YMCA. En marzo de 1867 abandonó su ciudad natal, a la que no volvería nunca más. Los años siguientes, lo más probable es que Moynier usase su influencia para asegurarse de que Dunant no recibiera ayuda de sus amigos. Por ejemplo, el premio medalla de oro de Ciencias Morales en la Exposición Universal de París, no se le dio a Dunant, como estaba planeado, sino a Moynier, Dufour y Dunant todos juntos de tal manera que el dinero del premio sólo fuera al Comité en su conjunto. La oferta de napoleón III de hacerse cargo de la mitad de las deudas de Dunant si los amigos de Dunant le asegurasen la otra mitad fue también frustrada por los esfuerzos de Moynier.

Dunant se trasladó a París, donde vivió en condiciones miserables. Sin embargo, continuó con sus ideas y planes humanitarios. Durante la guerra franco-prusiana (1870-1871), fundó la "Sociedad de Socorro Mutuo" (Allgemeine Fürsorgegesellschaft) y pronto la "Alianza Común para el Orden y la Civilización" (Allgemeine Allianz für Ordnung und Zivilisation). Propugnó negociaciones de desarme y la creación de un tribunal internacional para mediar en los conflictos internacionales, una idea que tiene ecos de proyectos futuros, como los de la Unesco. También abogó por la creación de un estado judío en el área de Palestina/Israel.

Sin embargo, debido a su continua dedicación a las ideas, se despreocupó más de su situación personal y sus ingresos, contrayendo más deudas y siendo ignorado por sus conocidos. A pesar de ser nombrado miembro honorario de las sociedades nacionales de la Cruz Roja de Austria, Países Bajos, Suecia, Prusia y España, fue casi olvidado en el discurso oficial del Movimiento de la Cruz Roja, incluso cuando rápidamente se expandía a nuevos países. Vivió en la pobreza, trasladándose a varios lugares entre 1874 y 1886, incluyendo Stuttgart, Roma, Corfú, Basilea, y Karlsruhe. En Stuttgart conoció al estudiante de la Universidad de Tubinga Rudolf Müller con quien tuvo una estrecha amistad. En 1881, junto a amigos de Stuttgart, fue a la pequeña localidad de Heiden por vez primera. En 1887 mientras vivía en Londres, empezó a recibir algo de apoyo financiero mensual de algunos familiares lejanos. Esto le permitió vivir una existencia más segura, por lo que se trasladó a Heiden en julio. Allí pasó el resto de su vida y después del 30 de abril de 1892 vivió en un hospital dirigido por el doctor Hermann Altherr.

En Heiden, conoció al joven maestro Wilhelm Sonderegger y su esposa Susanna; le animaron a escribir las experiencias de su vida. La esposa de Sonderegger fundó una rama de la Cruz Roja en Heiden y en 1890 Dunant se hizo su presidente honorario. Con Sonderegger, Dunant esperaba promocionar más sus ideas, incluyendo la publicación de una nueva edición de su libro. Sin embargo, más adelante su amistad se volvió tensa, debido a las injustificadas acusaciones de Dunant de que Sonderegger estaba de algún modo conspirando contra Dunant con Moynier en Ginebra. Sonderegger murió en 1904 a la edad de sólo 42 años. A pesar del mal momento por el que pasaba su relación, Dunant se sintió muy conmovido por su inesperada muerte. La admiración de Wilhelm y Susanna Sonderegger por Dunant, sentida por ambos incluso después de las alegaciones de Dunant, pasó a sus hijos. En 1935, su hijo René publicó una colección de cartas de Dunant a su padre.

En septiembre de 1895, Georg Baumberger, el editor jefe del periódico de St. Gallen Die Ostschweiz, escribió un artículo sobre el fundador de la Cruz Roja, a quien había conocido y con quien había conversado durante un paseo por Heiden un mes antes. El artículo se titulaba "Henri Dunant, el fundador de la Cruz Roja", apareció en la revista ilustrada alemana Über Land und Meer, y el artículo pronto fue reproducido en otras publicaciones por toda Europa. El artículo llamó la atención, y recibió atención renovada y apoyo. Recibió el Premio suizo Binet-Fendt y una nota del papa León XIII. El apoyo de la zarina rusa Maria Feodorovna y otras donaciones mejoró notablemente su situación financiera .

En 1897, Rudolf Müller, que ahora trabajaba como maestro en Stuttgart, escribió un libro sobre los orígenes de la Cruz Roja, alterando la historia oficial para enfatizar el papel de Dunant. El libro contenía también el texto de "Un souvenir de Solferino". Dunant comenzó un intercambio de correspondencia con Bertha von Suttner y escribió numerosos artículos. También fue particularmente activo al escribir sobre los derechos de las mujeres y, en 1897 facilitó la fundación de la organización femenina "Cruz Verde".

Moynier y el Comité Internacional en conjunto habían sido también nominados para el premio. Aunque Dunant fue apoyado por un amplio espectro en el proceso de selección, era aún un candidato controvertido. Algunos argumentaron que la Cruz Roja y la Convención de Ginebra hicieron la guerra más atractiva e imaginable al eliminar algunos de sus sufrimientos. Por lo tanto, Rudolf Müller, en una carta al comité, argumentó que el premio debería dividirse entre Dunant y Passy, que estuvo durante algún tiempo en el debate como candidato a recibir el premio en solitario. Müller sugirió que si un premio debía dársele a Dunant, debería dársele inmediatamente debido a su avanzada edad y mala salud.

Al dividir el premio entre un pacifista estricto como Passy y el humanitario Dunant, el Comité Nobel sentó un precedente para las condiciones del premio Nobel de la Paz que tendría significativas consecuencias en años posteriores. Una sección del testamento de Nobel había indicado que el premio debería ir a un individuo que hubiese trabajado para reducir o eliminar los ejércitos o directamente promover conferencias de paz, lo que hizo de Passy una elección natural por su trabajo. Por otro lado, distinguir el esfuerzo humanitario en solitario hubiera sido visto por algunos como una interpretación amplia del testamento de Nobel. Sin embargo, otra parte del testamento de Nobel marcaba el premio al individuo que mejor realzara la "hermandad de los pueblos", que podía leerse de manera más general como trabajo humanitario como el de Dunant, conectado a la pacificación también. Muchos receptores posteriores del premio Nobel de la Paz pueden entenderse enmarcados en una de estas dos categorías establecidas en líneas generales por la decisión del Comité Nobel en 1901.

Hans Daae triunfó al colocar la parte de Dunant del dinero del premio, 104.000 francos suizos, en un banco noruego evitando así que lo alcanzaran sus acreedores. Dunant nunca gastó nada de ese dinero durante su vida.

Entre otros muchos premios en los años siguientes, en 1903 Dunant se le concedió un doctorado honorario por la Facultad de Medicina de la Universidad de Heidelberg. Vivió en la residencia de la tercera edad de Heiden hasta su muerte. En sus últimos años de vida, sufrió depresión y paranoia sobre persecución por sus acreedores y Moynier. Hubo incluso días en los que Dunant insistía que el cocinero de la residencia probara primero su comida ante sus ojos para protegerlo de un posible envenenamiento. Aunque siguió profesando creencias cristianas, en sus últimos años rechazó y atacó el calvinismo y la religión organizada en general.

De acuerdo con sus cuidadoras, el acto último de su vida fue enviar una copia del libro de Müller a la reina de Italia con una dedicatoria personal. Murió el 30 de octubre de 1910 a las diez de la noche, irónicamente sobreviviendo a su némesis Moynier por dos meses justos. A pesar de las felicitaciones con motivo del premio Nobel, no se reconciliaron.

De acuerdo con sus deseos, fue enterrado sin ceremonia en el Cementerio Sihlfeld en Zúrich. En su testamento, donó fondos para asegurar una "cama libre" en la residencia de Heiden siempre disponible para un ciudadano pobre de la región y legó algún dinero a amigos y organizaciones de caridad en Noruega y Suiza. El resto de los fondos fueron a sus acreedores, extinguiendo parte de su deuda; su incapacidad para satisfacer todas sus deudas fue algo que le pesó gravemente hasta su muerte.

El día de su cumpleaños, 8 de mayo se celebra el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. El edificio de la residencia de Heiden ahora alberga el "Museo Henri Dunant". En Ginebra y otros lugares, hay numerosas calles, plazas, y escuelas que reciben su nombre. La "Medalla Henri Dunant", que se da cada dos años por una comisión del Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, es su máxima condecoración.

Henry Dunant (1828 - 1910) nació el 8 de mayo en Ginebra, en el seno de una familia muy religiosa. Mal estudiante, dejó el colegio y su padre le obligó a seguir un curso bancario.

Dunant ingresa en la Liga de las Almas, organización dedicada a la asistencia social y espiritual de los necesitados de Ginebra.

Comienza a trabajar en el mundo de los negocios. Poco después tuvo que visitar Argelia para vigilar los negocios de sus nuevos patronos. En este país comienza a proyectar el establecimiento de una empresa agrícola. Buscando los permisos pertinentes para realizar su plan empresarial, Dunant sale de Argelia para encontrarse con el emperador francés Napoleón III, que se encuentra en ese momento luchando contra los austríacos en Lombardia. De este modo el 24 de junio de 1859 Henry Dunant presencio la batalla de Solferino, donde hubo más de 40.000 muertos y heridos. La imagen del campo de batalla lleno de hombres pidiendo ayuda inútilmente, le marcó profundamente. Ante esta situación, Dunant olvidó el motivo de su viaje y se dedicó a organizar a los pueblos cercanos para asistir a las víctimas.

Publica el libro Recuerdos de Solferino basada en sus experiencias en la batalla. Aquí propone por primera vez, la creación de un cuerpo de voluntarios para socorrer a los heridos de guerra.

Debido al gran éxito de su libro el jurista suizo Gustave Moyner de la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública y otros tres miembros de esa asociación recogen su iniciativa y convocan una Conferencia Internacional en Ginebra, que dará lugar a la creación de la Cruz Roja y a la firma del Convenio de Ginebra en 1964, que es un compromiso de las naciones para permitir y favorecer la atención médica a los heridos de guerra. En la Conferencia de Ginebra, Dunant propuso la total neutralidad de los servicios médicos y de sus equipos de trabajo, que para ser reconocidos como tales llevarían el emblema de una cruz roja sobre fondo blanco. En esta reunión nació también El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), cuya función es la vigilancia del cumplimiento de lo firmado en los convenios, evitar el sufrimiento humano en cualquier circunstancia y promover la paz en el mundo. Los principios que rigen el comité son humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariedad, unidad y universalidad.

Durante los años de fundación de la Cruz Roja, Dunant había sido secretario del CICR, pero este año tuvo que renunciar a su cargo y salir de la institución, por culpa de la quiebra de sus empresas en Argelia. Totalmente arruinado se refugió en París donde trató de seguir en su labor humanitaria pidiendo la protección de los prisioneros de guerra, la abolición de la esclavitud, celebración de nuevas conferencias internacionales, etc. Al mismo tiempo trata de recomponer su situación económica sin conseguirlo.

Olvidado y enfermo, ingresa en un hospital en Heiden, Suiza. Durante este tiempo sobrevive gracias a las cartas de sus familiares y a la amistad de Léoni Kastner, una mujer que le apoya económicamente.

Un periodista le visita en el hospital y denuncia su situación en un artículo. Gracias a esto recibe el apoyo y el reconocimiento internacional que tanto necesitaba. Esto le motiva a retomar su labor y comienza a escribir y denunciar la carrera de armamentos y el servicio militar obligatorio. Con ello vuelve a convertirse en un líder del movimiento pacifista.

Henry Dunant recibe el Premio Nóbel de la Paz, por la creación de la Cruz Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja. Compartió el premio con el pacifista francés Frederic Passy, al que Dunant admiraba profundamente.

Muere el 30 de septiembre en Heiden, Suiza.

Al principio



Norman E. Borlaug

Norman Borlaug

Norman Ernest Borlaug (* Cresco, Iowa, Estados Unidos, 25 de marzo de 1914) es considerado por muchos el padre de la agricultura moderna y de la revolución verde. Sus esfuerzos en los años 1960 para introducir las semillas híbridas a la producción agrícola en Pakistán e India evitó que millones de personas murieran de hambre. Premio Nobel de la Paz en 1970.

Hijo de pequeños agricultores, cursó estudios primarios y secundarios en su pueblo, para luego ingresar en la Universidad de Minnesota, durante la Gran Depresión. Allí costeó su educación desempeñando diversos trabajos. Obtuvo su diplomatura en ciencias forestales en 1937. Continuó sus estudios en Minnesota y en 1941 obtuvo su licenciatura y en 1942 su doctorado, ambos en fitopatología, bajo la dirección del Dr. E.C. Stackman, uno de los creadores del programa cooperativo entre la Secretaría de Agicultura mexicana y la Fundación Rockefeller (la antigua Oficina de Asuntos Especiales).

En 1944, fue a trabajar a México, como fitopatólogo asociado a dicho programa. Luego en 1945, se traslada al estado mexicano de Sonora y específicamente al Valle del Yaqui, en donde estudió trigos, royas y prácticas agronómicas.

En los primeros años del programa, Borlaug y sus compañeros de trabajo, José Rodríguez V, Benjamín Ortega C., Leonel Robles, Roberto Osoyo Alcalá, Raúl Mercado, Alfredo Campos e Ignacio Narváez, entre otros, enfocaron sus esfuerzos en controlar las royas que de tarde en tarde destruían los trigales mexicanos. Las primeras variedades resistentes a las royas -Kentana, Yaqui, Mayo- se lanzaron en 1948. A la vez se experimentaron y difundieron nuevas prácticas agronómicas.

Después de que México alcanzara la autosuficiencia en trigo, en 1956, el grupo de científicos que participó con él en Sonora obtuvo un logro de enorme de trascendencia: el desarrollo de variedades enanas de trigo, de alto rendimiento, amplia adaptación, resistentes a enfermedades y con alta calidad industrial, sembradas por primera vez en 1962. Con estas variedades, México incrementó notablemente su producción. En poco tiempo, muchos países como India, Pakistán, Turquía, Túnez, España, Argentina, China, se beneficiaron de las nuevas variedades y de la tecnología desarrollada en México.Norman, de 94 años y aun vivo, ha ganado el Premio Nobel de la Paz, así como los reconocimientos más altos que a un civil se le puede dar en los EEUU. Incluso ganó el reconocimiento más alto que la India le otorga a civiles que no son ciudadanos de esa nación y eso si contar innumerables premios, medallas y honores mas en todo el mundo.

En 1970, Borlaug recibió el Premio Nobel de la Paz. Colaboró en la creación del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y del Centro de Investigaciones Agrícolas del Noroeste, actualmente Centro de Investigación Regional del Noroeste (CIRNO) dependiente del Instituto Nacional de Invastigaciones Forestales, Agrícola y Pecuarias (INIFAP), que a su vez depende de la Secretarìa de Agricultura, Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

Todavía tiene trabajos en México.

Al principio



Source : Wikipedia