Pornografía

3.3848167539112 (1146)
Publicado por astro 25/03/2009 @ 20:07

Tags : pornografía, sexualidad, sociedad

últimas noticias
Expertas en pornografía reivindican que el cine porno se aleje de ... - ADN.es
Expertas en pornografía como la directora y escritora sueca Erika Lust han reivindicado hoy que el cine porno se aleje de los prejuicios y clichés machistas para ofrecer historias reales en las que mujeres "normales" tengan un papel protagonista....
Porno emocional - El País (España)
Hace años, cuando era miembro del equipo de realización de Confianza ciega, descubrí la "pornografía emocional". Confianza ciega era un programa donde tres parejas ponían a prueba su fidelidad. Separaban a los tres hombres en una casa ya las tres...
"Sexting", una moda peligrosa - BBC Mundo
Incluso, varios adolescentes han sido detenidos bajo cargos de pornografía infantil. Ahora se preguntan si la mejor manera de abordar el fenómeno es juzgar a los jóvenes bajo la misma ley que se creó para protegerlos de los abusos sexuales....
Cada día se crean 500 nuevas páginas pedófilas en internet - elmundo.es
El fiscal adjunto de menores de la Sala de Menores del Tribunal Supremo, José Miguel de la Rosa, ha asegurado que cada día se crean 500 páginas de pornografía infantil en internet. Además, ha explicado que mientras que hace 40 años ésta era una...
La Policía pide la colaboración de EEUU en el caso de pornografía ... - EuropaSur
La Policía de Gibraltar ha trasladado a las fuerzas de seguridad de Estados Unidos información sobre las 30 personas que descargaron imágenes de pornografía infantil enviadas desde Gibraltar por MK, acusado de distribuir este material....
La Audiencia juzga a un pontevedrés de 53 años por guardar ... - Faro de Vigo
REDACCIÓN - PONTEVEDRA La sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra juzga hoy a ARC, un pontevedrés de 53 años de edad, a quien se acusa de posesión y distribución de pornografía infantil a través de internet. La Fiscalía solicita para el acusado...
Policía arresta a once presuntos traficantes de pornografía infantil - Providence en Espanol
Cada adulto fue acusado con un cargo de posesión de pornografía infantil. Este delito conlleva una sentencia máxima de 5 años en prisión. Las autoridades dijeron que pudiera haber más cargos conforme los peritos vayan revisando las computadoras que...
Cae banda que abusaba de menores mendigos - Diario Popular
A través de la web una organización no gubernamental se propone perseguir y denunciar a quienes lucran con la pornografía infantil y, al mismo tiempo, ayudar a las víctimas de este delito. Para ello desarrollaron el sitio www.pedofilia-no.org....
En prisión preventiva quedó un hombre de 65 años acusado de ... - Cooperativa.cl
El Tribunal de Garantía de Temuco determinó prisión preventiva para Raúl Samur Morales, por almacenamiento de material pornográfico infantil y porte ilegal de armas de fuego. El sujeto, que fue detenido por la Brigada de Delitos Sexuales y Menores...
Una pareja niega en el juicio haber tenido relaciones sexuales con ... - Diario de Mallorca
El padre de la víctima también está acusado de un delito de posesión de pornografía infantil, ya que la Guardia Civil le intervino en su domicilio de s´Arenal de Llucmajor en 2006 ocho CDs con material pedófilo. Los investigadores también se incautaron...

Pornografía

Salman Rushdie defiende la pornografía como indicador de la libertad de expresión.

El término pornografía procede del griego: πορνογραφíα, porne es "prostituta" y grafía, "descripción", es decir, "descripción de una prostituta". Designa en origen, por tanto, la descripción de las prostitutas y, por extensión, de las actividades propias de su trabajo. Hay que decir, sin embargo, que el término es de aparición muy reciente pues en la Antigua Grecia nunca se usó la palabra "pornografía". Modernamente se entiende por pornografía un conjunto de materiales, imágenes o reproducciones de la realización de actos sexuales con el fin de provocar la excitación sexual del receptor.

Actualmente existe una corriente de pensamiento que considera a la pornografía como una nueva forma de arte, que tiene por objeto mostrar la belleza de la sexualidad humana. Los que sostienen este parecer señalan que muchas formas de arte en un principio fueron menospreciadas, infravaloradas o incomprendidas, como ocurrió con las obras de arte del Postimpresionismo del pintor holandés Vincent Van Gogh, al cual nunca se le reconoció ningún valor significativo a sus obras durante su vida, tanto fue así que incluso una señora de su época usó uno de sus cuadros para tapar un hoyo de su gallinero. Manifiestan que el mundo cambia constantemente y siempre ha cambiado, que cambian los intereses o aparecen nuevos intereses, y cambia el arte y aparecen nuevas formas de arte.La real academia española define a la pornografía como "el carácter obsceno de las obras literarias o artísticas" Es decir, todo lo que ofenda al pudor y que se represente artísticamente. En el segundo simposio nacional multidisciplinario de sexualidad humana, en Argentina, se ha considerado que la actual pornografía desvirtúa la sexualidad humana, expresándola en formas violentas; explícitas o implícitas; y siempre en una relación de poder y servidumbre de la mujer hacia el hombre o, en ocasiones, inversamente.

La pornografía se manifiesta principalmente a través de cuatro medios: el Internet, el cine, la fotografía y la literatura, aunque también admite representaciones a través de otros medios como las revistas pornográficas, la escultura, la pintura, e inclusive el audio (teléfono erótico), o el cómic.

Bien podría decirse que la pornografía es casi tan vieja como el mundo. En tiempos prehistóricos se dibujaban o se hacían estatuillas con caracteres sexuales exagerados: senos enormes tal y como las Venus paleolíticas o falos prominentes. Sin embargo, en aquella época, la intención de estas representaciones no era excitar sexualmente sino pedir a los dioses fertilidad y buenas cosechas.

En la India hay templos hinduistas construidos hace más de 2.500 años con decorados en relieve o esculturas que muestran parejas en el momento de la cópula. En China se han descubierto dibujos y grabados de la época de la dinastía Chin con representaciones en pleno acto sexual.

En las ruinas de las ciudades griegas se han encontrado desde jarrones con dibujos de parejas en el momento del coito hasta murales y textos con clara intencionalidad erótica. Las ruinas de la ciudad de Pompeya, en el sur de Italia, sepultada por una erupción en 79 d.c. son como una cápsula de tiempo que ha permitido conocer cómo se divertían los romanos. Los restos del principal burdel de la ciudad muestran numerosas escenas de sexo. El surgimiento del cristianismo convirtió a las manifestaciones gráficas de sexualidad en un tabú, pero no desaparecieron del todo pues resurgieron en el Renacimiento, bien abiertamente o bien de manera discreta o encubierta. La escultura que hizo Bernini de Teresa de Ávila la muestra en una pose que muchos interpretan como en un éxtasis orgásmico. En concreto el éxtasis místico se considera el equivalente espiritual al orgasmo físico.

La pornografía, tal como la conocemos hoy en día, surgió con la aparición de la fotografía. Pocos años después de que Daguerre inventara su daguerrotipo ya se hacían las primeras fotos de desnudos y las primeras fotos de parejas en el momento del coito. En Gran Bretaña existe una fotografía tomada hacia el año 1890 que muestra una mujer realizando sexo oral a un hombre, en lo que sería la primera foto pornográfica en un país anglosajón. La invención del cinematógrafo amplió aún más las producción de pornografía, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial. En los Estados Unidos, la llamada revolución sexual de los años sesenta permitió que temas de sexualidad se trataran más abiertamente. Una consecuencia indirecta de estos cambios sociales fue el aumento en la producción gráfica de material de contenido erótico. De hecho, en 1959 el posterior prolífico realizador Russ Meyer rueda su primera película "El Inmoral Sr.Teas", que marcaría el inicio de la carrera de explotación del desnudo femenino en el cine, sin alcanzar todavía la explicitud del actual Porno; a estas películas de corte erótico se las denominaba nudies. Durante su posterior desarrollo, en la década de 1970 se realizaron una serie de películas, algunas con notable éxito comercial, entre ellas, Deep Throat (Garganta Profunda), Taboo e Inside Jennifer Wells.

En la década de 1980 llegó al público a través de videos. Con la difusión masiva del video, millones de personas en todo el mundo pudieron ver películas porno en la privacidad de sus hogares, sin tener que asistir a un cine porno, lo que resultaba algo embarazoso. Las estrellas pornográficas como Cicciolina o Rocco Siffredi se hicieron populares y ampliamente conocidas. Con el surgimiento de Internet, el porno ha alcanzado una expansión aún mucho mayor. Las películas de Jean Yves Le Castel, Rocco Siffredi y Cristoph Clark marcan un antes y un después en la historia del cine pornográfico.

Es el género pornográfico en el que las escenas de sexo no se muestran de forma explícita. En el cine y la televisión, en particular, no incluye primeros planos de genitales (masculinos ni femeninos) y tampoco muestra en detalle penetraciones y felaciones. Los actores o modelos suelen tapar una parte de sus cuerpos. Los hombres no enseñan penes ni testículos; en el caso de las mujeres, se admite el desnudo de cuerpo entero con lo que sólo quedaría fuera una exposición frontal de vagina o ano. Este género lo han practicado y practican muchas mujeres y hombres más o menos famosos como Demi Moore en la película Striptease. También se emplea en la publicidad, aunque este uso ha sido criticado por organizaciones feministas.

Es aquella donde los modelos enseñan la totalidad del cuerpo en posturas más o menos provocativas.

Las famosas revistas Playboy o Penthouse son quizá los ejemplos más conocidos de este tipo de pornografía. Pese a existir clasificaciones que las colocan en el apartado anterior.

Es el género pornográfico más extremo, pues muestra explícitamente el acto sexual, ya sea vaginal, anal u oral, o con aparatos o cualquier otro tipo de utensilios.

Este tipo de pornografía se subdivide según la orientación sexual: heterosexual, homosexual (masculino o femenino), y bisexual. Las primeras películas pornográficas y la gran mayoría de las películas actuales son heterosexuales, la películas gays son las segundas más vendidas y producidas. Existe también la variante del género transexual (hombres transformados en mujeres por medio del consumo de hormonas y uso de vestimenta) y la zoofilia (actos sexuales con animales).

La situación legal de la pornografía depende de cada país y del tipo de material. Los actores que participan en películas pornográficas deben ser mayores de edad.

Algunas personas, como el productor de pornografía Larry Flynt y el escritor Salman Rushdie, han argumentado que la pornografía es vital para la libertad y que una sociedad libre y civilizada debe ser juzgada en función de su disposición a aceptar la pornografía. Esta teoría se ve reforzada por el hecho de que muy pocos regímenes dictatoriales permiten o permitieron la pornografía; ya sean estos confesionales, como la España de Francisco Franco, o comunistas como la Kampuchea Democrática.

La crítica a la pornografía proviene principalmente de dos direcciones: por una parte de los conservadores y religiosos, y por otra de algunas feministas.

Los conservadores religiosos tildan la pornografía de inmoral y consideran que el sexo está reservado para las parejas casadas y que la proliferación de la pornografía da lugar a un aumento de lo que llaman comportamientos inmorales en la sociedad. Religiones con amplio número de adeptos en todo el mundo, como el cristianismo, condenan la existencia de la pornografía. Por ejemplo para esta religión el acto sexual debe orientarse a ser una fuente de felicidad mutua que ayude a unir a una pareja heterosexual y que por medio de este acto ocurra la procreación.

Muchas formas de pornografía, por lo tanto, estarían en contra de este concepto.

Algunos críticos feministas, especialmente norteamericanos, consideran que la pornografía degrada a las mujeres al utilizarlas como objetos sexuales para el disfrute de los hombres, ya que de hecho, en la gran mayoría de las películas y fotografías el hombre tiene un papel dominante. También la critican por estar en su inmensa mayoría dirigida a un público masculino, generalmente heterosexual, y por lo tanto ofrecer una visión muy unilateral de la sexualidad. Pero la mayoría de los movimientos feministas en el mundo no tienen una postura clara en contra de la pornografía en general. Así como comentaba El País Semanal en su artículo Vestidas con la piel, los movimientos feministas españoles no tenían una postura definida sobre la pornografía, siempre y cuando no se denigrara la imagen de la mujer.

Suele darse un especial rechazo, en relación con la pornografía en su vertiente más dura, como puede ser la que explota el sadismo, el sadomasoquismo, la zoofilia o la necrofilia. También suscita especial rechazo la pedofilia, incluso en sus formas más atenuadas.

Al principio



Pornografía en Internet

Pornografía en Internet abarca a toda la pornografía que se distribuye a través de las distintas tecnologías sobre las que Internet se apoya, principalmente vía sitios web, intercambio de ficheros peer-to-peer o grupos de noticias Usenet. Si bien la pornografía ha formado parte de internet desde los años 1980, fue la invención de la World Wide Web en 1991, así como la apertura de Internet al público general lo que condujo a una explosión de la pornografía online.

Al igual que las cintas de vídeo y los DVD, Internet se ha hecho popular en la distribución de pornografía porque permite que la gente vea pornografía de forma anónima en el confort y la privacidad de sus hogares. Por otro lado, también permite el acceso a la pornografía a gente cuyo acceso estaría restringido legalmente o por condiciones sociales.

Sin embargo, la relación entre el porno e Internet no es unilateral. La industria del porno ha ayudado en el desarrollo de Internet con la popularización o creación de nuevas tecnologías, entre las que pueden contarse el streaming de audio y vídeo, la geolocalización, los distintos sistemas de pago o la validación de usuarios frente a software automatizado.

Hasta principios de los años 1990, la distribución de pornografía en Internet prácticamente se reducía al porno ASCII. No fue hasta que Internet se convirtió en una herramienta más accesible al gran público cuando la pornografía en la red se convirtió en un fenómeno de enormes dimensiones. En sus inicios, la distribución online de pornografía a menudo consistía en la colaboración de los propios usuarios que subían imágenes escaneadas de revistas para adultos a los grupos de noticias Usenet. Este estilo era generalmente gratuito (sin contar el coste del acceso a Internet), y proporcionaba un considerable anonimato. Dicho anonimato permitía saltarse las restricciones de copyright de forma relativamente sencilla, al tiempo que protegía la identidad tanto de los usuarios que subían contenidos como de quienes lo descargaban. Todavía en los primeros años de Internet, otro medio de distribución extendido se basaba en los Bulletin Board Systems. Los BBS podían cobrar el acceso a los usuarios, en lo que podrían considerarse los inicios de la pornografía comercial online (aunque técnicamente, los BBS no se accedían a través de Internet).

Sin embargo, no fue hasta la aparición de la World Wide Web cuando se produjo el verdadero empujón a la distribución de pornografía en internet, tanto gratuita como comercial. El surgimiento de sitios web ofreciendo fotografías de las temáticas más variadas imaginables, vídeos descargables y contenidos vía streaming, incluyendo webcams en directo, permitieron un mayor acceso a la pornografía. Aunque inicialmente lo más habitual eran adaptaciones digitales de emporios pornográficos ampliamente asentados en el mercado, como Hustler, Playboy o Private, los contenidos exclusivos online y el aumento de interactividad con los usuarios fueron aumentando progresivamente, distanciándose de otras divisiones.

Durante la década de los 2000 el porno en internet volvió a sufrir nuevas evoluciones. Por un lado, la aparición de redes de intercambio de ficheros potenció la libertad a la hora de intercambiar pornografía entre los propios usuarios. Por otro lado, las redes sociales online modificaron los hábitos de los internautas, en busca de una mayor interactividad y de la potenciación de las relaciones entre los propios usuarios, bien virtuales o bien reales, a través de sitios web de contactos.

En la Web existen alternativas tanto gratuitas como de pago a la hora de acceder a la pornografía. El ancho de banda requerido por un sitio web pornográfico es relativamente alto, y el beneficio que se puede obtener gracias a la publicidad puede no llegar a ser suficiente para satisfacer esa demanda, razón entre otras por la cual muchas empresas dedicadas al hosting establecen condiciones especiales cuando se trata de contenidos para adultos. Durante la década de los 2000 se han popularizado las páginas web recopilatorias, que ofrecen contenidos gratuitos reducidos proporcionados por las propias páginas de pago, a través de vídeos de baja resolución y corta duración, imágenes de baja de resolución o imágenes en miniatura. De esta forma, los sitios de pago obtienen publicidad de sus contenidos y los sitios gratuitos obtienen ingresos bien por la propia publicidad o bien por las comisiones si los usuarios terminan registrándose en las páginas de pago a través de sus contenidos. Los TGP o las listas de enlaces son buenos ejemplos de esta tendencia.

Los Thumbnail gallery post (galerías de miniaturas) son páginas que ofrecen una lista a menudo categorizada de pequeñas imágenes o thumbnails que enlazan con galerías cortas de entre diez y veinte imágenes. Una variante de este tipo de páginas son las MGP (Movie gallery post), que en lugar de ofrecer imágenes, ofrecen vídeos de corta duración (entre uno y tres minutos aproximadamente). Una práctica habitual es el intercambio de tráfico entre diferentes sitios TGP, de tal forma que no todas las imágenes mostradas enlazan a galerías reales, sino a otros sitios TGP.

Bajo el término Cycle Jerk (CJ, "imbécil cíclico"), se conocen a aquellos sitios web que abusan de las redirecciones entre TGP, no conduciendo nunca a páginas web con galerías reales. Estos sitios web basan sus ganancias en la venta de espacio publicitario, a menudo relacionado con contenidos para adultos o relativos a la seguridad informática.

En ocasiones, es posible que algunos sitios web contengan código malicioso, como virus o spyware, o que ofrezcan la descarga de pequeños programas para, en principio, facilitar la conexión a un sitio web determinado o el visionado de vídeos. Esto lleva a la descarga de dialers o troyanos que pueden suponer un coste elevado al visitante o poner en peligro datos del usuario. Es por tanto aconsejable visitar este tipo de sitios web con los complementos y lenguajes de scripting del navegador desactivados, como pudieran ser Java, JavaScript o ActiveX, y prestar especial cuidado en la ejecución de todo contenido descargado.

Al contrario que las galerías TGP/MGP, este tipo de sitios web no muestran imágenes sino enlaces con textos provocativos o estimulantes para el visitante. Al igual que en las galerías de imágenes, esta recopilación de enlaces aparece categorizada según la temática, y puede conducir a galerías gratuitas, a sitios de pago o a otras listas de enlaces. A menudo se presentan en dos formatos diferentes: listas de los sitios más visitados, o listas diarias. Una de las ventajas de este tipo de páginas respecto a las TGP/MGP es que, al basarse en texto, es más fácil que sean reconocidas por los buscadores.

Otra fuente gratuita de pornografía en Internet son los grupos de noticias Usenet, pioneros en albergar dicho material. Sin embargo, entre sus desventajas se encuentran que tienden a presentar una organizada deficiente y a menudo los mensajes no están relacionados con el tema o son spam. Buena parte del tráfico originalmente de Usenet va pasando progresivamente a foros web, donde la creación de grupos de usuarios de confianza favorece la lucha contra el spam y mejora los contenidos.

Las redes de intercambio de ficheros P2P constituyen otra forma de acceso gratuito a la pornografía. Aunque muchas de estas redes se han asociado ampliamente al intercambio ilegal de música y películas con copyright, la compartición de pornografía también constituyen un uso muy popular de las mismas. Algunos sitios comerciales han reconocido esta tendencia y distribuyen contenidos propios de ejemplo en redes peer-to-peer.

Desde sus inicios, la inmensa mayoría del porno disponible en Internet ha sido de carácter profesional, bien por la distribución de scans de revistas para adultos, bien por la distribución películas VHS digitalizadas o directamente DVD, o bien por la aparición de los sitios web de pago. Sin embargo, tal vez por el exceso de pornografía disponible, el morbo de la cercanía del porno amateur ha permanecido latente, esperando la oportunidad de eclosionar. Ya con anterioridad, las supuestas filtraciones de celebridades en actitud sexual, como por ejemplo el vídeo de Pamela Anderson y Tommy Lee en 1997, o más recientemente, la grabación de Paris Hilton en 2003, habían dejado claro que a la gente le gustaba el porno aficionado, cercano al usuario.

Con la expansión de las nuevas tecnologías, la creación de pornografía ha transgredido una frontera más, y ahora muchas personas encuentran una nueva forma de expresar su sexualidad a través de la misma. Internet ha colaborado a ello facilitando en alto grado la distribución de contenidos pornográficos. Un usuario con una cámara web y una conexión a Internet puede emitir en directo escenas de sexo propio a través de páginas web, salas de videochat, software de videoconferencia como Skype o software de mensajería como MSN.

Asimismo, la amplia difusión de cámaras digitales tanto de fotografía como de vídeo, han eliminado intermediarios en el proceso del desarrollo de imágenes para adultos, acercando en gran medida al creador del contenido con el consumidor, convirtiendo los hogares de los propios usuarios en pequeños estudios de rodaje. Con la aparición de las redes de chat, intercambio de ficheros y las redes sociales, los usuarios pueden intercambiar o distribuir fotografías o vídeos caseros de alto contenido sexual sin necesidad de renunciar al anonimato.

Las grandes compañías no han permanecido ajenas al aparente cambio, y es por ello que en ocasiones se intenta acercar el mundo del porno profesional al mundo real, intentando simular escenas reales, cotidianas y casuales.

Una consecuencia negativa de la facilidad de difusión es que algunas personas se han visto traicionadas por sus parejas, llegando a difundir contenidos íntimos en caso de ruptura de relación, o también el propio desconocimiento en el uso de las tecnologías ha conducido a una difusión no deseada de dichos contenidos almacenados en el ordenador personal.

Probablemente el formato de distribución más común sean las imágenes, generalmente en formato JPEG. Estas imágenes encuentran sus principales fuentes en revistas pornográficas escaneadas, fotografías tomadas con cámaras digitales o en vídeos que se dividen en frames.

Al contrario que en la distribución tradicional basada en películas completas con varias escenas, en la web es más común encontrar cortos de vídeo con escenas individuales. Los formatos de vídeo más populares son MPEG, WMV y Quick Time. Menos común es la distribución web de imágenes completas de VCD o DVD, si bien por p2p es algo más común.

Otra opción que ofrecen algunos sitios web comerciales es la posibilidad de acceder a los vídeos vía streaming a través del navegador web. A partir de mediados de 2006, se ha comenzado a popularizar la distribución de vídeo de alta definición, habitualmente con el formato WMV HD.

Alrededor de las mismas fechas, y gracias a la popularización de Youtube, surgieron una importante cantidad de sitios web clónicos utilizados como servicio de hosting de vídeos porno. También conocido como Porno 2.0 , estos sitios generalmente se basan en tecnología Flash para la reproducción de los vídeos, que son los propios usuarios quienes los suben. Los contenidos subidos bien pueden ser vídeos caseros creados por los mismos usuarios o cortos de escenas de otros vídeos pornográficos comerciales. Entre las páginas más conocidas pueden citarse Xtube, RedTube, PornTube o YouPorn, este último entre los 50 sitios web más visitados según el ránking Alexa en 2007 y 2008.

Otro formato de contenido para adultos que ha emergido con la llegada de Internet ha sido el de las cámaras web. En comparación con las fotografías y los vídeos, es único en el sentido de que no existe un equivalente offline, y por tanto es posterior a la popularización de la red. En general, se pueden distinguir dos categorías del servicio: shows ofrecidos a miembros de un sitio de pago, y sesiones privadas 1-a-1, generalmente ofrecidas en régimen de pay per view. El formato de vídeo más popular para el streaming de cámaras en directo es Flash Video.

Otros formatos incluyen el texto y el audio. En el primero de los casos, consiste en la distribución de relatos eróticos vía web, foros, grupos de noticias o email, en ocasiones intercalando imágenes para ambientar la experiencia. Respecto al audio, se puede distinguir entre sonidos de personas practicando sexo o bien personas leyendo relatos eróticos.

Junto a la popularización de la pornografía en Internet, surgió la necesidad de ofrecer un sistema de control de contenidos para impedir el acceso a contenidos inapropiados, bien por la edad del usuario (menores de 18 años navegando por Internet sin supervisión directa) o bien por la situación (empleados en tiempo de trabajo, una biblioteca pública, etc.). De esta forma, quien contrata los servicios de este software, puede impedir que desde una computadora o una red se pueda acceder a los contenidos que estime inapropiados. Conocidos programas de este estilo son CyberPatrol, Net Nanny o Bess, entre otros. En ocasiones, los navegadores web también pueden aportar soluciones al control de contenidos, como por ejemplo hace Mozilla Firefox, que tiene disponibles extensiones para llevar a cabo la tarea. Otro ejemplo es Safari, el cual permite definir una lista blanca para determinados usuarios. Otros navegadores web delegan la tarea sobre el sistema operativo, como Internet Explorer 7, que permite integrarse con la protección de Windows Vista o el mismo Safari, que se puede integrar con el sistema de control parental de Mac OS X.

El filtrado de contenido de la Web se puede realizar a varios niveles, desde el ISP, desde el gestor de una red de ordenadores o desde un ordenador personal. Cada uno de los niveles presenta sus problemas de aplicación, estando presente en todo momento el dilema de "¿Quién vigila al vigilante?". El control a nivel de ISP es sin duda el más controvertido, pues se considera como una privación a la libertad de expresión y un acto de censura, pues no es tarea del proveedor de acceso decidir qué contenidos son apropiados para sus usuarios, y los intentos de implantación suelen generar una importante polémica. No obstante, muchos ISP ofrecen como servicio extra algún tipo de control de contenidos, a veces incluidos en un paquete que incluye protección contra spam y virus. Sirvan como ejemplo ONO y su servicio Centinela y Telefónica y su servicio Canguro Net.

OpenDNS es un servicio de DNS gratuito, el cual cuenta entre sus opciones con el bloqueo de sitios web con contenido para adultos.

El filtrado se puede ejecutar de distintas maneras, cada una con sus ventajas e inconvenientes. La primera distinción a realizar es si el filtrado se va a realizar con una base restrictiva o permisiva. Los dos ejemplos más básicos son las listas negras y las listas blancas (también llamadas listas negativas y positivas, respectivamente). La primera de ellas permite un acceso total a la red, exceptuando los sitios web definidos en una lista. Las listas blancas, por el contrario, prohíben el acceso global a la red, permitiendo solo la visita a los sitios web definidos. El segundo tipo de control es mucho más seguro, pues proporciona un gran control al administrador. Sin embargo, también es mucho más limitado. Es por ello que su uso está poco extendido, generalmente solo en Intranets corporativas.

Otro sistema de control consiste en el etiquetado de sitios web, lo cual permite incluso clasificar por distintos grupos o categorías la protección. Este etiquetado puede ser llevado a cabo por los propios desarrolladores de páginas web o por terceros. PICS (Platform for Internet Content Selection) es un protocolo creado por el W3C cuyo objetivo es categorizar las páginas web. Parte de esta especificación se ha heredado en la especificación de RDF. El sistema de control de contenidos de Internet Explorer en versiones anteriores a la 7 se basaba en este protocolo. La organización ICRA también se basa en este sistema.

El sistema más sencillo, pero también probablemente el más propenso a errores es aquel basado en palabras clave. Así, en función del texto presente en una página web se decide si se permite su visionado o se deniega.

La realidad es que resulta difícil conseguir una navegación libre a la vez que segura, y la efectividad del filtrado siempre ha estado en entredicho, bien por el exceso de falsos positivos o por las páginas consideradas inadecuadas que no son filtradas.

Internet ha cambiado radicalmente la forma en que la pornografía infantil se reproduce y se distribuye, lo cual, según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, ha derivado en un incremento masivo de "la disponibilidad, la accesibilidad y el volumen de pornografía infantil". La producción de pornografía infantil se ha convertido en un negocio muy rentable, generando varios miles de millones de dólares al año, y su consumo no se encuentra ya limitado a los pedófilos. Philip Jenkins hizo notar que hay "pruebas abrumadoras de que es casi imposible de obtener sin medios no electrónicos".

Los distintos servicios que ofrece Internet se han utilizado para la distribución de pornografía infantil. Los chats o redes de mensajería instantánea son un buen ejemplo de ello, con el añadido de que permite la involucración del propio menor en el proceso, pudiendo así contactar con menores de edad para chantajearles u obligarles a participar en la creación de contenidos ilegales.

Las redes P2P han jugado un papel muy importante en el incremento del volumen de pornografía infantil, haciéndola particularmente accesible a cualquier tipo de usuario, compartiendo de forma gratuita y en toda la red ficheros etiquetados de una forma determinada. Por esta razón, a menudo se ha criminalizado el canal de comunicación en lugar del uso que se le da al mismo.

También las redes sociales han supuesto una evolución en la distribución y el acceso a pornografía infantil. El servicio Orkut de Google ha sido motivo de denuncias por albergar álbumes de fotos con supuestamente contenidos pornográficos que involucran a menores de edad.

El NCMEC (National Center for Missing and Exploited Children, Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados) estimó en 2003 que el 20% de toda la pornografía de Internet tenía a menores de edad como protagonistas, y que desde 1997 el número de imágenes disponibles en Internet se había incrementado en un 1500%. Sobre esta proliferación de contenidos, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos afirmó que "en cualquier preciso instante, se estima que existe más de un millón de imágenes pornográficas sobre niños en internet, con unas 200 nuevas imágenes diarias". También comentaron que un único arrestado en el Reino Unido poseía 450.000 imágenes, y que un único sitio web había recibido un millón de visitas en un mes. También se estableció que buena parte de la distribución de pornografía infantil es llevada a caba en "niveles ocultos" de Internet, con una estimación de entre 50.000 y 100.000 pedófilos involucrados en redes pornográficas en todo el mundo, con alrededor de un tercio de las operaciones procedentes de los Estados Unidos. Las cámaras digitales y la distribución en Internet, junto a la facilidad uso de tarjetas de crédito y el traspaso de fronteras ha hecho más fácil que nunca para los usuarios de pornografía infantil el obtener imágenes y vídeos.

En 2007, la Internet Watch Foundation británica informó que la pornografía infantil en Internet se está haciendo más gráfica y brutal, cuadruplicándose el número de imágenes mostrando abusos sexuales violentos desde 2003. El CEO afirmó que "lo más preocupante es que la seriedad y la gravedad de las imágenes está aumentado. Estamos hablando de niños prepúberes siendo violados". Alrededor del 80% de la pornografía infantil involucra a niñas en el proceso, y un 91% tiene a niños menores de 12 años como protagonistas. La persecución de distribuidores de estos contenidos es complicada, pues se valen de múltiples servidores internacionales, y en ocasiones transmiten las imágenes de forma fragmentada para evadir la ley.

Pero la llegada de Internet no solo ha favorecido a la difusión de este tipo de contenidos. Igual que ha mejorado la comunicación entre consumidores de este tipo de contenidos en todo el mundo, también ha facilitado el descubrimiento de redes de pornografía nacionales e internacionales. Los cuerpos de seguridad han desarrollado nuevas herramientas para combatir la pornografía infantil y también se han beneficiado de la carencia de anonimato absoluto en las redes informáticas, logrando desbaratar en muchas ocasiones redes de pornografía infantil gracias al rastreo de las comunicaciones. Asimismo, se ha hecho partícipe al ciudadano, facilitando los medios de denuncia en caso de encontrar páginas con contenido pornográfico infantil o pidiendo la colaboración ciudadana de forma directa. Solo en España, se han producido más de medio millar de detenciones en relación con la pornografía infantil en 2008.

En abril de 2008, el motor de búsqueda Google adaptó un programa de software para la facilitar el rastreo de pornografía infantil accesible a través de su página web. Dicho software, inicialmente diseñado para detectar infracciones de copyright en ficheros subidos a Youtube, se basa en el reconocimiento de patrones.

Al principio



Pornografía en internet

Pornografía en Internet abarca a toda la pornografía que se distribuye a través de las distintas tecnologías sobre las que Internet se apoya, principalmente vía sitios web, intercambio de ficheros peer-to-peer o grupos de noticias Usenet. Si bien la pornografía ha formado parte de internet desde los años 1980, fue la invención de la World Wide Web en 1991, así como la apertura de Internet al público general lo que condujo a una explosión de la pornografía online.

Al igual que las cintas de vídeo y los DVD, Internet se ha hecho popular en la distribución de pornografía porque permite que la gente vea pornografía de forma anónima en el confort y la privacidad de sus hogares. Por otro lado, también permite el acceso a la pornografía a gente cuyo acceso estaría restringido legalmente o por condiciones sociales.

Sin embargo, la relación entre el porno e Internet no es unilateral. La industria del porno ha ayudado en el desarrollo de Internet con la popularización o creación de nuevas tecnologías, entre las que pueden contarse el streaming de audio y vídeo, la geolocalización, los distintos sistemas de pago o la validación de usuarios frente a software automatizado.

Hasta principios de los años 1990, la distribución de pornografía en Internet prácticamente se reducía al porno ASCII. No fue hasta que Internet se convirtió en una herramienta más accesible al gran público cuando la pornografía en la red se convirtió en un fenómeno de enormes dimensiones. En sus inicios, la distribución online de pornografía a menudo consistía en la colaboración de los propios usuarios que subían imágenes escaneadas de revistas para adultos a los grupos de noticias Usenet. Este estilo era generalmente gratuito (sin contar el coste del acceso a Internet), y proporcionaba un considerable anonimato. Dicho anonimato permitía saltarse las restricciones de copyright de forma relativamente sencilla, al tiempo que protegía la identidad tanto de los usuarios que subían contenidos como de quienes lo descargaban. Todavía en los primeros años de Internet, otro medio de distribución extendido se basaba en los Bulletin Board Systems. Los BBS podían cobrar el acceso a los usuarios, en lo que podrían considerarse los inicios de la pornografía comercial online (aunque técnicamente, los BBS no se accedían a través de Internet).

Sin embargo, no fue hasta la aparición de la World Wide Web cuando se produjo el verdadero empujón a la distribución de pornografía en internet, tanto gratuita como comercial. El surgimiento de sitios web ofreciendo fotografías de las temáticas más variadas imaginables, vídeos descargables y contenidos vía streaming, incluyendo webcams en directo, permitieron un mayor acceso a la pornografía. Aunque inicialmente lo más habitual eran adaptaciones digitales de emporios pornográficos ampliamente asentados en el mercado, como Hustler, Playboy o Private, los contenidos exclusivos online y el aumento de interactividad con los usuarios fueron aumentando progresivamente, distanciándose de otras divisiones.

Durante la década de los 2000 el porno en internet volvió a sufrir nuevas evoluciones. Por un lado, la aparición de redes de intercambio de ficheros potenció la libertad a la hora de intercambiar pornografía entre los propios usuarios. Por otro lado, las redes sociales online modificaron los hábitos de los internautas, en busca de una mayor interactividad y de la potenciación de las relaciones entre los propios usuarios, bien virtuales o bien reales, a través de sitios web de contactos.

En la Web existen alternativas tanto gratuitas como de pago a la hora de acceder a la pornografía. El ancho de banda requerido por un sitio web pornográfico es relativamente alto, y el beneficio que se puede obtener gracias a la publicidad puede no llegar a ser suficiente para satisfacer esa demanda, razón entre otras por la cual muchas empresas dedicadas al hosting establecen condiciones especiales cuando se trata de contenidos para adultos. Durante la década de los 2000 se han popularizado las páginas web recopilatorias, que ofrecen contenidos gratuitos reducidos proporcionados por las propias páginas de pago, a través de vídeos de baja resolución y corta duración, imágenes de baja de resolución o imágenes en miniatura. De esta forma, los sitios de pago obtienen publicidad de sus contenidos y los sitios gratuitos obtienen ingresos bien por la propia publicidad o bien por las comisiones si los usuarios terminan registrándose en las páginas de pago a través de sus contenidos. Los TGP o las listas de enlaces son buenos ejemplos de esta tendencia.

Los Thumbnail gallery post (galerías de miniaturas) son páginas que ofrecen una lista a menudo categorizada de pequeñas imágenes o thumbnails que enlazan con galerías cortas de entre diez y veinte imágenes. Una variante de este tipo de páginas son las MGP (Movie gallery post), que en lugar de ofrecer imágenes, ofrecen vídeos de corta duración (entre uno y tres minutos aproximadamente). Una práctica habitual es el intercambio de tráfico entre diferentes sitios TGP, de tal forma que no todas las imágenes mostradas enlazan a galerías reales, sino a otros sitios TGP.

Bajo el término Cycle Jerk (CJ, "imbécil cíclico"), se conocen a aquellos sitios web que abusan de las redirecciones entre TGP, no conduciendo nunca a páginas web con galerías reales. Estos sitios web basan sus ganancias en la venta de espacio publicitario, a menudo relacionado con contenidos para adultos o relativos a la seguridad informática.

En ocasiones, es posible que algunos sitios web contengan código malicioso, como virus o spyware, o que ofrezcan la descarga de pequeños programas para, en principio, facilitar la conexión a un sitio web determinado o el visionado de vídeos. Esto lleva a la descarga de dialers o troyanos que pueden suponer un coste elevado al visitante o poner en peligro datos del usuario. Es por tanto aconsejable visitar este tipo de sitios web con los complementos y lenguajes de scripting del navegador desactivados, como pudieran ser Java, JavaScript o ActiveX, y prestar especial cuidado en la ejecución de todo contenido descargado.

Al contrario que las galerías TGP/MGP, este tipo de sitios web no muestran imágenes sino enlaces con textos provocativos o estimulantes para el visitante. Al igual que en las galerías de imágenes, esta recopilación de enlaces aparece categorizada según la temática, y puede conducir a galerías gratuitas, a sitios de pago o a otras listas de enlaces. A menudo se presentan en dos formatos diferentes: listas de los sitios más visitados, o listas diarias. Una de las ventajas de este tipo de páginas respecto a las TGP/MGP es que, al basarse en texto, es más fácil que sean reconocidas por los buscadores.

Otra fuente gratuita de pornografía en Internet son los grupos de noticias Usenet, pioneros en albergar dicho material. Sin embargo, entre sus desventajas se encuentran que tienden a presentar una organizada deficiente y a menudo los mensajes no están relacionados con el tema o son spam. Buena parte del tráfico originalmente de Usenet va pasando progresivamente a foros web, donde la creación de grupos de usuarios de confianza favorece la lucha contra el spam y mejora los contenidos.

Las redes de intercambio de ficheros P2P constituyen otra forma de acceso gratuito a la pornografía. Aunque muchas de estas redes se han asociado ampliamente al intercambio ilegal de música y películas con copyright, la compartición de pornografía también constituyen un uso muy popular de las mismas. Algunos sitios comerciales han reconocido esta tendencia y distribuyen contenidos propios de ejemplo en redes peer-to-peer.

Desde sus inicios, la inmensa mayoría del porno disponible en Internet ha sido de carácter profesional, bien por la distribución de scans de revistas para adultos, bien por la distribución películas VHS digitalizadas o directamente DVD, o bien por la aparición de los sitios web de pago. Sin embargo, tal vez por el exceso de pornografía disponible, el morbo de la cercanía del porno amateur ha permanecido latente, esperando la oportunidad de eclosionar. Ya con anterioridad, las supuestas filtraciones de celebridades en actitud sexual, como por ejemplo el vídeo de Pamela Anderson y Tommy Lee en 1997, o más recientemente, la grabación de Paris Hilton en 2003, habían dejado claro que a la gente le gustaba el porno aficionado, cercano al usuario.

Con la expansión de las nuevas tecnologías, la creación de pornografía ha transgredido una frontera más, y ahora muchas personas encuentran una nueva forma de expresar su sexualidad a través de la misma. Internet ha colaborado a ello facilitando en alto grado la distribución de contenidos pornográficos. Un usuario con una cámara web y una conexión a Internet puede emitir en directo escenas de sexo propio a través de páginas web, salas de videochat, software de videoconferencia como Skype o software de mensajería como MSN.

Asimismo, la amplia difusión de cámaras digitales tanto de fotografía como de vídeo, han eliminado intermediarios en el proceso del desarrollo de imágenes para adultos, acercando en gran medida al creador del contenido con el consumidor, convirtiendo los hogares de los propios usuarios en pequeños estudios de rodaje. Con la aparición de las redes de chat, intercambio de ficheros y las redes sociales, los usuarios pueden intercambiar o distribuir fotografías o vídeos caseros de alto contenido sexual sin necesidad de renunciar al anonimato.

Las grandes compañías no han permanecido ajenas al aparente cambio, y es por ello que en ocasiones se intenta acercar el mundo del porno profesional al mundo real, intentando simular escenas reales, cotidianas y casuales.

Una consecuencia negativa de la facilidad de difusión es que algunas personas se han visto traicionadas por sus parejas, llegando a difundir contenidos íntimos en caso de ruptura de relación, o también el propio desconocimiento en el uso de las tecnologías ha conducido a una difusión no deseada de dichos contenidos almacenados en el ordenador personal.

Probablemente el formato de distribución más común sean las imágenes, generalmente en formato JPEG. Estas imágenes encuentran sus principales fuentes en revistas pornográficas escaneadas, fotografías tomadas con cámaras digitales o en vídeos que se dividen en frames.

Al contrario que en la distribución tradicional basada en películas completas con varias escenas, en la web es más común encontrar cortos de vídeo con escenas individuales. Los formatos de vídeo más populares son MPEG, WMV y Quick Time. Menos común es la distribución web de imágenes completas de VCD o DVD, si bien por p2p es algo más común.

Otra opción que ofrecen algunos sitios web comerciales es la posibilidad de acceder a los vídeos vía streaming a través del navegador web. A partir de mediados de 2006, se ha comenzado a popularizar la distribución de vídeo de alta definición, habitualmente con el formato WMV HD.

Alrededor de las mismas fechas, y gracias a la popularización de Youtube, surgieron una importante cantidad de sitios web clónicos utilizados como servicio de hosting de vídeos porno. También conocido como Porno 2.0 , estos sitios generalmente se basan en tecnología Flash para la reproducción de los vídeos, que son los propios usuarios quienes los suben. Los contenidos subidos bien pueden ser vídeos caseros creados por los mismos usuarios o cortos de escenas de otros vídeos pornográficos comerciales. Entre las páginas más conocidas pueden citarse Xtube, RedTube, PornTube o YouPorn, este último entre los 50 sitios web más visitados según el ránking Alexa en 2007 y 2008.

Otro formato de contenido para adultos que ha emergido con la llegada de Internet ha sido el de las cámaras web. En comparación con las fotografías y los vídeos, es único en el sentido de que no existe un equivalente offline, y por tanto es posterior a la popularización de la red. En general, se pueden distinguir dos categorías del servicio: shows ofrecidos a miembros de un sitio de pago, y sesiones privadas 1-a-1, generalmente ofrecidas en régimen de pay per view. El formato de vídeo más popular para el streaming de cámaras en directo es Flash Video.

Otros formatos incluyen el texto y el audio. En el primero de los casos, consiste en la distribución de relatos eróticos vía web, foros, grupos de noticias o email, en ocasiones intercalando imágenes para ambientar la experiencia. Respecto al audio, se puede distinguir entre sonidos de personas practicando sexo o bien personas leyendo relatos eróticos.

Junto a la popularización de la pornografía en Internet, surgió la necesidad de ofrecer un sistema de control de contenidos para impedir el acceso a contenidos inapropiados, bien por la edad del usuario (menores de 18 años navegando por Internet sin supervisión directa) o bien por la situación (empleados en tiempo de trabajo, una biblioteca pública, etc.). De esta forma, quien contrata los servicios de este software, puede impedir que desde una computadora o una red se pueda acceder a los contenidos que estime inapropiados. Conocidos programas de este estilo son CyberPatrol, Net Nanny o Bess, entre otros. En ocasiones, los navegadores web también pueden aportar soluciones al control de contenidos, como por ejemplo hace Mozilla Firefox, que tiene disponibles extensiones para llevar a cabo la tarea. Otro ejemplo es Safari, el cual permite definir una lista blanca para determinados usuarios. Otros navegadores web delegan la tarea sobre el sistema operativo, como Internet Explorer 7, que permite integrarse con la protección de Windows Vista o el mismo Safari, que se puede integrar con el sistema de control parental de Mac OS X.

El filtrado de contenido de la Web se puede realizar a varios niveles, desde el ISP, desde el gestor de una red de ordenadores o desde un ordenador personal. Cada uno de los niveles presenta sus problemas de aplicación, estando presente en todo momento el dilema de "¿Quién vigila al vigilante?". El control a nivel de ISP es sin duda el más controvertido, pues se considera como una privación a la libertad de expresión y un acto de censura, pues no es tarea del proveedor de acceso decidir qué contenidos son apropiados para sus usuarios, y los intentos de implantación suelen generar una importante polémica. No obstante, muchos ISP ofrecen como servicio extra algún tipo de control de contenidos, a veces incluidos en un paquete que incluye protección contra spam y virus. Sirvan como ejemplo ONO y su servicio Centinela y Telefónica y su servicio Canguro Net.

OpenDNS es un servicio de DNS gratuito, el cual cuenta entre sus opciones con el bloqueo de sitios web con contenido para adultos.

El filtrado se puede ejecutar de distintas maneras, cada una con sus ventajas e inconvenientes. La primera distinción a realizar es si el filtrado se va a realizar con una base restrictiva o permisiva. Los dos ejemplos más básicos son las listas negras y las listas blancas (también llamadas listas negativas y positivas, respectivamente). La primera de ellas permite un acceso total a la red, exceptuando los sitios web definidos en una lista. Las listas blancas, por el contrario, prohíben el acceso global a la red, permitiendo solo la visita a los sitios web definidos. El segundo tipo de control es mucho más seguro, pues proporciona un gran control al administrador. Sin embargo, también es mucho más limitado. Es por ello que su uso está poco extendido, generalmente solo en Intranets corporativas.

Otro sistema de control consiste en el etiquetado de sitios web, lo cual permite incluso clasificar por distintos grupos o categorías la protección. Este etiquetado puede ser llevado a cabo por los propios desarrolladores de páginas web o por terceros. PICS (Platform for Internet Content Selection) es un protocolo creado por el W3C cuyo objetivo es categorizar las páginas web. Parte de esta especificación se ha heredado en la especificación de RDF. El sistema de control de contenidos de Internet Explorer en versiones anteriores a la 7 se basaba en este protocolo. La organización ICRA también se basa en este sistema.

El sistema más sencillo, pero también probablemente el más propenso a errores es aquel basado en palabras clave. Así, en función del texto presente en una página web se decide si se permite su visionado o se deniega.

La realidad es que resulta difícil conseguir una navegación libre a la vez que segura, y la efectividad del filtrado siempre ha estado en entredicho, bien por el exceso de falsos positivos o por las páginas consideradas inadecuadas que no son filtradas.

Internet ha cambiado radicalmente la forma en que la pornografía infantil se reproduce y se distribuye, lo cual, según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, ha derivado en un incremento masivo de "la disponibilidad, la accesibilidad y el volumen de pornografía infantil". La producción de pornografía infantil se ha convertido en un negocio muy rentable, generando varios miles de millones de dólares al año, y su consumo no se encuentra ya limitado a los pedófilos. Philip Jenkins hizo notar que hay "pruebas abrumadoras de que es casi imposible de obtener sin medios no electrónicos".

Los distintos servicios que ofrece Internet se han utilizado para la distribución de pornografía infantil. Los chats o redes de mensajería instantánea son un buen ejemplo de ello, con el añadido de que permite la involucración del propio menor en el proceso, pudiendo así contactar con menores de edad para chantajearles u obligarles a participar en la creación de contenidos ilegales.

Las redes P2P han jugado un papel muy importante en el incremento del volumen de pornografía infantil, haciéndola particularmente accesible a cualquier tipo de usuario, compartiendo de forma gratuita y en toda la red ficheros etiquetados de una forma determinada. Por esta razón, a menudo se ha criminalizado el canal de comunicación en lugar del uso que se le da al mismo.

También las redes sociales han supuesto una evolución en la distribución y el acceso a pornografía infantil. El servicio Orkut de Google ha sido motivo de denuncias por albergar álbumes de fotos con supuestamente contenidos pornográficos que involucran a menores de edad.

El NCMEC (National Center for Missing and Exploited Children, Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados) estimó en 2003 que el 20% de toda la pornografía de Internet tenía a menores de edad como protagonistas, y que desde 1997 el número de imágenes disponibles en Internet se había incrementado en un 1500%. Sobre esta proliferación de contenidos, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos afirmó que "en cualquier preciso instante, se estima que existe más de un millón de imágenes pornográficas sobre niños en internet, con unas 200 nuevas imágenes diarias". También comentaron que un único arrestado en el Reino Unido poseía 450.000 imágenes, y que un único sitio web había recibido un millón de visitas en un mes. También se estableció que buena parte de la distribución de pornografía infantil es llevada a caba en "niveles ocultos" de Internet, con una estimación de entre 50.000 y 100.000 pedófilos involucrados en redes pornográficas en todo el mundo, con alrededor de un tercio de las operaciones procedentes de los Estados Unidos. Las cámaras digitales y la distribución en Internet, junto a la facilidad uso de tarjetas de crédito y el traspaso de fronteras ha hecho más fácil que nunca para los usuarios de pornografía infantil el obtener imágenes y vídeos.

En 2007, la Internet Watch Foundation británica informó que la pornografía infantil en Internet se está haciendo más gráfica y brutal, cuadruplicándose el número de imágenes mostrando abusos sexuales violentos desde 2003. El CEO afirmó que "lo más preocupante es que la seriedad y la gravedad de las imágenes está aumentado. Estamos hablando de niños prepúberes siendo violados". Alrededor del 80% de la pornografía infantil involucra a niñas en el proceso, y un 91% tiene a niños menores de 12 años como protagonistas. La persecución de distribuidores de estos contenidos es complicada, pues se valen de múltiples servidores internacionales, y en ocasiones transmiten las imágenes de forma fragmentada para evadir la ley.

Pero la llegada de Internet no solo ha favorecido a la difusión de este tipo de contenidos. Igual que ha mejorado la comunicación entre consumidores de este tipo de contenidos en todo el mundo, también ha facilitado el descubrimiento de redes de pornografía nacionales e internacionales. Los cuerpos de seguridad han desarrollado nuevas herramientas para combatir la pornografía infantil y también se han beneficiado de la carencia de anonimato absoluto en las redes informáticas, logrando desbaratar en muchas ocasiones redes de pornografía infantil gracias al rastreo de las comunicaciones. Asimismo, se ha hecho partícipe al ciudadano, facilitando los medios de denuncia en caso de encontrar páginas con contenido pornográfico infantil o pidiendo la colaboración ciudadana de forma directa. Solo en España, se han producido más de medio millar de detenciones en relación con la pornografía infantil en 2008.

En abril de 2008, el motor de búsqueda Google adaptó un programa de software para la facilitar el rastreo de pornografía infantil accesible a través de su página web. Dicho software, inicialmente diseñado para detectar infracciones de copyright en ficheros subidos a Youtube, se basa en el reconocimiento de patrones.

Al principio



Source : Wikipedia