Parques

3.4019815994161 (1413)
Publicado por roy 27/04/2009 @ 00:14

Tags : parques, ocio

últimas noticias
Rechazo unánime a los parques eólicos marinos - El País (España)
El pleno del Parlamento aprobó por unanimidad una proposición no de ley que rechaza la instalación de parques eólicos marinos en el litoral de Galicia. La iniciativa, presentada por el BNG y transaccionada con los demás grupos, reclama a la Xunta que...
RWE invertirá 3.000 millones de euros en energías renovables en ... - Invertia (Venezuela)
Entre los proyectos en cartera RWE citó la ampliación de la capacidad de los parques eólicos terrestres y marinos holandeses de 2.000 a 2.500 megavatios. El contrato suscrito por ambas empresas prevé el pago de una indemnización en caso de...
El PTA ingresa en la Asociación Nacional de Parques Tecnológicos - Diario de Jerez
Stefanie Kotta El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, ha inaugurado hoy en Jerez la I Asamblea de la Asociación Nacional de Parques Tecnológicos (APTE) en la que se ratificado la condición de socio de pleno derecho (hasta la fecha...
Montebalito vende parque fotovoltaico por 17 millones de euros - elEconomista.es
Con los fondos obtenidos en la operación, sumado a la disminución de deuda generada, el grupo inmobiliario y de energía comenzará la instalación de nuevos parques fotovoltaicos, el primero de ellos en la localidad de Heras de Ayuso (Guadalajara)....
Iniciadas las obras para la construcción de un parque público en ... - Europa Press
El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, junto a la concejala de Medio Ambiente, Carmen Ruiz, visitaron hoy las obras de demolición de una nave abandonada, situada en Ojaiz (Peñacastillo), y en cuyo solar el Ayuntamiento construirá un parque público...
La Xunta sopesa reordenar los parques de bomberos - La Voz de Galicia
Así, en el incendio que calcinó 14 naves del polígono de La Artística el 112 alertó antes a los servicios de emergencias de Arteixo, Carballo y Cambre que a los de A Coruña, cuyo parque está a tres kilómetros del lugar del suceso....
Aralar pide que se paralicen los proyectos de parques eólicos ... - Europa Press
Aralar ha presentado una proposición no de norma ante las Juntas Generales de Bizkaia en la que reclama que se solicite al Gobierno vasco la paralización de los proyectos de parques eólicos previstos para Bizkaia. Asimismo, en la propuesta de Aralar se...
"Ha llegado la hora del hombre" - El País (España)
Los alcaldes afectados por la legislación, aquellos con terrenos municipales en parques naturales, no acudieron a la cita. Algunos están molestos porque el Gobierno andaluz anunció hace ocho meses que flexibilizaría las restricciones impuestas sobre...
Una sombra sobre las Illas Atlánticas - Faro de Vigo
Tras las duras críticas recibidas por los ecologistas, que tienen dos miembros en el patronato del parque, su director, José Antonio Fernández Bouzas, recordaba ayer que Illas Atlánticas "fue uno de los parques mejor valorados por el último informe del...
Los municipios con parques eólicos reciben más dinero - Levante
Los municipios que albergan parques eólicos percibirán este año 1,7 millones de euros, una cantidad que cuadruplica la distribuida en 2008, que fue de 480.000 euros. Este dinero beneficiará a las comarcas de Els Ports, l'Alt Maestrat y el Alto Palancia...

Sistema de Parques Nacionales de los Estados Unidos

Half Dome Widfoss por Gunnar (1922)

El Sistema de Parques Nacionales de los Estados Unidos («National Park System», NPS) es un sistema federal de áreas protegidas de los Estados Unidos que comprende la colección de todas las unidades gestionadas por el Servicio de Parques Nacionales («National Park Service», también, confusamente, NPS), no siendo necesario que el título o denominación de la unidad incluya el término «parque» —de hecho, muchos no lo hacen. El sistema incluye todas las áreas designadas parques nacionales («National Parks») y la mayoría de los monumentos nacionales («National Monuments»), así como otros tipos de áreas protegidas de los Estados Unidos —memoriales, parques militares, vías parque, áreas de recreo y costas, riberas y senderos nacionales, además de otros elementos—.

El sistema en su conjunto se considera un tesoro nacional y a veces, a algunos de los más famosos parques nacionales y monumentos nacionales se les llama metafóricamente las «joyas de la corona» («crown jewels»).

Aunque todas las unidades del Sistema de Parques Nacionales, incluidos los propios parques nacionales, son responsabilidad de un solo organismo, todos ellos son gestionados en virtud de una autorizacion legislativa individual —o, en el caso de algunos monumentos nacionales, son creados por promulgación también individual del presidente en virtud de la ley de Antigüedades de 1906 («Antiquities Act»)— que establece cual es el régimen de funcionamiento y de los usos admisibles. Por ejemplo, el parque nacional de Congaree es casi en su totalidad terreno virgen, y sin embargo, el parque nacional de Yosemite tiene dentro de sus límites el área esquiable «Badger Pass Ski Area» y la central hidroeléctrica «O'Shaughnessy Dam» y el parque nacional del Valle de la Muerte tiene actividades mineras en su interior.

A principios de 2008, en el Sistema de Parques Nacionales había 391 «unidades» de las que 58 eran parques nacionales —la cifra de unidades es un tanto engañosa, ya que, por ejemplo, el «Parque Nacional y Reserva de Denali» se cuenta como dos unidades, mientras que el monumento nacional de Fort Moultrie no se contabiliza como unidad, ya que se considera parte del monumento nacional de Fort Sumter —. El sistema comprende aproximadamente 338.000 km², de los que más de 17.000 km² son de propiedad privada. La unidad más grande es el parque nacional y reserva Wrangell-St. Elia, en Alaska (con 53.000 km², más del 16% del Sistema) y la más pequeña es el memorial nacional Tadeo Kosciuszko, en Pennsylvania (con solo 80 m²).

La protección de elementos naturales y áreas en las que existían importantes restos arqueológicos e históricos se inicio en los Estados Unidos de forma individualizada, cristalizando en un sistema de áreas protegidas que se articulará sobre la idea de los parques nacionales, aunque ese concepto fue ampliándose con el tiempo para dar cobijo a una gran variedad de áreas y elementos protegidos.

La visión de Catlin no tuvo un efecto inmediato. En el este, la imagen romántica de la naturaleza de James Fenimore Cooper y Henry David Thoreau y de los pintores Thomas Cole y Frederick Edwin Church comenzó a competir con la opinión predominante de la vida salvaje como un desafío a superar. Poco a poco, la naturaleza virgen y espectacular de los espacios naturales del Oeste llegó a ser mejor conocida y la idea de salvar tales lugares comenzó a interesar.

En California, varios líderes trataron de proteger el Valle de Yosemite. En 1864, el senador John Conness de California, patrocinó y actuó para que se transfiriese el valle (y el cercano bosque de sequoias giganres de Mariposa Big Tree) al estado californiano para que puedan «ser utilizados y conservados para el beneficio de la humanidad» («be used and preserved for the benefit of mankind»). El presidente Abraham Lincoln firmó esta ley del Congreso el 30 de junio de 1864. Se concedió el valle y el bosque a California, a condición de que «fuese para uso público, recursos y recreo... inalienables para siempre» («be held for public use, resort, and recreation... inalienable for all time»).

La región de Yellowstone fue «oficialmente» explorada por vez primera por David E. Folsom, Henry D. Washburn y Ferdinand Hayden en 1869-71. Casi al final de la primera expedición, el debate alrededor de la fogata en el campamento entre varios de los miembros llevo a sugerir que la zona se destinará a uso público y que no se permitiese que fuese vendida a los particulares. Uno de los primeros aliados en la promoción de una reserva fue la Compañía del Ferrocarril del Pacífico Norte («Northern Pacific Railroad Company»), que estaba buscando los principales pasos para su ruta a través de Montana.

El énfasis inicial en la conservación había estado en la creación de parques nacionales, pero había otro movimiento que trataba de preservar las viviendas en los acantilados, las ruinas pueblo y las antiguas misiones en todo el Oeste y Suroeste. A menudo, los ganaderos locales trataban de proteger el saqueo de estas ruinas, pero los cazadores-olla (pot-hunters) destrozaban muchos sitios. El esfuerzo se inició en Boston y se extendió a Washington, Nueva York, Denver y Santa Fe, durante los años 1880 y 1890. Lacey John Fletcher, representante de Iowa y Henry Cabot Lodge, senador de Massachusetts, crearon la ley de Antigüedades de 1906 («Antiquities Act»).

El presidente Theodore Roosevelt firmó la ley de Antigüedades el 8 de junio de 1906. Ya en 1889, el Congreso había autorizado al presidente a reservar los terrenos en los que estaban localizadas las bien conocidas Ruinas de Casa Grande. En 1904, Edgar Lee Hewett, arqueólogo y antropólogo, hizo una revisión de todas las ruinas indígenas en tierras federales en los estados de Arizona, Nuevo México, Colorado y Utah, recomendando muchos sitios para su protección. Basándose en el informe de Hewett y en muchos otros informes individuales requeridos para otros lugares localizados por todo el Oeste, entre 1906 y 1916, el Departamento del Interior recomendó y los presidentes Roosevelt, William Howard Taft y Woodrow Wilson proclamaron veinte monumentos nacionales.

El 24 de septiembre de 1906 el presidente Roosevelt proclamó la Torre de los Diablos como el primer monumento nacional. La Torre de los Diablos es un hito natural localizado en Wyoming, una alta y aislada torre de roca de 180 m de altura visible desde casi 100 millas (160 km) que ha sido desde siempre una guía para orientarse y un lugar con gran significado religioso para las tribus nativas. En diciembre de ese mismo año se establecieron otros tres monumentos nacionales más. Uno fue El Morro, en Nuevo México, es un antiguo camino en las tierras del escabroso desierto utilizado por colonos indios y viajeros durante siglos como un abrevadero y un lugar para dejar sus firmas. El sitio incluye petroglifos prehistóricos y cientos de inscripciones, que van desde las realizadas por los exploradores españoles en el siglo XVII hasta las inscripciones de los emigrantes y colonos estadounidenses en el siglo XIX. Otro fue el Castillo de Montezuma, en Arizona, es uno de los acantilados con viviendas mejor conservados. El último, el Bosque Petrificado, también en Arizona, es mundialmente conocido por su madera petrificada, por las ruinas indígenas y los petroglifos.

Tres de los primeros monumentos nacionales originales se convirtieron, más tarde, en el núcleo de nuevos parques nacionales. Mukuntuweap se convirtió en Zión; Sieur de Monts creció en Acadia, y el Bosque Petrificado, que fue ampliado por el Congreso, se convirtió en un Parque Nacional del mismo nombre. Tres de las áreas más pequeñas fueron posteriormente abolidas (las Cavernas de Lewis y Clark, Caverna Shoshone y Papago y Saguaro).

Los manantiales de aguas termales habían sido utilizados por sus propiedades medicinales desde tiempos antiguos. En 1800, lugares como Saratoga Springs (Nueva York), Berkeley Springs y White Sulphur Springs (Virginia Occidental) y French Lick (Indiana) se estaban convirtiendo en centros turísticos muy populares. En 1832, Hot Springs (Arkansas) se reservó como una reserva federal para proteger los 47 manantiales de aguas calientes. En 1870, la zona fue protegida por el Congreso como Reserva de Hot Springs y en 1921 se creo un Parque Nacional. El parque nacional Hot Springs es un balneario y un spa más que el característico lugar natural de gran belleza paisajística.

En 1902 el Gobierno Federal compró a los indios choctaw y chickasaw cerca de 32 manantiales de aguas termales cerca de Sulphur, en Oklahoma. La reserva Sulphur Springs se sometió a la jurisdicción del Secretario del Interior, que al poco adquirió algunas tierras adicionales. En 1906 el Congreso creó el Parque Nacional Platt, que incluía la reserva Sulphur Springs.

Cuarenta y cuatro años después de la creación de Yellowstone, el 25 de agosto de 1916 el presidente Woodrow Wilson creó el Servicio de Parques Nacionales. Durante años muchas personas —como J. Horace McFarland, presidente de la Asociación Cívica Americana; los Secretarios del Interior Walter Fisher y Franklin K. Lane; los presidentes William Howard Taft y Woodrow Wilson; Frederick Law Olmsted, Jr.; los representantes de California William Kent y John E. Raker; el senador Reed Smoot de Utah; Stephen T. Mather y Horace M. Albright— habían perseguido la creación de un organismo independiente para la gestión de los parques y monumentos nacionales que finalmente se consiguió.

Los Parques de la Capital Nacional («National Capital Parks») son los parques más antiguos en el Sistema de Parques Nacionales. Estos parques comenzaron con la fundación del Distrito de Columbia en 1790. El presidente nombró a tres comisionados federales para diseñar un distrito de diez millas cuadradas sobre el río Potomac, para ser la sede permanente del Gobierno Federal. Los actuales Parques de la Capital Nacional son un descendiente directo del plan original establecido por los primeros comisionado del Distrito de Columbia en 1791.

El presidente George Washington encargó al mayor Pierre Charles L'Enfant diseñar la nueva capital. El plan de L'Enfant propuso una ciudad de la belleza. La planta de la ciudad se diseñó en torno a una serie de bulevares, parques y el concido The Mall. Además, L'Enfant previó un jardín del Congreso y un parque del Presidente. Todo ello embellecido con estatuas, columnas, obeliscos, grandes fuentes, una estatua ecuestre de Washington; una columna Naval y un hito cero.

El parque de Rock Creek fue autorizado el 27 de septiembre de 1890, dos días después del parque nacional Sequoia y tres días antes del de Yosemite. Al igual que Yellowstone, el parque Rock Creek fue «dedicado y puesto aparte como un parque público o el placer de tierra para beneficio y disfrute de la población de los Estados Unidos» («dedicated and set apart as a public park or pleasure ground for the benefit and enjoyment of the people of the United States»), donde todas las maderas, animales y curiosidades se mantendran «en su condición natural, en la medida de lo posible» («in their natural condition, as nearly as possible»). Aunque no era un parque nacional, el parque de Rock Creek fue el gran parque urbano de la nación.

El primer memorial nacional fue autorizado por el Congreso Continental el 25 de enero de 1776 y sería erigido en honor del general Richard Montgomery, muerto durante un asalto en los altos de Quebec, en medio de una tormenta de nieve, en la noche del 31 de diciembre de 1775. Montgomery comandaba las tropas de Nueva York enviadas unos meses antes en una expedición destinada a ganar Canadá para la causa revolucionaria. Calló ante Quebec y Montgomery se convirtió en uno de los primeros generales revolucionarios que perdió su vida en el campo de batalla. El Memorial Montgomery no es parte del sistema de parques nacionales, pero la capilla donde se encuentra, la capilla de St. Paul, es un lugar histórico nacional («National Historic Landmark»).

El Congreso Continental culminó sus acciones conmemorativas en agosto de 1783 mediante una resolución por la «que sea erigida una estatua ecuestre del general Washington donde se establecezca la residencia del Congreso». («that an equestrian statue of General Washington be erected where the residence of Congress shall be established»). La estatua ecuestre de Washington fue realizada por Clark Mills, y se emplazó en 1859 en el Washington Circle, en la avenida de Pennsylvania.

Con ocasión del centenario del nacimiento de Washington, en 1832, sin que existiese ningún monumento satisfactorio suyo en la capital nacional, George Watterston, Bibliotecario del Congreso, y otros dirigentes cívicos organizaron la Sociedad del Monumento a Washington, para erigir un monumento a partir de suscripciones privadas. En 1848 el Congreso transfirió un sitio en el Mall a la Sociedad, y la piedra angular del Monumento a Washington fue colocada el 4 de julio. La lentitud de los progresos se vio agravada por la Guerra Civil. Cuando llegó el primer centenario en 1876, el monumento a Washington solamente estaba acabado en una tercera parte. El Congreso de los Estados Unidos aprobó una legislación autorizando la transferencia del monumento y el lugar a los Estados Unidos para la realización y el mantenimiento de un memorial nacional. El Monumento a Washington se dedicó el 21 de febrero de 1885.

En 1933, estos memoriales nacionales fueron añadidos al Sistema de Parques Nacionales y la función de memorial nacional fue asignada al Servicio de Parques Nacionales, con excepción del memorial de la Victoria de Perry, que fue administrado por una comisión hasta que se añadió al sistema en 1936. Asimismo, las funciones fiscales de la Comisión Memorial Nacional Monte Rushmore fueron asignadas al Servicio de Parques Nacionales en 1933 y el Memorial en 1938.

La linea de los parques militares nacionales, incluyendo los primeros monumentos de campo de batalla, se inició en 1781. Entre 1890 y 1933 el Departamento de la Guerra desarrolló un «Sistema de Parques Nacionales Militares» («National Military Park System»). En 1933, había veinte áreas, once de ellas parques militares nacionales («National Military Parks») y las otras nueve lugares campos de batalla nacionales («National Battlefield Sites»).

La línea de los parques militares comenzó el 29 de octubre de 1781 cuando el Congreso Continental autorizó el primer monumento oficial en el sitio de un campo de batalla, resolviendo: «Que los Estados Unidos reunidos en asamblea en el Congreso, se hará que se erigió en York, en Virginia, una columna de mármol, adornada con los emblemas de la alianza entre los Estados Unidos y Su Mas Cristiana Majestad; e inscrita con una sucinta narracción de la entrega...» («That the United States in Congress assembled, will cause to be erected at York, in Virginia, a marble column, adorned with emblems of the alliance between the United States and His Most Christian Majesty; and inscribed with a succint narrative of the surrender...»).

En 1823, en Boston, Daniel Webster, Edward Everett y otros ciudadanos prominentes formaron la Asociación del Monumento a la Batalla de Bunker Hill («Bunker Hill Battle Monument Association») para salvar parte del ámbito histórico y erigir en ella un gran monumento conmemorativo. La primera piedra fue colocada el 17 de junio de 1825. Durante los años del Centenario de la Revolución (1876-83), el Congreso asignó fondos federales para ayudar a los fondos locales para los monumentos de las batallas revolucionarias, y por sus propios medios erigió monumentos en los campos de batalla de Bennington (Vermont), Saratoga, Newburgh y Oriskany (Nueva York); Cowpens (Carolina del Sur); Monmouth (Nueva Jersey) y Groton (Connecticut). De éstos, Cowpens es ahora una unidad en el Sistema de Parques Nacionales, y Bunker Hill, Bennington, Oriskany y Monmouth son lugares históricos nacionales («National Historic Landmarks»).

El 30 de abril de 1864, en medio de la Guerra Civil, Pennsylvania decretó la Asociación Memorial del campo de batalla de Gettysburg para conmemorar «el gran valor de los hechos... y la señal de los eventos que hacen que estos campos de batalla ilustres» («the great deeds of valor... and the signal events which render these battlegrounds illustrious»). Esta asociación fue uno de las primeras organizaciones de la preservación histórica en el país. En 1890 había adquirido varios cientos de acres de tierra en el campo de batalla incluyendo áreas en la vecindad de Spangler's Spring, Wheatfield, Little Round Top y Peach Orchard, así como la pequeña casa blanca que el general Meade había utilizado como sede.

Con interés y apoyo tanto del Norte como del Sur, el Congreso decidió ir más allá del antiguo concepto de monumentos de campos de batalla para autorizar los primeros cuatro parques militares nacionales -Chattanooga y Chickamauga, en 1890; Shiloh en 1894; Gettysburg en 1895; y Vicksburg en 1899. Estas áreas no fueron seleccionados al azar, sino que constituyen, casi desde el principio, un sistema racional, destinado a preservar los principales campos de batalla para el estudio histórico y profesional y como monumentos duraderos a los grandes ejércitos de ambas partes.

El Sistema de Parques Nacionales Militares se acercaba a la madurez en el marco del Departamento de la Guerra en 1933 cuando todos esos campos de batalla fueron trasladados al Servicio de Parques Nacionales para convertirse en un elemento importante y único en el Sistema de Parques Nacionales.

Otra de las lineas sobre las que se basó el nuevo sistema de parques fue la de los cementerios nacionales, incorporando en el momento de sus establecimiento once unidades al sistema (en marzo de 2009, son ya catorce), todos ellos estrechamente relacionados con los parques militares nacionales.

La batalla de Gettysburg apenas había finalizado cuando el gobernador Andrés Y. Curtin (Pensilvania) se apresuró al campo para ayudar a los residentes locales en el cuidado de los muertos o moribundos. Más de 6.000 soldados habían muerto en acción y de los 21.000 heridos, cientos de ellos morían cada día. Aunque fueron en principio enterrados en tumbas improvisadas en el campo de batalla, Curtin aprobó los planes para establecer en el lugar un cementerio nacional del soldado, procediendo enseguida a la compra de las tierras.

El arquitecto William Saunders fue el encargado de diseñar el Cementerio Nacional de Gettysburg, rodeándolo con un enorme muro de piedra y con amplias praderas enmarcadas por árboles y arbustos. Las tumbas fueron construidas en un gran semi-círculo, estado por estado, alrededor de un lugar que se reservó para erigir en él un gran centro escultórico, el monumento nacional al Soldado («Soldier's National Monument»). El Cementerio Nacional del Soldado («Soldier's National Cemetery»), como entonces se llamaba, fue dedicado por el presidente Abraham Lincoln el 19 de noviembre de 1863. La plataforma del orador ocupaba el lugar reservado para el futuro centro escultórico, en espera de un futuro diseño. Las palabras inmortales que Lincoln pronunció en Gettysburg, conocidas como el discurso de Gettysburg, dieron a este lugar una fuerte asociación histórica y patriótica. El cementerio nacional de Gettysburg se convirtió en una honrosa propiedad de la nación el 1 de mayo de 1872.

El Congreso reconoció la importancia de honrar y cuidar los restos de los caídos en la guerra mediante la promulgación de una legislación general en 1867, que preveía un Sistema de Cementerios Nacionales desarrollado por el antiguo Departamento de la Guerra. Once de los cementerios nacionales establecidos en virtud de esa autoridad se incorporaron al Sistema de Parques Nacionales en 1933. La ley de 1867 también concedió autoridad para preservar un importante campo de batalla de las Guerras Indias cuando, el 29 de enero de 1879, el Secretario de la Guerra designó la «Reserva del Cementerio Nacional del Campo de Batalla de Custer» («The National Cemetery of Custer's Battlefield Reservation»).

Muchos de los monumentos nacionales proclamados entre 1907 y 1933 no fueron encomendados al Servicio de Parques nacionales, sino que dependiendo de sobre que tierras fueron delimitados, se asignaron al Departamento de Agricultura (21 de ellos) y al Departamento de la Guerra (otros 10).

Entre 1907 y 1933, seis presidentes de los EE.UU., haciendo uso de la facultad que les concedió la ley de Antiguedades de 1906, proclamaron 21 monumentos nacionales en tierras pertenecientes a bosques nacionales que estaban administradas por el Departamento de Agricultura. Los dos primeros monumentos nacionales del Departamento de Agricultura fueron el pico Lassen y Cinder Cone, ambos creados el 6 de mayo de 1907, dentro del bosque nacional Lassen Peak («Lassen Peak National Forest»), en California, para conservar las pruebas de lo que era entonces la más reciente actividad volcánica fuera de Alaska en el sur de Estados Unidos. En 1916, estos dos monumentos formaronn el núcleo del Parque Nacional Volcánico Lassen («Lassen Volcanic National Park»).

Catorce de los otros monumentos nacionales del Departamento de Agricultura se crearon para preservar «objetos científicos». El presidente Theodore Roosevelt, alertado por un informe de los planes para construir un ferrocarril eléctrico a lo largo del borde del acantilado del Gran Cañón, proclamó el 11 de enero de 1908 el Monumento Nacional del Gran Cañón, en tierras dentro del Bosque Nacional del Gran Cañón, en Arizona. En 1919 ese monumento nacional se convirtió en el núcleo del Parque Nacional del Gran Cañón.

Dos días antes de dejar el cargo, el 2 de marzo de 1909, Roosevelt proclamó también el monumento nacional Mount Olympic, en tierras del bosque nacional Olympic, en el estado de Washington. Se estableció para proteger a los alces olympicos (Cervus canadensis roosevelti) e importante ejemplares arboreos (picea de Sitka, cicuta oriental, abeto de Douglas, cedro de Alaska y redcedar (Sitka spruce, western hemlock, Douglas-fir, and Alaska cedar and redcedar). Ese monumento fue el núcleo para el futuro Parque Nacional Olympic en 1938.

La autoridad para proclamar monumentos nacionales en tierras de propiedad nacional sigue siendo válida, aunque solamente se han creado otros dos entre la reorganización de 1933 y 1974. El 22 de agosto de 1933 se proclamó el monumento nacional Cedar Breaks, en Utah, y el 13 de marzo de 1943 el monumentos nacional Jackson Hole, en Wyoming, siendo su gestión, en ambos casos, encomendada al Servicio de Parques Nacionales.

La ley de Antigüedades de 1906 («Antiquities Act») autorizó al presidente a proclamar los monumentos nacionales no sólo en el Oeste, sino en cualquiera de las tierras propiedad o controladas por los Estados Unidos y, entre 1906 y 1933, los sucesivos presidentes proclamaron diez monumentos nacionales en tierras dentro de las reservas militares.

La autoridad de proclamar monumentos nacionales en las reservas militares todavía sigue siendo válida, aunque ninguno monumento más ha sido proclamado. En lugar de ello, las fortificaciones históricas, pero obsoletas, son declaradas excedentes por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y son trasferidas al Servicio de Parques Nacionales, a los estados o a otras subdivisiones políticas tras la autorización del Congreso.

El largo período entre 1933 y 1964, comenzó con la necesidad de asimilar las 71 áreas diversas en el Sistema. Entre muchas otras medidas, en 1933, el presidente Franklin D. Roosevelt estableció un amplio programa de conservación de los recursos naturales implementado en gran parte a través del recién creado Cuerpo Civil de Conservación («Civilian Conservation Corps», CCC). En la cima del programa en 1935, el Servicio tenía 600 campamentos CCC, 118 de ellos asignados al Sistema de Parques Nacionales y 482 áreas a los parques estatales, que concernían a unos 120.000 afiliados y 6.000 supervisores capacitados profesionalmente.

A mediados de siglo, la creciente acumulación de las tareas de mantenimiento pendiente de los parquee y los nuevos proyectos de desarrollo plantearon enormes problemas al Servicio y al Sistema. Fue una época marcada por la espectacular inauguración y prosecución de la Misión 66 —un programa de 10 años del Servicio de Parques Nacionales que tenía como fin aumentar de forma considerable los visitantes con ocasión del 50º aniversario de la creación del Servicio—, la aparición de una «crisis del recreo al aire libre» y la creación de la Comisión de Revisión de los Recursos de Recreo al Aire Libre («Outdoor Recreation Resources Review Commission») y la Oficina de Recreo al Aire Libre («Bureau of Outdoor Recreation»), y de ello surgió un creciente interés nacional en una mejor preservación de la entonces desapareciente America virgen.

Entre la reorganización de 1933 y la reorganización de 1964, se añadieron al Sistema 1.102 áreas, incrementando el número total de 137 a 239 elementos. La distribución de las nuevas áreas entre las categorías es importante: de las nuevas incorporaciones, 11 son «áreas naturales», aumentando su número de 58 a 69 (19%); 65 fueron «áreas históricas», aumentando de 77 a 152 (96%); 15 eran «zonas recreativas», aumentando su número de uno a 16 (1500%). Es evidente que durante este período la tasa de crecimiento de las áreas naturales disminuyo notablemente desde los niveles anteriores y en comparación con la tasa para otras categorías, aunque aún se hacen hoy día adiciones muy importantes de tierras naturales. Por otra parte las tasas de crecimiento de áreas históricas y de zonas recreativas se aceleraron bruscamente. Al Servicio le tomó más de una generación, desde 1933 a 1964, asimilar esos 102 nuevos ámbitos diversos y las 71 zonas añadidas en la reorganización de 1933 e incorporarlas de forma segura en el Sistema de Parques Nacionales.

Ya en 1892 se había hablado de una posible adición de Jackson Hole al parque de Yellowstone y desde 1916 en adelante el Servicio y el Departamento del Interior buscaron activamente su preservación en el Sistema de Parques Nacionales. Fue John D. Rockefeller, Jr., sin embargo, quien rescató Jackson Hole. En 1926 visitó la zona y descubrió un nuevo desarrollo comercial barato, en tierras privadas, en medio de una belleza natural excepcional. Había salas de baile, stands de perritos calientes, estaciones de servicio, grandes stands de rodeo y vallas publicitarias que bloqueaban la vista de la cordillera de los Teton.

Rockefeller inició un programa de adquisición de tierras y en unos pocos años adquirió más de 33.000 acres (130 km²) en Jackson Hole, que ofreció como regalo a los Estados Unidos. Mientras tanto, se desarrollaba la oposición entre ganaderos, ganaderos, envasadores, cazadores, intereses madereros, así como funcionarios del Servicio Forestal. En 1943, todavía no había legislación de parque. Rockefeller indicó que se podría disponer de la propiedad si ninguna acción quedase pendiente. El 15 de marzo de 1943, el presidente Franklin D. Roosevelt proclamó el monumento nacional Jackson Hole, consolidando los 130 km² donados por Rockefeller, con 720 km² retirados del bosque nacional Teton. Así se creo el Parque Nacional Grand Teton.

La proclamación del presidente Roosevelt desató una tormenta de críticas que se esperaba desde hacía años entre los miembros occidentales del Congreso. El representante de Wyoming, Frank A. Barrett, y otros presentaron proyectos de ley para abolir el monumento y derogar la Sección 2 de la ley de Antigüedades que contiene la autorización al presidente para proclamar monumentos nacionales. Un proyecto de ley para suprimir el monumento se aprobó en el Congreso en 1944 pero fue vetado por el presidente Roosevelt. El presidente señaló en su veto que presidentes de ambos partidos políticos, empezando por Theodore Roosevelt, establecieon amplios precedentes proclamando 82 monumentos nacionales, de los que siete fueron mayores que Jackson Hole. La proclamación fue, sin embargo, también impugnada en los tribunales, donde fue firmemente defendida por los Departamentos de Justicia y del Interior y se mantuvo. Un compromiso fue elaborado y plasmado en la legislación aprobada por el presidente Harry S Truman el 14 de septiembre de 1950. Combinó el monumento nacional Jackson Hole y el viejo parque nacional Grand Teton en un «nuevo parque nacional Grand Teton», que comprendía 1.210 km², con disposiciones especiales relativas a los impuestos y la caza. También se prohibió el establecimiento o ampliación de los Parques Nacionales o Monumentos de Wyoming en el futuro, salvo autorización expresa del Congreso.

Gran parte de esas nuevas áreas no habrían podido ser declarados sin la ley de Sitios Históricos de 1935 («Historic Sites Act»), una inciativa legislativa lógica que continuó la reorganización de 1933 y que surgió del encargo del presidente Franklin D. Roosevelt, el 10 de noviembre de 1933, a su amigo y vecino, el Major Gist Blair, a tomar en consideración «a algún tipo de plan que coordinase la amplia relación del Gobierno Federal con los Estados y el interés local en el mantenimiento de fuentes y lugares históricos en todo el país» («to some kind of plan which would coordinate the broad relationship of the Federal Government to State and local interest in the maintenance of historic sources and places»).

Además, la ley estableció la necesidad de crear una Junta Consultiva («Advisory Board») en cada uno de los parques, sitios históricos, edificios y monumentos nacionales.

La idea de realizar una encuesta a modo de inventario del patrimonio edificado histórico fue una iniciativa de 1933 dde Charles E. Peterson, un joven arquitecto paisajista del Servicio de Parques Nacionales. La Encuesta de Edificios Históricos de Estados Unidos («Historic American Buildings Survey», HAB) se organizó después de la aprobación de la ley de Sitios Históricos en 1935, en cooperación con funcionarios de la Biblioteca del Congreso y el Instituto Americano de Arquitectos («American Institute of Architects»). Desde 1935 la HAB ha recogido más de 30.000 dibujos a escala, 40.000 fotografías y 13.000 páginas de documentación de más de 13.000 de los edificios históricos de la nación. A partir de 1960, las responsabilidades del personal de este estudio se ampliaron para incluir recomendaciones de una importante serie de sitios históricos nacionales («National Historic Landmarks»), designados oficialmente por el Secretario del Interior. El 9 de octubre de 1960, el Secretario del Interior Fred A. Seaton anunció la primera lista oficial de 92 sitios históricos y edificios elegibles para su designación como monumentos.

El Programa de Salvamento Arqueológico Inter-Agencias («Inter-Agency Archaeological Salvage Program») fue organizado por el Servicio de Parques Nacionales en 1946 a petición del Comité para la Recuperación de los Restos Arqueológicos («Committee for Recovery of Archaeological Remains») para coordinar el rescate de insustituibles artefactos prehistóricos e históricos indígenas, antes de las inundaciones bajo los nuevos embalses proyectados en los valles de los ríos por todo el país. Este programa, que se ha llevado a cabo durante un cuarto de siglo, en colaboración con la Smithsonian Institution y universidades, museos, e instituciones de investigación en todo el país, ha profundizado enormemente el conocimiento de la prehistoria de América.

Algunos de los elementos más importantes de naturaleza histórica añadidos al Sistema entre 1933 y 1964 pasaban casi inadvertidos en las largas listas temática. El Memorial Expansión Nacional de Jefferson fue el primer sitio histórico nacional («National Historic Site») establecido por la autoridad de la ley de Sitios Históricos («Historic Sites Act»). Más importante aún, sus 37 manzanas abarcaban un área urbana clave en el histórico paseo marítimo de San Luis —el primer esfuerzo importante del Servicio, después del conjunto Parques de la Capital Nacional, para conservar y desarrollar un lugar histórico urbano grande e importante. Algunos monumentos arquitectónicos, entre ellos la antigua Oficina de Correos y la catedral de San Luis, han sido cuidadosamente conservados, pero la principal característica de la zona es tener el único gran monumento nacional de diseño moderno de los Estados Unidos, y uno de los pocos en el mundo —el Arco de acero inoxidable de Eero Saarinen.

En 1948 el Congreso autorizó otro gran proyecto urbano, el Parque Histórico Nacional de la Independencia, en Filadelfia, la zona histórica más importante en los Estados Unidos, que comprende el Independence Hall y la Plaza de Armas, Palacio de Congresos, Salón de Carpinteros, y muchos otros sitios y edificios relacionados con la independencia y el establecimiento de un gobierno en virtud de la Constitución. El método de análisis de complejos problemas urbanos se utilizó en Boston, lo que llevó a la autorización de parque histórico nacional Minute Man («Minute Man National Historical Park») en 1959 y otros sitios, incluido el monumento de Bunker Hill, Faneuil Hall y la Casa Vieja de Boston («Old Boston State House»). Se estableció una comisión para la ciudad de Nueva York, donde fue añadido un complejo de monumentos urbanos, incluidos el Federal Hall, Castillo Clinton, Grant Memorial, Hamilton Grange, la casa natal de Theodore Roosevelt y Sagamore Hill, al previamente autorizado monumento nacional de la Estatua de la Libertad, cuyos límites se ampliaron para incluir la isla Ellis.

En esta etapa el Servicio debe dar respuesta a las nuevas fuerzas sociales y económicas que emergen de la era del New Deal, ampliando sus relaciones de cooperación con los Estados, asegurando la promulgación de la ley de parques, vías parques y áreas de estudio de 1936 («Park, Parkway and Recreation Area Study Act») que supusó la creación de cuatro nuevos tipos de áreas de parques federales: vía parque nacional, área de recreo nacional, costa nacional y zonas demostrativas de recreo. Al final de este período, quince de esas áreas habían sido autorizadas o establecidas bajo la administración del Servicio de Parques Nacionales. Dado que tenían mucho en común, fueron designadas colectivamente como zonas recreativas en la reorganización de 1964.

El origen de esas nuevas áreas de recreo como una categoría del Sistema de Parques Nacionales derivó en una parte importante de la ampliación de las responsabilidades asignadas al Servicio a partir de la década de 1930, siendo una de las más importantes la administración de cientos de Cuerpos de Conservación Civil («Civilian Conservation Corps», CCC), los campamentos situados en los parques estatales («State Parks»). El Servicio de Parques Nacionales había fomentado activamente el movimiento de los parques estatales desde que Tyng Stephen Mather había ayudado a organizar la Conferencia Nacional sobre los parques estatales en Des Moines, Iowa, en 1921. Fue natural que en 1933 se pidiera al Servicio asumir la dirección nacional de los Trabajos de Conservación de Emergencia («Emergency Conservation Work») en los parques estatales cuando se puso en marcha dicho programa. Afortunadamente para el Servicio, Conrad L. Wirth (que luego fue director del NPS entre 1954-61) resultó un administrador excepcional para dirigir este complejo programa nacional. Era un cometido muy amplio y cambiante, que en su punto máximo afectaba a la administración de 482 campamentos CCC asignados a los parques estatales que empleaban a casi 100.000 afiliados en los proyectos de trabajo, orientados por un personal técnico y profesional de varios miles de personas.

En este nuevo programa puesto en marcha se hizo evidente dolorosamente que, en la década de 1930, la mayoría de los estados carecían de cualquier tipo de planes para poner en marcha los sistemas de parques estatales. En 1941, el Servicio publicó su primer informe exhaustivo, Un estudio del parque y el problemas recreativo en los Estados Unidos («A Study of the Park and Recreation Problem in the United States»), un examen cuidadoso de todo el problema del uso recreativo en los parques nacionales, estatales, condales y municipales de los Estados Unidos. Interrumpido por la Segunda Guerra Mundial, el director Wirth (1954-61) retomó esos estudios con el inicio de la Misión 66, y elaboró un segundo informe completo, publicado en 1964 con el titulo «Parques para Estados Unidos, una encuesta de los parques y recursos relacionados en los cincuenta estados y un plan preliminar» («Parks for America, A Survey of Park and Related Resources in the Fifty States and a Preliminary Plan»). Numerosos estudios de ordenación del territorio de cada uno de los ámbitos, de las cuencas fluviales y de las regiones acompañabas y daban apoyo global a ese informe. Los cuatro tipos nuevos de áreas recreativas federales que fiueron añadidos al sistema entre 1933 y 1964 fueron, en general, consistentes con las recomendaciones de esos estudios.

La moderna vía parque, fruto de la edad del automóvil, parece tener su origen en la Westchester County Parkways, en Nueva York, construida entre 1913 y 1930. En un primer momento, el Congreso también aplicó la idea a nivel local —en el Distrito de Columbia— pero más tarde se comprometió con más claridad los proyectos de alcance nacional. El Congreso autorizó su primer proyecto de vía parque en 1913, las cuatro millas de la Rock Creek and Potomac Parkway, que conectaba con el Parque Potomac con Rock Creek y el Parque Zoológico Nacional. En 1928, el Congreso autorizó la Autopista Memorial Mount Vernon (Mount Vernon Memorial Highway) para enlazar el Distrito de Columbia con el Monte Vernon, en conmemoración del bicentenario del nacimiento de Washington. En 1930 esta autopista fue rebautizada con el nombre de «George Washington Memorial Parkway», y se extendió el concepto al ampliar desde Mount Vernon todos los caminos hasta Great Falls, en Virginia, y desde Fort Washington hasta Great Falls, en Maryland (salvo Alexandria y el Distrito de Columbia).

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Congreso extendió la red de vías parque de la Capital Nacional autorizando la Suitland Parkway para proporcionar una vía de acceso a la base de la fuerza área de Andrews, y la Baltimore-Washington Parkway, cuya primera unidad daba acceso a Fort George G. Meade.

La Colonial Parkway en Virginia fue la primera vía parque autorizada por el Congreso fuera de las inmediaciones del Distrito de Columbia. Poporciona una carretera paisajística de 23 millas entre la isla de Jamestown, Colonial Williamsburg y el Campo de Batalla de Yorktown, como parte del monumento nacional Colonial, autorizada en 1930.

Una nueva era para las vías parque nacionales se inició con la autorización de las vías parque de Blue Ridge y Natchez Trace durante la década de 1930. Ya no eran cortas carreteras metropolitanas o condales, sino que servian a una gran variedad de tráficos locales y nacionales, pero protegiendo las carreteras que atraviesan cientos de kilómetros de áreas pintorescas e históricas de paisaje rural. Estas vías parque nacionales diferentes comenzaron como proyectos de obras públicas durante el New Deal y se transformaron en unidades del sistema de parques nacionales.

La Skyline Drive, en el parque nacional Shenandoah, sirvió como prototipo para la Blue Ridge Parkway. El presidente Herbert Hoover concibió la idea de la Skyline Drive durante las vacaciones en su campamento en los Rapidan. Fue diseñada en 1931 y comenzó como un proyecto de socorro () en 1932.

Tras la elección del Presidente Roosevelt rápidamente Congreso Nacional promulgó la Ley de Recuperación Industrial de 1933 para estimular la economía. Entre otras disposiciones, autoriza al Administrador de Obras Públicas, Secretario de Interior Harold L. Ickes, para preparar un amplio programa de obras públicas. El senador Harry F. Byrd de Virginia, con la ayuda de otros, aprovechó la oportunidad para proponer la construcción de una carretera escénica que une Shenandoah y Great Smoky Mountains National Park en un proyecto de obras públicas .

La Blue Ridge Parkway es considerado por muchos como un triunfo en parkway Servicio de diseño, siempre que el automovilista con un sereno entorno propicio para los viajes de ocio y disfrute al mismo tiempo le permite muchas ideas sobre la belleza, historia y cultura de la Sierra Sur. El 469-millas parkway, a veces llamado un gran balcón, los suplentes vistas de montaña y valle con visión íntima de la fauna y la flora de la Blue Ridge y cerca de puntos de vista de las estructuras típicas de montaña, como la Mabry Mill, construido de troncos por los pioneros y sigue funcionando.

El Natchez Trace Parkway es la segunda mayor Parkway Nacional, una proyección de 450 millas de carreteras a través de una zona protegida de bosque, pradera, y sobre el terreno que, en general, sigue la ruta de la histórica Natchez Trace de Nashville, Tennessee, a Natchez, Mississippi. El Antiguo Natchez Trace fue una vez un indio camino y, a continuación, un desierto de carretera y, por último, desde 1800 hasta 1830 una carretera que vincule a la edad de Southwest a la Unión. El parkway se completó en 2003 con el último eslabón al sur de Nashville, Tenneesee. El parkway vínculos históricos y características naturales incluido el monte la langosta, la primera posada en el Rastro, Emerald Mound, una de las mayores estructuras ceremoniales indios en los Estados Unidos, Chickasaw Pueblo y Bynum Mounds en Mississippi, y Colbert del ferry y Metal Ford en Tennessee.

Al igual que la Blue Ridge Parkway, otras dos zonas recreativas del actual Sistema de Parques Nacionales tienen su origen en la Ley de Recuperación Industrial Nacional («National Industrial Recovery Act») de 1933: —Catoctin Mountain Park, en Maryland, y Prince William Forest Park, en Virginia.

Entre muchas otras funciones, la ley de Recuperación Industrial Nacional autorizó la compra federal de tierras consideradas marginales para la agricultura pero valiosas para fines de recreo. En 1936, se puso en marcha un Programa de Áreas Demostrativas Recreativas («Recreational Demonstration Area program») que tenía tres objetivos: 1) desarrollar esas tierras como parques; 2) proporcionar empleo; 3) crear nuevos parques cerca de las áreas urbanas. Se autorizaron 46 proyectos —que comprendían 397.000 hectáreas, en 24 estados diferentes, en su mayoría cerca de los centros metropolitanos— para ofrecer recreo al aire libre a los residentes de unas ciudades abarrotadas.

Se pretendió desde el principio que la mayoría de esos proyectos fuesen luego entregados a los estados y los municipios después de la operación y, en 1942, el Congreso proporcionó la autorización necesaria para ello. En 1946 la mayoría de traspasos se habían llevado a cabo, pero el Servicio de Parques Nacionales retuvó dos de esas áreas: Catoctin Mountain Park, sede de Camp David, de las que 4.500 hectáreas del proyecto original fueron transferidas a Maryland; y Prince William Forest Park (anteriormente Chopawamsic) que se mantuvó también como una unidad administrada por Parques de la Capital Nacional («National Capital Parks»).

Además, otras tierras pertenecientes a esas áreas demostrativas recreativas fueron incorporadas más adelante a otras unidades del Sistema, como a los parques nacionales de Acadia, Badlands, Shenandoah y Theodore Roosevelt, al monumento nacional White Sands, al sitio histórico nacional Hopewell Village, al parque militar nacional Kings Mountain y al parque campo de batalla nacional Manassas. Ahora largamente olvidados, los proyectos de demostración recreativos dejaron varios marcas permanentes en el Sistema de Parques Nacionales e ilustran una vez más la capacidad del Servicio para ayudar a satisfacer las cambiantes condiciones sociales y económicas de la nación.

Entre 1933 y 1964, se añadieron al Sistema cinco áreas de recreo nacional. Este nuevo tipo de áreas de parques federales surgió de los proyectos de regeneración de gran escala del proyecto de la presa Hoover y de los programas de desarrollo de cuencas hidrográficas multipropósito, como el de la Tennessee Valley Authority, que se iniciaron en la década de 1930 y se extendieron por los valles de los ríos de todo el país después de la Segunda Guerra Mundial.

Lago Mead fue la primera área recreativa nacional. La ley del Proyecto del Cañón Boulder («The Boulder Canyon Project Act»), aprobada en 1928, autorizó al Bureau of Reclamation la construcción de la presa Hoover en el río Colorado. Los trabajos comenzaron en 1931 y la presa, la más alta del hemisferio occidental, se terminó en 1935. Al año siguiente, en virtud de las disposiciones de un acuerdo con el Bureau of Reclamation, el Servicio de Parques Nacionales asumió la responsabilidad de todas las actividades recreativas en el Lago Mead.

La siguiente fue el área recreativa nacional de la presa Coulee («Coulee Dam National Recreation Area»), actualmente denominada área recreativa nacional del embalse Roosevelt («Lake Roosevelt National Recreation Area»), creada en 1946 en virtud de un acuerdo con el Bureau of Reclamation siguiendo el modelo del Lago Mead. La construcción de la presa Gran Coulee comenzó en 1933 y la instalación se puso en funcionamiento en 1941, creando un largo embalse, denominado lago Franklin D. Roosevelt, de más de 240 km de largo y unos 1.060 kilómetros de costa.

Aunque otras áreas recreativas de otros embalses fueron administrados por el Servicio durante un tiempo, luego fueron delegadas: lago Millerton, en California, fue entregada al estado de California; lago Texoma, en Oklahoma-Texas, se transfirió al Cuerpo de Ingenieros del Ejército; y la unidad norte de Flaming Gorge, en Utah-Wyoming, paso a depender del Servicio Forestal.

Tres áreas recreativas nacionales más establecidas durante los años 1950 todavía hoy se encuentran en el Sistema de Parques Nacionales. Shadow Mountain, junto a la entrada oeste del parque nacional de la Rocosas, abraza la características de recreo del lago Granby y el lago Shadow Mountain, dos unidades del Gran Proyecto Colorado-Thompson. El cañón Glen fue establecido en 1958 para proporcionar actividades recreativas en el lago Powell, formado detrás de la presa Glen Canyon en el río Colorado, uno de las presas más altas del mundo. El áreas recreativa nacional Whiskeytown Shasta-Trinity, en California, fue creado por ley del Congreso en 1962. El Servicio de Parques Nacionales, sin embargo, administra las instalaciones de recreo sólo en el embalse Whiskeytown, mientras que el Servicio Forestal se ocupa de las mismas instalaciones, más amplias, en Shasta y Trinity.

En 1964, la aplicación del concepto de áreas recreativas nacionales en los grandes embalses de las presas federales, ya fuesen construidas por el Bureau of Reclamation o el Cuerpo de Ingenieros, fue bien aceptado por el Congreso. Ocho reservas más de este tipo fueron autorizados como adiciones al Sistema de Parques Nacionales entre 1964 y 1972.

La primera encuesta de costas recreativas de los años 1930 dio lugar a una recomendación de que se protegieran para ser preservados 12 tramos principales de costas virgenes del Atlántico y del Golfo, con 437 kilómetros de playa. Llego la Segunda Guerra Mundial y no se produjo ninguna acción al respecto antes de 1954, cuando una sola de las áreas propuestas fue creada: costa nacional de Cabo Hatteras, en Carolina del Norte. En todas menos una —Cape Cod— habian comenzado desarollos comerciales. Nuevas encuestas del litoral concluyeron en varios informes principales, como de la costa Nuestras moribundo litoral («Our Vanishing Shoreline», 1955); «Un informe sobre la Encuesta sobre áreas recreativas de la costas del Atlántico y del Golfo» («A Report on the Seashore Recreation Survey of the Atlantic and Gulf Coasts» , 1955); «Nuestro cuarto litoral, Encuesta sobre áreas recreativas en la ribera de los Grandes Lagos» («Our Fourth Shore, Great Lakes Shoreline Recreation Area Survey» , 1959); y «Encuesta sobre áreas recreativas en la costa del Pacífico» («Pacific Coast Recreation Area Survey», 1959). En 1972, los frutos de este programa incluyeron ocho costas nacionales y cuatro riberas de lago nacionales («National Lakeshores»), la primera de ellas autorizados antes de 1964.

El concepto de costa nacional llegó a la costa del Pacífico en 1962, con la autorización de Point Reyes, en California, que abarca más de cuarenta millas de costa, incluyendo la histórica bahía Drakes, punta Tomales y la misma punta Reyes. También llego el concepto a la costa del Golfo en 1962, con la autorización de Padre Island, en Texas. Esta gran isla costera se extiende 113 millas a lo largo de la costa de Texas, desde Corpus Christi, al norte, hasta casi Mexico, en el sur, y varía en anchura desde unos pocos cientos de metros hasta unas tres millas. Hay algunas desarrollos privados en cada uno de los extremo de la isla.

Además de las «unidades» del «Sistema de Parques Nacionales», el Servicio de Parques Nacionales proporciona también asistencia técnica y financiera a varias «Áreas Asociadas» («Affiliated Areas»), que comprenden una gran variedad de lugares, en los Estados Unidos y Canadá, que preservan importantes propiedades ajenas al «Sistema de Parques Nacionales». Algunas de ellas han sido reconocidas por Ley del Congreso, otras han sido designadas «Lugares Históricos Nacionales» por el Secretario de Interior en virtud de la potestad que le confiere la «Ley de Sitios Históricos» de 1935 («Historic Sites Act»). El área asociada de mayor extensión es la Reserva Nacional New Jersey Pinelands, con 4.711 km² y la más pequeña el Memorial Nacional Benjamin Franklin con menos de 40 m². (Las zonas asociadas se señalan en las tablas que siguen).

El «Registro Nacional de Lugares Históricos» («National Register of Historic Places»), con cerca de 79.000 entradas, está administrado por el Servicio de Parques e incluye automáticamente todas las áreas del «Sistema de Parques Nacionales» designadas debido a su importancia histórica, incluyendo todos los «parques históricos nacionales»/«sitios históricos», los «campos de batalla nacionales»/«parques militares», los «memoriales nacionales» y algunos «monumentos nacionales».

Delaware es el único estado sin ninguna unidad en el «Sistema de Parques Nacionales»; si tienen alguna unidad Washington DC, Guam, Samoa Americana, las Islas Vírgenes y Puerto Rico.

Casi todas las unidades gestionadas por el Servicio de Parques Nacionales participan en el programa «National Park Passport Stamps» («Sellado de Pasaporte de Parque Nacional»).

Muchas unidades del Sistema de Parques, en especial aquellos con muchas visitas, cobran una entrada que va desde 1 dólar a los 25 dólares por semana. Se pueden adquirir pases anuales, que permite la entrada ilimitada al sistema de parques nacionales por $80 al año (este pase anual cubre la mayoría de las tierras federales de esparcimiento, incluso las administrados por otros organismos). Este pase da derecho a la libre entrada, aunque otros cargos aplicables, como el estacionamiento, camping, backcountry acceso, etc, se siguen aplicando.

Al principio



Parqués

Tablero de parqués para 4 jugadores

Parqués es un juego colombiano de mesa derivado del antiguo Pachisi de la India. Aunque se podría pensar que el juego se originó con la colonización española a partir del Parchís, hay consenso casi unánime en Colombia en que la procedencia del juego es autóctona. No puede derivarse del Parchís porque las reglas son completamente diferentes; el Parchís sólo tiene un dado, por ejemplo. Además, en ningún otro país latinoamericano se juega el Parqués. El juego más parecido al parqués es el Parcheesi, juego estadounidense que también se juega con dos dados y con una mecánica del juego similar.

El parqués es un juego de pensar influido por el azar; se juega con dos dados, pero se deben pensar las jugadas para tratar de escoger la mejor. El tablero tiene 96 casillas y las respectivas cárceles (lugar inicial de las fichas) de cada jugador. Cada jugador posee 4 fichas; sin embargo, se puede jugar con menos fichas. Hay tableros de parqués para 4, 6 , 8 y 12 jugadores.

Por ser autóctono de ese país, el juego tiene bastante popularidad en Colombia. Es jugado tanto por niños como por adultos. Usualmente, los adultos lo juegan apostando dinero: le asignan diferentes valores a jugadas como sacar la primera ficha, capturar fichas o ganar el juego. Los tableros pueden ser de varios tipos y motivos: el tipo más común es el tablero enmarcado que permite que se lancen los dados encima de él. También hay versiones de bolsillo que están hechos de cartón. Generalmente, las casillas especiales llamadas "cárceles" son decoradas con imágenes de la cultura popular como son fotos de actores, cantantes, emblemas de equipos de fútbol, entre otros.

Los tableros se pueden conseguir por un precio módico y usualmente vienen enmarcados, para permitir el lanzamiento de los dados encima de ella con facilidad. Hay versiones de tableros hechos en cartón para facilitar la portabilidad. Asimismo, los entusiastas del juego pueden dibujar y enmarcar el tablero ellos mismos.

Las fichas son similares a los peones del ajedrez y cada jugador posee fichas de un color específico, lo mismo que su cárcel y sus casillas de llegada. Como se juega con dos dados, el menor valor a sacar es 2 y el máximo 12. Cuando se saca el mismo valor en ambos dados se llama presada ó "pares" y tiene un significado especial; ver más abajo.

Todos los jugadores comienzan con sus fichas en las respectivas cárceles. El primer turno se escoge por medio de los dados: el jugador que saque el mayor número es el que comienza el juego. Tiene tres oportunidades para sacar sus fichas de la cárcel y posicionarlas en la casilla de salida. Se sacan fichas con las presadas o pares, es decir, cuando ambos dados tienen el mismo valor. Por ejemplo, 1-1 y 3-3 son presadas ó pares. Los pares 1-1 o 6-6 sacan todas las fichas de la cárcel; las restantes, como 3-3, sacan sólo dos. Existe una variación a esta regla, que debe ser acordada al comienzo del juego: Si el jugador obtiene 1-1 o 6-6 en los dados, podrá sacar de la cárcel, si quiere, dos fichas y en este caso tendrá de opción de mover una de las fichas el valor que tenga un dado, es decir, mover 1 o mover 6.

Si puede sacar alguna ficha tiene que lanzar de nuevo y pasar el turno. El turno se pasa al jugador en la derecha. Después de que haya salido de la cárcel, el jugador debe decidir cómo distribuir su puntaje: puede "correr" ("mover") todo con una sola ficha o mover lo de cada dado con una ficha. La mecánica del juego continúa de esta manera hasta que algún jugador lleve todas sus fichas hasta la casilla final. En este momento, habrá ganado el juego.

El objetivo del juego es hacer llegar las 4 fichas desde la casilla (lugar) de salida hasta el final, antes de que los oponentes lo hagan. El turno se pasa por la derecha. Hay una variación donde se juega hasta con 15 fichas por jugador cuando juegan sólo dos personas, para que el juego sea más interesante.

Todas estas tácticas se aprenden y perfeccionan con la práctica. Obviamente, no es una lista exhaustiva. Además, el resultado de estas tácticas depende del estado actual del juego y de la suerte.

Para capturar fichas (comer fichas, mandar a la cárcel), hay que poner la ficha de uno en la misma casilla de la ficha del oponente. La ficha se captura y se devuelve a la cárcel. Hay casillas de "seguro" donde no se puede mandar a la cárcel. Después de comer una ficha, se debe avanzar lo que le queda en el otro dado con otra de las fichas que se encuentre en la tabla de juego, excepto si es la única ficha con la que se cuenta; sólo en ese caso se puede avanzar con el mismo dado. Cada vez que un jugador se coma una ficha de un oponente tiene derecho a un nuevo lanzamiento de los dados sólo cuando saca pares. Si el jugador tiene una ficha en la cárcel y saca pares tiene que salir de la cárcel, obligatoriamente. No será soplado si tiene una ficha para comer con el valor de los dos dados o no sale de la cárcel y come la ficha. Pero será soplado si no come o sale de la carcel. También se pueden comer fichas en la casilla de salida si hay una ficha ajena en la salida y el otro jugador sale de la cárcel.

Al principio



Parques nacionales de México

Cascada Basaseachi.jpg

Los parques nacionales de México son áreas protegidas mediante un decreto oficial, generalmente por el presidente con uno o más ecosistemas que se signifiquen por su belleza escénica, su valor científico, educativo de recreo, su valor histórico, por la existencia de flora y fauna, por su aptitud para el desarrollo del turismo, o por otras razones análogas de interés general.

Lista oficial de los parques nacionales de México. Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Al principio



Source : Wikipedia