Pamplona

3.3731501057146 (946)
Publicado por roy 16/04/2009 @ 02:07

Tags : pamplona, navarra, españa

últimas noticias
En Pamplona se masca la tragedia - Sport
Sevilla, Barça y Madrid. Los tres peores rivales para escaparse del descenso. Todo un reto final para Osasuna Sólo los más fuertes resisten al final. Osasuna se la juega, y de qué manera, contra los mejores en las tres últimas jornadas....
Miguel Sanz y José Blanco acuerdan la construcción del TAV ... - EiTB
El presidente del Gobierno foral de Navarra, Miguel Sanz, y el ministro de Fomento, José Blanco, han firmado en Pamplona los protocolos para construir el corredor ferroviario de alta velocidad Pamplona-Zaragoza. Según Sanz, esta obra permite el...
PAMPLONA, 16 (EUROPA PRESS) - Finanzas.com
El hasta ahora responsable de Acción Sindical en Volkswagen Navarra, Chechu Rodríguez, ha sido elegido hoy secretario general con el 99% de los votos de los 107 delegados que acudieron esta mañana a la celebración de la VIII Conferencia de la Sección...
Pamplona, preparada para acoger la próxima semana la I Bienal de ... - Europa Press
Pamplona ya está preparada para recibir entre los días 19 y 22 de mayo a un numeroso elenco de arquitectos latinoamericanos y españoles que participarán en la I Bienal de Arquitectura Latinoamericana. El encuentro ha sido organizado por la Universidad...
El Piélagos viaja a Pamplona en busca de la permanencia - El Diario Montañés
La cita será esta tarde, en el Estadio Larrabide de Pamplona, donde se enfrentaran a las locales del Scania Navarra, ya los conjuntos del Krafft San Sebastián y Tenerife Cajacanarias. El objetivo de las pupilas de Fidel López es asegurar la permanencia...
La fase final de la 'Babolat CUP' se jugará en Pamplona - Melilla Hoy
La Territorial de Tenis ha celebrado las rondas finales de la fase territorial del Nacional "Babolat CUP", que se celebrará en Pamplona, en la "Agrupación Deportiva San Juan", desde los días 26 al 31 de mayo. La fase clasificatoria ha contado con la...
Familiares y amigos de detenidos por 'kale borroka' se manifiestan ... - La Gaceta de los Negocios
Pamplona.- Familiares y amigos de jóvenes detenidos en Navarra por su presunta pertenencia a Segi o vinculación con actos de 'kale borroka', unas 4.000 personas según los organizadores, se manifestaron esta tarde por las calles de Pamplona "en contra...
MRA-ElPozo, primera estación hacia el título - La Verdad (Murcia)
Pero que nadie se confunda; ganar al MRA en Pamplona no será fácil. Su rival ganó hace seis días en la cancha del todopoderoso Interviú. El equipo de Duda ha jugado doce veces en Pamplona, ha ganado en siete ocasiones y ha empatado en las otras cinco....
SEVILLA FC: A POR UNA VICTORIA EN PAMPLONA, 16 AÑOS DESPUÉS - noticias.info (Comunicado de prensa)
Pamplona ni mucho menos era zona franca, por aquel comienzo de los 90 Osasuna, con jugadores de la talla de Jan Urban, era un equipo difícil, muy fuerte y correoso en su campo. El encuentro en cuestión estuvo marcado por la igualdad ya diez del final...
Blanco dice que Rajoy demuestra "una codicia sin escrúpulos" al ... - Europa Press
Blanco participó esta mañana en Pamplona en el Comité Regional del PSN. Durante su intervención, el titular de fomento puso de relieve que en el Debate sobre el Estado de la Nación se ha puesto en evidencia que Rajoy "no fue capaz de formular ni una...

Pamplona

Pamplona (España )

Pamplona (en euskera, Iruña como forma cooficial e Iruñea según la Real Academia de la Lengua Vasca) es la capital de la Comunidad Foral de Navarra (España) y centro de la cuenca de Pamplona.

Fue fundada en el 74 a. C. por el general romano Pompeyo sobre un poblado preexistente llamado Iruña o Bengoda. Durante la Edad Media fue la capital del Reino de Pamplona y posteriormente del Reino de Navarra, y por ello hoy es considerada por la mayoría del nacionalismo vasco la capital histórica de Euskal Herria.

Se extiende a ambas orillas del río Arga. Es el centro financiero y comercial de Navarra, además de centro administrativo. Su población (2008) es de 199.608 habitantes, y alcanza los 330.000 habitantes si se incluyen los municipios que constituyen el área metropolitana de Pamplona.

Es un importante núcleo de actividad industrial, siendo las actividades de mayor importancia la automoción (con la fábrica de Volkswagen), energía eólica (Gamesa, Acciona, M.Torres e Iberdrola), materiales de construcción, metalurgia, papel y artes gráficas y transformados cárnicos. La docencia y la sanidad constituyen la segunda actividad económica de la comunidad.

El nombre euskérico parece derivarse del euskera "Hiri", traducido como "ciudad o villa". Los pueblos con ese componente (hiri) fueron poblados por motivos estratégicos o comerciales y acabaron siendo centros de referencia comarcales y, en consecuencia, para los naturales eran "la ciudad". Según otros, puede hacer mención al río "Runa" , hoy llamado Arga.

En época del imperio romano, el poblado de Iruñea se convirtió en ciudad a través de la fundación de "Pompaelo", fundada por Cneo Pompeyo Magno en el año 74 a. C., que estableció un campamento militar que con el tiempo sería Pamplona.

Pompaelo, que recibió el nombre de su fundador, no fue más que una pequeña civitas edificada por legionarios, donde fueron asentados los vascones de la antigua aldea.

La defensa de la ciudad sería relativamente sencilla al estar situada a cierta altura y encontrarse protegida por el río Arga que la rodea, bastando con amurallar sólo uno de sus flancos. En casi toda la zona cercana al río existirían entonces zonas boscosas o de arbustos, que aseguraban la subsistencia de los rebaños, el suministro de madera y de algunos frutos. La parte más cercana a la muralla contendría las edificaciones, con el Foro en el centro y una calle desde éste hasta la muralla, donde seguramente una puerta se abría en dirección a la zona del Valle del Ebro. Los cultivos se ubicarían en el exterior de la ciudad y en la zona cercana al río. Podría existir una relación clientelar previa de Pompeyo con algún jefe vascón ya que sabemos que nueve personas de la ciudad vascona de Segia recibieron la ciudadanía romana de Cneo Pompeyo Estrabón, padre de Pompeyo Magno, el año 90 a. C., en recompensa por su ayuda en la toma de Ausculum (en el Piceno) durante la guerra de Italia, llamada también guerra Mársica.

La Pamplona romana disponía de termas, según los últimos hallazgos arqueológicos de la céntrica Plaza del Castillo, lo que confiere al asentamiento una categoría superior a la que tradicionalmente se había considerado.

La dominación visigoda de Pamplona es un tema políticamente polémico. Pese a haber sido sede episcopal de la iglesia visigoda, y haber necrópolis visigodas en Pamplona, existe alguna polémica sobre si existió o no dominación visigoda sobre la ciudad o, simplemente convivencia. Los testimonios arqueológicos y documentales han recibido diversas interpretaciones en algunos casos derivadas de la polémica política.

Tras los episodios visigodos, musulmanes y carolingios, en la segunda mitad del siglo IX la ciudad se afianza en el emergente núcleo cristiano. La dinastía Jimena, en el siglo X, vertebra este movimiento social y político y da lugar al Reino de Pamplona, así llamado originariamente perviviendo esta denominación los dos siglos siguientes, hasta que en 1164 tomó el título de Reino de Navarra. Con este cambio nominal se pretendía subrayar la soberanía del territorio, del conjunto de Navarra, y marcar distancias frente a la poderosa corona de Castilla. La expulsión de los musulmanes y la formación del reino de Pamplona atrajo a nuevos pobladores (siglo X).

En el entorno de la ciudad originaria (Navarrería, donde se encontraban los vascones) surgieron nuevos núcleos de población (San Nicolás, cuya población era más heterogénea y San Cernin mayoritariamente francos), todos ellos con administración y privilegios propios, aunque bajo la autoridad del obispo.

Esta estructura provocó frecuentes desavenencias y enfrentamientos desde 1213, que culminarían con la destrucción de la "Navarrería" y la masacre de su población en septiembre del año 1276. Este terreno quedó totalmente abandonado durante casi 50 años.

Ocupada por el ejército al mando del Duque de Alba por orden de Fernando el Católico en 1512. Pamplona, que era beaumontesa en la guerra civil entre beamonteses y agramonteses, y con las tropas castellanas en sus puertas se rindió el 25 de julio de 1512. Otros lugares de Navarra ofrecieron una mayor resistencia.

Tras la conquista es anexionada, junto con gran parte del Reino de Navarra, al Reino de Castilla en la reunión de las Cortes Castellanas en Burgos el 7 de julio de 1515. Reunión en la que no intervino ningún navarro.

Tras la ocupación se produjeron tres intentos de reconquistar el Reino de Navarra. En el mismo 1512 las fuerzas navarras con apoyo de las francesas sitiaron Pamplona del 7 al 27 de noviembre, pero se retiraron a la llegada del invierno. Otro intento, en 1516, no llegó a Pamplona porque fueron detenidos en el valle de Roncal. En mayo de 1521 se recuperó todo el reino, incluida Pamplona, con la colaboración de sus habitantes, que se sublevaron en contra de los ocupantes castellanos. Aquí resultó herido el fundador de los Jesuitas, Ignacio de Loyola, oñacino que luchaba con los castellanos, mientras que los hermanos de San Francisco Javier lucharon para liberar el Reino. Poco después, en la sangrienta batalla de Noáin el 30 de junio de 1521, las fuerzas navarras, en inferioridad numérica perdieron definitivamente Pamplona. La ciudad de Pamplona, tras estas batallas y asedios debío quedar económicamente maltrecha pues el propio rey otorgó una exención de impuestos a sus habitantes durante cinco años.

Resistió los ataques franceses de 1794 (Guerra de la Convención), pero durante la Guerra de la Independencia fue una de las primeras plazas en caer en poder de las tropas Napoleónicas, en 1808, permaneciendo bajo su dominio hasta 1813.

En Pamplona tuvo lugar el primer levantamiento ("pronunciamiento", se decía entonces) liberal, en 1814, a cargo de Espoz y Mina.

A finales del siglo XIX se produjo la "Gamazada", movimiento popular en defensa de los Fueros, que los navarros decidieron perpetuar la memoria de lo sucedido para transmitirla a las generaciones posteriores. Para ello se construyó en Pamplona en 1903 el Monumento a los Fueros, ante el Palacio de Navarra, pagado por suscripción popular. Consta de varias inscripciones: En una de ellas, en caracteres supuestamente ibéricos, se representa una leyenda redactada en vascuence por Fidel Fita, que dice: " Nosotros los vascos, que no tenemos otro señor que Dios, acostumbramos a dar acogedor albergue al extranjero, pero no queremos soportar su yugo. Oídlo bien vosotros, nuestros hijos". Otra inscripción en euskera dice: "Aquí estamos los euskaldunes de hoy congregados por respeto a la memoria de nuestros antepasados, porque queremos mantener nuestra ley".

Pamplona permanecerá encerrada en sus murallas hasta los inicios del siglo XX. La población vivirá constreñida, reducida a un espacio cada vez más angosto que le impedirá afrontar los retos de una sociedad que comienza a abandonar las formas de vida y de trabajo del Antiguo Régimen. Es por esto por lo que la ciudad no se expandía sino que crecía hacia arriba. Muchos edificios antiguos, tienen una altura relativamente alta comparada con edificios de la misma época y de otras ciudades.

Primando los intereses de la ciudad sobre los puramente patrimoniales, en 1905, las murallas comienzan a caer, desde la Taconera al Labrit, para permitir el crecimiento ordenado hacia el Sur. Así surgió el Segundo Ensanche (el Primero se había producido en 1888 y solo había sido una tímida expansión urbanística en torno a la Ciudadela). Desde el centro de la ciudad constituido por la Plaza del Castillo hacia el Sur se abrieron nuevas calles, planteadas con un esquema riguroso, a la manera del aplicado por Cerdá en el "Ensanche de Barcelona".

En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, que llevaron a la II República, en Pamplona triunfo la coalición monárquico-derechista (10 carlistas jaimistas, 1 monárquico), con 17 concejales; los candidatos republicano-socialistas obtenían 12 (uno socialista), mientras que los nacionalistas vascos no obtuvieron ningún escaño. Sin embargo, el Bloque republicano-socialista impugnó estas elecciones por lo que se repitieron el 31 de mayo con victoria del bloque de izquierdas, que alcanzó en Pamplona 8.645 votos y 15 concejales, por 6.997 sufragios y 14 ediles que sumaron las derechas. El republicano Mariano Ansó fue elegido alcalde. Sin embargo, varios de los concejales, entre ellos el propio Ansó, pasaron a cargos provinciales, por lo que a finales de 1932, la corporación municipal estaba compuesta por 13 concejales tradicionalistas, 6 republicanos radicales, 3 socialistas, 3 miembros de Acción Republicana, 2 radical-socialistas, 1 republicano autónomo y un independiente. Nicasio Garbayo, de Acción Republicana, fue elegido alcalde. En agosto de 1934, Garbayo y todos los tenientes de alcalde izquierdistas presentaron la dimisión, con lo que fue el carlista Tomás Mata quien ocupó la alcaldía, puesto que conservó durante la Guerra Civil y hasta 1940.

A partir de 1932, los carlistas actuaban abiertamente como grupo paramilitar con diversos incidentes en las calles de Pamplona y alrededores, con destacados líderes como Silvano Cervantes, Mario Ozcoidi y Jaime del Burgo (padre de Jaime Ignacio del Burgo).

Tras la victoria del Frente Popular en España, el general Mola fue trasladado de Marruecos a Pamplona, como gobernador militar, en un intento de dividir a los golpistas y controlarlo. En Pamplona había ganado el bloque de derechas, incluidos los carlistas con 11.963 votos, frente a 2.416 de izquierdas y 2.416 de los nacionalistas vascos. El efecto fue el contrario al buscado por el gobierno de la República ya que el general Mola por mediación de Raimundo García García “Garcilaso” director del “Diario de Navarra” se puso en contacto con los grupos paramilitares carlistas “requetés”.

El 18 de julio el golpe de estado, llamado por los sublevados “Alzamiento Nacional”, tiene éxito en Pamplona, con alguna pequeña resistencia en alguna calle de la ciudad y por parte del comandante de la Guardia Civil en Navarra, José Rodríguez-Medel Briones que ante le negativa de sumarse a la sublevación y cuando estaba organizando a fuerzas leales a la República, fue asesinado por uno de sus subordinados. Se colocó el bando, que había sido impreso en los talleres del “Diario de Navarra” y fueron asaltadas varias sedes, entre otras la del PNV donde se editaba “La Voz de Navarra”, siendo encarcelado su director José Aguerre, para posteriormente editarse el “Arriba España”. Iniciándose seguidamente la purga de los funcionarios y los fusilamientos en la parte de atrás de la ciudadela, que se prolongaron hasta después de finalizar la guerra. Pamplona no fue frente de guerra pero, aun así, en una ciudad que contaba con 42.259 habitantes en el censo de 1930, fueron asesinados 303 personas, entre ellas seis que habían sido concejales: Florencio Alfaro Zabalegui, Gregorio Angulo Martinena, Corpus Dorronsoro Arteta, Victorino García Enciso, Mariano Sáez Morilla e Ignacio Sampedro Chocolonea. La media de ejecuciones, calculando el incremento de la población desde 1930, fue del 6,76 por mil en Pamplona (para datos de Navarra véase Víctimas de la Guerra Civil en Navarra).

En el fuerte San Cristóbal, situado en el monte Ezcaba, cercano a la ciudad, sucedió uno de los hechos más trágicos de la Guerra Civil, pues sus instalaciones fueron utilizadas como "campo de concentración" y cárcel para los antifranquistas en condiciones infrahumanas, resultando que el 22 de mayo de 1938, se produjo la mayor fuga de presos de la historia de España. Ese día 795 presos abandonaron el fuerte en el hecho conocido como la Fuga del Fuerte San Cristóbal, de ellos sólo tres consiguieron escapar y cruzar la frontera con Francia; 211 fueron abatidos y el resto recapturados. De los detenidos, 14 fueron condenados a muerte, y fusilados el 8 de septiembre de 1938 junto a la Ciudadela de Pamplona.

La Transición del franquismo a la democracia se vivió en la capital navarra con particular intensidad, primero en el plano sindical y después, de manera generalizada, en el político y cultural. Destaca en Pamplona la virulencia de la semana pro-amnistía de mayo de 1977, con dos muertos de los siete habidos en la C.A.V y Navarra y, en especial, los Sanfermines de 1978, que, según fuentes vinculadas al nacionalismo vasco, marcaron el futuro de Navarra.

Según describió Mario Onaindia en la primera etapa de la transición no hay muchos atentados de ETA, pues fue el momento en que se replanteó la lucha armada que se realizaba desde el franquismo. Sin embargo posteriormente se recrudeció la actividad de la organización terrorista ETA, (que planteó la alternativa KAS ), con el apoyo de algunos sectores de la clase obrera de la capital navarra próximos al partido político Herri Batasuna (HB) y de jóvenes que, atraídos por la orientación marxista y colectivista de la banda, encuentran salida a su frustración económica, política y personal ingresando en dicha organización armada, según la tesis que mantienen los defensores del nacionalismo español Patxo Unzueta y Jon Juaristi.

Algunos autores han apuntado que sus privilegios fiscales fueron un aspecto decisivo que permitió a Navarra avanzar en su propio desarrollo económico, que se acentuaría tras la Ley del Amejoramiento del Fuero en 1982, llevándola a figurar actualmente entre las comunidades autónomas más ricas y con mayor PIB per cápita de España.

En la actualidad Pamplona, superada la transición a la sociedad industrial, se presenta como una ciudad de tamaño medio que reparte su actividad entre la industria y los servicios, destacando la excesiva dependencia existente de algunas empresas como Volkswagen.

La "capital del viejo Reyno" en la actualidad es un proyecto a futuro puesto que, a tenor de las estadísticas regularmente realizadas (Navarrómetro), aunque todavía no revisten especial importancia los efectos de los problemas de las grandes urbes (tráfico, polución, ruido, accesibilidad, transporte público, aglomeración urbana ...), debe afrontar estos problemas antes de que aparezcan, puesto que la población de la comarca en la que se sitúa ronda los 360.000 habitantes. Aun así disfruta del nivel más bajo de delincuencia del país, en parte debido a la especial vigilancia antiterrorista y al hecho de que existan cuatro cuerpos policiales (Policía Municipal, Policía Foral, Guardia Civil y Policía Nacional) en la misma ciudad.

El último logro ha sido la próxima construcción de la estación de alta velocidad que la uniría a la red vasca formando el eje Bilbao-Barcelona y Sevilla-Paris, lo que se añade -entre otras infraestructuras de comunicaciones- la nueva estación de autobuses, ya realizada, y el proyecto de ampliación del aeropuerto.

En cuanto a las infraestructuras culturales, se inauguró en 2003 el Palacio de congresos y Auditorio, y posteriormente se han ido incorporando varios centros cívicos culturales (denominados bajo la marca "Civivox") en diferentes barrios de la ciudad. Para el año 2016, la ciudad es una de las candidatas a Capital Europea de la Cultura junto a ciudad polaca de Toruń: en ese año, la capitalidad le corresponde a una ciudad española y otra polaca.

La oposición detecta por su parte serias carencias en la ciudad, como pudieran ser: el precio de la vivienda de compraventa y alquiler, el elevado número de viviendas vacias, especialmente en las últimas promociones urbanísticas, el excesivo centralismo de la capital respecto de la provincia, la escasa oferta cultural, la creación de aparcamientos en el centro de la ciudad, critica también la llamada "política de hormigón" llevada a cabo o favorecida por el gobierno municipal, debido a los grandes proyectos urbanísticos (Baluarte, estaciones, Corte Inglés, restructuración de la Plaza del Castillo, parkings subterráneos, etc.) y la desatención a los problemas de tipo "social".

La bandera está formada por un paño verde de proporciones 1/3 con el escudo de Pamplona en el centro en sus esmaltes. Se utiliza desde 1923 año en que con motivo de V centenario del Privilegio de la Unión el ayuntamiento acordó realizar otra bandera en talefán verde, por encontrarse la anterior muy deteriorada. Anteriormente la bandera de Pamplona fue de color blanco y azul y no se sabe a ciencia cierta a que se debe el color verde de la bandera actual. Los investigadores y archiveros no han dado con el acuerdo que convirtiera en verde el pendón, que el Privilegio de la Unión ordena que sea azul.

En campo de azur (azul), león pasante de plata, lampasado y armado de gules (rojo) y surmontado, al centro, por corona real de oro; en bordura, las armas de Navarra, cadenas de oro sobre gules (rojo). Al timbre, corona ducal.

Tradicional se representa el escudo de forma apuntada y de timbre una corona formada por cuatro florones (tres a la vista) con forma de lis y otros tres de menor tamaño, con forma de trébol de tres hojas, aunque han existido otras formas de representarlo, en escudo francés o escudo ovalado.

Pamplona posee un aeropuerto en el término municipal del vecino Noáin, y una estación de ferrocarril en el barrio de San Jorge, que será desmantelada en un futuro para construir la nueva estación de ADIF para el tren de alta velocidad en en el pamplonés barrio de Echavacoiz. Pamplona está comunicada por autovía o autopista con todas las capitales de las provincias que rodean a Navarra (Vitoria, San Sebastián, Logroño y Zaragoza), excepto con Huesca, con la que (mientras no termine la construcción de la autovía A-21) se comunica mediante carretera nacional. También cuenta con comunicaciones por carretera con el departamento francés de Pirineos Atlánticos, fronterizo con Navarra, y con sus ciudades más importantes.

Pamplona cuenta con una red de transporte público que une las diferentes poblaciones que conforman el área metropolitana con la zona centro de Pamplona y entre sí, basada en una flota de autobuses conocidos popularmente como "Villavesas". Actualmente son 23 las líneas diurnas que circulan por la ciudad, y 10 las nocturnas. La línea 4, la más usada, cuenta con una flota de 16 autobuses.

La primera parte urbanizada de Pamplona fue la zona de la Catedral, donde se asentaron los romanos, junto a un poblado vascón. Más tarde, durante la Edad Media, se conformarían los tres burgos de Pamplona: la Navarrería (el más grande, con población navarra), y San Cernin y San Nicolás, con población de francos. También se conoce de la presencia de juderías, que hacia finales del siglo XV, serían expulsados. Estos burgos, permanecerían así mucho tiempo, y en muchas ocasiones enfrentados. Este problema, fue solucionado con la unión de los tres burgos, bajo el Privilegio de la Unión. Lo que antes eran fosos, pasaron a ser calles. De esta forma quedaría configurada Pamplona de nuevo por mucho tiempo.

Durante el siglo XIX, Pamplona ve aumentada su población. Ante la negativa de tirar las murallas, se construyen nuevas plantas de viviendas sobre viviendas antiguas, es decir, se eleva la altura de los edificios. Con la Desamortización de Mendizábal, se aprovechan espacios, antes de conventos o iglesias para construir. En la segunda mitad del siglo XIX, Pamplona pide abrir las murallas, para poder crecer, y no seguir viviendo en situaciones de insalubridad, y con tales necesidades de vivienda. Las peticiones no son aceptadas. Finalmente, el Ejército tras negociación, accede a tirar dos de los Baluartes en 1884, para construir el Primer Ensanche, donde se construirán los cuarteles de infantería y unas seis manzanas de edificios para la burguesía, por lo que no se solventaba el problema para la mayoría de la población. De todos modos, fue la primera reforma urbanística destacable en mucho tiempo. Como ya se ha dicho, el problema no se había solucionado, con lo que se sigue insistiendo para tirar las murallas, hasta que finalmente se accede a principios del siglo XX. Se construye un Segundo Ensanche, similar al de Barcelona, de manzanas cuadras, con calles rectas. Algunos decían que no se llenaría nunca. Hubo otros proyectos, como hacerlo hacia la Rochapea, donde ya había un pequeño "barrio", o hacerlo hacia el oeste.

Por la negativa continuada del Ejército para derribar las ya inútiles murallas, Pamplona no pudo tener antes un Ensanche como lo tuvieron en Barcelona, San Sebastián u otras ciudades españolas. Actualmente, poco a poco, este Ensanche va revalorizándose, gracias a la calidad de sus edificios y buena planificación, aunque corre mucho riesgo especulatorio.

A mediados del siglo XX, con el inicio de la industrialización, surgen o se reactivan en torno a la población histórica barrios alejados del centro urbano, destinados a recoger a los inmigrantes llegados en su mayoría del entorno rural. Es el caso de la Chantrea, al pie de la ciudad, al otro lado del río; de la Rochapea, de San Jorge, cerca de la estación de ferrocarril; y de la Milagrosa, en el flanco Sur. La ampliación del término municipal culminó en 1998 con la incorporación de Mendillorri, una moderna zona residencial, y la trama urbana se expande actualmente en nuevas urbanizaciones, como Ezcaba, Buztintxuri y Lezkairu-Arrosadía.

Al mismo tiempo que la ciudad se desarrolla en la segunda mitad del siglo XX, los pequeños municipios del entorno, hasta entonces dedicados al campo, súbitamente se transforman en lugar de residencia de la nueva población industrial. Así sucedió, por ejemplo, en Noáin, Zizur Mayor, Barañáin, Ansoáin, Berriozar, Burlada y Villava.

Pamplona presenta un gran contraste entre la ciudad moderna, con numerosos jardines, grandes avenidas, la ciudad medieval amurallada, con pequeñas callejuelas, edificios antiguos y elegantes en el casco viejo, y los ensanches, plazas y bellos monumentos. Y esto ocurre, a diferencia de otras ciudades que mantienen separados su casco antiguo y el moderno, conjugando admirablemente tradición con modernidad en las mismas zonas.

Así lo podremos apreciar fundamentalmente en su muralla, reconstruida en los siglos XVI y XVIII, que en extraordinaria longitud, parcialmente paralela al río Arga, abraza la ciudad en extraordinaria armonía.

La antigua ciudad amurallada se extiende hoy sobre la cuenca del río Arga y forma con los municipios colindantes un continuo urbano que alberga aproximadamente a 330.000 habitantes: más de la mitad de la población de la Comunidad Foral.

La población de Pamplona (2007) es de 200.569 habitantes, aunque su área metropolitana, formada por 18 municipios, cuenta con una población total de 328.511 habitantes; algunos de los municipios que la engloban son: Aranguren, Noáin, Galar, Huarte, Beriáin, Cordovilla, Zizur Mayor, Barañáin, Burlada, Villava, Egüés, Arre, Berriozar, Oricáin, etc. La población de Pamplona ha crecido considerablemente en los últimos años gracias a la inmigración. Y se han puesto en marcha numeroso planes urbanísticos para albergar a 500.000 personas. La oposición por su parte destaca que actualmente (2007), existirían planes urbanísticos para un incremento de la población tres veces superior al previsto hasta el año 2020.

Es de destacar que en 1996 sólo 3.126 personas residentes en Pamplona habían nacido en otro país. Como en toda España, la cifra ha aumentado muy considerablemente a partir de esta fecha.

Los Sanfermines son las fiestas que Pamplona celebra desde hace siglos entre el 6 y 14 de julio en honor a San Fermín, copatrón de Navarra y patrón de la diócesis pamplonesa. Antiguamente las fiestas eran celebradas el 24 de septiembre. El cambio de fecha de las fiesta vino propiciado por la meteorología. Hoy día el penúltimo fin de semana de septiembre se celebran las fiestas de San Fermín Txiki o de Aldapa, de las cuales disfrutan los habitantes del Casco Antiguo. Según la tradición, Fermín, hijo del senador Firmus que gobernó Pamplona en el siglo III, se convirtió al cristianismo y fue bautizado por San Saturnino en el lugar que hoy se llama popularmente "Pocico de San Cernin". Fermín fue ordenado sacerdote en Toulouse (Francia), regresó luego a Pamplona como obispo y murió decapitado el 25 de septiembre del año 303 en Amiens (Francia), adonde había ido a predicar el Evangelio. Patrono de las cofradías de boteros, vinateros y panaderos, San Fermín da nombre y es la excusa para que durante 204 horas Pamplona se transforme en una permanente fiesta en la que todos los asistentes acostumbran a vestir de blanco y rojo, recogida literariamente por Ernest Hemingway, gran amante de la ciudad.

Muchos piensan que San Fermín es el patrón de Pamplona, ya que las fiestas son en su honor. En realidad, San Fermín (7 de julio), es el copatrono de Navarra, siendo el patrón de Navarra San Francisco Javier (3 de diciembre) y el de Pamplona San Saturnino (29 de noviembre), junto con la Virgen del Camino.

En los Sanfermines de 1978, como anteriormente se ha señalado, se produjeron unos graves incidentes, tras entrar la Policía Armada en la Plaza de Toros de Pamplona, que marcaron la transición política en Navarra.

Los visitantes se quejan de que más allá de la semana de San Fermín, en Pamplona no existen demasiadas cosas que recuerden sus famosas fiestas por lo que se ha decidido mantener todo el año parte del famoso vallado del encierro. La creación del proyectado "Museo de los Sanfermines" finalmente se ha pospuesto, destinándose la subvención europea concedida a la mejora de los accesos del sur de la ciudad.

Es el final de la 2ª etapa del Camino de los peregrinos que entraban por Roncesvalles. El peregrino que va a pie llega por la parte norte de la ciudad introduciéndose en el recinto amurallado, por el Portal de Francia o de Zumalacárregui después de haber atravesado el puente de la Magdalena. El recorrido es: Catedral, Plaza de San José, Curia, Mercaderes, San Cernin, Plaza del Ayuntamiento.

Estos tres barrios eran totalmente independientes unos de otros e incluso estaban separados entre sí por murallas, librándose luchas sangrientas entre ellos hasta el siglo XV, en el que Carlos III de Navarra otorgó en 1423 el Privilegio de la Unión y pacificó y unió la ciudad, derribando las citadas murallas.

En las calles de Dormitalería nº 13 y Compañía nº 3 existieron Hospitales para extranjeros. En el siglo XVI se levantó el Hospital General, hoy Museo de Navarra. El peregrino disfrutaba en Pamplona de una especial protección gracias a su Fuero General.

Pamplona conserva parte de sus murallas de la Edad Moderna así como las iglesias de San Saturnino y San Nicolás, de la época medieval. La catedral es gótica, con una fachada neoclásica realizada por Ventura Rodríguez. Destacan también los edificios civiles de la "Cámara de Comptos" (siglo XIV), el Ayuntamiento y el palacio Provincial (siglo XIX).

El primer castillo fue mandado construir en el centro de la plaza, por el rey Luis Hutín, entre 1308 y 1311. Cuando se reconstruyeron las murallas, para rodear toda la ciudad, este castillo quedaba demasiado dentro de la ciudad, y Fernando el Católico mandó levantar otro en 1513, utilizándose las piedras del viejo castillo, desaparecido hacia 1450. Finalmente, hacia 1590, con la Ciudadela ya en construcción avanzada, se tiró este último castillo.

La plaza ya estaba delimitada por tres de sus lados, menos el lado sur, en el cual las carmelitas descalzas construyeron un monasterio que cerró la plaza. Las obras acabaron hacia 1600.

Uno de los grandes atractivos de Pamplona, son sus abundantes zonas verdes, llegando a tener un árbol por cada dos habitantes.

En el año 1972 tuvieron lugar los Encuentros, que reunieron en Pamplona a representantes de las vanguardias culturales de todo el mundo.

La ciudad cuenta con el Teatro Gayarre, que ofrece espectáculos en pequeño formato, y desde el año 2003 el Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra o Baluarte acoge los de mayor envergadura, además de exposiciones, ferias y congresos.

Actualmente, el Festival Punto de Vista, heredero del "Certamen de Creación Audiovisual", reúne en febrero a creadores de cine documental o de no-ficción.

Existe también anualmente un certamen para la promoción de los jóvenes artistas navarros.

Dichos Conservatorios disponen de sus propias formaciones de jóvenes talentos con un brillante currículo tanto a nivel nacional e internacional.

En octubre tiene lugar el Festival de Cine de Pamplona, especializado en cine de ficción y documental de temática social y cortometrajes.

De la Universidad de Navarra depende la "Clínica Universitaria" que, por su prestigio, atrae a numerosos pacientes de otras ciudades, constituyendo junto con el "Hospital de Navarra" y el "Hospital Virgen del Camino" (conocido en Pamplona, por "La Residencia"), ambos dentro de la red del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, y otros centros sanitarios como (Hospital San Juan de Dios, Clínica San Miguel), este último privado, un núcleo sanitario de gran importancia.

Los estudiantes de la Universidad de Navarra, como por ejemplo los de medicina, investigación y demás, tiene un gran privilegio, ya que hacen pruebas en la Clínica Universitaria de Pamplona y en CIMA (Centro de Investigación Médico Aplicada), y es el único en España que cuenta con una dotación de primera calidad. Pamplona es conocida también como la ciudad de la medicina, por sus grandes avances médico-científicos en hospitales y numerosos laboratorios con los que cuenta la capital navarra y su comarca.

Por todo ello, los sectores educativo y sanitario constituye un importante pilar de la economía navarra.

Pamplona es la capital española con mayor número de ordenadores personales en las viviendas (50,20%).

Fue el primer alcalde de Pamplona de la democracia, tras la dictadura de Franco. Su alcaldía fue muy corta, duró del 1 de febrero al 10 de octubre de 1976. Fue la candidatura y partido más votado el PSE-EE/PSOE (Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra/Partido Socialista Obrero Español)ya que hasta 1983, los socialistas navarros eran afiliados a los socialistas vascos, hasta que en el 83, se creó el Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE).

Fue destituido por el Gobernador Civil provincial por un presunto delito de prevaricación, aunque en realidad se debía a la elección de Erice como el primer alcalde de Pamplona abiertamente antifranquista y demócrata social. Su sucesor fue Tomás Caballero, del partido independiente de centro FNI (Frente Navarro Independiente), y elegido Caballero como alcalde por Erice.

En las elecciones de 1979, UCD, partido del presidente Adolfo Suárez, fue el más votado, consiguiendo 8 concejales. El segundo puesto, fue para Herri Batasuna, con 7. Después, como tercera fuerza con 5, el PSOE. Tras de este partido, UPN 5 y finalmente PNV 2.

Los socialistas llegaron a la alcadía gracias a los votos y apoyos recibidos de los grupo políticos de izquierdas y nacionalistas, tras una complicada situación al negarse el PSOE a apoyar al candidato a la alcaldía de HB Patxi Zabaleta. Este grupo dio la sorpresa en la noche electoral al quedar a menos de 1.000 votos del partido UCD. Balduz se convirtió en el alcalde de Pamplona más joven (subió a la alcaldía con 32 años).

En 1983, fue reelegido como alcalde Julián Balduz, ahora ya por el PSN-PSOE, pues en ese año el Partido Socialista de Navarra obtiene autonomía dentro del PSOE. Su etapa al frente de la alcaldía, la primera alcaldía democráticamente elegida desde la Segunda República, está considerada como una de las más brillantes de Pamplona por la mejora y creación de numerosos servicios (deportivos, sanitarios, educativos, espacios verdes,...).

Se crea en este año el Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE).

En las elecciones de 1987, hubo un empate en el número de concejales entre los dos primeros grupos municipales: UPN, aún sin unirse a AP (actual PP), y el PSN-PSOE.

La alcaldía fue para la lista más votada, la de UPN, que obtuvo 150 votos más que el PSN-PSOE; su candidato Javier Chourraut fue elegido alcalde.

La alcaldía fue para la lista más votada, nuevamente la de UPN-PP (única lista representada por los dos partidos desde estas elecciones), y su candidato, en este caso Alfredo Jaime, fue elegido alcalde.

En las elecciones de 1995, se había producido una escisión de UPN, que se constituyó en partido con el nombre de CDN (Convergencia de Demócratas de Navarra). Su fuerte entrada en el Ayuntamiento, como segunda fuerza con 6 concejales, cambió el panorama político en la ciudad y la alcaldía fue para su candidato Javier Chourraut, que fue elegido alcalde por segunda vez, ahora con el nuevo partido, gracias al pacto entre CDN y PSN. El PSN formó gobierno en el Parlamento con CDN liderado por Otano (PSN) y en el ayuntamiento pamplonés, CDN formó gobierno con los socialistas.

UPN es la primera fuerza política en el Ayuntamiento de Pamplona con 12 de 27 concejales, la izquierda abertzale (EH) es la segunda fuerza ya que consigue 6 concejales, PSOE baja a tercera fuerza por debajo de los abertzales, con 4; CDN tiene 3 e IU, 2 concejales. Un pacto entre UPN y CDN da la alcaldía a Yolanda Barcina.

UPN sube 1 concejal y obtiene 13 de los 27 concejales, siendo de nuevo la primera fuerza política. El PSOE, segunda fuerza, consigue 5 concejales, IU 3, PNV/EA 2, Aralar 2 y CDN 2. Un pacto entre UPN y CDN da de nuevo la alcaldía a la regionalista Yolanda Barcina (UPN). La candidatura Iruñea Berria fue anulada, por ser considerada por los tribunales relacionada con Batasuna.

UPN mantiene los 13 concejales que tenía en las anteriores elecciones. Nafarroa Bai (Na-Bai), en sus primeras elecciones municipales, consigue ser la segunda fuerza en el ayuntamiento, con 8 concejales. PSOE baja a 4 concejales, y el histórico partido EAE-ANV (que volvió a las urnas en representación de la izquierda abertzale) consigue 2 concejales. CDN e IU se quedan sin representación en el ayuntamiento. UPN no consigue la mayoría absoluta y, como en estas elecciones CDN no obtuvo ningún concejal, PSN-PSOE era la llave para constituir en el ayuntamiento de Pamplona una alternativa a UPN. Finalmente, los socialistas se abstuvieron tras negarse el PSOE a apoyar a Uxue Barkos (NaBai) para no coincidiren el voto con ANV, y dejaron gobernar a UPN en minoría, siendo alcaldesa, por tercera vez consecutiva, Yolanda Barcina (UPN).

Pamplona pertenece a la "Zona Mixta" según la "Ley Foral del Vascuence" de 1986 (las otras dos zonas definidas por la ley son la zona vascófona y la no vascófona). Por lo tanto, todos los impresos de la administración y también las rotulaciones deben estar en los dos idiomas oficiales de la ciudad, el castellano y el euskera, aunque -según denuncia el Diario de Noticias, es normal ver estas últimas bien solo en castellano o bien con letras más pequeñas (70%) o de color de menor visibilidad las escritas en euskara. A pesar de lo dispuesto por la Ordenanza Municipal del Euskera de 12 de septiembre de 1997, -siempre según el "Diario de Noticias"- el bilingüismo real es más la excepción que la norma.

La propia ciudad se nombra con la doble denominación Pamplona-Iruña en virtud de la citada Ley, siendo dobles los nombres oficiales de muchos de sus barrios (Rochapea/Arrotxapea, Casco Viejo/Alde Zaharra, San Juan/Donibane).

La temperatura media anual de la ciudad es de 12,6 grados. Los cambios de invierno a primavera y de verano a otoño no son progresivos sino bruscos, especialmente en primavera y otoño.

Por otro lado, teniendo en cuenta la media de las temperaturas máximas en Pamplona, sólo los meses de julio y agosto superan los 25 grados, mientras que si se analiza la media de las temperaturas mínimas se concluye que el período frío se extiende desde la tercera semana de octubre hasta la tercera de abril, con valores que oscilan entre 1 y 7 grados. Aunque el clima de Pamplona es bastante suave, ocasionalmente, y en verano, se pueden llegar a rozar los 40°C.

Pamplona cuenta con equipos en las más altas categorías de algunos deportes, destacando a nivel regional, estatal e incluso a nivel continental. Entre ellos cabe destacar el CA Osasuna de fútbol, el cual ha participado en diversas ocasiones en la competición de la Copa de la UEFA y de la Liga de Campeones, el Portland San Antonio de balonmano, que ha conseguido varios títulos nacionales y europeos, y el MRA Navarra de fútbol sala, que milita en la máxima categoría de la liga española.

Al principio



Catedral de Santa María de Pamplona

IruñaKatedrala.JPG

La Catedral de Santa María la Real es un templo católico en la ciudad de Pamplona (Comunidad Foral de Navarra, España). Es un complejo arquitectónico de lo más completo por presentar además de los usuales en otras catedrales como iglesia, claustro, capítulo y sacristía, cuenta también con cillería, refectorio y dormitorio que son más propias de los monasterios. Las estancias son de distintas épocas y estilos, predominando el gótico entre los siglos XIV y XVI.

Está situada en el solar que ocupó la catedral románica y, todavía antes, posiblemente, el capitolio de la ciudad romana, en lo que hoy es el Casco Antiguo de la ciudad. Partes importantes de ella fueron construidas en otras épocas anteriores o posteriores. Entre 1100 y 1127 se había construido la catedral románica, que se vino abajo en su mayor parte en 1390, quedando en pie la fachada y la cillería. Las obras del nuevo templo comenzaron casi de inmediato y duraron hasta los primeros años del siglo XVI. El Claustro se construyó entre 1290 y 1350 y sustituyó a otro anterior románico. El sobreclaustro se terminó en 1472. La Capilla Barbazana y el Refectorio se terminaron en 1330. Las sacristías se construyeron en el siglo XVII. Hasta el siglo XVIII subsistió la fachada románica, que fue sustituida por la actual entre 1784 y 1802.

La cillería es el único resto que queda de la catedral primitiva románica. Data de la primera mitad del siglo XII. Es una construcción rectangular que está flanqueada por dos torreones cuadrados. La fachada con una sencilla puerta con dos capiteles y por una serie de saeteras en dos niveles y que nos desvela que el edifico tuvo dos noveles. En la actualidad no existen estos dos niveles por lo que se trata de una sala muy lata, larga y estrecha.

La capilla de don Pedro de Roda es el otro resto románico. Inicialmente no formaba parte de la catedral sino que pertenecía a al palacio de San Jesucristo que estaba al sur y del que se consevan los muros exteriores, aprovechados para la construcción del dormitorio. Aunque se denomina don Pedro de Roda, este murió en 1115, sin embargo esta capilla es posterior, de finales del siglo XII.

El claustro es la mejor muestra en su género del gótico francés. Se empezó a construir hacia el año 1280 (aunque la primera cita es de 1291) y se terminó en los últimos años del obispo Arnalt de Barbazán (1318-1355). Posteriormente bajo el obispo y cardenal Antoniotto Pallavacini (1492-1507) se pusieron varios detalles decorativos. Son de fecha posterior el sobreclaustro y la escalera de caracol con ojo central de acceso al mismo que destaca con otras coetáneas por sus excepcionales dimensiones.

Es admirable su elegante arquitectura en las tracerías y maineles, junto con la riquísima decoración escultórica en arcos, puertas, capiteles, claves de bóvedas y grupos exentos. El claustro forma un cuadrado y las crujías se cubren con tramos de bóvedas de crucería. Los gabletes se entrelazan con el antepecho del sobreclaustro. Se comunica con el templo por una puerta dividida por mainel, ante el que se halla la Virgen del Amparo, talla gótica del siglo XIV. En el tímpano está esculpida la escena de la dormición de la Virgen. Siguiendo por la izquierda, se ve al fondo el grupo escultórico de la Epifanía y, más adelante, la Barbazana. Al fondo de esta crujía se halla el sepulcro de don Miguel Sánchez de Asiáin (†1364) y, a su derecha, la llamada Puerta Preciosa, bello ejemplar de portada gótica francesa (s. XIV), con la leyenda de la muerte de la Virgen, esculpida en el tímpano. Más adelante, en el ángulo suroeste, las puertas del refectorio y del Arcedianato, ambas esculpidas en sus tímpanos, y la primera, con las dos elegantes esculturas de la Iglesia y de la Sinagoga. Frente a ellas, en el rincón del jardín, el templete del lavabo, cerrado por unas verjas románicas, que la tradición asegura forjada con las cadenas de la batalla de Las Navas de Tolosa.

Se ha descubierto últimamente el lamentable estado de conservación de muchos capiteles.

Esta capilla encuadra el claustro y tras la cilería románica es la más antigua. Se empezó a construir antes de la llegada del obispo Arnalt de Barbazán (hacia 1280), pero se culminó durante su obispado (1318-1355) en que se hicieron l bóveda, el coronamiento exterior de arquillos y las dos estatuas que flanquean la puerta. Aunque fue diseñada como sal capitualr, quedó convertida en capilla funeraria el obispo Barbazán, a la que da nombre. A prtir del siglo Xv se utilizó como sede del tribunal eclesiástico.

Tiene dos niveles, la cripta cuadrada con un único pilar que divide a la cubierta en cuatro tramos con bóveda de crucería simple. En el nivel superior está la capilla. La decoración escultórica destacable se encuentra en las ménsulas que sostienen la bóveda y en las claves. La bóveda e de crucería estrellada de ocho puntas.

Aunque se inició algo más tarde que la capilla de Barbazán se finalizaron al mismo tiempo. el refectorio es rectangular de una única nave. Destacan el rosetón y las ocho ventanas estrechas y alargadas con una característica insólita, como es que presentan una partición horizontal y con otra pareja de capiteles coincidiendo con esta partición y el cambio de modulación de jambas y mainel a partir de ahí. La razón es práctica, ya que en su parte inferior tenían puertas de madera, por lo que para evitar roces con las mismas los laterales y maineles debían de ser más lineales y planos y ese cambio con la parte superior, que son salientes y redondeados, se rompía con la partición horizontal y los capiteles.

La cocina adosada al refectorio por una puerta tiene planta cuadrangular con una bóveda troncopiramidal de ocho paños con cuatro trompas. Tanto las trompas como el remate de la bóveda están abiertos para la salida del humo.

El dormitorio fue la última dependencia canóniga en construirse. Fue edificada cuando Lancelot de Navarra, hijo natural de Carlos III de Navarra era vicario general (1408-1420) (la sede estaba vacante). Finalizado en 1419 sustituía a otra anterior del obispo Barbazán. Es rectangualar de dos niveles, siendo el superior el dormitorio don cubierta plana de maderacon arcos diafragma one le escudo de Lancelot en la clave.

En su interior se observa una gran unidad de estilo dentro del gótico. Con planta de cruz latina, consta de nave central y crucero de su misma altura, dos naves laterales y girola, más bajas, y dos series de capillas paralelas a la nave central. Las bóvedas son de sencilla crucería, siendo más complicadas las del tramo central del crucero y las del presbiterio. La luz entra por ventanas ojivales con vidrieras, algunas de ellas del siglo XVI y otras más modernas. Destacan por su magnifica ejecución dos rejas del siglo XVI, una gótica en el presbiterio y otra plateresca en el crucero. En el presbiterio bajo un baldaquino gótico moderno, está la imagen de Santa María la Real, talla románica chapeada de plata, ante la cual juraban su cargo los reyes de Navarra. Al fondo del ábside se encuentra la sillería del coro, obra cumbre del estilo renacentista tallada en torno a 1540.

En medio de la nave central está el mausoleo de los reyes de Navarra, Carlos III y su esposa Leonor, de comienzos del siglo XV, obra maestra de la escultura funeraria gótica. Su autor, Johan Lome, de Tournay, vino de los Países Bajos para hacerse cargo de la obra en la que contó con un grupo de ayudantes de la vecina Francia. Se realizó entre los años 1413 y 1419, según modelos de tradición parisina-neerlandesa contemporánea.

A los pies de la catedral, a la izquierda y después del baptisterio se encuentra la capilla de San Juan Bautista, con retablo renacentista del siglo XVI. A esta le sigue otra con un retablo gótico de pintura sobre tabla, representando profetas y una talla del Crucificado, todo ello del siglo XV tardío. En las dos capillas siguientes están los retablos barrocos de San José y de las Reliquias. En el crucero norte destacan dos grandes retablos barrocos, de 1675, dedicados a San Gregorio y San Jerónimo. Ya en la girola, se puede ver la capilla Sandoval, con un retablo de 1620 y dos tallas barrocas de San Ignacio y San Francisco Javier. Sigue el retablo de San Agustín, del siglo XVII. Al fondo de la girola quedan las dos puertas de la sacristía, góticas del siglo XV. Entre ellas se encuentran dos grandes retablos barrocos, de 1710. El primero se llama del Cristo de los Capellanes y el segundo está dedicado a San Fermín. Al final de la girola por la derecha, están el retablo gótico de Santo Tomás, de 1507 y el de la Piedad, realizado en 1600 por Domingo Bidarte y Juan Claver. En el brazo sur del crucero, convertido en capilla del Santísimo, se instaló el Cristo del trascoro, obra de Juan Bazcardo en 1600. Al exterior de esta capilla y adosada a un pilar, se encuentra una talla de piedra de los primeros años del siglo XV que representa a la Virgen de las Buenas Nuevas. Sigue la capilla de San Juan Evangelista, con un retablo gótico del siglo XVI, y finalmente la capilla de Santa Catalina, con retablo barroco de 1683.

Consta de una fachada neoclásica construida sobre planos de Ventura Rodríguez en 1783, para sustiuir la primitiva románica que estaba en muy mal estado. En el centro queda un gran pórtico aguantado por cuatro pares de columnas que sostienen un frontón. Las dos torres cuadrangulares a los extremos se unen al pórtico por sencillos entrepaños. Detrás de una terraza, el paño central tiene un rosetón y termina en otro frontón, adornado por una cruz que adoran dos ángeles. Las torres son macizas hasta la altura de la nave central y en su parte superior los vanos de las ventanas van flanqueados por columnas corintias. Por medio de un cilindro con óculos pasan al remate, en forma de campanilla. En el interior de la torre del norte está la campana María, de más de 250 quintales de peso, una de las más grandes de España todavía en uso.

Lo primeros datos que se refieren a la Catedral de Pamplona se relacionan con la serie de obispos o delegados que figuran como asistentes a los célebres concilios visigodos de Toledo. Así sucede con Lilio (589), que acudió al III Concilio de Toledo; Juan (633), que suscribió las actas en el IV; Atilano (683), que asistió al XIII, y Marciano (693), que figuró en el Concilio XVI de Toledo. Esto nos indica la existencia de un templo catedralicio en Pamplona, templo que fue destruido por los musulmanes en el año 924.

A comienzos del siglo XI y siendo rey Sancho el Mayor debió restablecerse la diócesis en torno al 1030, lo cual obliga a pensar en un nuevo templo que, bajo la advocación de la Asunción, hizo las veces de catedral hasta que fue demolida, esta vez por los propios cristianos, para dejar paso a un importante edificio románico. Las excavaciones realizadas en el subsuelo de la catedral en 1990 han permitido conocer mejor aquel templo de tres naves y tres ábsides, con largo crucero, debido a la iniciativa del prelado don Pedro de Roda, cuyas obras debieron iniciarse hacia 1100. La consagración de la nueva catedral contó con la presencia del rey Alfonso el Batallador, el 12 de abril de 1127. Diez años más tarde concluyeron las obras del claustro, uno de los más bellos del arte español a juzgar por sus capiteles. Un hundimiento parcial, pero importante, del templo románico en 1390, hizo que se pensara en una nueva catedral, esta vez de estilo gótico, cuya primera piedra se colocó en 1394, siendo don Martín de Zalba, cardenal y obispo de Pamplona y rey de Navarra Carlos III el Noble, sin olvidar a su esposa doña Leonor de Castilla.

Al principio



Ciudadela de Pamplona

Interior de la Ciudadela de Pamplona

La Ciudadela de Pamplona o Castillo Nuevo es una fortificación renacentista de antiguo uso militar, construida entre los siglos XVI y XVII en la ciudad de Pamplona capital de la Comunidad Foral de Navarra (España), fundamentalmente para el control de la ciudad tras su invasión, que en la actualidad se mantiene gran parte de ella en pie como jardín y con actividades culturales en sus edificios.

Felipe II ordenó su construcción en 1571, dentro de un plan de renovación y fortalecimiento general de las fortificaciones de la ciudad. El encargado de diseñarla fue el ingeniero militar Giacomo Pelearo por sobrenombre "el Fratin" y en la que participó también el virrey de Navarra Vespasiano Gonzaga y Colonna. Idearon un sistema defensivo acorde con la teoría del Renacimiento italiano y que se había puesto en práctica poco antes en la ciudad de Amberes, con la ciudadela proyectada por Francesco Paciotto, autor también de la de Turín. Fue un recinto con planta en forma de estrella de cinco puntas. Desde cada una de las puntas se controla todos los posibles ángulos de ataque. Dos de estas puntas estaban dirigidas hacia el interior de la ciudad para el control de la misma, como consta en los documentos de entonces, pues el ingeniero Antonelli, informa a Felipe II en 1569:"Pamplona es ahora más frontera que metrópoli... ha de tener un muy principal castillo, porque estando aún fresca la memoria del gobierno de su rey natural... todavía es necesario asegurarse también con una fuerza, de sus voluntades...La obra deberá sevir para defenderse del peligro extrínseco, pero también intrínseco". No hay que olvidar que la Conquista del Reino de Navarra se había producido recientemente, con episodios de reconquista con participación activa de su población. Según reseña Alicia Cámara en la obra Muraria la "Ciudadela debe ser entendida como una forma de dominar una ciudad de la que era posible esperar una rebelión" y como el embajador Contarini advirtió que "todos los de este reino tienen odio a los españoles y desean que vuelva su rey natural Juan de Albret".

Las denominaciones de los baluartes son: San Antón, el Real, Santa María, Santiago y la Victoria.

Se puede dar por concluida en 1645, aún así se reforzó con "medias lunas" exteriores en 1685, y en la primera mitad del siglo XVIII, que reforzaban el sistema defensivo. Este refuerzo, se hizo en base al proyecto de Juan de Ledesma, siguiendo el sistema poliorcético conocido como "de Vauban", por el nombre del ingeniero militar que renovó la ingeniería militar en tiempos de Luis XIV. Se construyeron dos medias lunas entre los baluartes de Santiago y de La Victoria (hacia la puerta de Taconera), y entre el de San Antón y El Real (hacia la puerta de San Nicolás). Además, en los lados situados entre los baluartes de Santiago, Santa María y el Real, se levantaron también contraguardias que las rodeaban por los dos frentes, mejorando su capacidad defensiva.

Excepto su eficacia para el control de los habitantes de la ciudad de Pamplona no ha tenido otros episodios defensivos significativos. Por ello pocas veces ha sido sitiada, aunque sí tomada. El 16 de febrero de 1808 el ejército francés de Napoleón al mando del general D'Armagnac, que por el tratado de Fontainebleau con el rey Carlos IV tenían permiso para atravesar la península Ibérica para la invasión de Portugal, la tomó con una sencilla trampa. Sus tropas entraron el 9 de febrero de 1808 por el portal de San Nicolás (situado en el actual Segundo Ensanche a la altura del cruce de la calle Cortes de Navarra y calle San Ignacio). Los oficiales se alojaron en casas de los nobles de la ciudad y el resto de los soldados, hasta 4.000, se acuartelaron en distintas zonas. Esta situación no estuvo exenta de tensión que produjo una reyerta callejera con el resultado de la muerte por acuchillamiento de uno de los soldados. En un ambiente creciente hostil, Napoleón ordenó a D´Armagnac la toma de la ciudadela. La trampa consistió en aprovechar una nevada, el día 16 de febrero, en que los soldados franceses se acercaron a la ciudadela jugando a tirarse bolas de nieve, ante el divertimento de los defensores. Cuando estaban cerca sacaron las armas que llevaban escondidas entre las ropas, logrando entrar y tomar la ciudadela. Similares estratagemas les fueron efectivas a las tropas napoleónicas en otras tomas de ciudadelas y castillos realizadas con posterioridad (ciudadela de Barcelona y el castillo de Monjuic por Duhesme el 28 de febrero, la ciudadela de Figueras por el coronel Piat y el castillo de la Mota de San Sebastián).

En 1823 los soldados liberales ofrecieron mayor resistencia, durante cinco meses ante el ejército de los Cien Mil Hijos de San Luis. La intención era de sitiarla, sin tomarla, para impedir la salida de su los soldados, mientras el resto del ejército se dirigía por toda la península a restaurar el absolutismo. Posteriormente iniciaron un bombardeo el 3 se septiembre, que también caía sobre la ciudad de Pamplona. El 16 de septiembre tras otro intenso bombardeo se rindieron.

En 1964 perdió su carácter militar, convirtiéndose en un parque muy frecuentado y con usos culturales en los antiguos edificios castrenses.

En la actualidad se encuentra situada en el centro de la ciudad de Pamplona, capital de la Comunidad Foral de Navarra. Rodeándola por todas partes se encuentra el parque conocido como Vuelta del Castillo, la zona verde más grande de Pamplona y que permaneció durante siglos sin construir por motivos de defensa. Tras la entrega a la ciudad del conjunto histórico de la Ciudadela incluidos los espacios exteriores y con una superficie total de 275.840 m2, que se hizo oficialmente el 23 de julio de 1966, se plantearon distintas posibilidades para el destino que debía darse a la misma, para lo que se realizó en 1971 una consulta en distintas zonas de la ciudad, cuyo resultado fue el mantenimiento de la Ciudadela y los terrenos adyacentes, como "zona verde con edificios históricos restaurados", propuesta que fue más valorada que las que proponían dejarla como zona verde exclusivamente, habilitar una pequeña "ciudad medieval" en su interior o destinarla a usos deportivos.

En 1972, el Ayuntamiento planteó dejar sin edificar el solar del antiguo cuartel de Artillería (situado junto a la calle Yanguas y Miranda, en el extremo este de la Ciudadela donde hoy se ha construido la Estación de Autobuses), con objeto de respetar el entorno de la fortificación, y en diciembre, solicitó al Gobierno la declaración de Monumento Histórico-Artístico Nacional, de todo el conjunto, lo que se obtuvo por Decreto 332/1973 de 8 de febrero del siguiente año.

La Ciudadela fue un pentágono estrellado de cinco puntas perfecto, aunque a finales del siglo XIX y principios del XX se derribaron parcialmente los baluartes de San Antón y La Victoria (los dos que apuntaban hacia el interior de la ciudad), para permitir la construcción del Primer Ensanche con algunas viviendas y nuevos cuarteles extramuros, así como la Avenida del Ejército en 1971, lo que determinó su forma actual.

Sobre los restos del Baluarte de San Antón se edificó el Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra, conocido por este motivo como Baluarte, y en noviembre de 2007 se ha terminado de edificar la nueva Estación de autobuses de Pamplona, soterrada bajo los glacis y próxima también a la Ciudadela.

Al principio



Source : Wikipedia