Palacio de Buckingham

3.3989983305533 (1198)
Publicado por t800 06/04/2009 @ 04:16

Tags : palacio de buckingham, reino unido, europa, internacional

últimas noticias
De juerga en el trono de la Reina - Cadena Ser
Las noches de guardia en el palacio de Buckingham se hacían largas. Las fotografías en el trono de la Reina Isabel II de Inglaterra suponían un respiro para los agentes, "algo que contar a los nietos", tal y como ha relatado uno de los guardias reales....
Asunto: 'Un mensaje de Su Majestad, la Reina' - elmundo.es
"La reina pensó que era una buena idea responder a los niños 'online', porque esa es la forma en que ellos se comunican hoy", afirmó una portavoz del Palacio de Buckingham. La reina envió su primer correo electrónico en 1976 desde una base del Ejército...
Nieta de la reina Isabel fue víctima de un robo en Camboya - La Segunda
"Temían que la situación se descontrolara y decidieron concentrarse en la seguridad de las tres amigas", cita "The Sun" a una fuente anónima del palacio de Buckingham. Es la primera vez en diez años que los guardaespaldas de la familia real británica...
Isabel II festejó frugalmente su cumpleaños - Diario EL PAIS
En lugar de un banquete en los salones dorados del Palacio de Buckingham o en el Castillo de Windsor, la monarca optó por una cena "humilde" en la vivienda de su hijo menor, el príncipe Eduardo. Según informó hoy el tabloide inglés The Sun,...
Porno gay en Buckingham Palace - Xornal
El empleado de la Familia Real iba camino de ascender en el organigrama de Palacio, pero su desliz le podría hacer dar un notable paso atrás en su carrera profesional. De servir directamente a la reina de Inglaterra, se baraja que pase a limpiar la...
Detenida una pareja por mantener relaciones en los jardines del ... - Monarquia Condifencial
Una fuente del palacio de Buckingham ha manifestado que la reina Isabel II se encontraba "felizmente inconsciente" respecto al incidente porque su residencia se hallaba al otro lado del edificio. Esta misma fuente ha añadido que ésta no es la primera...
...Y Michelle, también - El País (España)
El mismo palacio de Buckingham quitó peso al asunto y se negó a entrar en quién abrazó primero a quién. Definida como la "nueva Jacqueline Kennedy", Michelle Obama no ha perdido el tiempo en sus primeros 100 días en la Casa Blanca....
A la sombra de la Reina - Semana
REALEZACon más de 57 años en el Palacio de Buckingham, el príncipe Felipe de Edimburgo rompió un récord por ser la persona que lleva más tiempo como cónyuge de un monarca británico. Un repaso a su historia de amor con la reina Isabel ya sus constantes...
Dos soldados del Regimiento se retiran tras 22 años de servicio - EuropaSur
En el transcurso de esta trayectoria profesional, hay que destacar que el soldado Mauro pasó seis meses en el Palacio de Buckingham tras completar un curso de instructor. "Recuerdo cuando le estreché la mano al príncipe Carlos", dice....
Carla en Madrid - El Correo Gallego
Pero ella hace política a su manera, en los jardines de las cancillerías, en los sofás urgentes donde conversa con otras mujeres importantes que buscan en vano el enigma de su azul, y en Buckingham Palace, el otro día, donde quedaba demasiado moderna...

Palacio de Buckingham

Familia real en el balcón del Palacio de Buckingham

El Palacio de Buckingham (Buckingham Palace) es la residencia oficial del monarca británico en Londres. El palacio es usado para ceremonias y visitas de Estado, visitas turísticas y como residencia por parte de Isabel II. El palacio es un punto de reunión de los británicos en tiempos de crisis y de festividad. "El Palacio de Buckingham" o simplemente "El Palacio" es también una manera común de referirse a la fuente de comunicados de prensa provenientes de la Familia Real Británica (véase metonimia).

El palacio, originalmente conocido como Buckingham House (que inclusive en la actualidad la familia real lo ha denominado "Buck House"), era en un principio un petit hôtel construido para el primer duque de Buckingham en 1703 y adquirido por el rey Jorge III en 1762 para convertirlo en residencia privada. En los siguientes 75 años sufrió una serie de ampliaciones dirigidas por los arquitectos John Nash y Edward Blore, creándose tres alas formando un patio central abierto. Con la llegada al trono de la reina Victoria de Inglaterra, el Palacio de Buckingham pasó a ser la residencia oficial de la monarquía. Durante los siglos XIX y XX se hicieron algunas reformas en el palacio, como la que se llevó a cabo en 1913 y que dio al palacio su fachada principal actual, incluido el balcón desde donde saluda la familia real.

El interior georgiano original se componía de brillantes escayolas con incrustaciones de lapislázuli azul y rosa. Eduardo VII redecoró el palacio añadiendo una decoración del tipo Belle époque en tonos crema y dorados. Algunos salones de recepción están decorados en estilo Chino con muebles provenientes del pabellón real de Brighton y de Carlton house. Los jardines del palacio constituyen los jardines privados más grandes de Londres. Fueron creados originalmente por Capability Brown, pero rediseñados por William Townsend Ailton y John Nash. El lago artificial fue creado en 1828 y recibe agua del Lago Serpentine, el lago que se encuentra en el Hyde Park.

La primera edificación construida en el lugar donde ahora se encuentra el palacio fue la casa Goring, construida en 1633 por el Lord Goring. Sin embargo, la casa que constituye el núcleo original del palacio fue construida por el Duque de Buckingham en 1703. Esta casa fue diseñada por el arquitecto William Winde, construyendo un gran bloque central de tres pisos y dos edificios anexos más pequeños.

La casa fue vendida por su hijo al rey Jorge III en 1762. Se pensó utilizar el edificio como residencia privada para la familia real, particularmente para la Reina Carlota. Mientras tanto, el Palacio de St. James se seguiría usando como residencia oficial y ceremonial del rey. De hecho, los embajadores actuales se acreditan ante la “corte de St. James”, aunque sea en Buckingham donde presenten sus credenciales a la Reina.

La reina Carlota murió en 1818 y dos años más tarde lo haría su marido Jorge III. El heredero, Jorge IV decidió ampliar Buckingham para dedicarlo junto con St. James a los actos de estado, pero en 1826 decidió convertir Buckingham en un palacio real. Encargó a John Nash la construcción de su proyecto. El nuevo edificio se construyó en piedra utilizando un estilo neoclásico francés. Se crearon dos alas más dejando un patio interior abierto. Esta es la estructura que se mantiene hasta la actualidad salvo la fachada este, que cierra el patio que es de más reciente creación. En ese lugar se encontraba un impresionante arco de triunfo inspirado en el Arco de Constantino de Roma, cuyo coste fue de 34.450 Libras esterlinas. Jorge IV quería coronarlo con una estatua ecuestre suya. Sin embargo el monarca murió antes y el Parlamento decidió instalarla en la plaza Trafalgar. Se quería que los interiores del palacio fueran de una belleza incomparable. Jorge IV había encargado el diseño interior a Charles Long, quien basaba sus obras en la escayola y las incrustaciones de lapislázuli. La muerte de Jorge IV en 1830 produjo que no se completara la decoración de los interiores hasta el reinado de Guillermo IV, un hombre de gustos simples.

En los años previos a la muerte de Jorge IV, el coste del aún no finalizado palacio estaba causando quejas en el parlamento y en la prensa. Guillermo IV eligió a Edward Blore como jefe de obra, que llevó a cabo un modelo similar al proyectado por Nash pero con un coste menor. El coste total de la remodelación del palacio ascendió a 719 mil libras.

Aunque los reyes celebraran actos y recepciones en los salones de Estado del palacio, nunca residieron en él, ya que preferían Clarence House. Es remarcable el gesto del rey cuando se quemó el Palacio de Westminster ofreciendo Buckingham al pueblo, para usarlo como sede del parlamento. Esta oferta fue rechazada y se volvió a reconstruir Westminster.

La mayoría de los salones de recepción fueron amueblados en esa época y aún se mantienen en la actualidad. Utilizan el estilo chino con muebles del pabellón real de Brighton y de Carlton house.

Con la llegada de la Reina Victoria al trono en 1837, el Palacio de Buckingham pasó a convertirse en residencia real. Mientras que los salones de estado se caracterizaban por la infinidad de colores, las necesidades del nuevo palacio pasaban por ser menos lujosas. Se sabe que las chimeneas expulsaban tanto humo que tuvieron que dejar de encenderlas, dándole al palacio una gélida magnificencia. La ventilación era tan mala que el interior desprendía mal olor, y cuando se decidió instalar lámparas de gas, hubo una seria preocupación sobre los posibles escapes de gas en las plantas inferiores. También se criticaba la dejadez de los trabajadores y la suciedad que reinaba en el palacio. Cuando la reina contrajo matrimonio con el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, éste pasó a ocuparse de los asuntos internos del palacio y de los empleados. Se solucionaron todos los problemas y los constructores pudieron finalmente abandonar el palacio en 1840.

El gran ala este del palacio (actualmente la fachada principal del mismo) fue construido después del matrimonio de la reina Victoria. En 1847, la pareja encontró el palacio demasiado pequeño para la vida de la corte y su creciente familia. Así que se decidió cerrar el patio para convertirlo en un patio interior. En este ala se encuentra el balcón desde el que la Familia Real saluda a sus súbditos.

La Reina Victoria decidió trasladar el Arco Marble, la antigua entrada al palacio, a su localización actual, cerca Speakers' Corner, en el Hyde Park. Tras la muerte de su marido, la Reina Victoria abandonó Buckingham y se trasladó a los castillos de Windsor, Balmoral y Osborne. Durante muchos años el palacio dejó de usarse aunque la presión popular obligó a la reina a volver a él. La actividad de la corte siguió llevándose a cabo en el Castillo de Windsor, y Buckingham quedó relegado a la sombra de la Reina vestida en un riguroso luto.

En 1901 llegó al trono el rey Eduardo VII, llenando de vida al palacio. El nuevo rey y su mujer la reina Alejandra eran el exponente de la clase alta británica y su grupo de amigos, conocidos como el grupo de Marlborough House, era considerado la gente más eminente de la época. Los salones del palacio, especialmente el salón de baile, la Sala del trono y vestíbulos y galerías fueron redecorados en un estilo Belle époque de tonos dorados. Esta decoración se mantiene hoy en día. De nuevo, el palacio se convirtió en el centro del Imperio Británico. Mucha gente opina que la decoración que implantó este monarca no es acorde con el diseño original del palacio.

La última gran reforma del edificio tuvo lugar bajo el reinado de Jorge V, cuando en 1913, Aston Webb rediseñó la fachada este, para simular el Lime Park de Cheshire. Esta fachada fue diseñada para ser el telón de fondo del monumento a Victoria, una gran estatua en memoria de la Reina Victoria. Jorge V, que sucedió a Eduardo VII en 1910, tenía una personalidad más seria que su padre, lo que quedó reflejado en la vida del palacio. El gran énfasis fue puesto en las ceremonias oficiales y deberes reales olvidando en parte los momentos de ocio. La mujer de Jorge V, la Reina María era una estudiosa de las artes y tomó gran interés en la colección de muebles y obras de arte. La reina también mandó a añadir nuevas chimeneas de mármol en Estilo Imperio. También fue ella la responsable de la decoración del Salón Azul. Este salón, de 21 metros de largo es considerado por los expertos como el más bonito de todos cuantos componen el palacio. En 1999 el palacio contaba con 19 salones de Estado, 52 dormitorios principales, 188 habitaciones de empleados, 92 oficinas y 78 baños. Aunque parezca grande, es pequeño en comparación con el palacio del Zar en San Petersburgo, el Palacio Episcopal de Roma, el Palacio Real de Madrid y minúsculo en comparación con la Ciudad Prohibida y el Potala. El tamaño se puede observar mejor desde dentro, observando el patio interno. En 1938 se llevó a cabo una pequeña reforma, convirtiendo el pabellón noroeste diseñado por Nash en una piscina.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Palacio, en esa época, residencia del rey Jorge V y la reina María no fue bombardeado. Los objetos de mayor valor de la Royal Collection fueron evacuados a Windsor pero la Familia Real se quedó en Londres. El mayor cambio de la vida en palacio durante la guerra fue la persuasión que hizo el gobierno sobre el rey para que cerrara la bodega y se abstuviese de beber alcohol con el fin de dar buen ejemplo a los supuestamente alcohólicos de las clases bajas. Las clases bajas siguieron bebiendo y el rey tuvo que mantener su abstinencia. Eduardo VIII contó más tarde a un biógrafo que su padre obtenía un vaso de vino de Oporto todas las mañanas, mientras que la Reina bañaba su macedonia de fruta en Champán. Los hijos de los reyes fueron fotografiados en la época sirviendo té a los oficiales encargados de la seguridad del palacio.

El 15 de Septiembre de 1940, un piloto de la RAF, Ray Holmes, interceptó un bombardero alemán intentando bombardear el palacio. Como se había quedado sin munición decidió hacer colisionar su avión con el otro. Los pilotos sobrevivieron. El incidente fue grabado y los restos del avión se exhiben en el museo imperial de guerra de Londres. Al terminar la guerra, el piloto se convirtió en mensajero real. Murió en 2005 con 90 años.

Eleanor Roosevelt visitó Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. La prensa de la época, ansiosa por mostrar las penurias de los monarcas, publicó que los objetos de valor habían sido trasladados al campo para evitar destrozos. En ese caso, dado el rango de la esposa del presidente de Estados Unidos, se dijo que se le ofreció la única habitación confortable que quedaba, el dormitorio personal de la Reina Isabel. Sin embargo es posible que esta historia sea inventada pues ahora se sabe que durante la Segunda Guerra Mundial, la familia real pasó muchas noches en el Palacio de Windsor. Es extraño que hubieran dejado a la señora Roosevelt en un palacio vacío para hacer frente sola a una noche de bombardeos.

El 8 de mayo de 1945 el Palacio fue el centro de las celebraciones británicas, con el Rey, la Reina y la princesa Isabel (futura reina) y la princesa Margarita saludando desde el balcón, con ventanas destrozadas a sus espaldas.

Los principales salones del palacio se encuentran en la zona noble, detrás de la fachada este. Lo primero que aparece es el Salón de Música, cuyo gran arco domina la fachada. Flanqueándolo se encuentran los salones azul y blanco. En el centro, sirviendo como un pasillo que une los salones de Estado se encuentra la Galería de Arte, donde cuelgan obras de Rembrandt, Antón Van Dyck, Rubens y Vermeer. El salón del trono y el salón verde también dan hacia la galería. El salón verde sirve de antesala al salón del trono siendo parte de la ruta ceremonial hacia el salón de trono desde el salón de la guardia, en la parte alta de la gran escalera. El salón de la guardia contiene una gran estatua de mármol del príncipe Alberto con uniforme romano. Estos salones son usados únicamente en ceremonias de estado y oficiales.

Justo debajo de la zona de estado se encuentran unas salas conocidas como semi-estatales. Se abren al hall de mármol y se usan en actos menos formales tales como las audiencias privadas. Algunos fueron nombrados y decorados para visitas particulares como el “Salón 1844”, creado en el año de la visita del Zar Nicolás I de Rusia. En el centro de esta suite se encuentra la Sala del Arco, a través del cual pasan todos los años miles de ciudadanos para las fiestas que da la reina en los jardines de palacio. La reina utiliza una serie de salas privadas en el ala norte.

Entre 1847 y 1850, cuando Blore se encontraba construyendo el ala este, el Pabellón Brighton era su referencia, por lo que muchos de los salones de ese Nuevo ala están decorados en un estilo oriental. El comedor rojo y azul chino está decorado con muebles del salón de banquetes de Brighton y de la sala de música, pero tiene una chimenea, también de Brighton con un diseño indio en vez de chino. El salón Amarillo tiene un mural del siglo XVIII que fue sustituido en 1817 por el salón de Brighton y la chimenea de este cuarto es una visión europea de cómo sería su equivalente en China. En el centro de este ala se encuentra el famoso balcón con las puertas de cristal del salón central por detrás. Esta sala está hecha en un estilo chino siguiendo el gusto de la Reina María a finales de los años 20. Atravesando la zona noble del ala este se encuentra una galería inmensa, conocida modestamente como el pasillo principal. Tiene puertas y paredes de espejo reflejando pagodas de porcelana y otros elementos decorativos orientales. El comedor chino y la sala amarilla se encuentran al final del pasillo y la sala central se encuentra, obviamente en el centro.

Las visitas de jefes de Estado, hoy en día se alojan en una suite conocida como suite belga, que se encuentra en el primer piso del ala norte. Estos cuartos fueron decorados para el tío del príncipe Alberto, Leopoldo I de Bélgica. El Rey Eduardo VIII vivió en estas dependencias durante su corto reinado.

Durante el reinado actual, las ceremonias de la corte han experimentado un cambio radical y la entrada al palacio no está reservada simplemente a la clase alta. Se han abolido los vestidos formales de la corte. En otros reinados, los hombres que no llevaran uniforme militar debían ponerse un traje especial del siglo XVIII. Por las noches, las mujeres debían llevar trajes con cola y tiaras en la cabeza. Esta rigidez de vestuario se mantuvo hasta la Primera Guerra Mundial, cuando la Reina María decidió seguir la moda acortando su falda. Previamente, había solicitado a una dama de corte que cortara la falda para ver la reacción de su marido. El rey Jorge V se horrorizó y la falda de la reina se mantuvo fuera de la moda. Jorge VI e Isabel eran más seguidores de la moda y se permitió vestir las faldas del momento.

En 1924, el primer ministro laborista Ramsay MacDonald fue el primer hombre recibido por un monarca dentro del palacio llevando un traje, sin embargo, era una concesión especial. Los trajes de noches se mantuvieron obligatorios hasta la Segunda Guerra Mundial.

Actualmente, la mayoría de hombres invitados a Buckingham llevan traje de chaqueta por el día y por la noche, dependiendo de la ocasión llevan corbata negra o blanca. Si la ocasión es de corbata blanca, las mujeres, si la poseen, deben ponerse tiara aunque no haya un código de vestimenta establecido.

Uno de los mayores cambios se produjo en 1958 cuando la reina abolió las presentaciones en sociedad. En estas presentaciones en sociedad se presentaba a las jóvenes aristócratas a la monarca. Tenía lugar en el Salón del Trono. Las señoritas entraban y hacían una reverencia, luego se desplazaban hacia atrás realizando una coreografía con las colas de su vestido (que tenía una longitud determinada) y se volvían a reverenciar ante la reina. La princesa Margarita llegó a decir: tuvimos que ponerle fin, todas las fulanas de Londres estaban participando en ellas. La ceremonia era muy pomposa y la reina decidió eliminarla por considerarla elitista y propia de la antigüedad. Fueron substituidas por fiestas de jardines, más frecuentes y a las que puede acudir un mayor espectro de la sociedad británica. El salón del trono se utiliza actualmente para visitas especiales a la reina como recientemente en su jubileo. Es en este salón donde se toman las fotografías de las bodas reales.

Las Investiduras, en las que se incluyen los nombramientos de caballeros, con la tradicional imposición de la espada se celebran en el Salón de Baile victoriano, construido en 1854. Con unas dimensiones de 37 por 20 metros, es la mayor sala del palacio. Ha reemplazado al salón del trono en importancia y uso. Durante las investiduras, la reina no se sienta en el trono, permanece depié frente a la tarima, bajo un gran pabellón de terciopelo abobedado denominado shamiana o baldachin que fue usado en la coronación de Jorge V como emperador en el Durbar de Delhi en 1911. Una banda militar toca en la galería de los músicos mientras los que reciben las condecoraciones se acercan a la reina y reciben sus honores, siendo vistos por sus familiares y amigos. Los Beatles fueron los primeros artistas no consagrados en recibir honores. Los banquetes de gala también tienen lugar en el salón de Bailes. Estas cenas tienen lugar en la primera noche de estancia de los Jefes de Estado visitantes. En esas ocasiones, acuden más de 150 invitados con corbata blanca y las mujeres con tiaras. La cena se sirve en vajilla de oro. La mayor y más forma recepción que tiene lugar en el palacio de Buckingham es en noviembre, cuando la reina recibe al cuerpo diplomático residente en Londres. En esta ocasión se utilizan todos los salones de estado, ya que la Familia Real los atraviesa todos iniciando una procesión a través de las grandes puertas norte de la galería de pintura. Tal y como había planeado Nash, las puertas con espejos se mantienen abiertas reflejando la luz de las lámparas de cristal dando una sensación de luz y de espacio.

Otras ceremonias más pequeñas tienen lugar en el Salón 1844. Allí se celebran almuerzos y a veces encuentros. Otros almuerzos más grandes tienen lugar en el salón abovedado de la música, o en el comedor de estado. En todas las ocasiones formales los empleados visten una vestimenta especial.

Desde el bombardeo de la capilla en la Segunda Guerra Mundial, las celebraciones litúrgicas familiares tienen lugar en el salón de música. Los tres primeros hijos de la reina fueron bautizados allí, en una fuente dorada especial. El príncipe Guillermo fue bautizado el mismo salón pero su hermano en la capilla de San Jorge de Windsor.

Las mayores ceremonias del año son las fiestas de jardín, donde llegan a congregarse 9 mil personas tomando té y sándwiches. Una vez llegados los invitados, suena el himno nacional y sale la reina desde el salón del arco. Va pasando a través de los invitados saludando a unos invitados previamente seleccionados e invitándoles a una zona especial para tomar te. Si los invitados no tienen la suerte de tener un encuentro con la reina al menos tienen la satisfacción de admirar los jardines.

La seguridad en el palacio es muy alta, pero destacan los importantes fallos que ha tenido. Como medida de seguridad no hay ningún plano moderno detallado de la distribución del palacio. La guardia real que se sitúa en la parte frontal del palacio actúa normalmente en ceremonias. No obstante, su función principal es la seguridad. En el palacio también hay una comisaría de policía y los miembros de la familia real poseen guardaespaldas propios. Otras medidas de seguridad no han sido reveladas. En el radio de 1.2 kilómetros se encuentran tres cuarteles. En la Segunda Guerra Mundial se colocó una alarma antibombardeos y más recientemente se construyó un búnker en respuesta a la amenaza terrorista. Algunos rumores establecen que el búnker está conectado con la línea victoria de la red de metro, que pasa al lado del palacio, para permitir una evacuación de la familia real en caso de un ataque nuclear. No obstante este punto no ha sido confirmado. El incidente más notorio ocurrió en 1982 cuando Michael Fagan accedió al dormitorio de la reina mientras esta dormía. En 2003 un reportero del Daily Mirror, estuvo trabajando durante dos semanas como mayordomo en Buckingham. Una de las referencias que incluyó en su curriculum vitae era falsa y, según parece, no fue comprobada. El incidente coincidió con una visita del presidente de Estados Unidos, George W. Bush al Reino Unido. Bush residía en el palacio y el Daily Mirror publicó fotos de su dormitorio así como de la mesa de desayuno de la reina y del cuarto del Duque de York. Las fotos no muestran nada más interesante que el hecho de que la reina guarde sus cereales en un Tupperware y sus hijos tengan un gusto convencional en la decoración de los muebles de su habitación. El palacio llevó al periódico a los tribunales acusándolo de violación de la intimidad y el periódico devolvió el material y pagó las costas del juicio.

La mayoría de fallos de seguridad han tenido lugar fuera del palacio. En 1981, tres turistas alemanes acamparon en los jardines del palacio después de haber escalado la valla, supuestamente pensando que estaban en Hyde Park. En 1993, manifestantes anti-nucleares escalaron los muros del palacio y se sentaron en la explanada del mismo. En 1994, un paracaidista desnudo aterrizó en el techo del palacio.

Más recientemente, en 2004, un padre divorciado trepó hasta una columna cerca del balcón ceremonial disfrazado de Batman. Otro de los manifestantes, esta vez disfrazado de Robin, fue cogido antes de escalar. Volvió en noviembre disfrazado de Papá Noel y se encadenó en una de las puertas principales.

Históricamente ha habido importantes fallos de seguridad. Probablemente la más increíble ocurrió en 1837 cuando un chico de 12 años intentó vivir durante un año en palacio sin ser detectado. Como se escondía en las chimeneas, ensuciaba las camas donde dormía y de esta forma pudo ser aprehendido. De los ocho intentos de asesinato de la Reina Victoria, por lo menos tres ocurrieron en las cercanías de las puertas del palacio. Durante toda su historia se ha interceptado a mucha gente por los territorios del palacio, incluido uno que quería proponer matrimonio a la princesa Ana y que fue declarado enfermo mental.

A parte de ser la residencia de la reina y de Felipe Mountbatten (Duque de Edimburgo), el palacio es el lugar de trabajo de 450 personas. Todos los años, unas 50 mil personas son recibidas en las fiestas de jardines, recepciones, audiencias y banquetes. En Buckingham también se lleva a cambo el cambio de guardia, una ceremonia diaria en verano y cada ciertos días en invierno. En 2003, con ocasión del 50 aniversario del reinado de Isabel II del Reino Unido, miles de británicos fueron invitados a un concierto de pop y de música clásica en los jardines del palacio. En ambos, se ofreció champán y un picnic.

La apertura estival de los salones nobles del palacio al público supuso un gran cambio con respecto a los años 90. El dinero recolectado de las entradas se utilizó en un primer momento para la reconstrucción del Castillo de Windsor que había ardido. Todos los veranos, en los meses de Agosto y Septiembre se abre el ala occidental al público. Unos 200 trabajadores, sobre todo estudiantes, se emplean en este tiempo. La ruta del año 2006 está siendo cambiada por razones de presentación y de seguridad.

Contrariamente a la opinión popular, el palacio no es propiedad de la reina. Buckingham, Windsor y las colecciones de arte (Royal Collection) son propiedad de la nación. Las colecciones de arte pueden ser visitadas en determinadas fechas del año.

La alameda (The Mall), es el camino ceremonial de acceso al palacio. Se extiende desde el arco del ministerio de la marina y discurre alrededor del monumento de Victoria hasta acceder a los terrenos del palacio. El color rojizo del pavimento recuerda a las alfombras rojas que se desplegaban en épocas anteriores. Esta ruta es la que utilizan las caravanas de los jefes de Estado en visita al Reino Unido y también por la familia real en celebraciones de Estado como la apertura del parlamento. En estas ocasiones, las caravanas discurren a través del Arco del Ministerio de la Marina y recorren el Mall que previamente ha sido cerrado al tráfico, creando casi siempre un caos de tráfico en la ciudad.

En los alrededores del palacio se encuentran sus jardines. Son los jardines privados más grandes de Londres. El paisaje fue diseñado por Capability Brown aunque más tarde sería rediseñado. El gran lago artificial se complete en 1828 y se nutre de agua proveniente de la Serpentine. Como el propio palacio, el jardín está lleno de obras de arte. Una de las más importantes es el Vaso de Waterloo, una gran urna creada por Napoleón para celebrar su victoria anticipada, que fue entregada sin finalizar en 1815 a Jorge IV. El rey mandó terminar la obran pensando colocarla en la sala Waterloo del Castillo de Windsor, pero el peso (15 toneladas) hacía imposible colocarlo en un edificio.

Adyacentes al jardín se encuentran las Cocheras Reales, donde se guardan los carruajes, incluido el carruaje dorado. Este carruaje de estilo rococó fue diseñado en 1760. se utilizó por primera vez en la apertura del parlamento en 1762 y sólo se usa en coronaciones o aniversarios.

Existe una persona encargada de todas las banderas que ondean en el palacio. Hasta 1997 la única bandera que ondeaba era el estandarte real, la bandera oficial de la soberana británica que ondeaba cuando la soberana estaba en el palacio. Incluso en tiempos de luto, el estandarte no ondea a media asta. Cuando único ondea otra bandera en palacio es en caso de la muerte del monarca, que es cuando se alzará la del nuevo rey. En 1952, se elevó el estandarte de la reina madre porque la heredera al trono aún se encontraba en Clarence House. Esta tradición cambió en 1997, tras la muerte de Diana de Gales, ya que hubo un gran descontento popular porque la bandera no ondeó a media asta. La reina se encontraba en ese tiempo en el Castillo de Balmoral así que no había bandera. En respuesta a la opinión popular, la reina ordenó romper el protocolo y acto seguido se colgó la Union Jack a media asta el día del funeral. Desde ese momento, la bandera oficial del soberano británico ondea cuando está en el palacio y es la bandera del Reino Unido la que ondea cuando no está en él. Ondeado a media asta en casos de muertes de miembros de la familia real o en desgracias nacionales como los atentados de Londres.

Hoy en día residen en él la reina y su marido, el príncipe Andrés (Duque de York) y los condes de Wessex. También se encuentra en él la oficina real. Comparado con otros castillos y palacios británicos, Buckingham es relativamente nuevo, aunque simboliza la monarquía británica. Al final de las guerras mundiales, importantes grupos de gente se agolpaban bajo el balcón real. Se estima que un millón de personas se acercó a Buckingham en el 50 aniversario de la coronación de la reina. Dentro de esas celebraciones, el guitarrista Brian May tocó el God save the Queen desde lo alto del palacio.

Al principio



Castillo de Windsor

Castillo de Windsor

El Castillo de Windsor es, junto con el Palacio de Buckingham en Londres y el Palacio de Holyrood en Edimburgo, una de las principales residencias oficiales de la monarquía británica. La reina Isabel II pasa ahí muchos fines de semana así como la temporada de carreras de caballos que se celebran en la ciudad de Ascot. Es uno de los mayores castillos del mundo que aún están habitados así como uno de los más antiguos.

El castillo se localiza en la ciudad de Windsor en el condado de Berkshire, en el valle del río Támesis y al oeste de la ciudad de Londres. El colegio de Eton se encuentra muy próximo al castillo.

Fue construido en el año 1070 por el rey Guillermo el conquistador para que sirviera como línea de defensa para la ciudad de Londres. Probablemente fue hecho a partir de una residencia real sajona de madera. Desde entonces ha sufrido diversas ampliaciones. El rey Eduardo III construyó la capilla de San Jorge en 1348. El ala del castillo que en la actualidad se encuentra habitada se construyó mayoritariamente durante el reinado del rey Jorge IV.

Uno de los puntos que más interés despierta entre los visitantes es la Casa de muñecas de la Reina María, modelo a escala 1:12 de una residencia de principios del siglo XX. Hasta el más mínimo detalle está cuidado al máximo en esta reproducción; incluso las botellas de los estantes están llenas de los líquidos correspondientes a las etiquetas.

Aquí se halla la Biblioteca Real, departamento de la Monarquía británica dedicado a la protección y conservación de las colecciones reales de libros y del Gabinete de Dibujos pertenecientes a la Royal Collection. Sus fondos incluyen dibujos de Leonardo da Vinci y Miguel Ángel de incalculable valor.

En 1992 fue pasto de un enorme incendio, que destruyó varias salas. Ello motivó que la reina Isabel II calificase dicho año como "annus horribilis". El elevado presupuesto de reconstrucción suscitó fuertes críticas en el país, y forzó a varias modificaciones en el sistema presupuestario de la Casa Real británica.

La capilla es una de las obras maestras de la arquitectura gótica inglesa.

En un mausoleo se halla la tumba de la reina Victoria y su marido el Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo Gotha. Dicho mausoleo está en el Cementerio de Frogmore, donde también se encuentran enterrados el rey del Reino Unido Eduardo VIII y su esposa Wallis Simpson.

Al principio



Jorge III del Reino Unido

Príncipe Jorge, Príncipe de Gales, actuó como Príncipe-Regente desde 1811 hasta 1820.

Jorge III del Reino Unido (4 de junio de 1738 – 29 de enero de 1820) fue rey de Gran Bretaña e Irlanda desde el 25 de octubre de 1760 hasta el 1 de enero de 1801, y a partir de entonces rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda hasta su muerte. Simultáneamente ostentó los títulos de duque de Brünswick-Luneburgo, y Elector de Hannover. El electorado se convirtió en el Reino de Hannover el 12 de octubre de 1814.

Jorge fue el tercer monarca británico de la Casa de Hannover, pero el primero en nacer en Gran Bretaña y usar el inglés como lengua materna. Durante el reinado de Jorge III, Gran Bretaña se alzo como la primera potencia dominante, extendió su poder por Norteamérica, incluyendo la conquista de Canadá tras la Guerra de los Siete Años, gano la supremacía en el océano y derrotó a Napoleón en las Guerras Napoleónicas, pero sin duda alguna, el rey Jorge III será recordado por la pérdida de las colonias, que formarían el núcleo de los futuros EE.UU.

Más tarde en su reinado Jorge III sufrió de una recurrente y finalmente permanente enfermedad mental. Se piensa ahora que sufrió de desórdenes mentales y nerviosos como una consecuencia de la enfermedad sanguínea llamada porfiria, que ha afectado a varios monarcas británicos. Recientemente, los científicos han descubierto altos niveles de arsénico en el cabello del rey Jorge III, por lo que se podría suponer que ésta fue una posible causa de la locura y los problemas de salud de Jorge III. El dramaturgo Alan Bennett escribió una obra de éxito sobre este tema y el director Nicholas Hytner la llevó al cine con el título La locura del rey Jorge.

Después de una recaída final en 1811, el primogénito de Jorge III, Jorge, príncipe de Gales, gobernó como regente. Tras de la muerte de Jorge III, el príncipe de Gales sucedió a su padre en el trono con el nombre de Jorge IV.

A Jorge III se le conoció con el sobrenombre de Granjero Jorge, por sus modales simples y llanos.

Jorge Guillermo Federico nació prematuramente en Norfolk House, en Londres, a las 07:45 del 4 de junio de 1738, siendo el segundo hijo y primogénito varón de los 9 descendientes de Federico Luis, príncipe de Gales, y de Augusta de Sajonia-Gotha.

Como el príncipe Jorge había sido prematuro, fue bautizado inmediatamente después de nacer en Norfolk House por el obispo de Oxford, Tomás Secker. El bautismo público sería oficiado nuevamente en Norfolk House por el obispo Secker, el 4 de julio de 1738. Sus padrinos fueron el rey Federico I de Suecia (representado por Lord Baltimore), su tío materno, el duque Federico III de Sajonia-Gotha (representado por el duque de Chandos) y su tía-abuela, Sofía Dorotea de Hannover, reina de Prusia (representada por Lady Carlota Edwin, hija del duque de Hamilton).

Jorge II y su hijo el príncipe de Gales tenían una relación muy difícil. Jorge y sus hermanos fueron desterrados de la corte en sus primeros años. En 1751, Federico Luis murió, dejando al príncipe Jorge el ducado de Edimburgo. El nuevo duque de Edimburgo era, entonces, el presunto heredero al trono, y fue nombrado posteriormente príncipe de Gales. Su madre, Augusta, desconfiaba de su suegro, el rey Jorge II; por ello, mantuvo al príncipe de Gales alejado de su abuelo. Una influencia importante en la infancia del nuevo príncipe de Gales fue John Stuart, 3r conde de Bute, que le serviría más tarde como Primer Ministro.

Jorge, príncipe de Gales, heredó la corona cuando su abuelo, Jorge II, murió el 25 de octubre de 1760. Entonces, se organizó la búsqueda por toda Europa de una esposa conveniente. El 8 de septiembre de 1761, en la Capilla Real del palacio de St. James, Jorge se casó con Carlota de Mecklenburgo-Strelitz. Dos semanas después, ambos fueron coronados en la abadía de Westminster.

La década de 1760 estuvo marcada por la inestabilidad burocrática, que condujo a que los Whigs acusaran a Jorge III de ser un autócrata a la manera de Carlos I. El incompetente Lord Bute dimitió en 1763, permitiendo a los Whigs volver al poder. Más tarde ese año, el gobierno británico publicó la Proclamación Real de 1763 que colocó un límite sobre la expansión al oeste de las colonias americanas. El objetivo de la Proclamación era obligar a los colonos a negociar con los Indios Americanos la compra legal de la tierra y, por lo tanto, reducir la costosa guerra fronteriza que había surgido por conflictos de tierra. La Línea de Proclamación, como sería conocida, fue increíblemente impopular entre los americanos y al final se volvió otro obstáculo en la relación entre los colonos y el gobierno británico, y que conduciría finalmente a la guerra. Con los colonos americanos cada vez más reticentes en pagar los impuestos británicos, se hacía difícil para la corona pagar sus incursiones militares y la defensa de las colonias americanas de levantamientos nativos. De este modo, tras que George Grenville fuera nombrado Primer Ministro, introdujo la Ley del Timbre, que impuso un impuesto de timbres en todo el papel impreso en las colonias británicas en Norteamérica. Grenville intentó reducir a Jorge III a una mera marioneta. El rey solicitó a William Pitt el Viejo que aceptara el cargo de Primer Ministro, pero éste rehusó. Jorge entonces se decidió por Carlos Watson-Wentworth, 2º marqués de Rockingham, y despidió a Grenville en 1765.

Lord Rockingham revocó la impopular Ley del Timbre de Grenville. Sin embargo, tuvo que afrontar considerables desacuerdos dentro del mismo Parlamento, y fue sustituido en 1766 por Guillermo Pitt, a quien el rey nombró conde de Chatham. Lord Chatham resultó estar a favor de los americanos, criticando las actitudes ásperas de sus colegas hacia los colonos americanos. Jorge III, sin embargo, estimó que el deber principal de los colonos era someterse a él y a Gran Bretaña y se ofendió por la actitud rebelde de los americanos. Lord Chatham enfermó en 1767, permitiendo a Augusto Enrique Fitzroy, 3er duque de Grafton encargarse del gobierno (aunque no obtuvo el cargo de Primer Ministro de manera formal hasta 1768). Los ataques políticos que sufrió le llevaron a renunciar en 1770, permitiendo otra vez que los Tories volvieran al poder.

El gobierno del nuevo Primer Ministro, Federico North, estuvo principalmente afectado por la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. Los americanos se mostraron cada vez más hostiles a las tentativas británicas de imponer impuestos en las colonias. En el Motín del té en Boston de 1773, una muchedumbre de Boston lanzó al mar más de 340 cajones de té en el Puerto de Boston como una protesta política. En respuesta, Lord North introdujo las Leyes Punitivas (también conocido como las Leyes Coactivas o los Leyes Intolerables por los colonos). El Puerto de Boston fue cerrado y las elecciones legislativas en la colonia de Massachusetts fueron suspendidas.

El conflicto armado estalló en América en 1775. Algunos delegados del Segundo Congreso Continental redactaron una oferta de paz conocida como la Petición del Ramo de Olivo, pero los enfrentamientos ya habían surgido cuando el documento llegó a Inglaterra. El 4 de julio de 1776 (Día de la Independencia de Estados Unidos), las colonias declararon su independencia de la Corona. La Declaración de Independencia de los Estados Unidos hizo varios cargos políticos contra el rey, la legislatura, y el pueblo. Entre las otras ofensas dirigidas a Jorge, la Declaración lo culpa: "Ha abandonado nuestro Gobierno.. Ha asolado nuestros mares, devastado nuestras Costas, quemado nuestras ciudades, y destruido nuestras vidas".

Jorge III se indignó cuando se enteró de las opiniones de los colonos. Aunque la Guerra contra los colonos le fue bien a Gran Bretaña en un comienzo, la situación cambio completamente después de la rendición del Teniente-General británico John Burgoyne en la Batalla de Saratoga (19 de septiembre y 7 de octubre de 1777). En 1778, Francia firmó un Tratado de Amistad con los nuevos Estados Unidos. Lord North pidió dimitir en favor de Guillermo Pitt, 1er conde de Chatham, a quien consideraba más capaz de afrontar la situación. Jorge III, sin embargo, hizo oídos sordos a tales sugerencias; sugirió que Lord Chatham era un ministro subordinado a la administración de Lord North. Lord Chatham rechazó cooperar, y murió ese mismo año. Jorge III estaba entonces en guerra con Francia, y en 1779 estaba también en guerra con España.

Obstinadamente Jorge III trató de mantener a Gran Bretaña en guerra contra los rebeldes en América, a pesar de las opiniones de sus propios ministros. Granville Leveson-Gower, 2º conde de Gower y Tohmas Thynne, 3er Vizconde de Weymouth dimitieron antes que sufrir la indignidad de tener que ver con la guerra. Lord North informó a Jorge III que su opinión coincidía con la de sus colegas renunciantes, pero se quedó en su cargo.

En 1781, las noticias de la capitulación de Charles Cornwallis, 1er marqués Cornwallis llegaron a Londres; el Tory Lord North dimitió al año siguiente (1782). Jorge III aceptó finalmente la derrota en Norteamérica, y aceptó entrar en negociaciones de paz. El Tratado de París y el asociado Tratado de Versalles fueron ratificados en 1783. El primer tratado aseguró el reconocimiento de los nuevos Estados Unidos por Gran Bretaña. El segundo tratado estipuló que Gran Bretaña cediera Florida a España y concediera acceso a las aguas de Terranova a Francia.

Se hicieron cambios en la estructura del gobierno británico después de la pérdida de las colonias. Desde 1660, hubo dos funcionarios de gabinete principales, conocidos como la Secretaria de Estado para el Departamento del Sur y la Secretaria de Estado para el Departamento del Norte. El primero era responsable del Sur de Inglaterra, Irlanda, y las relaciones con naciones europeas no protestantes, y el segundo del Norte de Inglaterra, Escocia, y la relaciones con naciones europeas Protestantes. La Secretaria de Estado para el Departamento del Sur fue responsable de las colonias hasta 1768, cuando esta responsabilidad pasó a la Secretaria de Estado para las Colonias. Las tres Secretarías fueron abolidas después de que los británicos perdieran las colonias en Norteamérica. Fueron sustituidos por dos nuevas Secretarías, la del Ministerio de Asuntos Exteriores y la del Ministerio del Interior.

En 1782, después de doce años en el cargo, el ministerio de Lord North terminó. El Whig Lord Rockingham se convierte por segunda vez en Primer Ministro, pero muere pocos meses después. El rey elige entonces a william Petty, 2º conde de Shelburne para reemplazarlo. Charles James Fox, sin embargo, rechazó estar bajo la administración de Lord Shelburne, y exigió el nombramiento de William Henry Cavendish-Bentinck, 3er duque de Portland. En 1783, la Cámara de los Comunes obligó a Lord Shelburne a dejar el cargo y fue sustituido por la Coalición Fox-North. El duque de Portland se convierte en Primer Ministro; Fox y Lord North, quienes se quedaron con los Ministerios de Asuntos Exteriores y del Interior, respectivamente, fueron los individuos que realmente tuvieron el poder, siendo el duque de Portland una figura decorativa.

Jorge III estaba disgustado por haber sido obligalo a designar ministros que no eran de su agrado, pero el ministerio de Portland rápidamente se consolidó con la mayoría en la Cámara de los Comunes, y no podía ser fácilmente desplazado. El rey se disgustó seriamente cuando el gobierno aprobó la Ley de Indias. Inmediatamente después de que la Cámara de los Comunes la votase, Jorge informó a la Cámara de los Lores que consideraría enemigo personal a todo aquel que votara a favor de la Ley. El 17 de diciembre de 1783, la Ley fue rechazada por los Lores; al día siguiente, el ministro Portland fue despedido, y William Pitt el Joven fue designado nuevo Primer Ministro. Jorge III disolvió el Parlamento en marzo de 1784; las elecciones siguientes dieron a Pitt un sólido apoyo parlamentario.

Para Jorge III, la elección de William Pitt el Joven fue una gran victoria. El rey sentía que el panorama probaba que él todavía tenía el poder de designar a los Primeros Ministros sin tener que apoyarse en ningún grupo parlamentario. A lo largo del ministerio de Pitt, Jorge apoyó con entusiasmo muchas de sus políticas. Para ayudar a Pitt, Jorge creó nuevos títulos nobles en un tiempo récord. Los nuevos pares llenaron la Cámara de los Lores, permitiendo que Pitt mantuviera una firme mayoría.

Durante el ministerio de Pitt, Jorge III fue extremadamente popular. El público apoyó los viajes exploratorios al Océano Pacífico que aprobó. Jorge también ayudó a la Academia Real con grandes concesiones económicas de sus fondos privados. Además, los británicos admiraban la fidelidad que el rey profesaba a su esposa, al contrario de sus dos antecesores. Se hiciceron también grandes avances en diversos campos, tales como la ciencia e industria.

La salud personal de Jorge III, sin embargo, estaba en muy malas condiciones. Sufría una enfermedad mental, que ahora se cree era un síntoma de la porfiria (estudios realizados en el 2004 de muestras capilares del rey revelaron niveles extremadamente altos de arsénico, un disparador posible de la enfermedad). Anteriormente, el rey había sufrido un breve episodio de la enfermedad en 1765, pero comenzó una crisis más larga en 1788. Sin embargo, pese a que ya estaba enfermo en el verano de 1788, Jorge estaba lo suficientemente sano como para aplazar la convocatoria del Parlamento del 25 de septiembre al 20 de noviembre. Durante este intervalo, sin embargo, Jorge se volvió completamente loco y representó una amenaza a su propia vida. Cuando el Parlamento se vuelve a reunir en noviembre, el rey no podía, como era costumbre, hacer su discurso inaugural para arreglar la agenda para la próxima sesión legislativa. Según una práctica establecida desde hace mucho tiempo, el Parlamento no podría comenzar sus sesiones hasta que el rey hubiera hecho el Discurso del Trono. El Parlamento, sin embargo, no hizo caso de esta costumbre y comenzó a discutir las provisiones para establecer una regencia.

Carlos Jacobo Fox y Guillermo Pitt discutieron quien tenía el legítimo derecho a asumir el control del gobierno durante la enfermedad del soberano. Aunque ambas partes convinieron que lo más razonable sería que ocupase la Regencia el hijo mayor de Jorge III, príncipe de Gales y heredero del trono, discreparon sobre las bases que tendría la regencia. Fox sugirió que el príncipe de Gales tenía el legítimo derecho de actuar a nombre de su padre enfermo; Pitt rebatió diciendo que lo mejor era que el Parlamento nombrara al Regente.

Los procedimientos a seguir fueron retrasados, preguntándose el pueblo que autoridad tenía el Parlamento para nombrar una regencia, mientras que la sesión no había sido abierta formalmente por el soberano. Pitt propuso la solución al problema, basándose en una desconocida y fraudulenta Ley. Como algo pre-establecido desde hacía mucho, el soberano podía delegar muchas de sus funciones en los Lores Comisionados mediante Letras Patentes, que eran validadas por la estampa del Gran Sello. Fue propuesto que el guardián del Gran Sello, el Lord Canciller, estampará el sello sin el consentimiento del soberano. Aunque tal acción sería ilegal, no sería posible cuestionar la validez de las Letras Patentes, pues la presencia del Gran Sello sería algo concluyente en la corte.

El segundo hijo de Jorge III, el príncipe Federico, duque de York, denunció la propuesta de Pitt como "inconstitucional e ilegal". No obstante, designaron a los Lores Comisionados y el Parlamento empezó sus sesiones. En febrero de 1789, se envió a la Cámara de los Comunes una Ley de Regencia, autorizando al príncipe de Gales a actuar como regente, que fue aprobada. Pero antes de que la Cámara de los Lores la votase, Jorge III se recuperó de su enfermedad gracias a los cuidados del Dr. Francis Willis. Confirmó las acciones de los Lores Comisionados como válidas, pero reasumió el control total del gobierno.

Después de que Jorge se recuperara de su enfermedad, su prestigio aumentó considerablemente. La Revolución Francesa, en la cual la monarquía francesa había sido derrocada, preocupó a muchos terratenientes británicos. Francia declaró posteriormente la guerra a Gran Bretaña en 1793, y Jorge III pronto representó la resistencia británica. El rey permitió que Pitt aumentara los impuestos, formara ejércitos, y que suspendiera el privilegio de la escritura de los habeas corpus por el inicio de la guerra.

Por bien preparada que Gran Bretaña estuviese, Francia era más fuerte. La Primera Coalición (que incluía a Austria, Prusia y España) fue derrotada en 1798. La Segunda Coalición (que incluía a Austria, Rusia, y el Imperio Otomano) fue derrotada en 1800. Al final, Gran Bretaña tuvo que luchar sola contra Napoleón Bonaparte, el emperador de Francia.

En aquel mismo año, 1800, una breve tregua en las hostilidades permitió que Pitt se concentrara en Irlanda, donde había habido una sublevación en 1798. El Parlamento entonces aprobó el Acta de la Unión de 1800, en la cual quedaba establecido que desde el 1 de enero de 1801, Gran Bretaña e Irlanda se convertirían en una sola nación, conocida como el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Jorge aprovechó la oportunidad para renunciar a toda reclamación sobre el trono de Francia, algo que soberanos ingleses y británicos habían mantenido desde el reinado de Eduardo III. Algunas veces se sugiere que Jorge aceptó abandonar sus pretensiones conforme a lo estipulado en el Tratado de París o en el Tratado de Amiens. Cronológicamente, esto no tendría ninguna lógica; el Tratado de París fue firmado en 1783, y el Tratado de Amiens en 1802 (después de Jorge hubiera renunciado formalmente al trono de Francia). Se ha sugerido que a Jorge le fue ofrecido el título "Emperador de los Británicos y de Hannover", pero él lo rechazó. A.G. Stapleton escribió que Jorge III "sintió que su verdadera dignidad consistía en lo que era sabido en Europa y el mundo entero, el adecuado y indiscutible estilo que pertenecía a la corona británica".

La impopularidad de Pitt aumentó cuando planeó quitar ciertas inhabilidades legales que se aplicaron a los católicos romanos después de la Unión. Jorge III declaró que estos "emancipados" católicos le habían hecho violar su juramento de coronación, en el cual los soberanos prometían mantener el protestantismo. El rey exclamó: "¿Dónde está el poder en la tierra que pueda absolverme de la observancia de cada oración de aquel juramento, particularmente en el que me está requiriendo mantener la reformada religión protestante? ... No, no, prefiriría pedir mi pan de puerta en puerta a través de Europa, que consentir cualquier medida a favor de los católicos. Puedo renunciar a mi corona y retirarme del poder. Puedo abandonar mi palacio y vivir en una cabaña. Puedo poner mi cabeza en el patíbulo y perder la vida, pero no puedo romper mi juramento".

Frente a la clara oposición a sus políticas religiosas, Pitt amenazó con dimitir. Entretanto, el rey sufrió otro ataque de locura, pero se recuperó rápidamente. El 14 de marzo de 1801 Pitt fue formalmente substituido por el portavoz de la Cámara de los Comunes, Enrique Addington. Como Addington era un amigo próximo, Pitt permaneció como su consejero privado. El ministerio de Addington fue particularmente intrascendente, pues no se hizo casi ninguna reforma o nuevas medidas. De hecho, la nación estaba fuertemente en contra de cualquier idea de reforma, ante el temor de una reproducción de la Revolución Francesa. Aunque llamaron un comportamiento pacificador en el Reino Unido, el público deseó una acción fuerte en Europa, pero Addington no pudo hacerlo. En octubre de 1801, hace las paces con el Francia, y en 1802, se firmó el Tratado de Amiens.

Jorge III no consideraba la paz con Francia como "verdadera", sino que era nada más un experimento. En 1803, las dos naciones se volvieron a declarar la guerra. En 1804, Jorge se vio nuevamente afectado por la porfiria; tan pronto como fue en capaz de continuar su gobierno, descubrió que Enrique Addington era odiado por el público y que no era confiable para conducir la nación en guerra. En su lugar, el público tendió a poner más fe en Guillermo Pitt el Joven. Pitt intentó designar a Carlos Jacobo Fox en su ministerio, pero Jorge III lo rechazó. El rey tenía aversión a Fox, que había animado al príncipe de Gales a que llevara una vida extravagante y costosa. Guillermo Wyndham Grenville, 1er barón Grenville percibió esto como una injusticia a Fox, y rechazó unirse al nuevo ministerio.

Pitt se concentró entonces en la formación de una coalición con Austria, Rusia y Suecia. La Tercera Coalición, sin embargo, tuvo el mismo final que la Primera y Segunda Coaliciones, siendo derrotada en 1805. Una invasión de Napoleón parecía inminente, pero la posibilidad se vino abajo después que el Vice-Almirante Horatio Nelson, 1er vizconde Nelson, obtuviera una célebre victoria en la batalla de Trafalgar (21 de octubre de 1805).

Los reveses en Europa afectaron la salud de Guillermo Pitt. Pitt murió en 1806, abrió de nuevo la cuestión de quién debía servir en el ministerio. Lord Grenville se convirtió en Primer Ministro, y en su "Ministerio de todos los talentos" incluyó a Carlos Jacobo Fox. El rey estaba extremadamente en desacuerdo pero fue forzado a capitular ante el nombramiento. Después de la muerte de Fox en septiembre de 1806, el rey y el ministerio entraron en conflicto abierto. El ministerio había propuesto una medida por la cual se permitiera a los católicos romanos desempeñar servicio activo en las fuerzas armadas. Jorge no sólo había mandado echar abajo la medida, sino también llegó a un acuerdo de nunca tratar de instalar tal medida otra vez. Los ministros acordaron desestimar la medida entonces pendiente, pero rechazaron rechazarla en el futuro. En 1807, todos los ministros de la administración Pitt fueron despedidos y substituidos por el duque de Portland como el Primer Ministro nominal, con el poder real en las manos del Canciller de Hacienda Spencer Perceval. Disolvieron el Parlamento; la elección subsecuente dio al ministerio una mayoría fuerte en la Cámara de los Comunes. Jorge III no tomó ninguna otra decisión política importante durante su reinado; el reemplazo del duque de Portland por Perceval era de poca importancia.

En 1810, Jorge III se puso peligrosamente enfermo, siendo la causa posible de esta brusca recaída la muerte de su adorada hija menor, la princesa Amelia, víctima de erisipelas o de porfiria. El envenenamiento por arsénico es también una causa posible de su muerte. Para 1811, Jorge III había quedado permanentemente loco y se decide confinarlo en el castillo de Windsor hasta su muerte. Algunas veces hablaba sin pausa durante horas, decía que conversaba con los ángeles y saludó una vez a un roble que según él era el rey Federico Guillermo III de Prusia. Sus doctores le administraron el Polvo de James (una combinación de calomel y emético tártaro) y lo sangraron regularmente. También aconsejaron que se bañara en el mar, lo cual llegó a hacer delante de su pueblo.

El Parlamento entonces aprobó en 1811 el Acta de Regencia, en la cual el asentimiento real fue concedido por los Lords Comisionados (quiénes fueron designados bajo el mismo procedimiento irregular que fue adoptado en 1788). El príncipe de Gales actuó desde entonces como Regente por el resto de la vida de Jorge III.

Spencer Perceval fue asesinado en 1812 (siendo el único Primer Ministro británico en tener este final) y substituido por Roberto Banks Jenkinson, 2do conde de Liverpool. Lord Liverpool supervisó la victoria británica en las guerras napoleónicas. El subsecuente Congreso de Viena dio aumentos territoriales significativos para Hannover, que fue elevada de electorado a reino (12 de octubre de 1814).

Mientras tanto, la salud de Jorge III se deterioraba. En la Navidad de 1819, sufrió otro ataque de locura y habló incoherencias durante 58 horas, al final de los cuales entró en coma. El 29 de enero de 1820 Jorge murió, ciego, sordo y loco, en el castillo de Windsor, a los 81 años de edad. Fue sepultado el 16 de febrero en la Capilla de San Jorge, en Windsor.

El rey Jorge fue sucedido por el primero de sus hijos Jorge IV, y luego por otro hijo, Guillermo IV. Guillermo IV, quien tampoco dejó hijos legítimos tras su muerte, le dejó el trono a su sobrina, Victoria, el último monarca de la Casa de Hannover.

Se dice que Jorge III hacía notas en su diario cada día. El 4 de julio de 1776 tenía una única entrada, y esta decía: "Nothing important happened today" ("Nada importante ha sucedido hoy"). Ese día se firmó la Declaración de Independencia de los Estados Unidos al otro lado del Atlántico.

Esta anécdota no deja de ser una ironía, teniendo en cuenta que se tardaban varias semanas en recibir noticias desde América. Por lo tanto era imposible que pudiera enterarse de la firma de la Declaración de Independencia en el mismo día en que ocurrió.

Al principio



Victoria I del Reino Unido

Victoria en 1845

Victoria (Londres, 24 de mayo de 1819 - Isla de Wight, 22 de enero de 1901) fue Reina del Reino Unido y de Irlanda desde el 20 de junio de 1837 hasta su muerte el 22 de enero de 1901, y 1ª Emperatriz de la India desde el 1 de enero de 1877, también hasta su muerte.

Es una de las Tatarabuelas del rey Juan Carlos de España. Reinó durante 64 años, siendo el suyo el reinado más largo de la historia de Gran Bretaña. El reinado de Victoria estuvo marcado por una gran expansión del Imperio Británico. La Era Victoriana -como fue denominado su reinado- estuvo inmersa en la Revolución Industrial, un período de cambios significativos a nivel social, económico y tecnológico en el Reino Unido, estos cambios acabaron por consolidar a el Reino Unido como la primera potencia de su época.

Victoria, quien era casi completamente de ascendencia alemana (excepto por su ancestro Sofía de Hannover, era también descendiente por línea femenina de Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra), fue la última monarca de la Casa de Hannover; su hijo y sucesor, Eduardo VII, perteneció a la Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Alejandrina Victoria nació en el palacio de Kensington, Londres, el 24 de mayo de 1819, siendo la única hija del Príncipe Eduardo, Duque de Kent y Strathearn, cuarto hijo varón del rey Jorge III, y de Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld. Fue bautizada en la Sala de la Cúpula del palacio de Kensington el 24 de junio del mismo año por Carlos Manners-Sutton, arzobispo de Canterbury, siendo sus padrinos sus tíos paternos, el Príncipe-Regente (luego rey Jorge IV del Reino Unido) y Carlota, Reina de Württemberg, el Zar Alejandro I de Rusia (en cuyo honor recibió su primer nombre), y su abuela materna, Augusta Reuss-Ebersdorf, Duquesa Viuda de Sajonia-Coburgo-Saalfeld.

A pesar del nombre con el que fue bautizada, se le terminó por llamar solamente Victoria, aunque familiarmente fue conocida como Drina (diminutivo de Alejandrina). Cuando apenas tenía 8 meses de edad, su padre, el duque de Kent, falleció víctima de una fulminante neumonía, el 23 de enero de 1820. Seis días más tarde, el 29 de enero, su abuelo, el rey Jorge III, moría, ciego y loco, en el castillo de Windsor. Su tío y padrino, el Príncipe-Regente, ascendía al trono como rey Jorge IV. Ahora Victoria ocupaba el tercer lugar en la línea sucesoria, precedida únicamente por sus dos tíos, el duque de York (separado de su esposa desde hacía tres décadas sin descendencia) y el duque de Clarence . La posibilidad de que Victoria subiera al trono algún día parecía muy cercana; sin embargo, el 10 de diciembre de ese mismo año, la duquesa de Clarence daba a luz una hija, Isabel Georgiana, lo que relegaba a Victoria a un cuarto lugar en la línea de sucesión. Trágicamente, el 4 de marzo de 1821, y con apenas 3 meses de edad, la pequeña princesa fallece víctima de convulsiones. Al año siguiente, en 1822, la duquesa de Clarence alumbra un par de gemelos nacidos muertos, y la dificultad de este parto la deja incapacitada para volver a concebir. Victoria, con 3 años de edad, estaba nuevamente en la primera fila de la sucesión.

Pese a la alta posición que ocupaba en la línea sucesoria, Victoria, durante sus primeros años, solo habló alemán, el idioma original de su madre y su gobernanta. Sin embargo, cuando se hizo evidente que algún día ocuparía el trono, en 1822, se le comienza a enseñar el inglés. Eventualmente aprendió a hablar italiano, griego, latín y francés. Su educador fue el Reverendo Jorge Davys y su gobernanta fue Luisa Lehzen. El 5 de enero de 1827, fallece el duque de York, colocando a Victoria, de 7 años, nada menos que en el segundo lugar de la línea sucesoria.

Vivió en el Palacio de Buckingham. El 26 de junio de 1830 muere el rey Jorge IV, siendo sucedido por el duque de Clarence como rey Guillermo IV. Como el nuevo monarca no tenía descendencia legítima superviviente, Victoria, de 11 años, se convierte en la presunta heredera del trono. Como las leyes de la época no estaban preparadas para la eventual subida al trono de un infante, se promulga la Ley de Regencia de 1831, en la cual se estipulaba que la duquesa de Kent, madre de Victoria, sería la Regente del reino durante la minoría de edad de la reina. Ignorando el precendente de Jorge IV, el Parlamento no creó un Concilio para limitar los poderes de la eventual Regente.

En 1835, a los 16 años de edad, Victoria conoce a su futuro esposo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, quien además era su primo. El rey Guillermo IV desaprobó la unión, pero sus objeciones no dieron el menor resultado en los jóvenes. Algunos historiados alegan que Alberto no estaba enamorado entonces de la joven princesa, y que las razones que tenía para aceptar el enlace fueron ganar un buen estatus social (pues era solo un oscuro príncipe alemán) o bien un alto sentido del deber y lealtad a su familia (los cuales deseaban el enlace). Cualesquiera que fueran las razones que tuvo Alberto para aceptar el matrimonio, éste, con el paso de los años, demostró ser extremadamente feliz.

El rey Guillermo IV falleció el 20 de junio de 1837, siendo sucedido por la princesa Victoria. Como ella ya había cumplido los 18 años, no era necesaria una regencia. Debido a que la Ley Sálica imperaba en Hanóver, este trono pasó a su tío menor, el duque de Cumberland, terminando así la unión entre el Reino Unido y Hanóver, existente desde 1714. Mientras la joven reina no tuvo hijos, el duque de Cumberland fue el presunto heredero del trono. Victoria fue coronada reina en la abadía de Westminster, el 28 de junio de 1838.

Al momento de su ascensión al trono, el Gobierno estaba controlado por los Whig, los cuales venían detentando el poder, salvo algunos pequeños intervalos, desde 1830. El Primer Ministro Whig, Lord Melbourne, ejerció desde el comienzo una poderosa influencia sobre la políticamente inexperta soberana, quien acudía a él constamente por consejos y ayuda (la confianza entre ambos llegó a ser tanta que algunos maledicente se referían a la reina como la "Sra. Melbourne"). El ministerio de Melbourne, sin embargo, no duraría mucho tiempo; crecía rápidamente en impopularidad, y se mostraba incapaz de controlar las colonias británicas. En Canadá, el Reino Unido tuvo que reprimir una serie de rebeliones (ver Rebeliones de 1837), y en Jamaica, las autoridades locales protestaron contra las medidas inglesas no reconociendo ninguna Ley dictada por el Parlamento. En 1839, ante la incapacidad de poder controlar estos contratiempos, Lord Melbourne renunció.

La reina comisionó al Tory Sir Robert Peel la tarea de formar el nuevo Gabinete, pero pronto entró en disputas con éste debido a la Crisis de las Damas de Cámara. Para ese entonces, la conformación de la corte real estaba regida por el sistema de patronazgo (es decir, el Primer Ministro escogía a los miembros que servirían a la reina entre sus partidarios). Muchas de las damas de cámara de la reina eran esposas de Whigs, y Sir Robert Peel exigía que fueran reemplazadas por esposas de Tories. Victoria se negó rotundamente a destituir a las damas de sus cargos, pues las había llegado a considerar amigas muy cercanas. Sir Robert Peel sentía que no podía gobernar bajo las restricciones impuestas por la reina, y finalmente renunció al cargo de Primer Ministro, dejándole el camino libre a Lord Melbourne para retornar al poder.

El mercadeo de opio por parte de Inglaterra y de Estados Unidos a China generó un conflicto de proporciones. Los chinos consideraban que Occidente no tenia nada de valor con lo que comerciar. Pero los comerciantes ingleses y estadounidenses, fuertemente enraizados con la Corona inglesa, vieron en el opio la posibilidad de tener intercambio.

El opio y sus derivados (morfina, heroína, etc.) constituyen unas de las drogas más adictivas. Un obrero chino que se volvía adicto —y para 1839 el opio ya estaba al alcance de los obreros y campesinos— gastaba 2/3 de su sueldo en opio y dejaba a su familia en la miseria.

Se generó con esto una epidemia de adictos en China por lo que el emperador debió tomar cartas en el asunto. El Emperador le encargó al mandarín Lin Hse Tsu que frenara el tráfico de opio y este les quemó los cajones y se arriesgó a una guerra (1839).

Lin Hse Tsu mandó una carta a la Reina Victoria I del Reino Unido pidiéndole que no traficara más opio (1). La Reina Victoria respondió mandándole la Armada Británica.

Esto provocó las Guerras del opio. Generando un estímulo para que más mercaderes fueran a China desde Estados Unidos e Inglaterra. Muchas de las fortunas de Estados Unidos fueron basadas en este narcotráfico, que era encubierto, pues decían que se comerciaba con Té o Tabaco. Se le llamaba China Trade o Far East Trade.

Es por estas uniones conyugales de sus hijos y nietos, con otros monarcas de Europa, la que le confieren el titulo popular de: Victoria "La abuela de Europa". Pero esto tiene un lado negativo, ya que al ser portadora de Hemofilia, enfermedad que afecta a hombres y transmiten las mujeres, contagia a todas las cortes con esta enfermedad. Siendo el portador más conocido de dicha enfermedad el Zarevich Alexis.

Ahora que había encontrado un compañero ideal, no sólo en el aspecto familiar sino también en el político -pues el príncipe Alberto sería su más cercano asesor-, Victoria comenzó a alejarse tanto de Lord Melbourne como de sus damas de cámara Whig. Así, cuando Lord Melbourne perdió las elecciones de 1841, saliendo victoriosos los Tories bajo el liderazgo de Robert Peel, no se repitió otra Crisis de las Damas de Cámara. Victoria continuaría manteniendo correspondencia con Lord Melbourne, aunque su papel como asesor real pasaría al Príncipe-Consorte.

El ministerio de Peel se vio pronto envuelto en una crisis debido a las Leyes del Maíz. Muchos Tories (para entonces conocidos también como conservadores) se opusieron a la abrogación, pero algunos Tories (los "Peelites") y la mayoría de los Whigs la apoyaron. Peel dimitió en 1846, después de que la abrogación fuera aprobada por un estrecho margen, y fue substituida por Lord John Russell. El ministerio de Russell, aunque Whig, no fue favorecido por la reina. Particularmente ofensivo para Victoria era el Ministro de Asuntos Exteriores, Lord Palmerston, que actuaba a menudo sin consultar al gabinete, al Primer Ministro, o a la reina. En 1849, Victoria introdujo en el Parlamento una queja, apoyada por Lord Russell, alegando que Palmerston había enviado despachos oficiales a los líderes extranjeros sin su consentimiento. Ella repitió sus acusaciones en 1850, pero todo fue inútil. No fue hasta 1851 que quitaron a Lord Palmerston de su cargo; él tenía en esa ocasión anunciada la aprobación del gobierno británico para el golpe de estado del Presidente Luis-Napoleón Bonaparte en Francia sin haber consultado previamente al Primer Ministro.

La reina joven Victoria se enamoró de Irlanda, eligiendo visitarla un día de fiesta en Killarney, Kerry; gracias a esta visita, la localidad se convirtió en una de las primeras atracciones turísticas del siglo XIX. Su amor por la isla fue correspondido por el inicial afecto irlandés hacia la joven reina. En 1845, Irlanda fue golpeada por la devastación de los cultivos de patata; en cuatro años, esta plaga costó las vidas de un millón de irlandeses y la emigración de otro millón. En respuesta a la llamada Hambre de la Patata Irlandesa (An Gorta Mor), la reina donó personalmente £5000 y estuvo implicada en varias obras de caridad. Sin embargo, el hecho de que las políticas del ministerio de Lord John Russell fueron culpadas extensamente -por exacerbar la severidad del hambre-, afectó la popularidad de la reina. Los republicanos extremistas llamaron a Victoria la "Reina del Hambre", con míticas historias en las cuales se decía que ella donaba apenas £5 para aliviar el hambre del pueblo, que fueron aceptadas por los irlandeses republicanos.

La primera visita oficial de Victoria a Irlanda, en 1849, fue arreglada específicamente por Lord Clarendon, el Lord Teniente de Irlanda y cabeza de la administración británica, para intentar distraer la atención de la crisis del hambre y también poner alertas a los políticos británicos de que con la presencia de la reina la seriedad de la crisis en Irlanda sería más que evidente. A pesar del impacto negativo de la hambruna en la popularidad de la reina, ella todavía seguía siendo lo suficientemente querida que al concluir las reuniones del partido nacionalista todos cantaban Dios Salve a la Reina. No obstante, en la década de 1870 - 1880 la aceptación de la monarquía británica en Irlanda había disminuido substancialmente, en parte por la resolución de Victoria de rehusarse a visitar Irlanda en protesta por la decisión de la Corporación de Dublín de no felicitar a su hijo, el príncipe de Gales (futuro Eduardo VII), por ocasión de su boda con la princesa Alejandra de Dinamarca, o de negarse a enviar sus parabienes a los príncipes de Gales por el nacimiento de su hijo mayor, el príncipe Alberto Víctor.

Victoria rechazó repetidamente las presiones de Primeros Ministros, de Lords tenientes e incluso de miembros de la familia real, de que estableciera una residencia real en Irlanda. Lord Midleton, el anterior jefe del Partido Irlandés Unionista, al escribir sus memorias en 1930 Irlanda: Tonta o Heroína?, describió esta decisión como probadamente desastrosa para la monarquía y el gobierno británico en Irlanda.

Victoria realizó su última visita a Irlanda en 1900, cuando ella vino a solicitar a los irlandeses unirse al ejército británico y luchar en la Segunda Guerra de los Bóers. La oposición nacionalista a su visita fue encabezada por Arthur Griffith, que estableció una organización llamada Cumann na nGaedhael para unir a la oposición. Cinco años más tarde Griffith utiliza los contactos establecidos en su campaña contra la visita de la reina para formar un nuevo movimiento político, Sinn Féin.

En 1851, la primera Feria Mundial, conocida como la Gran Exposición de 1851, fue inaugurada. Organizada por el príncipe Alberto, la exposición fue oficialmente abierta por la reina el 1 de mayo de 1851. A pesar del miedo de muchos, probó ser un suceso increíble, siendo los inventos y novedades mostrados allí posteriormente utilizados para dotar el South Kensington Museum (luego rebautizado como el Victoria and Albert Museum).

El ministerio de Lord Juan Russell colapsó en 1852, cuando el Primer Ministro Whig fue substituido por un conservador, Lord Derby. Lord Derby no permanecería en el poder por mucho tiempo, al no poder mantener una mayoría en el Parlamento; él dimitió menos de un año después de haber asumido el cargo. Para entonces, Victoria estaba impaciente por poner punto final a este período de ministros débiles. La reina y su marido animaron vigorosamente la formación de una fuerte coalición entre los Whigs y los Tories Peelites. Tal ministerio fue logra formarse, con el Peelite Lord Aberdeen a la cabeza.

Uno de los actos más significativos del nuevo ministerio debía hacer participar al Reino Unido en la Guerra de Crimea en 1854, luchando al lado del Imperio Otomano en contra de Rusia. Inmediatamente antes de la entrada del Reino Unido a la guerra, los rumores de que la reina y el príncipe Alberto preferían el lado ruso disminuyeron la popularidad de la pareja real. No obstante, Victoria declaró públicamente su apoyo inequívoco para las tropas. Después de concluir la guerra, la reina instituyó la Cruz de Victoria, una condecoración al valor.

Al ser cuestionada por muchos su labor durante la Guerra de Crimea, Lord Aberdeen dimitió en 1855, siendo substituido por Lord Palmerston, con quien la reina se había reconciliado. Sin embargo, Palmerston fue también forzado a dimitir de su cargo debido a su conducta impopular durante un conflicto militar, la Segunda Guerra del Opio, en 1857. Lord Derby lo sustituyó. Uno de los acontecimientos más notables durante la administración de Derby fue el Revuelta de los Cipayos, contra el gobierno de la Compañía Británica de las Indias Orientales sobre la India. Después de que el Motín fuera aplastado, la India fue puesta bajo el gobierno directo de la corona (aunque el título de "Emperatriz de la India" no fue instituido inmediatamente). El segundo ministerio de Derby no fue mejor que el primero; dimitió en 1859, lo que permitió que Palmerston volviera a tomar el poder.

El año 1861 fue un año trágico para la reina: el 16 de marzo muere su madre, la duquesa de Kent, y el 14 de diciembre fallece su esposo Alberto, el Príncipe-Consorte. La pérdida de quien fuera su compañero, amigo y consejero devastó a Victoria, que mantuvo un estado semipermanente de luto y usó el color negro en sus vestidos para el resto de su vida. Evitó las apariciones públicas y rara vez ponía los pies en Londres durante los años siguientes, ganándose con ello el apodo de la "Viuda de Windsor". Ella consideró a su hijo, el príncipe de Gales, joven indiscreto y frívolo, como el culpable de la muerte de su padre.

Victoria comenzó a confiar cada vez más en un criado escocés, John Brown; se ha llegado a alegar que entre ellos hubo una relación romántica e incluso un matrimonio secreto. Un diario recientemente descubierto registra una supuesta confesión en su lecho de muerte del capellán privado de la reina, quien habría admitido a un político que él había presidido un matrimonio clandestino entre Victoria y John Brown. No todos los historiadores confían en la autenticidad del diario. Sin embargo, cuando el cadáver de Victoria fue puesto en su ataúd, dos recordatorios fueron colocados con ella, conforme a su deseo. A su lado derecho fue colocado uno de los vestidos de gala de Alberto, mientras que en su mano izquierda fue colocado un pedazo del cabello de Brown, junto con un retrato de él. Las rumores de un romance y una unión secreta le ganaron a Victoria el apodo "Señora Brown".

El aislamiento de Victoria del público disminuyó grandemente la popularidad de la monarquía, e incluso animó el crecimiento del movimiento republicano. Aunque ella realizó sus deberes oficiales, no participó activamente en el gobierno, permaneciendo confinada en sus residencias reales, Balmoral en Escocia o en Osborne House en la isla de Wight. Entretanto, una de las piezas más importantes de la legislación del siglo XIX -el Acta de Reformas de 1867- fue aprobada por el Parlamento. Lord Palmerston se había opuesto totalmente a la reforma electoral, pero su ministerio terminó con su muerte en 1865. Lord Derby asume el cargo, siendo sucedido por Lord Russell; luego, Lord Derby vuelve a asumir el cargo de Primer Ministro, siendo durante su ministerio que el Acta de Reforma es aprobada.

En 1868, el conservador Benjamin Disraeli, 1er conde de Beaconsfield asume el cargo de Primer Ministro. Él demostraría más adelante ser el Primer Ministro favorito de Victoria. Su ministerio, sin embargo, pronto colapsó, y fue substituido por William Ewart Gladstone, miembro del Partido Liberal (nombre con que era ahora conocida la coalición Whig-Peelite). Gladstone era famoso por sus desacuerdos con Victoria y Disraeli durante su carrera política. Ella comentó una vez que cuando él se dirigía a ella era como si estuvieran en una reunión pública. La reina detestaba a Gladstone, así como sus políticas, tanto como ella admiraba a Disraeli. Fue durante el ministerio de Gladstone, a comienzos de la década de 1870, que la reina comenzó a emerger gradualmente de su estado de luto perpetuo y aislamiento. Con el estímulo de su familia, ella se hizo más activa políticamente.

Disraeli volvió al poder en 1874, en el momento en que un sentimiento imperialista era apoyado por muchos en el país, incluyendo al nuevo Primer Ministro y la reina, así como muchos en Europa. En 1871 el Imperio Alemán había sido proclamado; la hija mayor de Victoria se había casado con su heredero, así que algún día ella sería Emperatriz, excediendo con ello en rango a su madre la reina, de mayor poder político.

Para prevenir tal anomalía diplomática, en 1876 una nueva Acta de Títulos Reales del Parlamento dio a reina el título adicional de "Emperatriz de la India". Victoria recompensó a su Primer Ministro, acelerando la acostumbrada concesión de un condado a un Primer Ministro saliente, creándolo conde de Beaconsfield mientras él estaba todavía en su cargo.

La administración de Lord Beaconsfield cayó en 1880 cuando los Liberales ganaron la elección general de ese año. Gladstone había abandonado la jefatura de los liberales cuatro años antes, y la reina invitó a Lord Hartington, líder liberal de los Comunes, a que creara un ministerio. No obstante Lord Hartington declinó la oportunidad, argumentando que ningún ministerio liberal podría trabajar sin Gladstone y que él no serviría bajo de nadie más, y Victoria tuvo entonces que designar a Gladstone como nuevo Primer Ministro.

Los conflictos de Victoria con Gladstone continuaron durante sus últimos años. La forzaron a aceptar sus reformas electorales propuestas, incluyendo el Acta de Representación del Pueblo de 1884, que aumentó considerablemente el electorado. El gobierno de Gladstone cayó en 1885, siendo substituido por un conservador, Lord Salisbury. Gladstone vuelve al poder en 1886, y él introdujo la Ley Irlandesa del Gobierno Local, que intentó conceder a Irlanda una legislatura separada. Victoria se opuso a la Ley, que ella creyó minaría el poder del Imperio Británico. Cuando la Ley fue rechazada por la Cámara de los Comunes, Gladstone dimitió, lo que no permitió a Victoria designar nuevamente a Lord Salisbury como Segundo Ministro.

En 1887, el Reino Unido celebró el Jubileo de Oro de Victoria. La reina celebró el 20 de junio de 1887 -el quincuagésimo aniversario de su accesión al trono- con un banquete, al cual fueron invitados cincuenta reyes y príncipes europeos. Aunque ella no habría podido estar enterada de él, había un plan de los combatientes por la libertad irlandesa que consistía en hacer explotar la abadía de Westminster mientras la reina estuviera allí atendiendo un servicio de Acción de Gracias. Esta tentativa de asesinato, al ser descubierta, fue conocida como el Complot del Jubileo. Al día siguiente, ella participó en una procesión que, en palabras de Mark Twain, "estiró el límite de la vista en ambas direcciones". Para ese entonces, Victoria era un monarca extremadamente popular. El escándalo de una rumoreada relación amorosa con su criado había sido callado después de la muerte de John Brown en 1883, permitiendo que se perciba a la reina como símbolo de la moralidad.

Victoria fue requerida para tolerar un ministerio de Guillermo Ewart Gladstone una vez más, en 1892. Después de que la última de sus Leyes Irlandesas del Gobierno Local fuera rechazada, se retiró en 1894, siendo sustituido por el liberal imperialista Lord Rosebery. Lord Rosebery fue sucedido por Lord Salisbury en 1895, que sirvió para el resto del reinado de Victoria.

El 22 de septiembre de 1896 Victoria sobrepasó a su abuelo Jorge III como el monarca de más tiempo de reinado en la historia inglesa, escocesa, o británica. De acuerdo a una petición de la reina, todas las celebraciones públicas especiales por el acontecimiento fueron retrasadas hasta 1897, el año en que se celebraba el Jubileo de Diamante de Victoria. El secretario colonial, Joseph Chamberlain, propuso que el jubileo fuera un festival en todo el Imperio Británico.

Así, invitaron a los Primeros Ministros de todas las colonias autónomas junto con sus familias. La procesión en la que participó la reina incluyó a las tropas de cada colonia y dependencias británicas, junto con soldados enviados por príncipes indios y jefes (quiénes eran subordinados a Victoria, emperatriz de la India). La celebración del Jubileo de Diamante fue una ocasión marcada por las grandes muestras de afecto que el pueblo tuvo para la reina septuagenariana, que para entonces estaba confinada a una silla de ruedas.

Durante los últimos años de Victoria, el Reino Unido estuvo implicado en la Segunda Guerra de los Bóers, que recibió el apoyo entusiástico de la reina. La vida personal de Victoria estuvo marcada en ese entonces por varias tragedias personales, incluyendo la muerte de su hijo Alfredo, duque de Sajonia-Coburgo-Gotha, la enfermedad fatal de su hija Victoria, emperatriz de Alemania, y la muerte de dos de sus nietos. Su última función pública ceremonial fue en 1899, cuando ella puso la piedra de la fundación para los edificios nuevos del South Kensington Museum, luego conocido como el Victoria and Albert Museum. Su último viaje fuera de Inglaterra lo realizó a Dublín, en 1900.

Siguiendo una costumbre que ella mantuvo a través de toda su viudez, Victoria pasó su última Navidad en Osborne House (que el Príncipe Alberto había diseñado por sí mismo) en la isla de Wight. Murió allí, en los brazos de su nieto el káiser alemán Guillermo II de Alemania, el 22 de enero de 1901, a los 81 años de edad, luego de haber reinando por 63 años, 7 meses, y 2 días, más que cualquier otro monarca británico antes o después de ella. Su funeral ocurrió el 2 de febrero; después de dos días de duelo nacional, fue sepultada en el Mausoleo de Frogmore al lado de su marido.

Al principio



San Leucio

Escudo de San Leucio

Casas en San Leucio.

San Leucio es una importante fracción italiana del municipio de Caserta conocida tanto por razones históricas como artísticas, situada a tres kilómetros y medio al noroeste de la ciudad.

El nombre se debe al monte al pie del cual se erige, considerado por la población como lugar donde estaba la ermita del santo homónimo.

En San Leucio está actualmente presente la antigua sedería que producía seda para toda Europa; aún hoy, las sedas de San Leucio pueden encontrarse ahora en el Vaticano, en el Quirinal, en la Sala Oval de la Casa Blanca: las banderas de esta última y las del Palacio de Buckingham se han hecho con tal material.

El real sitio, junto con el palacio de Caserta y el acueducto de Vanvitelli, han sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En San Leucio había un pabellón de caza de los condes de Acquaviva de Caserta conocido como el Palazzo del Belvedere, hoy restaurado. Cuando, en el año 1750, las posesiones de los Acquaviva pasaron a los Borbones de Nápoles, San Leucio se convirtió en sede de las sederías reales.

El rey Carlos III, aconsejado por el ministro Bernardo Tanucci, pensó en formar a los jóvenes del mugar enviándolos a Francia para aprender el arte del tejido, para trabajar luego en los establecimientos reales. Se constituyó asó en el año 1778, sobre proyecto del arquitecto Francesco Collecini, una comunidad conocida como la Real Colonia di San Leucio, basada en el oportuno estatuto del año 1789 que establecía leyes y reglas válidas sólo para esta comunidad. Los trabajadores de la sedería disfrutaban, de hecho, de varios beneficios: se le adjudicaba una casa en el interior de la colonia, disfrutaban de formación gratuita y aquí creó el rey la primera escuela obligatoria de Italia femenina y masculina que incluía disciplinas profesionales, y las horas de trabajo eran 11, mientras que en el resto de Europa eran 14.

Las casas se proyectaron teniendo presentes todas las reglas urbanísticas de la época, para que perduraran en el tiempo (de hecho, incluso hoy están habitadas) y desde el comienzo estuvieron dotadas de agua corriente y servicios higiénicos. Las mujeres recibían una dote del rey para casarse con un miembro de la colonia, y además a disposición de todos había una casa común de «caridad», donde cada uno entregaba parte de las ganancias propias. No había diferencia entre los individuos, cualquiera que fuese el trabajo desarrollado, el hombre y la mujer disfrutaban de una total paridad en un sistema que se basaba exclusivamente en el mérito. Se abolía la propiedad privada, garantizaba la asistencia a los ancianos y enfermos y era exaltado el valor de la fraternidad.

Se trató de un experimento social, en la época de la Ilustración, de absoluta vanguardia en el mundo, un modelo de justicia e igualdad social raro en las naciones del siglo XVIII y que no se ha vuelto a repetir genuinamente ni siquiera en las posteriores revoluciones francesa y marxista.

El rey Fernando IV de Borbón tenía en gran estima la colonia y proyectó ampliarla también por las nuevas exigencias industriales debidas a la introducción de la trattura de la seda y de la manufactura de los velos, por lo tanto para construir una nueva ciudad que se llamaría Ferdinandopoli concebida sonre una planta completamente circular con un sistema de calles radiales y una plaza en el centro para hacer también una sede real, no se realizaron más que los barrios cercanos al Belvedere, poniendo en acción un código de leyes sociales particularmente avanzado, inspirados en las enseñanzas de Gaetano Filangieri y transformados en leyes por Bernardo Tanucci. Fernando IV prefería especialmente a San Leucio y a menudo organizaba allí partidas de caza y fiestas compartidas con la propia población de la colonia.

Cuando se comenzaron a construir los nuevos edificios el proyecto se interrumpió a causa de la revolución de 1799, de la ocupación napoleónica de Italia y del nacimiento de la República Partenopea. Todavía durante el gobierno francés de Joaquín Murat desde 1808 a 1815 San Leucio tuvo de cualquier manera un ulterior desarrollo industrial.

Después de la Restauración el proyecto de la nueva ciudad se descartó, pero continuaron ampliando industrias y edificios, entre ellos el Palacio del Belvedere. El proyecto utópico del rey Fernando acabó con la unidad de Italia, cuando todo se englobó en el territorio nacional, pero la tradición y la calidad de las producciones de tejidos séricos permanecen aún hoy.

La herencia de la colonia de San Leucio ha sobrevivido durante decenios gracias a la presencia de varias fábricas de seda pero, en el último decenio, han cerrado sus puertas para deslocalizar las industrias. Esta operación de naturaleza meramente económica ha dado un duro golpe a la imagen de este núcleo de población y sobre todo a la ocupación local.

En San Leucio, en el interior de la fábrica originaria del rey Fernando, el Palacio del Belvedere, tiene hoy su sede el «Museo de la seda» que conserva algunas maquinarias originales, aún en funcionamiento, para la elaboración de la seda. Se muestran todas las fases de la producción de la seda con los antiguos telares restaurados y activos accionados por una rueda hidráulica colocada en los subterráneos del palacio. En el Palacio Real no hay en cambio muebles dignos de aquel esplendor.

Es sede de la facultad de Ciencias Políticas de la Seconda Università degli Studi di Napoli. Desde 1999 se desarrolla durante los meses de verano en San Leucio el «Leuciana Festival».

Al principio



St James’s Park

EL Palacio de Buckingham desde St James's Park.

El Parque de Santiago o St. James’s Park es una extensión de 23 hectáreas en la zona de Westminster, en el centro de Londres (R.U.), es el más antiguo de los Parques reales de la ciudad. Se encuentra en el extremo sur de la zona de St. James’s, que fue nombrado en honor de un hospital de leprosos dedicado a Santiago el Menor.

St James’s Park está rodeado por el Palacio de Buckingham al oeste, El Mall y Palacio de St. James al norte, Horse Guards al este, y Bridcage Walk al sur. El parque tiene un lago pequeño, el St. James-Park's Lake, con dos islas, Duck Island (llamado así debido a la colección de patos del lago), y West Island. Un puente que cruza el lago ofrece una magnífica vista al oeste del Palacio de Buckingham enmarcado por árboles y fuentes, y una estupenda vista del edifico principal de la Foreign and Commonwealth Office, al este.

El parque es el más oriental de la cadena de parques de Londres que incluye también, hacia el oeste, a Green Park, Hyde Park y Kensington Gardens. La paradas del metro de Londres más cercanas son las St James’s Park, Victoria Station, y Westminster.

En 1532, Enrique VIII compró la zona de la marisma pantanosa, a menudo inundada por el arroyo Tyburn, al Colegio Eton. Este terreno lindaba al oeste con el Palacio de York, recientemente comprado por Enrique al Cardenal Wolsey, se adquirió para convertir al Palacio de York en una residencia adecuada para el Rey. Cuando Jacobo I ascendió al trono en 1603, ordenó que se drenara el parque y que se ajardinara, y guardó en él a varios animales exóticos, entre los que había camellos, cocodrilos, y un elefante, así como aviarios que contenían aves exóticas.

Durante el exilio del Rey Carlos II en Francia durante la Commonwealth de Inglaterra, el joven rey quedó muy impresionado por los elaborados jardines de los palacios reales franceses, y tras su vuelta de Francia ordenó que se rediseñara el parque para darle un aire más formal, este trabajo fue probablemente encargado al paisajista francés André Mollet. Estos planes incluían la creación de un canal de 775 por 38 metros que se puede observar en la imagen de la derecha. Carlos II abrió el parque al público, así como lo usaba para entretener a invitados y amantes, como Nell Gwyn.

El siglo XVIII vio muchos cambios, incluyendo la reclamación de parte del canal por parte de Horse Guards Parade y la adquisición en 1761 de Buckingham House (ahora Palacio de Buckingham) por parte de la familia real.

Las posteriores remodelaciones hechas entre 1826 y 1827, comisionadas por el Príncipe Regente (el posterior Jorge IV) y supervisadas por el arquitecto y paisajista John Nash, vieron como el canal se transformó en un lago, y las avenidas formales se transformaron en paseos más románticos. Al mismo tiempo, Buckingham House se amplió para crear el actual palacio y se construyó el Marble Arch como entrada, mientras que El Mall pasó a ser un gran paseo ceremonial, abierto al público 60 años más tarde en 1887, el Marble Arch se trasladó a se localización actual en la intersección de Oxford Street con Park Lane en 1851 y fue reemplazado por el Victoria Memorial entre 1906 y 1924.

Al principio



Source : Wikipedia