Miguel Ángel Moratinos

3.4163907284578 (1208)
Publicado por grag 26/02/2009 @ 00:55

Tags : miguel ángel moratinos, psoe, partidos politicos, política

últimas noticias
Moratinos comienza hoy una gira por Albania y Bosnia - ADN.es
El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comienza hoy una gira por Albania y Bosnia para apoyar el acercamiento de los Balcanes Occidentales a la UE y visitar a las tropas españolas destacadas en Sarajevo dentro de la misión europea...
Moratinos inicia una visita a Túnez sobre cooperación euromediterránea - AFP
TÚNEZ (AFP) — El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, inició el jueves por la tarde en Túnez una visita de trabajo centrada en la cooperación euromediterránea y la Unión Por el Mediterráneo (UPM), informaron fuentes...
Moratinos viajará en junio a Malabo con empresarios y parlamentarios - ABC.es
Miguel Ángel Moratinos está preparando para la segunda semana del mes de junio un viaje a Malabo con el objetivo de fortalecer la nueva etapa de entendimiento con el régimen de Teodoro Obiang abierta en octubre de 2006, en un anterior desplazamiento a...
Moratinos visita esta semana las tropas españolas en Bosnia - ADN.es
El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, visitará el próximo jueves en Sarajevo a las tropas españolas que participan en la misión de la Unión Europea (EUFOR Althea) en Bosnia-Herzegovina. Moratinos llegará a Sarajevo procedente de...
Moratinos, "contento" tras la reunión en Praga con su homólogo cubano - COPE
El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha tenido su primer encuentro con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, durante la reunión en Praga entre la UE y los países latinoamericanos que integran el llamado Grupo de Río....
España exige garantías jurídicas de que tendrá 54 eurodiputados - elmundo.es
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha pedido a sus homólogos europeos garantías jurídicas de que España recuperará 54 diputados en el Parlamento Europeo en cuanto entre en vigor el Tratado de Lisboa,...
Otro caso reciente - Ideal Digital
El PP ha pedido la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en el Congreso para que informe sobre la expulsión de una patrullera de la Guardia Civil por un barco de la Armada británica en aguas próximas a Gibraltar,...
López Aguilar, Espinosa y Moratinos visitarán Baleares durante la ... - soitu.es
El cabeza de lista del PSOE para las elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar; la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, y el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, visitarán Baleares en las próximas...
Moratinos afirma que las actuaciones de la Casa del Mediterráneo y ... - Europa Press
El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, afirmó hoy que "será rápido el nombramiento de quién dirigirá la Casa del Mediterráneo y será rápida la reunión del patronato y también todas las actuaciones" relacionadas con este proyecto....
Moratinos califica de "éxito" la presidencia española Consejo de ... - Europa Press
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, ha calificado hoy de "éxito" la presidencia española del Consejo de Europa, que ha conseguido "desbloquear" en una reunión en Madrid la reforma pendiente de su institución...

Miguel Ángel Moratinos

Miguel Ángel Moratinos

Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé (Madrid, 8 de junio de 1951) es un político y diplomático español, miembro del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Es el actual Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, está casado y tiene 3 hijos.

Nació el 8 de junio de 1951 en la ciudad de Madrid. Estudió en el Liceo Francés de Madrid, y posteriormente se licenció en Derecho y en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, habla francés, inglés, y tiene conocimiento de otros idiomas como el serbocroata y el árabe.

Ingresó en la carrera diplomática trabajando en el Ministerio de Asuntos Exteriores desde 1974 a 1979 como director para las relaciones con Europa del Este. Después estuvo destinado en la Embajada de España en Yugoslavia hasta 1984, desde donde pasa a la de Marruecos hasta 1987, momento en el que es nombrado Subdirector General para África del Norte. En 1991 dirige el Instituto para la Cooperación con el Mundo Árabe, convirtiéndose en un especialista en Oriente Próximo, muy respetado tanto por árabes como por israelíes, siendo nombrado Director General de Política Exterior para África Subsahariana y Oriente Medio en 1993, y tras la llegada del PP, embajador en Israel en 1996 hasta que ese mismo año, la Unión Europea le confía la alta representación de la misma en el proceso de paz árabe-israelí, cargo que desempeñaría hasta 2003.

En 2004 fue elegido Diputado al Congreso por el PSOE por la circunscripción electoral de Córdoba y es nombrado por José Luis Rodríguez Zapatero, Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, siendo una de sus primeras misiones la retirada española de la Guerra de Irak, lo que le granjea suspicacias con el gobierno de los Estados Unidos.

Desde 2007 Moratinos es el Presidente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Al principio



¿Por qué no te callas? (Antecedentes)

La famosa frase: ¿Por qué no te callas?, pronunciada por el rey de España Juan Carlos I durante la XVII Cumbre Iberoamericana, fue el centro de la atención mundial de los medios de comunicación, pero también representó el clímax de la tensa relación entre el ex presidente José María Aznar y el presidente Hugo Chávez, quienes fueron protagonistas de toda una serie de declaraciones y descalificaciones, cuyos antecedentes se remontan al año 2002 , cuando se produjo el golpe de Estado en Venezuela.

Las relaciones entre los presidentes Hugo Chávez y José María Aznar comenzaron a deteriorarse abiertamente después del intento de Golpe de Estado en Venezuela de 2002, debido a la declaración emitida de forma conjunta por los gobiernos de Estados Unidos de América y el Reino de España.

Esta declaración no dejaba clara una postura de apoyo ni a Hugo Chávez, ni al gobierno efímero de facto del empresario Pedro Carmona. En contraste otros países dejaron más clara su postura de abierto rechazo como Argentina, México, Paraguay, Brasil, Chile, o bien otras dieron muestras de simpatía a la nueva administración de Pedro Carmona como El Salvador y Colombia.

Terminada la administración de José María Aznar, el 22 de noviembre de 2004, el nuevo titular del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Miguel Ángel Moratinos declaró que Aznar había girado instrucciones al embajador de España en Venezuela para apoyar el golpe de estado de abril del 2002 en el programa "59 segundos" de TVE, lo cual provocó una crisis política al respecto del tema.

Esta crisis fue acentuada debido a las declaraciones del 28 de noviembre de 2004, del ex secretario de relaciones exteriores de México Jorge Castañeda quién denunció a los medios de comunicación que "Colombia, España, El Salvador y EE UU apoyaron el golpe el 11 de abril de 2002", la denuncia fue respaldada por la ex ministra de relaciones exteriores de Chile Soledad Alvear quién omitió dar nombres.

Hugo Chávez, por su parte respaldo a Moratinos y dijo que era cierto que Aznar apoyó el golpe, lo cual calificó como un "gravísimo error", no obstante manifestó que el incidente quedaba atrás pues las relaciones entre España y Venezuela tenían "un presente de integración promisorio", ante la insistencia de las preguntas de los periodistas, Chávez dijo que en un primer momento tuvo buenas relaciones con Aznar, sin embargo el ex presidente cambió y surgió el desencuentro. Terminando con la siguiente frase: "Con Aznar no hubo ni química, ni física ni matemática".

El presidente Zapatero, intentó restar importancia al incidente diciendo: "No tengo que dar explicaciones de nada, porque la actitud del Gobierno español ha sido la que se conoce en virtud de las notas oficiales y seguirá siendo la misma, la de apostar por la consolidación institucional y la normalidad democrática en Venezuela".

El 16 de marzo de 2005, el ex presidente del gobierno español José María Aznar en una entrevista en Miami con la junta editorial del The Miami Herald y periodistas de El Nuevo Herald calificó de profundamente irresponsable la política exterior de su sucesor socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, por su acercamiento a Cuba, por lisonjear a un populista autoritario como Hugo Chávez y por dinamitar la relación atlántica con Estados Unidos.

Dos días después de la visita de Evo Morales a España, el 6 de enero de 2006, el periódico La Razón dio la noticia de que la fundación FAES, dirigida por el ex presidente español José María Aznar, anunció que entre sus principales objetivos para el año 2006 sería el reforzamiento de su presencia y la divulgación de su tesis en América Latina, a la que calificó como una "región amenazada por la explosiva combinación de populismo e indigenismo bajo la sombra de la alianza entre Fidel Castro y el venezolano Hugo Chávez, tándem al que se ha unido el nuevo presidente boliviano Evo Morales". El objetivo sería combatir el "caudillismo populista" ante el año que se avecinaba y en el que se esperaban múltiples procesos electorales en América Latina.

El 5 de octubre de 2006, durante una visita en Chile, el ex presidente Aznar dijo que: que el mandatario venezolano Hugo Chávez era "una amenaza peligrosa para la región", declaraciones que se publicaron en el diario El Mercurio y se difundieron mundialmente.

En menos de un mes, y nuevamente en Miami, el 23 de octubre de 2006, el ex presidente Aznar declaró que “Latinoamérica esta amenazada por una nueva especie totalitaria que el presidente Hugo Chávez quiere imponer en la región”.

El 27 de abril de 2007, la guerra verbal fue por ambas partes, por la mañana desde Filadelfia en el marco de la presentación del libro “América Latina, una agenda de libertad”, Aznar llamó a Estados Unidos, Europa y a las democracias de los países latinoamericanos a “derrotar el socialismo del siglo XXI”.

Las declaraciones de ambos protagonistas fueron tema de todos los noticieros televisivos, pues además eran los días del comienzo de la Cumbre de Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

José Moragas Secretario de Relaciones Exteriores del Partido Popular (partido de Aznar) declaró que su partido instó y exigió al gobierno del Presidente Zapatero (del PSOE) hacer la protesta formal y expresar su rechazo a los insultos realizados al ex presidente de España. Gustavo de Aristégui (PP) también protestó y demandó reclamar al gobierno de Venezuela.

El título de la declaración de la XVII Cumbre Iberoamericana, fue ‘’Iberoamérica: Desarrollo e inclusión social’’, ante las exposiciones de las diferentes delegaciones, los discursos comenzaron a polemizarse cuando los gobiernos socialistas de Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua se pronunciaron en contra del comportamiento de las empresas transnacionales de Estados Unidos y Europa, rechazando la privatización de servicios públicos como electricidad, agua potable, en sus países.

El día 9 de noviembre dentro de la asamblea de la cumbre, Hugo Chávez, se pronunció en contra de la tésis de neoliberalismo, denunció la campaña sostenida de descalificaciones del ex presidente Aznar, así como la supuesta participación del gobierno de España en el golpe de Estado en Venezuela de 2002, y nuevamente lo calificó de “fascista”.

El final de la Cumbre ya había sido anunciado, sin embargo fue entonces, cuando el presidente Zapatero solicitó la palabra, para exigir respeto al presidente Chávez.

Durante el discurso de Zapatero, se presentó el famoso incidente mundialmente conocido como: ¿Por qué no te callas?

La cumbre entonces se extendió pues el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, solicitó la palabra para una nueva intervención, una vez concedida la palabra por la presidente Bachelet, Chávez le pidió un minuto a Ortega, quién se lo concedió: .

Durante la intervención de Ortega, el rey Juan Carlos I abandonó el recinto, pues Ortega además de apoyar a Chávez, denunció la “política injerencista” de España en Nicaragua. La delegación cubana a través de Carlos Lage Dávila también solicitó la palabra para apoyar el derecho a defenderse de Chávez y reclamar también las declaraciones y políticas de Aznar contra el gobierno cubano.

Esa misma noche el ex presidente Aznar llamó por teléfono al presidente Zapatero y al rey Juan Carlos para agradecerles el apoyo y discurso pronunciado en su defensa, a partir de ese momento las descalificaciones personales cesaron.

Una vez concluida la cumbre, tanto el presidente Chávez, como el presidente Zapatero reafirmaron y defendieron sus posiciones a los periodistas de la prensa internacional.

Al principio



Desarrollo del conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009

Mapa de la Franja de Gaza

El conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009 comenzó el 27 de diciembre de 2008, y continúa en la actualidad. Su desarrollo se centra principalmente en torno a la Franja de Gaza, región costera situada en el Oriente Medio y perteneciente a los Territorios Palestinos, y gobernada por la organización islamista Hamás. Así mismo, el sur de Israel está siendo afectado por los cohetes lanzados por las organizaciones palestinas desde Gaza, que se han intensificado desde el comienzo de la ofensiva.

El bombardeo se inició durante la mañana del sábado, día sagrado de la religión judía, desde las 9:30 de la hora local concentrados en las ciudades de Gaza, Rafah y Khan Yunis. En un primer momento de la ofensiva, la Fuerza Aérea Israelí utilizó al menos 88 aviones de combate, incluyendo bombarderos F-16 y helicópteros Apache, en una serie de ataques aéreos contra más de 40 objetivos, utilizando unas 100 toneladas de bombas durante los operativos En el curso de los bombardeos se destruyeron multitud de edificios relacionados con Hamás y la Autoridad Palestina, centrándose en la mayor parte de las sedes de Fuerza Ejecutiva (policía) o centros de entrenamiento, aunque también se destruyeron una mezquita y varias carreteras. El bombardeo sobre el cuartel general de la policía de Ciudad de Gaza mientras se preparaba la ceremonia de graduación de la policía regular y de tráfico provocó la muerte de al menos cuarenta personas, entre las que se encontraba el jefe principal de Fuerza Ejecutiva, general Tawfik Jaber. La primera oleada de bombardeos acabó con la destrucción de sus objetivos en unos 4 minutos.

Durante la segunda jornada de bombardeos, que tuvo lugar durante la tarde del domingo 28, el objetivo fue la llamada Ruta Philadelphi, una franja de separación entre Gaza y Egipto, bajo la cual constantemente se descubren túneles que fuentes israelíes han señalado que son usados para contrabando de todo tipo de productos, desde alimentos a armas.

Así mismo, el consejo de ministros israelí celebrado ese mismo día dio orden de movilizar a más de seis mil quinientos reservistas, ante la posible invasión terrestre de la Franja.

Durante la noche del 28 al 29 de diciembre, la Fuerza Aérea Israelí bombardeó varios símbolos representativos de Hamás: el Ministerio de Interior y la Universidad Islámica de Gaza, así como la sede del Comité Olímpico, estaciones policiales e instalaciones de seguridad de Hamás en Gaza, entre otros cuarenta objetivos. El ataque sobre varios puntos de Gaza dejó al menos unos siete muertos, seis de los cuales eran niños, según fuentes hospitalarias; el impacto de un misil israelí en Jabalia, al norte de Gaza, contra su vivienda familiar provocó la muerte de cinco niñas, todas ellas hermanas. Según la agencia de noticias Maan, "la búsqueda de refugio para los niños de Gaza se ha vuelto imposible por la falta de instalaciones debidamente reforzadas".

El tercer día consecutivo de bombardeos, un balance de los servicios de Emergencia de Gaza informó que las víctimas ascendían a mil cuatrocientos veinte heridos y más de trescientos muertos, de los que más de medio centenar son civiles según una agencia de la ONU. El jefe de la Oficina palestina de Sanidad, Bassam Naim, señaló que "podría haber decenas de cadáveres bajo los escombros" de los edificios e instalaciones bombardeadas. El primer fallecido debido a los cohetes Qassam lanzados el día 29 desde la Franja fue un obrero israelí de origen árabe. A última hora de la tarde moría un israelí y cinco resultaban heridos en la ciudad de Ascalón, como consecuencia del impacto de un cohete lanzado desde la Franja. Menos de una hora después moría una mujer israelí en Ashdod por el impacto de otro cohete. Mientras tanto, al terminar la jornada se contaban más de 350 muertos y 1.600 heridos palestinos. Europa Press afirmó que al menos cinco niñas murieron esta noche por el bombardeo de casas civiles.

Las autoridades israelíes ordenaron a los periodistas que "abandonaran las áreas colindantes a la zona", que fueron declaradas "zona militar cerrada", extendiéndose entre dos y cuatro kilómetros más allá de Gaza. Cientos de tanques israelíes se apostaron y permanecían alineadas cercando Gaza, dónde sólo las carreteras asfaltadas y los principales núcleos urbanos estaban abiertos al tránsito civil. A quinientos metros del Paso de Eretz, el más usado habitualmente para el tráfico de personas, dos docenas de tanques estaban desplegados mientras más al sur, a un kilómetro de Nakhal Oz, el puesto fronterizo más empleado para la entrada de suministros y víveres a Gaza, una dotación policial impedía el paso. Daniel Seaman, portavoz del gobierno israelí, declaró en Sderot, la ciudad israelí más cercana a la Franja, confiar en que "no será necesaria una incursión terrestre, aunque eso depende sólo de Hamás"; "Nos fuimos de Gaza hace tres años, y no queremos volver", dijo Seaman, "Pero lo haremos si es necesario".

Fuentes militares citadas por el diario israelí "Haaretz" afirmaron que el brazo militar de Hamás, las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, "está intacto y capacitado para llevar a cabo operaciones significativas en un futuro cercano". Las fuerzas de tierra de Israel han sido por otro lado informadas de las misiones que tendrán que realizar, incluyendo los movimientos para localizar y neutralizar las fuerzas y estructuras milicianas de Hamás.

Amnistía Internacional condenó los ataques, e instó a ponerlos fin por considerarlos ilegales y también atender las necesidades urgentes de Gaza.

El día cuarto de ofensiva se saldó con al menos diez palestinos muertos y cuarenta heridos, situándose la cifra de víctimas de los bombardeos en unos 380. Los principales objetivos de los bombardeos fueron edificios relacionados con la infraestructura de Hamás y las casas particulares de los dirigentes de la organización. Según Ha'aretz, el primer ministro israelí informó al presidente Shimon Peres de que la operación militar estaba "en sus fases iniciales". Israel permitió la entrada en la Franja de un convoy de camiones con ayuda humanitaria.

Dos de los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza impactaron en los alrededores de la ciudad israelí de Beer Sheva, lo que supuso el punto más lejano alcanzado por un cohete lanzado desde la Franja hasta ese momento. Las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, brazo armado de Hamás, se responsabilizaron de los lanzamientos, afirmando que alcanzarían objetivos más lejanos si el ejército israelí continuaba con su ofensiva.

El secretario general de Naciones Unidas, junto con los ministros de asuntos exteriores de la Unión Europea, así como los de Rusia y Estados Unidos (integrantes del Cuarteto de Mediadores para Oriente Próximo), solicitaron un "inmediato alto el fuego". El ministro de exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, afirmó que el objetivo era lograr "una tregua humanitaria inmediata" de 24 o 48 horas, con el objetivo de detener los bombardeos durante este período para permitir el acceso a la ayuda humanitaria a la población civil palestina. Según declaraciones del ministro de Bienestar israelí, Israel podría considerar dicha tregua, siempre que Hamás demostrase que detendría el lanzamiento de cohetes. El ejército israelí recomendará al primer ministro Olmert que intente lograr una tregua de 48 horas antes de iniciar la posible invasión por tierra, basándose en la propuesta de Bernard Kouchner, ministro de Exteriores francés.

Al cerrar el día se contabilizaban 363 muertos y 1.750 heridos palestinos.

Doce misiles israelíes fueron lanzados durante la noche sobre los túneles del paso de Rafah, horas después de que Egipto anunciara su cierre ante el ataque anunciado por Israel, según la agencia de noticias Maan. Los proyectiles eran bombas sísmicas (que pueden causar pequeños terremotos) y dejaron boquetes de más de treinta metros de profundidad. El presidente egipcio Hosni Mubarak declaró anoche que sólo volverá a abrir el paso de Rafah cuando esté bajo control de la Autoridad Palestina y de los observadores de la Unión Europea. Al término de la reunión mantenida el día 30, la UE manifestó su disposición a enviar una misión a Rafah para la reapertura del acceso a Egipto y a "ampliar su asistencia a otros puntos de paso, una vez que las cuestiones relativas a la seguridad hayan tenido una respuesta satisfactoria".

En las primeras horas de la madrugada los bombardeos provocaron la muerte de un médico palestino. Los objetivos fueron edificios gubernamentales, en su mayoría bombardeados ya en jornadas previas, como la oficina del Primer Ministro, la sede del Ministerio de Interior, y una casa particular en el campo de refugiados de Jabalia. Según el ejército israelí, la oficina de Ismail Haniye era "un objetivo gubernamental que también había servido como "centro de planificación, apoyo y financiamiento de actividades terroristas". Fuerzas de Defensa israelíes añadieron que también se atacó un campo militar y un lanzacohete de Hamás, según el diario Ha'aretz. Aunque el mal tiempo impidió algunas operaciones aéreas, el Ejército utilizó buques de guerra y vehículos con artillería para bombardear el norte y el centro de Gaza. Las víctimas mortales del conflicto ascienden a 375 y 1.720 heridos, cientos de ellos de gravedad. Según informa el Ministerio de Sanidad de Hamás, el quince por ciento de los 376 muertos en Gaza eran mujeres y niños. Asimismo, el 45 por ciento de los heridos corresponde a menores de edad. Al cerrar el día se contabilizaban 393 muertos y 1.900 heridos palestinos, según datos del Ministerio de Sanidad de Hamás en Gaza. Según los servicios de emergencia de Gaza alrededor del 40% de los muertos eran civiles (unos 160).

Mientras tanto, las milicias palestinas lanzaron medio centenar de cohetes y proyectiles de mortero hacia el sur de Israel, dos de los cuales alcanzaron de nuevo la ciudad de Beer Sheva. Uno de ellos alcanzó un colegio, y el otro una zona residencial, sin causar víctimas ninguno de los dos. Se estima que los cohetes que están alcanzando Beer Sheva, que nunca antes había sido alcanzada por un cohete lanzado desde la Franja de Gaza, son del tipo Grad, que tienen mayor alcance y puntería que los Qassam.

El Ejército israelí finalizó los preparativos de la invasión terrestre, aunque no iniciaría la incursión hasta recibir orden del Gobierno. El portavoz del Ministerio de Exteriores israelí se refirió a la tregua propuesta el día anterior por la Unión Europea diciendo que "no contiene ningún tipo de garantía de que Hamás vaya a detener el lanzamiento de cohetes y el contrabando". Por lo tanto "no es realista esperar que Israel vaya a declarar unilateralmente un alto el fuego sin mecanismos que aseguren el cese de los disparos y del terrorismo por parte de Hamás", aunque también reconoció que todavía no se había rechazado definitivamente dicha propuesta, pues se estaba barajando junto a otras. Finalmente, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Andy David, afirmó posteriormente: "la iniciativa (francesa) puede considerarse rechazada oficialmente". A pesar de ello, el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, declaró que la comunidad internacional debía seguir "insistiendo" para que Israel aceptase "un alto el fuego inmediato y urgente". Mahmud Abbas, presidente de la ANP, ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que apruebe una resolución en favor de un alto el fuego inmediato en la Franja de Gaza.

El ejército del aire israelí bombardeó una mezquita en el sur de la Franja de Gaza, que según informaciones del Shin Bet había sido convertida en un arsenal de cohetes Qassam y Katyusha. También continuaron los bombardeos sobre los túneles que unen Gaza y Egipto. Según el diario Ha'aretz, el ministro israelí de defensa Ehud Barak solicitó la aprobación de la movilización de otros 2.510 reservistas, que de aprobarse se sumarían a los 6.700 reservistas ya movilizados.

Al cerrar la jornada los muertos palestinos alcanzaban los 400, mientras que los heridos ascendían a 1900. Un Informe de la ONU reveló que al menos el 25% de ellos eran civiles y que, como mínimo, 42 de las víctimas fatales fueron niños.

Israel llevó a cabo un asesinato selectivo en el que murió Nizar Rayan, profesor de la Universidad Islámica de Gaza y uno de los principales líderes y comandantes militares del Hamás, junto a sus cuatro esposas y 10 de sus 12 hijos, tras el bombardeo de su domicilio en Jabalia. Rayyan, Doctorado en Filosofía Islámica, era considerado el dirigente más importante del norte de la Franja de Gaza. Se encargaba de coordinar la rama política -el partido- y la militar -las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam- de la organización islamista, y era considerado uno de los máximos dirigentes de la línea dura de Hamás.

También fue bombardeada una mezquita en Jabalia, que era utilizada por Hamás como centro de reunión y suministro de armas, así como de lanzamiento de cohetes contra Israel. Las Fuerzas de Defensa israelís emitieron un comunicado que afirmaba que seguirán atacando cualquier objetivo usado por terroristas, "incluso si lo hacen desde importantes centros religiosos o culturales".

Las milicias palestinas lanzaron alrededor de cincuenta cohetes sobre territorio israelí. Uno de ellos, del tipo Grad, impactó en un edificio de ocho plantas en Ashdod. Otros tres Grad cayeron sobre Beer Sheva, y Ofakim, Ascalón y Sderot también fueron objetivo de los cohetes, sin registrarse víctimas mortales. En Beer Sheva y en Gedera las clases en los institutos fueron canceladas.

Estados Unidos y Reino Unido se negaron a apoyar una propuesta presentada por Libia (en nombre de la Liga Árabe) en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas instando al cese inmediato de las operaciones israelíes, al considerar que no tenía en cuenta los ataques de Hamás.

En el sexto día de bombardeos, la aviación israelí bombardeó dos viviendas en el campamento de refugiados de An Nusseirat, produciendo decenas de heridos. El bombardeo de la casa de Abu Musa Ad Diry, en el barrio de As Sabrá (Gaza) provocó otros 20 heridos, y fue bombardeado el Consejo Legislativo Palestino, también en Gaza. Al menos 5 personas murieron tras el bombardeo del barrio de Ash Shaboura, en Rafah. También hubo fallecidos tras los bombardeos en Jabalia y en el sur de la Franja, y en el este de la ciudad de Gaza debido a una incursión terrestre de tropas israelíes que se enfrentaron con miembros de las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, según la agencia palestina de noticias Maan, que informó que desde el 27 de diciembre alrededor de 2.000 personas han resultado heridos, 250 de ellos de gravedad, y al menos 417 han muerto debido a los ataques israelíes sobre la Franja de Gaza.

Por primera vez desde que comenzó el conflicto, Israel permitió la salida de población desde la Franja de Gaza. Se abrió el paso de Erez para permitir la salida de unas 300 personas, principalmente palestinos con doble nacionalidad, mayoritariamente rusos, ucranianos, turcos, estadounidenses y noruegos, que viven en la Franja de Gaza. Este hecho ha sido visto desde algunos medios como una posible preparación para una escalada de los ataques. También se permitió la entrada en la Franja de 72 camiones con ayuda humanitaria procedente de Turquía, la Cruz Roja y la UNRWA por el mismo paso de Erez.

El ejército del aire israelí bombardeó unos treinta objetivos relacionados con la infraestructura de Hamás. Concretamente, se bombardeó la casa particular de Mohammed Matouk, importante miembro de Hamás, que según el ejército israelí era utilizada como depósito de armas. También se bombardearon las casas de otros quince miembros de Hamás. Así mismo, una mezquita del campo de refugiados de Jabalia fue objetivo de los bombardeos israelíes, pues según la radio militar israelí había cohetes Grad escondidos en su interior.

Tras hacerse público que en el bombardeo de la casa de Nizar Rayan murieron diecisiete personas, diez de ellas niños, Hamás llamó a la población a un "día de cólera", por lo que el ministro israelí de Defensa Ehud Barak ordenó el cierre de los pasos fronterizos entre Israel y Cisjordania. La policía israelí dispuso el estado de alerta por temor a las protestas de la población árabe israelí. ; las personas con carnet de identidad palestino o con carta de residencia de Jerusalén no podrán entrar en la ciudad o moverse libremente dentro de ella. Dentro de Cisjordania sí podrán moverse, aunque se esperan retenciones, al igual que con los ciudadanos extranjeros que viajen por Cisjordania y Jerusalén. Miles de palestinos se manifestaron en Cisjordania, en Ramala y en Jerusalén Este, lanzando piedras contra las fuerzas de seguridad, quienes respondieron con gas lacrimógeno contra los manifestantes. Los manifestantes se dirigieron también contra los gobiernos y líderes árabes por no haber actuado suficiente para detener a Israel. Hubo también protestas en puntos de Oriente Medio y varios países asiáticos, India, Afganistán, Jordania, Indonesia, Turquía, Egipto, Líbano, Yemen, Irán, así como en Londres, Australia y Kenia. Antidisturbios en Jordania lanzaron gases lacrimógenos para detener una manifestación camino de la embajada israelí, mientras que en Estambul, miles de turcos quemaron banderas israelíes tras las plegarias del viernes.

El balance provisional de víctimas del séptimo día de ofensiva es de ocho palestinos muertos, todos ellos civiles, de los que cinco eran niños. Con ellos, suman 428 las víctimas palestinas y los heridos se estiman en unos 2.200.

La Embajada israelí en España aseguró, respondiendo a las críticas internacionales por los civiles muertos en Gaza, que el Ejército nunca actúa sin telefonear "casa por casa" a los civiles palestinos para que evacuen las viviendas situadas cerca de "objetivos militares", e insistió en que Hamás "utiliza a su población civil como escudos humanos". Ya el día 29 Amnistía Internacional advertía sobre llamadas telefónicas con avisos falsos para extender el temor entre la población civil, práctica utilizada con anterioridad en Gaza y en la Guerra del Líbano de 2006. Si ésta fuera la finalidad, señala AI, tal práctica viola el derecho internacional, y se le debe poner fin de inmediato.

En territorio israelí, cuatro cohetes Grad impactaron en la ciudad de Ascalón, uno de ellos en una casa, produciendo un herido leve; dos cohetes Qassam impactaron en Sderot. En total unos cuarenta cohetes cayeron sobre Israel, ninguno de los cuales produjo víctimas mortales El mismo día se hizo público que el alto mando del ejército había dado el miércoles, quinto día de ofensiva, el visto bueno a llevar a cabo una "intensa, pero breve" ofensiva terrestre en la Franja de Gaza, pues su alto mando considera que de esta forma lograrán que Hamás acepte unas condiciones de alto el fuego "más favorables para Israel". Por otro lado, la corte suprema emitió un fallo que permite la entrada de un número limitado de periodistas, pero Israel sigue negándoles la entrada.

Las fuerzas aéreas israelíes atacaron más de cuarenta objetivos por la noche. En uno de los ataques murió un comandante de las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, Abu Zakaria al-Jamal. En otro ataque murió el comandante del batallón de Ciudad de Gaza, Jamal Mamduch. Israel también bombardeó un instituto, según el ejército utilizado como punto de encuentro y lanzamiento de varios cohetes, así como la torre de control del Aeropuerto Yasir Arafat. También fueron bombardeados depósitos de armas, centros de entrenamientos y casas particulares de líderes de Hamás; la mayoría de los objetivos estaban abandonados. El ataque contra la mezquita de Beit Lahiya dejó entre trece y quince víctimas mortales, y sobre medio centenar de heridos de distinta consideración. Una persona murió en un orfanato del barrio de Ar Rimal, en Ciudad de Gaza, debido a un bombardeo que pretendía, presuntamente, atacar un grupo de milicianos palestinos apostados junto a una mezquita cercana.

Las unidades terrestres del ejército israelí desplegadas en torno a la frontera comenzaron a lanzar fuego de artillería sobre la Franja de Gaza, un preludio definitivo de la operación terrestre, anunciada desde hacía varios días. Según testigos palestinos, los disparos de artillería provocaron una gran explosión en Ciudad de Gaza y una serie de deflagraciones en zonas cercanas a la frontera con Israel. El primer fallecido por la ofensiva terrestre fue un niño del barrio de al-Zeitun de la ciudad de Gaza, que recibió el impacto de un obús disparado desde un carro blindado israelí. Otras once personas resultaron heridas.

Horas antes, el líder de Hamás en el exilio Khaled Meshaal afirmó, sobre la posible ofensiva terrestre: "estamos preparados para el desafío, esta batalla nos ha sido impuesta pero estamos seguros de que conseguiremos la victoria porque nos hemos preparado para ello". Y amenazó a los soldados israelíes diciendo que "si cometéis el acto estúpido de entrar en Gaza, quién sabe, podríamos tener un segundo o un tercer «Shalit»".

Tras el inicio de la ofensiva terrestre, varios carros de combate, junto con otros vehículos militares y unidades de infantería, escoltados por helicópteros Apache entraron en el noreste de la Franja de Gaza, tras lo que se produjo un fuerte intercambio de fuego con militantes de las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam y otros grupos armados palestinos. La general Avital Leibovitch repitió que "el objetivo es destruir la infraestructura terrorista de Hamas en la zona de operaciones". Ha'aretz había afirmado que había al menos 10.000 soldados apostados a lo largo de la frontera y preparados para formar parte de la ofensiva. Previamente al inicio de la ofensiva, el Gobierno israelí había aprobado la movilización de decenas de miles de reservistas. Según la televisión israelí Channel Two, varias decenas de miembros de Hamás habrían muerto tras el inicio de la ofensiva terrestre del ejército israelí. Un portavoz de Hamás afirmó en declaraciones a la televisión Al Arabiya que "algunos" soldados israelíes habrían caído en los combates con los miembros de la organización islamista.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, anunció en una conferencia de prensa tras el inicio de la invasión terrestre que la campaña "no será ni rápida ni fácil". Barak afirmó: "conozco bien los peligros que conlleva una ofensiva terrestre, y el gran precio que tendremos que pagar", "pero no podemos abandonar a nuestros ciudadanos, a los residentes del sur, que han sido víctimas de los cohetes de Hamás". Antes del inicio de la invasión terrestre, varios cohetes habían caído sobre ciudades israelíes. Uno de ellos impactó un edificio de apartamentos en Ashdod, causando dos heridos leves. Otra mujer resultó herida por la tarde, tras el impacto de otro cohete en Netivot, que causó el colapso posterior del edificio. Al menos nueve cohetes cayeron sobre el Néguev occidental, uno de los cuales impactó directamente en una vivienda en Ascalón. Tras el inicio de la ofensiva, otros cuatro cohetes cayeron en la zona despoblada de Shaar Hanegev, sin producir víctimas. Con ellos, el número de cohetes caídos sobre Israel el octavo día de la ofensiva asciende a treinta y nueve.

El diario israelí Yedioth Aharonoth informó que los carros de combate y la infantería israelí avanzaron en el norte de la Franja de Gaza conforme a lo planeado, sin resistencia generalizada a la incursión. "Desde que entramos allí no se han registrado incidentes extraordinarios y las tropas operan según las líneas preestablecidas", afirmó un portavoz anónimo del ejército israelí.

Según la agencia oficial palestina Wafa, tanto el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, como los demás líderes de la Organización para la Liberación de Palestina condenaron firmemente la "ampliación de la criminal agresión" de Israel sobre Gaza, responsabilizando al gobierno israelí de las "peligrosas consecuencias" de que la agresión persista. Al parecer, Abbas se puso en contacto telefónico con numerosos dirigentes árabes y de la comunidad internacional para poner fin de modo inmediato y sin condiciones a la agresión.

Los países árabes solicitaron la convocatoria de una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para exigir el fin de la ofensiva israelí en la Franja de Gaza.

El ejército israelí avanza en su ofensiva por el interior de la Franja de Gaza, con más de diez mil efectivos. Según testigos palestinos, milicianos de Hamás y soldados del ejército israelí comenzaron el intercambio de fuego en las afueras de la Ciudad de Gaza. Posteriormente unidades del ejército israelí llegaban a la costa de la Franja, partiendo en dos el territorio y rodeando la principal ciudad, Gaza. La ofensiva terrestre dejaría hasta el momento unos treinta y cinco milicianos palestinos muertos, producidos principalmente durante el fuego de artillería israelí previo al comienzo de la ofensiva terrestre, así como un soldado israelí muerto y treinta heridos, uno de ellos grave. El soldado fallecido y el herido grave fueron atacados en el campo de refugiados de Jabalia.

Hamás aseguró haber capturado a dos soldados israelíes y matado a otros nueve. Al Jazeera informó sobre el secuestro de un soldado israelí, aunque el ejército israelí afirmó que "no tiene constancia del secuestro de ningún soldado". Posteriormente, un informe aseguraba que las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam habían acabado con la vida de cinco soldados israelíes y herido a otros treinta, tras detonar explosivos antipersona cerca del paso de Beit Hanun. No obstante, hasta el momento no existe confirmación ni desmentido al respecto del ejército israelí. En Cisjordania un palestino fue abatido por soldados israelíes en una manifestación pacífica contra el bombardeo a Gaza.

Los médicos palestinos afirmaron que los obuses que Israel disparó sobre el centro de la Ciudad de Gaza impactaron sobre el área de compras de la ciudad, dejando cinco civiles muertos y docenas de heridos. En Beit Lahiya, el impacto de un obús lanzado por un carro de combate israelí causó al menos doce muertos; de ellos, al menos dos eran milicianos. Entre las víctimas civiles se encontraba una mujer y sus cuatro hijos. Los bombardeos israelíes provocaron la muerte de tres destacados miembros de las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, responsables del lanzamiento de cohetes de largo alcance sobre territorio israelí. En total fueron bombardeados unos sesenta objetivos relacionados con Hamás a lo largo del día, con un saldo de 37 muertos, incluyendo milicianos y civiles.

El 9 de enero se dio a conocer en un informe un grave incidente ocurrido este día y aún sin clarificar. Según varios testigos, miembros del ejército israelí evacuaron a 110 palestinos a un inmueble en el barrio Gazací de Zeitun y les advirtieron de que permanecieran dentro de él por su seguridad. Veinticuatro horas más tarde, el inmueble era bombardeado con obuses, muriendo unas treinta de las personas que en él se alojaban, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. Avital Leibovich, comandante del ejército israelí, afirmó que desconocía el incidente y si dicho inmueble fue bombardeado, aunque dijo que el ejército israelí no solía advertir a la gente a ir a otros edificios. "Es algo que nosotros no hacemos", afirmó.

Allegra Pacheco, responsable de Naciones Unidas en Jerusalén, agregó que no se estaba acusando al ejército israelí de premeditación en la acción. "Tan sólo estamos enunciando los hechos. En Gaza, ningún civil está a salvo." El alto comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos Navi Pillay declaró que dicho informe sería la base para una investigación sobre posibles "crímenes de guerra".

Tras el inicio de la invasión terrestre, docenas de cohetes cayeron sobre territorio israelí. Según Ha'aretz, dos cohetes cayeron sobre la región de Eshkol, con el resultado de dos heridos leves. Cinco cohetes impactaron en Sderot, causando un herido leve, y un Grad cayó sobre Asdod sin causar víctimas. Un comandante de las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam afirmó que estaban tratando de evitar que el ejército israelí descubriera los lugares desde los que lanzaban los cohetes. Según afirmó: "seguimos con normalidad con nuestra misión y no nos hemos visto afectados por estos ataques porque hemos adoptado precauciones para tal contingencia, pero también para una operación más larga. Tenemos capacidad para seguir operando de este modo durante mucho tiempo".

La embajada israelí en España hizo público un comunicado en el que declaró que "Israel no tiene la intención de ocupar la Franja de Gaza. Israel se retiró en 2005 con la intención de no volver y con la esperanza de que dicha retirada sirviera como gesto de buena voluntad que llevara a ambas partes al entendimiento y a la paz". Afirmó que el objetivo de la ofensiva terrestre es detener los "constantes ataques masivos e indiscriminados" contra la población del sur de Israel; pues "a pesar de los continuos llamamientos de la comunidad internacional al cese de la violencia, los ataques de las milicias afines a Hamás sobre las comunidades del sur de Israel no han cesado. Por eso el Ejército se vio obligado a entrar en Gaza siempre con el objetivo de poner fin al lanzamiento de misiles". Para terminar, la embajada israelí lamentó "las víctimas civiles en este conflicto y deseamos que se mantengan al margen en esta guerra cuyo único enemigo es Hamás", expresando su intención de "no permitirá ninguna crisis humanitaria en Gaza", pues "durante todos estos días se ha mantenido abierto el flujo de ayuda médica, alimenticia y energética, generada en su mayor parte en Israel".

Yasir Abed Rabbo, secretario del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, convocó una reunión urgente de las facciones políticas palestinas, para abordar la situación en la franja tras la invasión israelí. Hamás y Yihad Islámica también participarían, aunque ninguna pertenece a la OLP. Abed Rabbo insistió en que el ataque es a toda la Franja de Gaza, y no sólo a Hamás. También confirmó el viaje a Nueva York del presidente palestino, Mahmud Abbas, en un intento de desbloquear la situación en la ONU, después de que Estados Unidos se opusiera a la aprobación de una resolución que inste al fin de la violencia. También Marwan Barghuti, dirigente de Al Fatah encarcelado en una prisión israelí, hizo público un comunicado, en el que hacía un llamamiento a palestinos, árabes y musulmanes a comprometerse "ante la invasión israelí que ataca a todos los palestinos". Barghuti instaba a las facciones palestinas rivales a abrir un diálogo a partir del Documento de Unidad Nacional, conocido también como Documento de los Presos, un documento elaborado por dirigentes presos, tanto de Al Fatah como de Hamás, donde se demanda el retorno a una unidad política palestina.

El Presidente Nicolas Sarkozy afirmó que organizará una gira para buscar paz en Oriente Medio, junto con la presidencia checa de la Unión Europea. Sarkozy se declaró «amigo» de Israel, al tiempo que afirmó su intención de lograr el fin de la invasión terrestre de la Franja de Gaza.

Por otra parte, la reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, convocada a instancia de los países árabes, terminó sin lograr una declaración conjunta que pidiese el cese de hostilidades.

La Fuerza Aérea Israelí bombardeó unos treinta objetivos durante la noche. Entre ellos se encontraban decenas de los túneles subterráneos entre la Franja de Gaza y Egipto, que han sido bombardeados con frecuencia por parte del ejército israelí durante toda la operación. También fueron bombardeados una mezquita y un búnker subterráneo en el que, según el ejército israelí, se almacenaban armas. Se desconoce si estos bombardeos produjeron víctimas. Un ataque aéreo israelí contra dos ambulancias en Gaza acabó con la vida de cuatro paramédicos que trasladaban a los heridos de la ofensiva israelí; The Times informó que Israel estaba utilizando el controvertido fósforo blanco contra objetivos civiles en el transcurso de su operación militar, lo que no fue confirmado ni desmentido por miembros del ejército israelí. Un obús lanzado desde un barco de guerra provocó la muerte a un matrimonio y a sus cinco hijos al norte del campo de refugiados de Ash Shati, mientras que un proyectil lanzado desde un carro de combate en el barrio de Zaytun cayó sobre la casa de otra familia, resultando muertos seis civiles, entre ellos tres niños, según fuentes médicas de Gaza. En total murieron al menos a 24 civiles en la Franja de Gaza, como consecuencia de la artillería israelí, 13 de ellos niños.

La ofensiva terrestre entró el 5 de enero en una nueva fase, denominada "Arrancar de raíz", en la que el ejército israelí realiza una búsqueda casa por casa para destruir la "infraestructura terrorista" de Hamás. En los campos de refugiados de Beit Lahiya y Beit Hanoun, al norte de la Franja, se produjeron fuertes enfrentamientos entre soldados israelíes y milicianos palestinos. Un oficial del ejército israelí y cinco soldados resultaron heridos en los combates en la ciudad de Gaza el lunes por la mañana. Tres soldados israelíes murieron y 24 resultaron heridos en el fuego amigo en el campo de refugiados de Jabalia, tras el impacto de un obús lanzado desde un carro de combate propio sobre la zona en la que se encontraban operando. Un oficial israelí murió en otro incidente producido por el fuego amigo en los alrededores de Beit Hanun. Según la cadena de televisión israelí Channel Two, el número de milicianos palestinos muertos desde el inicio de la ofensiva terrestre israelí alcanzaría los 100.

Los lanzamientos de cohetes contra territorio israelí continuaron. Unos treinta cohetes impactaron contra distintos puntos de la geografía del sur israelí. Uno de ellos cayó sobre una guardería de Asdod, que se encontraba vacía en el momento del ataque. Al menos cuatro más cayeron sobre el área de Ascalón, otros dos en Beer Sheva y otros tres en Sederot. Posteriormente dos personas resultaron heridas tras el impacto de un obús de mortero en el pueblo de Sha'ar Hanegev. En un mensaje difundido por Al Aqsa TV, el líder de Hamás Mahmud Zahhar afirmó que los cohetes palestinos han "tirado por tierra" la pretensión de Israel de que su territorio está seguro, y aseguró que la resistencia palestina y el pueblo de Gaza son un "frente unido".

Las tropas israelíes rodearon Ciudad de Gaza, apoyadas por carros de combate, excavadoras y helicópteros, y dividieron la Franja en dos. Ehud Barak, ministro de Defensa israelí, declaró que la capital está "parcialmente sitiada".

Por otro lado, la misión diplomática de la Unión Europea encabezada por Nicolas Sarkozy, Javier Solana y la Presidencia Checa de la Unión Europea no consiguió lograr un compromiso de las partes para alcanzar un alto el fuego. Sarkozy pidió a Siria que convenciera a Hamás para que aceptase un acuerdo, mientras que el primer ministro israelí Ehud Ólmert dijo que "no habrá un alto el fuego en la ofensiva sobre Gaza" mientras no se garantice que Hamás no podrá seguir amenazando la seguridad israelí con el lanzamiento de cohetes sobre su territorio.

Tras el inicio de la operación "Arrancar de raíz" del ejército israelí, miles de palestinos de Gaza abandonaron sus casas para refugiarse en colegios regentados por la UNRWA (dependiente de la ONU). Al menos dos de los ataques del ejército israelí tuvieron como objetivo estas escuelas dependientes de la ONU, en las que se encontraban centenares de civiles. En las inmediaciones de la escuela de Al-Fakhoura, en la localidad de Jabalia, fallecieron cuarenta y tres personas y varias decenas resultaron heridas tras los ataques de artillería de carros de combate israelíes. Un portavoz del ejército hebreo afirmó que desde el interior de la escuela se dispararon proyectiles de mortero contra posiciones del ejército antes del ataque contra la escuela, aunque no se mostró evidencia de ello. Antes de producirse este ataque, un misil israelí impactó sobre la escuela de Asma de la UNRWA en el campo de refugiados de Shati, cerca de la ciudad de Gaza. En ella se cobijaban unos 450 refugiados; tres miembros de la misma familia resultaron muertos y cuatro más heridos. Según el portavoz de la UNRWA, Christopher Gunnes, la ubicación exacta de la escuela había sido facilitada con anterioridad al Ejército israelí.

El ejército israelí anunció que abriría una investigación para aclarar los ataques. Anteriormente habían muerto otros dos palestinos tras los bombardeos sobre el mismo campo de refugiados de Shati, y los doce miembros de una familia, entre ellos siete niños, murieron en el sur de Ciudad de Gaza tras la explosión de un misil israelí. Tras haber completado el sitio a Ciudad de Gaza, situada en el norte de la Franja, los carros de combate israelíes continuaron la invasión por el centro y el sur de la Franja. Estrecharon en el cerco en torno a las ciudades de Khan Younis y Deir al-Balah, aunque todavía se encuentran a varios kilómetros de los núcleos urbanos, según testigos. Un soldado israelí del cuerpo de ingenieros murió y otros cuatro resultaron heridos en el norte de la Franja debido a un ataque de milicianos palestinos mientras se encontraban patrullando.

Los grupos armados palestinos sufrieron un gran número de bajas los días anteriores en enfrentamientos directos a campo abierto con el ejército israelí. Por ello, optaron por cambiar de estrategia a la guerra de guerrillas en las zonas urbanas de la Franja de Gaza. Abu Obaida, portavoz de las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, refiriéndose a los soldados israelíes amenazó: "Os esperaremos en cada calle y en cada casa con fuego y hierro". Según Jerusalem Post, los miembros de Hamás habrían abierto un hospital exclusivo para sus milicianos en el que retendrían una "parte significativa" de las medicinas destinada a la Franja, lo que acrecentaría la carencia de medicamentos que sufren la práctica totalidad de los hospitales de Gaza.

John Ging, alto funcionario de Naciones Unidas en Gaza, dijo que un millón de palestinos están sin electricidad y 700.000 sin agua: "No hay lugar seguro en Gaza. Todo el mundo está aterrorizado y traumatizado".

Al menos una treintena de cohetes cayeron sobre territorio israelí, sin causar víctimas mortales hasta el momento. Un Grad impactó en una zona residencial de Gedera, a 30 kilómetros de Tel Aviv, causando heridas leves a un bebé de tres meses a consecuencia de los cristales rotos por el cohete. Otros proyectiles cayeron sobre los pueblos de Netivot, Ofakim, y Sederot, dejando varios heridos en esta última localidad.

Alrededor de la medianoche entre el 6 y el 7 de enero, el presidente egipcio Hosni Mubarak presentó un plan para un alto el fuego entre las partes. Tras la intensificación de los esfuerzos diplomáticos por parte de la Unión Europea y Egipto, y de que dicho plan fuese apoyado por Naciones Unidas, la Unión Europea, Líbano, Siria, Estados Unidos y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas, fuentes israelíes afirmaron que "hay un acuerdo sobre los principios pero todavía hay que trasladarlos a la práctica". El plan presentado por Mubarak tiene como objetivo lograr un alto el fuego que permita el inicio de conversaciones multilaterales, para llegar a acuerdos en el futuro que permitan lograr un fin de las hostilidades duradero. Entre los objetivos fundamentales para dichas conversaciones se encontrarían garantizar la seguridad en el sur de Israel, el fin del bloqueo sobre la Franja de Gaza, la protección de las fronteras y la reapertura de los pasos fronterizos. Hamás afirmó que el plan de Mubarak "está aún en discusión", pues quieren que el alto el fuego incluya el final del bloqueo israelí a la Franja.

Estados Unidos incrementó la presión sobre Israel para que acepte el plan egipcio. "Nosotros apoyamos la iniciativa Mabarak (...) y estamos diciendo (a los israelíes) que es un esfuerzo sobre el que merece la pena trabajar". No obstante, "algunas de las cuestiones específicas sobre un alto el fuego inmediato no concuerdan con lo que nosotros estamos planteando" según indicó un responsable estadounidense.

El Gobierno Israelí también informó de que a partir del 7 de enero detendría cada día sus ataques entre las 11:00 y las 14:00 GMT para permitir el acceso de ayuda humanitaria a la población palestina. Hamás anunció horas después que detendría el lanzamiento de cohetes contra Israel en el mismo intervalo de tiempo. Los palestinos aprovecharon dicho período para hacer acopio de productos básicos y visitar a familiares.

Una vez pasado dicho alto el fuego los combates se reanudaron, y al menos doce palestinos murieron en los diferentes ataques israelíes producidos tras el alto el fuego temporal. Por su parte, las Brigadas Izz-al-din al-Qassam reanudaron sus ataques contra territorio israelí, y al menos quince cohetes cayeron sobre Israel. Dos de ellos llegaron hasta las inmediaciones de Beer Sheva, sin causar víctimas.

Tras el lanzamiento de proyectiles de artillería Katyusha desde el sudeste de Líbano que causaron cinco heridos en Galilea, al norte de Israel, el ejército israelí respondió con unos cinco misiles contra diversos objetivos en el sur de Líbano. Medios israelíes informaron de un segundo ataque, aunque el ejército israelí ha comentado que fue "aparentemente provocado por la rotura de la barrera del sonido" de la propia aviación israelí, versión confirmada por el ejército libanés. El líder supremo de Hezbolá, jeque Hassan Nasrallah, había advertido a Israel contra una acción militar en Líbano. Sin embargo, fuentes del ejército israelí señalaron que el ataque no lleva el sello de Hezbolá, y acusaron a milicias palestinas.

El presidente de la ANP, Mahmud Abbas, de visita diplomática en Madrid, respondió ante la posibilidad de que grupos palestinos fueran los responsables del ataque desde Líbano que ningún grupo palestino lo ha reivindicado y que "todos lo condenan". Abbas y José Luis Rodríguez Zapatero expresaron su confianza en que el incidente sea "un hecho aislado" y la situación no se vea más deteriorada.

El comandante de la fuerzas de paz de la ONU en Líbano (FINUL) ha pedido la máxima contención tras el ataque desde Líbano, informando que están dando los pasos para identificar a los perpetradores y que tanto la FINUL como el ejército libanes han desplegado tropas adicionales.

El primer ministro israelí Ehud Olmert afirmó que la ofensiva continuará hasta que mejore lo suficiente la situación en las comunidades israelíes del sur, así como que las decisiones políticas al respecto dependen de la habilidad del ejército para asegurar dicha calma. "Aún no estamos en ese punto y no se le ha pedido a las Fuerzas Armadas que hagan lo que puedan para conseguirlo", explicó Olmert durante una visita a las tropas destinadas en la Franja de Gaza acompañado del ministro de Defensa, Ehud Barak. Barak indicó que "dos años de esfuerzos intensivos que incluyen entrenamiento, adquisición de suministros, renovación de equipamiento y poner al día a los comandantes en los asuntos adecuados han dado sus frutos" y que se sentía "muy satisfecho" con el nivel de entrenamiento y preparación de las tropas israelíes: "están preparados para la misión que les espera en la Franja".

Durante un enfrentamiento con milicianos de Hamás un soldado israelí murió y otro resultó herido leve al ser alcanzados por un misil antitanque mientras llevaban a cabo registros cerca del paso de Kissufim, en la zona central de la Franja de Gaza. Otros dos soldados israelíes morirían en diferentes combates contra milicianos palestinos en el norte de la Franja de Gaza.

Durante una manifestación en el campo de refugiados de Al Fawar en la que se produjeron enfrentamientos entre jóvenes palestinos y soldados israelíes, un niño palestino de doce años de edad fue disparado en el estómago. Falleció tras ser trasladado al hospital de Hebrón, donde ingresó "gravemente herido".

Dos conductores palestinos de un convoy de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) fallecieron al ser alcanzados por fuego israelí, mientras el convoy se dirigía al paso de Erez. El ejército israelí había sido avisado previamente de la presencia del convoy. Tras el incidente, fueron suspendidos los convoyes hacia Erez y Kerem Shalom, y el portavoz en Gaza de la UNRWA anunció la suspensión de todas sus operaciones en la Franja de Gaza "debido a las acciones crecientemente hostiles contra sus instalaciones y personal", sin precisar el tiempo que durará la suspensión. Y añadió, "Esto pone de manifiesto la inseguridad fundamental dentro de Gaza en un momento en el que estamos intentando abordar las serias necesidades humanitarias de la población aquí".

Una veintena de cohetes cayeron sobre territorio israelí el decimotercer día de conflicto, disminuyendo su número respecto a días precedentes. Uno de ellos hirió a siete soldados, uno de ellos grave, en un ataque con mortero contra el Néguev occidental. Justo antes de este ataque, un cohete impactaba contra un polideportivo próximo a un colegio en Ascalón, sin provocar heridos. Otro cohetes cayeron sobre zonas abiertas cerca de Beer Sheva y Ascalón.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó la Resolución 1860, en la que exigía un alto el fuego "inmediato y duradero" entre las partes en conflicto, así como la "provisión y distribución a través de toda la Franja de Gaza de asistencia humanitaria, incluyendo comida, combustible y tratamiento médico". Ninguna de las dos partes del conflicto aceptó dicha resolución.

Al menos veintiún palestinos murieron como consecuencia de los ataques del ejército israelí. Seis miembros de una familia murieron tras el impacto de un misil contra su casa en la localidad de Beit Lahiya. En Al Zawaydah, en el centro de la Franja de Gaza, tres personas murieron y siete resultaron heridas tras los bombardeos de la Armada israelí. Nueve palestinos más murieron en la zona central de la Franja en combates contra los tanques israelíes. Entre ellos se encontraría Yihad Abu Mudif, miembro del brazo armado de la Yihad Islámica, las Brigadas de Al Quds, caído en las proximidades de Khan Yunis.

Los aviones israelíes demolieron diez edificios en la Ciudad de Gaza, todos ellos relacionados con Hamás o la Yihad Islámica. Entre estos se encontraban una comisaría en Zaytun, una mezquita en Khan Yunis y los domicilios particulares del del jefe de la Policía de Ciudad de Gaza y del presidente de la seguridad palestina.

Al menos unos treinta cohetes cayeron sobre el territorio israelí. Siete de ellos, del tipo Grad, cayeron en zonas abiertas cerca de Beer Sheva; otros dos impactaron cerca de Ascalón, otro más cayó cerca de Asdod y otros cinco en Sederot. Como resultado de estos impactos, una persona resultó herida leve.

Por otro lado, el Gobierno Libanés anunció haber detenido a los miembros de una célula palestina en el Líbano, que podrían ser los causantes del lanzamiento de cohetes contra el norte de Israel el día anterior.

Hamás reclamó haber alcanzado con un cohete la base de la Fuerza Aérea Israelí de Tel Nof, a 27 kilómetros de Tel Aviv, lo que sería el punto más lejano alcanzado por un cohete lanzado desde Gaza hasta el momento. No hay por el momento confirmación ni desmentido por parte del ejército israelí.

El ejército israelí afirmó haber matado a quince miembros de Hamás tras cuarenta ataques aéreos sobre puntos de lanzamiento de cohetes, túneles y fábricas de armas. También fue bombardeado un complejo de seguridad abandonado de Hamás en Khan Yunis, un mercado en Beit Lahiya y varios edificios en Ciudad de Gaza. Tropas terrestres del ejército israelí se aproximaron a unos dos kilómetros del campo de refugiados de Shati, al sur de la Ciudad de Gaza. En la capital, dentro de la guerra psicológica, aviones israelíes lanzaron panfletos en los que anunciaban a la población palestina una nueva "escalada" en su ofensiva, a modo de "advertencia general".

Cinco soldados israelíes fueron heridos en combate en la madrugada del 9 al 10 de enero, de acuerdo a la radio del ejército israelí. Un obús lanzado por un tanque israelí en la ciudad de Jabalia, provocó la muerte de ocho personas, que según los paramédicos desplazados al lugar eran todos civiles y miembros de la misma familia.

Una decena de cohetes lanzados por milicianos palestinos han caído sobre territorio israelí hasta el momento. Cuatro de ellos impactaron sobre Ascalón, dejando catorce personas heridas. Uno de ellos impactó directamente sobre un edificio de tres plantas, mientras que otro cayó cerca de una zona residencial.

Los bombardeos de los aviones israelíes se concentraron en el sur y en el norte de la Franja de Gaza, así como en las localidades norteñas de Beit Lahiya y Jabaliya. Según el ejército israelí, los objetivos bombardeados, unos sesenta fueron almacenes de armas, túneles bajo la frontera con Egipto y mezquitas. Israel bombardeó la casa particular de Ahmed Jabari, comandante en jefe de las Brigadas Izz-al-din al-Qassam, situada en el norte de la Franja de Gaza, en el barrio de Sajaiyeh. Se desconoce si había alguna persona en el edificio, aunque todo parece indicar que Jabari no se encontraba dentro.

Las tropas terrestres israelíes desplegadas en torno a la Ciudad de Gaza comenzaron a avanzar en su interior, encontrando una gran resistencia. Por primera vez desde el inicio de la ofensiva, varias unidades de reservistas israelíes se desplegaron en el interior de la Franja de Gaza, tomando parte en los combates. Unos 24 palestinos habrían muerto como consecuencia de los combates con soldados israelíes en las calles de Gaza, según médicos palestinos, incluyendo civiles y milicianos. Según fuentes provinientes también de médicos palestinos, el fuego de artillería israelí sobre dos pueblos del sur de la Franja de Gaza habría incendiado quince casas, matando a una persona e hiriendo a otras cincuenta, que fueron tratadas por quemaduras e inhalación de gases.

Dos docenas de cohetes lanzados desde la Franja de Gaza impactaron en territorio israelí. Uno de ellos impactó en la casa del alcalde de Sederot, otro lo hizo entre dos escuelas en Asdod, y otros dos cayeron sobre Beer Sheva, uno de ellos impactando directamente un coche. Hasta el momento no se han producido víctimas ni heridos como consecuencia de dichos impactos.

El primer ministro israelí Ehud Ólmert afirmó que las Fuerzas de Defensa Israelíes habían alcanzado "casi todos los objetivos" que se plantearon cuando comenzó la ofensiva, aunque pidió "paciencia, determinación y coraje para conseguir tales fines que desembocarán en un cambio de la realidad de la seguridad en el sur (de Israel)".

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, por 33 votos a favor, 13 abstenciones y un voto en contra, aprobó una declaración en la que condenaba "duramente" la ofensiva que lleva a cabo Israel en la Franja de Gaza "que ha resultado en violaciones masivas de los derechos humanos del pueblo palestino y en la destrucción sistemática de las infraestructuras". También se aprobó un documento redactado por los países árabes, asiáticos y africanos en el que se pedía el envío urgente de una misión internacional para investigar las posibles "violaciones de las leyes sobre derechos humanos y sobre derecho humanitario por parte del poder ocupante, Israel". El embajador de Israel Aharon Leshno-Yaar defendió la operación y acusó a Hamás de utilizar a la población palestina como "escudos humanos".

Al-Aqsa TV, televisión vinculada a Hamás, mostró una declaración del primer ministro de Hamás en Gaza Ismail Haniye en la que afirmaba que Hamás seguirá luchando a pesar de la ofensiva de Israel ("Gaza no se romperá, nuestra victoria sobre los sionistas está cerca", declaró), aunque también añadió que su organización estaba cooperando en los esfuerzos por alcanzar un alto el fuego con Israel.

Cuatro paracaidistas israelíes fueron heridos en un incidente en el norte de la Franja de Gaza aún no aclarado. Tres de ellos resultaron heridos leves y otro de ellos fue gravemente herido, al parecer a causa del fuego amigo por parte del mismo ejército israelí.

Durante el día el ejército de Israel, junto con un número indeterminado de reservistas desplegados en el terreno, continuó avanzando por el este y el sur hacia el centro de Ciudad de Gaza, encontrando una fuerte resistencia de los milicianos palestinos. Al menos 9 palestinos murieron, cinco de los cuales, según funcionarios palestinos, eran civiles. Israel también continuó bombardeando los túneles entre Egipto y Gaza, causando heridas en cuatro egipcios, dos policías y dos niños, que se encontraban cerca de la frontera.

Se lanzaron dos decenas de cohetes desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí. Uno de ellos impactó directamente sobre una casa en Ascalón; sus habitantes habían evacuado la vivienda previamente y habían acudido al refugio antimisiles, por lo que no se produjeron víctimas ni heridos. El ejército israelí manifestó que la capacidad de Hamás de lanzar cohetes había disminuido de forma"drástica" desde el inicio de la ofensiva: en los últimos días estarían cayendo sobre Israel aproximadamente la mitad de los cohetes que lo hacían el día 27, primer día del conflicto.

El ministro de exteriores español Miguel Ángel Moratinos comenzó una gira por Egipto, Siria, Territorios Palestinos e Israel, con el objetivo de lograr un acercamiento entre las partes para alcanzar un alto el fuego bilateral.

La Fuerza Aérea Israelí bombardeó unos sesenta objetivos, entre los cuales se encontraban unos treinta túneles bajo la frontera Egipto-Franja de Gaza. Al menos veintiún palestinos murieron en los enfrentamientos entre milicianos y tropas israelíes. De ellos, dieciocho serían milicianos y tres civiles, según oficiales médicos palestinos. El ejército israelí afirmó haber matado a unos treinta milicianos palestinos a lo largo de la noche en la Franja de Gaza. Testigos sobre el terreno informaron de que las tropas israelíes junto con carros de combate avanzaron hacia barrios periféricos densamente poblados de Ciudad de Gaza.

Un soldado israelí resultó herido crítico y otros dos fueron heridos con carácter leve tras una explosión producida por una bomba trampa en una casa de Ciudad de Gaza. Dos palestinos murieron en dos incidentes ocurridos en Cisjordania. En el checkpoint de Tarkumiyah, al sur de Cisjordania, un palestino murió a consecuencia de los disparos producidos por un miembro de las fuerzas de seguridad israelíes. Según éste, el fallecido trató de coger el arma de un policía de fronteras israelí. En el segundo incidente, un colono israelí del asentamiento de Emmanuel mató a un ciudadano palestino de un pueblo cercano, según el propio colono, porque el fallecido tiró piedras contra su coche.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja Jakob Kellenberger viajó a la Franja de Gaza para evaluar la situación de la población palestina sobre el terreno, y visitar el hospital de Shifa, el principal de la Franja. También el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, inició una gira por la región, con la intención de apoyar los esfuerzos de lograr un alto el fuego entre las partes.

Doce cohetes y cuatro proyectiles de mortero fueron lanzados desde la Franja de Gaza al sur de Israel, sin provocar víctimas. Uno de ellos impactó cerca de una escuela en Ascalón, produciendo daños en el edificio.

Hamás, en boca de su portavoz en el Consejo Legislativo Palestino, Salah al Bardawil, anunció que "aceptamos la propuesta egipcia para un alto el fuego, aunque con condiciones". Entre estas condiciones podría estar que Turquía hiciera de garante del alto el fuego, el despliegue de observadores internacionales en la Franja de Gaza, una "tregua humanitaria" de tres días, y la retirada del ejército israelí de la Franja en 48 horas.

Tres cohetes Katyusha lanzados desde el sur del Líbano impactaron en el norte de Israel, sin causar víctimas. Tras el ataque el ejército israelí disparó ocho obuses de artillería contra el lugar desde el que se había producido el lanzamiento, cerca del pueblo de Kfar Hamam, sin causar víctimas. Todavía no está claro quién fue el responsable de este lanzamiento de cohetes.

Al menos quince palestinos murieron desde la mañana en la Franja de Gaza por el Ejército israelí, cuatro palestinos fallecieron al mediodía tras el bombardeo del campo de refugiados de Jabalia y dos mujeres murieron también después de que tres proyectiles de artillería destruyeran su vivienda.

Siete paracaidistas israelíes resultaron heridos, uno de ellos de carácter grave, tras recibir un impacto de misil antitanque por parte de un miliciano palestino en las afueras de Ciudad de Gaza. En otro incidente, un paracaidista israelí mató a un palestino que pretendía cometer un atentado suicida contra él, según informó Ha'aretz.

El Presidente de Bolivia Evo Morales anunció la ruptura de relaciones con Israel como consecuencia de la ofensiva del ejército hebreo sobre Gaza. "Bolivia mantenía relaciones diplomáticas con Israel, pero considerando estos graves ataques contra la humanidad, Bolivia dejará de mantener relaciones diplomáticas con Israel", afirmó. Morales anunció su intención de llevar al estado mayor del ejército de Israel ante la Corte Penal Internacional por cargos de genocidio.

La cifra de palestinos muertos totales alcanzó los 1.010, de los cuales 673 eran civiles y dentro de estos incluían a 225 niños y 69 mujeres.

Unos dieciséis cohetes lanzados por milicianos palestinos desde la Franja de Gaza impactaron en suelo israelí, sin provocar víctimas. Todos cayeron en áreas deshabitadas cerca de Asdod, Ascalón y Beer Sheva. Entre los proyectiles lanzados, habría uno que contendría fósforo blanco, prohibido como armamento en el Tratado de Ginebra de 1980.

El ejército israelí intensificó su ofensiva en el terreno mientras en el terreno diplomático se trataba por todos los medios de alcanzar un alto el fuego. Entre otros objetivos del centro de Ciudad de Gaza, la Fuerza Aérea Israelí bombardeó el cuartel general de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA en inglés), produciendo al menos tres heridos. Según miembros de la Agencia, dependiente de Naciones Unidas, "todos los alimentos" que almacenaban fueron destruidos. Entre las instalaciones alcanzadas por el bombardeo se encontraba el centro de información, donde se refugiaban 700 personas. Poco después del ataque, producido según la UNRWA con "dos disparos de artillería y tres bombas de fósforo blanco", el ministro de defensa israelí Ehud Barak pidió perdón a la ONU por el "gran error" cometido. Éste prometió al secretario general Ban Ki-Moon, que se encontraba en Jerusalén apoyando las negociaciones para alcanzar un alto el fuego, "atención extra" a las instalaciones de la ONU y a su personal para que no se repitiera el incidente. También fue atacado un edificio en el centro de Ciudad de Gaza en el que tenían su sede varios medios de comunicación. Dos periodistas resultaron heridos.

En uno de los bombardeos de la aviación israelí sobre Ciudad de Gaza murió el Ministro de Interior de Hamás en la Franja, Said Siam, junto a su hijo, su hermano, y Salah Abu Shreh, responsable de los servicios de seguridad de Hamás. Siam era uno de los principales líderes de Hamás, y por ello el ejército israelí lo considera el miembro más importante de la organización islamista al que ha matado en su ofensiva en Gaza. Además, una veintena de palestinos resultaron heridos en el bombardeo.

Carros de combate israelíes Merkava penetraron a través del barrio Tel al Hawa, al sur de la capital de la Franja. Según los testigos, miles de personas tratan de huir de los combates por las calles del centro de la ciudad. El hospital principal del barrio fue alcanzado por fuego de artillería procedente de los tanques israelíes, cuando en su interior había unas 500 personas. Según los testigos, un obús impactó en el tejado del edificio, y la farmacia fue destruida. Hasta el momento se desconoce si hubo víctimas o heridos.

El "Espíritu de la Humanidad", un barco fletado por la organización Free Gaza, con treinta y cinco personas a bordo y varias toneladas de ayuda humanitaria, fue obligado a abandonar su travesía hacia la Franja de Gaza por un barco de la Marina de Israel. El objetivo del "Espíritu de la Humanidad" era lograr llevar la ayuda humanitaria a la población de la Franja de Gaza, aunque finalmente tuvo que dar la vuelta y retornar al puerto de partida, Larnaca (en Chipre).

El gobierno de Venezuela anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel "ante la gravedad de las atrocidades contra el pueblo palestino". El gobierno del presidente Hugo Chávez manifestó su intención de "insistir ante la comunidad internacional para que sean denunciados ante la Corte Penal Internacional los crímenes de lesa humanidad cometidos por sus líderes".

Un total de cuarenta cohetes lanzados por milicianos palestinos desde Gaza impactaron sobre territorio israelí. Dos de ellos cayeron en la ciudad de Beer Sheva, y uno de ellos impactó directamente contra un coche, causando entre ambos cinco heridos, dos de ellos graves (uno de ellos, un niño de siete años). En Sederot, un cohete cayó sobre el jardín de una casa, produciendo importantes daños en el edificio aunque sin generar víctimas. Otro de los cohetes impactó en la ciudad de Gedera, sin producir heridos ni víctimas.

La televisión egipcia anunció que Israel habría finalmente aceptado la tregua propuesta por el presidente egipcio Hosni Mubarak, aunque todavía faltarían una serie de detalles a negociar entre las partes. Previamente, la Secretaria de Estado Condoleeza Rice había afirmado que Estados Unidos ayudaría a Israel a impedir el contrabando de armas entre Egipto y la Franja de Gaza.

En la Franja de Gaza se vivió un día relativamente tranquilo, como consecuencia de la virulencia de la ofensiva del día anterior y de la intensificación de los contactos diplomáticos en búsqueda de un alto el fuego. A pesar de ello, los ataques sobre el terreno continuaron. La aviación israelí bombardeó unos cuarenta objetivos en la Franja de Gaza, dirigidos contra milicianos palestinos, túneles bajo la frontera entre Egipto y Gaza y una mezquita en la que, según el ejército israelí, se almacenaban armas.

La secretaria de estado de los Estados Unidos, Condoleeza Rice, y la ministra de Asuntos Exteriores de Israel, Tzipi Livni, firmaron un acuerdo bilateral para prevenir el contrabando de armas hacia la Franja de Gaza por parte de Hamás. Este acuerdo fue visto como un paso importante hacia la posterior declaración de un alto el fuego.

Tras la muerte de Said Siam en un bombardeo israelí el día anterior, Hamás convocó a los palestinos a un "día de cólera". Cientos de personas protestaron en las calles de las principales ciudades de Cisjordania; en Hebrón las fuerzas de seguridad israelíes dispararon a los manifestantes, lo que produjo la muerte de un palestino.

En una reunión de la Liga Árabe en Qatar, el presidente de Siria Bashar al-Assad instó a las naciones árabes a romper las relaciones con Israel a causa de su ofensiva sobre Gaza. Posteriormente a estas declaraciones, Mauritania y Qatar anunciaron la ruptura de "relaciones políticas y diplomáticas" con el estado hebreo.

El portavoz de la Organización Mundial de la Salud en Jerusalén, Tony Laurence, denunció que 16 centros de salud de la Franja de Gaza habían sido dañados por el fuego directo e indirecto del ejército israelí, destacando el producido contra el hospital Al Quds, en el que resultaron destruidos la farmacia y los edificios administrativos. Laurence afirmó que estos ataques constituyen una "grave violación del derecho internacional humanitario".

Quince cohetes cayeron sobre territorio israelí, en las localidades de Asdod, Ascalón, Kiryat Gat y Eskhol. Dos israelíes resultaron heridos leves a causa de los cohetes caídos sobre Asdod, y otros tres personas más fueron heridas, también de carácter leve, a consecuencia de las heridas sufridas por la explosión de dos Grad en Kiryat Gat.

Al menos nueve palestinos murieron y 11 resultaron heridos tras el ataque del ejército israelí sobre una escuela de la UNRWA en Beit Lahiya, en el norte de la Franja de Gaza. En dicha escuela se encontraban cientos de palestinos, que trataban de refugiarse de los combates. Según la radio pública israelí en los alrededores de la escuela se estaban produciendo enfrentamientos entre el ejército israelí y los milicianos palestinos. El portavoz de la UNRWA en Gaza Christopher Gunness, anunció que solicitará una investigación sobre el ataque a la escuela de Beit Lahiya, el tercero ocurrido en la ofensiva contra escuelas de la UNRWA en Gaza, y si este pudiera constituir un crimen de guerra. Yigal Palmor, un portavoz de ministerio de exteriores israelí, afirmó que las acusaciones de crímenes de guerra "no están apoyadas en la más mínima evidencia".

Otros tres palestinos murieron en otro incidente el barrio de Al-Karama, cerca del campo de refugiados de Shati, por los disparos producidos por barcos de la marina israelí.

Nueve miembros del ejército israelí resultaron heridos en diferentes combates en la Franja de Gaza. Cinco de ellos, uno en estado grave fueron objetivo de un misil antitanque lanzado por milicianos palestinos. Otros cuatro, todos ellos paracaidistas y dos de ellos oficiales, fueron heridos graves en un incidente en el norte de la Franja de Gaza. Se cree que pudieron ser víctimas del fuego amigo, que ha producido varias bajas en el ejército israelí en la ofensiva. De confirmarse, sería el cuarto incidente de este tipo.

Unos veinte cohetes y cuatro proyectiles de mortero lanzados desde la Franja de Gaza cayeron sobre territorio israelí durante el día, sin provocar víctimas ni heridos. Uno de ellos impactó sobre una sinagoga vacía en el Consejo Regional de Merhavim y otro impactó cerca de una casa en Asdod; el resto de ellos cayeron sobre campo abierto.

El primer ministro israelí, Ehud Ólmert, anunció tras la reunión de su gobierno un "cese unilateral de las hostilidades en la Franja de Gaza". Según el primer ministro, los objetivos de la ofensiva del ejército israelí se habrían cumplido pues, según afirmó: "Hamás ha sufrido un duro golpe, muchos de sus hombres murieron, los disparos de cohetes se han reducido y numerosos túneles empleados para el contrabando de armas fueron destruidos". Los militares israelíes, no obstante, no se retirarán de la Franja, y el primer ministro anunció que "si Hamas dispara contra fuerzas israelíes, nos reservamos el derecho de responder". Este alto el fuego unilateral sería consecuencia del pacto alcanzado el día previo entre Israel y Estados Unidos para impedir el contrabando de armas por parte de Hamás.

Inmediatamente tras la declaración israelí de alto el fuego unilateral, al menos seis cohetes Grad fueron lanzados por milicianos palestinos hacia el sur de Israel, cerca de Beer Sheva. Todos ellos cayeron sobre campo abierto y ninguno de ellos causó daños materiales ni víctimas.

El portavoz de Hamás en Líbano, Osama Hamdán, anunció que su organización no respetaría el alto el fuego decretado por Israel, pues según dijo "la batalla no ha acabado y no terminará con el cese de la agresión , sino con el fin de la ocupación". Las exigencias de Hamás para respetar el alto el fuego serían, según afirmó Fauzi Barhum que "el enemigo sionista cese en sus agresiones, se retire de Gaza, ponga fin a su bloqueo y abra todos los pasos fronterizos".

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, afirmó sentirse "aliviado" por el alto el fuego del ejército israelí. Posteriormente añadió: "esto debería ser un primer paso que desemboque en la retirada completa de las tropas israelíes de la Franja de Gaza lo antes posible".

A pesar de la declaración de alto el fuego unilateral por parte de Israel, los enfrentamientos continuaron sobre el terreno. Diez cohetes Qassam y tres proyectiles de mortero fueron lanzados desde la Franja de Gaza sobre territorio israelí tras el comienzo del alto el fuego, que Hamás había anunciado que no iba a cumplir. Uno de los cohetes impactó sobre un edificio de Asdod, provocando heridas a una mujer. Tras el lanzamiento de cohetes por parte de milicianos palestinos, la aviación israelí respondió con ataques sobre los lugares desde los que se había lanzado los cohetes contra israel.

Un palestino murió en Khan Yunis a consecuencia de los bombardeos israelíes sobre la ciudad, resultando la primera víctima tras la declaración unilateral de alto el fuego por parte de Israel. También hubo intercambio de fuego entre milicianos palestinos y el éjercito israelí en la localidad gazací de Jabalia, y los helicópteros de combate atacaron varios edificios en Ciudad de Gaza.

Tras estos incidentes Hamás, junto con otras organizaciones palestinas, decretaron un alto el fuego inmediato con una duración de una semana, que fue confirmado después por el líder de la organización islamista en el exilio Khaled Meshaal. Las organizaciones palestinas se comprometieron de esta forma a detener el lanzamiento de cohetes contra territorio israelí durante siete días, con el objetivo de que el ejército israelí se retire de la Franja de Gaza. Un portavoz del primer ministro israelí Ehud Ólmert afirmó que el ejército israelí no contemplaría un calendario de retirada mientras no cesara el lanzamiento de cohetes sobre su territorio.

El alto el fuego fue aprovechado por algunas familias palestinas para volver a sus casas, mientras las excavadoras retiraban los escombros producidos por los combates y bombardeos. Un total de 95 cadáveres, entre milicianos y civiles palestinos, fueron encontrados entre las ruinas de edificios en Beit Lahiya, el norte de la Franja de Gaza. Según Ha'aretz, la mayoría de los muertos serían milicianos de la Yihad Islámica, aunque habría también civiles.

Horas después de la declaración de alto el fuego por parte de Hamás, el ejército israelí comenzó una retirada "parcial" de sus tropas terrestres estacionadas en la Franja de Gaza. Un portavoz del ejército israelí confirmó que "hemos comenzado una retirada gradual de nuestras tropas".

El presidente egipcio Hosni Mubarak y el francés Nicolas Sarkozy auspiciaron una cumbre entre países árabes y europeos con el fin de favorecer las condiciones para una paz duradera. A la cumbre, celebrada en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheij, acudieron representantes de Francia, Egipto, Turquía, Jordania, Reino Unido, Italia, España, República Checa y Alemania, así como el secretario general de Naciones Unidas, el de la Liga Árabe y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina. Tras la celebración de la cumbre, Sarkozy afirmó que "Israel debe plantearse inmediatamente que si el lanzamiento de cohetes termina, su ejército deberá abandonar Gaza. No hay otra solución para alcanzar la paz". La cumbre finalizó con la conclusión de que Egipto debía auspiciar en los días siguientes un nuevo encuentro en el que se tratase la apertura de las fronteras de la Franja de Gaza para permitir la entrada de ayuda humanitaria.

El 27 de enero se produjo el incidente más grave desde el alto el fuego bilateral. Una bomba accionada por milicianos palestinos explotó cerca de una patrulla del ejército israelí en las proximidades del paso de Kissufim, matando a un soldado israelí e hiriendo a otros tres, uno de ellos grave. Tras el ataque, helicópteros israelíes sobrevolaron la Franja de Gaza, disparando fuego de artillería y bombardeando Ciudad de Gaza, causando la muerte a un palestino, un granjero según fuentes médicas de Gaza. Ni Hamás ni sus organizaciones aliadas reivindicaron el ataque.

Fuentes gubernamentales en Jerusalén afirmaron que "Israel debe responder enérgicamente y con ferocidad ". La ministra de exteriores israelí y candidata de Kadima a las elecciones de febrero, Tzipi Livni, declaró que Israel debía "responder inmediatamente" al ataque producido en el paso de Kissufim. "Israel no necesita mostrar contención frente al terror en la Franja de Gaza. Esto fue cierto antes de la operación , y también es cierto después de ella". El ministro de defensa y candidato por el Partido Laborista Ehud Barak calificó de "grave" el ataque y afirmó: " no puede ser aceptado y responderemos", aunque no quiso especificar el tipo de respuesta a tomar.

Diplomáticos de Hamás que se encontraban en Egipto afirmaron que su organización "está muy interesada en el alto el fuego, a pesar de los juegos de poder". Según esta fuente, las organizaciones palestinas en Gaza comprenderían que la población gazací estaría esperando un período de calma en el que poder "reconstruir sus casas y rehacer sus vidas", por lo que según esta información no estarían interesados en la reactivación del conflicto con Israel.

Tras el incidente, Hamás procedió a evacuar los edificios que alojaban las sedes gubernamentales y de seguridad de la Franja de Gaza por miedo a represalias del ejército israelí. La Fuerza Aérea Israelí bombardeó objetivos en el sur del territorio costero, alcanzando una motocicleta y dejando dos heridos críticos en Khan Yunis, uno de ellos miliciano de Hamás, según fuentes médicas palestinas, que según el Shin Bet estaba relacionado con el ataque del paso de Kissufim. Miembros del ejército israelí penetraron en el interior de la Franja de Gaza por primera vez desde la retirada del 23 de enero, según información del Jerusalem Post, en busca de los milicianos que habían perpetrado el ataque. Según Al Yazira, el ejército israelí cerró los puestos fronterizos de Kerem Shalom y Karni tras el ataque, impidiendo la entrada de 185 camiones de ayuda humanitaria en el territorio costero. Según testigos de Deir al-Balah, en la zona central de la Franja de Gaza, tanques y excavadoras blindadas del ejército israelí entraron en territorio gazací, destruyendo huertos y pozos.

Tras estos combates, el primer ministro israelí Ehud Ólmert anunció que el ataque del paso de Kissufim que costó la vida de un suboficial israelí fue "el incidente más grave". Refiriéndose a los ataques llevados a cabo por el ejército israelí tras el incidente afirmó: "lo que la Fuerzas de Defensa de Israel han hecho hasta ahora no es la respuesta ". "La respuesta de Israel todavía no ha llegado", declaró anunciando una posible escalada de las hostilidades.

La Fuerza Aérea de Israel bombardeó los túneles que comunican la Franja de Gaza y Egipto bajo la Ruta Philadelphi, sin que se reportaran víctimas. Los residentes de la localidad de Rafah, próxima a la frontera con Egipto y a los túneles, comenzaron a huir de sus viviendas por miedo a posibles ataques del ejército israelí. Por su parte, milicianos palestinos anunciaron el lanzamiento de un cohete desde Gaza hacia Israel, aunque el ejército israelí afirmó que no tenía constancia del impacto de dicho cohete en territorio israelí. Posteriormente otro cohete fue lanzado por la noche por milicianos palestinos desde el norte de la Franja de Gaza contra territorio israelí. El cohete impactó en el Consejo Regional de Eshkol, sin causar víctimas, y sería el primer Qassam que impacta en Israel tras la retirada del ejército de la Franja de Gaza. Tras este lanzamiento, unidades de la Fuerza Aérea de Israel bombardearon en respuesta una fábrica de armas en Rafah, sin que se reportaran víctimas. Un portavoz del ejército israelí afirmó que consideraban a Hamás responsable del lanzamiento, y que anunció que responderían a "cualquier violación del alto el fuego ".

Según información recogida por Yedioth Ahronoth, algunos de los ciudadanos que volvieron a sus casas en el barrio gazací de Zeitun encontraron en sus paredes pintadas antiárabes realizadas por soldados israelíes. Un portavoz del ejército israelí afirmó al respecto: "este hecho va contra el código ético de las Fuerzas de Defensa de Israel, será investigado y los responsables serán duramente castigados".

El enviado de Estados Unidos para Oriente Medio llegó a Jerusalén, donde se entrevistó con el primer ministro Ehud Ólmert. Éste le hizo saber las condiciones de su gobierno para lograr un alto el fuego duradero, entre las que destacaba la condición de resolver previamente la cuestión relativa al cautiverio de Gilad Shalit antes de reabrir de forma permanente los pasos fronterizos de la Franja de Gaza. El líder de Hamás en el exilio, Khaled Meshaal anunció que su organización conocía las condiciones israelíes y que no las aceptaba. "Rechazamos estas condiciones israelíes", afirmó.

Un cohete lanzado desde la Franja de Gaza impactó en campo abierto cerca de la localidad israelí de Sederot, sin producir víctimas. La Fuerza Aérea de Israel respondió bombardeando una motocicleta en Khan Yunis, hiriendo al conductor y a siete niños que se encontraban en las proximidades de la motocicleta. El conductor se encontraba en esta crítico, según un médico del hospital Nasser de la localidad de Khan Yunis, y estaba relacionado con el ataque del paso de Kissufim del día 27, según el ejército israelí.

Ghazi Hamad, miembro de Hamás, afirmó en declaraciones a Associated Press que su organización aceptaría una tregua de larga duración si Israel se comprometía a reabrir de forma permanente los pasos fronterizos de Gaza. "Queremos ser parte de la comunidad internacional", afirmó. "Creo que Hamás no está interesado ahora en aumentar el número de crisis en Gaza o en combatir al mundo", declaró. Sin embargo, Hamad no se pronunció acerca de la cuestión de Gilad Shalit, cuya liberación fue puesta por el gobierno israelí como condición para reabrir permanentemente los pasos fronterizos de Gaza.

Milicianos palestinos lanzaron un cohete Grad, de mayor alcance y potencia que los Qassam, desde la Franja de Gaza contra territorio israelí. El cohete impactó en una zona abierta cerca de la ciudad de Ascalón, sin producir heridos. Portavoces del ejército israelí y del ministerio de defensa habían advertido previamente que responderían a cada cohete lanzado sobre Israel, advirtiendo incluso sobre la posibilidad de llevar a cabo una nueva ofensiva sobre Gaza de continuar el lanzamiento de cohetes contra Israel. Sin embargo, finalmente el ejército israelí no respondió a este lanzamiento.

Al menos cuatro cohetes Qassam y ocho piezas de mortero fueron lanzados desde Gaza hacia territorio israelí, impactando en la parte occidental del Desierto del Néguev, provocando heridas leves en dos soldados israelíes y un civil en el Consejo Regional Sha'ar Hanegev. Uno de los cohetes impactó entre dos guarderías en la región de Eshkol, sin causar daños en los edificios. Por la mañana, soldados israelíes intercambiaron fuego con milicianos palestinos cerca del paso de Kissufim, sin que se reportaran víctimas. Según Al Yazira, el ataque fue llevado a cabo por las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, grupo armado vinculado a Al Fatah.

Tras el lanzamiento de cohetes, el primer ministro israelí Ehud Ólmert anunció que el ejército hebreo respondería: "habrá una reacción dura y desproporcionada al fuego contra los ciudadanos de Israel y sus fuerzas de seguridad"."La respuesta llegará cuándo, dónde y cómo decidamos", declaró Ólmert. El mismo día, la cadena árabe Al Arabiya anunció que Hamás habría aceptado una propuesta egipcia para mantener un alto el fuego durante un período de un año. Según esta información, el paso fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto quedaría bajo la supervisión de la Autoridad Nacional Palestina, controlada por Al Fatah, y coordinada con Hamás. Hasta el momento ningún portavoz de la organización islamista ha confirmado o desmentido la información.

Por la noche, la Fuerza Aérea Israelí bombardeó un edificio de seguridad de Hamás en el centro de la Franja de Gaza, y lanzó dos bombas sobre los túneles que conectan Egipto y Gaza bajo la Ruta Philadelphi. El edificio de seguridad había sido evacuado, según algunos testigos, tras la advertencia del ejército israelí a la población gazací de que abandonara cualquier edificio en el que hubiera armas.

Según información recogida por Jerusalem Post, el jefe de la inteligencia militar israelí Amos Yadlin declaró que Hamás estaba respetando el alto el fuego, y que eran otras organizaciones palestinas las que continuaban lanzando cohetes contra Israel. "Hamás ha sido disuadido y está respetando el alto el fuego, pero no está haciendo lo suficiente para disuadir a las demás ", informó Yadlin.

Milicianos palestinos lanzaron tres piezas de mortero contra territorio israelí, que impactaron sobre el Desierto del Néguev sin causar víctimas ni daños en propiedades. Tras este ataque, un avión de la Fuerza Aérea Israelí lanzó un misil contra un coche que circulaba por las calles de Rafah, y en el que según el ejército israelí se encontraban los autores del lanzamiento de mortero. Un ocupante del vehículo murió y otros tres resultaron heridos, según fuentes médicas palestinas.

Tras el ataque aéreo israelí sobre Gaza, los milicianos palestinos lanzaron un cohete sobre Israel, que impactó en el Consejo Regional Sha'ar Hanegev sin causar víctimas ni daños de importancia.

Milicianos palestinos lanzaron un cohete Grad contra territorio israelí, impactando en la ciudad de Ascalón y causando daños en propiedades. Ninguna persona fue herida a causa del ataque. Varias horas tras producirse el lanzamiento, la Fuerza Aérea de Israel avisó a los habitantes de la localidad gazací de Rafah de que se alejaran de los túneles que comunican Gaza con Egipto, pues iban a ser bombardeados. Además de los túneles bajo la frontera, también fue bombardeado un centro de entrenamiento de las Brigadas Izzedin Al Qassam, sin que en ninguno de estos ataques se reportaran víctimas.

Una pieza de mortero fue lanzada desde Gaza contra el territorio israelí, impactando en el Consejo Regional de Eshkol sin producir víctimas, aunque sí daños en la propiedad.

Las Fuerzas de Defensa de Israel mataron a un miliciano palestino que, según el ejército, se había aproximado a la frontera entre la Franja de Gaza e Israel portando una granada. Horas después, los milicianos palestinos lanzaban dos cohetes desde Beit Lahiya hacia territorio israelí, que impactaron en Ascalón y en el Consejo Regional de Sha'ar Hanegev, en el Desierto del Néguev, sin causar víctimas ni daños en la propiedad.

El primer ministro israelí saliente, Ehud Ólmert, permitió la transferencia de 175 millones de shequels (unos 34 millones de euros) desde bancos de Cisjordania a la Franja de Gaza con el objetivo de pagar los salarios de enero de los funcionarios de la Autoridad Nacional Palestina de la Franja de Gaza. Este gesto fue aplaudido por la Secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, pues según ella ayudaría a fortalecer al sector más moderado de la ANP.

Miembros de Hamás asaltaron y confiscaron los almacenes de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), en los que había unas 200 toneladas de comida y ayuda humanitaria. Tras conocerse el hecho, la UNRWA anunció su intención de suspender la ayuda humanitaria en Gaza de forma indefinida, hasta que la ayuda humanitaria fuera devuelta y Hamás diese garantías suficientes de que no se volverían a producir robos de este tipo en el futuro. Este no es el primer suceso de este tipo que se produce tras la ofensiva israelí: el 4 de febrero, miembros de la policía de Hamás entraron en un almacén de la UNRWA en Ciudad de Gaza, confiscando 3.500 mantas y 400 paquetes de comida preparados para ser distribuidos a 500 familias, según dijo el portavoz de la UNRWA en Gaza, Christopher Gunness.

Milicianos palestinos lanzaron dos cohetes desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí; uno de ellos impactó en el Consejo Regional de Sha'ar Hanegev, y el otro en Ascalón, sin producir víctimas ni daños en la propiedad. Horas después del lanzamiento de los cohetes, la Fuerza Aérea de Israel bombardeó cuatro túneles bajo la Ruta Philadelphi y un almacén de armas en el sur del territorio costero, sin causar víctimas según testigos palestinos.

Las conversaciones entre las partes bajo mediación egipcia se intensificaron, con un doble objetivo: llegar a un alto el fuego duradero que permita la normalización de la situación en el terreno, y la liberación del soldado israelí Gilad Shalit, capturado por Hamás en 2006, que podría ser liberado por sus captores a cambio de la liberación por parte de Israel de cientos de palestinos presos en cárceles Israelíes. Según la información recogida por el periódico Al-Hayat, 1.000 palestinos presos en Israel serían liberados en el intercambio por Gilad Shalit, entre ellos Marwan Barghouti, lider de Al Fatah preso en Israel desde 2002.

En medio de la intensificación de las negociaciones para lograr un alto el fuego duradero y la liberación de Gilad Shalit, milicianos palestinos lanzaron un Qassam desde la Franja de Gaza hacia el Desierto del Néguev, causando un incendio en un coche en el Consejo Regional de Sha'ar Hanegev. No se reportaron víctimas como consecuencia del cohete. Posteriormente, un Grad lanzado desde Gaza impactó en la localidad israelí de Ascalón, sin producir víctimas ni daños en la propiedad.

La Fuerza Aérea de Israel atacó dos objetivos de Hamás, uno en el norte y otro el sur de la Franja de Gaza, como respuesta a los cohetes lanzados el día anterior por parte de milicianos palestinos contra territorio israelí. Según testigos palestinos, el objetivo de uno de los ataques fue un puesto de la fuerza de seguridad de Hamás en Khan Yunis. En otro incidente, fuentes palestinas afirmaron que un militante de la Yihad Islámica resultó muerto cerca de Beit Hanoun a causa de los disparos de tropas de tierra del ejército israelí. En un primer momento el ejército israelí negó la existencia de combates en la zona donde se produjo el incidente, aunque posteriormente confirmó que tropas de patrulla en la zona habían abierto fuego contra un miliciano palestino, causándole la muerte. La Yihad Islámica confirmó que el miliciano tenía la misión de atacar una patrulla del ejército israelí en la frontera de la Franja de Gaza.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) anunció que Hamás había devuelto la totalidad de la ayuda humanitaria que había robado tres días antes, por lo que la organización humanitaria afirmó que reanudaría sus operaciones en la Franja de Gaza.

La noche del 10 de febrero, día de elecciones legislativas en Israel, y mientras continuaban las conversaciones en Egipto para alcanzar un alto el fuego duradero, un cohete fue lanzado desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí, que impactó en el Desierto del Néguev sin provocar víctimas ni daños en la propiedad.

Un total de tres piezas de mortero lanzadas desde Gaza cayeron sobre el Desierto del Néguev el día después de las elecciones israelíes. Las tres impactaron en áreas abiertas del Consejo Regional de Eshkol, sin causar víctimas ni daños en la propiedad.

En respuesta al lanzamiento de un cohete y tres piezas de mortero por parte de milicianos palestinos los días anteriores, un helicóptero Apache de la Fuerza Aérea de Israel bombardeó el cuartel general de los servicios de seguridad de Hamás en Khan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza. Este edificio había sido ya atacado por el ejército israelí durante su ofensiva sobre Gaza, antes de la declaración de alto el fuego. Según testigos palestinos, no se produjeron heridos ni víctimas en el ataque.

La policía egipcia anunció que había detenido a unas cuarenta personas sospechosas de haber contrabandeado con la Franja de Gaza. Las fuerzas de seguridad egicpias anunciaron haber requisado bienes por un importe cercano al millón de dólares, mientras que centenares de sus efectivos se desplegaron dentro y alrededor de la parte egipcia de la localidad de Rafah. El portavoz de la policía afirmó que los bienes requisados consistían fundamentalmente en comida, televisiones, batidora y otros artículos.

Dos cohetes Qassam y una pieza de mortero fueron lanzados desde Gaza contra territorio israelí, que impactaron en Israel causar víctimas ni daños en la propiedad. Uno de ellos cayó en un área abierta en la region de Eshkol, y posteriormente el otro impactó cerca de la ciudad de Sederot.

Un ataque de la Fuerza Aérea de Israel en la localidad gazací de Khan Yunis provocó la muerte a un palestino y heridas de carácter crítico a otro. El ejército israelí declaró que ambos eran miembros de la Yihad Islámica que estaban planeando un ataque contra Israel. Otros seis palestinos resultaron heridos en el ataque.

La oficina del portavoz de las Fuerzas Armadas hebreas también afirmó que se habían bombardeado cuatro túneles bajo la frontera entre Gaza y Egipto, así como dos instalaciones de fabricación de armas de Hamás.

Un artefacto explosivo fue detonado al paso de una patrulla israelí cerca de la frontera con Gaza, aunque no se produjeron víctimas ni daños como consecuencia de la explosión.

Miembros de las Fuerzas Armadas de Israel neutralizaron otro artefacto explosivo localizado en la frontera entre Israel y Gaza cerca del Paso de Kissufim. Este artefacto sería el segundo en dos días colocado por milicianos palestinos, con el objetivo de atacar a los miembros del ejército israelí que se encontraban patrullando en la frontera con Gaza.

Posteriomente, un cohete fue lanzado desde la Franja de Gaza contra Israel, impactando en el Consejo Regional de Sdot Neguev sin que se produjesen víctimas ni daños en la propiedad.

Milicianos palestinos lanzaron dos cohetes Qassam desde Gaza hacia territorio Israelí. Uno de ellos impactó sobre un kibbutz del Consejo Regional de Sdot Negev, y el otro en un área abierta del Consejo Regional de Sha'ar Hanegev, sin causar víctimas ni daños en la propiedad. La Fuerza Aérea de Israel respondió atacando tres túneles de la Franja de Gaza que discurren bajo la Ruta Philadelphi, sin que se reportaran víctimas.

El Gobierno de Israel presidido por Ehud Ólmert anunció su rechazo a la propuesta egipcia para alcanzar un alto el fuego, que había sido aceptado previamente por Hamás, mientras la organización islamista no liberase previamente al soldado Gilad Shalit. El primer ministro Ólmert declaró: "negociaremos la liberación de Shalit, y sólo después estaremos dispuestos a discutir sobre los pasos de Gaza y la reconstrucción de la Franja ". Tras estas declaraciones, el líder de Hamás en el exilio, Khaled Meshaal declaró: "no habrá tregua mientras los pasos fronterizos no se abran". Amos Gilad, el enviado del ministro de Defensa israelí para las negociaciones con los mediadores egipcios, afirmó en informaciones recogidas por el diario Ma'ariv: "no entiendo que estamos intentando hacer. ¿Insultar a los egipcios? Ya lo hemos hecho. Esto es una locura." Tras estas declaraciones, el primer ministro Ólmert llamó a Gilad y al ministro de Defensa Ehud Barak para reprenderles por sus comentarios, según información recogida por Jerusalem Post.

El ejército israelí bombardeó siete túneles bajo la frontera Israel-Gaza y un puesto de Hamás cerca de Khan Yunis. Testigos palestinos afirmaron que una mezquita cercana al puesto de Hamás fue demolida como consecuencia del bombardeo. Tras el ataque, un cohete lanzado por milicianos palestinos impactó cerca de un kibbutz en el Consejo Regional de Sha'ar Hanegev, sin causar víctimas ni daños en la propiedad.

Por la mañana, miembros del ejército israelí abrieron fuego contra un miliciano palestino cerca del paso de Kerem Shalom, que según el ejército pretendía colocar una bomba en la frontera entre Israel y Gaza. El miliciano resultó herido leve, y fue evacuado al hospital Soroka de Beer Sheva, y posteriormente fue trasladado para ser interrogado.

A lo largo del día, la Fuerza Aérea de Israel bombardeó seis de los túneles que transcurren bajo la Ruta Philadelphi, en el sur de la Franja de Gaza. No se reportaron víctimas ni heridos.

Tres Qassam y una pieza de mortero fueron lanzados desde Gaza contra territorio israelí; uno de los cohetes cayó dentro de Gaza, otros dos lo hicieron en el Consejo Regional de Eshkol, y la pieza de mortero impactó en un área abierta del Consejo Regional de Sdot Néguev, sin causar víctimas ni daños en la propiedad. Tras los bombardeos de la Fuerza Aérea hebrea, otro tres cohetes fueron lanzados contra Israel: un Qassam cayó en un área abierta del Consejo Regional de Sha'ar Hanegev, y dos Grad impactaron cerca de Netivot; ninguno de ellos causó daños ni víctimas.

Milicianos palestinos lanzaron desde Gaza una decena de piezas de mortero contra miembros del ejército israelí cerca del paso de Kissufim, después de que estos disparasen contra un miliciano palestino que se había acercado a la verja fronteriza. No se reportaroron víctimas ni daños tras el incidente.

Un cohete fue lanzado desde Gaza contra Israel; éste impactó en un área abierta cerca de Netivot, sin causar daños en la propiedad ni víctimas.

Un cohete Katyusha fue lanzado desde el sur del Líbano contra el norte de Israel. Este cohete impactó cerca de una casa en la región de Galilea. Tres personas de la familia que residía en la casa resultaron heridas de carácter leve como consecuencia de la explosión. Hezbolá negó toda relación con el ataque. El ejército israelí respondió al cohete lanzando seis piezas de artillería contra el sur del Líbano.

Dos milicianos palestinos afiliados a las Brigadas de Izz ad-Din al-Qassam, y que habían sido informantes del ejército israelí, fueron muertos en las afueras de Ciudad de Gaza y cerca de la frontera con Israel, cuando se disponían a llevar a cabo un ataque contra el ejército israelí. Hasta el momento no está claro el motivo de su muerte.

Al principio



Secuestro del barco Playa de Bakio

Barco atunero congelador prototípico.

El secuestro del barco Playa de Bakio fue un incidente ocurrido entre el 20 y el 26 de abril del año 2008. Durante esos días, la tripulación del barco español Playa de Bakio fue retenida por piratas en la costa de Somalia.

La embarcación secuestrada fue un barco atunero congelador, propiedad de la empresa Pesquera Vasco Montañesa (Pevasa), con sede en el municipio vizcaíno de Bermeo. Se trata de una nave de estructura sencilla, de lentos movimientos debido a la gran bodega congeladora que alberga en su parte inferior. La pesca del atún, al ser con red, hace necesario que la embarcación cuente con grúas para poder subir cada captura, lo cual reincide en la escasa velocidad del barco.

El Playa de Bakio, en el momento del secuestro, albergaba una tripulación compuesta por 26 personas: 13 españoles (8 de origen gallego y 5 de origen vasco) y 13 africanos. La embarcación se encontraba en la zona pescando atún desde el 15 de abril, 5 días antes del secuestro. En principio, la actividad que llevaban a cabo consistía en cargar las bodegas en aguas internacionales durante varios días, y cuando éstas estuvieran llenas acercarse a la costa para desembarcarlas y volver a faenar.

El precedente más utilizado por la prensa española para ilustrar el secuestro del Playa de Bakio fue la captura de un yate francés, el Le Ponant, tan solo quince días antes. Durante ese incidente, más de treinta personas fueron retenidas por un grupo de piratas similares a los que luego secuestrarían la embarcación española. En este caso, el armador del barco tuvo que pagar un rescate cercano a los dos millones de dólares estadounidenses. La mitad de los piratas fueron detenidos y parte del dinero recuperado.

No es difícil encontrar más precedentes de conflictos entre naves europeas y piratas somalís. Existen dos factores que hacen frecuentes este tipo de sucesos: por un lado, la mala situación política de Somalia propicia la aparición de este tipo de grupos paramilitares; por otro, la dificultad de las autoridades europeas para desplazarse a zonas tan alejadas hace que el tiempo de reacción sea elevado.

El secuestro del atunero vasco fue rápido. Siempre hablando en términos de la franja horaria de Somalia, a última hora de la tarde del día 20 de abril una pequeña lancha con tres o cuatro individuos a bordo se acercó al navío, que fue atacado con lanzagranadas y posteriormente abordado por la totalidad de ese comando, que redujo a la tripulación y se hizo con el control del Playa de Bakio. Además, los piratas privaron a los navegantes de cualquier tipo de comunicación exterior, quitándoles sus teléfonos móviles. Los primeros momentos fueron confusos, dado que durante varias horas se perdió la conexión con la nave.

Las primeras noticias de primera mano llegaron el 21 de abril, cuando los captores permitieron al patrón del barco, Amadeo Álvarez, realizar una llamada a su familia. Durante esa conversación, que fue transmitida a la prensa por la hija de Álvarez, se narró como fue el secuestro, se intentó tranquilizar a las familias y se aseguró que no había heridos. Por otro lado, se pusieron de manifiesto los propósitos de los secuestradores, que aseguraron que su intención era obtener dinero a través del pago de un rescate.

Por otro lado, el Gobierno de España comenzó a organizar el seguimiento del caso. Las primeras decisiones que se tomaron trajeron consigo el desplazamiento de la fragata Méndez Núñez, la más rápida de la Armada Española, que tardaría 48 horas en llegar a Somalia. Según esto, la ministra de Defensa, Carme Chacón, en colaboración con el ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos y la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino Elena Espinosa, se habrían puesto en contacto con la OTAN para recabar ayuda e información.

Al día siguiente, el 22 de abril, los secuestradores permitieron hacer una nueva llamada, esta vez a uno de los tripulantes vascos: Mikel Arana. A lo largo de la misma, el marinero actualizó la información sobre su situación, e indicó que el barco había sido fondeado frente a la costa de Somalia. Además, Arana señaló que nuevos miembros del grupo captor del barco habían accedido al mismo, y que la cifra era cercana a los 10 piratas.

A continuación, se produjo una cierta ralentización en el devenir de los acontecimientos. Durante tres días, el Playa de Bakio estuvo anclado en la costa, recibiendo víveres e instrucciones. Paralelamente, la fragata Méndez Núñez llegó a la zona. Desde el día 24 de abril, ya se la podía ver operando en el lugar.

La estrategia seguida fue mantenerse a una cierta distancia de seguridad, para que la fragata pasase desapercibida frente a los piratas pero pudiese seguir cualquier movimiento del barco atunero.

Sin embargo, la situación de los piratas no fue todo lo favorable -para ellos- que cabía esperar, pues estando fondeados en la costa se vieron sometidos a la presión de otros grupos paramilitares, que amenazaban con atacar el barco y «robarles» los rehenes. Esto tuvo dos consecuencias inmediatas: la primera, mejoró la predisposición de los captores para buscar una solución dialogada al secuestro; la segunda, les obligó a mover el barco.

De este modo, el 25 de abril el barco secuestrado volvió a alta mar. Según parece, un grupo de combatientes islamistas afincado en Somalia había comenzado a realizar operaciones de cara a atacar el barco y capturar a los rehenes. Tras varias jornadas de secuestro, el ánimo comenzó a decaer entre la tripulación del atunero vasco. Así lo comunicó el capitán de la nave, Amadeo Álvarez, tan solo un día antes de volver a alta mar.

Según las noticias de este momento, la embarcación fue llevada a unos 160 kilómetros de la costa. En todo momento, la fragata Méndez Núñez siguió relativamente cerca los movimientos del Playa de Bakio.

La información «oficial» en este punto es escasa, y diversos medios de comunicación, ya trasladados a la zona a través de enviados especiales, contactaron con pescadores locales. Uno de estos, Abduqadir Ahmed, indicó que antes de volver mar adentro no sólo se aprovisionaron de comida, sino también de medicinas. Eso indicaba que, a pesar de la necesidad de llegar a una solución, los piratas estaban preparados para permanecer largo tiempo en el Playa de Bakio.

Tras casi una semana de secuestro, el 26 de abril se anunciaba el rescate de la tripulación del Playa de Bakio. La vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, celebró una rueda de prensa en la que señaló que la tripulación estaba en buen estado, y que ya se estaba trabajando para trasladarla a una zona de mayor seguridad. Según dicha rueda de prensa, la liberación es fruto de una ardua labor diplomática llevada a cabo entre el armador del barco y el Gobierno de España.

Aunque María Teresa Fernández de la Vega no reconoció en ningún momento el pago de un rescate, desde el primer momento surgieron informaciones que apuntaban a que sí había ocurrido tal cosa. Esto fue confirmado, posteriormente, por Andrew Mwangura, director de una organización que se dedica a encontrar buques perdidos en la zona.

Según Abdisalam Jalif Ahmed, presidente de la localidad portuaria somalí de Haradhere, los piratas abandonaron el barco tras recibir el pago del rescate a través de una nave de pequeño calado.

La hoja de ruta trazada en ese momento planteaba, escoltados por la Méndez Núñez, el regreso a las Islas Seychelles, base de la flota atunera vasca en ese lugar, y de allí regreso a España. Aunque navegaron escoltados en todo momento por la fragata, el 4 de mayo, ya con la tripulación en España, se reveló que un grupo de piratas diferente al que llevó a cabo el secuestro tuvo intenciones de volver a capturarlo cuando el Playa de Bakio se alejaba de Somalia. Al parecer, fueron disuadidos por la presencia de la fragata militar española.

De este modo, el 29 de abril llegaban a las Islas Seychelles todos los miembros de la tripulación española. Un Boeing 707 de las Fuerzas Armadas Españolas sería el encargado de trasladar a los 26 marinos a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz. Una vez allí, la tripulación se dividió en dos vuelos, uno con destino a Galicia y otro al País Vasco.

El día 30 de abril llegaban, por fin, los marineros a sus localidades de origen. Los primeros en hacerlo fueron los gallegos, que fueron recibidos por el presidente de la Junta de Galicia Emilio Pérez Touriño.

Los cinco tripulantes vascos llegaron unos minutos más tarde al Aeropuerto de Bilbao. Allí, algunos como el contramaestre Ángel Fernández hicieron algunas declaraciones tras ser recibidos por Paulino Luesma, el delegado del Gobierno en el País Vasco. Tras dejar a los tripulantes españoles, el Boeing 707 paró en la ciudad egipcia de Luxor, donde se quedaron los 13 tripulantes africanos.

El secuestro del Playa de Bakio fue abordado desde el punto de vista diplomático en dos frentes. Por un lado, el embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, se desplazó a Somalia el 22 de abril para intentar llegar a una solución exenta de violencia.

Martín Cinto fue enviado allí no solo por su larga trayectoria como diplomático, sino por sus dotes como negociador, ya que ha colaborado en procesos negociadores con terroristas de todo tipo, desde miembros de ETA hasta con participantes en las revueltas de la crisis de Kenia de 2007. Algunos medios de comunicación, como El Imparcial, le consideran el verdadero artífice de la liberación del Playa de Bakio.

Por otro lado, el rescate a pagar fue negociado en un hotel de lujo de Londres. La elección del lugar responde a que el grupo pirata tiene relación con mercenarios británicos, y éstos se relacionan con las autoridades a través de un despacho de abogados británico. Fue allí donde se fijó la cantidad del rescate, su modo de pago y las condiciones del abandono del barco.

El 2 de junio de 2008, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó una resolución que autoriza, previo consentimiento de las autoridades somalíes, a navíos extranjeros a perseguir barcos pirata en aguas de Somalia. La resolución se ampara en el capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, en la cual se apela al uso de la fuerza para poder cumplir las decisiones del Consejo.

Esta decisión no está directamente implicada con el incidente del Playa de Bakio, aunque el embajador español en la ONU, Juan Antonio Yáñez Barnuevo, formó parte de un grupo informal en apoyo de la toma de medidas que protejan a los barcos que faenan en las costas de Somalia.

Al principio



José María Aznar

Durão Barroso, Tony Blair, George W. Bush y José María Aznar en las Azores

José María Alfredo Aznar López (n. Madrid, 25 de febrero de 1953) es un político español.

Ha sido el cuarto Presidente del Gobierno de España del periodo democrático iniciado con la Constitución de 1978, en las legislaturas comprendidas entre el 5 de mayo de 1996 y el 17 de abril de 2004, por el Partido Popular, en la Historia de España.

Casado, con tres hijos, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

En la actualidad preside la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), entidad sin ánimo de lucro creada el 11 de noviembre de 2002 a partir de la fusión de cinco fundaciones vinculadas al Partido Popular.

Nieto de Manuel Aznar Zubigaray, periodista, político y diplomático navarro e hijo de Manuel Aznar Acedo, falangista y oficial del Ejército nacional que durante la dictadura de Franco ocupó diversos cargos en organismos de radiodifusión y propaganda.

Durante su juventud militó en el Frente de Estudiantes Sindicalistas (FES), sindicato estudiantil que fue embrión de Falange Española Independiente (FE (I)). Aznar fue uno de los muchos responsables del FES que dirigieron una actitud crítica hacia el franquismo postrero y su fachada política, el Movimiento Nacional, y que reivindicaban el pensamiento original del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. Esta afiliación juvenil dejó paso a un pensamiento demócrata conservador.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense (1975) y funcionario de Hacienda como Inspector de Finanzas del Estado (1976), inició una temprana dedicación a la política en el partido conservador Alianza Popular (desde 1989, Partido Popular). En 1977 contrajo matrimonio con Ana Botella Serrano.

Fue elegido diputado por Ávila en 1982 y 1986, y en 1987 se convirtió en presidente de la Junta de Castilla y León. Vicepresidente de su partido desde enero de 1989, en septiembre siguiente dimitió de su puesto al frente del ejecutivo castellano-leonés al haber sido designado candidato a la presidencia del Gobierno para las elecciones generales del 29 de octubre de 1989, en las que fue elegido diputado por Madrid. El Partido Popular emergió de éstas consolidado como la principal fuerza de oposición.

De nuevo fue candidato a la jefatura del ejecutivo en los comicios del 6 de junio de 1993. El 19 de abril de 1995, siendo jefe de la oposición, fue víctima de un atentado de ETA, del que salió ileso gracias al blindaje de su vehículo, un Audi V8. En las elecciones generales del 3 de marzo de 1996, su partido se convirtió en el principal partido del hemiciclo, aunque sin obtener mayoría absoluta en la cámara (156 diputados sobre un total de 350). Tras prolongadas negociaciones con las principales formaciones nacionalistas de Cataluña (CiU), el País Vasco (PNV) y Canarias (CC), logró el respaldo de las mismas en la sesión de investidura el 4 de mayo de 1996, por lo que al día siguiente juró el cargo como nuevo presidente del Gobierno de España.

En la primera legislatura de Aznar su gobierno solo obtuvo mayoría simple por lo que debió contar para su investidura con los partidos nacionalistas catalanes CIU y vascos PNV y de su partido isleño afín Coalición Canaria, lo que lo obligaba a consensuar con estos grupos las medidas de gobierno.

Su política estuvo dominada por una exitosa agenda económica, favorecida por la bonanza internacional, con ajustes presupuestarios para lograr el déficit cero, y con el objetivo de cumplir los criterios de convergencia con el euro. Bajo su gobierno, la economía española mostró una fuerza considerable al crecer más rápido que la de muchos otros países europeos, recuperándose definitivamente de la crisis iniciada en 1993. Se redujo el desempleo (de más del 20% en 1996 a cerca del 11% en 2003), se mantuvo la inflación dentro de los márgenes marcados por la Unión Europea y se sanearon las cuentas públicas por primera vez desde el regreso de la democracia en España. Siguiendo las ideas liberales económicas con las que había llegado al poder, parte de ese crecimiento económico se logró mediante la privatización de ciertos servicios públicos.

Entre 1996 y 1999 se procedió a la plena integración de España en la estructura militar de la OTAN y en la Unión Europea. España alcanza una gran proyección internacional.

Respecto a la política antiterrorista, su gobierno se debió enfrentar a los atentados cometidos por ETA, al secuestro y posterior asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco y de políticos del PSOE, y a los secuestros de José Antonio Ortega Lara y Cosme Delclaux.

En 1998 ETA declaró una tregua. Durante esa tregua, el Presidente ordenó contactos con el que denominó Movimiento Vasco de Liberación, teniendo una primera reunión en Zúrich y modificando su política de dispersión de los terroristas, acercando al País Vasco a 135 presos. Sin embargo, las conversaciones fracasan y ETA rompe la que fue llamada la "tregua-trampa" por Mayor Oreja, por entonces Ministro del Interior. El ministro había desconfiado de la tregua, sosteniendo que era sólo la adquisición de un tiempo para poder recuperar la infraestructura que venía perdiendo debido a la fuerte persecución policial.

En 1999 el Euro fue introducido en España, pese al temor años atrás que España no lograría cumplir las políticas de convergencia introducidas por la Unión Europea. Esto fue considerado un importante éxito por Aznar y su gobierno. El PP también consideró como éxito la continua bajada del paro (aunque seguía siendo el más alto de la UE).

A pesar de estos éxitos, el gobierno no pudo cumplir todas sus promesas. A finales de 1999 se reveló que el número de funcionarios de alto rango se había incrementado en un 15% desde el pasado año, pese a que el PP pretendía eliminar parte de la burocracia.

En la segunda legislatura de Aznar, el Partido Popular fue la fuerza más votada en las elecciones generales. Consiguió la mayoría absoluta en ambas cámaras, por lo que no tuvo que pactar con los partidos nacionalistas, como había hecho en 1996 y pudo desarrollar su política sin interferencias externas.

El propio Aznar hizo famosa su expresión, muchas veces repetida, "España va bien" enorgulleciéndose así del éxito económico conseguido por su gobierno. No obstante, algunos sectores de la oposición defendieron que las bases económicas ya habían sido anteriormente sentadas por la gestión de Pedro Solbes en el último gobierno de Felipe González y que la bonanza no afectaba al bolsillo de los ciudadanos si no todo lo contrario.

La legislatura se caracterizó por las reformas económicas, una bajada en los impuestos directos y una importante creación de empleo, que ascendió a los cinco millones de puestos de trabajo entre 1996 y 2004, muchos de ellos temporales y precarios.

Sin embargo, esta situación no quedaría exenta de críticas. Los sindicatos se quejaban de que el empleo se estaba haciendo precario a causa de la flexibilidad laboral de los llamados «contratos basura», y de la moderación salarial. Era una política basada por tanto en la teoría de que con menos costes para los empresarios a la hora de efectuar contratos y despidos se agilizaría la creación de empleo. El resultado negativo fue una mayor precariedad en el trabajo. El positivo fue efectivamente una disminución del índice de paro (creación de cinco millones de puestos de trabajo, sumando las dos legislaturas). Para un ciudadano de clase media gran cantidad de bienes de consumo habitual subían, lo cual interpretaban los sindicatos como un aumento de la diferencia entre clases y de la perdida de poder adquisitivo generalizada. La situación se agudizó con la llegada del euro. Las subidas de precios se hicieron patentes (como en el resto de países europeos). Ese mismo año el gobierno decidió cambiar la manera de contabilizar el índice de inflación, adecuándose a las normas europeas, con lo que los datos reflejados desembocaron en una pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de pensiones fijas así como del salario mínimo interprofesional y muchos otras percepciones sujetas a baremo estatal. Las previsiones de inflación de Rodrigo Rato no se cumplían.

A partir de 2002, se produjo un gran desgaste del Gobierno, debido a una gran agitación política y social en torno a ciertas cuestiones: la conflictividad laboral, incluyendo una huelga general en 2002, el decreto de reforma universitaria (LOU), la aplicación del Plan Hidrológico Nacional (PHN), la gestión del accidente del petrolero Prestige (que provocó una marea negra en las costas gallegas y cantábricas), y el apoyo a la invasión de Iraq de 2003, a pesar de la importante movilización ciudadana en contra de la intervención armada.

El entonces presidente del Gobierno, secundó a Colin Powell, jefe de la diplomacia norteamericana, al declarar que en Iraq existían armas de destrucción masiva, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El 16 de marzo de 2003 al presentar sus conclusiones después de la Cumbre de las Azores con el presidente estadounidense, George W. Bush, y el ex-presidente del Reino Unido Tony Blair, Aznar afirmó que "No hemos venido a las Azores a hacer una declaración de guerra", refiriéndose a la Guerra de Irak.

No obstante, tres semanas antes, el 22 de febrero, el presidente Bush le había informado en el rancho de Crawford de que "En dos semanas estaremos militarmente listos. Estaremos en Bagdad a finales de marzo". Las actas de dicha reunión indican que las negociaciones en torno a las resoluciones de la ONU eran una pantalla de humo. "La resolución estará hecha a la medida de lo que pueda ayudarte. Me da un poco lo mismo el contenido", le dijo el presidente Bush a Aznar, que necesitaba argumentos para contener la presión de la opinión pública española.

José Manuel Durão Barroso, anfitrión de la Cumbre, subraya que Aznar fue el que más pidió la cumbre previa a la guerra de Irak. En relación con las armas de destrucción masiva señala que se facilitaron "documentos en ese sentido", y afirma: "yo los vi, los tuve delante y decían que había armas de destrucción masiva en Irak. Eso no correspondía a la verdad". La cumbre de las Azores fue menos un ultimátum a Sadam Husein que una advertencia a la ONU, que fue calificada de "irrelevante". La segunda resolución nunca llegó a someterse a votación: tres días después, el 19 de marzo de 2003 se iniciaba la Invasión de Iraq.

A pesar de tener a todos los demás partidos políticos y a más del 90% de los ciudadanos en su contra el gobierno de Aznar apoyó la invasión de Iraq. Se estima que en España se manifestaron alrededor de ocho millones de personas.

También se la política sudamericana, contraria al dirigente cubano Fidel Castro y al presidente de Venezuela Hugo Chávez. Hugo Chávez ha acusado a Aznar de estar entre los dirigentes internacionales que apoyaron un golpe de estado contra él, de hecho, su gobierno no condenó dicho golpe y el ministro de exteriores del gobierno posterior, Miguel Ángel Moratinos, también sostuvo que lo legitimó, basándose en ocho telegramas remitidos por el entonces embajador de España en Caracas, Manuel Viturro, al Ministerio de Exteriores encabezado por Josep Piqué. Hugo Chávez ha repetido en diversas ocasiones su convencimiento llegando incluso a insultar públicamente a José María Aznar.

Fallos en la planificación de infraestructuras, en la gestión del accidente de avión español en Turquía del 2003 y, especialmente, la invención las autopsias para conseguir acabar las identificaciones en un tiempo récord fueron criticados por la oposición. El gobierno contestaba diciendo que durante su mandato se había invertido más en infraestructuras que en cualquier periodo precedente y consideraba el accidente de Turquía un accidente sin responsabilidades políticas, ya que la organización del vuelo correspondía a la OTAN y no al Gobierno español.

El 25 de mayo de 2003, el Partido Popular quedó por debajo del PSOE en las elecciones municipales por 123.000 votos, aunque consiguió mayor número de ediles y alcaldes. La esposa de Aznar, Ana Botella, fue elegida concejal del Ayuntamiento de Madrid.

En febrero de 2004, José María Aznar pronunció un discurso en el Capitolio de Estados Unidos durante su decimoquinto viaje oficial a dicho país. Durante el discurso, puso énfasis en la alianza con Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo. Tras el cambio de gobierno, se hizo público que se había contratado, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, la agencia de abogados Piper Rudnick para desarrollar tareas de presión en favor de la concesión de la medalla del Congreso de los EE UU a Aznar, por una suma de 2 millones de dólares. El PP argumentó que había sido contratada para defender los intereses económicos y diplomáticos de España, siguiendo una práctica, según el ex-secretario de Estado de asuntos Exteriores del gobierno de Aznar, Ramón Gil-Casares, «perfectamente legal y habitual».

El 1 de septiembre de 2003, Aznar propuso a Mariano Rajoy para sucederle como candidato del PP a la presidencia, y la Dirección Nacional del PP aprobó la candidatura. El ex-presidente cumplía así su palabra de no estar más de ocho años en el Gobierno, a pesar de las presiones de dentro de su partido para que continuara. Quedó descartado así, por el propio Aznar, su otro "hombre fuerte": Rodrigo Rato, posterior Director Gerente del Fondo Monetario Internacional.

Tres días antes de las elecciones generales de 2004, tuvieron lugar los atentados terroristas conocidos como 11-M, en los que murieron 191 personas, y que su gobierno atribuyó inicialmente a ETA. En su declaración pública de la tarde del 11 de marzo, Aznar no mencionó a la banda por su nombre, aunque se refirió inequívocamente a ella. Todos los representantes políticos como José Luis Rodríguez Zapatero o el lehendakari Juan José Ibarretxe que realizaron declaraciones minutos después del atentado, coincidieron plenamente con esta valoración inicial (ver Reacciones políticas a los atentados del 11 de marzo de 2004), aunque sólo el Gobierno mantuvo durante días (e incluso, el PP, durante años) esta hipótesis.

Fuentes próximas a ETA y portavoces habituales de la banda negaron que fuera ETA la autora del atentado. El propio Aznar llama a los directores de los principales periódicos nacionales a la una de la tarde del día 11 para transmitirles su absoluto convencimiento de que ETA es la autora de la masacre.

Tras las primeras investigaciones policiales y de los servicios secretos, algunos medios de comunicación internacionales y nacionales, así como algunos servicios secretos extranjeros, empezaron a dar por más probable la autoría de algún grupo terrorista islamista. El gobierno anunció en la tarde del día 11 la apertura de una segunda línea de investigación aunque insistió en que la principal hipótesis es que había sido ETA. Los representantes políticos de la oposición fueron desmarcándose de estas posiciones, decantándose por la autoría de Al-Qaeda dejando al gobierno solo en su tesis. En un principio miembros del gobierno descalificaron las versiones que atribuían la matanza al grupo islamista, pero el mismo día 11 las admitieron como posibles aun insistiendo en la hipótesis de ETA como primera y fundamental teoría. La Ministra de Exteriores, Ana de Palacio comunicó a los cónsules y diplomáticos españoles que difundieran la tesis de ETA en el exterior. Incluso logró una condena explícita a ETA por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

A pesar de todo, la manifestación celebrada ese mismo día para condenar los atentados hacía solo alusión a ETA. El gobierno mantuvo como prioritaria esa tesis hasta el día antes de las elecciones, aunque ya desde el viernes 12 de Marzo el Ministro de Interior Ángel Acebes señaló que no sólo se investigaba a ETA y que no se descartaban otras posibilidades, aunque la línea prioritaria era ETA. El propio Ministro anunció el sábado 13 de Marzo las primeras detenciones que fueron relacionadas con terrorismo islámico.

La gestión de la brutal masacre terrorista fue criticada por la oposición y por varios medios de comunicación. La repulsa por la masacre terrorista llevó a millones de personas a salir a la calle (novecientas mil personas en Valencia, cerca de dos millones trescientas mil en Madrid y aproximadamente un millón y medio en Barcelona, haciendo de éstas las manifestaciones más multitudinarias desde las de protesta contra la guerra durante 2003), durante la jornada de reflexión, el 13 de marzo se produjeron movilizaciones contra el gobierno del PP delante de sus sedes que fueron convocadas a través de mensajes SMS.

También durante la jormada de reflexión, el responsable de la estrategia electoral del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó al gobierno de mentir. Tras estos hechos el Partido Popular denunció lo que consideró un acoso mediático. Ese mismo día la policía detuvo a tres marroquíes y dos hindúes, como sospechosos del atentado, todos ellos menos uno de los marroquíes puestos en libertad a las pocas semanas.

El día 14 el PP fue derrotado por el PSOE en unas elecciones con la participación más alta hasta el momento en unas elecciones generales. La prensa internacional coincidía en resaltar el fuerte impacto sobre los resultados de los atentados de Madrid. No obstante, según una encuesta del Instituto Opina para la Cadena SER, sólo el 8% de los votantes cambiaron el sentido de su voto por la gestión que el PP hizo de los atentados del 11-M, y más del 60% de los ciudadanos creía que Aznar era el mayor responsable de la derrota del PP. Al conocerse los altos niveles de participación (77,2%), el dato fue interpretado por todas las formaciones políticas como un mal presagio para el PP, dando por sentado que la movilización del voto beneficiaría al PSOE.

Después de su salida del gobierno, preside la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) y ha sido nombrado presidente de honor del Partido Popular y miembro del Consejo de Estado. Todos los ex-presidentes del Gobierno de España pueden ser miembros del Consejo de Estado.

También imparte, actualmente, cursos sobre Europa en la Universidad de Georgetown en los que se ha declarado firme partidario de la política aplicada hasta ahora por George W. Bush, así como de mantener el vínculo transatlántico y una Unión Europea equilibrada, más allá del Eje franco-alemán.

En una entrevista al diario chileno El Mercurio ha calificado a países como Venezuela, Cuba, Bolivia y, en cierto modo, Argentina, como países con riesgo de caer en políticas populistas, lo que considera uno de los factores de riesgo para América Latina. En el caso de Venezuela, el presidente Hugo Chávez ha llegado a acusar a Aznar de apoyar un golpe de estado -fallido- contra su gobierno. Su intervención en febrero de 2006 en la campaña electoral mexicana a favor del candidato del presidente Vicente Fox provocó la reacción de los partidos opositores, quienes acordaron pedir su expulsión del país en base a las disposiciones de la Constitución.

En julio de 2005 realizó unas declaraciones para radio Caracol de Colombia, afirmando que estaba en posesión de todos los documentos sobre los atentados del 11-M: «Yo tengo todos los informes del servicio de información. Comprenderá que los tenga, porque era el presidente del Gobierno». Por esta circunstancia un Juzgado de Madrid le abrió diligencias previas en relación con una querella por un presunto delito de infidelidad en la custodia de documentos secretos, ya que sólo tenía derecho a acceder a esa información mientras fue presidente.

En junio de 2006 fue nombrado miembro del Consejo de Administración de la multinacional News Corporation, propiedad del magnate Rupert Murdoch, por lo que se vio obligado a abandonar su cargo en el Consejo de Estado. Se convertía así en el decimocuarto miembro del consejo y su primer integrante no angloparlante. La compañía es propietaria de grandes empresas de medios, como los estudios 20th Century Fox, la cadena Fox Broadcasting Company, el National Geographic Channel, de periódicos entre los que se encuentran The Wall Street Journal y el New York Post, revistas y portales de internet. Tras su nombramiento en News Corporation se descubrieron las incompatibilidades previstas por la ley para los miembros natos del Consejo de Estado; el ex-presidente no había informado que su sociedad Famaztella, SL (Familia Aznar Botella), llevaba cobrando 10.000 euros mensuales del grupo del magnate Rupert Murdoch desde septiembre de 2004.

Desde el círculo de Aznar se ha reconocido su nombramiento como presidente de la división para América Latina de J.E. Robert, empresa dedicada a grandes operaciones inmobiliarias en Estados Unidos y en Europa. Desde 2007 es también miembro del Comité Asesor de Centaurus Capital, una firma de capital riesgo especializada en hedge funds (fondos de alto riesgo), la compra y venta de empresas en el tiempo más breve y con el mayor margen de beneficio posible. Desde la prensa española se ha especulado con la posible relación entre el apoyo del ex-presidente a la invasión de Irak con sus actuales actividades económicas, que tras abandonar la Moncloa, entre los años 2004 y 2005 le procuraron un millón de euros a través de Famaztella, la empresa familiar de Botella y Aznar, a los que hay que sumar 210.000 euros anuales de sus respectivos sueldos.

En febrero de 2007 reconoció, en una comparecencia pública en Pozuelo de Alarcón, que en Iraq "no hay armas de destrucción masiva", aunque había impulsado en 2003 el apoyo a la Guerra de Iraq porque creía que había, manteniendo que dichas armas existían, pero que ahora sabía que no. Un año después, el ex-presidente del Gobierno ha asegurado que "se tomó la decisión correcta", y que considera que la situación actual de Irak, sin ser "idílica, es muy buena". Sin embargo, desde el Grupo Popular se afirma "que Aznar se equivocó al acudir a las islas Azores y transmitir una imagen "profundamente negativa" como si España participara en la guerra de Irak.", así como que 'la "invasión" fue una decisión "errónea, injusta y desproporcionada" y que, "lo hace cuatro años era una opinión, ahora se ha convertido en una evidencia".

En mayo de 2007 protagonizó una nueva pólémica al hacer unos comentarios cuestionando la última campaña antiaccidentes de la Dirección General de Tráfico.

En noviembre de 2007, Hugo Chávez le llama "fascista" y pronuncia graves críticas contra él y contra petroleras españolas en la Cumbre Iberoamericana. Zapatero le defiende pidiéndole respeto y el Rey se enoja ante las continuas interrupciones de Chávez en la intervención en la que Zapatero le pedía respeto y le espeta: "¿Por qué no te callas?". Poco después, el rey abandona la sala. Al día siguiente, Aznar agradece el apoyo al monarca y a Zapatero por teléfono.

El 3 de septiembre de 2008 José María Aznar desmintió, a través de un comunicado de la Fundación FAES, que fuese el padre del hijo que espera Rachida Dati, ministra francesa de Justicia.

El 22 de octubre de 2008 afirma que el ecologismo es el nuevo comunismo, mostrándose escéptico sobre el cambio climático.

Al principio



Elecciones generales de España de 2008

Mayorías provinciales por número de votos.  Respecto a 2004, el PSOE pierde la mayoría en Almería y Ciudad Real, el PP en Asturias, Las Palmas y Baleares, y el PNV en Vizcaya y Guipúzcoa.

El 9 de marzo de 2008 se celebraron elecciones a Cortes Generales en España (9-M). Fueron las décimas elecciones generales desde la Transición, y sirvieron para renovar los 350 escaños del Congreso de los Diputados y 208 del Senado. Estas elecciones dieron paso a la IX Legislatura. Ese mismo día también se celebraron elecciones autonómicas en la comunidad autónoma de Andalucía.

En total, concurrieron a los comicios un total de 92 partidos políticos, sumando un total de 1.130 candidaturas al Congreso y 1.235 al Senado, un 30 por ciento más de las listas que se registraron para las elecciones generales españolas de 2004. Las Juntas Electorales rechazaron un total de 40 candidaturas, entre las que destacan las listas de Acción Nacionalista Vasca y las de la coalición Centro Democrático y Social-Unión Centrista Liberal, las dos únicas formaciones a las que se han anulado todas sus candidaturas.

Los resultados de las elecciones generales dieron como vencedor al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que obtuvo 169 escaños al Congreso de los Diputados (5 más que en 2004) y un 43,87% de votos frente al Partido Popular (PP) que obtuvo 154 diputados (6 más que en 2004) y un 39,94% de votos. Convergencia i Unió (CiU) logró los mismos diputados que en en 2004, 10 en total. Izquierda Unida (IU) perdió el grupo propio en el Congreso de los Diputados al conseguir solamente 2 escaños lo que le deja en el grupo mixto. Por otra parte el Partido Nacionalista Vasco (PNV) pierde un escaño, pasando de 7 a 6 diputados, al igual que Coalición Canaria (CC), que pasa de 3 a 2 diputados. El Bloque Nacionalista Galego (BNG) y Nafarroa Bai (Na-Bai) mantuvieron sus escaños, mientras que Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) perdió 5 diputados. Unión Progreso y Democracia (UPyD) consigue un diputado en Madrid, por lo que Rosa Díez entra en el Congreso. Así mismo Eusko Alkartasuna (EA), Chunta Aragonesista (CHA) y Nueva Canarias (NC) perdieron su representación parlamentaria.

En el Senado el PSOE obtuvo 89 puestos, ocho más que en 2004, mientras que el Partido Popular perdió uno para quedarse en 101. La Entesa Catalana de Progrés, que agrupa a PSC, ERC, ICV y EUiA obtuvo 12 senadores.

En las elecciones al Parlamento de Andalucía venció el PSOE que obtuvo 56 escaños, cinco menos que en 2004 pero que le permiten gobernar con mayoría absoluta. El Partido Popular obtuvo 47 escaños, diez más que en 2004, Izquierda Unida se mantuvo con 6 escaños y la Coalición Andalucista perdió los cinco escaños que había obtenido en 2004.

El PSOE afrontó las elecciones de 2008 liderado por José Luis Rodríguez Zapatero, que fue proclamado como candidato a la presidencia del Gobierno el 25 de noviembre de 2007. Ningún otro miembro del partido anunció su intención de presentarse como candidato, hecho habitual cuando un presidente del Gobierno quiere presentarse a una reelección.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció el 20 de octubre de 2007 en un acto público en el Palacio de Congresos de Valencia que se presentaría como cabeza de lista por la circunscripción de Valencia. Este anuncio se produjo dos días después de la dimisión del líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, tras conocerse su supuesta implicación en un trato de favor financiero.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, que ya había rebasado la edad de jubilación, mostraba dudas sobre si continuaría como diputado en el Congreso y como ministro del Gobierno en el caso de que el PSOE volviera a ganar las elecciones. En unas declaraciones a RNE hechas a mediados de octubre de 2007, Solbes confirmó que Zapatero le había ofrecido seguir como ministro de Economía y que aún no había tomado una decisión definitiva al respecto. El 16 de noviembre, el vicepresidente informó de manera privada a Zapatero que estaría dispuesto a seguir en el Gobierno, al menos, hasta la mitad de la legislatura. Sin embargo, diez días después, Solbes aseguró públicamente que su compromiso se extendería a toda la legislatura.

El presidente del Congreso, Manuel Marín, anunció el 15 de noviembre de 2007 que dejaría la política al final de la legislatura para dedicarse a la lucha contra el cambio climático en las universidades. Meses antes se había filtrado una noticia poco favorable para él: Zapatero había propuesto al ex ministro de Defensa, José Bono, que volviera a la política como cabeza de lista por la circunscripción de Toledo, con el fin de ocupar la presidencia de la Cámara Baja en sustitución de Marín, en caso de que el PSOE ganara los comicios.

El coordinador del programa electoral del PSOE fue el ministro de Trabajo, Jesús Caldera. El partido inició su precampaña el 18 de octubre de 2007, y utilizó la frase "Con Z de Zapatero" como lema electoral. La presentación de esta precampaña se realizó con un vídeo en el que José Luis Rodríguez Zapatero bromeaba desenfadado sobre su forma de hablar (sustitución de la "d" a final de palabra por la "z") e invitaba a los españoles a conocer los logros de su Gobierno durante la legislatura.

Para la elaboración del programa electoral, el PSOE contó con el asesoramiento de un panel de intelectuales formado por 14 personas: el Nobel de Economía Joseph Stiglitz; la Nobel de la Paz Wangari Maathai; los expertos en economía Nicholas Stern, Jeremy Rifkin, André Sapir, Torben Iversen y Maria João Rodrigues; los expertos en ciencias políticas Philip Pettit, Wolfgang Merkel y Guillermo O'Donnell; e intelectuales en otros ámbitos, como la socióloga Marie Duru-Bellat, el filósofo George Lakoff, la escritora Barbara Probst Solomon y la activista Helen Caldicott.

El 4 de diciembre, Zapatero prometió suprimir el impuesto de patrimonio, porque "recae sobre las clases medias" pero "no sobre las más altas" que "encuentran fáciles mecanismos de elusión", y aseguró que compensaría a las comunidades autónomas por el dinero que dejarían de recaudar. Este anuncio contrastó con la posición mantenida meses antes por el ministro de economía Pedro Solbes con respecto a una medida similar adoptada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, que fue calificada de "sopresiva", "no progresista" y "sin debate". Por otro lado, el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) consideró el anuncio como una "pésima noticia", ya que, en su opinión, la medida parecía una renuncia a la lucha contra el fraude.

El 20 de diciembre, Zapatero anuncia que si revalida su mandato subirá hasta 850 euros las pensiones de personas con conyuge a su cargo y hasta los 700 euros para las personas viudas. Al día siguiente, promete la elevación del salario mínimo hasta los 600 euros para 2008 y hasta los 800 euros para el final de la legislatura.

El 26 de enero el PSOE celebró una conferencia para la aprobación de enmiendas al programa electoral presentadas por sus miembros. Entre las que fueron aprobadas destaca la presentada a iniciativa de Rodriguez Ibarra para que el gobierno no negociara con ETA sin el apoyo de la oposición. Ibarra aceptó una nueva redacción del texto de Patxi López, la enmienda quedó del siguiente modo: "Sabiendo que, tras la ruptura del alto el fuego, no hay ninguna expectativa de diálogo, desde el Gobierno de la Nación, el PSOE se compromete a poner todos los instrumentos a su alcance y a desarrollar el máximo esfuerzo para conseguir acabar con ETA, buscando para ello la máxima coordinación con el primer partido de la oposición y el resto de fuerzas políticas democráticas". También fueron aceptadas otras enmiendas presentadas por varias mujeres del partido, entre ellas, la posibilidad de una revisión de la ley del aborto que garantice igual acceso a esta prestación y seguridad jurídica a médicos y pacientes. También se aprobó la gratuidad de la píldora del día después y la expulsión del país de cualquier extranjero con sentencia firme por violencia de género por un plazo de diez años.

Al día siguiente, Zapatero promete una devolución de 400 euros a cada contribuyente que haya realizado la declaración de la Renta que se haría efectiva en junio.

Mariano Rajoy, que lideró el PP durante toda la legislatura, fue designado candidato oficial a las elecciones en una junta directiva que su partido llevó a cabo el 10 de septiembre de 2007. La proclamación de su candidatura tuvo lugar el 27 de octubre en Valencia, en un acto multitudinario en el que se vio arropado por muchos miembros relevantes de su formación. Ningún otro miembro del PP anunció su intención de presentarse como candidato.

El hecho de que Rajoy apareciera en las encuestas como un líder poco valorado por los votantes de su partido (por debajo de Rodrigo Rato, Jaime Mayor Oreja, Esperanza Aguirre, José María Aznar y Alberto Ruiz-Gallardón, según un sondeo de Sigma Dos para el diario El Mundo hecho en septiembre de 2007) y por todo el electorado en general (el barómetro del CIS de octubre de 2007 le daba una nota de 3,75 puntos sobre 10, por debajo de José Luis Rodríguez Zapatero, Gaspar Llamazares, Josep Antoni Duran i Lleida y Josu Jon Imaz), fue considerado por el PSOE y algunos analistas políticos como un síntoma de falta de liderazgo político.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, manifestó en repetidas ocasiones durante el verano de 2007 su interés por ir en las listas del PP para conseguir un escaño en el Congreso de los Diputados, pero, finalmente, Ruiz-Gallardón, no fue elegido por Mariano Rajoy para figurar en las mismas. El alcalde de Madrid, en un primer momento, mostró su desencanto afirmando que podría dejar la política, declaración que matizó días más tarde.

El abogado y empresario turolense Manuel Pizarro fue designado número dos por la lista del PP de Madrid para concurrir a las elecciones en enero de 2008. Su designación fue una sorpresa inesperada y se interpreta como la elección por parte de Rajoy de una figura de hondo calado contra las políticas del actual vicepresidente económico Pedro Solbes, afianzada tras su comportamiento en la OPA sobre Endesa.

La socióloga madrileña y ex profesora de la UNED Ana Mato figuró como número 3 en la circunscripción de Madrid.

El coordinador del programa electoral del PP fue el ex ministro de Ciencia y Tecnología, Juan Costa. El acto central de inicio de precampaña tuvo lugar durante el tercer fin de semana de noviembre de 2007, con la celebración de una conferencia política en la que el PP expuso las líneas generales de su programa electoral. El hecho de que este acto fuera una conferencia y no una convención (de haberlo sido tendría que haberse inaugurado por los presidentes de honor del partido, Manuel Fraga y José María Aznar) fue interpretado por algunos medios de comunicación como una estrategia para no restar protagonismo al candidato. En el discurso de clausura, Mariano Rajoy prometió, entre otras medidas, eximir del pago del IRPF a trabajadores y pensionistas con ingresos inferiores a los 16.000 euros anuales (frente los 9.000 euros del momento) en caso de ganar las elecciones. Rajoy estimó que siete millones de personas podrían beneficiarse de esa propuesta. Por su parte, el Gobierno cifró el dinero que el Estado dejaría de ingresar en 25.000 millones de euros, algo inasumible según el Ministerio de Economía y Hacienda.

Rajoy realizó otra propuesta en materia económica el 12 de diciembre, al asegurar que a partir de 2009 aumentaría en 150 euros las pensiones mínimas de viudedad y jubilación a los mayores de 65 años, que pasarían de cobrar 493 euros a más de 650 euros al mes. Así mismo Rajoy ha prometido en reiteradas ocasiones su determinación en eliminar el controvertido Canon digital en favor de "formas más proporcionadas y justas" para remunerar a los autores que no "considere a las personas como sospechosos de hacer cosas que no permite la ley".

El 27 de enero, Rajoy promete crear en la próxima legislatura un total de 2,2 millones de puestos de trabajo y elevar la tasa de actividad femenina al 68 por ciento para el 2011. Adicionalmente anunció la creación de 400.000 plazas de guarderías para "hacer posible la conciliación familiar y laboral".

Así mismo a principios del mes de febrero el Rajoy anunció la intención de, si llegaba al gobierno, crear un "contrato para los emigrantes" extracomunitarios que decidieran residir en España (similar al modelo francés adoptado por Sarkozy y otros países europeos) por el que se comprometen a respetar las leyes, aprender castellano y las costumbres españolas. Dando ideas vagas de lo que debe entenderse por "costumbres", como la prohibición de la mutilación genital en las mujeres, la poligamia, y el respeto a las leyes en general. Actuaciones y penadas previamente en el código penal español en el momento de la propuesta.

Por otro lado, también se ha anunciado por parte del PP la intención de esperar a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el matrimonio homosexual antes de tomar una decisión sobre si modificar la Ley de Reforma del Código Civil en materia de matrimonio para cambiar la denominación matrimonio (que quedaría reservada sólo para uniones entre personas de distinto sexo), a la vez que ha anunciado que si llegara a gobernar eliminaría el derecho de los matrimonios homosexuales a adoptar.

En materia de salud, Rajoy prometió, como ya hizo Esperanza Aguirre en las elecciones a la Asamblea de Madrid de 2003, la reducción de las listas de espera para las operaciones quirúrgicas a un máximo de treinta días, así como la gratuidad de los servicios de salud dental o la mejora de los servicios de urgencias hospitalarias, entre otras promesas electorales.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, fue proclamado candidato a la presidencia del Gobierno el 11 de noviembre de 2007, tras vencer en las elecciones primarias de su partido (no vinculantes) con el 62,5% de los votos. La otra candidata, la secretaria del Partido Comunista del País Valenciano, Marga Sanz, obtuvo el 37,5%. El Consejo Político Federal de IU ratificó la candidatura de Llamazares el 1 de diciembre con 84 votos a favor y 2 abstenciones.

IU mantenía una postura republicana, partidaria de la sostenibilidad ambiental para hacer frente al cambio climático, laica en lo que a la educación se refiere, y a favor de la contribución del 0,7% del PIB para los países en subdesarrollo. IU se mostraba partidaria de avanzar hacia la «laicidad» del estado, fortalecer el estado del bienestar y realizar una profunda «renovación democrática», incluyendo un «Código ético» que sería de obligado cumplimiento para cargos públicos (electos y de responsabilidad) y que les obligase a utilizar los servicios públicos.

En lo que respecta al modelo de estado, Izquierda unida propuso, en caso de ganar las elecciones, la realización de un «referéndum sobre la Monarquía», de forma que se consultase a los españoles sobre la preferencia entre dos modelos de gobierno: monarquía o república. IU piensa que esta sería una manera efectiva para avanzar hacia el «Estado Federal Republicano», que, según la coalición, «es una buena fórmula para hacer frente a las demandas de democratización de la sociedad española». También propusieron una reforma del Senado y la posibilidad de que las administraciones locales y autonómicas tuviesen cabida en en órganos como el Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal de Cuentas, el Consejo de Seguridad Nuclear, la Agencia Tributaria o el Banco de España.

IU se mostraba favorable a pactos con el PSOE, al que consideraba un partido «en pleno giro hacia el centro político», argumentando que estos pactos entre ambas formaciones darían un giro hacia la izquierda. En ese sentido, IU ha aludido a la posibilidad de formar coalición de gobierno con el PSOE.

Recientemente IU ha anunciado que una de las medidas que pedirá al PSOE en caso de pactar será una reforma de la Ley Electoral para «recuperar el principio de proporcionalidad constitucional», ya que la ley actual favorece a los grandes partidos y debilita a los pequeños. Como ejemplo Gaspar Llamazares señaló que mientras PP o PSOE solo necesitan 60.000 votos para obtener un diputado en las cortes generales, IU necesita 240.000 votos, cuatro veces más. La crítica al bipartidismo es el eje central de estas propuestas; así con el cambio en la Ley Electoral se llegaría, según IU, a «un sistema democrático rico y pluralista, en contra de un sistema en el que dos fuerzas combatirían por el centro para impedir los cambios».

En política de empleo, IU propuso en su programa electoral la creación de una ley que redujese la jornada laboral a 35 horas de trabajo semanales, la subida del salario mínimo interprofesional hasta los 1.100 euros (el 60% del salario medio), que el modelo estándar de contratación sea en forma de contratos indefinidos, la puesta en marcha de un programa contra la precariedad laboral y aumentar las ayudas a las empresas dedicadas a la prevención de riesgos laborales.

Entre las medidas económicas, IU propuso subir el Impuesto de Sociedades para las grandes empresas del 30% al 35%, y crear un impuesto especial que pagarían las compañías con sede fiscal en España y que declarasen unos beneficios tres veces superior al IPC de diciembre, en torno al 15%. Según cálculos de la coalición, esta medida supondría unos ingesos para el Estado de unos 5.000 millones de euros, que serían empleados para la «convergencia social con la UE» y para sufragar un «cambio de modelo de desarrollo, más justo y más sostenible medioambientalmente». A estos 5.000 millones habría que sumar, según el programa de IU, otros 6.000 millones que se recaudarían aplicando un «decálogo de medidas contra el fraude fiscal de las grandes fortunas en España». Este plan fue presentado por Llamazares con el objetivo de «destinar en dos legislaturas 70.000 millones de euros en gasto social, muy necesarios para acercar a España a la media de la UE», ya que, según IU, «en España hay un fraude fiscal monumental y hay que dedicar todo ese dinero a la solidaridad».

El Consejo Nacional de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) designó el 10 de noviembre de 2007 a Josep Antoni Duran i Lleida como candidato de CiU a las elecciones generales; el Comité Ejecutivo de la coalición le ratificó como candidato el 26 de noviembre; y el Consejo Nacional de CiU le proclamó candidato el 1 de diciembre con el 98,1% de los votos a favor.

CiU ha exigido al PSOE que si desea su apoyo, éste debe garantizar que en las próximas elecciones autonómicas catalanas gobernará la lista más votada, independientemente de que las alianzas entre otras formaciones obtengan más representantes (en referencia al tripartito PSC-ERC-IUV que gobierna actualmente Cataluña) y también ha anunciado al PP que no pactará con ellos si mantienen el recurso de incostuticional del estatut catalan.

Partido creado meses antes de las elecciones, en septiembre de 2007, liderado por Rosa Díez, que consiguió un escaño por la circunscripción de Madrid. Por número de votos se convirtió en 2008 en la quinta agrupación política de España.

El cabeza de listas al Congreso por el PNV las lidera el vizcaíno Josu Erkoreka. Los principales objetivos del partido nacionalista eran mantener o superar los actuales 7 escaños, defender el derecho a decidir del País Vasco en Madrid y la licitación y adjudicación de las obras de todos los tramos del TAV en suelo vasco.

El 7 de julio de 2007, el Consell Nacional de ERC designó a Joan Ridao como cabeza de lista de su partido en las elecciones al Congreso de los Diputados de 2008, por 149 votos a favor, 13 en blanco y ninguno en contra. Su candidatura, explicaron a posteriori, nació con la vocación de "ser fuerte y útil en Madrid", para lo cual aspiraba "como mínimo" a mantener el grupo parlamentario propio de ERC (5 diputados).

El listado completo de partidos políticos con candidatura en alguna circuscripción se encuentra en esta página.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD), concurre a las elecciones bajo esta denominación en todo el territorio estatal.

Se trata de las primeras elecciones a las que concurre esta formación, la cual había sido constituida sólo 6 meses antes.

Un estudio de la Universidad de Navarra del que se hace eco El Mundo, muestra que el terrorismo y los asuntos económicos han sido los principales temas de la campaña del PSOE y del PP, a partir del análisis de las noticias aparecidas en los principales medios de comunicación españoles. El problema del terrorismo estuvo presente en 25,1% de las noticias ligadas a la campaña electoral (sin contar el impacto mediático generado por el atentado de ETA del 7 de marzo de 2008). El segundo tema en importancia fue el de la economía, que ha representado el 19,3% de las noticias. El tercer tema es el del empleo (16,1%), seguido de la inmigración (10,6%), la política exterior (7,9%) y la educación (7,9%). La cobertura mediática dada a estos temas corresponde en grandes líneas a las preocupaciones de los españoles, según los datos del Barómetro del CIS de octubre 2007 (estudio número 2735). El terrorismo, la economía, el empleo y la inmigración son percibidos como cuatro de los cinco problemas principales de España. La única divergencia notable se da en el caso de la vivienda, puesto que fue el séptimo tema en importancia en la campaña electoral, presente en 4,7% de los artículos, mientras que es considerado el segundo problema de España, con un 34,8% de respuestas.

El estudio muestra la evolución del seguimiento mediático de los temas. Los datos indican que la inmigración es el tema que ha aumentado más de peso, puesto que en las noticias de precampaña suponían el 4,4% de las noticias, mientras que era un tema presente en el 10,6% de las noticias de la campaña electoral propiamente dicha. También incrementaron su presencia mediática en campaña el terrorismo y la educación. En cambio, perdieron peso a lo largo de la campaña las noticias relacionadas con la economía y con los impuestos. Este último fue uno de los temas principales de la precampaña.

Tras tres campañas electorales (1996, 2000 y 2004) sin debates electorales entre los dos principales candidatos, en esta campaña se retomaron, con dos enfrentamientos entre Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy que tuvieron lugar los lunes 25 de febrero y 3 de marzo. Todas las encuestas dieron como ganador de ambos a Zapatero, si bien se consolidó la sensación de que la primera cita fue más igualada, mientras que la segunda se impuso con más contundencia el presidente. El propio Rajoy reconoció días después que se equivocó al entrar, el 3 de marzo, en una discusión sobre la guerra de Irak auspiciada por Zapatero. Por otro lado, los responsables de economía del PSOE y del PP, Pedro Solbes y Manuel Pizarro, debatieron en Antena 3 el 21 de febrero. También en este caso las encuestas dieron como ganador al representante socialista. Ahondando en el bipartidismo, las otras fuerzas políticas fueron relegadas a un segundo plano al no realizarse un debate con los principales candidatos de cada fuerza.

Durante la campaña electoral (y pocos días antes de que ésta se iniciara) se repitieron a lo largo de toda España actos de protesta e intentos de boicot contra la participación de políticos de diferentes partidos en actos y conferencias realizados en diversas universidades españolas. Estos incidentes han estado protagonizados, en su mayor parte, por grupos de estudiantes que los medios de comunicación han adscrito a grupos de extrema izquierda y antisistema, y del independentismo catalán, gallego y vasco.

El primero de estos incidentes lo protagonizó el 12 de febrero la dirigente del PP María San Gil en la Universidad de Santiago de Compostela (USC), cuando un grupo de unos 50 jóvenes independistas gallegos abuchearon a la presidenta del PP del País Vasco antes de pronunciar una conferencia en la facultad de Económicas. Algunos de estos dijeron pertenecer a la organización AGIR. Posteriormente se realizó la detención de cuatro miembros de esta organización. Según la versión del equipo de Maria San Gil, esta sufrió un intento de agresión. Según los estudiantes, los guardaespaldas de San Gil fueron los primeros en agredir a un estudiante que se acercó a «recriminarle su presencia». Días más tarde, la decana de la facultad de Económicas de la USC María Teresa Cancelo, manifestó que la candidata del PP «no fue agredida».

El 19 de febrero fue la candidata del PP por Barcelona Dolors Nadal la que sufrió el boicot de la conferencia que iba a dar en la Facultad de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona por la presión de medio centenar de independentistas catalanes, teniendo que suspenderse dicha conferencia. Ese mismo día, durante una conferencia de la dirigente de UPyD Rosa Díez en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, en un incidente organizado, cerca de medio centenar de estudiantes, vinculados a la extrema izquierda, trataron de impedir la realización del acto. El historiador y ensayista Antonio Elorza calificó a estos boicoteadores como ejemplos de un nuevo «fascismo rojo».

Tras estos actos, el ex presidente Felipe González hizo unas declaraciones en las que manifestaba que él fue abucheado en la universidad y aguantó «sin llorar».

El 26 de febrero en un acto realizado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia, la candidata por Valencia del PSOE María Teresa Fernández de la Vega fue increpada por una docena de jóvenes independentistas pertenecientes al Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) con una pancarta y gritos de «Fóra polítics de la universitat» («fuera políticos de la universidad», en castellano). Ese mismo día medio docena de independentistas trato de boicotear un acto en Bilbao del dirigente del PP vasco Antonio Basagoiti al grito «¡fascista, fascista!».

El 29 de febrero el también dirigente del PP Jaime Mayor Oreja, en compañía de Daniel Sirera, fue increpado e insultado en un acto en la localidad catalana de San Pedro de Ribas por una docena de independistas, al grito de «vosotros fascistas sois los terroristas» o «fuera fascistas», llegando a tener que refugiarse en una cafetería ante dicha actitud. Ese mismo día otro grupo independentista intentó evitar la realización de otro acto de UPyD en Cataluña.

Además, grupos de ultraderechistas de España 2000 impidieron a ERPV realizar un mitin en la localidad valenciana de Silla.

Debido al asesinato de Isaías Carrasco, ex concejal del PSE-EE en el Ayuntamiento de Mondragón desde junio de 2003 a mayo de 2007, por parte de ETA, todos los partidos políticos y coaliciones electorales decidieron suspender la campaña electoral, anulando los actos previstos para el cierre de campaña.

La jornada de reflexión estuvo marcada por el funeral de Isaías Carrasco, asesinado por la banda terrorista ETA el 7 de marzo en Mondragón.

Los resultados de la composición del Senado para la IX Legislatura dieron a los socialistas ocho escaños más que en la cita de 2004 y la coalición Entesa Catalana de Progrés, que agrupa a PSC, ERC e ICV-EUiA se mantiene como la tercera fuerza política. El Partido Popular consiguió dos senadores menos que en los comicios de 2004. La suma del Partido Socialista y la Entesa supera al PP. Además, Coalición Canaria perdió dos de los tres senadores que logró en las anteriores elecciones.

La misma noche electoral, el candidato por Izquierda Unida Gaspar Llamazares anunció su dimisión tras conocerse los resultados casi definitivos del escrutinio. "El tsunami bipartidista nos ha arrollado", reconoció Llamazares en su discurso, y afirmó desilusionado que los focos se hayan centrado casi exclusivamente en Zapatero y Rajoy, lo que supone, según él, una "reducción del pluralismo" y un "flaco favor a la democracia". Llamazares también se quejó de la "injusticia" de la ley electoral, ya que pese a sumar el 4% de los votos, con casi un millón de papeletas, su formación pierde el grupo propio en el Congreso de los Diputados.

En lo que respecta a los principales candidatos, José Luis Rodríguez Zapatero afirmó que mantendrá una actitud de diálogo "con todos los grupos", y no descartó alianzas estables con CiU o PNV, y fijó sus prioridades de Gobierno, recuperar acuerdos institucionales e impulso a la economía y política social. Por el otro lado, Mariano Rajoy, felicitó al candidato socialista por su victoria y le deseó "suerte por el bien de España". Sobre su posible marcha de la presidencia del partido, el secretario general del PP en Madrid, Francisco Granados, aseguró que "no es el momento de debatir" si Aguirre sucederá a Rajoy. Finalmente, Mariano Rajoy comunicó que se presentará para optar a la presidencia del Partido Popular en el congreso que se celebrará en junio de 2008. El objetivo de Rajoy es estar al mando de nuevo de la formación durante la IX Legislatura en la oposición, e igualmente afirmó que su objetivo es presentarse a las elecciones generales del 2012 como el candidato por el Partido Popular por tercera vez consecutiva.

Al principio



Source : Wikipedia