Manuel Fraga

3.42085486147 (2129)
Publicado por tornado 08/03/2009 @ 02:07

Tags : manuel fraga, partido popular, partidos politicos, política

últimas noticias
Manuel Fraga: "El PP lo está haciendo bastante bien" - ADN.es
El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, ha reivindicado hoy el origen de centro-derecha de su partido y ha asegurado que los populares, bajo el liderazgo de Mariano Rajoy, "lo están haciendo bastante bien" en España. Fraga se ha expresado de este...
Aznar atribuye la crisis a "cinco años de socialismo económico y ... - La Vanguardia
El evento ha congregado en un hotel madrileño a personalidades como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el presidente fundador, Manuel Fraga; la mujer de Aznar, Ana Botella, concejala en el Ayuntamiento madrileño,...
Fraga y Carrillo, un pique de cine - El País (España)
El chiste es el único momento de humor que Manuel Fraga -siete años ministro de Información y Turismo en pleno franquismo- se permite en el doble documental Últimos testigos. El único, dependiendo de cómo se tome la frase final en el filme del político...
Apoyo socialista a la RAG - El País (España)
El secretario general de los socialistas gallegos, Manuel Vázquez, declaró que el PP ha metido el idioma "en un brete que no existía ni con Fraga" y recalcó que Feijóo "está consiguiendo que un tema que no era un problema, ahora lo sea"....
Otro frente en el idioma: la nueva Xunta quiere recuperar 'La' Coruña - El Correo Gallego
Mientras sigue viva la polémica por sus intenciones sobre el gallego en la escuela, que incluso propició un inédito manifiesto de la Real Academia Galega y que se distancia de la política lingüística llevada a cabo por Manuel Fraga como presidente,...
Carrillo-Fraga, el debate final - La Nueva España
El documento centrado en la figura de Manuel Fraga fue dirigido por José Luis López Linares, mientras que el retrato de Santiago Carrillo es obra de Manuel Martín Cuenca. El viernes se estrenaba la película en Madrid ante tres personas contadas que...
Rodríguez Arias y Puy, portavoces adjuntos del grupo popular - ABC.es
Según se anunció ayer, las dos portavocías adjuntas recaerán a partir de ahora en la arousana Marta Rodríguez Arias y en Pedro Puy Fraga, mientras que la voz principal del grupo la mantendrá el veterano Manuel Ruiz Rivas. Rodríguez Arias recibe su...
La desconfianza de Albor, el centro de Fraga Iribarne - ABC.es
Los ex presidentes Gerardo Fernández Albor y Manuel Fraga centraron también la atención de los compromisarios con dos discursos muy diferentes. Serenado y pausado el de Albor, enfático el del presidente fundador. El primero aludió a la «desconfianza»...
De Fraga a Beiras en 70 kilómetros - Xornal
Manuel Fraga Iribarne y Xosé Manuel Beiras protagonizaron las últimas décadas de la vida política gallega.Sus diferencias dialécticas pasarán a las historia por su alto nivel intelectual. Tenían en común el apasionamiento político y su devoción por la...
'La, la, la', de Manuel de la Calva y Ramón Arcusa - Terra España
Pero el por aquel entonces Ministro de Información y Turismo Manuel Fraga, siempre en contacto con Franco, indicó que sólo se iría al concurso europeo con un tema en un idioma que uniera al conjunto de los españoles… Joan Manuel Serrat terminaría...

Manuel Fraga Iribarne

Manuel Fraga Iribarne

Manuel Fraga Iribarne (Villalba, Lugo, 23 de noviembre de 1922) es un político español. Fue ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969, durante la dictadura de Francisco Franco, así como vicepresidente del Gobierno y ministro de la Gobernación inmediatamente después de su muerte, entre diciembre de 1975 y julio de 1976, bajo la presidencia de Carlos Arias Navarro. Fundador del partido Reforma Democrática, embrión de Alianza Popular y a su vez del Partido Popular, el principal partido de derecha en España, fue uno de los Padres de la actual Constitución Española de 1978. Líder de la oposición a Felipe González durante los años ochenta del siglo XX, presidió la Junta de Galicia entre 1990 y 2005.

Aprendió francés desde niño de su madre vasco-francesa.

Formado en Derecho, Política y Economía, Fraga ingresó en el cuerpo de letrados de las Cortes en 1945 e inició carrera como diplomático en 1947. Se licencia con Premio Extraordinario, es alférez de la Milicia Universitaria y Letrado de las Cortes con el número uno, el mismo con el que ingresa en la carrera diplomática y obtiene la Cátedra de Derecho Político.

Ejerció cargos políticos importantes en distintos órganos del estado desde 1951 en los gobiernos del dictador Francisco Franco. En 1951 es designado secretario general del Instituto de Cultura Hispánica. En 1953, el ministro de Educación Nacional, Joaquín Ruiz-Giménez, le nombró secretario del Consejo de Educación y, dos años más tarde, secretario general técnico del Ministerio. Entra así a formar parte de un equipo que intenta un primer avance en la democratización de la Universidad y una cierta apertura del sistema educativo. Fracasada la tentativa, deja el cargo con la destitución del ministro al año siguiente.

En 1956 es subdirector del Instituto de Estudios Políticos, cargo desde el cual pasa a a ser Delegado Nacional de Asociaciones en 1957.

Catedrático de Derecho Político desde 1948 (Valencia), obtuvo la plaza de Teoría del Estado y Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid en 1953. Conjugó la docencia con sus cargos políticos, con algún breve paréntesis, hasta 1987, año de su jubilación como profesor.

Desde el 10 de julio de 1962, como Ministro de Información y Turismo con el general Franco, promovió el desarrollo de la industria turística, sobre todo favoreciendo la imprescindible relajación de la estricta moral pública imperante en los años anteriores. De estos años es el eslogan Spain is different! ("¡España es diferente!"), interpretado por algunos como una justificación encubierta del régimen político del franquismo.

Es leal a la dictadura pero partidario de la apertura del régimen. Sus principales logros al frente del ministerio son el potenciamiento del turismo, la Ley de Prensa e Imprenta (conocida como ley Fraga), que relaja la Ley anterior de 1938 eliminando la censura previa, la creación de la red de Paradores Nacionales, etc.

Los ingresos por turismo se convirtieron rápidamente en el principal capítulo de la economía nacional y, sumados a los envíos del numeroso contingente de emigrantes, sirvieron para permitir una mejora considerable de las condiciones de vida de los españoles a través de la entrada de divisas. Como una consecuencia indirecta, las nuevas costumbres traídas por los turistas se convirtieron en un factor más de debilitamiento del régimen, identificado con un catolicismo preconciliar.

Organizó también la campaña XXV años de paz para celebrar los veinticinco años transcurridos desde la victoria nacional en la Guerra Civil.

Por otra parte, en tanto que ministro portavoz informó de la ejecución de prisioneros políticos. Por ejemplo en el caso del dirigente comunista Julián Grimau, ejecutado en 1963. La condena de Grimau provocó una gran campaña de rechazo en el exterior, que no logró salvarle la vida. Fraga justificó la ejecución y a fecha de hoy aún no ha expresado su arrepentimiento.

Fraga nunca ha admitido obligación alguna de retractarse por su participación en el anterior régimen, en el que propició varias reformas, formando parte de los dirigentes más aperturistas del franquismo.

De hecho años después comentaría que fue la guerra civil y la posterior situación política anormal las que le llevaron a entrar en política para contribuir a la normalización de la política española.

Tras el accidente sufrido en 1966 por un bombardero estadounidense, a consecuencia del cual se produjo una fuga radioactiva y la caída de varias bombas de hidrógeno una en el mar y tres en tierra, dos de las cuales esparcieron material radioactivo en una superficie de 226 hectáreas, Fraga se bañó en Palomares en un intento de calmar a la opinión pública y demostrar que no había riesgo alguno.

Ese mismo año presentó una Ley de Prensa, conocida como Ley Fraga, que, suprimió la censura previa, teniendo el efecto de permitir una mayor libertad de prensa, a raíz de ella se produjo, sin embargo, el secuestro del diario ABC en 1966, y dos años después el del Diario Madrid, que terminó con la simbólica voladura de su edificio en 1971. No obstante, supuso un avance importante en su momento.

En 1967 se encarga de la Ley de Libertad Religiosa, que supone una mayor permisividad con las religiones no católicas. En 1968 es comisionado del gobierno para la descolonización de Guinea Ecuatorial.

Cesó en su cargo al producirse una crisis en el gobierno franquista el 29 de diciembre de 1969.

En 1969, año del estado de excepción que se produjo en torno al proceso de Burgos, cesó como ministro. Fraga aprovecha el caso Matesa para hacer daño a los tecnócratas de Carrero Blanco en el gobierno, varios de los cuales estaban implicados en dicho caso. Como ministro portavoz le da toda la publicidad al caso que puede. Franco toma una medida salomónica destituyendo tanto a los ministros corruptos como a los que le han dado publicidad al tema.

Después de ser ministro ocupa los escaños de procurador en Cortes y consejero nacional del movimiento.

Abandona temporalmente la política para trabajar en la empresa privada. Ocupa el cargo de director general en la fábrica de Cervezas El Águila de Madrid.

En 1973 va en la terna que presenta el Consejo del Reino, junto a Carrero Blanco y Raimundo Fernández-Cuesta, al general Franco, para que éste designe presidente de gobierno.

Ese mismo año fue nombrado embajador en el Reino Unido, cargo que ejerció hasta la muerte de Franco, vendiendo en el exterior una imagen aperturista de España y contando con el socialista Fernando Morán, que después sería ministro de Exteriores, como cónsul general en Londres. No obstante cuando un piquete de protesta intenta asaltar la embajada española Fraga Iribarne apunta en su diario: "Les hice saber que tenía dos escopetas del doce cargadas con perdigones del cuatro".

En 1975 fue nombrado vicepresidente y ministro de Gobernación (cargo equivalente al actual de Interior) del gobierno de Carlos Arias Navarro, en el primer gobierno del rey Juan Carlos.

En estos tiempos convulsos, fue un polémico ministro que acometió dos tareas: llevar a cabo la necesaria reforma política que condujera sin fisuras sociales a una democracia de corte occidental y mantener el orden y la seguridad en la calle en tiempos tan convulsos, con el fin de no conceder la iniciativa a las fuerzas de izquierdas.

Bajo su mandato en el Ministerio en 1976, acuñó la frase «La calle es mía», tras el intento de la oposición de manifestarse el Primero de Mayo, al cual se negó. En esta época también se producen incidentes con las fuerzas de seguridad del Estado: los Sucesos de Vitoria (1976), donde la Policía Armada mató a 5 obreros e hirió a más de 100 personas o la "Operación Reconquista" o sucesos de Montejurra, con dos muertos y varios heridos. Estos acontecimientos debilitaron su imagen de reformista. En relación con los sucesos de Vitoria, de 3 de marzo de 1976, el Parlamento Vasco, en junio de 2008 aprobó resolución reprobatoria de la actuación del político gallego en relación a los mismos.

Mantuvo reuniones con dirigentes de la oposición como Felipe González y permitió la celebración del XXX Congreso Confederal de la UGT, sindicato todavía ilegal (Madrid, abril de 1976) en el cual Nicolás Redondo fue elegido secretario general.

Apoyó una primera pero reducida amnistía. El 19 de junio de 1976 el afamado periodista Cyrus Sulzberger publica en el New York Times que Fraga le ha manifestado que habrá que legalizar al Partido Comunista tras unas primeras elecciones democráticas. Esto le ocasiona una grave erosión por parte de los inmovilistas del régimen, que agitan contra él los prejuicios anticomunistas.

Durante esta época fue, junto al ministro de Exteriores, José María de Areilza, motor de la reforma política. Sin embargo, estos dos ministros divergían del presidente Arias, que no acababa de avanzar en la superación del franquismo.

El fracaso del gobierno de Arias se saldó con el nombramiento como nuevo presidente del que había sido secretario general del Movimiento, el joven Adolfo Suárez. Este consiguió aglutinar a elementos muy heterogéneos, desde miembros del régimen de Franco partidarios de una reforma profunda hasta centristas del interior que habían disfrutado de una relativa tolerancia, en el partido que se llamó UCD. Fraga, junto a Areilza, era uno de los candidatos favoritos por parte de la prensa liberal para liderar el nuevo gobierno, pero finalmente se quedó fuera del mismo.

Fraga no encontró acomodo en UCD, al considerar que era él quien debía liderar el proceso de reforma política,y no Adolfo Suárez, en quien finalmente recayó dicha misión.

En 1976 organiza el partido Reforma Democrática, que va encuadrando inicialmente sobre todo a políticos activos del régimen de Franco proclives a una apertura, frente a posturas contrarias a la reforma como las de Girón o Blas Piñar.

El 23 de septiembre de 1976 funda Alianza Popular (AP) una federación de fuerzas de derecha y de centro partidarias de una democracia de corte europeo y de limitadas autonomías regionales que frenase el avance social del marxismo y el separatismo. En un primer momento, parece que Fraga se dispone a formar un partido de centro junto con José María Areilza y Pío Cabanillas. Sin embargo, finalmente, el ex ministro de Gobernación se alía con siete ex políticos franquistas, que formarían los llamados por la prensa "siete magníficos", casi todos ex ministros de Franco.

Junto a Fraga, forman la coalición derechista Gonzalo Fernández de la Mora, Laureano López Rodó, Cruz Martínez Esteruelas, Federico Silva Muñoz, Licinio de la Fuente, Gregorio López Bravo y Enrique Thomas de Carranza.

Al fundarse Alianza Popular, Fraga dice "creemos en la democracia, pero en la democracia con orden, con ley y con autoridad". Alianza Popular se trata de "una acción que tiende a que una gran parte de las fuerzas de centro y conservadoras del país puedan formar un grupo que acepte las reglas democráticas y del sufragio". La nueva fuerza política cuenta en sus filas con 183 procuradores de las Cortes.

En junio de 1977 se celebran las primeras elecciones democráticas, siendo Manuel Fraga el candidato a presidente del gobierno por Alianza Popular. Esta fuerza política, que se consideraba heredera del "franquismo sociológico" y creía que tenía serias posibilidades de ganar las elecciones, sólo obtuvo 16 diputados, por debajo del 10 % de los sufragios y alrededor de un millón y medio de votos.

Durante 1977 y 1978 colabora en la redacción de la Constitución Española, formando parte de la ponencia en representación de AP, junto a los centristas Cisneros, Pérez Llorca y Herrero, el socialista Peces-Barba, el comunista Solé Tura y el nacionalista catalán Miquel Roca.

Su contribución a la Constitución y al consenso es importante en estos años. Presenta al líder comunista Santiago Carrillo en una conferencia del Club Siglo XXI. Su actitud conciliadora, abierta y proclive al consenso, consigue que los grupos más a la derecha abandonen AP.

Fraga abandona brevemente la política en 1979 convencido de haber fracasado en su intento de crear una fuerza política de centro-derecha que disputara el poder a un Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que estaba abandonando el marxismo. Sin embargo, en breve retornaría para tratar de dar a su partido, AP, una cara más centrista y moderada, integrando a nuevas personas.

En estos años acuña el concepto de mayoría natural, espectro sociológico dominante que abarcaba las clases medias votantes del centro y la derecha. Pacta con Areilza y Osorio la formación de una coalición más centrada que intenta conectar con lo que entendía era un sector mayoritario en la población.

Pero su mensaje no cala todavía en el cuerpo electoral: en las elecciones de 1979, encabeza Coalición Democrática consiguiendo un grupo parlamentario de apenas 10 diputados y poco más del 6% de los votos: atraviesa la denominada travesía del desierto aguardando a que llegue el fin de una cada vez más inestable UCD.

El 23 de febrero de 1981, Manuel Fraga se encontraba en el Congreso cuando se produjo el intento de golpe de Estado conocido como 23-F. Fraga se enfrentó a los golpistas, y les llegó a decir que o le dejaban salir a él y a todos los diputados o les disparaban.

Tras la intentona golpista, fue recibido por el Rey junto al resto de líderes de partidos nacionales y al presidente del gobierno.

En las primeras elecciones al Parlamento de la Comunidad Autónoma de Galicia, ensaya un cierto viraje autonomista que le permite alcanzar la victoria y el Gobierno regional para su candidato Gerardo Fernández Albor, un galleguista de perfil moderado. Es el primer aviso para una UCD en descomposición que deja abierto el espacio de centro derecha.

Alianza Popular forma en 1982 una amplia coalición con el Partido Demócrata Popular y el Partido Liberal, ambas formaciones procedentes de la UCD, así como con partidos regionalistas de Aragón, Navarra y Valencia.

En 1983 Cambio 16 publica que el jefe de seguridad del presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga es Rodolfo Eduardo Almirón vinculado a la organización terrorista de ultraderecha conocida como la Triple A.

La Coalición Popular obtuvo un 26% de los votos en las elecciones de 1982 y 1986, convirtiéndose Fraga en jefe de la oposición. En cierto modo, Fraga es el gran triunfador de estas elecciones, tras Felipe González, ya que consigue que su fuerza política pase de 9 a 106 diputados y de menos de un millón a más de cinco millones de votos. Se convierte así, con el hundimiento de UCD, en referente del centro-derecha.

Constituído en jefe de la oposición al socialista en el gobierno Felipe González, realiza una política proclive al entendimiento en los grandes temas de Estado, aunque con alguna excepción sonada como la petición de abstención en el referendum para la integración en la OTAN.

En 1986, tras el fracaso de Alianza Popular en las elecciones al parlamento vasco, dimite y se retira temporalmente de la política. Dejando en el cargo de presidente de AP a Miguel Herrero, el cual se mide con Antonio Hernández Mancha en un congreso del partido que gana el segundo.

En 1987 encabeza la candidatura de los populares al Parlamento Europeo, convirtiéndose en eurodiputado.

Hernández Mancha lidera el partido hasta 1988. Tras una fracasada moción de censura contra Felipe González y los discretos resultados de AP en las locales, autonómicas y europeas de 1987, es relevado de la dirección del partido por su fundador, Manuel Fraga.

En 1989 se celebra el congreso de la refundación, AP pasa a ser el Partido Popular, integrando ahora ya en solo partido a todo el espectro centrista, liberal, democristiano y conservador que había representado anteriormente la Coalición Popular. El entonces presidente de Castilla y León, un joven José María Aznar, es designado candidato a la presidencia del gobierno.

Fraga decide entonces volver a su tierra, Galicia, y presentarse a las elecciones al Parlamento gallego. Ofrece un programa abierto al galleguismo y un mensaje de recuperación de la dignidad de la autonomía gallega en un momento en que gobernaba un tripartito (PSdG-PSOE, Coalición Galega y Partido Nacionalista Galego), fruto de una moción de censura. La derecha siempre había vencido en tierras gallegas, pero con su candidatura el PP, en coalición con una fuerza nacionalista moderada (Centristas de Galicia), obtiene, por fin, la mayoría absoluta.

Fraga ejerce un fuerte liderazgo durante 14 años. Defiende la identidad cultural gallega dentro de España con la idea de la autoidentificación y un autonomismo avanzado con su propuesta de administración única, inspirada en técnicas político-administrativas propias del federalismo de ejecución. Fue una etapa en la que el Partido Popular en Galicia tuvo una indiscutible personalidad propia que llegaba a todos los intersticios de la sociedad gallega. Su reverso político fue el líder nacionalista Xosé Manuel Beiras con el que sostuvo memorables enfrentamientos políticos y un corto período de entendimiento.

Sus detractores le acusan de fortalecer las redes de poder provincial en las que descansa el tradicional caciquismo gallego y de establecer un control de los medios de comunicación gallegos por la vía de convenios y subvenciones. Le hacen responsable de una política desarrollista escasamente planificada. Proliferaron parques empresariales en zonas de nula vocación industrial, concentraciones parcelarias sin real interés agrario e inversiones dispersas al servicio de líderes locales con escasos efectos multiplicadores. Recuerdan que su período es el de la consolidación del feismo urbano, de la destrucción de valores paisajísticos gallegos (monocultivo de eucalipto, minicentrales eléctricas, parques eólicos, macroplantas de acuicultura y canteras en espacios de alto valor natural) y el de la colosal contaminación de las rías. El macroproyecto arquitectónico de la Cidade da Cultura ha sido objeto también de vivas controversias.

Sus partidarios hacen hincapié en los avances en electrificación y telefonía rural, el desarrollo de la viticultura y el saneamiento ganadero, la mejora de las carreteras interiores, la defensa de la conexión con la Meseta mediante autovías, el despegue espectacular del desarrollo turístico a mediados de los noventa y la eficaz ayuda a decenas de miles de emigrantes en Argentina y Uruguay, durante la aguda crisis económica que padecieron estos países a principios de siglo XXI (corralito). Destacan la política de extinción de incendios forestales que pasó de 100.000 hectáreas quemadas en 1989 a un promedio de 20.000 en los años de su mandato. Recuerdan que, con Manuel Fraga, Galicia obtuvo transferencias competenciales que la colocaron a un nivel de autogobierno puntero equiparable al de Cataluña.

Manuel Fraga fue uno de los presidentes autonómicos pioneros en desarrollar una activa acción exterior, algo que se creía vedado para las comunidades autónomas en función de la competencia del Estado central en materia de relaciones internacionales. Fueron polémicas sus buenas relaciones con Fidel Castro.

Contribuyó a la mutación del espectro político gallego. Sus posiciones galleguistas y las redes locales de poder hicieron desaparecer a Coalición Galega y el nacionalismo de centro. Aumentar al 5% el número de votos necesarios para conseguir representación, acabó aglutinando al nacionalismo de izquierdas en torno al BNG, que llegó a ser, en sus dos últimas legislaturas, la segunda fuerza política en Galicia.

Como consecuencia del hundimiento del petrolero Prestige cerca de las costas gallegas a finales de 2002, Fraga fue muy criticado por la inacción y división desatada en el seno su gobierno, entre los que demandaban una mayor exigencia hacia el Gobierno de Aznar y los que optaban por la sumisión. Aznar acabó imponiendo la salida del gobierno de su delfín (Xosé Cuíña Crespo), ofreciendo a cambio un Plan de infraestructuras conocido como Plan Galicia. La masiva contestacíón en las calles, azuzada por el colectivo nacionalista Nunca Máis, no impidió que, pocos meses después, el PP saliera ganador de las elecciones municipales en la mayoría de las poblaciones costeras afectadas por la marea negra, aunque con retrocesos significativos en las ciudades y villas de tamaño medio (Vivero, Ribadeo, Monforte, Carballo...).

En las del 2005, siendo ya uno de los mandatarios en activo más ancianos del mundo, volvió a ganar las elecciones por amplio margen respecto del segundo partido en número de votos pero perdió la mayoría absoluta. La alianza de gobierno entre PSdeG y BNG impidió que Fraga obtuviera de nuevo la presidencia de la Junta de Galicia, la cual pasó a Emilio Pérez Touriño (PSdeG).

Fraga ocupa un puesto de senador designado por el Parlamento gallego, cargo para el que fue elegido en el 2006 con 74 votos de los 75 que conforman el parlamento autonómico. En marzo del 2008 vuelve a ser designado senador autonómico por Galicia, esta vez con los votos del Bloque Nacionalista Galego y del PSOE. Su partido optó por abstenerse en esta votación.

Es uno de los políticos en activo más ancianos del mundo y se dedica a la escritura de libros (donde supera los 80) y a dar conferencias. Fraga ocupa, desde 1990, el cargo honorífico de presidente-fundador del PP.

Presidió, al ser el senador más longevo, la mesa de edad en la constitución de la cámara alta en 2008, donde aprovechó para recordar su idea de reformar el Senado en un sentido autonomista.

Fraga sigue teniendo una posición propia con eco por sí misma dentro de su partido. Ha defendido posiciones claras en polémicas internas. Así ha mostrado su simpatía por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en quien ve un líder capaz de captar el voto progresista, ha defendido la reforma del Estatuto de Andalucía pese a la adjetivación como nacional que contiene para esa comunidad, ha advertido de los peligros de hacer seguidismo a la cadena radiofónica de los Obispos (COPE) por sus posiciones que él juzga demasiado extremistas, ha abandonado una votación en el Senado para no ir en contra de una de sus ideas autonomistas (la participación autonómica en la designación de los magistrados del Tribunal Constitucional) y ha animado a una línea reformista sin renunciar a los valores tradicionales de la derecha española.

En 2007, en unas declaraciones a El Faro de Vigo, comparó a Franco con Napoleón, afirmando que "el franquismo ha sentado las bases para una España con más orden", y respaldó las declaraciones de Jaime Mayor Oreja, dirigente del Partido Popular que se negó a condenar el franquismo. Consideró que la España de la década de 1930 "'no era para vivir", comentando el asesinato de Calvo Sotelo. Al mismo tiempo criticó al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "todo esto de la Memoria Histórica ... un intento de ir a contramarcha de la historia".

Publicación pionera sobre la historia política de Puerto Rico y el controvertible debate sobre si el actual estatus es un “Estado Libre Asociado” o una “colonia con cadena más larga” de los Estados Unidos de América (según descrito por el prócer graduado de la Universidad Harvard, de origen paterno vasco, don Pedro Albizu Campos).

Al principio



Partido Popular

Evolución de los escaños obtenidos por Alianza Popular (1977–1986), Coalición Popular (1986-1989) y por el Partido Popular (1989–2008) en las elecciones generales de España.

1 A partir de Alianza Popular primero y de Coalición Popular después. 2 Definición del propio partido.

El Partido Popular (PP) es un partido político conservador de España fundado en 1989, definido en sus estatutos como de «centro reformista». Según sus propias estimaciones, cuenta con 707.000 afiliados, siendo el partido político con más afiliados de España.

Este partido tiene su origen en Alianza Popular cuando se unió con el Partido Demócrata Popular y Partido Liberal Español en 1989.

Es uno de los dos partidos mayoritarios de España, junto al Partido Socialista Obrero Español, de ámbito estatal con representación en las Cortes Generales.

Forma parte del Partido Popular Europeo (PPE), de la Internacional Demócrata de Centro (IDC), y de la Unión Internacional Demócrata (IDU). Su organización juvenil son las Nuevas Generaciones del Partido Popular (NNGG).

En el Congreso Nacional de 2008, Mariano Rajoy fue reelegido Presidente Nacional y María Dolores de Cospedal, Secretaria General.

En las primeras elecciones de la Transición democrática, en 1977, AP obtuvo unos discretos resultados electorales con el 8,2% de los votos y 16 escaños en 1977.

Tras los discretos resultados de AP, se formó una nueva coalición para las elecciones de 1979, a las que se presentó bajo el nombre de Coalición Democrática (CD). El candidato a la presidencia de esta coalición fue Manuel Fraga. Obteniendo unos resultados peores que los logrados por su predecesor AP, con un 6% de los votos y 10 diputados.

Tras las elecciones de marzo de 1979 dimitió, continuando en la presidencia de AP. A finales de 1979 se renovó la organización de la coalición con una nueva estructura presidencial mantenida hasta la actualidad, eligiéndose a Manuel Fraga como presidente y a Jorge Verstrynge como secretario general. El 2 de septiembre de 1986, cesa como Secretario General Jorge Verstrynge y es elegido en su lugar Alberto Ruiz-Gallardón, por divergencias ideológicas.

Tras el hundimiento de la entonces gobernante Unión de Centro Democrático (UCD), Alianza Popular formó junto con algunas de sus ramas (Partido Demócrata Popular y Partido Liberal), la Coalición Popular, que se convertiría en 1982 en el primer partido de la oposición, con el 26% de los votos y 107 escaños. Similares resultados se repetirían en las elecciones de 1986, aunque descendió a 105 diputados.

En el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN celebrado en 1986 AP propugna la abstención o el voto en blanco. En diciembre de ese mismo año, y tras el fracaso de Alianza Popular en las elecciones autonómicas del País Vasco celebradas el mes anterior, Manuel Fraga Iribarne presenta su dimisión como presidente de Alianza Popular.

Tras un congreso extraordinario, febrero de 1987, la candidatura de Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón es rechazada en favor de la de Antonio Hernández Mancha.

Tras la dimisión de Manuel Fraga, y las sucesivas victorias del PSOE en las elecciones generales de 1982 y 1986, Alianza Popular entró en una profunda crisis. Fraga tomó entonces las riendas y, en el congreso de enero de 1989, se produjo la refundación como partido único, constituyéndose el nuevo Partido Popular, que afianzó los rasgos liberales de AP y redujo hasta cierto punto los conservadores. Fraga fue el primer presidente del partido, con Francisco Álvarez-Cascos como secretario general.

Poco después, el 4 de septiembre de 1989, José María Aznar (entonces presidente de la Junta de Castilla y León) fue elegido candidato a las elecciones generales, a propuesta del propio Fraga. En abril de 1990, Aznar se convirtió en presidente del partido. Fraga, al poco tiempo, es nombrado presidente fundador del PP.

El PP ganó por primera vez con mayoría simple las elecciones generales de 1996, presentándose conjuntamente con Unión del Pueblo Navarro y Partido Popular-Partido Aragonés (PP-PAR), obteniendo 9.716.006 (el 39,18% del total de votos) y 156 escaños. Después de las elecciones se formó una coalición de partidos de derecha y José María Aznar fue investido presidente del gobierno con 181 votos a favor, superando la mayoría absoluta (175), con el apoyo de PNV 5 escaños, CiU 16 escaños y Coalición Canaria 4 escaños .

El Partido Popular accedió al poder tras la V legislatura socialista de 1993-1996, heredando una situación política delicada tras los escándalos de Banesto, el de KIO, Grand Tibidabo, Filesa, Ibercop, el de Gabriel Urralburu en Navarra y el de Manuel Oller en Andalucía, el del director general de la Guardia Civil Luis Roldán y el del gobernador del Banco de España. Y una economía con grandes problemas, 2.335.425 personas de paro registrado (alrededor del 15% de la población activa) en abril de 1996, último mes de Gobierno socialista.

Las primeras medidas a tomar del nuevo gobierno se basaron en la liberalización de la economía, reducir el déficit público e intentar el cumplimiento de las condiciones impuestas en el Tratado de Maastricht para lograr la entrada de España en el primer grupo de países en adoptar el Euro. A mediados de 1996 sólo se cumplía la referida a los tipos de interés, Quedaban por cumplir las exigencias con respecto a la inflación (menos de un 2,7%) el tipo de interés a largo plazo (inferior al 7,8%), el déficit de las administraciones Públicas (menos del 3%) y la Deuda Pública (menor del 60%). España finalmente tras cumplir todas las condiciones, ingresó en el grupo de cabeza de los países del Euro en diciembre de 1997.

En base a estos objetivos se contuvo el gasto público reduciendo el gasto en intereses de las Administraciones Públicas del 5,3% al 2,7% del P.I.B, se congelaron las retribuciones en el sector público, se frenó el aumento de los presupuestos que a partir de entonces en diferencia a la gestión socialista crecería por debajo del crecimiento real de la economía. Se introdujeron importantes medidas de liberalización iniciadas en 1996, se sometió la actividad profesional de las «profesiones colegiadas» a la legislación sobre competencia y se impuso la liberalización de precios. Se liberalizó el mercado de las telecomunicaciones, se reguló la televisión por cable y se liberalizó la telefonía móvil. El Partido Popular intentó modificar la ley restrictiva del comercio promulgada por el gobierno del PSOE en 1985, pero no se llevó adelante al no contar con el apoyo de CiU. Se iniciaron medidas de liberalización del suelo, buscando la calificación del suelo no urbanizable que se determinase sólo en función de criterios medioambientales y paisajísticos. Una sentencia del Tribunal Constitucional, tras un recurso del PSOE, lo impidió.

Se privatizaron numerosas empresas públicas, como Argentaria, Enagás, Repsol, Endesa y Telefónica en un primer grupo, muchas de las cuales generaban gastos, si bien otras funcionaban de manera satisfactoria. Posteriormente se privatizarían las empresas que todavía eran totalmente públicas en su totalidad, Aceralia, Tabacalera y finalmente Iberia o Santa Bárbara, reduciendo la participación bursátil del Estado en la capitalización del mercado español del 10,87% en 1996 al 0,52% en 2004 (Balance general SEPI MEH). En 1999 se llevó a cabo una reforma fiscal rebajando el Impuesto sobre la Renta en un 13,7% de media; debido a ello cinco millones de personas dejaron de presentar declaración. La oposición criticó la reducción de la carga fiscal y las privatizaciones .

Durante la primera legislatura la tasa anual del crecimiento del Producto Interior Bruto fue del 4,2% 1997–1999 y 4,1% en 1999–2000.

Durante esta legislatura, en cumplimiento del acuerdo alcanzado con Convergència i Unió y pese a no haberlo llevado en el programa electoral para las elecciones generales de 1996, el gobierno promulgó la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas, por el cual se suspendería el SMO el 31 de diciembre del año 2002. Más tarde, el Real Decreto 247/2001, de 9 de marzo, adelantó la suspensión de la prestación del servicio militar al 31 de diciembre de 2001, y el Real Decreto 342/2001, de 4 de abril, suspendió la prestación social sustitutoria del servicio militar el mismo día que el SMO. En 1996, 145.940 jóvenes tuvieron que realizar el servicio militar obligatorio.

Durante el primer año de gobierno popular, se delegaron nuevas competencias al País Vasco , favoreciendo un aparente entendimiento entre PNV y PP que tuvo como representación la buena relación entre Álvarez-Cascos y Xabier Arzalluz, aunque con discrepancias en la lucha antiterrorista, fruto de numerosas críticas de los miembros del Partido Popular del País Vasco.

Un año después del nacimiento del espíritu de Ermua el PNV negocia secretamente con ETA una tregua, que se iniciaría el 18 de septiembre de 1998. Estos hechos motivaron la rotura del apoyo mutuo entre PNV y PP, rompiéndose los pactos de gobierno conjuntos en el País Vasco como el del ayuntamiento de Bilbao. La pérdida del apoyo del PNV en el congreso no tuvo consecuencias directas, puesto que el PP siguió contando con el apoyo de CiU y CC, en total 176 escaños. Durante 1998 y 1999 el tiempo que duró la tregua de ETA, se acercaron 135 presos de la banda a cárceles vascas, y se mantuvo una reunión entre representantes del gobierno y ETA en Zurich. Una vez finalizado el proceso ETA inició una ofensiva contra ediles y cargos públicos del PP. En enero de 1999, Álvarez-Cascos abandona la secretaría general del partido en favor de Javier Arenas.

Como consecuencia directa de la nueva estrategia seguida por el PNV, PP y PSE-EE iniciaron una nueva etapa de entendimiento en el contexto vasco. La controversia y enfrentamiento entre PNV y PP y PSE-EE influiría notablemente en la vida política española, llegando al clímax de confrontación en las elecciones autonómicas vascas del 2001, en las que Jaime Mayor Oreja sería candidato a lehendakari, dejando su puesto como ministro de interior. En la elecciones autonómicas del País Vasco del 2001 el Partido Popular obtuvo 19 escaños, sus mejores resultados en unas elecciones autonómicas vascas.

Jaime Mayor Oreja fue el ministro del Interior durante la primera legislatura del PP, originario del País Vasco. Durante su gestión se llevaron a cabo numerosas desarticulaciones de comandos etarras, y a partir de 1998 se inició un nuevo frente contra ETA, las operaciones policiales se dirigieron no sólo a la detención y desarticulación de la «mano ejecutora» de asesinatos, secuestros y extorsiones, si no que se ampliaron hacia la investigación de todo el entorno y las estructuras «legales» de las que ETA se nutría y en las que se apoyaba para continuar con su actividad violenta. Como ejemplo, cabe citar la detención de once personas y los más de 20 registros de viviendas y empresas de Guipúzcoa y Vizcaya, vinculadas a empresas de KAS, coordinadora de ETA, y a través de las cuales se daba cobertura legal al movimiento financiero de la banda terrorista.

Las elecciones generales de 2000 las gana el Partido Popular por amplia mayoría con 183 escaños frente a los 125 del PSOE .

Se produjo un aumento de las ayudas a víctimas del terrorismo de 2.350.494 € en 1996 a 19.857.102€.

En 2000, y a propuesta del Secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, PP y PSOE firmaron el denominado Pacto por las libertades y contra el terrorismo, que excluía los asuntos relacionados con el terrorismo del debate político entre ambas formaciones .

En 2002, siendo Mariano Rajoy ministro de Interior se ilegalizó Batasuna, así como SEGI y JARRAI. Progresivamente el número de muertos por terrorismo etarra disminuyó gradualmente hasta no producirse ningún muerto hasta el 2004.

Durante esta legislatura se produjo un distanciamiento entre el PP y Convergència i Unió, pese a lo cual esta última aprobó los Presupuestos Generales del Estado para los años 2001, 2002 y 2003.

El 30 de agosto de 2003 Aznar confirmó su compromiso anunciado años atrás de no continuar como líder del partido. A propuesta suya, el Comité Ejecutivo del Partido y la Junta Directiva Nacional eligieron al entonces vicepresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para ser candidato a la Presidencia del Gobierno de España y Secretario General del partido..

Es en esta última etapa donde el gobierno dirigido por Aznar sufre un mayor desgaste fruto de la presión de la oposición de izquierdas y/o nacionalista en torno a sucesos como la reforma laboral (que fue objeto de una huelga general), el hundimiento del Prestige (véase Nunca Máis) o la Guerra de Irak (véase Manifestaciones contra la invasión de Iraq de 2003).

Se aumentó el gasto público de 14.403 millones de euros en el curso 1995/1996 a 23.469 millones de euros en el curso 2003/2004, suponiendo un aumento del 1,43% del total del gasto público (fuente EGPE (MEC)).

Durante las legislaturas del Gobierno del Partido Popular se adoptaron nuevas medidas para regular la inmigración ilegal, como fomentar los acuerdos de repatriación y convenios internacionales relativos a control de flujos migratorios de 3 en 1996 a 25 en 2004 (Dato MIN) con los países africanos. El número de inmigrantes empadronados creció de 542.314 en 1996 a 3.034.326 en 2004, se aumentó el número de plazas en centros de internamiento de inmigrantes de 552 a 2.622 en 2002 (Dato MIN).

Política Judicial y legislativa.

La oposición le reprochó al gobierno popular la creación de leyes ad hoc para determinados colectivos, grupos de interés económico y personas concretas, como por ejemplo, el Real Decreto-Ley 3/2000 que estableció la desfiscalización de terminadas operaciones realizadas en el régimen especial de tenencia de valores extranjeros o la creación de un artículo para los que promuevan referéndums ilegales.

En las elecciones de 2004, celebradas tres días después de los atentados terroristas del 11-M en Madrid, Mariano Rajoy fue derrotado en las urnas por el candidato del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero. Entre los tres días que acontecieron entre los atentados y la victoria socialista, se acusó y se acusa aún hoy en día, a varios miembros del entonces gobierno popular de declarar en varias ocasiones que había indicios para pensar que ETA había colaborado a cabo la matanza. Mientras tanto, en pleno día de reflexión electoral, se celebraron manifestaciones ante sus sedes acusándoles de mentir, hecho que no fue condenado por la Junta Electoral ni por los demás partidos. Posteriormente, tras avanzar la investigación, se descubrió la implicación de una célula islamista radical en el atentado. En tan agitados comicios, el PP obtiene 148 diputados con el 37,71% de los votos frente a los 164 del PSOE con el 42,59%.

Actualmente, el PP es el líder de la oposición parlamentaria, pero se ha ido progresivamente desmarcando de los acuerdos con otras fuerzas políticas, sean de una u otra ideología, y en ocasiones marginado, como ocurrió desde finales del 2003 con el Pacto del Tinell, en asuntos como la reforma de la justicia o en las conclusiones de la Comisión del 11-M. Incluso un socialista ha sido elegido como presidente de la cámara del Senado, en donde el Partido Popular tiene mayoría simple. Su política exterior fue revertida y sus proyectos estrella paralizados o suprimidos, como el Plan Hidrológico Nacional o la Ley de Calidad de la Enseñanza. El 13 de septiembre de 2006, también Artur Mas, líder de CIU, se comprometía, y en este caso ante notario, a no pactar con el PP (20 minutos), debido a la oposición del PP al nuevo estatuto de autonomía de Cataluña. El Partido Popular mostró su rotundo rechazo a la designación en el preámbulo a Cataluña como nación, la capacidad para blindar las competencias del estado en Cataluña, la creación de un órgano judicial dependiente de la Generalidad de Cataluña, una agencia tributaria propia y la marginación del castellano en los derechos lingüísticos. Debido a esta polémica, el Partido Popular y otros partidos y organizaciones contrarias al estatuto fueron el blanco de ataques por parte del nacionalismo violento, que considera esta actitud como un ataque a Cataluña .

La VIII Legislatura de España se caracterizó por sus frecuentes roces con el PSOE, sobre todo respecto al diálogo político con ETA, la inmigración, las OPAs sobre Endesa y las reformas de los Estatutos de Autonomía de las comunidades autónomas, en especial el Estatuto de autonomía de Cataluña de 2006.

El PP ha apoyado también varias manifestaciones organizadas por distintas organizaciones y asociaciones como la AVT o el Foro Español de la Familia intentando reproducir así la estrategia de movilización de sus bases que tanto éxito ha dado, según algunos, a la izquierda en la anterior legislatura. El 10 de marzo de 2007 fue este partido el convocante de una manifestación multitudinaria para protestar contra la excarcelación del etarra De Juana Chaos. En el contexto de esta estrategia de la crispación, diversos medios de comunicación y personas vinculadas al Partido Popular —como los periódicos Libertad Digital y El Mundo, la cadena de radio COPE o diputados como Jaime Ignacio del Burgo — se mostraron en extremo partidarios de las desacreditadas teorías de la conspiración del 11M .

Por su parte, las tensiones entre los militantes de ambos partidos se han recrudecido, como demuestran las agresiones sufridas por Ángel Acebes y Josep Piqué por parte de miembros de las Juventudes Socialistas en Martorell (El País) y la del «caso Bono», debido a la detención de militantes del PP en base a una supuesta agresión al entonces Ministro de Defensa José Bono.

La inexistencia de esta agresión fue apreciada por el juez ante que juzgó el caso, quien, por el contrario, sometió a procedimiento judicial a dos policías encargados de las detenciones, los cuales finalmente fueron condenados a 3 y 5 años por detención ilegal, así como al comisario de la comisaría el Puente de Vallecas, que fue condenado a 5 años por detención ilegal, falsificación de pruebas y coacción .

En marzo de 2006 el Partido Popular celebró una Convención Popular en Madrid, comenzando a elaborar documentos-base de cara a las elecciones municipales y autonómicas de 2007.

En marzo de 2007 el Partido Popular anunció que dejaría de atender a los medios pertenecientes al Grupo PRISA (el diario El País y la Cadena Ser, entre otros) debido a unas declaraciones de su presidente, Jesús de Polanco, en las que criticaba la actitud de este partido en el periodo posterior a su derrota de 2004 , sin embargo tras la muerte de Polanco, el 26 de septiembre de 2007 Mariano Rajoy concedió la primera entrevista a Cuatro televisión, perteneciente al Grupo PRISA .

En mayo de 2007 el Partido Popular vuelve a ser el partido más votado a nivel nacional en las elecciones municipales, superando al PSOE en algo más de 165.000 votos.

Los resultados de las elecciones generales de 2008 dieron como vencedor al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que obtuvo 169 escaños al Congreso de los Diputados (5 más que en 2004) y un 43,87% de votos frente al Partido Popular (PP) que obtuvo 154 diputados (6 más que en 2004) y un 39,94% de votos.

Tras este segundo fracaso consecutivo, diversos medios afines (como la cadena de radio COPE o el diario El Mundo) pusieron en tela de juicio la continuidad de Mariano Rajoy como jefe del partido y de la oposición. No obstante, el propio Mariano Rajoy clarificó su continuidad mediante la convocatoria de un congreso del partido en junio de este mismo año, donde anunció que se presentaría a la reelección. Durante las siguientes semanas, y especialmente a partir del nombramiento de Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, se abrió una agria disputa entre estos medios, junto a otros partidarios de la Presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, y el entorno de Mariano Rajoy. Tales roces condujeron a un fuerte conflicto interno, destacado por la renuncia, separación o desafección de significados personajes del partido, como Eduardo Zaplana, Ángel Acebes o María San Gil, en un creciente clima de crispación fratricida alentada en parte por estos mismos medios.

El congreso se celebró en Valencia los días 20, 21 y 22 de junio de 2008, y Rajoy resultó reelegido como presidente del PP con el 84% de los votos válidos de los compromisarios electos.

En Octubre de 2008, la "Agencia Española de Protección de Datos" sancionó al PP con una multa de 60.101,21 euros por una infracción grave de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal consistente en la inclusión, sin su consentimiento, de cuatro vecinos de El Grove como "falsos voluntarios" de las listas de las elecciones del País Vasco de mayo de 2007.

El PP se financia de dos formas, mediante las subvenciones estatales para partidos políticos y con las cuotas y donaciones anónimas de militantes o simpatizantes.

Según el informe del Tribunal de Cuentas del 2003, el PP tenía una deuda de 8 millones de Euros, siendo el partido político con grupo en el Congreso en deber menos dinero. El PSOE debía 55 millones de euros, siguiéndole el PNV, con 19, CiU con 14 e IU con 9.

El Partido Popular implanto una ley en 1997 congelando la partida presupuestaria de subvenciones ordinarias a los partidos políticos. Desde entonces hasta la nueva ley creada por el PSOE Ley para la financiación de partidos políticos el incremento del IPC no se aplicaba.

Durante la década de 1992–2001 el PP recibió 20,4 millones de euros en donativos, en su mayoría anónimos, durante la década auditada 1992–2001, siendo la segunda fuerza política en obtener mas donaciones por detrás de CiU con un 20,8 millones de euros, los donativos recibidos por el Partido Popular representan el 34% de todos los donativos obtenidos por las principales fuerzas políticas. El partido popular siempre ha negado financiación irregular y nunca ha sido sancionado por el Tribunal de Cuentas .

El PP recibió en 2002 algo más de 3 millones de euros en donaciones, de ellas 2,7 millones procedían de donativos anónimos .

La deuda con bancos del PP se estimaba en 1996 en menos de 6 millones de euros y en 1999 alcanzó los 15 millones. En el 2003 se calculaba en 8 millones de euros . Caja Granada condonó una deuda de 180.000 euros abonando 6.000 euros y Caixa Galicia condonó una deuda de 1,8 millones de euros. Seis bancos se negaron a facilitar información sobre las cuentas bancarias del partido .

Como la mayoría de grandes partidos españoles, el PP cuenta con diversas fundaciones y organizaciones afines que desarrollan tareas de investigación teórica, cooperación internacional, documentación y análisis, entre otras.

El logotipo del PP son dos letras P en mayúscula coronadas por una figura en uve que recuerda a un albatros, todo ello en blanco sobre fondo azul.

Con el cambio de siglas de AP (Alianza Popular) a PP (Partido Popular), se diseñó un logo con dos letras P mayúsculas a distinta altura en azul oscuro, coronadas por una pequeña gaviota. Posteriormente el azul se aclaró y la gaviota creció.

En 2004, se alinearon las dos Pes del logotipo y estas comenzaron a ser rojas y bajo cada una de ellas las palabras "partido popular" (todo en minúsculas). Posteriormente se mudó el color de las dos Pes al naranja, pasando a ser el color usado en la mayoría de las publicaciones que hasta ese momento habían venido perteneciendo aún a la gama de los azules.

Durante las elecciones de 2008, se comenzó a utilizar un logo blanco sobre dos circulos azules y se omitió "partido popular". En Junio de 2008 el logo del Partido Popular fue cambiado para tener las letras y la gaviota blancas sobre un cuadrado azul de esquinas redondeadas.

Al principio



Partido Popular de Galicia

El Partido Popular de Galicia (PPdeG) es una organización política española, representación en Galicia del Partido Popular. Manuel Fraga Iribarne fue el presidente del PPdeG entre 1989 y 2005, los mismos quince años que estuvo al frente de la Junta de Galicia. El 15 de enero de 2006 se celebró el XIII Congreso del PP en Galicia resultando elegido Alberto Núñez Feijóo como nuevo presidente del PPdeG, quien ya ocupó el cargo de Vicepresidente de la Junta de Galicia entre 2004 y 2005. El PPdeG estuvo al frente de la Junta de Galicia ininterrumpidamente entre 1989 y 2005. En 2005, y a pesar de contar con la lista más votada, se convirtieron en la oposición al quedarse a tan sólo 1 escaño de la mayoría absoluta.

Después de las Elecciones al Parlamento de Galicia de 2009, celebradas el 1 de marzo, el PPdG de Alberto Núñez Feijóo regresa al gobierno de la Junta de Galicia al obtener la mayoría absoluta con 39 escaños.

Actualmente cuenta con 2.042 concejales, 39 diputados en el Parlamento de Galicia y 11 en el Congreso de los Diputados. El PPdG también preside la Diputación Provincial de Pontevedra así como la de Orense, y es el partido con más diputados en la Diputación de La Coruña, si bien dados los pactos post-electorales quedó fuera del gobierno.

Al principio



Pío Cabanillas

Estudió derecho en la Universidad de Granada. Doctor en derecho, notario, registrador de la propiedad y letrado del Estado. Fue nombrado procurador en Cortes en 1961. También fue secretario en el Ministerio de Información y Turismo con Manuel Fraga y más tarde nombrado Ministro de Información y Turismo en el gobierno de Carlos Arias Navarro (1974), en el que intentó ampliar la libertad de prensa por lo que fue destituído de su puesto por el propio Francisco Franco.

Fue uno de los impulsores del primer Partido Popular (creado en 1976 por José María de Areilza y el propio Cabanillas), uniéndose a la Unión de Centro Democrático. Fue uno de los hombres fuertes de la UCD en Galicia gracias al apoyo de Eulogio Gómez Franqueira. Fue diputado en el Congreso desde 1977 hasta 1989, Ministro de Cultura (1977-1979), Ministro adjunto al Presidente (1980-1981), Ministro de la Presidencia (1981) y Ministro de Justicia (1981-1982). Ocupó también el ministerio de Bienestar Social.

En 1989 ingresó en el Partido Popular y fue diputado en el Parlamento Europeo (1989-1991).

Su hijo, Pío Cabanillas Alonso, fue Ministro portavoz del Gobierno (2000-2002) durante parte del mandato de José María Aznar.

Al principio



Source : Wikipedia