Lucía Etxebarria

3.3409090909042 (1320)
Publicado por roy 01/05/2009 @ 02:15

Tags : lucía etxebarria, autores, literatura, cultura

últimas noticias
15 de Junio de 2009 | Lucía Etxebarria - ADN.es
Algunos de mis amigos, conocidos, lectores, y enemigos alucinan con una Lucía Etxebarria que ha colgado su perfil en Twitter y que va relatando los avatares de su (mi) vida. Pues no soy yo. Pero un montón de gente cree que lo soy....
Cans abre el telón con la ruta en chimpibús - Faro de Vigo
Hoy serán Kiko Veneno, Teté Delgado, Lucía Etxebarría y Manuel Manquiña quienes participarán en la fiesta, bien con música, bien relacionados con nuevas obras audiovisuales. Además, por seguridad, el tráfico estará cortado en la N-120 en Cans desde...
Laura Freixas reivindica a las escritoras en la antología 'Cuentos ... - Europa Press
La escritora barcelonesa Laura Freixas recupera relatos de otras escritoras en 'Cuentos de amigas' (Anagrama) un libro que recoge textos de Carmen Martín Gaite, Esther Tusquets, Soledad Puértolas y Lucía Etxebarría, entre otras....
'La Saramago' busca su consolidación como referente cultural en ... - La Verdad (Albacete)
Lucía Etxebarría, escritora, 'El club de las malas madres. Conciliación de la vida laboral y familiar'. 11 de junio a las 20.00h. Jornadas contra la militarización. Javier Couso. 25 de mayo a las 20.00h. Ayer fue presentada la programación de la Casa...
Paula y sus dos mamás, en la Feria - ABC.es
La obra de Lucía Etxebarría, Maruja Torres, Álvaro Pombo, Vicente Molina Fox o Eduardo Mendicutti no falta entre sus estanterías. Como buena librera, Mili Hernández nos recomienda una publicación. Se trata de "Miradas Insumisas", de Alberto Mira,...
Rsc. booket y ámbito cultural entregan sus premios de relato corto - elEconomista.es
El jurado tuvo entre sus miembros a escritores como José Ángel Mañas, Juan José Millás o Lucía Etxebarría. El premio se enmarca en la campaña "Te acercamos a lectura y la escritura", que ambas entidades llevan realizando seis años con diferentes...
Cien españoles recuerdan la vertiginosa evolución del sexo desde ... - ADN.es
La promotora de la movida madrileña Blanca Sánchez apunta que en aquellos años "follar se convirtió en un deporte: no significaba nada". Y la escritora Lucía Etxebarría advierte de que ahora "vivimos una segunda represión, más salvaje que la anterior,...
Agenda Informativa de Europa Press para el 3 de junio - Finanzas.com
20.00 horas: Fernando Marías, Susana Estrada, Jimmy Giménez Arnau, Lucía Etxebarría y Moncho Alpuente presentan el libro de David Barba "100 españoles y el sexo", en Alcalá, 42. -- 21.30 horas: Inauguración de la exposición "Cosmovisiones árabes",...
Una feria del libro con vida propia - ABC.es
El mismo pabellón contará con la presencia de personalidades como Antonio Gamoneda, Luis Mateo Díez, Iñaki Gabilondo, Francisco Nieva, César Vidal, Luis Alberto de Cuenca, Sami Nar, Javier Reverte o Lucía Etxebarría. Con la colaboración de la Embajada...

Lucía Etxebarría

Luciaetxebarria.jpg

Lucía Etxebarría de Asteinza (Valencia, 7 de diciembre de 1966) es una escritora española.

Hija de padres de Bermeo (Vizcaya) y séptima de siete hermanos, nació en Valencia, estudió en un colegio de monjas y posteriormente se trasladó a Madrid, donde se licenció en Filología Inglesa y Periodismo. Colaboró en Ruta 66, y trabajó como camarera, promocionera en Nuevos Medios, jefa de prensa en Sony y responsable de comunicación en Fnac Callao, empleo que abandonó cuatro meses antes de publicar su ópera prima.

Su primer libro extenso es una biografía novelada de Courtney Love y Kurt Cobain: La historia de Kurt y Courtney: aguanta esto (1996). Su primera novela, Amor, curiosidad, prozac y dudas (1997), recibió el apoyo de Ana María Matute y, además, provocó controversia al contener frases completas de la novela Prozac Nation. Al año siguiente ganó el Premio Nadal con su segunda novela, Beatriz y los cuerpos celestes. Ambas novelas resultan en parte autobiográficas y de carácter feminista, y la segunda utiliza una cierta simbología inspirada en La Divina Comedia de Dante Alighieri y trata sobre una evolución sentimental bisexual, en la que se reconoce la autora. En Nosotras que no somos como las demás (1999) construye una novela cuya estructura, varios relatos entrelazados de personajes que se repiten, recuerda a su debut narrativo, inspirado a su vez Esclavos de Nueva York, de Tama Janowitz. En ese mismo año realiza el guión de la película Sobreviviré, en colaboración con Menkes y Albacete, con quienes también firmará el guión de I love you baby en 2001, año en que el director Miguel Santesmases adapta libremente, pese a la ayuda de la escritora, su primera novela Amor, curiosidad, prozac y dudas al cine, y Antonio del Real dirige su guión La mujer de mi vida.

En septiembre de 2000 se trasladó a Escocia para trabajar en la Universidad de Aberdeen, donde impartió clases de escritura de guión y participó en diversos seminarios y conferencias. En noviembre del mismo año fue investida Doctora Honoris Causa en Letras por esa universidad. La Eva futura. La letra futura (2000) compila ensayos de temática feminista. Fruto de su estancia escocesa es el ensayo En brazos de la mujer fetiche (2002), escrito en colaboración con Sonia Núñez Puente.

Volvió a la narrativa con De todo lo visible y lo invisible (2001) ganadora del Premio Primavera de novela, y en 2003 publicó el libro de relatos Una historia de amor como otra cualquiera. Posteriormente, en 2004, reeditó su primera obra, ahora bajo el título Courtney y yo, incorporando una primera parte nueva. Con Un milagro en equilibrio, una novela centrada en la experiencia de la maternidad, obtuvo el quincuagésimo tercer Premio Planeta en 2004. En 2005 compiló y tradujo La vida por delante: voces desde y hacia Palestina, publicado por la editorial Fundamentos, y se convirtió en editora de la colección Astarté de la editorial mr ediciones.

También ha editado trabajos de poesía. En este género debutó con Estación de infierno (2001) por el que fue acusada por la revista Interviú de plagiar al poeta Antonio Colinas. En 2004 publicó Actos de amor y placer, con el que ganó el XX Premio Barcarola, aunque el premio le fue ofrecido por la organización del premio antes incluso de que la autora se hubiera presentado .

En 2005 publicó Ya no sufro por amor, un libro que la autora define como una aspirina, considerado de autoayuda por algunos de sus detractores. Por este libro Etxebarria fue acusada nuevamente de plagio.

En primavera de 2007 saca una nueva novela llamada Cosmofobia, en la que narra la vida de veinte personajes que tienen en común vivir en el madrileño barrio de Lavapiés.

Su obra ha sido traducida a veinte idiomas.

En 2001, la revista Interviú acusó a la escritora de plagiar al poeta leonés Antonio Colinas, premio Nacional de Literatura, en su libro Estación de Infierno (2001). El semanario afirmó también que su primera novela, la exitosa Amor, curiosidad, Prozac y dudas (1997), incluía en sus páginas frases enteras literales de Nación Prozac, de la periodista y escritora estadounidense Elizabeth Wurtzel. La autora española se defendió reivindicando el derecho a la intertextualidad y afirmó que estaba siendo víctima de un acoso mediático que le estaba resultando "tan traumático como una violación". Etxebarria demandó por un presunto delito de intromisión en el honor a la revista, pero Interviú fue absuelta el 4 de febrero de 2003 con una sentencia del juzgado de primera instancia número 52 de Madrid, donde se determinó que no había habido tal intromisión en su honor porque "la revista dio información veraz (...), Etxebarria plagió a don Antonio Colinas". La autora apeló entonces al Tribunal Constitucional.

En septiembre de 2006, el juzgado de lo mercantil número 2 de Valencia admitió a trámite una demanda civil por "apropiación indebida" y "vulneración del derecho de propiedad intelectual" que el psicólogo Jorge Castelló había presentado dos meses antes. En su escrito, Castelló explicaba cómo párrafos completos del libro de Etxebarria Ya no sufro por amor habían sido copiados de su artículo Dependencia emocional y violencia doméstica, publicado en 2004 en la web Psicocentro y la revista oficial de la Asociación Valenciana de Criminología. Finalmente no llegó a celebrarse juicio, puesto que Lucía Etxebarria y Jorge Castelló llegaron a un acuerdo extrajudicial en el que la escritora reconocía que había utilizado los textos del psicólogo y acordaba pagarle 3.000 euros de indemnización. Según la escritora, el incidente se había debido a un error material al haberse omitido las notas a pie de página donde indicaba la autoría de Jorge Castelló.

Al principio



Premio Nadal

El Premio Nadal de novela es un premio literario comercial (los concedidos por editoriales) que se concede desde 1944 a la mejor obra inédita elegida por Ediciones Destino (perteneciente al Grupo Planeta desde principios de los años 90). Su notoriedad radica en ser el premio literario más antiguo que se concede en España y en la categoría de los escritores que han merecido este galardón se encuentran importantes figuras de la literatura española del siglo XX. En la actualidad, su dotación es de 18.000 € para el ganador y 6.000 € para el finalista, se falla cada 6 de enero, Noche de Reyes, y desde 1958 se entrega en el hotel Ritz de Barcelona. Desde 1968 se concede también en la misma velada el Premio Josep Pla a obras en prosa en catalán sin limitaciones de género.

La primera obra merecedora de este galardón fue Nada, de Carmen Laforet, que se impuso en la última ronda a En el pueblo hay caras nuevas, de José María Álvarez Blázquez.

Tras ser adquirida Ediciones Destino por el Grupo Planeta a principios de los años 90, el Premio Nadal tomó lamentablemente un rumbo mucho más comercial, otorgándose a figuras destacadas y ya consolidadas de la literatura española, y no a descubrir nuevo valores literarios, que hasta entonces había sido su principal cometido. Hoy en día, para presentarse a este premio literario comercial, hay que hacerlo a través de una agencia literaria, pues de lo contrario las posibilidades de alcanzar alguno de los dos galardones, tanto de ganador como de finalista, son nulas.

Entre las obras premiadas que han pasado a la historia de la literatura española con mayúsculas se pueden encontrar, junto con Nada (1944), de Carmen Laforet, La sombra del ciprés es alargada (1947), de Miguel Delibes, El Jarama (1955), de Rafael Sánchez Ferlosio, Entre visillos (1957), de Carmen Martín Gaite, y La soledad era esto (1990), de Juan José Millás.

Otros autores prestigiosos que se han hecho con el Premio Nadal son Elena Quiroga (en 1950), Ana María Matute (en 1959), Ramiro Pinilla (en 1960), Álvaro Cunqueiro (en 1968) y Francisco Umbral (en 1975) o, más recientemente, Fernando Arrabal (en 1982), Manuel Vicent (en 1986), Alejandro Gándara (en 1992), Gustavo Martín Garzo (en 1999), Lorenzo Silva (en 2000) y Andrés Trapiello (en 2003).

El Premio Nadal es, en realidad, el Premio Eugenio Nadal, instituido por la revista Destino de Barcelona en 1944, en homenaje a la memoria del que fuera su redactor jefe, Eugenio Nadal Gaya, fallecido ese mismo año sin llegar a cumplir los 28 años. Eugenio Nadal era catedrático de Literatura, había escrito un libro titulado "Ciudades en España" y era autor de numerosos ensayos y artículos.

La primera edición se concedió el 6 de enero de 1945 en el ya desaparecido Café Suizo de La Rambla de Barcelona y se presentaron únicamente 26 obras, encontrándose en el momento del fallo tan sólo seis o siete personas presentes, entre colaboradores y amigos de la editorial. Los miembros del jurado fueron: Ignacio Agustí, Joan Teixidor, José Vergés, Juan Ramón Masoliver y Rafael Vázquez Zamora, este último actuando de secretario.

Como curiosidades, cabe destacar que sólo tres autores no nacidos en España han obtenido el Premio Nadal. El primero fue en 1963 el escritor colombiano Manuel Mejía Vallejo y los otros dos son el también colombiano Eduardo Caballero Calderón (en 1965) y el argentino Juan José Saer (en 1987).

El escritor Francisco García Pavón vio recompensado su perseverancia con el Premio Nadal en 1969 por la obra Las hermanas coloradas, tras ser finalista en dos ocasiones anteriores (en 1945 y 1967), al igual que Manuel Vicent, finalista en 1978 y 1979 y por fin siete años más tarde Premio Nadal en 1986.

Otros autores que igualmente fueron finalistas y posteriormente ganadores son Ana María Matute, finalista en 1947 y doce años más tarde Premio Nadal en 1959, y Lorenzo Silva, finalista en 1997 por la extraordinaria novela La flaqueza del bolchevique y tres años más tarde Premio Nadal en 2000 por El alquimista impaciente. El fallo del jurado de esta última edición se puede considerar escandaloso, ya que el autor, Lorenzo Silva, se presentó con pseudónimo y sin embargo esta obra es la segunda parte de una serie protagonizada por los mismos personajes (los guardia civiles Bevilacqua y Chamorro) y publicada dos años antes también por Ediciones Destino (que es quien precisamente otorga el Premio Nadal) con el título de El lejano país de los estanques.

El escritor Gabriel García-Badell ha sido 5 veces finalista (en 1970, 1972, 1973, 1977 y 1979) pero nunca ha obtenido el primer premio, al igual que Manuel Barrios, finalista en 2 ocasiones (en 1962 y 1964).

En la edición de 1994 se produjo la curiosa paradoja de que la obra finalista, Historias del Kronen, de José Ángel Mañas, vendió 80.000 ejemplares, muchísimos más que la obra ganadora, Azul, de Rosa Regàs, que pasó completamente desapercibida en las librerías. En lo que sí coincidieron los dos es en que tuvieron unas críticas muy malas por parte de la prensa literaria.

El autor más joven que haya obtenido cualquiera de los dos galardones (ganador o finalista) fue, igualmente, José Ángel Mañas, que quedó finalista en 1994 con sólo 23 años por Historias del Kronen.

En la edición de 1998, el máximo candidato a obtener el Premio Nadal fue el escritor Ray Loriga, pero según numerosas fuentes lo rechazó a falta de sólo unos días de la fecha del fallo pues no deseaba entrar en el circuito de los premios literarios comerciales, siendo posteriormente coherente con su carrera pues hasta ahora nunca ha obtenido ninguno de estos galardones. Por tal motivo, Ediciones Destino tuvo que encontrar con celeridad a otro autor, recayendo finalmente el Premio Nadal en la escritora Lucía Etxebarria por la novela Beatriz y los cuerpos celestes, quien por el contrario ha fundamentado su carrera casi exclusivamente en obtener premios literarios comerciales, muy sustanciosos económicamente pero siendo sus obras criticadas unánimemente por la crítica y prensa especializada.

En el sector literario español corre desde hace muchos años la leyenda negra de que la categoría de finalista del Premio Nadal está gafada, pues son numerosos los que no han conseguido triunfar años más tarde en la Literatura, quedándose únicamente en meras promesas. Muy pocos autores han conseguido sobreponerse a este gafe, y entre ellos apenas se encuentran Manuel Vicent y Lorenzo Silva.

Al principio



Beatriz y los cuerpos celestes

Beatriz y los cuerpos celestes es una novela escrita por Lucía Etxebarria ganadora del premio Nadal en 1998, teniendo el título en ese momento de "Tierra de por medio".

La historia narrada por su propia protagonista en primera persona nos lleva desde una infancia marcada por la relación con sus padres hasta el momento actual, cuando Beatriz, Bea, Betty, ha dejado de ser una adolescente para cuestionar su propia vida. Las cosas que ha hecho por amor, su paso por una adolescencia marcada por la soledad y la incomprensión, su sexualidad dual (o quizá universal, ya que ella no ama a hombres o mujeres, sino a personas), sus escarceos con la droga. De Madrid a Edimburgo, de Edimburgo a Madrid...

La novela tiene a tres protagonistas principales: Beatriz que roza la perfecta bisexualidad (es decir, le atraen a partes iguales los dos sexos, en contraposición a lo común entre bisexuales donde hay cierta predilección por uno de los dos); Cat (Caitlin), lesbiana sin ningún tipo de duda sobre su sexualidad y Mónica, hetero y "devorahombres".

Beatriz se marca por tres amores a lo largo de la historia, Mónica, Catlin (Cat) y Ralph, una relación totalmente carnal y esporádica.

Recorre tres momentos en la vida: la infancia, en la que se encuentran en medio de las presiones familiares en un hogar que en lugar de ser refugio se estrecha y se vuelve claustrofóbico, la adolescencia, una especie de época de transición en la que se corre hacia delante, y la juventud, donde se ha huido sentimentalmente y donde se percibe añoranza hacia la ciudad natal.

La novela está cargada de Flashbacks para explicar cómo y por qué se ha llegado a las diferentes situaciones llevadas al extremo por la escritora española.

Está ambientada en dos ciudades diferentes: Edimburgo, sombría, vertical (en lo que al orden urbanístico se refiere); Madrid, horizontal y luminosa.

La protagonista queda retratada como una inconformista e inadaptada que no se identifica al 100% con ninguna de las personas ni con ninguno de los ambientes en que se mueve, mostrando en algún momento incluso cierto desprecio hacia las lesbianas radicales un tanto clónicas con las que comparte la asignatura de literatura femenina en la que se halla matriculada.

La novela, muy cargada poética y eróticamente, habla en resumen del amor a los amigos, a los familiares y a los amantes.

Al principio



Silvia Marsó

Silvia Marso.jpg

Silvia Marsó, actriz española de sólida preparación y con dilatada experiencia profesional en cine, teatro y televisión, nacida en Barcelona pero afincada en Madrid, empezó su carrera profesional en 1980.

Destacamos su trabajo en films como: “Amor, curiosidad, prozak y dudas” de Miguel Santesmases (Basada en la novela de Lucia Etxebarria), “Nosotras” de Judith Colell, ”La madre muerta” de Juanma Bajo Ulloa, “Myway” de Toni Salgot (Mater Amatísima) y su ultimo trabajo “Pajaros muertos “ opera prima de Guillermo y Jorge sempere.

En teatro ha trabajado con directores de la talla de Adolfo Marsillach, José Tamayo, José Luis Alonso, Jaime Chávarri, Emilio Hernández, Esteve Ferrer, Natalia Menéndez… ha protagonizado obras como “Doña Rosita la soltera” de Lorca (Finalista Fotogramas de Plata), “Tres mujeres altas” de Albee (nominada a Premio Mayte), “La gran sultana” de Cervantes (finalista a Fotogramas de Plata como Actriz de Teatro) “Hécuba“ de Eurípides.

Con Vorágine producciones, la productora teatral que creó en 2004 ha producido el estreno en España de “Tres versiones de la vida “de Yasmína Reza y “Aquí no paga nadie “de Darío Fo, en las que también intervenía como actriz.

En “Te quiero, eres perfecto, ya te cambiaré” (Premio Max 2001, al mejor espectáculo musical), demostró sus cualidades como cantante.

En cuanto a series de televisión, recordamos sus interpretaciones de la malvada Alexia en “Ana y los 7”, Rita, la ecologista radical en “Canguros”, la dulce Noelia en “Manos a la obra”, sin olvidar su paso por series tan emblemáticas como “Turno de Oficio” de Antonio Mercero, “Segunda enseñanza” de Pedro Masó, “La banda de Perez” de Ricardo Palacios y “Mar de dudas” de Manolo Gomez Pereira.

Pero a pesar de su dilatada trayectoria profesional como actriz ,un amplio sector de publico sigue recordando su participación en televisión como presentadora en "Y sin embargo te quiero" , "Los sabios", "Gent d'aqui" y como azafata del entrañable concurso "1,2,3" en los años 84-86, etapa en la que las azafatas del programa abandonaron sus gafas negras , para actuar como cantantes y bailarinas en los números de las mas famosas comedias musicales que el programa ofrecía semanalmente.

Al principio



Álvarez Rabo

Álvarez Rabo es un historietista español de finales del siglo XX y principios del XXI. Se trata de una personalidad ficticia.

Por su parte, Álvarez Plágaro nunca ha reconocido públicamente a Álvarez Rabo como su heterónimo historietista.

Según el blog del propio Álvarez Rabo, nació en Monforte de Lemos (Lugo), pero se trasladó con sus padres a Bilbao. Fue alumno de un colegio del Opus Dei, donde sufrió abusos sexuales. Más tarde, según sus propias palabras, "luchó por la libertad de todos, perdiendo en seguida su propia libertad". Posteriormente empezó a trabajar en unos grandes almacenes (según algunas fuentes, El Corte Inglés de Bilbao ), en la sección de deportes, caza y pesca, donde continúa actualmente. Supuestamente, oculta su rostro para evitar ser despedido de este puesto de trabajo. Afirma que se ha convertido en una persona conformista, casado y con dos hijos (Jhónatan y Yhedra, que aparecen con frecuencia en sus historietas).

En las fotografías aparece trajeado (al estilo de los empleados de la mencionada cadena de almacenes) y con una media de nylon cubriéndole el rostro.

Su dibujo ha sido calificado de "muy característico, de trazo rápido, poco trabajado y descaradamente cutre". Álvarez Rabo tiene a gala dedicar el menor tiempo posible a sus cómics. A menudo da en sus historietas el dato del tiempo invertido en su ejecución. Su humor es radicalmente directo, bruto e incluso soez, abundando el sexo y la escatología. Sus obras las han prologado personajes tan dispares como Fernando Savater, Pepe Rei, Lucía Etxebarria, Juan María Arzak, Martín Berasategui, Andoni Luis Adúriz o un anónimo secretario de Estado del gobierno de Felipe González, firmando con seudónimo.

Algunas fuentes le atribuyen la participación en las obras colectivas Los felices 85 (1985) y 15 a la vez (1986), aunque en dichas historietas no aparece el seudónimo "Álvarez Rabo". Se ha señalado también que tomó parte también en la exposición colectiva Makoki. 1977-1987, realizada en Vitoria en 1988.

Son más conocidas sus colaboraciones en la revista vasca TMEO, en la que participó desde sus inicios. A lo largo de los 90 también comenzó a publicar regularmente en la revista El Víbora y sus páginas han aparecido asimismo en diversos fanzines con cierta regularidad. Cosechó un primer gran éxito con su "ensayo sexual" A las mujeres no les gusta follar, y desde entonces ha publicado varios álbumes y recopilatorios de sus páginas.

Algunos colectivos han intentado en diversas ocasiones impedir la difusión de su obra a causa de unos contenidos considerados soeces o blasfemos. En 1992 se le solicitó una obra para una exposición del Injuve (Instituto de la Juventud) titulada Nuevos Viñetas. Envió "Terrorista por amor" (luego incluida en el álbum Historias raberas), que fue rechazada por consejo de un funcionario del ministerio. La historia contaba cómo un miembro de la organización integrista Pus, caricatura del Opus Dei, se convertía en activista de ETA por el amor de una mujer. En su lugar, Álvarez Rabo envió otra historia, "El increíble hombre de la polla menguante" (también incluida más tarde en el álbum Historias raberas). La publicación de esta historia, tildada de pornográfica, en el número 3 de la revista In-Juve fue objeto de severas críticas al Ministerio de Asuntos Sociales, cuya titular era entonces la socialista Matilde Fernández, por parte del Partido Popular.

El 28 de octubre de 1998, la policía italiana, por orden judicial, se incautó en la sede social de la editorial Topolin Edizioni en Milán, junto con material de otros artistas, como Miguel Ángel Martín, de las copias de la edición italiana del álbum Consejos sexuales de Álvarez Rabo (traducido al italiano como Sesso: istruzioni per l'abuso, "Sexo: instrucciones para el abuso"). Tal hecho provocó numerosas cartas y muestras de apoyo públicas, entre otros del historietista Milo Manara, el fotógrafo Oliverio Toscani y el escritor Aldo Bussi. El caso no prosperó, y la obra pudo venderse en Italia posteriormente sin problemas legales.

A finales de 2002 Álvarez Rabo manifestó públicamente su decisión de proceder a su «suicidio creativo» como dibujante de cómics, abandonando para siempre esta actividad a partir del día 11 de septiembre, aniversario del golpe de estado en Chile. Dejó abierta la posibilidad de reconsiderar su decisión si ésta causaba «alarma social», alarma que cifró en mil cartas de correo tradicional que debían ser enviadas a las redacciones de las revistas TMEO y El Víbora. Recibió un total de 132 cartas, lo cual le sorprendió pues esperaba una cantidad considerablemente menor.

A las mujeres no les gusta follar (1997), obra que a menudo es considerada por la crítica como la mejor de Álvarez Rabo (Lucía Etxebarria afirma que es "el primer ensayo sociológico feminista que se presenta en forma de cómic" ) tuvo problemas en Portugal. En 2004, una librería de Viseu fue denunciada por exponer públicamente en su escaparate la traducción al portugués de este álbum (As mulheres não gostam de foder) y posteriormente el asunto fue puesto en manos del ministerio público, lo que motivó una considerable polémica. Dicha polémica trajo consigo un notable incremento de las ventas del álbum, del que, según la editorial que lo publicó, en octubre de dicho año se habían vendido ya 6.000 ejemplares.

En 2007 empezó a publicar en su blog una nueva historieta larga, Letizia y el sexo. También ha publicado en la red animaciones de varias de sus historietas, realizadas por distintas personas. El 11 de septiembre de 2007 convocó el I Encuentro Internacional de Fans de Álvarez Rabo, prometiendo resucitar artísticamente si se alcanzaba la cifra de 10.000 asistentes. El encuentro resultó un gran fracaso.

En 2008 publicó Los "bajos" de la "alta" cocina, en que satiriza a célebres cocineros españoles.

Al principio



Ya no sufro por amor

Ya no Sufro por Amor, publicada en 2005, es un ensayo de la escritora española Lucía Etxebarria.

El libro es un análisis de las penas de amor tomando como referencias campos como el psicoanálisis, la psicología, la filosofía, la sociología, la literatura, la revolución posfeminista, el relato autobiográfico y el sentido del humor, habituales en la obra de la escritora.

Tomado por un libro de autoayuda por parte de los detractores de la escritora, el libro ha sido acusado de plagio. En septiembre de 2006, el juzgado de lo mercantil número 2 de Valencia admitió a trámite una demanda civil por "apropiación indebida" y " vulneración del derecho de propiedad intelectual" que el psicólogo Jorge Castelló había presentado dos meses antes. En su escrito, Castelló explicaba cómo párrafos completos del libro de Etxebarria Ya no sufro por amor habían sido copiados de su artículo Dependencia emocional y violencia doméstica, publicado en 2004 en la web Psicocentro y en el número 3 de Locard, la revista oficial de la Asociación Valenciana de Criminología y difundido después a través de Internet por el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.

Finalmente no llegó a celebrarse juicio, puesto que Lucía Etxebarria y Jorge Castelló llegaron a un acuerdo extrajudicial en el que la escritora reconocía que había utilizado los textos del psicólogo y acordaba pagarle 3.000 euros de indemnización. Según la escritura, el incidente se había debido a un error material al haberse omitido las notas a pie de página donde indicaba la autoría de Jorge Castelló.

Al principio



Source : Wikipedia