José Miguel Insulza

3.3906048905728 (1554)
Publicado por astro 27/02/2009 @ 18:42

Tags : josé miguel insulza, organización de los estados americanos, organizaciones internacionales, internacional

últimas noticias
Insulza: las relaciones interamericanas están en el "umbral de una ... - ADN.es
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó hoy que no se puede hablar todavía de un cambio radical en la dirección de las relaciones interamericanas, pero los lazos sí se encuentran en el "umbral de una nueva era"....
EE UU desea un nuevo comienzo con Cuba y ve mejoras en los lazos ... - Diario de Navarra
En el encuentro de hoy, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó por su parte que los líderes latinoamericanos y caribeños "quieren llevarse bien con EEUU", pero también advirtió que la región podría distanciarse todavía más de...
INSULZA PIDE ACTUAR EN DEFENSA DE DEMOCRACIA - AnsaLatina.com
WASHINGTON, 13 (ANSA) - El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, pidió hoy "actuar de manera decidida en defensa de la democracia" en Guatemala, cuyo presidente, Alvaro Colom, fue involucrado en el...
Gobierno de EEUU nombra nuevo responsable para América Latina - Agencia Bolivariana de Noticias
Según medios chilenos, mantiene estrechos lazos de amistad con su compatriota José Miguel Insulza, actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y ex canciller de Chile. Valenzuela vive desde hace décadas en EEUU,...
"Hay otros países con problemas de democracia en América, no sólo ... - El País (España)
El socialista chileno José Miguel Insulza (Santiago, 1943), secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), es uno de los responsables de hacer realidad algunas promesas que se hicieron el mes pasado en la Cumbre de las Américas....
OEA y Paraguay suscriben acuerdo de cooperación técnica electoral - La Nación (Paraguay)
El objetivo es aplicar las mejoras en las elecciones municipales de noviembre de 2010, detalló el comunicado. El acuerdo fue firmado por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral...
El nuevo embajador de Brasil ante la OEA presenta sus cartas ... - soitu.es
El nuevo embajador de Brasil ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Ruy de Lima Casaes e Silva Navarro, presentó hoy sus cartas credenciales al secretario general del organismo continental, José Miguel Insulza. El Representante Permanente de...
CERC: Opción de Frei gana terreno ante Piñera - La Nación (Chile)
De hecho, en el sondeo, el aspirante apenas marcó un punto en la pregunta quién le gustaría que fuera Presidente, en línea con figuras como José Miguel Insulza, Joaquín Lavín, Alejandro Navarro, Adolfo Zaldívar y el ex Presidente Ricardo Lagos....
Insulza dice que Cumbre de las Américas fortaleció el ... - ABC Color
El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, afirmó hoy que el clima de entendimiento y de confianza entre los países miembros del organismo interamericano “ salió claramente fortalecido ” de la V Cumbre de las Américas....
La relación entre España y Latinoamérica es de comprensión y no ... - Tribuna Latina
Por eso fue interesante la intervención de José Miguel Insulza (secretario General de la OEA), que trató de posicionar en lo que él llamó "Historia corta", los progresos de América Latina y sus alianzas, dejando patente el trabajo que ha supuesto salir...

José Miguel Insulza

José Miguel Insulza.

José Miguel Insulza Salinas (n. Santiago, 2 de junio de 1943) es un abogado, político y ex ministro de Estado chileno. Asumió como Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) el 26 de mayo de 2005, convirtiéndose así en el segundo chileno en alcanzar dicho cargo, luego de Carlos Dávila Espinoza.

Realizó la totalidad de sus enseñanzas básica y media en el Colegio Saint George de la capital chilena. Titulado en la Universidad de Chile como abogado y con una maestría en Ciencias Políticas, realizó cursos de postgrado en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y en la Universidad de Míchigan (Estados Unidos). Ha trabajado como profesor en la Universidad de Chile y en la Pontificia Universidad Católica.

De padre masón y madre católica, militó en sus años de universidad en la Democracia Cristiana. A finales de los años sesenta contrajo matrimonio con Valeria Ambrosio, hermana del fundador del MAPU, Rodrigo Ambrosio.

Militante de esta tienda hasta 1973, trabajaba como asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores liderado por Clodomiro Almeyda cuando tuvo lugar el golpe de estado de Augusto Pinochet. Insulza se encontraba fuera de su país y fue impedido de ingresar, pasando, de esta forma, al exilio. En la Cancillería fue donde conoció a Eliana Merlet, su segunda esposa.

Hasta 1981 residió en la ciudad italiana de Roma, año en el cual emigró a México. Allí fue investigador y, posteriormente, director del Instituto de Estudios de Estados Unidos en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

También ejerció la docencia en las universidades Nacional Autónoma de México e Iberoamericana y en el Instituto de Estudios Diplomáticos Matías Romero.

Está casado desde 1992 con la mexicana Georgina Núñez Reyes, una economista, experta en asuntos internacionales, que en Chile y en los Estados Unidos ha trabajado en la Cepal.

Con el retorno a la democracia, en 1990, Insulza asumió un rol importante en el ámbito del Ministerio de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Patricio Aylwin. Durante ese periodo, fue embajador para la Cooperación Internacional, director de Asuntos Económicos Multilaterales de la cartera y vicepresidente de la Agencia de Cooperación Internacional (AGCI).

Al asumir Eduardo Frei Ruiz-Tagle como Presidente, el 11 de marzo de 1994, Insulza fue nombrado subsecretario de Relaciones Exteriores y, meses más tarde, el 20 de septiembre, adoptaría el cargo de ministro. Así asumía por primera vez como secretario de Estado, grado en el que estaría por más de diez años. Durante ese periodo Chile se asoció al Mercosur y fue sede de la VI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

En 1998 enfrentaría su situación más difícil: el arresto de Pinochet en Londres, por orden del juez español Baltasar Garzón. Si bien Insulza estaba a favor de que Pinochet fuese juzgado (algo que en ese tiempo no se veía factible en Chile), debió aceptar su labor como ministro y luchar porque el retirado general volviera al país.

El 22 de junio de 1999, Insulza fue transferido al Ministerio Secretaría General de la Presidencia. Aunque ya no estaba en RREE, Insulza logró su misión y, el 3 de marzo de 2000, días antes de que asumiera el nuevo Presidente, Pinochet regresaba a Chile.

El 11 de marzo de 2000, asumió como ministro del Interior durante el gobierno de Ricardo Lagos. En tal función destacó por su solidez hasta en los momentos más complicados del gobierno, lo que llevó a que se le apodara como "El Pánzer".

Insulza se convirtió en el político chileno que más tiempo ha estado consecutivamente como ministro de la República, superando incluso el récord de Antonio Varas, que databa del Siglo XIX.

Durante el año 2004 se realizaría la elección del nuevo Secretario General de la Organización de los Estados Americanos que sucedería al colombiano César Gaviria. Una de las metas del gobierno de Lagos era posicionar a Chile dentro del mundo y como líder latinoamericano y una de las principales oportunidades de lograr aquello era alcanzando el cargo máximo de la organización continental con la figura de Insulza. Sin embargo, el ex gobernante costarricense Miguel Ángel Rodríguez se impuso fácilmente pues la OEA nunca había sido dirigida por un centroamericano. Insulza abandonó finalmente la idea y se preocupó de terminar su carrera como ministro.

Paralelamente, se comenzaban a gestar las postulaciones para las candidaturas para las elecciones presidenciales del año 2005.

Insulza se alzó en un comienzo como el favorito para representar al Partido Socialista, pero con el correr de los meses, la figura de Michelle Bachelet (considerada como mucho más empática que la del "Pánzer") emergió y logró la nominación del bloque PS-PPD-PRSD. Empero, siempre se presumió que Insulza sería el as que guardaba la Concertación bajo la manga en caso de que ninguna de las candidatas (Bachelet o la canciller Soledad Alvear) pudiera lograr ventaja ante el candidato de oposición, Joaquín Lavín.

Un cambio radical, sin embargo, se gestó cuando el recientemente electo nuevo Secretario General de la OEA, Miguel Ángel Rodríguez, debió renunciar a su cargo como consecuencia de acusaciones de corrupción en Costa Rica. Así, nacía una nueva oportunidad para Insulza. Junto al chileno se presentaron las candidaturas del secretario mexicano de relaciones exteriores Luis Ernesto Derbez y la del ex presidente salvadoreño Francisco Flores. La candidatura chilena debió enfrentar el rechazo implícito de Estados Unidos, algo que era bastante importante pues ninguno de los anteriores Secretarios Generales habían sido electos sin el apoyo del gobierno estadounidense. Esto fue un arma de doble filo, pues votar por Insulza significaba, de cierta forma, rebelarse contra Estados Unidos, lo que podría traer algunas consecuencias a varios de los países electores; pero a la vez, representaba la oportunidad para reformar a la OEA y demostrar que Estados Unidos no gobernaba a América Latina.

Pero pronto la candidatura chilena comenzó a ganar apoyos dentro del subcontinente sudamericano. Brasil se convirtió en el generalísimo de campaña de Insulza y evocó al espíritu sudamericanista para apoyar al chileno. Argentina, Uruguay y Ecuador también apoyaron a Insulza. Venezuela, país con el que Chile había tenido tensiones diplomáticas durante el año 2003, se unió a este grupo. Sin embargo, Bolivia y Perú objetaron al candidato chileno y Colombia apoyaría al candidato pro-norteamericano. Paraguay no apoyaría a Chile pues quería que su canciller fuera elegida en el segundo cargo de la Organización, y la elección de Insulza lo impediría al provenir ambos candidatos de la misma región geográfica.

Una gira realizada por el Presidente Lagos y su ministro del Interior en el Caribe, permitió que la mayoría de los países del CARICOM votara por Insulza. A esto se sumaba Haití, país en el que se encontraban tropas chilenas en el proceso de paz guiado por Naciones Unidas, por lo que era un voto contado por la diplomacia chilena.

La muerte de Juan Pablo II hizo que la votación fuera cambiada de día al 11 de abril del 2005. Según los cálculos de la diplomacia, Chile lograba 20 votos, superando los 18 necesarios para adjudicarse la Secretaría General. Tres días antes de la votación, el favorito de los Estados Unidos, Francisco Flores, renuncia a su postulación y llama tácitamente a votar por Derbez, el nuevo elegido por Washington.

En aquella ciudad, sede de la Organización de los Estados Americanos, fue realizada la primera votación. Sorpresivamente, el chileno y el mexicano habían empatado a 17 votos, por lo que fue necesaria una nueva votación. Un total de cinco empates a 17 votos hizo que la elección fuese suspendida hasta el 2 de mayo. Panamá oficializó minutos antes que votaría por el mexicano. Aunque nunca lo dijeron explícitamente, Bahamas y Haití habrían cambiado su voto.

En un comienzo, este empate fue visto en Chile como una derrota después del triunfalismo que se respiraba en la Cancillería días antes de la votación. Pero la diplomacia chilena se jugó todas sus armas para convencer a algún par de votos. Panamá y Paraguay fueron convencidos y los votos sudamericanos mantenían el apoyo a Insulza. Chile tenía la mayoría para ser electo, desechándose la opción de que naciera un tercer candidato "de consenso".

Durante el Congreso de las Democracias, realizado en Santiago de Chile, y tras la intervención de Condoleezza Rice, Luis Ernesto Derbez anunciaba su renuncia a la candidatura. Sólo faltaba la votación para que Insulza asumiera como nuevo Secretario General, hecho que se produjo el 2 de mayo de 2005. 31 votos a favor, dos abstenciones y un voto blanco (de México, Perú y Bolivia, respectivamente) fue el resultado final. Insulza terminaba su carrera como ministro y se conviertía en Secretario hemisférico.

Insulza asumió como Secretario General de la OEA con el compromiso de "fortalecer la relevancia de la Organización e incrementar su capacidad de acción".

Hasta el 5 de enero de 2009 Insulza apareció como una de las principales cartas de la Concertación para las elecciones presidenciales de diciembre. Su candidatura, que debía pasar antes por la renuncia a su alto cargo, fue descartada en dicha fecha a la luz de las encuestas de opinión, las que, tras la renuncia a la opción de una nueva candidatura por parte del ex Presidente Ricardo Lagos, habían mostrado en una mejor posición al actual senador y también ex Mandatario, Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Al principio



Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos

Es el máximo cargo dentro de la Organización de Estados Americanos, OEA.

José Miguel Insulza (2 de junio de 1943 -), abogado y político socialista chileno. Asumió como Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) el 26 de mayo de 2005, convirtiéndose en el segundo chileno en alcanzar dicho cargo, luego de Carlos Dávila Espinoza.

Durante el año 2004 se realizaría la elección del nuevo Secretario General de la Organización de los Estados Americanos que sucedería al colombiano César Gaviria. Una de las metas del gobierno de Lagos era posicionar a Chile dentro del mundo y como líder latinoamericano, y una de las principales oportunidades de lograr aquello era alcanzando el cargo máximo de la organización continental con la figura de Insulza. Sin embargo, el ex-presidente costarricense Miguel Ángel Rodríguez se impuso fácilmente pues la OEA nunca había sido dirigida por un centroamericano. Insulza abandonó finalmente la idea y se preocupó de terminar su carrera como ministro.

Paralelamente, se comenzaban a gestar las postulaciones para las candidaturas para las elecciones presidenciales del año 2005. Insulza se alzó en un comienzo como el favorito para representar al Partido Socialista de Chile, pero con el correr de los meses, la figura de Michelle Bachelet (mucho más empática que la del Pánzer) emergió y logró la nominación del bloque PS-PPD-PRSD. Sin embargo, siempre se presumió que Insulza sería el as que guardaba la Concertación bajo la manga en caso de que ninguna de las candidatas (Bachelet o Soledad Alvear) pudiera lograr ventaja ante el candidato de Oposición, Joaquín Lavín, hasta que el plazo para retirarse del gobierno para una candidatura propia expiró, cumpliendo la promesa de Insulza de no postularse a la presidencia.

Un cambio radical, sin embargo se gestó cuando el recientemente electo nuevo Secretario General de la OEA, Miguel Ángel Rodríguez, debió renunciar a su cargo debido a acusaciones de corrupción en Costa Rica. Así, nacía una nueva oportunidad para Insulza. Junto al chileno se presentaron las candidaturas del secretario mexicano de relaciones exteriores Luis Ernesto Derbez y la del ex-presidente salvadoreño Francisco Flores.

La candidatura chilena debió enfrentar el rechazo implícito de Estados Unidos, algo que era bastante importante pues ninguno de los anteriores Secretarios Generales había sido electo sin el apoyo del gigante estadounidense. Esto fue un arma de doble filo, pues votar por Insulza significaba de cierta forma, rebelarse contra Estados Unidos, lo que podría traer algunas consecuencias a varios de los países electores; pero a la vez, representaba la oportunidad para reformar a la OEA y demostrar que Estados Unidos no gobernaba a América Latina.

Pero pronto la candidatura chilena comenzó a ganar apoyos dentro del subcontinente sudamericano. Brasil se convirtió en el generalísimo de campaña de Insulza y evocó al espíritu sudamericanista para apoyar a Insulza. Argentina, Uruguay y Ecuador también apoyaron a Insulza. Venezuela, país con el que Chile había tenido tensiones diplomáticas durante el año 2003 se unió a este grupo. Sin embargo, Bolivia y Perú objetaron al candidato chileno, y Colombia apoyaría al candidato pro-norteamericano. Paraguay no apoyaría a Chile pues quería que su canciller fuera elegida en el segundo cargo de la Organización, y la elección de Insulza lo impediría al provenir ambos candidatos de la misma región geográfica.

Una gira realizada por el Presidente Lagos y su ministro del Interior en el Caribe, permitió que la mayoría de los países del CARICOM votara por Insulza. A esto se sumaba Haití, país en el que se encontraban tropas chilenas en el proceso de paz guiado por Naciones Unidas, por lo que era un voto contado por la diplomacia chilena.

La muerte de Juan Pablo II hizo que la votación fuera cambiada de día al 11 de abril del 2005. Según los cálculos de la diplomacia, Chile lograba 20 votos, superando los 18 necesarios para adjudicarse la Secretaría General. Tres días antes de la votación, el favorito de los Estados Unidos, Francisco Flores, renuncia a su postulación y llama tácitamente a votar por Derbez, el nuevo elegido por Washington.

En aquella ciudad, sede de la Organización de los Estados Americanos, fue realizada la primera votación. Sorpresivamente, el chileno y el mexicano habían empatado a 17 votos, por lo que fue necesaria una nueva votación. Un total de cinco empates a 17 votos hizo que la elección fuese suspendida hasta el 2 de mayo. Panamá oficializó minutos antes que votaría por el mexicano. Aunque nunca lo dijeron explícitamente, Bahamas y Haití habrían cambiado su voto.

Durante el Congreso de las Democracias, realizado en Santiago de Chile, y tras la intervención de Condoleezza Rice, Derbez anunciaba su renuncia a la candidatura. Sólo faltaba la votación para que Insulza asumiera como nuevo Secretario General, hecho que se produjo el 2 de mayo de 2005. 31 votos a favor, dos abstenciones y un voto blanco (de México, Perú y Bolivia) fue el resultado final. Insulza termina su carrera como Ministro y se convierte en Secretario hemisférico.

Al principio



Organización de los Estados Americanos

Bandera de Organización de los Estados Americanos

La Organización de los Estados Americanos es una organización internacional de carácter regional y principal foro político para el diálogo multilateral y la toma de decisiones de ámbito americano. La declaración de la organización dice que trabaja para fortalecer la paz y seguridad, consolidar la democracia, promover los derechos humanos, apoyar el desarrollo social y económico y promover el desarrollo sostenible en América. En su accionar busca construir relaciones más fuertes entre las naciones y los pueblos del hemisferio. Su sigla en inglés es OAS (Organization of American States).

La OEA tiene su sede en Washington, DC, Estados Unidos (EE.UU.). También tiene oficinas regionales en sus distintos países miembros. La Organización está compuesta de 35 países miembros. Precisamente Cuba fue suspendida porque la conferencia consideró que el comunismo era incompatible con el espíritu de la organización americana.

Aunque en la actualidad sigue viva, su relevancia se ve mellada dado que no tiene ningún tipo de poder decisorio.

En 1890, la Primera Conferencia Internacional Americana, efectuada en la ciudad de Washington, estableció la Unión Internacional de las Repúblicas Americanas y su secretaría permanente, la Oficina Comercial de las Repúblicas Americanas, precursora de la OEA. En 1910, esta organización se convirtió en la Unión Panamericana. El 30 de abril de 1948, 21 naciones del hemisferio se reunieron en Bogotá, Colombia, para adoptar la Carta de la Organización de los Estados Americanos, con la cual confirmaron su respaldo a las metas comunes y el respeto a la soberanía de cada uno de los países. La OEA tuvo una inauguración turbulenta, ya que la IX Conferencia Panamericana debió ser trasladada a los campos del Gimnasio Moderno por los disturbios del 9 de Abril«».

Existen un gran número de organizaciones políticas de ámbito americano alternativas a la OEA como Unión de Naciones Suramericanas, Grupo de Río, Sistema de la Integración Centroamericana, y de tinte económico, Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe y Comisión Económica para América Latina y el Caribe, entre otras.

Uno de los impulsores de crear un organismo americano paralelo, que no incluya a EE.UU. y sí a Cuba, es Brasil que propondrá el nuevo marco en la cumbre de la SELA de diciembre 2008 en Salvador de Bahía.

Cuba está excluida de participar en la organización; debido, oficialmente, a su régimen comunista, pero técnicamente aún es un país miembro. Esto es resultado de una decisión tomada en la octava cumbre en Punta del Este, Uruguay, el 31 de enero de 1962. La votación se produjo con el voto en contra de Cuba y con seis abstenciones de países latinoamericanos que no quisieron verse implicados pero sí seguir manteniendo relaciones con Estados Unidos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México.

La parte operativa de la resolución decía literalmente que la adherencia al marxismo-leninismo es incompatible con el sistema interamericano y el alineamiento de tal gobierno con el bloque comunista rompía la unidad y solidaridad continental; que el gobierno de Cuba, identificado con el marxismo-leninismo, es incompatible con los principios y objetivos del sistema interamericano y que esta incompatibilidad excluye al gobierno cubano de participar en el sistema interamericano.

Sin embargo al excluir solo al gobierno cubano la comisión de la OEA se dedicó a redactar informes sobre derechos humanos en Cuba y atender casos de ciudadanos cubanos que fueron cuestionados por otros países americanos miembros. Como respuesta, el gobierno cubano envió una nota oficial a la Organización que decía que Cuba fue excluida arbitrariamente y que la OEA no tiene ninguna jurisdicción ni competencia en el país.

Al principio



Partido Socialista de Chile

Emblem of the Socialist Party of Chile.svg

El Partido Socialista de Chile (PS) es un partido político chileno, uno de los tres más grandes del país, que forma parte de la coalición gobernante, llamada Concertación de Partidos por la Democracia. Tras las elecciones del año 2005 su bloque parlamentario está formado por 15 diputados y 8 senadores. Su presidente es Camilo Escalona. Es el partido del presidente Salvador Allende, que fue uno de sus fundadores en 1933, y de la actual presidenta Michelle Bachelet.

Tras el golpe de estado de 1973 fue declarado ilegal por la dictadura de Augusto Pinochet junto con el resto de los partidos políticos; y sus militantes y simpatizantes perseguidos, arrestados, torturados, exonerados, asesinados y exiliados al igual que los militantes y simpatizantes de los partidos y movimientos que conformaban la Unidad Popular. Durante la dictadura, se fraccionó en diversos grupos, que no volverían a unirse hasta el regreso de la democracia en 1990. En la actualidad el PS está muy lejos de las vías al socialismo que defendiera durante el gobierno de Salvador Allende, debido a la renovación que sufrió durante el régimen militar.

El pensamiento socialista en Chile se remonta a mediados del siglo XIX, cuando Francisco Bilbao Barquín y Santiago Arcos Arlegui levantaron el discurso de la igualdad en la sociedad chilena. Estas ideas tomaron fuerza en el mundo obrero a principios del siglo XX y los ideales mutualistas, socialistas, anarquistas y comunistas se difundieron a través de la escritura y líderes como Luis Emilio Recabarren. Por otra parte, el impacto de la revolución bolchevique en Rusia dio nuevos impulsos a los movimientos revolucionarios, que en la década del veinte se identificaron con el movimiento comunista mundial, surgiendo el Partido Comunista de Chile.

La Gran Depresión de 1930 sumergió a los sectores populares y medios del país en una grave crisis que los llevó a simpatizar con las ideas socialistas, expresándose en la instauración de la breve República Socialista, de 1932. La idea de fundar un partido político que uniera a los diferentes movimientos que se identificaban con el socialismo cristalizó en la fundación del Partido Socialista de Chile, el 19 de abril de 1933. De esta forma, en la calle Serrano 150, concurrieron: 14 delegados del Partido Socialista Marxista conducidos por Eduardo Rodríguez Mazer; 18 de la Nueva Acción Pública, liderados por el abogado Eugenio Matte Hurtado; 12 delegados de la Orden Socialista, cuyo principal exponente era el arquitecto Arturo Bianchi Gundian; y 26 representantes de la Acción Revolucionaria Socialista de Oscar Schnake para protocolizar el Acta de Fundación, su Programa de Acción Inmediata y elegir a su Primer secretario General Ejecutivo, Óscar Schnake.

El partido obtuvo rápidamente respaldo popular. Su estructura partidista exhibe desde el inicio algunas singularidades, tales como la creación de "brigadas" que agrupa a sus militantes según ámbito de actividad; brigadas que conviven junto a las orgánicas que se dan sus jóvenes militantes agrupados en la Federación de la Juventud Socialista (FJS), ó las mujeres, organizadas en la Federación de Mujeres Socialistas (FMS). En la segunda mitad de los años 30 ingresan al partido la "Izquierda Comunista", conformada por un sector escindido del Partido Comunista de Chile, liderado por Manuel Hidalgo Plaza e integrada por el periodista Oscar Waiss, el abogado Tomás Chadwick y el primer secretario del POS; Ramón Sepúlveda Leal, entre otros.

En 1934 los socialistas, junto con los radical-socialistas (grupo escindido del Partido Radical) y el Partido Democrático, constituyen el denominado "Block de Izquierda". En la primera elección parlamentaria que participa (marzo de 1937) obtiene 22 representantes (19 diputados y 3 senadores), entre ellos su Secretario General Óscar Schnake Vergara, electo senador por Tarapacá-Antofagasta, colocándose el PS en un lugar destacado dentro de los conglomerados políticos de la época. En 1938 el PS participó en la formación del Frente Popular, retirando su candidato presidencial, el coronel Marmaduque Grove, y apoyando el candidato de los radicales y futuro presidente, don Pedro Aguirre Cerda. En el gobierno de Aguirre Cerda los socialistas obtienen los ministerios de Salubridad, Previsión y Asistencia Social (Salvador Allende); Fomento (Óscar Schnake); y Tierras y Colonización (Rolando Merino).

La participación del Partido Socialista en el gobierno de Aguirre Cerda llega a su fin el 15 de diciembre de 1940, debido a los continuos conflictos con las políticas de la alianza gobernante, principalmente con los comunistas. En las elecciones parlamentarias de marzo de 1941 el PS postula por fuera del Frente Popular y obtiene el 17,9% de los sufragios, 17 diputados y 2 senadores. Luego de esta experiencia, los socialistas vuelven al Frente Popular (ahora denominada Alianza Democrática) apoyando la candidatura del radical Juan Antonio Ríos, en cuyo gobierno, donde participan además de radicales, democráticos, democrátas, también liberales y falangistas; Óscar Schnake vuelve a ocupar la cartera de Fomento y los socialistas Pedro Poblete Vera y Eduardo Escudero Forrastal asumen las carteras de Tierras y Colonización y Salubridad, Previsión y Asistencia Social, respectivamente.

Debido a esta política vacilante, la juventud del partido asume una actitud muy crítica, lo que le vale la expulsión de todo el Comité Central de la FJS, entre ellos Raúl Vásquez -su secretario general-, Raúl Ampuero, Mario Palestro y Carlos Briones. Esta situación acentuó las diferencias al interior de la colectividad. En el IX Congreso del PS del año 1943 Salvador Allende desplaza de la Secretaría General a Marmaduque Grove y retira al partido del gobierno de Ríos. Grove no acepta esta situación, es expulsado del PS y funda el Partido Socialista Auténtico. Estos conflictos provocan que, en las elecciones parlamentarias de marzo de 1945, el PS baje violentamente su votación a un 7% de los votos, disminuyendo significativamente su bancada parlamentaria.

Para las elecciones presidenciales del año 1946 la confusión en el socialismo es total. El PS decide levantar un candidato propio; su propio secretario general Bernardo Ibáñez, pero muchos militantes apoyan al candidato radical Gabriel González Videla, mientras el Partido Socialista Auténtico de Grove termina apoyando al conservador socialcristiano Eduardo Cruz Coke.

Luego del fracaso de la candidatura de Ibáñez (obtiene apenas un 2,5% de los votos), las purgas continúan. En el XI Congreso Ordinario la corriente "revolucionaria" de Raúl Ampuero se impone y se le asigna al académico Eugenio González la confección del Programa del Partido Socialista en donde define su norte; La República Democrática de Trabajadores.

La promulgación, en 1948, de la Ley 8.987 "Ley de Defensa de la Democracia" que proscribe a los comunistas, vuelve a ser factor de división entre los socialistas. Bernardo Ibáñez, Óscar Schnake, Juan Bautista Rosseti , Julio Barrenechea y otros socialistas anticomunistas la apoyan con entusiasmo; mientras la directiva del partido dirigida por Raúl Ampuero y Eugenio González la rechaza. El grupo anticomunista de Ibáñez es expulsado del PS y constituyen el Partido Socialista de los Trabajadores, sin embargo el Conservador del Registro Electoral le asigna al grupo ibañista el nombre de Partido Socialista de Chile, debiendo el grupo ampuerista adoptar el nombre de Partido Socialista Popular]]. Schnake y Barrenechea continuaron en política de manera independiente.

La doctrina socialista no es un conjunto de dogmas estáticos, sino una concepción viva, esencialmente dinámica, que expresa en el orden de las ideas políticas las tendencias creadoras del proletariado mundial....

El socialismo no formula principios absolutos, de abstracta validez universal, ni se afirma tampoco en un concepto metafísico, y por lo mismo intemporal, de la naturaleza humana; parte de una consideración realista del hombre concreto, sujeto de necesidades siempre cambiantes y portador de valores siempre relativos, del hombre histórico y social que crea las condiciones objetivas de su propia vida y va siendo, a la vez, condicionado por ellas en el proceso de la existencia.

Como la naturaleza, todo en la Historia está sujeto a la ley de una incesante transformación. No hay instituciones definitivas, ni valores eternos.....El marxismo proporciona un método fecundo de interpretación sociológica. Impulsados por sus necesidades, los hombres hacen la historia, desarrollando fuerzas físicas y anímicas capaces de producir bienes culturales.

La Revolución de Octubre tiene, en la historia del movimiento proletario, una significación trascendental......Sin embargo, la política inicial de socialización del poder económico se fue convirtiendo en una mera estatilización que condujo progresivamente a un régimen de capitalismo de Estado, dirigido por una burocracia que ejerce el poder en forma despótica, sometiendo a una verdadera servidumbre a la clase trabajadora.....

Hay, por eso, una diferencia radical entre la posición teórica y práctica del socialismo revolucionario y la que ha asumido, en la realidad de los hechos, el comunismo soviético. El socialismo revolucionario lucha fundamentalmente por el establecimiento de un nuevo régimen de vida y de trabajo en que se den las mayores posibilidades de expansión de la personalidad humana. Medio indispensable para alcanzarlo es la sociabilización de los instrumentos de producción de cambio. Pero en ningún caso acepta la estatización burocrática del poder económico, porque ella conduce necesariamente a la esclavitud política de la clase trabajadora.

El socialismo revolucionario combate en todas partes la política comunista, porque ella vulnera los fines históricos del movimiento proletario y supedita las reivindicaciones de la clase trabajadora de los distintos países a las conveniencias específicas del Estado soviético en el plano de las relaciones con las grandes potencias. El socialismo defiende el sentido internacional del movimiento revolucionario de los trabajadores y no puede aceptar, por lo tanto, que se pretenda ponerlo al servicio de los intereses económicos, diplomáticos o estratégicos de ningún estado nacional.

En resumen, la trágica experiencia soviética ha demostrado que no se puede llegar al socialismo sacrificando la libertad de los trabajadores, en cuanto instrumento genuino de toda creación revolucionaria y garantía indispensable para resistir las tendencias hacia la burocratización, la arbitrariedad y el totalitarismo. El sacrificio de las libertades en un régimen colectivista conduce inevitablemente a inéditas formas sociales de carácter clasista y antidemocrático, del todo ajenas al sentido humanista y libertario del socialismo.

Producto genuino de la evolución económica y social de los pueblos modernos, el socialismo representa, en cambio,la continuidad orgánica de la cultura. El sentido profundo de su acción revolucionaria lo constituye una valorización integral de la persona humana....La técnica de producción creada por el hombre debe estar íntegramente al servicio de sus necesidades; el progreso de la economía no puede ser considerado como el objetivo final de sus esfuerzos, sino la base de su desarrollo cultural.

El socialismo es, en su esencia, humanismo. A la actual realidad del hombre, mecanizado como simple elemento productor por las exigencias del utilitarismo capitalista, opone el socialismo su concepción del hombre integral, en la plenitud de sus atributos morales y de sus capacidades creadoras. El socialismo recoge, pues, las conquistas politicas de la burguesía para darles la plenitud de su sentido humano. Por lo tanto, todo régimen politico que implique el propósito de reglamentar las conciencias conforme a cánones oficiales, siendo contrario a la dignidad del hombre, es también incompatible con el espiritu del socialismo. Ningún fin puede obtenerse a través de medios que lo niegan: la educación de los trabajadores para el ejercicio de la libertad tiene que hacerse en un ambiente de libertad.

Para el socialismo, el concepto de clase trabajadora no está circunscrito a los sectores urbanos del proletariado industrial, sino se extiende a todos aquellos que no siendo poseedores de instrumentos de producción de riqueza material, obtienen sus medios de subsistencia en forma de sueldos, salarios, o remuneraciones directas, con el empleo de su capacidad personal de trabajo. La clase trabajadora es, en todos los paises, la mayoría nacional. Así entendida, la clase trabajadora comprende desde los profesionales libres hasta los campesinos a jornal.

Para que la América Latina pueda influir en la conservación de la paz y en el destino de la civilización es necesario que deje de ser una expresión geográfica y se convierta en una realidad politica. Consciente de ello, el socialismo lucha por la unidad continental, sobre la base de la formación de una economía orgánica antiimperialista. La politica socialista en la América Latina tiene un doble significado: es el único medio eficaz para la emancipación de las masas obreras y campesinas y la única garantía cierta de nuestra independencia nacional y continental.

El Partido Socialista Popular proclama, en su XIV Congreso realizado en Chillán en mayo de 1952, como su abanderado presidencial a Carlos Ibáñez del Campo, lo que provoca el rechazo de los senadores Salvador Allende y Tomás Chadwick. Allende abandona el partido y se une al Partido Socialista de Chile, el cual, en conjunto con el Partido Comunista (proscrito) levantan la candidatura del propio Allende en el llamado Frente del Pueblo. El triunfo de Ibáñez permite a los socialistas populares tener en el gobierno importantes ministerios tales como el de Trabajo (Clodomiro Almeyda) y el de Hacienda (Felipe Herrera).

Tras las elecciones parlamentarias de 1953; donde el PSP obtiene 5 senadores y 19 diputados, los socialistas populares abandonan el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo y proclama la necesidad de establecer un Frente de Trabajadores, en unión con el Partido Democrático del Pueblo, los socialistas de Chile y los comunistas proscritos.

Finalmente, el 1 de marzo de 1956, los dos partidos socialistas (PSCH y PSP), el Partido del Trabajo (comunistas proscritos), Partido Democrático del Pueblo y Partido Democrático firman el acta de constitución del Frente de Acción Popular (FRAP) con Salvador Allende Gossens como presidente de la coalición, la cual participa exitosamente en las elecciones municipales de abril de 1956.

Tras las elecciones parlamentarias de marzo de 1957 se llevó a efecto el llamado "Congreso de Unidad", donde confluyeron el Partido Socialista Popular dirigido por Rául Ampuero y el PSCH de Salvador Allende Gossens. Es electo como secretario general del Partido Socialista unificado; Salomón Corbalán.

El 31 de julio de 1958 es derogada por el Congreso Nacional la Ley de Defensa Permanente de la Democracia y por lo tanto la proscripción del Partido Comunista. En las elecciones presidenciales de 1958, el abanderado del Frente de Acción Popular (FRAP), el socialista Salvador Allende, pierde estrechamente la elección presidencial ante Jorge Alessandri. A pesar de la derrota, la unificación del socialismo disponía de un nuevo líder, y Chile era uno de los pocos países del mundo en que una izquierda marxista tenía claras posibilidades de ganar la presidencia de la República a través de elecciones democráticas.

El avasallador triunfo de Eduardo Frei Montalva sobre el candidato del FRAP Salvador Allende Gossens en las elecciones presidenciales de septiembre de 1964 provoca desmoralización entre los partidarios de la "vía chilena al socialismo". El Partido Democrático Nacional (PADENA) abandona la coalición de izquierda; y la influencia de la revolución cubana y sobre todo de la "vía guerrillera" de Ernesto Guevara se dejan sentir al interior del Partido Socialista. Las discrepancias al interior del partido se perciben claramente. En julio de 1967, tras un tormentoso Pleno del Comité Central la dirección del partido expulsa a los senadores Raúl Ampuero y Tomás Chadwick, a los diputados Ramón Silva, Eduardo Osorio, Oscar Naranjo, Fermín Fierro, Andres Aravena y Alfredo Hernández, al Secretario General de la Juventud Socialista Angel Hoces Salas y al Secretario General de la CUT Oscar Nuñez, quienes junto con Jaime Ahumada, Sergio Barria, Olivia Mora, Mario Garay y algunos cientos de militantes fundan la Unión Socialista Popular (USOPO). Sin embargo privaron los sentimiento de unidad al acercarse las elecciones de 1970 y ambos grupos socialistas terminaron por fundirse discretamente.

En el XXII Congreso, realizado en Chillán en noviembre de 1967, se produce una radicalización de la línea política, propiciada por el parlamentario Carlos Altamirano Orrego y el dirigente de la Confederación Campesina Ranquil, Rolando Calderón Aránguiz, jefe de la facción "elenos"; al definir al partido como "marxista-leninista" y declarar como inevitable y legítima la "violencia revolucionaria" como un medio para obtener el poder político y económico.

En el año 1969, el escepticismo por la "vía chilena al socialismo" es mayoritaria en el Comité Central del PS. Salvador Allende Gossens es proclamado precandidato presidencial de su partido con 13 votos a favor y 14 abstenciones, entre ellas la de su secretario general, Aniceto Rodríguez, de Carlos Altamirano Orrego y de Clodomiro Almeyda Medina. Sin embargo, la candidatura de Allende galvaniza a las fuerzas de izquierda, quienes constituyen, en octubre de 1969, la Unidad Popular, coalición del Partido Socialista, Partido Comunista, Partido Radical, Movimiento de Acción Popular Unitario (escisión del Partido Democráta Cristiano) y ex ibañistas agrupados en la Acción Popular Independiente, alianza que culminó con el triunfo presidencial de septiembre de 1970.

El 24 de octubre de 1970 Salvador Allende Gossens es proclamado oficialmente Presidente de la República de Chile. Hay expectativa mundial; accede al poder una coalición y un mandatario marxistas con el compromiso explícito de construir el socialismo respetando los mecanismos democráticos e institucionales.

La postura del PS en el inicio del gobierno de la UP se radicaliza con la llegada a la dirección del partido, electo en el XXIII Congreso, realizado en La Serena en enero de 1971, del senador Carlos Altamirano Orrego; quién proclama que el partido debe transformarse en "la vanguardia chilena en la marcha hacia el socialismo".

En las elecciones municipales de abril de 1971, la coalición izquierdista alcanza la mayoría absoluta en la elección de regidores, lo que lleva a una polarización creciente debido a la alianza de la Democracia Cristiana con los sectores de derecha del país. El retiro del Partido de Izquierda Radical del gobierno, con sus 6 diputados y 5 senadores, genera que el gobierno de Allende se quede con menos de un tercio de ambas cámaras del parlamento.

En las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, la coalición gobernante Unidad Popular logra bloquear la iniciativa de la opositora Confederación Democrática de promover una acusación constitucional contra el presidente Allende, al no obtener esta última los dos tercios de los votos requeridos.

Sin embargo, los graves problemas económicos que enfrenta el gobierno, profundizan la división política del país. El Partido Socialista, que había logrado su mejor votación histórica, se opone, junto con el Movimiento de Acción Popular Unitaria, a cualquier diálogo con la oposición. De esta forma, se produce, el 11 de septiembre de 1973, un golpe militar. El presidente Salvador Allende se niega a dejar el poder, y se suicida en su despacho del Palacio de La Moneda, el cual se encontraba sometido a un intenso bombardeo aéreo.

Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen... ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos... El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi patria: tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

El golpe de estado para la organización del Partido Socialista fue desvastador. A las pocas semanas del golpe; 4 miembros de su Comité Central y 7 secretarios regionales del PS habían sido asesinados. Otros 12 miembros de su Comité Central estaban encarcelados, mientras los restantes miembros debían refugiarse en embajadas, exiliarse o pasar a la clandestinidad. Su secretario general Carlos Altamirano logra escapar de Chile y aparece en La Habana, el 1 de enero de 1974, en el acto de aniversario de la Revolución Cubana.

La falta de experiencia en el trabajo subterráneo durante la proscripción produce la desarticulación de la Dirección Clandestina del Partido. Los servicios secretos del régimen militar se infiltran y uno a uno son detenidos sus principales dirigentes; Exequiel Ponce Vicencio, Carlos Lorca Tobar, Ricardo Lagos Salinas y Víctor Zerega Ponce. Sus cuerpos jamás han sido encontrados.

Otros víctimas de la represión son el ex Ministro del Interior, José Tohá González y el ex Ministro de Defensa Nacional, Orlando Letelier del Solar. Lentamente el análisis autocrítico de las consecuencias de la derrota de la Unidad Popular, unida a la experiencia de los refugiados en los "socialismos reales" de Europa Oriental, al contacto permanente con la socialdemocracia europea occidental y a la estrategia a seguir contra el régimen de Pinochet provoca profundos disensos al interior de su organización exterior, cuya dirección central estaba en la República Democrática Alemana.

En abril de 1979, en el Tercer Pleno Exterior, el sector mayoritario del partido, nombra a Clodomiro Almeyda como nuevo secretario general, a Galo Gómez como subsecretario; y expulsa del partido a Carlos Altamirano, a Jorge Arrate, a Jaime Suaréz, a Luis Meneses y a Erich Schnake bajo los cargos de ser "elementos representativos de los resabios de un pasado en trance de superación y que testimonian la supervivencia de núcleos irreductibles y resistentes al desarrollo cualitativamente superior de una auténtica vanguardia revolucionaria".

En la década del ochenta las facciones socialistas resurgieron como activas opositoras al gobierno de Pinochet. Un sector; el de los llamados “socialistas renovados”, funda la "Convergencia Socialista", alianza a la que concurren el Movimiento de Acción Popular Unitaria, el MAPU Obrero Campesino y la Izquierda Cristiana y busca, en conjunto con la Democracia Cristiana, a través de "métodos no rupturistas" el término de la dictadura. El otro sector (mayoritario entre los militantes socialistas del interior del país) promulga, para igual fin, en conjunto con el Partido Comunista, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria y el Partido Radical de Anselmo Sule, la línea de la "rebelión popular". Tras la Primera Jornada de Protesta Nacional contra el régimen de Pinochet, ocurrida el 11 de mayo de 1983, las actividades de las distintas facciones del Partido Socialista se intensifican.

El Partido Socialista XXIV Congreso (o "renovado"), dirigido por Ricardo Núñez Muñoz concurre a la fundación de la Alianza Democrática, coalición de demócratas-cristianos, radicales de Silva Cimma, y sectores de la derecha democrática y republicana, la cual convoca a la Cuarta Jornada de Protesta Nacional (11 de agosto de 1983) y propicia, en septiembre de 1983, la formación del Bloque Socialista, primer intento de unificación del socialismo chileno, bajo la consigna ¡Democracia Ahora!.

En tanto el Partido Socialista "Almeyda", en conjunto con el Partido Comunista, radicales de Aníbal Palma y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria fundan el 06 de septiembre de 1983 el "Movimiento Democrático Popular" (MDP), el cual llama a la Quinta Jornada de Protesta Nacional.

Dentro del PS-Almeyda también existían divisiones entre el grupo que pretendía derrocar a la dictadura pacíficamente (negociandamente) y entre quienes pregonaban todas las formas de lucha y por la construcción de un Chile Democrático y Popular. Estos últimos estaban agrupados en un sector conocido como "Destacamentos Populares 5 de Abril", "Los Comandantes". También en esa posición se encontraba un grupo de militantes que se había escindido en el exilio para formar el Partido Socialista Salvador Allende, a causa de los aires revisionistas que se avisoraban en las cúpulas del partido erradicadas en Europa. Esta fracción agrupaba a los militantes del tronco histórico del socialismo chileno y fieles defensores de los principios fundacionales del PS, de su carácter marxista, revolucionario y de izquierda que el partido había mantenido hasta el golpe de 1973 y en la clandestinidad. Por su parte, algunos miembros del PS que no salieron al exilio se agruparon en el PS-Coordinadora Nacional de Regionales (CNR), que también se encontraba en una posición de reconstruir un partido de cuadros políticos y de sólida convicción de partido de clase.

La firma del Acuerdo Nacional a finales de agosto de 1985, entre la Alianza Democrática y sectores de derecha afines al régimen militar profundiza la división de la izquierda chilena. Al enfoque gradualista de transición hacia la democracia se opone la vía político-militar de los sectores más radicalizados, cuyo principal exponente es el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Al PS "revisionista o renovado", ahora dirigido por Carlos Briones, se le suma el MAPU-OC, cuyas principales figuras son Jaime Gazmuri, Jorge Molina y Jaime Estévez.

En septiembre de 1986, la vía política-militar de la "lucha de masas rupturista con perspectiva insurreccional" es definitivamente abortada tras el fracaso del la "Operación Siglo XX", como se conoce al intento de asesinato de Pinochet por parte del FPMR. Dentro del propio PS de Chile (Almeyda), sus sectores revisionistas, conciliadores y oportunistas comienzan a tomar el control del PS y comienzan a distanciarse del Partido Comunista, al considerar algunos de sus principales dirigentes, entre ellos Germán Correa Díaz, Luciano Valle Acevedo y Ricardo Solari, que la idea del derrocamiento de la dictadura es una estrategia inviable.

De esta forma se impone en la izquierda socialista la tendencia que una "salida negociada" al conflicto no puede encontrase al margen de las condiciones creadas por la Constitución de 1980.

En marzo de 1987, Clodomiro Almeyda ingresa clandestinamente a Chile y se presenta ante la justicia para regularizar su situación. El líder socialista es deportado a Chile Chico, condenado y despojado de sus derechos ciudadanos.

En abril de 1987, Ricardo Núñez, nuevo líder del socialismo "renovado" anuncia en el 54° Aniversario del PS: "A Pinochet no lo vamos a sacar del escenario político por las armas, Lo derrotaremos en las urnas (...) Nosotros estamos convencidos de que el pueblo va a detener a Pinochet a través de las urnas. Que vamos a construir ese ejército de siete millones de ciudadanos para enfrentar las distintas alternativas del panorama político chileno".

En diciembre de 1987 el socialismo renovado funda el Partido por la Democracia, un partido "instrumental" que sirva como herramienta para habilitar legalmente a las fuerzas democráticas para participar en el Plebiscito de 1988 y en las elecciones subsiguientes. Se designa a Ricardo Lagos como su presidente y a el adhieren algunos radicales, mapucitas, comunistas disidentes, e incluso liberales demócratas.

En febrero de 1988 se forma la Concertación de Partidos por el No, a la que se adhieren 17 partidos y movimiento políticos chilenos, entre ellos los que formaban la Alianza Democrática, el PS-Almeyda y la Izquierda Cristiana. La dirección política de la campaña recae en el líder demócrata cristiano Patricio Aylwin y en el socialista Ricardo Lagos, la cual culmina existosamente con los resultados del Plebiscito del 5 de Octubre de 1988, en donde cerca del 56% de los votos válidamente emitidos rechazan la idea de que Pinochet continuará como Presidente de la República.

Después del plebiscito de octubre de 1988, la Concertación exige una reforma constitucional que elimine los "enclaves autoritarios" de la Constitución de 1980.

Esta aspiración de la oposición democrática es parcialmente acogida por el gobierno autoritario mediante el Plebiscito del 30 de julio de 1989, en donde se aprueban 54 reformas a la Constitución vigente, entre ellas la derogación del controversial artículo 8°, el cual sirvió de base para la exclusión de la vida política del líder socialista Clodomiro Almeyda.

En noviembre de 1988 el PS-Almeyda, la Izquierda Cristiana y el Partido Comunista, entre otras organizaciones de izquierda crean un partido "instrumental" denominado Partido Amplio de Izquierda Socialista (PAIS), con Luis Maira como presidente y Ricardo Solari como secretario general.

En mayo de 1989, el PS "renovado" realiza (en un hecho inédito en la historia del socialismo chileno) elecciones internas por votación secreta de su militancia en todo el territorio nacional. Se impone la lista de Jorge Arrate y Luis Alvarado por sobre las listas competidoras de Erich Schnake y Akím Soto; y de Heraldo Muñoz (este último apoyado por la tendencia interna de Ricardo Lagos).

La lista ganadora de Jorge Arrate representa la tendencia de la "renovación socialista", partidaria de una alianza permanente con la Democracia Cristiana en el marco de la Concertación y firme defensora de la unificación del partido, a contrario de las otras corrientes internas, más excépticas en esta última materia. Finalizadas las elecciones se convoca al XXV Congreso, que se realiza en la localidad de Costa Azul, y en el cual se toma la trascendental determinación para el socialismo chileno de abandonar su aislacionismo tradicional e incorporarse a la Internacional Socialista.

En junio de 1989, la Concertación designa al democratacristiano Patricio Aylwin como su abanderado para las elecciones presidenciales. Aylwin se ha impuesto, en las elecciones internas de su partido, a los precandidatos Gabriel Valdés y Eduardo Frei Ruiz-Tagle y recibe, a las pocas semanas de su elección, la adhesión de los radicales de Silva Cimma y del propio PS-Almeyda. Finalmente el PS-Arrate (o "renovado") baja a su candidato Ricardo Lagos y se suma a la candidatura de quién fuera uno de los principales adversarios del gobierno de la Unidad Popular, siendo presidente del Partido Demócrata Cristiano.

La candidatura de Aylwin se impone fácilmente en las elecciones presidenciales de 1989, con más del 55% de los votos válidamente emitidos y el socialismo renovado sale fortalecido al ser electos 16 diputados del Partido por la Democracia, 13 de los cuales son militantes del PS-Arrate. En materia de senadores, son elegidos tres de sus militantes (Ricardo Núñez Muñoz, Jaime Gazmuri y Hernán Vodanovic), pero debe lamentar la derrota de Ricardo Lagos en su candidatura de Santiago Poniente.

El PS-Almeyda obtiene un total de 7 diputados, dos de ellos electos vía Partido Amplio de Izquierda Socialista y 5 de ellos electos como independientes en la lista Concertación. En materia de senadores, es electo Rolando Calderón Aránguiz por Magallanes.

La caída del muro de Berlín ocurrido el 9 de noviembre de 1989 afecta profundamente la izquierda chilena, especialmente en su sector más ortodoxo, lo cual acelera el proceso de unidad del partido, la cual se concreta el 27 de diciembre de 1989. En dicha oportunidad se incorporá al PS Unificado el Movimiento de Acción Popular Unitario encabezado por Oscar Guillermo Garretón.

Entre el 22 y el 25 de noviembre de 1990 se realiza el Congreso de Unidad Salvador Allende, donde se incorporán al partido; líderes históricos como Raúl Ampuero y Aniceto Rodríguez y la Izquierda Cristiana encabezada por su presidente Luis Maira y sus dos diputados (Sergio Aguiló y Jaime Naranjo). En dicho Congreso son electos Jorge Arrate como presidente, Ricardo Núñez Muñoz como vicepresidente y Manuel Almeyda Medina como secretario general.

Los primeros desafíos para el socialismo unificado fueron el ejercicio del poder y la relación de "doble militancia" que tenían los "socialistas renovados" en el PS y en el Partido por la Democracia. Finalmente, el Partido Socialista decide inscribirse bajo su nombre y símbolos en los registros electorales y se le da un plazo a sus militantes de dos años de optar por el PS o por el PPD. Un número relevantes de socialistas "renovados" no vuelven al Partido Socialista; entre ellos Erich Schnake, Sergio Bitar, Guido Girardi, Jorge Molina, Vicente Sotta, Víctor Barrueto y Octavio Jara.

En el ejercicio del poder; los socialistas Enrique Correa (como ministro Secretaria General de Gobierno), Carlos Ominami (Economía), Germán Correa (Transporte), Ricardo Lagos y Jorge Arrate (Educación) y Luis Alvarado (Bienes Nacionales) integran los gabinetes del presidente Patricio Aylwin, mientras que en la Cámara de Diputados los socialistas José Antonio Viera-Gallo y Jaime Estévez ejercen su presidencia.

En las elecciones de 1992, es electo presidente del PS Germán Correa, apoyado por el sector "renovado" de Ricardo Núñez Muñoz y la fracción "tercerista" del almeydismo, quién se impone a la candidatura de Camilo Escalona, Clodomiro Almeyda y Jaime Estévez, quienes representan una alianza entre el almeydismo tradicional y una fracción de los "renovados" de Jorge Arrate.

Para las elecciones presidenciales de 1993, la izquierda concertacionista (PS-PPD) levanta la candidatura de Ricardo Lagos, la cual es derrotada por la candidatura democratacristina de Eduardo Frei Ruiz-Tagle al obtener solamente el 36,6% de los votos de los 435.468 militantes y adherentes concertacionistas que participaron en las primarias del bloque gobernista, realizadas el 23 de mayo de ese año.

Bajo la presidencia de Frei Ruiz-Tagle, los socialistas ocupan importantes cargos en su primer gabinete; Interior (Germán Correa), Planificación (Luis Maira), Trabajo (Jorge Arrate) y Obras Públicas (Ricardo Lagos).

En las elecciones parlamentarias de diciembre de 1997 el Partido Socialista sufre una fuerte derrota electoral, reduciendo sus diputados de 16 a 11 y sus senadores de 5 a 4, a la que se suma la baja votación que saca su presidente Camilo Escalona en las elecciones senatoriales de Santiago Poniente, con un magro 16% de los votos válidamente emitidos.

Con la detención del senador Pinochet en Londres, en octubre de 1998, el Partido Socialista se ve dramáticamente tensionado. Por un lado está el accionar de los ministros socialistas de Relaciones Exteriores; José Miguel Insulza y Juan Gabriel Valdés, que velan para que el ex dictador vuelva a Chile, mientras un grupo importante de militantes socialistas, entre ellos Isabel Allende Bussi, Juan Pablo Letelier, Fanny Pollarolo y Juan Bustos Ramírez viajan a Londres para apoyar los trámites de extradición del juez Baltasar Garzón a España.

Para las elecciones presidenciales de 1999, el Partido Socialista, el Partido por la Democracia y el Partido Radical Social Demócrata vuelven a presentar la candidatura de Ricardo Lagos, la cual se impone a la candidatura del senador democratacristiano Andrés Zaldívar con el 70,2% de los votos de un total de 1.403.070 de ciudadanos que participan en las primarias de la Concertación, realizadas el 30 de mayo de ese año.

En enero de 2000, luego de 30 años, otro militante de sus filas alcanzará la presidencia de la República: Ricardo Lagos Escobar, él cual se ha impuesto en segunda vuelta por el 51,3% al candidato de la derecha Joaquín Lavín.

En el primer gabinete de Lagos son nombrados ministros los socialistas José Miguel Insulza (Interior), Ricardo Solari (Trabajo), Carlos Cruz (Obras Públicas) y Michelle Bachelet Jeria (Salud).

Las elecciones parlamentarias del año 2001 traen resultados mediocres para el socialismo chileno y para la Concertación. El PS sólo logra aumentar su número de parlamentarios en 1 diputado y 1 senador, en tanto la Concertación disminuye su votación bajo el umbral del 50% por primera vez en su historia.

Las elecciones parlamentarias del año 2005 son favorables para el socialismo chileno y para la Concertación en su conjunto; el PS aumenta sus diputados electos de 12 a 15, pasa de 5 senadores a 8, constituyendo la bancada de senadores en ejercicio más alta en toda la historia del socialismo chileno; y finalmente es elegida una de sus militantes Michelle Bachelet Jeria como la primera mujer presidente de Chile. La Concertación por su parte recupera su hegemonía electoral como la única fuerza política con mayoría absoluta en ambas cámaras del parlamento.

La elección del Secretario General y el Comité Central se efectuaba directamente por los delegados al Congreso General o Extraordinario del partido entre 1933 y 1971. En el XXIII Congreso General Ordinario (1971) se cambia al sistema en el cual los delegados eligen el Comité Central y posteriormente este elige la Comisión Política y el Secretario General. En 1989 con la unificación del Partido Socialista se establece la elección directa por los militantes del Presidente, Secretario General, vicepresidentes y el Comité Central.

La estructura básica y territorial entre 1933 y 1989 del partido era, desde el nivel más bajo al más alto, de: Núcleo, Comité Seccional y Comité Regional, las cuales se elegían indirectamente. Se agregaban también las Brigadas por frente social u otro agrupación (por ejemplo la Brigada Universitaria Socialista, Brigada Parlamentaria Socialista, etc.). Desde 1989 se adopta una organización más acorde con la estructura organizativa del país, esto es: Núcleo, Dirección Comunal y Dirección Regional. Existen, con autonomía orgánica y programática, la Juventud Socialista.

El máximo organismo del partido es el Comité Central compuesto por 90 miembros, 30 de ellos elegidos mediante votación nacional, y 60 de ellos electos en proporción a los militantes de cada Región, a través de votaciones regionales. Al Comité Central se incorporán, con plenos derechos, los presidentes regionales.

Tienen derecho a voto todos los militantes que se encuentren inscritos en el Registro Nacional de Militantes del Partido y que sean mayores de 14 años.

Para la totalidad de los cargos del partido se aplican los mecanismos de acción positiva para género y jóvenes. De esta forma existe un mínimo de 30% de cada género sobre el número total de miembros del Comité Central (90), lo que implica que el Comité Central no puede tener menos de 27 miembros mujeres. La acción positiva a favor de los jóvenes (15%) opera en forma similar a la de género, entendiéndose por jóvenes a aquellos militantes que a la fecha de cada elección no hayan cumplido 30 años de edad.

En las últimas elecciones municipales realizadas en octubre de 2004, el PS obtuvo 45 alcaldías y 255 de sus candidatos a concejales fueron electos. En la elección del Congreso Nacional del 2005 tiene 15 diputados y 8 senadores.

Al principio



Francisco Vidal

Francisco Vidal

Francisco Javier Vidal Salinas (n. 20 de septiembre de 1953-) es un profesor y político chileno, ministro de Estado del Presidente Ricardo Lagos Escobar en dos de sus carteras, y actual miembro del gabinete de Michelle Bachelet.

Estudió en el Liceo Rafael Sotomayor y posteriormente ingresó a la Universidad de Chile, licenciándose como profesor de Estado en historia y geografía. También completó el plan de estudios de un magister en historia en la Universidad de Chile, pero nunca entregó su tesis de grado ni rindió el examen de grado. Esto último le costó una interpelación en el Senado sobre su currículum.

En noviembre de 1972 se realizan las últimas elecciones de la Federación de Estudiantes Secundarios de Santiago antes del Golpe Militar, donde se enfrentaban listas de los distintos partidos a favor o en contra del Gobierno de la UP. Vidal integraba la lista del Partido Nacional, opositora al gobierno de Salvador Allende, encabezada por Andrés Allamand. Otra lista opositora era encabezada por el ahora abogado Miguel Salazar, mientras 2 listas apoyaban al gobierno: la de la Unidad Popular encabezada por un joven Camilo Escalona, y la del MIR, liderada por Luis Valenzuela.

A fines del Régimen Militar ingresó al Partido por la Democracia en su fundación de 1987, considerando que a dicha fundación concurren socialdemócratas y liberales de derecha que estaban en contra de Pinochet.

En 1993 fue Consultor del Consejo de Educación Superior y de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación. Entre 1993 fue Secretario de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Central, cargo que desempeñó hasta 1999. En 1994 fue nombrado Director Ejecutivo de la Fundación Chile 21, cargo que desempeñó hasta el 2000. En 1998 y 1999 fue decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Central de Chile, mientras que en el ámbito público se desempeño como Consejero del Gobierno Regional Metropolitano entre 1993 y 2000.

Posteriormente, al iniciarse el gobierno de Ricardo Lagos -de quien ha sido uno de sus más fieles y preferidos colaboradores- en marzo de 2000 y hasta febrero de 2003, asumió como Subsecretario de Desarrollo Regional y Administrativo del Ministerio del Interior, entablando una sólida relación con el ministro José Miguel Insulza. Progresivamente, en la política pasó a ser uno de los personeros más influyentes del PPD en el gobierno. El 3 de marzo de 2003 asumió como Ministro Secretario General de Gobierno, esto es, se transforma en el vocero de Gobierno, empezando a tomar un papel más mediático y a ser conocido en los medios masivos de comunicación. Es en esta función donde manifiesta sus mejores aptitudes, reconocidos luego por sus partidarios y la propia oposición, destacándose por elevar esa Secretaría General a funciones políticas esenciales.

Tras la renuncia del Ministro del Interior José Miguel Insulza al cargo, para asumir como Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Vidal es designado Ministro del Interior, el 24 de mayo de 2005. Al ocupar el cargo a finales del gobierno de Ricardo Lagos y en cercanía a las elecciones presidenciales, tuvo una posición tan sólida (con la obra de gobierno) como confrontacional (con la oposición), deja su cargo en marzo de 2006 junto con el cambio de Gobierno.

Al asumir la Presidenta Michelle Bachelet, lo designa Presidente del Directorio de Televisión Nacional de Chile, el canal estatal de ese país, cargo que dejó en diciembre de 2007 al ser designado nuevamente como Ministro Secretario General de Gobierno, tras la renuncia de Ricardo Lagos Weber a este cargo. Paralelamente, Vidal es director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Alberto Hurtado.

En Enero de 2008 la Cámara de Diputados de Chile aprueba interpelarlo por su supuesta intervención en el Caso Chiledeportes, con fines de desvío de fondos a campañas electorales.

Al principio



Source : Wikipedia