Jesús Hernández

3.4050739957547 (2365)
Publicado por t800 02/04/2009 @ 10:08

Tags : jesús hernández, ciclistas, ciclismo, deportes

últimas noticias
Jóvenes artesanos crean mosaico en Quebradillas - Primera Hora
Juan José Nieves, Amílcar Cruz, Jesús Hernández y Rafael Saavedra se graduarán en estos días de la escuela superior Manuel Ramos Hernández, en Quebradillas, a la que dejarán como parte de su legado una hermosa pieza en vitral en la que han trabajado...
María Jesús Hernández (Enviada especial) | Murcia - elmundo.es
¿Y después de rodar qué? ¿Cómo se encajan los planos? ¿Cuánto tiempo se tarda? ¿Es necesario ser un profesional? ¿Qué diferencias hay entre un corto de animación y uno con actores reales? El dibujante e ilustrador Vicente Molina Pardo, que ha estado...
Miedo al propio techo en Siero - La Nueva España
Jesús Hernández señala una pequeña grieta en la pared maestra de su casa. manuel noval moro Los vecinos de los números 10 y 11 de la barriada de Pumarabule, en Carbayín Bajo, tienen demasiado miedo para quedarse en sus casas....
Villalobos consigue la victoria en Almendralejo - Extremadura al día
En la entrega de trofeos estuvieron presentes, además de la representación institucional del Ayuntamiento almendralejense encabezada por su concejal de deportes, D. Francisco Jesús Hernández González, y del gran atleta y fondista español Juan Carlos de...
Dan 25 años de prisión al mando que vendió al narco la plaza de ... - Milenio
Los agentes liberados son Guadalupe Hernández Hernández; Felipe de Jesús Argüelles Mandujano, El Rayo, ex director de la policía de Cancún; María de Lourdes Gómez Peña, La Lulú; Miguel Ángel Hernández Castrellón; Víctor Gabriel Argáez Solís;...
Policías balearon a subinspector de Disip - El Tiempo de Venezuela
El comisario de ese cuerpo de inteligencia, Alfredo Aguilar, informó que el funcionario Jesús Hernández (37) adscrito a su despacho, recibió tres impacto bala, repartidos en el abdomen y la mano derecha. Aguilar dijo que el subcomisario se encontraba...
Quieren recuperar predio que vendió actual regidor - Diario del Istmo
No fue hasta el trienio del doctor Raúl Delgado Montalvo que el DIF se empeñó en recuperarlo, cuando Coret comunicó que tenían pagos atrasados fue cuando se dieron cuenta que el comisariado ejidal Jesús Hernández Monroy, había vendido a su cuñada Yuli...
El Real Valladolid regresó al trabajo para preparar la final ante ... - ADN.es
Los titulares ante el Sporting trabajaron a un ritmo menor que el del resto de compañeros, incluidos los canteranos Jesús Rueda, Kike López, Juan Antonio Cabrera, Sergio García, Quique González y Aridane Hernández. La próxima sesión de entrenamiento se...
No pudo ser, pero ¡bravo Reale! - Lanza Digital
También jugaron: Roberto Garrido, Adrián Casas (9), Rodríguez, Julio Honrado (4), Jesús Segura. cb santurtzi (20+16+17+35): Casado (35), Calbarro (2), Xavi Gómez (6), Hampl (16) y Hernández (14). -Cinco inicial.- También jugaron: Izkara (9), Mateo,...
Perfecta organización y participación de público en la Subida ... - gomeranoticias.com
Entre el resto de pilotos gomeros, el mejor clasificado fue Juan Jesús Hernández Coello en carrozados que se situó en cuarto de la general con 04:48:40 y Roberto Herrera, que registró un séptimo puesto con un tiempo de 04:53:17 , mientras Tecideste...

Jesús Hernández de la Torre

Jesús Hernández de la Torre , más conocido como Piojo (Avilés, España, 11 de octubre de 1989) es un futbolista español. Mide 1,71 cm y pesa 70 kg, Su demarcación en el campo suele ser de banda derecha. Destaca por su velocidad y capacidad de desborde. Actualmente milita cedido en el Barakaldo C.F., equipo que juega en la Segunda división B española.

Se formo en las categorias inferiores del UD Salamanca, su espectacular juego le hizo que jugara siempre una categoria por encima. Con 16 años ya se encontraba en el CD Salmantino, a veces alternaba con el Division de Honor sus actuacciones hicieron que salvara la permanecia durante esas temporadas.

Fruto del convenio entre el UD Salamanca y el Arsenal FC viajo junto con otros canteranos como Eli y Pablo Carmona a Londres, tambien estaba previsto que viajara Carlos Valverde pero una lesion se lo impidio. En esa instancia entrenaron con el equipo reserva de los Gunners.

En la campaña 07/08 era habitual en los entrenamientos del primer equipo y a veces tambien en las convocatorias. Sus actuaciones en el CD Salmantino le hicieron debutar con el primer equipo ante el SD Eibar en Ipurua.

Al principio



Jesús Hernández Tomás

Jesús Hernández Tomás (*Murcia, 1907 –† Ciudad de México, 1971) fue un político comunista español.

De pequeño se trasladó con su familia a Vizcaya, afiliándose a los 9 años a las Juventudes Socialistas de España (JSE). A los catorce años participó en la fundación del Partido Comunista de España, en el que fue uno de los militantes más activos del núcleo vizcaíno. A los quince era miembro de la escolta personal del secretario general del Partido, Óscar Pérez Solís. Al poco, participó en un atentado, frustrado, contra el dirigente socialista Indalecio Prieto.

En 1930 fue elegido miembro de Comité Central del PCE, razón por la cual en 1931 fue enviado a Moscú para completar su formación política, donde permaneció hasta 1933, año en el que participó en las reuniones de la Komintern. A su regreso a España fue nombrado miembro del Comité Ejecutivo del Partido. Desde 1936 se hizo cargo de la dirección del órgano del partido, Mundo Obrero.

En las elecciones generales españolas de 1936 fue elegido diputado por la provincia de Córdoba en las listas del Frente Popular. Durante la Guerra Civil fue uno de los ministros comunistas en los gobiernos de Largo Caballero y Negrín (Instrucción Pública y Bellas Artes). Siendo ministro en el gabinete Negrín, llevó a cabo una intensa campaña de prensa contra el entonces ministro de Defensa Nacional, Indalecio Prieto, usando el seudónimo de Juan Ventura, hasta que logró su cese (marzo de 1938), lo cual trajo aparejado también el suyo. Como ministro impulsó las denominadas Milicias de la Cultura —para la alfabetización de milicianos y soldados— y potenció el servicio radiofónico del Altavoz del Frente —dirigido a los combatientes combinando propaganda y entretenimiento. Posteriormente fue nombrado comisario político del ejército republicano de la zona Centro-Sur, siendo un ardiente defensor de la resistencia a ultranza.

Tras el golpe de estado de Casado fue de los contrarios a la rendición, permaneciendo en Valencia. Pese a la oposición de Palmiro Togliatti, con Pedro Checa y Jesús Larrañaga organizó la dirección del PCE que habría de pasar a la clandestinidad tras la victoria franquista. Finalmente logró salir del país, siendo uno de los últimos dirigentes del PCE en hacerlo.

En 1939 se exilió primero a Orán (Argelia) y después a la Unión Soviética, dónde fue el representante del PCE en la Komintern y se preocupó por la precaria situación de los refugiados españoles. A la muerte del secretario general José Díaz se enfrentó con Dolores Ibárruri por el cargo, pero en 1943 fue enviado a México para intentar sacar de la prisión Ramón Mercader, el asesino de Lev Trotski. En 1944 fue expulsado del partido bajo la acusación de llevar a cabo actividades antisoviéticas.

Expulsado del partido, intentó formar su grupo propio, el Movimiento Comunista de Oposición. Cuando Tito rompió con Stalin en 1948, Hernández se puso de su lado. En 1954 se trasladó a Belgrado y formó el Partido Nacional Comunista Español. Después fue nombrado asesor de la embajada yugoslava en México, dónde trabajó hasta su muerte. Publicó una autobiografía en la que plasmaba sus divergencias y enfrentamientos con los dirigentes del PCE. Yo fui un ministro de Stalin (1953).

Al principio



Jesús Hernández Úbeda

Jesús Hernández Úbeda (* Madrid, 11 de octubre de 1959 - † Madrid, 23 de abril de 1996). Fue un ciclista español, profesional entre 1980 y 1990, cuyos mayores éxitos deportivos los logró en la Vuelta a España donde en sus distintas participaciones obtuvo 2 victorias de etapa.

Al principio



Jesús Hernández Martínez

Jesús Hernández Martínez (1966, Barcelona), es un historiador, periodista y escritor español, licenciado en Historia Contemporánea y en Ciencias de la Información, y autor de algunos best-sellers españoles, dedicados sobre todo a la Segunda Guerra Mundial, como por ejemplo Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial (2003) o Norte contra Sur (2008).

Jesús, tras su primer best-seller y siguientes publicaciones, se ha convertido en uno de los referentes en España respecto a publicaciones sobre la Segunda Guerra Mundial.

Jesús se licenció en Geografía e Historia (especializado en Historia Contemporánea) en 1989 por la Universidad de Barcelona, dónde 3 años más tarde, 1991, también se licenció en Ciencias de Información (especialidad en Prensa Escrita). Entre otros trabajos, ha sido redactor del diario deportivo El Mundo Deportivo entre 1990 y 1994.

Aunque los inicios con su primera obra, Las 100 mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, fueron duros, ha conseguido consolidarse como un editor referencia en la materia y en la actualidad es asesor editorial del sello Tempus, editorial Roca, además de colaborador habitual de la revista Muy Interesante.

Jesús Hernández, siempre gustó de recopilar información sobre la Segunda Guerra Mundial, así, alrededor del año 2000, fundó el grupo MSN Estudio de la Segunda Guerra Mundial que a posteriori serviría de fuente para algunos de sus futuros trabajos. La comunidad de este grupo de aficionados a la WWII siempre ha apoyado a Jesús (con alias Luís Alfonso en dicho grupo ) en sus publicaciones y recogida de información.

Jesús Hernández, Luís Alfonso, como lo conocieran sus antiguos colegas del grupo MSN, en 2008, reside en Barcelona, está casado y tiene un hijo.

El escritor, anunció su primer libro en un mensaje en el panel del grupo de MSN Estudio de la Segunda Guerra Mundial, del cual era administrador y fundador, allá por septiembre de 2002, y que en un principio llamó: Anécdotas y curiosidades de la Segunda Guerra Mundial e iba a ser publicado por la editorial Bmmc.

Según sus propias palabras: «un total de 24 editoriales rechazaron el original, hasta que yo mismo me lo publiqué en una imprenta y lo fui colocando por las librerías.», la publicación del libro tuvo cierta dificultad. No obstante, el libro fue, en principio, comprado por gran parte de los integrantes del grupo MSN hasta que el editor de Inédita, Miquel Salarich, lo vio en una librería y se puso en contacto con Jesús para editárselo.

El libro describe, con el habitual estilo periodístico a la vez que jocoso de Jesús, las anécdotas más asombrosas de la Segunda Guerra Mundial, algunas de las cuales son ya bastante conocidas, como por ejemplo: la famosa historia del artillero aliado que se cayó de su aparato a más de 10000 pies (3000 m) de altura y sólo se rompió una pierna.

Para noviembre de 2008, con cinco ediciones en tapa dura y tres de bolsillo, se habían vendido alrededor de 25.000 ejemplares y representa, por lo tanto, el primer best-seller del autor.

Operación Valkiria, intenta narrar desde un punto de vista periodístico, aunque sin pretender perder el carácter de suspense de la historia; la trama del intento de asesinato de Hitler y parte de la vida de Stauffenberg.

Publicado en agosto de 2008, Operación Valikiria, según varias fuentes, apunta maneras para volver a ser otro best-seller; actualmente está previsto que sea adaptado a varios idiomas y parece que también será traducido al inglés, puesto que parece ser un éxito en la Feria del libro de Pekín, en China.

Al principio



Jesús Hernández (ciclista)

Jesús Hernández en Palencia durante la vuelta a Castilla y León de 2009.

Jesús Hernández es un ciclista español nacido el 28 de septiembre de 1981 en Madrid (España), pese a que creció y se formó en Parla (Comunidad de Madrid).

Hizo su debut como como profesional en el año 2004 con el equipo Liberty Seguros y actualmente compite en el Astana.

Aún no ha logrado ninguna victoria como ciclista profesional.

Al principio



Jesús Cifuentes

Jesús Cifuentes al frente de Celtas Cortos durante un concierto en el Extremúsika 2006 en Cáceres.

Jesús Hernández Cifuentes (Valladolid, 28 de julio de 1966), más conocido como Jesús Cifuentes o Cifu, es un cantante y guitarrista español. Es popular por ser el líder de la banda Celtas Cortos.

Fue cantante de Celtas Cortos hasta 2002, momento en el que continuó su carrera primero en solitario y luego con su nuevo grupo "Cifu & La Calaña Sound". En 2006 vuelve con su grupo original y en este momento están preparando un nuevo disco, coincidiendo con el 20 aniversario de Celtas Cortos.

Durante su trayectoria en solitario, publicó los álbumes "El Caimán Verde" y "Horizontes", éste último bajo el nombre "Cifu & La Calaña Sound". Del primero de ellos regrabó el tema que le da título en asturiano, para el recopilatorio L'asturianu muévese.

En 2006, Cifu vuelve a Celtas Cortos, actuando en varios sitios como previo a su nuevo disco.

Al principio



Niños de Rusia

Civiles haciendo cola para recibir su ración de agua; una imagen habitual durante el sitio de Leningrado (1941-1944).

Se denomina niños de Rusia a los miles de menores de edad enviados al exilio durante la Guerra Civil Española desde la zona republicana a la Unión Soviética, entre los años 1937 y 1938. Disfrutaron de un cálido recibimiento y un trato en general bueno por parte de las autoridades soviéticas durante un primer período, mientras la guerra civil seguía su curso. Sin embargo, con la entrada de la URSS en la II Guerra Mundial y la invasión nazi de las zonas en que se encontraban las casas en que estaban alojados, hubieron de sobrellevar la dureza de la guerra, y posteriormente la de la vida entre una dictadura comunista que no dejaba salir del país a los que querían y otra dictadura derechista que cuando lo consiguieron los miraba con recelo. Algunos de ellos regresaron a España entre 1956 y 1959 y otros se trasladaron a Cuba durante la década de 1960, aunque un importante colectivo ha permanecido en Rusia hasta la actualidad.

En febrero de 2004 aún se contaban 239 "Niños de Rusia" como residentes en los territorios de la antigua Unión Soviética, según los archivos del Centro Español de Moscú. En la actualidad, habiendo tenido posibilidad de recuperar su nacionalidad perdida, disponen de ciertas ayudas por parte del Estado español.

Aunque los niños de Rusia no son los únicos, ni siguiera la mayoría de los niños enviados al exilio, es común también la referencia a los mismos, en general, como los niños de la Guerra.

Según avanzaba la Guerra Civil Española, debido a las duras condiciones que se sufrían en la retaguardia republicana, se organizaron diferentes "envíos" de menores de edad a países más o menos afines ideológicamente a la causa republicana o únicamente con intenciones humanitarias, con el objetivo de que los pequeños dejaran atrás las calamidades propias de la guerra. Las expediciones fueron organizadas a través del Consejo Nacional de la Infancia Evacuada, creado a tal efecto por el gobierno del Frente Popular. Francia (con unos 20.000 niños evacuados), Bélgica (5.000), Reino Unido (4.000) y, en menor cantidad, Suiza (800), México (455) y Dinamarca (100) recibieron de ese modo a menores españoles evacuados.

La mayoría de los niños provenía del País Vasco, Asturias y Santander, zonas que habían quedado aisladas del resto de la República por el avance franquista. Varios de los traslados se realizaron en barcos mercantes, en los que los menores viajaban hacinados en las bodegas. Según el acuerdo con la Unión Soviética, las edades de los niños debían estar comprendidas entre los cinco y los doce años, aunque se tiene constancia de casos de ocultación o falsificación de la edad real, y algunas fuentes señalan que la edad oscilaba entre los 3 y los 14 años. Junto a ellos viajaban un reducido grupo de adultos, de edades entre los 19 y los 50 años aproximadamente, principalmente para ejercer funciones educativas (otros acudían como personal auxiliar).

El recibimiento dispensado en Leningrado a alguna de las expediciones fue una fiesta. Como correspondía a una maniobra con un trasfondo propagandístico de importancia, en la que se demostraba el apoyo soviético a la lucha contra el fascismo en España, las autoridades soviéticas se preocuparon de la higiene, alimentación y salud de los niños. Se les distribuyó en diferentes centros de acogida, las "Casas de Niños" o "Casas Infantiles para Niños Españoles", entre las que había casas de descanso de los Sindicatos e incluso pequeños palacios que habían sido expropiados durante la Revolución de Octubre. En estas casas, aparte de tener cubiertas todas sus necesidades, recibían educación en su mayor parte en español, impartida por los educadores españoles (en su mayor parte mujeres), conforme al modelo educativo y los ideales soviéticos. La propaganda comunista los veía, de algún modo, como la futura élite política en una república socialista española que surgiría de la victoria en la Guerra Civil. Entre los niños y sus familiares también existía el convencimiento de que su paso por Rusia sería corto, y en sus testimonios confirman que se sentían felices ante la aventura del viaje a un país extranjero.

A finales de 1938 se contaban un total de dieciséis casas en toda la URSS. Once de ellas se situaban en la actual Federación Rusa: entre ellas, dos en la zona de Leningrado (una en Pushkin, actual Tsarskoe Selo, a 24 kilómetros al sur de la ciudad), una en Obninsk) y 5 en Ucrania (entre ellas, una en Odesa, otra en Kiev y otra en Eupatoria). La vida en general en las Casas de Niños es recordada por los mismos como un paréntesis alegre entre las dos guerras cuyas consecuencias sufrirían. Los supervivientes siguen teniendo conciencia de haber sido privilegiados por la educación recibida durante estos años, hasta la llegada de la guerra.

Fuese únicamente por las repercusiones de la propia guerra (que forzó la evacuación y desmantelamiento de las casas por los peligros de invasión nazi), o también por el posible desinterés soviético tras el final de la Guerra Civil y en el período que estuvo vigente el Pacto de no agresión nazi-soviético, la situación de los niños cambió trágicamente con el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Dado que el ejército alemán penetraba tanto por el norte cercando Leningrado como por el centro hacia Moscú y por el sur hacia Ucrania, todas las zonas donde se encontraban las casas de los niños españoles se encontraban comprometidas. En concreto, los niños que se encontraban en las dos casas de Leningrado sufrieron los primeros meses del bloqueo de la ciudad por el ejército alemán, en el crudo invierno de 1941 a 1942. En el momento en que pudo abrirse el cerco, al poder atravesar los camiones el helado Lago Ládoga, fueron evacuados un total de 300 niños. Paulatinamente, y con el acuerdo del Partido Comunista de España se procedió a la evacuación de las diferentes casas a zonas consideradas seguras, en algunos casos remotas, vecinas a los Montes Urales y el Asia Central.

Las condiciones de vida en ese "segundo exilio" empeoraron notablemente. Muchos niños fallecieron o enfermaron: la tuberculosis y el tifus, unidos a las severísimas temperaturas del invierno soviético y la mala alimentación, provocaron numerosas víctimas. Muchos de los niños mayores se alistaron en el Ejército Rojo; aparte de las paupérrimas condiciones de vida que ahora tenían, también existía un componente ideológico en su decisión (luchar contra el fascismo en Rusia tal y como lo hacían sus padres en España), así como de agradecimiento hacia el pueblo que tan bien les había recibido y tratado hasta la llegada de la guerra. Sin embargo, también se dieron casos de represaliados por la propia Unión Soviética. Está documentada la detención del doctor Juan Bote García, que había acompañado a los niños como educador, y que fue internado en el campo de concentración de Karaganda por rehusar educar a los niños en los ideales soviéticos. Su petición de "menos marxismo y más matemáticas" supuestamente le habría costado el gulag.

Los alistados, 130 en total, participaron con el Ejército Rojo en la defensa de las principales ciudades del país, especialmente en las batallas por la defensa de Moscú, Leningrado y Stalingrado, sufriendo los rigores de la guerra y siendo en ocasiones condecorados por su actuación militar. Setenta españoles murieron en el cerco de Leningrado, de los que 46 habrían sido niños o jóvenes.

La suerte del resto no fue mejor. Los traslados los llevaron a lugares remotos tales como Samarkanda o Kokand (actual Uzbekistán), Tiflis (actual Georgia) o Krasnoarmeysk (en el actual Óblast de Saratov, Rusia). En esta última localidad, en agosto de 1942, el ejército nazi capturó en una incursión a dieciséis (o catorce, según las fuentes) niños españoles, que fueron entregados a la Falange para su repatriación en diciembre, e inmediatamente convertidos por las autoridades franquistas en baza propagandística.

Es de esta época de la que proceden los testimonios más estremecedores: hambre, enfermedades, delincuencia, violaciones y prostitución. Varias fuentes refieren la existencia de bandas dedicadas a perpetrar hurtos. Entre ellas, el militar republicano Valentín González El Campesino refiere la existencia de una en Kokand formada por niños españoles que se negaban a mezclarse con niños rusos, y que incluso utilizaban la bandera de la República española como emblema. Curiosamente, refiere González, cuando alguno de aquellos niños era capturado y ejecutado, no lo era en su calidad de bandido, sino como supuestos "falangistas" que hubieran sido traídos a la Unión Soviética durante la guerra civil.

Las colonias infantiles donde los niños habían sido trasladados comenzaron a sufrir los rigores de la guerra. Aunque los miembros del colectivo seguían, al menos nominalmente, bajo la protección del Partido Comunista Español, la Cruz Roja y otras instituciones y sindicatos soviéticos, en numerosas ocasiones el entonces dirigente del PCE y exiliado en la URSS Jesús Hernández hubo de presionar a las autoridades para que proporcionaran los artículos más elementales para la supervivencia de los menores: alimentos, medicinas, calefacción. Los que sobrevivieron lo hicieron sobrellevando unas duras condiciones de vida, instalados en humildes casas de campesinos y trabajando el campo para asegurarse un sustento.

La vuelta a España de los niños deportados, especialmente los que estaban en la Unión Soviética, seguía considerándose por el régimen franquista un objetivo político a perseguir. Incluso antes de terminar la propia guerra, la Falange tomó a su cargo dicho objetivo, haciendo bandera del mismo en su búsqueda del mayor protagonismo politíco posible dentro del futuro Estado franquista. Manuel Hedilla, Jefe Nacional de la organización, enviaba en 1937 una carta al diario The Times pidiendo ayuda ante lo que calificaba como "inhumana exportación de niños" a la URSS., ofreciéndose incluso a sufragar los gastos de mantenimiento de los pequeños.

Tras la muerte de Stalin se inicia un período de un relativo deshielo de las relaciones del régimen franquista con la Unión Soviética. Ya hace años de la derrota del Eje, al que Franco había apoyado con el envío de la División Azul a combatir contra los soviéticos, y con la entrada de España en la ONU aún reciente (1955), en 1957 se produce el acuerdo para el regreso de los "niños" que lo desearan a España. El traslado se organiza con discreción, aunque no deja de tener un componente publicitario paradójico: el régimen intenta aparecer como "salvador" del peligro soviético a aquellos que marcharon como menores. El 21 de enero, como parte de un acuerdo entre ambos Estados con el concurso de la Cruz Roja de ambos países, el buque soviético Crimea llega al puerto de Castellón de la Plana con 412 españoles a bordo. Entre ese año y el siguiente llegarían a España cerca de la mitad de los jóvenes enviados a la URSS.

Los retornados encontraron a su vuelta un régimen hostil, la desconfianza de unas autoridades que sospechaban de su filocomunismo y, sobre todo, unas familias que dejaron ir a niños y que recibían tras casi veinte años a adultos, en ocasiones padres de familia a su vez, con otra educación y experiencias vitales opuestas. El reencuentro por tanto no fue fácil y un número no despreciable decidió finalmente regresar a la Unión Soviética.

Previamente, un pequeño grupo de unos 150 niños obtuvo permiso, en 1946, para marchar a México a reunirse con sus familiares. A otro grupo de unos 200 "niños", el conocimiento de la lengua española los llevó a viajar, desde mediados de 1961 y hasta mediados de la década de los setenta, a la Cuba de Castro, como especialistas soviéticos enviados por el Partido Comunista de España, desempeñando allí trabajos de traductores, profesores, en la construcción o incluso como técnicos para la inteligencia cubana. En Cuba recibieron el apelativo de "hispano-soviéticos".

La mayoría de los niños que finalmente pasaron sus vidas en la Unión Soviética, regresados tras la guerra a los lugares de los que habían sido evacuados, acabaron radicándose en Moscú, aunque hubiera quien acabase situando su residencia en los remotos parajes de Siberia. Las estancias vacacionales en España estaban permitidas para los que hubieran permanecido veinte años en la URSS. Desde los años 60 algunos fueron volviendo de manera individual, y tras la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética, un número considerable volvió a España. Los supervivientes han seguido manteniendo un contacto frecuente. Los que permanecieron definitivamente en la URSS, concretamente en Moscú, solían reunirse en las salas de alguna fábrica, en el club Ckalov o en el propio Centro Español. Los que volvieron, ya fuese a través de asociaciones (entre ellas las de Asturias, País Vasco o Madrid) o de un modo más informal, también han seguido frecuentándose en los lugares de los que eran originarios y a los que volvieron.

En todo caso, la situación para todos ellos nunca dejó de ser peculiar, debido a que España no mantuvo relaciones diplomáticas con la URSS hasta los últimos meses de la dictadura, en 1977. Incluso en algún aspecto se vieron perjudicados por la caída del régimen soviético, quedando en un limbo legal del que salieron en 1990, con la concesión de la posibilidad de recuperar su nacionalidad "perdida" por parte de las Cortes españolas. Posteriormente, en 1994, obtendrían el derecho a recibir pensiones de jubilación, invalidez y supervivencia. En 2005 se reconoce, tanto a los aún residentes en el extranjero como a los retornados, el derecho a una prestación económica por su condición de menores exiliados que pasaron la mayor parte de su vida fuera de España. Dicha ley incluye asimismo mecanismos para la cobertura sanitaria cuando ésta fuese insuficiente en el lugar de residencia.

Los supervivientes de aquellos niños recibieron, en diciembre de 2003, la Medalla de Honor a la Emigración en su categoría de oro.

Al principio



Source : Wikipedia