Jerte

3.3844696969661 (1056)
Publicado por daryl 16/04/2009 @ 08:10

Tags : jerte, ciudades de cáceres, provincia de cáceres, extremadura, españa

últimas noticias
Un plan sectorial promocionará la cereza picota en los mercados de ... - Europa Press
El director general de Comercio de la Junta, Pedro Jara, acompañado del delegado del Icex en Extremadura, Walden Fernández Lobo; el presidente de la DO Protegida 'Cereza del Jerte, José Fernández García; y el jefe de departamento de Productos...
El plan director del polígono propone su transformación en parque ... - Hoy Digital
De ahí que su adecuación integral persiga también mejorar la pobre imagen que hoy ofrece a todos los que acceden a la capital del Jerte procedentes de Cáceres. Pero, sobre todo, la reforma que se persigue busca dotar a la ciudad de un parque...
Los turistas florecen en la comarca - La Nueva España
El objetivo de esta actividad es «utilizar de reclamo turístico un evento natural como es la floración del manzano», asegura Naredo, similar al que cada año concita a numeroso público en el valle extremeño del Jerte para contemplar otro gran...
La previsión de producción de cerezas del Valle del Jerte ronda ... - Finanzas.com
La previsión de producción de cerezas del Valle del Jerte (Cáceres) de este año ronda los 8,5 millones de kilo, aunque como cada campaña todo depende de la climatología desde estas fechas hasta su recolección. Según publica la web de la Unión Extremeña...
El Ayuntamiento ha duplicado en apenas un año el número de ... - Región Digital
... Carmen Blázquez ha manifestado que en los próximos días mantendrá una reunión con las centrales sindicales y con la Plataforma por el Empleo al objeto de consensuar el reparto de los 1.069.000 euros que le han correspondido a la capital del Jerte....
Empresarios turísticos almerienses se reúnen con sus homólogos del ... - Hoy Digital
Empresarios del 'Plan turístico y de dinamización' del Levante Almeriense se reúnen hoy en un encuentro con sus homólogos del Valle del Jerte para conocer qué se hace en este sector en la comarca. Desde la Mancomunidad de municipios del Levante...
La Mancomunidad Integral de Municipios Valle de Alagón pone en ... - Región Digital
Este proyecto consta de las siguientes actuaciones como la I Marcha - Convivencia Cicloturista de Mujeres en Aldehuela del Jerte, Talleres de Defensa Personal en Alagón, El Batán, Valdeobispo, Aldehuela del Jerte, Galisteo, Montehermoso y Guijo de...
El título es blanquiazul - Hoy Digital
El Cerro de Reyes tenía que ganar en la capital del Jerte para proclamarse campeón, pero no fue capaz de sellar la victoria hasta el minuto 93. De esta forma, Pierucci escribe su nombre con letras de oro en la historia del club cerrista....
'En ruinas', de Nacho Lobato, premio de pintura Ateneo - Hoy Digital
... conceder el accésit, dotado con 1.000 euros, a la obra 'En construcción' del madrileño Antonio Palazón, y una mención de honor especial, sin premio económico, a 'Ojos que no ven, corazón que padece' de Javier García Rico, del Valle del Jerte....
La iniciativa privada apuesta por las ferias sectoriales para ... - Hoy Digital
A la primera que llega del empresariado y que hará realidad la celebración en la capital del Jerte de la segunda feria internacional. FICOP, con carácter anual y vocación de futuro, se suma a la única que existe en la actualidad: el Salón del Turismo y...

Jerte (Cáceres)

Bandera de Jerte

Jerte es un municipio de la provincia de Cáceres en Extremadura, España.

Al principio



Valle del Jerte

Panorámica del Valle del Jerte

Valle del Jerte es una comarca de la Comunidad Autónoma de Extremadura (España) situada en la Provincia de Cáceres. Su capital, como centro administrativo, es el municipio de Plasencia (Cáceres).

Está situada en su extremo nororiental y limita al Norte con las provincias de Ávila y Salamanca, al Oeste con la comarca del Ambroz, por el Sur con la ciudad de Plasencia y al Este con la comarca de la Vera.

Es a los árabes a quienes se les debe el topónimo del río y por lo tanto también el de la comarca. El hidrónimo Xerit se presta a una doble interpretación etimológica, bien como "río angosto", bien como "río cristalino". De esta grafía más primitiva del topónimo Xérit , se ha tomado el gentilicio culto: Valxeritenses , que se alterna indistintamente en su uso con los más comunes de jerteños, vallenses, o vallejerteños.

El Valle del Jerte se encuentra entre dos cadenas montañosas: la Sierra de Tormantos al sureste y los montes de Traslasierra al noroeste, donde se encuentra el punto más elevado de la región, el Calvitero, cuya altura es de 2410m. Éstas dos sierras, pertenecientes al Sistema Central constituyen sus límites naturales.

La fisionomía del valle viene marcada por la existencia de una fosa tectónica, desarrollada a través del último tramo de la falla Alentejo-Plasencia, que sigue la dirección NE-SW. Tiene una longitud aproximada de unos 70 km, desde el puerto de Tornavacas hasta la desembocadura del río Jerte, que se produce en las Vegas del Alagón.

La roca predominante es el granito, formada por un gran batolito correspondiente al metamorfismo de hace 350-200 millones de años, en la orogenia hercínica. Hace unos 40 millones de años y a lo largo de la orogenia alpina se produjeron otro tipo de ajustes en las diversas placas, cambiando el relieve de forma muy significativa. El borde S del Sistema Central NE, es una falla que une rocas cristalinas del sistema montañoso con los sedimentos terciarios de la depresión del Tajo. Los puertos que se originaron por el movimiento de los diversos bloques son entro otros: Tornavacas, Honduras, Rabanillo, San Gamello, etc. Las fracturas delimitan los bloques que, al hundirse, originaron fosas como los vecinos valles de Tiétar, Tormes, etc.

El basculamiento hacia el N elevó bloques y produjo en el Valle del Jerte una curiosa desviación de montañas, que toman dirección N-SW. Diferente a lo que ocurre en la Sierra de Gredos y dando origen de este modo a su fisionomía actual.

Posteriormente las formas del relieve han recibido retoques propios de la influencia del glaciarismo, en las cumbres y de las aguas de escorrentía y procesos de hielo-deshielo en las partes más bajas. Los glaciares en el S de Gredos tuvieron escasa importancia y, salvo en las cumbres, no se ha registrado la acción de la cuña del hielo. Los cursos de agua que descienden de las cimas, han contribuido al modelado de las laderas, formando profundas gargantas, que otorgan al valle su especial configuración.

El río Jerte discurre a lo largo de unos 70 km aproximadamente y desemboca en el río Alagón, que es a su vez tributario del Tajo. Su nacimiento se produce en las cercanías de Tornavacas, a unos 900 m de altitud (cerca del pico Torreón) y a su paso por Plasencia lo hace a unos 345m, lo que nos da idea de su accidentada cuenca en este tramo de apenas unos 50 km.

Desde su nacimiento en la cabecera vallense, va recogiendo las corrientes que le aportan gargantas importantes como San Martín, Becedas, Papúos, Los Infiernos, Buitres, Honduras, Puria, Bonal, etc. En días de lluvia intensa, son muy habituales las rápidas crecidas.

Las condiciones climáticas del valle del Jerte vienen determinadas por diversos factores que matizan el carácter continental que le correspondería. La influencia del relieve y su orientación NE-SW, son dos rasgos que influyen de forma decisiva en los valores térmicos y pluviométricos. Los relieves montañosos actúan de barrera e impiden la penetración de corrientes de aire frío procedentes del N, además contribuyen al incremento de los índices pluviométricos, favoreciendo las precipitaciones del tipo orográfico, que son originadas por el ascenso obligado de las masas de aire, provocando así la condensación de su humedad y la posterior precipitación. El gradiente altitudinal también motiva contrastes térmicos y pluviométricos entre el fondo del valle y las cumbres. La pluviosidad aumenta al hacerlo también la cota. La orientación del valle permite la influencia atlántica con inviernos moderadamente fríos y veranos no excesivamente calurosos.

Las precipitaciones medias anuales oscilan entre los 800 y 1500 mm, tomando como referencia la estación meteorológia de Barrado, a 800 m de altitud.

La temperatura media varía en función de la altitud, desde las mínimas de 1-3ºC en Tornavacas hasta los 5-10ºC de Plasencia. Del mismo modo lo hacen las máximas, desde los 15-20ºC de Tornavacas a los 25-30ºC de Plasencia.

En el valle pueden delimitarse cuatro pisos bioclimáticos o zonaciones altitudinales de vegetación.

Mesomediterráneo (400-800m). La formación más característica de esta franja es el encinar (Quercus ilex). Se trata de formaciones adehesadas en las que aparecen abundantes cantuesos, torviscos retamas, espinos albares y jaras como matorral predominante, además de de pastizal sobre suelos arenosos. También se pueden encontrar numerosos ejemplares de quejigos.

Supramediterráneo (800-1600m). La especie predominante es el roble melojo (Quercus pyrenaica) formando grandes bosques, que cumplen una función básica en la retención y mejora de la capa edáfica. En este piso también aparecen castaños (Castanea sativa), formando bosques o en pies sueltos, que suelen ser de gran envergadura y antigüedad. A ellos se les suman tejos, alisos, sauces, madroños chopos y abedules dispersos en los cauces de algunas gargantas.

Oromediterráneo (1600-2200m) La especie que predomina es el piorno serrano, junto con pastizales de gramíneas en los claros del matorral y allí dón del suelo está encharcado son característicos los cervunales, que sirven de agostadero al ganado transhumante.

Crioromediterráneo (2200-2400m) Abundan los cervunales y las praderas alpinas. En los canchales y roquedos crece una reducida pero peculiar fauna rupícula y son habituales los líquenes silicícolas, los musgos y algunso helechos de montaña.

Vegetación de ribera Sobre los suelos aluviales del fondo de las gargantas y del río se forman los habituales bosques riparios o de galerías, asociados a esos cursos de agua o a terrenos donde la capa freática se halla muy próxima a los horizontes superficiales del suelo. Están formados fundamentalmente por alisedas, mezcladas con sauces, fresnos, arraclanes, almeces, zarzas, espinos, rosales silvestres y helechos.

En lo que respecta a la vegetación agrícola caracteriza y representa a este Valle la gran variedad de arbolado que tiene, destacando especialmente: el olivos, cerezos, castaños y vides.

El Valle del Jerte está formado por once municipios, agrupados en la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte y que se reparten de forma desigual la población vallense, que consta aproximadamente de unos 13.000 habitantes: Barrado, El Torno, Rebollar, Casas del Castañar, Cabrero, Piornal, Valdastillas, Navaconcejo, Cabezuela del Valle, Jerte y Tornavacas.

Han desaparecido otras poblaciones que a lo largo de la historia también formaron parte del conjunto de municipios: Asperilla, Oxalvo, Peñahorcada, Vadillo y Tabares.

Al suroeste se encuentra la ciudad de Plasencia, que si bien no forma parte físicamente del propio Valle, ha sido tradicionalmente considerada como su cabeza y mantiene aun hoy un importante peso específico en cuanto a servicios y como nudo de comunicaciones.

La actividad productiva principal de los jerteños la constituye la agricultura y tiene especial relevancia el cultivo del cerezo y la comercialización de la Cereza del Jerte en los mercados de España y de gran parte del mundo, de modo que representa la principal fuente económica del Valle. La producción de cerezas es muy grande y de una calidad extraordinaria, especialmente la producción de cerezas autóctonas, denominadas picota. Esta gran producción de cerezas ha generado también una industria de destilados donde se producen licores y otra de mermeladas de mucha variedad.

En cuanto a la industria su presencia es menor y en gran parte condicionada por la agricultura, puesto que en su mayoría se trata de industrias transformadoras de los productos agrícolas. Especialmente importante para la economía valxeritense es la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte, la cual es una cooperativa de segundo orden y aglutina cooperativas agrarias de los once pueblos del valle, así como algunas de la vecina comarca de La Vera. A través de ella se puso en marcha la denominación de origen Cereza del Jerte.

La industria también está presente con algunas otras fábricas como la de alabastros en la localidad de Jerte.

En los últimos años han proliferado otro tipo de actividades que poco a poco van diversificando la economía de sus poblaciones, especialmente en el sector del turismo. Todos los pueblos cuentan con varios alojamientos rurales.

En el Valle del Jerte aun se habla, principalmente entre las personas mayores, una modalidad del extremeño, denominado valxeritense por algunos investigadores locales.

Al principio



Río Jerte

Río Jerte a su paso por la localidad de Jerte

El río Jerte mide 70 km y su recorrido se sitúa entre el sur de la Provincia de Ávila y el norte de la provincia de Cáceres. España.

Discurre a lo largo de unos 70 km aproximadamente y desemboca en el río Alagón, que es a su vez tributario del Río Tajo. Su nacimiento se produce en las cercanías de Tornavacas, a unos 1800 msnm (cerca del pico Torreón. 2.401 m.techo de Extremadura) y a su paso por Plasencia lo hace a unos 345 msnm, lo que nos da idea de su accidentada cuenca en este tramo de apenas unos 50 km.

Al principio



Aldehuela de Jerte

Bandera de Aldehuela de Jerte  Aldehuela del Jerte

Aldehuela de Jerte o Aldehuela del Jerte es un municipio de España, en la provincia de Cáceres, Comunidad Autónoma de Extremadura.

Tiene un área de 11,76 km², con una población de 350 habitantes y una densidad de 29,76 hab/km².

Aldehuela de Jerte fue fundada en el siglo XIII como aldea del Señorío de Galisteo.

Aldehuela se emancipó como municipio en 1837, junto con el resto de los pueblos del señorío.

La Iglesia Parroquial de San Blas se encuentra en la Plaza Mayor y fue construida en los siglos XVII y XVIII.

La Iglesia es pequeña y está levantada con aparejo de mampuesto y refuerzo de cantería. En el interior tiene una sola nave con cubierta a dos aguas, y cabecera rectangular rematada en cúpula sobre pechinas. El campanario está adosado a la cúpula y se divide en dos cuerpos, hecho de sillería el inferior y de ladrillo el superior, todo encalado.

En el interior hay una talla de la Virgen de la Encina de los siglos XV-XVI y un crucifijo de madera del siglo XVII.

Al principio



Plasencia (Cáceres)

Localización del municipio de Plasencia en la provincia de Cáceres

Plasencia es una ciudad situada en el norte de la provincia de Cáceres, a orillas del río Jerte, en la Comunidad Autónoma de Extremadura, España.

Conocida como la Perla del Valle, cuenta con una población de 40.105 habitantes (INE 2008) y es el segundo núcleo urbano de la provincia y el cuarto de la región. Ejerce de capital para el norte de Extremadura y acoge servicios del Estado y de la Junta tanto para la población que alberga como para la zona norte de la región.

Es un destino turístico de primer orden, dentro de la Comunidad Autónoma, dado el carácter monumental e histórico de la ciudad, así como por su cercanía a los recursos turísticos de las comarcas cercanas.

Es también la sede de la Diócesis del mismo nombre.

Plasencia se encuentra a 83,4 km al norte de Cáceres, 150 km al norte de Mérida, 126,4 km al sur de Salamanca, 245,2 km al oeste de Madrid, a unos 70 km de la frontera con Portugal y a una altitud de 352 metros sobre el nivel del mar. Dentro de Extremadura queda situada al norte, en el último tramo del Valle del Jerte y asentada sobre la falla Extremeño-Alentejana, en la confluencia del Río Jerte con el arroyo Nieblas.

El casco urbano está delimitado al oeste por las sierras del Gordo y Berenguer, que pertenecen a su vez a los montes de Traslasierra, y al este por la Sierra de Santa Bárbara, que forma parte de la Sierra de Tormantos. Siendo el pico el Gordo el punto donde el término municipal alcanza mayor altitud, con una cota de 997 m de altitud sobre el nivel del mar.

Cuenta con una población de 40.200 habitantes según los datos del Instituto Nacional de Estadística, para el año 2008, sin embargo según los datos del padrón municipal en el ayuntamiento de la ciudad, Plasencia cuenta con una población de 42.190 habitantes, siendo en cualquier caso el segundo núcleo urbano más poblado de la provincia de Cáceres y el cuarto de Extremadura.

Su término municipal tiene una extensión de 218 km², siendo por tanto uno de los municipios más extensos de la comunidad autónoma. A ella pertenecen también otras dos poblaciones catalogadas en el pasado como barrios de la ciudad y hoy como entidades menores: San Gil y Pradochano.

La región geográfica en la que se asienta Plasencia presenta un clima continental suave, con veranos muy cálidos e inviernos suaves. En los meses más fríos del año rara vez la temperatura baja de los 0°C y en los meses más calurosos en contadas ocasiones se superan los 40°C. Registra por tanto unas temperaturas menos calurosas que el resto de ciudades de la región. El clima en esta zona está muy influenciado por el microclima del Valle del Jerte y la cercana Sierra de Gredos, que por un lado suavizan las temperaturas y evitan los valores extremos que se dan en otros puntos de la península y por otro, dada la orografía longitudinal de la Sierra de Gredos, hacen que se produzcan mayores precipitaciones que en el resto de la meseta central.

Las lluvias son abundantes y se sitúan en una horquilla que oscila entre los 800 y los 1000 mm anuales, siendo escasas durante la época estival, pero superiores a las que se registran en otras capitales extremeñas.

Según el sistema de clasificación climática de Papadakis, la mayor parte del término municipal de Plasencia se incluye dentro de los climas mediterráneo subtropical y mediterráneo continental templado. En las sierras que bordean Plasencia el clima corresponde con las clasificaciones de mediterráneo templado y mediterráneo fresco.

El nombre de la ciudad proviene del lema dado por el rey Alfonso VIII en el escudo otorgado a la misma, esto es: "Ut placeat Deo et hominibus", es decir: Para que agrade (plazca) a Dios y a los hombres. Plasencia significa, por consiguiente, Ciudad de Deleite o de Placer.

No obstante, la fundación de Plasencia se hizo sobre un asentamiento previo mucho más antiguo, que era conocido con el nombre de Ambracia o Ambroz. Existe otra interpretación del Ut placeat Deo et hominibus--> Para el placer de Dios y de los Hombres.

Plasencia cuenta a 1 de enero de 2007 según datos del Ayuntamiento de Plasencia, con una población de 42.170 habitantes, sin embargo, en el padrón del INE consta una población de 40.180 habitantes para el municipio.

Igual que acontece con otras ciudades españolas, la población urbana de Plasencia tiende a aumentar progresivamente año tras año, si bien éste aumento es moderado, tal y como sucede con el resto de las ciudades extremeñas y del interior peninsular. Dentro del contexto extremeño es uno de los focos principales de atracción del flujo migratorio, tanto de población extranjera, como nacional. Así mismo el número de habitantes crece en gran parte debido a las migraciones dentro de la propia provincia, puesto que Plasencia ejerce una notable influencia en el norte de la Comunidad Autónoma, tanto por el nivel de servicios que ofrece como por ser uno de los principales polos industriales en Extremadura.

Al igual que el resto de España, Plasencia no es ajena al fenómeno de la inmigración, pese a que como sucede con otras partes de Extremadura la cifra de nacidos en otro país y residentes en España aún esté lejos de las alcanzadas por otras zonas de la península.

La población extranjera en el año 2007 suma en Plasencia 970 personas, representando por tanto el 2,4% de la población de la ciudad en ese año, de los que 195 son marroquíes; 115, rumanos; 63, colombianos; 62, chinos; 60, ecuatorianos; 34, argentinos y 16 franceses. Hay por tanto una gran diversidad en cuanto a la procedencia de los extranjeros que residen en la Ciudad del Jerte y es una de las localidades con mayor cantidad de extranjeros de Extremadura, aún sin alcanzar las cifras de otros puntos de la región tales como Talayuela, Almendralejo o Badajoz.

En el emplazamiento de Plasencia se han encontrado restos de un castro celta. Durante el Imperio Romano fue un campamento militar de las legiones romanas, y posteriormente un alcázar árabe, hasta que fue reconquistada por Alfonso VIII de Castilla y refundada como Ciudad Libre en 1186 con el lema "Ut placeat Deo et Hominibus" (para agrado de Dios y de los hombres). En ese mismo año se empezó la construcción de su muralla defensiva.

En el año 1195, como consecuencia de la batalla de Alarcos, fue conquistada por los almohades, liderados por Abu Yaqub Yusuf al-Mansur. Dos años después pasaría nuevamente a poder del rey castellano, quien ordenó acabar su amurallamiento, finalizado en 1201.

Desde 1189 Plasencia dispuso de sede episcopal con jurisdicción sobre Béjar, Medellín y Trujillo. Por deseo de su obispo don Juan de Carvajal se crearon los Estudios de Humanidades, siendo los primeros estudios generales de rango universitario que tuvo Extremadura, en 1446.

En el Fuero de Plasencia se manifiestan de forma expresa los dos poderes que deben gobernar en la ciudad y su concejo: por una parte el Corregidor, como representante del Monarca y los regidores; y por otra el Cabildo catedralicio, a la cabeza de la Diócesis placentina.

Plasencia fue ciudad de realengo hasta 1442, cuando se dio a Pedro de Zúñiga, por concesión del rey Juan II de Castilla con el título de Condado. En 1488, gracias a la presión del concejo, y de la nobleza que formaba el gobierno municipal (contrarios al Duque Álvaro de Zúñiga), la ciudad pasó a manos de los Reyes Católicos.

Entre 1529 y 1531 residió en Plasencia el compositor Cristóbal de Morales, que desempeñó allí el cargo de maestro de capilla.

La ciudad ha participado en varios hechos relevantes de la historia de España a lo largo de los siglos, como la Batalla de las Navas de Tolosa, la rebelión de los Comuneros de Castilla, las campañas de Flandes e Italia. y frente a sus murallas se han librado batallas durante las guerras Carlistas.

Plasencia tuvo una importancia también durante la conquista americana, puesto que gracias a las campañas promovidas por los obispos placentinos se descubrió y conquistó la patagonia argentina y las islas Malvinas, así como cruzar el canal de Beagle y avistar por vez primera la isla de Chiloé.

La Ciudad de Plasencia tuvo voto en Cortes y, como prueba de ello, consta que envió dos procuradores a las Cortes celebradas en Madrid en 1391, pero en 1442 el rey Juan II dio la ciudad a don Pedro de Zúñiga, con el título de Condado. Esa decisión fue poco tiempo después revocada por considerarse excesiva y contraria a la voluntad del rey. Pero la revocación no se llevó a efecto, y continuaron gozando del señorío de la ciudad el Duque Don Álvaro, hijo del Conde Don Pedro, y el Duque Don Álvaro, su nieto.

En 1488, informada Isabel la Católica de lo inconveniente de la creación de ese condado y de la revocación ordenada, acordó restituir la ciudad al señorío real, pero al haber sido desprendida Plasencia de la corona, perdió su voto en Cortes, ya que era el conde quien administraba justicia, los oficiales de la ciudad y el alcaide de su fortaleza; y no habiendo concejo libre, no se podía nombrar procuradores para las Cortes. Plasencia recobró su libertad, pero no así el voto, y continuó hablando por ella en Cortes la ciudad de Salamanca.

En 1502 surgen las primeras 18 provincias de Castilla, en función de las ciudades que tenían voto en Cortes, no habiendo ninguna de las que actualmente forman la comunidad, puesto que pertenecían en su mayoría a la provincia de Salamanca. En el año 1653 Plasencia decide comprar por 80.000 ducados el voto en Cortes que anteriormente había tenido, y propone una alianza a las ciudades de Badajoz, Mérida y Trujillo y las villas de Cáceres y Alcántara para comprar colectivamente dicho voto y conformar de este modo la provincia de Extremadura. En esta provincia se integran los partidos de Trujillo, la provincia de León de la Orden de Santiago, así como Coria y Granadilla con sus tierras.

Se puede decir por tanto que es en Plasencia donde nace la Extremadura actual.

Al ser Plasencia la capital de facto del norte de la región, la economía de la ciudad se basa principalmente en el comercio y en el sector servicios, representando éstos un 63% de la actividad económica. También cabe destacar el sector de la construcción, y de la industria, contando la ciudad con tres polígonos industriales y uno más en proyecto.

Plasencia es además una de las dos sedes que tiene la Caja de Extremadura, al haber sido la Caja de Ahorros de Plasencia una de la dos entidades bancarias formadoras de la actual Caja de Extremadura.

Está previsto que en ésta localidad se sitúe la sede del Centro Nacional de Agricultura Ecológica, dependiente del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria del Ministerio de Educación (INIA), cuyas obras comenzarán durante el año 2007.

Plasencia es ciudad de servicios de la comarca del Valle del Jerte, La Vera, Valle del Ambroz, Las Hurdes y parte de las Vegas del Alagón, es decir, las Sierras del Norte de Extremadura, actuando como principal centro socioeconómico de las mismas y basando gran parte de su economía en la prestación de servicios a todo el norte extremeño. Es, de facto, la capital del norte de la región.

Abarca un área comercial que supera en más de tres veces la población de la ciudad, esto es, unas 130.000 personas de forma directa y más de 200.000 de forma indirecta, contando con la parte más occidental de la provincia cacereña y el sur de Salamanca, para quien Plasencia resulta también un lugar atractivo para el comercio. Dicho comercio se desarrolla de forma predominante, aunque no exclusiva, en las calles intramuros que llevan a la Plaza Mayor, principalmente en las de El Rey, Talavera, Trujillo, Rúa Zapatería, Los Quesos, Pedro Isidro, Vidrieras y Calle del Sol, siendo esta última junto con la calle Menacho en Badajoz, la zona comercial de Extremadura que tiene los precios más altos por metro cuadrado. Otras zonas comerciales de importancia son: la Avenida de la Vera, Sor Valentina Mirón y Alfonso VIII.

En zonas muy próximas, o incluso en su jurisdicción, se producen y/o elaboran productos con denominación de origen: Ternera de Extremadura, Carne de Ávila (producción y elaboración), Pimentón de la Vera, Jamón Dehesa de Extremadura (producción), Jamón de Huelva (producción) y la denominación de origen "Cerezas del Jerte". Algunos de estos productos se transforman para su embalaje y consumo en las zonas industriales placentinas.

Al estar enclavada en una hermosa zona natural y con un interesante patrimonio histórico-artístico, de hecho es la ciudad extremeña con más patrimonio, Plasencia empieza a despuntar como destino turístico. Aún está lejos de las cifras de visitas que tienen otras ciudades extremeñas como Mérida, Trujillo o Cáceres, pero no obstante, poco a poco la ciudad va creciendo en el número de turistas que pernoctan en la ciudad. Las visitas turísticas se centran en los meses primaverales y otoñales y son especialmente intensas durante la Semana Santa, puesto que en ella suele coincidir el buen tiempo con la festividad del Cerezo en flor, declarada Fiesta de Interés Turístico, y con la semana santa placentina. También es especialmente intensa la actividad turística durante la celebración del Martes Mayor, en la primera semana de agosto.

Posee una buena infraestructura hotelera, con hoteles de todas las categorías, desde albergues juveniles y hostales, hasta hoteles de cuatro estrellas, destacando por su categoría y belleza el Parador Nacional, el Hotel Ciudad del Jerte y el Hotel Alfonso VIII, todos ellos enclavados en el centro de la ciudad.

A pocos kilómetros de Plasencia se sitúan varios enclaves termales y balnearios, como son los balnearios del Valle del Jerte, los Baños de Montemayor y las Termas de Monfortinho.

A las elecciones de 2007 concurrieron menos partidos políticos, puesto que el partido personalista del ex-alcalde José Luis Díaz, Compromiso con Plasencia se integró en el Partido Popular. Del mismo modo Extremadura Unida, concurrió a las elecciones de la mano del Partido Popular.

Plasencia es uno de los siete miembros que forman el Consejo de las Grandes Ciudades de Extremadura, cuya labor es la de merorar y agilizar las relaciones entre los grandes municipios de la región y el gobierno de la misma.

Dada la situación geográfica de la ciudad a medio camino entre las dos capitales ibéricas Madrid y Lisboa y prácticamente en la mitad de la más importante vía de comunicación que vertebra el oeste español como es la Vía de la Plata, Plasencia se ha convertido en un importante nudo de comunicaciones y varias son las autovías y carreteras que unen Plasencia con el resto de España y Europa, teniendo algunas su origen en la ciudad y siendo también algunas de las que más tráfico soportan de la Comunidad, como son la Autovía A-66 a su paso por Plasencia, la Ex-A1 y la carretera entre Plasencia y Malpartida de Plasencia.

El servicio de transporte público que presta el Ayuntamiento de Plasencia comenzó a funcionar en los años 70 del siglo pasado. Actualmente (2007) Plasencia cuenta con tres líneas de autobús urbano y una flota completamente renovada de autobuses ecológicos, con comodidades para el transporte de viajeros como son las rampas de acceso para minusválidos.

La Estación de Autobuses se halla situada en la calle Tornavacas, uniendo regularmente Plasencia con otras ciudades de España, así como con localidades cercanas.

Plasencia cuenta con una estación de trenes dentro de su casco urbano y otra muy cercana, situada a unos 10 km: la estación de Monfragüe, antes conocida como estación de Palazuelo-Empalme, dentro del término municipal de Malpartida de Plasencia.

Las vías férreas la unen con Madrid pasando por Talavera de la Reina y con Sevilla pasando por Mérida. Hasta mediados de los años 80 estuvo en servicio la línea que la unía con Salamanca, que actualmente está en desuso pero se está planteando su reapertura, ya que el tramo Plasencia-Salamanca es el único que permanece cerrado desde Gijón hasta Sevilla.

Está en proceso el proyecto de la Línea de alta velocidad que unirá Madrid con Lisboa y que, contará con una estación en la ciudad, probablemente en el paraje conocido como Fuentidueñas.

Plasencia es la sede de una de las 8 Áreas de Salud en las que el Servicio Extremeño de Salud divide Extremadura, y comprende a su vez 14 Zonas de Salud, prestando atención sanitaria a una población de 115.000 habitantes. El hospital de refencia de esta Área de Salud es el Hospital Virgen del Puerto, el cual comenzó a funcionar en el año 1978 y que también es el centro de referencia para los hospitales de Coria, Navalmoral de la Mata y sus respectivas Áreas de Salud.

Dentro de la ciudad hay tres Centros de Salud y está en proyecto un cuarto situado en la zona norte de la ciudad.

En Plasencia funciona también otro hospital: el Hospital Psiquiátrico, uno de los dos únicos centros de éste tipo que existen en Extremadura. Además hay cuatro ambulatorios del Servicio Extremeño de Salud, un hospital privado y algunas clínicas también privadas.

Plasencia es la sede del partido judicial del mismo nombre, siendo el partido judicial de Extremadura con una mayor cantidad de municipios a su cargo, concretamente 59. Es también el segundo partido judicial más poblado de la provincia de Cáceres y el que mayor densidad de habitantes por kilómetro cuadrado tiene. La población de la ciudad de Plasencia representa el 35,5% de la población total del partido judicial.

Dispone de un juzgado de lo penal, cuatro juzgados de primera instancia y un juzgado de lo social.

El casco antiguo corresponde a una estructura radial, girando en torno a la Plaza Mayor y al Palacio Municipal, edificado en el siglo XVI con estilo de transición del gótico al Renacimiento, con una doble arcada renacentista en su fachada y en su costado un escudo de Carlos V. En uno de los laterales del Ayuntamiento se sitúa la Cárcel Antigua, que fue construida en el siglo XVII y presenta una fachada de sillería donde figura un escudo del rey Felipe IV.

Las calles llevan el nombre de las puertas principales de la ciudad a la que desembocan, siendo frecuente a su vez que estas tomen el nombre de la ciudad a la que se orientan: calle y puerta de Trujillo, de Coria, de Talavera. Otras veces, la denominación está relacionada con agentes físicos: calle y Puerta del Sol, calle de Las Peñas, calle Arenillas. Algunas se asocian a actividades gremiales: calle Zapatería, de las Lecheras, Caldereros, de los Quesos, de Podadores. También quedan expresados los antiguos barrios de las minorías religiosas, como es el caso de la aljama judía: calle de Xelitón (hoy de Vidrieras) o de la morería y calle de las Morenas.

Se trata en su mayoría de templos románicos y góticos edificados a partir del siglo XIII. Algunas de estas edificaciones se realizaron sobre construcciones musulmanas.

Con el comienzo del nuevo milenio, la ciudad de Plasencia ha quedado integrada en los circuitos de la arquitectura contemporánea con la construcción de la Casa Sacerdotal Diocesana a pocos metros de la Iglesia de San Nicolas. Obra de los arquitectos Andrés Jaque, Enrique Krahe y Miguel de Guzmán, ha sido distinguida con el prestigioso premio Dionisio Hernández Gil, expuesto en los museos de arquitectura y publicado en las revistas de arquitectura más importantes del mundo. Álvaro Siza destacó la sofisticación de su formalización, pero ha sido la utilización que hace de las teorías de participación y democratización de la arquitectura, y su utilización ecológica de la construcción, los que le han convertido, junto a obras como el Palais de Tokio de Anne Lacaton y Jean Philipe Vassal, o la arquitectura de Sigheru Ban, precursoras de una nueva arquitectura social.

En el término municipal de Plasencia, se halla el único Paisaje Natural Protegido de Extremadura, esto es: Valcorchero y Sierra del Gordo. Fue declarado como tal en el año 2005 después de una ardua lucha entre el ayuntamiento y los vecinos de la ciudad que no estaban dispuestos a perder este valioso enclave comunitario en pos de un proyectado campo de golf y del urbanismo salvaje.

La ciudad de Plasencia presentó en octubre de 2008 una candidatura conjunta con Trujillo, el Parque Nacional de Monfragüe y a Dehesa extremeña para conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad que otorga la Unesco. Se retomó el trabajo que anteriormente se había llevado a cabo en Plasencia para conseguir dicha declaración, pese a que en anteriores ocasiones este trabajo no había dado frutos, puesto que desde hace algún tiempo la Unesco es reacia a declarar más cascos históricos de ciudades europeas como Patrimonio de la Humanidad, prefiriendo candidaturas conjuntas y cooperación entre varias ciudades.

La candidatura conjunta de ambas ciudades, fue incluida en octubre de ése mismo año por el Consejo Nacional de Patrimonio Histórico en la lista indicativa de lugares que optan a dicho nombramiento. Se trata de uno de los pasos previos que han de cumplirse y se espera que para 2010 se haya completado el expediente y la declaración sea oficial.

La asociación cultural "Pedro de Trejo" convoca anualmente un premio de Investigación Histórica sobre Plasencia y su Tierra, con el objeto de incentivar la investigación y conocer mejor la evolución histórica de Plasencia y de su alfoz.

También se desarrollan durante todo el año jornadas gastronómicas en diferentes restaurantes, dedicándose principalmente a la caza, las setas, el bonito y el bacalao.

La ciudad de Plasencia participa en la iniciativa de hermanamiento de ciudades promovida, entre otras instituciones, por la Unión Europea. A partir de esta iniciativa se pretenden establecer lazos con las siguientes ciudades con la celebración de ciclos culturales, intercambios o eventos deportivos.

Al principio



Extremadura

Bandera de Extremadura

1 2,6% del total de España.

Extremadura (Estremaura en extremeño y en castúo) es una comunidad autónoma española, compuesta por dos provincias: Cáceres al norte y Badajoz al sur y situada en el cuadrante suroeste de la península Ibérica. Su capital es Mérida.

Extremadura limita al norte con Castilla y León (provincias de Salamanca y Ávila); al sur, con Andalucía (provincias de Huelva, Sevilla y Córdoba); al este, con Castilla-La Mancha (provincias de Toledo y Ciudad Real); al oeste, con Portugal.

El Día de Extremadura se celebra el 8 de septiembre.

No se debe confundir con la antigua provincia portuguesa de Estremadura, aunque el origen etimológico sea el mismo.

La superficie de Extremadura es de 41.633 km² siendo pues la 5ª Comunidad Autónoma de España por superficie. Sus dos provincias son las de mayor superficie en España.

Al norte de la comunidad se alzan las sierras del Sistema Central, con la Sierra de Gredos, Sierra de Béjar donde Extremadura alcanza su mayor altitud en el Calvitero con 2401 m y la Sierra de Gata que la separan de la meseta norte castellana.

Al sur se eleva la Sierra Morena que separa Extremadura de Andalucía.

El clima de Extremadura es de tipo mediterráneo, excepto en el norte, donde está continentalizado, y en el oeste, donde la influencia del Atlántico hace que el clima sea más suave.

En general, y dado que su clima es mediterráneo este se caracteriza por sus veranos muy calurosos y secos, con pocas precipitaciones durante el periodo estival, concentrándose éstas en los restantes meses del año, y con unos inviernos largos y suavizados debido a la influencia oceánica por la cercanía a la costa atlántica portuguesa.

La orografía influye decisivamente en el clima de algunas partes de la región, creando microclimas muy húmedos en las sierras del norte, particularmente en las comarcas de La Sierra de Gata, Valle del Ambroz, Hurdes, Valle del Jerte y la Vera, donde las precipitaciones son muy abundantes.

Las temperaturas medias anuales oscilan entre 16 y 17 ºC de año en año. En el norte de Extremadura, las temperaturas medias, de 13 ºC, son más bajas que en el sur, de 18 ºC, y los valores van subiendo escalonadamente a medida que se avanza hacia el sur hasta llegar a las inmediaciones de Sierra Morena, donde disminuyen por la altitud.

Durante el verano, la temperatura media del mes de julio es mayor de 26 ºC, alcanzándose unas máximas diurnas que superan los 40 ºC. Es pues un verano caluroso cuyas temperaturas son mayores de las que debería tener, en teoría, por la proximidad atlántica. La latitud de la región determina que el grado de insolación sea elevado. Esto, unido a la influencia del anticiclón de las Azores y a la reducida altitud media de la región, que oscila entre 200 y 400 m, determina la elevada temperatura media de la región.

Los inviernos son suaves. Las temperaturas invernales más bajas se registran en las zonas de montañas altas, como el Sistema Central, la Sierra de Guadalupe y algunas áreas de Sierra Morena, con una temperatura media de 7,5 ºC.

Las precipitaciones oscilan entre 450 y 500 litros por metro cuadrado anuales en las zonas bajas y son muy abundantes en las comarcas del norte, especialmente en la Vera, el Valle del Jerte, Hurdes, la Sierra de Gata y el Valle del Ambroz, donde superan con facilidad los 1200 mm anuales. Otras zonas de grandes precipitaciones se corresponden con lugares montañosos como la sierra de Guadalupe y Sierra Morena, donde es frecuente que se alcancen los 1000 litros. Las zonas donde las precipitaciones son menores son las de menor altitud: Vegas Bajas del Guadiana.

Son precipitaciones escasas con distribución estacional, concentrándose en invierno. Predominan los chubascos frente a la lluvia o llovizna. Además, hay periodos de varios años en los que las precipitaciones son mayores (la niña), y periodos en los que son menores (El Niño) que se suceden alternativamente cada varios años.

La población de Extremadura es de 1.097.744 habitantes (01/01/2008), fuente INE, por tanto, representa el 2,38% de la población española (46.157.822).

Su densidad de población (26,37 hab/km²) es muy baja en comparación con la española (89,54 hab/km²).

La provincia más poblada es Badajoz, con 685.246 habitantes, con una densidad de población de 31,48 hab/km² y, su superficie, 21.766 km², es la provincia más extensa de España. En Cáceres viven 412.498 habitantes en una superficie de 19.868 km², es la segunda provincia más extensa de España después de Badajoz.

Los núcleos urbanos más importantes por su población son Badajoz (146.832 hab, censo INE 2008), Cáceres (92.187 hab, censo INE 2008) y Mérida (55.568, censo INE 2008).

En el territorio extremeño hay 29.069 extranjeros, según el INE a 1 de enero de 2007, de los cuales 16.647 viven en la provincia de Badajoz y los 12.421 restantes en la de Cáceres. La comunidad inmigrante más numerosa es la marroquí con 9.218 personas, seguida por la rumana con 4.324 personas y después la portuguesa con 3.492 personas. Los brasileños suman 1.676 y 1.409 los colombianos. Entre los naturales del África subsahariana que viven en Extremadura, la comunidad más numerosa es la de los senegaleses con 88 miembros. En lo que respecta a las personas procedentes de Asia el conjunto mayor lo forman los ciudadanos chinos con 631 personas.

La población extremeña, según el censo de 1591 de las provincias de la Corona de Castilla, era de unos 540.000 habitantes y suponía el 8% del total de España. No se volvió a realizar un nuevo censo fidedigno en España hasta el año 1717, año en que contaba con 326.358 habitantes.

Desde esta época, se produjo un aumento de la población más o menos constante hasta los años 1960, en el siglo XX (1.379.072 habitantes en 1960), a partir de la cual comenzó un descenso vertiginoso de la población debido a la emigración a otros países y regiones más prósperas de España.

En Extremadura están presentes numerosas confesiones religiosas. La mayor parte de los extremeños pertenecen a alguna religión cristiana, desde el catolicismo, que es la que más fieles congrega, a las confesiones evangélicas y anglicanas, Además, existen en Extremadura Testigos de Jehová y miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones). No obstante, también hay en la región personas judías y musulmanes, éstos últimos con una presencia notable en la comunidad, que se estima en torno a los 25.800 fieles.

Extremadura cuenta con 383 municipios, perteneciendo 164 de ellos a la provincia de Badajoz y los otros 219 restantes a la de Cáceres. Cuatro de los municipios extremeños, dada su población, se rigen por la fórmula de Concejo Abierto.

Toda la Región extremeña se encuentra dividida en comarcas, 11 en la provincia pacense y 13 en la cacereña.

Además de ésta división comarcal, todos los municipios, a excepción de Badajoz, Cáceres, Mérida, Plasencia y Navalmoral de la Mata, pertenecen a alguna de las 32 mancomunidades en las que se ha dividido la región, 16 en cada una de las dos provincias.

El mayor peso en la economía de Extremadura corresponde al sector servicios (57%). La construcción y las pequeñas y medianas empresas son la base de una economía que está desarrollando un comercio incipiente con las tierras vecinas de Portugal y que mantiene un alto grado de terciarización debido al auge que el turismo medioambiental y cultural está produciendo en los ámbitos rurales, tradicionalmente agrícolas, de su territorio.

Extremadura goza aún en nuestros días de un crecimiento económico superior al de la media española, sin duda partiendo de un retraso económico histórico pero descubriendo y desarrollando nuevas posibilidades de mercado en el sector turístico, del comercio y agroalimentario, principalmente. El proyecto de instalar una refinería de petróleo en el sur de la región ha originado una polémica de nivel regional.

La región tiene más de 400.000 afiliados a la Seguridad Social, según los datos de 2007.

En Extremadura existen alrededor de 8.000 industrias, la mayoría son pequeñas y medianas empresas. Los principales subsectores son la energía, agroindustria, corcho, piedra ornamental, maquinaria y textil.

En materia energética, el desarrollo de embalses y saltos de agua ha dado paso a una estable explotación de los recursos hidroeléctricos y a una producción de energía mayor que las necesidades de consumo de la propia región.

Las carreteras de Extremadura tienen diferentes titularidades. Existen, al menos, cuatro grandes administraciones titulares de carreteras en la Comunidad Autónoma de Extremadura: el Ministerio de Fomento, la Junta de Extremadura, la Diputación de Badajoz y la Diputación de Cáceres.

Además, existen otras redes de carreteras gestionadas por los Ayuntamientos en los términos municipales de su competencia.

Las pruebas de presencia humana más antiguas del actual territorio de Extremadura datan del periodo Paleolítico Inferior. En los yacimientos —en su mayoría superficiales— se han hallado herramientas toscas de cuarcita y, en menor medida, de granito, pero no se han encontrado restos de cadáveres humanos.

La técnica usada para construir las herramientas consistía en golpear la piedra con un percutor de piedra o cuerna hasta conseguir filos, puntas, muescas, hachas, picos...

Los restos más antiguos se corresponden con la fase media del periodo Achelense (hace unos 700000 años).

Los yacimientos más antiguos están cerca de donde hay piedra adecuada para tallar y construir, pues, las herramientas y útiles. Además se encuentran cerca de los ríos y de los grandes afluentes. Las áreas de más concentración de yacimientos del periodo Achelense son: alrededores de Mérida (río Guadiana), río Zújar, pantano de Valdecañas, río Alagón, Jerte y El Sartalejo.

Los instrumentos más destacados de esta época son el bifaz, el hendedor y el pico triédrico.

Se han recogido muy pocos restos en esta región. Todos ellos son del periodo Musteriense. Se construyeron con la técnica mediante la cual calculaban el tamaño del instrumento antes de extraer de la piedra matriz un fragmento adecuado al instrumento que pretendían fabricar.

Los útiles más característicos eran las raederas, denticulados y puntas. Todos ellos son menos pesados, menos toscos, construidos con una tecnología más avanzada que los del Paleolítico Inferior.

Los lugares donde se encuentran yacimientos del periodo Musteriense se corresponden con los del periodo Achelense, es decir, cerca de los ríos. Sin embargo, también se han hallado restos en zonas bajas y medias de sierras en Badajoz, lo que evidencia un mayor control territorial, una mayor capacidad de habitar ciertos lugares y conseguir caza, alimento y trabajo en ellos.

Durante esta era aparece el Homo sapiens sapiens —el hombre actual— sobre la faz de la Tierra.

En esta época fueron hechos los grabados y pinturas de la Cueva de Maltravieso, santuario del arte cuaternario, y de las Minas de Castañar de Ibor. Todas son de estilo Magdaleniense.

En la cueva de Maltravieso, se encuentran grabados de la silueta de una cierva, varios triángulos y otras figuras geométricas. Sobre todo se han encontrado más de 30 manos pintadas en negativo y sin dedo meñique la mayoría de ellas.

No se han encontrado restos que sugieran que fuera habitada durante esta época, aunque sí de épocas posteriores, por lo que se puede concluir que era un lugar sagrado, no de habitación.

Aunque son muy pocos los datos que se conocen sobre el Epipaleolítico en la actual región de Extremadura, el Neolítico trajo algunas modificaciones en la subsistencia de las comunidades humanas que habitan la región. La más importantes son la introducción de la ganadería y la agricultura, que se incorporan a las actividades de caza y recolección ya existentes. En cuanto a la tecnología se refiere, la incorporación más importante es la de la cerámica que permitirá el almacenamiento de los excedentes agrícolas.

En la actualidad los estudios más recientes consideran que el Neolítico en Extremadura comenzó en la transición del VI al V milenio a.C. Se supera así el concepto de Neolítico Tardío que algunos autores habían empleado, creyendo que la aparición de la agricultura habría sido mucho más tardía en esta zona de España. Del Neolítico Antiguo los yacimientos más representativos son la cueva de la Charneca (Oliva de Mérida), el Cerro de la Horca (Plasenzuela), Cueva de Boquique (Plasencia), la cueva de El Conejar (Cáceres) y Los Barruecos (Malpartida de Cáceres). De este último yacimiento proceden las evidencias de agricultura más antiguas de la región, que fueron datadas a finales del VI milenio a.C. Los indicios de domesticación animal son débiles, pero puede suponerse que la domesticación animal es contemporánea a la introducción de la agricultura. En estos yacimientos se han encontrado cerámicas decoradas, sobre todo la variedad conocida como "Boquique", por haberse documentado por primera vez en esta cueva de Plasencia.

A partir del Neolítico Medio, comienzos del V milenio a.C., se produce la proliferación del megalitismo en la región. Existen pocos poblados conocidos de esta época, tan sólo algunos datos del yacimiento de Los Barruecos. El fenómeno megalítico es en cambio bien conocido, pues existen grandes concentraciones de dólmenes en diversas comarcas de la región. Conjuntos de este tipo de sepulcros megalíticos pueden encontrarse en Valencia de Alcántara, Cedillo, Santiago de Alcántara o Barcarrota, por no citar ejemplares aislados de gran interés como el gran dolmen de Lácara. Aun así hay que decir que este fenómeno tiene una gran perduración en el tiempo, perdurando hasta los inicios de la Edad del Bronce. Los enterramientos de esta fase suelen caracterizarse por microlitos de sílex, cerámicas lisas y algunos ídolos placa.

El Neolítico Final es mejor conocido en las márgenes del Guadiana, con yacimientos como los de Araya o El Lobo , entre otros a los que añadiríamos el de Los Caños de Zafra recientemente. Se desarrolla a partir del 3500 a. C. y sentará las bases para la aparición del Calcolítico, a partir del III milenio a.C. Estos poblados tienen una verdadera vocación agrícola y ganadera. Su situación, próxima a tierras fértiles, suele ser en suaves lomas próximas a cauces de ríos. Las cerámicas se caracterizan por ser prácticamente lisas, con escasas decoraciones y formas simples. La cerámica más indicativa es la "cazuela carenada", que aparece corrientemente en los yacimientos de todo el Suroeste peninsular, demostrando la integración de Extremadura dentro de una dinámica cultural común caracterizada por el incremento demográfico y el afianzamiento, cada vez más claro, de la agricultura y la ganadería. Calcolítico Durante el Calcolítico o Edad de Cobre, las comunidades humanas prehistóricas realizan avances en la explotación agropecuaria del medio, se desarrolla la metalurgia con el inicio de la transformación del cobre hacia el III milenio a.C en Castillejo.7 Se produce un desarrollo de la complejidad social tanto estructural como ideológicamente: hay desigualdad de roles y de bienes.

Durante el Calcolítico o Edad de Cobre, las comunidades humanas prehistóricas realizan avances en la explotación agropecuaria del medio, se desarrolla la metalurgia con el inicio de la transformación del cobre hacia el III milenio a.C en Castillejo.

Se produce un desarrollo de la complejidad social tanto estructural como ideológicamente: hay desigualdad de roles y de bienes.

Entre los pueblos prerromanos más importantes que habitaron Extremadura se encontraron los Vettones (Vettoni), que habitaron las actuales provincias de Cáceres (norte) y Salamanca, la provincia de Ávila y parte de la de Toledo. Los lusitanos (Lusitani), (los más arquetípicos de Extremadura), que se extendían por casi la totalidad de la actual Extremadura y centro de Portugal, pueblos pastores dedicado al pillaje y la guerra, cabe destacar la imagen del líder lusitano Viriato y la resistencia férrea frente a los romanos. Situados al sur, próximos al Guadalquivir, se encontraban los célticos (Celtici), eran principalmente urbanos y ofrecieron poca resistencia a las tropas romanas, por lo que no fueron obstáculo para el avance de éstas.

La tierra de esta confederación lusitana sufrió una Romanización completa y profunda. El grado de romanización alcanzado y la extensión de la provincia Ulterior aconsejaban un gobierno aparte, constituyéndose la Lusitania en provincia aparte en tiempos de Augusto (s. II a C.). La provincia de Lusitania acogía gran parte de Extremadura, y Portugal central. Se construyeron numerosas vías de comunicación (calzadas), grandes urbes, destacando Emerita Augusta, fundada en el 25 a. C., ciudad muy significativa en el Imperio Romano y capital de Lusitania, una de las provincias en que se dividió definitivamente la Península Ibérica y un aspecto importantísimo fue la adopción de la lengua del Imperio, base de todos las futuros Romances Peninsulares.

La capital de la provincia de Lusitania, Emerita Augusta, se convirtió pronto en una ciudad rica y brillante, que en nada tenía que envidiar a las otras dos capitales de provincia hispanas, Tarraco y Corduba. Tenía una amplia y cuidada red de comunicaciones que la cruzaban para enlazarla con las restantes capitales de provincia y con otras ciudades; así, la Ruta de la Plata unía Asturias con Emerita y con Itálica; otras rutas conducían a Corduba; otras a Olisipo , a Conimbriga, pasando por el famoso puente de Alcántara. Mérida canalizó el comercio y la vida de la provincia hacia Roma, norte de África y Grecia. No cabe duda que se alcanzó un alto grado de bienestar. Esto lo demuestra el circo de Mérida, capaz de acoger a 30.000 espectadores. Se estima que su población llegó a superar los 50.000 habitantes en época romana. Fue la 9ª ciudad más importante de su época en todo el Imperio Romano, incluso más que Atenas. Vespasiano dio otro paso en la romanización al conceder el derecho de ciudadanía latina a todos los habitantes de la península ibérica, facilitando de este modo el que los hispanos pudieran acceder a un cargo público. En el s. III d. C. comenzaron los problemas. Bandas germánicas, constituidas por bárbaros, saquearon la provincia a su paso. Ello aconsejó fortificar las ciudades; de este tiempo datan las murallas de Mérida, Coria y Cáceres. El temido peligro llegaría en el s. V, dejando a la provincia abandonada y en ruinas. La ciudad de Castra Cecilia se extinguió. Otras, como Augustobriga, Cáparra y Iulipa cayeron en el olvido, a pesar de quedar en pie formidables monumentos. La Lusitania fue invadida primero por los alanos y después por los suevos. Con ellos entramos en época visigoda.

Con la llegada de los sarracenos la Lusitania visigótica pasa a llamarse Reino Taifas de Badajoz. En Extremadura se conservan numerosas huellas del periodo musulmán de más de 500 años en la zona, hasta 1248. Por destacar algunos de los existentes se puede citar la Alcazaba de Badajoz, los restos de la fortaleza de Alange, la Alcazaba de Mérida, el Aljibe de Cáceres, el castillo de Trujillo, y en Galisteo las murallas de la época almohade a base de piedras de río. En 1009 se crea el Reino de Taifas de Badajoz que recuerda geográficamente a la Lusitania y que diversos autores cosideran como último periodo del ciclo lusitano. La taifa de Badajoz fue una de las más extensas y poderosas de la península, llegando a tener una extensión mayor al área actual de la región extremeña. En este período se abre un apasionante periodo de intrigas, luchas y pactos con los reyes de Sevilla, Toledo, Córdoba... además de con los monarcas cristianos.

La Reconquista de lo que actualmente es Extremadura (parte oriental del reino Taifas de Badajoz) se lo disputan el reino de Portugal con el rey Alfonso Enrique con la ayuda del guerrero Geraldo geraldes conocido como Geraldo "sem pavor" y el Reino de León con el Rey Fernando II, definitivamente la conquista la lleva a cabo principalmente el Reino de León, en su segunda etapa como reino independiente (1.072-1.230). Primero fue Fernando II de León en 1.169 y después Alfonso VIII de León (incluido en el orden dinástico español como Alfonso IX) en 1.229 quienes tomaron Cáceres. Ya en 1.213, el propio Alfonso VIII de León había tomado Alcántara.A Ésta ciudad la convirtió en la sede de la Orden Militar de San Julián de Pereiro, posteriormente llamada Orden de Alcántara. Alfonso VIII de León llevó a cabo también la conquista de Mérida- muy importante para los monarcas leoneses por ser sede episcopal de un obispado visigodo, lo cual lo encadenaba a la antigua tradición eclesiástica mozárabe-y Badajoz sería reconquistada por Alfonso IX de León el 19 de marzo de 1230.

Por su parte la corona de Castilla también avanzó en la reconquista y en el año 1186 el rey Alfonso VIII de Castilla funda la ciudad de Plasencia sobre un asentamiento anterior, para así garantizar y asegurar la posesión de gredos y del Valle del Jerte. Se establece la Vía de la Plata como frontera entre los reinos de León y Castilla.

Es de resaltar que durante esta época convivieron pacíficamente Islam, Judaísmo y Cristianismo, llamadas las tres culturas, hasta que los Reyes Católicos, después de finalizar la llamada Reconquista decretaron la conversión al Cristianismo o expulsión de todo individuo judío o musulmán que no aceptara la nueva doctrina oficial.La parte occidental del Reino Taifas de Badajoz fue reconquistada por Enrique de Borgoña, el cual recibió el Condado portucalense (Oporto y tierras circundantes),con el título de "Conde de Portus Cale". Este condado se convertiría en un reino independiente años después y comenzaría su expansión hacia el sur hasta llegar a Faro.

En el siglo XIV se produce la aparición de la Virgen de Guadalupe.

Un rasgo cáracteristico de la región fue la emigración masiva a América. Muchos de los emigrantes fueron hombres en busca de la fortuna y fama que España ya no ofrecía luego de la caída de Granada en 1492, el mismo año que se descubrió América. Así mismo entre los conquistadores se destacan varios extremeños como: Hernán Cortés, conquistador de México, Francisco Pizarro quien anexó los territorios Incaicos al Reino de España y Pedro de Valdivia conquistador de Chile que el rebautizó el actual Chile como Nueva Extremadura, cuya capital era Santiago de Nueva Extremadura.

Uno de los acontecimientos más determinantes de la historia moderna de Extremadura se produce en 1580, con la unión de los Imperios de España y Portugal. Las dos superpotencias de la época se unen bajo una misma corona. Extremadura está entre Madrid y Lisboa, especialmente ciudades como Badajoz, viven una época de esplendor, que quedará dolorosamente truncada con una guerra que marcó la decadencia de Extremadura, y de España en los siglos posteriores.

La guerra de 1640 fue el inicio de una sucesión trágica de guerras devastadoras para Extremadura que no acabó hasta la finalización de las guerras napoleónicas, ya en el siglo XIX.

La guerra menos referida en los libros escolares españoles, la llamada Guerra de Restauración portuguesa (Guerra da Restauração, en portugués) mantenida con Portugal desde 1640 hasta 1668, transformó a Extremadura de una manera determinante y marcó su destino hasta tiempos muy recientes.

La prepotencia de la nobleza española trató a Portugal, su vasto imperio, su singular cultura y su importancia naval y comercial, como un territorio más, de un imperio ingobernable y corrupto, durante el periodo en el que Portugal formó parte de la Monarquía Hispánica (1580 - 1640). fusión de los dos reinos con Felipe II.

Analizada desde la perspectiva de sus consecuencias, especialmente para Extremadura, fue sin duda una de los peores servicios hechos a la historia de España, por unos gobernantes que les falto la altura de miras para entender el poder y la influencia que podría haber alcanzado aquel imperio, si esa unión dinástica hubiera tenido más éxito que el que tuvo.

La guerra con Portugal transformó las ciudades y los pueblos extremeños de una manera notable. Se produjo una gran despoblación y un gran abandono de tierras de labor. Las continuas escaramuzas por la frontera y el asentamiento casi durante treinta años de los soldados en las poblaciones extremeñas, provocó una crisis que se acrecentó tras el final de la guerra, al convertirse este territorio de nuevo en la "Extremadura". Otra vez territorio de frontera, con un imperio muy poderoso y con una gran carga de recelo tras el largo período de hostilidades.

En 1653 la ciudad de Plasencia decide recuperar el voto en Cortes que durante la Edad Media había tenido y comprarlo por valor de 80.000 ducados. Para ello propone una alianza a las ciudades de Badajoz, Mérida y Trujillo y a las villas de Cáceres y Alcántara para comprar conjuntamente dicho voto y conformar de este modo la provincia de Extremadura. Es pues en este momento cuando surge Extremadura como entidad política, a la que posteriormente se unirían otras localidades y la provincia de León de la Orden de Santiago.

No habían pasado treinta y cinco años del final de la guerra con Portugal y España se ve envuelta en la Guerra de Sucesión Española (1702-1713), que acaba de arruinar Extremadura, con la práctica destrucción de Badajoz a manos austriacas y la destrucción de los pueblos del valle del Tajo y del Guadiana. A efectos transfronterizos, es una nueva guerra con Portugal, que viene a abrir aún más la brecha que separa ambos países. Buena prueba de ello es la destrucción por parte de los españoles, de Puente Ajuda en 1709, cuyas ruinas han sido durante siglos, la expresión material de desencuentro ibérico.

La segunda mitad del siglo XX estuvo marcado por la sangría demográfica en la región. Se calcula que más de 800.000 personas abandonaron Extremadura para buscar una mayor prosperidad en otras regiones españolas, como País Vasco, Madrid o Cataluña, y en otros países, como Francia, Alemania u Holanda.

El 13 de abril de 2007, el Monasterio de Yuste fue declarado Patrimonio Europeo.

Estas fiestas de interés turístico suelen coincidir, aunque no siempre, con días de fiestas populares en varios lugares de Extremadura, como San Sebastián, San Blas, Carnavales, Semana Santa, agosto o el Día de Todos los Santos.

Extremadura es una de las regiones europeas que cuenta con el sistema natural menos degradado del continente, pese a ello el número y nivel de protección de estos espacios es claramente insuficiente.

El 3 de marzo de 2007 el Consejo de Ministros aprobó declarar Monfragüe como Parque Nacional. Convirtiéndolo en el parque nº 14 de estas características en España y que anualmente recibe más de 80.000 visitas.

Extremadura cuenta con dos Parques Naturales, declarados y gestionados por la Junta de Extremadura.

Al principio



Source : Wikipedia