Hungría

3.4135119394043 (1717)
Publicado por astro 22/03/2009 @ 18:10

Tags : hungría, europa, internacional

últimas noticias
Nació en el Mediterráneo - El País (España)
Así canta Serrat y juega también su Barça, un equipo colorista y precioso, técnicamente perfecto, alejado ahora de la épica de Platko, el oso rubio de Hungría al que glosó Alberti después de salir como un héroe del campo de El Sardinero....
Alto funcionario del PCCh promete profundizar vínculos con Hungría - Pueblo en linea
China colaborará con Hungría para desarrollar las relaciones bilaterales, indicó el miércoles en Beijing un alto funcionario chino. "El gobierno chino siempre ha prestado gran atención a las relaciones sino-húngaras", precisó Li Yuanchao,...
Las familias españolas pagan más impuestos que la media de la OCDE - Expansión.com
A la cabeza del ranking internacional están Hungría, Grecia y Francia. En los tres, los impuestos que soportan los trabajadores sobrepasan el 42% de sus ingresos. En el lado opuesto, en Nueva Zelanda, es del 3,5%, y en Irlanda, del 5,5%....
España y Hungría coinciden en la necesidad de mantener la PAC ... - Finanzas.com
España y Hungría coincidieron hoy en que es necesario mantener la Política Agrícola Común (PAC) más allá de 2013, porque consideran que la agricultura sigue siendo un sector estratégico. Asi lo explicó hoy a Efe la ministra de Medio Ambiente y Medio...
Zoltan Kocsis homenajea a Strauss en el Palau con el poema ... - Europa Press
El Palau de la Música de Valencia conmemora el 60 aniversario de la muerte del compositor alemán Richard Strauss, con la actuación mañana de la prestigiosa Orquesta Filarmónica Nacional de Hungría, bajo la batuta del húngaro Zoltán Kocsis,...
España lidera el paro en la OCDE con un 17,4% frente al 7,6% del ... - ABC.es
Aparte de España, otros países también han visto deteriorarse su mercado laboral, entre ellos están Irlanda (donde el paro ascendió a un 10,6% durante el pasado mes de marzo); República Eslovaca (con un 10,5% de parados en marzo), Hungría (9,2%),...
Tierra de pasiones de Telemundo aterriza en Hungría - TV Latina
Tierra de pasiones cuenta la historia de un intenso y tormentoso amor entre Valeria San Román y Francisco Contreras, dos personas con personalidades muy distintas pero quienes gracias al sentimiento que ha nacido entre ellos, se unirán para luchar por...
Cataluña y Hungría en la Edad Media - hoyesarte.com
Cataluña y Hungría en la Edad Media, una exposición que da a conocer los vínculos que se establecieron entre ambos países durante aquella época. La muestra se podrá ver hasta el 2 de agosto en el museo barcelonés y del 4 de septiembre al 29 de...
Princesas de aquí para allá - El País (España)
Cuatro princesas viajeras que se casaron y devinieron reinas en otro país, cuatro peripecias extraordinarias -algunas muy tristes-, cuatro momentos del medioevo en los que se entrecruzan, mucho antes de Kubala, los destinos de la remota Hungría y la...
La nueva fábrica de Hankook en Hungría suministra neumáticos a ... - Autoprofesional.com
Las furgonetas modelo Transporter, Caravelle, Multivan y California de Volkswagen saldrán ahora equipados de cadena de producción con neumáticos Hankook, producidos en la nueva fábrica de Hankook en Hungría. La ampliación de la colaboración con...

Hungría

Situación de Hungría

¹ Lema histórico: Regnum Mariae Patrona Hungariae.

La República de Hungría o Hungría (en húngaro, Magyar Köztársaság) es un país de Europa Central que forma parte de la Unión Europea (UE). Limita con Austria, Eslovaquia, Ucrania, Rumania, Serbia, Croacia y Eslovenia. Es llamada localmente Tierra de los Magiares o Magyarország. Junto con Polonia, Eslovaquia y República Checa, integra el grupo Visegrad de naciones.

Durante el Imperio Romano, el territorio de la actual Hungría formó parte de las provincias de Panonia y Dacia. A fines del siglo IV, Roma perdió Panonia, ocupada desde entonces por tribus germanas y eslavas. La planicie central recibió a hunos, búlgaros (que finalmente se asentaron más al sur, en la actual Bulgaria y la República de Macedonia) y ávaros: pueblos nómadas provenientes de las estepas del norte del Mar Negro. Los ávaros dominaron la cuenca del Danubio entre los siglos VII y VIII, hasta ser sometidos por el Imperio de Carlomagno.

Los sucesores de Carlomagno organizaron una serie de ducados en la mitad oeste y norte de la cuenca, mientras el Imperio Bizantino y Bulgaria ejercieron cierta autoridad sobre el sur y el este de la región. El Ducado de Croacia se independizó en el año 869 y Moravia luchó tenazmente contra los carolingios, hasta la aparición de los magiares, pueblo de origen fino-ugrio (emparentado con fineses, estonios, carelios, udmurtos, etc.). Éstos organizaron, al oeste del bajo Don, una federación de tribus (integradas por diversos clanes y dirigidas por un jefe hereditario), llamada On-Ogur (Diez Flechas), que dio origen al nombre húngaro, en la lengua eslava, por lo que su reino se acabó conociendo como Hungaria, que posteriormente derivó en Hungría.

Hungría antiguamente fue parte de las provincias romanas de Dacia y Panonia, luego (alrededor del siglo II d. C.) fue invadida por tribus germánicas y más tarde por los hunos, ávaros y moravos (un pueblo eslavo). A finales del siglo VIII Carlomagno lo anexiono a su Imperio, pero es a finales del siglo IX cuando los magiares toman el control de la Panonia.

La tradición sostiene que Hungría fue fundada por siete tribus magiares (húngaras) que emigraron desde la región de los Montes Urales cerca del límite de Europa y Asia hasta el territorio actual en el siglo VIII. Estas fueron guiadas por siete líderes: Álmos, Előd, Ond. Kond, Tas, Huba y Töhötöm. Un par de décadas después de haber llegado a las tierras del Danubio, Árpád el hijo mayor de Álmos, se convirtió en príncipe y líder absoluto de las tribus, que hicieron un pacto de sangre para simbolizar una unión indivisible.

Así comenzó la historia de la nación húngara y la dinastía de los Árpád.

El bisnieto de Árpád, fue Esteban I, hijo del príncipe Géza. Esteban había nacido como pagano bajo el nombre de Vajk y posteriormente fue bautizado con su nombre cristiano. Esteban sabía que si su nación quería sobrevivir, debía ser reconocida como un reino cristiano y estar bajo la tutela del Papa. Así, comenzó su lucha contra el paganismo tras haber sido coronado como Rey de Hungría en el año 1000. El principal adversario de Esteban era un familiar suyo llamado Koppány, que deseaba la corona de Hungría y repudiaba el cristianismo. Finalmente fallece y Esteban ordena que fuese desmembrado en cuatro y que las partes de su cuerpo fuesen enviadas a ciudades importantes, como muestra de lo "poco conveniente" que podía ser pagano.

Gradualmente Hungría se convirtió en un reino amplio e independiente, donde florecería la cultura y se daría un importante progreso económico, sobre todo de la mano de Mátyás (Matías Corvino), quien conquistó Moravia, Bohemia y Silesia, y posteriormente trasladó la corte húngara a Viena. Así, Matías fue una figura de gran relevancia para el renacimiento en Hungría y la lucha armada contra los turcos, que trataban de ser repelidos desde hace décadas (por ejemplo su padre, el Regente húngaro Juan Hunyadi, guió incontables campañas en contra de los turcos).

La época dorada finalizó con la derrota húngara de Mohács en 1526 y la ocupación turca de Buda (hoy parte de Budapest). A la muerte de Luis II en la batalla de Mohács la nobleza húngara elegirá rey a Fernando de Habsburgo, hermano del emperador Carlos V, vinculándose así Hungría por casi 400 años a la Casa de Habsburgo. En 1529 la ofensiva turca sobre Viena fracasó. Durante la dominación otomana de gran parte de Hungría, ésta estaría administrada por algunas grandes familias y las revueltas serían constantes, al igual que en Transilvania. A finales del siglo XVII, los Habsburgo reconquistarían Hungría (Budapest en 1686 y en 1699 Transilvania). Durante los siglos XVIII y XIX, Hungría formó parte de los territorios administrados por los Habsburgo (Imperio Austríaco a partir de 1806).

Tras las victorias imperiales de finales del siglo XVII, Hungría y Transilvania pasaron a formar parte del Imperio de los Habsburgo, ocasionando varios conflictos entre la nobleza magiar, poderosa y de espíritu independiente y las tendencias centralistas de Viena.

En 1848, estallaron rebeliones en todas partes del imperio, y en Hungría escritores como Sándor Petőfi tomaron las calles y guiaron las multitudes contra los austriacos. Pronto se estableció un gobierno provisional que fue sofocado por el emperador Francisco José I apoyado en Hungría por las minorías que estaban sometidas a los húngaros (especialmente croatas y rumanos) y por la intervención rusa. La rebelión fracasó y entre 1849 y 1866 se reimplantó una política centralista y autoritaria.

Tras la derrota austríaca de 1866 contra Prusia en la Guerra de las Siete Semanas, Hungría se convertiría finalmente, en 1867, en una parte autónoma del Imperio Austrohúngaro. En 1867, una comitiva húngara encabezada por Ferenc Deák, fue enviada hasta Viena, donde se firmó el Compromiso (en húngaro: Kiegyezés y en alemán: Ausgleich). En este tratado se le otorgaban a Hungría instituciones políticas propias, gobierno y ejército propios y el parlamento con sede en Budapest. Hungría (territorios de la Corona de San Esteban) se constituyó en la 2ª entidad de la nueva monarquía, con plena independencia excepto en asuntos militares, exteriores y monetarios y aduaneros. El kaiser pasó a ser simultánemente "rey apostólico" de Hungría. La política interna húngara se caracterizó por apostar por la magiarización de las minorías (croatas, serbios, eslovacos, ucranianos, rumanos...), la centralización administrativa (sólo Croacia mantuvo cierta autonomía) y el mantenimiento de un régimen tendente al autoritarismo (sufragio censitario reducido, discriminación de las minorías...). A diferencia de la parte austriaca, Hungría se mantuvo esencialmente rural y agraria bajo el dominio de una numerosa y poderosa nobleza que controlaba gran parte de los recursos del Estado.

Sin embargo el Imperio fue derrotado durante la Primera Guerra Mundial, por lo que Hungría declaró su independencia el 1 de octubre de 1918. Poco después, hubo una revolución comunista instaurándose la República Soviética Húngara que fue sofocada tres meses más tarde por las tropas anticomunistas rumanas. Durante este estado de anarquía el almirante Miklós Horthy tomó el poder como regente "permanente" del Reino de Hungría (1920 - 1945), aunque impidiendo la restauración del rey Carlos IV de Habsburgo (que falleció en 1922) que contaba con un muy amplio apoyo social.

Con el tratado de Trianon en 1920 Hungría firmó la paz con las potencias vencedoras y perdió más de un 70% de su territorio que pasó a los nuevos estados centroeuropeos. Eslovaquia y Rutenia (esto es, la Rutenia subcarpática) se unirían a Bohemia y Moravia, para formar Checoslovaquia; Transilvania y parte del Bánato se unirían a Rumanía. Croacia y Voivodina pasarían al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, futura Yugoslavia. Quedaron, no obstante, importantes grupos de población húngara en Checoslovaquia (884.000 individuos), Voivodina serbia (420.000) y Transilvania rumana (1.662.000), hoy en día también siendo mayoritarios en numerosos distritos y municipios de los tres nuevos estados.

Tras cierta presión, Horthy, el regente húngaro, estableció una alianza con la Alemania nazi y los otros miembros de las Potencias del Eje (Italia y Japón) en los años 1930, donde le ofrecían revisar el Tratado de Trianon. Hungría fue recompensada por Alemania con los territorios pertenecientes a Checoslovaquia, Yugoslavia y Rumanía, y tomó parte activa en la Segunda Guerra Mundial pudiendo así recuperar temporalmente aquellos territorios poblados mayoritariamente por magiares (sur de Eslovaquia, Rutenia subcarpática, Transilvania septentrional y el norte de la Voivodina). En octubre de 1944, Adolf Hitler forzó la abdicación del no demasiado dócil Horthy, por un mayor colaboracionista pronazi húngaro, Ferenc Szálasi, para poder evitar así la defección de Hungría. La segunda guerra mundial afectó decisivamente a Hungría en el sitio de Budapest, allí perecieron unos 40.000 civiles además de 50.000 defensores y 70.000 atacantes del Ejército Rojo.

Tras la caída de Hitler, Hungría fue ocupada por tropas rusas y, pese a que hubo un pequeño periodo democrático, en 1947 se instaura un gobierno comunista, liderado por el Partido de los Trabajadores Húngaros y el país pasaba a ser parte del Bloque del Este. En 1949 Hungría ingresó en el Consejo de Asistencia Económica Mutua (COMECON) patrocinado por la Unión Soviética formando parte hasta 1991.

Cuando murió Iósif Stalin en 1953 se inició como en la URSS y toda Europa del Este (menos Yugoslavia que había elegido su propia vía al socialismo) el proceso de desestalinización en donde se hizo un nuevo programa económico y se le concedió amnistía a varios prisioneros políticos. En 1955, se firmó el Pacto de Varsovia que era un tratado de ayuda mutua, tanto económica como militar.

En 1956, una revolución que pedía la retirada del Pacto de Varsovia fue respondida con una intervención militar por la Unión Soviética y la deposición y ejecución del primer ministro Imre Nagy. A finales de los años 1980, Hungría encabezó el movimiento para la disolución del Pacto de Varsovia y se encaminó hacia una democracia multipartidista y una economía orientada al mercado bajo el liderazgo de János Kádár, secretario general del Partido Socialista de los Trabajadores Húngaros hasta 1988, año en que dimitió. Durante su gobierno se impulsó una política reformista, permitiéndose el establecimiento de pequeñas empresas o PyMES particulares, pero el gobierno defendía arduamente los derechos de los trabajadores.

Tras el colapso de la Unión Soviética en 1991, Hungría desarrolló enlaces más cercanos con Europa occidental, se unió a la OTAN en 1999 y a la Unión Europea el 1 de mayo de 2004. Hungría fue el país que mejor afrontó la caída de la Unión Soviética en la Europa Oriental ya que el país contaba de antemano con un sistema comunista más o menos liberal.

El 18 de septiembre de 2006, miles de húngaros, en gran parte llamados por el FIDESZ (o Alianza de Jóvenes Demócratas, el partido conservador mayoritario (en la oposición en ese momento) salieron a las calles enarbolando las banderas del antiguo Reino de Hungría (comúnmente identificada con los movimientos de extrema derecha), luego de que fuera divulgado un audio donde el Primer Ministro, Ferenc Gyurcsány, admitió que mintió en cuanto a la situación económica húngara para ganar las elecciones. En el audio puede oírse claramente que: «si la economía se mantuvo encarrilada fue por la] divina providencia, la abundancia de dinero efectivo en la economía mundial y cientos de engaños», para después agregar: «es obvio que hemos mentido en el último año y medio, dos años. No hay dudas de que lo que estamos diciendo no es verdad». Sin embargo el primer ministro afirma que se mantendrá en su cargo.

Los miles de húngaros movilizados por el FIDESZ exigieron tanto la renuncia del ministro como la de su gabinete, produciéndose enfrentamientos donde la policía fue desbordada y fue tomado el edificio de la televisión estatal húngara (MTV), produciéndose algunos incendios en su interior, en lo que fueron las jornadas más violentas vistas por Hungría desde la caída del comunismo.

La constitución húngara en vigor fue adoptada en 1949, y ha sido modificada en diversas ocasiones, la última el 23 de octubre de 1989, cuando se proclamó la República en lugar de la República Popular existente hasta entonces.

En la actualidad la República de Hungría se define como una democracia liberal parlamentaria, en la que la autoridad reside en el pueblo y la práctica del gobierno se realiza dentro del marco de un estado de derecho.

El órgano supremo del poder es el parlamento o en húngaro Országgyűlés. De acuerdo con la constitución, cada cuatro años tienen lugar elecciones al parlamento para elegir los 386 diputados según un sistema mixto; 176 escaños son elegidos en distritos electorales individuales y 210 según los votos conseguidos por las listas elaboradas por los partidos.

El presidente de la República es elegido cada cinco años por el parlamento. Su papel es más bien representativo. El primer presidente tras la llegada de la democracia fue el escritor y traductor Árpád Göncz, que estuvo en el cargo entre el 2 de mayo de 1990 y el 4 de agosto del 2000. Desde el 2005 el presidente es László Sólyom.

El primer ministro es Ferenc Gyurcsány, que dirige desde mayo del 2008 el gobierno en minoría del Partido Socialista Húngaro.

Hungría ocupa la cuenca media del río Danubio, tierra llana formada por los aluviones de este río y su afluente el Tisza que es conocida como llanura húngara y que se extiende también por el norte de Serbia, sur de Eslovaquia y oeste de Rumanía. Al oeste destaca el Lago Balatón.

El clima es continental, con inviernos fríos, veranos cálidos y precipitaciones medias. En Budapest la media de enero es -1,0º, la de julio 21,9º y la precipitación anual de 498 mm.

Hungría continúa demostrando ser una economía de crecimiento moderado-alto, como uno de los miembros más recientes de la Unión Europea (desde el 2004). El sector privado es responsable de más de un 80% del PIB. La inversión extranjera en compañías húngaras es bastante común, con inversiones por un total de más de 23.000 millones de dólares desde 1989. La inflación y el desempleo —ambas políticas prioritarias desde 2001— han disminuido sustancialmente; sin embargo, la tasa de suicidios permanece bastante alta. Reformas económicas como la del sistema de salud, impuestos y financiación de los gobiernos locales no han sido logradas por el presente gobierno. Su moneda es el Florín húngaro (en húngaro Forint).

Al año 2007, Hungría tiene una población de 9.956.000 habitantes. La esperanza de vida es de 73 años. El promedio de hijos por mujer es de tan solo 1,33 una de las tasas más bajas de Europa, lo cual está provocando que su población se reduzca un 0,25% cada año. El 99,4% de la población está alfabetizada.

La cultura húngara ha tenido una evolución magistral a través de los siglos, recibiendo influencias turcas, latinas, germanas entre muchas otras. Recientemente se ha averiguado que su idioma existe casi invariable desde hace varios miles de años, al haber descubierto un grabado en magyar nyelv (idioma húngaro) antiguoCita.

Destaca en el deporte colectivo del waterpolo, así como en el lanzamiento de martillo. También tiene mucha tradición la natación por la que Hungría ha conseguido muchos éxitos internacionales. Su figura máxima en el deporte de todos los tiempos ha sido el futbolista Ferenc Puskás, que realizó una exitosa carrera en el equipo de fútbol español Real Madrid. Y tienen a la gran jugadora de tenis Zsofia Jakab que está jugando por Longwood University actualmente.

La mejor participación de Hungría en los Juegos Olímpicos, fue en 1952 cuando obtuvo en tercer puesto en cuadro de medallas.

Al principio



Historia de Hungría

Historia de Hungría, a partir de la llegada de los magiares.

Los magiares (conocidos como húngaros en la mayoría de los países occidentales) fueron un pueblo nómada, con origen indeterminado y en disputa de las planicies euroasiáticas hasta el siglo X, cuando se establecieron en la actual Hungría. En 896 se establecieron temporalmente alrededor del río Tisza, en 901 se establecieron temporalmente alrededor del Balaton, subsiguientemente ocuparon también parcialmente el este de Austria y el suroeste de Eslovaquia, y tras su derrota en la batalla de Lechfeld en 955 se establecieron definitivamente en la cuenca carpatiana.

Árpád fue el líder magiar a quien más tarde las leyendas escritas por la orden de los Arpads lo hicieron el líder que llevó a las tribus húngaras a conquistar el territorio en el siglo IX. El Gran príncipe (Fejedelem) Géza, descendiente de Árpád, quien fue el gobernador tribal de todo lo que es básicamente el oeste de Hungría pero también jefe supremo nominal de las siete tribus magiares, intentó integrar a Hungría dentro de la Europa cristiana (Occidente), reconstruyendo el estado según el modelo occidental. Estableció una dinastía al nombrar a su hijo Vajk (más tarde llamado Esteban) como su sucesor. Esto fue contrario a la entonces tradición dominante de la sucesión del superviviente de más edad de la familia gobernante.

Hungría fue establecida como reino bajo Esteban I de Hungría, quien fue coronado en diciembre del año 1000. Él era descendiente de Árpád. En 1006 tuvo que fortalecer su poder y eliminó a sus enemigos, sobre todo paganos y buscó alianza con la Iglesia Ortodoxa del Imperio Bizantino. Entonces el rey empezó a fortalecer su reino como un estado feudal y consolidando la religión cristiana.

Emergió un fuerte estado que resistió los ataques de los reyes y emperadores germánicos. En 1241-1242, este reino recibió uno de sus mayores golpes por parte de las hordas de los mongoles. El reino de Hungría fue invadido y destruido en la Batalla de Mohi, el rey Béla IV fue capturado y un tercio de la población pereció. Solo las ciudades y abadías más fuertes pudieron resistir el ataque. Como consecuencia de esto los mongoles se retractaron y el rey Béla, liberado, ordenó una línea de defensa con numerosos castillos. Estas construcciones también servirían para contener los diversos ataques del Imperio Otomano en el siglo XV.

Los descendientes de Árpad estuvieron reinando hasta 1301, lo que dio paso a una serie de reyes venidos desde el extranjero. La segunda línea real húngara provenía originariamente de los angevinos franceses, como Luis I, que reinó desde 1342 hasta 1382, extendiendo lo territorios húngaros por el Mar Negro y el Mar Adriático y temperalmente el Reino de las Dos Sicilias, ya que su hermano fue asesinado por la mujer de este. En 1370 a la muerte del rey Casimiro III de Polonia Luis fue también rey de Polonia, ya que su padre Caroberto se alió con Casimiro y caso la hermana de este.

Segismundo fue príncipe de Luxemburgo a causa de su de su matrimonio y emperador del Sacro Imperio Romano denominándose Segismundo del Sacro Imperio Romano Germánico coronándose en 1433. En 1396 fue derrotado por los otomanos en la Batalla de Nicópolis y luchó con ahincó contra los rebeldes y considerados herejes husitas.

El último rey fuerte fue el renacentista Matías Corvino, quien era hijo del noble y comandante contra los turcos Juan Hunyadi. Matías construyó un gran reinó expandiendo sus territorios por el Nordoeste y por el Sur, además de implatar numerosas reformas internas.

Pero a la muerte de Matías Corvino, Hungría tuvo un rey débil llamado Vladislao II Jagellón, que solo gobernó simbólicamente ya que los nobles tomaron el poder absoluto. En 1514, dos años antes de la muerte de Vladislao II hubo rebeliones de campesinos en el sur de Panonia y en Transilvania que fueron sofocadas atrozmente por los nobles. El estado central, en la persona del también débil Luis II degeneró y fue aprovechado por el siempre bien organizado militarmente Imperio Otomano que conquistó Belgrado en 1521 y derrotó a los húngaros en la Batalla de Mohács en 1526; Luis II, murió en la acción.

En enero de 1920, los hombres y mujeres de Hungría votaron en las primeras elecciones en la historia política del país. Las votaciones no eran totalmente libres, porque la izquierda o bien las boicoteó o bien fue excluida de la votación. Una mayoría grande de la derecha fue la que controló la asamblea unicameral. En marzo, el parlamento anuló el Compromiso de 1867, y restauró la monarquía húngara, pero aplazó el regreso de la figura de un rey hasta que el desorden civil hubiera remitido. En cambio, Miklós Horthy fue elegido el regente y autorizado, entre otras cosas, a designar al primer ministro de Hungría, a ejercer el derecho de veto, convocar o disolver el parlamento, y mandar sobre las fuerzas armadas.

Al firmar Hungría el Tratado de Trianon el 4 de junio de 1920, ratificó la desmembración del país. Las provisiones territoriales del tratado, que aseguraron la discordia continuada entre Hungría y sus vecinos, requirieron que los húngaros renunciaran a más de dos terceras partes de su tierra. Casi un tercio de los 10 millones de húngaros étnicos se encontraron fuera de su patria disminuida. La composición étnica del país fue homogeneizada casi totalmente: los húngaros pasaron a constituir aproximadamente el 90 % de la población, los alemanes aproximadamente el 6 %, y eslovacos, croatas, rumanos, judíos y gitanos constituyeron el resto de minorías étnicas.

Las nuevas fronteras internacionales separaron la base industrial de Hungría de sus fuentes de materias primas y sus antiguos mercados para productos agrícolas e industriales. Hungría perdió el 84 % de sus recursos de madera, el 43 % de su tierra arable, y el 83 % de su mineral de hierro. Como la mayor parte de la industria de antes de la guerra estaba concentrada cerca de Budapest, Hungría conservó aproximadamente el 51 % de su población activa industrial, el 56 % de su producción industria, el 82 % de su industria pesada, y el 70 % de sus bancos. Las nuevas fronteras supusieron el alza de una infinidad de aranceles que bloquearon el comercio danubiano, convirtiendo la crisis en algo inevitable.

Horthy designó primer ministro al Conde Pál Teleki en julio de 1920. Su gobierno derechista publicó una polémica legislación centrada en la admisión restrictiva " de elementos políticos inseguros " (éstos eran a menudo judíos) a universidades y, para calmar el descontento rural, tomó pasos iniciales hacia la realización de una reforma agraria principal dividiendo aproximadamente 3,850 kilómetros ² de los latifundios más grandes en pequeñas propiedades. El gobierno de Teleki dimitió, sin embargo, después de que el antiguo emperador, Carlos IV, sin éxito, intentara volver a tomar el trono de Hungría en marzo de 1921. La vuelta de Carlos produjo una brecha entre los conservadores que favorecieron una restauración Habsburgo y los radicales nacionalistas de la derecha, quienes apoyaron la elección de un regente húngaro (Horthy, naturalmente).

El conde István Bethlen, un miembro no afiliado de la derecha del parlamento, aprovechó esta grieta para formar un nuevo Partido de Unidad bajo su mando. El regente Horthy, rey sin corona, designó primer ministro a Bethlen. Carlos IV murió en Madeira en 1922, poco después de fracasar en su segundo reclamar el trono en octubre de 1921.

Como primer ministro, Bethlen dominó la política húngara entre 1921 y 1931. Formó una máquina política enmendando la ley electoral, proporcionando empleos en la burocracia que se amplía a sus partidarios, y elecciones manipuladas en áreas rurales. Bethlen restauró la orden en el país dando puestos y empleos a los contrarrevolucionarios radicales a cambio de la cesación de su campaña de terror contra judíos e izquierdistas. Llegó a un acuerdo con socialdemócratas y sindicatos para legalizar sus actividades. Ingresó al país en la Liga de las naciones en 1922, sacando así al país del aislamiento internacional que soportaba tras la derrota en la Primera Guerra mundial. La finalidad última de su política era anular el Tratado de Trianon. Esto escondió ante la opinión pública los problemas económicos y sociales del país. Pero los escasos resultados y la galopante crisis acabaron con el gobierno. El nuevo premier, Gyula Gombos, inició un acercamiento a Alemania en 1933, y firmó con ella un tratado comercial. En el terreno social inició una "magyarización" de las minorías.

Adolf Hitler, el líder de la Alemania nazi, prometió devolver territorios perdidos en el Tratado de Trianon -el tratado impuesto a Hungría tras su derrota en la I Guerra Mundial-; la presión económica, y las amenazas de intervención militar obligaron los húngaros a apoyar su política, incluyendo lo relacionado con los judíos, lo que animó a los antisemitas de Hungría. En 1935 el partido fascista más importante de Hungría, Partido de las Cruces Flechadas, liderado por Ferenc Szálasi, entró en la escena política. El primer ministro Kálmán Darányi intentó apaciguar a los antisemitas y los nazis proponiendo cuotas restrictivas a la participación de judíos en negocios y actividades profesionales. La ley fracasó en su deseo de satisfacer a los radicales antisemítas de Hungría, y el regente entonces designó al anti-nazi Béla Imrédy, que prohibió todos los partidos fascistas húngaros. Pero la situación era insostenible y en 1939 el nuevo gobierno de Pál Teleki aprobó una ley judía aún más restrictiva, definiendo además a los judíos por su sangre y no por su religión, desatendiendo todo intento de conversión.

Por el primer Arbitraje de Viena, en 1938, Hungría recuperó partes de Checoslovaquia (Eslovaquia meridional y la Rutenia Carpática) con población predominantemente húngara. En marzo de 1939 sin embargo, Hungría ocupó el resto de Rutenia, un área sin población húngara y después de una breve guerra con Eslovaquia, conquistó parte de Eslovaquia oriental. Por el segundo Arbitraje de Viena recuperó la parte norte de Transilvania en septiembre de 1940. Hubo atrocidades por parte de ambos lados durante este período de transición.

En octubre de 1940 una política de reciprocidad fue iniciada entre Rumania y Hungría y seguida hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Dividiendo Transilvania entre Rumania y Hungría, Hitler fue capaz de manipular y controlar a los dos futuros aliados. El 20 de noviembre de 1940, bajo la presión de Alemania, Teleki afilió Hungría al Pacto Tripartito. Unos meses más tarde, Hitler pidió a Hungría apoyo a su invasión de Yugoslavia y el territorio prometido a cambio de la cooperación. Incapaz de evitar la participación de Hungría en la guerra junto a Alemania, Teleki se suicidó.

El ultraderechista László Bárdossy ganó las elecciones y en abril de 1941, envió fuerzas húngaras a Yugoslavia, donde ocupó antiguas tierras magiares de Vojvodina, Croacia y Eslovenia.

Hitler no pidió ayuda húngara en la invasión de la URSS, pero amplios sectores políticos quisieron participar en el ataque para no animar el favoritismo nazi hacia Rumania, que sí participaba. Hungría entró en la guerra al final de junio, después de que la ciudad de Košice (Kassa en su nombre húngaro), que en aquel momento pertenecía nuevamente a Hungría, fuera bombardeada por aviones desconocidos y se acusara a la URSS del suceso (aunque no se sabe qué sucedió realmente, en la actualidad se piensa que el bombardeo o fue un error o fue preparado por los alemanes o por los propios húngaros para tener una justificación en su ataque a la URSS).

Hacia diciembre de 1941, las esperanzas de una victoria rápida sobre la Unión Soviética se habían desplomado y en 1942 el contingente militar de Hungría había aumentado a 150.000 hombres. Preocupado por la confianza creciente de Hungría en Alemania, Horthy cesó a Bárdossy y lo sustituyó por Miklós Kállay, un conservador veterano del gobierno de Bethlen. Él siguió la política de Bardossy de apoyar a Alemania contra el Ejército Rojo, pero también comenzó negociaciones con los Aliados Occidentales. El Ejército húngaro sufrió pérdidas terribles en una batalla en el Río Don, un poco después de la caída de Stalingrado en enero de 1943.

Tras el fin de la Guerra Fría, Hungría inicia un acercamiento con Europa Occidental que culmina con la incorporación del país a la Unión Europea en 2004.

Al principio



Reino de Hungría

Ubicación de Hungría

El Reino de Hungría (húngaro: Magyar Királyság, Latín: Regnum Hungariae, alemán: Königreich Ungarn, eslovaco: Uhorské kráľovstvo, croata y serbio: Kraljevina Ugarska o Краљевина Угарска, rumano: Regatul Ungariei) es el nombre de un reino que existió en Europa Central desde el año 1000 a 1918. Surgió en la actual Hungría occidental y se extendió por el resto de la actual Hungría, Transilvania (hoy Rumania), Eslovaquia, Carpatho-Ukraine, Vojvodina (hoy Serbia) y otros pequeños territorios cercanos. Estuvo unido al Reino de Croacia desde 1102 hasta 1918 con el nombre de las Tierras de la Corona de San Esteban.

El término "Reino de Hungría" se usa para referirse a la anteriormente citada duradera configuración multiétnica de territorios con el objeto de marcar una clara distinción con el moderno estado de Hungría, que es significativamente más pequeño y más homogéneo étnicamente. Antes y durante el siglo XIX, el término húngaro hacía ya referencia a cualquier habitantes de ese estado, independientemente de su etnicidad.

Los término en latín "natio Hungarica" y "Hungarus" se referían a todos los nobles del reino. La conciencia de "Hungarus" (lealtad y patriotismo por encima de los orígenes étnicos) se dio entre cualquier habitante de ese estado, aunque de acuerdo con Tripartitum de Stephen Werbőczy Natio Hungarica o Hungarus fueron solo los nobles privilegiados, sujetos de la Santa Corona independientemente de su origen étnico.

Los magiares tienden a enfatizar la continuidad del estado húngaro y consideran el Reino de Hungría como una fase de su desarrollo histórico. La idea de continuidad se refleja en los símbolos nacionales y en las vacaciones, y en la conmemoración oficial del milenio de historia en el año 2000. De acuerdo con su punto de vista, el Reino de Hungría fue en principio un país del pueblo magiar, aunque sin negar la presencia e importancia de otras nacionalidades.

Hacia el año 970 (como resultado de los cambios tanto dentro como fuera del país), el príncipe Géza adoptó el Cristianismo, la fe de los victoriosos, y comenzó a extenderla por la nación. Al mismo tiempo, organizó el poder central. Durante sus 25 años de reinado, apenas mantuvo guerra contra alguna de las naciones vecinas. Su política pacifista fue reforzada por los matrimonios dinásticos (lo que era bastante natural para la época) entre sus hijos y miembros de otras casas reales, todo ello con el fin de reafirmar la autoridad de los Magiares en la Depresión de Panonia.

Los esfuerzos de Géza de instaurar un poder central estable y de garantizar el trono a su hijo no tuvieron mucho éxito, ya que tuvo que compartir el reino con otros miembros de su familia. El príncipe Koppány también reivindicó el trono. En la sucesión húngara prevaleció el principio de la veteranía (el derecho del hermano de mayor edad). Koppány reclamó asimismo a la viuda de Géza, Sharolt. La voluntad de Gèza, la de que su hijo heredara el trono, violaba el derecho tradicional.

En relación con la adopción del Cristianismo, fue de vital importancia la cuestión de si Hungría se uniría a Roma o bien a la Iglesia Ortodoxa. Años antes (hacia 948) la nobleza húngara se unió a la Iglesia Bizantina. En otoño del año 972 el arzobispo de Mainz, Bruno de Querfurt, fue enviado a Hungría por el papa Silvestre II para extender la Iglesia romana en la zona. Bautizó al príncipe Géza y a su familia. Géza tomó el nombre de István (su esposa, Sharolt, había sido bautizada por un obispo griego en su infancia). Esta decisión estuvo motivada por razones diplomáticas. La última de las incursiones húngaras estuvo dirigida contra el sudeste, lo que empeoró las relaciones con Bizancio. La anexión de Bulgaria pudo haber sido una advertencia del emperador bizantino dirigida al principado húngaro.

Al principio



Source : Wikipedia