Huerta de Murcia

3.3917340521314 (1113)
Publicado por grag 12/03/2009 @ 14:15

Tags : huerta de murcia, comarcas de murcia, murcia, españa

últimas noticias
«La huerta de Murcia no existe: nos la hemos cargado a base de ... - La Verdad (Murcia)
¿Existe realmente la huerta de Murcia? - No existe. Hemos sido capaces de cargarnos la huerta a base de ladrillos y cemento, además de la falta de agua para el riego. No hemos sido capaces de mirar a otros terrenos baldíos de la zona norte y sur de la...
«La huerta tradicional no existe; el futuro es la huerta ... - La Verdad (Murcia)
Acaba de recibir el galardón de Huertano del Año, concedido por la Asociación de Amigos del Museo de la Huerta de Murcia-Alcantrilla. - ¿Cómo se encuentra la huerta de Puerto Lumbreras? - Este pueblo siempre se ha basado en la huerta tradicional....
Científicos y huertanos crean una reserva de la biodiversidad - La Verdad (Murcia)
La Huerta de Murcia tiene futuro. Un futuro verde y variado. Así lo cree un grupo de investigadores y huertanos que han sumado esfuerzos convencidos de que este cinturón ecológico de la ciudad puede convertirse en una reserva de la biodiversidad capaz...
Murcia se vestirá de gala para recibir al Barcelona - El Mundo Deportivo
Reparto de 2.000 zumos y 2.000 barritas de HERO, un vale descuento para asistir a TERRA NATURA y la instalación de un parque deportivo infantil será el preludio del posterior saque inicial de la Reina de la Huerta, María Isabel Martínez, y sus 14 Damas...
La Casa de Valencia en Madrid expone la historia del Tribunal de ... - ADN.es
Mil años supervisando de manera inapelable las buenas relaciones de los trabajadores de las acequias de la huerta valenciana avalan la candidatura del Tribunal de las Aguas para convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, a la que optan...
Los vecinos se movilizan para protestar por el recorte de servicio ... - La Verdad (Murcia)
Ayer le dieron una nueva silla de ruedas y me ha dicho que vendrá por la orilla de la vía o el carril de huerta. Que se juegue la vida un padre para ver a su hijo es muy fuerte», contó Josefa. «Por otro lado, mi marido está enfermo y esta semana he...
La ensalada salió buena - La Verdad (Murcia)
Y también vimos una Huerta pintada por Pedro Serna en un día de truenos, relámpagos y, por milagro, alguna lluvia. Que no perdimos el tiempo, vaya. Y por cómo sonaban los aplausos, entendimos que el personal salió contento. A lo que contribuyó también...
Roque Baños dirigirá el concierto de apertura en Murcia del ... - La Verdad (Murcia)
Otro homenaje lo recibirán los laboratorios Iskra, encargado de recuperar La alegría de la huerta (1940), de Ramón Quadreny, película grabada en Murcia y editada recientemente en DVD. El patio del Museo de Bellas Artes será, además, el escenario de la...
'Ensalada' de agua, trovos, huerta y emigrantes - La Verdad (Murcia)
Algunos de estos documentales fueron proyectados en el pabellón de Murcia en la Expo de Zaragoza. Quizá era un modo de demostrar el aprecio eficaz que se hace en nuestra tierra del agua, y su necesidad constante, pese a la derogación del iniciado...
La XI Asamblea Regional de IU aprueba el informe de gestión de ... - Europa Press
Asimismo, se refirió a los procesos de recalificación como un fenómeno "característico" del modelo de desarrollo "impulsado por el PP en la Región" que, a su juicio, "ha conllevado a la destrucción de la huerta en municipios como Lorca, Murcia y...

Huerta de Murcia

Situación de la comarca de la Huerta de Murcia en la región

La huerta de Murcia comprende las tierras que se riegan con el agua del río Segura y sus filtraciones desde la presa llamada Contraparada hasta el límite de la provincia de Murcia con Alicante. Constituye en sí misma una de las comarcas de esta región española, cuya capital es también la de toda la Comunidad Autónoma: la ciudad de Murcia.

La Huerta de Murcia es una valle por el que discurre el río Segura que a lo largo de toda la Era Cuaternaria ha ido depositando con sus avenidas un lecho fértil para el cultivo, los aportes del río Guadalentín que desemboca en el Segura aguas abajo de la ciudad de Murcia, también han contribuido a la formación de la Huerta. Los primeros pobladores prehistóricos no habitaron el fondo del valle por ser tierras pantanosas y con alto riesgo de inundaciones, encontrándose restos argáricos en las faldas de los montes que bordean el valle del Segura.

Aunque los romanos ya cultivaban en la Huerta de Murcia, fueron los musulmanes los que desecaron los terrenos pantanosos y crearon un sistema de riego y de drenaje muy eficaz a partir de la Contraparada.

Con la Reconquista de Murcia por Alfonso X el Sabio, muchos musulmanes huyeron a Granada y grandes terrenos de la Huerta quedaron despoblados. El rey Alfonso repartió entre los cristianos los bancales de la huerta en pequeñas superficies, apareciendo entonces el minifundio.

Al final de la Reconquista, en el siglo XVI, se produjo un importante desarrollo agrícola con la introducción del naranjo y la morera, con la base de la industria de la seda. En este siglo se construyeron importantes obras hidráulicas como el malecón, la supresión de meandros del río, el encauzamiento de algunos tramos y de acequias y la construcción de las norias que elevaban el agua a bancales más altos para su riego.

Otras zonas de la Región de Murcia tales como el Campo de Cartagena, Valle del Guadalentín, Mazarrón, Aguilas etc han superado a la tradicional Huerta de Murcia como zona de mayor importancia agrícola.

Evolución demográfica de la Huerta de Murcia (línea gris) en comparación con las otras comarcas de la región.

Evolución del peso relativo de la Huerta de Murcia en el total de la región.

Evolución demográfica de la comarca (negro) y del municipio de Murcia (azul).

Evolución demográfica de Alcantarilla, Beniel y Santomera.

La red de riego de la Huerta de Murcia es de las más antiguas de España y proviene de la época musulmana, en que se construían presas o azudes sobre el cauce del río, una de las más importantes existente en la actualidad es la Contraparada, a 7 kilómetros aguas arriba de la ciudad de Murcia.

El agua que se desvía del río es conducida por dos acequias mayores que discurren por los márgenes del Segura, la derecha o Alquibla (cuya etimología en lengua árabe significa "el Sur"), y la izquierda o Aljufía (que proviene del árabe "el Norte").

En tierras por encima de las acequias el agua es elevada mediante norias, un artilugio hidráulico movido por impulso de la corriente de agua que la eleva en sus calgilones a terrenos más altos.

Las Ordenanzas de la Huerta de Murcia tienen una larga historia. Se basan probablemente en las costumbres iniciadas y seguidas por la población musulmana que creó el sistema de riegos. Existe a partir de ahí toda una serie de documentos que recogen la normativa vigente a lo largo de las épocas. Las primeras Ordenanzas escritas datan del siglo XIV. Posteriormente se compilaron las de 1594, 1695 y 1702; éstas son las que se aplicaron durante un periodo de tiempo más dilatado. Todas lasordenanzas hasta el siglo XVIII no están ordenadas en cada Compilación, sino que éstas se limitan a recoger las normas que fueron surgiendo hasta el momento de ser compiladas.

Tras la caída del antiguo régimen, la forma de las Ordenanzas varió, estableciéndose un orden por materias y una división en capítulos compuestos de una serie de artículos. Las actuales Ordenanzas datan de 1849, y están basadas en un intento previo, el Proyecto de 1821, que al parecer no llegó a aplicarse por los problemas políticos del momento. No obstante, la actual versión de las Ordenanzas corresponde a las modificaciones de 1991-1992, para adaptarlas a la Ley de Aguas.

Dentro del contenido de las Ordenanzas actuales pueden destacarse las normas referentes a la descripción de la Huerta (Cap. I) y sus cauces (Cap. II), a las mondas u operaciones periódicas de limpieza de los cauces (Cap. III), los repartos o recaudaciones para la realización de objetivos de interés común (Cap. VI), la distribución y aprovechamiento de las aguas (Cap. VIII), y la parte institucional. Ésta describe lo que son los procuradores o representantes del heredamiento (Cap. V), los juntamentos o asambleas (Cap. VII), la Comisión Representativa de Hacendados como órgano ejecutivo (Cap. X), y el Consejo de Hombres Buenos, que es el órgano que resuelve las diferencias relativas a las Ordenanzas(Cap. XI).

Existen dos heredamientos generales, uno a cada lado del río al Norte y al Mediodía. Estos dos heredamientos generales se subdividen en heredamientos particulares que toman el nombre de las acequias con las que riegan. Por tanto, cada heredamiento particular se fundamenta en las tierras que reciben riego de la misma acequia y está formado por los propietarios de éstas, que tienen asimismo derecho al riego al estar asociado a la tierra.

Al principio



Murcia

Murcia (España )

Murcia es una ciudad, capital del municipio del mismo nombre y de la comunidad autónoma de la Región de Murcia (España). Está situada en el sudeste de la Península Ibérica, a orillas del río Segura. Con 430.571 habitantes (INE 2008), Murcia ocupa el 7º puesto en la lista de municipios de España por población. Así mismo es capital de la comarca natural de la Huerta de Murcia y de su área metropolitana.

El término municipal tiene una extensión aproximada de 882 km² y se divide de norte a sur en dos partes diferentes separadas por una serie de sierras que conforman la llamada Cordillera Sur: Sierra de Carrascoy, El Puerto, Villares, Columbares, Altaona y Escalona. Estas dos zonas se denominan Campo de Murcia al sur (que geográficamente forma parte de la comarca natural del Campo de Cartagena) y Huerta de Murcia al norte de la sierra, consituída por la vega segureña.

La ciudad está situada a 43 msnm, en la Vega Media del Segura. El río Segura atraviesa la ciudad de oeste a este. Es un río de régimen pluvial mediterráneo, de escaso caudal pero con fuertes crecidas, como las de 1946, 1948, 1973 o 1989 que inundaron la capital murciana. El rio Guadalentín (también llamado Sangonera a su paso por el municipio) discurre a través del canal del Reguerón por la zona sur de la vega, desembocando en el Segura aguas abajo de Murcia.

El paisaje más conocido y significativo del término municipal es su huerta, que domina gran parte del municipio, aunque desde hace décadas sufre la presión de la expansión urbana que la han hecho casi desaparecer. Se trata de un territorio llano al situarse en la llamada depresión prelitoral murciana, aunque dispone de montañas que rodean el amplio valle del Segura, destacando las sierras de la mencionada Cordillera Sur y el abrupto cerro de Monteagudo en mitad de la llanura.

Además de la huerta y las zonas urbanas, el término municipal cuenta por su gran extensión con distintos paisajes: bad-lands, pinares de pino carrasco en las sierras de la cordillera prelitoral y, pasadas éstas hacia el sur, zonas de campo típico del secano mediterráneo.

También forma parte del municipio de Murcia la mayoría del espacio natural de El Valle y Carrascoy, que tiene la denominación de Parque Regional.

Dada su cercanía al mar Mediterráneo, disfruta de un clima mediterráneo de tipo semiárido, con inviernos suaves y veranos calurosos. Llega a tener más de 300 días de sol al año, con pocas precipitaciones concentradas éstas en pocos días, principalmente en otoño, cuando sufre la gota fría.

Las temperaturas oscilan entre los 16 °C/4 °C de enero y los 34 °C/20 °C de agosto, si bien se superan los 40 °C muchos veranos. El récord absoluto de temperatura registrada en España fueron los 47,8 °C registrados en Murcia el día 29 de julio de 1876. Murcia también ostenta el record absoluto de temperatura máxima registrada en España en el siglo XX con los 47,2 ºC registrados en el observatorio Murcia / Alfonso X el 4 de julio de 1994.

Existen muchas dudas sobre los orígenes de la ciudad de Murcia. Hay constancia de que fue mandada fundar con el nombre de Madina Mursiya en el año 825 por el emir de Al-Ándalus Abderramán II, aunque historiadores como Rodríguez Llopis defienden que lo que se produjo en aquel año fue el traslado de la capitalidad de Tudmir a Murcia. En cualquier caso todo parece indicar que ya existía un pequeño asentamiento cuyos orígenes se remontarían a una villa romana denominada Murtia, en referencia a la existencia de humedales y mirtos en la zona.

Los árabes, aprovechando el curso del río Segura, que atraviesa actualmente la ciudad, crearon una compleja red hidrológica formada por acequias. Las acequias principales de dicha red son la Aljufía y Alquibla. Este sistema de acequias dio prosperidad a la ciudad y es el predecesor del actual sistema de regadíos de la Huerta del Segura.

No fue hasta la segunda mitad del siglo XI cuando Murcia encabezó su primer reino taifa independiente bajo el mandato de Abu Abd al-Rahman Ibn Tahir.

Murcia capitalizó un segundo reino taifa de la mano de Ibn Mardanis; conocido por los cristianos como Rey Lobo. Durante este periodo (1147-1172) la ciudad de Murcia vivió un momento de esplendor convertida en un centro político y cultural comparable a las principales capitales islámicas del momento.

Tras la gran victoria cristiana en Las Navas de Tolosa (1212), Castilla se expandió hacia el sur, dirigiéndose hacia el reino taifa de Murcia, que en su tercer periodo estuvo regido por la dinastía de los Banu Hud. El infante Alfonso, futuro Alfonso X el Sabio, sometió a Murcia a vasallaje en 1243 a través del tratado de Alcaraz, incorporando la ciudad y a su reino a la Corona de Castilla en forma de protectorado. En 1264, los mudéjares se sublevaron contra el dominio cristiano. Alfonso X, empleado entonces en el asedio de Niebla (Huelva), pidió ayuda urgente a su yerno Jaime I de Aragón. Tropas aragonesas sofocaron la rebelión en 1265-1266, eliminando los restos de autonomía musulmana. La ciudad y su huerta fueron repobladas por cristianos, muchos de ellos de origen catalán y aragonés llegados con las tropas de Jaime I.

Desde la segunda mitad del siglo XIII, Murcia concentraba tres núcleos de población (cristianos, judíos y moros). Alfonso X el Sabio, que visitaba con frecuencia la ciudad, estableció las bases socioeconómicas del municipio. El monarca convirtió a la ciudad en capital del nuevo reino de Murcia cristiano, haciéndola sede del "Adelantado Mayor del Reino" y ciudad con voto en cortes.

En el contexto de la crisis dinástica en la corona castellana, Jaime II de Aragón ocupó la ciudad entre 1296 y 1300, devolviéndola posteriormente a control castellano en virtud de la Sentencia Arbitral de Torrellas (1304).

Durante el siglo XIV se vivió una profunda crisis que afectó a la actividad agrícola de la huerta de Murcia y por ende a la ciudad, debido al contexto de inseguridad que se vivía en todo el reino de Murcia, afectado como estaba por una triple frontera (con la corona de Aragón, con un Mediterráneo atestado de corsarios y sobre todo con los musulmanes granadinos).

A mediados del siglo XV comenzó una recuperación económica gracias al final de la amenaza granadina. En 1452 las tropas de la ciudad de Murcia junto con las de Lorca vencieron en la batalla de los Alporchones a huestes musulmanas provenientes del reino nazarí. A partir de 1482, tanto Murcia como Lorca se convirtieron en la base de operaciones para las campañas militares que los Reyes Católicos lanzaron sobre la parte oriental del reino de Granada. La ciudad sirvió de residencia a los monarcas en 1488.

En el 1520 Murcia se unió al movimiento comunero aunque con unos matices totalmente distintos al resto de Castilla por su claro sentimiento antioligarquico que entroncaba con los conflictos que se vivían en la región a finales del siglo XV. Los comuneros murcianos implantaron una junta de síndicos con cierta representación popular y elegidos por parroquias.

Bajo el reinado de Felipe II, tropas murcianas bajo mando de Luis Fajardo, II Marqués de los Vélez y adelantado del reino de Murcia, ayudaron a sofocar la rebelión morisca en el Reino de Granada. Este hecho hará que se le conceda a Murcia el título de Muy noble y muy leal. El conflicto de las Alpujarras supondrá así mismo el hundimiento del sector sedero granadino, y en consecuencia, el auge de la seda murciana que permitirá a la ciudad y su reino esquivar los efectos de la crisis finisecular del siglo XVI a diferencia de Castilla. De hecho, la crisis no llegaría a Murcia hasta la segunda década del siglo XVII.

En el año 1705 fue nombrado obispo de Cartagena Luis Belluga y Moncada. En el contexto de la Guerra de Sucesión Española fue el artífice del triunfo de la causa borbónica en la ciudad, por lo que se tuvo que enfrentar a varios regidores pro austriacos. En 1706 organizó la defensa de Murcia ante el avance de la causa austracista en el sureste. Ante una ciudad cercada por tropas austracistas, Belluga ordenó la inundación intencionada de la huerta para evitar que Murcia fuera tomada y organizó las milicias que vencieron en la batalla del Huerto de las Bombas, a las afueras de Murcia. Esta victoria supuso un giro en la Guerra de Sucesión comenzando así el avance de la causa borbónica a nivel nacional que culminaría en la batalla de Almansa.

Durante el siglo XVIII Murcia vivió una importante expansión económica. La base de este crecimiento se cimentó en un impulso agrícola basado así mismo en el aumento de la superficie cultivada. Las roturaciones provocaron una mayor extensión de la huerta de Murcia y de cultivos de secano en la zona de campo, algo que trajo consigo la aparición de asentamientos humanos en dichas áreas (el origen de muchas de las actuales pedanías). Como afirma el historiador Rodríguez Llopis, Murcia alzanzó a finales de siglo la cifra de 70.000 habitantes. En este contexto de riqueza continuó teniendo un importante papel el comercio de la seda, de hecho en 1770 se instaló en Murcia la Real Fábrica de Hilar Sedas a la Piamontesa.

La boyante coyuntura quedó reflejada en las artes y el urbanismo de la ciudad. Es la época de las iglesias y palacios barrocos y del escultor Francisco Salzillo. La expansión motivó que el primer asentamiento humano en la margen derecha del Segura se afianzara; el hoy conocido como Barrio del Carmen.

A finales del siglo XVIII, el murciano José Moñino Redondo, conde de Floridablanca fue nombrado ministro de Carlos III. Floridablanca favoreció notablemente a la tierra que le vio nacer, sobre todo con infraestructuras como el canal del Reguerón, con el que se desvió el cauce del rio Guadalentín para hacerlo desembocar en el rio Segura aguas abajo de Murcia y así reducir el peligro de inundaciones en la ciudad.

Con el estallido de la Guerra de la Independencia española en 1808, en la ciudad de Murcia se creó una Junta Suprema que pretendió extender su autoridad en todo el reino de Murcia ante la ausencia del poder real. En 1810 se produjo la entrada de las tropas francesas de Sebastiani, el día 24 de abril la ciudad fue saqueada brutalmente. En enero de 1812 las tropas francesas del general Soult entraron también en la ciudad. En la calle de San Nicolás se produjo un encontronazo entre los soldados de Soult y las milicias del general Martín de la Carrera, que murió en dicho combate.

En febrero de 1820, tras el alzamiento de Riego, el vizconde de Huertas orquestó con campesinos de la huerta y algunos militares el asalto a la prisión para liberar a los presos políticos. En Marzo, junto con destacados comerciantes, obligó al consistorio a jurar la constitución de 1812.

Con la creación de las actuales provincias en 1833, Murcia se convirtió en capital de la de igual nombre, mientras que el antiguo reino de Murcia se dividió en las provincias de Murcia y Albacete.

En 1863 comenzaron a discurrir trenes entre Murcia y Cartagena, y en 1865 la ciudad ya estaba conectada por ferrocarril con Albacete y Madrid. La llegada de este medio de transporte supuso una ampliación urbana hacia el sur, desarrollándose más aún el mencionado Barrio del Carmen.

Durante la guerra civil, la ciudad permaneció fiel a la República hasta el 29 de marzo de 1939 (dos días antes del final de la contienda), cuando la IV División Navarra tomó Murcia.

Tras el fin de la dictadura franquista y con la nueva organización territorial por autonomías, la ciudad se convirtió en capital de la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Murcia ha vivido un gran auge económico y demográfico que lo ha situado como el séptimo municipio español por volumen de población.

Tradicionalmente el municipio de Murcia fue un productor importante de materia prima agrícola. Exportación de tomates, lechuga y, especialmente limones y naranjas a toda Europa. Pese a que este sector fue antaño la base económica del municipio, su importancia es ahora mucho menor.

El principal sector económico de Murcia es el sector servicios de los que destacamos los administrativos, financieros, culturales y de otro tipo. Murcia actúa como centro de intercambio comercial de toda la Región de Murcia y de toda la cuenca del Segura, y su área de influencia comercial se extiende a las provincias limítrofes: Alicante, Albacete y Almería.

Actualmente, el alcalde del municipio es Miguel Ángel Cámara Botía, del Partido Popular, quien ocupa el cargo desde 1995.

En las elecciones municipales de 2007, de los 29 concejales a elegir, el Partido Popular obtuvo 19 (con el 61.28 % de los votos), el Partido Socialista 9 (29.71 % de los votos) e Izquierda Unida, en coalición con Los Verdes, consiguió un concejal (5.78% de los votos) volviendo así al consistorio murciano donde no obtuvo representación en las elecciones de 2003.

El territorio del municipio de Murcia se organiza administrativamente en 54 pedanías y el casco urbano de la capital. Dicho casco urbano ocupa 12,86 km² del total del término municipal y se divide en barrios agrupados, a su vez, en 8 distritos. El casco antiguo de la ciudad tiene aproximadamente 1,5 km de diámetro.

Durante el Trienio Liberal (1820-1823), varias pedanías del municipio se convirtieron en municipios independientes. Sin embargo, volvieron a integrarse en el municipio de Murcia a partir de los años 1830.

En 1960 y debido a la fuerte expansión demográfica de la capital de la Región, la mayoría de la pedanía de Espinardo se incorporó al casco urbano como barrio. Lo que no se anexionó a la ciudad forma actualmente la pedanía de El Puntal.

La ciudad de Murcia cuenta con 179.179 habitantes (INE 2007), y su municipio, en el que se incuyen un gran número de pedanías, cuenta con 430.571 habitantes (INE 2008), siendo el séptimo municipio español por población. Sin embargo, debido a la gran extensión del término municipal, su densidad demográfica (488 hab./km²) la aleja de los primeros puestos españoles.

Su área metropolitana, integrada además por los municipios de Alcantarilla, Alguazas, Beniel, Molina de Segura, Santomera, Las Torres de Cotillas, entre otros, cuenta con más de 740.000 habitantes, siendo la 7ª área metropolitana de España.

Fue a finales del siglo XVII cuando se realizó el primer censo de población, ordenado por el Conde de Floridablanca. Murcia se componía entonces de 63.665 habitantes (1787).

En el Siglo XX ha mantenido una evolución positiva constante, salvo en los años sesenta, con un ligero descenso. El municipio tiene una extensión de 881,86 km² y la población se reparte entre el núcleo principal y las numerosas pedanías. En 2006 residían en el núcleo urbano 180.113 y 236.883 en sus 45 pedanías, si bien algunas de éstas se encuentran ya solapadas con el núcleo principal formando una conurbación. Los Dolores, San Benito, Santiago y Zaraiche o Zarandona son localidades que hoy siguen teniendo rango de pedanías (y que por tanto no entran en el cómputo de población del núcleo urbano) a pesar de que en realidad son auténticos barrios absorbidos por el crecimiento de la ciudad.

De acuerdo con los datos oficiales de población del INE, en el año 2005 el 10,16% de la población del municipio era de nacionalidad extranjera.

El edificio más emblemático de Murcia es su Catedral, perteneciente a la diócesis de Cartagena y que se encuentra en pleno casco antiguo de la ciudad, en la plaza del Cardenal Belluga. Comenzó a construirse sobre la antigua mezquita mayor o aljama, en el siglo XIII, y se consagró en 1465, aunque sus obras se alargaron hasta finales del siglo XVIII cuando se erigió su famosa portada. Por este motivo presenta diferentes estilos arquitectónicos, especialmente gótico, renacentista y barroco.

Su ornamentada fachada (1736-1754), proyectada como un retablo al aire libre, es considerada a menudo una obra maestra del barroco levantino español. Destaca también su alto campanario de casi cien metros de altura y dotado de veintisiete campanas que antaño también anunciaban las terribles avenidas del río Segura. Éste muestra una mezcla de estilos arquitectónicos: los dos primeros cuerpos son de estilo renacentista (1521-1546), el tercer cuerpo es barroco y el cuerpo del campanario y la cúpula son de influencias rococó y neoclásicas. Su interior es mayoritariamente gótico. Destacan la capilla de los Vélez y la capilla de Junterones de un total de veintitrés. Una en estilo gótico flamígero, con una impresionante cúpula estrellada de diez puntas, y otra que es una de las grandes obras del renacimiento español. La capilla de los Vélez sobresale por el exterior de la catedral, destacando la cadena esculpida que la rodea y sobre la que pesa una famosa leyenda. En el altar mayor se hallan el corazón y las entrañas de Alfonso X el Sabio tal como lo indicó en su testamento en prueba de su amor a Murcia y la fidelidad que la ciudad le demostró.

Junto a la fachada de la catedral, en la misma plaza de Belluga, se encuentran la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza y el Palacio Episcopal, del siglo XVIII. Se dice que el emplazamiento de este palacio fue voluntad del Obispo Mateo, que quería tener una residencia en la que pudiese contemplar la recién finalizada fachada de la catedral. El palacio se divide en dos partes: el Martillo (es el mirador del obispo) y el paseo del Arenal.

A pocos metros de la Catedral, al lado del río Segura, se encuentra la explanada conocida como La Glorieta, que ha sido tradicionalmente el centro de la ciudad. Construida en el siglo XVIII, es una plaza ajardinada donde se encuentra la casa consistorial de la ciudad.

Aún es posible apreciar el antiguo entramado urbano medieval de época andalusí, antaño divisorio de religiones y ahora reconvertido en bellas calles peatonales, como la Platería y la famosa Trapería, la cuál comunica la Plaza de la Cruz (justo detrás de la Catedral) con la famosa plaza de Santo Domingo, uno de los puntos de encuentro más apreciados por los murcianos. Durante el trayecto puede observarse la bella fachada ecléctica del Casino (1847), con un interior suntuoso que aúna diferentes estilos, desde un patio árabe inspirado en los salones reales de La Alhambra y en los Reales Alcázares de Sevilla, pasando por un patio romano-pompeyano, una maravillosa biblioteca inglesa con más de 20.000 volúmenes y un bellísimo salón de baile neobarroco, entre otras estancias.

Adyacente a la Trapería se encuentra el Teatro Romea, en la plaza que lleva su nombre. De las numerosas plazas de la ciudad, hay dos con un encanto especial: la de las Flores, en la que se encuentra la pastelería más antigua de la ciudad, y la de Santa Catalina.

Por todo el casco se alzan iglesias barrocas sobre las antiguas mezquitas. Cabe destacar el Monasterio de Santa Clara la Real, que se construyó entre los siglos XIII y XVIII y en cuyo interior se encuentran los restos del al-Qasr al-Sagir, un palacio árabe del que se han recuperado la alberca, los arriates y parte del salón norte.

Varios puentes de diversos estilos atraviesan el río Segura; desde el Puente Viejo del siglo XVIII con una capilla dedicada a la Virgen de los Peligros y conocido por ello como Puente de los Peligros; hasta los modernos puentes de Calatrava y Manterola, pasando por otros como el Puente Nuevo, un puente metálico de finales del siglo XIX.

En el resto del municipio, son de reseñar el Monasterio de los Jerónimos, y, sobre todo, el Santuario de la Fuensanta, donde se venera a la Virgen de la Fuensanta, patrona de la ciudad. Junto al santuario, el mirador nos permite contemplar una panorámica que abarca toda la ciudad. El santuario está dentro del parque regional de Carrascoy y El Valle. Este parque, situado a menos de 5 km del casco urbano tiene una elevación máxima de 523 metros. En El Valle se pueden practicar la escalada y el senderismo y realizar varias visitas tomando como punto de partida el Centro de Visitantes de La Luz. En él podremos conocer la flora y la fauna del lugar y algunos de los monasterios, yacimientos y restos arqueológicos de época íbera visitables en la actualidad. En la parte norte de la ciudad, en la pedanía de Monteagudo, se encuentran los restos del llamado Castillejo (palacio de Ibn Mardanis) y del castillo, también de época andalusí, coronado por un gran cristo. Se cuenta que existe o existió un túnel subterráneo que comunicaba esta fortaleza con la Catedral.

Murcia cuenta en 2008 con más de cuarenta salas de cine. La ciudad ha visto cómo han ido desapareciendo los cines de barrio y del centro, hasta el punto de que en 2006 sólo permanecían abiertos al público en esta zona el cine Rex, los cines Centrofama y la Filmoteca Regional de Murcia Francisco Rabal (antiguo cine Salzillo).

Años antes habían abierto los multicines Atalayas (ya cerrados) y Zig Zag, ambos en las afueras de la ciudad. En 2006 se inauguraron unos cines de última generación en los complejos comerciales Nueva Condomina y Thader. En este último se abrió la sala Xpand 6D, la primera en España que combinaba la proyección en 3D con butacas móviles SFX y efectos de lluvia, viento, luz, niebla y olor.

Teatro situado en la plaza con mismo nombre, fue inaugurado en 1862. Fue llamado inicialmente Teatro de los Infantes y luego Teatro de la Soberanía Popular, para finalmente denominarse Teatro Romea en honor al actor murciano Julián Romea.

Fundada en 1272, es la universidad pública de la ciudad. Está formada por dos campus (el de la Merced y el de Espinardo) en los que estudian unos 30.000 alumnos. Actualmente, se esta construyendo otro campus en El Palmar (junto al Hospital Virgen de La Arrixaca).

Universidad privada fundada en 1996.

Murcia cuenta con una gran cantidad de museos, muchos de ellos restaurados recientemente como Salzillo o Bellas Artes. Destacar el de Santa Clara inaugurado en 2005.

Murcia cuenta con gran actividad musical. En el panorama del rock-pop sus artistas más conocidos son M-Clan, Second y Diego Martín. En el ámbito de la música culta la ciudad es la sede de varias orquestas y bandas de música. Algunas de las más destacadas son la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, la Orquesta de Cámara Universitaria de Murcia, la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Murcia y la Orquesta de Guitarras de la Región de Murcia.

Murcia cuenta con una estación de autobuses, así mismo cuenta con una empresa de autobuses públicos, llamada LATBUS, fusión de otras pequeñas compañías de transportes (Lirsa, Aumusa, Travimusa) que operan en la capital y en los pueblos y ciudades colindantes.

Tres autobuses de la línea 4, que recorren las principales avenidas y barrios de la ciudad de Murcia, funcionan ya alimentados por biodiésel. Se trata de una experiencia piloto, puesta en marcha a raíz de un convenio entre la Agencia de Gestión de Energía de la Región de Murcia y el Ayuntamiento de Murcia, en el marco del proyecto europeo BioNETT, liderado a nivel nacional por ARGEM. Esta iniciativa tiene una duración de un año, aunque durante los primeros seis meses, los autobuses funcionarán con B10 y posteriormente con B20, El objetivo final de esta experiencia piloto es abastecer las 9 líneas de autobuses urbanos, de titularidad municipal.

Hay en servicio una línea experimental de tranvía, vehículo que no utiliza combustibles fósiles sino electricidad. El tranvía une la Plaza Circular con la zona de expansión del norte de la ciudad (Zona Juan Carlos I). Esta línea forma parte de un proyecto que incluye diversas líneas de las cuales unas están en construcción y otras en proyecto.

Murcia cuenta con una estación de ferrocarril denominada «Murcia del Carmen», situada en el barrio del mismo nombre.

Varias líneas de largo recorrido comunican la ciudad con Madrid, vía Albacete, y con Cartagena así como con todo Levante hasta Montpellier. Murcia es centro de una red de cercanías. La línea C-1 conecta la ciudad con Alicante y la C-2 une Murcia con Lorca y Águilas atravesando a su paso una parte de la provincia de Almería.

Hasta el año 1985 existía una conexión directa con la ciudad de Granada y Andalucía. Era el llamado ferrocarril del Almanzora. En los últimos años debido al nuevo auge del transporte por ferrocarril existen planes para volver a poner en funcionamiento la línea, conectando así el arco mediterráneo con al puerto de Algeciras.

También está en proyecto la construcción de una línea de alta velocidad que comunicará Murcia con Alicante (línea a través de la cual se podrá ir también a Madrid), Almería y Cartagena. El proyecto incluye el soterramiento de las vías a su paso por la ciudad.

Debido a la cercanía de los aeropuertos de San Javier (a 47 km de la capital por autovía) y de Alicante (a 70 km), la ciudad de Murcia no posee aeropuerto propio. Sin embargo, éste está en proyecto y se autorizó el 21 de mayo de 2003, considerándolo de interés general del Estado. Se ubicará en la pedanía de Corvera, a 23 km de Murcia. El aeropuerto de Corvera será de gestión privada, lo que le orientará sobre todo a aerolíneas de bajo coste.

Murcia cuenta con una Agencia Local de la Energía y el Cambio Climático. En el marco de la labor que ejerce la Agencia, el Ayuntamiento va a desarrollar la Estrategia Local Contra el Cambio Climático del municipio.

La nueva Ordenanza Municipal de Captación Solar establece que los nuevos edificios, a aquellos edificios que se rehabiliten y a las piscinas de nueva construcción o aquellas ya construidas que deseen instalar un sistema de climatización de agua, estarán obligados a que el agua caliente provenga de energía solar y, como novedad, se incluye también a los bajos comerciales, algo que no recoge el Código Técnico de la Edificación. Uno de los artículos de la Ordenanza Municipal de Captación Solar trata sobre la protección del paisaje y obliga a adoptar medidas que atenúen al máximo el impacto visual de las placas solares, consiguiendo la adecuada integración al paisaje.

Murcia pertenece a la Red Española de Ciudades por el Clima.

En 2001, Murcia fue sede del 22 al 26 de julio de las VI Jornadas Olímpicas de la Juventud Europea, donde participaron 2.500 jóvenes deportistas sub-18 de 46 países europeos y compitieron en diez modalidades deportivas diferentes.

Murcia fue elegida por los comités olímpicos europeos en Estocolmo, en noviembre de 1997.

La ceremonia inaugural se celebró en el Cuartel de Artillería el día 22.

Tras haberse presentado como candidata para celebrar los Juegos Mundiales Universitarios que se celebrarán en el año 2011 y no haber sido elegida, se anunció que Murcia volvería a ser candidata para los del año 2013.

Este tipo de Juegos son el segundo evento que más países tiene como participantes, después de las Olimpiadas.

Finalmente la candidatura de Murcia perdió frente a la candidatura de Vigo, ya que cada país como máximo puede llevar a una ciudad a la final.

En torno al centro de Murcia se halla el núcleo tradicional del comercio de la ciudad, pudiéndose encontrar desde el pequeño comercio hasta las franquicias de grandes marcas. Además, el municipio cuenta con cinco centros comerciales (Atalayas, ZigZag, Nueva Condomina, Thader y La Noria Outlet) y tres más en construcción: El Tiro (junto a Terra Natura y al campus de Espinardo), Citymur y El Palmeral de Thader (estos dos últimos junto al centro comercial Thader e Ikea).

En febrero de 2006 se inauguró el Ikea de Murcia, convirtiéndose así en el primero de todo el levante español.

En junio de 2008 abrió sus puertas el outlet La Noria, situado en la pedanía de La Ñora, uno de los únicos en toda España. Representa un pueblo mediterráneo, con sus calles, plazas, fuentes, jardines, etc. Los comercios se localizan en las casas del pueblo ficticio.

En Murcia se encuentra el parque temático Terra Natura, que recrea el hábitat de África y la Península Ibérica. Abrió sus puertas en la Semana Santa de 2007 y cuenta con el primer parque acuático de la Región de Murcia.

Otro centro de ocio importante es el ZigZag, un centro al aire libre con una gran variedad de restaurantes, pubs y discotecas, además de recreativos, bolera y multicines.

Entre las zonas de tapas de la ciudad cabe destacar la calle de Las Mulas, la plaza de Las Flores, la plaza Cardenal Belluga, la Plaza de San Juan y la zona de la Plaza de Europa y del campus de la Merced.

Al principio



Comarcas de la Región de Murcia

Poblacion-comarcas-de-Murcia-1900-2005.png

Esta división comarcal fue realizada en 1980 por José Salvador Fuentes Zorita y Francisco Calvo García-Tornel, catedráticos de Geografía de la Universidad de Murcia, a petición del Consejo Regional de Murcia. Es la más comúnmente utilizada y la única que aparece en la página web de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Jumilla, Yecla.

Águilas, Lorca, Puerto Lumbreras.

Aledo, Alhama de Murcia, Librilla, Mazarrón, Totana.

Cartagena, Fuente Álamo de Murcia, La Unión.

Alcantarilla, Beniel, Murcia, Santomera.

Los Alcázares, San Javier, San Pedro del Pinatar, Torre Pacheco.

Bullas, Caravaca de la Cruz, Cehegín, Calasparra, Moratalla.

Abanilla, Fortuna.

Albudeite, Campos del Río, Mula, Pliego.

Archena, Ojós, Ricote, Ulea, Villanueva del Segura.

Abarán, Blanca, Cieza.

Alguazas, Ceutí, Lorquí, Molina de Segura, Las Torres de Cotillas.

El incremento demográfico medio desde 1900 ha sido del +131%, pero se trata de un aumento concentrado, puesto que solo cuatro de las doce comarcas superan esa cifra, y tres de ellas con mucha diferencia: Mar Menor (+446%), Vega Media del Segura (+416%), Huerta de Murcia (+298%) y Vega Alta del Segura (+150%). El resto de comarcas quedan significativamente por debajo: Campo de Cartagena (+67%), Altiplano y Bajo Guadalentín (+64%), Alto Guadalentín (+53%), Noroeste (+29%), Río Mula (+26%), Oriental (+17%) y Valle de Ricote (-19%, el único caso de despoblación).

Desde 1991, el incremento medio ha sido del 28%. No hay casos de despoblación desde esa fecha; los aumentos más elevados son los de Mar Menor (+78%), Bajo Guadalentín (+47%) y Vega Media (+35%).

Al principio



Santiago y Zaraiche

Bandera de Santiago y Zaraíche

Santiago y Zaraíche es una pedanía perteneciente al municipio de Murcia, en la Región de Murcia (España). Cuenta con una población de 5.355 habitantes (2.645 varones y 2.710 mujeres) (INE 2007) y una extensión de 1,266 km². Se encuentra al norte del casco urbano de Murcia y se sitúa a una altitud media 39 metros sobre el nivel del mar.

Actualmente se realizan proyectos de urbanización, gestionado y ejecutados por URBAMUSA, aportando servicio técnico y financiero, mediante convenios con la Administración o con los propietarios de los terrenos comprendidos en cada sector urbanizable, gestionando las juntas de Compensación resultantes para fomentar la creación de suelo urbanizador por la iniciativa privada.

Nuevas Calles (20-mayo-2008): Plaza Dentistas Murcianos, Plaza Brigada Paracaidista, Avenida Alcaldes de Murcia, Calle Atocheros, Plaza Bandera Paracaidista Ortiz de Zarate, Calle Gustavo Pérez Puig, Calle Ermita de Atocha, Avenida Embajador Inocencio Arias, Calle Doctor José Ruipérez, Calle Regulares De Melilla, Calle Miguel Vivancos, Calle Maestra Carmen Méndez. Avenida Doctor Pascual Parrilla Paricio, a la vía de reciente apertura con entrada por la Avenida Príncipe de Asturias y salida a la Plaza Brigada Paracaidista. También se va a proceder a cambiar las denominaciones de Carril La Parpallota Y Carril Torremesas, por calle La Parpallota y Calle Torremesas. Callejero.

En el pleno del Ayuntamiento de Murcia del 30 de julio de 1980, se acordó la creación de la pedanía de Zarandona y, a consecuencia de ello, en 1981, Santiago y Zaraiche vio reducida su población y su extensión superficial.

Tras la dominación visigoda, los musulmanes hicieron de estas tierras un importante foco cultural ligado a la pujante al-Andalus. Se atribuye al emir Abd al-Rahman II la fundación, en el año 831, de Mursiya, la actual Murcia. A raíz de la conquista cristiana llevada a cabo por el rey Alfonso X “El Sabio”, la región se incorporó a la Corona de Castilla en 1243, si bien el acuerdo reconquistador entre castellanos y aragoneses no llegó hasta un año después por medio del Tratado de Almizra, y en 1304 parte de su territorio pasó al reino de Valencia, integrante de la Corona de Aragón. En 1833 se produjo la división de la zona en dos provincias: Murcia y Albacete. Cuarenta años más tarde, estalló en Cartagena el principal de los movimientos cantonalistas durante la I República. Desde 1982, Albacete forma parte de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. En junio de ese mismo año, la Región de Murcia se constituyó a su vez en comunidad autónoma al aprobarse su Estatuto de Autonomía, actualmente Santiago y Zaraiche es una pedanía de la población de Murcia siendo su comarca la Huerta de Murcia en la Región de Murcia.

Parece ser que hasta el siglo XIX esta diputación o pedanía era conocida solamente con el nombre de Zaraíche, denominación que desde época árabe identifica una de las principales acequias que riegan la zona norte de la huerta de Murcia, la que tiene su toma en la Acequia Mayor de Aljufía, en el pago de la Albatalía, y discurre hasta los límites con el municipio de Orihuela. A partir del citado siglo se comienza a conocer como Santiago y Zaraíche, sin que tengamos constancia cierta del motivo de dicho añadido. En un artículo publicado en el diario la Opinión se afirma que al término tradicional de Zaherich ó Zafariche se le impuso el nombre de Santiago “… al desaparecer la parroquia que con tal denominación existía en Murcia”. No obstante podría tener un origen más antiguo dado que, según Robert Pocklington, en tierras que se incluirían dentro del pago de Zaraíche, discurría el Brazal de Santiago, existiendo también una ermita dedicada a dicho santo, “…junto a la cual se hallaba el medieval Portillo de Santiago, abierto en la muralla septentrional del barrio de la Arrixaca”.

Con relación al término Zaraíche, el autor anteriormente citado señala que, en el Libro del Repartimiento se nombra un Açihayrch o Acuharich, y en la Partición del Agua de 1353 se lee Caharrich, aunque en documentos de los siglos XV y XVI aparece como Çahariche ó Çafariche. Posteriormente el topónimo sufre una transformación y lo encontramos citado por Cascales como Çarahîche, y en su forma actual de Zarayche o Zaraiche lo encontramos en documentos del siglo XVIII. Dichas grafías pueden derivar de la palabra árabe Sahrïy que significa “balsas, estanques”. Esta idea entronca con el hecho de que hasta época bastante reciente estas tierras tenían la característica de ser pantanosas.

Se tiene constancia de que dada sus características pantanosas inicialmente eran un lugar de la huerta muy extenso pero con escasa población, aunque a lo largo del siglo XVI se detecta un importante aumento poblacional especialmente debido a la llegada de gran número de moriscos que habían sido expulsados de Granada, los cuales residieron y cultivaron estas tierras hasta que Felipe III determinó su expulsión en el año 1614.

Probablemente fue en el siglo XVIII cuando se construye la conocida Ermita de Puche, en donde se entronizará, como patrona de la pedanía, a Nuestra Señora de Atocha, Virgen que, según Manuel Herrero, es la protectora del esparto (se denomina “atocha” al esparto empleado en hacer cestos y otros artículos, siendo utilizado también en Murcia en las obras de mantenimiento de las acequias, en donde se realizaban las “atochadas” o entramados de esparto que recubrían las paredes de los canales para el riego, conociéndose como “atocheros” a las personas que se dedicaban a estas tareas). Según la tradición popular fue una familia que se dedicaba al tratamiento y manipulación de este material la que financió la construcción de la citada ermita.

Con la llegada del siglo XIX y la difusión de los nuevos planteamientos de división territorial enunciados en la Constitución de 1812, llevados a la práctica durante el Trienio Liberal (1820-1823) gran número de diputaciones o pedanías solicitaron su independencia municipal, siendo Santiago y Zaraíche una de las pocas que se mantuvo fiel a su integración dentro del Ayuntamiento de Murcia.

Como se indica anteriormente la pedanía de Santiago y Zaraiche se extendía por un gran tramo de huerta situada al Norte de la ciudad, lindando con esta, aproximadamente, por la actual Calle de Acisclo Díaz. Será esta cercanía a la capital y el crecimiento de esta hacia el Norte lo que ha ocasionado que ya desde los primeros años del presente siglo la pedanía haya ido perdiendo espacio físico en favor de la expansión urbana de la capital. No obstante el crecimiento poblacional de la pedanía fue muy importante durante la década de los años 60, llegando a tener en 1969 5. 376 habitantes. Consecuencia de este crecimiento fue la construcción de su iglesia parroquial en el año 1910, siendo su primer cura párroco D. Francisco Ibáñez Ruipérez.

En el año 1981 la pedanía ve disminuida su extensión superficial y su número de habitantes como consecuencia de la creación de la pedanía de Zarandona por acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Murcia de fecha 30 de julio de 1980, lo que motivó un descenso en el número de sus habitantes, quedando establecida su población en dicho año en tan solo 2341 habitantes. A partir de este momento se detecta un leve crecimiento que se paraliza en el año 1990, fecha a partir de la cual se denota un movimiento de signo contrario que llevará hasta los 2585 habitantes de 1996, localizándose la mayor parte de su población en los núcleos de las Casas del carril de la Iglesia y las Casas del camino de Churra.

Su población activa se ocupa en mayor proporción en el sector servicios, seguido de la industria manufacturera y la construcción. La agricultura ha visto reducido considerablemente el número de trabajadores dedicadas a esta actividad, aunque en la pedanía sigue siendo importante el cultivo de árboles, especialmente el melocotonero, hortalizas como lechuga, col, repollo, coliflor y acelga, siendo también importante su producción de patatas.

Aunque antiguamente Santiago y Zaraiche estaba inmersa en las áreas de huerta que rodeaban a la capital municipal de Murcia hoy día no existe una dependencia económica del sector agrícola simplemente porque ya no hay agricultura en la geografía de Santiago y Zaraiche. Apenas unos huertos cercanos a Churra pueden seguir mostrando pequeños cultivos dedicados al autoabastecimiento. Y a mediados del siglo XX Zaraiche incluía una de las estaciones y apeadero de tren de la ciudad (actualmente estación del tranvía), la continua expansión de la urbe fue allanando poco a poco las diferencias entre ciudad y huerta. La masiva construcción de edificios convirtió a la vieja pedanía en un barrio más de Murcia. Ocio y servicios Su cercanía al viejo centro comercial murciano y la construcción en sus inmediaciones de servicios públicos tan importantes como la Biblioteca Regional o centros médicos como la Clínica de Belén, configuran una realidad económica basada en el sector servicios, desde el pequeño comercio a las grandes empresas y áreas de venta de la alimentación o del sector del ocio. Zona Dinámica Los vecinos de Santiago y Zaraiche disfrutan de un lugar de residencia inmerso en la dinámica comercial de la urbe. Mientras sus puestos de trabajo pueden situarse en otra localidad o en la propia administración pública de la ciudad, su pedanía, ya prácticamente un barrio, les ofrece todos los elementos necesarios para su vida cotidiana, tanto en la adquisición de productos como en el disfrute de locales de ocio y tiempo libre.

Avenida Nuestra Señora de Atocha, s/n, - C.P. : 30007 Santiago y Zaraiche (Murcia) Teléfono Alcaldía: 968230113, Teléfono Oficina Municipal: 968230113 Fax: 968204929. (Alcalde pedáneo: D. Jose M. Puigcerver Peñalver - M y J de 20 a 21 h). (Vista Centro Social).

Al principio



Puente Tocinos

Bandera de Puente Tocinos

Puente Tocinos es una pedanía perteneciente al municipio de Murcia, comunidad autónoma de la Región de Murcia, en España.

La primera pedanía de Murcia en cuanto a número de habitantes. Situada en la margen izquierda del Segura. Cuenta con una población de 16.434 habitantes (INE 2008) y una extensión de 5,335 km². Se encuentra a 2,8 km de la capital.

En cuanto a lo referido a la organización política de la pedanía: Pertenece administrativa y políticamente al Ayuntamiento de Murcia y posee una Junta Municipal como ámbito descentralizado, donde se gestionan las infraestructuras básicas. La corporación de la Junta está integrada por el Partido Popular (actualmente en el Gobierno) y el Partido Socialista Obrero Español (en la oposición), en una proporcion de 6 a 3 respectivamente. también forman parte de la Junta Municipal con voz pero sin voto los representantes de la Asociación de vecinos y el Secretario de la misma. Siendo el actual Presidente de la Junta Municipal y Alcalde Pedaneo, D. Enrique Cano Pina.

Puente Tocinos, denominada la Cuna del Belén, cuenta con una tradición de artesanos del belén, cuya fama da gloria a tan bella pedanía. También tiene una importante fiesta que se celebra todos los años en otoño, con motivo de la festividad del patrona de la localidad: La virgen de Nuestra Señora del Rosario, que consiste en realizar barbacoas por todo el pueblo "La Tocinada" rememorando la leyenda de la pedanía. Dice la leyenda que por el Puente que comunicaba Puente Tocinos con el otro lado del río se derrumbó una carreta cargada de embutido. De ahí el nombre de Puente Tocinos.

La estructura económica de Puente Tocinos refleja parámetros similares al resto de las pedanías huertanas que la circundan.

La actividad agrícola mantuvo una importancia fundamental en el pasado, pero actualmente se encuentra en franco retroceso.

Los sectores económicos más importantes son el Industrial y el de Servicios, que se reparten los mayores contingentes de activos.

La Calle Mayor de Puente Tocinos es un continuo de comercios especializados en todo tipo de artículos, mientras que las industrias se sitúan alejadas del centro urbano, a excepción de Liewe Española. S.A, una de las más representativas de la población.

Destaca la presencia de una industria artesanal de belenes, que supone una fuente importante de ingresos para varias familias de Puente Tocinos.

Antiguamente, la agricultura era la fuente económica principal de las familias de la huerta de Puente Tocinos. En ella proliferaban gran variedad de cultivos, entre los que predominaban las plantaciones de moreras, por su relación con la industria de la seda.

Limoneros, naranjos e higueras, se extendía por la pedanía, especialmente en los márgenes de los bancales y caminos de la huerta. Las plantaciones de higueras estaban en relación con la crianza de los cerdos y su engorde.

La patata, el pimiento de bola para pimentón, el maíz y el trigo, así como la alfalfa, eran otros cultivos que abundaban entre tomateras, calabacines...etc.

Con la contaminación del río Segura fueron desapareciendo las plantaciones de pimientos porque se secaban las plantas fácilmente.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XX, el cultivo de las tierras huertanas dejó de ser rentable. El huertano se ha visto obligado a compaginar la huerta con otros trabajos, como la construcción y los servicios.

La actividad agraria en toda la Huerta de Murcia ha ido siendo relegada a un segundo plano y se encuentra en franco retroceso.

Con la llegada de las fibras artificiales en las ropas de vestir, también fue desapareciendo la industria de la seda y con ello casi todas las moreras.

Actualmente son pocas las familias de Puente Tocinos que viven del cultivo de la tierra.

En la década de los 60 la industria conservera alcanzó un notable auge en Puente Tocinos, debido a que allí estuvo instalada algunos años una de las fábricas de conservas más importantes de España, Cobarro & Hortícola.

Sin embargo, a principios de los años 70 dio comienzo su declive, y terminó por cerrar sus puertas al mundo trabajador. Mientras estuvo en funcionamiento fue una constante vital en el desarrollo de Puente Tocinos y otros pueblos limítrofes.

Actualmente la pedanía cuenta con un importante sector industrial que emplea a gran número de población activa. Resultan innumerables las empresas instaladas en Puente Tocinos, pudiendo destacarse las cementeras, de construcción, metalúrgicas, de productos semielaborados, madereras y de artes gráficas.

La empresa más importante de la pedanía, es Liewe Española, industria dedicada a la confección de prendas de vestir y que cotiza en Bolsa.

El sector servicios representa, junto a la industria, la principal fuente económica de la pedanía. El comercio especializado en todo tipo de artículos es el más numeroso. Solo en la Calle Mayor de la pedanía se contabilizan casi cuatrocientos comercios: artesanos, inmobiliarias, bares y cafeterías, constructoras, automóviles y mecánica, ferreterías, peluquerías, tiendas de confección, etc...

En la actualidad su peso económico es inferior al de los sectores anteriormente mencionados, pero no se puede obviar que la artesanía de belenes es una fuente de ingresos fundamental para muchas familias de Puente Tocinos. Esta pedanía es conocida popularmente como la Cuna del Belén.

Su primer artesano fue D. Antonio Galán Rex, que se instaló en el taller del 'Tío italiano' en 1930.

Puente Tocinos se encuentra en el corazón de la Huerta de Murcia, muy próximo al núcleo capitalino.

Este emplazamiento le otorga la dualidad de lo huertano y lo urbano, siendo éste último el que gana espacio año a año en detrimento de la huerta, que se ve absorbida por el espectacular crecimiento que experimenta el área metropolitana de Murcia y la propia pedanía de Puente Tocinos.

A pesar de ello, el paisaje de Puente Tocinos aún goza de amplias zonas de cultivo agrícola en las que proliferan los árboles de frutales y de hueso, al igual que los cultivos de hortalizas: un auténtico oasis de verdor en un paisaje fuertemente urbanizado.

Puente Tocinos se encuentra en la margen izquierda del río Segura, ocupando la zona central de la Huerta de Murcia.

Es un espacio muy urbanizado pero en el que aún se pueden apreciar amplias parcelas de huerta, con arbolado de frutales como los cítricos (naranjos y limoneros) y los de hueso duro, melocotoneros y albaricoqueros, principalmente.

Otras especies características son las higuera y chumberas, al igual que las moreras o las palmeras datileras, que conviven con los cultivos de hortalizas propios de la huerta.

La vegetación de Puente Tocinos es la típicamente huertana, con la presencia de naranjos y limoneros, así como de melocotoneros y albaricoqueros. Hay también una gran presencia de higueras, chumberas y palmeras de dátiles. Por otra parte, en las márgenes de los cauces fluviales crece el bosque de ribera propio de estas zonas, con álamos, chopos y sauces.

Los cultivos de hortalizas completan el mosaico cromático, siendo los más comunes los de tomates, pimientos, judías, guisantes, calabacines, habas...

Lechuzas, gavilanes, mirlos o verdecillos son las especies más abundantes en esta zona de la huerta murciana, en la que también pueden encontrarse golondrinas, jilgueros o vencejos.

Al principio



Source : Wikipedia