Hong Kong

3.4016620498498 (1083)
Publicado por roy 04/03/2009 @ 21:09

Tags : hong kong, china, asia, internacional

últimas noticias
Hong Kong confirma segundo caso de gripe A(H1N1) - Pueblo en linea
Las autoridades sanitarias de Hong Kong han confirmado el miércoles el segundo caso de gripe A(H1N1) en esa región administrativa especial de China. Thomas Tsang, director del Centro de Protección de la Salud de Hong Kong, dijo en una conferencia de...
Confirman China y Hong Kong dos nuevos casos de influenza humana ... - Milenio
China y Hong Kong confirmaron hoy dos nuevos casos de influenza humana en su territorio, registrados en un estudiante de 19 años de edad que volvió de Canadá y en otro de 24 años que regresó de Estados Unidos, respectivamente....
Hong Kong cierra con un descenso del 3,04% - Qué.es
La Bolsa de Hong Kong cerró hoy con un descenso de 517,93 unidades, equivalente al 3,04 por ciento en el índice Hang Seng, que se situó en 16.541,69 puntos. Esta es la opinión de internautas, no la de Qué.es. No está permitido verter comentarios...
Castilla-La Mancha participa por primera vez en 'Hofex', la mayor ... - Europa Press
En la zona común de actividades gastronómicas enmarcadas dentro del Plan China, se ha celebrado un seminario y cata de aceite de oliva de Castilla-La Mancha, al cual han asistido importadores y distribuidores de Hong Kong. También se ha celebrado el...
Alemania, Polonia, Hungría y Hong Kong, las selecciones más ... - e-noticies
Las selecciones de Alemania, Polonia, Hungría y Hong Kong han sido las más potentes de esta edición del Open Internacional de España para Jóvenes de Tenis Mesa-SYOC'09 (Spanish Youth Open Championships) que ha contado con la participación de 200...
La Feria Internacional de Arte de Hong Kong se queda sin presencia ... - ADN.es
La segunda edición de la Feria Internacional de Arte de Hong Kong "ART HK 09", que abrió hoy para el público, se ha quedado sin la única representante mexicana, EDS, ahuyentada por las medidas de cuarentena (por la gripe AH1N1) a las que podrían...
China se blinda frente a la epidemia - ABC.es
... «cuya severidad es necesaria» para atajar la enfermedad e impedir el contagio. Las medidas no han servido para mantener a salvo de la gripe a China. Hasta la fecha, en China continental se han confirmado dos casos y otros dos en Hong Kong,...
Confirmados los efectos antiinflamatorios del ginseng - Europa Press
Investigadores de la Universidad de Hong Kong han demostrado mediante experimentos de laboratorio los efectos inmunológicos del ginseng. El trabajo, que se publica en la revista 'Journal of Translational Medicine', muestra que esta hierba,...
Salen de cuarentena 95 de los 98 chinos repatriados de México ... - ADN.es
... para evacuar a los ciudadanos de sus respectivos países, lo que hizo posible que el 5 de mayo saliesen de China, en un vuelo fletado por el Gobierno mexicano, 152 ciudadanos de ese país que fueron recogidos en Shanghai, Pekín, Cantón y Hong Kong....
Los españoles en cuarentena en el hotel de Hong Kong ya pueden ... - El Diario Montañés
Los casi 300 clientes y empleados del hotel Metropark de Hong Kong, entre ellos ocho españoles, que llevaban una semana en cuarentena por el temor al contagio de gripe A, pudieron abandonar el establecimiento ayer. Los españoles -tres catalanes,...

Bank of China (Hong Kong)

El Bank of China (Hong Kong), cuyo nombre oficial es Bank of China (Hong Kong) Limited ("BOCHK", chino tradicional: 中國銀行(香港)有限公司) es un banco comercial, el segundo más importante de Hong Kong en términos de activos y depósitos. Fue fundado el 1 de octubre de 2001 producto de la fusión de doce instituciones subsidiarias y asociadas al Bank of China en Hong Kong, comenzando a transar sus títulos en la Bolsa de Hong Kong en octubre de 2002. Hacia fines de 2003, el banco contaba con 763 miles de millones de dólares de Hong Kong en activos e informaba utilidades netas de 8 mil millones de igual moneda en ese mismo año.

Esta institución cuenta con la característica de ser uno de los tres bancos que puede emitir billetes de la moneda local. Además es uno de los fundadores y operadores del sistema de cajeros automáticos JETCO y es el operador principal de las operaciones de compensación que requieren las transacciones efectuadas en renminbi, la moneda de China continental.

El Bank of China (Hong Kong) es una institución distinta y legalmente autónoma del Bank of China, aunque mantiene con éste estrechas relaciones y colabora en diversos ámbitos, tales como la venta de títulos y servicios de seguros del Banco de China. Además comparten la sede del primero.

En 1917 el Bank of China colocó establecimientos bajo su dependencia en Hong Kong, iniciando la entrada de bancos estatales chinos en el sector financiero de la entonces colonia británica. Desde ese momento lo secundó el Banco Comercial Yien Yieh en 1918, ejemplo seguido por otros bancos. A la época de iniciada la República Popular China en 1949, existían 15 bancos estatales de China continental operando en Hong Kong, y 9 bancos chinos de propiedad conjunta del Estado chino e inversionistas privados. El gobierno de la República Popular estableció además el Banco Po Sang en 1949 y el Banco Comercial Nanyang en 1950.

En 1952, los nueve bancos público-privados se agruparon en la Oficina Conjunta de Bancos Público-Privados. Tres de ellos cerraron sus operaciones en 1954 por orden del gobierno chino y las operaciones de los seis restantes pasaron a la oficina regional del Bank of China para Hong Kong y Macau en 1958. El Bank of China más tarde se hizo cargo de los establecimientos en Hong Kong de los Bancos Kwangtung Provincial, Hua Chiao Commercial y el Bank of Communications.

En junio de 1975, el Bank of China incrementó el capital de los bancos público-privados, pero prácticamente todos los nuevos aportes de capital provinieron del fisco chino, resultando en una reducción sustancial de la propiedad que se encontraba en manos de privados, quedando en alrededor de un 1%.

En la década de los ochenta los catorce bancos fueron renombrados como parte del Bank of China Group y se estableció una plataforma común para el manejo informático. Las operaciones de manejo de fondos e intercambio de divisas también se centralizaron. A pesar de lo anterior, los diferentes bancos aún mantenían sus propias gerencias superiores.

La fusión y reestructuración contemplaba que todas las operaciones de los bancos chinos en Hong Kong fueran puestas a cargo del Po Sang Bank, el que fue rebautizado con el nombre Bank of China (Hong Kong) Limited. Fue necesaria una reforma legal para completar la operación, dado que la ley hongkonesa no contemplaba el mecanismo utilizado para esta fusión, conocido como "pooling of interests" en Estados Unidos. La Cámara Legislativa de Hong Kong aprobó la Ordenanza de fusión del Bank of China (Hong Kong) Limited en julio de 2001, quedando completa la fusión en el mes de octubre del mismo año.

Al principio



Cine de Hong Kong

Desfile durante la ocupación japonesa de Hong Kong

El cine de Hong Kong es una de las tres vertientes principales del cine en chino, junto al cine de la China continental y el cine de Taiwán. Hong Kong, como antigua colonia británica tenía una mayor libertad política y económica a la hora de hacer cine, y se convirtió en el centro de la industria en el sudeste asiático y para todos los hablantes de chino, incluyendo aquellos que se encontraban en la diáspora. Durante décadas, Hong Kong ha sido la tercera mayor industria del cine mundial, después de Bollywood y Hollywood, y el segundo mayor exportador. A pesar de la crisis que vivió la industria a mediados de los años 90 y del retorno de Hong Kong a la soberanía China en julio de 1997, el cine honkonés ha conseguido mantener gran parte de su identidad distintiva, y continúa siendo parte prominente de la producción cinematográfica mundial.

En occidente, el cine pop honkonés, especialmente el cine de acción honkonés ha contado con un seguimiento de culto desde hace tiempo, hasta el punto de convertirse en una de las corrientes culturales predominantes y su influencia ha hecho que este género sea imitado frecuentemente en el cine de acción de Hollywood.

A diferencia de muchas de las industrias del cine, la de Hong Kong no recibió apenas apoyo gubernamental en forma de subsidios o cupos de importación. Se trata de un cine puramente comercial: altamente corporativizado, concentrado en géneros comerciales que agraden a un público mayoritario como la comedia o la acción, y fuertemente dependiente de los clichés, las secuelas y los remakes.

El cine de Hong Kong toma muchos elementos del cine de Hollywood, como los parámetros de los distintos géneros, o la filosofía "thrill-a-minute", así como un ritmo y un montaje rápido. Pero toma también elementos de la ópera tradicional y el arte chino, particularmente una inclinación por la estilización y el desprecio por los estándares occidentales de realismo. Esto, combinado con su holgado y rápido acercamiento a la producción de cine contribuye a la energía y la imaginación surrealista que se asocia en otros países al cine honkonés.

Como es frecuente en el cine más comercial, el corazón de la industria son las estrellas de cine. En sus primeros días, los actores más celebrados de la ópera china llevaron consigo al mundo del cine a muchos espectadores. Durante las últimas tres o cuatro décadas la televisión ha sido la principal plataforma de lanzamiento de las nuevas estrellas, a través de escuelas de actores y series televisadas por las dos mayores emisoras: Television Broadcasts Limited y Asia Television Limited. Más importante aún es, posiblemente, la relación del cine con la industria del pop cantonesa. Muchas de las estrellas de cine se dedican también a la música y viceversa. Esta ha sido una estrategia clave para una industria del espectáculo en la que las campañas publicitarias al estilo americano apenas se utilizan. En el actual problemático clima comercial, la presencia de jóvenes ídolos de masas como Ekin Cheng o Twins) para atraer a un público joven es endémico.

En una industria cinematográfica pequeña y aglomerada como es la de Hong Kong, actores y directores trabajan mucho. Durante los periodos de mayor actividad no es difícil encontrar que los actores de mayor renombre han actuado en más de una docena de películas.

La mayoría de las películas de Hong Kong son de bajo presupuesto en comparación con los largometrajes de Hollywood. Una producción que cuente con una estrella, y que pretenda ser un éxito en taquilla tiene un presupuesto aproximado de 5 millones de dólares, mientras que una de bajo presupuesto contará con menos de un millón. Ocasionalmente, en superproducciones en los que actúan grandes estrellas como Jackie Chan o Stephen Chow, o en las coproducciones internacionales para un mercado global, se puede llegar a tener un presupuesto de 20 millones o más, pero estas son raras excepciones. Las producciones honkonesas, sin embargo, suelen ser de gran fastuosidad, contrariamente a lo que estas cifras puedan sugerir.

Desde los años 1980, casi todas las producciones se han realizado en cantonés. Durante muchos años, las películas fueron realizadas sin sonido y dobladas después, pues este método era productivamente más rápido y más económico que grabar en vivo, especialmente si se empleaban actores de diferentes áreas dialectales. Este método también facilitaba el doblaje para el mercado de exportación en otros idiomas y muchos de los actores ni siquiera grababan sus propios diálogos, sino que empleaban dobladores. La grabación sin sonido también contribuyó a crear una forma de rodaje más improvisada, pues muchas películas llegaban a producirse sin un guión definitivo, y las escenas y el diálogo se decidían sobre el escenario. Esto era especialmente frecuente en las películas de bajo presupuesto y poco tiempo de producción, en las que frecuentemente los actores simplemente mueven los labios, o cuentan números, y el diálogo se introduce durante el proceso de edición.

En los años 90 apareció la tendencia a sincronizar el sonido, y este es el método que se emplea preferentemente en la actualidad, pues suele asociarse a una mayor calidad de producción.

Durante esta primera etapa, el cine de Hong Kong jugó un papel secundario con respecto al cine de China, particularmente el desarrollado en Shanghái, que era en aquel entonces la capital del cine en los países de habla china. Poco queda de la producción de esta época: se calcula que solo se conservan cuatro de las más de 500 películas producidas en Hong Kong antes de la Segunda Guerra Mundial. Por esta razón los recuentos detallados de este periodo, especialmente aquellos en un idioma diferente al chino son pocos y no siempre rigurosos.

Al igual que en China, el desarrollo de las primeras películas estuvo intrínsecamente ligado a la ópera china, que fue durante siglos la forma de entretenimiento dominante. Las primeras películas realizadas en Hong Kong se basaron en escenas operísticas: dos comedias realizadas en 1909, Stealing a Roasted Duck y Right a Wrong with Earthenware Dish, dirigidas por el director y actor de teatro Liang Shaobo y producidas por el americano Benjamin Brodsky (a veces trasliterado como 'Polaski'), uno de los muchos occidentales que contribuyeron a lanzar el cine en China buscando crear un mercado potencial.

Se acredita a Zhuangzi Tests His Wife (1913), como el primer largometraje del cine honkonés, el cual también adaptó una historia de la ópera china. El director Lai Man-Wai (Li Ming Wei o Li Minwei en mandarín) fue un colega teatral de Liang Shaobo, que vendría a ser conocido como el padre de el cine de Hong Kong. En otro préstamo de la ópera, Lai desempeñó el papel de esposa él mismo, su hermano representó al marido, y su esposa, un papel secundario de doncella, lo cual la hace la primera actriz del cine chino, rompiendo con el tabú que impedía actuar a las mujeres, el cual se había extendido desde hacía décadas. Zhuangzhi fue la única película realizada por la Chinese American Film, la compañía fundada por Lai y Brodsky en Hong Kong, aunque nunca fue realmente estrenada.

Al año siguiente el comienzo de la Primera Guerra Mundial puso un freno al desarrollo del cine en Hong Kong, ya que Alemania aprovisionaba a Hong Kong de material cinematográfico. En 1923 Lai, junto a su hermano y primos se unió a Liang Shaobo para crear la primera productora enteramente china, la Compañía Minxin. En 1924, trasladaron sus operaciones al continente, después de que el gobierno tratara de impedir que construyeran un estudio.

Dada la popularidad del cine sonoro, cuando este se incorporó desde principios de los años 30, debieron tomarse medidas en la elección del idioma de producción, pues los dialectos regionales chinos son ininteligibles entre sí. La producción honkonesa se lleva a cabo principalmente en cantonés, que es uno de los idiomas mayoritarios. El gobierno del Kuomintang quiso potenciar el empleo del mandarín, por lo que se mostró hostil con la producción en cantonés. También se prohibió el popular género wuxia, en el que las artes marciales, la fantasía y laspeleas de espadas juegan unpapel muy importante, pues consideraban que promovía la superstición y la anarquía. El cine en cantonés y el género wuxia continuaron siendo muy populares a pesar de la prohibición del gobierno, y la colonia inglesa de Hong Kong se convirtió en ellugar en que ambas podían llevarse a cabo librmente. El nombre (粵語長片, Jyutping: jyut6 jyu5 coeng4 pin3*2) prontamente se convirtió en la referencia a las películas en cantonés en blanco y negro.

La grabación de Ópera cantonesa fue incluso, si cabe, más exitosa que el wuxia y se convirtió en el género predominante durante los años 30.Los principales estudios durante este periodo fueron Grandview, Universal, Nanyue y Tianyi (la compañía más influyente del cine chino, fundada por los hermanos Shaw).

Otro factor importante durante los años 30 fue la Primera Guerra Sino-Japonesa. Proliferaron las películas patrióticas de defensa nacional como Lifeline (Kwan Man Ching, 1935), Hand to Hand Combat (Chiu Shu Sun, 1937) o March of the Partisans (Situ Huimin, 1938). Cuando Shanghai fue tomado por los japoneses en 1937, Hong Kong acogió a muchos de los artistas y directores que escaparon la invasión y el control japonés sobre el cine. Esto acabó cuando también Hong Kong cayó en manos japonesas en diciembre de 1941, pero a diferencia de en China, los invasores no consiguieron crear una industria colaboracionista. Consiguieron realizar solamente una película propagandística: The Attack on Hong Kong (1942 también conocida como The Day of England's Collapse) antes de que los británicos retomaran Hong Kong en 1945. Quizá una de las peores consecuencias de la ocupación japonesa para el cine fue la pérdida de muchas películas anteriores a la guerra que fueron derretidas para extraerles el nitrato de plata y usarlo para fines militares.

El cine hongkonés de la posguerra, al igual que el resto de sus industrias contó con el catalizador de un flujo continuado de capital y talentos importados de la China continental. Este flujo se vio incrementado a partir de 1946 tras restallar la Guerra Civil China, que se había apaciguado durante la ocupación japonesa y la posteriro victoria comunista en 1949. Estos eventos cambiaron deforma dramática el centro de la industria cinematográfica de Shanghai a Hong Kong, cuya industria se incrementó al exportar películas a otros países del Sudeste asiático, especialmente a aquellos que recibieron más expatriados, así como a las comunidades Chinas de los países occidentales.

La posguerra también estableció la bifurcación de la industria en dos sectores paralelos, uno cuya producción se llevaba a cabo en mandarín, el dialecto dominante de la población de expatriados procedentes del continente y otro en cantonés, hablado por la mayoría de los nativos de Hong Kong. La películas en mandarín contaban con mayores presupuestos y una producción más lujosa, entre otras razones, debido a un mayor mercado de exportación, el prestigio de los directores de Shanghai y el prestigio cultural del mandarín, idioma oficial de China y el empleadopor su élite política y literaria. Durante décadas, el cine en cantonés, aunque más productivo, fue relegado culturalmente a un segundo plano.

Otro de los factores importantes de la historia del cine honkonés es la ley británica establecida en 1963 por la cual todas las pelícuals debían ser subtituladas en inglés, de modo que su contenido político pudiera ser evaluado. Las productoras supieron aprovechar esta ley, subtitulando las películas también al chino, lo que hacía que estas fueran más accesibles a los hablantes de otros dialectos. El empleo de subtítulos en inglés tuvo como consecuencia un aumento de la popularidad de estas películas en occidente.

Durante este periodo dominaban las producciones basadas en óperas cantonesas. Las estrellas más conocidas del periodo eran la pareja de actrices formada por Yam Kim Fai y Pak Suet Sin (Yam-Pak). Yam se especializaba en los papeles masculinos en contraposición a los femeninos de Pak, juntas realizaron más de 50 películas, entre ellas The Purple Hairpin (1959), una de las más populares.

Las películas de artes marciales de bajo presupuesto también se hicieron muy populares. Se realizó una serie de cerca de 100 películas de Kung Fu, protagonizadas por Kwan Tak Hing en el papel del héroe histórico Wong Fei Hung, comenzando por The True Story of Wong Fei Hung (1949) y finalizando con Wong Fei Hung Bravely Crushing the Fire Formation (1970). El género wuxia también fue muy popular, con obras como The Six-Fingered Lord of the Lute (1965) protagonizada por el ídolo adolescente Connie Chan Po-chu, así como lo dramas familiares de la vida contemporánea.

Los principales estudios de la producción en mandarín durante los años 60 eran el de los Hermanos Shaw y los Estudios Cathay, los cuales eran grandes rivales.

La mayor producción de los estudios Shaw fue el musical The Love Eterne (1963) el cual pertenece al género Huángméidiào (黃梅調), derivado de la ópera china; las épicas históricas se entremezclaban frecuentemente con los Huángméidiào, como ocurre en obras como The Kingdom and the Beauty (1959). Ambas películas fueron dirigidas por Li Han Hsiang de Estudios Shaw. Fueron extremadamente populares los melodramas románticos como Red Bloom in the Snow (1956), Love Without End (1961), The Blue and the Black (1964) y diferentes adaptaciones de novelas de Chiung Yao. Los musicales de estilo Hollywood fueron también muy populares, en este caso con los estudios Cathay, como puede verse con obras como Mambo Girl (1957) y The Wild, Wild Rose (1960).

Durante la segunda mitad de los años 1960 los hermanos Shaw inauguraron una nueva generación de wuxias más intensos y menos fantasiosos, con una producción más lujosa y llena de acrobacias y violencia; esta tendencia fue importada dada la popularidad del cine de samurais procedente de japón, así como por la pérdida de espectadores con la expansión de la televisión. Ese cambió marcó a la industria, que giró de un sistema de géneros más acorde a los gustos tradicionalmente femeninos como la comedia o el drama al cine de cine de acción Honkonés. Una de la principales claves en esta nueva tendencia fue la saga de películas de El templo del loto rojo (1965) de Xu Zenghong, así como Come Drink with Me (King Hu, 1966), Dragon Inn (1967, realizada en Taiwán) y Tiger Boy (Chang Cheh, 1966), The One-Armed Swordsman (1967) y Golden Swallow (1968).

Las películas en mandarín en general y aquellas producidas por los hermanos Shaw en particular comenzaron los años 70 en una posición de aparente fortaleza. El cine cantonés se desvaneció virtualmente al surgir los estudios en mandarín y su papel se vio relegado a la televisión, la cual se volvió popular y accesible al gran público en 1967; en 1972 no se realizó ninguna producción en el lenguaje local. En estos años los hermanos Shaw vieron como su viejo rival, los estudios Catia cerraba sus puertas, convirtiéndose en el único megaestudio. El subgénero del kung fu, dentro del cine de artes marciales se hizo pronto popular internacionalmente, liderada por los estudios de los hermanos Shaw. Pero la industria cambiaría al final de la década, y muchos de estos cambios tienen su origen en este momento.

Paradójicamente, la televisión pronto contribuiría al renacimiento del cantonés en los medios y en el cine con la incorporación de películas más prácticas sobre la vida en Hong Kong de la gente común.

La primera chispa fue la comedia conjunta The House of 72 Tenants, la única película cantonesa realizada en 1973, la cual fue un rotundo éxito. Estaba basada en una conocida obra de teatro, y producida por los hermanos Shaw como una muestra para sus actores de su pionera estación de televisión, TVB.

El regreso de la producción en cantonés realmente despegó con las comedias de los que fueran estrellas de la TVB, los hermanos Hui (el actor, director y guionista Michael Hui, el actor y cantante Sam Hui y el actor Ricky Hui). La lógica de este cambio en el idioma de producción puede verse claramente en el trailer de Games Gamblers Play (1974), dirigida por los Hui: “Películas realizadas por leales jóvenes contigo en su mente”. Este movimiento de retorno a la audiencia local de Hong Kong fue inmediatamente exitosa. Games Gamblers Play hizo inicialmente 1,4 millones de dólares solo en las taquillas de Hong Kong, convirtiéndose en en la película más lucrativa hasta el momento, superando incluso a algunas favoritas como las de la estrella del kung fu, Bruce Lee, producidas en mandarín. Las películas de los Hui también comieron moldes al satirizar la realidad de la vida moderna, con su nueva clase media cuyas largas jornadas laborales y sueños de éxito material estaban transformando la colonia en un gigante industrial y corporativo moderno. La comedia cantonesa cuajó, y las producciones en cantonés se dispararon; el mandarín continuó empleándose hasta los primeros 80, pero se ha convertido en excepcional desde entonces.

En 1970, los que fueran ejecutivos de Shaw, Raymond Chow y Leonard Ho dejaron el estudio para fundar el suyo propio, así nacería Golden Harvest. El estilo más flexible y menos cicatero de la nueva compañía era estratégicamente superior al de la vieja Shaw. Chow y Ho realizaron contratos con jóvenes actores populares, los cuales tenían ideas novedosas para la industria, como Bruce Lee y los hermanos Hui, permitiéndoles una mayor libertad creativa que en los estudios más tradicionales. Entretanto, la explosión del cantonés, el kung fu y el ejemplo de Golden Harvest habían creado más espacio para productores y compañías de producción independientes.

El director Lung Kong mezcló estas tendencias con los dramas sociales que eran su especialidad, creando clásicos en cantonés durante los años 60 como The Story of a Discharged Prisoner (1967) y Teddy Girls (1969) y en los 70, empezó a dirigir películas en mandarín e importó elementos traídos del cine de explotación para realizar obras de temática más seria acerca de temas como la prostitución (The Call Girls, Lina), la bomba atómica (Hiroshima 28) y la fragilidad de la sociedad civilizada (Yesterday, Today and Tomorrow, que retrataba un Hong Kong futuro, destruido por una plaga.

La breve carrera de Tang Shu Shuen, la primera directora de cine del enclave, produjo dos películas The Arch (1970) y China Behind (1974), pioneras del cine de autor socialmente crítico. Fueron precursoras también del último hito de la década, la llamada Nueva Ola del cine de Hong Kong, que vendría de fuera de la jerarquía tradicional de los estudios y apuntaría hacia nuevas direcciones para la industria.

Los años 1980 y principios de los 90 vieron florecer las semillas plantadas en los años 70: el triunfo del dialecto cantonés, el nacimiento de un cine nuevo y moderno, una situación de superpotencia en el mercado del este asiático, y una mayor atención del mercado occidental hacia las películas de hongkonesas.

Las producciones tomaron un estilo más técnico y pulido y más sofisticado visualmente, incluyendo las primeras incursiones en el empleo de moderna tecnología de efectos especiales. A este deslumbramiento superficial, el nuevo cine añadió una mezcla y complementación ecléctica de géneros, y una inclinación a traspasar las fronteras de lo sensacionalista. Comedias slapstick, sexo, lo sobrenatural, y, por encima de todo el cine de acción de Hong Kong (tanto de artes marciales como diferentes variedades de cine policíaco, y, en ocasiones, todo en una misma película.

Durante este período, la industria de Hong Kong era una de las pocas que prosperaron ante el creciente predominio global de Hollywood. En verdad, esta vino para ejercer un predominio comparable al de el anterior en su propia región del mundo. La audiencia local siempre había sido vital, pero ahora más que nunca las producciones de Hong Kong llenaban los cines y se distribuían en vídeo en sitios como Tailandia, Singapur, Malasia, Indonesia y Corea del Sur. Taiwán se convirtió en un mercado tan importante para la industria de Hong Kong como el local; a principios de los años 90 el una vez robusto Cine de Taiwán se vio cerca de la extinción debido a la fuerza de las importaciones de Hong Kong. Encontraron un equilibrio aún menor en Japón, con su propia industria, sumamente desarrollado y mejor financiada, y cabida que tenían en este país las películas americanas; Jackie Chan en particular era popular en Japón.

Casi por casualidad, Hong Kong también incrementó su exportaciones en occidente, gracias a la fiebre del kung fu, exportado por Bruce Lee, de los años 70. La disponibilidad en el Barrio chino de cines y tiendas de vídeo permitió que las películas fueran descubiertas por los occidentales, los amantes del cine de culto fueron atraídos por sus cualidades "exóticas" y sus excesos, creando una nueva tendencia popular gradualmente seguida, imitada y parodiada durante los años siguientes.

Fue pionera la empresa de producción Cinema City, fundada en 1980 por los cómicos Karl Maka, Raymond Wong y Dean Shek. Esta productora se especializó en la comedia contemporánea y en cine de acción, producidos estrictamente según fórmulas comerciales. Aces Go Places (1982) y sus numerosas secuelas, parodiando el cine de espionaje y plagadas de efectos especiales personificaron el muy imitado estilo de Cinema City.

Los directores y productores Tsui Hark y Wong Jing pueden verse como las figuras más influyentes de esta era. Tsui era un notorio director de la Nueva Ola del cine de Hong Kong, el principiante que impulsó la absorción de aquel movimiento en la corriente principal, convirtiéndose en el exponente central de las nuevas tendencias en la industria y la técnica. Wong, aún más prolífico que el anterior, fue el más acertado comercialmente, y el más criticado cineasta de Hong Kong durante las dos décadas pasadas, con sus complacientes películas de Pulp.

La introducción gubernamental del sistema de categorización de películas de Hong Kong en 1988 tuvo un efecto no planeado sobre tendencias subsecuentes. Las películas de categoría III (solo para adultos) se convirtieron en un paraguas para el rápido crecimiento de la pornografía y el cine de contenido violento o sexual; sin embargo, mientras que este cine era considerado muy gráfico por la ley china, estas películas estaban más a la par con películas no recomendadas a menores de 19 años (categoría R o NC-17 en los Estados Unidos), y no X. Dado el auge de principios de los años 90, aproximadamente la mitad de las producciones cinematográficas eran de categoría III, softcore erótico que era un descendiente directo de las películas fengyue de los años 70. un ejemplo definitivo de categoría III fue el Sexo y Zen (Michael Mak, 1991), una comedia histórica inspirada en La alfombrilla de los goces y los rezos el clásico de literatura cómico-erótica del siglo XVII de Li Liweng.

La clasificación también atrajo una moda hacia lo espantoso, lo tabú, el cine de explotación y de terror supuestamente basados en crimenes auténticos, como Dr. Lamb (1992), la Historia Indecible (1993) y Ebola Syndrome (1996).

Desde mediados de los años 90, la tendencia se ha marchitado junto a la crisis general del mercado del cine de Hong Kong y la más amplia disponibilidad de pornografía en formatos de VHS. Pero en los años 2000, se estrenaron dos películas de categoría III Election y Election 2 (conocidas como Triad Election) y que todavía disfrutan de un sorprendente éxito en taquilla en Hong Kong.

En este paisaje de cine comercial, quedó algo de espacio para para un cine más alternativo o cine de autor, adeudado, al menos en parte, a la influencia de la Nueva Ola del cine. Algunos cineastas de la nueva ola como Ann Hui y Yim Ho siguieron ganándose la aclamación popular con películas políticas y sociales realizadas al margen de producción principal.

La segunda mitad de los 80 también vio llegar a la que comúnmente se denomina Segunda Ola. Estos directores más jóvenes incluyen nombres como Stanley Kwan, Clara Law y su compañero Eddie Fong, Mabel Cheung, Lawrence Ah Mon y Wong Kar-wai. Al igual que aquellos directores de la Nueva Ola, estos tendían a ser graduados en cine en universidades extranjeras e instruidos en la televisión local. Tienen en común el interés en ir más allá de las materias habituales y los estilos comerciales.

Estos artistas comenzaron a ganar una atención sin precedentes en Hong Kong y el respeto de la crítica internacional en el circuito de los festivales de cine. En particular, las películas realizadas por Wong Kar-wai y protagonizadas por Leslie Cheung, Tony Leung Chiu Wai y Maggie Cheung en los años 1990 han hecho de él un cineasta internacionalmente aclamado y premiado.

Durante los años 90, la industria cinematográfica de Hong Kong sufrió una crisis de la cual no ha conseguido todavía recuperarse. Las ganancias ya habían comenzado a disminuir a finales de los años 80, pero la audiencia local mantuvo la industria hasta los primeros años de la siguiente década. A mediados de los años 90 la crisis afectó también al sector local. Los ingresos se vieron reducidos a la mitad. Antes del final de la década, el número de películas producidas en un año típico pasaron a ser alrededor de 100, habiendo sido más de 200 a principios de los 90. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que gran parte de este declive se dio principalmente en la producción de películas de categoría III. Las importaciones americanas comenzaron a encabezar con regularidad la lista de éxitos de las taquillas por primera vez en décadas. Irónicamente, fue durante este mismo período durante el cual el cine de Hong Kong encontró una mayor visibilidad en el mercado americano comenzó a exportar a algunas de sus estrellas más populares a Hollywood.

El acceso al continente para la producción que vino con la Transferencia de la soberanía de Hong Kong a China no resultó tan favorable como se esperaba, y ha presentado algunos problemas, en particular con respecto a la censura.

La industria tuvo uno de sus años más oscuros en 2003. Además de la depresión general, el brote de un virus SRAS mantuvo muchos teatros prácticamente vacíos y la producción vio una parón de cuatro meses, por lo cual sólo se realizaron cincuenta y cuatro películas. Por otro lado, las muertes de dos conocidas estrellas de Hong-Kong, Leslie Cheung y Anita Mui contribuyeron a establecer el clima.

El gobierno introdujo en abril de 2003 un Fondo de Garantía como incentivo a los bancos locales para implicarse en la industria del cine, el cual recibió una recepción mixta por parte de la industria, y una menos entusiasta recepción de las instituciones financieras, que perciben la inversión en películas locales como un alto riesgo. Una de las quejas expuestas es que las actas de garantía, comisionadas por el Gobierno de Hong Kong a finales del abril de 2003, están basadas en documentos canadienses, por lo que no son adecuadas para la industria local.

El texto es una traducción del oríginal de la wikipedia en inglés, se incorporan las referencias aportadas allí.

Al principio



Hong Kong

Bandera de Hong Kong

La Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China (Zhōnghúa Rénmín Gònghéguó Xiānggǎng tèbié Xíngzhèngqū) es una región china formada por una península y varias islas, entre ellas la isla de Hong Kong, en el Mar de la China Meridional, en el delta del Río de las Perlas, junto a la provincia de Guangdong. Hasta 1 de julio de 1997 fue colonia del Reino Unido.

El nombre de la isla de Hong Kong (chino: 香港, pinyin: Xiānggǎng) significa literalmente 'puerto fragante'. La transcripción "Hong Kong" está basada en la pronunciación cantonesa.

Hong Kong es una de las dos "regiones administrativas especiales" de la República Popular China. La otra es la antigua colonia portuguesa de Macao. En estas dos regiones administrativas especiales se aplica el modelo administrativo conocido como un país, dos sistemas (一國兩制, yì guó liǎng zhì). Este sistema, cuyo ideólogo fue Deng Xiaoping, que pretendía que se aplicara a una eventual reunificación con Taiwán, consiste en el mantenimiento de un sistema económico capitalista bajo la soberanía de un país de ideología oficial comunista. Además del sistema económico, estas dos regiones mantienen un sistema administrativo y judicial independiente, e incluso su propio sistema de aduanas y fronteras externas.

Aunque estuvo ocupado desde la era neolítica, el territorio del actual Hong Kong permaneció al margen de los principales acontecimientos acaecidos en la China imperial durante la mayor parte de su historia. No se convertiría en un centro de atención mundial hasta el siglo XIX.

Ocupada por el Reino Unido al final de la Primera Guerra del Opio en 1841, la isla de Hong Kong fue cedida formalmente por China el año siguiente por el tratado de Nanjing. Parte de la adyacente península de Kowloon (al sur de la actual Boundary Street) y la isla de Stonecutters fueron cedidas a Gran Bretaña en 1860 por la Convención de Pekín tras la Segunda Guerra del Opio. La superficie de la colonia aumentó de manera significativa con la incorporación a la misma de los nuevos Territorios (incluidos New Kowloon y la isla de Lantau), arrendados a Gran Bretaña por 99 años desde el 1 de julio de 1898 hasta el 30 de junio de 1997.

Según el acuerdo firmado por la República Popular China y el Reino Unido el 19 de diciembre de 1984, la Declaración Conjunta Sino-británica, el territorio completo de Hong Kong bajo gobierno colonial británico se convirtió en la Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China el 1 de julio de 1997.

En la Declaración Conjunta, China prometió que bajo la política "un país, dos sistemas" propuesta por Deng Xiaoping, el sistema económico socialista en China no se aplicaría en Hong Kong, que mantendría su sistema y estilo de vida capitalistas durante 50 años (hasta 2047). La Ley Básica de Hong Kong acordada en la Declaración Conjunta deja a Hong Kong un alto grado de autonomía en todas las materias, a excepción de las relaciones exteriores y la defensa.

El último gobernador británico de Hong Kong, Chris Patten, llevó a cabo una cierta democratización de las instituciones de Hong Kong en los últimos años de soberanía británica. Esto provocó bastantes momentos de tensión entre el gobierno de la República Popular China y el Reino Unido. Tras la retrocesión a China, el empresario naviero Tung Chee-hwa se convirtió en el jefe ejecutivo de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

En 2003, la preocupación por un proyecto de ley anti-subversión que, según muchos habitantes de Hong Kong, erosionaría la libertad de prensa, de religión y de asociación consagradas en el artículo 23 de la Ley Básica, llevó a la calle a medio millón de personas en una manifestación celebrada el 1 de julio de ese año, la protesta más grande dirigida contra el gobierno en la historia de Hong Kong. La impopularidad del gobierno de Hong Kong y la crisis económica fueron también factores de descontento entre la población.

El 10 de marzo de 2005, Tung Chee-hwa presentó su dimisión como jefe ejecutivo. Tung abandonó el puesto dos días después, el 12 de marzo de 2005. Fue sustituido por Donald Tsang, el secretario jefe de administración de Hong Kong, que ocupó el cargo de manera interina hasta el 25 de mayo, momento en que fue brevemente sustituido por otro jefe interino durante la breve campaña electoral. Tras la votación restringida a 800 electores, Donald Tsang fue confirmado como jefe ejecutivo, con una amplia mayoría de votos a su favor. En el 23 de marzo de 2007 ganó de nuevo las elecciones frente a Alan Leong. Su mandato durará hasta la primavera de 2012.

Durante la época colonial británica, el máximo dirigente político era el Gobernador de Hong Kong, nombrado por el Gobierno británico. Desde la retrocesión a China, ese papel ha pasado al Jefe Ejecutivo, puesto que en ese momento ocupaba Donald Tsang, elegido en junio de 2005 para un mandato de sólo dos años. La elección del jefe ejecutivo se produjo mediante una votación de sufragio restringido a 800 representantes de sectores económicos y sociales. Esta elección de un nuevo Jefe Ejecutivo fue motivada por la dimisión, en marzo de 2005, de Tung Chee-hwa, que había ocupado el cargo desde la fundación de la Región Administrativa Especial. A Tung le correspondían aún dos años más de mandato, por lo que las autoridades chinas, en una interpretación controvertida de la Ley Básica, decidieron que el mandato del próximo Jefe Ejecutivo estaría limitado a los dos años que le quedaban a Tung Chee-hwa. Esta decisión de Pekín, muy criticada en Hong Kong, ha sido interpretada por muchos críticos del régimen comunista chino como una muestra de la falta de confianza del Gobierno chino hacia Donald Tsang, funcionario de formación británica que en el pasado expresó simpatías hacia los sectores que defienden un sistema plenamente democrático para Hong Kong.

El parlamento de Hong Kong es el Consejo Legislativo, que consta de 60 miembros. De estos 60, la mitad son elegidos por sufragio universal en circunscripciones geográficas, mientras que los otros 30 son elegidos por grupos de representantes de diferentes sectores económicos y sociales. La Ley Básica de Hong Kong contempla la posibilidad de que las elecciones para el Consejo Legislativo lleguen a basarse en el sufragio universal. Sin embargo, el Gobierno chino ha reiterado su oposición a cualquier avance en ese sentido, lo cual ha provocado protestas en Hong Kong. Las últimas elecciones al Consejo Legislativo se celebraron en el año 2004. En estas, los partidos defensores de una mayor democracia consiguieron la mayoría de los 30 escaños asignados por sufragio universal, mientras que los otros 30 fueron en su mayoría para políticos considerados afines a las autoridades chinas.

La Región Administrativa Especial de Hong Kong está situada en el lado nordeste del delta del Río de las Perlas, y tiene una extensión de 1102 km², repartida entre una parte continental y más de doscientas islas e islotes. El 75% de esta superficie consta de reservas naturales, mientras que sus siete millones de habitantes residen en el 25% restante.

Durante la mayor parte del siglo XX, los Nuevos Territorios, muy montañosos, permanecieron muy poco habitados, en parte debido a la incertidumbre que se cernía sobre su estatus futuro. Una vez que se supo que el Reino Unido iba a devolver a China todo el territorio de Hong Kong, y no sólo la parte arrendada a la que estaba obligado, comenzó a crecer la población en los Nuevos Territorios. Actualmente un poco más del 50% de la población total de Hong Kong reside en los Nuevos Territorios.La esperanza de vida es de 81,9 años (la segunda más alta del mundo).

Hong Kong es uno de los grandes centros financieros de Asia, y su economía es muy dependiente del comercio internacional, en especial del comercio entre China y el resto del mundo.

Hong Kong está considerado uno de los lugares con mayor libertad económica del mundo. Esto quiere decir que existe una gran facilidad para establecer empresas en el territorio y para mover dinero de Hong Kong al exterior. Estas facilidades económicas, unidas a la existencia de un sistema legal de origen británico muy escrupuloso en el respeto de la propiedad privada, contrastan con las dificultades burocráticas y la inseguridad jurídica a la que se enfrentan las empresas internacionales en la China continental, y es la razón principal por la que Hong Kong sigue siendo el principal centro financiero de China. Además, las restricciones a las comunicaciones directas entre Taiwán y la República Popular China hacen de Hong Kong el principal punto de contacto entre los dos regímenes chinos enfrentados desde 1949.

La economía se basa fundamentalmente en el sector de servicios, que representa más del 80% de la actividad económica en Hong Kong. Los servicios financieros son una de las áreas principales de actividad económica en el Hong Kong actual. La bolsa de Hong Kong es el segundo mayor mercado de valores de Asia, sólo por detrás de la bolsa de Tokio. A pesar de su pequeño tamaño, Hong Kong ocupa el lugar undécimo en el mundo en volumen de operaciones bancarias.

La economía de Hong Kong se vio muy afectada, a diferencia de la de China continental, por la crisis asiática de 1998. Tras varios años de debilidad económica, la economía ha vuelto a crecer a un ritmo altísimo, de un 8,2%. Esta recuperación económica se ha basado en el fuerte crecimiento de la demanda interna y en un factor novedoso: El crecimiento del turismo chino. Las restricciones a la entrada de chinos del continente en Hong Kong se han suavizado en los últimos años, y esto ha aumentado las visitas de los chinos continentales, para los cuales, hasta hace unos años, era enormemente difícil entrar en el territorio de forma legal.

El producto interior bruto de Hong Kong en el año 2003 alcanzó los 213.000 millones de dólares estadounidenses. Esta cifra tan alta se traduce en una de las rentas per cápita más altas del mundo, superando incluso a la mayoría de los países de Europa Occidental.

En el año 2005, la población de Hong Kong supera los siete millones de habitantes, lo cual la convierte en la cuarta mayor área metropolitana de la República Popular China. Su densidad de población alcanza los 6.200 habitantes por km².

Kowloon ostenta históricamente el demérito de haber sido el núcleo urbano con la mayor densidad de población del Planeta, alcanzando en 1991 la cifra de 40426 hab/km² con 1.900.000 habitantes y 47 km².

Hong Kong tiene una tasa de fertilidad de 0,94 hijos por mujer, una de las más bajas en el mundo, y muy inferior a los 2,1 niños por mujer que se requieren para mantener el nivel de población. A pesar de esto, la población continúa aumentando debido a la inmigración procedente de China continental.

A pesar de esta alta densidad de población, se dice de Hong Kong que es una de las ciudades con más espacios verdes en Asia. La mayor parte de sus habitantes reside en edificios altos de apartamentos, lo cual concentra a la población en las zonas urbanizadas, mientras la mayor parte del territorio consiste en parques y bosques. La cantidad de islas y las costas sinuosas dotan al territorio de muchísimas bahías y playas poco accesibles. A pesar de esto, Hong Kong es una de las ciudades más contaminadas del mundo.

El cantonés es el dialecto chino más extendido entre la población china de Hong Kong. La lengua hablada en el entorno familiar es cantonés vernáculo más o menos puro, mientras que en situaciones formales, tales como discursos políticos o programas de televisión y radio, se utiliza un híbrido de mandarín y cantonés, en el que el vocabulario y la gramática propias del mandarín se pronuncian con la lectura cantonesa de los caracteres. El lenguaje escrito formal es el chino mandarín pero también abunda el cantonés escrito en la literatura popular. El inglés, hablado por la comunidad de origen extranjero y parte de la población china, es un idioma oficial junto al chino.

En Hong Kong se practican todas las religiones tradicionales chinas. El culto a los ancestros es predominante debido a la fuerte influencia confuciana, mientras que el cristianismo es practicado por un 10% de la población. La comunidad cristiana se divide a partes aproximadamente iguales entre católicos y protestantes. Se estima que hay también alrededor de 70.000 musulmanes en Hong Kong, y entre 2.000 y 3.000 judíos.

Alrededor del 95% de los habitantes de Hong Kong tienen ascendencia china Han. La población de origen europeo supone alrededor del 1,5% del total. También hay una comunidad importante de origen indio, que se estableció en el territorio durante la época colonial británica, y una gran comunidad filipina, formada sobre todo por mujeres jóvenes que trabajan como empleadas domésticas.

De carácter rocoso y montañoso, los límites físicos que impone su propia orografía hacen que la superficie real edificable de Hong Kong sea por lo general escasa. El boom económico de los años '70 disparó el crecimiento poblacional y la necesidad de crear nuevas infraestructuras. Tradicionalmente, la urgencia en satisfacer estas necesidades se ha considerado prioritaria respecto a la preservación del legado histórico y arquitectónico de la ciudad. Es por ello por lo que Hong Kong es una ciudad que se reinventa a sí misma. Su perfil se encuentra siempre en constante evolución.

Hasta fechas recientes, el interés por la preservación del legado arquitectónico ha sido nulo o más bien escaso. Normalmente, cuando un trozo de terreno se revalorizaba lo viejo se derribaba, dejando espacio para lo nuevo. Algunos edificios, como Murray House, un antiguo edificio colonial de categoría 1, emplazado en el área que ocupa ahora la nueva sede del Banco de China, fue reubicado en el área sur de la isla, concretamente en Stanley.

Es significativo el aumento del grado de concienciación de los hongkoneses respecto a la preservación de su legado histórico, sobre todo a lo largo de esta última década. Muestra de ello son las diversas protestas que tuvieron lugar a finales de 2006 en contra de la demolición del antiguo Star Ferry.

Hoy día, la isla de Hong Kong se ha convertido en una de las capitales mundiales de la arquitectura moderna. Tras la ciudad de Nueva York, Hong Kong es la segunda ciudad del mundo con mayor número de rascacielos. La mayor parte de estos rascacielos se concentran alrededor del distrito central, concretamente en las áreas de Central, Admiralty y Wan Chai, y a lo largo de la línea de costa de la bahía del puerto Victoria en dirección Causeway Bay. Cuatro de los 15 rascacielos más altos del mundo están en Hong Kong.

El skyline de Hong Kong se ha convertido en una de las atracciones turísticas de la ciudad. Con tal motivo, el departamento de turismo de Hong Kong organiza un espectáculo de sonido y luces en el que participan muchos de los edificios que conforman su perfil. Este espectáculo puede ser visto todos los días de la semana desde la Avenida de las Estrellas en Tsim Sha Tsui, Kowloon.

Por el contrario, la península de Kowloon, en frente de la isla de Hong Kong, cuenta con un menor número de rascacielos. Hasta 1998 la península de Kownloon contaba con severas restricciones de cota de altura para la construcción de rascacielos y edificios. Estas restricciones venían motivadas por el emplazamiento del Aeropuerto de Kai Tak dentro de la propia península. Ese mismo año, tras la inauguración del nuevo Aeropuerto Internacional de Hong Kong, también conocido como Chep Lap Kok, y el posterior cierre del antiguo Aeropuerto de Kai Tak, se levantaron dichas restricciones de altura. Actualmente se están levantando varios rascacielos nuevos en Kowloon, incluyendo el International Commerce Centre que, cuando está terminado en 2010, se convertirá en el cuarto rascacielos más alto del mundo con 484 metros de altura.

La presencia británica en Hong Kong ha marcado la cultura local, que aunque fundamentalmente china, ha estado sometida a una influencia occidental mucho mayor que el resto del país. Paradójicamente, en paralelo a esta influencia occcidental, en Hong Kong se han mantenido muchas costumbres y tradiciones culturales chinas que en el resto del continente sufrieron el acoso de las políticas revolucionarias de la época de Mao Zedong. Es el caso de los ritos religiosos tradicionales chinos, o del lenguaje. Mientras que en el resto del continente chino, la República Popular ha promovido el uso del mandarín y de los caracteres simplificados como lengua oficial, en Hong Kong se mantiene el uso del cantonés hablado, incluso en circunstancias formales, y el lenguaje escrito utiliza exclusivamente los caracteres tradicionales.

Otra consecuencia de la separación de Hong Kong del resto de China durante los años posteriores al establecimiento del régimen comunista en la China continental fue el desarrollo de la cultura popular de Hong Kong, manifestada en la enorme producción cinematográfica, musical y de novelas de entretenimiento. Mientras en la época maoísta la política revolucionaria oficial exigía que todas las manifestaciones artísticas estuvieran al servicio de la causa comunista, en Hong Kong continuó el desarrollo del cine y la música popular que había tenido a Shanghái como foco hasta 1949. Incluso después del final del maoísmo, Hong Kong ha continuado siendo uno de los principales centros de producción de cine, música y literatura popular en Asia.

En el cine de Hong Kong han destacado actores de películas de acción como Bruce Lee o más recientemente Jackie Chan, Chow Yun-fat o el pequinés afincado en Hong Kong Jet Li. En los últimos años, el director de cine de origen shanghaiés afincado en Hong Kong Wong Kar-wai se ha convertido en uno de los cineastas de más prestigio internacional del cine chino.

En la música, Hong Kong es el principal centro de producción del llamado cantopop, música pop en cantonés y, junto a Taiwán, también del mandopop, música pop en mandarín. Entre los principales representantes de la música pop hongkonesa se encuentran los solistas Jackie Cheung, Leslie Cheung, Andy Lau, o la cantante pequinesa afincada en Hong Kong Faye Wong.

En la literatura, Hong Kong ha albergado a varios autores del género de wushu o artes marciales. El representante más importante de este género es, sin duda, Louis Cha (conocido en chino como Jin Yong), autor de gran fama en toda Asia Oriental.

Al principio



Source : Wikipedia