Handel

3.4090909091125 (1342)
Publicado por grag 16/04/2009 @ 17:11

Tags : handel, compositores, música clásica, música, cultura

últimas noticias
«Lo peor en la música es repetirse, aunque te lo pida el sistema» - El Norte de Castilla
Uno de sus últimos trofeos, una cantata atribuida a Händel y finalmente devuelta justamente a su autor, Ferrandini, 'Il pianto de Maria', da nombre al disco que Decca acaba de publicar. Il Giardino con Bernarda Fink recorren las partituras del XVII...
Bolivia acoge los ritmos y aceleraciones del coreógrafo español ... - ADN.es
Con música del francés Pascal Comelade y fragmentos del compositor alemán Georg Friedrich Händel, una decena de bailarines, entre los que se encuentra el propio Gelabert, ofrecen dos propuestas escénicas sobre cómo se enfrenta el hombre a la...
María Bayo canta a Händel - El País (España)
La espléndida acústica de la sala de conciertos del Arsenal, en Metz (Francia), arropó la grabación de la segunda ópera de Händel a la que se enfrentó el conjunto Al Ayre Español, especialista en la recuperación de la musica barroca, que fundó en 1988...
Al Ayre Español edita la ópera 'Rodrigo' de Händel y prepara un ... - Heraldo de Aragón
Con su anterior cedé dedicado a Händel, 'Amadigi di Gaula', Al Ayre Español vendió más de 6.000 ejemplares en España y otros tantos en el resto de Europa. La experiencia fue satisfactoria y ahora la orquesta que lidera el aragonés Eduardo López Banzo...
Silvino Jaramillo - El Porvenir
Jorge Federico Handel, compositor alemán naturalizado inglés en 1727 -nació en 1685 y murió en 1759-, así que ya tenía 42 años y ya sabía lo que hacía cuando cambió de nacionalidad, no para jugar al futbol con la Selección Inglesa, sino para hacerle...
En pos de la armonía de Handel - Diario de Sevilla
En una especie de vivienda de suburbio que les permite trabajar hasta en siete niveles de altura diferentes, y esta vez sin pretender -como es habitual en la compañía- involucrar demasido a los músicos en la escena, los solos y dúos de Handel...
Georg Friedrich Händel: Un CCL Aniversario - La Opinión de Tenerife
Al principio fue el agua: era un LP de 33 pulgadas, del extinto sello Pickwick, quien me abrió las fuentes de ese nombre aún desconocido y todavía escrito en su correcta grafía inglesa: Handel, Water Music... con la Pittsburgh Symphony Orchestra...
El rincón londinense de Handel - El Nuevo Herald
By FERNANDO PUCHOL BOGANI Han pasado 250 años, pero la casa, un pequeño edificio de tres plantas de estilo georgiano, sigue llena de música, del espíritu que llevó al compositor alemán Georg Friedrich Handel (1685-1759) a escribir sus óperas y...
El cine sin cine de Lars von Trier - elmundo.es
Suena un fragmento vocal de Händel. Ajenos a todo, los amantes salvajes no reparan en lo inevitable: el accidente que acabará con la vida de su hijo. Fin del prólogo. Todo está filmado como en un sueño demasiado real para poder ser real....
El rincón de Händel - Vanguardia (México)
Han pasado 250 años desde entonces, pero la casa, un pequeño edificio de tres plantas de estilo georgiano, sigue llena de música, del espíritu que llevó a Georg Friedrich Händel a escribir sus óperas y oratorios más conocidos, entre ellos “El Mesías”....

Georg Friedrich Händel

Georg Friedrich Händel

Georg Friedrich Händel (Halle, 23 de febrero de 1685 – Londres, 14 de abril de 1759) fue un compositor de origen alemán, posteriormente nacionalizado inglés, considerado una de las cumbres del Barroco y uno de los mejores y más influyentes compositores de la música occidental. En la historia de la música, es el primer compositor moderno en haber adaptado y enfocado su música para satisfacer los gustos y necesidades del público, en vez de los de la nobleza y de los mecenas, como era habitual.

Considerado el sucesor y continuador de Henry Purcell, marcó toda una era en la música inglesa siendo el compositor más importante entre Purcell y Elgar en Inglaterra. Es el primer gran maestro de la música basada en la técnica de la homofonía y el más grande dentro del ámbito de los géneros de la ópera seria italiana y el oratorio.

Entre sus numerosas óperas y oratorios, cabe mencionar: Rinaldo (1711), Julio César (1724), Tamerlano (1724), Rodelinda (1725), Acis y Galatea (1731), Esther (1732), Atalía (1733), Orlando (1733), Deborah (1733), Ariodante (1735), Alcina (1735), El festín de Alejandro (1736), Saúl (1739), Israel en Egipto (1739), Il Allegro, il penseroso e il moderato (1740), El Mesías (1741), Samson (1743), Sémele (1744), Hércules (1745), Baltasar (1745), Judas Macabeo (1746), Salomón (1748), Susana (1749), Teodora (1750) y Jephte (1751), que son obras maestras de referencia obligada dentro del género.

Su inmenso legado musical, síntesis de los estilos alemán, italiano, francés e inglés de la primera mitad del siglo XVIII, incluye obras en prácticamente todos los géneros de su época, donde 43 óperas, 26 oratorios y un legado coral son lo más sobresaliente e importante de su producción musical.

Nació en la ciudad de Halle, ubicada en el centro este de la actual Alemania. Su padre era barbero y cirujano de prestigio y había decidido que su hijo sería abogado, pero cuando observó el interés de Händel por la música, la cual estudiaba y practicaba en secreto, cambió de idea y se mostró dispuesto a pagarle los estudios de música. De esta forma, Händel se convirtió en alumno del principal organista de Halle, Friedrich Wilhelm Zachau. A la edad de 17 años lo nombraron organista de la catedral calvinista de Halle.

Al cabo de un año, Händel viajó a Hamburgo, donde fue admitido como intérprete del violín y del clave en la orquesta de la ópera. Al poco tiempo, en 1705, se estrenó en ese mismo lugar su obra Almira y poco después Nero. Al año siguiente, aceptó una invitación para viajar a Italia, donde pasó más de tres años. En Italia, se representaron obras suyas en Florencia, Roma, Nápoles y Venecia, y al mismo tiempo Händel escribió música nueva, inspirado por la música de aquel país. Sobre todo, estudió y perfeccionó la forma de combinar su música con textos en italiano. Gracias a la alta calidad de sus interpretaciones, conoció a importantes músicos y compositores italianos de la época, como Scarlatti, Corelli y Marcello.

En 1710, Händel regresa de Italia y se convierte en el director de orquesta de la corte de Hanóver. Un año más tarde se estrena su obra Rinaldo en Londres con un considerable éxito. En vista de ello, en 1712 Händel decide establecerse en Inglaterra. Allí recibe el encargo de crear un teatro real de la ópera, que sería conocido también como Royal Academy of Music. Händel escribió 14 óperas para esa institución entre 1720 y 1728, que lo hicieron famoso en toda Europa.

El 11 de junio de 1727 moría de apoplejía Jorge I, pero antes de morir había firmado el Acta de Naturalización de Händel. Nuestro compositor era ya súbdito británico. Fue el momento de cambiar su nombre a "George Frideric Haendel". A Jorge I le sucedió Jorge II y para su Coronación se encargó la música a Händel. Así nacieron los himnos "Zadok the Priest", "My Heart is Inditing", "Let Thy Hand be Strengthened" y "The King shall Rejoice", las dimensiones de la orquesta y músicos requeridos eran extraordinarias (se pudo leer en un periódico "habrá 40 voces, y unos 160 violines, trompetas, oboes, timbales y bajos, proporcionalmente, además un órgano, que fue instalado detrás del altar").

A partir de 1740, Händel se dedicó a la composición de oratorios, entre ellos El Mesías, que en el siglo XIX se convertiría en la obra coral por excelencia. En 1751, Händel perdió la vista mientras componía el oratorio Jephta. Händel murió siendo venerado por todos; fue sepultado con los honores debidos en la Abadía de Westminster, panteón de los hombres más célebres de Inglaterra. A comienzos de abril de 1759 se sintió mal mientras dirigía su oratorio El Mesías. Terminado el concierto, se desmayó y fue llevado presurosamente a su casa, donde se le acostó; nunca más volvió a levantarse. Su último deseo fue morir el Viernes Santo y a punto estuvo de cumplirse: falleció el 14 de abril de 1759, Sábado Santo.

Con él desaparecía un gigante de la música, como pocos han existido en el ámbito de tan compleja y a la vez sublime actividad humana.

El estilo de Händel es una extraordinaria síntesis de los principales estilos nacionales musicales de su época, cogiendo los mejores elementos y características de cada uno de ellos y superándolos por separado, como sus contemporáneos Bach y Telemann, donde además se añade el estilo inglés de Purcell, al que Händel le da un nuevo y vigoroso empuje, siendo el verdadero continuador de Purcell. Todo ello fruto de sus estancias en Inglaterra, Alemania e Italia, dando prueba de que Händel era un auténtico cosmopolita de su tiempo.

Su estilo tiene la solidez y el contrapunto de la música alemana, la melodía y el enfoque vocal del bello canto de la italiana, la elegancia y solemnidad de la francesa y la audacia, sencillez y fuerza de la inglesa. Händel es un fiel continuador de estos estilos y técnicas, en que no aporta ninguna novedad a todas estas corrientes musicales de la primera mitad del siglo XVIII, aunque como Rameau, su música, especialmente en óperas y oratorios, adquiere un nuevo y especial sentido dramático y monumental, triunfante, poderoso y solemne que es único entre la música de su tiempo.

Generalmente, su producción tiene una estructura empírica y simple de lenguaje vocal en la línea del bello canto italiano y sencillo pero templado y conteniendo un pudor expresivo que recuerda a Purcell en vez de a los compositores italianos, cuyas cualidades se cautivan rápidamente entre el auditorio, en que donde domina la melodía y la homofonía, y en esencia, de corte mayormente italiano, que es el estilo más presente en su música y el que más ha influenciado en todos los aspectos en su estilo personal.

La vasta y abundante obra de Händel, muy prolífico como era la norma de la época, se compone de más 600 obras y se divide en 7 grandes grupos, agrupados en dos grandes bloques: en música vocal (dramática, oratorios, profana y religiosa) y musical instrumental (orquestal, de cámara y para clave) donde abarca todos y cada uno de los géneros de su época.

En musical vocal, los géneros y obras que el compositor compuso y ha cultivado, que suman 286 piezas en total, son 43 óperas en lengua italiana, alemana e inglesa, 2 músicas incidentales para espectáculos en inglés, 26 oratorios en italiano, alemán e inglés, 4 odas y serenatas en italiano e inglés, 100 cantatas en italiano y español, 21 dúos, 2 tríos, 26 arias sueltas, 16 obras para conciertos espirituales, 41 athems, 5 The deums, 1 Jubilate y 3 himnos ingleses.

En música instrumental, 78 en el ámbito orquestal: 34 conciertos para solistas, 23 concerti grossi, 4 oberturas, 7 suites, 2 sinfonías, 6 movimientos de danzas y conciertos sueltos, y 2 marchas. 68 en el ámbito de cámara: 22 sonatas para un instrumento solista y bajo continuo, 25 sonatas en trío y 19 movimientos sueltos de danzas, marchas y sonatas. Y 186 en el ámbito del clavicémbalo: 30 suites y oberturas, y 156 movimientos de suite sueltas.

Su oratorio más famoso es el renombrado "Mesías" (1741). La historia cuenta que éste surgió después de un largo período de escasez en la producción musical del compositor, debido a una inspiración divina. Su coro más famoso es el majestuoso "Hallelujah".

Este oratorio fue representado en el Convent Garden y dirigido por el mismísimo Händel todos los años en la época de Pascua hasta el día de su muerte.

Al margen de sus oratorios sobresalen sus conciertos, sonatas y suites para diversos instrumentos y dos obras orquestales magníficas: Música para los reales fuegos de artificio (compuesta por encargo del rey Jorge II de Inglaterra, estrenada en el Grenn Park de Londres en 1749 en medio del regocijo popular) y Música acuática (compuesta en 1717 para una travesía que el rey Jorge I de Inglaterra debió hacer en su lujosa embarcación, navegando por el Támesis, entre Whitehall y Chelsea; durante el viaje se realizó una fiesta en la que se disfrutó enormemente de la obra de Händel).

Las obras para teclado de Händel, en especial las destinadas al clavicémbalo, son una de las cimas, junto con Bach, Rameau, Couperin y Domenico Scarlatti, de la gran tradición barroca del teclado, cuyas obras más importantes y conocidas son las colecciones de grandes suites (HWV 426-433 y HWV 434-438), las seis fugas (HWV 605-610) y los conciertos para órgano Op 4 y Op 7. En este ámbito, su maestro Zachow le familiarizó con la escuela alemana del clave y órgano, donde coge influencias de Kunhau, Froberger, Kerll y Buxtehude en sus composiciones destinadas al teclado.

Toda la música destinada al teclado está escrita para el clavicémbalo, a excepción de los 16 conciertos para órgano solista y orquesta, Op.4 y Op.7, y varios sueltos, compuestos en la década de 1730. Este novedoso y poco común género, que se adaptaba muy bien al carácter de Händel, lo interpretaba él mismo en los intermedios de sus oratorios. Händel, en estos conciertos, hace una demostración muy virtuosa de su talento como organista y su original sonoridad donde con su carisma fascinaba y entusiasmaba al público, pero se tiene sólo una imagen incompleta de cómo debía sonar realmente esa música: en las ediciones no aparecen las ornamentaciones ni las secciones reservadas a la improvisación. No es de estrañar, pues, que Händel, como Bach, haya sido un notable improvisador al teclado, y su música para clave tiene un aspecto libre y espontáneo, al igual que el resto de su música instrumental.

Händel compuso bastantes suites y oberturas en la música destinada al clavicémbalo, y su principal aportación a este género de origen francés son las 8 grandes suites (HWV 426-433), publicadas en Londres en 1720. Estas suites tienen una originalidad y una variedad muy grande en varios aspectos, en referencia a la suite francesa para teclado, siguiendo la norma como el resto de su obra instrumental. Adopta variados patrones y movimientos de diversos géneros: la sonata de iglesia, como en el caso de la Suite 2, la estructura clásica de la suite, como en el caso de la Suite 1, o una combinación de ambos géneros, como en la Suite 7, y diversos estilos, como el concierto en la Suite 4. Estas suites tienen una gran potencia y sentido dramático, un aire de grandeza que casi desborda el marco del clave, y utilizan tonalidades poco usadas en la primera mitad del siglo XVIII, como en el caso de la Suite en fa sostenido menor, y, entre la producción de teclado, es en estas obras donde está más patente la originalidad de Händel.

El catálogo temático de las obras de Händel, que abarca en total 612 registros más 25 suplementos y obras dudosas y perdidas, fue elaborado y publicado en 1978 y 1986 en tres volúmenes. Se conoce con las siglas "HWV", que significan Handel Werke Verzeichnis (en alemán, 'Catálogo de obras de Händel').

El catálogo HMW es un sistema de numeración usado para identificar las obras de Händel. A diferencia de otros catálogos que están ordenados cronológicamente, el HVW está clasificado por tipo de obra de géneros y según su naturaleza vocal o instrumental, al igual que el catálogo BWV de Bach, el catálogo KV de Mozart y el catálogo RV de Vivaldi.

Al principio



John Handel

Combate de Martín García (1814).

John D. Handel (Handell, Handler o Hander) fue un marino que combatió en la escuadra de las Provincias Unidas del Río de la Plata en la campaña de 1814 contra los realistas de la ciudad de Montevideo.

Estuvo al mando del falucho San Luis, capturado por los patriotas el 9 ed enero de 1814 en las islas de Hornos, cerca de Colonia del Sacramento. El San Luis desplazaba 15 t, tenía 16 de eslora, 2,2 de manga, 2 de puntal y 0,9 m de calado medio. Portaba 1 cañón de a 18, y tenía una dotación máxima de 15 hombres.

El dia 10 de marzo de 1814 la escuadra revolucionaria enfrentó a la realista al mando del capitán Jacinto de Romarate en el combate naval de Martín García.

El plan de Brown consistía en atacar por frente y retaguardia a la línea española. A esos efectos destacó una división compuesta por el Fortuna, Carmen y San Luis para que rodeando por el oeste el banco situado a estribor de los realistas cayera sobre su retaguardia mientras la fuerza principal atacaba su frente. Formaba esta división la Hércules sobre el ala izquierda, luego la Céfiro, el Nancy y la Juliet sobre el ala derecha. A las 13:30, sin que estuviera aún en posición la división de flanqueo, la escuadra de Brown, en vanguardia la Juliet por tener el mejor práctico, abrió fuego vivo sobre los realistas que fue de inmediato respondido.

La capitana argentina intentó avanzar bajo fuego sobre la enemiga pero habiendo perdido a su piloto varó en el banco del oeste de la isla bajo tiro de cañón y de proa al enemigo, con lo que sufrió el fuego sostenido enemigo con fuertes pérdidas y sin poder responder más que con tres cañones, dedicando sus cañones de banda a las baterías en tierra. Brown cuestionó en su parte la manera en que el resto de la escuadra "se condujo durante la acción, a pesar de haberse hecho todas las señales y haber ido personalmente en mi bote antes de las 12 de la noche a instar y suplicar su apoyo, todo lo cual resultó inútil".

Tras la retirada de Romarate, Brown envió una pequeña división en su persecución al mando de Tomas Nother compuesta por la sumaca Santísima Trinidad, la goleta Fortuna, la balandra Carmen, los faluchos San Luis y San Martín y la cañonera Americana. En el Combate de Arroyo de la China del 28 de marzo de 1814, postrera victoria de Romarate, murió el comandante Nother y voló el Carmen con su capitán Pedro Samuel Spiro y la tripulación.

El 31 de marzo Handel dejó el mando del San Luis, el cual sería recapturado por los realistas en el Combate naval del Buceo.

El 1 de abril se hizo cargo de la polacra San Antonio hasta el 9 de mayo de ese año en que recibió el mando de la corbeta Halcon, aunque recibía sueldo desde el 1 de enero de 1814 como empleado en "Comisiones del servicio" y como teniendo el mando del San Luis y del San Antonio. El Halcón portaba 240 t y tenía 36 m de eslora, 8 de manga y un calado medio de 2.5 m. Montaba 6 cañones de a 18 y 16 de a 12, todos en cubierta, y era tripulado por 100 hombres. Al mando del Halcón participó el 17 de mayo en el combate del Buceo como reserva y en persecución del queche Hiena.

Permaneció luego estacionado hasta octubre en la costa oriental patrullando el área entre Montevideo y la laguna de Rocha en previsión de un ataque español. Handel entregó el mando del Halcón en Buenos Aires al contramaestre Juan Slad para su desarme.

Junto con Russell y Hubac entre otros altos oficiales efectuó reclamos acompañado por Brown por los haberes adeudados en la campaña.

En 1817 efectuó un corso al mando del bergantín de 18 cañones Atrevido del Sud (carta patente N° 118). En el curso del mismo, el 9 de noviembre de ese año el bergantín de 20 cañones Gaivota de la armada portuguesa, al mando del comandante Joao Batista Lourenco Silva, detuvo y quiso inspeccionar el buque por sospechar que efectuaba capturas por cuenta de José Gervasio Artigas. El capitán del corsario, Juan Handel, se negó a ello y entabló un combate que se mantuvo hasta que la corbeta Calypso entró en acción para auxiliar al buque portugués, siendo finalmente capturado frente a Punta Piedras. El buque corsario y el Gaivota perdieron un tercio de su tripulación.

Al principio



Theodora (Handel)

Theodora es un oratorio de Georg Friedrich Händel (HWV 68) con libreto de Thomas Morell, basado en una obra de Robert Boyle publicada el 1687 con el nombre de The Martyrdom of Theodora and Didymus.

El argumento hace referencia a la historia de la mártir cristiana Theodora, ejecutada en Antioquia durante las persecuciones de Diocleciano, y los esfuerzos del soldado romano Didymus para salvarla mientras se debate entre la obediencia a la autoridad y sus convicciones. Händel compuso el oratorio entre el 28 de junio y el 31 de julio de 1749 y fue estrenado el 16 de marzo de 1750 en el Covent Garden de Londres, en un acto donde también se estrenó su concierto para órgano en sol menor, op. 7 núm. 5 (HWV 310). La obra tuvo poco éxito: se retiró después de tres conciertos y sólo se volvió a representar otra vez en 1755.

Comparado con otros oratorios de Händel, que explicaban historias más o menos heroicas del Antiguo Testamento, Theodora se centra en una exploración de los sentimientos internos y, en último término, de la fe y su relación con el poder civil. A pesar de que permanece como una pieza relativamente poco conocida dentro la obra haendeliana, Theodora es considerada una de sus obras maestras, con una gran profundidad y una excelente caracteritzación de los personajes y de las emociones. A pesar de ser un oratorio, sus escenas tienen una gran fuerza teatral, de forma que se puede considerar casi una ópera sin representación. Aun así, modernamente se ha representado con considerable éxito, especialmente la versión escénica que hizo Peter Sellars para el Festival de Ópera de Glyndebourne.

En el siglo IV a.C., el gobernador de Antioquía, Valens, decreta que, con motivo del cumpleaños del emperador Diocleciano, todos los ciudadanos hagan sacrificios a las diosas Venus y Flora, bajo pena de diversos castigos. Para asegurarse de que su decreto se cumpla, pone al cargo a Septimius.

Didymus, amigo de Septimius, pide que los ciudadanos cristianos queden libres de castigo, lo cual deniega el gobernador Valens. Septimius sospecha que Didymus sea cristiano y afirma su propia lealtad a las leyes, pero también querría ser tolerante con los demás.

En la comunidad cristiana, Theodora y su amiga Irene se encuentran orando, cuando un mensajero irrumpe trayéndoles noticias del decreto de Valens. Irene disuade a los cristianos de que huyan, reafirmando así su fe. Cuando Septimius llega para arrestarlos, Theodora, por salir en defensa de los cristianos, no es condenada a muerte, sino a ejercer la prostitución. Irene informa de esto a Didymus, que tiene la intención de rescatarla o morir con ella. El primer acto acaba con el coro de cristianos rezando por el éxito de la misión.

Al comienzo del segundo acto, se está celebrando una gran fiesta en honor a las diosas. Valens envía a Septimius a decirle a Theodora que si no se une a la fiesta para el final del día, sería violada por los soldados. Theodora se encuentra atemorizada en el burdel, hasta que piensa en la vida después de la muerte. Informando a Septimius de su cristiandad y su amor por Theodora, Didymus llega hasta la celda, con el rostro tapado por el yelmo ocultando así su identidad, y le ofrece huir a Theodora. Temiendo por su integridad y deseosa de permanecer fiel a su fe, Theodora pide a Didymus que la mate, pero éste la convence de que Dios los salvará. Didymus le da su uniforme a Theodora y, disfrazada, escapa, dejando a Didymus en su lugar.

En el tercer acto, los cristianos celebran el regreso de Theodora sana y salva. Sin embargo, es culpable por poner en peligro la vida de Didymus. Un mensajero los informa de que Didymus ha sido capturado y de que Valens ha cambiado el castigo de Theodora por la muerte, castigo que ella prefería a ser prostituta. Irene protesta, pero Theodora vuelve para ofrecerse en lugar de Didymus. Mientras Valens está dando la sentencia de Didymus, Theodora llega y pide que sea ella la castigada y Didymus se salve. Los dos amantes, Didymus y Theodora, discuten para que el otro sea el que se salve. Septimius se ve conmovido por esto y ruega clemencia a Valens, que, sin embargo, condena a los dos a muerte. Tras esto, ambos cantan un dueto por su inmortalidad.

El oratorio tiene gran variedad de arias y coros. La mayoría de las partes de solistas son arias da capo. Hay tres duetos, el último de ellos, en el que Theodora y Didymus mueren, de gran belleza. La orquestación es simple, como en la mayoría de obras posteriores de Händel. Utiliza trompetas, trompas y percusión en las escenas de romanos, mientras que en las escenas de cárcel hay mayor empleo de flautas; en algunas arias hay pequeños acompañamientos.

Al principio



Orlando (ópera)

Orlando (HWV 31) es una ópera en tres actos compuestas por Georg Friedrich Händel.

El libretista de la ópera es desconocido, pero se sabe que se basó en el libreto de L'Orlando, overo La gelosa pazzia, que escribió Carlo Sigismondo Capece y puso en música Domenico Scarlatti en 1717. El libreto de ambas obras está basado en el poema épico Orlando furioso (1532) de Ludovico Ariosto, que a su vez sirivió como base para otras óperas del compositor: Ariodante y Alcina.

Händel compuso la obra entre principios de octubre y el 20 de noviembre de 1732. Fue estrenada el 27 de enero de 1733 en el Teatro Real del Haymarket de Londres. En esa temporada se hicieron en total 10 representaciones de la ópera.

Al principio



Alcina

Haendel

Alcina (HWV 34) es una ópera en tres actos con música de Georg Friedrich Händel.

Normalmente Handel empleaba el verano para componer la óperas de la siguiente temporada, pero esto no ocurrió en el caso de Alcina, ya que tan solo transcurrieron unos pocos días desde que Handel terminó de componerla, el 8 de abril de 1735, hasta que fue estrenada, el 16 de abril de ese mismo año. El estreno se llevó a cabo en el Royal Opera House del Convent Garden. La obra se repuso los siguientes dos años, y está documentado que fue repuesta también en 1738 en Braunschweig. Desde esa fecha cayó en el olvido, como casi todas las óperas del compositor, y sólo fue rescatada en 1928 cuando fue restrenada en Leipzig. Su estreno en España tuvo lugar en 1943, en Barcelona, en el Teatro Tívoli.

Luego de Ariodante, que fue estrenada en la misma temporada de 1735, Alcina fue la segunda ópera que Handel no compuso para el teatro del Haymarket.

Junto a la mencionada Ariodante y Orlando (1733), Alcina conforma un tríada que se basa en el Orlando furioso de Ludovico Ariosto. En este caso, se utilizaron los cantos VI y VII del poema, el amor entre el caballero Ruggiero y la hechicera Alcina. Se desconoce quién es el libretista de la ópera, pero se supone que está basado en el libreto de Riccardo Broschi, L'Isola d'Alcina de 1728.

Al principio



Source : Wikipedia