Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional

3.4387211367523 (1126)
Publicado por daryl 29/03/2009 @ 08:10

Tags : frente farabundo martí para la liberación nacional, el salvador, américa latina, internacional

últimas noticias
TEILLIER: CONQUISTA DEL GOBIERNO DE EL SALVADOR POR EL FMLN ... - Radio Nuevo Mundo
El presidente del PC, Guillermo Teillier, afirmó que la llegada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, a la Presidencia de El Salvador, es una muestra de los tiempos que corren, donde las ideas son las que perduran, pero cambian...
Vicepresidente cubano rinde homenaje en su tumba a líder del FMLN - ADN.es
... domingo pasado a El Salvador para participar ayer de la asunción del presidente Mauricio Funes, visitó la tumba de Handal junto a familiares del ex dirigente guerrillero e integrantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)....
La injerencia del Pentágono, gran secreto de la guerra civil en El ... - La Jornada (México)
El alcalde de Suchitoto, que es del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), y algunos viejos comandantes de la zona Chano, Dimas, Chico Méndez, entre otros, habían preparado una rica comida para honrarlos. Entre ellos, varios mexicanos....
La solidaridad internacional debe reactivarse con El Salvador - El Diario CoLatino
Ahora que el tiempo ha pasado y que se inicia una nueva era, donde el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) -ex fuerza guerrillera- se encuentran en el poder Ejecutivo, las posibilidades para trabajar de nuevo con la solidaridad...
El Salvador investigará la denuncia de Chávez sobre el intento de ... - Qué.es
... inteligencia de Estados Unidos" del presunto plan para asesinarlo en El Salvador, donde tenía previsto asistir el lunes a la toma de posesión del presidente Mauricio Funes, del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)....
Gobierno del FMLN salvadoreño reclamará cese de bloqueo a Cuba - Granma
El gobierno del Frente Farabundo Martí para la liberación Nacional (FMLN) reclamará el cese del bloqueo de Estados Unidos a Cuba, se conoció hoy aquí. El restablecimiento de relaciones plenas con la isla antillana fue la primera decisión adoptada por...
Asunción de Funes refleja fortaleza democrática en América: Clinton - El Financiero (México)
La instalación de la administración de Funes, postulado por el ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), puso fin a dos décadas ininterrumpidas de ejercicio de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena)....
Francisco Arias Cárdenas // Esperanza viva - El Universal (Venezuela)
Sangre y muerte de miles de salvadoreños buscando libertad y autonomía, buscando vida mejor, se resumen en el triunfo del Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional. Un juego al futuro por la posibilidad de crecer en paz,...
Exiliados aplauden la asunción - La Jornada (México)
Esta asunción representa un doble triunfo: el del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y para los salvadoreños exiliados en México, estar con queridos compañeros que nos han ayudado a lo largo de este proceso revolucionario para...
Mauricio Funes asume como presidente de El Salvador - ADN.es
El izquierdista Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), juró hoy como nuevo presidente de El Salvador para los próximos cinco años, tras cuatro lustros de Gobierno de la derechista Alianza Republicana Nacionalista...

Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional

Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) es un partido político de izquierda, principal fuerza de oposición de El Salvador, creado originalmente como un organismo de coordinación de las organizaciones político-militares que participaron en la guerra civil entre 1980 y 1992.

El FMLN, a más de 15 años de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 y del fin de la guerra civil posee una importante representación en la Asamblea Legislativa (parlamento). Es también una de las dos fuerzas políticas más grandes de todo el país, siendo la otra el derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Históricamente hablando, el FMLN es el conjunto de fuerzas políticas que protagonizaron por 12 años uno de los dos bandos de la Guerra Civil de El Salvador.

La Primera Convención Ordinaria del 4 de Septiembre de 1993 eligió a Schafik Handal como Coordinador General del FMLN. Las primeras elecciones en las que el FMLN participó como partido político legal fueron las presidenciales de 1994 llevando la fórmula del Dr. Rubén Zamora para Presidente y el Dr. Francisco Lima para Vicepresidente. Como todo partido político en Centroamérica, el FMLN tiene diputados en el Parlamento Centroamericano.

El FMLN tiene presencia en los 14 departamentos del país y ha tenido un crecimiento progresivo desde su inserción legal hasta el grado de tener bajo su administración casi todas las ciudades primarias del país en donde se concentra más del 50 por ciento de la población total del país. En 1994 obtuvo 21 diputados y 15 alcaldías. En 1997 obtuvo 27 diputados, 7 diputados al Parlamento Centroamericano y 54 alcaldías. En el 2000 obtuvo 80 alcaldías. En el 2004 el número de sus alcaldías bajó a 34 pero ganó 31 diputados de los 84 que conforman la Asamblea Legislativa.

La membresía del FMLN está estimada, según el padrón electoral del 7 de julio del 2004, en 83.210.

Dos son los documentos politicos basicos del FMLN: la Carta de Principios y Objetivos, y los Estatutos (reformados en varias ocasiones).

Fue fundado el 10 de octubre de 1980 por las Fuerzas Populares de Liberación "Farabundo Martí" (FPL), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN) y el Partido Comunista Salvadoreño (PCS). En diciembre del mismo año se sumó el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

Hubo varios antecedentes de unidad guerrillera al FMLN. El 19 de diciembre de 1979 se formó la Coordinadora Político Militar, integrada por las FPL, la RN y el PCS. El ERP fue excluido, a pesar de que era el segundo grupo con mayor poder y antigüedad, después de las FPL, por exigencia de la RN. En 1975, el ERP se había dividido por discusiones acerca de la estrategia política y militar a seguir, y de allí surgió la RN. La dirigencia del ERP ordenó y ejecutó la muerte de dos de sus militantes: el poeta Roque Dalton y el obrero Armando Arteaga (Pancho).

El 22 de mayo de 1980 se formó la Dirección Revolucionaria Unificada (DRU), en el cual participaron las FPL, el ERP, la RN y el PCS. En septiembre de 1980 la RN abandonó la DRU, a causa de las pugnas con el ERP. Se reintegró poco antes de la creación del FMLN. Éste originalmente era dirigido por la DRU, y luego ésta desapareció y se formó un comando central.

La primera acción de peso del FMLN fue el lanzamiento, el 10 de enero de 1981, de una ofensiva final en contra del gobierno salvadoreño, conformado por la llamada Junta Revolucionaria de Gobierno, una alianza de militares y civiles que duró de octubre de 1979 a principios de 1982, en tres etapas. La ofensiva fracasó y, aunque junto con ella desapareció el auge de la lucha de masas que vivía el país, el FMLN se fortaleció militarmente y condujo la guerra, desde el lado de la izquierda, hasta la firma de los Acuerdos de Paz de enero de 1992.

El FMLN tomó su nombre del dirigente comunista Agustín Farabundo Martí (fusilado en el levantamiento de 1932), delegado del Socorro Rojo Internacional y uno de los organizadores de la insurrección campesina e indígena de 1932. El levantamiento fue controlado por la Guardia Nacional, organismo de represión interna creado en 1912, bajo el gobierno del general Maximiliano Hernández Martínez. Durante las operaciones de represión, miles de campesinos e indígenas fueron fusilados. Los historiadores aún debaten, las cifras de muertos. Éstas difieren según los autores, y van desde 7,000 hasta 30,000 personas. Tras una ofensiva general (bautizada como Ofensiva Hasta el Tope), lanzada en noviembre de 1989, el FMLN entabla un proceso de negociaciones con el gobierno que culmina con la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, el 16 de enero de 1992, tras el cual el FMLN se convirtió en un partido político de oposición. A partir de entonces forma parte de la vida político electoral del país, sin abandonar la lucha en las calles y la promoción de la lucha de clases, participando crecientemente en todos los procesos electorales desde esa fecha. Su candidato para las elecciones presidenciales de 2004 fue Schafik Handal, derrotado por el derechista Elías Antonio Saca González del Partido ].

El origen de lo que sería el FMLN de la guerra revolucionaria se remonta al 1 de abril de 1970, cuando Salvador Cayetano Carpio renunció como Secretario General del PCS y junto a otros seis militantes formó las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Martí” (FPL). Carpio adquirió el pseudónimo de “Comandante Marcial”. La razón con la que Carpio justificó sus acciones fue la decadencia del PCS mediante lo que llamó como “burocratización” o uso de métodos burocráticos de lucha. El burocratismo llevó al PCS a rechazar la vía armada para la toma del poder y a mantener la vía electoral. En realidad, en ese tiempo el PCS, así como la mayoría de los partidos comunistas prosoviéticos, estaba enfocado en la vieja y tradicional estrategia antifascista del Frente Popular diseñada por José Stalin y el comunista búlgaro Giorgi Dimitrov, coordinador de la (Tercera) Internacional (Comunista) en la década de los años 30. Dicha estrategia promovía la alianza de los partidos comunistas con las burguesías liberales en contra del fascismo y el nazismo.

La separación de Carpio del PCS estuvo cargada de acusaciones y calificativos. A Carpio se le acusaba de ser practicante de lo que Lenin describía como “izquierdista” en su folleto “El izquierdismo, la enfermedad infantil del comunismo”. Carpio, por su parte, acusaba al PCS de revisionistas pequeño burgueses por buscar alianzas con sectores de la burguesía liberal y por centrar su actividad política principal en las elecciones burguesas.

La inspiración de Carpio fue el triunfo de la Revolución Cubana.

Después de la renuncia de Carpio, Schafik Jorge Handal fue elegido Secretario General en 1973 y prosiguió con la misma línea política frentepopulista llevando al partido Unión Democrática Nacionalista (UDN, fundada en 1969) a la conformación de la alianza que se conoció en las elecciones fraudulentas de 1972 como la Unión Nacional Opositora (UNO) con José Napoleón Duarte del PDC como líder. Handal, sin embargo, justificó el seguimiento electoral del PCS con la UDN como el aprovechamiento del acceso legal a las masas que esta instancia daba. Pero independientemente de la justificación que Handal diera, la UDN y el PCS se mantuvieron independientes de las organizaciones revolucionarias por el resto de la década.

En 1971 surge el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y junto a las FPL boicotean unilateralmente las elecciones de 1972. En 1974 el ERP logra la formación del Frente de Acción Popular Unificada (FAPU), y el 1 de mayo de 1975 ejecuta al poeta Roque Dalton García (ex miembro del PCS y miembro del Consejo Redactor por El Salvador de la Revista Internacional de la Internacional Comunista) y a otros militantes. Como resultado del asesinato de Dalton se separa un grupo y surgen las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional (FARN). El 30 de julio de 1975 las FPL dan a conocer el Bloque Popular Revolucionario (BPR). El 25 de enero de 1976 es organizado el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC) a partir de la Organización Revolucionaria de los Trabajadores (ORT) formada en 1973 e inicia la formación de las Ligas de Liberación (LL).

Mientras el PCS continúa en la UNO hacia las elecciones de 1977, la izquierda revolucionaria compuesta separadamente por las FPL, las FARN y el ERP las rechazan y las boicotean cada una en forma independiente. El ERP logra la creación de las Ligas Populares “28 de Febrero” (LP-28) ya que el FAPU pasó a manos de las FARN. En el mismo año surge el Ejército Popular de Liberación que inicia la guerra revolucionaria con unidades guerrilleras en la zona central del país.

El 10 de diciembre de 1979, dos meses después del golpe de estado de la Juventud Militar del coronel Adolfo Arnoldo Majano del 15 de octubre, un correo proveniente de Cuba vía Managua, convocaba a los máximos dirigentes de las FPL, las FARN y el PCS a una reunión en La Habana. Como resultado de ésta, las tres organizaciones deciden formar el 17 de diciembre la Coordinadora Revolucionaria Político-Militar (CR-PM).

El 20 de septiembre de 1978 se organizó el Foro Popular formado por la UNO, las LP-28, la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores Salvadoreños (FENASTRAS), la Central de Trabajadores Salvadoreños (CTS), la Confederación General de Sindicatos (CGS) y otros sindicatos gobiernistas. Del Foro Popular se reorganiza el Frente Democrático Salvadoreño (FDS) constituido por el MNR de Ungo, el Movimiento Popular Social Cristiano (MPSC, con miembros ex PDC), el Movimiento Independiente de Profesionales y Técnicos de El Salvador (MIPTES), así como la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) y profesionales y estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) en calidad de observadores, y otras organizaciones sindicales y gremiales gobiernistas. Son miembros del FDS y de la UDN quienes luego apoyan el golpe de estado del 15 de octubre de 1979 y se integran a las dos primeras juntas revolucionarias.

El año 1980 es un período de unificación de todas las fuerzas populares, democráticas, y revolucionarias de la izquierda salvadoreña. El 11 de enero se unifican las fuerzas populares organizadas en el BPR, el FAPU, las LP-28, la UDN, y el Movimiento Popular de Liberación (MPL, del PRTC), y crean el Movimiento de la Unidad Popular (MUP), cuyos líderes principales forman un directorio bajo el nombre de Coordinadora Revolucionaria de Masas (CRM). La CRM publica el 23 de enero de 1980 la Plataforma Programática del Gobierno Democrático Revolucionario (GDR) que más tarde se conocería como el “Proyecto político histórico” del FMLN.

Poco después, el 24 de marzo, el PCS funda las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL), el mismo día que bajo órdenes del fundador del partido derechista ARENA, Roberto D’aubuisson, es asesinado el Arzobispo de San Salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

El 18 de abril la izquierda del FDS se alió con la CRM para formar el Frente Democrático Revolucionario (FDR).

El 22 de mayo surge la Dirección Revolucionaria Unificada Político Militar (DRU-PM) con las FPL, el PCS, la RN y el ERP.

En un proceso de tres meses que se inició el 10 de octubre se crea el Frente “Farabundo Martí” para la Liberación Nacional (FMLN) con las FPL, el PCS, y el ERP, nombrado en honor a Agustín Farabundo Martí, uno de los fundadores y líderes del PCS y de la insurrección de 1932. El 19 de octubre se unen la RN (conocida como FARN) y el 5 de diciembre se incorpora el PRTC.

El 27 de noviembre la Brigada Anticomunista “General Maximiliano Hernández Martínez”, encubierta por la Policía de Hacienda, secuestra y luego asesina a los seis miembros del Comité Ejecutivo del FDR: Enrique Álvarez Córdoba, Presidente, Juan Chacón, Secretario General del BPR, Enrique Barrera, líder del MNR, Doroteo Hernández, líder de la Unidad de Pobladores de Tugurios (UPT), Humberto Mendoza, líder del MPL, y Manuel Franco, Secretario General de la UDN. Este hecho marca el cierre definitivo de todas las avenidas pacíficas de la izquierda y fue el preludio de la insurrección.

El 10 de enero de 1981 fuerzas guerrilleras clandestinas del FMLN lanzaron la mal llamada “Ofensiva Final”. El evento no fue final ni fue ofensiva únicamente, sino un híbrido de ofensiva militar e insurrección. La Ofensiva fue liderada por el FMLN y sus tropas guerrilleras paramilitares, mientras la insurrección fue organizada por fuerzas populares provenientes de la Coordinadora Revolucionaria de Masas (CRM). La insurrección llevaba la plataforma programática del Gobierno Democrático Revolucionario (GDR) en el cual se establecía no sólo derrocar a la dictadura neofascista sino establecer un gobierno de corte socialista-revolucionario (a diferencia de una Dictadura del Proletariado comunista).

La Ofensiva de 1981 se llevó a cabo en ciudades principales del país como Santa Ana, Sonsonate, el Gran San Salvador, Santa Tecla, San Vicente, Usulután, San Miguel, y secundarias del país como Metapán, Chalatenango, Ciudad Arce, Sensuntepeque y Zacatecoluca.

La derrota de la insurrección fue atribuida a la inmadurez y a la insuficiente experiencia en cuestiones militares prevaleciente en las fuerzas revolucionarias. Un ejemplo de esta observación fue el levantamiento al interior del cuartel de la Segunda Brigada de Infantería en Santa Ana dirigido por el Capitán Francisco Mena Sandoval, quien logró el apoyo de una compañía completa, pero luego se declararon en retirada al verse copados. Este episodio es particularmente trágico debido a que Sandoval y su compañía sublevada fueron perseguidos y acorralados a la altura del Cantón Cutumay Camones, un lugar ubicado al norte de Santa Ana. Como resultado del acorralamiento murieron 97 combatientes. Sandoval sobrevivió la cruenta batalla para integrarse al ERP. Un ejemplo de la combinación de fuerzas populares y revolucionarias es la ocurrida en Chalatenango donde las fuerzas populares contaban con alrededor de 300 personas mientras que la tropa del FMLN consistía más o menos en 200. Esa fue la fuerza popular-revolucionaria que condujo la insurrección en Chalatenango: 500 personas.

Las prisioneras y prisioneros de guerra en la cárcel de Mariona, ubicada al norte de San Salvador, y la cárcel de mujeres en Ilopango eran considerada(o)s parte del Quinto Frente de Guerra “Pedro Pablo Castillo”. Todavía un sector que nunca se consideró un Frente fue el de las estructuras en el exterior formadas por Comités de Apoyo de exiliados y amigos solidarios en ciudades de México, Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Panamá, Australia, y Suecia. Este “Frente Exterior” funcionaría continuamente desde mediados de los 1980s hasta 1994 para luego ser reactivado y consolidado en el 2000 con la participación de delegados en las Convenciones Nacionales de partido, como el caso de Estados Unidos y Canadá.

Cada organización político-militar tenía un área de influencia específica al inicio de la guerra, pero con el desarrollo de la guerra y la constante reorganización del ejército guerrillero, surgieron fuerzas así como estructuras de conducción combinadas. En este período las FPL y el ERP siguen la modalidad de separar las estructuras militares (ejércitos revolucionarios) de las estructuras como partidos propiamente. Las FPL denomina su ejército “Fuerzas Armadas Populares de Liberación” (FAPL) y el ERP se constituye en el brazo armado del Partido de la Revolución Salvadoreña (PRS). Las FARN también se convierten en el brazo armado de la Resistencia Nacional (RN).

El FMLN construyó en este período de transición a la guerra toda su infraestructura de guerra como talleres de fabricación y reparación de armas, hospitales, centros de acopio de avituallamientos, y las dos radios revolucionarias: la “Farabundo Martí” de las FPL que fue fundada el 22 de enero de 1982 y operó desde Chalatenango, y la Radio Venceremos, que operó desde Morazán y fue convertida más tarde en la “Voz Oficial del FMLN” en la voz del internacionalista venezolano Santiago (nombre real: Carlos Consalvi, que ahora dirige el Museo de la Imagen y la Memoria) y de Mariposa. Ambas radios transmitían en onda corta (SW) y más tarde en frecuencia modulada (FM).

El FMLN logró el 26 de agosto de 1981 el reconocimiento de la Declaración Franco-Mexicana como fuerza política legítima y representativa del pueblo salvadoreño. Al interior del FMLN, sin embargo, se había formado una división relacionada a los objetivos y estrategia de la revolución. Esta división estuvo expresada en dos visiones distintas de la guerra: por un lado, Carpio lideraba la posición que planteaba el gobierno de la alianza obrero-campesina y la toma del poder por la vía armada mediante la estrategia militar de la Guerra Popular Prolongada. Handal, por su parte, proveniente de su reciente ruptura con la burguesía liberal del PDC y la UNO, planteaba la formación de una alianza con esas mismas fuerzas de izquierda y la solución político-negociada de la guerra. Entre consensos legítimos y maniobras conspiradoras,* la posición de Handal llegó a predominar en la mayoría de las fuerzas del FMLN y luego influenció a un sector magisterial de las mismas FPL de Carpio*.

Esta división vino a explotar el 6 de abril de 1983 con el asesinato de la Comandante Ana María (nombre real: Mélida Anaya Montes), segunda responsable de las FPL después de Marcial. La comandante fue ejecutada mientras se encontraba en Managua, Nicaragua, por un comando dirigido por Marcelo (nombre real: Rogelio Bazaglia). Un juzgado nicaragüense determinó que Marcelo y sus colaboradores actuaron por cuenta propia y absolvió de culpa al Comandante Marcial. Este, sin embargo, se suicidó el 12 de abril. Tras el suicidio de Marcial, un grupo de sus seguidores -a quienes se les nombró “los Renegados” ó “Moros” dentro del FMLN- renunciaron a las FPL y al FMLN para formar en diciembre una nueva organización bajo el nombre de Movimiento Obrero Revolucionario “Salvador Cayetano Carpio” (MOR). Así mismo, el MOR también se llevó consigo las estructuras del Frente Paracentral “Clara Elizabeth Ramírez” (CER). Se rumoraba que los “Moros” eran trotskistas, pero en realidad la existencia de este grupo era sólo una reacción a la muerte de su líder.

El cuerpo dirigente del FMLN después de la muerte de Marcial fue la Comandancia General compuesta por los comandantes Leonel González (nombre real: Salvador Sánchez Cerén, de las FPL-FAPL), Schafik Jorge Handal (Comandante Simón, del PCS-FAL), Fermán Cienfuegos (nombre real: Eduardo Sancho, de la RN-FARN), Roberto Roca (nombre real: Francisco Jovel, del PRTC), y Joaquín Villalobos (nombre real: René Cruz, del PRS-ERP). Sería esta misma Comandancia General la que dirigiría la guerra revolucionaria hasta su final en 1992.

La transición a la guerra finalizó con la conversión de las masas insurrectas captadas en la ofensiva de 1981 en un ejército revolucionario (1983) que se nutría de las armas incautadas al Ejército y a los cuerpos represivos y que además fue adquiriendo capacidad de propinar golpes grandes a guarniciones completas y sofisticadas así como causar cientos de bajas al Ejército. El arma larga de uso oficial del FMLN fue el M-16 de fabricación estadounidense y el uniforme militar usado por los combatientes era verde olivo similar al del Ejército. Con esta logística y avituallamiento el FMLN buscaba neutralizar la campaña del gobierno acerca de la alegada intervención soviética en el conflicto que nunca fue comprobada.

Un elemento muy importante que obligó al FMLN a desarrollar en forma acelerada sus tácticas y estrategias de guerra fue el escalonamiento de la guerra provocada por la intervención de Estados Unidos al financiar en su totalidad la guerra al Gobierno y enviarle pertrechos de guerra y asesores militares.

Un evento que caracterizó el período de inicio de la guerra civil fue el nombramiento del Mayor Roberto D’Aubuisson, acusado de fundar y dirigir los escuadrones de la muerte - según el ex embajador de Estados Unidos Robert White - como Presidente de la Asamblea Constituyente formada tras las elecciones de 1982. La Asamblea sustituyó a Duarte por Álvaro Magaña, un accionista mayoritario del Banco Hipotecario y miembro de la oligarquía, para organizar el Gobierno de Unidad Nacional.

Cuando el FMLN extendió la guerra revolucionaria a todo el país y estableció “zonas bajo control” así como “zonas de influencia” (1983), éste demostró ser una fuerza política de gran peso en el país. El conflicto salvadoreño adquirió las características de una guerra civil, pero ésta no era reconocida de tal forma por el Gobierno ni por Estados Unidos hasta que recibió el reconocimiento de la comunidad internacional. Mientras la propaganda del Gobierno y de la Fuerza Armada se refería a las fuerzas insurgentes del FMLN como “bandas terroristas”, el FDR del Dr. Ungo estableció una alianza con el FMLN que el 28 de agosto de 1981 recibió reconocimiento como “fuerza política representativa” por la Declaración Franco-Mexicana. El FDR a estas alturas había sido recompuesto a su interior. Bajo Ungo, el FDR estaba constituido por el MNR, el Movimiento Popular Social Cristiano (MPSC) de Rubén Zamora formado con disidentes del PDC, y el Movimiento de Profesionales y Técnicos de El Salvador (MIPTES). Tras la alianza FMLN-FDR se inició la propuesta de diálogo y negociación con el gobierno de la junta de Duarte y luego con el gobierno de Magaña quien asignó como su coordinador ni más ni menos que a Francisco Quiñónez, miembro de la centenaria familia oligarca. En su inicio, Marcial planteaba la propuesta de diálogo y negociación como una mera táctica. A la muerte de este, el FMLN asumió la doble estrategia de mantener abierta la vía negociada y la presión militar. En ese espíritu, la alianza FMLN-FDR propuso su Gobierno de Amplia Participación (GAP) el 31 de enero de 1984. En el mismo mes de enero el FMLN había lanzado su segunda ofensiva militar en cinco ciudades del país: San Salvador, Santa Ana, San Miguel, San Vicente y Usulután. El GAP fue presentado como una opción a las elecciones presidenciales programadas para 1984 que fueron vistas por el FMLN como la intervención directa de los Estados Unidos, pero Duarte apostó a las elecciones y las ganó contra D’Aubuisson.

El FMLN se reunió con la Comisión de Diálogo del gobierno de Duarte en dos ocasiones: en la Palma, Departamento de Chalatenango (15 de octubre), y en Ayagualo, Departamento de La Libertad (30 de noviembre). Estas reuniones no llevaron a ningún resultado concreto.

En 1985, el FMLN demostró su forma de lidiar con disidentes calificados como “traidores” después que el Comandante Miguel Castellanos (nombre real: Napoleón Romero), miembro de la Comisión Política de las FPL, fue capturado en abril. Castellanos se entregó de lleno a colaborar con el régimen y mientras entregaba toda la información política, financiera, logística y militar que podía, fundó el Centro para Estudios de la Realidad (CEREN) para atacar al FMLN. Las acciones de Castellanos - quien en febrero de 1982 dirigió el ataque militar que casi aniquiló a la Fuerza Aérea - condujeron a la muerte de muchos militantes, simpatizantes, colaboradores, combatientes y dirigentes del FMLN en todo el territorio nacional en manos del Ejército y los cuerpos represivos, así como el desmantelamiento y captura de recursos, planes y pertrechos de guerra. Como respuesta a lo que fue calificado como “traición”, el FMLN lo ejecutó el 16 de febrero de 1989.

El 10 de septiembre de 1985 el FMLN a nombre del Frente “Pedro Pablo Castillo” (el llamado “Quinto Frente”, que incluía a los presos políticos del COPPES en las prisiones de Mariona e Ilopango) secuestró a la hija de Duarte, Inés Guadalupe Duarte Durán, junto a su amiga Ana Cecilia Villeda y el 24 de octubre las canjeó, junto a 25 alcaldes y funcionarios locales, por la liberación de Nidia Díaz y otros 21 dirigentes presos políticos, así como a 101 lisiados que fueron enviados a recibir atención médica a Cuba. Siendo Presidente de la República Alfredo Cristiani Burkard, de ARENA, el FMLN dio a conocer l6 de abril de 1989 en Washington, Estados Unidos, su plataforma final para finalizar la guerra.

El FMLN lanza el 11 de noviembre de 1989 su tercera ofensiva militar “Todos Al Tope” que se caracterizó por haber llevado la guerra a las residenciales (Colonias San Benito y Escalón) de la elite del país en San Salvador. Ante la derrota de la ofensiva, el gobierno le apostó de nuevo a la victoria militar. En diciembre de 1990 el FMLN lanzó lo que más tarde se conocería como su cuarta y última ofensiva militar. Esta ofensiva se caracterizó por la reestructuración y unificación de todas las fuerzas guerrilleras en una novedosa formación producto de la experiencia guerrillera y del ejército convencional: el Ejército Nacional para la Democracia (END) bajo la dirección del Comandante Jonás (nombre real: Jorge Meléndez, del ERP).

La adopción de los protocolos de Ginebra por parte del FMLN fue un nuevo giro de la guerra del FMLN producto de la dinámica del proceso de paz. Esta quedó evidenciada con el caso del derribamiento del helicóptero en el que se conducía un grupo de asesores militares estadounidenses en Lolotique, San Miguel el 2 de enero de 1991. En la caída del helicóptero murió el piloto mientras dos asesores militares más quedaron heridos, los cuales fueron rematados por una patrulla guerrillera. El FMLN pidió a los dos responsables a entregarse voluntariamente y estos fueron encarcelados en Chinameca el 17 de marzo de 1992.

Algunos analistas coinciden en afirmar que el FMLN dio señales claras de abandonar su ideología marxista-leninista con la que comenzó originalmente cuando murió el Comandante Marcial y se prosiguió la política de diálogo y negociación con el gobierno bajo una nueva óptica.

El proceso específico que culminó con los Acuerdos de Paz de 1992 firmados en el castillo de Chapultepec, México, fue iniciado por el FMLN con la presentación de su propuesta de negociación del fin de la guerra en septiembre de 1989 en Washington, un mes antes de haber lanzado la ofensiva militar. Anterior a estos eventos, el FMLN había propuesto el diálogo y la negociación a la administración Duarte a través de la alianza FMLN-FDR. La opción de ofrecer la propuesta a Washington fue definida cuando el FMLN declaró ilegítimas las elecciones de marzo de 1989 y desconoció al Presidente (Alfredo Cristiani Burkard de ARENA) resultante de las mismas. Pero no fue hasta que se firma el Acuerdo de Ginebra en abril de 1990 en presencia del Secretario General de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, que el proceso se tornó irreversible al programarse una agenda y calendario del resto del proceso. El Acuerdo de Caracas que trató sobre derechos humanos es firmado el 21 de mayo de 1990. El Acuerdo de San José que trató sobre las reformas a la Fuerza Armada, sistema judicial y electoral y la creación de la Comisión de la Verdad fue firmado el 26 de julio de 1990. Ante la insistencia del gobierno de resolver el conflicto por la vía armada, en noviembre de 1990 el FMLN lanza lo que sería su cuarta y última ofensiva militar a nivel nacional y la cual se caracterizó por el uso de misiles antiaéreos y el derribamiento de varios aviones de combate del gobierno. Un mes después de la ofensiva de 1990, el gobierno de Cristiani y el FMLN firmaron el Acuerdo de Nueva York, que sirvió como preámbulo a Chapultepec. Las reformas en la Fuerza Armada, sistema judicial y electoral y la creación de la Comisión de la Verdad fueron definidas en el Acuerdo de México, el 27 de abril de 1991, hasta llegar al acuerdo final de Chapultepec el 16 de enero de 1992, a partir del cuál se inicia el cese de hostilidades, el desarme y la puesta en ejecución de las reformas institucionales acordadas.

El significado de los Acuerdos de Paz se tradujo en el desmontaje completo de la estructura y la superestructura de la guerra alentada y financiada por Estados Unidos, y en la destrucción total y definitiva de la dictadura militar con cara democrática (dictadura de nuevo tipo) que imperó desde la presidencia de Duarte de 1984.

Los dividendos del fin de la guerra se tradujeron en la construcción de un estado de derecho y del principio de una democracia pluripartidista genuina en la que la izquierda electoral fuera una participante legal y oficial, muy importante para la inserción del FMLN mismo como partido político legal. Desde el Gral. Martínez en 1932, el concepto de democracia en El Salvador excluyó en su totalidad a la izquierda electoral.

El período de la legalidad institucional del FMLN se inició al serle otorgado por decreto de la Asamblea Legislativa del 1 de septiembre su estatus como partido legal después de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 que pusieron fin a la guerra civil. Su personería jurídica, sin embargo, no fue otorgada hasta el 14 de diciembre debido a maniobras del mismo gobierno de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) de Alfredo Cristiani.

La legalidad, sin embargo, ubicó al FMLN en el centro de varios problemas. El primero de ellos fue la necesidad de disolver las cinco estructuras de las organizaciones político-militares de la guerra y formar una sola, lo cual fue aprobado en la Tercera Convención de diciembre de 1995.

Otro de los problemas llegó a ser la cuestión de las escisiones causadas por el debate de la orientación ideológica del FMLN. Siete de los 21 diputados que el FMLN ganó en las elecciones de 1994 pertenecientes a dos de las ex organizaciones -el PRS y la RN– renunciaron en bloque del FMLN para formar el Partido Demócrata (PD) de línea socialdemócrata que, debido a que no logró el tres por ciento de voto en las elecciones de 1997, dejó de existir. A la muerte del PD, los cuadros se integraron al PDC, al Partido Social Demócrata (PSD), y a la Convergencia Democrática (CD) de Rubén Zamora.

Posterior a la primer escisión, el FMLN declaró en sus estatutos –publicados en 1994- ser un partido de tendencias. Se formaron en diferentes tiempos cuatro tendencias: la Corriente Revolucionaria-Socialista (CRS), liderada por Schafik Jorge Handal, ex Secretario General del disuelto Partido Comunista Salvadoreño (PCS), la Corriente Renovadora, dirigida por Facundo Guardado (ex miembro de la Comisión Política (CP) de las Fuerzas Populares de Liberación, FPL), la Corriente Tercerista, liderada por Gerson Martínez (también de la CP de las FPL), y la Tendencia Revolucionaria, liderada por Dagoberto Gutiérrez (ex Secretario de la Juventud del PCS).

El siguiente problema fue el programático. El FMLN no tenía un programa definido ni una estrategia electoral.

Las batallas internas del FMLN entre sus tendencias encontraron su válvula de escape cada vez que debían elegir el Coordinador General. Así en 2000 la Corriente Renovadora asumió el control del partido con Facundo Guardado en la Coordinación General. Bajo Guardado, el FMLN se inclinó hacia la socialdemocracia y creó la alianza con la USC de Abraham Rodríguez (ex candidato Vicepresidencial del PDC).

En un intento de parar el caos generado por más militantes interesados por convertir al FMLN en un partido socialdemócrata debido a su arrastre popular, el FMLN anuló en la Convención Nacional en el 2000 el derecho estatutario a agruparse en tendencias, las cuales dejaron de existir oficialmente inmediatamente después.

A partir de la eliminación oficial de las tendencias se inicia un proceso de redefinición ideológica del FMLN hacia el proyecto histórico socialista original. En el 2002 la Comisión Política (CP) publicó un panfleto titulado Nuestra Orientación Hacia el Socialismo, en el que definieron su concepción de socialismo y el programa transitorio al que denominaron Revolución Democrática. La desorientación ideológica imperante al interior arrastró al FMLN a una nueva escisión en el 2003, cuando renunció un grupo de parlamentarios liderado por el famoso ex guerrillero chalateco Facundo Guardado y al que le denominaron Movimiento Renovador (MR), que más tarde suscribieron a la orientación socialdemócrata en la línea del PSOE de España. El MR corrió la misma suerte que el PD cuando en las elecciones de 2004 no obtuvieron el mínimo del tres por ciento del voto requerido para existir. Más tarde, sus cuadros se afiliaron al Centro Democrático Unido (CDU, ex CD de Rubén Zamora). En octubre del 2004 el FMLN fundó la Escuela de Formación Política-Ideológica “Farabundo Martí”. La elección del ex Comandante Milton Méndez de las ex FPL (nombre real: Medardo González) en las elecciones internas del 11 de noviembre del 2004 como Coordinador General del partido confirmó el afianzamiento de la posible dirección y orientación socialista del FMLN. Estas elecciones internas del FMLN en el 2004, sin embargo, dejaron al descubierto la existencia de la tendencia renovadora en la agrupación Fuerza por el Cambio liderada por el alcalde de Santa Tecla Oscar Ortiz quien fue el candidato derrotado por Méndez en las internas.

Al principio



Guerra Civil de El Salvador

Monumento a la memoria y la verdad : Dedicado a las víctimas de violaciones a los derechos humanos durante el período de los 1970´s a los 1990's en El Salvador.

Se conoce comúnmente como Guerra Civil de El Salvador, al conflicto bélico interno, ocurrido en el país centroamericano, en el que se enfrentaron, el ejército gubernamental, la Fuerza Armada de El Salvador, (FAES), en contra de las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). El conflicto nunca fue declarado en forma oficial, pero se considera usualmente que se desarrolló entre 1980 y 1992, aunque el país vivió un ambiente de crisis política y social durante la década de 1970.

El número de víctimas de esta confrontación armada ha sido calculado en 75,000 muertos y desaparecidos. El conflicto concluyó, luego de un proceso de diálogo entre las partes, con la firma de un acuerdo de paz, que permitió la desmovilización de las fuerzas guerrilleras y su incorporación a la vida política del país.

No obstante, El Salvador ya había sufrido anteriormente, al menos una guerra civil, entre 1826 y 1829, cuando formaba parte de las Provincias Unidas de Centroamérica.

Desde la independencia de España en 1821, el país vivió continuas crisis políticas. En las dos décadas que siguieron a este hecho, El Salvador intentó establecer una federación con las demás naciones centroamericanas. Tras el fracaso el proyecto federal, El Salvador promulgó su primera Constitución como estado unitario en 1841.

En los años siguientes, el país vivió en un estado de constante inestabilidad política, debido a la pugna entre liberales y conservadores. El triunfo definitivo de los primeros, en 1871, propició una sucesión de gobiernos dirigidos por terratenientes, la "República Cafetalera". Durante esta época, en 1881 y 1882, el presidente Rafael Zaldívar decretó la abolición de la propiedad comunal y ejidal. Los historiadores consideran que esta medida contribuyó a crear una concentración en la tenencia de la tierra, una de las causas de la guerra civil en el siglo XX.

En diciembre de 1931, el general Maximiliano Hernández Martínez se convirtió en presidente de El Salvador, luego del derrocamiento del gobernante civil, Arturo Araujo. Con el general Martínez se inició una sucesión de gobiernos militares que habrían de regir el país hasta 1979.

La concentración de la tierra en pocas manos y las enormes desigualdades sociales generaron un levantamiento campesino e indígena en 1932, que fue brutalmente reprimido, con cerca de 20.000 muertos. El régimen de Martínez se consolidó luego de contener la rebelión, manteniéndose en el poder hasta 1944. En la década de 1950, los gobiernos de los coroneles Osorio y Lemus, impulsaron algunas reformas sociales pero mantuvieron un fuerte control de la oposición.

La llamada "Guerra del Fútbol" con Honduras (1969), provocó el regreso en masa de miles de salvadoreños establecidos en el país vecino, lo que hizo aumentar las tensiones sociales.

Durante la década del '70, El Salvador se transformó progresivamente en un hervidero social. La falta de libertades, la abismal brecha entre ricos y pobres (el 10% de la población disfrutaba del 80% de las riquezas del país), sumados a la creciente tensión internacional entre occidente y el bloque comunista, contribuían a caldear el país.

El 25 de marzo de 1972, en protesta por el fraude, un grupo de jóvenes militares trató fallidamente de dar un golpe de estado. El fracaso de la oposición electoral contribuyó a acelerar el proceso de radicalización social y a engrosar las filas de las recientemente fundadas organizaciones guerrilleras. En febrero de 1977, en un nuevo proceso electoral calificado como fraudulento fue elegido presidente el general Carlos Humberto Romero.

En 1975 se constituyeron las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional (FARN), como escisión del ERP y en 1976 surgió el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos. Estos grupos armados mantuvieron una relación de cooperación con las organizaciones obreras, campesinas y estudiantiles (los llamados frentes de masas). Para financiarse los nacientes grupos guerrilleros recurrieron a los secuestros de empresarios y funcionarios públicos como los de Roberto Poma (secuestrado por el ERP) y Mauricio Borgonovo Pohl (secuestrado por las FPL), ambos acontecidos en 1977. El gobierno de Molina y el de su sucesor Romero trataron de contener el crecimiento de los movimientos de izquierda con la represión ejecutada por los cuerpos de seguridad y el grupo paramilitar ORDEN. Hubo asesinatos selectivos de maestros, dirigentes campesinos y sindicales y estudiantes universitarios y represión de manifestaciones públicas, como la disolución de una marcha estudiantil el 30 de julio de 1975 y la llamada matanza de las gradas de Catedral en mayo de 1979.

Antes de la formación del FMLN, hubo varios intentos para lograr la unidad de las fuerzas guerrilleras. El 19 de diciembre de 1979 se formó la Coordinadora Político Militar, integrada por las FPL, la RN y el PCS. El 22 de mayo de 1980 se formó la Dirección Revolucionaria Unificada (DRU), en el cual participaron las FPL, el ERP, la RN y el PCS.

Fue fundado el 10 de octubre de 1980, como la alianza de las organizaciones político militares de izquierda: las Fuerzas Populares de Liberación "Farabundo Martí" (FPL), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN) y el Partido Comunista Salvadoreño (PCS). En diciembre del mismo año se sumó el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

La guerra civil de El Salvador, ha sido considerada como uno de los conflictos derivados de la confrontación ideológica, política y militar entre la Unión Soviética y los Estados Unidos (con sus respectivos aliados), conocida como Guerra Fría. Los dos bandos en pugna en el conflicto salvadoreño, estaban influenciados por la contienda global. El Gobierno de El Salvador había mantenido una firme alianza con los EE.UU. desde mediados del siglo XX. Oficiales del ejército gubernamental, la FAES, recibieron adiestramiento en centros militares estadounidenses como la Escuela de las Américas aún en la época anterior al conflicto bélico salvadoreño, obteniendo el apoyo de los gobiernos de Jimmy Carter, Ronald Reagan y George H. W. Bush. Por otra parte, los movimientos de izquierda que conformaron el FMLN, en especial, el Partido Comunista Salvadoreño, mantenían relaciones de cooperación con la URSS, los países del bloque socialista de Europa del Este, Cuba y Nicaragua.

Hacia 1979, la violencia entre el gobierno derechista y la oposición izquierdista degeneró en una guerra civil. La izquierda se organizó en la agrupación que buscaba recoger el testimonio de Farabundo Martí, el denominado Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), liderada por Schafik Handal, Salvador Cayetano Carpio y Joaquín Villalobos, con apoyo de los sectores campesinos organizados en las zonas rurales y entre los sectores obreros urbanos. El 24 de marzo de 1980 el Arzobispo de San Salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, fue asesinado durante la celebración de una misa, en la capilla de un hospital, por un miembro de los escuadrones de la muerte. Él pedía la paz en su país y entablaba conversaciones con la guerrilla. A medida que el conflicto avanzaba, la guerrilla obtuvo apoyo indirecto y directo también de Cuba, y el pleno respaldo del régimen sandinista de Nicaragua, una vez en el poder, tras el derrocamiento de la dictadura somocista de Anastasio Somoza Debayle el 19 de julio de 1979 por la guerrilla marxista del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). El Ejército Popular Sandinista (EPS) de ese país apoyó al FMLN enviándole armas de origen soviético, tales como los fusiles de asalto AK-47 y ametralladoras ligeras RPK, ambos de calibre 7,62 x 39 mm; las ametralladoras PKM de 7,62 x 54 R y las bazucas antitanque RPG-7 a través del Golfo de Fonseca. Se atribuyó la insurrección, la Ofensiva general de 1981 a inicios del mes de enero del mismo año, a una conspiración soviético-cubano-nicaragüense y el 23 de febrero se dio a conocer un documento elaborado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) demostrando el envío de armas a los guerrilleros salvadoreños desde Nicaragua. Muchos sandinistas dejaron sus hogares y se fueron a El Salvador a combatir del lado del FMLN.

El gobierno, por su parte, movilizó al ejército y a la policía a fin de combatir a la insurgencia. Con apoyo del gobierno norteamericano, se estableció los Batallones de Infantería de Reacción Inmediata (BIRI), entre estas unidades de élite, el denominado Batallón Atlacátl, habría de ganarse fama de violento y cruel por sus acciones en contra de la población civil. El gobierno de Estados Unidos envió al ejército salvadoreño, la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), fusiles de asalto M16 de 5,56 x 45 mm, que fue el más usado por la FAES; algunas unidades de esta usaron los fusiles de asalto Heckler & Koch G3 alemán, de 7,62 x 51 mm, IMI Galil israelí de la misma munición del M16 y el subfusil Uzi israelí de 9 mm. La FAES tenía varios helicópteros Huey y Cobra estadounidenses artillados, como los usados en la Guerra de Vietnam, con los cuales patrullaban desde el aire las calles de la capital para descubrir a los subversivos, término despectivo con el cual se le decía a los guerrilleros. Se implantó el toque de queda a las 7 de la noche.

En tanto, grupos de militares y policías al margen de la ley, con apoyo de empresarios y terratenientes, crearon los llamados escuadrones de la muerte, que se dedicaban a aterrorizar las zonas rurales y paupérrimas, de donde el FMLN obtenía su mayor apoyo.

En dos oportunidades (1981 con la Ofensiva general de 1981, y en 1989, con la Ofensiva hasta el tope) el FMLN intentó conquistar la ciudad capital, San Salvador, y las cabeceras departamentales sin conseguirlo, pues la FAES rechazó el ataque de los guerrilleros que bajaron de las montañas que rodean a la capital. Cuando el Presidente de Estados Unidos Ronald Reagan tomó posesión del poder el 20 de enero de 1981 presentó esa ofensiva, iniciada tres semanas antes, como una prueba del avance del imperio del mal – la Unión Soviética – en el patio trasero de su país. Los gobiernos de México, Venezuela y Francia reconocieron al FMLN como una fuerza beligerante legítima y llamaron al gobierno salvadoreño. El 16 de noviembre de 1989, en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, un escuadrón de la muerte asesinó a un grupo de 6 sacerdotes jesuitas españoles afines a la Teología de la liberación, ellos eran: Ignacio Ellacuría, Amando López, Juan Ramón Moreno, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes y Joaquín López y López. La masacre causó una ola de indignación en el mundo entero y se redoblaron los llamados de la comunidad internacional para que ambos bandos iniciaran un diálogo.

En 1990 las dos partes aceptaron que la ONU oficiara de mediador en el conflicto y se iniciaron conversaciones a fin de encontrar una solución a la guerra.

A fines de 1991 la ONU certíficó que ambos bandos habían cumplido con sus compromisos y los convocó a la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec el 16 de enero de 1992 en el Castillo de Chapultepec, Ciudad de México, México.

Se estima que la guerra dejó un saldo estimado de 75.000 muertos, en su mayoría civiles. Si se tiene en cuenta que en la década de 1980 la población de El Salvador rondaba los 4,5 millones de habitantes, ello equivale a decir que casi el 2% de la población perdió la vida en el conflicto. Aparte del costo en vidas humanas, es imprescindible mencionar los cientos o miles de niños y adultos que quedaron mutilados de por vida a consecuencia de las minas terrestres; la incalculable destrucción material que dejó la guerra y que hizo que la economía del país retrocediera decenas de años; que se aumentaran o crearan nuevos impuestos a efecto de financiar la reconstrucción; la contratación de millonarios empréstitos para reponer en primer lugar toda la infraestructura destruida (puentes, torres de transmisión eléctrica, etc.).

En segundo lugar, financiar la desmovilización de los ex combatientes y su reinserción a la vida civil, y por último para proveer fondos para el inicio y funcionamiento de las nuevas instituciones a crearse como producto de los acuerdos de paz (Procuraduría de los derechos Humanos, Policía Nacional Civil de El Salvador, etc.), préstamos que habrán de ser pagados por las actuales y futuras generaciones; el incremento en los niveles de delincuencia y el surgimiento de las pandillas de jóvenes y adultos denominadas "maras"; la fuga de capitales; la retirada del país o cierre de inumerables empresas; los miles o millones de personas que tuvieron que emigrar del país por temor a ser asesinadas por la derecha o la izquierda, con el consiguiente desmembramiento de familias enteras; el elevado aumento en el índice de pobreza, muy por arriba del que se tenía en los años previos al conflicto; y para finalizar la gran polarización y resentimiento dejado en la sociedad salvadoreña.

Al principio



Agustín Farabundo Martí

Lápida de Farabundo Martí en el Cementerio de los Ilustres (en San Salvador)

Agustín Farabundo Martí Rodríguez (Teotepeque (El Salvador), 5 de mayo de 1893 - San Salvador, 1 de febrero de 1932), fue un político comunista salvadoreño.

Farabundo Martí se graduó del Colegio Salesiano Santa Cecilia de Santa Tecla, realizó estudios de Derecho en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador. En 1920 fue deportado a Guatemala por estar involucrado en las luchas populares contra el gobierno de la dinastía Meléndez-Quiñonez. Estando exiliado en aquel país, en 1925 participó en la fundación del Partido Comunista Centroamericano.

Ese mismo año regresó a El Salvador, como delegado del Socorro Rojo Internacional, y colaboró en la organización de la Federación Regional de Trabajadores Salvadoreños. Fue detenido y expulsado del país en varias ocasiones y, desde el exterior, continuó con su trabajo de organización y propaganda, como delegado de la Internacional Comunista. En 1928 viajó a Estados Unidos donde se unió a la Liga Antiimperialista de las Américas, agrupación que lo envía como representante a Nicaragua; durante una temporada desempeñó las funciones de secretario del dirigente popular nicaragüense Augusto César Sandino.

Fue dirigente del Partido Comunista Salvadoreño (PCS), fundado en 1930, mientras El Salvador vivía los efectos de la crisis económica internacional. En 1931 tras el derrocamiento del presidente civil Arturo Araujo, el general Maximiliano Hernández Martínez ascendió al Poder Ejecutivo. En enero de 1932, el PCS participó en las elecciones municipales y legislativas, denunciando en los días siguientes, la realización de actos constitutivos de fraude electoral por el gobierno de Martínez. En esta coyuntura, el Comité Central del PCS decidió preparar un levantamiento popular contra el gobierno martinista. Farabundo Martí fue detenido, el 19 de enero de 1932, en una casa del barrio San Miguelito de San Salvador, junto a los estudiantes universitarios Alfonso Luna y Mario Zapata. El levantamiento se inició el 22 de enero de 1932, y se extendió por la zona occidental del país. los campesinos lograron tomar algunos cuarteles pero estaban mal armados y carecían de un plan estructurado. La insurrección fue aplastada por el ejército del presidente Martínez, con una fuerte represión que, en pocas semanas, provocó entre 15.000 y 30.000 muertos (nunca se supo la cifra exacta de la matanza).

Martí, y sus compañeros Luna y Zapata, fueron juzgados y condenados por un tribunal militar, siendo fusilados el 1 de febrero de 1932. También perecieron otros dirigentes del levantamiento, como Feliciano Ama (líder indígena de Izalco), Francisco Sánchez (que dirigió el levantamiento de Juayúa).

Su figura fue retomada por la izquierda salvadoreña, en las décadas siguientes como símbolo de resistencia frente a los sucesivos gobiernos militares. En 1980 se bautizó en su honor la alianza de organizaciones guerrilleras (actualmente transformada en partido político vencedor de las elecciones en 2009) Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Una de las agrupaciones originarias del FMLN, la más poderosa durante la guerra civil que vivieron los salvadoreños entre 1980 y 1992, también llevaba su nombre: las Fuerzas Populares de Liberación "Farabundo Martí".

En 1972, el historiador salvadoreño Jorge Arias Gómez, publicó la obra Farabundo Martí: Esbozo biográfico que contiene un estudio detallado de la vida de este dirigente político.

Al principio



Contras

Contras o contra (acortamiento de contrarrevolucionarios o contrarrevolución) es el nombre dado a los diferentes grupos insurgentes opuestos al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el poder en Nicaragua desde la derogación, en julio de 1979, del gobierno del dictador Anastasio Somoza. Aunque el movimiento de la Contra agrupaba diferentes organizaciones con objetivos diversos y poca unidad ideológica, la FDN (Fuerza Democrática de Nicaragua) era su facción más importante. En 1987 prácticamente todas las ramas que formaban la Contra se unieron, al menos nominalmente, en la Resistencia Nicaragüense.

Desde sus primeras etapas, los rebeldes contras recibieron ayuda financiera y militar de los Estados Unidos de Norteamérica a través de la Agencia Nacional de Inteligencia (CIA), inicialmente complementada por Argentina.

Durante el primer gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua (1979-1990), los diarios oficialistas del FSLN (Barricada y El nuevo diario) no podían hacer caber la palabra contrarrevolucionarios en los encabezados de primera plana; contra, o contras, fue entonces el término usado. El término contra (o Contra) se refiere a la organización que se formó como brazo armado de la oposición a la revolución sandinista en Nicaragua. El gobierno de Estados Unidos, por medio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), organizó y financió, a partir de la antigua Guardia Nacional (somocista), y con ayuda de otros países, como Argentina (en plena dictadura militar), un ejército irregular que, con base en los países vecinos, Honduras y Costa Rica, intervino en acciones de guerra de guerrillas contra el régimen sandinista, presidido por Daniel Ortega, con el objetivo de desestabilizar al gobierno y eventualmente derrotarlo y sustituirlo.

Estados Unidos financió a la Contra para combatir al Ejército Popular Sandinista (EPS), financiado por la URSS y Cuba, interesados en expandir el comunismo a la mayoría del pueblo nicaragüense. El apoyo se incrementó con la ayuda del presidente Ronald Reagan durante la década de los '80.

La ayuda continuó incluso en el período electoral de 1990. Los sandinistas perdieron las elecciones del 25 de febrero de ese año, y el poder pasó a Violeta Barrios de Chamorro (viuda del director del diario La prensa Pedro Joaquín Chamorro Cardenal), que encabezaba la coalición UNO (Unión Nacional Opositora), apoyada por los Estados Unidos. Luego de que se efectuara el cambio de gobierno, la Contrarrevolución se disolvió y fue reabsorbida, con más o menos dificultades, por el tejido social nicaragüense. Los excontras ingresaron tanto al EPS (hoy Ejército de Nicaragua) y la policía Sandinista (actual Policía Nacional), como parte del cese del fuego.

El EPS enviaba armas al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) del Salvador, a través del Golfo de Fonseca, para que este luchara contra la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), durante la guerra civil de ese país (1980-1992); no obstante la lucha de la Resistencia Nicaragüense impidió la ayuda masiva al FMLN, evitando su triunfo.

En 1988 estalló el escándalo Irán-Contra (o Irangate en inglés): se descubrió la venta de armas de forma ilegal a Irán para conseguir fondos de financiación para la Contra, cuando Irán estaba en guerra contra Iraq en el conflicto de 1980-1988; ese mismo año fue lanzada por el EPS la ofensiva Danto 88 (llamada así por el comandante Germán Pomares Ordóñez “el Danto”) hacia el departamento de Jinotega, empujando a los contras a territorio hondureño. Esta maniobra, la perestroika promovida por Mijaíl Gorbachov en la Unión Soviética y las presiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) obligaron al gobierno del presidente de Nicaragua Daniel Ortega Saavedra y al FSLN convocar a 21 partidos políticos a un diálogo nacional, en agosto de 1989, y se firmaron los acuerdos de Managua, que contemplaban la celebración de un proceso electoral democrático y la desmovilización de la Contra; poco después los cinco presidentes centroamericanos firmaron los acuerdos de Esquipulas V, en Guatemala, creando la Comisión Internacional de Apoyo y Verificación CIAV, para supervisar el desarme de los 22.000 combatientes activos de la RN.

En ese mismo mes fue creada la coalición Unión Nacional Opositora (UNO), la cual aglutinaba a 14 partidos opuestos al FSLN entre liberales, conservadores, democratacristianos, socialcristianos, socialdemócratas, socialistas y comunistas, que tenía como candidatos a la presidencia y la vicepresidencia a doña Violeta Barrios de Chamorro (conservadora y viuda de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, director del diario La prensa) y Virgilio Godoy Reyes (liberal independiente), respectivamente. El 25 de febrero de 1990 se celebraron las elecciones, las que dieron la victoria a la UNO con el 54% de los votos, mientras que el FSLN quedó con 40%. Dos días después, el 27 de febrero, empezaron las negociaciones, con la participación del ex-presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, João Clemente Baena Soares (Secretario General de la OEA) y Elliot Richardson, representante del Secretario General de las Naciones Unidas (ONU). Entre otras cosas se acordó la permanencia del general como comandante en jefe del EPS, la reducción de este y el desarme de la Contra; las negociaciones terminaron el 27 de marzo con un llamado "Protocolo de transición", por el cual 8 de los 14 partidos de la UNO se negaron a asistir a la toma de posesión, y el 25 de abril Daniel Ortega le entregaba el poder a Violeta Chamorro. La RN terminó de desarmarse el 27 de junio del mismo año en el municipio del Almendro, departamento de Río San Juan, ante los delegados de la ONU y la OEA.

Fuente: Encarta.

Según el testimonio de muchos ex-combatientes, la contra llegó a estar armada de fusiles de asalto AK-47 soviéticos y polacos (de los cuales también les recuperaban al Ejército Popular Sandinista), Tipo 56 chino, FAL belga, M16 estadounidense y ametralladoras PKM soviéticas, y también de misiles antiaéreos Red Eye estadounidense (que derribaron más de la mitad de la Fuerza Aérea Sandinista, FAS) y proyectiles antitanque RPG-7 de la URSS y China, popularmente conocidos como Palos Chinos.

Al principio



Source : Wikipedia