Franja de Gaza

3.4433862433731 (945)
Publicado por grag 17/03/2009 @ 16:15

Tags : franja de gaza, palestina, medio oriente, internacional

últimas noticias
Israel advierte a palestinos en Gaza que se mantengan alejados de ... - ADN.es
Aviones israelíes arrojaron hoy panfletos sobre la franja de Gaza en los que advierten a los residentes de que se mantengan alejados de la zona fronteriza de este territorio, controlado por el movimiento islamista Hamás. Las octavillas fueron lanzadas...
La ONU afirma que la salud pública en Gaza sigue deteriorándose - Europa Press
La Agencia de la ONU para la Ayuda a los Refugiados Palestinos (UNRWA) afirmó hoy que la salud pública en la Franja de Gaza continúa en franco deterioro. Al presentar el informe anual sobre el tema, el director del programa de salud de ese organismo,...
Polémica bajo tierra por mapa de Israel - BBC Mundo
En la equina derecha de aviso, sin embargo, aparece el mapa de Israel incorporando Cisjordania, Jerusalén Oriental, la Franja de Gaza y los Altos del Golán. El periodista de la BBC, Imtiaz Tyab, dice que grupos activistas inundaron inmediatamente con...
Ataque a convoy en enero dejó 119 muertos Sudán: prensa estatal - Reuters América Latina
Reportes de periódicos en Egipto y Estados Unidos sugirieron que el ataque apuntaba a traficantes de armas vinculados con la Franja de Gaza, gobernada por Hamas, a través de Sudán y Egipto y que probablemente fue realizado por Estados Unidos o Israel....
Tiran “folletos de advertencia” a lo largo de la Franja de Gaza - Agencia Judía de Noticias
El lunes por la mañana, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) tiraron folletos a lo largo de la Franja de Gaza para advertir al público en general de que no se acerquen a menos de 300 metros de la barrera de seguridad entre...
Gaza: dos palestinos muertos al derrumbarse túnel en frontera egipcia - Univisión
Dos jóvenes palestinos murieron el sábado por la mañana tras derrumbarse un túnel entre el sur de la franja de Gaza y Egipto utilizado para el contrabando, según fuentes médicas palestinas. Los muertos tenían 20 y 22 años de edad, según la misma fuente...
Israel exigió a palestinos no acercarse a la frontera - El Comercio (Ecuador)
09:51 | Aviones militares israelíes lanzaron hoy en distintos puntos de la Franja de Gaza volantes con advertencias a la población palestina de no acercarse a menos de 300 metros del reticulado de frontera con Israel para no arriesgarse a ser...
Dos nuevos ataques en la Franja de Gaza - Rioja2.com | Diario digital
En menos de 24 horas se han desarrollado dos ataques por soldados israelíes que han costado la vida de seis personas en el norte y sur de la Franja de Gaza. La Franja de Gaza vuelve a ser protagonista de ataques por parte de las tropas israelíes....
Hamas desmiente acuerdo con Fatah sobre fuerza de seguridad común ... - AFP
El movimiento islamista, que controla la franja de Gaza, acusa a los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina en Cisjordania de colaborar con Israel contra la "resistencia", es decir, los grupos armados palestinos....
Primera vez que hablan de un Estado palestino - La Gaceta Tucumán
Durante la guerra de junio de 1967, Israel ocupó Jerusalén Este y Cisjordania, la meseta siria del Golán, la Franja de Gaza y el Sinaí egipcio. El Estado hebro se retiró del Sinaí en 1982 y de la Franja de Gaza en 2005....

Franja de Gaza

Mapa de la Franja de Gaza.svg

La Franja de Gaza (en árabe قطاع غزة Qiṭāʿ Ġazza o también Qita' Ghazzah, en hebreo רצועת עזה Retzu'at 'Azza) es una estrecha franja de tierra situada en el Oriente Próximo, al suroeste de Israel y al noroeste de la península del Sinaí de Egipto, y que junto con Cisjordania forma los llamados Territorios Palestinos. Tiene 11 km de frontera con Egipto, en la ciudad de Rafah, y 51 km de frontera con Israel; también tiene 40 km de costa en el Mediterráneo.

La Franja de Gaza fue una provincia del Mandato Británico de Palestina entre los años 1917 y 1948. Tras la partición decidida por la ONU en 1947 entre Palestina y el nuevo estado de Israel, la franja quedaba integrada al Estado palestino. Sin embargo, tras la guerra árabe-israelí de 1948, el territorio fue militarmente ocupado por Egipto.

En 1967 la franja fue conquistada por Israel. Así permaneció hasta 1994, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo. Como parte del tratado, la Autoridad Nacional Palestina recibió el 80% del territorio.

Desde el inicio de la intifada o levantamiento palestino en 2000, el Ejército israelí realizó numerosas incursiones de represalia en la Franja. Los israelíes han instalado puestos de control fronterizos y han restringido los desplazamientos. La Knesset (Parlamento israelí) aprobó un plan de retirada para finales de 2005.

De hecho, Israel mantiene ocupada desde entonces la Franja de Gaza. Una "ocupación," según especifica la legislación internacional (La Haya - art. 42), se da cuando una potencia exterior ejerce “control efectivo” sobre una determinada zona.

En enero de 2006 el Movimiento de Resistencia Islámica (HAMAS) gana las elecciones obteniendo el 65% de los escaños del Parlamento Palestino. Los observadores internacionales presentes declararon la limpieza del proceso electoral, pero EEUU, la UE, Rusia y la ONU de consuno congelaron las ayudas que hasta entonces se concedían al pueblo de Gaza. Por su parte, el Estado de Israel puso en marcha el bloqueo de la Franja de Gaza. Este bloqueo provoca una grave crisis humanitaria (el 80% de la población pasa a depender de la ayuda internacional frente al 10% de 10 años atrás) entre la población de Gaza (1,5 millones de personas con una media de edad de 15,3 años)- Tal crisis es calificada por organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional como de grave "castigo colectivo" (ver informe EL BLOQUEO DE GAZA: CASTIGO COLECTIVO).

En junio de 2007, tras violentas luchas intestinas entre el movimiento Al Fatah, leal al presidente palestino Mahmoud Abbas, y los militantes de Hamás, la totalidad del territorio cae bajo control de este último grupo. Israel, por su parte, continuará manteniendo el control sobre las fronteras de Gaza, tanto con Egipto como con el propio Israel, así como su espacio marítimo y aéreo.

En septiembre de 2007, Israel declaró “territorio hostil” a la Franja de Gaza e impuso restricciones adicionales permitiendo la entrada de apenas 19 productos básicos de los 3.500 que entraban antes.

La Franja de Gaza es un territorio perteneciente a la Autoridad Nacional Palestina. Sus localidades principales son Gaza, Rafah, Jan Yunis, Yabalia, Jeque Zaid, Dayr al Balah, Beit Hanoun y Beit Layla.

Alrededor de 1,52 millones de habitantes viven en la franja de Gaza (1.500.202 estimados en julio de 2008), la mayoría de los cuales son descendientes de refugiados que huyeron de Israel después de la guerra del 1948. Su densidad de población es de 4.118 personas por km2. Su población está creciendo alrededor de un 4% al año. La mayoría son musulmanes, con un pequeño número (menos de 1%) de cristianos.

El 6 de marzo de 2008, varias ONGs pro-derechos humanos presentaron un informe en el que consideraban que la situación de la población de la Franja de Gaza era la peor desde la Guerra de los Seis Días, calificando a la Franja como "una cárcel". Según este informe, el bloqueo llevado a cabo por el ejército israelí contra la Franja de Gaza influyó negativamente en el empleo, llevando la tasa de paro hasta el 40%; en la industria, suspendiéndose el 90% de la actividad industrial de la Franja; y en la capacidad económica de sus habitantes, que dependen en un 80% de la ayuda humanitaria extranjera. La declaración de la Franja de Gaza como "entidad hostil" por parte de Israel supuso el corte del suministro de electricidad, combustible, mercancías y agua.

Debido al bloqueo que sufre la Franja, la zona continúa dependiendo económicamente de la ayuda humanitaria de la ONU, que llega a través de Israel, aunque los bloqueos militares dificultan esta ayuda. Las mujeres de Gaza trabajan por lo general en las labores del hogar, construyendo así las base de la sociedad (educando a los niños) o en las industrias locales de artesanía, ya que el hombre tiene la responsabilidad de mantener a su esposa e hijos.

Así, los ingresos familiares son obtenidos por los hombres y los hijos mayores, que trabajan en las industrias de servicios (36%), en la construcción (33%), en la agricultura (20%) y en otras actividades industriales (10%). Aproximadamente el 40% de estos puestos de trabajo se hallan en Israel; sin embargo, los problemas políticos interrumpen con frecuencia el flujo de trabajadores hacia ese país.

Esto ha causado grandes privaciones a la población palestina, ya que el 35% de su producto nacional bruto (PNB) proviene de los salarios conseguidos en Israel. Los proyectos promovidos por empresas internacionales para crear empleo local y mejorar la calidad de vida en Gaza (que incluyen la construcción de nuevas viviendas y la creación de un sistema de tratamiento de aguas residuales) aún no han sido puestos en marcha.

En la actualidad están en proyecto diversos parques industriales en la frontera entre Gaza e Israel, pero estas iniciativas no proporcionarán un alivio inmediato. Las exportaciones de cítricos a Europa se han incrementado, aunque debido a la escasez de agua y a las pocas tierras disponibles, la actividad agrícola no puede sostener por sí sola a la población.

Al principio



Reacción internacional al conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009

Manifestación en Melbourne (Australia) contra los bombardeos sobre la franja de Gaza.

El bombardeo de la Franja de Gaza iniciado por Israel el 27 de diciembre de 2008, con el objetivo declarado de "eliminar la capacidad militar" de la organización palestina Hamás tuvo unas repercusiones internacionales que se especifican a continuación.

Autoridades del ejército israelí confirmaron que el ataque se había llevado a cabo en cumplimiento de una decisión adoptada por el gabinete de seguridad del primer ministro de Israel, Ehud Ólmert, mientras expresaron su intención de continuar con los ataques "de acuerdo a lo que acontezca en el terreno". Estas mismas fuentes afirmaron que la ofensiva era "solo el comienzo" y que "los ataques continuarán, se extenderán y de ser necesario se intensificarán". Por su parte, el Gobierno israelí emitió una nota en la que afirmaba que el ataque "es parte de las medidas tomadas para luchar contra el lanzamiento continuo de cohetes contra nuestras ciudades del sur de Israel", afirmando haber prevenido a la población civil de Gaza de los inminentes ataques a la vez que responsabilizaban a Hamás de las consecuencias del mismo.

Jamal Zahalka, miembro árabe de la Knesset, ha instado a la acusación al Ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, por crímenes de guerra contra el pueblo palestino en una protesta en Nazaret.

Raphael Schutz, embajador israelí en España, ha lamentado la "increíble ligereza" con la que se ha utilizado el argumento de la desproporcionalidad de la respuesta de Israel frente a los ataques palestinos, afirmando que los israelíes han sufrido ocho años de "persistentes ataques con misiles". Schutz se lamentó de las bajas civiles que el bombardeo ha causado, pero dijo que "hay que recordar que es una guerra, y lamentablemente cae gente inocente". En ese sentido, acusó a Hamás de proteger a sus milicianos utilizando escudos humanos.

En una entrevista para la cadena NBC, Tzipi Livni, candidata de Kadima a Primer Ministro, calificó la operación como "exitosa", y dijo que su gobierno está decidido a cambiar la realidad en el territorio dominado por Hamás. La actual ministra de exteriores también aseguró que la operación se dirige contra edificios en que opera Hamás, pero en la guerra a veces sufren las consecuencias los civiles.

La población israelí vecina a Gaza no se muestra inquieta; un profesor de Sderot, la ciudad israelí más próxima a la Franja comentó: "Bueno, lo que ocurre es bastante grave, pero la verdad es que no me siento más inseguro. Al revés, desde el inicio de la intervención del Ejército me siento más seguro. Llevábamos años pidiendo algo parecido". También el argentino-israelí Jaim Jelin, jefe del Consejo Regional Eshkol y una de las voces de los líderes de la población del sur de Israel más escuchados ha declarado: "Creo que va a tener que pasar esta guerra para que haya paz. No habrá otra. No comprenden que hay que sentarse a la mesa y que cada uno escriba lo que necesita, para tratar de entenderse. Ellos (refiriéndose a Hamas) entienden únicamente la fuerza". Jelin consideraba que el problema no puede reducirse a cifras: los trece fallecidos desde 2001 hasta el inicio de la operación por ataques con proyectiles qassam son civiles. En la Franja de Gaza, los más de 225 que murieron (el primer día de la ofensiva) en su mayoría no son civiles, sino soldados. Ellos no atacan a nuestro ejército. No es una guerra de ejército contra ejército, sino de misiles disparados hacia la población civil".

La ofensiva militar israelí ha recibido amplio apoyo ciudadano y de todas las líneas políticas, aunque hay voces opositoras. La operación ha suscitado un amplio consenso entre la población israelí, según una encuesta publicada por Maariv, pues el 95% de la población israelí la apoya, el 80% de forma incondicional. Según otra encuesta de Ha'aretz, el 50% de la población estaría de acuerdo en continuar los ataques aéreos, un 20% cree que se debería ampliar la operación, incluyendo una ofensiva terrestre, y un 20% consideraría que se debería tratar de negociar una tregua lo antes posible.

Entre las voces críticas se pueden destacar las siguientes: el partido Meretz, de izquierda e identificado desde siempre con soluciones pacíficas ha pedido recuperar el alto el fuego, pero añadiendo que "hay que tomar medidas fuertes contra Hamás". El escritor Amos Oz, uno de los principales intelectuales de izquierda israelí , también responsabiliza totalmente a Hamás de la situación, enfatizando la necesidad de "un alto el fuego de inmediato, un cese total del disparo de Hamas contra Israel y un cese absoluto del operativo israelí en Gaza". Más críticos son el escritor David Grossman, que perdió un hijo en la guerra contra Líbano de 2006: "No debemos, bajo ningún concepto, atacarlos tan violentamente, inclusive si Hamas, durante años, ha tornado intolerablemente miserable la vida de la población del sur de Israel" o Gideo Levi, comentarista del "Ha'aretz", al escribir que "nuestros buenos muchachos están haciendo cosas malas, sin distinguir entre Hamas y los niños". También grupos de extrema izquierda en la Universidad de Haifa y Tel Aviv.

Las voces críticas no destacan sobre el apoyo generalizado a la operación. La Dra. Adriana Katz, del Centro de Ayuda de Emergencia en Sderot, explicó a la BBC que "aquí hay una población entera aterrorizada, un efecto sicológico tremendo, que durará mucho tiempo y en algunos casos, quizás para siempre". El Dr. Claudio Kristal del hospital Barzilai de Ashkelon afirma no saber "si esto va a ayudar o no", pero "entiendo lo que está pasando. Evidentemente la situación había que cambiarla porque era absolutamente insoportable".

Las autoridades del Gobierno de Hamás en la Franja de Gaza, objetivo directo del ataque según fuentes israelíes, consideraron que con el ataque Israel había comenzado una "guerra abierta", y solicitaron a sus seguidores que realizaran atentados suicidas contra Israel. Pocas horas después del ataque israelí se sucedieron lanzamientos de proyectiles Qassam contra poblaciones del sur de Israel como respuesta, provocando la muerte de una mujer en Netivot.

El portavoz de Hamás, Fawzi Barhoum, por su parte declaró que "Hamás continuará la resistencia hasta la última gota de sangre". El líder de Hamás en el exilio, Khaled Meshaal, realizó el 28 de diciembre un llamamiento a los palestinos a una nueva intifada contra Israel.

El presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, actual líder de la Organización de la Conferencia Islámica informó el 29 de diciembre a través de un comunicado de la cancillería senegalesa que el líder de Hamás, Khaled Meshaal, le había confirmado en conversación telefónica estar listo para firmar un alto el fuego en Gaza en un lugar elegido por ambas partes. El ministerio afirmó que el presidente Wade proponía una tregua definitiva entre Israel y Hamás "a través de la firma de un acuerdo que comprometa a Hamas con el cumplimiento de un inmediato alto el fuego a cambio de uno de Israel, acompañado por el total desbloqueo de Gaza".

El Gobierno palestino en Ramala convocó una reunión urgente. Yasser Abed Rabbo, dirigente de Al Fatah (rival interno de Hamas) calificó los ataques como "barbarie". El presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas condenó los ataques y pidió la intervención internacional para detenerlos inmediatamente.

El delegado general de Palestina en España, Musa Amer Odeh, subrayó el 30 de diciembre que "no es justo comparar al pueblo ocupado con la fuerza ocupante, ni perdonar o hacer la vista gorda a las acciones del ocupante, que tiene su responsabilidad", señalando la diferencia entre el pueblo palestino, que no está militarizado, e Israel, cuarta potencia militar del mundo. También expresó su deseo de que el nuevo gobierno de Barack Obama en Estados Unidos "luche por una paz justa en el mundo", algo que "no será posible mientras se apoye al ocupante". Por último, incidió: "Hemos trabajado duro por la paz y vamos a seguir haciéndolo, pero no habrá paz sin justicia, y no habrá justicia con ocupación".

La primera reacción palestina en Cisjordania se produjo en Ramala: una manifestación encabezada por las autoridades palestinas se acercó al hospital de la ciudad para donar sangre. A lo largo de la tarde del día 27 en las ciudades palestinas de Nablús, Ramala, Belén, Hebrón y Tulkerem se produjeron varias manifestaciones y enfrentamientos en los puestos de vigilancia israelíes, entre palestinos armados con piedras y cristales que protestaban contra el bombardeo atacando el muro y los soldados israelíes, que respondieron con gases lacrimógenos, bombas sonoras y pelotas de goma. En Hebrón y Ramala los soldados dispararon contra los manifestantes; tras los disturbios decenas de palestinos fueron trasladados a los hospitales, donde la población acudía a donar sangre, para recibir atención sanitaria. Al finalizar el día, las ciudades más complicadas eran Ramala, que permanecía cerrada, y Nablús, especialmente castigada por el Ejército israelí; mientras que en las calles de Belén la tensión era evidente.

Según informaba el 3 de enero la agencia oficial palestina Wafa, tras el inicio de la invasión terrestre del norte de la Franja de Gaza por fuerzas israelíes, tanto el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, como los demás líderes de la Organización para la Liberación de Palestina condenaron firmemente la "ampliación de la criminal agresión" de Israel sobre Gaza, responsabilizando al gobierno israelí de las "peligrosas consecuencias" de que la agresión persistiera. Al parecer, Abbas también se puso en contacto telefónico con numerosos dirigentes árabes y de la comunidad internacional para poner fin de modo inmediato y sin condiciones a la agresión.

Egipto es un país que ha actuado en varias ocasiones como mediador entre Hamás e Israel, limita por el noreste tanto con la Franja de Gaza como con Israel, y se encarga de custodiar el lado egipcio del paso de Rafah, que comunica la Franja con el desierto del Sinaí, perteneciente al país egipcio. Por todo ello es considerado una de las partes implicadas en el conflicto.

El Gobierno de Egipto condenó el ataque llevado a cabo por Israel, y afirmó su intención de continuar mediando entre las partes para lograr "una atmósfera que conduzca a un período de calma y reconciliación entre los grupos palestinos". Al mismo tiempo, el Ministro de Exteriores, Ahmed Aboul Gheit, dijo que Egipto advirtió a Hamás que ésta sería la reacción israelí si Hamás persistía con los lanzamientos de cohetes. Así mismo, las autoridades egipcias abrieron el Paso de Rafah para permitir la evacuación de los heridos en Gaza y la entrada de ayuda humanitaria en la Franja. También se mandaron varias ambulancias a Gaza para trasladar a los heridos a hospitales de Egipto. Sin embargo Egipto acusa a Hamás de no permitir que los heridos crucen la frontera a Egipto. Egipto también ha colocado quinientas unidades de su policía anti-disturbios a lo largo de la frontera.

Miles de manifestantes protestaron en contra de su propio gobierno, debido a la negativa del mismo a abrir completamente el acceso a la Franja de Gaza.

El mismo día 27 de diciembre, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, aseguró estar "profundamente alarmado" por la "dura violencia y el derramamiento de sangre en Gaza, así como por la violencia en el sur de Israel". Ki-moon reconoció la preocupación del gobierno israelí en materia de seguridad debido al "continuo lanzamiento de cohetes desde Gaza", pero reiteró la obligación de Israel de "respetar los derechos humanos y el derecho humanitario internacional". El embajador estadounidense ante la ONU, Zalmay Jalilzad ha declarado que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha mantenido una reunión de urgencia tras la que ha solicitado a todas las partes el cese completo de la violencia en la Franja de Gaza, y que se emprendan las medidas necesarias para facilitar el acceso de ayuda humanitaria, incluyendo la reapertura de todos los accesos a la zona.

El día 29 de diciembre, el secretario general de la ONU ofreció una rueda de prensa extraordinaria en la que condenó el "exceso de fuerza" llevado a cabo por el ejército israelí en la Franja de Gaza. Exigió a ambas partes un "cese el fuego inmediato", expresó su temor por los niños palestinos, que suponen "más de la mitad de la población" de la Franja, y afirmó que "Israel debe mantener abiertos los cruces de fronteras para que pueda entrar la ayuda, y me han garantizado que así lo harán".

El Jefe de la diplomacia de la Unión Europea Javier Solana expresó su preocupación por el ataque sobre Gaza, solicitando un alto el fuego inmediato a ambas partes. Por su parte, el presidente de turno de la Unión Europea Nicolas Sarkozy condenó tanto las "provocaciones irresponsables" que habían provocado este ataque como el "uso desproporcionado de la fuerza".

El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Lluís Maria de Puig, condenó tanto los ataques de cohetes desde Gaza por parte de Hamás como los ataques aéreos por parte de Israel: "La violencia, la destrucción y la muerte nunca resolverán el problema de Oriente Próximo. Por el contrario, llevarán a más violencia y muerte. La única solución es política: reanudar el alto el fuego, el diálogo y las negociaciones. La Asamblea, que siempre ha defendido la paz y los derechos humanos, no puede aceptar la escalada mortal de las últimas horas". También dijo que "La Asamblea está dispuesta a ayudar a ambas partes a alcanzar una solución pacífica si tienen la voluntad política para ello".

En un comunicado hecho público el 29 de diciembre, el presidente senegalés Abdoulaye Wade, líder de la Organización de la Conferencia Islámica demandaba "que Israel detenga inmediatamente los bombardeos aéreos y se abstenga de realizar otros ataques en territorio palestino".

José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), condenó el 29 de diciembre la "masacre" provocada, asegurando que "la matanza de centenares de inocentes ocurrida este fin de semana nunca podrá justificarse, ni siquiera a pretexto de represalias", y expresó su "absoluto rechazo" a las acciones de Israel sobre la Franja de Gaza, instándole a detener sus ataques y poner en marcha una nueva iniciativa de paz, para que este tipo de tragedias no se repita. "Una masacre lleva siempre a otra y aleja las posibilidades de paz, que el mundo entero exige hoy más que nunca", afirmó Insulza en un comunicado divulgado por la OEA.

El Papa Benedicto XVI dijo durante la primera misa del año que "el profundo deseo de vivir en paz sale de los corazones de la gran mayoría de la población israelí y palestina", y manifestó su confianza en que "con la sabia y previsora contribución de todos" se darán respuestas concretas a la aspiración de vivir en paz, seguridad y dignidad. El 1 de enero era la 42 Jornada Mundial de la Paz con el lema: 'Combatir la Pobreza, luchar por la paz'. Durante la homilía, el Papa recordó que "La violencia, el odio y la desconfianza son las formas de pobreza -tal vez la más terrible- que hay que combatir" y recordó a todos los que allí sufren, especialmente "la pequeña pero ferviente parroquia de Gaza".

El 2 de enero de 2009, en respuesta al "Día de la Ira" convocado por Hamás tras el fallecimiento de Nizar Rayan, debido a lo cual fue cerrada Cisjordania, hubo también protestas en puntos de Oriente Medio y varios países asiáticos, así como Australia y Kenia. Antidisturbios en Jordania lanzaron gases lacrimógenos para detener una manifestación camino de la embajada israelí, mientras que en Estambul, miles de turcos quemaron banderas israelíes tras las plegarias del viernes.

El representante de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, exhortó a Israel a evitar causar víctimas civiles en sus ataques a Hamás en Gaza. También urgió a Hamás a "detener sus actividades terroristas" si quiere tener un papel en el futuro del Pueblo Palestino.

El presidente electo Barack Obama, está siguiendo desde Hawái la ofensiva desatada en la Franja de Gaza, en permanente contacto tanto con George W. Bush como con la secretaria de Estado Condoleezza Rice, según afirmó su portavoz David Axelrod, quien añadió que Obama considera "inapropiado" hacer comentarios porque todavía no ha tomado posesión de su cargo, y que "va a trabajar de cerca con los israelíes. Son uno de nuestros grandes aliados, el más importante en la región", subrayando que será de forma "que se promueva la causa de la paz", para lo que será preciso trabajar tanto con los palestinos como con Israel.

Un pequeño grupo de manifestantes se reunió el día 30 frente a la casa de Barack Obama en Hawái, en protesta por los ataques aéreos de Israel. Algunos de sus detractores criticaron que no se manifestase sobre esta situación y que sí lo hiciera con los atentados de Bombay en noviembre, así como sobre la crisis económica estadounidense.

Estados Unidos y Reino Unido se negaron a apoyar una propuesta presentada por Libia (en nombre de la Liga Árabe) en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas instando al cese inmediato de las operaciones israelíes en la Franja de Gaza, al considerar que no tenía en cuenta los ataques de Hamás. El embajador de Estados Unidos ante la ONU opinó que son Israel y Hamás quienes deben acordar un cese el fuego, y la ONU no debería imponerlo.

Sayyed Hassan Nasrallah, líder chií de Hezbolá, ha realizado un llamada de alerta a sus militantes, ante un posible ataque israelí en Líbano: "He pedido a los hermanos en la resistencia especialmente en el sur de estar presentes, en alerta y cautos porque nos enfrentamos a un enemigo criminal y no conocemos la magnitud de sus conspiraciones". En un discurso televisado, ha asegurado que las operaciones israelíes en Gaza son un calco de la Guerra del Líbano de 2006, saldada con más de mil muertos. También ha denunciado la postura de Egipto frente al conflicto, advirtiendo a los oficiales egipcios: "si no abrís el Paso de Rafah entonces seréis cómplices del crimen, cómplices del asesinato".

El día 29, en un vídeo difundido en una manifestación en Beirut, Nasrallah exhortó a los musulmanes de todos los países árabes a "una tercera Intifada en Palestina y en todos los Estados árabes". El líder de Hezbolá dijo que abandonar a los palestinos de la Franja de Gaza sería participar en el crimen, en las matanzas y en la traición".

El Ministro de Exteriores de Irán dijo que "Irán condena duramente los ataques masivos del régimen sionista contra los civiles en Gaza" y que "los bombardeos contra personas inocentes son imperdonables e inaceptables". Algunos iraníes trataron de mandar voluntarios a Gaza para luchar contra los israelíes. El líder supremo de Irán, Ali Khamenei lanzó un decreto religioso a los musulmanes del mundo el 28 de diciembre de 2008, ordenándoles a "defender a las mujeres indefensas, a los niños niños y al pueblo de Gaza de cualquier forma posible", y refiriéndose a las víctimas palestinas del conflicto como "mártires". Por otro lado, el primer cargamento de ayuda iraní, que incluía medicinas y comida para la Franja de Gaza llegó a El Cairo el 28 de diciembre de 2008.

El Ministro de Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon, emitió una declaración en la cual señaló el "claro derecho a la autodefensa" de Israel contra los continuos ataques por los militantes que acusó de apuntar a la población civil en forma deliberada. "Primero que nada, esos ataques con cohetes se deben detener. Al mismo tiempo, llamamos a los dos lados a usar todos los esfuerzos para evitar las víctimas civiles y para crear las condiciones que permitan un acceso humanitario seguro para aquellos que lo necesitan en Gaza." Cannon también llamó a renovar los esfuerzos para alcanzar una tregua.

La Cancillería argentina expresó "su profundo pesar y rechazo por los actos de violencia que una vez más vuelven a enlutar a Medio Oriente, que dejaron un trágico saldo de muertos y heridos en la población civil", y pidió a israelíes y palestinos que "pongan fin de manera inmediata a todo acto de violencia". Emplazó a los contendientes a retomar la vía del diálogo y a los israelíes al levantamiento del bloqueo en Gaza "Israel debe preservar y facilitar en forma permanente el normal flujo de suministros y de servicios para atender las necesidades más urgentes de la población en Gaza".

Por otra parte, el 29 de de diciembre, tuvo lugar en Buenos Aires una numerosa marcha de protesta frente a la Embajada israelí, encabezada por la Federación de Entidades Árabe-Argentina y la Federación de Entidades Argentino-Palestinas y acompañada por organizaciones de izquierda (como el Partido Obrero y el Partido de los Trabajadores Socialistas), organizaciones barriales, estudiantiles y personalidades políticas. En ella, el presidente de la Federación Árabe-Argentina declaró: "Denunciamos con todas las letras el terrorismo del Estado israelí, la hipocresía de la ONU, en primer lugar, y de las potencias mundiales por respaldar a un país usurpador, racista y asesino como es Israel".

El Gobierno de Chile condenó "enérgicamente", los ataques perpetrados en la Franja de Gaza, "que han causado gran número de víctimas, incluyendo civiles, mujeres y niños, y expresa su más profunda preocupación por la escalada de violencia que se vive en la región". Asimismo formuló un llamado al cese inmediato de todas las hostilidades y provocaciones, "y lamenta profundamente el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel en los territorios palestinos".

Concluye señalando: "El Gobierno de Chile reitera su más absoluta convicción de que la solución militar no conducirá a la paz a la que tienen derecho tanto israelíes como palestinos".

El 6 de enero, el gobierno de Venezuela expulsó al embajador israelí en solidaridad con los palestinos de Gaza. A través de un comunicado de prensa el Gobierno dijo que "presenciaba el horror de la muerte de niños y mujeres inocentes, producto de la invasión de la Franja de Gaza por tropas israelíes", que "manifestaba su solidaridad" con los palestinos, que "condena tajantemente las flagrantes violaciones del Derecho Internacional en las que ha incurrido el Estado de Israel y denuncia su utilización planificada del terrorismo de Estado" y que por estas razones expulsaba al embajador e instruía su misión en la ONU para que el Consejo de Seguridad aplique medidas urgentes y necesarias para detener esta invasión".

Asimismo instó a las Naciones Unidas "para que ejerza su autoridad y aplique las múltiples resoluciones adoptadas en favor del Pueblo Palestino y contra la violencia de estado practicada por el Gobierno de Israel".

El 15 de enero, y tras anunciar el gobierno de Bolivia la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel a causa de la ofensiva sobre la Franja de Gaza, el gobierno de Venezuela anunció que rompía las relaciones con el estado hebreo "ante la gravedad de las atrocidades contra el pueblo palestino". El gobierno del presidente Hugo Chávez manifestó su intención de "insistir ante la comunidad internacional para que sean denunciados ante la Corte Penal Internacional los crímenes de lesa humanidad cometidos por sus líderes".

El día siguiente al inicio del ataque israelí sobre la Franja de Gaza, el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos pidió a su homóloga israelí, la candidata a las elecciones a Primer Ministro Tzipi Livni, el cese de los bombardeos sobre la Franja de Gaza. El ministro, que calificó de "desproporcionada" la reacción israelí, al tiempo que responsabilizó a Hamás del desencadenamiento del bombardeo a causa de los lanzamientos de cohetes sobre el sur de Israel, expresó a Livni la necesidad de llegar un alto el fuego en el que se pudiesen sentar las bases de una tregua permanente entre Israel y Hamás.

Al día siguiente del inicio de la operación se reunieron varios centenares de personas en una manifestación convocada por la Asociación Hispano-Palestina Jerusalén y la ONG Paz Ahora, frente a la embajada de Israel en Madrid, para protestar y reclamar el fin de los bombardeos.

El 29 de diciembre los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, se añadieron a las condenas a la ofensiva y llamadas a la paz, pidiendo una "intervención urgente" de la ONU, del Gobierno español y de la Unión Europea para frenar la ofensiva, y señalando la reñida campaña de las próximas elecciones en Israel como un factor que "no puede aislarse" del conflicto. Afirmaron que la ruptura de la tregua a primeros de diciembre "no puede ocultar la sistemática oposición del Gobierno de Israel a hacer concesiones políticas en cumplimiento de la resoluciones de la ONU", y que el fomento de asentamientos de colonos israelíes en Cisjordania "impide cualquier solución del conflicto".

El 11 de enero se realizaron varias manifestaciones en algunas ciudades españolas, destacando los 250.000 manifestantes (según la organización) en Madrid, los 50.000 en Barcelona, los 4.000 en Sevilla, así como otras en Palma de Mallorca o Tarragona. Asimismo, el 18 de enero hubo una nueva manifestación en Madrid, esta vez para apoyar la intervención israelí, que reunió a 3.000 personas según la organización.

La organización ha manifestado tras el inicio de los ataques que "un uso tan desproporcionado de la fuerza por parte de Israel es completamente ilegal y corre el riesgo de provocar nuevos focos de violencia en toda la región". Por otro lado mencionan que Hamás y el resto de grupos armados palestinos "comparten la responsabilidad por esta escalada. Sus continuos ataques con cohetes contra ciudades y poblaciones en el sur de Israel son completamente ilegales y no pueden ser justificadas nunca".

También afirma que dicha escalada de violencia "llega en un momento en que la población civil ya se enfrenta a una lucha diaria por la supervivencia, debido al bloqueo israelí, que incluso ha impedido la entrada de alimentos y medicinas en Gaza" Y conminan a la comunidad internacional a intervenir cuanto antes "para garantizar que los civiles atrapados en la violencia sean protegidos y que el bloqueo en Gaza sea levantado".

Amnistía Internacional informó el 29 de diciembre que al parecer fuerzas israelíes enviaban mensajes telefónicos aleatoriamente a muchos habitantes de Gaza, diciendo que abandonaran sus casas por el riesgo inminente de ataque aéreo contra ellas. Al parecer, dicha práctica fue ámpliamente utilizada en Gaza y en Líbano en 2006, aunque no se supo que fuera usada posteriormente. Este tipo de amenaza parece perseguir que se extienda el temor entre la población civil, dado que generalmente no se han producido los ataques aéreos que anunciaban. Si ésta fuera la finalidad, señala AI, tal práctica viola el derecho internacional, y se le debe poner fin de inmediato.

Así mismo, la ONG emplazó a la comunidad internacional a ir más allá de las palabras y tomar medidas de presión concretas sobre ambos bandos del conflicto para que acaben los abusos que se cometen contra el derecho internacional.

La organización humanitaria Intermón Oxfam ha advertido que "la comunidad internacional no debe quedarse al margen ni permitir que Israel siga violando el Derecho Internacional Humanitario atacando de forma desproporcionada a la población de Gaza". Su portavoz Lara Contreras también condenó los ataques con cohetes de Hamás, pero consideran que "esos ataques no justifican esta respuesta militar de Israel, que se está cobrando vidas de civiles inocentes". Oxfam ha señalado que "Cientos de miles de personas" dependen en Gaza las agencias de ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas: agua potable, alimentos y servicios sanitarios. "Gaza ha estado aislada del mundo durante 19 meses y la población se encuentra al límite", afirmó.

Al principio



Reacción internacional al bombardeo sobre la Franja de Gaza de diciembre de 2008

Manifestación en Melbourne (Australia) contra los bombardeos sobre la franja de Gaza.

El bombardeo de la Franja de Gaza iniciado por Israel el 27 de diciembre de 2008, con el objetivo declarado de "eliminar la capacidad militar" de la organización palestina Hamás tuvo unas repercusiones internacionales que se especifican a continuación.

Autoridades del ejército israelí confirmaron que el ataque se había llevado a cabo en cumplimiento de una decisión adoptada por el gabinete de seguridad del primer ministro de Israel, Ehud Ólmert, mientras expresaron su intención de continuar con los ataques "de acuerdo a lo que acontezca en el terreno". Estas mismas fuentes afirmaron que la ofensiva era "solo el comienzo" y que "los ataques continuarán, se extenderán y de ser necesario se intensificarán". Por su parte, el Gobierno israelí emitió una nota en la que afirmaba que el ataque "es parte de las medidas tomadas para luchar contra el lanzamiento continuo de cohetes contra nuestras ciudades del sur de Israel", afirmando haber prevenido a la población civil de Gaza de los inminentes ataques a la vez que responsabilizaban a Hamás de las consecuencias del mismo.

Jamal Zahalka, miembro árabe de la Knesset, ha instado a la acusación al Ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, por crímenes de guerra contra el pueblo palestino en una protesta en Nazaret.

Raphael Schutz, embajador israelí en España, ha lamentado la "increíble ligereza" con la que se ha utilizado el argumento de la desproporcionalidad de la respuesta de Israel frente a los ataques palestinos, afirmando que los israelíes han sufrido ocho años de "persistentes ataques con misiles". Schutz se lamentó de las bajas civiles que el bombardeo ha causado, pero dijo que "hay que recordar que es una guerra, y lamentablemente cae gente inocente". En ese sentido, acusó a Hamás de proteger a sus milicianos utilizando escudos humanos.

En una entrevista para la cadena NBC, Tzipi Livni, candidata de Kadima a Primer Ministro, calificó la operación como "exitosa", y dijo que su gobierno está decidido a cambiar la realidad en el territorio dominado por Hamás. La actual ministra de exteriores también aseguró que la operación se dirige contra edificios en que opera Hamás, pero en la guerra a veces sufren las consecuencias los civiles.

La población israelí vecina a Gaza no se muestra inquieta; un profesor de Sderot, la ciudad israelí más próxima a la Franja comentó: "Bueno, lo que ocurre es bastante grave, pero la verdad es que no me siento más inseguro. Al revés, desde el inicio de la intervención del Ejército me siento más seguro. Llevábamos años pidiendo algo parecido". También el argentino-israelí Jaim Jelin, jefe del Consejo Regional Eshkol y una de las voces de los líderes de la población del sur de Israel más escuchados ha declarado: "Creo que va a tener que pasar esta guerra para que haya paz. No habrá otra. No comprenden que hay que sentarse a la mesa y que cada uno escriba lo que necesita, para tratar de entenderse. Ellos (refiriéndose a Hamas) entienden únicamente la fuerza". Jelin consideraba que el problema no puede reducirse a cifras: los trece fallecidos desde 2001 hasta el inicio de la operación por ataques con proyectiles qassam son civiles. En la Franja de Gaza, los más de 225 que murieron (el primer día de la ofensiva) en su mayoría no son civiles, sino soldados. Ellos no atacan a nuestro ejército. No es una guerra de ejército contra ejército, sino de misiles disparados hacia la población civil".

La ofensiva militar israelí ha recibido amplio apoyo ciudadano y de todas las líneas políticas, aunque hay voces opositoras. La operación ha suscitado un amplio consenso entre la población israelí, según una encuesta publicada por Maariv, pues el 95% de la población israelí la apoya, el 80% de forma incondicional. Según otra encuesta de Ha'aretz, el 50% de la población estaría de acuerdo en continuar los ataques aéreos, un 20% cree que se debería ampliar la operación, incluyendo una ofensiva terrestre, y un 20% consideraría que se debería tratar de negociar una tregua lo antes posible.

Entre las voces críticas se pueden destacar las siguientes: el partido Meretz, de izquierda e identificado desde siempre con soluciones pacíficas ha pedido recuperar el alto el fuego, pero añadiendo que "hay que tomar medidas fuertes contra Hamás". El escritor Amos Oz, uno de los principales intelectuales de izquierda israelí , también responsabiliza totalmente a Hamás de la situación, enfatizando la necesidad de "un alto el fuego de inmediato, un cese total del disparo de Hamas contra Israel y un cese absoluto del operativo israelí en Gaza". Más críticos son el escritor David Grossman, que perdió un hijo en la guerra contra Líbano de 2006: "No debemos, bajo ningún concepto, atacarlos tan violentamente, inclusive si Hamas, durante años, ha tornado intolerablemente miserable la vida de la población del sur de Israel" o Gideo Levi, comentarista del "Ha'aretz", al escribir que "nuestros buenos muchachos están haciendo cosas malas, sin distinguir entre Hamas y los niños". También grupos de extrema izquierda en la Universidad de Haifa y Tel Aviv.

Las voces críticas no destacan sobre el apoyo generalizado a la operación. La Dra. Adriana Katz, del Centro de Ayuda de Emergencia en Sderot, explicó a la BBC que "aquí hay una población entera aterrorizada, un efecto sicológico tremendo, que durará mucho tiempo y en algunos casos, quizás para siempre". El Dr. Claudio Kristal del hospital Barzilai de Ashkelon afirma no saber "si esto va a ayudar o no", pero "entiendo lo que está pasando. Evidentemente la situación había que cambiarla porque era absolutamente insoportable".

Las autoridades del Gobierno de Hamás en la Franja de Gaza, objetivo directo del ataque según fuentes israelíes, consideraron que con el ataque Israel había comenzado una "guerra abierta", y solicitaron a sus seguidores que realizaran atentados suicidas contra Israel. Pocas horas después del ataque israelí se sucedieron lanzamientos de proyectiles Qassam contra poblaciones del sur de Israel como respuesta, provocando la muerte de una mujer en Netivot.

El portavoz de Hamás, Fawzi Barhoum, por su parte declaró que "Hamás continuará la resistencia hasta la última gota de sangre". El líder de Hamás en el exilio, Khaled Meshaal, realizó el 28 de diciembre un llamamiento a los palestinos a una nueva intifada contra Israel.

El presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, actual líder de la Organización de la Conferencia Islámica informó el 29 de diciembre a través de un comunicado de la cancillería senegalesa que el líder de Hamás, Khaled Meshaal, le había confirmado en conversación telefónica estar listo para firmar un alto el fuego en Gaza en un lugar elegido por ambas partes. El ministerio afirmó que el presidente Wade proponía una tregua definitiva entre Israel y Hamás "a través de la firma de un acuerdo que comprometa a Hamas con el cumplimiento de un inmediato alto el fuego a cambio de uno de Israel, acompañado por el total desbloqueo de Gaza".

El Gobierno palestino en Ramala convocó una reunión urgente. Yasser Abed Rabbo, dirigente de Al Fatah (rival interno de Hamas) calificó los ataques como "barbarie". El presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas condenó los ataques y pidió la intervención internacional para detenerlos inmediatamente.

El delegado general de Palestina en España, Musa Amer Odeh, subrayó el 30 de diciembre que "no es justo comparar al pueblo ocupado con la fuerza ocupante, ni perdonar o hacer la vista gorda a las acciones del ocupante, que tiene su responsabilidad", señalando la diferencia entre el pueblo palestino, que no está militarizado, e Israel, cuarta potencia militar del mundo. También expresó su deseo de que el nuevo gobierno de Barack Obama en Estados Unidos "luche por una paz justa en el mundo", algo que "no será posible mientras se apoye al ocupante". Por último, incidió: "Hemos trabajado duro por la paz y vamos a seguir haciéndolo, pero no habrá paz sin justicia, y no habrá justicia con ocupación".

La primera reacción palestina en Cisjordania se produjo en Ramala: una manifestación encabezada por las autoridades palestinas se acercó al hospital de la ciudad para donar sangre. A lo largo de la tarde del día 27 en las ciudades palestinas de Nablús, Ramala, Belén, Hebrón y Tulkerem se produjeron varias manifestaciones y enfrentamientos en los puestos de vigilancia israelíes, entre palestinos armados con piedras y cristales que protestaban contra el bombardeo atacando el muro y los soldados israelíes, que respondieron con gases lacrimógenos, bombas sonoras y pelotas de goma. En Hebrón y Ramala los soldados dispararon contra los manifestantes; tras los disturbios decenas de palestinos fueron trasladados a los hospitales, donde la población acudía a donar sangre, para recibir atención sanitaria. Al finalizar el día, las ciudades más complicadas eran Ramala, que permanecía cerrada, y Nablús, especialmente castigada por el Ejército israelí; mientras que en las calles de Belén la tensión era evidente.

Según informaba el 3 de enero la agencia oficial palestina Wafa, tras el inicio de la invasión terrestre del norte de la Franja de Gaza por fuerzas israelíes, tanto el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, como los demás líderes de la Organización para la Liberación de Palestina condenaron firmemente la "ampliación de la criminal agresión" de Israel sobre Gaza, responsabilizando al gobierno israelí de las "peligrosas consecuencias" de que la agresión persistiera. Al parecer, Abbas también se puso en contacto telefónico con numerosos dirigentes árabes y de la comunidad internacional para poner fin de modo inmediato y sin condiciones a la agresión.

Egipto es un país que ha actuado en varias ocasiones como mediador entre Hamás e Israel, limita por el noreste tanto con la Franja de Gaza como con Israel, y se encarga de custodiar el lado egipcio del paso de Rafah, que comunica la Franja con el desierto del Sinaí, perteneciente al país egipcio. Por todo ello es considerado una de las partes implicadas en el conflicto.

El Gobierno de Egipto condenó el ataque llevado a cabo por Israel, y afirmó su intención de continuar mediando entre las partes para lograr "una atmósfera que conduzca a un período de calma y reconciliación entre los grupos palestinos". Al mismo tiempo, el Ministro de Exteriores, Ahmed Aboul Gheit, dijo que Egipto advirtió a Hamás que ésta sería la reacción israelí si Hamás persistía con los lanzamientos de cohetes. Así mismo, las autoridades egipcias abrieron el Paso de Rafah para permitir la evacuación de los heridos en Gaza y la entrada de ayuda humanitaria en la Franja. También se mandaron varias ambulancias a Gaza para trasladar a los heridos a hospitales de Egipto. Sin embargo Egipto acusa a Hamás de no permitir que los heridos crucen la frontera a Egipto. Egipto también ha colocado quinientas unidades de su policía anti-disturbios a lo largo de la frontera.

Miles de manifestantes protestaron en contra de su propio gobierno, debido a la negativa del mismo a abrir completamente el acceso a la Franja de Gaza.

El mismo día 27 de diciembre, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, aseguró estar "profundamente alarmado" por la "dura violencia y el derramamiento de sangre en Gaza, así como por la violencia en el sur de Israel". Ki-moon reconoció la preocupación del gobierno israelí en materia de seguridad debido al "continuo lanzamiento de cohetes desde Gaza", pero reiteró la obligación de Israel de "respetar los derechos humanos y el derecho humanitario internacional". El embajador estadounidense ante la ONU, Zalmay Jalilzad ha declarado que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha mantenido una reunión de urgencia tras la que ha solicitado a todas las partes el cese completo de la violencia en la Franja de Gaza, y que se emprendan las medidas necesarias para facilitar el acceso de ayuda humanitaria, incluyendo la reapertura de todos los accesos a la zona.

El día 29 de diciembre, el secretario general de la ONU ofreció una rueda de prensa extraordinaria en la que condenó el "exceso de fuerza" llevado a cabo por el ejército israelí en la Franja de Gaza. Exigió a ambas partes un "cese el fuego inmediato", expresó su temor por los niños palestinos, que suponen "más de la mitad de la población" de la Franja, y afirmó que "Israel debe mantener abiertos los cruces de fronteras para que pueda entrar la ayuda, y me han garantizado que así lo harán".

El Jefe de la diplomacia de la Unión Europea Javier Solana expresó su preocupación por el ataque sobre Gaza, solicitando un alto el fuego inmediato a ambas partes. Por su parte, el presidente de turno de la Unión Europea Nicolas Sarkozy condenó tanto las "provocaciones irresponsables" que habían provocado este ataque como el "uso desproporcionado de la fuerza".

El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Lluís Maria de Puig, condenó tanto los ataques de cohetes desde Gaza por parte de Hamás como los ataques aéreos por parte de Israel: "La violencia, la destrucción y la muerte nunca resolverán el problema de Oriente Próximo. Por el contrario, llevarán a más violencia y muerte. La única solución es política: reanudar el alto el fuego, el diálogo y las negociaciones. La Asamblea, que siempre ha defendido la paz y los derechos humanos, no puede aceptar la escalada mortal de las últimas horas". También dijo que "La Asamblea está dispuesta a ayudar a ambas partes a alcanzar una solución pacífica si tienen la voluntad política para ello".

En un comunicado hecho público el 29 de diciembre, el presidente senegalés Abdoulaye Wade, líder de la Organización de la Conferencia Islámica demandaba "que Israel detenga inmediatamente los bombardeos aéreos y se abstenga de realizar otros ataques en territorio palestino".

José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), condenó el 29 de diciembre la "masacre" provocada, asegurando que "la matanza de centenares de inocentes ocurrida este fin de semana nunca podrá justificarse, ni siquiera a pretexto de represalias", y expresó su "absoluto rechazo" a las acciones de Israel sobre la Franja de Gaza, instándole a detener sus ataques y poner en marcha una nueva iniciativa de paz, para que este tipo de tragedias no se repita. "Una masacre lleva siempre a otra y aleja las posibilidades de paz, que el mundo entero exige hoy más que nunca", afirmó Insulza en un comunicado divulgado por la OEA.

El Papa Benedicto XVI dijo durante la primera misa del año que "el profundo deseo de vivir en paz sale de los corazones de la gran mayoría de la población israelí y palestina", y manifestó su confianza en que "con la sabia y previsora contribución de todos" se darán respuestas concretas a la aspiración de vivir en paz, seguridad y dignidad. El 1 de enero era la 42 Jornada Mundial de la Paz con el lema: 'Combatir la Pobreza, luchar por la paz'. Durante la homilía, el Papa recordó que "La violencia, el odio y la desconfianza son las formas de pobreza -tal vez la más terrible- que hay que combatir" y recordó a todos los que allí sufren, especialmente "la pequeña pero ferviente parroquia de Gaza".

El 2 de enero de 2009, en respuesta al "Día de la Ira" convocado por Hamás tras el fallecimiento de Nizar Rayan, debido a lo cual fue cerrada Cisjordania, hubo también protestas en puntos de Oriente Medio y varios países asiáticos, así como Australia y Kenia. Antidisturbios en Jordania lanzaron gases lacrimógenos para detener una manifestación camino de la embajada israelí, mientras que en Estambul, miles de turcos quemaron banderas israelíes tras las plegarias del viernes.

El representante de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, exhortó a Israel a evitar causar víctimas civiles en sus ataques a Hamás en Gaza. También urgió a Hamás a "detener sus actividades terroristas" si quiere tener un papel en el futuro del Pueblo Palestino.

El presidente electo Barack Obama, está siguiendo desde Hawái la ofensiva desatada en la Franja de Gaza, en permanente contacto tanto con George W. Bush como con la secretaria de Estado Condoleezza Rice, según afirmó su portavoz David Axelrod, quien añadió que Obama considera "inapropiado" hacer comentarios porque todavía no ha tomado posesión de su cargo, y que "va a trabajar de cerca con los israelíes. Son uno de nuestros grandes aliados, el más importante en la región", subrayando que será de forma "que se promueva la causa de la paz", para lo que será preciso trabajar tanto con los palestinos como con Israel.

Un pequeño grupo de manifestantes se reunió el día 30 frente a la casa de Barack Obama en Hawái, en protesta por los ataques aéreos de Israel. Algunos de sus detractores criticaron que no se manifestase sobre esta situación y que sí lo hiciera con los atentados de Bombay en noviembre, así como sobre la crisis económica estadounidense.

Estados Unidos y Reino Unido se negaron a apoyar una propuesta presentada por Libia (en nombre de la Liga Árabe) en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas instando al cese inmediato de las operaciones israelíes en la Franja de Gaza, al considerar que no tenía en cuenta los ataques de Hamás. El embajador de Estados Unidos ante la ONU opinó que son Israel y Hamás quienes deben acordar un cese el fuego, y la ONU no debería imponerlo.

Sayyed Hassan Nasrallah, líder chií de Hezbolá, ha realizado un llamada de alerta a sus militantes, ante un posible ataque israelí en Líbano: "He pedido a los hermanos en la resistencia especialmente en el sur de estar presentes, en alerta y cautos porque nos enfrentamos a un enemigo criminal y no conocemos la magnitud de sus conspiraciones". En un discurso televisado, ha asegurado que las operaciones israelíes en Gaza son un calco de la Guerra del Líbano de 2006, saldada con más de mil muertos. También ha denunciado la postura de Egipto frente al conflicto, advirtiendo a los oficiales egipcios: "si no abrís el Paso de Rafah entonces seréis cómplices del crimen, cómplices del asesinato".

El día 29, en un vídeo difundido en una manifestación en Beirut, Nasrallah exhortó a los musulmanes de todos los países árabes a "una tercera Intifada en Palestina y en todos los Estados árabes". El líder de Hezbolá dijo que abandonar a los palestinos de la Franja de Gaza sería participar en el crimen, en las matanzas y en la traición".

El Ministro de Exteriores de Irán dijo que "Irán condena duramente los ataques masivos del régimen sionista contra los civiles en Gaza" y que "los bombardeos contra personas inocentes son imperdonables e inaceptables". Algunos iraníes trataron de mandar voluntarios a Gaza para luchar contra los israelíes. El líder supremo de Irán, Ali Khamenei lanzó un decreto religioso a los musulmanes del mundo el 28 de diciembre de 2008, ordenándoles a "defender a las mujeres indefensas, a los niños niños y al pueblo de Gaza de cualquier forma posible", y refiriéndose a las víctimas palestinas del conflicto como "mártires". Por otro lado, el primer cargamento de ayuda iraní, que incluía medicinas y comida para la Franja de Gaza llegó a El Cairo el 28 de diciembre de 2008.

El Ministro de Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon, emitió una declaración en la cual señaló el "claro derecho a la autodefensa" de Israel contra los continuos ataques por los militantes que acusó de apuntar a la población civil en forma deliberada. "Primero que nada, esos ataques con cohetes se deben detener. Al mismo tiempo, llamamos a los dos lados a usar todos los esfuerzos para evitar las víctimas civiles y para crear las condiciones que permitan un acceso humanitario seguro para aquellos que lo necesitan en Gaza." Cannon también llamó a renovar los esfuerzos para alcanzar una tregua.

La Cancillería argentina expresó "su profundo pesar y rechazo por los actos de violencia que una vez más vuelven a enlutar a Medio Oriente, que dejaron un trágico saldo de muertos y heridos en la población civil", y pidió a israelíes y palestinos que "pongan fin de manera inmediata a todo acto de violencia". Emplazó a los contendientes a retomar la vía del diálogo y a los israelíes al levantamiento del bloqueo en Gaza "Israel debe preservar y facilitar en forma permanente el normal flujo de suministros y de servicios para atender las necesidades más urgentes de la población en Gaza".

Por otra parte, el 29 de de diciembre, tuvo lugar en Buenos Aires una numerosa marcha de protesta frente a la Embajada israelí, encabezada por la Federación de Entidades Árabe-Argentina y la Federación de Entidades Argentino-Palestinas y acompañada por organizaciones de izquierda (como el Partido Obrero y el Partido de los Trabajadores Socialistas), organizaciones barriales, estudiantiles y personalidades políticas. En ella, el presidente de la Federación Árabe-Argentina declaró: "Denunciamos con todas las letras el terrorismo del Estado israelí, la hipocresía de la ONU, en primer lugar, y de las potencias mundiales por respaldar a un país usurpador, racista y asesino como es Israel".

El Gobierno de Chile condenó "enérgicamente", los ataques perpetrados en la Franja de Gaza, "que han causado gran número de víctimas, incluyendo civiles, mujeres y niños, y expresa su más profunda preocupación por la escalada de violencia que se vive en la región". Asimismo formuló un llamado al cese inmediato de todas las hostilidades y provocaciones, "y lamenta profundamente el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel en los territorios palestinos".

Concluye señalando: "El Gobierno de Chile reitera su más absoluta convicción de que la solución militar no conducirá a la paz a la que tienen derecho tanto israelíes como palestinos".

El 6 de enero, el gobierno de Venezuela expulsó al embajador israelí en solidaridad con los palestinos de Gaza. A través de un comunicado de prensa el Gobierno dijo que "presenciaba el horror de la muerte de niños y mujeres inocentes, producto de la invasión de la Franja de Gaza por tropas israelíes", que "manifestaba su solidaridad" con los palestinos, que "condena tajantemente las flagrantes violaciones del Derecho Internacional en las que ha incurrido el Estado de Israel y denuncia su utilización planificada del terrorismo de Estado" y que por estas razones expulsaba al embajador e instruía su misión en la ONU para que el Consejo de Seguridad aplique medidas urgentes y necesarias para detener esta invasión".

Asimismo instó a las Naciones Unidas "para que ejerza su autoridad y aplique las múltiples resoluciones adoptadas en favor del Pueblo Palestino y contra la violencia de estado practicada por el Gobierno de Israel".

El 15 de enero, y tras anunciar el gobierno de Bolivia la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel a causa de la ofensiva sobre la Franja de Gaza, el gobierno de Venezuela anunció que rompía las relaciones con el estado hebreo "ante la gravedad de las atrocidades contra el pueblo palestino". El gobierno del presidente Hugo Chávez manifestó su intención de "insistir ante la comunidad internacional para que sean denunciados ante la Corte Penal Internacional los crímenes de lesa humanidad cometidos por sus líderes".

El día siguiente al inicio del ataque israelí sobre la Franja de Gaza, el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos pidió a su homóloga israelí, la candidata a las elecciones a Primer Ministro Tzipi Livni, el cese de los bombardeos sobre la Franja de Gaza. El ministro, que calificó de "desproporcionada" la reacción israelí, al tiempo que responsabilizó a Hamás del desencadenamiento del bombardeo a causa de los lanzamientos de cohetes sobre el sur de Israel, expresó a Livni la necesidad de llegar un alto el fuego en el que se pudiesen sentar las bases de una tregua permanente entre Israel y Hamás.

Al día siguiente del inicio de la operación se reunieron varios centenares de personas en una manifestación convocada por la Asociación Hispano-Palestina Jerusalén y la ONG Paz Ahora, frente a la embajada de Israel en Madrid, para protestar y reclamar el fin de los bombardeos.

El 29 de diciembre los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, se añadieron a las condenas a la ofensiva y llamadas a la paz, pidiendo una "intervención urgente" de la ONU, del Gobierno español y de la Unión Europea para frenar la ofensiva, y señalando la reñida campaña de las próximas elecciones en Israel como un factor que "no puede aislarse" del conflicto. Afirmaron que la ruptura de la tregua a primeros de diciembre "no puede ocultar la sistemática oposición del Gobierno de Israel a hacer concesiones políticas en cumplimiento de la resoluciones de la ONU", y que el fomento de asentamientos de colonos israelíes en Cisjordania "impide cualquier solución del conflicto".

El 11 de enero se realizaron varias manifestaciones en algunas ciudades españolas, destacando los 250.000 manifestantes (según la organización) en Madrid, los 50.000 en Barcelona, los 4.000 en Sevilla, así como otras en Palma de Mallorca o Tarragona. Asimismo, el 18 de enero hubo una nueva manifestación en Madrid, esta vez para apoyar la intervención israelí, que reunió a 3.000 personas según la organización.

La organización ha manifestado tras el inicio de los ataques que "un uso tan desproporcionado de la fuerza por parte de Israel es completamente ilegal y corre el riesgo de provocar nuevos focos de violencia en toda la región". Por otro lado mencionan que Hamás y el resto de grupos armados palestinos "comparten la responsabilidad por esta escalada. Sus continuos ataques con cohetes contra ciudades y poblaciones en el sur de Israel son completamente ilegales y no pueden ser justificadas nunca".

También afirma que dicha escalada de violencia "llega en un momento en que la población civil ya se enfrenta a una lucha diaria por la supervivencia, debido al bloqueo israelí, que incluso ha impedido la entrada de alimentos y medicinas en Gaza" Y conminan a la comunidad internacional a intervenir cuanto antes "para garantizar que los civiles atrapados en la violencia sean protegidos y que el bloqueo en Gaza sea levantado".

Amnistía Internacional informó el 29 de diciembre que al parecer fuerzas israelíes enviaban mensajes telefónicos aleatoriamente a muchos habitantes de Gaza, diciendo que abandonaran sus casas por el riesgo inminente de ataque aéreo contra ellas. Al parecer, dicha práctica fue ámpliamente utilizada en Gaza y en Líbano en 2006, aunque no se supo que fuera usada posteriormente. Este tipo de amenaza parece perseguir que se extienda el temor entre la población civil, dado que generalmente no se han producido los ataques aéreos que anunciaban. Si ésta fuera la finalidad, señala AI, tal práctica viola el derecho internacional, y se le debe poner fin de inmediato.

Así mismo, la ONG emplazó a la comunidad internacional a ir más allá de las palabras y tomar medidas de presión concretas sobre ambos bandos del conflicto para que acaben los abusos que se cometen contra el derecho internacional.

La organización humanitaria Intermón Oxfam ha advertido que "la comunidad internacional no debe quedarse al margen ni permitir que Israel siga violando el Derecho Internacional Humanitario atacando de forma desproporcionada a la población de Gaza". Su portavoz Lara Contreras también condenó los ataques con cohetes de Hamás, pero consideran que "esos ataques no justifican esta respuesta militar de Israel, que se está cobrando vidas de civiles inocentes". Oxfam ha señalado que "Cientos de miles de personas" dependen en Gaza las agencias de ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas: agua potable, alimentos y servicios sanitarios. "Gaza ha estado aislada del mundo durante 19 meses y la población se encuentra al límite", afirmó.

Al principio



Source : Wikipedia