Filippo Inzaghi

3.3803418803302 (702)
Publicado por roy 20/03/2009 @ 04:16

Tags : filippo inzaghi, futbolistas, fútbol, deportes

últimas noticias
Juventus por acercarse al Milán en fútbol de Italia - Prensa Latina
Guiados por el ímpetu del delantero Filippo Inzaghi dueño de 13 goles en la justa y 306 en su carrera deportiva, el equipo rossonero luchará por enardecer las tribunas con la victoria, que además, servirá para despedir al capitán Paolo Maldini....
El Milán gana le sigue la pista al líder Inter - El Diario de Yucatán
Filippo Inzaghi abrió la cuenta a los 25 minutos para el Milan tras recibir un pase preciso del brasileño Kaká, que corrió con el balón pegado a los pies desde el centro de la cancha. Inzaghi llegó a los 151 goles en su carrera....
Kaká lleva al Milan a la victoria - El Informador
Filippo Inzaghi convirtió de cabeza a los 20 el otro tanto. Al Milan se le facilitó la tarea en el partido jugado en San Siro porque el Palermo jugó con un hombre menos desde el inicio del segundo tiempo por la expulsión de Cesare Bovo (47)....
Milán AC continúa persecución en Liga italiana de fútbol - Prensa Latina
Con goles del veterano Filippo Inzaghi y el astro brasileño Kaká, el club rossonero amplió a cinco su racha de victorias, y se ratificó en la segunda plaza de la tabla. Empero, los siete puntos de desventaja con respecto al líder Inter parecen una...
Anfitrión Di Vaio mantiene punta entre goleadores de Italia - Prensa Latina
Sergio Pellissier (Chievo), Filippo Inzaghi (Milán AC), y Adrian Mutu (RUM-Fiorentina). Fabrizio Miccoli (Palermo), Fabio Quagliarella (Udinese), Mauro Zárate (ARG-Lazio), Robert Acquafresca (Cagliari), Amauri Carvalho (BRA-Juventus), Sergio Floccari...
Se soltó el "Loco" - LaRepública.pe
Filippo Inzaghi abrió la cuenta a los 25 minutos para el Milán tras recibir un pase preciso del brasileño Kaká, que corrió con el balón pegado a los pies desde el centro de la cancha. Inzaghi llegó a los 151 goles en su carrera....
Milan cree en la remontada - Diario La Prensa
Filippo Inzaghi abrió la cuenta a los 25 minutos para el Milan tras recibir un pase preciso del brasileño Kaká, que corrió con el balón pegado a los pies desde el centro de la cancha. Inzaghi llegó a los 151 goles en su carrera....
Inter es campeón de Italia - El Comercio (Ecuador)
Por la visita ingresó Filippo Inzaghi, quien estrelló un disparo en el palo. A dos minutos del final, Massimo Ambrosini descontó para los dirigidos por Carlo Ancelotti, que probablemente dejará el cargo. El Udinese logró su sexta victoria consecutiva....
Mercado: El Atalanta quiere a Filippo Inzaghi - Goal.com Latinoamerica
Pese a su largo recorrido, el primer año de explosión de 'Pippo' Inzaghi le llegó en 1995-96, en el Atalanta, cuando logró la friolera de 24 goles en 40 partidos, lo que le colocó en primer plano y le supuso el posterior fichaje por la Vecchia....
El Milán se pone segundo a expensas de la Juve - El Mundo Deportivo
El AC Milan se adjudica la segunda plaza en detrimento de la Juventus tras vencer al Palermo por 3-0 con goles de Filippo Inzaghi y Kaká por partida doble. David Beckham fue titular, mientras que Ronaldinho volvió a ser suplente una semana más....

Filippo Inzaghi

Filippo Inzaghi.jpg

Filippo Inzaghi (Piacenza, Provincia de Piacenza, Italia, 9 de agosto de 1973), futbolista italiano. Campeón del Mundo con la Selección Italiana en el 2006. Juega de delantero y su actual equipo es el AC Milan de la Serie A de Italia. Con el Milan ha sido 2 veces Campeón de Europa en el 2003 y 2007, además de Campeón del Mundo en el 2007 en el Mundial de Clubes FIFA. A nivel individual es el actual Máximo Goleador a nivel de Clubes en Competiciones de la UEFA: 66 Goles. Es además el Máximo Goleador Italiano en la UEFA Champions League: 46 Goles. Asimismo después de anotar 1 doblete en la Final del Mundial de Clubes de la FIFA en el 2007 ante el Boca Juniors, se convirtió en el único Jugador en haber anotado gol en todas las competiciones Oficiales Internacionales de la FIFA, ya sea a nivel de Clubes como a nivel de Selecciones.

En la última fecha de la seria A en 2008 hizo su gol número 100 frente al Udinese en el partido que el AC Milan ganaría 4 a 1.

Nació en Piacenza el 9 de agosto de 1973 y debutó en el club de su ciudad de nacimiento, el Piacenza Calcio. Su hermano Simone (actualmente juega en la Lazio), también es jugador de fútbol. Tras pasar por varios clubes como el U.C. Albinoleffe, el Hellas Verona, el Parma, recaló en el Atalanta de Bergamo. Su debut en la Italia con el Atalanta, fue en 1996, al marcar 27 goles en 36 partidos. Con estos datos, Pippo fue comprado por Juventus al ser el goleador de aquella temporada.

En la temporada 1995 el Club Parma ha decidido comprar a Inzagui al Club Piacenza. El entrenador del Parma, Nevio Scala, mostró desde un inicio confianza en Inzagui, proporcionándole la titularidad. En la apertura del mercado en 1996, el Napoli realiza una rápida oferta para adquirir a Inzagui en préstamo con opción de compra. Pero la familia Tanzi, propietaria del Parma, decide bloquear el traspaso y retener a Inzagui en el Club Parmesano.

En la temporada 1996 el presidente del Atalanta hace una fuerte oferta al Parma para adquirir a Inzagui, después de un partido en Verona. En Bérgamo, entre la directiva y la afición, Inzagui ha encontrado el ambiente ideal para rendir lo mejor. En esa temporada 1996-1997 Inzagui se convirtió en el Capocannoniere de la serie A con 24 goles, mostrando sus grandes dotes de atacante rápido, veloz, oportunista y fuerte de cabeza. En esta temporada le anotó gol a 15 de las 18 escuadras de la serie A, (a excepción de Parma y Udinese), igualando el récord de Michel Platini del Campeonato 1983-1984 (quien también le anotó gol a 15 escuadras de la serie A).

En el año 1997 la Juventus de Turin compra a Inzagui al Atalanta por 20 millones de liras. Su primera temporada en la Juventus inició tras el escepticismo general en Turin, tras afirmarse que Inzagui y Del Piero formaban una dupla delantera débil. Inzagui responde con hechos, anotando 18 goles en la serie A, 6 en la UEFA Champions League. En esta temporada 1997-1998 Inzagui conquista con La Juventus la Supercoppa Italia (derrotando al Vicenza 3-0 con una Dopieta de Inzagui en su debut con la Escuadra Bianconera) y El Scudetto en un duelo apasionante con el Inter. En la Champions League sin embargo, después de un camino eliminatorio emocionante, La Juventus perdió la final en Amsterdam ante el Real Madrid. En la temporada 1998-1999 la Juventus tuvo un mal inicio en la serie A, lesionándose gravemente Del Piero. El director técnico Marcello Lippi renunció en febrero, siendo sustituido por Carlo Ancelotti. La Juventus realiza una de las peores campañas de los últimos años, quedando en 6º lugar en la serie A, no logrando clasificar a la Champions League, debiendo disputar un desempate ante el Udinese para poder disputar la copa UEFA en la temporada siguiente. Sin embargo la Juventus pierde este enfrentamiento con el Udinese, debiendo jugar la Copa Intertoto. En La Champions League La Juventus ha sido eliminada en las semifinales ante el Manchester United (Inzagui realiza un doblete en 10 Minutos, sin embargo el Manchester United logra remontar y ganar finalmente 3-2 en el estadio Delle Alpi de Turin). En esta temporada 1998-1999, Inzagui logra 6 goles en la máxima competición europea.

En 2001 fue adquirido por AC Milan junto con el jugador Christian Zennoni. En AC Milan ha tenido una fructífera carrera obteniendo dos campeonatos locales y dos títulos de Champions League, además de dos Supercopas de Europa, una Coppa Italia y una Super Copa Italiana.

El 4 de diciembre del 2007, frente al Celtic superó el record de 62 goles de Gerd Müller, anotando su gol número 63 en competiciones europeas.

El fin de semana del 15 de marzo de 2009, con el doblete conseguido ante el Siena, el Pippo ha llegado a los 300 goles. Una cifra tan admirable como que muy pocos llegan y llegarán a ella. Y el delantero, lejos de conformarse, ha afirmado que su objetivo es anotar 19 más y superar al gran Roberto Baggio.

Ha sido internacional con la Selección de fútbol de Italia en 57 ocasiones y ha marcado 25 goles.

Al principio



Historia de Boca Juniors (fútbol)

Primera foto del equipo de fútbol de Boca Juniors, en 1906, luego de ganar la Copa Reformista. El equipo aparece con la camiseta original. El lineman a la izquierda de la foto es Juan Brichetto, quien eligiría luego los colores azul y amarillo, y dos veces presidente del club.

La Historia de Boca Juniors transcurre desde 1905, año en que se fundó como club en Buenos Aires (Argentina), hasta la actualidad. El fútbol fue desde los comienzos la esencia misma del club, y aunque luego el crecimiento de la institución promovió el desarrollo de otras actividades, aquel permaneció como la disciplina deportiva sobre la cual se sustenta la entidad y la que le valió su reconocimiento a nivel nacional e internacional. La historia de Boca Juniors se divide en dos períodos: la época amateur hasta 1930 y la profesional. A nivel internacional conquistó 18 torneos internacionales (11 de ellos a partir de 1999), incluyendo tres veces la máxima competencia mundial de clubes, lo que lo ubica como el primer equipo a nivel mundial con mayor cantidad de torneos ganados junto con el AC Milan. Obtuvo también 23 torneos argentinos de la era profesional, ubicándose segundo entre los equipos argentinos. Entre sus principales directores técnicos se encuentran Alfio Basile, Juan Carlos Lorenzo y Carlos Bianchi. Algunos de los jugadores más importantes que pasaron por sus filas fueron Diego Maradona, Juan Román Riquelme, Nolberto Solano, Hugo Gatti, Roberto Cherro, Francisco Varallo, Américo Tesoriere, Mario Boyé, Severino Varela, Julio Elías Musimessi, Antonio Roma, Paulo Valentim, Antonio Ubaldo Rattín, Julio Meléndez, Silvio Marzolini, Ángel Clemente Rojas, Nicolás Novello, Roberto Mouzo, Blas Giunta, Rubén José Suñé, Miguel Brindisi, Guillermo Barros Schelotto, Carlos Tévez, Martín Palermo.

Boca Juniors fue fundado en Buenos Aires el 3 de abril de 1905, en una década fundacional en la que se crearon no menos de 300 clubes de fútbol. Para entonces hacía casi cuarenta años que se practicaba el fútbol en la Argentina y catorce años desde la creación de la liga amateur, la más antigua del mundo luego de la inglesa.

La fundación de Boca Juniors fue obra de cinco adolescentes, hijos de italianos y vecinos de La Boca, barrio de trabajadores inmigrantes y fuerte identidad genovesa ("xeneize" en dialecto): Esteban Baglietto, Alfredo Scarpatti, Santiago Sana y los hermanos Juan y Teodoro Farenga. Baglietto, Scarpatti y Sana, eran compañeros en la Escuela Superior de Comercio (Carlos Pellegrini desde 1908), ubicada entonces en la calle Bartolomé Mitre 1364. Allí tenían como profesor de educación física, al irlandés Paddy Mac Carthy, uno de los precursores del boxeo en Argentina, quien también había sido futbolista y que inculcaba en sus alumnos el valor del deporte, a la vez que les enseñaba las técnicas del boxeo y del fútbol. El director del colegio, el profesor Santiago Fitz Simon, fue uno de los pioneros en la Argentina, en la inclusión de la educación física y del deporte, como disciplina sistemática en la educación de los jóvenes.

Los tres jóvenes llevaron al grupo de amigos del barrio, la propuesta de crear un club de fútbol, a la que adhirieron inmediatamente los hermanos Farenga. El lunes 3 de abril, luego de finalizadas las clases, los cinco adolescentes se reunieron en el sencillo hogar de Baglietto en Ministro Brin 1232 para concretar el proyecto, pero el padre los echó de la casa debido al alborto que generaban los muchachos. Entonces los cinco cruzaron la calle para continuar la reunión en la Plaza Solís y ese mismo día, en uno de los bancos del parque, fundaron un club de fútbol que llegaría a ubicarse entre los más prestigiosos del mundo. A continuación acordaron que Estéban Baglietto, un menor de edad, sería el primer presidente. Pero por esa misma razón recapacitaron luego, y pocos días después tomaron la decisión de nombrar presidente a Luis Cerezo.

Boca tuvo tres o cuatro camisetas antes de adoptar la definitiva, de color azul con una amplia banda amarilla horizontal. En su página web el club informa que existe una versión, no verificada con certeza, que cuenta que la primera camiseta fue de color rosa y que se utilizó solo en los dos primeros partidos. Sin embargo, reportajes hechos a fundadores y primeros socios coinciden en que el equipo adoptó una camiseta de fondo blanco con rayas verticales muy finas de color negro, que confeccionó la hermana de los Farenga. Luego hubo una celeste, quizá otra azul, y más tarde una de líneas finitas blancas y azules.

En 1907 Boca abandonó la camiseta que había utilizado desde 1905. La tradición oficial relata que un equipo del barrio de Almagro poseía una casaca parecida y que, para resolver la cuestión, decidieron jugar la camiseta en un partido. Boca perdió y debió cambiar los colores. Del hecho no se han encontrado pruebas documentales.

La elección de los colores definitivos del equipo fue dejada al azar. Juan Brichetto, presidente del club el año anterior (lo sería nuevamente en 1910-13), propuso adoptar los colores de la bandera del primer buque al que él le diera paso al día siguiente; Brichetto era operador de uno de los puentes del puerto. El barco resultó ser sueco y fue así que el club adoptó los colores azul y amarillo ("azul y oro") de la bandera sueca. Sin embargo no fue esa la camiseta definitiva, pues hasta 1913 Boca utilizó un diseño de fondo azul con una franja diagonal de izquierda a derecha. Ese año el club decidió un nuevo diseño, que con pocas diferencias sería mantenida en adelante: azul, con una amplia franja horizontal amarilla al medio.

El primer partido que disputó Boca, fue el 21 de abril de 1905; un amistoso contra el club Mariano Moreno utilizando la indumentaria blanca con tiras negras. El partido se jugó en la Dársena Sur y Boca se impuso por 4-0, con dos goles de Juan Farenga, uno de su hermano José Farenga y otro de Santiago Sana.

Boca Juniors ingresó al campo con la siguiente formación: Esteban Baglietto (arquero, fundador y presidente), José María Farenga (fundador y tesorero), Santiago Sana, Vicente Oñate, Guillermo Tyler, Luis De Harenne, Alfredo Scarpatti (secretario), Pedro Moltedo (protesorero y capitán), Amadeo Gelsi (vicepresidente), Alberto Tallent y Juan Antonio Farenga (fundador y capitán general).

Después de varios amistosos, Boca Juniors comenzó a participar en ligas menores: en 1905 se inscribió en la Liga de Villa Lobos. En 1906 se inscribió en la Liga Central, ganando la Copa Reformista, la más antigua que posee el club. En 1907 participó de la Liga Albión, también obteniendo el certamen. Ese mismo año actuó en el torneo organizado por la Asociación Porteña, en la que también actuaba el Universal de Montevideo, contra quien jugó su primer partido internacional el 8 de diciembre de 1907, perdiendo 0-1.

A lo largo de toda su historia Boca encontraría en River Plate (1901) a su rival clásico. Los dos equipos se formaron en La Boca y ambos reconocían explícitamente su herencia genovesa. En el caso de River, tomó los colores de su casaca de la bandera de Génova. En el futuro cada enfrentamiento entre los dos principales equipos del fútbol argentino paralizaría al país, dividiendo sus simpatías entre ambos, hasta alcanzar la categoría de "superclásico del fútbol argentino". El clásico Boca-River ha sido considerado como uno de los cincuenta mejores espectáculos deportivos del mundo.

El primer enfrentamiento oficial entre ambos equipos se concretó en el torneo de Primera División de 1913, en cancha de Racing, ganando Boca 2-1. Anteriormente hubo otros enfrentamientos de carácter amistoso, pero los historiadores discrepan sobre fechas y resultados. El historiador Diego Estévez sostiene que el primer Boca-River fue un partido amistoso jugado el 2 de agosto de 1908, en el que Boca como local, venció 2-1; del mismo no se han encontrado pruebas documentales. El historiador Sergio Lodise sostiene que el primer Boca-River registrado en fuentes escritas se produjo en 1912. El sitio Informe Xeneize afirma, sin precisar la fecha que el primer superclásico finalizó con una empate 0-0 y una gran trifulca entre los simpatizantes.

En 1925 Boca se convirtió en el primer equipo argentino en competir en Europa, jugando en España (13), Alemania (5) y Francia (1). Ganó 15 encuentros, perdió 3 y empató el restante, convirtiendo 40 goles a favor y recibiendo 16 en contra. Los partidos más importantes de la gira fueron los dos triunfos contra el Atlético y el Real Madrid, este ultimo ante la presencia del Rey de España Alfonso XII. Al regresar la Asociación Argentina de Football le entregó la Copa de Honor, en reconocimiento del logro alcanzado en Europa.

En esa oportunidad, el equipo fue acompañado por un fanático boquense llamado Victoriano Caffarena, que financió parte de la gira, ayudó al equipo en todo. Caffarena fue reconocido como "Jugador Número 12", designación que desde entonces se adoptaría para la "hinchada" de Boca.

Boca se asoció a la Argentine Football Association en 1908, participando en segunda división hasta su ascenso a primera en 1913. En 1919 hubo un cisma en la entidad organizadora, realizándose dos torneos paralelos hasta 1926. Boca permaneció en la ahora renombrada Asociación Argentina de Football con otros cinco equipos, en tanto que los restantes catorce se asociaron en la Asociación Amateur de Football. El torneo de 1919 de la Asociación Argentina se inició con los seis equipos que permanecieron en ella (Boca, Huracán, Estudiantes de La Plata, Porteño, Eureka y Sportivo Almagro), pero fue interrumpido debido a las graves irregularidades que se registraron en el mismo, declarándose ganador a Boca debido al hecho de que había sacado una diferencia indescontable sobre los demás equipos. Por su parte, en el torneo de la Asocación Amateur fue Racing quien se consagró campeón ese año. En 1920 Boca y River fueron campeones en ambas ligas.

El equipo volvería a ganar los torneos de su liga correspondientes a 1923, 1924 y 1926 (los campeones de la otra en esos años fueron San Lorenzo, nuevamente San Lorenzo e Independiente) y en 1930 ganó su primer torneo unificado, el último jugado por el club como amateur. En esos años Boca se consolidó como uno de los clubes más populares del país, con figuras como el portero Américo Tesoriere ("la Gloria"), deportista ejemplar e ídolo sudamericano, Pedro Calomino, inventor de "la bicicleta" y primer gran ídolo boquense, Alfredo Garasini, su primer goleador y jugador polifuncional que llegó a jugar en las once posiciones y ser técnico en el bicampeonato 1943-1944, y Roberto Cherro que jugaría hasta 1938, convirtiendo 221 goles en 305 partidos, máximo goleador de la historia de Boca.

Boca y River, con seis títulos cada uno, ganaron doce de los primeros quince campeonatos argentinos (los otros tres fueron para San Lorenzo y dos veces Independiente).

Boca ganó el primer campeonato profesional del fútbol argentino, realizado en 1931, seguido por San Lorenzo. En ese campeonato el equipo jugó 34 partidos, ganó 22, empató 6 y perdió 6, consiguiendo un total de 50 puntos.

Para ese torneo Boca había comprado a Francisco Varallo una de sus grandes estrellas de todos los tiempos. Durante el campeonato Boca goleó a Quilmes 5-1 y enfrentó a River en el primer superclásico del profesionalismo el 20 de septiembre, que terminó con un escándalo. A los 30 minutos River ganaba 1-0 y Boca tuvo un penal a favor que fue ejecutado por Varallo y atajado por el guardavalla Iribarren dando un rebote; Varallo entonces luchó por el balón convirtiendo el gol y cayendo sobre el arquero rival. Los jugadores de River protestaron tumultuosamente reclamando una infracción y el árbitro expulsó a tres de ellos, ante lo cual el equipo entero decidió retirarse del campo. Posteriormente, el tribunal de la liga le atribuyó los puntos a Boca y consideró que debía registrarse un resultado de 1-0. Boca se coronó campeón el 6 de enero de 1931 en la última fecha, jugando nuevamente contra River, en su estadio de la calle Tagle y Alvear, con un triunfo por 3-0.

En el segundo torneo, jugado en 1932 y ganado por River, Boca terminó en cuarto puesto, a pesar de ser el equipo más goleador. Al año siguiente Boca llegó puntero a la última fecha, pero perdió con River 3 a 1, mientras que San Lorenzo le ganó a Chacarita y se consagró campeón por un punto de ventaja.

En los años siguientes Boca conquistó el primer bicampeonato en los torneos de 1934 y 1935. En 1934 se consagró a pesar de perder siete partidos y recibir 62 goles. Pero fue notable su poder ofensivo con 101 goles, primer equipo en superar la barrera de los 100. En el torneo de 1935, Boca convirtió nuevamente 100 goles y tuvo más solidez defensiva, recibiendo sólo 29, debido a la incorporación del defensor brasileño Da Guía. Su eficiencia en este torneo fue óptima, obteniendo el 85,29% de los puntos en juego.

El resto de la década no fue tan fructífera para el club, ya que no logró obtener ningún campeonato, que quedaron en dos oportunidades para River (1936-1937) y en las otras dos para el Independiente de Erico (1938-1939). En esos torneos Boca jugó en el estadio de Ferro Carril Oeste debido a la iniciación de las obras de construcción de su propio estadio, que recién finalizarían en 1940.

Boca volvió a ser campeón en el torneo de 1940. Dos años antes había contratado a su primer director técnico, Carlos Sobral, una función a la que en ese entonces, no se le atribuía la importancia que tendría en el futuro. El equipo se mantuvo expectante y cerca del puntero durante gran parte del campeonato. En la sexta fecha venció a Racing 4-1, y en la novena inauguró su nuevo estadio ante Newell's Old Boys derrotándolo por 2 a 0 con goles de Ricardo Alarcón y Gandulla. En el superclásico, Boca venció a River por 3 a 1 y alcanzó el primer puesto. Luego venció de visitante a su escolta, Independiente, con una goleada de 7-1, para finalizar la primera ronda en el primer puesto. En la segunda fase Boca se mantuvo siempre en primer lugar y terminó obteniendo el campeonato.

En el campeonato de 1941 Boca salió cuarto y sufrió la peor derrota de su historia (1-5) con River, que había conformado por entonces un notable equipo conocido como "la Máquina". River hizo doblete volviendo a ganar el torneo de 1942, en el que Boca goleó 11-1 a Tigre -la mayor goleada de su historia y record argentino hasta 1967- y terminó quinto.

Boca obtuvo su segundo bicampeonato ganando los torneos de 1943 y 1944. En 1943 Boca había contratado al uruguayo Severino Varela y designado director técnico del equipo a Alfredo Garasini, jugador histórico del club desde la época del amateurismo. En la primera rueda había perdido tres partidos contra San Lorenzo (2-5), River Plate (1-3) y Huracán (1-3), quedando a seis puntos de la punta. Esa sería sin embargo su última derrota, y en la segunda vuelta obtuvo dos victorias clave, contra San Lorenzo (6-4) y River (2-1), esta última con un famoso gol de "palomita" de Severino Varela, que le permitieron alcanzar la primera posición. Boca llegó al último partido, contra Ferro de visitante, con un punto de diferencia sobre River. Faltando 15 minutos empataba cero a cero, mientras River ganaba el suyo, alcanzando la punta y llevando el torneo a un partido de desempate. Pero dos goles de Sarlanga a los 79' y 85', le dieron el triunfo y el campeonato a Boca. Durante muchos años, los boquenses recordaron de memoria la formación de ese equipo: Vacca, Varante, Malussi, Sosa, Lazzatti, Pescia, Boyé, Corcuera, Sarlanga, Varela y Sánchez.

En 1944 Boca continuó su racha ganadora, llegando a permanecer 26 encuentros invicto, lo que constituyó record en el profesionalismo argentino, hasta que Racing alcanzó 39 en 1966. Faltando jugar tres partidos, Boca llevaba cuatro puntos de ventaja. Pero empató contra Platense (2-2) con un escándalo que llevó a la clausura de la Bombonera, y Rosario Central (2-2), llegando al último partido con un solo punto de diferencia sobre River. El último encuentro se disputó contra Racing, en el campo de River, debido a la suspensión del suyo; Boca triunfó por un contundente 3-0 (dos de Corcuera y Marante), y dio la vuelta olímpica en cancha de su clásico rival.

Luego del título de 1944, Boca no volvería a salir campeón durante diez años, hasta obtener el torneo de 1954. El período 1945-1953 fue el más largo sin copas oficiales de su historia (seguido del lapso 1982-1988). En los quince años que se extienden entre 1945 y 1959 el equipo obtuvo un sólo título en quince torneos disputados y registró la peor campaña de su historia (1949), en la que se salvó del descenso en la última fecha.

En 1945 y 1947 Boca salió subcampeón detrás de River y en 1946 segundo atrás de San Lorenzo. Pese a no obtener copas, se mantuvo invicto de local durante 33 partidos. Además del ya mencionado Severino Varela, otro de los jugadores destacados en en la década del 40 fue el goleador Mario Boyé, quien luego fue figura en Racing, conocido también como el Atómico por el poder de su patada, a quien la "hinchada" solía apoyar con una melodía clásica con un canto que decía "yo te daré, te daré niña hermosa, te daré una cosa, una cosa que empieza con B... ¡BOYÉ!".

En 1948 el torneo se vio fuertemente afectado por una larga huelga de jugadores desencadenada por la acumulación de deudas. Estos habían creado su sindicato, Futbolistas Argentinos Agremiados, en 1944, y dirigidos por Fernando Bello y Adolfo Pedernera, figura histórica de River, reclamaron y obtuvieron la garantía de salarios mínimos para primera y segunda división, aunque sin obtener un convenio colectivo y un estatuto especial para el jugador de fútbol, como reclamaba el sindicato. Simultáneamente, en Colombia se formó una liga no afiliada a la FIFA que, sin pagar transferencias a los clubes ofreció altos salarios con el fin de atraer a los mejores jugadores sudamericanos. Los abusos de los clubes argentinos y la tentación de altos ingresos en Colombia, impulsó un éxodo masivo de jugadores argentinos, entre ellos estrellas de primer nivel como Pedernera, Di Stéfano, Pipo Rossi, René Pontoni, Julio Cozzi, etc. En el campeonato de ese año Boca salió octavo, su peor resultado desde el inicio del profesionalismo.

En 1949 su situación se agravó quedando último al finalizar la primera rueda. Durante todo el certamen estuvo en zona de descenso, pero tras ganarle a Lanús 5-1 en la última fecha, finalizó el torneo con un punto más que el "Granate" y Huracán, que tuvieron que definir entre ambos cual descendería.

En el campeonato de 1950, Racing obtuvo el bicampeonato y obtendría el primer tricampeonato del fútbol argentino al año siguiente. Boca e Independiente empataron el segundo lugar en puntos, pero el subcampeonato le correspondió a los xeneizes por diferencia de gol.

En los torneos de 1952 y 1953 River obtuvo su tercer bicampeonato, mientras que Boca salió décimo y séptimo, aunque rescatando en el segundo los triunfos contra River en ambas rondas (3-2 y 1-0).

En 1954 Boca salió campeón luego de nueve años. A tres fechas del final, Boca goleó a Huracán por 3 a 1, y si ganaba en la fecha siguiente, contra River, salía campeón. Pero la ilusión de festejar ante el clásico rival se vio frustrada al perder 3-0. Finalmente en la última fecha del torneo venció a Tigre por 1-0, obteniendo la copa. José "Pepino" Borello fue el goleador del campeonato con 19 goles, y en aquel equipo también se destacó el guardavalla Julio Elías Musimessi, el "arquero cantor", llegado al club el año antes, uno de los ídolos históricos de Boca, que también se hiciera famoso por su chamamé, "Dale Boca, viva Boca, el cuadrito de mi amor".

Entre 1955 y 1957 River obtuvo su primer tricampeonato, mientras Boca alcanzaba el tercer puesto en los dos primeros, ganándole además a River 4-0 en el '55, aunque perdiendo 5-3 en el '57. En 1958 Boca, con la delantera más goleadora, salió segundo detrás de Racing, y en 1959 quedó octavo pero con dos grandes triunfos contra River (5-1 y 3-2 remontando un 0-2).

En 1960 se jugó por primera vez la Copa Libertadores de América, resultando campeón Independiente de Avellaneda. En el torneo local Boca quedó quinto. La misma posición ocupó en el torneo de 1961.

Boca se consagró campeón en 1962, luego de ocho años sin títulos, con un equipo en el que actuaban figuras como el goleador brasileño Paulo Valentim, el arquero Antonio Roma, el zaguero Silvio Marzolini, el volante de marca Antonio Ubaldo Rattín y el delantero Norberto Menéndez. El partido clave fue la victoria sobre River por 1-0 a una fecha del final. River y Boca llegaban al superclásico empatados en la punta; a los quince minutos Valentim marcó un gol de penal y faltando cinco minutos para el final, River tuvo un penal a favor que Roma le atajó a Delem, y que se convirtió en una de los momentos más famosos del fútbol argentino. Con esa victoria, Boca se consagró campeón en la fecha siguiente ganándole 4-0 a Estudiantes de La Plata de local.

Como campeón argentino 1962 Boca clasificó por primera vez para la Copa Libertadores 1963. Luego de vencer a Olimpia de Paraguay, Universidad de Chile y Peñarol de Uruguay, Boca llegó a la final contra el Santos de Pelé, en la que cayó perdiendo los dos partidos (3-2 y 2-1).

En el campeonato 1964, un torneo signado por el juego mediocre y la falta de goles, Boca sacó provecho de una defensa eficaz y de un sólido carácter colectivo. A pesar de comenzar con un empate y dos derrotas, Boca se recuperó y volvió a consagrarse campeón ante River empatando 1-1. En 1965, planteó el mismo esquema de juego, para superar nuevamente a River por un punto y lograr el bicampeonato por tercera vez y su décimo título nacional.

En la Copa Libertadores de los años 1965 y 1966 Boca quedó eliminado en semifinales en ambas ocasiones. Desgastado, en el torneo nacional de 1966 salió tercero a trece puntos de Racing que, con su famoso "equipo de José", obtendría al año siguiente la primera Copa Intercontinental ganada por un equipo argentino.

En 1967 la AFA cambió la modalidad de organización de los torneos, comenzándose a jugar dos campeonatos por año: el torneo Metropolitano, en el primer semestre y el torneo Nacional, en el segundo. En los cuatro torneos de 1967 y 1968, Boca quedó relegado, sin actuaciones destacadas.

En el Metropolitano de 1968, en un Boca-River que terminó empatado 0-0, ocurrió la tragedia de la puerta 12 en la que murieron 71 hinchas xeneizes aplastados, debido a que una de las puerta del estadio quedó inexplicablemente cerrada al momento de salir la multitud. Se trata de una de las mayores tragedias no naturales de la historia argentina.

Boca ya había mostrado una sólida defensa en el Nacional 68 y volvió a mostrarla en el Metropolitano 1969, en el que quedó eliminado en semifinales por River, pero el arquero Roma mantuvo su valla invicta durante 782 minutos, record argentino que recién fue superado en 1981 y que permanece en 2008 como la marca mundial Nº 161.

A mitad de año Boca contrató como director técnico al famoso ex jugador de River y el Real Madrid, Alfredo Di Stéfano. Bajo su dirección el club se consagró campeón del torneo Nacional, postergando a River que llevaba ya once años sin salir campeón, empatando en dos goles, en la última fecha y en el Monumental. Los goleadores Ángel Rojas ("Rojitas") y Norberto "Muñeco" Madurga y Nicolás "el tano" Novello, fueron decisivos para esta conquista.

Boca terminó en cuarto lugar en el torneo Metropolitano 1970, y se consagró nuevamente campeón en el torneo Nacional de ese año. El equipo tuvo una notable efectividad ofensiva, aunque sin la brillantez de la conquista del año anterior. Boca obtuvo la competencia tras ganarle a Rosario Central en la final, por 2-1 en tiempo suplementario, luego de remontar un resultado en contra. Sobre el final de la primera rueda y durante toda la segunda, surgieron con toda su potencialidad las figuras que lo llevaron a la coronación, Ángel Clemente Rojas, Norberto Madurga, Jorge Coch, Rubén Suñé, el peruano Julio Meléndez, etc. En la Copa Libertadores 1970 fue eliminado por River en cuartos de final y la misma terminaría siendo ganada por Estudiantes de La Plata por tercera vez.

1971 fue un año negativo para Boca. Jugó el Nacional, el Metropolitano y la Copa Libertadores de América y no ganó ninguna de ellas. En éste último torneo fue eliminado en la primera ronda por el Sporting Cristal del Perú. El partido se jugó el 17 de marzo y el equipo argentino precisaba ganar. A cuatro minutos del final, cuando empataba 2-2, se produjo una escandalosa pelea entre los jugadores que llevó al árbitro a expulsar a 19 jugadores y a suspender el partido.

En 1972 el club vendió a sus estrellas Ángel Clemente Rojas y Orlando Medina, pilares del equipo boquense. Aunque se incorporaron Carlos Pachamé y Oscar Malbernat de Estudiantes de la Plata, el equipo no pudo ganar ningún torneo. Al comienzo del Nacional, Boca y River jugaron uno de los clásicos más emotivos de la historia: a los 10 minutos los millonarios ganaban 2-0; Boca lo dio vuelta y al comenzar el segundo tiempo se puso en ventaja 4-2; River reaccionó y poco después volvió a empatatar 4-4, para terminar ganándolo 5-4 en la última jugada, ya en tiempo suplementario. Boca y River volverían a enfrentarse en ese torneo por una de las semifinales, pero el resultado le fue nuevamente adverso al xeneize (3-2).

En el Metropolitano 1973, Boca fue subcampeón detrás del extraordinario Huracán de ese año (Babington, Brindisi, Alfio Basile, Houseman, Avallay, Ardiles) dirigido por Menotti; y en el Nacional quedó relegado sin alcanzar la etapa final. En el Metropolitano de 1974 Boca goleó a River 5-2 y a San Lorenzo 6-0, alcanzando la etapa final, donde cayó ante Rosario Central (el campeón) y Newell's Old Boys, para finalizar tercero.

En el Metropolitano 1975 Boca salió tercero, con la delantera más goleadora, luego de disputar el título con Huracán y River, quien finalmente salió campeón luego de 17 años sin copas.

En 1976, luego de varios años de resultados negativos, Boca contrató a un nuevo director técnico, Juan Carlos Lorenzo, el "Toto". Con él, llegaron jugadores como Hugo Gatti, Jorge Ribolzi, Ernesto Mastrángelo, Juan Alberto Taverna, Osvaldo Gutiérrez, Francisco Sá y Carlos Veglio, volvió Rubén Suñé y fue promovido Roberto Mouzo, el jugador con mayor cantidad de partidos jugados para Boca de toda su historia.

En el Metropolitano '76, a pesar de algunas victorias, el equipo no convencía. Ya en la segunda rueda perdió de local ante River (1-0) y fue goleado de visitante 5-1 por Rosario Central. Boca salió cuarto en la Zona A (clasificaban seis), pero se mantuvo invicto en la ronda final, ganando ocho de los once partidos. El partido decisivo fue contra Huracán, que lo seguía a un punto, venciéndolo 1-0 con un remate de Jorge Benítez. Tres días más tarde se consagró campeón al ganarle a Unión de Santa Fe por 2-0. Fue la única vez que Boca ganó el torneo Metropolitano.

Para el torneo Nacional siguiente, Lorenzo trajo de Newell's Old Boys al talentoso volante Mario Zanabria. Boca clasificó primero en su grupo, y luego de ganarle a Banfield y a Huracán, debió enfrentar a River el 22 de diciembre en la final del campeonato. La súper final paralizó al país y convocó a la mayor cantidad de público de la historia del fútbol argentino. El partido se definió en el segundo tiempo, con un gol de tiro libre de Rubén Suñé, una de las figuras de todos los tiempos; ha sido considerado el gol más importante de la historia del superclásico, pués le dio el partido y el torneo a Boca. Boca obtuvo así, por primera vez el bicampeonato en el mismo año.

Finalmente en 1977 Boca obtuvo por primera vez la Copa Libertadores de América. Luego de dejar en el camino a River, en la fase inicial, los xeneizes llegaron al triangular semifinal con Libertad de Paraguay y el Deportivo Cali de Colombia, en el que clasificaron para la final. Allí debió enfrentar al defensor del título, Cruzeiro de Brasil. Boca ganó 1-0 de local pero perdió por el mismo marcador de visitante, por lo que se debió jugar un partido de desempate en el Estadio Centenario de Montevideo. Después de 120 minutos de juego, el marcador seguía 0-0 y el campeonato se definió por tanda de penales. El primer penal para Boca lo pateó Mouzo al palo, pero como el portero rival se adelantó, lo pateó de nuevo y lo convirtió. El resto de los penales fueron convertidos por ambos equipos, hasta que Vanderlay debió patear el quinto del Cruzeiro. Gatti lo desvió y se convirtió en el héroe de la noche, dándole a Boca su primer título internacional.

En el ámbito local, Boca no obtuvo ninguno de los dos campeonatos (ganados por Independiente y River Plate), pero ello no logró empañar el significado del éxito internacional.

Boca Juniors, como campeón de la Libertadores, debió enfrentar al campeón de la UEFA Champions League, el Liverpool de Inglaterra, en la Copa Intercontinental 1977. Boca hizo todas las gestiones posibles para enfrentar al conjuntó inglés, pero el Liverpool no podía viajar porque las fechas coincidían con las de la Premier League. Entonces se negoció con el subcampeón de Europa, el Borussia Mönchengladbach de Alemania, para disputar el torneo y se acordó como fecha el 21 de marzo y el 1 de agosto de 1978.

El primer partido se jugó en la Argentina y fue un empate 2 a 2. Para el partido de vuelta los pronósticos eran ampliamente favorables al equipo alemán, sin embargo Boca tuvo un desempeño sobresaliente. Después de unos 10 minutos de ataque alemán, Boca controló el partido, realizó un excelente primer tiempo y alcanzó uno de los rendimientos más altos de su historia, alcanzando un triunfo inapelable de 3-0, con goles de Darío Felman, Ernesto Mastrángelo y Carlos Salinas. Fue la primera de sus copas mundiales.

Al igual que el año anterior, Boca no obtuvo ninguno de los dos campeonatos argentinos de 1978, aunque salió subcampeón del primero, un punto por detrás del campeón, Club Atlético Quilmes, luego de ir liderándolo hasta cerca del final.

En la Copa Libertadores, después de eliminar a un River que tenía todas sus figuras en la selección argentina que saldría campeona del mundo, llegó otra vez a la final del torneo, jugando contra el Deportivo Cali, dirigido por Carlos Bilardo. El primer partido en Colombia fue empate 0-0. En el partido de vuelta, Boca goleó 4 a 0 obteniendo por segunda vez consecutiva el título continental.

Nuevamente debía enfrentar al Liverpool por la Copa Intercontinental. Pero, al igual que el año anterior, el equipo inglés no quiso viajar y finalmente este torneo no se disputó.

En el torneo Metropolitano, se mostró dubitativo y con poco juego. Aunque obtuvo varias victorias, una serie de empates en el tramo final y una derrota contra All Boys lo dejaron fuera de carrera de un torneo que ganó River.

Para Boca la prioridad evidente era la Copa Libertadores y la posibilidad de lograr el tricampeonato continental. Luego de eliminar a Independiente y a Peñarol en semifinales, Boca jugó nuevamente la final, ahora contra el Olimpia de Paraguay. Esta vez sin embargo, el resultado le fue adverso, luego de perder como visitante 2 a 0 y empatar sin goles como local.

Después de perder estos dos últimos títulos, Boca se propuso vencer en el torneo Nacional. Pero después de una buena primera rueda, comenzó a decaer, al ser derrotado por Estudiantes de La Plata, sin alcanzar a clasificar para la fase final. Al terminar el torneo, Juan Carlos Lorenzo se alejó de la dirección técnica, luego de obtener cinco copas en doce torneos jugados: un Metropolitano, un Nacional, dos copas Libertadores y una copa Intercontinental.

Luego del alejamiento de Lorenzo, Boca tuvo un mal 1980. En el Metropolitano, mientras River obtenía su segundo tricampeonato, el equipo de la ribera recibió varias goleadas en contra: 2-5 contra Newell's, River e Independiente, y 0-4 contra Central. En el Nacional de ese año, Boca volvió a quedar relegado, sin clasificar para la etapa final. Durante este torneo se produjo un famoso entredicho entre la figura máxima de Boca, el guardavalla Hugo Orlando Gatti, y un joven Diego Maradona, que aún jugaba en su equipo de origen, Argentinos Juniors. En los días previos al partido entre ambos equipos, Gatti declaró a la prensa que "Maradona es apenas un gordito"; Maradona respondió haciéndole cuatro goles a Gatti en un encuentro que Argentinos ganó 5-3. Al año siguiente Boca compraría a Maradona, quien se convertiría en el ídolo máximo del club.

A fines de ese año, Martín Benito Noel ganó las elecciones como nuevo presidente de Boca, dando fin a dos décadas de gobierno de Alberto J. Armando. Una de sus primeras medidas fue contratar a Silvio Marzolini como nuevo entrenador. El equipo se renovó con nuevos jugadores: el talentoso conductor del Huracán campeón Miguel Ángel Brindisi, Marcelo Trobbiani, Osvaldo "Pichi" Escudero, Carlos Morete, Roberto Passucci. Pero la adquisición más importante fue, precisamente, Diego Armando Maradona, quien ya se destacaba como un jugador excepcional, especialmente luego de obtener la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 en 1979. Después de un mes y medio de complicadas gestiones, durante el cual terciaron también Barcelona y River, el 20 de febrero de 1981 terminó firmando con Boca, en una operación total de 10 millones de dólares, record absoluto del fútbol argentino hasta entonces.

Dos días más tarde Boca disputó el primer partido del torneo Metropolitano ganándole 4 a 1 a Talleres de Córdoba con dos goles de Maradona y otros dos de Brindisi. En la tercera fecha, Maradona se lesionó y estuvo inactivo por cuatro partidos, pero durante ese tiempo Brindisi asumió la conducción del equipo con soltura. Maradona brilló en ese torneo con momentos inolvidable de fútbol, como un recordado amague ante Alberto Tarantini marcando el 3-0 contra River, entre muchos otros. Boca se mantuvo puntero todo el campeonato, pero su escolta, Ferro Carril Oeste, lo seguía muy de cerca. El 2 de agosto ambos equipos se enfrentaron en cancha de Boca, que ganó el partido con un gol de Hugo Perotti, tras una asistencia de Maradona. En la última fecha empató con Racing y se consagró campeón, con una ventaja de un punto sobre Ferro.

A partir de ese momento, y luego de quedar relegado en el Nacional '81, ganado por River, Boca ingresó en una larga fase en la que no obtendría ninguna copa hasta 1989 (Supercopa) y ningún título nacional hasta 1992.

En 1982 Maradona fue vendido al Barcelona y comenzó un período largo de frustraciones. En el torneo Nacional no clasificó para la segunda ronda, aunque logró un tercer puesto en el Metropolitano.

En 1983 Boca tuvo cuatro entrenadores distintos y terminó séptimo. Ese año, durante el Metropolitano, en el partido contra Racing, una bengala disparada desde la tribuna de Boca impactó sobre un simpatizante racinguista, matándolo en el acto; el hecho determinó la clausura del estadio durante el resto del torneo y exacerbó desde entonces la clásica rivalidad entre ambos equipos.

En 1984 finalizó en el 16º lugar del Nacional, luego de quedar eliminado en el Metropolitano. A fin de ese año, debido a deudas del club con los jugadores, el plantel llegó a realizar una huelga. Ese año sufrió la peor derrota de su historia al perder 1-9 contra el Barcelona en el marco del Trofeo Joan Gamper. En 1985 el club compró nuevos jugadores y volvió a contratar a Di Stéfano, sin que los resultados mejoraran.

En ese momento Boca estuvo al borde del colapso económico y de que se decretara su quiebra. En esa situación se la he reconocido al entonces recién elegido presidente Antonio Alegre, y al vicepresidente Carlos Heller, capacidad para enfrentar la emergencia, vender los terrenos de la frustrada Ciudad Deportiva en 21 millones de dólares, y negociar con los acreedores el pago de las deudas, evitando así la declaración de quiebra.

En el Campeonato de Primera División 1985/86 (ya con un solo torneo por año), terminó quinto a quince puntos de River, con Mario Zanabria como entrenador. En la temporada 1986/87, después de una primera ronda muy negativa, el nuevo entrenador César Luis Menotti logró una mejora en el rendimiento del equipo, con la posibilidad de luchar por el título; pero la chance se perdió al perder de local contra Independiente por 3 a 2, acabando en cuarto lugar, a tres puntos del campeón, Rosario Central. En 1987/88 Boca finalizó 12º y recibió una de las derrotas más duras de su historia, al perder 6 a 0 contra Racing, el 20 de setiembre de 1987.

Luego del recordado Metropolitano '81 con Maradona y ocho años sin títulos, Boca volvió a obtener uno en 1989, al triunfar en la Supercopa Sudamericana. En cuatro años Boca agregaría cinco estrellas a su escudo.

Con Carlos Aimar como DT, a fines de 1989 Boca volvió al triunfo al obtener la Supercopa Sudamericana o Copa "João Havelange", un torneo entre campeones de la Copa Libertadores, que se jugó entre 1988 y 1997. La actuación de Boca tuvo la peculiaridad de empatar cuatro veces 0-0, en los ocho partidos jugados y obtener la copa convirtiendo solo cuatro goles, dos de ellos por el defensor Cucciuffo. Boca eliminó primero a Racing y luego a Grêmio de Brasil.

La final la jugó contra Independiente. Los dos partidos terminaron 0-0 y debió ser definido en serie de cinco penales. Ambos equipos convirtieron sus cuatro primeros penales; en el quinto el "Mono" Navarro Montoya, quien ese año había reemplazado a Gatti en el arco, atajó y se convirtió en el héroe cuando Blas Giunta convirtió el decisivo.

En 1990, Boca volvió a obtener una copa internacional, esta vez la Recopa Sudamericana, que enfrenta a los campeones de cada año de la Copa Libertadores de América y la Copa Sudamericana. Boca debió enfrentar a Atlético Nacional de Colombia. El partido se jugó en Miami y fue definido por un gol de Diego Latorre.

La Copa Libertadores 1991 estuvo llena de circunstancias. En el grupo clasificatorio Boca derrotó a River dos veces (4-3 y 2-0) y luego empató 0-0 con Oriente Petrolero, en un partido que, se ha sospechado, Boca no quiso ganar intencionalmente, para evitar la clasificación de su rival eterno. Luego de dejar en el camino a nada menos que al Corinthians y al Flamengo del Brasil, el equipo llegó como favorito para jugar una de las semifinales contra el Colo-Colo de Chile, que luego se constituiría en el primer equipo de ese país en obtener la Copa Libertadores. El equipo argentino ganó 1-0 en Buenos Aires, y perdió 1-3 en Santiago de Chile, en un partido que terminó escandalosamente con una batalla campal y en la que Navarro Montoya fue mordido por un perro de la policía.

En mayo de 1992 Boca ganó su tercera copa internacional en tres años, la Copa Master de Supercopa 92, un torneo que se disputó solo dos veces y enfrentaba a todos los campeones de la Supercopa Sudamericana. Boca venció primero a Olimpia de Paraguay por 1 a 0 con gol de Roberto Cabañas y fue finalista con el Cruzeiro al que venció por 2 a 1 con goles de Diego Soñora y Alejandro Giuntini.

En los campeonatos nacionales, en cambio, Boca seguía sin obtener títulos. En el torneo 1988/1989, terminó segundo a ocho puntos del campeón Independiente, siendo el último torneo en el que jugó Hugo Gatti para el club, y en 1989/1990 tercero, a diez puntos de River. En la temporada 1990/91 a pesar de vender jugadores importantes como Gabriel Batistuta y Diego Latorre, jugó la final del torneo con Newell's, perdiéndola por penales. En el Torneo Apertura 1991, volvió a ser subcampeón detrás de River.

En el torneo Apertura 1992 Boca volvió a obtener una copa luego de once años y haber jugado 16 torneos nacionales, sumando 27 puntos y superando por 4 a River. En ese momento, el equipo estaba dirigido por Oscar Tabárez.

Entre las claves del triunfo del retorno del equipo a los primeros planos, se ha señalado el papel jugado por el arquero Carlos Fernando Navarro Montoya, el "Mono", al que solo le marcaron 11 goles en 19 partidos, le desvió un penal a River y terminó con el arco invicto de visitante y logró el récord de 824 minutos sin goles (superando la de Roma en 1970); el volante Alberto Márcico, proveniente del Toulouse FC, clave en el triunfo contra River y en el resto del campeonato; el delantero uruguayo Sergio "Manteca" Martínez, quien convirtió goles decisivos ante River, Rosario Central, Racing, Platense y Huracán y el goleador paraguayo Roberto Cabañas, que con siete goles fue el goleador del torneo.

Luego de obtener cinco copas entre 1989 y 1993, Boca no volvería a ganar ningún torneo oficial hasta 1998. En ese lapso saldría una sola vez subcampeón en once torneos y sufriría las peores derrotas de su historia.

En la Copa Libertadores 1994 sufrió la peor derrota en títulos internacionales al perder 1-6 contra el Palmeiras de Brasil. En el torneo Apertura 1995, Maradona retornó al equipo, que contó también con figuras como el ex River Claudio Caniggia, Cristian González, Márcico y Roberto Cabañas. Restando cinco fechas Boca lideraba el torneo cómodamente con 6 puntos de ventaja sobre el segundo. Sin embargo el equipo se derrumbó sobre el final del campeonato, incluyendo una caída histórica ante Racing en la Bombonera por 6 a 4 y el campeón fue el exitoso Vélez de Carlos Bianchi. En el torneo Clausura 1996, Boca tuvo otro mal campeonato y una nueva grave derrota en la Bombonera, esta vez por 6 a 0 contra Gimnasia y Esgrima de La Plata. Como curiosidad, en ese torneo Maradona falló cinco penales seguidos.

En el Apertura 1996 debutó Juan Román Riquelme, un adolescente de 18 años, que se volvería una de sus estrellas históricas. En el Apertura 1997, se incorporaron jugadores que serían muy importantes para Boca, como Martín Palermo, los mellizos Gustavo y Guillermo Barros Schelotto, los colombianos Jorge Bermúdez y Oscar Córdoba, Walter Samuel y el peruano Nolberto Solano; el equipo salió subcampeón a un punto de River, que para colmo obtenía su tercer tricampeonato.

En ese período el equipo fue dirigido sucesivamente por Jorge Habegger, César Luis Menotti, Marzolini, Carlos Bilardo y Héctor "Bambino" Veira.

En 1998, luego de cuatro años de pésimo rendimiento, Boca era "una caldera". El delantero Diego Latorre había puesto en evidencia la situación al declarar "esto parece un cabaret y no un equipo de fútbol". Mauricio Macri, quien había asumido la presidencia del club en 1995, inició tratativas para contratar como técnico a Pasarella, un histórico de River, pero ante la sorda oposición de los simpatizantes, éste rechazó la oferta, despejando el camino al otro candidato sondeado: Carlos Bianchi.

El 26 de mayo, finalmente, el club anunció la contratación de Bianchi. "El Virrey" venía de tener un extraordinario desempeño como DT de Velez (6 títulos en tres años), club para el cual había jugado y del cual es su máximo goleador histórico (tercero del fútbol argentino).

El equipo técnico de Bianchi (Ischia y Santella) asumió el 21 de junio y él personalmente el 2 de julio. Su primera tarea fue recomponer un plantel numeroso que venia de fracasar bajo las conducciones de Carlos Bilardo, primero y Héctor "Bambino" Veira, después. Entre los jugadores que abandonaron el equipo se encontraban Fabbri, Latorre, Cardoso y Caniggia. Salvo la venta de Solano que trastocó sus planes, Bianchi consideró que el plantel era adecuado. Incorporó tres jugadores: Hugo Ibarra, que se constituiría en un jugador clave, Antonio Barijho y José Pereda; además recontrató a José Basualdo.

Bianchi debutó en la Copa Mercosur 1998 en la que el equipo fue eliminado en cuartos de final por el Palmeiras de Brasil, que luego se adjudicaría el torneo. En la segunda mitad del año 1998, y luego de cinco sin títulos, Boca volvió a ganar una copa en el torneo Apertura 1998. En las primeras fechas el equipo aún no lograba consolidar el sistema defensivo pretendido por Bianchi, recibiendo algunos cuestionamientos. Pero el bloque defensivo y sobre todo el arquero Óscar Córdoba, obtendrían el reconocimiento de los aficionados y la crítica en la fecha 12, al visitar a River. A pesar de cierta debilidad defensiva, el equipo contaba con el goleador Martín Palermo y con Guillermo Barros Schelotto que lo asistía desde la posición de 7. Boca ganó el torneo invicto, convirtió 45 goles y Palermo fue el goleador del torneo con 20 goles en 19 partidos (record en torneos cortos).

El Boca de Bianchi volvió a ganar el siguiente torneo, el Clausura 1999. Aún sin notarse en los números (en la tabla final consiguió un punto y 10 goles a favor menos que en el torneo anterior), el equipo apareció con el sistema de juego de Bianchi más consolidado. El partido clave del campeonato fue contra River: Boca se puso en ventaja, pero al final del primer tiempo quedó con un hombre menos por la expulsión de Bermúdez (autor del gol). Al inicio del segundo tiempo River empató el partido y controlaba las acciones. Sin embargo el técnico Ramón Ángel Díaz retrasó a su equipo, facilitando la ofensiva boquense y el gol del triunfo de Palermo desde 25 metros, luego de un pase de Riquelme. Cuatro fechas después Boca superó el record argentino de partidos invictos (en poder del mítico Racing de José), al alcanzar cuarenta partidos sin derrotas. En la fecha siguiente Boca se consagró bicampeón perdiendo 4-0 frente a Independiente (incluyendo un recordado gol desde 55 metros de Calderón).

Luego de quedar nuevamente eliminado de la Copa Mercosur 1999, la prioridad de Boca era obtener su primer tricampeonato ganando el torneo Apertura de 1999, el último del siglo XX. Pero una derrota con River (0-2), lo dejó sin posibilidades y le dio la copa a su clásico rival.

Boca quedó relegado en el Clausura 2000, que volvió a quedar para River, pero ganó la Copa Libertadores 2000 y el Apertura 2000. Entretanto Bianchi obtenía otro jugador, proveniente de Racing, que habría de rendir mucho en su equipo: Marcelo Delgado, "el Chelo".

Boca debió jugar la final de la Copa Libertadores contra el Palmeiras de Brasil, luego de haber eliminado a El Nacional de Ecuador, a River y a América de México. La serie comenzó con un mal resultado como local, al empatar 2-2 en la Bombonera. Contra lo esperado, el equipo argentino sorprendió en el partido de vuelta jugado en el enorme estadio Morumbí, tomando la iniciativa y atacando al Palmeiras en su casa. Con la movilidad de Guillermo Barros Schelotto y la precisión de Riquelme, se adueñó de las acciones y tuvo varias ocasiones de gol. Boca agrupó a sus jugadores en la mitad de la cancha y ejerció presión en el origen de las jugadas del equipo brasileño, mientras que Cristian Traverso controló la habilidad de Álex, jugador clave del Palmeiras. En el inicio del segundo tiempo el equipo brasileño buscó agresivamente el gol, generando varias situaciones que no alcanzaron a concretarse. Pero Boca se acomodó nuevamente en el terreno de juego y controló a un rival impreciso.

El partido terminó empatado sin goles y se debió recurrir a los penales para definir el campeón. Boca acertó los cuatro que pateó y su arquero Córdoba se convirtió en el héroe de la noche al atajar dos remates. Fue la tercera Copa Libertadores de América obtenida.

Boca comenzó el torneo goleando 4 a 0 a Argentinos Juniors. Los goles los marcaron Palermo, en dos oportunidades, Bermúdez y Barijho; mientras que Córdoba le atajó un penal a Kuhl. En la octava fecha, al ganarle a Huracán 1 a 0, Boca alcanzó la punta del campeonato junto con River y luego lo superó. Pero una serie de malos resultados en las últimas fechas causaron la pérdida del liderazgo a manos de River, a dos fechas de finalizar el campeonato. River, sin embargo, perdió inesperadamente contra Huracán, último en la tabla de posiciones, permitiéndole a Boca obtener el campeonato, y la triple corona: campeonato local, sudamericano y mundial.

Como campeón de América, Boca debía enfrentar por la Copa Intercontinental 2000, al campeón de Europa, el Real Madrid de Roberto Carlos, Raúl y Figo, designado el año anterior por la FIFA como el mejor equipo del siglo XX y ampliamente favorito en los pronósticos de la prensa especializada y las apuestas.

Luego de la triple corona del 2000, el mayor desafío resultaría mantener semejante nivel. Además el club vendió a jugadores vitales como Walter Samuel, José Basualdo, Martín Palermo entre otros, mientras Riquelme se enfrentaba sorda, pero duramente con Macri. En esas condiciones Boca quedó lejos de la punta en el torneo Clausura 2001, pero le ganó a River 3-0, en un recordado partido en la Bombonera, en el que Riquelme festejó su gol con él, desde ese momento, famoso saludo "Topo Gigio" y que en realidad era un mensaje contra Macri.

En la Copa Libertadores 2001, Boca integró el grupo 8, junto al Cobreloa de Chile, el Oriente Petrolero de Bolivia y al Deportivo Cali de Colombia, ganándolo luego de vencer en cinco de los seis partidos. En octavos de final derrotó al Junior de Colombia y en cuartos de final, al Vasco da Gama de Brasil, con una memorable actuación de Guillermo Barros Schelotto y un resultado global de 4-0. En semifinales volvió a encontrarse con el finalista del año anterior, el Palmeiras. Ambos partidos terminaron en empates de dos goles por bando y la serie se definió (una vez más) por penales, que nuevamente favorecieron al equipo argentino; surgió la versión de que Bianchi tenía un sistema para ganar por penales.

En la final de la Copa Libertadores 2001, el rival era el Cruz Azul de México, que había dejado en el camino a River Plate. En el partido de ida, Boca logró la victoria con un gol de Marcelo Delgado y en la vuelta, el Cruz Azul obtuvo el mismo resultado, llevando otra vez a una definición por penales. El portero Óscar Córdoba fue figura y Boca obtuvo en su cancha, su cuarta Copa Libertadores.

Boca tuvo un pobre desempeño en la Copa Mercosur 2001, y volvió a quedar postergado también en el Apertura 2001, en el que los dirigentes hicieron jugar a un modesto jugador japonés, Naohiro Takahara, en una obvia operación con fines puramente comerciales. Bianchi priorizó entonces la Copa Intercontinental 2001 contra el FC Bayern Munich de Alemania, pero en esta ocasión Boca fue derrotado en tiempo suplementario, con gol del ghanés Samuel Kuffour.

A fin de ese año, el 10 de noviembre de 2001, se realizó en la Bombonera el partido de despedida de Diego Maradona, con un encuentro entre la Selección Argentina contra un combinado de estrellas del mundo. Maradona jugó con una camiseta de Boca debajo de la argentina, y llegó a utilizarla en la parte final del juego. Al hablar al público durante el homenaje final, sostuvo que su despedida se realizó allí porque "la Bombonera es la catedral del fútbol", y pronunció una de las frases que más se recuerdan sobre su relación con su adicción a las drogas y el fútbol: "Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha".

Antes de jugar la final Bianchi ya había anunciado que no iba a continuar en Boca. Macri, presidente de Boca, y sobre todo algunos dirigentes de su entorno, habían resistido a Bianchi desde antes de su contratación y mantuvieron un discreto enfrentamiento con él durante toda la relación. La pelea Macri-Bianchi salió a la luz pública durante una conferencia de prensa el 23 de septiembre de 2001, apenas dos días antes del partido contra el Vasco da Gama por la Copa Mercosur. En esa ocasión Macri, en un gesto inédito, le exigió publicamente explicaciones a Bianchi sobre las razones por las cuales no iba a continuar luego del 31 de diciembre, fecha de vencimiento del contrato. Ante la descortesía del presidente del club, Bianchi se levantó y abandonó la conferencia de prensa, dejando a Macri solo. Años después Macri explicitaría más su opinión crítica sobre Bianchi al sostener, en otra sorprendente declaración pública, que el técnico era "mezquino en su forma de plantear los partidos". El 31 de diciembre, al vencer el contrato, Bianchi dejó de ser director técnico del club, cerrando así su primera etapa en Boca.

El sucesor de Carlos Bianchi fue el uruguayo Oscar Tabárez quien ya había sido DT del club entre 1991-1993. En el torneo Clausura 2002 Boca salió tercero y sufrió una dura caída ante River por 3-0, que salió campeón. En la Copa Libertadores 2002 quedó eliminado por Olimpia de Paraguay en cuartos de final y en la Copa Sudamericana 2002, fue derrotado en octavos de final por Gimnasia y Esgrima de La Plata. Dos cambios importantes sufrió el equipo en ese período: la venta de Juan Román Riquelme al Barcelona a mediados de año, y el debut de un joven jugador proveniente de las categorías inferiores del club, Carlos Tévez.

En el Torneo Apertura 2002 Boca salió subcampeón, luchando hasta el final con Independiente, con el que jugó en la penúltima fecha, cuando estaban separados por tres puntos de ventaja. Boca estuvo ganando 1-0 hasta que pocos minutos antes del final, Lucas Pusineri anotó de cabeza el gol del empate para los "Rojos", dejando todo como estaba antes de empezar el partido. En la siguiente y última fecha Independiente goleó 3-0 a San Lorenzo de Almagro y se clasificó campeón.

Se había puesto en marcha el "operativo regreso". Para volver Bianchi tenía varias exigencias relacionadas con la dirección del club, además de las económicas derivadas de la gran devaluación del peso argentino producida ese año. Luego de una compleja negociación, el 29 de diciembre Macri y Bianchi llegaron a un acuerdo. Ese mismo día el presidente de Boca declaró que Bianchi "cambió, por eso decidió volver", mientras que éste, como era su costumbre guardó silencio sobre los términos del acuerdo.

El retorno de Bianchi no comenzó bien. En el torneo Clausura 2003, Boca lideraba la tabla con cuatro puntos de ventaja faltando cuatro fechas y terminó perdiendo el campeonato con River.

En la Copa Libertadores Boca compartió el grupo de clasificación inicial con Colo-Colo de Chile, Independiente Medellín de Colombia y Barcelona de Ecuador, terminando segundo detrás del equipo colombiano. En los octavos de final el rival fue Paysandú de Brasil, equipo revelación de la copa, que en la Bombonera sorprendió con un golazo de Iarley y derrotó a los xeneizes por 1-0. En el partido de vuelta Boca goleó a los brasileños con tres goles de Guillermo Barros Schelotto. En cuartos de final venció a Cobreloa de Chile y en semifinales a América de Cali de Colombia.

En la final Boca enfrentó al Santos de Diego y Robinho, venciéndolo claramente en los dos partidos: 2-0 en Buenos Aires y 3-1 en San Pablo. Boca obtuvo así el pentacampeonato continental, consagrando a Carlos Tévez como figura de la final.

Boca, que no obtenía un torneo nacional desde el Apertura 2000, ganó ese año también el torneo Apertura 2003. El equipo había sido reforzado con la incorporación del brasileño Pedro Iarley. Boca lideró el torneo de principio a fin, mostrando un buen nivel de juego. Carlos Tévez fue la gran figura hasta que se lesionó en la décima fecha contra Independiente, quedando sin jugar el resto del torneo. En la fecha siguiente Boca venció a River Plate 2-0 en el Monumental y se consagró campeón en la cancha de Racing contra Arsenal de Sarandí venciéndolo con goles de Matías Donett y Roberto Colautti.

El rival en esta nueva final del mundo era el poderoso Milan del norte italiano, con Kaká y Andriy Shevchenko, ampliamente favorito en todos los pronósticos. Boca jugo un partido inteligente. Luego de ir perdiendo uno a cero, los argentinos empataron con un gol de Matías Donnet. En el segundo tiempo, Bianchi buscó que su equipo mantuviera al Milan lejos de su arco, con el fin de garantizar al menos el empate y definir la final por penales. Carlos Tévez entró en el segundo tiempo y al final del partido fue fundamental para controlar la pelota.

Finalmente el partido terminó empatado 1-1 y Boca ganó en los penales, destacándose el guardameta Roberto Abbondanzieri, quien atajó dos penales. De este modo Boca obtuvo su tercera copa intercontinental y su segunda triple corona.

Boca quería lograr en este nuevo año su sexta copa libertadores, para eso mantuvo la base del equipo campeón del 2003 y puso en marcha este nuevo desafío. En la clasificación, Boca obtuvo el primer lugar del grupo 8. En octavos de final eliminó al Sporting Cristal de Perú. En cuartos de final, Roberto Abondanzieri fue clave en la victoria en una definición por penales contra el Sao Caetano de Brasil, pasando a las semifinales en donde debía enfrentarse al rival de toda la vida, River Plate.

La serie fue un gran acontecimiento deportivo en la Argentina, debido a la circunstancia sin antecedentes de que una de las rivalidades deportivas más importantes del mundo, debían enfrentarse para dirimir cual de los dos jugaba la final de la Copa Libertadores. Por razones de seguridad, los partidos se jugaron sin público visitante.

En el partido de ida Boca ganó 1-0 con gol de Rolando Schiavi. El partido de vuelta se jugó en el estadio de River, que se adelantó en el marcador con gol de Luis González, mientras Boca había sufrido la expulsión de un jugador. Más adelante fue River quien quedó con nueve jugadores por una expulsión y un lesión. Tévez logró el gol del empate que clasificaba a Boca, pero recibió una segunda tarjeta amarilla por hacer gestos a los hinchas y fue expulsado también. Con nueve jugadores ambos equipos y ya en tiempo adicional River logró otro gol, volviendo a empatar la serie y llevando la definición a los tiros desde el punto de penal. Todos convirtieron hasta que Abbondanzieri le atajó el penal a Maximiliano López de River. Javier Villarreal anotó entonces el suyo y Boca clasificó para una nueva final de la Libertadores.

En la final de la Copa Libertadores 2004 Boca debió enfrentar al Once Caldas de Colombia, resultando derrotado. La serie terminó empatada y una vez más Boca debía resolver una final mediante penales. Sin embargo esta vez, ninguno de los jugadores de Boca pudo convertir su penal y el Once Caldas se consagró Campeón de América.

Después de la derrota e inesperadamente, Carlos Bianchi volvió a renunciar, dejando por segunda vez la dirección técnica. En total obtuvo nueve copas en 27 torneos disputados, incluyendo dos mundiales y tres continentales, lo que lo hace el técnico más ganador de la historia de Boca.

La importancia de la gestión de Carlos Bianchi en Boca hizo muy compleja su sucesión. De modo inusual, Bianchi se fue de Boca sin haber sufrido el desgaste de los malos resultados. Se habló del "fantasma de Bianchi", del "sindrome Bianchi" y de "bianchidependencia". El propio Macri salió al cruce del fenómeno diciendo: "si él se hubiese quedado más tiempo acá, posiblemente también hubiese perdido. No se puede ganar siempre".

El primer técnico en ser contratado luego de la renuncia de Bianchi fue Miguel Ángel Brindisi, ex jugador estrella de Huracán y Boca. Al igual que Tabárez en 2002, en el corto tiempo que Brindisi se mantuvo como DT no pudo evitar ser negativamente comparado con Bianchi y una época que aparecía ya como mítica.

El primer torneo que disputó el equipo bajo su conducción fue la Recopa Sudamericana, en donde debía enfrentar a Cienciano de Perú. Boca iba ganando el partido con un gol de Tévez a los 33', pero el Cienciano lo empató en el último minuto. En los penales Boca falló dos (Tévez y Vargas), ganando el equipo peruano.

Brindisi tampoco logró un buen rendimiento en el Apertura 2004, llegando a estar 600 minutos sin convertir goles, record para el club en el profesionalismo. Luego de perder 2-0 contra River, renunció de manera indeclinable, apenas tres meses después de haber asumido.

Renunciado Brindisi, el 9 de noviembre, el club designó interinamente como DT a Jorge Benítez (el "Chino"), un ex jugador de Boca que estaba a cargo de la cuarta división, mientras los dirigentes seleccionaban un reemplazante "con personalidad para que no se lo devore el plantel". Benítez debió enfrentar al día siguiente de asumir y con el equipo en situación caótica, un difícil partido por los cuartos de final de la Copa Sudamericana, en Asunción contra Cerro Porteño, luego de haber empatado en Buenos Aires. Benítez buscó apoyó en una relación más horizontal con los jugadores, liderados por el regresado Martín Palermo, Carlos Tévez y Guillermo Barros Schelotto. Contra todos los pronósticos, Boca ganó el partido, una vez más en una definición por penales, elevando la moral del plantel y de los simpatizantes. Luego de eso, Boca eliminó al Internacional de Porto Alegre para terminar ganando por primera vez la copa en Buenos Aires, el 17 de diciembre, contra el Bolivar de Bolivia, con dos goles de Palermo (su gol Nº 100 en Boca) y Tévez (último partido en Boca).

En triunfo en la Copa Sudamericana, llevó a los dirigentes a confirmar al "Chino" Benítez como entrenador en 2005, año importante porque se cumplía el Centenario de Boca. La prioridad era obtener la Copa Libertadores de ese año. En la primera ronda Boca terminó primero en el grupo y en los octavos de final venció a Junior de Colombia.

En cuartos de final Boca visitó a las Chivas de Guadalajara, cayendo 4-0. El partido de vuelta terminó empatado y Boca resultó eliminado. Durante el transcurso del partido el árbitro expulsó a Martín Palermo (BJ) y Adolfo Bautista (CG), y cuando éste último se retiraba del campo de juego, Benitez escupió frente a las cámaras al jugador del Chivas. Frente al escándalo internacional la dirigencia de Boca decidió inmediatamente despedir a Benítez.

El rendimiento de Boca también fue bajo en el Clausura 2005 al punto de no alcanzar a clasificar para la Copa Libertadores 2006, hecho que fue vivido por los simpatizantes como una frustración especial, por tratarse del semestre del festejo del centenario del club, celebrado bajo el término "Xentenario".

La intervención pública de Maradona bloqueó la contratación de Falcioni y llevó a la de Basile, quien asumió como el nuevo DT el 28 de junio. Basile había sido uno de los grandes futbolistas argentinos en las décadas del 60 y del 70, integrando dos famosos equipos: el Racing campeón mundial "de José" Pizzutti, y el Huracán campeón argentino del 74. Como técnico había tenido una extensa carrera dirigiendo entre otros a Rosario Central, Racing, San Lorenzo, Vélez, el América de México, Nacional de Montevideo y el Atlético de Madrid, así como la Selección de fútbol de Argentina bicampeona de América (1991 y 1993) y en la Copa Mundial de Fútbol de 1994, en la que Maradona fue sancionado por doping.

Inicialmente los aficionados boquenses no apoyaban al "Coco", debido a su pasado en Racing, equipo con el que Boca mantiene una fuerte rivalidad. Pero en base a buen juego y resultados excepcionales, el DT de Boca se ganó finalmente la aceptación, aunque nunca plena, de los simpatizantes. Basile ganó sucesivamente el Torneo Apertura 2005, la Recopa Sudamericana 2005, la Copa Sudamericana 2005 y el Torneo Clausura 2006, torneo que Boca no ganaba desde 1999.

Con todos estos logros y después de la eliminación Argentina en el mundial de Alemania, Alfio Basile fue convocado por la AFA para dirigir a la Selección Argentina. Boca aceptó su desvinculación, acordando que antes de dejar el club, dirigiría el equipo en el partido con el São Paulo por la Recopa Sudamericana 2006. Boca ganó 2-1 el partido de ida en la Bombonera y empató el partido de vuelta 2-2, obteniendo la copa.

El balance de la gestión de Basile revela una altísima efectividad, al ganar cinco de los cinco torneos en los que participó. La figura más destacada de ese equipo fue Rodrigo Palacio, acompañado por Fernando Gago, Federico Insúa, Roberto Abbondanzieri y Martín Palermo entre otros.

El sucesor de Basile fue el ex técnico de la Selección Mexicana, Ricardo La Volpe. Este tenía un estilo muy distinto al de Basile; no jugaba con enganche, y trató de reorganizar un equipo que ya estaba organizado y que era sumamente exitoso. La Volpe se hizo cargo del club en la séptima fecha del Torneo Apertura 2006 contra Godoy Cruz y solo consiguió un empate en cero, tras seis victorias consecutivas con el mando de Basile. A pesar de ganar varios partidos, Boca no jugaba bien y no convencía al público. Como agravante Boca perdió el clásico contra River por 3 a 1.

Pero el hecho definitivo para su alejamiento fue el modo en que Boca perdió el campeonato. A dos fechas de terminar llevaba una ventaja de seis puntos y con solo empatar uno de los dos partidos restantes, Boca hubiera logrado por primera vez el tricampeonato nacional, uno de los pocos logros deportivos que no ha alcanzado. Sin embargo Boca perdió ambos partidos contra Belgrano de Córdoba y Lanús y fue alcanzado en la última fecha en la primera posición por Estudiantes de La Plata.

El partido de desempate se jugó en el estadio de Vélez el 13 de diciembre. A los 4 minutos de empezado Boca se puso 1-0, con gol de Palermo. Estudiantes empató en el segundo tiempo con gol de José Sosa y, a 10 minutos del final, Mariano Pavone hizo el segundo gol que le dio el campeonato al equipo de La Plata. Luego de la debacle La Volpe presentó su renuncia.

En 2007 Boca contrató como DT a Miguel Ángel Russo y en una operación que le costó 2 millones de dólares al club, llevó a Juan Román Riquelme por cuatro meses. El objetivo era obviamente volver a enfrentar los dos torneos locales y la Copa Libertadores con el fin de ganarlos.

En el Torneo Clausura 2007 Boca salió subcampeón, a 6 puntos de San Lorenzo y Palermo fue el goleador del campeonato con 11 goles.

En la Copa Libertadores 2007 integró el grupo 7 con el Toluca de México, Cienciano de Perú y Bolívar de Bolivia. Boca tuvo muchos problemas para clasificar y solo lo logró en la última fecha al derrotar 7-0 a Bolívar de local en el estadio de Vélez, resultado que constituye la victoria internacional récord del club.

En octavos de final el rival de Boca fue el Vélez de La Volpe: Boca de local ganó 3-0 y de visitante perdió 3-1 clasificando por diferencia de gol. En cuartos de final enfrentó a Libertad de Paraguay, empatando 1-1 como local y ganando 2-0 como visitante, en un difícil partido que Riquelme resolvió con un notable gol en el segundo tiempo, seguido luego de otro de Palacio. En semifinales Boca debió enfrentar al Cúcuta, siendo derrotado 3-1 en el partido de ida en Colombia. En el partido de vuelta ganó 3-0 y obtuvo el pase a una nueva final continental.

El rival de la final fue el Grêmio de Porto Alegre. Boca ganó los dos partidos y venció por un resultado global de 5-0, tres goles de local y dos de visitante. La figura excluyente de Boca fue Juan Román Riquelme, que no solo condujo el equipo, sino que fue el goleador de Boca en el torneo con 8 goles.

En el Torneo Apertura 2007, Boca quedó cuarto a siete puntos del campeón, el Club Atlético Lanús, y en la Copa Sudamericana fue eliminado por el São Paulo de Brasil en octavos de final.

Tras ganar la Copa Libertadores, Boca debió jugar la Copa Mundial de Clubes, que a partir del año 2004 había reemplazado la antigua Copa Intercontinental, incorporando equipos de todos los continentes. En el nuevo torneo mundial, los campeones de la Copa Libertadores de América y de Europa, juegan directamente en semifinales con equipos provenientes de una eliminación entre las restantes cinco regiones del mundo. Las tres primeras ediciones habían sido ganadas por equipos sudamericanos (los tres brasileños) y existía una gran presión para que un equipo europeo anotara su nombre entre los campeones.

En la semifinales Boca debió enfrentar al Étoile du Sahel de África, a quien venció 1-0 con gol de Neri Cardozo.

La final fue contra el AC Milan de Italia, a quien Boca ya había vencido en la final de la Copa Intercontinental 2003. Esta vez los europeos se tomaron revancha, ganando 4-2, con una gran actuación del brasileño Kaká. A los 21 minutos, Filippo Inzaghi marcó el primer gol para el Milan, pero un minuto después, Rodrigo Palacio marcó el empate de cabeza. En el segundo tiempo Alessandro Nesta marcó el segundo gol en el minuto 50. Boca se adelantó y Kaká, a los 61 minutos marcó el tercer gol, y 10 minutos después, nuevamente Filippo Inzaghi marcó el cuarto gol italiano. A los 85 minutos Boca logró descontar la diferencia en el marcador con un gol en contra de Massimo Ambrosini, tras un tiro de Pablo Ledesma.

Tras la derrota Miguel Ángel Russo renunció como DT, siendo reemplazado por Carlos Ischia, ex colaborador de Carlos Bianchi.

A fines de agosto de 2008 Boca disputó la Recopa con Arsenal de Sarandi, consiguiendo su 18º título internacional, venciendo a Arsenal por 3-1 en cancha de Racing Club, donde Arsenal hizo las veces de local y luego empatando en La Bombonera por 2-2. Este fue el primer título de Carlos Ischia como DT de Boca, al haber sido eliminado en semifinales de la Copa Libertadores 2008 y haber finalizado en segundo lugar en el Torneo Clausura 2008.

En el Torneo Apertura 2008 Boca obtuvo su 23º campeonato nacional. El equipo debió recurrir a varios jugadores juveniles debido a las lesiones sufridas por varias de sus figuras titulares. La etapa regular del campeonato finalizó con un triple empate en el primer lugar de la tabla de posiciones, entre Boca, Tigre y San Lorenzo, debido a lo cual se jugó un desempate entre los tres, a un partido en cancha neutral. Boca venció a San Lorenzo (3-1) y fue derrotado en el último partido por Tigre (0-1), que a su vez había sido vencido por San Lorenzo (1-2), volviéndose a producir un triple empate, que fue finalmente resuelto a favor de Boca, por haber sido el equipo con mayor diferencia de gol en el triangular final. El juvenil Lucas Viatri, con 8 goles, fue el jugador de Boca que mayor cantidad de goles convirtió para el equipo.

Al principio



Alen Bokšić

Alen Bokšić , nacido en Makarska, Croacia el 21 de enero de 1970, es un ex futbolista croata que jugaba de delantero. Está considerado uno de los mejores futbolistas croatas de la historia y una de las grandes figuras croatas de la segunda mitad de la década de 1990.

Bokšić debutó profesionalmente con el Hajduk Split de la por entonces Yugoslavia en 1987. Durante su trayectoria en el club (1987-1991) hizo 60 goles en 174 partidos. Ganó dos Copas Yugoslavia: una en 1987 y la segunda en 1991. En la segunda, Bokšić anotó el gol ganador para el Hajduk ante el Estrella Roja. Este último hecho le permitió ser descubierto por el Olympique de Marsella.

En 1991, Bokšić fue adquirido por el Olympique de Marsella, quien lo cedió sin usarlo por un año al Cannes. Lamentablemente, una lesión le impidió mostrar sus habilidades y sólo jugó un partido sin gol en la temporada 1991/92.

A pesar que sólo jugó una temporada con el Olympique de Marsella (1992/93), Bokšić dejó una huella imborrable en el equipo francés.En su único año, fue una pieza clave y fundamental para la conquista de la liga francesa, donde hasta fue el goleador del torneo con 23 goles en 37 partidos (armando una gran delantera junto a Rudi Völler), y de la Copa de Campeones, donde hizo 3 goles en 12 partidos. En la elección de 1993 del Onze de Oro, Bokšić quedó segundo detrás de Roberto Baggio. En su paso por el Olympique, convirtió 26 goles en 49 partidos.

Casi todo lo que se dice de Bokšić lo construyó en el fútbol italiano. Descendido el Olympique de Marsella por escándalo de sobornos, fue transferido a la Lazio. Allí, Bokšić empezó a convertirse en un jugador de renombre y categoría mundial, así también como comenzar a ser reconocido. En su primera etapa en el club romano (1993-1996), convirtió 17 goles en 67 partidos. Su excelente juego y buenas actuaciones en Lazio lo llevaron a la mira de la gigantesca Juventus.

Dicho y hecho, la fama y la habilidad de Bokšić alcanzaron su máximo punto cuando para la temporada 1996/97 lo compró la Juventus.En su paso por la Vecchia Signora de Turín (1996-1997) hizo 3 goles en 22 partidos.Pero sólo ese año allí le alcanzó para engrosar considerablemente su palmarés.Ganó la Copa Intercontinental en 1996 frente a River, la Supercopa de Europa de ese mismo año ante el Paris Saint-Germain y la liga italiana 1996/97. Pero la incorporación por parte de la Juve del goleador Filippo Inzaghi en 1997 y el electrizante nacimiento del gran delantero Alessandro Del Piero no le dieron a Bokšić lugar en el equipo titular para la temporada 1997/98, a pesar de su gran talento.

Como Bokšić no tenía lugar en la Juventus, en 1997 volvió a la Lazio. En su segunda etapa en este club ganó aún más títulos que en la Juve, alternando entre el banco y la titularidad. Esta fue una época gloriosa para el club de Roma. Con Bokšić en el plantel ganó la Copa Italia 1997/98, la Supercopa italiana de 1998, la Recopa de Europa 1998/99, la Supercopa de Europa de 1999, la liga italiana 1999/2000, la Copa Italia 1999-00 y la Supercopa italiana del 2000.En esta segunda etapa en Lazio (1997-2000), marcó 14 goles en 48 partidos.

En el 2000, Bokšić fue al último club de su carrera: el Middlesbrough, donde marcó 20 goles en 48 partidos en este club inglés (2000-2003). Luego de desembarcar en el Boro, tenía un salario semanal de 62,000 libras esterlinas, lo que lo convertía en el jugador mejor pago de Inglaterra. Pero nuevamente las lesiones le jugaron una mala pasada y se retiró en 2003.

Debutó con Croacia el 25 de junio de 1993 ante Ucrania con un triunfo por 3-1. Junto a Davor Šuker, Zvonimir Boban y Robert Prosinečki, entre otros, formaba una brillante generación de futbolistas croatas de la década de 1990 que incluso acabó tercera del Mundial de fútbol 1998. Pero una vez más una lesión lo dejó fuera de esa brillante actuación croata. Jugó para Croacia los mundiales de fútbol de 1990 y 2002, además de la Eurocopa 1996. Hizo en total diez goles en 40 partidos.

Al principio



AC Milan

Herbert Kilpin, uno de los fundadores de la Sociedad.

La Associazione Calcio Milan, conocido también como AC Milan, es un club de fútbol italiano de la ciudad de Milán, en la región de la Lombardía. Fue fundado el 16 de diciembre de 1899 por el inglés Sir Alfred Edwards y actualmente juega en la Serie A de Italia.

Es uno de los clubes de mayor prestigio en el mundo; siendo, además, el conjunto europeo y uno de los dos en el mundo con mayor número de trofeos internacionales oficiales (junto con Boca Juniors,de Argentina), con 18 en total, habiendo ganado siete veces la Liga de Campeones de la UEFA (en once finales disputadas), además de haberse adjudicado en cinco ocasiones la Supercopa de Europa, en dos la Recopa de Europa, en tres la Copa Intercontinental y en una la Copa Mundial de Clubes.

Disputa el llamado Derbi de Milán contra el Inter, club con el cual mantiene una gran rivalidad histórica.

En un día lluvioso, en vísperas del inicio del siglo XX, los ingleses Alfred Edwards y Herbert Kilpin, junto a un grupo de amigos y tras llegar a un acuerdo con unos empresarios, fundaron el día 16 de diciembre de 1899, el Milan Cricket and Football Club, pero la publicación del nombre no se dio a conocer si no hasta el lunes 18 de aquel mes, en un artículo del diario La Gazzetta dello Sport. Las primeras oficinas de las cuales dispuso el club estaban ubicadas en la Fiaschetteria Toscana de la Vía Berchet en Milán. Edwards, bastante conocido en la alta sociedad de Milán, fue el primer presidente electo del club.

Conformado por deportistas milaneses e ingleses, el club se inició como una sociedad en donde, inicialmente, se incluía una sección dedicada al cricket (manejada por Edward Berra) y otra sección destinada exclusivamente al fútbol (manejada por David Allison). El club requería a sus socios una cuota anual de 20 liras (0,1 centavos). La idea que enseguida caló entre otros emigrantes así como entre los jóvenes italianos que habían estudiado en Inglaterra. Al contrario del cricket, el fútbol era visto con reservas por parte de la clase alta de Italia, no obstante, con el tiempo se convirtió en el deporte preferido por todo el país.

Para enero de 1900, Edwards inscribió al equipo en la, por entonces, FIF (hoy FIGC) (Federazione Italiana del Football). Desde aquel momento, el club comenzó a adquirir una mayor popularidad y prestigio.

El primer partido oficial lo disputó ante el Torino, el 15 de abril de 1900 donde los rossoneri cayeron por 0:3. Ese mismo mes, el equipo conquistó el primer trofeo en la historia del club, la Medaglia del Re (Medalla del Rey), tras vencer 2:0 a la Juventus y el cual fue entregado por el Rey Humberto I.

Para 1901 y con tan solo dos años de creación, el Milán (de la mano Kilpin quienen se desempeñaba como entrenador y jugador del equipo) conquistaba, un 5 de mayo, su primer campeonato italiano, después de vencer al Génova por 3:0 (con una tripletta de Kilpin) y romper la hegemonía del cuadro genovés.

En 1902, el Milán conquistó la última edición de la Medaglia del Re, por lo que se quedó, siendo el tercer año consecutivo en el que la ganaba, con el trofeo en propiedad.

En 1906 y después de igualar a la Juventus en puntos al finalizar el Girone Finale, se tuvo que disputar un partido de desempate. Al concluir este con una igualdad sin goles y dado que por entonces, no se definía por penales, la FIF designó el campo neutro del U.S. Milanese para disputar el segundo partido, pero al quedar este en Milán, se desataron las protestas del cuadro bianconeri, los cuales renunciaron a jugar, por lo que el título fue asignado al Milán.

El equipo volvió a coronarse campeón al año siguiente (1907) tras vencer al Torino de Andrea Doria. Además, logró adjudicarse la prestigiosa Palla Dapples, por tercer año consecutivo.

Para 1908 y tras unas disputas por la inclusión de jugadores extranjeros en el plantel, 43 miembros se marginaron del club y formaron el clásico rival del Milán, el Internazionale Football Club o Inter de Milán. El Milán se convirtió en el club insignia de los trabajadores y sindicalistas, mientras que el Inter de Milán era el representante de la clase alta.

Durante aquellos años, el Milan no tuvo un desempeño sobresaliente en el campeonato nacional, aunque contó con grandes jugadores como el delantero belga, Louis Van Hege (quien marcó 97 goles en 88 partidos disputados, logrando un promedio de 1.1 tantos por encuentro), Aldo Boffi (capocannoniere en tres ocasiones con el Milan y autor de 136 tantos en nueve temporadas con la maglia rossonera), Riccardo Carapellese, Gino Cappello y el uruguayo Ettore Puricelli (Testina d'oro), entre otros.

Uno de los hechos que marcaron la historia de la sociedad, fue el de la inauguración del estadio San Siro en el año de 1926 inspirado en la arquitectura de los estadios ingleses.

En 1916 el club obtuvo la Copa Federal, un trofeo no oficial que había reemplazado, por entonces, al campeonato nacional, el cual se encontraba suspendido a raíz de la Primera Guerra Mundial.

Ya en 1919, el club cambió su denominación de Milan Football and Cricket Club a Milan Football Club, pero en 1938 y debido a que los orígenes ingleses de Milan no gozaban de gran estima por parte de los miembros del movimiento fascista italiano, el nombre pasó a ser Associazione Calcio Milano. Ese mismo año, el Milan disputó la Copa Mitropa, que fue la primera gran copa internacional de clubes, quedando eliminado en primera ronda.

En 1940, Umberto Trabattoni fue nombrado Presidente del club, puesto que no abandonó hasta 1954. La denominación del club fue abandonada una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, para retornar a la antigua designación pero conservando las siglas A.C.. Es así como surge, en 1946, la actual denominación de Associazione Calcio Milan. En este punto, Italia comenzó un largo y doloroso período de reconstrucción postguerra y el fútbol, como sucedió con el resto del país, renacía a medida que se eliminaba el legado fascista.

Luego de vivir un período de más de cuarenta años sin obtener un título, el Milan empezaba a escribir una nueva historia que repercutió totalmente en la imagen que se crearía en torno al club, tanto en Italia como en Europa.

Para la temporada de 1949/50, en una época donde los clubes italianos estaban restringidos a un máximo de cinco extranjeros, el Milan contrató a los jugadores suecos Gunnar Nordahl (Il pompierone), Gunnar Gren (Il professore) y Nils Liedholm (La stella venuta dal nord), quienes formaron un trío ofensivo conocido como el GreNoLi. A ellos se le sumaban otros jugadores como Lorenzo Buffon, Renzo Burini, Carlo Annovazzi, Omero Tognon y Arturo Silvestri (Sandokan); en un equipo que hizo historia, dominando buena parte del campeonato italiano durante aquellos años y llegando a disputar una final de la, por entonces, Copa de Campeones. En la squadra dirigida por Lajos Czeizler (futuro entrenador de la Selección italiana en la Copa Mundial de Suiza '54), Gren y Liedholm eran los creativos en el medio campo mientras que Nordahl era un peligroso delantero que con 210 anotaciones en 257 partidos y un promedio de 0.81 goles por encuentro, se convirtió en el máximo goleador en la historia de la sociedad. A lo largo de aquella campaña, el equipo marcó 118 goles (siendo muy recordado el 7:1 a la Juventus) en 38 partidos, teniendo un promedio de más de tres tantos por partido (cifras comparables Il Grande Torino de Valentino Mazzola). Ese año, Nordhal alcanzó 35 anotaciones, que lo situaban como capocannoniere del equipo (logro que se adjudicó también en 1951, 1953, 1954 y 1955). El cuadro rossonero logró la segunda ubicación en aquella campaña.

En la temporada de 1950/51, el Milan conquistó por cuarta vez la Serie A italiana, con apenas un punto de ventaja sobre el Inter de Milán, consiguiendo un total de 108 goles en el proceso. Fue el primero de los cuatro títulos que se ganaron a lo largo de la década de los '50. En esa misma temporada, se obtuvo la Copa Latina (venciendo por 5:0 al Lille francés en la final), la cual, antes de la introducción de la Copa de Campeones, era la segunda competición más importante a nivel de clubes en Europa.

Para la campaña de 1951/52 y con los refuerzos de Amleto Frignani y Pietro Grosso, el Milan vuelve a disputar el scudetto, finalizando en en la segunda posición y con Nordhal como segunda goleador con 26 tantos.

En la temporada de 1952/53, Francesco Zagatti y Celestino Celio son incluidos a una plantilla que disputó junto a la Juventus y al Inter, el título de aquella campaña, que una vez más, dejó un saldo positivo en el aspecto ofensivo (con Nordhal como capocannoniere con 26 tantos), pero enfatizando también la solidez defensiva. Con Mario Sperone como nuevo director técnico, el Milan finalizó en la tercera ubicación. Aquella temporada, significó la última del GreNoLi, al ser Gunnar Gren traspasado a la Fiorentina.

Con los mismos protagonistas de la campaña anterior, más los refuerzos de Mario Bergamaschi, Eros Beraldo, Alberto Piccinini y del danés Leschly Sorensen; el Milan volvió a finalizar en la tercera ubicación, teniendo a Nordhal como capocannoniere por segundo año consecutivo, al anotar 23 tantos. Al final de la campaña, Umberto Trabattoni dejó la presidencia del Milan, luego de catorce temporadas al mando della società.

Para la campaña de 1954/55, Andrea Rizzoli asumió como nuevo presidente del club en lugar de Umberto Trabattoni, trayendo consigo un ciclo de éxitos que culminaron en la obtención de la Copa de Campeones de 1963. Tras la desvinculación en la temporada pasada de Gren, el club unió a sus filas a Cesare Maldini (procedente del Triestina), Amos Mariani y (luego de haber disputado la Copa del Mundo de Suiza '54) al delantero uruguayo Juan Alberto Schiaffino (procedente de Peñarol), un mítico integrante de su selección campeona del mundo en la Copa del Mundo de 1950, en el histórico Maracanazo. Schiaffino, se transmormó en una pieza clave del equipo y uno de sus emblemas a futuro. De la mano del entrenador uruguayo Ettore Puricelli (jugador del Milan entre 1954 y 1949), el cuadro lombardo conquistó su quinto título de liga, con cuatro puntos de ventaja sobre el Udinese, su más cercano escolta. Al final de aquella campaña se retiró Arturo Silvestri, luego de 158 partidos disputados y siete goles con la maglia rossonera.

En la temporada siguiente (1955/56) y en el ámbito local, el equipo finalizó en la segunda ubicación tras la Fiorentina. Durante esta campaña, participó en la primera edición de la, por entonces, Copa de Campeones (siendo, en consecuencia, el primer club italiano en disputar dicha competición). Luego de sortear al Saarbrucken y al Rapid Viena (por marcadores globales de 7:5 y 8:3 respectivamente), disputó las semifinales ante el Real Madrid español, contra quien cayó eliminado por un global de 4:5 (2:4 en Madrid y 2:1 en Milán). Aquel equipo no se quedó con las manos vacías y tras una nueva participación en la Copa Latina y luego de vencer por 4:2 al Benfica, logró imponerse en la final al Athletic Bilbao por 3:1. Aquella fue al penúltima edición de la Copa Latina, justamente, al entrar en vigencia la Copa de Campeones.

Luego de reforzar al equipo con el delantero Carlo Galli (autor de más de cien goles con el Milan) en la temporada de 1956/57, el equipo logró conquistar el sexto scudetto de la sociedad, tras superar por seis y siete unidades a la Fiorentina y Lazio, respectivamente. Durante aquella campaña, se destacaron los delanteros italianos Gastone Bean y el propio Galli, los cuales suplían el hueco dejado por Nordhal (quien se había integrado a la Roma).

A pesar de tener un desempeño irregular en la liga para la temporada de 1957/58 (donde había logrado ubicarse entre los tres primeros desde la temporada de 1946/47), logró llegar a su primera final en la Copa de Campeones (al mando de Gipo Viani), donde cayó ante el Real Madrid por un resultado final de 2:3. En un disputado duelo, el equipo llegó a estar dos veces arriba en el marcador, gracias a los goles de Schiaffino y del argentino Ernesto Grillo. Pero a pesar del esfuerzo y de llevar el partido a tiempo extra, un gol en el minuto '107 cerró aquella final. Al terminar la campaña, Amos Mariano fue contratado por el Napoli.

En el albor de una nueva temporada (1958/59), llegó al equipo el aporte ofensivo de José Altafini (delantero brasileño, campeón del Mundo con su selección en la Copa Mundial de Suecia '58) y la seguridad del líbero Sandro Salvadore. Sumados al equipo finalista de la anterior edición de la Copa de Campeones, el Milan cerró los años '50 ganando su séptimo campeonato (tras de un apasionante cara a cara con la Fiorentina) y el cuarto de aquella década.

En la temporada de 1959/60, fue contratado el meta Giorgio Ghezzi en lugar del Lorenzo Buffon, quien había pasado a las filas del Genoa. En otra participación internacional, el equipo quedó eliminado en la primera ronda de la Copa de Campeones ante el Barcelona. En la lucha por el scudetto, acabó en la tercera ubicación. Al final de la temporada, Bean fue transferido al Genoa, mientras que Schiaffino (luego de disputar 171 partidos oficiales y contribuir con 60 tantos) fue conratado por la Roma.

Para la siguiente campaña (1960/61), el Milan fichó a Paolo Barison, Mario David y a la promesa del fútbol italiano, Gianni Rivera (Il Bambino d´Oro), quien se convirtió en uno de los estandartes históricos del club, en una operación en la que el club pagó 60 millones de liras al Alessandria. El equipo disputó palmo a palmo el título con la Juventus, a quien venció en ambos cotejos (3:1 de local y 4:3 de visita), pero finalmente quedó en la segunda ubicación. Al final de aquella temporada, se despidió del club Carlo Gialli, mientras que Nils Liedholm finalizó su carrera como jugador, tras doce temporadas y 89 goles en el Milan.

Para la temporada de 1961/62, el Milan contrató al legendario Nereo Rocco como nuevo director técnico del equipo, siendo uno de los principales difusores del célebre catenaccio y el primero en aplicarlo en Italia. Rocco gozó, además, de mucho aprecio por parte de los tifosi rossoneri (considerado por los mismos aficionados como el mejor entrenador del club del siglo XX ) y de sus propios jugadores. Con una escuadra compuesta de jugadores de la talla de Rivera, Cesare Maldini, Giovanni Trapattoni y sumados al debut en Serie A de Giovanni Lodetti (juvenil del Milan que se transformó en una pieza fundamental en el once titular del equipo de Rocco ) y las contrataciones de Gino Pivatelli y del brasileño Dino Sani; el Milan se consagró, en aquella temporada, como campeón de Italia por octava ocasión en su historia.

En la campaña de 1962/63 y tras la ida de Sandro Salvadore a la Juventus y la contratación de Bruno Mora; el equipo conquistó la Copa de Campeones luego de derrotar en la final (disputada en el mítico estadio de Wembley) al Benfica portugués y luego de estar abajo en el marcador tras un gol de Eusébio, llegó a la remontada y la obtención del torneo, de la mano de dos goles de Altafini (alineando en el partido final a Giorgio Ghezzi; Mario David, Cesare Maldini, Mario Trebbi; Víctor Benítez, Giovanni Trapattoni; Gino Pivatelli, Dino Sani, José Altafini, Gianni Rivera y Bruno Mora). Al final de la temporada, Andrea Rizzoli dejó la presidencia del club, luego de 9 temporadas en las que se inauguró el centro deportivo Milanello en 1963, además de la obtención, siempre bajo su mandato, de cuatro scudetti, una Copa Latina y una Copa de Campeones. En el campeonato italiano, el equipo finalizó en la tercera ubicación. Al término de la temporada, Nereo Rocco dimitió como director técnico del equipo, haciéndose cargo del Torino, mientras que Pivatelli se retiró del fútbol.

El Milan dio inicio a la temporada de 1963/64, con la asignación de Felice Riva como nuevo presidente del Milan y la contratación de Nils Liedholm en el cargo de director técnico y del brasileño Amarildo (proveniente del Botafogo y campeón con su país en la Copa Mundial de Chile '62). El cuadro rossonero disputó la final de la Copa Intercontinental (instaurada en 1960), en la que cayó ante el Santos de Pelé. En esa final, el Milan empezó ganando por 4:2, pero en el partido de vuelta perdieron por idéntico marcador en el Estadio Maracaná, y en un partido de desempate el equipo de O Rei ganó el título por la mínima diferencia. También se disputó la Copa de Campeones (en condición de campeón vigente), donde se llegó hasta cuartos de final, cayendo ante el Real Madrid. El equipo perdió por 1:4 en España, pero quedando a un gol de lograr la hazaña en el partido de ida (donde los rossoneri se impusieron por 2:0). Durante el campeonato local, el Milan volvió a finalizar en el tercer puesto, a tres unidades del Inter y el Bologna (siendo este último el campeón). Una vez finalizada la temporada, Dino Sani retornó a Brasil para jugar por el Corinthians.

Durante la temporada de 1964/65, el Milan disputó palmo a palmo el título con el Inter de Helenio Herrera, finalizando en la segunda ubicación. Al final de aquella campaña, José Altafini y Mario David pasaron a las filas del Napoli y la Sampdoria respectivamente, mientras que Giorgio Ghezzi se retiró del futbol, luego de seis temporadas en el cuadro lombardo.

En la siguiente campaña (1965/66) y a pesar del gran conjunto con el que se contaba, entre los que destacaban los refuerzos de Angelo Benedicto Sormani (il Pelè bianco) y Karl-Heinz Schnellinger (Volkswagen), el equipo culminó en la séptimo ubicación. Al final de la temporada, Cesare Maldini pasó a las filas del Torino.

En la temporada de 1966/67 y tras la dimisión de Liedholm como entrenador del Milan, el cargo recayó en el ex jugador rossonero, Arturo Silvestri. A ello se sumaron las contrataciones de Angelo Anquilletti y de Roberto Rosato, dando inicio a la segunda estela de títulos de aquella década. A pesar de finalizar en el octavo puesto de la liga italiana, el equipo conquistó la primera Copa de Italia della società. En un tramo donde eliminó a la Juventus en tiempo suplementario, por un marcador final de 2:1, el cuadro lombardo disputó la final ante el Padova (que había eliminado al Inter), el 14 de junio de 1967 en el Olímpico de Roma, logrando imponerse por la cuenta mínima, gracias a un tanto de Amarildo (en la que fue su última temporada en el Milan) en el cuarto minuto del tiempo complementario.

Para la sucesiva temporada (1967/68), Nereo Rocco retornó como director técnico del equipo, donde contó con lo servicios del sueco Kurt Hamrin, el experimentado meta Fabio Cudicini (Ragno Nero), Saul Malatrasi y el regreso de Pierino Prati, quien había debutado en la campaña anterior con el Milan, siendo cedido al Savona de la Serie B. Gracias a los goles de Prati (capocannoniere con 15 tantos), Hamrin y Sormani, el Milan se proclamó campeón de Italia por novena vez, ganando con relativa comodidad y dominando plenamente en la segunda mitad del campeonato, totalizando nueve puntos de ventaja sobre su más cernano escolta, una vez finalizadas las treinta jornadas. En la Copa Italia, el equipo logró clasificarse al grupo final (modalidad que se mantuvo desde aquella edición hasta 1971) o all'italiana, compartiendo el grupo junto al Bologna, Inter y Torino. Tras vencer por 4:2 a los neroazurri, el equipo cayó por 1:2 ante el Bologna, perdiendo el torneo tras la victoria del Toro por 2:1 sobre el Inter. En el ámbito europeo y en su primera participación en la Recopa de Europa, el equipo eliminó en semifinales al Bayern Munich (2:0 en Italia y empate sin goles en Alemania), por lo accedió a disputar la final ante el Hamburgo, sobre el cual se impuso por 2:0 (con una doppietta de Hamrin), conseguiendo así, su segundo título a nivel internacional. Aquella campaña significó la despedida de Kurt Hamrin (con 37 años) del equipo.

Con el refuerzo de Nestor Combin (francés de origen argentino), la década de gloria tuvo broche de oro al conseguir al consagrarse, una vez más, en el ámbito internacional tras conquistar por segunda vez la Liga de Campeones, en la campaña de 1968/69. El partido decisivo se disputó en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, un 28 de mayo de 1969, frente al Ajax de los Países Bajos, que contaba en aquella época con un joven Johan Cruyff. Ante 31 mil espectadores, el cuadro de Nereo Rocco se impuso por 4:1, gracias a un gol de Angelo Sormani y una tripletta de Pierino Patri (en un equipo compuesto por Fabio Cudicini; Saul Malatrasi, Angelo Anquilletti, Karl-Heinz Schnellinger, Roberto Rosato, Giovanni Trappattoni; Giovanni Lodetti, Gianni Rivera; Kurt Hamrin, Angelo Sormani y Pierino Prati). En el campeonato italiano, el equipo disputó el título ante la Fiorentina y el Cagliari de Gigi Riva. El Milan se mantenía en la segunda ubicación, a dos unidades de la squadra viola, pero en la penúltima jornada, un empate sin goles ante el Napoli y la subsecuente victoria de la Fiorentina de 2:0 ante la Juventus, acabó con el título en Florencia. El equipo finalizó en la tercera ubicación. Una vez finalizada la campaña y tras siete jornadas en el Milan, Bruno Mora se retiró del fútbol.

Ya dando inicio a la temporada de 1969/70, el Milan se adjudicó su primera Copa Intercontinental, luego de vencer a Estudiantes de La Plata de Argentina 3:0 en Italia y resisitir el 1:2 en contra, en condición de visita. En su séptima participación en la Copa de Campeones, quedó eliminado en segunda ronda ante el Feyenoord neerlandés (a la postre, campeón de aquella edición). En el campeonato italiano, el cuadro lombardo culminó en la cuarta ubicación. Al final de aquella campaña y tras disputar más de 200 partidos en el Milan, Giovanni Lodetti fue traspasado por la Sampdoria.

En la temporada de 1970/71, para el Calciomercato Estivo, Lodetti (quien pasó a las filas de la Sampdoria) y Sormani se desvincularon del equipo, arribando, en reemplazo, jugadores como Giorgio Biasolo, Giulio Zignoli y Romeo Benetti. El Milan, guiado por Rocco y Rivera, seguía disputando torneos a gran nivel, llegando al grupo final de la Copa Italia. Luego de vencer a la Fiorentina (líder en aquel momento) en la última jornada, el equipo terminó igualado en puntos con el Torino, por lo que el título debió dirimirse en un partido único, jugado en Génova. Luego de empatar sin goles en el tiempo reglamentario y en el suplemento, el cuadro rossonero cayó finalmente por 5:3 en la definición por penales. En el campeonato local, el equipo disputó palmo a palmo el scudetto ante el Inter, finalizando en la segunda plaza. Dicha posición, lo clasificó (junto a otros tres equipos) a la recién instaurada Copa de la UEFA.

Para el inicio de la siguiente temporada (1971/72), se retiró Giovanni Trapattoni, mientras que el equipo se renovó con la llegada de Giuseppe Sabadini, Albertino Bigon y Riccardo Sogliano. El equipo logró llegar hasta semifinales de la Copa de la UEFA, donde cayó ante el Tottenham inglés (a la postre campeón), por un global de 2:3. Aquella campaña trajo consigo la conquista de la segunda Copa de Italia, tras dejar en el camino a la Juventus y el Inter de Milán, en la liguilla de semifinales y disputar la final ante el Napoli, al cual venció por 2:0 (con un gol de Rosato y otro en propia puerta). En el campeonato local, el cuadro rossonero acabó nuevamente en la segunda ubicación, llegando a definir todo en la última jornada.

La siguiente temporada (1972/73) la escuadra de Rocco se reforzó con la llegada Luciano Chiarugi, proveniente de la Fiorentina. Tras el retiro de Cudicini, la titularidad en el pórtico la disputaron Pierangelo Belli y William Vecchi, con la consecuente consagración de este último. Aquella campaña se marcó como una de las más emocionantes, al concretar grandes partidos, como el 9:3 Atalanta) y disputar palmo a palmo la liga ante la Juventus, la cual tuvo que decidirse en la última jornada donde perdió sorpresivamente ante el Verona por 3:5, en la denominada fatal Verona. Tras finalizar en la segunda ubicación y con Gianni Rivera como capocannoniere de aquel torneo, el Milan disputó un nueva final de la Copa Italia, conquistándola por tercera ocasión en la historia del club. Dirimendo el título ante la Juventus, el cuadro rossonero logró imponerse por 5:2 en penales luego de empatar a un gol y con una gran actuación del meta Vecchi. Alienando con William Vecchi, Giuseppe Sabadini, Giulio Zignoli, Angelo Anquilletti, Maurizio Turone, Roberto Rosato, Riccardo Sogliano, Romeo Benetti, Albertino Bigon, Gianni Rivera y Luciano Chiarugi; el equipo logró ganar el quinto título internacional del club, al conseguir la segunda Recopa de Europa (alineando únicamente con italianos a raíz de la prohibición de futbolistas extranjeros en la liga italiana durante la década de 1970), luego de vencer en la final al Leeds United inglés por 1:0, con gol de Chiarugi y otra destacada participación de Vecchi. Al final de la temporada y tras 209 partidos disputados y 102 goles, Patri pasó a las filas de la Roma, mientras que Rosato fue transferido al Genoa. Al final de la temporada y luego de un exitoso regreso al club lombrado, Nereo Rocco dejó al Milan y se unió a las filas de la Fiorentina.

Tras la desvinculación de Nereo Rocco del equipo, luego dos períodos de un total de de ocho temporadas como entrenador del Milan, el presidente Albino Buticchi asignó a Gustavo Giagnoni como nuevo director técnico para la temporada de 1973/74. El equipo disputó la primera edición de la Supercopa de Europa donde fue derrotado por el Ajax de Johann Cruyff (el cual, por entonces, dominaba Europa), luego de haber ganado 1:0 en Milán y caer por 0:6 en Amsterdam. Durante aquella campaña se logró alcanzar una nueva final de la Recopa de Europa, dejando al Borussia Monchengladbach alemán (estandarte del fútbol teutón en los '70 junto al Bayern Munich) en semifinales, por un global de 2:1 (2:0 en casa y 0:1 de visita). A pesar de ello, el equipo cayó en la final ante el sorprendente 1.FC Magdeburg (de la antigua RDA) por 0:2. Para el final de la campaña y luego de 284 partidos con el Milan a lo largo de nueve temporadas, Schnellinger se despidió del club para retornar a Alemania, mientras que Sogliano se retiró del fútbol.

Para la temporada de 1974/75 y con la consolidación de Aldo Madera (conocido como Maldera III) en la titularidad del equipo, la llegada del portero Enrico Albertosi (cedido del Cagliari) y el arribo de Aldo Bet; el cuadro rossonero acabó quinto en la liga, con lo que accedió a disputar la Copa de la UEFA. En la Copa de Italia se siguió destacando superando al Inter de Milán y a la Juventus en la liguilla de semifinales, por lo que consiguió llegar a la final, la cual se disputó el 28 de junio en el estadio Olímpico de Roma, donde el equipo no pudo doblegar a la Fiorentina, ante la cual cayó por 2:3 (sin poder contar con el trabajo de Gianni Rivera).

Dando inicio a la temporada de 1975/76, finalizó la presidencia de Buticchi, siendo Bruno Pardi (a quien lo reemplazó Vittorio Duina al final de temporada) el nuevo timonel de la sociedad. El equipo alcanzó un meritorio tercer puesto en la liga y arribó a cuartos de final de la Copa de la UEFA, en la cual cayó contra el Club Brujas de belga por un global de 2:3 (0:2 de visita y 2:1 en condición de local).

A pesar de las contrataciones de Fabio Capello y el debut en Serie A de Fulvio Collovati (formado en el equipo juvenil del Milan), el equipo sufrió la perdida de Romeo Benetti y Luciano Chiarugi, dos elementos fundamentales en el esquema. El Milan tuvo un irregular desempeño en el campeonato durante la temporada de 1976/77, lo cual lo tuvo a las puertas de perder la categoría. Debido a una serie de 17 empates, solo 3 victorias y el dejar al equipo (tras la antepenúltima jornada y luego de caer por 0:2 ante el Torino) en puestos de descenso, el entrenador Giuseppe Marchioro, fue reemplazado por Nereo Rocco. Para la antepenúltima jornada, el Milan recibió al Catanzaro, un rival directo por la lucha de la permanencia. El equipo logró imponerse por un marcador final de 3:2, no sin antes sufrir, tras de ir en ventaja por 3:0. Tras ganarle al Cesena por 2:0 (con una doppietta de Gianni Rivera), el club lograba mantenerse en la máxima categoría. A pesar de los pormenores, Il Diavolo accedió a una nueva final de la Copa de Italia donde lo esperaba el Inter de Milán, al cual derrotó por 2:0, adjudicándose el trofeo por cuarta vez en su historia. El equipo también tuvo una destacada participación en la Copa de la UEFA, llegando hasta la tercera ronda, donde cayó ante el Athletic de Bilbao (por un global de 4:5, a raíz de un 1:4 en España y un 3:1 en Italia), pero estando a un gol de forzar la prórroga en el partido de vuelta disputado en San Siro.

Para la campaña de 1977/78, Nils Liedholm asumió como nuevo director técnico del equipo y con refuerzos de jugadores como Roberto Antonelli y Ruben Buriani, el Milan finalizó en una meritoria cuarta ubicación y otorgándole al equipo un nuevo aire de renovación, que se veía reflejado en el juego ofensivo que planteaba el sueco. El equipo también disputó, por cuarta ocasión, la Recopa de Europa, donde quedó eliminado en primera ronda ante el Betis español, por un global de 2:3 (0:2 en España y 2:1 en Milán). El 23 de abril de 1978, en la victoria por 2:1 sobre el Hellas Verona, debutó en Serie A Franco Baresi, futuro abanderado y capitán del Milan. Al final de la temporada, Sabadini se unió a las filas del Catanzaro.

La temporada de 1978/79, cerraba la década de los setenta, la cual significó el retiro de Gianni Rivera (quien disputó 650 partidos y concretó 160 goles con el Milan) y la conquista del décimo título de liga (Lo Scudetto della Stella). Con los refuerzos de Walter Novellino (proveniente del Perugia) y de Stefano Chiodi (procedente del Bologna), Liedholm armó un cuadro competitivo que ejercía su filosofía de fútbol ofensivo, plasmado en su esquema con una única punta (Chiodi) que era abastecida por el constante peligro que ejercían a sus espaldas jugadores como Maldera, Novellino, Antonelli y Bigon. La escuadra de Liedholm comenzó de gran manera el campeonato, ganando nueve de los diez puntos posibles tras las primeras cinco jornadas disputadas. Para el girone di ritorno, el equipo no soltó la punta y gracias a un empate del Perugia (su único escolta y quien terminó sin conocer derrotas) en la penúltima jornada, se consagraba como campeón de Italia por décima ocasión en su historia. Fue a partir de ese trofeo que el Milan incorporó a su camisa la Stella d’Oro (estrella de oro al mérito deportivo). En el ámbito europeo, el equipo logró situarse nuevamente en la tercera fase de la Copa de la UEFA, donde quedó eliminado ante el Manchester City inglés, luego de empatar a dos tantos en Italia y perder por 0:3 en Inglaterra.

Después de terminar terceros en la temporada de 1979/80 y de quedar eliminados en primera ronda de la Copa de Campeones (frente al Porto, tras empatar sin goles en la ida y caer por 0:1 en Milán), el presidente del club rossonero, Felice Colombo, entre otros dirigentes del club, estuvo involucrado en el denominado Totonero. Después de su respectivo juicio (en el que Colombo y el portero del club, Enrico Albertosi, fueron sancionados de por vida) el Milan (entre otros clubes como la Lazio, el Avellino y el Bologna) descendió a la Serie B del fútbol italiano.

Para la temporada subsiguiente (1980/81), la escuadra lograba el ascenso a la Serie A tras terminar en la primera posición del campeonato, con Roberto Antonelli como capocannoniere del torneo y bajo la presidencia de Gaetano Morazzoni. En la Copa de Italia, el equipo no pasó la primera fase, donde pudo enfrentar al Inter de Milán, ante el cual perdió por la mínima.

En la temporada de 1981/82, con Giuseppe Farina como presidente del club y tras una desafortunada campaña, el club regresó nuevamente a la Serie B.

Bajo la guía de entrenador Ilario Castagner (en la temporada de 1982/83), el Milan logró ser promovido a la Serie A (tras terminar en la primera ubicación), gracias, en gran medida, a las grandes actuaciones de Mauro Tassotti (siendo capitán) y Alberigo Evani, dos futuras estrellas de la sociedad.

En una temporada de transición (1983/84), al Milan llegaron Filippo Galli (quien jugó hasta 1997, disputando 217 partidos con la maglia rossonera) y Luciano Spinosi, entre otros refuerzos, con los cuales, el equipo se ubicó en la octava posición.

Farina se empeñó en construir una escuadra competitiva, contratando a Nils Liedholm (luego de sus sobresalientes resultados al mando de la Roma ) como entrenador y fichando a jugadores como Pietro Paolo Virdis (quien fue una pieza clave en el resurgimiento del club), Mark Hateley (Attila), Ray Wilkins (Butch) y Agostino Di Bartolomei. Así se daba inicio a la temporada de 1984/85, donde el equipo logró un meritorio quinto puesto que le daba acceso a disputar la Copa de la UEFA. En la Copa de Italia y luego de eliminar a la Juventus y al Inter (en cuartos de final y semifinal, respectivamente), disputó la final ante la Sampdoria, ante la cual cayó por un global de 1:3. El 20 de enero de aquella temporada, debutó ante el Udinese, Paolo Maldini (uno de los máximos emblemas en la historia del Milan).

Para la siguiente campaña (1985/86), el Milan contrató a Paolo Rossi (Balón de Oro en 1982) quien formó un tridente junto a Virdis y Hateley. A pesar de ello, el quipo no lograba destacarse en el campeonato local. La sorpresiva eliminación en la tercera ronda de la Copa de la UEFA, ante el Waregem belga, desencadenó en la dimisión de Farina como presidente del club.

Tras la salida de Farina, el Milan fue adquirido el 20 de febrero de 1986, por Silvio Berlusconi, convirtiéndose, ya para el 24 de marzo de aquel año, en el vigésimo primer presidente de la sociedad. Además de dotarlo de recursos económicos, Berlusconi implantó una nueva mentalidad en el equipo, con el fin de formar una equipo competitivo. El equipo finalizó la temporada de 1985/86 en la séptima posición.

En la temporada de 1986/87, la squadra rossonera iniciaba el recambio, con la llegada de jugadores como Roberto Donadoni, Daniele Massaro, Giuseppe Galderisi, Dario Bonetti y el portero Giovanni Galli; todos ellos bajo la tutela del histórico Niels Liedholm. Tras un difícil inicio, el sueco fue reemplazado por Fabio Capello (campeón como jugador en el Milan de la Copa Italia en el '77 y del décimo scudetto en el '79 ). El joven entrenador logró levantar al equipo hasta la quinta casilla (teniendo a Pietro Paolo Virdis como capocannoniere con 17 tantos), por lo que igualaba en puntos con la Sampdoria. El cupo a la Copa UEFA tuvo que decidirse en un único partido disputado en Torino, que el equipo rossonero se adjudicó por la mínima diferencia en el tiempo suplementario. Al final de la temporada, el equipo logró adjudicarse la tercera edición del Mundialito de Clubes.

Para la temporada de 1987/88, el Milan estrenó al prometedor Arrigo Sacchi (ex Parma) como nuevo entrenador del equipo, quien profesaba un fútbol total basado en un pressing continuo, la conquista de los espacios dentro del campo, una defensa en zona, un notable manejo de la táctica del fuera de juego y un gran número de jugadores polivalentes que suplían a los delanteros. El método de Sacchi era ante todo impresionante por la sensación de bloque colectivo que desprendía. Todos los jugadores se desplazaban en cojunto y al mismo tiempo en la dirección del balón, bajaban y subían, no solamente todos juntos, sino permaneciendo a la misma distancia unos de otros, sin perder más de un metro. Era una máquina de una eficacia temible, que emularían luego muchos otros equipos. Sacchi también contó con un grupo de primer orden al disponer, en una sólida defensa, de la guía del capitán Franco Baresi, sumado a Paolo Maldini, Alessandro Costacurta y Mauro Tassotti. El resto de los estratos del campo, incluían la solvencia del meta Giovanni Galli, un férreo mediocampo compuesto por Roberto Donadoni, Angelo Colombo y Carlo Ancelotti; a lo que se sumaba el ataque de talentos como Marco van Basten y Ruud Gullit, quienes desplegaban su juego en la compañía del instinto goleador de Pietro Paolo Virdis. Con Van Basten lesionado y perdiéndose prácticamente toda la temporada, el Milan concentraba sus fuerzas en el torneo local (luego de quedar eliminado en la segunda ronda de la Copa de la UEFA frente al Espanyol por un global de 0:2), disputándolo ante el Napoli de Maradona. La victoria en el San Siro ante el campeón italiano por 4:1, marcaría el inicio de una apasionante remontada en la tabla de posiciones de la squadra rossonera. A sólo tres jornadas del término del campeonato y con el Napoli aventajando al Milan por una unidad, el cuadro de Sacchi visitaba el Stadio San Paolo donde el equipo logró imponerse por 2:3, situándose como exclusivo líder. Luego del empate 1:1 contra el Como en la última jornada, el Milan conquistó su undécimo scudetto. Fue en esa liga donde nació el grupo y la denominación de Gli Immortali di Sacchi (los inmortales de Sacchi), además de dar inicio a uno de los períodos más gloriosos en la historia del club.

En la sucesiva temporada (1988/89), se configuró el legendario trío neerlandés (a casi cuarenta años del célebre GreNoLi) con el arrivo de Frank Rijkaard, en reemplazo del argentino Claudio Borghi. El Milan daba inicio a la campaña disputando la recién instaurada Supercopa de Italia (la cual enfrenta a los ganadores del Scudetto y la Copa de Italia) ante la Sampdoria en el Giuseppe Meazza. Luego de ir abajo en el marcador, logró imponerse por 3:1 gracias a los tantos de Graziano Mannari, Rijkaard y Van Basten. El equipo volvió a disputar la Copa de Campeones, donde en la segunda ronda se enfrentó al Estrella Roja de Belgrado. Luego de igualar 1:1 en Milán, la squadra de Sacchi se vio en desventaja de 0:1, además de tener que disputar el resto del partido con un hombre menos (tras la expulsión de Virdis). A estas alturas, el partido tuvo que suspenderse momentáneamente a causa de una densa neblina, pero tras la reanudación, el cuadro rossonero logró igualar el marcador y forzar los penales, donde finalmente se impuso por 4:2. En cuartos de final se enfrentó al Werder Bremen alemán, al cual eliminó en una muy cerrada eliminatoria, luego de igualar sin goles en Alemania y sentenciar todo tras un 1:0 en San Siro. La semifinal la disputó ante el Real Madrid, donde igualó en España (en un partido que lo tuvo como claro dominador y donde le anularon un legítimo gol) por 1:1 gracias a la contundecia goleadora de Van Basten. La definición se cerró gracias al memorable 5:0 en Milán. Esa victoria situó al Milan en la final que se disputó en el Camp Nou y frente al temible equipo rumano del Steaua Bucarest (campeones de Europa en 1986). La victoria contundente (magistral a nivel tanto táctico como técnico) de 4:0 dejó en evidencia el vistoso juego del equipo y las grandes individualidades que poseía, al ser Gullit y Van Basten (con una doppietta de cada uno) quienes concretasen los goles que le otorgaban al Milan, su tercera Copa de Campeones y su sexto título a nivel internacional. En el campeonato local, el equipo acabó en la tercera ubicación.

Al igual que la temporada anterior, el club siguió encantando a Europa y al mundo con grandes actuaciones. La temporada de 1989/90, lo vio coronarse con la obtención de la primera Supercopa de Europa tras batir, con un único gol de Alberigo Evani en la ida (luego de igualar 1:1 en España), al Barcelona. A ello se le sumó la conquista de la segunda Copa Intercontinental, tras vencer al Atlético Nacional de Colombia, en Tokio (Japón). En un disputado partido con ambos conjuntos jugando con una gran cautela y finalizando empate sin goles en el tiempo regular, el encuentro se definió en el minuto 118', tras un gol de tiro libre de Evani. El resto de la campaña tuvo a un Milan a un paso de conseguir el considerado trebol (La obtención del Campeonato, la Copa Nacional y la Copa de Campeones). El título de liga (con Van Basten como máximo goleador del torneo con 19 tantos) lo disputó palmo a palmo con el Napoli, cediendo la punta (compartida) a una jornada del termino. En la Copa Italia, el Milan eliminó en semifinales al Napoli, tras empatar sin goles en Milán y vencer gracias a los tantos de Massaro y Van Basten, por 3:1 en la ida. De esta manera accedió a nueva final, la cual perdió por un global de 0:1 ante la Juventus. En el frente internacional, la squadra revalidó el título de campeón de Europa, luego de un complejo tramo. Para la segunda ronda, el equipo volvió a enfrentar al Real Madrid, al cual eliminó luego de imponerse por 2:0 en Italia y resistir un 0:1 en la ida. La llave de semifinales la disputó ante el Bayern Munich, al que derrotó por 1:0 en el San Siro y gracias a un gol vital de visitante, el equipo pudo sortear el 1:2 en contra en Alemania. De esta manera, el Milan accedió a su quinta final de la Copa de Campeones, la cual tuvo lugar en Viena, el 23 de mayo de 1990 y frente al Benfica. Gracias a una líneas organizadas y un solitario gol de Frank Rijkard al minuto 23' del tiempo complementario, el Milan añadió a sus vitrinas su cuarta orejona.

En la temporada de 1990/91 y tras la ida de Giovanni Galli al Napoli, el equipo se estrenó con la obtención de la segunda Supercopa de Europa, al derrotar a la Sampdoria por 2:0 en el San Siro (con goles de Gullit y Van Basten), luego de haber logrado igualar 1:1 en la ida (gracias a un gol de Evani). Los dirigidos por Sacchi, también revalidaron la Copa Intercontinental, luego de vencer claramente al Olimpia de Paraguay por 3:0, gracias a dos goles de Rijkaard (minutos 43' y 65') y uno de Giovanni Stroppa (minuto 61'). En la Liga de Campeones, la squadra rossonera disputó los cuartos de final ante el Olympique de Marsella. En el partido de vuelta y tras igualar 1:1 en Italia, el equipo se econtraba en desventaja de 0:1, cuando a pocos minutos del final, uno de los reflectores del estadio se apago. El Milan no volvió al campo en forma de protesta, una vez solucionado el problema técnico, por lo que se le imposibilitó la participación en Europa al año siguiente. En el campeonato local, el equipo acabó en la segunda ubicación tras la Sampdoria. Al final de la campaña, Arrigo Sacchi dimitió como entrenador para hacerse cargo de La Nazionale con lo que el Milan iniciaba una nueva etapa al mando, una vez más, de Fabio Capello.

A lo largo de toda la temporada de 1991/92 y durante toda su carrera en el Milan, el entrenador friulano fue reconocido por sus dotes de gran motivador y por el de desarrollar un estricto trabajo con sus pupilos. Enfocándose en la obtención del campeonato de liga (el duodécimo de la Sociedad), Capello y el equipo lograrían su cometido en un campeonato récord, que les valió el apodo de Gli Invincibili (los invencibles). Con el registro de 56 puntos y sin conocer la derrota en aquel campeonato, el Milan se transformó en el segundo equipo italiano en terminar de manera invicta el campeonato (junto al Perugia de 1979) y el primero en ganarlo, manteniendo la imbatibilidad durante todo el proceso. Aquel conjunto obtuvo un total de 74 tantos (una media de 2 por partido), concretando algunos memorables partidos para el club, como el 5:0 al Napoli, el 5:1 a la Sampdoria (defensora del título) o el 8:2 al Foggia (el equipo revelación de aquella temporada). En el contexto individual, el Milan destacó al adjudicarse Van Basten (por segunda ocasión en su carrera) el título de capocannoniere con 25 goles.

Luego de la obtención del scudetto récord, el Milan posaba sus ojos en Europa, pero sin dejar de lado otro suceso a nivel local. Durante la campaña de 1992/93, la sociedad adquirió, para el mercado estival, jugadores de calibre como el internacional francés Jean-Pierre Papin (Balón de Oro en 1991), el croata Žvonimir Boban, el serbio Dejan Savićević, y los italianos Stefano Eranio y Gianluigi Lentini. La temporada prosiguió la marcha triunfal del Milan de Capello al conquistar la segunda Supercopa de Italia, luego de vencer al Parma por 2:1, en un partido que comenzó con Van Basten concretando el primer desequilibrio y con Daniele Massaro finiquitando el duelo (a 20 minutos del término), luego del transitorio 1:1. En el campeonato de liga, el Milan logró extender a 58 los partidos sin conocer derrotas en la Serie A, toda una marca a nivel local y uno de los invictos más prolongadas en el plano internacional. Repitiendo el solido camino (con emocionantes partidos como el 7:3 a la Fiorentina o el 5:4 al Pescara) del torneo precedente, el Milan mantuvo el liderazgo y el control del campeonato desde la primera jornada, culminando con el bicampeonato y la obtención del decimotercer scudetto. Lamentablemente para el club y luego de trece jornadas, la plantilla perdió a Van Basten a causa de sus persistentes problemas físicos. Operado en Bélgica, el cigno di Utrecht se reencontraría con el grupo luego de cinco meses de recuperación. En el campo continental de la Copa de Campeones (renombrada esa temporada como Liga de Campeones de la UEFA), Il Diavolo se confirmaba como una muy sólida escuadra al vencer sus diez partidos disputados, marcar 23 tantos y ver vencida su valla en tan sólo una ocasión. El equipo finalizó primero de su grupo (teniendo de rivales al Goteborg, al PSV y al Porto) y accedió a disputar su sexta final, en un partido jugado en el Olympiastadion de Múnich ante el Olympique de Marsella. Contra todos los pronósticos, el equipo cayó por la cuenta mínima ante el cuadro francés. Aquel partido significó la última aparición en un campo de juego del gran Marco van Basten.

En la temporada de 1993/94, el Milan cambió nombres, como el del trío neerlandés (al ser Gullit y Rijkaard traspasados y Van Basten estar cerca del retiro por una serie de infortunios), Alberigo Evani (luego de trece años con el club, fue cedido a la Sampdoria) y Gianluigi Lentini (víctima de un grave accidente automovilístico, quedó fuera del equipo por el resto de la campaña). Durante el mercado de fichajes, la plantilla acopló a jugadores como Brian Laudrup, Florin Răducioiu, Christian Panucci y (a mitad de la temporada) Marcel Desailly. Marco Simone se convirtió en un titular indiscutible y determinante en los resultados junto a Jean-Pierre Papin. En el inicio de la temporada, el Milan se adjudicó un nuevo trofeo al revalidar la Supercopa de Italia, luego de vencer (en una final jugada en Washington, Estados Unidos) al Torino, con un único gol de Marco Simone a los cuatro minutos del primer tiempo. Liderando el campeonato local, el equipo disputó la Copa Intercontinetal, el 12 de diciembre de 1993, en reemplazo del Olympique de Marseille, a raíz de los casos de corrupción ocurridos en el seno del club francés. Aquella final, jugada contra el Sao Paulo de Brasil, lo vio dos veces en desventaja, pero logrando igualar las acciones (Massaro al minuto 48' y Papin al 81'), aunque finalmente y a cuatro minutos del término, el equipo acabó cayendo por 2:3, en una disputada final. Para enero y febrero del año siguiente, el equipo participó (también por el caso de corrupción del Olympique de Marseille) en la Supercopa de Europa, la cual perdió ante el Parma, luego de ganar por 1:0 en la ida (gol de Papin) y de caer por 0:2 en San Siro (con un gol en el quinto minuto del tiempo suplementario). En el campo local, el Milan lograría establecer un dominio en la Serie A, al conseguir el decimocuarto scudetto de la sociedad y el tercero de manera consecutiva (a dos jornadas del termino del campeonato). Aquel torneo trajo números récord como la imbatibilidad del portero Sebastiano Rossi (929 minutos sin recibir un gol en la Serie A) y la cifra de goles en contra (15 en 34 jornadas). El prolífico año se cerraría en el plano europeo, al arribar invicto, a la tercera final de manera consecutiva de la Liga de Campeones (la séptima en la historia de Il Diavolo). El partido disputado en Atenas, el 18 de mayo de 1994, lo midió ante el Barcelona (el denominado Dream Team de Johann Cruyff). Sin ser considerado como favorito, el Milan jugó la que puede considerarse como la mejor final disputada por la sociedad en la Liga de Campeones. Con una doppietta de Massaro, un extraordinario gol de Savićević y la lápida de Desailly, los rossoneri lograron imponerse por un categórico 4:0. Así consiguieron llevar a Italia, la quinta orejona del club y el duodécimo trofeo a nivel internacional.

La era Capello continuaba en la senda del éxito al iniciar la temporada de 1994/95 con la obtención, en agosto, de la Supercopa de Italia (la cuarta del club y la tercera de manera consecutiva), en un partido disputado en el San Siro, donde el Milan se impuso a la Sampdoria por 4:3 en penales, luego de empatar 1:1 en el tiempo regular y suplementario (con un gol de Gullit que igualaba el marcador a siete minutos del término de los noventa minutos). En un campeonato algo irregular, el equipo finalizó en la cuarta ubicación, pero no sin antes disputar la Copa Intercontinental (la cual perdió sorpresivamente por 2:0 ante Vélez Sársfield de Argentina) y conquistar, en febrero del año siguiente, la tercer Supercopa de Europa de la sociedad y el decimo tercer torneo a nivel internacional. Aquel trofeo lo obtuvo ante el Arsenal, al que, luego de empatar sin goles en Inglaterra, se venció por 2:0 en Milán, tras sendos goles de de Boban y Massaro (al minuto 41' y 67', respectivamente). En la Liga de Campeones, el equipo tuvo un duro escollo (en la fase de grupos) ante el Ajax, perdiendo ambos partidos ante el cuadro neerlandés. Los dirigidos por Capello, lograron imponerse a los demás rivales, pero teniendo que disputar sus dos últimos partidos de local en el grupo, en un campo neutro de la ciudad de Trieste, tras un incidente en la victoria del equipo por 3:0 ante el Austria Salzburgo, en San Siro. Al Milan se le panalizó con dos puntos, por lo que se clasificó gracias a la diferencia de goles (luego de totalizar cinco unidades). En cuartos de final se midió al Benfica, al cual eliminó por un global de 2:0 (2:0 en Milán e igualdad sin goles en Lisboa), accediendo a semifinales donde logró dejar en el camino al Paris Saint-Germain, tras lograr ganar por 1:0 en la ida y finiquitar en el San Siro tras imponerse por 2:0. De esta manera, el Milan accedió a disputar su quinta final en siete años y la tercera de manera consecutiva. El partido decisivo tuvo lugar en Viena, el 24 de mayo de 1995 y ante el Ajax, donde, en una muy disputada final, el equipo cayó tras un único gol de Patrick Kluivert, a cinco minutos del término del tiempo regular.

La temporada de 1995/96, la última del ciclo de Capello y del decennio d'oro del Milan, dio inicio con la llegada de Il Codino Roberto Baggio (Balón de Oro en 1993) y del atacante liberiano, George Weah (proveniente del Paris Saint-Germain). Bajo la guía de Big George (autor de once goles), Baggio y Marco Simone, el Milan logró establecerse en la punta con una comoda ventaja de ocho puntos sobre la Juventus, en un campeonato plenamente dominado por la squadra rossonera, conquistando así, el decimoquinto título de liga de la sociedad. En la Copa UEFA y luego de un sólido camino, el equipo cayó en cuartos de final por 0:3 ante el Girondins de Bordeaux (en Francia), luego de haber ganado por 2:0 en el partido de ida disputado en el San Siro.

El Milan inició la temporada 1996/97 al mando del uruguayo Oscar Tabárez, quien fichó a jugadores como Christophe Dugarry, Edgar Davids, Michael Reiziger, Pietro Vierchowod, entre otros. El primer torneo en el que compitió fue la Supercopa de Italia (siendo la quinta vez que la disputaba) la cual perdió 1:2 ante la Fiorentina. En la Liga de Campeones, el equipo acabó eliminado, en la fase de grupos tras perder 2:1 ante el Rosenborg. Tabarez fue reemplazado por Arrigo Sacchi, quien no pudo revertir la suerte del equipo que terminó en la undécima posición. Al final de la temporada, se despidieron los históricos Franco Baresi (retirando el dorsal número 6 en su honor) y Mauro Tassotti.

En la temporada 1997/98 Fabio Capello tomó las riendas del equipo. Entre las contrataciones que solicitó y los dirigentes consiguieron estaban jugadores como Christian Ziege, Ibrahim Ba, Patrick Kluivert, Giampiero Maini, Massimo Taibi, Winston Bogarde, Maurizio Ganz, Jesper Blomqvist, Steinar Nilsen, Andreas Andersson y Leonardo. A pesar de ello el equipo acabó en la decima casilla de la Serie A. En la Copa de Italia (torneo donde se destacó el 5:0 al Inter de Milán en cuartos de final), logró acceder a la final, la cual perdió ante la Lazio por un marcador global de 2:3.

En la temporada 1998/99, el Milan puso en las manos de Alberto Zaccheroni su esperanza de un repunte en un año de gran carga simbólica al tratarse del centenario de la asociación. Con un juego ofensivo, un inusitado módulo 3-4-3 y los fichajes de jugadores como Oliver Bierhoff, Roberto Ayala, Luigi Sala, Bruno N'Gotty, Federico Giunti, Andrés Guglielminpietro y Thomas Helveg; Zaccheroni, Zac para los tifosis, daba inició a una temporada que tenía contemplada una plaza a la Liga de Campeones. Hacia el final de la campaña, el equipo logró una racha de seis victorias consecutivas lo que lo dejó en la primera ubicación, por delante de la Lazio, dirigida entonces por Sven-Göran Eriksson. La definición se resolvió en la última jornada, donde Milan logró su séptima victoria en línea al imponerse 2:1 sobre Perugia en condición de visitante por lo que el cuadro rossonero obtuvo su decimosexto scudetto.

La temporada de 1999/00 se iniciaba con la adquisición del ucraniano Andriy Shevchenko (procedente del Dinamo de Kiev) y el duelo por la Supercopa de Italia, el cual se perdió por un marcador de 1:2, ante el Parma. El retorno al ámbito internacional, finalizó con la eliminación en fase de grupos de la Liga de Campeones, al perder por 2:3 ante el Galatasaray de Turquía. El equipo concluyó cuarto en la liga, por lo que accedió a disputar la fase previa de la Liga de Campeones.

En agosto, el Milan comenzó la temporada del 2000/01 ganando la llave eliminatoria ante el Dinamo Zagreb gracias a un 6:1 global, pero al caer eliminado en la (por entonces) segunda fase grupos y en vista de una hipotética final en su estadio, Zaccheroni era sustituído por Cesare Maldini. El equipo finalizó en la sexta ubicación, por lo que accedió a disputar la Copa de la UEFA. La histórica goleada 6:0 al Inter de Milán, es el suceso más recordado de aquella temporada.

Para el inicio de la temporada 2001/02 y con el turco Fatih Terim como nuevo director técnico, el Milan fichó a jugadores como Manuel Rui Costa, Filippo Inzaghi, Andrea Pirlo, Cristian Brocchi y Martin Laursen. Tras un inicio de campaña decepcionante, Terim fue reemplazado por Carlo Ancelotti. En la Serie A equipo logró el cuarto puesto (que daba acceso a la fase previa de la Liga de Campeones) en la liga y posteriormente llegó hasta semifinales de la Copa de la UEFA, donde fue eliminado por el Borussia Dortmund, luego de caer por 0:4 en Alemania y de ganar por 3:1 en el San Siro.

En la temporada 2002/03 el Milan alcanzó la final de la Liga de Campeones, en una trayectoria que lo vio dejar en el camino a equipos como el Ajax (en un infartante partido de vuelta resuelto en el último minuto) en cuartos de final y al Inter de Milán en semifinal. El partido decisivo tuvo como marco al estadio Old Trafford y a la Juventus como rival, siendo la primera final disputada entre equipos italianos en esta competición. El cuadro rossonero se impuso por penales 3:2 luego de un empate sin goles. El ucraniano Andriy Shevchenko fue el encargado de ejecutar el penal decisivo que le otorgaba al Milan su sexta Liga de Campeones. Tres días después de la gloria europea, el Milan disputó (en el estadio San Siro) el partido de vuelta en la final de la Copa de Italia, ante la Roma (a la cual había vencido por 4:1 en la ida). A pesar de verse abajo por dos goles en el marcador, el descuento de Rivaldo otorgaba una mayor tranquilidad al cuadro milanés. El marcador no se movía y para el tercer minuto de descuento, cuando los dados ya estaban echados, Filippo Inzaghi igualó el encuentro para el 2:2 definitivo. De esta manera, el Milan se consagraba por quinta vez como campeón de la Copa de Italia.

Ya en el inicio de la temporada 2003/04 y tras el arrivo de la joven promesa brasileña Kaká, junto al también brasileño Cafú y el italiano Giuseppe Pancaro, el Milan disputó la Supercopa de Europa frente al Porto sobre el cual se impuso gracias a un solitario gol de Andriy Shevchenko, añadiendo así a sus vitrinas, su cuarta Supercopa Europea y el decimoquinto trofeo internacional. Para el epílogo del 2003, se disputó la Copa Intercontinental, ante Boca Juniors de Argentina, perdiendo la final en definición por penales. Luego de un repunte en la liga, logró establecerse en la punta con relativa comodidad la cual no soltó, conquistando su decimoséptima liga a dos jornadas del término.

En la temporada 2004/05 logró su quinta Supercopa de Italia al vencer a la Lazio por 3:0 (con una tripleta de Andriy Shevchenko). En el marco internacional, alcanzaba su décima final de la Liga de Campeones venciendo en el camino a escuadras como el Inter (en octavos de final y ganando ambos cotejos), el Manchester United (en cuartos) y el PSV (en semifinales y gracias a un gol clave en los últimos minutos de Massimo Ambrosini en el partido de ida). Disputando su segunda final en tres años, cayó en definición por penales ante el Liverpool luego de empatar 3:3.

En la temporada del 2005/06, sigue siendo protagonista del campeonato local y la Liga de Campeones, llegando en esta última a semifinales, tras vencer (en dramáticos partidos de vuelta en el San Siro) al Bayern Munich (en octavos de final y gracias a un categórico 4:1) y al Olympique de Lyon (en cuartos de final y resolviendo la eliminatoria en los últimos minutos). Cayó, en la que fue una disputada semifinal, ante el Barcelona por un marcador global de 0:1.

Tras el denominado Moggigate, donde recibió sanciones luego de haber pedido jueces de línea internacionales tras las polémicas sufridas en el partido ante el Siena (derrota de 1:2 con fallos arbitrales que le costaron al club rossonero el título), el Milan dio inicio a la liga 2006/07 con una penalización de 15 puntos (la cual se redujo a ocho) y de 44 en la temporada anterior (2005/06), lo que se tradujo en fichajes de bajo perfil. La situación se agravó aún más, tras la salida de Andriy Shevchenko del club. A pesar de los contratiempos, logró disputar la Liga de Campeones, donde se dio inicio a una campaña épica la cual emprendió desde cero, partiendo por eliminar (en la tercera fase previa) al Estrella Roja de Belgrado (luego de ganar 1:0 en el San Siro y 2:1 en la ida), con lo que accedió a la fase grupos. Durante el resto del torneo, logró dejar en el camino a equipos como el Celtic (en octavos de final), el Bayern Munich (en cuartos de final) y el Manchester United (en semifinales). Tras aquel largo tramo, el equipo accedió a su undécima final en esta competición. El duelo decisivo (jugado en Atenas) lo tuvo, una vez más, cara a cara frente al Liverpool, sobre el cual se impuso por 2:1 gracias a los goles de Filippo Inzaghi. De esta manera alcanzó su séptima corona europea y la decimosexta a nivel internacional.

En la temporada 2007/08, el Milan disputó, por octava ocasión en su historia, la Supercopa de Europa ante el Sevilla español, sobre el cual se impuso por 3:1, adjudicándose por quinta ocasión dicho trofeo. Posteriormente, tras vencer a Boca Juniors por un marcador de 4:2, se transformó en el primer club europeo en obtener la Copa Mundial de Clubes y en el club más laureado a nivel internacional hasta entonces. El cuadro rossonero arrivó hasta octavos de final en la Liga de Campeones, donde quedó eliminado ante el Arsenal. En el campeonato local finalizó en la quinta ubicación, clasificándose para la Copa de la UEFA.

El origen de los colores rojo y negro del Milan se remontan a su fundación, cuando fueron seleccionados por Herbert Kilpin para representar el ardiente fervor que es parte de los miembros del equipo y para infundir miedo en los rivales.

El estadio Giuseppe Meazza, también conocido como San Siro, fue fundado el 19 de septiembre de 1926 en Via Piccolomini 5 (20151 distrito del barrio de San Siro en Milán), habiéndose iniciado su construcción en 1925 y por iniciativa del entonces presidente del Milan, Pietro Pirelli.

La estructura corrió por cuenta del ingeniero Alberto Cugini y del arquitecto Ulisse Stacchini. El estadio estaba compuesto por cuatro tribunas rectilíneas y podía albergar a 35 mil espectadores.

El partido inagural lo llevaron a cabo el Milan y el Inter de Milán, siendo victoria de 6:3 para los nerazurri. Para 1935, se realizaba la primera modificación al ampliar la capacidad de aforo a 55 mil espectadores. La segunda ampliación (a manos del ingeniero Ferruccio Calzolari y del arquitecto Armando Ronca) se produjo para 1955 con una transformación drástica. La capacidad total alcanzaba los 100 mil espectadores, pero se limita a 85 mil por cuestiones de seguridad. La última gran modificación, se concretaría para la Copa Mundial de 1990.

En la actualidad, el estadio cuenta con una capacidad de 85.700 espectadores y dimensiones de 105x68 metros, siendo el estadio más grande de Italia, el tercero en Europa y el décimo a nivel Mundial. Es además, considerado por la UEFA, como uno de los estadios de categoría "5 estrellas". El recinto es de propiedad municipal y se renombro en honor a Giuseppe Meazza, jugador italiano que militó en ambas escuadras.

La Associazione Calcio Milan S.p.A. es controlada en un 99.9% por FININVEST S.p.A., Holding de la Familia Berlusconi.

Presidente: Silvio Berlusconi.

Vice-Presidente y Administrador Delegado: Adriano Galliani.

Vice-Presidente: Paolo Berlusconi.

Pasquale Cannatelli: Administrador Delegado FININVEST.

Livio Gironi: Manager FININVEST.

Leandro Cantamessa: Avvocato de la Sociedad Milan.

La Associazione Calcio Milan S.p.A. controla el 100% de Milan Entertainment S.r.L. , Milan Real Estate S.p.A. y Fondazione Milan Onlus. Además, posee el 50% del Consorcio SAN SIRO 2000 y el 45% del Conglomerado ASANSIRO.

En el año 2004 el A.C.Milan S.p.A. adquirio una cuota del 50% del Club de Baloncesto representante de la Ciudad de Milano, Tanto a nivel nacional en La Serie A de Baloncesto, como en la EUROLIGA Olimpia Milano S.S.r.L.

Milan Real Estate S.p.A. es La Filial de La Sociedad encargada del Sector Inmobiliario del Club, el cual es poseedora de la Sede Principal del AC Milan en Via Turati 3, El Centro Deportivo Milanello y El Centro Médico Milan Lab. Por su parte, Milan Entertainment S.r.L. es la Filial de la Sociedad que data del año 2005 (Servizi Milan S.r.L.) es la Sociedad encargada de la Explotación de los Derechos Audivisuales del Club. Cede los Derechos de TV y Radio. Administra Milan Channel (Canal Temático del Club) y Forza Milan (Magazine Oficial).

El CONSORCIO SAN SIRO 2000 es el Consorcio formado en un 50% por Las Sociedades A.C.Milan SpA. y FC Internazionale Milano SpA., para La Gestión del Estadio Giuseppe Meazza (San Siro).

ASANSIRO es un Grupo Local de la Ciudad de Milano encargado de la Gestión y Explotación de los Terrenos del Centro Deportivo San Siro , el cual esta formado por A.C.Milan SpA. (poseedor del 45%), FC Internazione Milano SpA. (poseedor del 45%) y Fondazione ChiamaMilano (poseedor del 10%).

El A.C.Milan S.p.A. es una Sociedad activa en el campo Social y de ayuda Humanitaria. Con Fondazione Milan Onlus colabora en el Sector de la Asistencia y Ayuda Social, tanto en Italia como en el Extranjero. Posee además un Protocolo de colaboración con la Organización Mundial de Ayuda a la Niñez UNICEF.

Encabezando el Milan las preferencias con un estimado del 20.3% en el segmento de entre los menores de 24 años, la cuota más importante del mercado futbolístico de Italia. A nivel europeo, la escuadra rossonera es el quinto club con más seguidores, resultando ser el primer club italiano con más seguidores en Europa, según un estudio publicado por la sociedad alemana Sport+Markt en el 2008.

Al principio



Grupo E de la Copa Mundial de Fútbol de 2006

Aficionado de Ghana en Hanóver. En su primera participación mundialista, los ghaneses clasificaron a la segunda fase por sobre la República Checa, siendo el único equipo de África en acceder a dichas instancias de Alemania 2006

El Grupo E de la Copa Mundial de Fútbol de 2006, realizada en Alemania, estuvo compuesto por cuatro equipos. Los cuatro equipos se enfrentaron en partidos de 90 minutos, totalizando seis encuentros. Los dos equipos con mayor número de puntos de acuerdo a las reglas del torneo clasificaro a la segunda ronda.

Tras el sorteo realizado en Leipzig, el Grupo E fue considerado como el segundo Grupo de la muerte (tras el Grupo C) puesto que en él se encontraban Italia (tricampeón del torneo), la República Checa y Estados Unidos (ubicadas respectivamente en el 2º y 5º del mundo según el ránking de la FIFA y Ghana, uno de los equipos más sólidos de África y que ha logrado éxito en torneos juveniles.

Luego de la primera tanda de partidos, los equipos europeos parecían confirmar su favoritismo. El combinado checo derrotó sin problemas a los Estados Unidos por 3:0 aunque sufrió de la lesión de Jan Koller, uno de sus jugadores más importantes. Tras el resultado, la República Checa se convertía en uno de los candidatos al título debido a su gran calidad de juego. Por otro lado, Italia logró una sufrida victoria por 2:0 ante el combinado ghanés, el cual complicó durante largos pasajes del partido al seleccionado itálico.

Días después, Ghana se enfrentaba a la potente República Checa. Sin embargo, en una de las sorpresas del campeonato, la selección africana derrotó por 2:0 a los europeos con goles de Asamoah Gyan y Sulley Muntari, complicando la clasificación de éste. Ese mismo día, Italia se enfrentó a Estados Unidos en uno de los partidos más sucios del torneo, con tres expulsiones luego de brutales agresiones por parte del italiano Daniele De Rossi como de los norteamericanos Pablo Mastroeni y Eddie Pope. Finalmente, y a través de un autogol de Cristian Zaccardo, los estadounidenses empataron el partido a 1:1 quedando con opciones de pasar a la siguiente ronda.

En la última fecha, el Grupo E se convirtió definitivamente en el Grupo de la muerte desplazando al Grupo C (que se había definido la semana previa). Los cuatro equipos tenían posibilidades de clasificar a la siguiente ronda e incluso, a excepción de los Estados Unidos, de obtener el primer puesto del grupo, evitando así enfrentarse a Brasil, líder del Grupo F, en los octavos de final. República Checa comenzó en un principio a dominar el partido ante Italia, pero en el primer ataque de Italia a los 26', Marco Materazzi anotó el primer gol italiano. A pesar de ir en desventaja, los checos no desistieron: Pavel Nedvěd y Tomáš Rosický luchaban por anotar el descuento, pero Italia se replegó defendiendo su portería. Previamente, Ghana había abierto el marcador con un gol de Haminu Draman a los 22', pero que fue contrarrestado con la anotación de Clint Dempsey. Con el empate a 1:1 de ghaneses y estadounidenses, los checos seguían insistiendo en el ataque pero no podían quebrar la fuerte defensa italiana. Sin embargo, el penal anotado por el ghanés Stephan Appiah complicaría aún más las posibilidades de la República Checa, cuyas esperanzas de clasificar se esfumarían luego de que en el minuto 87', Filippo Inzaghi anotara el 2:0 final. Tras haber terminado el encuentro, Italia y Ghana clasificaron a la fase siguiente, siendo este último el único país africano en clasificar a la segunda fase. En tanto, los checos fueron eliminados junto a los Estados Unidos, siendo el primero de los favoritos del torneo en regresar a casa.

Al principio



Source : Wikipedia