Expresionismo

3.3676268861655 (1458)
Publicado por tornado 16/04/2009 @ 02:07

Tags : expresionismo, períodos y movimientos, artes plásticas, cultura

últimas noticias
La capilla de Guerrero - Diario de Sevilla
EN 1964 Mark Rothko, pintor vinculado al expresionismo abstracto americano, comenzó a trabajar en lo que sería su más importante declaración artística: The Rothko Chapel. La idea del proyecto, impulsado por los millonarios texanos John and Dominique de...
La tierra de Zabaleta - COPE
Después un expresionismo sombrio, de tonos más tristes acaso ligados a su propio estado anímico. Finalmente el llamado expresionismo rutinante, más seguro más dinamismo, con más color perteneciente a la ultima etapa de su vida....
Terror expresionista en el Cineclub - Victoria al Dia
... del modelo hollywoodense impuesto por Bela Lugossi, y un claro homenaje a la primera adaptación cinematográfica de la novela de Bram Stoker, de Marnau, rodada en 1922, casi una década antes de la norteamericana, y en pleno apogeo del expresionismo....
Zarrías y su expresionismo matérico - El País (España)
Epítomes es el título de la exposición del pintor jiennense Gaspar Cortés Zarrías, un artista cuya obra está instalada en un expresionismo figurativo y, a veces, abstracto. La muestra hace un recorrido a modo de recopilación de lo que viene siendo su...
El Centro Coreográfico Galego lleva hoy a Badalona el espectáculo ... - Europa Press
Esta producción del CCG toma como referencia el ballet clásico 'Giselle', bajo la mirada de Cisco Aznar, que hecha mano de una estética excesiva y grotesca que evoca "las grandes obras del expresionismo alemán" y enfoca una versión moderna de 'Giselle'...
Exposición colectiva Somos uno - Centro Arte
Ellos muestran estilos muy particulares que transitan por el expresionismo abstracto, la nuena figuración y la abstracción geométrica. También incluyen las nuevas tecnologías para incursionar en modalidades como el video arte y el video instalación....
Pereda de Castro fusiona su expresionismo abstracto en un paraje ... - soitu.es
El escultor canario Pereda de Castro ha conseguido fusionar el expresionismo abstracto de sus obras, basadas en la "espiritualidad de la tierra", según ha explicado hoy a Efe, en un paraje natural como es el Balneario Palacio de las Salinas de la...
El Ayuntamiento expondrá tres grandes obras pictóricas de su ... - El Almería
Influenciado por el expresionismo abstracto estadounidense, cuya nacionalidad adquirió a principios de la década de los 50, Guerrero alcanzó fama internacional como pintor y grabador, siendo nombrado además Caballero de las Artes y las Letras por el...
Materia artística - Diario Vasco
... los investigadores puedan apreciar mejor la información relativa que obtienen de las mismas, muchas de ellas nos recuerdan a obras de pintores abstractos de mediados del siglo XX que se movieron entre el expresionismo abstracto y el informalismo....
Conciertos, exposiciones y talleres en el cartel de Territorios ... - Diario de Sevilla
De Richard Chartier podrá verse la muestra Colorfield Variations, inspirada en los orígenes del expresionismo abstracto. Por último, Territorios Digitales, cuyas actividades serán todas de acceso gratuito, albergará también la exposición on line...

Expresionismo

El expresionismo es un movimiento artístico surgido en Alemania a principios del siglo XX, en concordancia con el fauvismo francés y plasma el deseo de dar al espectador una visión de los sentimientos del artista. Recibió su nombre en 1911 con ocasión de la exposición de la Secesión berlinesa, en la que se expusieron los cuadros fauvistas de Matisse y sus compañeros franceses, además de algunas de las obras precubistas de Pablo Picasso.

En 1914 fueron también etiquetados como expresionistas el grupo de los pintores alemanes en Dresde y Berlín a partir de 1911 y Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), formado en 1912 en Múnich, alrededor de un almanaque, dirigido por Kandinsky y Marc.

El expresionismo se entiende como una acentuación o deformación de la realidad para conseguir expresar adecuadamente los valores que se pretende poner en evidencia, y se manifestó como una reacción parcial al impresionismo.

El Expresionismo es una corriente pictórica que nace como movimiento a principios del siglo XX (1905-1925), principalmente en Alemania, aunque también aparece en otros países europeos, ligado al fauvismo francés como arte expresivo y emocional que se opone diametralmente al impresionismo. Tras finalizar la Primera Guerra Mundial, a esta corriente pictórica le siguieron otras tendencias como el constructivismo, la nueva objetividad, el informalismo y, más tarde, los denominados nuevos salvajes y el fotorrealismo.

Los elementos más característicos de las obras de arte expresionistas son el color, el dinamismo y el sentimiento. Lo fundamental para los pintores de principios de siglo no era reflejar el mundo de manera realista y fiel —justo al contrario que los impresionistas— sino, sobre todo, romper las formas. El objetivo primordial de los expresionistas era transmitir sus emociones y sentimientos más profundos. De hecho, en cualquier reproducción en blanco y negro de un cuadro expresionista se intuye esa energía y esa emotividad que subyacen a todas sus obras. Esta corriente artística estuvo abanderada por conocidos pintores como August Macke, Paul Klee o Franz Marc, quienes pertenecieron a distintas agrupaciones como Die Brücke (El Puente) o Der Blaue Reiter (El jinete azul) —fundada por Kandinsky y Marc—, gracias a las cuales fue posible la transición del expresionismo hacia la abstracción. Kandinsky fue quien dio nombre al grupo. Sus motivos favoritos eran los caballos y su color predilecto era el azul.

Sus fundadores fueron Ernst Ludwig Kirchner, Bleyl, Heckel y Schmidt-Rottluff, todos ellos estudiantes de arquitectura, a los que se unieron más adelante Nolde y Pechstein en 1906 y Otto Müller en 1910. El fauvista Van Dongen también se unió a ellos e hizo de intermediario con sus compañeros franceses.

La intención del grupo era atraer a todo elemento revolucionario que quisiera unirse, así lo expresaron en una carta dirigida a Nolde; su mayor interés era destruir las viejas convenciones, al igual que se estaba haciendo en Francia. Según Kirchner, no podían ponerse reglas y la inspiración debía fluir libre y dar expresión inmediata a las presiones emocionales del artista; se preocupan menos de los aspectos formales, hecho que los separaba del fauvismo de Matisse y Braque. Para los alemanes, el contenido era más importante que la forma. La carga de crítica social que imprimieron a la obra les valió los ataques de la crítica conservadora que los tachó de ser un peligro para la juventud alemana.

Kirchner ha sido considerado el más genuino representante de El Puente. Fue un artista que retrató las calles y la vida urbana de Berlín de forma novedosa y original. Sus formas secas y puntiagudas, con colores ácidos, son características en obras como La Escuela de Danza de 1914.

Emil Nolde, aunque se saliera del grupo en 1911, también ha sido considerado como uno de los máximos representantes del grupo. Influido por el belga Ensor y por Van Gogh, se sintió fuertemente atraído por el primitivismo negro y por el mito del salvaje. Su búsqueda del paraíso se centró más en la concreción de lo primordial que en actitudes escapistas, plasmando su sentimiento trágico de la naturaleza y su inspiración, de carácter psicológico e instintivo, elementos que han hecho de él un pintor expresionista por excelencia. Hacia 1909, y tras una grave enfermedad, empezó a pintar cuadros de tema religioso, en los que expresó su inspiración mística.

Edvard Munch Aunque no se vincula con el puente es considerado como el padre del expresionismo. Es noruego y hasta 1885 conoce la obra del expresionismo y el simbolismo. Desde 1892, su estilo está plenamente formado, curvas sinuosas, colorido arbitrario, obsesión por la enfermedad y muerte, seres inquietantes que huyen entre una masa de color. Como se observa en su pintura más famosa: El grito. Su estancia en Alemania hasta 1908 nos explica su influencia en El puente.

En 1913, se produjo la disolución del grupo, consecuencia de las claras diferencias entre sus componentes y del establecimiento de un mercado para todos ellos que complicaba las exigencias de un frente común.

A diferencia de El Puente, los artistas del Jinete Azul sentían la necesidad de modular un lenguaje más controlado para emitir sus mensajes. Publicaron libros y organizaron exposiciones. Desarrollaron un arte espiritual, en el que redujeron el naturalismo hasta llegar a la abstracción. Compartían ciertas actitudes con los expresionistas de El Puente pero tendían más a una purificación de los instintos y lo que querían era captar la esencia espiritual de la realidad; en este sentido sus actitudes eran más refinadas y especulativas. Sus máximos representantes fueron Kandinsky y Franz Marc, sus fundadores; el resto del grupo lo componen Macke, Javlensky y Klee.

Kandinsky llegó a Múnich en 1896 procedente de Moscú, en 1909 fue nombrado presidente de la Nueva Asociación de artistas de Múnich, donde organizó sendas exposiciones, en los años 1909 y 1910, para presentar el trabajo de los fauvistas y los primeros cubistas. En el catálogo elaborado para la segunda exposición empieza a plantear su teoría del arte que culminará, dos años más tarde, con la publicación de su libro De lo espiritual en el Arte.

En 1912, cuando dimitió de su cargo en la Asociación, fundó junto con Marc El Jinete Azul. El nombre deriva del amor de Kandinsky por los jinetes y del de Marc por los caballos. El grupo acabará dispersándose con la guerra, en la que murieron Macke y Marc. Las dos primeras exposiciones del Jinete Azul fueron de obra gráfica y de dibujos.

En 1913 fueron invitados a participar en una muestra internacional en Berlín llamada El Salón de Otoño Berlinés. Su poética se definió como un expresionismo lírico, en el que la evasión no se encaminaba hacia el mundo salvaje sino hacia lo espiritual de la naturaleza y al mundo interior. Para Kandinsky, el camino de la pintura debía ser desde la pesada realidad material hasta la abstracción de la visión pura, con el color como medio, por ello desarrolló toda una compleja teoría del color. En La Pintura como arte puro, libro de 1913, sostiene que la pintura es ya un ente separado, un mundo en sí mismo, una nueva forma del ser, que actúa sobre el espectador a través de la vista y que provoca en él profundas experiencias espirituales. Años antes, en 1910, Kandinsky había realizado las primeras acuarelas abstractas.

Para Klee, el artista debía integrarse en las fuerzas de la naturaleza y actuar como medium, de manera que sus creaciones llegasen a ser aceptadas del mismo modo que se aceptan los fenómenos de la naturaleza. A diferencia de Kandinsky, Klee estaba convencido de que el arte puede captar el sentido creativo de la naturaleza y, por tanto, rechazaba la abstracción absoluta. Formalmente, Klee se dejó influir al principio, al igual que Macke, por el cubismo de Delaunay y su ley óptica de los contrastes simultáneos, al mismo tiempo que fue el primer artista que se adentró en los dominios del inconsciente que Freud y Jung estaban comenzando a estudiar.

Tras la disolución del grupo, en 1919, Walter Gropius funda la Bauhaus en Weimar, escuela de diseño y arquitectura, cuyos profesores fueron los más famosos maestros del expresionismo constructivo, en ella impartieron clases hombres como Feininger, Klee o Kandinsky.

Finalizada la primera guerra mundial en Alemania, se desarrolla el Realismo Expresionista, movimiento en el que los artistas se separan de la abstracción, reflexionando sobre el arte figurativo y rechazando toda actividad que no atienda a los problemas de la acuciante realidad de la posguerra. Encarnan este grupo Otto Dix, George Grosz, Max Beckmann y el escultor Barlach.

También en la literatura expresionista aparecen como temas destacados, de igual forma que en la pintura, la guerra, la urbe, la fragmentación, el miedo, la pérdida de la identidad individual y el fin del mundo (apocalipsis). Sin embargo, no podemos obviar tampoco temas como la locura, el amor, el delirio y, cómo no, la naturaleza. La estética burguesa queda relegada por una "estética de la fealdad”. Ningún otro movimiento hasta la fecha había apostado de igual manera por la deformidad, la enfermedad y la locura como el motivo de sus obras. Como cualquier otro movimiento de cualquier otra época, tampoco el expresionismo tiene los límites bien definidos y, por ello, su definición depende del punto de vista que se adopte. En el campo de la literatura, pues, la llamada “década expresionista” denomina el periodo cumbre del movimiento; esto es, el periodo comprendido entre 1910 y 1920. La erupción de la Segunda Guerra Mundial supone una fuerte ruptura, tanto en los tonos como en los tópicos, particularmente, en el campo de la poesía expresionista. Mientras algunos autores literarios (por ejemplo, los autores futuristas) consideraron la guerra como una fuerza arrasadora y renovadora que acabaría con la sociedad burguesa, por otro lado, la imagen del conflicto cobró tintes negativos de la mano de otros muchos poetas que plasmaron los horrores de la guerra en sus obras. Y no es de extrañar, ya que muchos de ellos habían vivido, en primera línea y en sus propias carnes, la desolación de la guerra.

Con la aparición de la película El gabinete del doctor Caligari, en 1919, Robert Wiene se convirtió en uno de los primeros directores que introducía elementos claramente expresionistas en el cine. En este medio se llega al simbolismo a través de los decorados, las luces, el vestuario y la interpretación de los personajes, elementos que aspiraban a mostrar a través de la gran pantalla una óptica deformada de la realidad. En un principio, el cine mudo alemán estuvo plenamente vinculado al expresionismo con directores como Fritz Lang, Friedrich Murnau, Paul Leni y Paul Wegener, entre otros. Algunas de las obras más representativas de este período fueron: Nosferatu, Metrópolis, Las tres luces, El último ("Der Letzte Mann", también conocido como La última carcajada), y El testamento del Dr. Mabuse. La desmesura iba asociada a un tipo de cine de terror y fantástico, lo que condicionó su desarrollo. Algunas obras posteriores se realizaron en la etapa del cine sonoro, por ejemplo, M, el vampiro de Düsseldorf, otra película de Fritz Lang. No obstante, en la cinematografía más moderna, sus representantes más significativos como Orson Welles y Andrzej Wajda incorporaron una estética mucho más madura y alejada del exceso de teatralismo.

En España, pueden encontrarse algunas películas influenciadas por varios de estos directores, aunque muy pocas de ellas alcanzaron el éxito. Especialmente singular es la aportación del madrileño Edgar Neville con su película La torre de los siete jorobados, donde se contó con un equipo de decoradores alemanes que trabajaron en algunas películas expresionistas.

La influencia del cine en el teatro expresionista se evidenció desde los primeros momentos, utilizando también el decorado y la vestimenta de los actores como instrumentos al servicio de obras dramáticas superadoras del conformismo de las representaciones teatrales convencionales. El autor, el actor y el público deben compartir la visión interior del primero, llegando a un tono místico que acentúa la mímica. Su representante más destacado aparece después de la Primera Guerra Mundial: Ernst Toller. Con posterioridad se verían influidos por este movimiento autores como Bertolt Brecht.

El Jinete Azul en su primer número publicó las obras de los tres compositores: Arnold Schönberg, Alban Berg y Anton von Webern, trío que formaba la llamada Segunda Escuela de Viena. En la trayectoria de estos músicos encontramos la presencia plenamente expresionista en las óperas Lulú o Wozzeck, de Berg, y en los monodramas Die Erwartung y Die Glückliche Hand.

Al principio



Expresionismo abstracto

El Expresionismo abstracto es un movimiento pictórico contemporáneo dentro de la abstracción, en concreto, las tendencias informalistas y matéricas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Surgió en los años 1940 en Estados Unidos y se difundió, décadas después, por todo el mundo. Se considera el primer movimiento genuinamente estadounidense dentro del arte abstracto, y ejemplo del liderazgo que, en materia de artes plásticas, asumió Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Por ello fue directamente financiado por la CIA en el contexto de la Guerra fría.

Los críticos estadounidenses pronto captaron la emergencia de este nuevo estilo, destacando Clement Greenberg, que escribió en The Nation y Partisan review, así como Harold Rosenberg y Thomas B. Hess. Fueron estos críticos los que hablaron de American type painting, Abstract expressionism, Action painting, Drip painting o Gestural painting. Es al crítico Robert Coates a quien se atribuye la acuñación del término abstract expressionism. No obstante, los artistas de este movimiento rechazaron el término por entender que su obra no era abstracta, en sentido estricto, y que ninguna relación tenían con el expresionismo alemán.

Dentro de este movimiento se encuentra la Action Painting («Pintura de Acción» o «pintura en acción», también traducido como «pintura gestual»), término acuñado por el crítico Harold Rosenberg en el año 1952 para referirse a la obra de artistas como Jackson Pollock, Franz Kline y Willem de Kooning. Rosenberg lo propuso por vez primera en «American Action Painters», importante artículo publicado en Art News, vol. 51. Action painting y expresionismo abstracto son términos que suelen usarse como sinónimos, aunque no sean exactamente lo mismo.

Al Expresionismo abstracto también se lo conoce como Escuela de Nueva York. No se trata propiamente de una escuela con un estilo común, sino de una serie de artistas de convicciones semejantes y que compartían una serie de técnicas pictóricas.

Varios son los factores que contribuyeron al surgimiento de este movimiento como algo totalmente nuevo hacia 1945.

En primer lugar, los elementos formales provinieron de la abstracción post-cubista y del surrealismo. Y aunque los expresionistas abstractos rechazaron tanto el cubismo como el surrealismo, lo cierto es que resultaron muy influidos, sobre todo por el segundo de estos movimientos, en sus primeras fases.

En segundo lugar, es un movimiento estadounidense que surge en unas circunstancias problemáticas desde el punto de vista social: primero, el crack de 1929 y la subsiguiente gran depresión, y después, la segunda guerra mundial. Estas circunstancias explican, en parte, el contenido emocional de los expresionistas abstractos. Ha de mencionarse organismos artísticos que fomentaron las artes durante la época crítica de los años treinta: el FAP (Federal Arts Project) y la WPA (Works Progress Administration). En estas asociaciones artísticas se manifestaba el afán renovador del propio país norteamericano, y en ellas trabajaron algunos pintores que después destacarían como expresionistas abstractos. La pintura de la American scene típica de la llamada «Ash Can School» se vincula a este expresionismo a través de la obra de Arshile Gorky.

No pueden ignorarse, tampoco, las actividades de museos y galerías de arte que promovieron la exposición pública de las obras de estos artistas. Destaca sobre todo el nombre de la mecenas y coleccionista Peggy Guggenheim, por entonces casada con el surrealista Max Ernst. Peggy Guggenheim fundó en 1942 «Art of this Century», galería de arte y museo en la que presentó la obra de vanguardistas europeos y norteamericanos, promocionando la obra de los expresionistas abstractos, por entonces completamente desconocidos. En ella se celebraron las primeras exposiciones individuales de artistas como Jackson Pollock o Mark Rothko. Cerró en 1946.

Finalmente, contribuyeron al surgimiento de este movimiento los emigrados europeos que, en 1941, con el estallido de la guerra en Europa, llegaron a Nueva York. Ya con anterioridad habían llegado a Estados Unidos los dadaístas como Duchamp y Francis Picabia. Posteriormente, marcharon al continente americano Hans Hofmann (1880-1966) y Josef Albers (1888-1976), quienes destacaron por su labor docente.

Entre los recién llegados con motivo de la guerra mundial estuvieron varios importantes artistas vanguardistas parisinos, provenientes sobre todo del surrealismo, como el francés André Masson y el chileno Roberto Matta (n. 1911). Con el estallido de la segunda guerra mundial en septiembre de 1939, Kurt Seligmann fue el primer surrealista europeo que llegó a Nueva York. Muchos otros artistas europeos influyente siguieron su ejemplo y se refugiaron en Nueva York, huyendo del nazismo: el neoplasticista Piet Mondrian, Léger, Max Ernst, Yves Tanguy, el poeta Breton y Miró. Incluso Salvador Dalí, con su esposa Gala, se trasladaron a los Estados Unidos en 1940. Es en este momento cuando Nueva York se convierte en el centro artístico mundial desde donde irradian las nuevas tendencias plásticas.

Se celebraron exposiciones conjuntas de estos artistas exiliados con los emergentes artistas de la Escuela de Nueva York. Así, de octubre a diciembre de 1942 se celebró la exposición surrealista The First Papers of Surrealism, en la que junto a surrealistas europeos expusieron William Baziotes, David Hare y Robert Motherwell.

Los expresionistas tomaron del surrealismo aquello que de automático tenía el acto de pintar, con sus referencias a los impulsos psíquicos y el inconsciente. Pintar un cuadro era menos un proceso dirigido por la razón y más un acto espontáneo, una acción corporal dinámica. Les interesó, pues, el «automatismo psíquico» que hiciera salir de su mente símbolos y emociones universales.

No es extraño que les interesara entonces el surrealismo más simbólico y abstracto, el de Miró, Arp, Masson, Matta, Wolfgang Paalen y Gordon Onslow Ford, más que el surrealismo figurativo. De ellos tomaron las formas orgánicas y biomórficas.

Inicialmente, se trató de un movimiento marcado por influencia del surrealismo.

La primera generación del expresionismo abstracto la forman una quincena de pintores que trabajaron en Nueva York entre 1942 y 1957, entre ellos: Willem de Kooning (1904-1997), Arshile Gorky (1904-1948) a quien se reputa líder y precursor, William Baziotes, Adolph Gottlieb, Philip Guston, Franz Kline, Robert Motherwell (1915-1991), Ad Reinhardt, Mark Rothko (1903-1970) y Clyfford Still.

Se considera a líder de este movimiento o iniciador del mismo a Arshile Gorky (1904-1948), armenio exiliado a Nueva York desde 1925. Recibe la influencia del surrealismo y sirve de puente entre la pintura europea de entreguerras y la escuela norteamericana. Hacia el año 1936 abandona la figuración y, bajo la influencia de Roberto Matta, descubre un nuevo lenguaje formal, optando por las figuras abstractas biomorfas. Aunque tendió a la abstracción y la espontaneidad, no prescindió completamente del dibujo ni renunció a controlar la pincelada.

Muy cerca del surrealismo estuvo siempre la obra de William Baziotes (1912-1963), quien profundizó en la tendencia, de raíz jungiana, a investigar los mitos antiguos y el arte primitivo. Desde 1941 usó el «automatismo» pictórico, creando imágenes biomórficas con su sentido mítico.

Cabe finalmente mencionar la obra de Hans Hofmann (1880-1966), importante como docente. Su pintura tenía una base cubista, pero se fue haciendo abstracta en los años cuarenta, presentando en sus cuadros zonas de color que contrastaban entre sí; el estilo es emocional y vigoroso.

Con el fin de la segunda guerra mundial y el regreso a Europa de muchos de los exiliados, acabó atenuándose la influencia surrealista y el movimiento se hizo más genuinamente nortemericano.

Se fue escindiendo en dos tendencias que pueden definirse como action painting y campos de color. La primera de ellas enfatizaba más el gesto físico de pintar, mientras que en la segunda se centró en la aplicación del color en grandes áreas.

Dentro del expresionismo abstracto destaca la action painting, tendencia diferenciada que incluso a veces se usa para nombrar a todas estas obras expresionistas. Aunque, como se ha señalado, el término action painting fue utilizado por el crítico Harold Rosenberg en 1952, se había utilizado con anterioridad. Así, en el Berlín de 1919, y en América hacia 1929, para designar las primeras composiciones abstractas de Kandinsky.

El centro de interés de la action painting es el gesto o movimiento de pintar, llamándosela también «pintura gestual» por la primacía que dio al procedimiento pictórico en sí. Se hace del acto de pintar un gesto espontáneo. Es un tipo de automatismo que plasma el estado físico y psíquico del pintor. De esta manera, Elimina los límites tradicionales entre el pintor y la pintura, ligando la acción de pintar con la biografía del artista.

El action painter por antonomasia es Jackson Pollock (1912-1956), a quien se considera el primer pintor que asimiló la formación pictórica de Gorky. Se le relaciona con el surrealismo en la medida en que su obra pictórica se basa en el «automatismo», en una escritura automática que pretende reflejar los fenómenos psíquicos que tienen lugar en el interior del artista. Entre 1935 y 1943 trabajó para la WPA (Washington Project for the Arts) y pintó bajo la influencia de Picasso, el surrealismo y el psicoanálisis jungiano que usó como terapia contra su alcoholismo. Pero en el caso de Pollock, hubo otras fuentes de inspiración añadidas. Así, la cultura de los indios de Norteamérica, con sus formas simbólicas y sus pinturas de arena. Igualmente, la obra del muralista Siqueiros, en cuyo taller experimental tuvo ocasión de trabajar en 1936, usando pintura con bomba de aire y con aerógrafo, así como pigmentos sintéticos industriales. Esto le llevó también a probar otros materiales, como el barniz, el aluminio o los esmaltes sintéticos.

Pollock extendía la tela, normalmente sin tratar, sobre el suelo, y corría o danzaba a su alrededor y dentro de ella, derramando la pintura de manera uniforme. Pollock no trabajaba sobre el lienzo sino, muchas veces, metido en él. En efecto, no trabajaba la tela con utensilios tradicionales como el pincel o la espátula, sino mediante la técnica del dripping. Aunque a veces se le señala como inventor de la misma, lo cierto es que se considera que ya fue empleada por el surrealista Max Ernst. Lo que sí puede afirmarse es que la popularizó de tal manera que el dripping se asocia inmediatamente a la obra y persona de Jackson Pollock, hasta el punto de que se le puso el mote de «Jack the Dripper», en juego de palabras con «Jack the Ripper» (Jack el Destripador).

El dripping consiste en dejar gotear o chorrear la pintura, desde un recipiente (tubo, lata o caja) con el fondo agujereado, que el pintor sostenía en la mano o bien, en menor medida, desde un palo o una espátula. De esta manera pintar no era algo que se hacía con la mano, sino con un gesto de todo el cuerpo. Las grandes telas se llenaban por todos lados, de manera uniforme, de color en forma de manchas e hilos que se mezclaban. El pintor añadía goteos más finos realizados con un bastoncillo mojado en pintura. Pollock comenzó a usar esta técnica en el año 1947, año en el que precisamente participó en la última exposición en la galería Art of this Century.

De esta manera, lo que Pollock plasma en la tela «no era una imagen, sino un hecho, una acción».

En esta misma línea de la action painting trabajaron Willem de Kooning y Franz Kline, con pinturas abstractas y vigorosas, siendo el primero de ellos otro pintor muy influyente en otros autores posteriores.

Willem de Kooning (1904-1997) realiza obras más figurativas que las de Pollock, siendo algo intermedio entre la figuración y la abstracción, es gestual y representativo a la vez. A partir de 1946 pintó abstracciones de figuras biomórficas. Su obra se centró en representar primero la figura masculina, dedicándose, desde 1950, a su serie más conocida, Mujeres. La figura femenina se identificaba gracias a unos senos de enorme tamaño, y sus formas agresivas hacían de ellas símbolos de fertilidad y de madre nutricia, pero también de la mujer erótica o devoradora de hombres. Recurría a colores primarios intensos y vivos, sirviéndole el blanco y el negro para dar toques que realzan las figuras. Sus pinceladas eran violentas, aplicando la pintura de manera totalmente impulsiva.

Entre la action painting y la color-field painting puede situarse la obra de síntesis de Franz Kline (1910-1962) y Robert Motherwell (1915-1991).

Por lo que se refiere a Franz Kline, trabaja mediante brochazos. Lo mismo que Pollock, su gama cromática es reducida, prácticamente monocroma: el negro, el blanco y el gris azulado. Optó por anchas franjas negras ejecutadas mediante vigorosos brochazos sobre superficies blancas. Eran ampliaciones de detalles de sus propios dibujos. Los cuadros resultantes recuerdan a los del informalista Pierre Soulages o a los ideogramas chinos.

Negro y blanco son también colores predominantes en la obra de Robert Motherwell. A veces realiza obras en forma de collage. Fue moderando el automatismo surrealista de su obra hasta situarse en un punto intermedio entre el gesto abstracto y la fragmentación figurativa, siendo su obra una síntesis de la action painting y la pintura de campos de color. Su serie más famosa es la Elegía a la República Española, comenzada en 1949 y formada por cerca de 150 cuadros; está inspirada por la guerra civil española, pero no por su significado político sino, sobre todo, como metáfora del erotismo y la muerte. Fue, además, un pensador que contribuyó a divulgar la obra de la primera generación de expresionistas abstractos.

La action painting fue la tendencia que más influyó en la segunda generación del expresionismo abstracto y en muchos pintores contemporáneos europeos. Entre los artistas españoles, merecen destacarse especialmente Esteban Vicente y José Guerrero.

La color-field painting o «pintura de campos de color» es otra corriente dentro de la Escuela de Nueva York, anticipatoria de la pintura minimalista.

Irving Sandler, crítico e historiador del arte propuso llamar pintura color-field a esta última alternativa del expresionismo abstracto, centrada en el color y sus posibilidades expresivas.

Surgió igualmente en torno al año 1947. Crearon cuadros en los que dominaban amplias áreas de color, todas ellas de igual intensidad. No hay en sus obras contrastes de luz o de colores. El dibujo y el gesto se hicieron simples. En muchas obras se trabajaba con un solo color con diferentes tonalidades. Son cuadros cercanos al neoplasticismo pero, a diferencia de él, las áreas de color son abiertas, y parecen seguir más allá de los bordes del cuadro.

Dentro de esta tendencia se enmarca la obra de Clyfford Still (1901-1980), Mark Rothko (1903-1970), Barnett Newman (1905-1970) y Enrico Accatino (1920-2007).

Clyfford Still fue otro de los artistas que en los años treinta, trabajó en la WPA. Su estilo fue haciéndose progresivamente más abstracto. Su estilo de madurez está dominado por cuadros de fondo negro, al que consideraba su «no-color preferido». Y, sobre él, aparecían unas líneas verticales de contorno irregular, como si fueran una especie de llamas, de colores vivos: amarillo, naranja o blanco.

Con figuras biomorfas que pretendían expresar formas míticas comenzó la carrera artística de Rothko, a comienzos de los cuarenta. Pero hacia 1947 su estilo sufrió un cambio, centrándose en manchas de color de forma geométrica, normalmente dos o tres rectángulos horizontales. Se organizaban sobre la superficie del cuadro de forma frontal, unos sobre otros de forma simétrica. Los colores, especialmente los de los rectángulos, eran luminosos, siendo más apagados los del fondo. Rothko creaba superficies lisas. Los contornos son borrosos. La impresión que ofrecen los cuadros de Rothko es de serenidad, muy distinta de la angustia y violencia de los action painters.

La pintura de los campos de color culmina con la obra de Barnett Newman, cuya obra parte de una concepción más radical que lleva a que se le considere dentro de la sensibilidad post-pictórica y del minimalismo. Su estilo maduro está constituido por cuadros en los que predomina un único color, plano y uniforme, interrumpido únicamente por una o dos finas bandas verticales a las que el autor llama "zips". A diferencia de la obra de Rothko, en la suya los campos de color tienen unos contornos netos.

Ad Reinhardt (1913-1967) realizó pinturas con rectángulos, colocados en paralelo o en perpendicular; usó pocos colores: rojo, azul, negro. Está también considerado como precursor del minimalismo, o figura de transición hacia este movimiento. Influyó sobre todo como teórico, con escritos como sus «Doce reglas para una academia» (Arts News, 1957), atribuyéndosele la expresión «menos es más» que se convirtió en lema de los minimalistas.

Una corriente minoritaria dentro del expresionismo abstracto está formada por aquellos pintores que hicieron del signo el protagonista de sus cuadros. Sería una modalidad intermedia entre la pintura gestual y la de los campos de color, en lo que podría llamarse «simbolismo abstracto». Mediante el signo, se dota al cuadro de una gestualidad, violencia y libertad cercanas a la action painting. Pero, al mismo tiempo, servía para ordenar el lienzo mediante zonas cromáticas claras y controladas, lo que remite a la idea de delicado cromatismo propio de la color-field painting.

Dentro de esta tendencia se enmarca a Adolph Gottlieb (1903-1964). El contenido de sus pinturas provenía del inconsciente, como pretensión inspirada por el surrealismo. Su obra de madurez se caracteriza por un fondo de color ocre en el que destaca una mancha esférica sobre la que hay otra de color amarillo intenso.

El expresionismo abstracto se desarrolló en Estados Unidos a lo largo de unos veinte años, aproximadamente. Después se divulgó por Europa, Japón y Sudamérica.

Pollock también influyó en artistas no directamente pertenecientes a esta segunda generación de expresionistas, sino más bien abstractos: Sam Francis, Grace Hartigan, J.P. Riopelle, P. Soulages, O. Debré y Antonio Saura.

El movimiento expresionista abstracto influyó en otras tendencias pictóricas como el informalismo y el tachismo europeos. La action painting, en particular, fue muy influyente en el violento tachismo francés.

Fue la tendencia principal de la pintura hasta los primeros años 1960 en que surgió el Pop Art y el arte minimal (hacia 1962-1963). No obstante, algunos pintores minimalistas se ven influidos por el expresionismo abstracto, especialmente por la tendencia color-field painting.

Al principio



Jackson Pollock

Pollock-green.jpg

Jackson Pollock (28 de enero de 1912 - 11 de agosto de 1956) fue un influyente artista estadounidense y un referente en el movimiento del expresionismo abstracto. Considerado uno de los pintores más importantes de los Estados Unidos en el siglo XX.

Nació en Cody, Wyoming (Estados Unidos), y posteriormente, en 1929, se mudó a Nueva York, donde estudió con el pintor Thomas Hart Benton.

Se le relaciona con el surrealismo en la medida en que su obra pictórica se basa en el «automatismo», en una escritura automática que pretende reflejar los fenómenos psíquicos que tienen lugar en el interior del artista. Entre 1935 y 1943 trabajó para la WPA y pintó bajo la influencia de Picasso, el surrealismo y el psicoanálisis jungiano que usó como terapia contra su alcoholismo. En 1936 tuvo ocasión de trabajar en el taller experimental del muralista Siqueiros, usando pintura con bomba de aire y con aerógrafo, así como pigmentos sintéticos industriales. Desde 1938 hasta 1942 trabajó para el Federal Art Project (Proyecto de Arte Federal). Pero en el caso de Pollock, hubo otras fuentes de inspiración añadidas. Así, la cultura de los indios de Norteamérica, con sus formas simbólicas y sus pinturas de arena. Esto le llevó también a probar otros materiales, como el barniz, el aluminio o los esmaltes sintéticos.

El pintor se casó con la pintora Lee Krasner en 1945.

Pollock se distanció del arte figurativo y desarrolló técnicas como el splashing o el dripping, consistentes en lanzar pintura al lienzo o dejarla gotear encima de este (action painting), sin utilizar dibujos ni bocetos. A causa de esta forma de pintar, Pollock fue apodado «Jack the Dripper» , juego de palabras con «Jack the Ripper» o «Jack el Destripador», y «Dripper» o «goteador» y que podría traducirse como «Jack el Goteador». Pollock comenzó a usar esta técnica en el año 1947, año en el que precisamente participó en la última exposición en la galería Art of this Century.

Pollock extendía la tela, normalmente sin tratar, sobre el suelo, y corría o danzaba a su alrededor y dentro de ella, derramando la pintura de manera uniforme. Pollock no trabajaba sobre el lienzo sino, muchas veces, metido en él. En efecto, no trabajaba la tela con utensilios tradicionales como el pincel o la espátula, sino mediante la técnica del dripping.

El dripping consiste en dejar gotear o chorrear la pintura, desde un recipiente (tubo, lata o caja) con el fondo agujereado, que el pintor sostenía en la mano o bien, en menor medida, desde un palo o una espátula. De esta manera pintar no era algo que se hacía con la mano, sino con un gesto de todo el cuerpo. Las grandes telas se llenaban por todos lados, de manera uniforme, de color en forma de manchas e hilos que se mezclaban. El pintor añadía goteos más finos realizados con un bastoncillo mojado en pintura.

De esta manera, lo que Pollock plasma en la tela «no era una imagen, sino un hecho, una acción».

De su corta vida, se dice que los únicos años destacables fueron aquellos en que logró controlar su alcoholismo, es decir, el período 1949-1950. Peggy Guggenheim fue su mecenas, quien le entregaba una mensualidad.

Durante las décadas de los años 1950 y 1960 Pollock recibió apoyo de la CIA por medio del Congress for Cultural Freedom (CCF, Congreso para la Libertad Cultural).

La carrera de Pollock se vio súbitamente interrumpida cuando falleció en un accidente de coche en 1956.

Fue el objeto de los documentales Jackson Pollock (1987) y Jackson Pollock - Love & Death on Long Island (Jackson Pollock - Amor y Muerte en Long Island) (1998) así como el biopic Pollock protagonizado y dirigido por Ed Harris. El anterior documental de 10 minutos Jackson Pollock 1951 fue dirigido por Hans Namuth y tenía música de Morton Feldman.

La pintura más famosa de Jackson Pollock: "# 5 , 1948" tiene el récord de subasta al venderse en 140 millones de dólares (USD 140.000.000), superando a la pintura de Gustav Klimt "Retrato de Adele Bloch-Bauer I" vendida por 136 millones de dólares.

Al principio



Nueva York

Escudo de Ciudad de Nueva York(New York City)

La ciudad de Nueva York (en inglés y oficialmente The City of New York) es la ciudad más poblada del Estado de Nueva York,de los Estados Unidos de América y la segunda aglomeración urbana del mundo. Es el centro del área metropolitana de Nueva York, la cual está entre las aglomeraciones urbanas más grandes del mundo. Durante más de un siglo, ha sido uno de los principales centros mundiales de comercio y finanzas. Nueva York está considerada como una ciudad global dadas sus influencias a nivel mundial en los medios de comunicación, política, educación, entretenimiento y moda. La influencia artística y cultural de la ciudad es de las más fuertes del país. Además, en ella se encuentra la sede central de la Organización de las Naciones Unidas, lo que la convierte en un importante punto de las relaciones internacionales.

La ciudad se compone de cinco boroughs (a veces traducidos como distritos o comunas) cada uno de los cuales coincide con un condado: Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island. Con más de 8,4 millones de neoyorquinos en un área urbana de 830 kilómetros cuadrados (320 sq mi), Nueva York es la segunda ciudad más densa de los Estados Unidos, detrás de Union City, Nueva Jersey, localizada cruzando el río Hudson.

La ciudad tiene muchos barrios y edificios reconocidos por todo el mundo. Por ejemplo, la estatua de la Libertad, ubicada en la isla homónima, y la Isla de Ellis, que recibió a millones de inmigrantes que llegaban a Estados Unidos a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Wall Street ha sido uno de los principales centros globales de finanzas desde la Segunda Guerra Mundial y es la sede de la Bolsa de Nueva York. La ciudad también ha concentrado a muchos de los edificios más altos del mundo, entre los que se encuentran el edificio Empire State y las torres gemelas del World Trade Center, las cuales fueron derribadas en los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La ciudad también es la cuna de muchos movimientos culturales estadounidenses, como por ejemplo el renacimiento de Harlem en literatura y artes visuales, el expresionismo abstracto (también conocido como Escuela de Nueva York) en pintura, y hip hop, punk y Tin Pan Alley en música. En 2005, se hablaban casi 170 idiomas en la ciudad, y el 36% de su población había nacido fuera de los Estados Unidos. Con su metro en funcionamiento las 24 horas del día y el movimiento constante de tráfico y gente, Nueva York es conocida como «la ciudad que nunca duerme».

En el momento de su descubrimiento europeo en 1524 por Giovanni da Verrazzano, la región estaba habitada por alrededor de 5.000 aborígenes de la tribu de los Lenape. Este explorador italiano al servicio de la corona francesa la llamó Nouvelle Angoulême (Nueva Angulema). La instalación europea comenzó en 1614 en manos de los neerlandeses y en 1626, el director de la colonia, Peter Minuit, compró la isla de Manhattan a los Lenape (la leyenda, ahora refutada, cuenta que por abalorios de cristal por un valor de 24 dólares). El lugar sería renombrado como Nieuw Amsterdam y se especializaría en el comercio de pieles. En 1664, los ingleses conquistaron la ciudad y la rebautizaron con el nombre de Nueva York en honor al Duque de York y Albany. Al final de la Segunda Guerra Anglo-Holandesa, los neerlandeses ganaron el control de la isla de Run, en Indonesia, a cambio de que los ingleses controlaran Nueva Amsterdam. Hacia el año 1700, la población lenape había sido reducida a 200 habitantes.

La ciudad de Nueva York ganó importancia como puerto comercial bajo el Imperio británico. Ya en 1754, se fundó la primera casa de estudios de la ciudad, la Universidad de Columbia.

Durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, la ciudad emergió como escenario de una serie de importantes batallas conocidas como «La campaña de Nueva York y Nueva Jersey». Finalizada la contienda, en Nueva York se reunió el Congreso Continental, y en 1789, el primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, fue anunciado en el Federal Hall de Wall Street. Nueva York fue la capital de los Estados Unidos hasta el año siguiente.

En el siglo XIX, la inmigración y el desarrollo transformó la ciudad. Una visionaria propuesta de desarrollo, el Commissioners' Plan of 1811, expandió la rejilla urbana por toda la isla de Manhattan, y la apertura en 1819 del Canal de Eire conectó el puerto atlántico con los vastos mercados agrícolas del interior de Norteamérica. Para 1835, la ciudad de Nueva York había sobrepasado a Filadelfia como la ciudad más grande de Estados Unidos. La política local había caído bajo el dominio del Tammany Hall, un sistema de clientelismo político apoyado por los inmigrantes irlandeses. Algunos miembros de la antigua aristocracia mercante contribuyeron al establecimiento del Central Park, el cual se convirtió en el primer parque paisajístico de una ciudad estadounidense en 1857. Por otro lado, un importante movimiento abolicionista existió en Manhattan y Brooklyn, y aunque los esclavos existieron en Nueva York en la década de 1820, para la década siguiente, Nueva York se convirtió en el centro de activismo abolicionista del Norte.

Entre el 13 y el 16 de julio de 1863 la oposición a la conscripción militar durante la Guerra Civil Estadounidense (1861-1865) provocó una serie de manifestaciones violentas conocidas como Draft Riots o Draft Week; dichos eventos son considerados como uno de los peores levantamientos civiles de la historia estadounidense. En 1898, se formó la moderna ciudad de Nueva York con la anexión a Manhattan de Brooklyn (hasta entonces una ciudad independiente) y municipalidades de otros distritos gracias a proyectos como el Puente de Brooklyn. La apertura del metro en 1904 ayudó a unir la ciudad. A través de la primera mitad del siglo XX, la ciudad se convirtió en un centro mundial para la industria, el comercio y las comunicaciones.

En los años 1920, la ciudad fue un destino principal para los afroamericanos durante la llamada «Gran migración» desde el sur estadounidense. Hacia 1916, Nueva York era el hogar de la mayor diáspora urbana africana en América del Norte. El renacimiento de Harlem floreció durante la era de la prohibición, coincidiendo con una explosión económica que impulsó la construcción de rascacielos. Nueva York se convirtió en la ciudad más poblada del mundo en 1948, sobrepasando a Londres, que había ocupado el primer puesto durante más de un siglo. Durante los años de la Gran depresión, Fiorello LaGuardia fue elegido como alcalde y se propició la caída del Tammany Hall luego de ochenta años de poder.

La inmigración europea y el regreso de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial causaron un desarrollo económico e impulsó la construcción de viviendas al este de Queens. Nueva York emergió de la guerra como la principal ciudad del mundo, con Wall Street liderando el ascenso de Estados Unidos como la potencia económica dominante, el Cuartel General de las Naciones Unidas (construido en 1952) enfatizando la influencia política de Nueva York y el ascenso del expresionismo abstracto en la ciudad desbancando a París de la cima del mundo del arte. En los años 1960, la ciudad sufrió problemas económicos, aumento de la tasa de crímenes y racismo, que alcanzaron su pico en la década siguiente.

En la década de 1980, un resurgimiento de la industria financiera mejoró la salud fiscal de la ciudad. Hacia 1990, las tensiones raciales se habían calmado, los índices criminales habían caído drásticamente y olas de inmigrantes llegaron desde Asia y América Latina. Nuevos sectores, como Silicon Alley (negocios de Internet), emergieron en la economía de la ciudad, y la población de neoyorquinos alcanzó su máximo de todos los tiempos en el censo del 2000.

La ciudad fue uno de los objetivos de los atentados del 11 de septiembre de 2001, en los que casi 3.000 personas murieron en los ataques suicidas que se llevaron a cabo cuando 19 miembros de la red terrorista Al-Qaeda secuestraron cuatro aviones de pasajeros, de los cuales dos, el Vuelo 11 de American Airlines y el Vuelo 175 de United Airlines fueron estrellados contra las torres gemelas del World Trade Center, provocando su derrumbe dos horas después. Otro avión impactó en el Pentágono, en Virginia, mientras que el último se estrelló en campo abierto, tras el intento de sus pasajeros y tripulación de recuperar el control.

La Freedom Tower (Torre de la Libertad) será construida en el mismo sitio en el que estaban las torres gemelas, y se espera su finalización para 2012.

Nueva York está ubicada en el noreste de Estados Unidos, en el sureste del estado de Nueva York y a mitad de camino aproximadamente entre Washington D.C. y Boston. Su ubicación en la boca del río Hudson, que forma un puerto naturalmente protegido y desemboca en el océano Atlántico, ha ayudado al crecimiento de la ciudad y a su importancia como ciudad comercial. La mayor parte de Nueva York está construida sobre tres islas: Manhattan, Staten Island y Long Island, haciendo que el terreno edificable sea escaso y generando así una alta densidad de población.

El río Hudson fluye a través del valle homónimo hasta la bahía de Nueva York. Entre Nueva York y la ciudad de Troy, el río se convierte en un estuario. El Hudson separa la ciudad de Nueva Jersey. El río Este (East River) fluye desde el estrecho de Long Island y separa Bronx y Manhattan de Long Island. El río Harlem, entre los ríos Este y Hudson, separa Manhattan de Bronx.

El terreno de la ciudad ha sido alterado considerablemente por la intervención humana, varios terrenos han sido ganados a los ríos desde los tiempos coloniales neerlandeses. Esto es más notable en el sur de Manhattan, donde se llevaron a cabo planificaciones como Battery Park City en los años 1970 y 1980. Algunas de las variaciones en la topografía han sido niveladas, particularmente en Manhattan.

El área de la ciudad es de 831,4 km². El punto más alto de la ciudad es la colina Todt en Staten Island (124,9 metros sobre el nivel del mar). La cima está cubierta por bosques, puesto que es parte del cinturón verde de Staten Island.

A pesar de estar ubicada en la misma latitud que las ciudades europeas de Nápoles y Madrid, mucho más cálidas, Nueva York tiene un clima húmedo continental, resultado de los constantes vientos que traen aire frío desde el interior del continente americano. Nueva York tiene inviernos fríos, pero la ubicación costera de la ciudad mantiene las temperaturas un poco más cálidas que en las regiones interiores, ayudando a moderar la cantidad de nieve, cuya media es de 63,5 a 88,9 cm al año. La ciudad tiene un período templado que dura un promedio de 199 días entre las heladas estacionales. La primavera y el otoño son erráticos, y pueden variar desde frío y nevado a cálido y húmedo. El verano es templado y húmedo, con temperaturas de 30°C o más en un promedio entre 18 y 25 días cada verano.

Teniendo en cuenta que en no ser frecuentes, en Nueva York hay registros de huracanes, como el ocurrido en 1981 que inundó el sur de Manhattan, y el de 1938 que mató a más de 700 personas, la mayoría de ellas en la región de Nueva Inglaterra. Los patrones climáticos a largo plazo de la ciudad han sido causados por la Oscilación Multi-Decadal Atlántica, un ciclo de calentamiento y enfriamiento de 70 años de duración que influye en la frecuencia y severidad de huracanes y tormentas costeras en la región. Sin embargo, los científicos creen que el calentamiento global cambiará estos patrones.

El uso del transporte público en Nueva York es el más alto en Estados Unidos y el consumo de combustible está al mismo nivel que estaba la media nacional en 1920. La densa población de Nueva York y la baja dependencia de los automóviles ayudaron a ubicar a la ciudad entre las más eficientes consumidoras de energía del país. Las emisiones de gas de efecto invernadero son relativamente bajas cuando se miden per cápita, a 7,1 toneladas cúbicas por persona, por debajo de la media nacional, de 24,5. Los neoyorquinos son responsables del uno por ciento de las emisiones de gases del país, a pesar de ser el 2,7% de la población nacional. El neoyorquino promedio consume menos de la mitad de la electricidad que un residente de San Francisco y casi un cuarto de la consumida por un residente de Dallas.

En los últimos años, la ciudad ha intentado reducir su impacto medioambiental. Las grandes cantidades de contaminación en Nueva York dieron lugar a un alto índice de enfermos de asma y otras dolencias respiratorias entre sus habitantes. Nueva York cuenta además con la mayor flota de buses híbridos o equipados con gas natural comprimido del país, al igual que algunos de los primeros taxis híbridos.

Nueva York se abastece de agua potable desde las montañas Catskill. Como resultado de este origen con un proceso de filtrado natural, Nueva York es una de las cinco principales ciudades de Estados Unidos con agua potable lo suficientemente pura como para no necesitar un tratamiento de purificación por medio de plantas de tratamiento de agua.

El edificio más asociado a la ciudad de Nueva York es el rascacielos. Nueva York tiene alrededor de 4.493 edificios de este tipo, más que ninguna otra ciudad del mundo. Rodeada principalmente por agua, la densidad residencial de la ciudad y el alto valor del terreno en los distritos comerciales hizo que apareciese la más grande colección de edificios de oficinas y torres residenciales del mundo.

Nueva York tiene importantes edificios en un amplio rango de estilos arquitectónicos. Estos incluyen el edificio Woolworth (1913), de estilo neogótico. En 1916 una resolución municipal marcó un mínimo espacio obligatorio entre los edificios y la línea de calle, con el fin de que el sol llegase a las calles. El diseño art decó del edificio Chrysler (1930) refleja estos nuevos requerimientos. El edificio está considerado por muchos historiadores y arquitectos como el mejor de la ciudad, con su ornamentación distintiva, compuesta por águilas y una iluminación en forma de V. Por otro lado, un importante ejemplo del estilo internacional en los Estados Unidos es el edificio Seagram (1957).

Los grandes distritos residenciales de Nueva York se definen por sus elegantes terrazas y petit hôtels conocidos tradicionalmente como brownstone por su característico revestimiento con arenisca marrón, que fueron construidos durante un rápido periodo de expansión que se dio entre 1870 y 1930. La piedra y el ladrillo se convirtieron en los materiales de construcción preferidos de la ciudad, tras las limitaciones que se impusieron en la construcción de casas de madera como consecuencia del gran incendio que tuvo lugar en 1835. Al contrario que París, que siempre fue construida de su propia reserva de piedra, Nueva York siempre obtuvo su piedra para la construcción de una gran red de proveedores, lo que confiere a la piedra de Nueva York una gran variedad de texturas. Un rasgo distintivo de muchos de los edificios de la ciudad es la presencia de torres de agua montadas en los techos. En la década del 1800, la ciudad exigía su instalación en edificios de más de seis pisos para prevenir la necesidad de una presión de agua excesivamente alta, lo que reventaría las cañerías municipales.

Central Park, de 3,41 km² (en un rectángulo de 4 km x 800 m), está situado en Manhattan. Es el parque más visitado de los Estados Unidos, con unos 25 millones de turistas al año, y aparece en numerosas películas y programas de televisión, lo que también lo ha convertido en uno de los parques urbanos más famosos del mundo. El parque es dirigido por Central Park Conservancy, una empresa privada sin ánimo de lucro, que tiene un contrato con el Departamento de Parques y Ocio de Nueva York. Central Park linda por el norte con la Calle 110, por el oeste con la calle Central Park Oeste, por el sur con la Calle 59 y por el este con la Quinta Avenida. Los tramos de estas calles que pasan alrededor de Central Park son conocidos normalmente con el nombre de Central Park Norte, Central Park Sur y Central Park Oeste, respectivamente. La Quinta Avenida, sin embargo, conserva su nombre a pesar de lindar con el parque por el borde este. El parque fue diseñado por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, que más tarde crearon el Brooklyn's Prospect Park. Mientras que gran parte del parque parece natural, tiene varios lagos artificiales, dos pistas de patinaje sobre hielo, y áreas de hierba usadas para diversas actividades deportivas.

El segundo parque más grande de la ciudad es el Flushing Meadows-Corona Park, en Queens. Fue sede de las Exposiciones Universales de 1939 y de 1964.

Prospect Park, en Brooklyn, es un parque público de 2,1 km². Es mantenido por el Departamento de Parques y Recreación de Nueva York. Fue diseñado también por Olsmted y Vaux tras finalizar el Central Park. Entre las atracciones se encuentran: El Long Meadow, un prado de 36 hectáreas, el más grande de cualquier parque estadounidense, la Picnic House, sede de oficinas y un gran salón de eventos para 175 personas, Litchfield Villa, antigua casa de los propietarios de la parte sur del parque, el Zoológico Prospect y el lago Brooklyn, de 24 hectáreas. También hay varias instalaciones para practicar deportes, incluyendo siete campos de béisbol. Hay además un cementerio cuáquero en un sector llamado Quaker Hill.

La ciudad de Nueva York es un enlace global para el comercio y los negocios internacionales, y es uno de los centros neurálgicos de la economía mundial (junto con París, Londres y Tokio). La ciudad es uno de los principales centros de finanzas, aseguradoras, bienes raíces, medios de comunicación y artes de los Estados Unidos. Su área metropolitana tiene un Producto Metropolitano Bruto (un índice similar al PIB pero localizado en un área urbana) de $952,6 mil millones en 2005, la economía regional más grande de EE.UU. La economía de la ciudad cuenta con la mayor parte de la actividad económica de los estados de Nueva York y Nueva Jersey. Muchas de las principales corporaciones tienen su sede en la ciudad, incluyendo 44 compañías de las 500 más ricas, según la revista Fortune. Nueva York se destaca en EE. UU. por su gran cantidad de empresas extranjeras. Uno de cada diez puestos de trabajo del sector privado es ofrecido por una empresa extranjera.

El PIB de Nueva York es (en 2001) de 826.488 millones de dólares estadounidenses, un 8,2% del total nacional. De ser Nueva York un país independiente, sería una de las 15 principales economías del mundo.

Nueva York tiene también algunas de las propiedades más rentables del mundo. El número 450 de Park Avenue fue vendido el 2 de julio de 2005 por $510 millones, o sea $17.104/m², rompiendo así el récord del mes anterior de $15.887/m², que se consiguió con la venta del número 660 de Madison Avenue.

La Bolsa de Nueva York, ubicada en Wall Street, y el NASDAQ son la primera y segunda Bolsas del mundo, respectivamente, por volumen de intercambio y por capitalización general del mercado. El negocio de los bienes raíces es una de las principales potencias de la economía de la ciudad, dado que el valor total de todas las propiedades de la ciudad ascendió a $802.400 millones en 2006.

La industria del cine y la televisión de la ciudad es la segunda del país, por detrás de Hollywood. Las industrias denominadas «creativas», tales como los nuevos medios de comunicación, publicidad, moda, diseño y arquitectura, cuentan con el mayor crecimiento de empleo, y Nueva York tiene una fuerte ventaja competitiva en estas industrias. Por su parte, las industrias de alta tecnología como Biociencia, desarrollo de software, diseño de videojuegos y servicios de Internet también están creciendo. Otros sectores importantes incluyen la investigación y tecnología médica, Organizaciones no gubernamentales y universidades.

El turismo es una de las principales actividades económicas de la ciudad, ya que por ella pasan 40 millones de turistas nacionales y extranjeros cada año. Entre los principales destinos se encuentran el edificio Empire State, la isla Ellis, las producciones teatrales de Broadway, museos como el Metropolitano de Arte, el Central Park, el Rockefeller Center, Times Square, el Zoológico del Bronx y el Jardín Botánico. Las compras de lujo en las avenidas Quinta y Madison también son un importante atractivo para los sectores más acomodados. Otra de las atracciones nuevas son cuatro e impresionantes cataratas artificiales con una altura de 30 y 40 metros obra del artista danés/islandés Olafur Eliasson. Estas cataratas artificiales se ubican en el río Este y se pueden apreciar desde tierra y además desde embarcaciones.

Nueva York es la ciudad más poblada de EE. UU., con una población estimada en 2005 de 8.213.839. Esto es alrededor del 40% del total de la población del estado y un porcentaje similar del total de su región metropolitana. Durante la última década, la población de la ciudad ha ido creciendo, y los demógrafos estiman que en 2030 alcanzará un total de entre 9,2 y 9,5 millones de habitantes.

Las dos características claves de la demografía de la ciudad son su densidad de población y su diversidad cultural. Tiene la densidad más alta (10,194 hab/km²) de cualquier municipalidad estadounidense con una población de más de 100.000. La densidad del condado de Nueva York (25,846 hab/km²) es la más alta de todos los condados del país.

Nueva York es excepcionalmente diversa. A lo largo de su historia, la ciudad ha sido uno de los principales puertos de entrada de inmigrantes; el término melting pot se acuñó para describir los barrios de inmigrantes, densamente poblados, de Lower East Side. En la actualidad, el 36% de los habitantes de la ciudad han nacido en el extranjero, cifra que en el país sólo superan Los Ángeles, California y Miami, Florida. Sin embargo, mientras que las comunidades inmigrantes de esas ciudades son dominadas por unas pocas nacionalidades, en Nueva York ninguna nacionalidad o región es predominante. Los diez principales países de origen de inmigrantes son: la República Dominicana, China, Jamaica, Guyana, Pakistán, Ecuador, Haití, Trinidad y Tobago, Colombia y Rusia. En la ciudad se hablan cerca de 170 idiomas diferentes.

El área metropolitana es hogar de la mayor comunidad judía fuera de Israel. De hecho, la población judía de Tel Aviv es superada en número por la de Nueva York. Cerca del 12% de los neoyorquinos son judíos o de ascendencia judía. Es también el hogar de un cuarto de los aborígenes de la nación, y de la comunidad negra más grande de cualquier ciudad del país.

Los cuatro grupos étnicos más grandes (con excepción de los caucásicos) de la ciudad son: puertorriqueños, italianos, dominicanos y chinos. La población puertorriqueña de Nueva York es la más grande fuera de Puerto Rico.

Nueva York tiene una gran disparidad de ingresos. En 2005 el ingreso medio por hogar en la región más adinerada era de $188.697 anuales, mientras que en la más pobre era de $9.320. La ciudad también está experimentando un baby boom único entre las ciudades estadounidenses. Desde el 2000, el número de niños menores de cinco años en Manhattan creció un 32%.

El 33% de los neoyorquinos son dueños de las propiedades en las que viven, una cifra mucho menor que la media nacional del 69%. Los alquileres libres están usualmente entre el 3% y el 4,5%, bien por debajo del 5% que define el control de la renta por parte de la ciudad. Encontrar vivienda, especialmente económica, en Nueva York es muy difícil.

Desde su consolidación en 1898, la ciudad de Nueva York ha sido una municipalidad metropolitana, con un sistema de gobierno liderado por un Alcalde y un Concejo de la ciudad. El gobierno es más centralizado que los de la mayoría de las demás ciudades estadounidenses. Es el responsable de la educación pública, instituciones correccionales, bibliotecas, seguridad pública, espacios de ocio, sanidad, abastecimiento de agua y servicios sociales. El Alcalde y el Concejo son elegidos cada cuatro años, reelegibles una vez. El Concejo de Nueva York es un cuerpo unicameral que consiste en 51 miembros cuyos distritos están definidos por límites geográficos de población.

El alcalde es Michael Bloomberg, un ex-demócrata y actual independiente, elegido como republicano en 2001 y reelegido en 2005 con un 59% de los votos. Es conocido por tomar el control del sistema educativo de la ciudad de manos del Estado, el desarrollo económico y una agresiva política de salud pública. En su segundo mandato ha hecho de la reforma de escuelas, reducción de la pobreza y un estricto control de las armas las prioridades centrales de su administración. Junto con el alcalde de Boston, Thomas Menino, fundó en 2006 la Coalición de Alcaldes contra las Armas ilegales, una organización cuyo objetivo es «asegurar al público sacando las armas ilegales de las calles». El Partido Demócrata ejerce la mayoría de los cargos públicos. El 66% de los votantes registrados son Demócratas.

La geografía política de la ciudad de Nueva York es inusual. Se compone de cinco distritos o comunas, cada una de las cuales coincide con uno de cinco condados de la ciudad de Nueva York. Manhattan con el Condado de Nueva York, Queens con el Condado de Queens, Brooklyn con el Condado de Kings, Bronx con el Condado de Bronx y Staten Island con el Condado de Richmond. Tras la consolidación de la ciudad, todos los gobiernos previos fueron abolidos y reemplazados por el actual gobierno centralizado y unificado. Sin embargo, cada condado mantiene su propio fiscal de distrito, y la mayoría del sistema de cortes está organizado por condados. Como sede de la Organización de las Naciones Unidas, Nueva York tiene la mayor cantidad de entidades consulares, consulados generales y oficinas de consulados honorarios.

La ciudad de Nueva York se compone de cinco distritos o comunas llamados boroughs, una forma de gobierno inusual utilizada para administrar los cinco condados que constituyen la ciudad. Entre todos los distritos hay cientos de barrios, muchos con una identidad y pasado propios. Si cada uno de los distritos fuese una ciudad independiente, Brooklyn, Queen, Manhattan y Bronx estarían entre las diez ciudades más pobladas de los Estados Unidos.

Un estudio realizado por la revista Forbes en 2007 ubica a Nueva York como una de las metrópolis más seguras de los Estados Unidos, con una tasa de 7,3 asesinatos por cada 100.000 habitantes, que la coloca en el puesto número 50 de 72 ciudades con una población mayor a 250.000 personas, muy por debajo de la primera, Detroit, con 47,3 asesinatos por cada 100.000 habitantes.

El crimen organizado ha tenido un importante desarrollo comenzando por los Forty Thieves y los Roach Guards en los Five Points en los años 1820. El Siglo XX vio el ascenso de la mafia dominada por las Cinco Familias. Pandillas, entre las que se incluyen los Black Spades también crecieron en el siglo pasado.

El auge criminal en la ciudad tuvo su auge durante la década de los 80 y principios de los 90, dado a la denominada «epidemia del crack» que golpeó a la ciudad. En 1990 el Departamento de Policía de Nueva York adoptó el COMPSTAT y otras estrategias en un gran esfuerzo para reducir la delincuencia. La drástica caída del crimen en la ciudad ha sido atribuida por los criminólogos a estas tácticas políticas, el fin de la epidemia del crack y a los cambios demográficos.

Así pues, los crímenes violentos en la ciudad se han visto reducidos en un 75% en los últimos doce años y la tasa de asesinatos en 2005 tuvo su nivel más bajo desde 1963.

El sistema de escuelas públicas es dependiente del Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York, y es el más grande de EE. UU. En la ciudad hay alrededor de 1,1 millones de estudiantes esparcidos por más de 1.200 escuelas primarias y secundarias. Existen otras 900 entidades educativas privadas tanto laicas como religiosas, además de algunas de las más prestigiosas escuelas privadas del país.

Aunque no es una ciudad con un tradicional ámbito estudiantil como Bolonia, en la ciudad residen cerca de 594.000 estudiantes universitarios. En 2005, tres de cada cinco residentes de Manhattan eran graduados universitarios, y uno de cada cuatro tenía un título de postgrado, formando una de las mayores concentraciones de personas con estudios superiores de los Estados Unidos. Nueva York es también la sede de importantes y prestigiosas casas de estudio, como el Barnard College, la Universidad de Columbia, la Universidad de Fordham, la Universidad de Nueva York, la Universidad Pace, Berkeley College, La Universidad de St. John's, y la Universidad Yeshiva. Existen también docenas de otras universidades privadas más pequeñas, incluyendo muchas religiosas y especializadas, como la Juilliard School, la Universidad Rockefeller y la Escuela de Artes Visuales.

La mayoría de la investigación científica que se lleva a cabo en la ciudad es sobre medicina y biología. En la ciudad hay cerca de 40.000 médicos y 127 ganadores del Premio Nóbel tienen alguna relación con las instituciones educativas locales.

El transporte público es el principal medio de transporte de los neoyorquinos. Nueva York es la única ciudad del país en la que más de la mitad de los hogares no disponen de un coche. En Manhattan, más del 7.5% de sus residentes carece de automóvil propio; a nivel nacional, este porcentaje es del 8%.

El metro de Nueva York es el sistema de metro más grande del mundo según la longitud sumada de sus vías (1.062 km) y también es el que más estaciones activas tiene, con 468. Es además el cuarto con mayor cantidad de pasajeros anuales, con 1.400 millones en 2005. Se destaca además su funcionamiento durante las 24 horas del día en casi la totalidad de la red (aunque con algunas diferencias en las frecuencias de los trenes con respecto al día y la noche), en contraste con el cierre nocturno del metro de la mayoría de las ciudades, como Londres, París, Washington D.C., Tokio , México D. F. y Madrid.

Sin embargo, Nueva York es la ciudad estadounidense en la que más tiempo tardan sus habitantes en llegar al trabajo, con un tiempo medio de 36,2 minutos.

El sistema vial de la ciudad es grande y complejo. Incluye el puente colgante más largo de América del Norte, el puente Verrazano Narrows; el Túnel Holland, el primer túnel vehicular ventilado mecánicamente, más de 12.000 taxis y un teleférico que comunica la isla Roosevelt con Manhattan.

La flota de buses de la ciudad y la red ferroviaria son las más grandes de Norteamérica. Esta red ferroviaria, que conecta los suburbios de la región limítrofe entre los estados de Nueva York, Connecticut y Nueva Jersey con la ciudad, tiene más de 250 estaciones y 20 líneas férreas. El sistema converge en las dos estaciones más concurridas de EEUU: Grand Central Terminal y Pennsylvania Station.

La ciudad es la principal puerta de entrada de viajeros aéreos internacionales. El área se sirve de tres importantes aeropuertos, el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark y el Aeropuerto LaGuardia. Hay planes para la adquisición de un cuarto aeropuerto, el Aeropuerto Internacional Stewart, cerca de la localidad de Newburgh, el cual sería ampliado y acondicionado por la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (entidad que también administra los otros tres aeropuertos) para aliviar el ascendente volumen de pasajeros. Cien millones de viajeros usaron los tres aeropuertos en 2005 y el espacio aéreo de la ciudad es el más congestionado del país.

Existe además una amplia red de autopistas que comunican la ciudad con sus suburbios al norte de Nueva Jersey, el condado de Westchester, Long Island y el sudeste de Connecticut. Es bastante común que se formen largas congestiones de tráfico a diario, en particular durante las horas punta.

El escritor Tom Wolfe dijo con respecto a la ciudad « Cultura parece simplemente estar en el aire, como una parte del clima». Varios de los movimientos culturales estadounidenses más importantes comenzaron en la ciudad, como el renacimiento de Harlem, que introdujo la literatura afroamericana en el país. La ciudad fue el epicentro del jazz en los años 1940, del expresionismo abstracto en los 1950 y la cuna de la cultura hip hop en los 1970. La escena punk y hardcore tuvo su apogeo en los 1970 y 1980. Entre las bandas de indie rock más prominente de los últimos años están The Strokes, Interpol, The Bravery, Scissor Sisters y They Might Be Giants. La ciudad también tiene su papel en la industria cinematográfica nacional y mundial. En ella se filmó Manhatta (1920), la primera película vanguardista del país. La ciudad tiene más de 2.000 organizaciones culturales y de artes y más de 500 galerías de arte de distintos tamaños. El gobierno de la ciudad financia las artes con un presupuesto mayor al Fondo Nacional para las Artes. Industriales adinerados del Siglo XIX construyeron una red de importantes instituciones culturales, como el famoso Carnegie Hall y el Museo Metropolitano de Arte, que ganarían fama internacional. El desarrollo de la iluminación eléctrica llevó a la elaboración de producciones teatrales, y en los años 1880, los teatros de la ciudad de las calles Broadway y 42nd empezaron a gestar un nuevo género que llegaría a ser conocido como musical de Broadway.

Fuertemente influenciadas por los inmigrantes de la ciudad, producciones como aquellas de Harrigan y Hart, George M. Cohan y otros usaron canciones en narrativas que a menudo reflejaban temas de esperanza y ambición. En la actualidad, esas producciones están entre los eventos principales de la escena teatral neoyorquina. Los 39 teatros más grandes (con más de 500 asientos) son llamados colectivamente como Broadway, por la avenida que cruza el distrito.

El Lincoln Center for the Performing Arts, que incluye el Jazz at Lincoln Center, la Ópera del Metropolitan, la Ópera de Nueva York, la Filarmónica de Nueva York, el Ballet de Nueva York, el Teatro Vivian Beaumont, la Juilliard School y el Alice Tully Hall, es el centro de artes escénicas más grande de los Estados Unidos. Central Park SummerStage presenta actuaciones teatrales y de música gratuitas en el Central Park y 1.200 eventos de música, baile y teatro en los cinco distritos en los meses de verano.

La gastronomía de la ciudad es muy diversa, influenciada principalmente por los inmigrantes y sus costumbres alimenticias. Los inmigrantes italianos y judíos hicieron famosa a la ciudad por sus bagels, cheesecakes y la pizza al estilo neoyorquino. Los carritos de comida en plena calle son otra característica de la gastronomía local, al haber alrededor de 4.000 vendedores callejeros habilitados. Esta costumbre hizo de la comida oriental como los falafels y los kebabs un importante elemento en la dieta de la ciudad, aunque los hot dogs y los pretzels son todavía los principales alimentos que se venden de esta manera. Por otro lado, la ciudad también alberga algunos de los restaurantes más finos de haute cuisine del país.

Nueva York es un centro mundial para las industrias de la televisión, la publicidad, la música, la prensa y las publicaciones de libros. Algunos de los grupos mediáticos de la ciudad son Time Warner, News Corporation, Hearst Corporation y Viacom. Siete de las ocho principales redes de agencias de publicidad tienen su sede en la ciudad, al igual que tres de las cuatro grandes productoras discográficas. Un tercio de las películas independientes estadounidenses se producen en Nueva York. Más de 200 periódicos y 350 revistas tienen una oficina en la ciudad y la industria editorial emplea alrededor de 25.000 personas.

Dos de los tres diarios nacionales son neoyorquinos: The Wall Street Journal y The New York Times. Entre los principales tabloides de la ciudad se encuentran The New York Daily News y The New York Post, fundado en 1801 por Alexander Hamilton. También se edita prensa dedicada a ciertos grupos étnicos, incluyendo 270 diarios y revistas publicados en más de 40 idiomas. El Diario La Prensa es el diario en español más importante y más antiguo del país. Por su parte, The New York Amsterdam News, publicado en Harlem, es un diario dirigido al público afroamericano.

La industria televisiva se desarrolló en Nueva York y es un importante factor de la economía de la ciudad. Las cuatro cadenas principales de televisión del país, ABC, CBS, FOX y NBC, tienen su sede en Nueva York, así como también muchos canales de cable, como MTV, Fox News, HBO y Comedy Central. En 2005, había más de 100 programas de televisión grabados en estudios locales.

Los medios de comunicación no comerciales también tienen un importante papel en la ciudad. El canal de televisión de acceso público más antiguo de EE. UU. es Manhattan Neighborhood Network, fundado en 1971. WNET es la principal estación de televisión pública más importante de la ciudad y uno de los principales proveedores de programación del Servicio Nacional de Transmisión Pública. La estación de radio pública WNYC, que perteneció a la ciudad hasta 1997, tiene la mayor audiencia del país.

Los habitantes del área de Nueva York tienen una entonación distintiva llamada comúnmente el «dialecto neoyorquino», aunque también se lo conoce en inglés como Brooklynese o New Yorkese. Es considerado a menudo como uno de los acentos más reconocibles del inglés estadounidense. La versión clásica de este dialecto se centra en la gente de clase media u obrera de ascendencia europea, aunque el influjo de inmigrantes no europeos en las últimas décadas ha dado lugar cambios en esta forma de hablar.

Una de las características más notables de este dialecto es la omisión de la letra r. El acento elimina el sonido al final de la sílaba o inmediatamente antes de una consonante, por tanto la pronunciación de algunas palabras como park quedaría , butter sería y here, . Otra característica es la sobre entonación y alargamiento de la vocal de palabras como talk, law, cross, y coffee y a veces la homófona de core o more.

En la mayoría de las variantes más antiguas o extremas de este acento, los sonidos vocálicos de palabras como girl o oil se vuelven el diptongo . A menudo esto se percibe entre hablantes de otros acentos como una confusión de los sonidos er y oy, por lo que girl se pronuncia goil y oil se pronuncia erl; esto llevó a una caricaturización de los neoyorquinos diciendo Joizey (Jersey), Toidy-Toid Street (33rd Street) y terlet (toilet). Este patrón de habla no es muy frecuente en la actualidad.

Nueva York tiene equipos en las cuatro principales ligas deportivas de América del Norte, cada uno de los cuales también tiene su sede en la ciudad.

El béisbol es el deporte más popular entre los habitantes. Ha habido catorce Series Mundiales disputadas entre equipos locales a las que se suele llamar las Series del Metro. Nueva York es una de las cinco áreas metropolitanas de EE. UU. (las otras son Chicago, Washington-Baltimore, Los Angeles y el área de la bahía de San Francisco) que tiene dos equipos de béisbol. Los dos equipos que actualmente están en las Grandes Ligas de Béisbol son los New York Yankees y los New York Mets, que mantienen una rivalidad posiblemente equiparable con aquella entre los Yankees y los Boston Red Sox. Los Yankees han obtenido 26 títulos, mientras que los Mets lo lograron en dos ocasiones. La ciudad también era el hogar de los New York Giants (ahora los San Francisco Giants) y los Brooklyn Dodgers (actualmente conocidos como Los Angeles Dodgers). Ambos equipos se mudaron a California en 1958. También hay dos equipos en las ligas menores, los Staten Island Yankees y los Brooklyn Cyclones.

La ciudad está representada en la National Football League por New York Jets y New York Giants, aunque ambos equipos juegan de local en el Giants Stadium, en Nueva Jersey.

Los New York Rangers representan a la ciudad en la National Hockey League.

En fútbol, los Red Bull New York es el equipo que representa a la ciudad en la Major League Soccer. Este equipo también juega de local en el Giants Stadium. Además, Nueva York contó con otros míticos equipos de fútbol, ya desaparecidos, como el MetroStars o el Cosmos, equipo en el que jugaron estrellas mundiales de la talla de Pelé, Beckenbauer, Carlos Alberto o Johan Neeskens.

El equipo de la NBA de la ciudad es New York Knicks, mientras que en la WNBA es New York Liberty.

En la ciudad también se celebran muchos eventos fuera de estos deportes. En Queens se disputa el Abierto de los Estados Unidos, uno de los cuatro torneos de Grand Slam. La maratón de Nueva York es la más importante del mundo, y las carreras entre el 2004 y 2006 tienen el récord de mayor cantidad de participantes que llegaron a la meta, con 37.866 en 2006.

Muchos deportes están asociados con las comunidades de inmigrantes. El stickball, una versión callejera del béisbol, fue popularizado por las juventudes de clase obrera de los barrios italianos, alemanes e irlandeses en los años 30. En los últimos años, han emergido muchas ligas amateur de cricket como consecuencia de la llegada de inmigrantes de Asia meridional y del Caribe.

El Museo Metropolitano de Arte es el más famoso de Manhattan. Con sus más de dos millones de obras, sus 130.000 m² y sus 4,5 millones de visitantes anuales, hacen que el MET se sitúe entre los museos más grandes del mundo. Otros museos, dispersos por toda la ciudad, proponen igualmente colecciones de arte generalistas (la Colección Frick, el museo Brooklyn, el Museo de Arte de Queens) o especializados (The Cloisters en el arte de la Edad Media; el American Folk Art Museum y el Whitney Museum of American Art en el arte estadounidense). El arte contemporáneo está representado por instituciones como el Museo Solomon R. Guggenheim, el Museo de Arte Moderno o el Nuevo Museo de Arte Comtemporáneo.

En el área de las ciencias y la tecnología, se encuentran el New York Hall of Science, el Skyscraper Museum y también el Staten Island Institute of Arts & Sciences; sin embargo, el más prestigioso es el Museo Estadounidense de Historia Natural con sus 32 millones de especímenes y objetos, así como su planetario.

Big Apple (o Gran Manzana en español), es el apodo con el que se le denomina cariñosamente a la ciudad de Nueva York. Este nombre fue empezado a utilizar por los músicos de jazz, los cuales decían: «hay muchas manzanas en el árbol, pero si coges New York estarás cogiendo la gran manzana».

La ciudad de Nueva York es el escenario de muchas películas famosas. Es el segundo centro de producción cinematográfica de los Estados Unidos, después de Hollywood. Esto se explica por el hecho de que el marco de la Gran Manzana es propicio a los rodajes, con los rascacielos y la multitud de pequeños barrios que se corresponden con varios modos de vida. Los personajes de las películas que se desarrollan en Nueva York pueden ser de cualquier origen, tener toda clase de empleos, lo que refuerza esta imagen de melting pot que se trata a veces de poner de manifiesto en estas mismas películas o series.

Las películas famosas que se desarrollan en Nueva York son muchas, y la ciudad sirvió de decorado en muchos géneros cinematográficos. Se pueden citar por ejemplo a New York, New York o Gangs of New York del director neoyorquino Martin Scorsese; Breakfast at Tiffany's, de Blake Edwards; Manhattan de Woody Allen y las comedias musicales On The Town, West Side Story y Fame. Por otro lado, los monstruos King Kong y Godzilla hicieron cundir el pánico en sus respectivas películas. The Godfather y sus secuelas, Once upon a time in America y Goodfellas retratan a la mafia de la ciudad. En comedia se pueden destacar Coming to America con Eddie Murphy y Madagascar, de los estudios Dreamworks. Otras películas, que destacan una faceta más oscura de la ciudad, son Taxi Driver o Midnight Cowboy.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron una importante fuente de inspiración para muchos directores, que retrataron tanto los ataques terroristas como su impacto sobre la ciudad y sus habitantes. En 25th Hour, de Spike Lee, se muestran haces de luz desde varios ángulos, antes de que un plano más amplio revele que son los que se elevan hacia el cielo para sustituir a las desaparecidas torres gemelas. 11'9"01 September 11 es una película internacional compuesta de once contribuciones de diferentes directores en la que cada una muestra las consecuencias de los ataques desde un punto de vista distinto. En 2004, Michael Moore incluyó en su documental Fahrenheit 9/11 numerosas secuencias de los ataques. La primera gran superproducción hollywoodiense que trata de forma directa con los atentados es World Trade Center, protagonizada por Nicolas Cage. Inspirada en hechos reales, cuenta la historia de dos policías que quedan atrapados entre los escombros de las torres.

El más reciente es el de Soy Leyenda, Un hombre científico que sobrevive ante un error de un virus de Sarampión convertido en una dosis de cura para el Cancer. El lugar como escenario de la película transcurre en Nueva York, con 3 años de antigüedad, cuando la gente abandono la Cd. para poner en cuarentena a los Infectados.

Las obras literarias, tanto modernas como clásicas, que tienen relación con Nueva York son numerosas. En efecto, como es el caso de las artes audiovisuales, la ciudad de Nueva York fue y es una fuente de inspiración para muchos escritores, tanto neoyorquinos, como aquellos que dedicaron su libro a la ciudad, o bien la tomaron como escenario de su historia. Como ejemplo, se pueden destacar: Breakfast at Tiffany's de Truman Capote, The Godfather de Mario Puzo, Poeta en Nueva York de Federico García Lorca, American Psycho de Bret Easton Ellis, Brooklyn Follies de Paul Auster y Manhattan Transfer de John Dos Passos.

La industria musical está muy relacionada con Nueva York, sus barrios, sus habitantes y su atmósfera particular. La canción más famosa es probablemente New York, New York, compuesta por John Kander y escrita por Fred Ebb para la película homónima, con Liza Minelli, aunque se haría realmente famosa años después con una versión de Frank Sinatra. Esta canción elogia a Nueva York, afirmando que es la ciudad donde todo es posible, aumentando así su poder de atracción sobre el resto del mundo.

Muchas otras canciones fueron dedicadas a la ciudad (I Love New York de Madonna; Englishman in New York de Sting; New York City Serenade de Bruce Springsteen; New York de Bryan Adams y también NYC de la banda local Interpol), mientras que otros se centran en distintos barrios (Chelsea Morning, de Joni Mitchell; Coney Island Baby, de Lou Reed; Harlem, de Duke Ellington; Central Park West, de John Coltrane; Tribeca, de Kenny G), o en algunas calles (Seventh Avenue, de Rosanne Cash; Positively 4th Street, de Bob Dylan; Union Square, de Tom Waits; Avenue B, de Iggy Pop), o ciertos elementos de la arquitectura neoyorquina (Queensboro Bridge, de David Mead; Times Square, de Marianne Faithfull; Empire State Building, de Randy Newman). Otros evocan al transporte de la ciudad, como sus taxis (Cabbies on Crack, de Ramones) o el metro (My My Metrocard, de Le Tigre; Subway Train, de The New York Dolls; Take the L Train (To 8 Ave.), de Brooklyn Funk Essentials), e incluso para los atentados del 11 de septiembre de 2001 Sacrificed Sons de Dream Theater.

La fama neoyorquina de las décadas de 1970 y 1980 atrajo a dos ingleses a vivir al borde del Central Park: Mick Jagger y John Lennon, éste último asesinado cerca de dicho parque el 8 de diciembre de 1980. Rolling Stones mencionan a la ciudad en la canción Shattered del álbum Some Girls de 1978.

La ciudad es una importante sede de eventos musicales y una parada obligada en las giras de artistas internacionales. También son famosos sus clubes de jazz, género que tuvo un importante impulso en la ciudad.

Entre las sitcom (series de TV cómicas) más conocidas que se desarrollan en Nueva York, se pueden citar a Friends (probablemente la más famosa, que durante diez temporadas integró a la ciudad a la serie, con planos de la ciudad en casi todos los episodios), The Nanny (que remarcaba las diferencias sociales y estereotipaba a los residentes de distritos como Queens o Manhattan), Spin City, Will & Grace o Seinfeld.

Sin embargo, la serie reciente que le ha dado más valor a Nueva York es sin duda Sex and the City, rodada in situ, en el corazón de la megalópolis, ha puesto la ciudad en primer plano. Nueva York ha sido vista por los creadores no como un simple decorado, sino como a la quinta dama de la serie, juntándose a las cuatro heroínas. La ciudad es indisociable de la serie. Los escenógrafos han intentado siempre introducir los episodios en la realidad neoyorquina, por ejemplo haciendo que los personajes cenen en restaurantes reales y de moda en el momento del rodaje. En resumen, han hecho evolucionar a los personajes al mismo tiempo que a la ciudad, mudando a Samantha a un loft del Meatpacking district, al sur de Manhattan, justo en el momento en el que este surgía como un barrio residencial (y ya no industrial) muy de moda. En cuanto a Miranda, decide mudarse a Brooklyn para encontrar un apartamento en el que podría recibir a su nueva familia agrandada, un ejemplo revelador del aumento de precios de la vivienda en Manhattan, que ha obligado a numerosas personas a irse a vivir a otros boroughs.

En cuanto a los dibujos animados, cabe destacar Futurama, que se ubica en el año 3000, y muestra la ciudad de Nueva Nueva York. Ésta se levanta sobre las ruinas de la Vieja Nueva York (la actual), a la que se accede a través de las cloacas de Nueva Nueva York. A pesar de tratarse de una ciudad distinta a la Nueva York contemporánea, tiene versiones de los edificios y lugares más emblemáticos, como la Estatua de la Libertad, el puente de Brooklyn, y el Madison Square Garden, que ha pasado a llamarse Madison Cube Garden.

Por otro lado, Nueva York es también sede de numerosas series policiales. Ejemplos son CSI: Nueva York, Without a Trace, Law & Order o Third Watch, que refleja también el trabajo de los servicios de seguridad y de bomberos.

Muchos de los más famosos artistas, directores y productores de cine y teatro son originarios de Nueva York, a pesar de que la mayoría de las actividades concernientes al cine se llevan a cabo en Hollywood.

Entre los directores encontramos a Woody Allen, Martin Scorsese, László Benedek, Stanley Kramer, Stanley Kubrick, Jerome Robbins, Herbert Ross, Oliver Stone, Spike Lee y George A. Romero, maestro de las películas de zombis. Entre los actores y actrices originarios de La Gran Manzana se encuentran Robert De Niro, Al Pacino, Sylvester Stallone, David Schwimmer, Steve Buscemi entre los hombres, y Joan Crawford, Susan Hayward, Judy Holliday, Geraldine Page, Scarlett Johansson, Claire Danes, Mary-Kate y Ashley Olsen, Sarah Jessica Parker y Jennifer Aniston entre las mujeres.

La ciudad de Nueva York ha formado a varios ganadores del Premio Nóbel de física, notablemente gracias a la Bronx High School of Sciences, así como también a la prestigiosa Universidad de Columbia. Entre los grandes físicos de la ciudad se encuentran Richard Feynman, Melvin Schwartz, Sheldon Lee Glashow, Steven Weinberg, Charles Harding Townes, Russell Hulse, H. David Politzer y Roy J. Glauber.

Nueva York ha sido cuna de muchos artistas del mundo de la música de los más variados estilos. Muchos de ellos alcanzaron fama mundial. Entre ellos están Jennifer Lopez, Christina Aguilera, Jake Shears de Scissor Sisters, Mariah Carey, John Frusciante, Lady GaGa, así como los raperos Nas, Jay-Z, Notorious B.I.G., 2Pac, 50 Cent, P. Diddy, LL Cool J, y el grupo Wu-Tang Clan.

The New York Times es uno de los periódicos más leídos y más prestigiosos del mundo. Sin embargo, no es más que un ejemplo del poder de la prensa neoyorquina. Entre los periodistas más brillantes, se pueden destacar a William Sherman, William Safire, Joseph Lelyveld y William Taubman, todos ganadores del Premio Pulitzer.

Al principio



Escultura expresionista

Escultura expresionista de Wilhelm Lehmbruck

La escultura expresionista o escultura del expresionismo alemán tiene algunas manifestaciones en pintores como Kirchner, que realizó tallas en madera de un asentado primitivismo.

El gran escultor alemán de esta época es Ernst Barlach (1870-1930), que también fue grabador, poeta y dramaturgo. Su estilo maduro se define a partir de un viaje a Rusia, en 1906, cuando traduce sus impresiones ante la miseria campesina en obras como La mendiga (1907), y sobre todo, por el estudio de la escultura medieval. Su material predilecto fue madera, maderas duras; incluso en muchas de sus obras en bronce, mantuvo el carácter semejante a una talla de la superficie. Sus piezas más características son, figuras aisladas y siempre vestidas. En esto se contrapone al otro escultor alemán destacado de ésta época, Wilhelm Lehmbruck.

Wilhelm Lehmbruck, autor de desnudos muy estilizados, con una mezcla de misticismo y cierto clasicismo que le sitúa al margen del Expresionismo. En Barlach, las figuras suelen ser símbolos de emociones: resignación, desesperación, éxtasis, locura; se presentan con formas cerradas, rotundas, de líneas simplificadas, pero con rítmicos y dinámicos pliegues.

Impresionada por la obra de Barlach, Käthe Kollwitz (1867-1945) se dedicó también a la escultura y, como él, utilizó formas cerradas, estáticas, de modelado áspero. Sus obras más características giran en torno al tema del dolor maternal. Kollwitz, sin embargo, es más conocida por sus grabados, en los que desarrolla un expresionismo realista de fondo social y humanitario, cargado de dramatismo. Son notable las series La revuelta de los tejedores (1897-1898), y sus Litografías sobre la guerra (1923) y La muerte (1934-1935); en relación con estas últimas se sitúan sus obras escultóricas más conocidas.

Al principio



Paul Klee

Museo de Paul Klee en Berna

Paul Klee (Münchenbuchsee, Suiza, 18 de diciembre de 1879 - Muralto, Suiza, 29 de junio de 1940) fue un pintor alemán nacido en Suiza, que desarrolló su vida en Alemania, cuyo estilo varía entre el surrealismo, el expresionismo y la abstracción. Su nombre se pronuncia /pául kle-e/ en alemán (y no /pol klíi/, como en inglés).

Klee nació en Münchenbuchsee, cerca de Berna, Suiza, en una familia de músicos, de padre aleman y madre suiza. De su padre obtuvo la ciudadania alemana, que usaria toda su vida, dado que Suiza se negó a darle ciudadania durante su exilio en ese pais durante la persecución nazi. Estudió arte en Múnich con Heinrich Knirr y Franz von Stuck. Klee trabajaba en óleo, acuarela, tinta y otros materiales, generalmente combinándolos en un solo trabajo. Sus cuadros frecuentemente aluden a la poesía, la música y los sueños, y a veces incluyen palabras o notas musicales.

Al regresar de un viaje a Italia, se asentó en Múnich, donde conoció a Vasili Kandinski, Franz Marc y otras figuras de vanguardia, y se asoció al Blaue Reiter.

En 1911 Wassily Kandinsky y Franz Marc fundaron en Múnich un grupo de artistas vinculado al expresionismo. Paul Klee no era oficialmente miembro de esta asociación, pero con todo se sentía muy unido al círculo de artistas que la integraban y participó en sus exposiciones. Entre los miembros del Blaue Reiter se contaban August Macke, Gabriele Münter y Marianne von Werefkin. Todos compartían un interés por el arte gótico y primitivo y por los movimientos modernos del fauvismo y el cubismo. El nombre del grupo se deriva de una obra pictórica de Kandinsky de 1903 que a partir de 1912 sirvió de ilustración para los títulos de un anuario con ese mismo nombre. La primera de las dos exposiciones del Blaue Reiter se inauguró el 18 de diciembre de 1911 y permaneció en la Galería Moderna de Heinrich Thannhauser, en Múnich, hasta el 1 de enero de 1912. En ella se incluyeron 49 obras de Henri Rousseau, Albert Bloch, Heinrich Campendonk, Robert Delaunay, Kandinsky, Klee y Macke. Tras este período, la exposición inció su itinerancia por otras ciudades alemanas, entre ellas Colonia y Berlín.

También visitó Italia en 1901 y Egipto en 1928, siendo ambos lugares una fuerte influencia para su arte. Klee era uno de los Die Blaue Vier (Los Cuatro Azules) junto a Kandinksy, Feininger y Jawlensky. Esta agrupación, formada en 1923 expuso conjuntamente en los Estados Unidos en 1924. La influencia de Klee en otros artistas notables se propagó hacia comienzos del siglo XX incluyendo al belga Rene Carcan.

Después de la Primera Guerra Mundial, donde participó como soldado por ser ciudadano alemán, Klee enseñó en la Bauhaus, y a partir de 1931, en la Academia Düsseldorf, antes de ser denunciado por los nazis por producir «arte degenerado».

En 1933 dejó la enseñanza y regresó a Berna, donde realizó una gran exposición en la Kunsthalle (1935). En 1936 se le diagnosticó esclerodermia, una grave enfermedad degenerativa que le acompañaría el resto de su vida, aunque siguió trabajando a buen ritmo. En 1940 fue internado en una clínica de Muralto-Locarno, donde falleció el 29 de junio.

A lo largo de su vida, Paul Klee usó el color de maneras variadas y únicas, y mantuvo con él una relación que progresó y evolucionó con el tiempo. Para un artista que amaba tanto la naturaleza parece algo extraño que en sus comienzos Klee despreciara el color, creyendo que no era sino una decoración del trabajo pictórico.

Con el tiempo Klee cambió de idea y llegó a manipular el color con una enorme precisión y pasión, hasta tal punto que terminó enseñando teoría del color y de su mezcla en la Escuela de la Bauhaus. Esta progresión, por sí misma, es de gran importancia porque le permitió escribir sobre el color con una mirada única entre sus contemporáneos.

Al principio



Source : Wikipedia