Euroliga

3.3649425287432 (696)
Publicado por astro 03/03/2009 @ 22:08

Tags : euroliga, baloncesto, deportes

últimas noticias
Joan Plaza: "El sábado jugaremos como si fuera nuestro último partido" - Marca
El conjunto blanco no consiguió llegar hasta la 'Final Four' de la Euroliga, que, según indicó Joan Plaza, era una clasificación que formaba parte de su "planificación", además de llegar a final de temporada "lo mejor pertrechados posible"....
El Barça, a cargar las pilas - Sport
Tras la decepción de no poder llegar a la final de la Euroliga y poder pelear así por el máximo cetro co ntinental, Xavi Pascual quiere que el equipo ponga los cinco sentidos en el asalto a la Liga, el último gran título en juego....
Spahija (Pamesa Valencia): "Espero que no se cierre la Euroliga" - Europa Press
El entrenador del Pamesa Valencia, Neven Spahija, dio su punto de vista sobre el nuevo formato que la Euroliga quiere realizar para la máxima competición continental, una reforma que reduciría mucho la posibilidad de jugarla para equipos como el Pamesa...
Javier Fort renueva con el Covibar Rivas Ecópolis - Marca
La próxima temporada será muy importante para consolidar el salto de calidad que dimos este año, y además con un reto nuevo como es la Euroliga", señaló el preparador madrileño. Javier Fort lleva más de nueve años vinculado al CD Covibar,...
euroliga | panathinaikos 73 - cska 71 El mago Obradovic recupera ... - AS
El Panathinaikos es campeón de la Euroliga. El equipo griego recupera el cetro ante el rival que lo defendía y al que ya derrotó en la final de 2007, el CSKA de Moscú. Obradovic ganó la batalla de los banquillos a Messina y se apuntó su séptimo título...
El campeón, primer obstáculo para la segunda Euroliga del Barça - RTVE
El técnico del Barça podría suceder también a Lolo Sainz, último entrenador español en alzarse con la Copa de Europa de baloncesto, cuando aún no era Euroliga, en 1980. Llegado al banquillo del Palau hace poco más de un año para sustituir a Dusko...
Navarro: "Después de lo de Berlín, tenemos que intentar ganar la Liga" - Marca
Juan Carlos Navarro indicó que después del sabor amargo con el que se despidieron de la 'Final Four' de la Euroliga en Berlín sólo les queda "intentar ganar la Liga", un objetivo que afrontarán a partir de este fin de semana en la eliminatoria de...
Juan Rodríguez pide cordura para alcanzar plaza europea - El Correo Gallego
Situado en posición de acceso a la futura Euroliga (competición que sustituirá a la Copa de la UEFA y que se disputará bajo el mismo formato que la Liga de Campeones) deberá defenderla el sábado (20.00 horas) en Riazor ante un Getafe bastante...
ABP defiende protección de jugadores nacionales y derechos de ... - ADN.es
Según Llorente, "un ejemplo de lo que podría suceder si se da más poder a las ligas profesionales es lo que ha pasado en la Euroliga, algo que no ocurre en el fútbol europeo". "Al final la propia Euroliga se quiere escindir y romper el cordón umbilical...
El Barcelona acaba tercero en la Euroliga tras vencer al Olympiacos - El Periódico de Catalunya
Foto: EFE / PATRICIA SEVILLA El Regal Barcelona ha ganado la final de consolación de la Euroliga ante el Olympiacos (79-95) y ha cerrado el torneo europeo en la tercera plaza, pese a que el equipo aspiraba al título. El Barcelona cierra así su...

Euroliga

La Euroliga es la actual máxima competición de clubes de baloncesto de Europa y está organizada por la Unión de Ligas Europeas de Baloncesto (ULEB) desde su nacimiento en la temporada 2000-2001, tomando el relevo de la etinta Copa de Europa de Baloncesto. En aquel entonces, las asociaciones de clubes españoles, italianos y griegos impulsaron una ruptura con la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), organizadora de la histórica Copa de Europa, para crear una nueva competición en el marco de la ULEB (que la gestiona mediante la empresa Euroleague S.L.) y, así, intentar obtener mayores ingresos económicos.

En noviembre de 2004 comenzó una nueva etapa para la Euroliga pues la ULEB y la FIBA resolvieron sus disputas. Uno de los acuerdos alcanzados fue el reconocimiento de la Euroliga como máximo torneo europeo de clubes por parte de FIBA Europa.

La Copa de Europa de baloncesto es una extinta competición creada por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) en la temporada 1957-1958 a imagen y semejanza de la de fútbol. Originariamente, enfrentaba a los campeones de Liga de cada uno de los países europeos inscritos en la FIBA.

En el año 2000, un importante seísmo sacudió los cimientos del baloncesto europeo. Los grandes clubes profesionales del continente, liderados por los españoles, los italianos y los griegos, agrupados en la Unión de Ligas Europeas de Baloncesto (ULEB), se escindieron de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) con el propósito de organizar una nueva Euroliga con criterios más modernos de gestión. Estos clubes querían recibir mayores ingresos procedentes de los derechos de transmisión por televisión y de merchandise de los que les ofrecía la FIBA.

Ante la falta de acuerdo entre la FIBA y la ULEB, desapareció la histórica Copa de Europa y en la temporada 2000-2001 nacieron dos competiciones paralelas que lucharon por recoger el testigo: la oficialista y sucesora Suproliga y la escindida y nueva Euroliga.

Los clubes se inscribieron en una y otra competición según sus intereses. La mayor parte de españoles, italianos, griegos y franceses tomaron parte por la Euroliga, mientras que la mayoría de rusos, israelíes y del este de Europa optaron por la Suproliga.

En la temporada 2001-2002 los equipos pertenecientes a la Suproliga entraron a formar parte de la Euroliga, quedando una única competición.

Los cinco años de ruptura en el baloncesto europeo fueron perjudiciales tanto para la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), la Unión de Ligas Europeas de Baloncesto (ULEB) y los clubes que tomaron parte en sus competiciones.

Por ello, en noviembre de 2004, los máximos dirigentes de la ULEB y FIBA Europa acordaron finalmente la compatibilización de sus respectivos torneos de cara a la siguiente temporada.

De este modo, FIBA Europa se comprometió a administrar e impulsar todas las competiciones de clubes europeas (renombrando a su Liga Europea como Eurocopa) al tiempo que reconocía oficialmente a la ULEB como ente organizador de la Euroliga y la Copa de la ULEB. Además, el máximo organismo federativo europeo limitó a 48 el número de participantes en los torneos de la ULEB y pasó a gestionar en exclusiva las normativas de elegibilidad de los jugadores, los traspasos y los controles antidopaje.

La ULEB se reservó la opción de suscribir contratos para que algunos clubes participen en sus competiciones durante un número determinado de temporadas independientemente de los resultados deportivos que hayan tenido.

El acuerdo también previó el compromiso de armonización del calendario internacional para que los partidos oficiales de las selecciones nacionales no perjudiquen los intereses de los miembros de la ULEB.

Nueve países han estado representados en todas las ediciones de la nueva Euroliga; los impulsores España, Italia y Grecia, así como Alemania, Croacia, Eslovenia, Israel, Lituania y Rusia. Desde la temporada 2001-2002, Francia, Polonia, Serbia y Turquía tampoco se han perdido una edición del torneo, siendo Montenegro (2001, 2002 y 2003), Bélgica (2001 y 2002), Inglaterra (2001 y 2002), Portugal (2001) y Suiza (2001) quienes han tenido apariciones ocasionales.

Los clubes que más veces han ganado la Euroliga en la corta historia de la competición son el Maccabi de Tel Aviv BC, campeón en las ediciones de 2004 y 2005, el Panathinaikos BC, en las de 2002 y 2007, y el CSKA Moscú, en las de 2006 y 2008.

El jugador que más galardones de MVP de la fase regular tiene, distinción que no existía en los tiempos de la antigua Copa de Europa, es el estadounidense Anthony Parker, que logró ser el mejor defendiendo la camiseta del Maccabi en las temporadas 2004-2005 y 2005-2006. Además, Parker fue nombrado MVP de la final entre cuatro de Tel Aviv 2004.

El jugador de más edad que ha disputado un partido es Dan Gay, que teniendo 45 años en la temporada 2006-2007 jugó dos encuentros defendiendo la camiseta del Climamio Bolonia, contra el Le Mans-Sarthe Basket, primero, y el Prokom Trefl, después.

El Panathinaikos es el club que más aficionados ha congregado en su pabellón para asistir a un partido de la Euroliga. El 29 de marzo de 2006, el árbitro español Juan Carlos Arteaga fue testigo de la presencia de aproximadamente 20.000 espectadores en las gradas del OAKA, quienes contemplaron la victoria del conjunto local contra el Benetton Treviso por 81 a 70.

La mayor anotación conjunta en un partido de la Euroliga corresponde al enfrentamiento entre el Skipper Bolonia (perdedor más encestador) y el Panathinaikos BC correspondiente a la novena jornada de la fase regular de la temporada 2003-2004. Ambos clubes sumaron 232 puntos y la victoria, tras dos prórrogas, fue visitante por 114 a 118. Al término de los primeros 40 minutos de juego, el marcador registraba un empate a 85.

La mayor anotación en un encuentro resuelto sin necesidad de disputar un tiempo extra se logró una semana después, pues el Skipper y el Zalgiris Kaunas encestaron 224 (117-107).

La anotación conjunta más baja se dio en el choque entre el Efes Pilsen SK y el Benetton Treviso, correspondiente a la tercera jornada de la liguilla de octavos de final de la campaña 2004-2005. Ambos sólo totalizaron 95 puntos (52-43) y, de esta forma, el conjunto turco se convirtió en el ganador menos encestador.

En la temporada 2002-2003, el Montepaschi Siena le propinó al KK Buducnost la mayor paliza que se ha producido en un partido de la Euroliga al ganar en la jornada 14 de la fase regular por una escandalosa máxima diferencia de 63 puntos (112-49).

Desde la cuarta jornada de la fase regular de la temporada 2004-2005, el ganador más encestador es el Maccabi Tel Aviv con 123 puntos anotados al Scavolini Pesaro que no pasó de 73.

El equipo menos encestador es el London Towers, que perdió en Liubliana por 73 a 40 contra el Union Olimpija en la novena jornada de la fase regular de la campaña 2001-2002.

Bolonia es la única ciudad que ha acogido en más de una ocasión la final de la Euroliga de la ULEB; fue en 2001, con un formato de play off, y en 2002, con uno de final entre cuatro. El Palamalaguti de Casalecchio di Reno fue el escenario de los partidos en suelo boloñés.

La plusmarca de asistencia a una final la tiene la de la temporada 2006-2007. Entonces, el olímpico OAKA de Marussi (Atenas) reunió oficialmente a 18.363 espectadores, que pudieron contemplar el segundo triunfo del Panathinaikos BC en la nueva Euroliga.

El Maccabi de Tel Aviv BC no sólo es uno de los dos clubes que más títulos tiene (2), también es el que más finales ha disputado (3) y, además, de forma consecutiva.

El argentino Emanuel Ginóbili es el jugador que más puntos ha anotado en una final. El entonces escolta del Kinder Bolonia le encestó 27 al Baskonia en el tercer partido del play off de 2001 y un año después, ya en una final four, otros 27 al Panathinaikos Ginobili logró el galardón de MVP de la final en 2001, pero el Kinder no pudo revalidar el título de campeón porque el Panathinaikos de Dejan Bodiroga se lo impidió.

Y, precisamente, el serbio Bodiroga es quien más veces ha sido designado MVP de la final entre cuatro, al liderar al Panathinaikos en 2002 (21 puntos y 7 rebotes) y al FC Barcelona en 2003 (20 y 8).

La final con mayor anotación conjunta es la de Tel Aviv 2004. El Maccabi Elite (ganador más encestador) arrasó al Skipper Bolonia por 118 a 74, ambos conjuntos sumaron 192 puntos en 40 minutos de juego y la ventaja macabea de 44 es la mayor diferencia registrada en un partido de esas características.

En la edición de Praga 2006 se batió el récord de asistencia de público a una final (16.805 espectadores), que perduró sólo una temporada, pero también los de menor anotación conjunta (141 puntos) y ganador menos encestador (73), pues el resultado al final del partido fue de un 73 a 69 favorable al CSKA Moscú.

El perdedor menos anotador es el Benetton Treviso (65 puntos contra el Barça en 2003) y el perdedor más anotador también es el CSKA moscovita (91 contra el Panathinaikos en 2007).

Con tres presencias, el lituano Romualdas Brazauskas (2002, 2004 y 2005) y el griego Stelios Kukulekidis (2001, 2003 y 2006) y el serbio Ilija Belošević (2004, 2006 y 2007) son quienes más veces han arbitrado una final. Exceptuando la del play off de 2001, todas sus actuaciones corresponden a la etapa de la final entre cuatro. Además, Brazauskas tuteló en dos ocasiones (Roma 1997 y Salónica 2000) el partido de la final four que decidía el título de campeón de la antigua Copa de Europa.

Tres personas comparten el honor de ser los entrenadores que más Euroligas han conquistado; Pini Gershon, Ettore Messina y Željko Obradović, que salieron victoriosos en dos ocasiones.

Llevando las riendas del Maccabi Tel Aviv, el israelí Gershon logró el título en dos ocasiones consecutivas (2004 y 2005), fue subcampeón en 2006 y, además, en 2001 fue el último en saborear el éxito en la desaparecida Copa de Europa.

El italiano Messina, que ya fue campeón de Europa de clubes en 1998, fue el primer técnico ganador de la máxima competición de la ULEB. El Kinder Bolonia se llevó el título en la temporada 2000-2001 al derrotar al Baskonia en una eliminatoria final al mejor de cinco partidos, que se resolvió con un resultado de 3 a 2. La segunda victoria de Messina, que fue subcampeón en 2002 y 2003, se produjo en 2006 al mando del CSKA Moscú.

El serbio Obradović fue el último en conseguirlo, siempre como entrenador del Panathinaikos BC y siempre contra el entonces vigente campeón de la competición. Su primer triunfo se produjo en la temporada 2001-2002, contra el Kinder, y el último, en la 2006-2007, contra el CSKA. Además, Obradović conquistó cuatro títulos de la Copa de Europa; al mando del KK Partizan (1992), el 7Up Joventut (1994), el Real Madrid CF (1995) y el Panathinaikos (2000). También, fue subcampeón de esta Copa una vez al perder la final de 2001 contra el Maccabi.

El lituano Šarūnas Jasikevičius es el jugador que más Euroligas tiene en su palmarés. El primero de sus tres triunfos lo consiguió en 2003 siendo el base titular del FC Barcelona; los dos siguientes, en 2004 y 2005, luciendo ya la camiseta del Maccabi Tel Aviv.

Al principio



Euroliga 2006/07

La temporada 2006/07 de la Euroliga (la máxima competición de clubes de baloncesto de Europa) se disputó del 24 de octubre de 2006 hasta el 6 de mayo de 2007 y fue organizada por la Unión de Ligas Europeas de Baloncesto (ULEB).

Los mejores 24 clubes europeos de baloncesto compitieron por el título de campeón de clubes europeo, el cual fue ganado por el Panathinaikos en su propia ciudad, Atenas.

Los cinco primeros de cada grupo y el mejor sexto alcanzan la ronda principal.

Los dos primeros de cada grupo alcanzan la ronda eliminatoria.

Cado cuarto de final será un serie de tres partidos (lo mejor dos sobre tres) entre un club en el primero lugar del Top 16 y un club de segundo lugar desde un grupo diferente, con el club en primero lugar teniendo la ventaja de jugar al domicil. Se realizarán los cuartos de final entre el 3 y 12 de abril.

Al principio



Euroliga femenina

La Euroliga femenina (su nombre oficial es, en inglés, EuroLeague Women) es la máxima competición de clubs femeninos de baloncesto de Europa. La competición es organizada por la FIBA Europa.

La segunda competición era la Copa Ronchetti, en adelante Eurocopa.

Al principio



Copa de Europa de Baloncesto

La Copa de Europa de baloncesto es una extinta competición creada por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) en la temporada 1957-1958 a imagen y semejanza de la de fútbol, creada tres años antes. Originariamente, enfrentaba a los campeones de Liga de cada uno de los países europeos inscritos en la FIBA. La Copa de Europa organizada por la FIBA, que tuvo cuatro denominaciones a lo largo de su historia, desapareció con el efímero nombre de Suproliga al término de la campaña 2000-2001. La Euroliga organizada por la Unión de Ligas Europeas de Baloncesto (ULEB) recogió el testigo esa misma temporada.

El sistema tradicional de competición consistía en la disputa de unas eliminatorias, decididas por sorteo, entre dos equipos que se enfrentaban a doble partido (ida y vuelta). Hasta 1965, la final también se disputaba a doble partido (con la excepción de la edición de 1962, cuya final se celebró en Ginebra, y con la peculiaridad de que en 1963 hubo un tercer partido de desempate), y desde 1966 se hacía a partido único, con la particularidad de que en 1966 (Bolonia y Milán) y 1967 (Madrid) el formato para decidir el campeón fue el de final entre cuatro o final four, fórmula recuperada 21 años después.

El éxito de la Copa de Europa propició que la FIBA concibiera dos competiciones interclubes más. En 1967 creó la Recopa de Europa (disputada por última vez con la denominación de Copa Saporta), para que se enfrentasen los campeones de Copa de cada uno de los países federados. Y en 1972 creó la Copa Korać, en la que participaban los equipos mejor clasificados de cada país que no habían podido acceder a los torneos concebidos para los campeones de Liga y Copa.

La Copa de Europa, sin embargo, continuó siendo considerada la más importante de las tres competiciones.

En la temporada 1987-1988, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) cambió el formato de competición y volvió a instaurar una final four (final entre cuatro) para decidir el campeón europeo, como ya sucediera en 1966 y 1967. Tras una fase regular dividida en dos rondas, y organizada por grupos, los cuatro mejores clasificados disputaban la fase final en el pabellón de una ciudad designada antes del inicio del torneo.

El mecanismo de competición de una final four es sencillo, pues se sortean los dos emparejamientos entre los cuatro equipos clasificados. El primer día se juegan las dos semifinales y, tras uno de descanso, los dos vencedores se enfrentan en la final. Horas antes, los perdedores de las semifinales deben disputar el partido por el tercer y cuarto puesto.

La reintroducción de la final four supuso un importante relanzamiento de la competición, ya que incrementaba la competitividad y la emoción. Además, era una ocasión única para que las aficiones de cuatro equipos diferentes estuvieran presentes presentes en las gradas de un mismo pabellón, creándose un clima baloncestístico magnífico. Este formato en seguida se convirtió en el punto cumbre del baloncesto europeo al reunir a la flor y nata del baloncesto mundial, incluidos representantes y ojeadores de equipos de la NBA.

En el año 2000, un importante seísmo sacudió los cimientos del baloncesto europeo. Los grandes clubes profesionales del continente, liderados por los españoles, los italianos y los griegos, agrupados en la Unión de Ligas Europeas de Baloncesto (ULEB), se escindieron de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) con el propósito de organizar una nueva Euroliga con criterios más modernos de gestión. Estos clubes querían recibir mayores ingresos procedentes de los derechos de transmisión por televisión y de merchandise de los que les ofrecía la FIBA.

Ante la falta de acuerdo entre la FIBA y la ULEB, desapareció la histórica Copa de Europa y en la temporada 2000-2001 nacieron dos competiciones paralelas que lucharon por recoger el testigo: la oficialista y sucesora Suproliga y la escindida y nueva Euroliga.

Los clubes se inscribieron en una y otra competición según sus intereses. La mayor parte de españoles, italianos, griegos y franceses tomaron parte por la Euroliga, mientras que la mayoría de rusos, israelíes y del este de Europa optaron por la Suproliga.

Sólo dos países, Francia y Grecia, estuvieron representados en todas las ediciones de la extinta Copa de Europa. Italia no participó en la de 1960 para protestar por la descalificación de su campeón nacional el año anterior y España no envió representante alguno en 2001 porque los equipos de la ACB apoyaron a la ULEB en el pulso con la FIBA. Hay que destacar que Bélgica siempre estuvo representada hasta 1997 y sólo estuvo ausente en las ediciones de 1998, 1999 y 2000.

El Real Madrid CF es el club que más veces se proclamó el mejor de Europa. Sus ocho títulos corresponden a los años 1964, 1965, 1967, 1968, 1974, 1978, 1980 y 1995.

Pero sólo dos equipos consiguieron encadenar una racha de tres triunfos; el letón ASK Riga, campeón en las tres primeras ediciones (1958, 1959 y 1960), y el croata KK Split (1989, 1990 y 1991).

Italia es el país que más títulos tiene de la competición (12), repartidos entre los siguientes equipos: el Pallacanestro Varese (5), el Olimpia de Milán (3), el Pallacanestro Cantú (2), el Virtus de Roma (1) y el Virtus de Bolonia (1).

Pero la desaparecida Unión Soviética fue el país que más títulos logró encadenar, tanto en el ámbito de selecciones nacionales como de clubes. En este último caso, los trofeos de las seis primeras ediciones del torneo fueron a parar a las manos soviéticas del ASK Riga (3), el CSKA Moscú (2) y el FC Dinamo de Tbilisi (1).

El ateniense AEK Atenas no ganó título alguno en esta competición, tan sólo pudo ser finalista en una ocasión (1998), pero sí es el club que más espectadores logró acoger en su recinto de juego para presenciar un encuentro. Se estima que unas 40.000 personas llegaron a sentarse en las gradas de mármol del Estadio del Panathinaikos (no confundir con el Spiros Louis) para animar al AEK en sus partidos más importantes, disputados sobre una tarima de madera.

El serbio Radivoj Korać encestó 99 de los 155 puntos que le endosó el OKK Belgrado al sueco Alviks BBK en la temporada 1964-1965. Con esta productividad anotadora, el OKK remontó una eliminatoria que tenía cuesta arriba al tener que remontar una desventaja de 46 puntos y Korać entró en la historia de la Copa de Europa al ser el jugador más encestador en un solo partido.

Además, la eliminatoria de octavos de final entre el OKK y el Alviks fue histórica por dos motivos más. En el encuentro de ida, disputado en Estocolmo, ambos equipos sumaron 226 puntos en el marcador y batieron el récord de anotación conjunta en un partido; en el de vuelta, en Belgrado, el OKK de Korać anotó 155 y batió la marca que había registrado en 1962 el Amberes BC belga contra el irlandés Celtic de Dublín FC (144-60). Al descanso, los entonces yugoslavos ya habían encestado 95 puntos, tres menos que la diferencia final que establecieron en el marcador (155-57). Pocos años después, estos dos récords colectivos fueron batidos.

El norteamericano Joe Arlauckas tuvo el 15 de febrero de 1996 la mayor anotación individual de los últimos años de la máxima competición europea. El ala-pívot del Real Madrid CF cuajó una virtuosa actuación sobre el parquet del Palamalaguti al anotarle 63 puntos al Virtus de Bolonia (con una serie de 24 de 28 en tiros de dos y 15 de 18 desde la línea de personal) y su equipo venció por 96 a 115.

El partido de la Copa de Europa que más puntos anotados registró fue el Racing de Malinas - Boroughmuir BC, correspondiente a la vuelta de los dieciseisavos de final de la temporada 1969-1970. Entre belgas y escoceses lograron encestar 264 puntos en 40 minutos de juego y el vencedor fue el Racing de Malinas (144-120). Al estar prácticamente resuelta la eliminatoria tras el partido de ida disputado en Edimburgo (84-123), ambos equipos no se aplicaron en defensa para volcar sus energías en el ataque durante la primera mitad. Al descanso, el marcador reflejaba un 66 a 62 y, a la conclusión, el promedio de anotación quedó establecido en 6,6 puntos por minuto. Hasta el otoño de 1969, nadie había perdido en esta competición un encuentro anotando 120 puntos, circunstancia que nunca más se repetiría.

La menor anotación conjunta en un encuentro la protagonizaron en Estambul el Galatasaray SK y el Hapoel de Tel Aviv BC, que sólo pudieron anotar 79 puntos en la ida de los octavos de final de la edición de 1961. Los turcos ganaron el partido (40-39) pero perdieron la eliminatoria en la vuelta, en la que tampoco se pudieron ver muchos encestes (54-39).

El BC Akademik logró establecer en 1974 dos récords a costa del marroquí RS Berkane, último conjunto magrebí que compitió en la Copa de Europa. Los búlgaros se convirtieron en Tánger en el equipo más encestador (172 puntos) y, de paso, establecieron la mayor diferencia en el marcador (119) en un partido de esta competición. El Akademik aplastó al Berkane en aquella eliminatoria de dieciseisavos de final tanto en el encuentro de ida (112-53) como en el de vuelta (53-172).

En la temporada 1964-1965, los norirlandeses del Celtic de Belfast FC le encestaron sólo 17 puntos (5 en la primera parte) al Ípróttafélag Reykjavíkur en el partido de ida de los dieciseisavos de final. Que el registro de peor anotación en un encuentro se lo endosaran a los británicos fue una suerte para los islandeses de cara a su siguiente eliminatoria, porque en el segundo partido, disputado en suelo francés, el ASVEL no les dejó pasar de 19 (4 en la segunda parte). Los 36 puntos que el CSP Limoges le anotó en 1994 al Real Madrid CF (que replicó con 81; incluyendo 26 de Joe Arlauckas y 24 de Arvydas Sabonis) quedan lejos de los dos registros que se acaban de mencionar, pero es interesante recordar este dato teniendo en cuenta que el Limoges de Božidar Maljković era en ese momento el vigente campeón continental.

En la Copa de Europa, además de europeos, compitieron también equipos de África y Asia.

El Benfica de Luanda representó a Portugal cuando Angola era una provincia de ultramar del país vecino. Conjuntos de Marruecos, Túnez y Egipto también participaron en la máxima competición europea, siendo el egipcio Alexandria Basket el último competidor africano. Ocurrió en la temporada 1982-1983.

Además de por israelíes y turcos, el continente asiático también fue representado por equipos de Siria y Líbano. La única vez que se inscribió un libanés fue en la campaña 1957-1958 y, en aquella ocasión, por incomparecencia, el UB Beirut fue superado por el sirio JS Alepo y así se resolvió la primera eliminatoria de la historia de esta competición.

Dos ciudades comparten el honor de haber albergado el mayor número de ediciones de la final de la Copa de Europa: Riga y Madrid. La capital de Letonia acogió las cuatro primeras, de 1958 a 1961, que por entonces se celebraban a doble partido. Madrid organizó en 1967 la segunda Final entre Cuatro de la historia de la competición, pero entre 1963 y 1965 ya había acogido tres finales. No obstante, si se contabiliza únicamente las finales disputadas a partido único, son tres las localidades que más veces acogieron el partido final: Ginebra (1962, 1976 y 1984), Múnich (1978, 1989 y 1999) y París (1991, 1996 y 2001).

Por otro lado, junto con Francia, España es el país que más finales organizó; cuatro en Madrid, dos en Barcelona y otras dos en Zaragoza, en un total de ocho ocasiones. Y, si la FIBA no le hubiera retirado a Vitoria (cuyo club más representativo, el Saski Baskonia, participó activamente en el cisma FIBA-ULEB) la organización de la de 2001 en beneficio de París, España la habría acogido en nueve ocasiones.

Sin contar con las eliminatorias a doble partido, las ocho disputadas en Francia convertirían a este país en el que más veces organizó el partido por el título.

El registro más elevado de asistencia a una final lo tiene que tener una de las dos siguientes eliminatorias por el título, puesto que es difícil atribuírselo en solitario a una ellas al no disponer de datos precisos.

La primera de ellas es la que protagonizaron el ASK Riga y el BC Akademik en 1959. En la capital búlgara, Sofía, el estadio de fútbol Vasil Levski (acondicionado con una superficie desmontable de madera) congregó a cerca de 20.000 espectadores para presenciar el partido de vuelta, que terminó con una ajustada victoria de los letones por 67 a 69. No obstante, a pesar del ambiente adverso, la diferencia de 21 puntos conseguida en el de ida por los entonces soviéticos ya les había asegurado prácticamente el título.

La segunda eliminatoria es la que emparejó al Real Madrid CF con el CSKA Moscú en 1963. En el partido de vuelta de la serie, así como es de suponer que también en el de desempate (ambos disputados en el Estadio Central Lenin de la capital rusa), aproximadamente otras 20.000 personas presenciaron una final de la competición. En el decisivo tercer encuentro, el Real Madrid ya no pudo sorprender al CSKA al caer por una diferencia de 19 puntos (99-80).

La plusmarca de asistencia a una final no disputada a doble partido es la de 1991. En aquella ocasión, el KK Split venció al FC Barcelona por 70 a 65 ante 15.000 espectadores que poblaron las gradas del parisino Palais Omnisports. No obstante, éste no es el encuentro disputado en una final entre cuatro que más aficionados congregó, pues la semifinal de 1993 que enfrentó en El Pireo al PAOK Salónica contra el Benetton Treviso atrajo a unos 17.500 asistentes, que presenciaron una victoria italiana por 79 a 77 lograda con un enceste a dos segundos del bocinazo final.

El Real Madrid no sólo es el club que más títulos tiene de la desaparecida Copa de Europa (8), también es el que más finales disputó (14). Sin embargo, el equipo que más veces estuvo presente de forma consecutiva en el partido decisivo es el Pallacanestro Varese. Los italianos encadenaron una racha de 10 presencias, entre 1970 y 1979, aunque sólo se proclamaron vencedores en cinco ocasiones.

El Maccabi de Tel Aviv tiene tres Copas de Europa, pero también es el club que más veces se quedó a un paso del triunfo final. Los israelíes fueron subcampeones en seis ocasiones.

Quien más puntos encestó en una final fue el montenegrino Žarko Varajić, que en 1979 le anotó 45 al Pallacanestro Varese siendo jugador del KK Bosna de Sarajevo. Los entonces yugoslavos ganaron el partido disputado en Grenoble por 96 a 93.

El griego Nikos Galis, que nunca llegó a jugar el partido por el título, tiene el mejor registro anotador de entre quienes participaron en una final entre cuatro de la Copa de Europa, con un promedio de 30,3 puntos en ocho encuentros. Contra el CSP Limoges, defendiendo la camiseta del Aris Salónica BC, estableció una plusmarca de 43 puntos en el partido que decidía el tercer y cuarto puesto de la edición de Zaragoza 1990, siendo Galis el único que llegó a superar la cuarentena en una final entre cuatro.

El balcánico Toni Kukoč es quien más veces logró el trofeo de Jugador Más Valioso (MVP) de la final entre cuatro. Como yugoslavo y líder del KK Split, además de una pesadilla para el FC Barcelona, fue el mejor en 1990 y 1991. Ya sólo como croata, Kukoč volvió a conseguir el galardón en 1993, pero se quedó sin el título de campeón de Europa porque el menos conocido CSP Limoges sorprendió al poderoso Benetton Treviso.

El mítico Sergei Belov, jugador del CSKA Moscú, logró ser el máximo anotador de una final en tres ocasiones (1970, 1971 y 1973). Sin embargo, aunque no parara de encestarle puntos al conjunto de Varese en esas tres finales, era imposible que el ruso Belov pudiera convertirse en el primero en lograr en tres ocasiones el galardón de MVP porque esta distinción no fue instituída por la FIBA hasta la final de 1988.

La final a partido único con mayor anotación conjunta es la disputada en Barcelona en 1969. En aquella ocasión, tras dos prórrogas, el CSKA de Moscú (ganador más encestador) le endosó 103 puntos a un Real Madrid (perdedor más encestador) que se quedó en 99; entre ambos conjuntos sumaron 202. Los primeros 40 minutos de juego acabaron con un empate a 81 y los cinco del primer tiempo extra, con uno a 93.

Barcelona también acogió la final a partido único menos productiva en la faceta anotadora. El Virtus de Bolonia (ganador menos encestador) derrotó en 1998 al AEK Atenas (perdedor menos encestador) con un pírrico resultado de 58 a 44. La suma total de puntos fue de 102 puntos y el francés Antoine Rigaudeau fue el jugador más inspirado sobre el parquet del Palau Sant Jordi al aportar unos modestos 14 puntos.

El Olimpiakos BC es el equipo que más puntos de ventaja obtuvo en una final a partido único, pues en la edición de 1997, disputada en Roma, logró una diferencia de 15 (73-58) contra el FC Barcelona. Los griegos de El Pireo fueron liderados en aquella ocasión por el norteamericano David Rivers (26 puntos), que fue designado MVP de la final entre cuatro.

El polaco Wiesław Zych, con cinco presencias (1987, 1988, 1990, 1993 y 1995), es el árbitro que más veces arbitró una final no disputada a doble partido. Con la excepción de la primera, sus actuaciones en el encuentro decisivo corresponden a la etapa de la final entre cuatro, reintroducida en la competición en la temporada 1987-1988. Junto con el esloveno Iztok Rems (1993, 1998, 1999 y 2000), Zych arbitró cuatro veces el partido de la final four que decidía el título de campeón, dándose la circunstancia de que en 1993 ambos formaron la pareja de jueces de la final Limoges-Benetton (59-55), disputada en El Pireo. Además, Zych arbitró la final de 1997 de la Euroliga femenina y Rems la de 2003 de la nueva Euroliga de la ULEB.

Pedro Ferrándiz, Božidar Maljković y Željko Obradović son los tres entrenadores que comparten el honor de ser los más laureados en el palmarés de la extinta Copa de Europa, con cuatro títulos cada uno.

Al mando del Real Madrid CF, el alicantino Ferrándiz reinó en Europa en 1965, 1967, 1968 y 1974. Además fue subcampeón en 1962, 1969 y 1975.

El serbio Maljković guió al talentoso KK Split a la consecución de sus dos primeras Copas de Europa, en 1989 y 1990, hizo grande al austero CSP Limoges en 1993 y culminó con éxito en 1996 el proyecto del poderoso Panathinaikos BC, que también había contratado a Dominique Wilkins para dar el definitivo salto de calidad. Como entrenador del FC Barcelona, Maljković fue derrotado por sus ex pupilos del Split en la final de 1991.

Si Ferrándiz representa el éxito ligado a los colores de un mismo equipo, Obradović es el ejemplo de todo lo contrario, pues hizo campeón a cuatro equipos: el KK Partizan (1992), el Club Joventut de Badalona (1994), el Real Madrid (1995) y el Panathinaikos (2000). Además, Obradović fue subcampeón en 2001 y nuevamente campeón en la Euroliga organizada por la ULEB conquistando el título con el club ateniense en 2002 y en 2007.

El italiano Dino Meneghin fue el jugador que más Copas de Europa conquistó: siete. Los cinco primeros títulos los consiguió militando en las filas del Pallacanestro Varese (1970, 1972, 1973, 1975 y 1976) y los dos restantes en las del Olimpia de Milán (1987 y 1988).

Al principio



MVP de la Euroliga

El Euroleague Final Four Most Valuable Player Award, o MVP de la Euroliga es el galardón que se concede anualmente al mejor jugador de la Final Four de la Euroliga de baloncesto, competición que hasta el año 2000 se denominó Copa de Europa. Normalmente es concedido a un jugador del equipo campeón.

Al principio



Source : Wikipedia