Educación de Adultos

3.3687315634351 (1695)
Publicado por grag 09/03/2009 @ 16:14

Tags : educación de adultos, educación y formación, sociedad

últimas noticias
Vienen recortes en la educación para adultos - La Opinión
Ahora, teme perder su licencia estatal como mecánico certificado en prueba de smog, porque desde julio próximo se esperan recortes de maestros y clases en las escuelas de educación para adultos del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD)....
''NO SE ENTIENDE'' - avilared.com
El PSOE critica la decisión de la Junta de Castilla y León de ubicar el Centro de Educación de Adultos a las instalaciones del antiguo conservatorio. El traslado del Centro de Educación de Adultos a las instalaciones del antiguo conservatorio...
Formación y comunicación a través de la Red - El Diario Montañés
Pone a su disposición distintas actividades programadas en la formación profesional de los adultos. Busca que puedan acceder a este tipo de información desde cualquier lugar y en cualquier momento. Así, potencia, al igual que el resto de plataformas,...
Más de 300 adultos consiguen el graduado en Secundaria - Ideal Digital
De esta manera, el objetivo que persigue la Consejería de Educación es facilitar la incorporación al sistema educativo de las personas que estén interesadas en aumentar su cualificación académica y profesional en cualquier etapa de la vida....
Adultos cartagineses regresan a las aulas - La Nación Costa Rica
Wílliam Valverde, director del departamento de educación de adultos para esta zona, dijo que Rojas Cordero está entre los 9.800 cartagineses iletrados. Se estima que el 4,3% de la población costarricense es analfabeta. Este programa piloto se inició...
Granada supera la media andaluza de aprobados en el examen del ... - Granada Hoy
Una tercera vía para obtener el título de Graduado en Secundaria es cursar la Educación Secundaria para Adultos, que dispone de tres modalidades: presencial, semipresencial ya distancia. Las pruebas se organizan en torno a tres ámbitos de conocimiento,...
Cuarte de Huerva celebrará por primera vez la Feria del Libro ... - Europa Press
El día 22, los vecinos de Cuarte asistirán al IV Encuentro de Educación de Adultos en Cariñena; mientras que aquellos que se queden en la localidad podrán disfrutar con un especial 'Ratoncito de biblioteca', para los más pequeños; una charla sobre la...
Latinoamérica lanza su plan para combatir la desigualdad educativa - El País (España)
El 40% de los jóvenes y adultos de América Latina, unos 110 millones de personas, no terminó sus estudios primarios. El sector de mayores ingresos recibe una educación media de 11,4 años, mientras que el más pobre no llega a 3,1....
Concluye el taller educativo "Conoce tus bosques" - Ecologistas en Acción
El programa está destinado a bachillerato tanto de ciencias como de sociales, a módulos de medio ambiente y turismo y educación de adultos. Los profesores responsables de cada grupo han valorado muy positivamente el desarrollo y organización de este...

Educación de adultos

La educación de adultos se fundamenta en un criterio aplicable a otros terrenos educativos: el de la formación permanente y continuada, a través de la cual cualquier persona se inserta en un proceso de aprendizaje y reciclaje de los conocimientos a lo largo de su vida. A nivel internacional el fomento de la educación de adultos se promovió tras el fin de Segunda Guerra Mundial con el impulso dado por la Unesco y desde finales de la década de los años 1970 se incorporó a las premisas del Estado de Bienestar. En el caso concreto de las Escuelas de Adultos institucionales, el objetivo principal es superar las desigualdades sociales y favorecer la inclusión integral de las personas sin títulos académicos o sin formación en campos recientes (como la ofimática), por tal que estas carencias no impidan su desarrollo laboral y de relaciones sociales. El uso de ordenador,teléfono móvil, las rápida evolución de estas tecnologías solo pueden aplicarse en adultos recibiendo esta formación de contínua. Las escuelas de adultos están haciendo mucho bien a las personas mayores porque les ha abierto muchas puertas a la enseñanza de informática y las nuevas tecnologías.

Al principio



Educación permanente

Estatua a Claudio Moyano en la cuesta homónima de Madrid

La Educación Permanente (EP) es considerada como aquel movimiento que pretende llevar la educación a todos los niveles y estadios de la vida del ser humano, para que a cada persona le sea posible tanto recibirla como llevarla a cabo. Podemos entender este movimiento como una de las revoluciones más importantes de nuestra época en el plano pedagógico.

En el momento en que decidimos establecer una definición adecuada para designar la EP, y tras ver definiciones propuestas por otros autores, debemos tener presente que no estamos hablando de un sinónimo de Enseñanza de Adultos (EA).

Aunque ambas disciplinas ofertan una educación posterior a la edad escolar, mientras que la EA se centra en una determinada etapa de la vida, la edad adulta, la EP lo que pretende es la adquisición de conocimientos y destreza de forma continua a lo largo de la vida de la persona para que esta pueda adaptarse a los cambios que a su alrededor se vayan ocasionando, dándose, de este modo, un desarrollo integral de la persona y una mayor calidad de vida.

Desde una perspectiva histórica, podemos distinguir tres fases sucesivas de elaboración del concepto de Educación Permanente.

En los comienzos de la historia de la educación, nos encontramos con referencias concretas sobre la necesidad de que ésta se lleve a cabo a lo largo de toda la existencia.

En este sentido, cabe citar la paideia griega y la Ilustración europea.

Estas anotaciones no son las únicas, entre los precursores de esta idea ha de señalarse a Platón (427-348 a. J.C.), que ya sostuvo que la educación debía prolongarse hasta los cincuenta años. Siglos más tarde, Comenio (1592-1670) asoció a la noción de educación a las ideas de continuidad, integralidad y universalidad.

En los siglos XVIII y XIX, las actividades «voluntaristas», esporádicas y asistemáticas se transformaron y se alcanzaron mayores niveles de organización e institucionalización. Entre los factores que influyeron en este importante cambio, se encuentran las iniciativas promovidas por la Iglesia Luterana, el nuevo orden político preconizado por la Revolución Francesa y la Revolución Industrial. El organismo que ha contribuido en mayor medida a impulsar y desarrollar este ámbito de la educación ha sido la Unesco. Entre las conferencias internacionales más significativas organizadas sobre este tema, destacan las celebradas en: Elsinor (Dinamarca, 1949), Montreal (Canadá, 1960), Tokio (1972), París (1985), Hamburgo (1997), Sofía (2002) y Bangkok (Thailandia, 2003). A estas hay que añadir, además, la Conferencia General que tuvo lugar en Nairobi (1976), y cuya aportación singular es el hecho de considerar la educación de adultos como un subconjunto del proyecto global de educación permanente. Por su parte, la Conferencia de Dakar (Senegal, 2000) la sitúa dentro del marco de la educación para todos y plantea, como objetivo principal, que se atiendan las necesidades de aprendizaje de todos los adultos y se reduzca, en los próximos quince años, el número de analfabetos en un 50% –hay 880 millones de personas que no saben ni leer, ni escribir, y la mayoría son mujeres.

Más lejana a nuestro tiempo es la defensa de este presupuesto que se encuentra en el Informe presentado en 1792 a la Asamblea Nacional Francesa por Condorcet. En dicho documento, se afirma que la instrucción debería abarcar todas las edades, pues no hay ninguna en la que no sea útil y posible aprender. Otra cita ineludible es el Informe final del Comité para la Educación de Adultos del Ministerio de Reconstrucción Inglés (Londres, 1919), donde se hace constar que la educación de adultos no es un lujo reservado a un grupo privilegiado de individuos, sino parte integrante de la vida social. Por ello, deberá ser asequible a todos, a la vez que permanente.

La implantación de la educación durante toda la vida en el seno de la sociedad es una de las propuestas esenciales que Delors (1996) formula para afrontar las novedades que surgen y que afectan tanto a la vida privada, como a la vida profesional. Supone una transformación radical del concepto de educación, y no sólo implica la prolongación de los procesos educativos –sean estos formales, no formales o informales–, sino que también propicia la aparición un nuevo modelo contrapuesto a la educación tradicional.

Hasta no hace mucho tiempo, se defendía que el proceso de enseñanza debía centrarse, únicamente, en etapas concretas –la niñez y la juventud. Se hacía hincapié en que el sujeto aprendiera en dicho período todo lo que fuera a necesitar, puesto que ésta era la única etapa de la vida en la que se podían adquirir conocimientos. De este modo, el desarrollo de destrezas, habilidades y actitudes que facilitaran a la persona el aprender a aprender quedaba relegado a un segundo plano.

Las políticas educativas comunitarias no han sido tan homogéneas y coherentes como cabría esperar.

Las primeras décadas de la puesta en marcha de la Unión Europea se caracterizan, en líneas generales, por la tardanza en el tratamiento de las cuestiones relacionadas con la educación. Se afirma, no sin razón, que la educación ha sido la gran ausente en el comienzo del proceso de construcción europea. Una de las conquistas más relevantes es la obtención, no sin esfuerzo, de una interpretación amplia de los pocos artículos del Tratado de Roma relacionados con la educación. En relación con el tema que nos ocupa, hay que señalar que, en esos momentos, se confiere a la educación de personas adultas la finalidad de completar, continuar y ampliar los estudios iniciales de educación general y, especialmente, de formación profesional.

El Tratado de Maastrich (1992) significó un considerable avance, ya que sentó, en los artículos 126 y 127, las bases jurídicas de la política educativa en lo que respecta al desarrollo de una educación de calidad y a la política de formación profesional, respectivamente. En el plano práctico, la Unión Europea se ocupa de manera específica de aumentar la cooperación europea en el campo de la educación de adultos a través de la acción Sócrates-Grundtvig, que pretende promover la innovación, la accesibilidad y la calidad de las actividades destinadas a este sector de la población.

En esta línea, la proclamación del Año Europeo de la Educación Permanente (1996) y la publicación del Memorándum sobre el Aprendizaje Permanente (2000) representaron hitos importantes. Por primera vez, se dedica un año europeo a la educación y, específicamente, a la educación de personas adultas.

Los términos "educación de adultos" y "educación permanente" son conceptos que se han mezclado en muchas ocasiones, provocando confusiones que han tergiversado el contenido real y el significado propio implícito en cada uno de ellos.

Sin embargo, desde hace algunas décadas, se viene desarrollando un intento clarificador que ha llevado a la mayoría de especialistas a la siguiente precisión: la educación permanente sirve como marco referencial, no sólo a la educación de adultos, sino también al conjunto del proceso educativo, al plantearse como "sistema de los sistemas educativos".

De esta forma se quiso dar respuesta al 81% de analfabetos existentes por entonces en nuestro país.

Durante el siglo XIX, tanto a nivel normativo como de estudios y reflexiones teóricas, ha existido una considerable preocupación por el fomento de la educación de las personas adultas. Prueba de ello son la ley Someruelos de 1938 o la ley Moyano de 1857 en el plano legislativo, y los estudios de Puig Sevall, Fontanalls del Castillo o el Boletín de la I.L.E. en un plano reflexivo-teórico y de análisis.

En el siglo XX, será la República la que impulse de manera importante la educación de las personas adultas, que se verá truncada por la conflictividad y la Guerra Civil.

Como se mencionaba en líneas anteriores, será la República la que se ocupe prontamente de la educación de adultos. Así en mayo de 1931, se pone en marcha el Patronato de Misiones Pedagógicas y en agosto del mismo año, se organiza un servicio de bibliotecas como instrumento de cultura popular.

Durante el franquismo, en 1950 se crea la Junta Nacional contra el analfabetismo, como anticipo de la Campaña Nacional de Alfabetización, que se llevaría a cabo durante la década de los años sesenta, coincidiendo con el desarrollo económico.

En la postguerra, y dado el ingente número de analfabetos existentes en España, el franquismo hará de las campañas de alfabetización su objetivo prioritario en materia de educación de adultos, tratando de reparar las deficiencias de la instrucción elemental, con un enfoque centrado en una enseñanza primaria, tal y como expresaría el Libro Blanco de 1.969.

El principio de la educación permanente fue tenido en cuenta por el Libro Blanco de 1.969, en su análisis y proyección de futuro. Del mismo modo, la LGE de 1.970, lo incorporará como "una amplia atalaya desde la cual la ley ha construido un sistema flexible, único e interrelacionado", en palabras de Manuel Puelles.

En la estela de la LGE, se pone en marcha el Programa de Educación Permanente de Adultos con la Orden Ministerial de 26 de julio de 1.973. El objetivo básico y prioritario del Programa era proporcionar una formación elemental a las personas que en su momento y por diferentes causas no pudieron completar la EGB.

Algo significativo es que el profesorado ha sido en su inmensa mayoría reclutado en la E.G.B., y la metodología empleada la que se llevaba a cabo en las escuelas con los alumnos no adultos.

Conviene hacer una mención especial a la implantación en unos casos, y a la consolidación en otros, de la enseñanza a distancia en nuestro país, al amparo de la LGE. Aunque esta enseñanza no era específicamente para adultas, sí que podemos afirmar que un buen número de adultos la ha seguido.

Tras la Constitución española de 1978, con un nuevo orden político y territorial (además del contexto general de cambio y renovación de estructuras), surgieron importantes planes de actuación por iniciativas de Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y otras instituciones.

Esta situación, impulsada por una sociedad cada vez más dinámica y moderna, genera la necesidad de hacer una oferta más amplia desde el sistema educativo. De ello se hace eco la administración socialista, en el gobierno desde 1982 (en realidad 1983), que impulsará una considerable labor de análisis y debate sobre la educación de adultos en España, que culmina con la aparición en 1986 -Libro Blanco-, en el que se establecía una serie de líneas de actuación futura para la educación de las personas adultas.

Con la Orden Ministerial de 8 de mayo de 1989 se perseguirá un modelo transformador, convirtiendo a los Centros de Adultos en algo más que instituciones expedidoras del Graduado escolar, para ser centros en los que se impulsen y satisfagan necesidades socio-culturales, ocupacionales y de formación y rectificación profesional.

En 1990 se promulga la LOGSE, que recoge la nueva concepción de la Educación de Adultos en el Título III. Este nuevo marco legal recoge los principios de la educación permanente, pero no incorpora la Educación de Adultos al Sistema Educativo, ya que no está incluida en las Enseñanzas de régimen General ni especial, delimitadas en el art. 3º del Título Preliminar.

Así pues, la educación de Adultos en España quedará definida en términos de política escolar y académica de promoción social y cultural.

Actualmente la Educación Permanente se recoge en la Ley Orgánica de Educación (LOE), así como en la Orden de 10 de agosto de 2007, por la que se regula el Plan Educativo de Formación Básica para Personas Adultas.

Al entender que una educación es permanente en el momento en que es capaz de ocasionar cambios en el individuo, no nos interesa ver si el cambio efectuado es bueno o malo, nos basta con saber que ese cambio se ha producido o no.

Se defiende la idea de que es necesario concebir un sistema educativo donde se utilicen y aprovechen todos los recursos que existan en una determinada sociedad. Entendiéndose en esta línea la Educación Permanente como una intervención socioeducativa en un grupo concreto que busca convertir a cada individuo en sujetos activos tanto de su transformación como la de su entorno, buscando ante todo una mejor calidad de vida.

Para educar a sus miembros en todas las sociedades y en todas las épocas se han ido desarrollando procesos, técnicas y procedimientos cada vez más complejos y sistemáticos, apreciándose así las formas de trasladar la cultura de unas generaciones a otras.

Con esto podemos afirmar que no es nada nuevo decir que vida y aprendizaje caminan juntas. En las sociedades primitivas ya se transmitía el legado cultural de forma oral de unas generaciones a otras. Por su parte, las sociedades agrarias desarrollaron un sistema de transmisión de saberes productivos, al que se vinculaba un conjunto de prácticas y valores sociales, políticos y religiosos que regulaban los sistemas de vida colectiva.

Este reconocimiento de la necesidad de una educación que abarque desde el nacimiento hasta la muerte puede encontrarse en los primeros textos conocidos por la humanidad. El Antiguo Testamento, el Corán y otros libros sagrados reflejan, en sus particulares enfoques, la humanidad posibilidad y necesidad a aprender a lo largo de la vida.

Los comienzos de la elaboración de modelos y la producción de medios cercanos a la EP se suelen situar en el siglo XVIII, con las influencias de la Ilustración.

La EP es una idea que nació entre los especialistas y los animadores de la educación de adultos, en medios externos al sistema escolar y universitario tradicional y también del contacto con la realidad social y económica de la vida.

A partir de estas consideraciones, los especialistas de la educación de adultos, determinaron necesaria una reforma de la concepción, de la ejecución y práctica de este tipo de educación.

El influjo de la implantación de la EP en Europa llega a España relacionado con esta misma concepción de educación de adultos. La primera referencia legal data del siglo XIX con la Ley Moyano. Paralelamente a este desarrollo se ha ido produciendo la separación de las acciones de la EP en cuatro ámbitos fundamentales, para la formación integral, especialmente de personas adultas: instrucción básica y alfabetización, formación para el trabajo, formación para el desarrollo personal y formación cívico-social. Esta separación tendrá como consecuencia, entre otras, la interpretación de la EP como Educación Básica de Personas Adultas.

Las realizaciones del siglo XX pueden dividirse en tres etapas: República, Dictadura y Transición democrática. En la primera etapa fueron notorias las actividades llevadas a cabo por la Institución Libre de Enseñanza: Museo Pedagógico, Instituto Escuela, Misiones Pedagógicas. La segunda etapa es conocida por la influencia del “nacional-catolicismo”, la doctrina del Movimiento Nacional impartida por la Sección Femenina, la OJE (Organización Juvenil Española) y las escuelas de mandos. En la tercera etapa, restaurada ya la democracia, se desarrollaron en el ámbito estatal los Programas de Educación Compensatoria, llamados “Programas de Educación Permanente de Adultos” y los Programas de Formación Profesional. También tiene lugar la creación de programas de formación autonómicos.

Las realizaciones serán diferentes en diferentes lugares y condiciones sociales; pero puede afirmarse que, tanto la Ley General de Educación de 1970 y la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) de 1990 recogen la EP como principio orientador del sistema educativo y los cuatro ámbitos citados de educación de adultos.

1. El reto de la apertura de nuevas y múltiples dimensiones educativas.

La educación permanente debe permitir a todos los jóvenes y adultos: - Adquisición de competencias básicas de aprendizaje. - Educación básica obligatoria. - El acceso abierto y flexible a todos los niveles de educación. - La educación profesional continua. - Formación y la capacitación para y en el trabajo. - Formación para las relaciones sociales. - Formación para la diversidad. - La educación para la superación personal y colectiva.

2. El reto de la equidad.

La educación permanente deberá atender de manera prioritaria a los sectores de población con escasa escolaridad y en condiciones de pobreza, con la finalidad de reducir las brechas de escolaridad y conocimiento que separan a la población del país.

3. El reto de una nueva institucionalidad de la educación permanente. La educación permanente requiere de una nueva institucionalidad que permita coordinar, estimular, impulsar fortalecer, regular y evaluar redes y estructuras abiertas que se generen y operen a escala municipal, estatal y nacional por distintos actores públicos y de la sociedad civil. Una educación permanente con el alcance propuesto sólo será posible con la amplia participación coordinada, abierta y flexible de muy diversos actores de los organismos públicos, de los centros de trabajo, de las organizaciones de la sociedad civil y de los medios masivos de comunicación.

4. El reto de una nueva base pedagógica.

La educación permanente requiere de un sustento pedagógico que permita desarrollar propuestas curriculares que respondan a demandas y procesos de formación locales, derivados de las necesidades grupos muy heterogéneos y diversos de jóvenes y adultos; que experimente y evalúe la diversidad de métodos y medios, en particular el uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación; que se base en el conocimiento científico sobre los procesos de aprendizaje de los jóvenes y adultos; y que establezca de manera congruente las modalidades de certificación de conocimientos y competencias. Entre el reto institucional y el pedagógico se encuentra el desafío de diseñar los mecanismos que permitan integrar la multiplicidad de ofertas frente al joven y el adulto como sujetos únicos de aprendizaje, con historias de vida y condiciones específicas.

5. El reto de la cobertura.

Dada la naturaleza de la educación permanente, el reto de la cobertura implica el establecimiento de muy diversas modalidades y tipos de espacios de atención en tiempos abiertos y flexibles. El uso eficiente de las nuevas tecnologías de información y comunicación deberá jugar un papel fundamental en esta cobertura.

6. El reto de las equivalencias. El nuevo concepto de educación permanente implica la posibilidad de que los conocimientos y las competencias adquiridos por la población de muy distintas maneras y en muy distintos espacios sean reconocidos y certificados para permitir un tránsito fluido de los jóvenes y adultos entre los distintos niveles y modalidades escolares y entre estos y los centros de trabajo. Lo anterior implica un complejo proceso de consenso interinstitucional sobre los múltiples valores que adquieren los distintos tipos de conocimiento para diferentes fines, independientemente de los procesos que la población haya seguido para adquirirlos.

7. El reto de una nueva base financiera.

Este nuevo concepto de educación requiere de una base financiera que consolide los recursos públicos necesarios para impulsar el proyecto con la participación de la federación, los estados y los municipios; que incluya aportes específicos de las empresas y los sectores lucrativos del país; que gestione recursos internacionales; y que propicie la canalización de fondos para los procesos locales y la participación de grupos no lucrativos organizados de la sociedad civil.

8. El reto de una nueva base comunicacional.

La base comunicacional debe estar orientada a estimular y motivar a la población joven y adulta para participar en las oportunidades de educación permanente, a informar de manera transparente del uso y eficiencia de los recursos que se le destinen y a establecer una nueva relación con los medios de comunicación masiva.

9. El reto de la descentralización.

Al igual que muchas otras políticas y programas, la educación permanente requiere ser atendida con mayor autonomía en la escala de lo estatal e incluso lo municipal. Ello conlleva mayor pertinencia y calidad de la atención dada a los adultos, pero también mayor corresponsabilidad y una adecuada redistribución de las atribuciones y facultades de los distintos niveles de gobierno de manera que lo local, no por ello deje de tener validez nacional.

10. El reto de una nueva base jurídica.

No existe una ley que prevea y legisle sobre el nuevo concepto, alcance y contenido de la educación permanente. La Ley Nacional de Educación de Adultos fue abrogada por la Ley General de Educación en 1993. Esta última tiene algunos artículos referidos a la educación de adultos, en los que la reduce a quienes no hayan terminado la educación básica obligatoria, incorpora de manera ambigua la formación para el trabajo y abre las puertas a un régimen de certificación de los conocimientos, acumulativo e independiente de la manera como se hayan adquirido. La magnitud y profundidad de la tarea requiere, por lo tanto, de una nueva ley: la Ley Nacional de Educación Permanente.

Con el paso del tiempo la sociedad ha ido adoptando importantes cambios en la manera de actuar tanto de cara a la realidad como con las demás personas. A causa de los avances científicos y tecnológicos también se da lugar a que las personas vayan cambiando los valores y la ideología, así como los nuevos órdenes políticos y económicos.

En años anteriores la educación permanente estaba orientada a la edad adulta pero hoy en día esto está cambiando, ya que el constante cambio en sectores tecnológicos, económicos y sociales hace que se necesite de una actualización permanente. Para estos aprendizajes podemos valernos de instituciones tanto regladas como no regladas (educación formal, no formal e informal).

Encontramos en la tecnología una buena fuente de motivación a la hora de aprender, ya que el control del aprendizaje recae sobre la persona que aprende y sobre el propio proceso de aprendizaje, sin tener en cuenta la edad del sujeto al que va dirigido.

Como expone Mayor Zaragoza, no es menos urgente invertir en el terreno de la educación, para que todos los seres humanos estén en condiciones de utilizar las redes informáticas. Esto supone la educación para todos, empezando por los que piensan que con el ordenador está ya todo resuelto. Y supone también que la educación desarrolle el autodominio, el pensamiento crítico y la creatividad, lo que requiere la intervención, antes del ordenador, de los padres y de los enseñantes.

A partir del año 2000 el absentismo ha disminuido sensiblemente. Se podría hablar de un absentismo estacional, coincidente con ciertos periodos del curso (proximidad de fiestas, periodos de recolección, cansancio en las últimas semanas del curso, etc.), y en otro provocado por causas de tipo doméstico, sobre todo en las amas de casa. En todo caso, sí que predomina, cada vez más en los alumnos el deseo de justificar la no asistencia cuando ésta se produce.

Al contrario de lo que se reproducía en los anteriores informes del Eurostat, la Oficina Europea de Estadística, la perseverancia de los españoles respecto al cultivo continuo de su formación se ha reforzado en los últimos tiempos, según se indica en el último estudio ‘Progreso hacia los objetivos de Lisboa en educación y formación’ publicado en junio de 2008.

El 10,4% de las personas con edades comprendidas entre 25 y 64 años en España recibió una formación continuada en 2007. El incremento de esta estadística respecto a 2000 es de más de seis puntos (4,1%). La media europea, por su parte, se encuentra en el 9,7%, pese a que también ha aumentado en más de 2,5 puntos respecto a las cifras del paso al nuevo siglo.

La formación permanente es una asignatura pendiente de los países mediterráneos, como se demuestra por su ausencia en el podio de la clasificación, copado por Suecia, Dinamarca y Reino Unido, en el primer (32%), segundo (29,2%) y tercer lugar (26,6%), respectivamente. Cerca de ellos se sitúa Finlandia, con un 23,4%, y algo después Holanda, Eslovenia y Austria, con porcentajes que van del 16,6% holandés al 12,8% austríaco.

España es el último país que se ubica por encima de la media europea de una clasificación claramente dominada por los países escandinavos. Una muestra más del alto desarrollo social nórdico representan Islandia y Noruega fuera de la UE, que con respectivos porcentajes del 27,9% y 18% son reacios al ingreso ante el deseo de mantener su alto nivel de vida.

Entre el resto de países de la UE-27 destacan Chipre, Alemania, Irlanda, Francia, Bélgica y Letonia, todas por encima del 7%, así como Rumanía, Bulgaria y Turquía –este último todavía candidato al ingreso-, en estos casos en sentido negativo, al encontrarse por debajo del 2%.

El punto de referencia al que se pretende llegar por parte de la UE en 2010 es el 12,5% de media de formación permanente entre ciudadanos europeos de entre 25 y 64 años. La evolución de la media continental en los últimos siete años (2000-2007) ha sido de 2,6 puntos al pasar de un 7,1% a un 9,6%. Un progreso continuo, pero quizá demasiado lento.

Alcanzar antes de 2010 los niveles de referencia adoptados por el Consejo de Educación de la UE en mayo de 2003 sobre educación y formación se antoja difícil, pero se convierte ahora en uno de los principales objetivos a los que se enfrentan la mayoría de países europeos en los próximos dos años.

Al principio



Educación

Niños en un parvulario de Afganistán.

La educación formal hace referencia a los ambitos de las escuelas, institutos, universidades, módulos.. mientras que la no formal se refiere a los cursos, academias, etc..Y la educación informal es aquella que abarca la formal y no formal, pues es la educación que se adquiere a lo largo de la vida.

También se denomina educación al resultado de este proceso, que se materializa en la serie de habilidades, conocimientos, actitudes y valores adquiridos, produciendo cambios de carácter social, intelectual, emocional, etc. en la persona que, dependiendo del grado de concienciación, será para toda su vida o por un periodo determinado, pasando a formar parte del recuerdo en el último de los casos.

La Educación es un proceso de socialización y endoculturación de las personas a través del cual se desarrollan capacidades físicas e intelectuales, habilidades, destrezas, técnicas de estudio y formas de comportamiento ordenadas con un fin social (valores, moderación del diálogo-debate, jerarquía, trabajo en equipo, regulación fisiológica, cuidado de la imagen, etc.).

En muchos países occidentales la educación escolar o reglada es gratuita para todos los estudiantes. Sin embargo, debido a la escasez de escuelas públicas, también existen muchas escuelas privadas y parroquiales.

La función de la educación es ayudar y orientar al educando para conservar y utilizar los valores de la cultura que se le imparte (p.e. la occidental -democrática y cristiana-), fortaleciendo la identidad nacional. La educación abarca muchos ámbitos; como la educación formal,informal y no formal.

Pero el término educación se refiere sobre todo a la influencia ordenada ejercida sobre una persona para formarla y desarrollarla a varios niveles complementarios; en la mayoría de las culturas es la acción ejercida por la generación adulta sobre la joven para transmitir y conservar su existencia colectiva. Es un ingrediente fundamental en la vida del ser humano y la sociedad y se remonta a los orígenes mismos del ser humano. La educación es lo que transmite la cultura, permitiendo su evolución.

En azul podemos observar los países desarrollos(es decir, los que tienen una buena educación). En estos países la educación es gratuita y a los chicos/as se le dan muchas oportunidades de tener un buen futuro.

Existen diversos conceptos que intentan analizar el fenómeno educativo, en relación al discurrir temporal en las personas. Así, conceptos como educación permanente, educación continua , Andragogía o educación de adultos tienen aspectos comunes pero también matices importantes que los diferencian y los enriquecen.

Según estudios, los niños de ocho años aprenden mejor premiando su desarrollo y no atienden a los castigos mientras los de doce, al contrario, aprenden más al reaccionar de forma negativa ante sus errores. Los adultos también siguen esta norma general y observan más sus fallos aunque de forma más eficiente.

La evaluación es un proceso que procura determinar, de la manera más sistemática y objetiva posible, la pertinencia, eficacia, eficiencia e impacto de las actividades formativas a la luz de los objetivos específicos . Constituye una herramienta administrativa de aprendizaje y un proceso organizativo orientado a la acción para mejorar tanto las actividades en marcha, como la planificación, programación y toma de decisiones futuras.

Lo que no debe hacer la evaluación es categorizar. La categorización del conocimiento impide reconocer de manera efectiva el avance en el proceso de enseñanza-aprendizaje, al enmarcar por episodios la capacidad intelectual del aprendiz. Tampoco debe generalizar. Así como todo conocimiento es diferente, todo proceso que conlleva a él es diferente de persona a persona, es decir, todos aprendemos de manera diferente, no debemos generalizar, aunque sí establecer criterios. Tampoco es calificar: asignar a un número no significa conocimiento, entonces, evaluar no es calificar.

La evaluación nos ayuda a medir los conocimientos adquiridos, y nos proporciona información de los avances de los mismos con la finalidad de conocer si se están cumpliendo o no los objetivos propuestos.

La evaluación educativa es un proceso sistemático y dirigido, en el cual intervienen una serie de elementos, por ejemplo: un ensayo o práctica en la formación profesional, una representación teatral en una escuela, un proyecto integrador, una prueba de ensayo en el aprendizaje informático, etc. Estos elementos nos permiten determinar si un sujeto ha alcanzado todos los objetivos planteados, propiciando con ello un cambio en su actitud de una manera significativa.

En la actualidad, los mejores sistemas de enseñanza están al servicio de la educación, y por consiguiente, deja de ser un objetivo central de los programas educativos la simple transmisión de información y conocimientos.

También existe la necesidad de capacitar al alumnado en el autoaprendizaje, como proceso de desarrollo personal. Cada alumno es un ser único, lo que muestra un elemento clave dentro del proceso de la evaluación: no evaluar nada más por evaluar, sino para mejorar el aprendizaje y para la organización de las tareas, entre otros aspectos metodológicos. Bajo la perspectiva educativa, la evaluación debe adquirir una nueva dimensión, y de esa manera darle un sentido de pertinencia a la enseñanza-aprendizaje.

La evaluación puede conceptualizarse como un proceso dinámico, continuo y sistemático, enfocado hacia los cambios de las conductas y rendimientos, mediante el cual verificamos los logros adquiridos en función de los objetivos propuestos. Y es éste para el docente el perfeccionamiento de su razón de ser.

La evaluación es la medición del proceso de enseñanza/aprendizaje que contribuye a su mejora. Desde este punto de vista, la evaluación nunca termina, ya que debemos de estar analizando cada actividad que se realiza.

Se puede mencionar también que la evaluación es un proceso que busca indagar el aprendizaje significativo que se adquiere ante la exposición de un conjunto de objetivos previamente planeados, para los cuales institucionalmente es importante observar que los conocimientos demuestren que el proceso de enseñanza y aprendizaje tuvo lugar en el individuo que ha sido expuesto a esos objetivos. En este sentido estoy hablando de la evaluación académica, en donde lo que importa es verificar y/u observar a través de diversos instrumentos cualitativos o cuantitativos, que el alumno ha adquirido nuevas habilidades, destrezas, capacidades, métodos y técnicas, así como también la "calidad educativa" de su instrucción, que le permitan tener un buen desempeño para el bien de su comunidad, beneficio personal, rendimiento laboral y disciplina.

Evaluación inicial que tiene como objetivo indagar en un alumno el tipo de formación que posee para ingresar a un nivel educativo superior al cual se encuentra.

Evaluación formativa es la que tiene como propósito verificar que el proceso de enseñanza-aprendizaje tuvo lugar, antes de que se presente la evaluación sumativa. Tiene un aspecto connotativo de proalimentación activa.

Evaluación sumativa es la que se aplica al concluir un cierto periodo de tiempo o al terminar algún tipo de unidad temática. Tiene la característica de ser medible, dado que se le asigna a cada alumno que ostenta este tipo de evaluación un número en una determinada escala, el cual supuestamente refleja el aprendizaje que se ha adquirido; sin embargo, en la mayoría de los centros y sistemas educativos este número asignado no deja de ser subjetivo, ya que no se demuestra si en realidad el conocimiento aprendido puede vincularse con el ámbito social.

Al principio



Corrales del Vino

Bandera de Corrales del Vino

Corrales del Vino, también llamado Corrales, es una población española de la provincia de Zamora en la comunidad de Castilla y León.

Corrales del Vino es un pueblo que se caracteriza por la profusión de casas de piedra arenisca de sillería, levantadas en el siglo XIX. Asimismo, se puede encontrar en él hermosas bodegas en los sótanos de las casas con arcadas de piedra tallada.

Tradicionalmente fue la capital de la Tierra del Vino. Al parecer pudo haber surgido como un anejo de Fuentelcarnero, siendo Corrales los "corrales de Fuentelcarnero". El cambio de la ruta que enlazaba Salamanca con Zamora hizo provocó el declive de Fuentelcarnero y el auge de Corrales, que acabó siendo de hecho la capital de la comarca de la Tierra del Vino. La historia de la localidad queda recogida en el Archivo Municipal, situado en los sótanos del Ayuntamiento. En él se conservan reales cédulas y privilegios regios, entre los que destaca la exención de impuestos a los vecinos confirmada por varios reyes. En el s. XX con el inicio de las emigraciones, el pueblo ha ido perdiendo población y entrando en decadencia, siendo actualmente el pueblo que más población pierde de la comarca. A pesar de ello quedan en sus calles como recuerdo de otras épocas más florecientes muchas casas de noble construcción, algunas de ellas blasonadas. Buena culpa de la decadencia la tuvo la filoxera que arrasó los viñedos, que era la principal fuente de ingresos para el pueblo. El término municipal contó con el despoblado de El Corralino; y cuenta con los anejos de Fuente el Carnero y Peleas de Arriba. En el término municipal de éste último se encontró situado el Monasterio de Valparaiso, lugar donde nació Fernando III el Santo, y que tuvo amplias posesiones en el término de Corrales. De la fábrica original del monasterio no queda nada salvo las bodegas, y en el lugar donde se erigió existe un pequeño edificio levantado por el Ejército en honor al Fernando III el Santo.

La iglesia parroquial consta de tres naves de diferente anchura, que rematan en tres ábsides poligonales de ricas bóvedas de crucería claramente góticas. La puerta meridional está precedida de un gran pórtico. En su interior se encuentra una Virgen románica de piedra, del Siglo XII, y el llamado Cristo del Miserere, gótico, del siglo XIV.

Junto al cementerio se levanta la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, con una fachada principal armónica. Toda ella es de la segunda mitad del XVIII.

Algunas de las principales tradiciones son las fiestas del verano, las fiestas de los quintos, la celebración de la matanza del cerdo o la puesta del mayo por los quintos, además de otras como el ofertorio. En el pueblo existe una Asociación Cultural que por ejemplo ha editado un libro sobre fotografías antiguas, entre otras actividades. Merece la pena reseñar la edicción de un libro de carácter etnográfico, realizado por las alumnas de Educación de Adultos de la localidad, denominado "Corrales desde Nuestra Memoria" y que fue subvencionado íntegramente por la Diputación Provincial de Zamora, España.

Al principio



Educación en Cuba

Escolares en un aula de la provincia de Guantánamo. Fotografía de Mijaíl Yevstáfiev.

La educación constituye uno de los máximos logros de la República de Cuba. A través de su historia se puede ver el desarrollo de los planes educativos y el impulso importante que obtuvo con las campañas de la Revolución Cubana. La educación cubana es íntegramente estatal, se organiza mediante subsistemas articulados de forma orgánica y sus logros son reconocidos internacionalmente.

Aunque el sector educativo nunca gozó de amplios recursos se debe reconocer que se instauró un sistema de educación primaria pública, gratuita y obligatoria. Sin embargo, hacia 1953, con una población de 6,5 millones de habitantes, había en Cuba medio millón de niños sin escuelas, un millón de analfabetos, una enseñanza primaria que llegaba sólo a la mitad de la población escolar, una enseñanza media y superior que llegaba sólo a la población urbana y 10 mil maestros sin trabajo. Hacia el año 1959 los niveles de analfabetismo oscilaban entre el 8.5%, el 23% o el 30%, según la fuente.

La nueva organización y la especialización del Ministerio de Educación y con el objetivo de terminar de eliminar el analfabetismo y llevar a la educación por toda la isla. Permitir el acceso a la educación primaria, fue una de las medidas a tal fin. Hacia diciembre de 1959, se construyeron aproximadamente 10.000 nuevas aulas y la escolarización se elevó a casi el 90% en las edades de 6 a 12 años. Se convirtieron más de 69 instalaciones militares de la dictadura recientemente derrocada, con una capacidad de 40.000 alumnos.

La Reforma Integral de la Enseñanza se declaró en 1959 y determinó que el objetivo primordial de la educación era el pleno desarrollo del ser humano. Se constituyó el Contingente de Maestros Voluntarios con 3.000 personas que partieron educar a los campesinos que vivían en lugares remotos.

Otras campañas notables englobadas en la Campaña Nacional de Alfabetización fueron: Brigada de Maestros de Vanguardia "Frank País" que trabajó en las provincias de Oriente, Las Villas y Pînar del Río, Plan de Educación para Campesinas "Ana Betancourt" a principios de 1961 que dictó clases de corte y costura en La Habana.

El 6 de junio de 1961 se dictó la Ley de Nacionalización de la Enseñanza que suprimió la educación privada y los viejos métodos de enseñanza y estableció una educación revolucionaria.

Un dato relevante sobre el nivel de la educación cubana es el estudio internacional sobre la educación primaria efectuado en 2008 por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación y patrocinado por la Unesco, donde se muestra que Cuba obtuvo los mejores resultados entre los 12 países del área en que se realizó, manifestando además la elevada tasa de escolarización neta con la que cuenta el país, que alcanza casi al 100% del alumnado, y la escasez de estudiantes que repiten curso, que muestra una tendencia a la baja, con un descenso hasta 0,5% respecto al curso anterior.

La enseñanza cubana se organiza mediante el Sistema Nacional de Educación, un conjunto de subsistemas articulados de forma orgánica. Tanto la educación primaria como la secundaria básica son obligatorias.

Los Círculos Infantiles (institución creada en 1961) reciben a los niños desde los 45 días de nacidos hasta los 5 años. Posteriormente los niños asisten a la Educación Pre-escolar, siendo esta institución acompañada por la Comisión de Educación de Padres, el programa Educa a tu Hijo (para padres que no enviaban a sus hijos a esta educación inicial) y el Centro Latinoamericano de la Educación Preescolar, institución de intercambio de experiencias de educación pre-escolar de países latinoamericanos y Cuba.

Se imparten de primer grado a quinto grado: matemática, español, informática, el mundo en que vivimos, educación física y educación artística. A partir de quinto grado y en sexto grado se le imparte a los estudiantes, además de las materias antes dictadas (excepto el mundo en que vivimos), las siguientes: inglés, educación cívica; historia de Cuba, geografía de Cuba, ciencias naturales y educación laboral.

En esta enseñanza se agrupa de séptimo a noveno grado. El séptimo grado da inicio a la nueva enseñanza, da conocimientos previos para las posteriores y repasa los contenidos de primaria. En los otros dos grados se estudian nuevas asignaturas y se prepara para el preuniversitario o para el técnico profesional. Los estudiantes de noveno grado piden las carreras según lo deseen. Se realizan pruebas y se enumeran según los resultados a los alumnos. Se reúne un comité general y uno por destacamento (aula) y se otorgan las carreras. Además se encuentra vocacional de ciencias exactas, camilitos (FAR) o pedagogía. Se imparte: matemáticas, física, química, biología, español, informática, historia antigua y medieval, historia contemporánea, historia de Cuba, geografía, inglés, educación plástica, educación musical y educación física.

La educación técnica profesional es el otro destino luego de la secundaria básica que prepara a obreros calificados (con un nivel medio básico profesional que equivale a noveno grado) y técnicos medios (con un nivel de medio superior profesional equivalente a duodécimo grado).

Esta enseñanza cuenta con 322 centros politécnicos y 152 escuelas de oficio en todo el país a casi 300.000 alumnos en total hacia 2008. Todas estos edificios cuentan con laboratorios, talleres, aulas especializadas, áreas de campo, etc. y 15 especialidades de obreros calificados y 50 especialidades de técnicos medios. Las asignaturas corresponden a dos ramas: Asignaturas de Formación General y Básicas y Asignaturas Técnicas.

La última fase de enseñanza, que comienza después del 12º grado. Sus estudiantes pertenecen a la Federación Estudiantil Universitaria y posteriormente ejercen el definitivo trabajo en la facultad que deseen. Las universidades cubanas reciben también numerosos profesionales cubanos y extranjeros que llegan a perfeccionar sus conocimeintos y a obtener títulos de posgrado.

Estructura en tres niveles: Educación Obrera y Campesina, Secundaria Obrera y Campesina y Facultad Obrera y Campesina la educación de adultos busca asegurar el buen nivel educativo de adultos subescolarizados. También se realizan cursos nocturnos y vespertinos en politécnicos, cursos de capacitación por parte de distintas empresas y encuentros en centros de Educación Superior.

El subsistema de Educación Especial de Cuba atiende a escolares con retraso mental, retardo en el desarrollo psíquico, sordos, hipoacúsicos, ciegos, débiles visuales, estrábicos, ambliopes, sordo ciegos, autistas, trastornos en el lenguaje, limitaciones físico-motoras y con trastornos de la conducta, etc. Actualmente hay 421 escuelas especiales en todo el país, que se diferencian en dos grupos: las transitorias y las específicas. Todas estas instituciones se guían por el cumplimiento de la prevención, el carácter transitorio, la función de apoyo y la integración. Los objetivos actuales del subsistema son consolidar el sistema de influencias educativas, orientar y asesorar la labor preventiva y comunitaria y continuar ampliando la cobertura de atención.

Los estudiantes (principalmente de primaria, secundaria y preuniversitaria) realizan actividades educativas fuera de las clases alternativamente.

Los círculos de interés son proyectos creados generalmente dentro de una escuela u aula sobre diversos temas con aplicaciones futuras donde se preparen a los estudiantes. Funcionan como una vía para orientar la vocación y potenciar el talento, la inteligencia y la creatividad en niños y adolescentes. Muchos de estos círculos son creados o impartidos en los Palacios de Pioneros, en los cuales existe un conjunto de aulas y centros pioneriles destinado al aprendizaje eficiente.

Los instructores de arte son parte de un proyecto efectuado para divulgar la misma entre los estudiantes. Estos instructores son personas con vocación artística pero que no se interesaron por ingresar a las Escuelas de Arte o que no aprobaron los requisitos de ingreso a estas. Para poder desempeñar esta función es necesario aprobar los cursos de enseñanza de un arte en específico, que puede ser pintura, música, danza o teatro. Trabajan en espacios en los horarios de la semana e imparten clases, explican teoría o aclaran dudas sobre las complementarias clases televisivas. Además poseen tiempo extra luego de las clases con alumnos aficionados al arte con talleres donde los mismos se perfeccionan.

El Estado cubano ofrece varias ayudas para facilitar la asistencia de los alumnos a la escuela.

El semi-internado consiste en un sistema en que los alumnos de educación primaria permanecen en la escuela durante el horario vespertino. En este tiempo se les ofrece un almuerzo y en algunos casos se realizan actividades extracurriculares.

A los estudiantes se les ofrece la merienda escolar. Éste radica en pan de 100 gramos, productos cárnicos (fiambre, embutidos, slachichas, etc.) y productos lácteos (queso, yogur, etc.) o refrescos vitaminados en las zonas alejadas de industrias lácteas. En los círculos de interés efectuados en los palacios de pioneros se les da adicionalmente galletas de sal vitaminadas y helados.

Siempre se mencionó la necesidad de medios escolares básicos. Estos fueron presentes gratuitamente y repartidos entre los estudiantes por mucho tiempo, lo que favoreció el estudio y ánimo de los alumnos. En el período especial estos medios decayeron al punto de que debieron ser comprados a menudo por los propios estudiantes. Conforme a que la economía al fin subió, se fueron añadiendo nuevamente dichos medios. Actualmente son prácticamente los mismos de antes: papel en blanco, lápices, libretas, temperas, acuarelas, materiales de apoyo, cartulinas, papeles de colores, pinceles, lápices de colores y crayones. Para las docencias se reparten forrado de libretas, concursos y actividades en círculos de interés y con instructores de arte.

Al principio



Educación no formal

La educación no formal, según la define Jaume Trilla Bernet, refiere a todas aquellas instituciones, ámbitos y actividades de educación que, no siendo escolares, han sido creados expresamente para satisfacer determinados objetivos. Este tipo de educación esta inserto en la tripartición del universo educativo dividido en educación formal, informal o no formal. Conviene hacer una clasificación de este universo para precisar con mayor exactitud el concepto de educación no formal. Retomando la clasificación y definición que trabaja Coombs y Ahmed la educación formal comprendería el sistema educativo altamente institucionalizado, cronológicamente graduado y jerárquicamente estructurado que se extiende desde los primeros años de la escuela primaria hasta los últimos años de la universidad. La educación informal permite adquirir y acumular conocimientos y habilidades mediante las experiencias diarias y la relación con el medio ambiente. Es un proceso continuo y espontáneo que no se da de manera intencional. De esta formal, la educación no formal nos queda definida como toda actividad educativa, organizada y sistemática realizada fuera del marco del ámbito oficial, para facilitar determinadas clases de aprendizaje a subgrupos particulares de la población. Correspondiente a la gran diversidad de experiencias no formales las características de sus modalidades, agentes, organización, etc. son muy diversas aunque es posible identificar algunos puntos en común. Su organización está basada en unidades independientes. La acreditación es específica de logros especiales, no correspondientes a niveles modalidades, carreras ni grados académicos. En este ámbito quienes imparten la educación muchas veces no son ni académicos, ni profesionales. En sus orígenes estuvo muy ligada a la educación de adultos, pero hoy adquirió una heterogeneidad de poblaciones. Maria Teresa Sirvent marca el ámbito de la educación no formal como un espacio de lucha entre tendencias contrarias y a veces antagónicas ya que muchas veces se la considera sinónimo de la educación contestaría pero los estudios demostraron que la demanda y la oferta de la educación no formal agudizan las diferencias sociales y consolidan el déficit del sistema formal. La educación no formal responde, entonces, al conjunto de procesos, medios e instituciones específicas, y diseñadas en función de objetivos de formación e instrucción que no tienen directa vinculación a sistema educativo reglado y oficial.

De acuerdo con Ander-Egg Ezequiel la preocupación y la práctica de la educación de adultos surge en forma paralela con el proceso de industrialización y el desarrollo de las ideas democráticas a mediados del siglo XIX. Es justamente en este momento histórico que podemos ubicar los comienzos de la educación no formal casi exclusivamente contemplando la alfabetización de adultos con el objetivo de brindar las herramientas elementales de la lectura y escritura y algunas nociones de cálculo a las personas mayores de 16 años para que puedan participar del proceso de industrialización y democratización que comenzaban a visualizarse. En este sentido, la educación de adultos ha recibido un tratamiento a nivel internacional en estrecha relación con los procesos políticos, sociales y económicos que se han ido desarrollando durante el siglo XX.

A partir análisis de Marcela Gajardo es posible identificar que desde el año 1949 la UNESCO viene realizando encuentros internacionales cada diez años con el objetivo de realizar un balance de lo logrado en el transcurso de una década. En la primera Conferencia que tuvo lugar en Elsinore con la participación de sólo un delegado latinoamericano la preocupación principal fue la problemática que atravesaban los países de Europa Occidental en la educación de adultos. Dicha educación aparecía como un fin en sí mismo con un fuerte protagonismo de las organizaciones civiles y voluntarias.

En la segunda conferencia desarrollada en el año 1960 en Montreal con la presencia de ocho delegaciones latinoamericanas. Allí la educación de adultos recibió un tratamiento estrechamente vinculado al contexto social, político y económico: procesos de urbanización e industrialización, emergencia de nuevos Estados nacionales, polarización de fuerzas políticas y económicas de grandes bloques y los fenómenos de trasnacionalización. En consecuencia, se concluyó que la educación de adultos debía constituirse en un elemento constitutivo del sistema de enseñanza de cualquier país dándole prioridad los procesos de alfabetización, el acceso de las mujeres a todos los tipos de educación, la preparación para una participación cívica, la revalorización de la acción de las organizaciones de carácter voluntario, la formación sistemática de personal docente especializado, la necesidad del desarrollo de la investigación y la consideración de la educación de adultos como parte integral de los sistemas regulares de enseñanza.

La tercera conferencia que tuvo lugar en Toqui en el año 1972 destaca la necesidad de establece relaciones estrechas entre los programas de alfabetización y los procesos de desarrollo económico-social, entre programas de alfabetización y procesos de participación en la vida social de los grupos tradicionalmente excluidos de los beneficios de la educación y la cultura (alfabetización funcional). Este conjunto de principios pasaron a formar parte de lo que actualmente se conoce como educación permanente. En este encuentro, entre las numerosas recomendaciones se destacaba la necesidad de contribuir un instrumento internacional sobre los principios y problemas de la educación de adultos que incluyera también soluciones para su desarrollo cualitativo y cuantitativo. Dicho documento fue aprobado en la Reunión de Nairobi en 1976. A diferencia de las recomendaciones originadas en las conferencias internacionales, tiene un carácter normativo: establece fines y funciones de la educación de adultos y ofrece a los Estados Miembros un marco dentro del cual formular políticas y estrategias educativas en dicho campo. Asimismo entiende la educación de adultos como parte de un proyecto global para reestructurar los sistemas educativos y desarrollar todas las posibilidades de formación fuera de dicho sistema; concibe a los programas de dicha educación en función de las necesidades de los participantes; y destaca el lugar de la educación de adultos como perspectiva para corregir las principales desigualdades de acceso a la enseñanza. Sin embrago, son pocos los países que han adoptado aun política en la cual la educación de adultos se integre a una estrategia global de cambio que vinculen la educación y producción y ambas a la esfera política y social. En la cuarta conferencia que se desarrolló en parís en 1985 se reconoció las persistencia de las desigualdades educativas y el aumento de las brechas entre privilegiados y desfavorecidos. Al mismo tiempo, se reconoció que el objetivo de la educación de adultos seguía siendo la erradicación del analfabetismo en un contexto latinoamericano marcado por la presencia de 45 millones de analfabetos y se insistió en la necesidad de renovar el papel que puede lugar la educación de adultos como facilitador de los procesos de democratización.

Al principio



Source : Wikipedia