Comunidad Autónoma de Murcia

3.4518686296575 (883)
Publicado por grag 27/02/2009 @ 17:37

Tags : comunidad autónoma de murcia, murcia, españa

últimas noticias
Los veterinario clínicos de la Región de Murcia vacunaron un total ... - Europa Press
Sin embargo, del total de animales vacunados en la Región de Murcia el 50 por ciento no están identificados. Y es que, según explicó, Murcia es la única comunidad autónoma en la que no es obligatoria la identificación animal....
Agenda del presidente de la Comunidad Autónoma - Teleprensa World
En Murcia (salón de actos de la CAM, calle Salzillo, 7). 11:30 horas.- El jefe del Ejecutivo regional firma el Pacto Social por la Educación en la Región de Murcia 2009-2012 con los representantes de los sindicatos de educación, de centros de enseñanza...
Cataluña aprueba mañana su propio plan de ayudas al automóvil - ABC.es
Destacó que así se dará "respuesta" al tipo de demanda específica que se da en la comunidad autónoma, que "no es exactamente igual que en el resto de regiones". Además, Soy señaló que se pretende que el plan sea "positivo desde el punto de vista...
Los veterinarios de la Región vacunan contra la rabia a 74.000 ... - 20 minutos
Y es que la Murcia es la única comunidad autónoma en la que no es obligatoria la identificación animal, aunque la mayoría de los ayuntamientos sí que obligan a tener a perros y gatos censados. Antes esto, Fernández Buendía ha pedido a las consejerías...
615 médicos de la Región intentarán que 8.000 murcianos dejen el ... - 20 minutos
Ése es el objetivo que se han marcado 615 médicos de cabecera de la Región de Murcia. Tienen esta semana para conseguirlo. Es una campaña promovida por la Sociedad Murciana de Medicina Familiar, para celebrar el 31 de mayo (el domingo), Día Mundial sin...
Camps: "Dicen lo que dicen porque no nos quieren" - El País (España)
Camps defendió que hace años ni la Comunidad Valenciana ni Murcia contaban en España, situación que en su opinión ha cambiado radicalmente. "No queremos que el Estado cierre el grifo: seguiremos luchando y lo conseguiremos", aseguró el dirigente...
El PP exige a Zapatero que «se moje» con el Tajo-Segura - La Verdad (Murcia)
Por este motivo, Ruiz Vivo señaló que «no es una petición, es un exigencia para que se moje con el Tajo, para asegurar la pervivencia de la agricultura murciana, porque es lo que la Región de Murcia necesita» y «es lo que deberían exigir los...
El PSOE de Murcia acusa al Ayuntamiento de Totana de "fraude de ley" - elplural.com
Los socialistas de la Región de Murcia (PSRM) consideran que “se ha producido un fraude de ley a los ciudadanos de Totana”, un municipio en el centro de la comunidad de unos 26.000 habitantes, donde están a la espera de la construcción de un nuevo...
Turismo promueve 11 centros de salud y belleza de la Región con el ... - Europa Press
Campos agradeció el esfuerzo de este sector empresarial "por dotar a los establecimientos turísticos murcianos de las más altas cotas de calidad", y recordó que "la diversidad de la oferta turística de la Región de Murcia es su principal elemento...
La Región de Murcia se promociona en el mercado turístico chino - La Verdad (Murcia)
La Región de Murcia ha formado parte de unas jornadas organizadas por Turespaña en tres ciudades chinas con el objetivo de promover el mercado turístico en el país asiático. El director general de Promoción Turística, Ángel Campos, fue el representante...

Región de Murcia

Bandera de la Región de Murcia

La Región de Murcia es una comunidad autónoma de España, situada en el sudeste de la Península Ibérica, entre Andalucía (provincias de Granada y Almería) y la Comunidad Valenciana (provincia de Alicante), y entre la costa mediterránea y Castilla-La Mancha (provincia de Albacete). Su capital es la ciudad de Murcia, que es sede de los órganos institucionales regionales, con excepción de la Asamblea Regional, que tiene su sede en Cartagena.

Algo menos de un tercio de la población total de la Región de Murcia vive en Murcia capital, y la región es la mayor productora de frutas, verduras y flores de Europa. Tiene viñedos importantes cerca de los municipios de Bullas, Yecla, y Jumilla, que poseen denominación de origen. Su territorio es cálido y en su mayoría semiárido; a pesar de ello, su agricultura es tradicionalmente de regadío. El pico más alto de la región es Revolcadores, de 2.001 msnm.

Hay importantes fallas regionales en todas las zonas, como la Falla de Alhama de Murcia, la Falla de Bullas-Archena o la Cicatriz Nor-Bética, junto a la intersección con otras fallas menores.

Tradicionalmente se ha considerado que el pico de Revolcadores, perteneciente al macizo de mismo nombre, era el más alto de la Región de Murcia, con 2.027 metros de altura; pero en las mediciones de los últimos mapas del SNIG (Servicio Nacional de Información Geográfica de España) Revolcadores figura con 1.999 m y es una cumbre del mismo macizo, ligeramente más septentrional, la más elevada: Los Obispos, con 2.015 m de altitud.

Aproximadamente el 27% del territorio murciano corresponde a relieves montañosos, el 38% a depresiones intramontanas y valles corredores, y el 35% restante a llanuras y altiplanicies.

La Región de Murcia disfruta de un clima mediterráneo de tipo semiárido, con unos inviernos suaves (11º de media en diciembre y enero) y unos veranos calurosos (con máximas de 40º). La temperatura anual media es de 18º.

Con unas precipitaciones escasas de unos 300 a 350 mm por año, la Región tiene entre 120 y 150 días al año donde el cielo está totalmente despejado. Abril y octubre son los meses con más precipitaciones, siendo frecuentes las trombas de agua en un solo día.

La distancia respecto al mar y el relieve hace que existan diferencia térmicas entre la costa y el interior, sobre todo en invierno. Mientras que en el litoral las temperaturas rara vez descienden de 10º, en las comarcas del interior no se suele sobrepasar los 6ºC y sus precipitaciones son mayores (hasta 600 mm).

La ciudad de Murcia posee el récord de temperatura del siglo XX de España y del siglo XIX atendiendo a datos oficiales de la época. Fueron los 47,2° del 4 de julio de 1994. El invierno de 2005 fue el más frío en mucho tiempo, llegando incluso a nevar en el litoral murciano.

Además en la Región se encuentra el lago natural más grande de España: la albufera del Mar Menor. Es una laguna (abierta al mar) de agua salada, situada junto al Mar Mediterráneo. Sus especiales características ecológicas y naturales hacen del Mar Menor un paraje natural único y el lago de agua salada más grande de Europa. De forma semicircular, está separado del Mar Mediterráneo por una franja de arena de 22 km de longitud y entre 100 y 1200 m de anchura, denominada La Manga del Mar Menor. La laguna ha sido designada por Naciones Unidas como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo. En su perímetro litoral cuenta con 73 km de costa en la que se van sucediendo playas de aguas transparentes y poco profundas (la profundidad máxima no es superior a 7 metros), y con 170 km² de superficie.

La costa mediterránea y del Mar Menor han necesitado protección ambiental para preservar los valores naturales de las mismas. Asimismo importantes espacios del interior se encuentran amenazados por la presión urbanística o de explotación intensiva. A esto hay que unir la variedad natural de la región y sus contrastes que la dotan de una gran riqueza biológica y ambiental.

Los parques naturales existentes son: Sierra Espuña, Carrascoy y El Valle, Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán, Cabo Cope y Puntas de Calnegre y las sierras de la Pila y el Carche. Aunque también existen paisajes y reservas protegidas, lugares de interés comunitario, zonas de especial protección para las aves y reservas submarinas.

Los Cartagineses establecieron una colonia comercial en Cartagena, sobre lo que se cree que fue la antigua ciudad íbera de Mastia, según autores de la antigüedad, denominándola Qart Hadasht (Ciudad Nueva en fenicio) al igual que su homóloga africana, fue conquistada por los romanos que la rebautizaron como Carthago Nova, para diferenciarla de la Carthago africana. Para los comerciantes cartagineses, el territorio montañoso sólo era el área de influencia de su emporium costero. Bajo el Imperio Romano, el territorio de la actual Región de Murcia formó parte de la Provincia Carthaginense, durante el dominio visigodo se mantuvo la misma distribución provincial, salvo durante la dominación del sureste hispano por los bizantinos, en el que fue incluido el territorio dentro de la Provincia de Spania con capital en Carthago Spartaria (Cartagena). Con la dominación musulmana, se introdujo la agricultura de regadío y de latifundios, del que aún depende la economía de la Región. Durante esta época constituyó el Reino de Tudmir, Reino de Teodomiro, que era un conde visigodo, es decir un gobernador de provincia, el último gobernador de la Provincia Carthaginense y primer rey de la región, este reino fue el último reducto autónomo visigodo que quedó en la peninsula, con capital en Orihuela, y del que formaban parte, de acuerdo con Idrisi, aparte de Orihuela, Lorca, Mula y Chinchilla.

La Taifa o Reino de Murcia, fue uno de los reinos en que se dividió el Califato de Córdoba, se fundó con capital en Madinat Mursiya (Murcia), después de la decadencia del Califato Omeya de Córdoba en el siglo XI. Aquel reino incluía, además del actual territorio de la Región de Murcia, parte de la actuales provincias de Albacete, provincia de Almería y de la provincia de Alicante. Después de la Batalla de Sagrajas en 1086 la dinastía de los Almorávides se extendieron por todas las taifas y reunificaron Al-Ándalus. Fernando III el Santo consiguió el vasallaje del reino musulmán de Murcia en 1243, entrando su hijo, el futuro Alfonso X el Sabio, en la capital en 1244. Los sucesivos incumplimientos de lo pactado en Alcaraz llevó a la sublevación de los musulmanes murcianos en 1264, siendo definitivamente sofocada la rebelión en 1266 por las tropas aragonesas de Jaime I el Conquistador. En 1296, aprovechando el conflicto dinástico del Reino de Castilla con Fernando de la Cerda, el territorio fue conquistado por el rey de la Corona de Aragón, Jaime II de Aragón, anexionándolo al Reino de Valencia. Por los pocos años que duró el dominio aragonés, esta conquista no tendría su relevancia si no fuera por una importante repoblación de cristianos aragoneses, que convirtió en minoría los colonos castellanos de repoblaciones anteriores. En 1305, por el Tratado de Elche, Don Jaime "el Justo" devolvió a Castilla gran parte del territorio conquistado, permaneciendo las comarcas del valle del Vinalopó, El Campo de Alicante, y la Vega Baja en el Reino de Valencia. La Taifa de Murcia, pasó a denominarse con la conquista Reino de Murcia, sin menosprecio a su situación anterior pues las taifas eran también reinos y la ciudad de Cartagena dentro del Señorío de Cartagena, aunque en un principio gobernada por los adelantados del Reino de Murcia, la familia Fajardo, posteriormente fue administrada directamente por la Corona de Castilla, que eran a su vez reyes de Murcia. El Reino de Murcia perduró con tal denominación hasta 1833.

La Región de Murcia tiene una población de 1.426.109 habitantes de los cuales casi un tercio (30,2%) vive en el municipio de Murcia. Esta cifra representa el 3,09% de la población española. Además, tras Ceuta y Melilla, tiene el saldo vegetativo y la tasa de natalidad más elevadas del país.

En el periodo 1991-2006 la población murciana creció en un +29,32%, frente al +13,38% que había crecido el conjunto nacional. Un 14,5% de sus habitantes son de nacionalidad extranjera según el censo INE 2007, cuatro puntos por encima de la media española. Las colonias de inmigrantes más importantes son la marroquí, la ecuatoriana, la británica, la boliviana y la colombiana.

El artículo 3.2 del Estatuto de Autonomía establece que «la Comunidad Autónoma de Murcia se organiza territorialmente en municipios y comarcas».

La Región de Murcia está dividida en tan sólo 45 municipios. Varios de ellos rozan o incluso superan los 1.000 km² de extensión, como Lorca (1.676 km²), que es el segundo municipio más extenso de España después de Cáceres, en Extremadura.

Por este motivo, es común la división de los municipios en pedanías y diputaciones; así, el municipio de Murcia posee 54 pedanías y el municipio de Cartagena 24 diputaciones. En la Región de Murcia hay 66 diputaciones (pertenecientes a los municipios de Cartagena, Lorca y Totana) y 295 pedanías (del resto de municipios). Albudeite y Pliego no tienen pedanías ni diputaciones.

En contraposición con éstos de gran tamaño el Término Municipal de Alcantarilla ostenta la densidad de población más alta de la Región, con 2491,26 hab/km², y una de las más altas de España.

En la Región de Murcia suelen distinguirse 12 comarcas, aunque no están ni reconocidas ni delimitadas oficialmente. El Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia configura la comarca como uno de los elementos de su organización territorial, pero la Asamblea Regional de Murcia no ha promulgado ninguna ley de comarcalización, por lo que, de momento, tales comarcas carecen de personalidad jurídica.

La Región ha sido tradicionalmente agrícola debido a su buen clima y sus tierras fértiles. Sin embargo, debido a las sequías de los años 1990, la construcción y el turismo se han convertido en las bases de la economía murciana. Aun así la agricultura sigue siendo un motor importante de desarrollo en la Región, la cual es considerada la Huerta de Europa.

También son relevantes otro tipo de industrias como la conservera, la del mueble o la naval.

Iberdrola es la empresa que presta el servicio eléctrico en la Región de Murcia.

DEGESCO es la asociación regional que agrupa a setenta gasolineras independientes.

El Centro Tecnológico de la Energía y del Medio Ambiente (CETENMA) engloba a instituciones públicas y empresas.

La Región de Murcia cuenta con tres periódicos diarios: La Verdad, La Opinión y El Faro.

La red ferroviaria de la Región de Murcia es escasa; basada en vía única sin electrificar en todos sus tramos a la excepción de los 10km comprendidos entre Murcia Del Carmen y Murcia-Cargas. Tanto las estaciones como el tendido y el material rodante están operados por RENFE.

La Región vio como su red ferroviaria disminuía al paso de los años cuando el Ministerio de Fomento decidió cerrar todos aquellos tramos que consideró como no rentables quedando cientos de kilómetros y estaciones en abandono; entre ellas, la estación de Murcia-Zaraiche, que ahora es propiedad de Aguas de Murcia y el tramo Alcantarilla-Lorca-Baza, quedando el levante español y Andalucía incomunicados por vía ferrea.

Murcia dispone de un tramo de este tipo, también llamado de ancho métrico, operado por FEVE. Discurre entre Cartagena y Los Nietos pasando por La Unión. En la línea sólo presta servicio la S1 de FEVE Cercanías.

Hasta la primera mitad del Siglo XX Murcia, como otras muchas ciudades españolas, disponía de una amplia red de tranvías urbanos e interurbanos. Con la llegada de la era del petróleo fueron sustituidos por autobuses. En el año 2002 el Ayuntamiento de Murcia retoma de nuevo la idea del tranvía al igual que lo han hecho en otras capitales.

Actualmente presta servicio la línea 0 de metro ligero en el tramo Murcia-Zaraiche a Parque Empresarial Juan Carlos I y ya están proyectadas y listas para ejecución tres líneas más: la líena 1 que unirá Murcia con el Campus Universitario de Espinardo; la línea 2 que unirá Murcia con Alcantarilla y Espinardo y la línea 3, que irá desde Murcia a la Ciudad Sanitaria, en El Palmar.

La capital de la Región es la ciudad de Murcia, que es sede de los órganos institucionales regionales, con excepción de la Asamblea Regional, que se encuentra en la ciudad de Cartagena.

La Administración de la Región de Murcia corresponde a la Comunidad Autónoma.

En parte de la Región de Murcia, sobre todo en la cuenca del Segura, se habla un castellano con algunas particularidades al que el folklorismo decimonónico dio en denominar panocho, que no está presente en otras zonas del territorio, con sus propias variedades dialectales.

Restos del influjo de los repobladores aragoneses es la pervivencia del grupo consonántico -ns- por ejemplo en ansa; o el uso del sufijo diminutivo -ico.

Pero lo más característico del habla de Murcia es la influencia posterior del español meridional, dada la vecindad de Murcia con Andalucía. Así en la apertura del diptongo ai por ei: sais . O la aspiración de -s final, que deja la palabra con una vocal muy abierta.

Por otro lado, tanto en el campo de Cartagena como en zonas lindantes con Alicante se da el seseo de origen valenciano.

En el léxico de la Región de Murcia se perciben, cada vez menos ya en la lengua presente, los arcaísmos del castellano y del aragonés, así como la cercanía del español de Andalucía. El influjo de los arabismos se deja sentir en la misma proporción que en castellano de otras regiones, destacando aquellos propios de la agricultura huertana.

En una pequeña zona en la frontera con Valencia, el Carche, se solía hablar valenciano desde fines del siglo XIX. Hoy en día el valenciano de Murcia está en estado de desaparición.

Fundada en 1912. Está formada por 4 campus (el de la Merced, el de Espinardo, el de Ciencias de la Salud en el Palmar, todos ellos en la ciudad de Murcia y el de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la población costera de San Javier) en los que estudian unos 38.000 alumnos.

Universidad privada fundada en 1996. Se ubica en un único campus junto al Monsaterio de los Jerónimos.

El 9 de junio se celebra el Día de la Región de Murcia, conmemorando el aniversario de la promulgación de la Ley Orgánica del Estatuto de Autonomía.

Además de otras muchas que tienen declaración de Interés Turístico Regional: en su gran mayoría son fiestas patronales de gran raigambre, despuntando también las celebraciones de Semana Santa, Moros y Cristianos y Carnaval en casi todos los pueblos de la Región.

El clima y las playas de la Región de Murcia, la hacen propensa al turismo denominado de sol y playa. La costa murciana, llamada Costa Cálida, tiene una longitud de 170 km, donde se alternan grandes playas de arena blanca con otras más pequeñas y calas con acantilados. Además, cuenta con el Mar Menor, una laguna litoral con múltiples posibilidades turísticas. Como separación entre este lago salado y el Mar Mediterráneo, se alza La Manga del Mar Menor.

De las 192 playas clasificadas en la Región, 21 están calificadas con bandera azul y otras 19 poseen el sello Q de Calidad Turística otorgado por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), organismo dependiente de la Secretaría General de Turismo del Ministerio de Economía, lo que la convierte en la tercera comunidad autónoma con más playas certificadas con este título, siendo Cartagena, con 10, el municipio español con más playas que poseen esta calificación.

Las posibilidades turísticas se complementan con un creciente interés por el turismo cultural y de ciudad, concentrado en los cuatro núcleos históricos principales: Murcia, Cartagena, Lorca y Caravaca de la Cruz.

El paisaje murciano es más variado de lo que pueda parecer, y ofrece una alta gama de actividades deportivas y de aventura como senderismo, espeleología, vuelos térmicos (ala delta, parapente), escalada, cicloturismo, paseos a caballo, descensos fluviales (rafting, piraguas, kayaks), caza y pesca. La mayoría se concentran en Sierra Espuña, Valle de Ricote y el nordeste de la Región. El turismo rural también se encuentra en auge, principalmente en los alrededores de Caravaca de la Cruz, Totana, Moratalla y Cehegín.

Al principio



Historia de la Región de Murcia

Catedral de Murcia

La historia de la Región de Murcia es común al desarrollo histórico del sureste de la Península Ibérica. Se conservan restos prehistóricos y prerromanos, si bien fue la llegada de este pueblo, en su guerra contra los cartagineses (asentados en Qart Hadasht, la actual Cartagena) los que motivaron la conquista de la península. Posteriormente el territorio, delimitado entre diferentes líneas fronterizas, perteneció a visigodos y bizantinos primero, y musulmanes y cristianos (de Aragón y Castilla) después. Durante el máximo esplendor del Imperio español la región fue un territorio decadente, aunque dio lugar a numerosos literatos, del mismo modo en que destacó el Barroco durante los Borbones.

Recientemente se han recuperado evidencias de la presencia humana en la Región de Murcia hace 300.000 años. Sin embargo, los restos más abundantes son del Musteriense, donde predominaba el hombre de Neandertal, y los encontramos en el Cabezo Gordo (en Torre Pacheco) y en la Encarnación (en Caravaca). Son extraordinariamente notables los hallazgos de arte rupestre del Paleolítico Superior en Cieza.

Hace 5000 años, tanto las técnicas ganaderas como las agrícolas estaban extendidas por toda la Región, lo que propició la sedentarización de los habitantes de la zona, sobre todo en los territorios cercanos a las cuencas fluviales. El arte esquemático tiene una gran representación en Murcia: Abrigo de los Grajos (Cieza), Peña Rubia (Cehegín), Abrigo de Domingo (Moratalla), etc.

El general Asdrúbal el Bello, con la intención de ampliar el dominio cartaginés en el sudeste de la Península Ibérica, fundó la ciudad de Cartagena (entonces llamada Qart Hadasht), en el año 229 a. C., sobre un núcleo de población anterior al que se relaciona con la Mastia. Su presencia duraría únicamente veinte años ya que, en 209 a. C., durante la Segunda Guerra Púnica, el romano Publio Cornelio Escipión el Africano conquistó la ciudad y acabó con el gran emplazamiento estratégico cartaginés.

Tras la conquista de Carthago Nova, ésta se convirtió en un centro fundamental para la expansión romana hacia el interior de la Península. Se convirtió en una de las ciudades romanas del Mediterráneo más importantes.

Desde la misma ciudad de Cartagena se produjo un intenso y rápido proceso de romanización de los territorios de alrededor, entre los que se podrían destacar las zonas de producción minera cercanas alrededor de los cuales se desarrollaron núcleos de población relevantes como Begastri o el primitivo asentamiento de Eliocroca (la actual Lorca).

También prosperaron villas de explotación agrícola y ganadera, y regiones costeras donde se crearon factorías conserveras y de producción de garum (un tipo de salsa de pescado muy popular en aquella época). En la actualidad quedan restos arqueológicos de estas villas y factorías en Los Torrejones (Yecla), La Alberca, Villaricos (Mula), La Quintilla (Lorca), Los Cipreses (Jumilla), Mazarrón y Águilas.

Desde el I a. C., la Región, que pertenecía a la provincia romana de la Tarraconense, gozaba de prosperidad basándose en el modelo romano. Carthago Nova sufrió una gran expansión con construcciones varias tales como edificios, obras públicas, templos, un foro, un gran teatro y un anfiteatro, todos ellos ordenados por Octavio Augusto y sus sucesores.

A finales del siglo III, el imperio romano se desmoronaba, al menos la parte occidental del mismo. Tras las épocas de anarquía y guerras civiles, el emperador Diocleciano comprende que no es posible mantener cohesionado a un imperio de la magnitud del romano, por lo que decide dividirlo por primera vez en dos entidades independientes: el Imperio Romano de Occidente y el Imperio Romano de Oriente. Diocleciano queda a cargo de este último, mientras Maximiano gobernará el primero. Con todo esto, Diocleciano propone en 298 una nueva división administrativa para todo el imperio, lo cual afectará a Hispania en la creación de dos nuevas provincias: la provincia de Gallaecia y la provincia Cartaginensis. Esta última tenía como capital Carthago Nova y comprendía la actual Región de Murcia, gran parte de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Madrid.

Dado el carácter cosmopolita de Carthago Nova, y a través de su puerto, arribaron las primeras comunidades cristianas de la Región sobre el siglo V. La asistencia del obispo de Cartagena (Hilario) al concilio de Toledo en el año 400 hacen suponer una amplia comunidad cristiana. Sin embargo, el primer obispo de la Región conocido fue el de Lorca alrededor del año 309.

La decadencia del Imperio Romano, en el siglo V, genera una anarquía de gobierno en la región, que se ve suplida parcialmente por la aristocracia local y por la organización eclesiástica cristiana.

Debido a la decadencia romana, varios pueblos germánicos penetraron en el Mediterráneo deseosos de conquistar nuevas tierras de climas más cálidos. En esos momentos de inestabilidad se produjo, en el año 425, el saqueo en Carthago Nova por los vándalos.

Más adelante, la invasión visigoda de la Península Ibérica provocó consecuentemente también la toma de control visigoda del conventus cartaginensis, que era el distrito dependiente de la ciudad y comprendía territorios más allá de la actual Región de Murcia. Sin embargo, la inestabilidad de la política del nuevo pueblo invasor permitió a los romanos, ahora bizantinos, recuperar en 552 la zona costera desde Alicante hasta Cádiz, provincia a la que llamarían Spania.

El dominio de los bizantinos provocó un estado de sitio por parte visigoda que forzó la desaparición de numerosas aldeas rurales y, a la vez, la consolidación de pequeñas ciudades fortificadas tales como Begastri o Eliocroca.

Por fin, en 621, Suintila conquistó uno de los últimos baluartes bizantinos en Spania: Cartagena.

Del reino, inicialmente su capital era Carthago Spartaria (Cartagena) y al poco pasó Orihuela y ocupaba el territorio de la actual Región de Murcia; provincia de Alicante (completa); Castelló de Rugat (Valencia, y algunos dudan que hasta Jativa/Xativa); la mitad de la provincia de Albacete (de Elche de la Sierra a Chinchilla de Monte-Aragón); los Velez de Almería; Huercal de Granada y parte de Jaén. Para evitar cualquier otra invasión por mar, los visigodos formaron una especie de provincia militar cuya capital era Orihuela. Esta provincia es conocida por el nombre de Reino de Tudmir. Esto generó una gran estabilidad en el territorio, que contrastaba con todo el resto de la Península, que estaba en plena guerra civil por la corona visigoda. La capital militar se cambió a Murcia y luego a Villena.

La cora ocupaba el territorio de la actual Región de Murcia, la provincia de Alicante, en el sureste de España, Hellín y parte de Albacete, etc. El nombre hace referencia a Teodomiro, el Rey visigodo que gobernaba estas tierras desde Orihuela, a la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica, quien pactó con ellos la entrega de las principales ciudades de dicho territorio a cambio de que se respetaran las vidas y propiedades de sus habitantes mediante el pago de un impuesto anual. El pacto se firmó en abril de 713 entre Teodomiro y Abd al-Aziz ibn Musa (hijo del moro Muza de las crónicas cristianas) y comprendía siete ciudades entre las que se encontraban Orihuela, Lorca, Mula, Alicante, Begastri y otras que ofrecen dudas a los especialistas, que algunos identifican con Elche, Valencia, o la antigua Ilunum romana. La firma de este pacto dio lugar a un territorio con total autonomía (a excepción del pago de impuestos y la obligación de entregar a moros "traidores").

La inestabilidad del emirato de Córdoba (entre 754 y 929) y los numerosos conflictos sociales entre árabes y visigodos provocaron la destrucción de Eio, pero también la fundación por parte del emir de Al-Ándalus Abderramán II de la ciudad de Mursiya (la actual Murcia), en abril de 825, siendo la última de las grandes ciudades de la Región de Murcia en fundarse.

Durante la época pacífica del califato, entre 929 y 1031, la reciente ciudad fundada de Mursiya crece, prospera y consigue importancia en el califato. Esta época floreciente se ve frenada con el período de taifas, que es escenario de acciones beligerantes, y su dominio va cambiando de manos entre los emires. Desde 1088 una hueste comandada por Álvar Fáñez de Minaya, el lugarteniente de El Cid, se apropia de la fortaleza de Aledo y saquea la zona.

Después de que los almorávides lograran la unificación de Al-Ándalus (en Murcia desde 1091), surgen los segundos reinos de Taifas. En esta época, Murcia alcanza una gran hegemonía gracias a Ibn Mardanish, el Rey Lobo, que mantiene relaciones amigables con el Reino de Castilla y organiza la resistencia contra a los almohades entre 1147 y 1172. Durante el emirato del Rey Lobo, Murcia logra un esplendor inmenso, tanto que su moneda se convierte en referente en toda Europa. La prosperidad de la ciudad se basó en la agricultura y, aprovechando el curso del río Segura, se crearon una compleja red hidrológica (acequias, tuberías, azudes, norias, acueductos), siendo la predecesora del actual sistema de regadíos de la huerta del Segura. La artesanía también era muy importante y de gran prestigio, tanto que la cerámica murciana se exportaba a las repúblicas italianas. A todo esto hay que añadir los numerosos lugares de ocio y cultura que se crearon como guinda de esta esplendorosa etapa del emirato murciano, que fue capital de Al-Andalus durante un tiempo.

En la época de los terceros reinos de Taifas (1228 -1266), se independizó Ibn Hud, convirtiendo de nuevo a Murcia en capital de al-Andalus. Aquí comenzó el período en que la cultura murciana alcanzó su máxima grandeza, contrastando con su inestabilidad política, que se vio acentuada con la muerte de Ibn Hud en 1238.

La Reconquista se inició en 1243, cuando el emir de Murcia firmó las capitulaciones de Alcaraz acogiéndose con ésta a un protectorado de los reinos de Castilla y de León. Así, Murcia ganó una fuerte alianza para repeler a los aragoneses (de Jaime I) y a los granadinos (de Ibn al-Ahmar). Castilla, en contrapartida, conseguía una salida al Mar Mediterráneo.

Bajo el reinado de Fernando III, y posteriormente con el de su hijo Alfonso X el Sabio, entre los años 1243 y 1264, comenzó una etapa próspera con una coexistencia pluricultural pacífica entre cristianos, moros y judíos.

En 1264, esta estabilidad se vio truncada cuando los mudéjares murcianos iniciaron una revuelta contra Castilla, debida a la intolerancia cristiana frente sus costumbres y tradiciones. La revuelta fue sofocada en 1266, con ayuda aragonesa.

Tras la revuelta y hasta 1272, el reino de Murcia se vio sometido a una repartición y colonización por parte de gentes venidas de toda la Península y ciertas zonas de Europa. Se formaron concejos de realengo y señoríos laicos, esbozándose así los término municipales actuales de la Región. La estabilidad se vio favorecida por el establecimientos de órdenes militares tales como la de Santiago, evitando así las rebeliones internas, a los piratas de la costa y la conflictividad de la frontera con Granada. Esta última se fortificó con castillos y torres fortificadas.

El rey Jaime II el Justo de Aragón había empezado a conquistar el Reino de Murcia en 1296, ofrecido por Fernando de la Cerda al rey a cambio de su apoyo contra el infante heredero al trono de Castilla, Fernando IV.

Alicante fue conquistada en abril, tras una dura resistencia de la alcazaba del castillo, Nicolau Peris tomó Guardamar con el apoyo de la flota, negoció con Joan Manuel, señor de Elche, prosiguiendo hacia Orihuela y Murcia, que capitularon, igual que el resto del huerta murciana. Alhama de Murcia no se rindió hasta el 1298.

La conquista se vio facilitada por la abundante población de origen aragonés, aunque tuvo la oposición de las guarniciones castellanas de los castillos y del obispo de Cartagena. Una segunda campaña hacia Murcia tuvo lugar en 1298, ocupando Alhama de Murcia, y el 21 de diciembre de 1300 capitulaba Lorca. En junio de 1300 Jaime II incorporó el señorío de Albarracín a la Corona de Aragón. Tanto Castilla como Aragón necesitaban la paz y se firmó el Tratado de Torrellas (1304) y posteriormente la modificación al Tratado de Elche (1305), que modificaba definitivamente las fronteras entre Castilla y Aragón fijadas en el Tratado de Almizra (1244), incorporando a la Corona de Aragón, en concreto al Reino de Valencia, las comarcas del Valle del Vinalopó, el Alacantí y la Vega Baja del Segura.

La situación conflictiva se mantuvo hasta la conquista de Granada, en 1492.

Ante la debilidad de la monarquía, en la época final de la Edad Media, la Región sufre múltiples incidentes y banderías que enfrentan a las diferentes familias nobiliarias y al patriarcado urbano. Fueron los Reyes Católicos quienes lograron poner fin a esta inestabilidad y asentar un orden social estable.

El Reino de Murcia tuvo un papel clave en la conquista del reino de Granada y, una vez conquistado, muchos murcianos repoblaron tierras antiguamente árabes.

A comienzos del siglo XVI, la ciudad de Murcia era la más poblada del reino con aproximadamente diez mil habitantes, seguida de Lorca, con casi cinco mil.

Una vez reconquistada la Península y tras la unificación de los reinos de Castilla y Aragón, el reino de Murcia entró en un periodo de prosperidad que se tradujo en un aumento notable de su población. Los factores determinantes que propiciaron este desarrollo fueron el auge de la industria de la seda, las minerías de Cartagena y Mazarrón y la mejora de las explotaciones agrícolas.

Pese a todo, hubo algunas revueltas moriscas que terminaron con su expulsión en 1609 exceptuando los del Valle de Ricote que prosiguieron hasta 1613. Otro de los problemas fue la piratería berberisca, que forzó a Felipe II a construir varias torres de vigilancia en la costa que aún en nuestros días se conservan.

La Región posee varios ejemplos de arquitectura religiosa del renacimiento como son la Iglesia y Convento de San Esteban (en Murcia), el primer cuerpo de la torre de la Catedral de Murcia o la Colegiata de San Patricio (en Lorca), obra de Jerónimo Quijano.

El Siglo de Oro fue la época en la que, pese a la decadencia política y económica, se gozó de una gran creatividad intelectual y artística por todo el territorio español.

En Murcia aparecieron figuras relevantes como Diego de Saavedra Fajardo, Francisco Cascales, Andrés de Claramonte, Ginés Pérez de Hita, Gaspar de Ávila, Pedro Castro, Polo de Medina o Beltrán Hidalgo entre otros.

La crisis del siglo XVII se mantuvo hasta el final de siglo produciendo en Murcia disputas entre la vieja y la nueva nobleza y la oligarquía urbana. Esta crisis fue paliada en gran medida gracias al apoyo de la Región a Felipe V antes de ser rey, que premió la fidelidad con numerosas ayudas. El gran artífice de esta recuperación fue el cardenal Belluga, obispo de Cartagena, que destacó por sus obras sociales y culturales.

A partir de 1720, la Región tuvo un importante crecimiento poblacional gracias a la agricultura y a la ganadería. Se realizaron numerosas infraestructuras hidráulicas que propiciaron la especialización de los cultivos (frutales, legumbres y hortalizas, pero también uva en el Altiplano). Otros cultivos de esa época se convirtieron en elementos típicos de la huerta murciana como son la morera o el pimentón.

A finales del siglo XVIII, el murciano José Moñino Redondo (conde de Floridablanca) fue nombrado primer ministro, el cual favoreció notablemente a la tierra que le vio nacer, sobre todo en infraestructuras.

El periodo borbónico fue muy favorable para el reino de Murcia, la tranquilidad relativa de la política nacional permitió un auge de las artes y las ciencias.

Entre los siglos XVII y XVIII, la arquitectura religiosa en Murcia tuvo una gran repercusión, podemos destacar las iglesias de San Juan de Dios, de Santa Eulalia o la de las Verónicas. Fuera de la capital destacan también el Monasterio de los Jerónimos (en la Ñora), el Santuario de la Vera Cruz o el monasterio de las carmelitas descalzas (en Caravaca), entre otros.

Los monumentos civiles también alcanzan un desarrollo de esplendor, ejemplos son las diferentes edificaciones en Lorca, en Mula o en Cartagena de esta época.

Es también en esta época cuando se termina la fachada barroca de la Catedral de Murcia y la escultura religiosa de Francisco Salzillo alcanzó el auge del barroco español.

A principios de este siglo, en 1802 la presa del pantano de Puentes se rompió, lo que provocó inundaciones desde Lorca hasta Murcia, por vastas tierras de la vega del Guadalentín, ocasionando más de 600 muertos.

Durante la Guerra de Independencia, la región murciana se manifestó desde el principio fiel a la Junta de Gobierno de Madrid y después a la Junta Suprema Central, presidida por el conde de Floridablanca. La región intervino en la guerra aportando soldados y como tierra de retaguardia desde la que se procuraba el abastecimiento del ejército español.

Los episodios bélicos más importantes los vivieron Murcia y Yecla. Cartagena, sin embargo, resistió los ataques de los franceses gracias a las fortificaciones eficaces de la ciudad. Además, entre 1810 y 1812, hubo una epidemia de fiebre amarilla, lo que provoco que la situación fuera aún más crítica. Las ciudades que más sufrieron las acciones del ejército francés fueron Murcia, Jumilla, Cehegín, Cieza y el Valle de Ricote.

Se organizaron juntas de defensa y, mediante líneas de avituallamiento y provisión de armas (a través del Arsenal de Cartagena), se tramitó la ayuda a los combatientes españoles. También se crearon milicias urbanas para la defensa ciudadana como la Milicia Honrada de Lorca capitaneada por José María Rocafull.

A su vuelta en 1814 se reinstaura a Inquisición en Murcia que se encargará más adelante, expulsados los franceses, de la purga política contra los liberales, ahora tolerados. Las afinidades ideológicas hicieron brotar sobre todo en Murcia y Cartagena, logias en las que la naciente clase media, los militares ilustrados, y algunos burgueses se agrupaban para debatir ideales modelos políticos y sociales. La ideología liberal se había afincado en muchos sectores sociales murcianos. Por entonces aparecen “El Correo de Murcia” y “El Universal” de Cartagena, primera prensa significativa de la Región. En 1820, el célebre general Riego se sublevó restaurando la Constitución de 1812 y obligando a Fernando VII a acomodarse a un Estado Liberal, que, entre otras medidas, decretaría la abolición de la Inquisición. Estos acontecimientos nacionales tienen también su repercusión en Murcia, donde una acción de huertanos de Algezares, Alquerías y La Ñora dirigidos por Regato y Romero Alpuente se hizo con la ciudad y liberó a los presos políticos confinados por la inquisicón al grito de ¡Viva la Constitución!. Para abrir las puertas de la misma se coordinaron con el disparo de cohetes desde dentro y fuera de la ciudad. Varias unidades se unieron a la revuelta. Los jefes dieron orden de evitar el encuentro con los constitucionales y se ocultaron. Al oscurecer, viendo que la población no se pronunciaba y que los jefes militares no se decidían a apoyarlos abandonan la ciudad y establecen en Alquerías su fortín. A la mañana siguiente los realistas intentan convencer en vano de que la revuelta ha fracasado y caída la tarde los liberales se pasean por Murcia preparando el nuevo gobierno.

Se constituye la milicia urbana para asegurar el control de la villa por parte de los liberales. Pero cada día se acentua más la división interna del partido liberal. Comienzan a formar un grupo a parte "los exaltados". Estos, erigidos en dictadores porque la tropa les amparaba creían velar por la salud de la patria llenando los calabozos de enemigos. Los abusos eran frecuentes creándose tumultos al calor del más ínfimo rumor vuelta al régimen de los oscurantistas.

En 1821 los absolutistas se levantaron en armas en algunas ciudades pero en Murcia fueron encarcelados antes de que pudieran organizarse siquiera. En estos tumultos, el 16 de diciembre un tumulto se formó en la glorieta al que se unió de pronto un pelotón enarbolando una bandera roja. En ese momento sonaron los gritos de ¡Viva Riego! y la muchedumbre contestó entusiasmada. Hasta el salón de sesiones se adelantó una comisión de ciudadanos libres y declaró que como representantes del pueblo decidían no acatar ninguna orden del gobierno central golpista y su deseo de que el jefe político interino de la Diputación, Francisco Saavedra, marchase también por la senda constitucional. Este se hizo el sordo y mudo.El pueblo no se lo perdonó y fue destituido.

Pero los exaltados lejos de cerrar filas con los templados tras los incidentes arreciaron en su brabuconería para imponerse a estos y dar rienda suelta a su arbitrariedad. Mientras tanto los realistas aprovechaban la inestabilidad para sumar adeptos incluyendo al famoso bandolero Jaime Alfonso. En 1821 se funda en Cartagena la asociación de "Los Virtuosos Descamisados" que protagoniza en esa ciudad el levantamiento popular contra el gobierno moderado de Feliú.

Los realistas aprovechaban la oscuridad de la noche para tomar venganza con descargas de trabucos sobre las tertulias patrióticas donde se reunían los liberales. En febrero del 23, una furiosa avenida hizo necesarios los auxilios de las autoridades y milicianos en la huerta para salvar vidas, circunstancia que aprovecharon los realistas para recorrer la ciudad vitoreando al rey absoluto y apaleando al los que se negaban a hacerlo. Además una inmensa nevada cubrió la huerta sumando males a los ya acaecidos.

La invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis de 1823, producía la caída del gobierno liberal, instaurándose de nuevo el Absolutismo en España. Murcia fue invadida por el ejército del general Molitor. Se inició la Década Ominosa (1823 1833). El absolutismo monárquico de Fernando VII se materializaría en una dura etapa de represión política. La persecución de los liberales no se conformaría con la prisión y en Murcia se hizo funcionar el garrote vil, de los que se instalaron dos permanentes en la plaza de la Merced, pues la intención era exterminar toda exigencia de libertad presente y futura. Los ayuntamientos son usurpados y la lápida de la constitución sustituida por una imagen religiosa.

El seminario(colegio liberal) fue cerrado porque "se inculcaba la herética de que naciendo libres todos los hombres, nadie tiene derecho a mandarlos, sino el que ellos voluntariamente nombren" y añade "40 diputados a Cortes de los más exaltados constitucionales se educaron en dicho colegio; y los nacionales voluntarios más entusiasmados por la anarquía constitucional eran de esta ciudad, o colegiales, o pasantes, o catedráticos." y otras similares acusaciones, para finalmente pedir que sus rentas fueran distribuidas entre los conventos para el sustento y enseñanza de los jóvenes del obispado.

Sólo a la muerte de Fernando VII en 1833, el sistema liberal comenzará a introducirse en Murcia, hasta ese momento, el municipio murciano y el resto del país asistió a unos años de exilio liberal, de exaltación religiosa y terror social.

Inmediatamente después de la muerte de Fernando VII el 29 de septiembre de 1833, la regente María Cristina de Borbón trató de llegar a un acuerdo con los partidarios de don Carlos María Isidro. Esa fue la misión que le confió a Francisco Cea Bermúdez, líder de un gobierno que duró apenas tres meses. Sin embargo, aunque los esfuerzos por atraerse a los carlistas fueron vanos, su gobierno emprendió una reforma de gran envergadura, que sigue estando vigente en España más de siglo y medio después: la división de España en provincias.

Mediante una simple circular en noviembre de 1833, su secretario de estado de Fomento, Javier de Burgos, creó un estado centralizado dividido en 49 provincias. Así el Reino de Murcia se dividió en las provincias de Murcia y Albacete.

Con el exilio a Francia de Isabel II en 1868 tras su destronación, comienza el Sexenio Democrático, que daría lugar a la instauración de la Primera República Española y a un proceso federalista en el que Murcia tomó parte activa. Tras el intento fallido de Prim de coronar a Amadeo de Saboya, Pi y Margall formó un gobierno que generó dentro de la recién creada República Federal unas situaciones de convulsión general en toda España. Fue aquí donde se inició el proceso cantonal cartagenero. El 12 de julio de 1873 fue proclamado el Cantón Murciano.

Ante las amenazas centralistas y las discrepancias con la ciudad de Murcia, fue Cartagena quien se puso a la cabeza de los acontecimientos. Ésta, siendo el más firme bastión republicano de la Región, tenía consciencia de su condición privilegiada gracias a su base naval y su importante arsenal que permitió armar a un considerable número de adeptos a la causa. A la cabeza, se situaba Antonio Gálvez Arce (Antonete Gálvez). El Cantón de Cartagena llegó a acuñar una moneda propia (el "duro cantonal").

Tras seis meses de asedio a Cartagena, el general López Domínguez consigue la rendición de la plaza (12 de enero de 1874).

Tras la muerte de Franco y la restauración de la monarquía en España, la Constitución de 1978 estipula la creación de un sistema estatal de autonomías. La Región de Murcia, se crea mediante Real Decreto el 10 de julio de 1982. El Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia fue aprobado el 9 de junio de ese mismo año, y es desde entonces el Día de la Región. La provincia de Albacete se anexionó a Castilla la Mancha por lo que la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia se constituyó como una Comunidad uniprovincial.

Al principio



Murcia

Murcia (España )

Murcia es una ciudad, capital del municipio del mismo nombre y de la Región de Murcia (España). Está situada en el sureste de la Península Ibérica, a orillas del río Segura. Con 430.571 habitantes (INE 2008), Murcia ocupa el 7º puesto en la lista de municipios de España por población. Así mismo es capital de la comarca natural de la Huerta de Murcia y de su área metropolitana.

El término municipal tiene una extensión aproximada de 882 km² y se divide de norte a sur en dos partes diferentes separadas por una serie de sierras que conforman la llamada Cordillera Sur: Sierra de Carrascoy, El Puerto, Villares, Columbares, Altaona y Escalona. Estas dos zonas se denominan Campo de Murcia al sur (que geográficamente forma parte de la comarca natural del Campo de Cartagena) y Huerta de Murcia al norte de la sierra, consituída por la vega segureña.

La ciudad está situada a 43 msnm, en la Vega Media del Segura. El río Segura atraviesa la ciudad de oeste a este. Es un río de régimen pluvial mediterráneo, de escaso caudal pero con fuertes crecidas, como las de 1946, 1948, 1973 o 1989 que inundaron la capital murciana. El rio Guadalentín (también llamado Sangonera a su paso por el municipio) discurre a través del canal del Reguerón por la zona sur de la vega, desembocando en el Segura aguas abajo de Murcia.

El paisaje más conocido y significativo del término municipal es su huerta, que domina gran parte del municipio, aunque desde hace décadas sufre la presión de la expansión urbana que la han hecho casi desaparecer. Se trata de un territorio llano al situarse en la llamada depresión prelitoral murciana, aunque dispone de montañas que rodean el amplio valle del Segura, destacando las sierras de la mencionada Cordillera Sur y el abrupto cerro de Monteagudo en mitad de la llanura.

Además de la huerta y las zonas urbanas, el término municipal cuenta por su gran extensión con distintos paisajes: bad-lands, pinares de pino carrasco en las sierras de la cordillera prelitoral y, pasadas éstas hacia el sur, zonas de campo típico del secano mediterráneo.

También forma parte del municipio de Murcia gran parte del espacio natural de El Valle y Carrascoy, que tiene la denominación de Parque Regional.

Dada su cercanía al mar Mediterráneo, disfruta de un clima mediterráneo de tipo semiárido, con inviernos suaves y veranos calurosos. Llega a tener más de 300 días de sol al año, con pocas precipitaciones concentradas éstas en pocos días, principalmente en otoño, cuando sufre la gota fría.

Las temperaturas oscilan entre los 16 °C/4 °C de enero y los 34 °C/20 °C de agosto, si bien se superan los 40 °C muchos veranos. El récord absoluto de temperatura registrada en España fueron los 47,8 °C registrados en Murcia el día 29 de julio de 1876. Murcia también ostenta el record absoluto de temperatura máxima registrada en España en el siglo XX con los 47,2 ºC registrados en el observatorio Murcia / Alfonso X el 4 de julio de 1994.

Existen muchas dudas sobre los orígenes de la ciudad de Murcia. Hay constancia de que fue mandada fundar con el nombre de Madina Mursiya en el año 825 por el emir de Al-Ándalus Abderramán II, aunque historiadores como Rodríguez Llopis defienden que lo que se produjo en aquel año fue el traslado de la capitalidad de Tudmir a Murcia. En cualquier caso todo parece indicar que ya existía un pequeño asentamiento cuyos orígenes se remontarían a una villa romana denominada Murtia, en referencia a la existencia de humedales y mirtos en la zona.

Los árabes, aprovechando el curso del río Segura, que atraviesa actualmente la ciudad, crearon una compleja red hidrológica formada por acequias. Las acequias principales de dicha red son la Aljufía y Alquibla. Este sistema de acequias dio prosperidad a la ciudad y es el predecesor del actual sistema de regadíos de la Huerta del Segura.

No fue hasta la segunda mitad del siglo XI cuando Murcia encabezó su primer reino taifa independiente bajo el mandato de Abu Abd al-Rahman Ibn Tahir.

Murcia capitalizó un segundo reino taifa de la mano de Ibn Mardanis; conocido por los cristianos como Rey Lobo. Durante este periodo (1147-1172) la ciudad de Murcia vivió un momento de esplendor convertida en un centro político y cultural comparable a las principales capitales islámicas del momento.

Tras la gran victoria cristiana en Las Navas de Tolosa (1212), Castilla se expandió hacia el sur, dirigiéndose hacia el reino taifa de Murcia, que en su tercer periodo estuvo regido por la dinastía de los Banu Hud. El infante Alfonso, futuro Alfonso X el Sabio, sometió a Murcia a vasallaje en 1243 a través del tratado de Alcaraz, incorporando la ciudad y a su reino a la Corona de Castilla en forma de protectorado. En 1264, los mudéjares se sublevaron contra el dominio cristiano. Alfonso X, empleado entonces en el asedio de Niebla (Huelva), pidió ayuda urgente a su yerno Jaime I de Aragón. Tropas aragonesas sofocaron la rebelión en 1265-1266, eliminando los restos de autonomía musulmana. La ciudad y su huerta fueron repobladas por cristianos, muchos de ellos de origen catalán y aragonés llegados con las tropas de Jaime I.

Desde la segunda mitad del siglo XIII, Murcia concentraba tres núcleos de población (cristianos, judíos y moros). Alfonso X el Sabio, que visitaba con frecuencia la ciudad, estableció las bases socioeconómicas del municipio. El monarca convirtió a la ciudad en capital del nuevo reino de Murcia cristiano, haciéndola sede del "Adelantado Mayor del Reino" y ciudad con voto en cortes.

En el contexto de la crisis dinástica en la corona castellana, Jaime II de Aragón ocupó la ciudad entre 1296 y 1300, devolviéndola posteriormente a control castellano en virtud de la Sentencia Arbitral de Torrellas (1304).

Durante el siglo XIV se vivió una profunda crisis que afectó a la actividad agrícola de la huerta de Murcia y por ende a la ciudad, debido al contexto de inseguridad que se vivía en todo el reino de Murcia, afectado como estaba por una triple frontera (con la corona de Aragón, con un Mediterráneo atestado de corsarios y sobre todo con los musulmanes granadinos).

A mediados del siglo XV comenzó una recuperación económica gracias al final de la amenaza granadina. En 1452 las tropas de la ciudad de Murcia junto con las de Lorca vencieron en la batalla de los Alporchones a huestes musulmanas provenientes del reino nazarí. A partir de 1482, tanto Murcia como Lorca se convirtieron en la base de operaciones para las campañas militares que los Reyes Católicos lanzaron sobre la parte oriental del reino de Granada. La ciudad sirvió de residencia a los monarcas en 1488.

En el 1520 Murcia se unió al movimiento comunero aunque con unos matices totalmente distintos al resto de Castilla por su claro sentimiento antioligarquico que entroncaba con los conflictos que se vivían en la región a finales del siglo XV. Los comuneros murcianos implantaron una junta de síndicos con cierta representación popular y elegidos por parroquias.

Bajo el reinado de Felipe II, tropas murcianas bajo mando de Luis Fajardo, II Marqués de los Vélez y adelantado del reino de Murcia, ayudaron a sofocar la rebelión morisca en el Reino de Granada. Este hecho hará que se le conceda a Murcia el título de Muy noble y muy leal. El conflicto de las Alpujarras supondrá así mismo el hundimiento del sector sedero granadino, y en consecuencia, el auge de la seda murciana que permitirá a la ciudad y su reino esquivar los efectos de la crisis finisecular del siglo XVI a diferencia de Castilla. De hecho, la crisis no llegaría a Murcia hasta la segunda década del siglo XVII.

En el año 1705 fue nombrado obispo de Cartagena Luis Belluga y Moncada. En el contexto de la Guerra de Sucesión Española fue el artífice del triunfo de la causa borbónica en la ciudad, por lo que se tuvo que enfrentar a varios regidores pro austriacos. En 1706 organizó la defensa de Murcia ante el avance de la causa austracista en el sureste. Ante una ciudad cercada por tropas austracistas, Belluga ordenó la inundación intencionada de la huerta para evitar que Murcia fuera tomada y organizó las milicias que vencieron en la batalla del Huerto de las Bombas, a las afueras de Murcia. Esta victoria supuso un giro en la Guerra de Sucesión comenzando así el avance de la causa borbónica a nivel nacional que culminaría en la batalla de Almansa.

Durante el siglo XVIII Murcia vivió una importante expansión económica. La base de este crecimiento se cimentó en un impulso agrícola basado así mismo en el aumento de la superficie cultivada. Las roturaciones provocaron una mayor extensión de la huerta de Murcia y de cultivos de secano en la zona de campo, algo que trajo consigo la aparición de asentamientos humanos en dichas áreas (el origen de muchas de las actuales pedanías). Como afirma el historiador Rodríguez Llopis, Murcia alzanzó a finales de siglo la cifra de 70.000 habitantes. En este contexto de riqueza continuó teniendo un importante papel el comercio de la seda, de hecho en 1770 se instaló en Murcia la Real Fábrica de Hilar Sedas a la Piamontesa.

La boyante coyuntura quedó reflejada en las artes y el urbanismo de la ciudad. Es la época de las iglesias y palacios barrocos y del escultor Francisco Salzillo. La expansión motivó que el primer asentamiento humano en la margen derecha del Segura se afianzara; el hoy conocido como Barrio del Carmen.

A finales del siglo XVIII, el murciano José Moñino Redondo, conde de Floridablanca fue nombrado ministro de Carlos III. Floridablanca favoreció notablemente a la tierra que le vio nacer, sobre todo con infraestructuras como el canal del Reguerón, con el que se desvió el cauce del rio Guadalentín para hacerlo desembocar en el rio Segura aguas abajo de Murcia y así reducir el peligro de inundaciones en la ciudad.

Con el estallido de la Guerra de la Independencia española en 1808, en la ciudad de Murcia se creó una Junta Suprema que pretendió extender su autoridad en todo el reino de Murcia ante la ausencia del poder real. En 1810 se produjo la entrada de las tropas francesas de Sebastiani, el día 24 de abril la ciudad fue saqueada brutalmente. En enero de 1812 las tropas francesas del general Soult entraron también en la ciudad. En la calle de San Nicolás se produjo un encontronazo entre los soldados de Soult y las milicias del general Martín de la Carrera, que murió en dicho combate.

En febrero de 1820, tras el alzamiento de Riego, el vizconde de Huertas orquestó con campesinos de la huerta y algunos militares el asalto a la prisión para liberar a los presos políticos. En Marzo, junto con destacados comerciantes, obligó al consistorio a jurar la constitución de 1812.

Con la creación de las actuales provincias en 1833, Murcia se convirtió en capital de la de igual nombre, mientras que el antiguo reino de Murcia se dividió en las provincias de Murcia y Albacete.

En 1863 comenzaron a discurrir trenes entre Murcia y Cartagena, y en 1865 la ciudad ya estaba conectada por ferrocarril con Albacete y Madrid. La llegada de este medio de transporte supuso una ampliación urbana hacia el sur, desarrollándose más aún el mencionado Barrio del Carmen.

Durante la guerra civil, la ciudad permaneció fiel a la República hasta el 29 de marzo de 1939 (dos días antes del final de la contienda), cuando la IV División Navarra tomó Murcia.

Tras el fin de la dictadura franquista y con la nueva organización territorial por autonomías, la ciudad se convirtió en capital de la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Murcia ha vivido un gran auge económico y demográfico que lo ha situado como el séptimo municipio español por volumen de población.

Tradicionalmente el municipio de Murcia fue un productor importante de materia prima agrícola. Exportación de tomates, lechuga y, especialmente limones y naranjas a toda Europa. Pese a que este sector fue antaño la base económica del municipio, su importancia es ahora mucho menor.

El principal sector económico de Murcia es el sector servicios de los que destacamos los administrativos, financieros, culturales y de otro tipo. Murcia actúa como centro de intercambio comercial de toda la Región de Murcia y de toda la cuenca del Segura, y su área de influencia comercial se extiende a las provincias limítrofes.

Actualmente, el alcalde del municipio es Miguel Ángel Cámara Botía, del Partido Popular, quien ocupa el cargo desde 1995.

En las elecciones municipales de 2007, de los 29 concejales a elegir, el Partido Popular obtuvo 19 (con el 61.28 % de los votos), el Partido Socialista 9 (29.71 % de los votos) e Izquierda Unida, en coalición con Los Verdes, consiguió un concejal (5.78% de los votos) volviendo así al consistorio murciano donde no obtuvo representación en las elecciones de 2003.

El territorio del municipio de Murcia se organiza administrativamente en 54 pedanías y el casco urbano de la capital. Dicho casco urbano ocupa 12,86 km² del total del término municipal y se divide en barrios agrupados, a su vez, en 8 distritos. El casco antiguo de la ciudad tiene aproximadamente 1,5 km de diámetro.

Durante el Trienio Liberal (1820-1823), varias pedanías del municipio se convirtieron en municipios independientes. Sin embargo, volvieron a integrarse en el municipio de Murcia a partir de los años 1830.

En 1960 y debido a la fuerte expansión demográfica de la capital de la Región, la mayoría de la pedanía de Espinardo se incorporó al casco urbano como barrio. Lo que no se anexionó a la ciudad forma actualmente la pedanía de El Puntal.

La ciudad de Murcia cuenta con 179.179 habitantes (INE 2007), y su municipio, en el que se incuyen un gran número de pedanías, cuenta con 430.571 habitantes (INE 2008), siendo el séptimo municipio español por población. Sin embargo, debido a la gran extensión del término municipal, su densidad demográfica (488 hab./km²) la aleja de los primeros puestos españoles.

Su área metropolitana, integrada además por los municipios de Alcantarilla, Alguazas, Beniel, Molina de Segura, Santomera, Las Torres de Cotillas, entre otros, cuenta con más de 740.000 habitantes, siendo la 7ª área metropolitana de España.

Fue a finales del siglo XVII cuando se realizó el primer censo de población, ordenado por el Conde de Floridablanca. Murcia se componía entonces de 63.665 habitantes (1787).

En el Siglo XX ha mantenido una evolución positiva constante, salvo en los años sesenta, con un ligero descenso. El municipio tiene una extensión de 881,86 km² y la población se reparte entre el núcleo principal y las numerosas pedanías. En 2006 residían en el núcleo urbano 180.113 y 236.883 en sus 45 pedanías, si bien algunas de éstas se encuentran ya solapadas con el núcleo principal formando una conurbación. Localidades que hoy siguen teniendo rango de pedanías y que no entran por tanto en el cómputo de población del núcleo urbano; como Los Dolores, San Benito, Santiago y Zaraiche o Zarandona, son en realidad auténticos barrios absorbidos por el crecimiento de la ciudad.

De acuerdo con los datos oficiales de población del INE, en el año 2005 el 10,16% de la población del municipio era de nacionalidad extranjera.

El edificio más emblemático de Murcia es su Catedral, perteneciente a la diócesis de Cartagena y que se encuentra en pleno casco antiguo de la ciudad, en la plaza del Cardenal Belluga. Comenzó a construirse sobre la antigua mezquita mayor o aljama, en el siglo XIII, y se consagró en 1465, aunque sus obras se alargaron hasta finales del siglo XVIII cuando se erigió su famosa portada. Por este motivo presenta diferentes estilos arquitectónicos, especialmente gótico, renacentista y barroco.

Su ornamentada fachada (1736-1754), proyectada como un retablo al aire libre, es considerada a menudo una obra maestra del barroco levantino español. Destaca también su alto campanario de casi cien metros de altura y dotado de veintisiete campanas que antaño también anunciaban las terribles avenidas del río Segura. Éste muestra una mezcla de estilos arquitectónicos: los dos primeros cuerpos son de estilo renacentista (1521-1546), el tercer cuerpo es barroco y el cuerpo del campanario y la cúpula son de influencias rococó y neoclásicas. Su interior es mayoritariamente gótico. Destacan la capilla de los Vélez y la capilla de Junterones de un total de veintitrés. Una en estilo gótico flamígero, con una impresionante cúpula estrellada de diez puntas, y otra que es una de las grandes obras del renacimiento español. La capilla de los Vélez sobresale por el exterior de la catedral, destacando la cadena esculpida que la rodea y sobre la que pesa una famosa leyenda. En el altar mayor se hallan el corazón y las entrañas de Alfonso X el Sabio tal como lo indicó en su testamento en prueba de su amor a Murcia y la fidelidad que la ciudad le demostró.

Junto a la fachada de la catedral, en la misma plaza de Belluga, se encuentran la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza y el Palacio Episcopal, del siglo XVIII. Se dice que el emplazamiento de este palacio fue voluntad del Obispo Mateo, que quería tener una residencia en la que pudiese contemplar la recién finalizada fachada de la catedral. El palacio se divide en dos partes: el Martillo (es el mirador del obispo) y el paseo del Arenal.

A pocos metros de la Catedral, al lado del río Segura, se encuentra la explanada conocida como La Glorieta, que ha sido tradicionalmente el centro de la ciudad. Construida en el siglo XVIII, es una plaza ajardinada donde se encuentra la casa consistorial de la ciudad.

Aún es posible apreciar el antiguo entramado urbano medieval de época andalusí, antaño divisorio de religiones y ahora reconvertido en bellas calles peatonales, como la Platería y la famosa Trapería, la cuál comunica la Plaza de la Cruz (justo detrás de la Catedral) con la famosa plaza de Santo Domingo, uno de los puntos de encuentro más apreciados por los murcianos. Durante el trayecto puede observarse la bella fachada ecléctica del Casino (1847), con un interior suntuoso que aúna diferentes estilos, desde un patio árabe inspirado en los salones reales de La Alhambra y en los Reales Alcázares de Sevilla, pasando por un patio romano-pompeyano, una maravillosa biblioteca inglesa con más de 20.000 volúmenes y un bellísimo salón de baile neobarroco, entre otras estancias.

Adyacente a la Trapería se encuentra el Teatro Romea, en la plaza que lleva su nombre. De las numerosas plazas de la ciudad, hay dos con un encanto especial: la de las Flores, en la que se encuentra la pastelería más antigua de la ciudad, y la de Santa Catalina.

Por todo el casco se alzan iglesias barrocas sobre las antiguas mezquitas. Cabe destacar el Monasterio de Santa Clara la Real, que se construyó entre los siglos XIII y XVIII y en cuyo interior se encuentran los restos del al-Qasr al-Sagir, un palacio árabe del que se han recuperado la alberca, los arriates y parte del salón norte.

Varios puentes de diversos estilos atraviesan el río Segura; desde el Puente Viejo del siglo XVIII con una capilla dedicada a la Virgen de los Peligros y conocido por ello como Puente de los Peligros; hasta los modernos puentes de Calatrava y Manterola, pasando por otros como el Puente Nuevo, un puente metálico de finales del siglo XIX.

En el resto del municipio, son de reseñar el Monasterio de los Jerónimos, y, sobre todo, el Santuario de la Fuensanta, donde se venera a la Virgen de la Fuensanta, patrona de la ciudad. Junto al santuario, el mirador nos permite contemplar una panorámica que abarca toda la ciudad. El santuario está dentro del parque regional de Carrascoy y El Valle. Este parque, situado a menos de 5 Km del casco urbano tiene una elevación máxima de 523 metros. En El Valle se pueden practicar la escalada y el senderismo y realizar varias visitas tomando como punto de partida el Centro de Visitantes de La Luz. En él podremos conocer la flora y la fauna del lugar y algunos de los monasterios, yacimientos y restos arqueológicos de época íbera visitables en la actualidad. En la parte norte de la ciudad, en la pedanía de Monteagudo, se encuentran los restos del llamado Castillejo (palacio de Ibn Mardanis) y del castillo, también de época andalusí, coronado por un gran cristo. Se cuenta que existe o existió un túnel subterráneo que comunicaba esta fortaleza con la Catedral.

Murcia cuenta en 2008 con más de cuarenta salas de cine. La ciudad ha visto cómo han ido desapareciendo los cines de barrio y del centro, hasta el punto de que en 2006 sólo permanecían abiertos al público en esta zona el cine Rex, los cines Centrofama y la Filmoteca Regional de Murcia Francisco Rabal (antiguo cine Salzillo).

Años antes habían abierto los multicines Atalayas (ya cerrados) y Zig Zag, ambos en las afueras de la ciudad. En 2006 se inauguraron unos cines de última generación en los complejos comerciales Nueva Condomina y Thader. En este último se abrió la sala Xpand 6D, la primera en España que combinaba la proyección en 3D con butacas móviles SFX y efectos de lluvia, viento, luz, niebla y olor.

Teatro situado en la plaza con mismo nombre, fue inaugurado en 1862. Fue llamado inicialmente Teatro de los Infantes y luego Teatro de la Soberanía Popular, para finalmente denominarse Teatro Romea en honor al actor murciano Julián Romea.

Fundada en 1272, es la universidad pública de la ciudad. Está formada por dos campus (el de la Merced y el de Espinardo) en los que estudian unos 30.000 alumnos. Actualmente, se esta construyendo otro campus en El Palmar (junto al Hospital Virgen de La Arrixaca).

Universidad privada fundada en 1996.

Murcia cuenta con una gran cantidad de museos, muchos de ellos restaurados recientemente como Salzillo o Bellas Artes. Destacar el de Santa Clara inaugurado en 2005.

Murcia cuenta con gran actividad musical. En el panorama del rock-pop sus artistas más conocidos son M-Clan, Second y Diego Martín. En el ámbito de la música culta la ciudad es la sede de varias orquestas y bandas de música. Algunas de las más destacadas son la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, la Orquesta de Cámara Universitaria de Murcia, la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Murcia y la Orquesta de Guitarras de la Región de Murcia.

Murcia cuenta con una estación de autobuses, así mismo cuenta con una empresa de autobuses públicos, llamada LATBUS, fusión de otras pequeñas compañías de transportes (Lirsa, Aumusa, Travimusa) que operan en la capital y en los pueblos y ciudades colindantes.

Tres autobuses de la línea 4, que recorren las principales avenidas y barrios de la ciudad de Murcia, funcionan ya alimentados por biodiésel. Se trata de una experiencia piloto, puesta en marcha a raíz de un convenio entre la Agencia de Gestión de Energía de la Región de Murcia y el Ayuntamiento de Murcia, en el marco del proyecto europeo BioNETT, liderado a nivel nacional por ARGEM. Esta iniciativa tiene una duración de un año, aunque durante los primeros seis meses, los autobuses funcionarán con B10 y posteriormente con B20, El objetivo final de esta experiencia piloto es abastecer las 9 líneas de autobuses urbanos, de titularidad municipal.

Hay en servicio una línea experimental de tranvía, vehículo que no utiliza combustibles fósiles sino electricidad. El tranvía une la Plaza Circular con la zona de expansión del norte de la ciudad (Zona Juan Carlos I). Esta línea forma parte de un proyecto que incluye diversas líneas de las cuales unas están en construcción y otras en proyecto.

Murcia cuenta con una estación de ferrocarril denominada «Murcia del Carmen», situada en el barrio del mismo nombre.

Varias líneas de largo recorrido comunican la ciudad con Madrid, vía Albacete, y con Cartagena así como con todo Levante hasta Montpellier. Murcia es centro de una red de cercanías. La línea C-1 conecta la ciudad con Alicante y la C-2 une Murcia con Lorca y Águilas atravesando a su paso una parte de la provincia de Almería.

Hasta el año 1985 existía una conexión directa con la ciudad de Granada y Andalucía. Era el llamado ferrocarril del Almanzora. En los últimos años debido al nuevo auge del transporte por ferrocarril existen planes para volver a poner en funcionamiento la línea, conectando así el arco mediterráneo con al puerto de Algeciras.

También está en proyecto la construcción de una línea de alta velocidad que comunicará Murcia con Alicante (línea a través de la cual se podrá ir también a Madrid), Almería y Cartagena. El proyecto incluye el soterramiento de las vías a su paso por la ciudad.

Debido a la cercanía de los aeropuertos de San Javier (a 47 km de la capital por autovía) y de Alicante (a 70 km), la ciudad de Murcia no posee aeropuerto propio. Sin embargo, éste está en proyecto y se autorizó el 21 de mayo de 2003, considerándolo de interés general del Estado. Se ubicará en la pedanía de Corvera, a 23 km de Murcia. El aeropuerto de Corvera será de gestión privada, lo que le orientará sobre todo a aerolíneas de bajo coste.

Murcia cuenta con una Agencia Local de la Energía y el Cambio Climático. En el marco de la labor que ejerce la Agencia, el Ayuntamiento va a desarrollar la Estrategia Local Contra el Cambio Climático del municipio.

La nueva Ordenanza Municipal de Captación Solar establece que los nuevos edificios, a aquellos edificios que se rehabiliten y a las piscinas de nueva construcción o aquellas ya construidas que deseen instalar un sistema de climatización de agua, estarán obligados a que el agua caliente provenga de energía solar y, como novedad, se incluye también a los bajos comerciales, algo que no recoge el Código Técnico de la Edificación. Uno de los artículos de la Ordenanza Municipal de Captación Solar trata sobre la protección del paisaje y obliga a adoptar medidas que atenúen al máximo el impacto visual de las placas solares, consiguiendo la adecuada integración al paisaje.

Murcia pertenece a la Red Española de Ciudades por el Clima.

En 2001, Murcia fue sede del 22 al 26 de julio de las VI Jornadas Olímpicas de la Juventud Europea, donde participaron 2.500 jóvenes deportistas sub-18 de 46 países europeos y compitieron en diez modalidades deportivas diferentes.

Murcia fue elegida por los comités olímpicos europeos en Estocolmo, en noviembre de 1997.

La ceremonia inaugural se celebró en el Cuartel de Artillería el día 22.

Tras haberse presentado como candidata para celebrar los Juegos Mundiales Universitarios que se celebrarán en el año 2011 y no haber sido elegida, se anunció que Murcia volvería a ser candidata para los del año 2013.

Este tipo de Juegos son el segundo evento que más países tiene como participantes, después de las Olimpiadas.

Finalmente la candidatura de Murcia perdió frente a la candidatura de Vigo, ya que cada país como máximo puede llevar a una ciudad a la final.

En torno al centro de Murcia se halla el núcleo tradicional del comercio de la ciudad, pudiéndose encontrar desde el pequeño comercio hasta las franquicias de grandes marcas. Además, el municipio cuenta con cinco centros comerciales (Atalayas, ZigZag, Nueva Condomina, Thader y La Noria Outlet) y tres más en construcción: El Tiro (junto a Terra Natura y al campus de Espinardo), Citymur y El Palmeral de Thader (estos dos últimos junto al centro comercial Thader e Ikea).

En febrero de 2006 se inauguró el Ikea de Murcia, convirtiéndose así en el primero de todo el levante español.

En junio de 2008 abrió sus puertas el outlet La Noria, situado en la pedanía de La Ñora, uno de los únicos en toda España. Representa un pueblo mediterráneo, con sus calles, plazas, fuentes, jardines, etc. Los comercios se localizan en las casas del pueblo ficticio.

En Murcia se encuentra el parque temático Terra Natura, que recrea el hábitat de África y la Península Ibérica. Abrió sus puertas en la Semana Santa de 2007 y cuenta con el primer parque acuático de la Región de Murcia.

Otro centro de ocio importante es el ZigZag, un centro al aire libre con una gran variedad de restaurantes, pubs y discotecas, además de recreativos, bolera y multicines.

Entre las zonas de tapas de la ciudad cabe destacar la calle de Las Mulas, la plaza de Las Flores, la plaza Cardenal Belluga, la Plaza de San Juan y la zona de la Plaza de Europa y del campus de la Merced.

Al principio



Elecciones autonómicas de España de 2007

Resultados de las elecciones. El mapa representa los partidos con mayor número de escaños por comunidad. En rojo el PSOE y en el azul el PP. Los colores claros respresentan mayorías simples.

El domingo 27 de mayo de 2007 , trece de las diecisiete comunidades autónomas españolas celebraron elecciones autonómicas. De acuerdo con los correspondientes Decretos de 2 de abril de 2007, se convocaron elecciones a las Cortes de Aragón, a la Junta General del Principado de Asturias, al Parlamento de las Islas Baleares, al Parlamento de Canarias, al Parlamento de Cantabria, a las Cortes de Castilla-La Mancha, a las Cortes de Castilla y León, a la Asamblea de Extremadura, a la Asamblea de Madrid, a la Asamblea Regional de Murcia, al Parlamento de Navarra, al Parlamento de La Rioja y a las Cortes Valencianas.

Sólo Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco no celebraron elecciones a sus parlamentos autonómicos este día: Para éstos, las elecciones se celebran regularmente en unas fechas diferentes a la de las elecciones a los trece restantes.

Por otra parte, a lo largo de la misma jornada, en el conjunto de España se celebraron también elecciones a los Ayuntamientos de los más de ocho mil municipios que existen en el país (elecciones municipales); a las Asambleas de Ceuta y Melilla; a las Juntas Generales del País Vasco; a los Cabildos Insulares canarios; a los Consejos Insulares de Baleares; al Consejo General de Arán; y a los concejos de Navarra.

A continuación se detalla un análisis sobre las legislaturas previas, el proceso de elección de candidatos y las expectativas políticas de cada una de las comunidades autónomas que concurrirán a las elecciones.

Aragón celebrará sus séptimas elecciones a las Cortes de Aragón desde 1983. Las Cortes de Aragón, que constan de 67 escaños, se distribuyeron durante la VI legislatura de la siguiente forma: PSOE, 27 diputados; PP, 22 diputados; Chunta Aragonesista (CHA), 9 diputados; Partido Aragonés (PAR), 8 diputados; IU, 1 diputado. Gobierna el PSOE en coalición con el PAR.

Algunos de los temas más importantes tratados en la legislatura previa a las elecciones fueron, como quedó reflejado en el debate sobre el estado de la Comunidad de septiembre de 2006, la situación económica (que es «excelente» según los miembros del gobierno), la mejora de las vías de comunicación terrestre, la dinamización del mercado laboral, la vertebración territorial y la reforma del Estatuto de Autonomía, admitido a trámite con un amplio respaldo en el Congreso de los Diputados.

Asturias celebrará sus séptimas elecciones a la Junta General del Principado de Asturias desde 1983. Durante la VI legislatura estuvo compuesta por 45 diputados: 22 del PSOE, 19 del PP y 4 de IU. Gobierna el PSOE en coalición con Izquierda Unida.

Entre los partidos con posibilidades de entrar en la Junta se encuentran la Unión Asturianista, coalición regionalista de URAS y PAS con el ex-presidente Sergio Marqués Fernández como candidato y Xuan Xosé Sánchez Vicente como número dos; así como la coalición Unidá (Izquierda Asturiana-Los Verdes/Grupo Verde), de carácter nacionalista, ecologista y de izquierda. Las infraestructuras, la economía y la oficialidad del idioma asturiano serán los ejes de la campaña.

Baleares celebrará sus séptimas elecciones al Parlamento de las Islas Baleares desde 1983. Durante la VI legislatura gobernó Jaume Matas, del Partido Popular, con mayoría absoluta (29 diputados y 44,7%), quedando como líder de la oposición Francesc Antich (15 diputados y 24,6%), del Partit Socialista de les Illes Balears.

Canarias celebró sus séptimas elecciones al Parlamento autonómico desde 1983. El Parlamento de Canarias está compuesto por 60 diputados, distribuidos durante la VI legislatura de la siguiente forma: 23 son de Coalición Canaria (CC), 17 del PSOE, 17 del PP y 3 del FNC (coalición de partidos).

El Presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, de CC, no se presentó a la reelección, siendo sustituido en la candidatura de su partido por Paulino Rivero. El PSC-PSOE, por su parte, presentó a Juan Fernando López Aguilar, ministro de Justicia en el primer Gobierno de Zapatero, mientras que el PP volvió a presentar a su líder en el archipiélago, José Manuel Soria.

El 18 de abril de 2007 , el candidato y ex-ministro socialista, López Aguilar, tuvo que admitir que gran parte su programa electoral era un plagio del que llevó al partido de reciente creación, Ciutadans, al Parlamento de Cataluña en las elecciones catalanas de 2006. Tras las disculpas, anunció la dimisión de su asesor económico, que asumió "la responsabilidad del error político cometido".

Según una encuesta de Hamalgama Métrica para el diario La Provincia, el PSC-PSOE ganaría las elecciones con el 36,74% de los votos y consiguiendo entre 24 y 25 parlamentarios, aumentando en 11 puntos su resultado en 2003 (25,80%). Estos datos ya incorporan a Juan Fernando López Aguilar como candidato del PSC-PSOE. El Partido Popular volvería a ser el segundo partido en cuanto a voto popular, alcanzando el 25,87% de los mismos y entre 15 y 16 parlamentarios. Aun así, tendría un descenso de más de 6 puntos respecto de sus resultados en 2003. Coalición Canaria sufriría una fuerte caída, pasando de primera fuerza política en voto popular a tercera. Obtendrían el 23,67% de los votos, más de 9 puntos menos que en 2003, y 18 parlamentarios.

Nueva Canarias, nuevo partido escindido de CC, aparecería en el Parlamento con el 6,05% de los votos y 2 parlamentarios. Sin embargo, el PIL y el Centro Canario (CCN) se quedarían sin representación parlamentaria al no conseguir el 6% de los votos requeridos en el conjunto del archipiélago. En principio ambas formaciones se veían favorecidas por una alianza en Lanzarote; pero finalmente la Junta Electoral Central ha estimado que los votos que reciba la candidatura conjunta por la que se presentan en esta isla (PIL-CCN) no pueden sumarse a los que reciban las listas del Centro Canario en solitario, sino que deben considerarse aparte, como votos de la lista conjunta de Lanzarote.

Cantabria celebrará sus séptimas elecciones al Parlamento de Cantabria desde 1983, siendo las previsiones de obtención de votos similares a los resultados de las elecciones de 2003. Mientras en el PP se manejan encuestas según las cuales ganarían con mayoría absoluta, en los partidos que se encuentran actualmente en el gobierno regional (PSOE y PRC), se espera poder reeditar la alianza que forman actualmente.

Las últimas encuestas publicadas en el mes de marzo, como la publicada en el Diario Alerta, indican que el PP pasaría de los 18 escaños actuales a 15-16, el PSOE mantendría sus 13 diputados y el PRC crecería desde los 8 actuales hasta alcanzar un resultado de 10-11 escaños. En resumen, se estima, que habría un trasvase de votos del electorado más centrista del PP al PRC.

Castilla-La Mancha celebrará las séptimas elecciones para renovar las Cortes de Castilla-La Mancha desde 1983. Las cortes están compuestas por 47 diputados, de los que, durante la VI legislatura, 29 pertenecieron al PSOE y 18 al PP.

José María Barreda, actual presidente, será el candidato socialista. Será la primera vez que Barreda se presente a unas elecciones, ya que es presidente porque José Bono, elegido en el 2003, abandonó el puesto para ser Ministro de Defensa. Por parte del PP, el candidato que sonaba hasta mediados de 2006, José Manuel Molina, decidió volver a presentarse a la alcaldía de Toledo. Al encontrarse el partido regional sin candidato, la cúpula nacional del PP decidió que María Dolores de Cospedal fuera su candidata para Castilla-La Mancha. Esta decisión ha provocado muchas críticas desde el PSOE, que ha calificado a de Cospedal como una "paracaidista", ya que hasta el momento de su designación no era miembro del Partido Popular regional. Por otro lado, Izquierda Unida aspira a conseguir, al menos, un diputado, ya que carecen de representación a nivel regional desde 1999. Su candidato a presidente será Cayo Lara, cabeza de lista en Albacete.

Castilla y León celebrará sus séptimas elecciones a Cortes de Castilla y León desde 1983.

Según el barómetro sociopolítico de El Norte de Castilla, el Partido Popular volvería a revalidar su mayoría absoluta en el Parlamento autonómico. Según esta encuenta, el PP conseguiría el 33,7% de los votos, 8 décimas más de los conseguidos en las elecciones de 2003. Mientras, el PSOE obtendría el 24,5% de los votos (1,4 puntos menos que en las anteriores elecciones). Izquierda Unida obtendría el 2,3% de los sufragios (5 décimas menos), por lo que volvería a quedarse fuera del parlamento. Por su parte, Unión del Pueblo Leonés conseguiría el 2,6% de los votos, mejorando en 4 décimas sus resultados en 2003. Por otro lado, la encuesta también ofrecía una valoración de los líderes políticos de los principales partidos. El mejor valorado es el actual Presidente regional y líder del PP en Castilla y León Juan Vicente Herrera, obteniendo 4,95 puntos. Sin embargo, este dato es peor que el de un anterior sondeo, lo que le hace suspender. El líder del PSCL-PSOE, su Secretario General Ángel Villaba obtiene 4,18 puntos, empeorando también su valoración. Por último, los líderes de IU, José María González, y de UPL, Joaquín Otero, obtienen 3,85 y 3,69 puntos respectivamente, empeorando también ambos su valoración.

Extremadura celebrará sus séptimas elecciones a la Junta de Extremadura desde 1983. Los 65 escaños de los que consta la Junta de Extremadura están actualmente distribuidos de la siguiente forma: 36 diputados son del PSOE, 26 del PP y los 3 restantes de IU-SIEX.

Durante la VI legislatura gobernó el PSOE con mayoría absoluta, estando al frente de la presidencia Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que ha ganado todas las elecciones autonómicas anteriores (1983, 1987, 1991, 1995, 1999 y 2003). Sin embargo, en septiembre de 2006, Ibarra hizo público que no se presentará como candidato a presidente autonómico en estas elecciones por problemas de salud, ya que en noviembre de 2005 sufrió un infarto agudo de miocardio. Su sucesor será Guillermo Fernández Vara, consejero de sanidad de la Junta, que se ha comprometido a igualar o superar el número de escaños que consiguió Ibarra en las elecciones anteriores.

Algunos de los temas tratados durante la VI legislatura en la Junta de Extremadura han sido la mejora de las infrestructuras, sobre todo en lo relacionado a la comunicación terrestre (construcción de autovías, la llegada del AVE, etc.), la seguridad ciudadana y la inmigración (se asegura que esta Comunidad recibe, en proporción, más inmigrantes que el resto). También ha destacado la continuación de las iniciativas que empezaron a tomarse en la V legislatura para promover el software libre en la Administración de Extremadura. No se ha debatido sobre la reforma del estatuto de autonomía extremeño.

Las encuestas previas a las elecciones aseguran que el PSOE mantendrá el gobierno de la comunidad, si bien sólo discrepan en la obtención de la mayoría absoluta. Según una encuesta de Opiniometre para El Periódico Extremadura, el PSOE obtendría entre 32 y 33 parlamentarios (entre 13 y 14 de Cáceres y 19 de Badajoz); el PP obtendría entre 29 y 30 (entre 15 y 16 de Cáceres y 14 de Badajoz); e IU obtendría 2 parlamentarios de Badajoz y uno de Cáceres.

Por otra parte, el PSOE de Extremadura dio a conocer una encuesta encargada al Instituto Opina sobre intención de voto, en diciembre de 2006, cuyos resultado son los siguientes: el PSOE obtendría 35 miembros, mientras que el PP 29 e IU sólo 1. Asimismo, en lo que a valoración ciudadana se refiere, el candidato socialista, Guillermo Fernández Vara obtendría un 6,5 sobre 10, mientras que su rival, el candidato del PP Carlos Floriano obtendría un 5,2.

Mientras que el resto de comunidades celebrarán la séptima convocatoria a elecciones autonómicas, para la Comunidad de Madrid serán las octavas elecciones a la Asamblea de Madrid. Esta diferencia se debe a que la VI legislatura concluyó a los 80 días por un caso de deserción política (caso Tamayo-Sáez) que impidió designar al Presidente de la Comunidad y que convirtió a la legislatura en la más corta de la reciente democracia española. Las séptimas elecciones se realizaron a finales de octubre de 2003.

En las anteriores elecciones autonómicas, los 111 escaños de la Asamblea de Madrid quedaron distribuidos de tal manera que 57 escaños fueron para el PP, 45 para el PSOE y 9 para IU. Gobierna el PP con mayoría absoluta, estando al frente de la presidencia Esperanza Aguirre.

De cara a las elecciones, según la última encuesta publicada en enero de 2007 y realizada por Iberconsulta, Esperanza Aguirre matendría la mayoría absoluta con diez diputados más (debido al aumento de los escaños en la asamblea por la población) y con un 53,4% de los votos. Por su parte, Rafael Simancas del PSOE, obtendría el 35,5% de los votos manteniendo los mismos 45 diputados que ya tiene y retrocediendo en casi cuatro puntos los datos de 2003. Todas las encuestas hechas hasta la fecha garantizan a IU presencia en el parlamento regional, aunque con cifras no muy superiores al 5%, y en caso de que finalmente no superaran dicho límite, quedarían fuera de la Asamblea de Madrid.

La Región de Murcia celebrará sus séptimas elecciones a la Asamblea Regional de Murcia desde 1983. De los resultados obtenidos en 2003, gobierna Ramón Luis Valcárcel, del PP, con mayoría absoluta (28 escaños y 56.7%). El líder del PSOE en la Región se quedó en la oposición cediendo dos escaños (16 escaños y 34%).

En Murcia, el escaso interés por la reforma del Estatuto se centra en la reivindicación histórica de la provincialidad de Cartagena (biprovincialidad de la región). El Movimiento Ciudadano de Cartagena (MC), partido localista con representación municipal, se ha movilizado recogiendo miles de firmas de apoyo a esta iniciativa, y ha elaborado estudios económicos y jurídicos que avalan esta petición. Empresarios, asociaciones profesionales, colectivos, alcaldes de la Comarca y ciudadanos en general, se han sumado a esta petición prácticamente unánime de la sociedad cartagenera. De momento los partidos nacionales están dubitativos.

Según algunas encuestas publicadas en diarios de la región de Murcia, no habría cambios significativos en las elecciones de mayo de 2007.

Navarra celebrará sus séptimas elecciones al Parlamento de Navarra desde 1983.

Unión del Pueblo Navarro (UPN) gobierna la Comunidad Foral y sus principales poblaciones desde 1995, obteniendo en las últimos comicios el 22,04% de los votos y el 37,60% en las elecciones de 2004. Para estos comicios propone la reelección del presidente navarro Miguel Sanz y tiene como objetivo no perder la mayoría con la que gobierna junto con CDN.

Nafarroa Bai, coalición de partidos vasquistas de la Comunidad Foral (EA, Aralar, PNV y Batzarre) que en la actualidad suman 8 parlamentarios, pretende superar en votos al PSN y sumar, entre abertzales y socialistas, más escaños que la coalición del gobierno actual UPN-CDN. Nafarroa Bai se fundó para participar en las elecciones generales de 2004, en las que obtuvo el 18,04% de los votos, y se presenta en el 2007 por primera vez a unas elecciones forales y municipales con Patxi Zabaleta como candidato para Navarra.

El PSN-PSOE, por su parte, ha renovado recientemente su dirección e intentará superar sus anteriores resultados.

A estas elecciones se presentarán también IU y CDN (escisión navarra de UPN), que actualmente gobierna en coalición con UPN. La "izquierda abertzale", en su día tercera fuerza navarra, ha asegurado que también estará presente.

El hecho de que se presente una nueva coalición provoca un difícil análisis de los posibles resultados, teniendo en cuenta además ciertas variables que pueden alterar la intención de voto de los ciudadanos, como son: la política antiterrorista y el fallido proceso de paz, el "efecto Zapatero", los pactos post-electorales o la incertidumbre sobre la presencia de la denominada "izquierda abertzale".

La Rioja celebrará sus séptimas elecciones al Parlamento de La Rioja desde 1983. Los resultados de 2003 fueron bastante ajustados, ya que en el PP octuvo 17 escaños, PSOE 14 y el Partido Riojano 2.

Si el PP bajara un escaño, es probable que PSOE y PR pactaran para gobernar. Además está IU, que no logró presencia tangible, aunque sí concurre a las elecciones, e incluso serían viables pactos "tripartitos" PSOE-PR-IU, ya que la prioridad de las tres fuerzas políticas es desbancar al PP del gobierno.

La Comunidad Valenciana celebrará sus séptimas elecciones a las Cortes Valencianas desde 1983. Durante la VI legislatura gobernó el PP con 48 escaños, quedando en la oposición el PSPV-PSOE con 36 y la coalición de izquierdas Esquerra Unida - L'Entesa con 5.

Para las próximas elecciones autonómicas y debido a la reforma del Estatuto de Autonomía, las Cortes Valencianas contarán con 99 escaños, 10 más que el Parlamento actual, por lo que serán necesarios 50 de ellos para lograr la mayoría absoluta.

Antes del comienzo de la campaña electoral, y ante las acusaciones de corrupción en ayuntamientos de los dos principales partidos, el PSPV instó al PP a que ambas formaciones facilitasen una declaración de bienes patrimoniales de sus respectivos diputados autonómicos. Los populares se opusieron a la revelación de dichas declaraciones, pero los socialistas finalmente sí la publicaron.

EUPV y el Bloc se presentarán en coalición junto con Els Verds del País Valencià, Els Verds Esquerra Ecologista del País Valencià e Izquierda Republicana bajo la denominación "EU-Bloc-Verds: Compromís pel País Valencià" (CPV).

Según una encuesta elaborada por Grup Marest para Levante-EMV el PP obtendría 48 escaños en las Cortes Valencianas (44,48% de los votos), el PSPV-PSOE 40 (37,57%), y CPV 11 (11,48%); según estas cifras, el PP se quedaría a dos escaños de la mayoría absoluta, lo que permitiría al PSPV-PSOE gobernar en una coalición de izquierdas. Sin embargo, encuestas internas del PP dan por asegurada la mayoría absoluta en la Comunidad, mientras que las del PSPV-PSOE coinciden en que el PP perderá la mayoría absoluta, y que por tanto el PSOE gobernaría de nuevo la Generalitat con la ayuda de CPV.

El Comité Electoral Nacional del Partido Popular, presidido por Javier Arenas, ratificó sus candidatos a presidentes autonómicos el 29 de mayo de 2006. Las comunidades autónomas en las que gobierna el PP repiten su candidato. En Cantabria, Ignacio Diego sustituye a su predecesor en el cargo, Juan José Martínez Sieso, mientras que en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal sustituye como candidata a Adolfo Suárez Illana.

Para el Partido Socialista Obrero Español, el proceso de elección de candidatos a presidentes autonómicos no comenzó hasta septiembre de 2006. En este proceso no se recurrió a elecciones primarias, sino que se aceptaron los candidatos propuestos por la dirección del partido o los aparatos regionales.

Al principio



Bandera de la Región de Murcia

Bandera de la Región de Murcia

Los cuatro castillos hacen alusión al carácter fronterizo del viejo Reino, encrucijada entre las Coronas de Aragón y Castilla, la musulmana Granada y el Mediterráneo: cuatro territorios de tierra y de mar, cristianos y musulmanes, emprendedores y guerreros, de los que Murcia ha sabido destilar a lo largo de su historia una idiosincrasia única, propia y sintetizadora de culturas.

Las siete coronas, simbolizan los sucesivos privilegios otorgados por la monarquía española al antiguo Reino de Murcia, debido a los distintos favores a la causa Real. Las 5 primeras coronas, son otorgadas por el rey Alfonso X, en su privilegio del 14 de mayo de 1281, cuando concedía la enseña y el sello concejil a la capital. La sexta corona, se debe al rey Pedro I el Cruel, el 4 de mayo de 1361, también por la fidelidad de la región de Murcia a su causa sucesoria. La séptima corona, fue otorgada por Felipe V el 16 de septiembre de 1709, por haber permanecido el Reino de Murcia fiel a su causa contra el Archiduque Carlos en la Guerra de Sucesión.

La Bandera de Murcia ha estado siempre muy unida al Catolicismo, hay versiones que dicen que las coronas,representan los diferentes poderes de la iglesia en la ciudad. A dia de hoy,junto con Sevilla, Murcia es una de las ciudades mas religiosas del panoramal nacional.

La antigua Diputación provincial de Murcia era la anterior institución regional previa a la instauración de la comunidad autónoma en 1982. La Diputación oficializó una bandera oficial en 1976. La bandera era de azul cobalto y mostraba el escudo regional.

Al principio



Presidente de la Región de Murcia

El Presidente de la Región de Murcia es el jefe del gobierno de la Región de Murcia. Es elegido por los diputados de la Asamblea Regional de Murcia y tiene que ser un miembro de ésta. Es el representante político de la Comunidad y jefe del Consejo de Gobierno, que él mismo nombra.

También es el que convoca las elecciones en los términos que prevé la ley reguladora del Régimen Electoral General, que estipula que se deben realizar el cuarto domingo de mayo cada cuatro años.

Al principio



Source : Wikipedia