Comarcas de Murcia

3.3749999999986 (736)
Publicado por tornado 28/02/2009 @ 00:02

Tags : comarcas de murcia, murcia, españa

últimas noticias
Museos, comercios y alojamientos de Caravaca de la Cruz reciben el ... - Europa Press
... Noroeste de la Región de Murcia, en un acto celebrado en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cehegín y que contó con la presencia del director general de Promoción Turística, Ángel Campos, y de los alcaldes y concejales de Turismo de la Comarca,...
Pepín Liria recibirá la Medalla de Oro de la Región de Murcia - La Verdad (Murcia)
Subvenciones de 233.334 euros para la Asociación Comarcal de Padres y Protectores de Minusválidos Psíquicos (Ascopas) y de 274.350 euros para Nueva Fundación Los Albares, ambas de Cieza, para la construcción y mantenimiento de dos centros ocupacionales...
360.000 euros a cinco entidades para impulsar la innovación ... - Teleprensa World
Así, la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (CROEM) y la Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC) recibirán 215.000 y 35.000 euros, respectivamente, para ejecutar el programa de promoción...
ElPozo ha dejado de colocar seis millones de productos cárnicos en ... - La Verdad (Murcia)
La solución del conflicto ocupaba las conversaciones en toda Alhama, ya que «si la factoría estornuda, se resfría Alhama y toda su comarca», según la gráfica descripción de un vecino. Ahora es tiempo de conocer los datos sobre las posibles pérdidas de...
La Caixa dará hasta 15.000 euros sin aval - La Verdad (Murcia)
... director del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, Juan José Beltrán, y el director comercial de MicroBank (el banco social de La Caixa), Ramón Gatell, firmaron ayer un acuerdo para ayudar a los emprendedores de la comarca a crear empresas....
Nubes y lluvia en el noreste peninsular y subida de temperaturas ... - ADN.es
Vientos del suroeste, moderados en las comarcas litorales con intervalos de fuertes al norte de Fisterra al final del día, y flojos a moderados en las del interior. Asturias: nuboso a muy nuboso. Precipitaciones débiles con probabilidad de ser...
Diputación reparte 25.000 claveles en Murcia para promocionar los ... - Europa Press
La Diputación está promocionando en Murcia las siete comarcas de Granada y todos los segmentos turísticos, prestando especial atención a aquellos que resultan más llamativos para los habitantes de Murcia: las casas-cueva de Baza y Guadix,...
Celebrado el II Certamen Selección Vinos DO Yecla 2009 - Murcia.com
Creada en mayo de 1075, la Denominación de Origen YECLA está situada al nordeste de la Región de Murcia, en la comarca del Altiplano. Su ámbito territorial coincide con el término municipal. Es el único caso de una denominación de origen de vinos...
CCOO denuncia que incineradora emitirá sustancias cancerígenas en ... - ADN.es
Asimismo, ha afirmado que es "evidente" que la empresa contempla el tratamiento de residuos generados en otras comunidades autónomas, como Cataluña, Murcia, Aragón o Navarra. Por su parte, la secretaria de Medio Ambiente del sindicato en la Comunitat,...

Murcia

Murcia (España )

Murcia es una ciudad, capital del municipio del mismo nombre y de la Región de Murcia (España). Está situada en el sureste de la Península Ibérica, a orillas del río Segura. Con 430.571 habitantes (INE 2008), Murcia ocupa el 7º puesto en la lista de municipios de España por población. Así mismo es capital de la comarca natural de la Huerta de Murcia y de su área metropolitana.

El término municipal tiene una extensión aproximada de 882 km² y se divide de norte a sur en dos partes diferentes separadas por una serie de sierras que conforman la llamada Cordillera Sur: Sierra de Carrascoy, El Puerto, Villares, Columbares, Altaona y Escalona. Estas dos zonas se denominan Campo de Murcia al sur (que geográficamente forma parte de la comarca natural del Campo de Cartagena) y Huerta de Murcia al norte de la sierra, consituída por la vega segureña.

La ciudad está situada a 43 msnm, en la Vega Media del Segura. El río Segura atraviesa la ciudad de oeste a este. Es un río de régimen pluvial mediterráneo, de escaso caudal pero con fuertes crecidas, como las de 1946, 1948, 1973 o 1989 que inundaron la capital murciana. El rio Guadalentín (también llamado Sangonera a su paso por el municipio) discurre a través del canal del Reguerón por la zona sur de la vega, desembocando en el Segura aguas abajo de Murcia.

El paisaje más conocido y significativo del término municipal es su huerta, que domina gran parte del municipio, aunque desde hace décadas sufre la presión de la expansión urbana que la han hecho casi desaparecer. Se trata de un territorio llano al situarse en la llamada depresión prelitoral murciana, aunque dispone de montañas que rodean el amplio valle del Segura, destacando las sierras de la mencionada Cordillera Sur y el abrupto cerro de Monteagudo en mitad de la llanura.

Además de la huerta y las zonas urbanas, el término municipal cuenta por su gran extensión con distintos paisajes: bad-lands, pinares de pino carrasco en las sierras de la cordillera prelitoral y, pasadas éstas hacia el sur, zonas de campo típico del secano mediterráneo.

También forma parte del municipio de Murcia gran parte del espacio natural de El Valle y Carrascoy, que tiene la denominación de Parque Regional.

Dada su cercanía al mar Mediterráneo, disfruta de un clima mediterráneo de tipo semiárido, con inviernos suaves y veranos calurosos. Llega a tener más de 300 días de sol al año, con pocas precipitaciones concentradas éstas en pocos días, principalmente en otoño, cuando sufre la gota fría.

Las temperaturas oscilan entre los 16 °C/4 °C de enero y los 34 °C/20 °C de agosto, si bien se superan los 40 °C muchos veranos. El récord absoluto de temperatura registrada en España fueron los 47,8 °C registrados en Murcia el día 29 de julio de 1876. Murcia también ostenta el record absoluto de temperatura máxima registrada en España en el siglo XX con los 47,2 ºC registrados en el observatorio Murcia / Alfonso X el 4 de julio de 1994.

Existen muchas dudas sobre los orígenes de la ciudad de Murcia. Hay constancia de que fue mandada fundar con el nombre de Madina Mursiya en el año 825 por el emir de Al-Ándalus Abderramán II, aunque historiadores como Rodríguez Llopis defienden que lo que se produjo en aquel año fue el traslado de la capitalidad de Tudmir a Murcia. En cualquier caso todo parece indicar que ya existía un pequeño asentamiento cuyos orígenes se remontarían a una villa romana denominada Murtia, en referencia a la existencia de humedales y mirtos en la zona.

Los árabes, aprovechando el curso del río Segura, que atraviesa actualmente la ciudad, crearon una compleja red hidrológica formada por acequias. Las acequias principales de dicha red son la Aljufía y Alquibla. Este sistema de acequias dio prosperidad a la ciudad y es el predecesor del actual sistema de regadíos de la Huerta del Segura.

No fue hasta la segunda mitad del siglo XI cuando Murcia encabezó su primer reino taifa independiente bajo el mandato de Abu Abd al-Rahman Ibn Tahir.

Murcia capitalizó un segundo reino taifa de la mano de Ibn Mardanis; conocido por los cristianos como Rey Lobo. Durante este periodo (1147-1172) la ciudad de Murcia vivió un momento de esplendor convertida en un centro político y cultural comparable a las principales capitales islámicas del momento.

Tras la gran victoria cristiana en Las Navas de Tolosa (1212), Castilla se expandió hacia el sur, dirigiéndose hacia el reino taifa de Murcia, que en su tercer periodo estuvo regido por la dinastía de los Banu Hud. El infante Alfonso, futuro Alfonso X el Sabio, sometió a Murcia a vasallaje en 1243 a través del tratado de Alcaraz, incorporando la ciudad y a su reino a la Corona de Castilla en forma de protectorado. En 1264, los mudéjares se sublevaron contra el dominio cristiano. Alfonso X, empleado entonces en el asedio de Niebla (Huelva), pidió ayuda urgente a su yerno Jaime I de Aragón. Tropas aragonesas sofocaron la rebelión en 1265-1266, eliminando los restos de autonomía musulmana. La ciudad y su huerta fueron repobladas por cristianos, muchos de ellos de origen catalán y aragonés llegados con las tropas de Jaime I.

Desde la segunda mitad del siglo XIII, Murcia concentraba tres núcleos de población (cristianos, judíos y moros). Alfonso X el Sabio, que visitaba con frecuencia la ciudad, estableció las bases socioeconómicas del municipio. El monarca convirtió a la ciudad en capital del nuevo reino de Murcia cristiano, haciéndola sede del "Adelantado Mayor del Reino" y ciudad con voto en cortes.

En el contexto de la crisis dinástica en la corona castellana, Jaime II de Aragón ocupó la ciudad entre 1296 y 1300, devolviéndola posteriormente a control castellano en virtud de la Sentencia Arbitral de Torrellas (1304).

Durante el siglo XIV se vivió una profunda crisis que afectó a la actividad agrícola de la huerta de Murcia y por ende a la ciudad, debido al contexto de inseguridad que se vivía en todo el reino de Murcia, afectado como estaba por una triple frontera (con la corona de Aragón, con un Mediterráneo atestado de corsarios y sobre todo con los musulmanes granadinos).

A mediados del siglo XV comenzó una recuperación económica gracias al final de la amenaza granadina. En 1452 las tropas de la ciudad de Murcia junto con las de Lorca vencieron en la batalla de los Alporchones a huestes musulmanas provenientes del reino nazarí. A partir de 1482, tanto Murcia como Lorca se convirtieron en la base de operaciones para las campañas militares que los Reyes Católicos lanzaron sobre la parte oriental del reino de Granada. La ciudad sirvió de residencia a los monarcas en 1488.

En el 1520 Murcia se unió al movimiento comunero aunque con unos matices totalmente distintos al resto de Castilla por su claro sentimiento antioligarquico que entroncaba con los conflictos que se vivían en la región a finales del siglo XV. Los comuneros murcianos implantaron una junta de síndicos con cierta representación popular y elegidos por parroquias.

Bajo el reinado de Felipe II, tropas murcianas bajo mando de Luis Fajardo, II Marqués de los Vélez y adelantado del reino de Murcia, ayudaron a sofocar la rebelión morisca en el Reino de Granada. Este hecho hará que se le conceda a Murcia el título de Muy noble y muy leal. El conflicto de las Alpujarras supondrá así mismo el hundimiento del sector sedero granadino, y en consecuencia, el auge de la seda murciana que permitirá a la ciudad y su reino esquivar los efectos de la crisis finisecular del siglo XVI a diferencia de Castilla. De hecho, la crisis no llegaría a Murcia hasta la segunda década del siglo XVII.

En el año 1705 fue nombrado obispo de Cartagena Luis Belluga y Moncada. En el contexto de la Guerra de Sucesión Española fue el artífice del triunfo de la causa borbónica en la ciudad, por lo que se tuvo que enfrentar a varios regidores pro austriacos. En 1706 organizó la defensa de Murcia ante el avance de la causa austracista en el sureste. Ante una ciudad cercada por tropas austracistas, Belluga ordenó la inundación intencionada de la huerta para evitar que Murcia fuera tomada y organizó las milicias que vencieron en la batalla del Huerto de las Bombas, a las afueras de Murcia. Esta victoria supuso un giro en la Guerra de Sucesión comenzando así el avance de la causa borbónica a nivel nacional que culminaría en la batalla de Almansa.

Durante el siglo XVIII Murcia vivió una importante expansión económica. La base de este crecimiento se cimentó en un impulso agrícola basado así mismo en el aumento de la superficie cultivada. Las roturaciones provocaron una mayor extensión de la huerta de Murcia y de cultivos de secano en la zona de campo, algo que trajo consigo la aparición de asentamientos humanos en dichas áreas (el origen de muchas de las actuales pedanías). Como afirma el historiador Rodríguez Llopis, Murcia alzanzó a finales de siglo la cifra de 70.000 habitantes. En este contexto de riqueza continuó teniendo un importante papel el comercio de la seda, de hecho en 1770 se instaló en Murcia la Real Fábrica de Hilar Sedas a la Piamontesa.

La boyante coyuntura quedó reflejada en las artes y el urbanismo de la ciudad. Es la época de las iglesias y palacios barrocos y del escultor Francisco Salzillo. La expansión motivó que el primer asentamiento humano en la margen derecha del Segura se afianzara; el hoy conocido como Barrio del Carmen.

A finales del siglo XVIII, el murciano José Moñino Redondo, conde de Floridablanca fue nombrado ministro de Carlos III. Floridablanca favoreció notablemente a la tierra que le vio nacer, sobre todo con infraestructuras como el canal del Reguerón, con el que se desvió el cauce del rio Guadalentín para hacerlo desembocar en el rio Segura aguas abajo de Murcia y así reducir el peligro de inundaciones en la ciudad.

Con el estallido de la Guerra de la Independencia española en 1808, en la ciudad de Murcia se creó una Junta Suprema que pretendió extender su autoridad en todo el reino de Murcia ante la ausencia del poder real. En 1810 se produjo la entrada de las tropas francesas de Sebastiani, el día 24 de abril la ciudad fue saqueada brutalmente. En enero de 1812 las tropas francesas del general Soult entraron también en la ciudad. En la calle de San Nicolás se produjo un encontronazo entre los soldados de Soult y las milicias del general Martín de la Carrera, que murió en dicho combate.

En febrero de 1820, tras el alzamiento de Riego, el vizconde de Huertas orquestó con campesinos de la huerta y algunos militares el asalto a la prisión para liberar a los presos políticos. En Marzo, junto con destacados comerciantes, obligó al consistorio a jurar la constitución de 1812.

Con la creación de las actuales provincias en 1833, Murcia se convirtió en capital de la de igual nombre, mientras que el antiguo reino de Murcia se dividió en las provincias de Murcia y Albacete.

En 1863 comenzaron a discurrir trenes entre Murcia y Cartagena, y en 1865 la ciudad ya estaba conectada por ferrocarril con Albacete y Madrid. La llegada de este medio de transporte supuso una ampliación urbana hacia el sur, desarrollándose más aún el mencionado Barrio del Carmen.

Durante la guerra civil, la ciudad permaneció fiel a la República hasta el 29 de marzo de 1939 (dos días antes del final de la contienda), cuando la IV División Navarra tomó Murcia.

Tras el fin de la dictadura franquista y con la nueva organización territorial por autonomías, la ciudad se convirtió en capital de la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Murcia ha vivido un gran auge económico y demográfico que lo ha situado como el séptimo municipio español por volumen de población.

Tradicionalmente el municipio de Murcia fue un productor importante de materia prima agrícola. Exportación de tomates, lechuga y, especialmente limones y naranjas a toda Europa. Pese a que este sector fue antaño la base económica del municipio, su importancia es ahora mucho menor.

El principal sector económico de Murcia es el sector servicios de los que destacamos los administrativos, financieros, culturales y de otro tipo. Murcia actúa como centro de intercambio comercial de toda la Región de Murcia y de toda la cuenca del Segura, y su área de influencia comercial se extiende a las provincias limítrofes.

Actualmente, el alcalde del municipio es Miguel Ángel Cámara Botía, del Partido Popular, quien ocupa el cargo desde 1995.

En las elecciones municipales de 2007, de los 29 concejales a elegir, el Partido Popular obtuvo 19 (con el 61.28 % de los votos), el Partido Socialista 9 (29.71 % de los votos) e Izquierda Unida, en coalición con Los Verdes, consiguió un concejal (5.78% de los votos) volviendo así al consistorio murciano donde no obtuvo representación en las elecciones de 2003.

El territorio del municipio de Murcia se organiza administrativamente en 54 pedanías y el casco urbano de la capital. Dicho casco urbano ocupa 12,86 km² del total del término municipal y se divide en barrios agrupados, a su vez, en 8 distritos. El casco antiguo de la ciudad tiene aproximadamente 1,5 km de diámetro.

Durante el Trienio Liberal (1820-1823), varias pedanías del municipio se convirtieron en municipios independientes. Sin embargo, volvieron a integrarse en el municipio de Murcia a partir de los años 1830.

En 1960 y debido a la fuerte expansión demográfica de la capital de la Región, la mayoría de la pedanía de Espinardo se incorporó al casco urbano como barrio. Lo que no se anexionó a la ciudad forma actualmente la pedanía de El Puntal.

La ciudad de Murcia cuenta con 179.179 habitantes (INE 2007), y su municipio, en el que se incuyen un gran número de pedanías, cuenta con 430.571 habitantes (INE 2008), siendo el séptimo municipio español por población. Sin embargo, debido a la gran extensión del término municipal, su densidad demográfica (488 hab./km²) la aleja de los primeros puestos españoles.

Su área metropolitana, integrada además por los municipios de Alcantarilla, Alguazas, Beniel, Molina de Segura, Santomera, Las Torres de Cotillas, entre otros, cuenta con más de 740.000 habitantes, siendo la 7ª área metropolitana de España.

Fue a finales del siglo XVII cuando se realizó el primer censo de población, ordenado por el Conde de Floridablanca. Murcia se componía entonces de 63.665 habitantes (1787).

En el Siglo XX ha mantenido una evolución positiva constante, salvo en los años sesenta, con un ligero descenso. El municipio tiene una extensión de 881,86 km² y la población se reparte entre el núcleo principal y las numerosas pedanías. En 2006 residían en el núcleo urbano 180.113 y 236.883 en sus 45 pedanías, si bien algunas de éstas se encuentran ya solapadas con el núcleo principal formando una conurbación. Localidades que hoy siguen teniendo rango de pedanías y que no entran por tanto en el cómputo de población del núcleo urbano; como Los Dolores, San Benito, Santiago y Zaraiche o Zarandona, son en realidad auténticos barrios absorbidos por el crecimiento de la ciudad.

De acuerdo con los datos oficiales de población del INE, en el año 2005 el 10,16% de la población del municipio era de nacionalidad extranjera.

El edificio más emblemático de Murcia es su Catedral, perteneciente a la diócesis de Cartagena y que se encuentra en pleno casco antiguo de la ciudad, en la plaza del Cardenal Belluga. Comenzó a construirse sobre la antigua mezquita mayor o aljama, en el siglo XIII, y se consagró en 1465, aunque sus obras se alargaron hasta finales del siglo XVIII cuando se erigió su famosa portada. Por este motivo presenta diferentes estilos arquitectónicos, especialmente gótico, renacentista y barroco.

Su ornamentada fachada (1736-1754), proyectada como un retablo al aire libre, es considerada a menudo una obra maestra del barroco levantino español. Destaca también su alto campanario de casi cien metros de altura y dotado de veintisiete campanas que antaño también anunciaban las terribles avenidas del río Segura. Éste muestra una mezcla de estilos arquitectónicos: los dos primeros cuerpos son de estilo renacentista (1521-1546), el tercer cuerpo es barroco y el cuerpo del campanario y la cúpula son de influencias rococó y neoclásicas. Su interior es mayoritariamente gótico. Destacan la capilla de los Vélez y la capilla de Junterones de un total de veintitrés. Una en estilo gótico flamígero, con una impresionante cúpula estrellada de diez puntas, y otra que es una de las grandes obras del renacimiento español. La capilla de los Vélez sobresale por el exterior de la catedral, destacando la cadena esculpida que la rodea y sobre la que pesa una famosa leyenda. En el altar mayor se hallan el corazón y las entrañas de Alfonso X el Sabio tal como lo indicó en su testamento en prueba de su amor a Murcia y la fidelidad que la ciudad le demostró.

Junto a la fachada de la catedral, en la misma plaza de Belluga, se encuentran la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza y el Palacio Episcopal, del siglo XVIII. Se dice que el emplazamiento de este palacio fue voluntad del Obispo Mateo, que quería tener una residencia en la que pudiese contemplar la recién finalizada fachada de la catedral. El palacio se divide en dos partes: el Martillo (es el mirador del obispo) y el paseo del Arenal.

A pocos metros de la Catedral, al lado del río Segura, se encuentra la explanada conocida como La Glorieta, que ha sido tradicionalmente el centro de la ciudad. Construida en el siglo XVIII, es una plaza ajardinada donde se encuentra la casa consistorial de la ciudad.

Aún es posible apreciar el antiguo entramado urbano medieval de época andalusí, antaño divisorio de religiones y ahora reconvertido en bellas calles peatonales, como la Platería y la famosa Trapería, la cuál comunica la Plaza de la Cruz (justo detrás de la Catedral) con la famosa plaza de Santo Domingo, uno de los puntos de encuentro más apreciados por los murcianos. Durante el trayecto puede observarse la bella fachada ecléctica del Casino (1847), con un interior suntuoso que aúna diferentes estilos, desde un patio árabe inspirado en los salones reales de La Alhambra y en los Reales Alcázares de Sevilla, pasando por un patio romano-pompeyano, una maravillosa biblioteca inglesa con más de 20.000 volúmenes y un bellísimo salón de baile neobarroco, entre otras estancias.

Adyacente a la Trapería se encuentra el Teatro Romea, en la plaza que lleva su nombre. De las numerosas plazas de la ciudad, hay dos con un encanto especial: la de las Flores, en la que se encuentra la pastelería más antigua de la ciudad, y la de Santa Catalina.

Por todo el casco se alzan iglesias barrocas sobre las antiguas mezquitas. Cabe destacar el Monasterio de Santa Clara la Real, que se construyó entre los siglos XIII y XVIII y en cuyo interior se encuentran los restos del al-Qasr al-Sagir, un palacio árabe del que se han recuperado la alberca, los arriates y parte del salón norte.

Varios puentes de diversos estilos atraviesan el río Segura; desde el Puente Viejo del siglo XVIII con una capilla dedicada a la Virgen de los Peligros y conocido por ello como Puente de los Peligros; hasta los modernos puentes de Calatrava y Manterola, pasando por otros como el Puente Nuevo, un puente metálico de finales del siglo XIX.

En el resto del municipio, son de reseñar el Monasterio de los Jerónimos, y, sobre todo, el Santuario de la Fuensanta, donde se venera a la Virgen de la Fuensanta, patrona de la ciudad. Junto al santuario, el mirador nos permite contemplar una panorámica que abarca toda la ciudad. El santuario está dentro del parque regional de Carrascoy y El Valle. Este parque, situado a menos de 5 Km del casco urbano tiene una elevación máxima de 523 metros. En El Valle se pueden practicar la escalada y el senderismo y realizar varias visitas tomando como punto de partida el Centro de Visitantes de La Luz. En él podremos conocer la flora y la fauna del lugar y algunos de los monasterios, yacimientos y restos arqueológicos de época íbera visitables en la actualidad. En la parte norte de la ciudad, en la pedanía de Monteagudo, se encuentran los restos del llamado Castillejo (palacio de Ibn Mardanis) y del castillo, también de época andalusí, coronado por un gran cristo. Se cuenta que existe o existió un túnel subterráneo que comunicaba esta fortaleza con la Catedral.

Murcia cuenta en 2008 con más de cuarenta salas de cine. La ciudad ha visto cómo han ido desapareciendo los cines de barrio y del centro, hasta el punto de que en 2006 sólo permanecían abiertos al público en esta zona el cine Rex, los cines Centrofama y la Filmoteca Regional de Murcia Francisco Rabal (antiguo cine Salzillo).

Años antes habían abierto los multicines Atalayas (ya cerrados) y Zig Zag, ambos en las afueras de la ciudad. En 2006 se inauguraron unos cines de última generación en los complejos comerciales Nueva Condomina y Thader. En este último se abrió la sala Xpand 6D, la primera en España que combinaba la proyección en 3D con butacas móviles SFX y efectos de lluvia, viento, luz, niebla y olor.

Teatro situado en la plaza con mismo nombre, fue inaugurado en 1862. Fue llamado inicialmente Teatro de los Infantes y luego Teatro de la Soberanía Popular, para finalmente denominarse Teatro Romea en honor al actor murciano Julián Romea.

Fundada en 1272, es la universidad pública de la ciudad. Está formada por dos campus (el de la Merced y el de Espinardo) en los que estudian unos 30.000 alumnos. Actualmente, se esta construyendo otro campus en El Palmar (junto al Hospital Virgen de La Arrixaca).

Universidad privada fundada en 1996.

Murcia cuenta con una gran cantidad de museos, muchos de ellos restaurados recientemente como Salzillo o Bellas Artes. Destacar el de Santa Clara inaugurado en 2005.

Murcia cuenta con gran actividad musical. En el panorama del rock-pop sus artistas más conocidos son M-Clan, Second y Diego Martín. En el ámbito de la música culta la ciudad es la sede de varias orquestas y bandas de música. Algunas de las más destacadas son la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, la Orquesta de Cámara Universitaria de Murcia, la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Murcia y la Orquesta de Guitarras de la Región de Murcia.

Murcia cuenta con una estación de autobuses, así mismo cuenta con una empresa de autobuses públicos, llamada LATBUS, fusión de otras pequeñas compañías de transportes (Lirsa, Aumusa, Travimusa) que operan en la capital y en los pueblos y ciudades colindantes.

Tres autobuses de la línea 4, que recorren las principales avenidas y barrios de la ciudad de Murcia, funcionan ya alimentados por biodiésel. Se trata de una experiencia piloto, puesta en marcha a raíz de un convenio entre la Agencia de Gestión de Energía de la Región de Murcia y el Ayuntamiento de Murcia, en el marco del proyecto europeo BioNETT, liderado a nivel nacional por ARGEM. Esta iniciativa tiene una duración de un año, aunque durante los primeros seis meses, los autobuses funcionarán con B10 y posteriormente con B20, El objetivo final de esta experiencia piloto es abastecer las 9 líneas de autobuses urbanos, de titularidad municipal.

Hay en servicio una línea experimental de tranvía, vehículo que no utiliza combustibles fósiles sino electricidad. El tranvía une la Plaza Circular con la zona de expansión del norte de la ciudad (Zona Juan Carlos I). Esta línea forma parte de un proyecto que incluye diversas líneas de las cuales unas están en construcción y otras en proyecto.

Murcia cuenta con una estación de ferrocarril denominada «Murcia del Carmen», situada en el barrio del mismo nombre.

Varias líneas de largo recorrido comunican la ciudad con Madrid, vía Albacete, y con Cartagena así como con todo Levante hasta Montpellier. Murcia es centro de una red de cercanías. La línea C-1 conecta la ciudad con Alicante y la C-2 une Murcia con Lorca y Águilas atravesando a su paso una parte de la provincia de Almería.

Hasta el año 1985 existía una conexión directa con la ciudad de Granada y Andalucía. Era el llamado ferrocarril del Almanzora. En los últimos años debido al nuevo auge del transporte por ferrocarril existen planes para volver a poner en funcionamiento la línea, conectando así el arco mediterráneo con al puerto de Algeciras.

También está en proyecto la construcción de una línea de alta velocidad que comunicará Murcia con Alicante (línea a través de la cual se podrá ir también a Madrid), Almería y Cartagena. El proyecto incluye el soterramiento de las vías a su paso por la ciudad.

Debido a la cercanía de los aeropuertos de San Javier (a 47 km de la capital por autovía) y de Alicante (a 70 km), la ciudad de Murcia no posee aeropuerto propio. Sin embargo, éste está en proyecto y se autorizó el 21 de mayo de 2003, considerándolo de interés general del Estado. Se ubicará en la pedanía de Corvera, a 23 km de Murcia. El aeropuerto de Corvera será de gestión privada, lo que le orientará sobre todo a aerolíneas de bajo coste.

Murcia cuenta con una Agencia Local de la Energía y el Cambio Climático. En el marco de la labor que ejerce la Agencia, el Ayuntamiento va a desarrollar la Estrategia Local Contra el Cambio Climático del municipio.

La nueva Ordenanza Municipal de Captación Solar establece que los nuevos edificios, a aquellos edificios que se rehabiliten y a las piscinas de nueva construcción o aquellas ya construidas que deseen instalar un sistema de climatización de agua, estarán obligados a que el agua caliente provenga de energía solar y, como novedad, se incluye también a los bajos comerciales, algo que no recoge el Código Técnico de la Edificación. Uno de los artículos de la Ordenanza Municipal de Captación Solar trata sobre la protección del paisaje y obliga a adoptar medidas que atenúen al máximo el impacto visual de las placas solares, consiguiendo la adecuada integración al paisaje.

Murcia pertenece a la Red Española de Ciudades por el Clima.

En 2001, Murcia fue sede del 22 al 26 de julio de las VI Jornadas Olímpicas de la Juventud Europea, donde participaron 2.500 jóvenes deportistas sub-18 de 46 países europeos y compitieron en diez modalidades deportivas diferentes.

Murcia fue elegida por los comités olímpicos europeos en Estocolmo, en noviembre de 1997.

La ceremonia inaugural se celebró en el Cuartel de Artillería el día 22.

Tras haberse presentado como candidata para celebrar los Juegos Mundiales Universitarios que se celebrarán en el año 2011 y no haber sido elegida, se anunció que Murcia volvería a ser candidata para los del año 2013.

Este tipo de Juegos son el segundo evento que más países tiene como participantes, después de las Olimpiadas.

Finalmente la candidatura de Murcia perdió frente a la candidatura de Vigo, ya que cada país como máximo puede llevar a una ciudad a la final.

En torno al centro de Murcia se halla el núcleo tradicional del comercio de la ciudad, pudiéndose encontrar desde el pequeño comercio hasta las franquicias de grandes marcas. Además, el municipio cuenta con cinco centros comerciales (Atalayas, ZigZag, Nueva Condomina, Thader y La Noria Outlet) y tres más en construcción: El Tiro (junto a Terra Natura y al campus de Espinardo), Citymur y El Palmeral de Thader (estos dos últimos junto al centro comercial Thader e Ikea).

En febrero de 2006 se inauguró el Ikea de Murcia, convirtiéndose así en el primero de todo el levante español.

En junio de 2008 abrió sus puertas el outlet La Noria, situado en la pedanía de La Ñora, uno de los únicos en toda España. Representa un pueblo mediterráneo, con sus calles, plazas, fuentes, jardines, etc. Los comercios se localizan en las casas del pueblo ficticio.

En Murcia se encuentra el parque temático Terra Natura, que recrea el hábitat de África y la Península Ibérica. Abrió sus puertas en la Semana Santa de 2007 y cuenta con el primer parque acuático de la Región de Murcia.

Otro centro de ocio importante es el ZigZag, un centro al aire libre con una gran variedad de restaurantes, pubs y discotecas, además de recreativos, bolera y multicines.

Entre las zonas de tapas de la ciudad cabe destacar la calle de Las Mulas, la plaza de Las Flores, la plaza Cardenal Belluga, la Plaza de San Juan y la zona de la Plaza de Europa y del campus de la Merced.

Al principio



Demografía de la comarca del Noroeste (Murcia)

Comarcas de Murcia

La comarca del Noroeste de la región de Murcia vivió con diversa intensidad la fuerte transformación demográfica que se produjo en España entre 1940 y 1970: con tendencias algo más estables en Caravaca de la Cruz, Bullas y Calasparra, y menos regulares en Cehegín y Moratalla.

El promedio de habitantes por municipio era de 10.860 en 1900 y de 14.355 en 1940 (máximo histórico; 14.350 en 1950); bajó a 11.749 en 1970 (mínimo histórico); y en 2005 es de 13.982. La población actual, de casi 70.000 habitantes, representa el 129% de la de 1900 (54.300 habs.), pero solo el 97% de la de 1940 (71.775 habs., máximo histórico). Desde 1991 se ha incrementado en un 14%. Para la evolución conjunta de la comarca de 1900 a 2005 véase la línea naranja del cuadro 1 (comarcas de Murcia, salvo el campo de Cartagena y la huerta de Murcia, que pueden verse en este otro cuadro).

Este incremento total es comparativamente bajo para el conjunto de la región, puesto que en esta última la población actual supone el 231% de la de 1900, y ha aumentado un 28% desde 1991. Pero son cifras comparativamente altas para el conjunto de esta zona de interior, si observamos que la comarca más cercana por el norte, la albaceteña Mancomunidad de Municipios de la Sierra del Segura, ha perdido un 41% de habitantes desde el principio del siglo pasado (-63% desde 1950). Podemos calificar la comarca del Noroeste, por tanto, de zona de transición; el caso más claro es justo el del municipio más septentrional y montañoso (véase más adelante, y téngase en mente la distribución general de la población española, como se describe en el artículo Demografía de España).

Este crecimiento moderado explica, como se ve en el cuadro 1, la pérdida de importancia relativa de la comarca del Noroeste: si entre 1900 y 1970 era la cuarta comarca más poblada de la región, en 2005 es la séptima. Visto desde otro punto de vista: en 1900 el Noroeste representaba el 9,4% del total de la población murciana; en 1930, el 10,6% (máximo histórico); y en 2005, tras un descenso continuado, acoge al 5,2%. En el total comarcal la han superado la Vega Media del Segura (que ha experimentado un tirón similar y bastante paralelo al de la huerta de Murcia), y dos comarcas costeras: el Bajo Guadalentín (con Mazarrón) y el Mar Menor. Eso responde a una evolución general de la región: más importancia de la capital, del turismo de costa y de los cultivos de agricultura intensiva e invernadero (compárese a este respecto la evolución de Lorca y el Alto Guadalentín con la del Noroeste; es un factor que también ha influido mucho en el auge del Bajo Guadalentín). Por otro lado, desde el inicio de la etapa de recuperación (+19% desde 1970) la evolución ha sido algo menos positiva, pero comparativamente paralela a la de otras comarcas de interior esencialmente agrícolas, como el Altiplano (+64% desde 1900, +41% desde 1970, +22% desde 1991) y la Vega Alta del Segura (+150% desde 1900, +28% desde 1970, +12% desde 1991).

Desde 1970, y sobre todo desde 1990, se vive en toda la comarca del Noroeste una situación de incremento demográfico (cuadros 2 y 5).

Moratalla, el municipio geográficamente más segureño, es una excepción: no hay aumento, sino estabilidad en torno a los 8.500 habitantes. Moratalla es asimismo el único municipio de la comarca en el que la población de 2005 es inferior a la de 1900: un 33% (-42%, respecto de 1940). Véase a la luz de las cifras indicadas arriba para la sierra del Segura (-41% desde 1900, -63% desde 1950) y de la comparativa hipotética del cuadro 3.

Los demás municipios superan ampliamente las cifras de 1900 (+32% en Cehegín, >50% en los demás casos). En cambio, solo dos municipios tienen hoy más población que en 1950: Bullas (+20%) y Caravaca de la Cruz (+14%); Calasparra y Cehegín están ligeramente por debajo (-5% y -4%, respectivamente). Véanse las entradas de cada localidad, para análisis particularizados de cada caso.

Al principio



Región de Murcia

Bandera de la Región de Murcia

La Región de Murcia es una comunidad autónoma de España, situada en el sudeste de la Península Ibérica, entre Andalucía (provincias de Granada y Almería) y la Comunidad Valenciana (provincia de Alicante), y entre la costa mediterránea y Castilla-La Mancha (provincia de Albacete). Su capital es la ciudad de Murcia, que es sede de los órganos institucionales regionales, con excepción de la Asamblea Regional, que tiene su sede en Cartagena.

Algo menos de un tercio de la población total de la Región de Murcia vive en Murcia capital, y la región es la mayor productora de frutas, verduras y flores de Europa. Tiene viñedos importantes cerca de los municipios de Bullas, Yecla, y Jumilla, que poseen denominación de origen. Su territorio es cálido y en su mayoría semiárido; a pesar de ello, su agricultura es tradicionalmente de regadío. El pico más alto de la región es Revolcadores, de 2.001 msnm.

Hay importantes fallas regionales en todas las zonas, como la Falla de Alhama de Murcia, la Falla de Bullas-Archena o la Cicatriz Nor-Bética, junto a la intersección con otras fallas menores.

Tradicionalmente se ha considerado que el pico de Revolcadores, perteneciente al macizo de mismo nombre, era el más alto de la Región de Murcia, con 2.027 metros de altura; pero en las mediciones de los últimos mapas del SNIG (Servicio Nacional de Información Geográfica de España) Revolcadores figura con 1.999 m y es una cumbre del mismo macizo, ligeramente más septentrional, la más elevada: Los Obispos, con 2.015 m de altitud.

Aproximadamente el 27% del territorio murciano corresponde a relieves montañosos, el 38% a depresiones intramontanas y valles corredores, y el 35% restante a llanuras y altiplanicies.

La Región de Murcia disfruta de un clima mediterráneo de tipo semiárido, con unos inviernos suaves (11º de media en diciembre y enero) y unos veranos calurosos (con máximas de 40º). La temperatura anual media es de 18º.

Con unas precipitaciones escasas de unos 300 a 350 mm por año, la Región tiene entre 120 y 150 días al año donde el cielo está totalmente despejado. Abril y octubre son los meses con más precipitaciones, siendo frecuentes las trombas de agua en un solo día.

La distancia respecto al mar y el relieve hace que existan diferencia térmicas entre la costa y el interior, sobre todo en invierno. Mientras que en el litoral las temperaturas rara vez descienden de 10º, en las comarcas del interior no se suele sobrepasar los 6ºC y sus precipitaciones son mayores (hasta 600 mm).

La ciudad de Murcia posee el récord de temperatura del siglo XX de España y del siglo XIX atendiendo a datos oficiales de la época. Fueron los 47,2° del 4 de julio de 1994. El invierno de 2005 fue el más frío en mucho tiempo, llegando incluso a nevar en el litoral murciano.

Además en la Región se encuentra el lago natural más grande de España: la albufera del Mar Menor. Es una laguna (abierta al mar) de agua salada, situada junto al Mar Mediterráneo. Sus especiales características ecológicas y naturales hacen del Mar Menor un paraje natural único y el lago de agua salada más grande de Europa. De forma semicircular, está separado del Mar Mediterráneo por una franja de arena de 22 km de longitud y entre 100 y 1200 m de anchura, denominada La Manga del Mar Menor. La laguna ha sido designada por Naciones Unidas como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo. En su perímetro litoral cuenta con 73 km de costa en la que se van sucediendo playas de aguas transparentes y poco profundas (la profundidad máxima no es superior a 7 metros), y con 170 km² de superficie.

La costa mediterránea y del Mar Menor han necesitado protección ambiental para preservar los valores naturales de las mismas. Asimismo importantes espacios del interior se encuentran amenazados por la presión urbanística o de explotación intensiva. A esto hay que unir la variedad natural de la región y sus contrastes que la dotan de una gran riqueza biológica y ambiental.

Los parques naturales existentes son: Sierra Espuña, Carrascoy y El Valle, Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán, Cabo Cope y Puntas de Calnegre y las sierras de la Pila y el Carche. Aunque también existen paisajes y reservas protegidas, lugares de interés comunitario, zonas de especial protección para las aves y reservas submarinas.

Los Cartagineses establecieron una colonia comercial en Cartagena, sobre lo que se cree que fue la antigua ciudad íbera de Mastia, según autores de la antigüedad, denominándola Qart Hadasht (Ciudad Nueva en fenicio) al igual que su homóloga africana, fue conquistada por los romanos que la rebautizaron como Carthago Nova, para diferenciarla de la Carthago africana. Para los comerciantes cartagineses, el territorio montañoso sólo era el área de influencia de su emporium costero. Bajo el Imperio Romano, el territorio de la actual Región de Murcia formó parte de la Provincia Carthaginense, durante el dominio visigodo se mantuvo la misma distribución provincial, salvo durante la dominación del sureste hispano por los bizantinos, en el que fue incluido el territorio dentro de la Provincia de Spania con capital en Carthago Spartaria (Cartagena). Con la dominación musulmana, se introdujo la agricultura de regadío y de latifundios, del que aún depende la economía de la Región. Durante esta época constituyó el Reino de Tudmir, Reino de Teodomiro, que era un conde visigodo, es decir un gobernador de provincia, el último gobernador de la Provincia Carthaginense y primer rey de la región, este reino fue el último reducto autónomo visigodo que quedó en la peninsula, con capital en Orihuela, y del que formaban parte, de acuerdo con Idrisi, aparte de Orihuela, Lorca, Mula y Chinchilla.

La Taifa o Reino de Murcia, fue uno de los reinos en que se dividió el Califato de Córdoba, se fundó con capital en Madinat Mursiya (Murcia), después de la decadencia del Califato Omeya de Córdoba en el siglo XI. Aquel reino incluía, además del actual territorio de la Región de Murcia, parte de la actuales provincias de Albacete, provincia de Almería y de la provincia de Alicante. Después de la Batalla de Sagrajas en 1086 la dinastía de los Almorávides se extendieron por todas las taifas y reunificaron Al-Ándalus. Fernando III el Santo consiguió el vasallaje del reino musulmán de Murcia en 1243, entrando su hijo, el futuro Alfonso X el Sabio, en la capital en 1244. Los sucesivos incumplimientos de lo pactado en Alcaraz llevó a la sublevación de los musulmanes murcianos en 1264, siendo definitivamente sofocada la rebelión en 1266 por las tropas aragonesas de Jaime I el Conquistador. En 1296, aprovechando el conflicto dinástico del Reino de Castilla con Fernando de la Cerda, el territorio fue conquistado por el rey de la Corona de Aragón, Jaime II de Aragón, anexionándolo al Reino de Valencia. Por los pocos años que duró el dominio aragonés, esta conquista no tendría su relevancia si no fuera por una importante repoblación de cristianos aragoneses, que convirtió en minoría los colonos castellanos de repoblaciones anteriores. En 1305, por el Tratado de Elche, Don Jaime "el Justo" devolvió a Castilla gran parte del territorio conquistado, permaneciendo las comarcas del valle del Vinalopó, El Campo de Alicante, y la Vega Baja en el Reino de Valencia. La Taifa de Murcia, pasó a denominarse con la conquista Reino de Murcia, sin menosprecio a su situación anterior pues las taifas eran también reinos y la ciudad de Cartagena dentro del Señorío de Cartagena, aunque en un principio gobernada por los adelantados del Reino de Murcia, la familia Fajardo, posteriormente fue administrada directamente por la Corona de Castilla, que eran a su vez reyes de Murcia. El Reino de Murcia perduró con tal denominación hasta 1833.

La Región de Murcia tiene una población de 1.426.109 habitantes de los cuales casi un tercio (30,2%) vive en el municipio de Murcia. Esta cifra representa el 3,09% de la población española. Además, tras Ceuta y Melilla, tiene el saldo vegetativo y la tasa de natalidad más elevadas del país.

En el periodo 1991-2006 la población murciana creció en un +29,32%, frente al +13,38% que había crecido el conjunto nacional. Un 14,5% de sus habitantes son de nacionalidad extranjera según el censo INE 2007, cuatro puntos por encima de la media española. Las colonias de inmigrantes más importantes son la marroquí, la ecuatoriana, la británica, la boliviana y la colombiana.

El artículo 3.2 del Estatuto de Autonomía establece que «la Comunidad Autónoma de Murcia se organiza territorialmente en municipios y comarcas».

La Región de Murcia está dividida en tan sólo 45 municipios. Varios de ellos rozan o incluso superan los 1.000 km² de extensión, como Lorca (1.676 km²), que es el segundo municipio más extenso de España después de Cáceres, en Extremadura.

Por este motivo, es común la división de los municipios en pedanías y diputaciones; así, el municipio de Murcia posee 54 pedanías y el municipio de Cartagena 24 diputaciones. En la Región de Murcia hay 66 diputaciones (pertenecientes a los municipios de Cartagena, Lorca y Totana) y 295 pedanías (del resto de municipios). Albudeite y Pliego no tienen pedanías ni diputaciones.

En contraposición con éstos de gran tamaño el Término Municipal de Alcantarilla ostenta la densidad de población más alta de la Región, con 2491,26 hab/km², y una de las más altas de España.

En la Región de Murcia suelen distinguirse 12 comarcas, aunque no están ni reconocidas ni delimitadas oficialmente. El Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia configura la comarca como uno de los elementos de su organización territorial, pero la Asamblea Regional de Murcia no ha promulgado ninguna ley de comarcalización, por lo que, de momento, tales comarcas carecen de personalidad jurídica.

La Región ha sido tradicionalmente agrícola debido a su buen clima y sus tierras fértiles. Sin embargo, debido a las sequías de los años 1990, la construcción y el turismo se han convertido en las bases de la economía murciana. Aun así la agricultura sigue siendo un motor importante de desarrollo en la Región, la cual es considerada la Huerta de Europa.

También son relevantes otro tipo de industrias como la conservera, la del mueble o la naval.

Iberdrola es la empresa que presta el servicio eléctrico en la Región de Murcia.

DEGESCO es la asociación regional que agrupa a setenta gasolineras independientes.

El Centro Tecnológico de la Energía y del Medio Ambiente (CETENMA) engloba a instituciones públicas y empresas.

La Región de Murcia cuenta con tres periódicos diarios: La Verdad, La Opinión y El Faro.

La red ferroviaria de la Región de Murcia es escasa; basada en vía única sin electrificar en todos sus tramos a la excepción de los 10km comprendidos entre Murcia Del Carmen y Murcia-Cargas. Tanto las estaciones como el tendido y el material rodante están operados por RENFE.

La Región vio como su red ferroviaria disminuía al paso de los años cuando el Ministerio de Fomento decidió cerrar todos aquellos tramos que consideró como no rentables quedando cientos de kilómetros y estaciones en abandono; entre ellas, la estación de Murcia-Zaraiche, que ahora es propiedad de Aguas de Murcia y el tramo Alcantarilla-Lorca-Baza, quedando el levante español y Andalucía incomunicados por vía ferrea.

Murcia dispone de un tramo de este tipo, también llamado de ancho métrico, operado por FEVE. Discurre entre Cartagena y Los Nietos pasando por La Unión. En la línea sólo presta servicio la S1 de FEVE Cercanías.

Hasta la primera mitad del Siglo XX Murcia, como otras muchas ciudades españolas, disponía de una amplia red de tranvías urbanos e interurbanos. Con la llegada de la era del petróleo fueron sustituidos por autobuses. En el año 2002 el Ayuntamiento de Murcia retoma de nuevo la idea del tranvía al igual que lo han hecho en otras capitales.

Actualmente presta servicio la línea 0 de metro ligero en el tramo Murcia-Zaraiche a Parque Empresarial Juan Carlos I y ya están proyectadas y listas para ejecución tres líneas más: la líena 1 que unirá Murcia con el Campus Universitario de Espinardo; la línea 2 que unirá Murcia con Alcantarilla y Espinardo y la línea 3, que irá desde Murcia a la Ciudad Sanitaria, en El Palmar.

La capital de la Región es la ciudad de Murcia, que es sede de los órganos institucionales regionales, con excepción de la Asamblea Regional, que se encuentra en la ciudad de Cartagena.

La Administración de la Región de Murcia corresponde a la Comunidad Autónoma.

En parte de la Región de Murcia, sobre todo en la cuenca del Segura, se habla un castellano con algunas particularidades al que el folklorismo decimonónico dio en denominar panocho, que no está presente en otras zonas del territorio, con sus propias variedades dialectales.

Restos del influjo de los repobladores aragoneses es la pervivencia del grupo consonántico -ns- por ejemplo en ansa; o el uso del sufijo diminutivo -ico.

Pero lo más característico del habla de Murcia es la influencia posterior del español meridional, dada la vecindad de Murcia con Andalucía. Así en la apertura del diptongo ai por ei: sais . O la aspiración de -s final, que deja la palabra con una vocal muy abierta.

Por otro lado, tanto en el campo de Cartagena como en zonas lindantes con Alicante se da el seseo de origen valenciano.

En el léxico de la Región de Murcia se perciben, cada vez menos ya en la lengua presente, los arcaísmos del castellano y del aragonés, así como la cercanía del español de Andalucía. El influjo de los arabismos se deja sentir en la misma proporción que en castellano de otras regiones, destacando aquellos propios de la agricultura huertana.

En una pequeña zona en la frontera con Valencia, el Carche, se solía hablar valenciano desde fines del siglo XIX. Hoy en día el valenciano de Murcia está en estado de desaparición.

Fundada en 1912. Está formada por 4 campus (el de la Merced, el de Espinardo, el de Ciencias de la Salud en el Palmar, todos ellos en la ciudad de Murcia y el de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la población costera de San Javier) en los que estudian unos 38.000 alumnos.

Universidad privada fundada en 1996. Se ubica en un único campus junto al Monsaterio de los Jerónimos.

El 9 de junio se celebra el Día de la Región de Murcia, conmemorando el aniversario de la promulgación de la Ley Orgánica del Estatuto de Autonomía.

Además de otras muchas que tienen declaración de Interés Turístico Regional: en su gran mayoría son fiestas patronales de gran raigambre, despuntando también las celebraciones de Semana Santa, Moros y Cristianos y Carnaval en casi todos los pueblos de la Región.

El clima y las playas de la Región de Murcia, la hacen propensa al turismo denominado de sol y playa. La costa murciana, llamada Costa Cálida, tiene una longitud de 170 km, donde se alternan grandes playas de arena blanca con otras más pequeñas y calas con acantilados. Además, cuenta con el Mar Menor, una laguna litoral con múltiples posibilidades turísticas. Como separación entre este lago salado y el Mar Mediterráneo, se alza La Manga del Mar Menor.

De las 192 playas clasificadas en la Región, 21 están calificadas con bandera azul y otras 19 poseen el sello Q de Calidad Turística otorgado por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), organismo dependiente de la Secretaría General de Turismo del Ministerio de Economía, lo que la convierte en la tercera comunidad autónoma con más playas certificadas con este título, siendo Cartagena, con 10, el municipio español con más playas que poseen esta calificación.

Las posibilidades turísticas se complementan con un creciente interés por el turismo cultural y de ciudad, concentrado en los cuatro núcleos históricos principales: Murcia, Cartagena, Lorca y Caravaca de la Cruz.

El paisaje murciano es más variado de lo que pueda parecer, y ofrece una alta gama de actividades deportivas y de aventura como senderismo, espeleología, vuelos térmicos (ala delta, parapente), escalada, cicloturismo, paseos a caballo, descensos fluviales (rafting, piraguas, kayaks), caza y pesca. La mayoría se concentran en Sierra Espuña, Valle de Ricote y el nordeste de la Región. El turismo rural también se encuentra en auge, principalmente en los alrededores de Caravaca de la Cruz, Totana, Moratalla y Cehegín.

Al principio



Huerta de Murcia

Situación de la comarca de la Huerta de Murcia en la región

La huerta de Murcia comprende las tierras que se riegan con el agua del río Segura y sus filtraciones desde la presa llamada Contraparada hasta el límite de la provincia de Murcia con Alicante. Constituye en sí misma una de las comarcas de esta región española, cuya capital es también la de toda la Comunidad Autónoma: la ciudad de Murcia.

La Huerta de Murcia es una valle por el que discurre el río Segura que a lo largo de toda la Era Cuaternaria ha ido depositando con sus avenidas un lecho fértil para el cultivo, los aportes del río Guadalentín que desemboca en el Segura aguas abajo de la ciudad de Murcia, también han contribuido a la formación de la Huerta. Los primeros pobladores prehistóricos no habitaron el fondo del valle por ser tierras pantanosas y con alto riesgo de inundaciones, encontrándose restos argáricos en las faldas de los montes que bordean el valle del Segura.

Aunque los romanos ya cultivaban en la Huerta de Murcia, fueron los musulmanes los que desecaron los terrenos pantanosos y crearon un sistema de riego y de drenaje muy eficaz a partir de la Contraparada.

Con la Reconquista de Murcia por Alfonso X el Sabio, muchos musulmanes huyeron a Granada y grandes terrenos de la Huerta quedaron despoblados. El rey Alfonso repartió entre los cristianos los bancales de la huerta en pequeñas superficies, apareciendo entonces el minifundio.

Al final de la Reconquista, en el siglo XVI, se produjo un importante desarrollo agrícola con la introducción del naranjo y la morera, con la base de la industria de la seda. En este siglo se construyeron importantes obras hidráulicas como el malecón, la supresión de meandros del río, el encauzamiento de algunos tramos y de acequias y la construcción de las norias que elevaban el agua a bancales más altos para su riego.

Otras zonas de la Región de Murcia tales como el Campo de Cartagena, Valle del Guadalentín, Mazarrón, Aguilas etc han superado a la tradicional Huerta de Murcia como zona de mayor importancia agrícola.

Evolución demográfica de la Huerta de Murcia (línea gris) en comparación con las otras comarcas de la región.

Evolución del peso relativo de la Huerta de Murcia en el total de la región.

Evolución demográfica de la comarca (negro) y del municipio de Murcia (azul).

Evolución demográfica de Alcantarilla, Beniel y Santomera.

La red de riego de la Huerta de Murcia es de las más antiguas de España y proviene de la época musulmana, en que se construían presas o azudes sobre el cauce del río, una de las más importantes existente en la actualidad es la Contraparada, a 7 kilómetros aguas arriba de la ciudad de Murcia.

El agua que se desvía del río es conducida por dos acequias mayores que discurren por los márgenes del Segura, la derecha o Alquibla (cuya etimología en lengua árabe significa "el Sur"), y la izquierda o Aljufía (que proviene del árabe "el Norte").

En tierras por encima de las acequias el agua es elevada mediante norias, un artilugio hidráulico movido por impulso de la corriente de agua que la eleva en sus calgilones a terrenos más altos.

Las Ordenanzas de la Huerta de Murcia tienen una larga historia. Se basan probablemente en las costumbres iniciadas y seguidas por la población musulmana que creó el sistema de riegos. Existe a partir de ahí toda una serie de documentos que recogen la normativa vigente a lo largo de las épocas. Las primeras Ordenanzas escritas datan del siglo XIV. Posteriormente se compilaron las de 1594, 1695 y 1702; éstas son las que se aplicaron durante un periodo de tiempo más dilatado. Todas lasordenanzas hasta el siglo XVIII no están ordenadas en cada Compilación, sino que éstas se limitan a recoger las normas que fueron surgiendo hasta el momento de ser compiladas.

Tras la caída del antiguo régimen, la forma de las Ordenanzas varió, estableciéndose un orden por materias y una división en capítulos compuestos de una serie de artículos. Las actuales Ordenanzas datan de 1849, y están basadas en un intento previo, el Proyecto de 1821, que al parecer no llegó a aplicarse por los problemas políticos del momento. No obstante, la actual versión de las Ordenanzas corresponde a las modificaciones de 1991-1992, para adaptarlas a la Ley de Aguas.

Dentro del contenido de las Ordenanzas actuales pueden destacarse las normas referentes a la descripción de la Huerta (Cap. I) y sus cauces (Cap. II), a las mondas u operaciones periódicas de limpieza de los cauces (Cap. III), los repartos o recaudaciones para la realización de objetivos de interés común (Cap. VI), la distribución y aprovechamiento de las aguas (Cap. VIII), y la parte institucional. Ésta describe lo que son los procuradores o representantes del heredamiento (Cap. V), los juntamentos o asambleas (Cap. VII), la Comisión Representativa de Hacendados como órgano ejecutivo (Cap. X), y el Consejo de Hombres Buenos, que es el órgano que resuelve las diferencias relativas a las Ordenanzas(Cap. XI).

Existen dos heredamientos generales, uno a cada lado del río al Norte y al Mediodía. Estos dos heredamientos generales se subdividen en heredamientos particulares que toman el nombre de las acequias con las que riegan. Por tanto, cada heredamiento particular se fundamenta en las tierras que reciben riego de la misma acequia y está formado por los propietarios de éstas, que tienen asimismo derecho al riego al estar asociado a la tierra.

Al principio



Comarcas de la Región de Murcia

Poblacion-comarcas-de-Murcia-1900-2005.png

Esta división comarcal fue realizada en 1980 por José Salvador Fuentes Zorita y Francisco Calvo García-Tornel, catedráticos de Geografía de la Universidad de Murcia, a petición del Consejo Regional de Murcia. Es la más comúnmente utilizada y la única que aparece en la página web de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Jumilla, Yecla.

Águilas, Lorca, Puerto Lumbreras.

Aledo, Alhama de Murcia, Librilla, Mazarrón, Totana.

Cartagena, Fuente Álamo de Murcia, La Unión.

Alcantarilla, Beniel, Murcia, Santomera.

Los Alcázares, San Javier, San Pedro del Pinatar, Torre Pacheco.

Bullas, Caravaca de la Cruz, Cehegín, Calasparra, Moratalla.

Abanilla, Fortuna.

Albudeite, Campos del Río, Mula, Pliego.

Archena, Ojós, Ricote, Ulea, Villanueva del Segura.

Abarán, Blanca, Cieza.

Alguazas, Ceutí, Lorquí, Molina de Segura, Las Torres de Cotillas.

El incremento demográfico medio desde 1900 ha sido del +131%, pero se trata de un aumento concentrado, puesto que solo cuatro de las doce comarcas superan esa cifra, y tres de ellas con mucha diferencia: Mar Menor (+446%), Vega Media del Segura (+416%), Huerta de Murcia (+298%) y Vega Alta del Segura (+150%). El resto de comarcas quedan significativamente por debajo: Campo de Cartagena (+67%), Altiplano y Bajo Guadalentín (+64%), Alto Guadalentín (+53%), Noroeste (+29%), Río Mula (+26%), Oriental (+17%) y Valle de Ricote (-19%, el único caso de despoblación).

Desde 1991, el incremento medio ha sido del 28%. No hay casos de despoblación desde esa fecha; los aumentos más elevados son los de Mar Menor (+78%), Bajo Guadalentín (+47%) y Vega Media (+35%).

Al principio



Provincia de Jaén (España)

Situación de la provincia de Jaén en el mapa provincial de España

Jaén es una provincia española, situada en el interior de Andalucía. Uno de los «cuatro reinos de Andalucía», su territorio actual forma parte de la comunidad autónoma de Andalucía. Limita por el oeste con Córdoba, por el norte, con Ciudad Real, por el este, con Albacete, y por el sur, con Granada. Su capital es la Ciudad de Jaén.

Su superficie es de 13.489 km² con una población de 666.190 habitantes (2008), de los cuales aproximadamente una tercera parte viven en la capital y su área metropolitana. Está compuesta por 97 municipios, entre los cuales destacan, junto con la capital, la ciudad industrial de Linares, además de Úbeda, Andújar, Martos y Alcalá la Real, los cuales superan los 20.000 habitantes.

El clima, que puede clasificarse como de tipo mediterráneo con diferentes subtipos (subtropical, templado y continental), está totalmente influenciado por el Valle del Guadalquivir que, abierto al océano Atlántico, condiciona la circulación atmosférica de la provincia. Así los vientos húmedos oceánicos circulan por el valle en primavera y otoño, produciendo abundantes lluvias (en periodos normales), sobre todo en la vertiente oeste de las sierras béticas.

Jaén es una provincia que tiene un altísimo potencial desde el punto de vista de su numeroso, rico y variado patrimonio. Riqueza monumental, calidad de vida ambiental, el bosque de olivos mediterráneo, tierra de grandes bellezas interiores, pueden ser algunos de los rasgos más definitorios.

La provincia de Jaén está formada por 97 municipios agrupados administrativamente en diez comarcas y judicialmente en diez partidos judiciales.

En el ámbito sociocultural la provincia de Jaén se caracteriza por una manifiesta diferenciación intraprovincial, según la comarca que se considere, debido a la falta de vertebración del territorio.

Genéricamente, contrastan, desde el punto de vista de los valores, dos zonas en la provincia: la que podemos denominar urbana y la de eminente calado rural. La primera está formada por las concentraciones de población situadas en el área centro-occidental y meridional, con ciudades históricas como la propia Jaén, Úbeda, Baeza, Alcalá la Real, Martos, La Carolina y Linares. La otra, por las entidades de población del ámbito de la serranía jiennense (coincide básicamente con la mitad oriental de la provincia). Sin embargo, en la adopción de comportamientos estereotipados, consumo, aspiraciones laborales y otras manifestaciones, el jiennense es prourbano.

La población jienense se caracteriza por ser una de las mas longevas del mundo ya que, según un estudio, los jienenses superan en longevidad la media de España y Europa igualándose a los japoneses. La clave de este dato según los investigadores se debe en parte al consumo de aceite de oliva.

La provincia de Jaén cuenta con una población de 662.751 habitantes (INE, 2006). Supone un incremento de 2.467 nuevos censados en la provincia, un 0,4% más que en el año anterior. De ellos, 117.769 viven en la capital, que también ha registrado un aumento de censados en 229 personas.

La explicación a este incremento de población es sencilla. Por un lado, se ha mantenido el número de nacimientos y el crecimiento vegetativo sigue siendo positivo. Al año nacen unos 6.600 niños y la variación entre unos y otros, que el año pasado volvió a ser negativa, no es considerable. Por otro lado, la inmigración supone también una pequeña subida de los padrones municipales. Por otra parte el crecimiento poblacional de Jaén se basa en un descenso del número de personas que dejan su tierra natal para buscarse el futuro en otras ciudades españolas.

A pesar de este incremento en la población, hay que tener en cuenta que si se consultan las cifras históricas de población en Jaén, se comprueba que hace treinta años había casi el mismo número de personas censadas en la provincia, con sólo 11.000 habitantes menos que ahora. Hace 12 años, la población jienense llegó hasta los 666.767 censados, 4.000 más que actualmente y el mayor número de población que se ha registrado en la historia jienense. Desde el año 1995 el descenso de los habitantes de Jaén ha sido paulatino y sólo a partir de 2003 la cifra ha empezado a recuperarse lentamente.

Por otro lado las mayores densidades de población se dan en el oeste de la provincia y en la capital jienense, que concentra una población del 17,8% del total provincial.

La población extranjera en la provincia de Jaén es de 13.729 habitantes según INE para 2006, lo que supone un 2,07% del total provincial.

Los inmigrantes empadronados en Jaén aumentaron el último año un 30% y concentraron el 45% del crecimiento poblacional de la provincia. Este aumento está por encima del incremento medio español, que fue del 22,9%, aunque la población extranjera asentada en la provincia de Jaén es todavía, en términos relativos, muy inferior a la media andaluza (4,16% en el año 2004) y en España (8,5%), según un estudio de la Universidad de Jaén. Los marroquíes siguen siendo los extranjeros más numerosos en esta provincia.

Además, de los 623 nuevos habitantes de la capital en el último año, 486 eran extranjeros, lo que significa que éstos concentraron el 78% del crecimiento demográfico de la ciudad en el último año.

Al margen de la capital, el mayor número de población extranjera se da en Linares (1.107), Martos (948), Villanueva del Arzobispo (615) y Úbeda (614). En cifras absolutas, donde más creció el número de extranjeros empadronados entre el 1 de enero de 2005 a 1 de enero de 2006 ha sido en la capital jiennense. Ahora bien, en términos relativos, los inmigrantes tienen una mayor presencia en Villanueva del Arzobispo (el 7% del padrón), Hinojares (6,4%), Iznatoraf (6,1%) y Benatae (5,5%).

También es un hecho a destacar aquellos inmigrantes que se desplazan a la provincia sólo en la época de recolección de la aceituna, aunque su residencia es temporal y el número varía de una campaña a otra. En la última campaña han llegado alrededor de 7.000 inmigrantes.

Por nacionalidad, los extranjeros más numerosos en la provincia de Jaén, a fecha de 1 de enero de 2006, son los marroquíes, seguidos de los rumanos, ecuatorianos y colombianos. Sin embargo, son los rumanos los que están registrando una mayor incremento interanual.

Por su geografía, la provincia ocupa una posición de privilegio para propiciar el acercamiento de Andalucía con España y, por extensión, del norte de África con Europa. De hecho, a lo largo de la historia fue en numerosas ocasiones punto de encuentro de pueblos y culturas, y punto de desenlace de importantísimas batallas, como Las Navas de Tolosa, la batalla de Bailén o la Batalla de Baecula, que dejaron aquí su impronta y moldearon el perfil y carácter de unas gentes que se encuentran no lejos de la Meseta, muy cercanas al Levante y a Murcia, incluso por rasgos culturales, y todo ello, sin perder su identidad andaluza propia.

La provincia es conocida como «la Suiza de Andalucía» por la cantidad y variedad de sistemas montañosos que la surcan. Su complejo relieve se completa con la depresión del Guadalquivir. En la Sierra de Segura, en Pontones, nace el río Segura, mientras que en la Cañada de las Fuentes, en el término municipal de Quesada, nace el río Guadalquivir.

La provincia cuenta también con dos importantes ciudades renacentistas, Úbeda y Baeza, que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Las principales carreteras que atraviesan las áreas urbanas de la provincia permiten conectarse rápidamente con otros territorios. Son las carreteras que forman los ejes Norte-Sur, N-IV-Bailén-N-323, y Oeste-Este, N-IV-Bailén y N-322, de titularidad estatal.

Si bien es cierto que la conversión en vía de alta capacidad del primer eje ha respondido a necesidades estratégicas de carácter nacional, no cabe duda de que estas autovías han mejorado la posición de la provincia de Jaén en el sistema nacional e internacional de territorios, pues han contribuido a incrementar la calidad de las relaciones con los grandes centros de demanda y servicios regionales y nacionales, especialmente con Madrid, Córdoba, Sevilla y Granada, ciudades con las que la provincia mantiene obligadas relaciones administrativas.

Queda por desarrollar sin embargo una actuación vital, el principal eje vertebrador de la provincia de oeste a este, que es la actual N-322 (futura A-32), que será el enlace a través de Albacete con Murcia y el próspero Levante, tan vital para el desarrollo de Jaén, aunque su ejecución va muy retrasada. Otra vía importante será la Autovía del Olivar, en proceso de ejecución para unir Úbeda con Estepa (provincia de Sevilla) pasando por la capital, numerosas localidades de la provincia y de la subbetica cordobesa.

En el territorio provincial no existe aeropuerto propio; sin embargo, como medida singular se designó simbólicamente al Aeropuerto de Granada como Aeropuerto Internacional Federico García Lorca de Granada y Jaén, que dista 106 km de Jaén, 175 km de Úbeda y unos 200 km de Cazorla; razón por la que sigue siendo una legítima reclamación provincial.

Otros aeropuertos cercanos son el de Albacete y el de Córdoba. Sin embargo actualmente se está construyendo otro aeropuerto en la provincia de Ciudad Real, el Aeropuerto Central CR, y otro para la ciudad de Antequera.

En cuanto al ferrocarril, puede decirse que las comunicaciones férreas de la provincia de Jaén son bastante deficientes después del desplazamiento de servicios hacia el NAFA (nuevo acceso ferroviario de Andalucía) a través de Córdoba por la vía del AVE.

El mayor nudo de comunicaciones de la provincia se encuentra en la Estación Linares-Baeza; le siguen la Estación de Espeluy (en el municipio de Espelúy) y la Estación de Jaén. También subsisten las estaciones de Andújar y la de Jódar-Úbeda, aunque la reducción de sus servicios hace que su futuro sea incierto.

La mayor inversión prevista para la provincia en cuanto a ferrocarril se refiere es la futura línea Madrid-Jaén por AVE y la conexión a la velocidad alta andaluza por Córdoba. Aun así, el ferrocarril está muy relegado por las administraciones, aunque históricamente tuvo una gran importancia. Por tanto, los principales accesos que le quedan a la provincia son por carretera.

No obstante, las comunicaciones han sido, y siguen siendo la gran rémora que no permite despegar a la provincia.

La provincia de Jaén es el mayor productor mundial de aceite de oliva, de ello que gran parte de la economía jiennense se basa en el monocultivo del olivo.

La consideración de sector estratégico del olivar y del aceite de oliva es incuestionable y no sólo por su aportación a la riqueza y al empleo provincial, sino también por las repercusiones sociales, ambientales y culturales.

La provincia de Jaén, con 550.000 hectáreas de olivar, representa más del 25 por 100 de la superficie española y el 42 por 100 de la andaluza, produciendo en torno al 45 por 100 del total nacional de aceites de oliva. Desde una perspectiva interna, el 78 por 100 de la superficie agrícola de la provincia se destina al cultivo del olivar, que es mayoritariamente de aceituna para almazara.

Por otro lado, el concepto de «aceites y derivados» representa más del 90 por 100 de la producción final agrícola de la provincia, porcentaje que adquiere una importancia manifiesta si se considera que el sector agrario en el conjunto de actividades económicas supone alrededor del 20 por 100.

Las cifras anteriores son claros indicadores de la importancia del sector olivarero y oleícola en la economía provincial, constituyendo un recurso esencial para una buena parte de la población, además, por la gran cantidad de mano de obra que ocupa tanto directa como indirectamente. En este sentido, una campaña normal genera, aproximadamente, 8 millones de jornales de recolección y más de 150.000 de molturación, cuyo valor económico es de alrededor de 300 millones de euros.

Al principio



Provincia de Alicante

Situación de la provincia de Alicante en el mapa provincial de España

Alicante (en valenciano, Alacant) es una provincia española. Se encuentra en la costa este de la Península Ibérica, y es la provincia más meridional y menos extensa de la Comunidad Valenciana (16,94% de su territorio). No obstante, es la cuarta provincia más poblada del país, con 1.891.477 habitantes en el 2008 y la más densamente poblada de la Comunidad Valenciana. Su capital es la ciudad de Alicante y cuenta con 24 municipios de más de 20.000 habitantes, siendo de las provincias con mayor grado de urbanización.

La provincia de Alicante limita al oeste con las provincias de Murcia y Albacete, al norte con Valencia, y al este con el mar Mediterráneo.

Con el Tratado de Almizra en 1244, se estipuló que la zona al sur de la línea imaginaria trazada por los municipios de Biar, Jijona, Busot y Villajoyosa eran del Reino de Castilla, hasta que con la Sentencia Arbitral de Torrellas del año 1304 quedó bajo la administración del Reino de Valencia y, por tanto, bajo la soberanía real de la Corona de Aragón. Dentro del Reino, constituía la demarcación de Ultra Saxonam (o más allá de Jijona). Desde el punto de vista administrativo, toda esta zona quedó bajo la Procuración General de Orihuela, que se convirtió en 1363 en Gobernación General. Las tierras del norte de la provincia quedaron bajo la lugartenencia Ultra Xucorum (o más allá del Júcar), dentro de la gobernación de Valencia.

Hasta finales del siglo XVII, toda la costa de la provincia estuvo azotada por las incursiones de piratas berberiscos, que obligaron a fortificar y a crear nuevos núcleos de población cristiana en la costa. En ocasiones, llegaron a tomar cautivos a todos los habitantes de pueblos enteros, como hicieron en Benidorm en 1448 o en Calpe en 1637. Muy a menudo, los ataques de los piratas se realizaban con la ayuda de los moriscos, que veían a los berberiscos como sus hermanos de fe y sus posibles salvadores de la opresión cristiana, lo que constituyó una de las razones esgrimidas para su expulsión.

Desde principios de la Edad Moderna, a partir del S. XVIII, se produjeron diversos pleitos entre Alicante y Orihuela por la capitalidad de la Gobernación que ganó Orihuela por su importancia historica y su población numérica que superaba a la de Alicante con creces. Orihuela consiguió en 1564 erigirse en sede episcopal (separándose de la de Cartagena, de la que dependía hasta entonces la gobernación) y en 1547 se fundó en la capital de la Gobernación la real y Pontificia Universidad de Orihuela regentada por los dominicos, que estaría en funcionamiento hasta la 1835. Sin embargo, el ascenso de la ciudad de Alicante, puerto de salida de los productos de Castilla, hizo que, desde 1647, Alicante fuese la capital de la Bailía General.

Con el Decreto de Nueva Planta de Felipe V del año 1707, se solucionó la rivalidad entre Orihuela y Alicante dividiendo la antigua Gobernación Ultra Saxonam en dos corregimientos, el de Alicante y el de Orihuela siguiendo ostentando Orihuela la Capitalidad de la Gobernación. El norte de la provincia se encontraba incluido, a partir de entonces, dentro de los corregimientos de Jijona, Alcoy y Denia. Desde la Ilustración, hubo varios proyectos de división provincial de España, superando las divisiones feudales del Antiguo Régimen; el primer intento serio fue el de Miguel Soler, elaborado entre 1799 y 1805, que sería posteriormente retomado por las Cortes de Cádiz, aunque la vuelta al absolutismo de Fernando VII frenó su desarrollo. En 1833 se realizó la primera división provincial española efectiva; en el caso de la provincia de Alicante, se formó básicamente a partir de la antigua Gobernación Ultra Saxonam, a la que se añadirían por el norte la Hoya de Castalla, la Hoya de Jijona, la Serranía de Alcoy, el Marquesado de Denia y los Valles de Pego. En 1836 se ampliaría la provincia al oeste con la incorporación de las poblaciones entonces castellanas de El Marquesado de Villena y La Villa de Sax.

La provincia posee un relieve bastante montañoso y accidentado, a excepción de algunos valles fluviales al sur. Sus montañas forman parte del sistema Bético y forman varias cadenas paralelas, dirigidas de suroeste a noreste, entre las que se encuentran las sierras de Mariola, de la Carrasqueta, de Crevillente, de Salinas, del Maigmó, del Cid o de Bernia. La cumbre de la provincia es el pico de Aitana, en la sierra homónima, con 1.558 metros de altitud, a la que siguen el Puig Campana, con 1.406 metros, y el Montcabrer, en la sierra de Mariola, con 1.389 metros.

Las zonas llanas corresponderían, sobre todo, a la zona sur-sureste, donde confluyen las zonas bajas de dos valles, el del Segura y el del Vinalopó, formando una zona de vega y huertas.

La provincia de Alicante únicamente cuenta con un curso de agua significativo, el río Segura que tiene sus últimos 36 km al sur de la provincia, en la comarca de la Vega Baja. El río autóctono más importante es el Vinalopó que atraviesa Villena, Elda y Elche. Otros cursos dignos de señalar son, de norte a sur, los ríos Serpis, Girona, Gorgos, Algar, Amadorio, Monnegre y la Rambla de las Ovejas.

La densidad de población de la provincia de Alicante es muy elevada (de 325 hab/km² en el 2008), lo que la sitúa como la quinta más densamente poblada de España y la primera de las tres provincias valencianas.

Quedan, por tanto, como áreas con menor densidad de población las zonas de montaña que separan la costa de los valles interiores, la parte occidental del Valle del Vinalopó y algunas zonas despobladas en el sur de la Vega Baja dedicadas al monocultivo de cítricos en grandes extensiones.

El tradicional reparto equitativo de la población en el territorio alicantino que se dio durante buena parte del siglo XX está desapareciendo en los últimos años, conentrándose la población en la costa y estancándose, incluso llegando a disminuir en algunas zonas del interior, como Alcoy.

Desde el primer censo oficial, en 1857, hasta los últimos datos de población de 2008, la provincia de Alicante ha aumentado su peso demográfico en el conjunto de España y de la Comunidad Valenciana de forma significativa, siendo siempre positivo el crecimiento intercensal. Ya durante la segunda mitad del siglo XIX su peso aumentó ligeramente debido a que su crecimiento vegetativo era mayor que la media española y a que la costa mediterránea empezaba a ser un centro de atracción para los habitantes de otras regiones, pero de forma muy moderada a la que se desarrollaría en la segunda mitad del siglo XX.

Durante la primera mitad del siglo XX el crecimiento de la población fue menor que el del resto de España, perdiendo peso la provincia, y lo mismo sucedía a esacala de la Comunidad Valenciana. Este hecho se explica por una cierta emigración hacia las colonias francesas del norte de África y un crecimiento vegetativo que, siendo positivo, era menor que en otras regiones con tasas de natalidad mucho más altas. Así la provincia de Alicante pasaba de suponer en 1900 el 2,53% de España y el 29,68% de la Comunidad Valenciana, al 2,26% y 27,48% respectivamente, en 1950.

Desde la década de 1960 el crecimiento demográfico se aceleró fuertemente, superando con creces el de la media española, lo que ha provocado un aumento muy significativo del peso relativo de la provincia en el conjunto del país. Se debió, ya no solo al aumento de la natalidad tan notorio en la España de postguerra, sino a la inmigración procedente de las regiones próximas: Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía oriental. Este crecimiento supuso cambio en la estructura de la población con un aumento de la población joven. Esta es la causa por la que durante las décadas de los 80 y 90, aunque el saldo migratorio no ha sido tan espectacular, la provincia haya seguido aumentando de población y de peso, ya que la natalidad se ha mantenido más alta que en el resto de España por dicha estructura demográfica joven.

Desde finales de los 90 ha vuelto a aumentar el saldo migratorio, incluso con tasas superiores a las de las décadas de los 60 y 70, con la llegada de inmigrantes de Europa, Hispanoamérica y el Magreb, fundamentalmente. Actualmente, con un 4,10% de la población española y un 37,60% de la valenciana, la provincia de Alicante se encuentra en su momento de mayor importancia demográfica y económica de toda su historia con respecto al resto de España, siendo ya la 4ª provincia más poblada por detrás tan solo de Madrid, Barcelona y Valencia.

Las proyecciones de población efectuadas por el Instituto Valenciano de Estadística dan la cifra de 2.068.797 habitantes para 2010, lo que supondría un 38,49% de la población de la Comunidad Valenciana, aumentando todavía más el peso demográfico de la provincia a escala autonómica y nacional.

Según la actualización padronal de 2007, el 21,40% de la población de la provincia de Alicante es de nacionalidad extranjera, un total de 390.577 personas. Esta cifra supone el mayor porcentaje de todas las provincias españolas y más del doble de la media española (9,92% de extranjeros). Esto se explica porque en la provincia de Alicante, al igual que en otras costeras como Baleares, Málaga o las de Canarias, la inmigración procede de distintas regiones de la Tierra, de modo que su volumen es mayor.

Entre la población foránea se debe distinguir entre los nacionales de otros países de Europa Occidental (10,8% del total de la población provincial), atraídos principalmente por el clima, las playas y la buena calidad de vida (efecto Sun Belt), y una inmigración más puramente económica y reciente, procedente mayoritariamente de Iberoamérica, Europa del Este y norte de África. Los inmigrantes de otras regiones son minoritarios, aunque aún así hay gente de 107 nacionalidades distintas, sin incluir la española.

La presencia masiva de residentes europeos es de tal magnitud que, en varios municipios de la provincia la población censada extranjera es superior a la española, como ocurre en San Fulgencio la localidad que tiene el mayor porcentaje de población foránea de toda España, con un 73,94% de extranjeros (INE 2006). Esto también sucede en varios municipios de más de 10.000 habitantes: Rojales, Teulada, Calpe, Alfaz del Pi, Jávea y Torrevieja. De los 21 municipios españoles donde se producía tal situación, 15 se encontraban en la provincia de Alicante, según el padrón de 2006 del INE. Este fenómeno de concentración de residentes europeos, al principio limitado al litoral, se está extendiendo a muchas pequeñas poblaciones del interior, invirtiendo bruscamente el ciclo de despoblamiento que muchas de ellas sufrían desde el siglo XIX debido a un fuerte éxodo rural hacia las ciudades y la costa (véase Aguas de Busot, La Nucía, Hondón de los Frailes). Esta población se asienta normalmente en urbanizaciones de viviendas unifamiliares, próximas a la costa, campos de golf y otros servicios turísticos. Suelen ser personas jubiladas por lo que se plantean problemas como las prestaciones sanitarias, lo que ha incrementado notablemente el gasto sanitario en buena parte de la provincia, lo que hace plantearse realmente el beneficio de este tipo de inmigración.

Por su parte la inmigración por motivos económicos se asienta también en las zonas turísticas, ya que es donde más mano de obra requieren sectores como la hostelería y la construcción, pero también trabajan en otros sectores como la industria, en especial el calzado, y los servicios domésticos y a la comunidad. La población procedente de Hispanoamérica y del Magreb ha contribuido decisivamente, al igual que en el resto de España, al aumento de la natalidad, lo que compensa el envejecimiento demográfico de los españoles y de la inmigración de Europa Occidental y del norte.

Valenciano y castellano; este último, propio del sur y el interior, va ganando terreno en general. En la ciudad de Alicante (dentro de la zona valencianoparlante) se hace un uso minoritario del valenciano.

Al principio



Source : Wikipedia