Climatología

3.4063344920159 (2589)
Publicado por t800 31/03/2009 @ 10:10

Tags : climatología, ciencias de la tierra, ciencia

últimas noticias
El Ayuntamiento de Forua (Bizkaia) inaugura en el barrio de ... - Europa Press
Se trata de la única estación Termopluvio automática representativa de toda la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, gracias a la que se obtendrán series climatológicas, que permiten establecer la climatología media del lugar. Además, está previsto que...
Este invierno será menos frío - Lanacion.com (Argentina)
Las temperaturas en general serán normales o superiores a las normales", señaló el climatólogo José Luis Stella, del Departamento de Climatología del Servicio Meteorológico Nacional (SMN). El especialista del SMN explicó que en la zona del Litoral y...
La humedad se dispara y Alicante registra uno de los días más ... - Información
El responsable del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, corroboró ayer que "la culpa" de la calima se debió a la "elevada humedad ambiental", que estuvo en torno al 75%, y destacó que la "sensación térmica" rondó los...
La entrada de aire del Sáhara anticipa el verano - Información
La sensación de bochorno fue aún mayor debido a la brusca caída de la humedad que no superó el 35%, según los datos recogidos en el Laboratorio de Climatología de la Universidad de de Alicante. La previsión anuncia que la situación se prolongará...
El Huesca opone su honor a la necesidad del Hércules - AS
La retransmisión del partido y la mala climatología prevista no auguran el mejor ambiente en El Alcoraz. "El Hércules te puede sorprender de todas las maneras. Están ahí por méritos propios y es un equipo que tiene dos jugadores por puesto....
La climatología, clave en el desarrollo de la prueba, que se ... - El Diario Montañés
Asistencias: En el Mercado de Ganados de Torrelavega a las 10.33, 14.51 y 18.13 y junto al campo del Racing a las 21.00 horas. 1. M. Fuster (Porsche 911 GT3) 2. X. Pons (Mitsubishi Lancer Evo X) 3. E. García Ojeda (Subaru Impreza) 4....
Castro, Astillero, Pedreña, Camargo, y Trasmiera pugnarán por el ... - El Diario Montañés
La climatología fue buena al igual que el estado de la mar, que propicio un bonito espectáculo. La distribución de las tandas, después de los resultados de la liga, no dejaba muchas posibilidades para que en la primer jornada del campeonato Regional se...
Campa deja de ser consejero de GAM, que aplaude su nombramiento y ... - ADN.es
El nuevo secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha dimitido como consejero de General de Alquiler de Maquinaria (GAM), después de haber sido nombrado hoy secretario de Estado de Economía. GAM, empresa cotizada, aplaude el nombramiento de...
A San Marcial pedimos... - Diario Vasco
La climatología acompañó y los peñistas concluyeron su peregrinación a las doce del mediodía. Una vez en la ermita, con el presidente Raúl Braojos a la cabeza, la 'Peña Unión Txuribeltz' realizó una ofrenda floral a San Marcial....
El alcalde de Benidorm inaugura el I Congreso Internacional de ... - Radio Benidorm
El primer edil ha explicado a los asistentes que la ciudad cuenta además con unas “excelentes” playas, una climatología “envidiable”, un parque natural “al que se llega andando desde la ciudad”, mucha diversión y parques temáticos; a lo que se suma una...

Climatología

La climatología es la rama de la geografía física que se ocupa del estudio del clima y del tiempo. Ha sido un asunto que ha ocupado a la geografía desde sus comienzos; incluso el padre de la geografía, Eratóstenes de Cirene, en su libro "Geographia" dedica un tercio de éste a la variación global de los climas. De las condiciones atmosféricas dependen muchas actividades humanas, desde la agricultura hasta un simple paseo por el campo. Por eso se ha hecho un esfuerzo ingente por predecir el tiempo tanto a corto como a medio plazo.

Lo primero que debemos aclarar son los conceptos de tiempo y clima, que hacen referencia a escalas temporales diferentes.

Cuando una comarca, ciudad, ladera, etc. tiene un clima diferenciado del clima zonal decimos que es un topoclima; éste se caracteriza por estar mayormente afectado por el estado local del resto de los factores geográficos (geomorfología, hidrografía, etc.). Además, llamamos microclima al que no tiene divisiones inferiores, como el que hay en una habitación, debajo de un árbol o en una determinada esquina de una calle.

El clima tiende a ser regular en períodos de tiempo muy largos, incluso geológicos, determinando de gran manera la evolución del ciclo geográfico de una región, lo que permite el desarrollo de una determinada vegetación y un suelo perfectamente equilibrado (suelos climáticos). Pero, en períodos de tiempo geológicos, el clima también cambia de forma natural, los tipos de tiempo se modifican y se pasa de un clima a otro en la misma zona.

El tiempo y el clima tienen lugar en la atmósfera. Para definir un clima es necesaria la observación durante un lapso largo (la Organización Meteorológica Mundial estableció periodos mínimos de treinta años, pero hay autores que creen que deben ser más largos, de cien o superiores, para registrar las variaciones de forma suficiente). Las observaciones de temperatura, precipitaciones, humedad y tipo de tiempo se recogen en las estaciones meteorológicas. Con estos datos se elaboran tablas de valores medios que se trasladan a climogramas, representaciones gráficas de la variación anual de temperatura y humedad, como variables principales.

La climatología es la ciencia que estudia el clima y sus variaciones a lo largo del tiempo. Aunque utiliza los mismos parámetros que la meteorología, su objetivo es distinto, ya que no pretende hacer previsiones inmediatas, sino estudiar las características climáticas a largo plazo.

Al principio



Biogeografía

Mapa biogeográfico.

La biogeografía es la ciencia que estudia la distribución de los seres vivos sobre la Tierra, así como los procesos que la han originado, que la modifican y que la pueden hacer desaparecer. Es una ciencia interdisciplinaria, de manera que aunque formalmente es una rama de la Biología, y dentro de ésta de la Ecología, es a la vez parte de la Geografía, recibiendo parte de sus fundamentos de especialidades como la Climatología y otras Ciencias de la Tierra.

La distribución de los seres vivos es el resultado de la evolución biológica y de la dispersión de las estirpes, de la evolución climática global y regional, y de la evolución de la distribución de tierras y mares, debida sobre todo a los avatares de la orogénesis y el desplazamiento continental. La biogeografía es una ciencia histórica, es decir, que se ocupa del estudio de sistemas cuya evolución ha seguido una trayectoria única, que debe estudiarse en concreto, no pudiendo obtenerse su conocimiento deductivamente a partir de principios generales. En particular, los seres vivos presentes en una región no pueden deducirse de los factores geográficos, sino que deben ser examinados empíricamente.

La superficie de la Tierra no es uniforme, no se dan en ella las mismas condiciones. La primera distinción, y fundamental, es entre el medio subacuático y el medio subaéreo o terrestre. En ambos casos un primer factor fundamental es la disponibilidad de energía primaria, la que entra en el ecosistema por los productores primarios, que es generalmente luz solar. La distribución de este factor sigue un gradiente latitudinal, en el que la energía y la temperatura son máximas en las regiones ecuatoriales y disminuyen en dirección a las polares. Varía a la vez la estacionalidad, que se va haciendo más marcada cuanto más nos alejamos del ecuador. En ambientes terrestres el segundo gran factor es la distribución de las precipitaciones, o más bien del balance entre precipitaciones y evapotranspiración, con una franja intertropical y dos templadas caracterizadas por la máxima humedad. En los océanos el segundo gran factor es la distribución de nutrientes, muy desigual, con ecosistemas más productivos y diversos en aguas relativamente frías, pero abonadas por afloramientos de nutrientes desde el fondo.

La biogeografía no estudia sólo la distribución de especies y taxones de categoría superior, sus áreas, de lo que se ocupa la especialidad llamada corología, sino también de la distribución de ecosistemas y biomas. Aunque la realidad es siempre compleja, la ciencia debe realizar operaciones de simplificación para hacerla accesible al estudio y, sobre todo, para lograr descripciones útiles. Para la biogeografía la tarea es definir áreas relativamente homogéneas y distintas de las circundantes, que estén caracterizadas por valores más o menos uniformes de los factores, y por una biota y unos ecosistemas igualmente homogéneos. Estas áreas, más o menos idealizadas, son susceptibles de ser presentadas cartográficamente. Por otra parte el estudio geográfico de la diversidad ambiental y ecológica debe contemplar las diferencias de escala; puesto que el área que en un mapa continental se presenta homogénea, por ejemplo como bosque mediterráneo, es en realidad a una escala inferior un mosaico de situaciones, con ambientes especiales como bosques de galería, en las orillas de los ríos, o saladares en cuencas endorreicas salinizadas; o diferencias debidas un relieve marcado, como la que hay entre solanas (en las laderas que miran al ecuador) y umbrías (en las opuestas).

La biogeografía tiene que tener en cuenta, para la interpretación de su objeto de estudio, el factor humano. La humanidad ha alterado significativamente los ambientes terrestres, y ahora también los oceánicos, desde el Paleolítico Superior, desde el final del último período glacial. Ya antes de la actual explosión demográfica e industrial, era imposible encontrar en los continentes un sólo rincón que no guardara memoria de la alteración humana, si bien la conciencia de este hecho es reciente. Actualmente es ya muy pequeña la proporción de áreas que merezcan ser llamadas naturales, y lo que encontramos en su lugar son ambientes antropizados en diverso grado.

A la biogeografía se le ha dividido en dos ramas, la conocida como la biogeografía histórica y la biogeografía ecológica. La biogeografía en general estudia la biodiversidad en el tiempo y el espacio, y cada una de estas ramas se apoya más en uno de estos elementos, la biogeografía histórica se enfoca más en el tiempo, buscando como se fueron dando las distribuciones de especies hasta su estado actual. La biogeografía ecológica usando técnicas, como la teoría de la tolerancia ecológica, se basa más en la distribución espacial de los seres vivos en el momento actual. Algunos consideran a estas dos ramas irreconciliables, sin embargo cada una es el complemento de la otra.

La primera pregunta que nos plantea la historia de esta disciplina es en qué medida la religión influyó o continúa influyendo en las ideas que en ella se han planteado. Desde un punto de vista, la idea de un centro de creación de las especies y a partir de ahí su dispersión al resto del planeta fue el eje de las primeras ideas sobre la distribución de los seres vivos, pero aun cuando aparentemente esas ideas quedaron atrás con la aparición de los naturalistas, se tenía una noción de que el eje principal de la distribución era la dispersión, la idea estaba influida indirectamente por las ideas religiosas y filosóficas.

No fue sino hasta la introducción de las ideas vicariancistas de Alfred Russel Wallace en el siglo XIX cuando el enfoque empezó a cambiar verdaderamente. Es en ese punto donde se marca una nueva etapa en la historia de la biogeografía, acompañada por el nuevo paradigma de la biología, la teoría de la evolución, aunque algunos autores ya habían planteado ideas evolucionistas antes que Darwin, pero sin haberlas concretado o solo como ejemplos aislados. Y sin duda la evolución cambió a la biogeografía como cambió a todas las demás ramas de la biología. “La biogeografía de Darwin y Wallace predominaría por casi un siglo, aniquilando la idea de la dispersión en esta ciencia y circuscribiédola básicamente a aspectos ecológicos” El fin de la llamada biogeografía Darvinista termina en la etapa de la biogeografía contemporánea, donde se buscan los factores que anteriormente se dejaban como productos del azar, además como en todas las ciencias, se ven cambiadas por el desarrollo tecnológico y del pensamiento, en este caso se toma en cuenta la teoría tectónica de placas, se tiene la tecnología para el análisis filogenético, y se rechazan algunas teorías que se consideran obsoletas. Es para la biogeografía una revolución científica, que conlleva a un cambio de paradigma. Los resultados son, numerosos enfoques distintos, basados en diferentes criterios de búsqueda y análisis. Entre los que destacan la panbiogeografía y la biogeografía cladista. Esta última basa su método en 3 pilares: el método cladista, la tectónica de placas, y la crítica al modelo dispersionista hecha por León Croizat y se considera una de las principales escuelas actuales de la biogeografía histórica. En parte por el impacto que ha tenido el cladismo en la sistemática, la cual está íntimamente relacionada con la biogeografía, ya que incluso son áreas de los mismos autores.

Al principio



Meteorología

Algunos símbolos utilizados en meteorología

La meteorología (del griego μετέωρον, meteoro, "alto en el cielo"; y λόγος, logos, "conocimiento, tratado") es la ciencia interdisciplinaria que estudia el estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos allí producidos y las leyes que lo rigen.

Hay que recordar que la Tierra está constituida por tres partes fundamentales: una parte sólida llamada litósfera, recubierta en buena proporción por agua (llamada hidrosfera) y ambas envueltas por una tercera capa gaseosa, la atmósfera. Éstas se relacionan entre sí produciendo modificaciones profundas en sus características. La ciencia que estudia estas características, las propiedades y los movimientos de las tres capas fundamentales de la Tierra, es la Geofísica. En ese sentido, la meteorología es una rama de la geofísica que tiene por objeto el estudio detallado de la envoltura gaseosa de la tierra y sus fenómenos.

Se debe distinguir entre las condiciones actuales y su evolución llamado tiempo atmosférico, y las condiciones medias durante un largo periodo que se conoce como clima del lugar o región.

Mediante el estudio de los fenómenos que ocurren en la atmósfera la meteorología trata de definir el clima, predecir el tiempo, comprender la interacción de la atmósfera con otros subsistemas, etc. El conocimiento de las variaciones climáticas ha sido siempre de suma importancia para el desarrollo de la agricultura, la navegación, las operaciones militares y la vida en general.

Desde la más remota antigüedad se tiene constancia de la observación de los cambios en el clima, asociando el movimiento de los astros con las estaciones del año y con los fenómenos atmosféricos. Los antiguos egipcios asociaban los ciclos de crecida del Nilo con los movimientos de las estrellas explicados por los movimientos de los dioses, mientras que los babilonios predecían el tiempo guiándose por el aspecto del cielo. Pero el término "meteorología" proviene de Meteorológica, título del libro escrito alrededor del año 340 a. C. por Aristóteles, quien presenta observaciones mixtas y especulaciones sobre el origen de los fenómenos atmosféricos y celestes. Una obra similar, titulada "Libro de las señas", fue publicada por Teofrasto, un alumno de Aristóteles; se centraba más que en la previsión del tiempo, en la observación misma de los fenómenos.

Los progresos posteriores en el campo meteorológico se centraron en que nuevos instrumentos, más precisos, se desarrollaran y pusieran a disposición. Galileo construyó un termómetro en 1607, seguido de la invención del barómetro por parte de Evangelista Torricelli en 1643. El primer descubrimiento de la dependencia de la presión atmosférica en relación a la altitud fue realizado por Blaise Pascal y René Descartes; la idea fue profundizada luego por Edmund Halley. El anemómetro, que mide la velocidad del viento, fue costruido en 1667 por Robert Hooke, mientras Horace de Saussure completa el elenco del desarrollo de los más importantes instrumentos meteorológicos en 1780 con el higrómetro a cabello, que mide la humedad del aire. Otros progresos tecnológicos, que son conocidos principalmente como parte del progreso de la física, fueron la investigación de la dependencia del volumen del gas sobre la presión, que conduce a la termodinámica, y el experimento de Benjamin Franklin con el volantín y el rayo. Franklin fue asimismo el primero en registrar de modo preciso y detallado las condiciones del tiempo en base diaria, así como de efectuar previsiones del tiempo sobre esa base.

El primero en definir de modo correcto la circulación atmosférica global fue George Hadley, con un estudio sobre los alisios efectuado en 1735. En los inicios, ésta fue una comprensión parcial de cómo la rotación terrestre influye en la cinemática de los flujos de aire. Más tarde (en el siglo XIX), fue comprendida la plena extensión de la interacción a larga escala tras la fuerza del gradiente de presión y la deflexión causada por la fuerza de Coriolis, que causa el movimiento de las masas de aire a lo largo de las isobaras. La fuerza de deflexión debe este nombre en los primeros años del siglo XIX, con referencia a una publicación de Gaspard-Gustave Coriolis en 1835, que describía los resultados de un estudio sobre la energía producida por la máquina con partes en rotación, como la ruta del agua de los molinos. En 1856, William Ferrel hipotetizó la existencia de una "célula de circulación" a latitudes intermedias, en las cuales el aire se deflecta por la fuerza de Coriolis creando los principales vientos occidentales. La observación sinóptica del tiempo atmosférico era aún compleja por la dificultad de clasificar ciertas características climáticas como las nubes y los vientos. Este problema fue resuelto cuando Luke Howard y Francis Beaufort introdujeron un sistema de clasificación de las nubes (1802) y de la fuerza del viento (1806), respectivamente. El verdadero punto de cambio fue la invención del telégrafo en 1843 que permitía intercambiar información sobre el clima a velocidades inigualables.

A inicios del siglo XX, los progresos en la comprensión de la dinámica atmosférica llevaron a la creación de la moderna previsión del tiempo calculada en base matemática. En 1922, Lewis Fry Richardson publicó "Weather prediction by numerical process", que describía como eliminar las variantes menos importantes de las ecuaciones de la dinámica de fluidos que regulaban los fluidos atmosféricos para permitir encontrar fácilmente soluciones numéricas, pero sin embargo, el número de los cálculos necesarios era muy grande. En el mismo periodo, un grupo de meteorólogos noruegos conducido por Vilhelm Bjerknes desarrolló un modelo para explicar la generación, la intensificación y la disolución de los ciclones a media altura, introduciendo la idea del frente meteorológico y de las subdivisiones de las masas de aire. El grupo incluía a Carl-Gustaf Rossby (que fue el primero en explicar el flujo atmosférico a gran escala en términos de fluidodinámica) Tor Bergeron (el primero en comprender el mecanismo de formación de la lluvia) y Jacob Bjerknes.

En los años 1950, los experimentos de cálculo numérico con computador mostraron ser factibles. La primera previsión del tiempo realizada con esto método usaba modelos baroscópicos (es decir, con un único nivel vertical), y podía prever con éxito los movimientos a gran escala de las ondas de Rossby, o sea, de las zonas de baja presión a alta presión. En los años 1960, la naturaleza caótica de la atmósfera fue comprendida por Edward Lorenz, fundador del campo de la teoría del caos. Los avances matemáticos obtenidos en este campo fueron retomados por la meteorología y contribuyeron a estabilizar el límite de predecibilidad del modelo atmosférico. Esto es conocido como efecto mariposa: la evolución de los disturbios del tiempo significa un efecto en otra zona. En 1960, el lanzamiento del TIROS-1, primer satélite meteorológico en funcionar, significó el inicio de una era de difusión global de las informaciones climáticas. Los satélites meteorológicos, junto a otros satélites de observación múltiple llegaron a ser instrumentos indispensables para el estudio de una gran variedad de fenómenos, incluyendo incendios forestales y el fenómeno de El Niño.

En los años recientes, se han estado desarrollando modelos climáticos a alta resolución, usados para estudiar los cambios a largo plazo, sobre todo el actual cambio climático.

La meteorología incluye el estudio (descripción, análisis y predicción) de las variaciones diarias de las condiciones atmosféricas a gran escala o Escala sinóptica (Meteorología sinóptica), el estudio de los movimientos en la atmósfera y su evolución temporal basada en los principios de la mecánica de fluidos (Meteorología dinámica, muy relacionada actualmente con la meteorología sinóptica), del estudio de la estructura y composición de la atmósfera así como las propiedades eléctricas, ópticas, termodinámicas, radiativas y otras (Meteorología física), la variación de los elementos meteorológicos cerca de la tierra en un área pequeña (Micrometeorología) y otros muchos fenómenos. El estudio de las capas más altas de la atmósfera (superiores a los 20 km o 25 km) acostumbra a implicar el uso de técnicas y disciplinas especiales, y recibe el nombre de aeronomía. El término aerología se aplica al estudio de las condiciones atmosféricas a cualquier altura.

La meteorología aplicada tiene por objeto acopiar constantemente un máximo de datos sobre el estado de la atmósfera y, a la luz de los conocimientos y leyes de la meteorología teórica, analizarlos, interpretarlos y obtener deducciones prácticas, especialmente para prever el tiempo con la máxima antelación. Como la atmósfera es una inmensa masa gaseosa sujeta a variaciones constantes que, la mayoría de las veces se producen en el ámbito regional, su estado en un momento dado sólo puede ser conocido si se dispone de una red suficientemente densa de puestos de observación o estaciones meteorológicas, distribuidas por todas las regiones del globo, que a horas fijas efectúan las mismas mediciones (temperatura, presión, humedad, viento, precipitaciones, nubosidad, etc.) y transmiten los resultados a los centros encargados de utilizarlos.

Se llama meteorología informativa a la rama del periodismo dedicada a proporcionar información no oficial acerca de los fenómenos climáticos de una región o un país en particular. La meteorología es una ciencia de la física y requiere amplios conocimientos, sin embargo el periodismo moderno ha incluido en sus programaciones radiales y televisuales segmentos acerca del estado del tiempo en lugares específicos, información carente de credibilidad debido a la poca preparación académica de los presentadores que incurren generalmente en una serie de errores, principalmente de contradicción.

Los errores más notorios son los que se producen a través de la televisión, en donde el público puede apreciar con sus ojos los aspectos fotográficos del comportamiento del clima, lo cual, al no ser comprendido por los periodistas, hace que éstos incurran en errores tales como explicar la presencia de un frente frío señalando un frente estacionario o confundir una zona de nubosidad con un ciclón, etc.

La meteorología es una disciplina muy compleja, pese a que muchos sólo conocen de ella los aspectos concernientes a la climatología y la previsión del tiempo. Su campo de estudios abarca, por ejemplo, las repercusiones en la Tierra de los rayos solares, la radiación de energía calorífica por el suelo terrestre, los fenómenos eléctricos que se producen en la ionosfera, los de índole física, química y termodinámica que afectan a la atmósfera, los efectos del tiempo sobre el organismo humano, etc.

Los temas de la meteorología teórica se fundan, en primer lugar, sobre un conocimiento preciso de las distintas capas de la atmósfera y de los efectos que producen en ella los rayos solares. En particular, los meteorólogos establecen el balance energético que compara la energía solar absorbida por la Tierra con la energía irradiada por ésta y disipada en el espacio interestelar. Todo estudio ulterior implica, por lo demás, un conocimiento de las repercusiones que tienen los movimientos de la Tierra sobre el tiempo, los climas, la sucesión de las estaciones. También dan lugar a profundos estudios teóricos los dos parámetros principales relativos al aire atmosférico: la presión y la temperatura, cuyos gradientes y variaciones han de ser conocidos con la mayor precisión.

En lo concerniente a la evolución del tiempo, tiene especial importancia el estudio del agua atmosférica en sus tres formas: (gaseosa, líquida y sólida), así como las condiciones y circunstancias que rigen sus cambios de estado (calor latente de evaporación, de fusión, etc.), de la estabilidad e inestabilidad del aire húmedo, de las nubes y las precipitaciones.

Otra rama fundamental se esfuerza en determinar las leyes que rigen la circulación general de la atmósfera, la formación y los movimientos de las masas de aire, el viento y las corrientes en general, la turbulencia del aire, las condiciones en que se forman y mueven los frentes, anticiclones, ciclones y otras perturbaciones, así como los procesos que dan lugar a los meteoros.

En general, cada ciencia tiene su propio conjunto de equipamiento e instrumental de laboratorio. Sin embargo, la meteorología es una disciplina corta en equipos de laboratorio y amplia en los equipos de observación en campo. En algunos aspectos esto puede parecer bueno, pero en realidad puede hacer que simples observaciones se desvíen hacia una afirmación errónea.

En la atmósfera, hay muchos objetos o cualidades que pueden ser medidos. La lluvia, por ejemplo, ha sido observada en cualquier lugar y desde siempre, siendo uno de los primeros fenómenos en ser medidos históricamente.

Estos instrumentos se encuentran protegidos en una casilla ventilada, denominada abrigo meteorológico o pantalla de Stevenson, la cual mantiene la luz solar directa lejos del termómetro y al viento lejos del higrómetro, de modo de no alterar las mediciones de éstos.

Cuanto más numerosas son las estaciones meteorológicas, más detallada y exactamente se conoce la situación. Hoy en día gran cantidad de ellas cuentan con personal especializado, aunque también hay un número de estaciones automáticas ubicadas en lugares inaccesibles o remotos, como regiones polares, islotes deshabitados o cordilleras. Además existen fragatas meteorológicas, barcos que contienen a bordo una estación meteorológica muy completa y a los cuales se asigna una posición determinada en pleno océano.

Los satélites meteorológicos son un tipo de satélite artificial utilizados para supervisar el tiempo atmosférico y el clima de la Tierra, aunque también son capaces de ver las luces de la ciudad, incendios forestales, contaminación, auroras, tormentas de arena y polvo, corrientes del océano, etc. Otros satélites pueden detectar cambios en la vegetación de la Tierra, el estado del mar, el color del océano y las zonas nevadas.

El fenómeno de El Niño y sus efectos son registrados diariamente en imágenes satelitales. El agujero de ozono de la Antártida es dibujado a partir de los datos obtenidos por los satélites meteorológicos. De forma agrupada, los satélites meteorológicos de China, Estados Unidos, Europa, Canadá, India, Japón y Rusia proporcionan una observación casi continua del estado global de la atmósfera.

Varias veces por día, a horas fijas, los datos procedentes de cada estación meteorológica, de los barcos y de los satélites llegan a los servicios regionales encargados de centralizarlos, analizarlos y explotarlos, tanto para hacer progresar a la meteorología como para establecer previsiones sobre el tiempo clave que hará en los días venideros. Como las observaciones se repiten cada 3 horas (según el horario sinóptico mundial) la sucesión de los mapas y diagramas permite apreciar la evolución sinóptica: se ve cómo las perturbaciones se forman o se resuelven, si están subiendo o bajando la presión y la temperatura, si aumenta o disminuye la fuerza del viento o si cambia éste de dirección, si las masas de aire que se dirigen hacia tal región son húmedas o secas, frías o cálidas, etc. Parece así bastante fácil prever la trayectoria que seguirán las perturbaciones y saber el tiempo que hará en determinado lugar al cabo de uno o varios días. En realidad, la atmósfera es una gigantesca masa gaseosa tridimensional, turbulenta y en cuya evolución influyen tantos factores que uno de éstos puede ejercer de modo imprevisible una acción preponderante que trastorne la evolución prevista en toda una región. Así, la previsión del tiempo es tanto menos insegura cuando menor es la anticipación y más reducido el espacio a que se refiere. Por ello la previsión es calificada de micrometeorológica, mesometeorológica o macrometeorológica, según se trate, respectivamente, de un espacio de 15 km, 15 a 200 km o más de 200 km. Las previsiones son formuladas en forma de boletines, algunos de los cuales se destinan a la ciudadanía en general y otros a determinados ramos de la actividad humana y navegación aérea y marítima, agricultura, construcción, turismo, deportes, regulación de los cursos de agua, ciertas industrias, prevención de desastres naturales, etc.

Al principio



Óptimo climático

Mapa del cambio de temperaturas entre 1995 y 2004.

El término óptimo climático se refiere a unas condiciones de confort térmico y pluviométrico, regularidad y estabilidad del clima, pero no es sencillo dar valores de temperatura, humedad y lluvia objetivos.

En climatología se denomina pequeño óptimo climático al período entre los años 700 al 1200, cuando las temperaturas fueron más elevadas que en la actualidad, hasta el punto de poder explotar agrícolamente Groenlandia.

Los óptimo climáticos más conocidos y estudiados son el óptimo climático del Holoceno y el óptimo climático medieval (desde el siglo X hasta el siglo XIV), que fue seguido de la Pequeña Edad de Hielo (desde comienzos del siglo XIV hasta mediados del XIX).

Normalmente se considera como óptimo climático las características del clima marítimo de la costa oeste, con temperaturas suaves, lluvias suaves y abundantes, regulares y estable en el tiempo. Esta característica de estabilidad, de persistencia en el tiempo, parece ser una de las obsesiones del debate sobre el supuesto cambio climático. Pero esta opinión está, sin duda, condicionada porque este es el clima dominante en Europa. Para otros pueblos, y sobre todo para otras especies animales el óptimo climático puede tener otras condiciones.

Cuando el clima se estabiliza y persisten sus características a lo largo del tiempo se establece entre la biocenosis y él un clímax climático que implica la existencia de un óptimo climático.

El concepto de óptimo climático también tiene una dimensión económica. En este sentido el óptimo climático es el clima ideal para los cultivos agrícolas, sin heladas, con lluvias suaves y regulares de manera que no se necesita regadío y que se repita todos los años de manera que se puedan programar con seguridad las labores agrícolas con los criterios de la revolución verde. Pero también un clima cálido y seco que permita la actividad turística de sol y playa en verano, y que proporcione la suficiente agua para las necesidades de estas zonas. Un clima en el que nieve en las montañas para asegurar las necesidades de agua en las ciudades. Un clima donde no haya meteoros catastróficos ni inundaciones. Y hasta un clima en el que llueva en el campo cuando se necesite y llueva suavemente en las ciudades de cuatro a cinco de la madrugada, llegando a la caricatura.

Las características de los distintos climas se ha establecido tras una serie largas observaciones, pero estas observaciones, como mucho, se pueden remontar 200 años, y en la mayoría de los casos no más de 60 años. Esto nos da una fotografía de un momento de la historia del clima, pero no de su evolución, por lo que es precipitado afirmar que el clima es como lo definen esos datos. El clima de la Tierra es un sistema dinámico y caótico que se transforma con el tiempo.

Debido a que desde el Pleistoceno los períodos fríos han dominado el planeta parece que vivimos en una época excepcional, de carácter cálido. Así, podemos presumir que con el tiempo vendrá otra glaciación, razón por la cual al período actual algunos climatólogos lo llaman interglacial. Pero, en realidad, no es posible estar seguros de si vendrá otra glaciación, por lo que lo más correcto es llamar a este período postglacial.

Al principio



Vientos de Santa Ana

QuikSCAT imagen que muestra la velocidad de los vientos de Santa Ana(m/s).

Los vientos de Santa Ana (o vientos Santana) son vientos extremadamente secos que aparecen de manera característica en la climatología del Sur de California y Norte de Baja California durante el otoño y a principios de invierno. Los rangos de temperatura de éstos vientos pueden ser desde cálidos hasta fríos, dependiendo de la temperatura imperante de su lugar de origen, que es la Gran Cuenca y el Desierto de Mojave.

El viento de Santa Ana es un tipo de viento föhn, resultado de la presión del aire formado en elevadas altitudes de la Gran Cuenca entre Sierra Nevada (US) y las Montañas Rocosas. Esta masa de aire se vuelca por la Gran Cuenca y es empujada por la gravedad hasta la tierra baja que la envuelve. El aire circula en el sentido de las agujas del reloj alrededor del área de elevada presión, con lo cual atrae vientos del este y nordeste hasta California del sur (el inverso de los vientos del oeste característicos de la latitud).

Se suele decir a menudo que el aire es calentado y secado a medida que pasa a través del Desierto de Mojave y el Sonora, pero de acuerdo con los meteorólogos esto es un error. Los vientos de Santa Ana normalmente se forman durante el otoño y comienzos de la primavera cuando los vientos en las regiones elevadas del desierto de Mojave o el de Sonora son templados o incluso fríos, aunque pueden formarse en cualquier momento del año. El aire se calienta mientras es comprimido durante su descenso. Mientras el aire ya ha sido secado por la subida orográfica previa al alcance de la Gran Cuenca, la humedad relativa del aire declina rápidamente a medida que desciende y se calienta en sus estadios finales a medida que pasa a través de las cordilleras transversales y las cordilleras peninsulares.

El aire es entonces forzado a ir hacia abajo de las pendientes de la montaña y hacia fuera hacia la costa del Pacífico; la masa de aire se calienta más aún por la compresión física a medida que cae en altitud antes de alcanzar la cuenca de Los Ángeles, el condado de San Diego y Tijuana (Baja California) a una velocidad típica de 35 nudos. La región costera del Sur de California alcanza su climatología más caliente del año durante el otoño cuando los vientos de Santa Ana soplan. Durante las condiciones de Santa Ana, está típicamente más caliente hacia la costa que en los desiertos y la humedad cae en picada a menos del 15%.

A medida que los vientos de Santa Ana pasan por los pasos de montaña pueden alcanzar la fuerza de los huracanes. La combinación de viento, calor, y sequedad convierte el chaparral en un combustible explosivo para los conocidos fuegos que muchas veces arrasan la región. Estos fuegos, estimulados por los vientos de Santa Ana, quemaron 721,791 acres (2,921 km²) en dos semanas durante octubre de 2003.

Aunque los vientos a menudo son de una naturaleza destructiva, pueden tener algunos resultados positivos también. Pueden hacer que el agua fría se eleve desde el fondo del océano hasta arriba, arrastrando muchos nutrientes que en última instancia benefician la pesca. A medida que los vientos soplan sobre el océano, las temperaturas de la superficie del mar caen aproximadamente 4 °C (7 °F), indicando un afloramiento de agua profunda del océano. Las concentraciones de clorofila en la superficie del agua van desde insignificante, en ausencia de vientos, a muy activo a más de 1.5 miligramos por metro cúbico en presencia de los vientos.

Una niebla de Santa Ana es un fenómeno secundario en el cual una niebla en el suelo se produce en el Sur de California durante el periodo final de un episodio de vientos de Santa Ana. Cuando las condiciones de Santa Ana prevalecen, con vientos en los dos o tres kilómetros inferiores de la atmósfera desde el norte hasta el este, la atmósfera inferior continúa siendo seca. Pero tan pronto como los vientos de Santa Ana cesan, la fría y húmeda capa marina se forma rápidamente. El aire en la capa marina se hace muy húmedo y se produce la niebla.

Mientras que su característica es que sea caliente y seco, los vientos de Santa Ana pueden ser fríos y secos y de hecho pueden bajar la temperatura de la parte sur de California. Alta nubosidad , comúnmente cirrus y altostratus, pero también se pueden observar nubes lenticulares y en raras ocasiones pueden traer lluvias.

Hacia el norte, en el área de Santa Bárbara, los vientos de Santa Ana son más débiles y normalmente se detienen por la topografía: las montañas locales no ofrecen salidas fáciles, en la forma de pasos o valles de río, desde las elevadas áreas del interior. Sin embargo, una variante del viento de Santa Ana, conocido localmente como viento Sundowner, a menudo invade el área. Estos son vientos de pendiente abajo que suceden cuando existe un área de alta presión al norte de Santa Barbara, y más frecuentemente a finales de primavera y comienzos de verano, y son más fuertes al atardecer, o "al ponerse el sol," de aquí su nombre. La temperatura más caliente jamás registradas en el Norte de América fuera del Valle de la Muerte, 56 °C (329 K), fue observado el 17 de junio de 1859 enfrente de la costa de Santa Barbara durante un viento Sundowner. Sin embargo, los instrumentos del viento durante este período no eran fiables y la temperatura real estaba probablemente más cercana a los 43 °C (316 K), la mayor lectura oficial.

En las zonas de Brookings y la playa Gold Beach a lo largo del sur de la costa de Oregón son denominados el Efecto Brookings (o Efecto Chetco); y en el norte de las Grandes Llanuras tales vientos que salen de las Montañas Rocosas son denominados Chinook.

En la cuenca de Los Ángeles, los vientos son quizás responsables de la muy alta visibilidad experimentada en el área durante el invierno, en contraste con los veranos brumosos y neblinosos.

Los impactos adversos en la salud pulmonar han sido comprendidos por los médicos locales durante décadas; los vientos recogen y transmiten arena, polvo, pólenes, esporas de musgo y otros irritantes y alergenos durante distancias considerables. Los residentes advierten regularmente una acumulación de polvo en sus hogares y arena en sus propiedades durante estos períodos, que son frecuentes durante el invierno.

Quizás los vientos de Santa Ana deben su nombre a las montañas de Santa Ana en el condado de Orange, el río Santa Ana o el cañón de Santa Ana, a lo largo del cual los vientos son particularmente fuertes. Existen también reclamos de que la forma original es Vientos de Santana, del español vientos de Sanatanas ("vientos de Satán"), y que es a su vez una traducción de un nombre nativo en alguna lengua no especificada.

De acuerdo al "Almanaque de Los Ángeles": "La ortografía original del nombre de estos vientos no es clara, sin mencionar también su origen. El nombre "Vientos de Santana" se dice que puede ser encontrado en la California española, donde eran llamados "vientos del diablo" debido a su temperatura alta. El libro de referencia "Los Angeles A to Z" (de Leonard & Dale Pitt), afirman que el Cañón de Santa Ana en el condado de Orange es la razón del nombre de estos vientos. Esto puede estar basado en la creencia anterior de que el Río de Santa Ana que corre por el cañón era la fuente de los vientos. Otra teoría de del origen del nombre de Vientos de Santa Ana es que en 1901 un corresponsal de la Associated Press estacionado en Santa Ana cometió el error de escribir "Vientos de Santa Ana" en lugar de "Vientos de Santana"en un envío.

Al principio



Aeropuerto de Santander

Santander.Airport.jpg

El Aeropuerto Internacional de Santander (código IATA: SDR, código OACI: LEXJ), más conocido como Aeropuerto de Parayas, está situado a 5 kilómetros de Santander (España), en el municipio de Camargo. Es el único aeropuerto de Cantabria. El viento dominante es del noroeste y su climatología favorable le permite alcanzar una utilización de 98%.

El aeropuerto actual, construido sobre terrenos de marisma rellenados de la Bahía de Santander, fue abierto al tráfico en el año 1977. Con anterioridad existía en el mismo emplazamiento un aeródromo de menor tamaño construido entre 1947 y 1952 e inaugurado al año siguiente que vino a sustituir al hasta entonces situado en La Albericia. Tras un breve cierre en el que el aeropuerto sufrió una profunda renovación que hizo ampliar significativamente sus instalaciones, fue reabierto en 1977 con una nueva pista de vuelo de 2.400 m de longitud que posibilita tanto el vuelo visual como instrumental. En los últimos años se han vuelto a ejecutar obras enmarcadas dentro del Plan Director, remodelando y ampliando la terminal así como la instalación de dos puentes de embarque o fingers para el acceso directo a los aviones, ensanchando la plataforma para el estacionamiento de un mayor número de aeronaves o la construcción de calles de rodaje y de una plataforma destinada a la aviación general en el 2007.

Hasta el año 2003 las instalaciones se consideraban infrautilizadas debido a los escasos vuelos y a sus elevadas tarifas, lo que hacía que los potenciales pasajeros se desplazasen hasta el aeropuerto de Bilbao, a 100 km de distancia. A partir de esta fecha, y a raíz de un acuerdo firmado entre el Gobierno de Cantabria y la aerolínea de bajo coste Ryanair, el incremento en el número vuelos que operan hoy en día y el abaratamiento de los billetes ha aumentado considerablemente el tránsito de pasajeros tanto nacionales (en menor medida) como internacionales. En el año 2005 el aeropuerto alcanzó los 644.662 pasajeros, creciendo un 88% con respecto al año anterior y teniendo un equilibrio de usuarios entre vuelos nacionales e internacionales. Este incremento fue el mayor proporcionalmente de todos los aeropuertos de España. En 2007 el número de pasajeros ascendió a 761.783 viajeros. En 2008 el aeropuerto transportó a 856.606 pasajeros, casi un 13% más que en 2.007.

Actualmente, el Gobierno de Cantabria mantiene conversaciones con Ryanair con el fin de conseguir un acuerdo para que el aeropuerto de Parayas funcione como base de la compañía en el norte de España. El aeropuerto está actualmente inmerso en un plan de reforma que pretende ampliar las áreas comunes para pasajeros, así como la creación de una nueva calle para los aviones que permitan gestionar un mayor número de operaciones.

Posee parada de taxi, oficinas de alquiler de vehículos (Atesa, Avis, Europcar y Hertz) y una línea de autobús urbano que conecta los 6 kilómetros que separan el aeropuerto con las estaciones de autobús y ferrocarril de la capital cántabra, en el centro de Santander. Se puede acceder al aeropuerto mediante la autovía de acceso a Santander S-10 y luego desviándose para coger la nacional N-636 hasta llegar a las instalaciones aeroportuarias.

Al principio



Source : Wikipedia