Ciudades de Alava

3.4254966887376 (1208)
Publicado por astro 13/03/2009 @ 16:13

Tags : ciudades de alava, alava, país vasco, españa

últimas noticias
La opinión de los expertos - El País (España)
... del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro en Álava, incide en que "la Plaza de España se diseñó como un lugar abierto al cielo, al igual que otros foros públicos en el resto de Europa, como el mirador de la ciudad ante el paso del tiempo"....
La Cámara de Comercio de Alava acogerá mañana una jornada para el ... - Finanzas.com
La Cámara de Comercio alavesa explicó, en un comunicado, que el programa 'Iniciador' se está celebrando "con éxito" en varias ciudades de España y está abierto a quienes tienen una idea de negocio, están en proceso de creación de su empresa,...
El alcalde de Vitoria reivindica una gran "Euskal Hiria" para ... - soitu.es
También la Asociación de Pasteleros y Confiteros de Álava repartirá en la Plaza de España, a partir de la siete de la tarde, 1.200 raciones de la nueva creación repostera denominada Tarta "Vitoria-Gasteiz Capital de Euskadi". A la recepción también han...
Viajar de Donostia a Vitoria por la AP-1 es más rápido y cómodo ... - Diario Vasco
A los 46 minutos llegamos a Alsasua, cruzamos el tramo navarro y entramos en Álava. Dejamos la salida de Agurain-Salvatierra (kilómetro 83 y 55 minutos de viaje) y un rato después accedemos al destino final, Lakua, en Gasteiz....
Una línea de autobús unirá San Sebastián y Vitoria en 75 minutos ... - Finanzas.com
Una nueva línea de autobuses unirá a partir del próximo 1 de junio las ciudades de San Sebastián y Vitoria en 75 minutos a través de las autopista A-8 y de la AP-1, que se abrirá totalmente al tráfico el próximo viernes. La diputada de Movilidad y...
Fracaso «rotundo» de la huelga general convocada por los ... - ABC.es
Por territorios, la patronal vasca fijó el seguimiento en Vizcaya en el 10 por ciento, mientras que en Álava no habría llegado a esa cifra y en Guipúzcoa la había superado, hasta alcanzar el 15 por ciento. El hecho de que el PNV no secundara la huelga...
Concluye sin incidentes huelga general en Navarra y País Vasco - SDP Noticias
La huelga general que tuvo lugar hoy en diversas ciudades tanto de Navarra como del País Vasco transcurrió con normalidad y ausencia de incidentes graves. En Navarra la presencia de los denominados piquetes, grupos que intentaron impedir la actividad...
Más de 2.000 personas participarán en la XXXI Reunión de ... - Europa Press
Así, asistirán a la reunión las casas aragonesas de Álava, Albacete, Alcalá de Henares, Alquerías del Niño Perdido (Castellón), Badalona, Barcelona, Benicarló, Berga (Barcelona), Bilbao, Blanes (Girona), Cantabria, Castellón, Cedanyola del Vallés...
Ekologistak Martxan se concentra en Bilbao, ante la Subdelegación ... - La República
La central nuclear de Santa María de Garoña, ubicada en entorno burgalés del Valle de Tobalina, a tan solo 7 kilómetros del límite de Álava, es la central nuclear en funcionamiento más antigua del estado. Fue conectada a la red eléctrica el 2 de marzo...
El parón inmobiliario obliga a bajar el precio de los alquileres ... - Salamanca24horas - Diario Digital de Salamanca
... Ciudad Real (1,7%). En cuanto a precios de alquiler por metro cuadrado y mes, las cinco provincias con el valor más elevado fueron Guipúzcoa (11,87 euros el metro cuadrado al mes), Barcelona (11,86), Vizcaya (11,44), Madrid (11,03) y Álava (10,15)....

Denominación de Origen Txakoli de Álava

DO Arabako Txakolina.svg

Zona vinícola con Denominación de origen (DO), establecida en 2001 y con sede en Amurrio, Álava (España).

Álava, provincia situada al sur del País Vasco , es sobre todo conocida por sus vinos tintos producidos en los viñedos incluidos en la D.O Rioja. Sin embargo, en 2001 se tomo la iniciativa de registrar la Denominación de Origen Chacolí de Álava (en vasco Jatorrizkolzena Arabako Txakolina y oficialmente Txakoli de Álava - Arabako Txakolina) para el vino chacolí originario de la zona vitícola del Valle de Ayala. A esta denominación pertenecen los municipios de Amurrio, Artziniega, Ayala, Llodio y Okondo.

Se cree que el término "txakoli" puede significar "vino de caserío" o "vino que se hace en el caserío", según el doctor Juan Urueña.

De cualquier forma se trata de un producto siempre relacionado con el pueblo vasco y más concretamente con su zona costera, debido a las peculiaridades climáticas y de suelo, características de esta área geográfica y necesarias para su producción.

Los vinos producidos son de similares características a los chacolís o txacolis de las otras denominaciones de origen vascas (Vizcaya y Guetaria). Se trata de caldos de un color amarillo característico, notable acidez, frescos y ligeramente espumosos. Pueden adquirirse, además de en el País Vasco, en establecimientos especializados en las principales ciudades españolas o degustarse en los restaurantes vascos de todo el mundo.

Los viñedos reciben la influencia climática del océano Atlántico con unas precipitaciones medias anuales de 899 L y temperaturas medias que van de los 7,5 ºC a los 18,7 ºC, con riesgo de heladas de primavera en las laderas de Sierra Salvada.

Al principio



Villarreal de Álava

Bandera de Villarreal de Álava

Villarreal de Álava (oficialmente: Legutiano y en euskera: Legutio) es un municipio de la provincia de Álava, País Vasco (España).

En la carta de fundación de esta localidad, que data de 1333, aparecen los dos diferentes nombres que ha llevado a lo largo de su historia: Legutiano/Legutio y Villarreal de Álava.

Villarreal, transcrito en ocasiones como Vila Real (1463) o Vill-Real (1742), ha sido el nombre común de esta localidad desde su fundación como villa en el siglo XIV hasta las últimas décadas del siglo XX. El nombre alude a la condición de villa de realengo que tuvo la localidad cuando fue fundada en el siglo XIV. Paradójicamente, entre 1371 y 1683 sería villa de señorío. Villarreal es un nombre común a bastantes fundaciones medievales.

Aunque el apelativo ...de Álava aparecía ya en su carta puebla, lo cierto es que la localidad se denominó habitualmente Villarreal a secas, y con esa denominación oficial llegó hasta el siglo XX. En la década de 1910, a recomendación de la Real Sociedad Geográfica se cambió la denominación oficial a Villarreal de Álava. Esto se realizó para evitar que existieran dos localidades con la misma denominación oficial en España.

Llegamos a la década de 1970, cuando comienza en el País Vasco un proceso de normalización lingüística, en el que se comienzan a estandarizar y oficializar los topónimos en euskera, que habían carecido históricamente de reconocimiento oficial.

Entre los nombres que en 1979 Euskaltzaindia propuso como forma normativa de denominar a la localidad en euskera se encontraba Bilerle. Bilerle era la forma en la que los vascoparlantes del lugar pronunciaban Villarreal al hablar en euskera; adaptado a las normas ortográficas modernas del idioma. Sin embargo, esta denominación no tuvo éxito y acabó arrinconada.

Legutiano es el nombre que tenía la población antes de que se fundara la villa. El topónimo cayó en desuso, pero ha sido recuperado en tiempos modernos y actualmente es el oficial y el más utilizado por los medios de comunicación.

Legutiano pertenece a la serie de topónimos vascos terminados en el sufijo -ano. Filólogos como Julio Caro Baroja o L.M. Mujika establecieron la hipótesis de trabajo de que tanto este sufijo, como el sufijo -ain; muy frecuentes en la toponimia vasco-navarra; eran fruto de la evolución del sufijo latino -anum en tierras vascas.

En muchas regiones del antiguo Imperio Romano, el sufijo acusativo -anum unido a un nombre personal formaba el nombre de las posesiones rústicas denominadas fundus. Este nombre solía ser el del propietario original del fundus, ya que luego si cambiaba de poseedor el nombre del fundus solía mantenerese invariable. Siguiendo esta hipótesis las poblaciones vascas con sufijo -ain o -ano remontarían su origen a asentamientos rurales de la Época Romana o de la Antigüedad Tardía y Edad Media, que hubiesen mantenido pautas de nombrar las propiedades heredadas de la época romana.

Caro Baroja analizó los topónimos vascos acabados en -ano tratando de establecer el nombre propio que se escondería detrás de cada uno de ellos. En el caso de Legutiano, propuso el nombre propio Legutius; aunque confesó que no había encontrado ese nombre documentado. La evolución del topónimo habría sido Legutianum->Legutiano.

De haberse seguido usando el topónimo cabe pensar que al hablar en euskera hubiera evolucionado como Legutiano->Legutiao->Legutio; ya que la pérdida intervocálica de la n es un fenómeno que se ha producido en innumerables topónimos vascos. De hecho, este fenómeno se ha producido en dos localidades vecinas como Ochandiano y Aramayona, cuyos nombres vascos son Otxandio y Aramaio. Utilizando esta analogía, Euskaltzaindia propuso en 1979 Legutio como nombre vasco de la localidad, junto a Bilerle. Legutio ha tenido más éxito y actualmente es la denominación recomendada por Euskaltzaindia.

Sin embargo, en 1980 el ayuntamiento decidió adoptar Legutiano como denominación oficial del municipio, rescatando sin más el antiguo nombre del lugar y haciendo caso omiso de la recomendación de Euskaltzaindia de utilizar Legutio. Actualmente Legutiano es la forma más utilizada.

La villa de Villarreal de Álava fue fundada en 1333 por el rey castellano Alfonso XI. Como base para la fundación de la villa el rey tomó la población de Legutiano, situada cerca del límite de Álava con el Señorío de Vizcaya, a la que cambió de nombre, dotó de fueros y dio jurisdicción sobre varias aldeas cercanas: Urrúnaga, Gojáin, Urbina, Anguelu, Nafarrate y Elosu. De estas 6 aldeas originalmente asignadas a Villarreal; Anguelu se despoblaría y Nafarrate se convertiría en un barrio de Urrúnaga; siendo las 4 restantes aun hoy en día concejos agregados al municipio, pero dotados de cierta autonomía.

En 1371 el rey Enrique II otorgó la villa como señorío a Juan de Abendaño, noble vizcaíno que le había apoyado en la Primera Guerra Civil Castellana y ballestero mayor del reino. Villarreal sería desde entonces, paradójicamente, una villa de señorío en manos de la familia Abendaño hasta que algún señor de Villarreal falleciera sin descendencia, en cuyo caso la villa revertería al realengo.

Los Abendaño construyeron su casa-torre en Villarreal y desde ella guerrearon en las guerras de bandos formando parte del bando gamboíno.

En 1683 Villarreal se reintegrara al realengo tras la muerte de María Ladrón de Guevara Abendaño, condesa de Escalante y última señora de Villarreal, que murió sin descendencia dejando su señorío a la corona en el testamento.

Situada en una estratégica ubicación al pie de los pasos de montaña que comunican la Llanada Alavesa y Vitoria con los valles vizcaínos de Arratia, Duranguesado y el guipuzcoano del Alto Deva; Legutiano ha sido escenario de varios enfrentamientos bélicos considerables. Los primeros se produjeron durante las Guerras Carlistas, en las que fue una posición muy codiciada, al ser considerada la llave de Vitoria. En el año de 1875, durante el verano, Villarreal sufrirá duras acciones y grandes incendios por parte de los liberales.

En la Guerra Civil Española se produjo como hecho más reseñable la Batalla de Villarreal entre el 30 de noviembre y el 24 de diciembre de 1936. La batalla de Villarreal fue la única ofensiva que realizó el Euzko Gudarostea (Ejército Vasco) durante la guerra civil. Esta ofensiva pretendía ocupar la estratégica posición de Villarreal y avanzar desde ahí hacia Vitoria y Miranda de Ebro como forma de aliviar la ofensiva de los sublevados contra Madrid. Sin embargo la ofensiva fracasó y los milicianos y gudaris vascos fueron incapaces de ocupar la villa, a pesar de que la bombardearon con dureza y la sometieron a numerosos ataques. Se calcula que fallecieron unos 1000 soldados y se produjeron otras 3500 bajas entre los atacantes, mientras que los defensores sufrieron menos bajas.

A principios de la década de 1950 se construyó el embalse de Urrúnaga, cerca del pueblo homónimo. La presa de Urrúnaga embalsa las aguas del río Santa Engracia, tributario del Zadorra. La construcción del embalse supuso una radical transformación del paisaje del municipio, ya que aunque no sumergió ninguno de los pueblos del municipio, sí que anegó numerosas tierras de cultivo y caseríos.

De su historia reciente el hecho que más repercusión ha tenido es el atentado terrorista con coche bomba que ETA perpetró contra la casa-cuartel de la Guardia Civil situada en el pueblo el 14 de mayo de 2008. Este atentado causó la muerte del agente Juan Manuel Piñuel y la destrucción del cuartel.

En las últimas elecciones municipales, celebradas en 2007, obtuvo la alcaldía Pedro Julián Berriozabal de Eusko Alkartasuna con el 36,6% de los votos y 4 concejales. El PNV obtuvo el 33,5% de los votos y el mismo número de concejales; y el concejal restante fue representante del PSE-EE/PSOE con el 12,4% de los votos. Las restantes opciones políticas que se presentaron no tuvieron ningún representante. Hay que decir que no hubo ninguna candidatura afín a Batasuna, ya que no se les permitió presentarse. Su apoyo se podría cifrar en torno al 22% del voto emitido, ya que el número de votos nulos ascendió a ese porcentaje (la izquierda abertzale local hizo campaña por el voto nulo).

En las Elecciones Generales de 2008 el partido más votado fue el PSE-EE/PSOE con el 29,4%, seguido del PNV con el 29%, EA con el 14,5%, el PP con el 12,6% y Ezker Batua el 6,7%. No se pudo presentar ANV.

La evolución de la población en Legutiano ha sufrido numerosos vaivanes a lo largo del último siglo y medio. A mediados del siglo XIX el municipio contaba con una población estable de 2000 habitantes. El periodo de la Tercera Guerra Carlista (1872-76) produjo un importante descenso de la población (más de un 25%) debido a que la localidad, por su ubicación estratégica, fue escenario de numerosas escaramuzas durante la guerra. La población no se recuperaría nunca del impacto que supuso dicha guerra ya que siguió descendiendo aunque se estabilizó en torno a los 1400 habitantes entre 1887 y 1910. En la década de 1910 se produjo otro importante descenso de población (-13%) debido a la emigración a Vitoria y a los centros industriales guipuzcoanos y vizcaínos y el municipio siguió perdiendo población (aunque de manera más pausada) hasta la Guerra Civil Española. La población de Legutiano sufrió un punto de inflexión a partir de la Guerra Civil. El impacto del último conflicto bélico había hecho descender la población hasta cerca de 1000 habitantes. En 1947 se iniciaron las obras del pantano de Urrúnaga que atrajeron auténticos batallones de obreros (algunas fuentes afirman que hubo hasta 5000 trabajadores en aquella obra). Aunque la mayor parte de ellos vivían en barracones en la misma obra, muchos se instalaron en los pueblos del entorno y ello hizo que la población de Legutiano aumentara un 75% en unos pocos años. Ese periodo supuso la mayor inmigración de población que ha sufrido el municipio en su historia moderna. La población inmigrante procedía además de otras regiones de España como Castilla, León, Andalucía o Extremadura. Tras la finalización de las obras en 1957 aquella marea humana desapareció aunque una parte de los trabajadores se quedaron a vivir en el municipio.

A partir de 1960 se produce un crecimiento de población a causa del crecimiento vegetativo positivo (generación del baby boom) y de la instalación de industrias en el municipio, aunque la cercanía a Vitoria hace que la gente que trabaja en dicha industria tienda a asentarse preferiblemente en la ciudad. Con la crisis industrial de los años 70 ese crecimiento se para y en los años 80 se produce un crecimiento negativo al emigrar la población al cercano núcleo urbano de la Vitoria y descender la natalidad.

Sin embargo en las dos últimas décadas esa tendencia se ha invertido; las buenas comunicaciones por carretera, la carestía de la vivienda en Vitoria y el bello entorno natural de Legutiano han hecho que la tendencia se invierta, acogiendo Legutiano a población procedente de Vitoria. Entre 1991 y 2007 la población del municipio ha crecido un 30%.

Legutiano cuenta al sur de su término municipal con uno de los polígonos industriales más importantes de Álava, el Polígono Industrial de Gojáin. Este polígono ocupa el espacio situado entre los pueblos de Gojáin, Urbina, Urrúnaga, Betolaza y Luco. Además hay otras industrias situadas en las márgenes de las carreteras que van de Vitoria a Mondragón (A-627) y de Vitoria a Durango (N-240). En Legutiano se instalaron en las últimas décadas bastantes empresas procedentes de Vitoria o del Alto Deva, que buscaron en este municipio expandir sus instalaciones aprovechando su situación estratégica y el espacio disponible. Entre ellas la más conocida es posiblemente la fábrica de naipes de Heraclio Fournier, el fabricante español más conocido de cartas de la baraja española.

Al principio



Alegría de Álava

Bandera de Alegría de Álava

Alegría de Álava o Alegría a secas (en euskera Dulantzi y oficialmente Alegría-Dulantzi) es un municipio de la provincia de Álava, País Vasco (España).

El nombre más antiguo de la localidad es el de Dulantzi, que aparece por primera vez mencionado en 1025 como Dullanzi y posteriormente en el siglo XIV como Dulance. El origen y significado etimológico del mismo es desconocido. Algunos filólogos como Fidel Fita creían que podía tener relación con la población várdula de Tullonium, situada en la Llanada Alavesa y que fue citada por el geógrafo Claudio Ptolomeo en el siglo II. Esa misma población aparece nombrada posteriormente como Tullonio en el itinerario de Antonino, una relación de localidades que servían de escala en la calzada romana Astorga-Burdeos, que está fechado en el año 455. Existe cierta controversia en la ubicación de Tullonio, aunque por las distancias que se citan en dicho itinerario debería ubicarse en Ascarza, lo cierto es que en las cercanías de Alegría se encontró en el siglo XVIII una lápida romana con el nombre Tullonio escrito; siendo por ello Alegría la principal candidata. Si esto fuera cierto e historiadores y filólogos como Fita estuvieran en lo cierto Dulantzi podría haber surgido por una evolución de Tullonio -> Tullaunci -> Dullaunci -> Dullanzi, aunque esto pueda sonar forzado. El nombre de Tullonio se suele asociar a alguna divinidad indígena.

De ello se deduce que llamar a Dulantzi Alegría fue un operación de marketing medieval para atraer pobladores a la nueva villa. Curiosamente existe otra localidad del mismo nombre en el País Vasco, Alegría en Guipúzcoa, aunque se desconoce si su nombre tuvo el mismo origen.

Con el paso de los años la localidad pasó a ser conocida simplemente como Alegría, perdiendo en el uso habitual el apelativo de Dulanci. Al siglo XIX llegó con la denominación oficial de Alegría, denominación que mantendría oficialmente hasta 1982.

Paralelamente era también conocida, especialmente fuera de su provincia, como Alegría de Álava, denominación utilizada para distinguirla de la homónima localidad guipuzcoana y facilitar su ubicación en el mapa. Hay que tener en cuenta que fue escenario de un célebre hecho bélico durante la Primera Guerra Carlista, la Batalla de Alegría.

Con la Transición en la década de 1970 se produce un movimiento en el País Vasco en pro de la revitalización de la lengua vasca. Dentro de ese movimiento se promueve la recuperación de nombres antiguos de poblaciones para su uso como nombres en lengua vasca, especialmente en el caso de aquellas poblaciones que poseían un nombre de inequívoco origen romance y carecían de un nombre de uso corriente en euskera. (Hay que tener en cuenta que el euskera dejó de ser la lengua de uso común en la Llanada Alavesa durante el siglo XIX).

Es así como se recupera Dulantzi (adaptando el nombre de Dulanzi a la moderna ortografía vasca) como nombre de la localidad para su uso en euskera. El 15 de julio de 1982 el ayuntamiento adoptó la actual denominación bilingüe oficial de Alegría-Dulantzi. Desde que el estado la publicó en el BOE en 1989 es la denominación oficial del municipio a todos los efectos.

Una de las primeras referencias escritas del conjunto de localidades que existieron en el actual término municipal la encontramos en la relación de poblaciones que debían contribuir al monasterio de San Millán de la Cogolla (año 1025), en ella aparecen los nombres de Dullanzi y Eguileta.

En 1337 Alfonso XI funda la villa de Alegría de Dulanci, concediéndole fuero real. Durante la Edad Media se hizo de Alegría una fortaleza, siendo el puntal del bando oñacino en la Llanada Alavesa, en la guerra de bandos.

A partir de 1484 pertenece al señorío juridisccional de Vitoria. En 1579, se crea la hoy desaparecida Cuadrilla de Alegría formada por las villas de Alegría, Gauna y Erenchun y los lugares de Eguileta y Alborcoin, dentro de la Hermandad de Iruraiz.

Durante la Primera Guerra Carlista, los días 27 y 28 de octubre de 1834 en las proximidades de Alegría y Chinchetru, se produce la Batalla de Alegría en la cual el general carlista Tomás de Zumalacárregui obtiene la victoria sobre el brigadier O'Doyle y los generales Osma y Figueras.

Hoy en día es una pujante villa industrial en la cual se han dado lugar crecimientos urbanísticos por todos sus flancos, que han duplicado su espacio residencial y su población desde 1995. Un boom que la deja entre las más grandes poblaciones de Álava, habiendo dejado atrás en estos aspectos a muchas de las que en la década anterior a nivel provincial la superaban. Actualmente junto a Nanclares de la Oca y Villarreal de Álava forma parte de las poblaciones que crecen en el radio de 15 km de Vitoria-Gasteiz funcionando como las villas dormitorio de la capital, todas ellas con importantes polígonos empresariales.

La recuperación de sus viales en el casco antiguo han dado además vida para el turismo y ha permitido recuperar nuevos espacios para los residentes dentro de un espacio medieval calificado de 2º orden de interés histórico-artístico. Además, es esta villa un lugar con numerosos espacios verdes y de esparcimiento como complemento a una agradable visita repleta de rincones bucólicos. No se la pueden perder.

Recomendaciones especiales son la Plaza Herriko y sus alrededores, el frontón y la zona sur de la villa, un entorno de encanto rural. La calle Mayor, la de la Fortaleza, y la calle San Blas, que nos harán encontrar un buen número de buenos ejemplos de arquuitectura rural de concepto medieval. También la zona del antiguo molino y el río, en el que se dispone de un paseo fluvial en buena parte de la villa.

Al principio



Villabuena de Álava

Bandera de Villabuena de Álava

Villabuena de Álava (en euskera Eskuernaga y oficialmente Villabuena de Álava/Eskuernaga) es un municipio del territorio histórico de Álava (País Vasco). Cuenta con una extensión de 8,56 km² y una población de 321 habitantes (2004). Se sitúa en la parte sur de Álava dentro de la comarca vitivinícola de la Rioja Alavesa. Lo compone un único núcleo de población que se extiende a ambos lados del arroyo Herrera, afluente del Ebro, en un hondo valle. El resto del municipio está formado por paisajes abiertos y superficies suaves.

El municipio limita al norte y al oeste con Samaniego, al norte y al este con Leza, al oeste con Navaridas y al sur con Elciego y Baños de Ebro.

La capital de la comarca, Laguardia, está 8 km en dirección noreste. La capital provincial, Vitoria se sitúa a 42 km. La ciudad de Logroño, capital de La Rioja está a solo 24 km.

Los pueblos más cercanos son Samaniego y Baños de Ebro, que están a 3 km.

Estos resultados dieron como ganador al actual alcalde Juan José Garcia Berrueco, por parte de EAJ-PNV, con una inmensa mayoría absoluta, al dejar a los socialistas con un único escaño, y a los populares sin representación en el ayuntamiento. Destacar el apoyo a la candidatura ilegalizada de EAE-ANV, al ser el voto nulo de 36 votos, superando incluso los votos recibidos por PSE-EE y PP, pero sin superar a EAJ-PNV.

Villabuena de Álava es un municipio que vive básicamente del monocultivo de la vid y de la elaboración del vino de Rioja. Para entender la importancia de la industria vitivinícola hay que pensar que en el pueblo hay censadas actualmente 43 bodegas. (1 bodega por cada 7,4 habitantes). La mayor parte de las bodegas son de pequeños productores cosecheros, que cultivan la vid y fabrican su propio vino, sin embargo unas cuantas bodegas tienen una producción más considerable. Entre ellas la más prestigiosa de la localidad es posiblemente Luis Cañas.

La población de Villabuena ha sufrido una evolución oscilante a lo largo del siglo XX. En 1900 tenía 475 habitantes y desde hace unos 20 años ronda entre los 300 y 350 habitantes.

La lengua de uso habitual en el municipio es el castellano.

El actual alcalde es José Ignacio Besa Maestresala de la coalición nacionalista vasca PNV-EA. En las últimas elecciones autonómicas celebradas en abril de 2005 la candidatura más votada fue también la coalición PNV-EA con el 57,2% de los votos, seguida del PP con un 21,3% y del PCTV con el 14,5%.

Antiguamente era una aldea de Laguardia llamada Villaescuerna. En 1661 obtuvo el título de villa, momento que aprovechó además para cambiar su nombre, que resultaba al parecer malsonante, por el de Villabuena de Álava.

Cuando el ayuntamiento quiso adoptar una denominación bilingüe para el municipio se produjo cierta controversia, ya que no existía una forma tradicional del nombre en euskera. Se barajó la posibilidad de llamar a la población Uriona, que es la traducción literal de Villabuena al dialecto occidental del euskera. Otros propusieron utilizar el nombre antiguo de la población, Villaescuerna, que fue adaptado de una forma vasquizada dando origen a Eskuernaga, nombre que finalmente aprobó el ayuntamiento. Su denominación oficial actual bilingüe fue adoptada por resolución del 20-11-1996 (Boletín Oficial del País Vasco 04-12-1996 y Boletín Oficial del Estado 12-02-1997). Sin embargo, la Real Academia de la Lengua Vasca no reconoce este nombre como correcto.

Al principio



Juntas Generales de Álava

Las Juntas Generales de Álava (en euskera Arabako Biltzar Nagusiak) son el parlamento y órgano legislativo del territorio histórico de Álava (País Vasco).

La elección de los junteros se realiza sobre la base de 3 circunscripciones electorales basados en las cuadrillas o comarcas alavesas: Cuadrilla de Vitoria (38 junteros); Cuadrilla de Ayala (6 junteros) y Tierras Esparsas, que agrupa las 5 cuadrillas restantes (7 junteros). Esta división se remonta a 1987, ya que con anterioridad existían 7 circunscripciones electorales que se correspondían a las 7 cuadrillas. Las circunscripciones anteriores a 1987 aseguraban la representatividad de todas las comarcas alavesas, pero primaban el voto rural en detrimento del voto de la capital, Vitoria.

La sede de las Juntas Generales se encuentra en el barrio de Lovaina de la ciudad de Vitoria en la calle Vicente Goikoetxea, 2. Se trata de un chalet que data de 1868. Sin embargo, los plenos se celebran, en el salón de plenos del edificio de la Diputación Foral de Álava, situado en el mismo barrio y a muy escasa distancia. Este edificio data a su vez de 1833.

La historia de las Juntas Generales de Álava puede dividirse a grandes rasgos en tres periodos; un primer periodo que abarca desde su formación en el siglo XV hasta su primera abolición en 1876, un segundo periodo transitorio que abarca la mayor parte del siglo XX en el que tuvo una vida intermitente con carácter primariamente ceremonial, y un tercer periodo contemporáneo, que abarca desde la Transición Española hasta la actualidad.

El antecedente directo de las Juntas Generales de Álava es la Cofradía de Arriaga que se remonta al menos a 1258. Celebraba sus juntas en el campo de Lakua, cerca del poblado de Arriaga. La Cofradía de Arriaga agrupaba a la baja nobleza y a los hidalgos del territorio de Álava y ejercía una soberanía compartida sobre el territorio de Álava. Desapareció en 1371 a raíz de su Voluntaria Entrega al realengo del Reino de Castilla. Las Juntas Generales de Álava nacen en el siglo XV siguiendo la tradición de la Cofradía de Arriaga y durante el proceso de formación de la Hermandad de Álava.

En ese primer periodo las Juntas Generales de Álava acumulaban tanto el poder ejecutivo, como el legislativo y el judicial sobre el territorio de Álava, sin haber una clara división de poderes y siendo el máximo órgano de poder de dicho territorio. Las Juntas funcionaban como una asamblea representativa de las hermandades que conformaban la provincia de Álava que se reunía cada cierto tiempo para hacer uso de sus atribuciones que como hemos dicho antes abarcaban tanto aspectos ejecutivos y legislativos como judiciales. Para los periodos de tiempo entre junta y junta, las Juntas Generales nombraban al Diputado General que actuaba tanto como representante del rey en la provincia como comisionado de las Juntas para dirigir la provincia en el día a día y llevar a cabo lo acordado por las Juntas Generales.

Existían dos tipos de Juntas Generales; las juntas ordinarias y las extraordinarias. Las juntas ordinarias se celebraban bajo una cierta periodicidad, que fue variando con el tiempo; en un principio esta periodicidad no estaba establecida. En Álava las Juntas Generales acabaron reuniéndose dos veces por año; en mayo se reunían por tierras esparsas es decir en algún lugar de la provincia, mientras que en noviembre se reunían en la capital, Vitoria.

Probablemente acudieran a las primeras juntas toda clase de procuradores sin mayor distinción social ni de sexo tal y como ocurría durante la Edad Media en las juntas de la Cofradía de Arriaga; pero en el siglo XVI se establecieron varios condicionantes de elegibilidad que perdurarían hasta el siglo XIX; solo podían ser junteros aquellos varones, poseedores de cierta renta, vecinos afincados de la localidad a la que representaban y de limpieza de sangre asegurada y probada (lo que solía suponer un cierto desembolso económico). Ni sacerdotes ni abogados podían ser junteros. En Álava se excluyó también a los funcionarios del gobierno provincial y a personas relacionadas económicamente con la institución provincial. Cada concejo o villa con derecho a voto podía enviar un juntero. En Álava los concejos se agrupaban en hermandades a las que cedían su voto y representación en las Juntas. Estas hermandades son la base de los actuales municipios rurales de la provincia.

Las Juntas Generales dejaron de celebrarse como consecuencia de la aplicación de la ley del 21 de julio de 1876 que derogaba el régimen foral vasco, del que solo se conservarían algunos aspectos como el Cupo vasco. Esa ley se aprobó al poco de finalizar la Tercera Guerra Carlista (1872-1876), en la que el País Vasco y Navarra habían sido el principal bastión del pretendiente carlista al trono; que resultó derrotado en la guerra.

Durante un siglo la recuperación total del régimen foral y de las Juntas Generales fue una de las principales reivindicaciones del nacionalismo vasco, movimiento político surgido en parte a causa del malestar producido por la derogación de los Fueros y de las Juntas Generales. La particularidad de Álava, respecto a Guipúzcoa y Vizcaya, consistió en que las Juntas Generales no desaparecieron totalmente a raíz de la ley de 1876, ya que fueron restauradas varias veces a lo largo del siglo XX, eso sí con atribuciones muy reducidas. La primera restauración se produjo en 1909 como un órgano consultivo y asesor de la Diputación Foral de Álava, durando hasta 1923, año en el que fueron abolidas por la dictadura de Miguel Primo de Rivera. La segunda restauración se produjo durante la dictadura franquista cuando fueron de nuevo restablecidas en 1957, aunque solo con carácter ceremonial y conmemorativo. Esa segunda restauración se debió a que el franquismo permitió la conservación de parte del régimen foral alavés, debido al apoyo que recibió del tradicionalismo alavés durante la Guerra Civil.

La resurrección total de las Juntas Generales de Álava se produjo durante la Transición Española, el 2 de junio de 1977 al reasumir sus características forales plenas, dos años antes que sus homónimas guipuzcoana y vizcaína. El Real Decreto del 4 de enero de 1978 que estableció el régimen preautonómico para el País Vasco, autorizaba al Gobierno a reestablecer, antes de las elecciones municipales, sobre la base del respeto al régimen foral vigente, las Juntas Generales.

La Constitución Española que se aprobó ese mismo año derogó definitivamente la ley de 1876 al reconocer los derechos forales de las 4 provincias vasco-navarras en su disposición adicional primera donde se puede leer: La Constitución ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales. La actualización general de dicho régimen foral se llevará a cabo, en su caso, en el marco de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía.

Artículo 1.° Corresponde a las Juntas Generales de Alava y a su Diputación Foral el gobierno y administración de los intereses peculiares de la provincia.

Artículo 2.° Las Juntas Generales de Alava son, conforme a su tradición histórica, el órgano de participación del pueblo alavés, a través de sus Municipios agrupados en Hermandades, en la administración y gobierno provincial.

Artículo 3.° Los Municipios de Alava, a los efectos prevenidos en el presente Real Decreto, se agrupan en Hermandades que a tal fin constituyen las correspondientes circunscripciones electorales, a cada una de las cuales corresponden los procuradores que se señalan. Estas circunscripciones electorales serían modificadas en 1987.

Las nuevas Juntas Generales surgidas en 1979 son una institución moderna basada en el sufragio universal y que tiene un carácter legislativo. Su sede quedó fijada en la capital de la provincia, Vitoria.

Al principio



Miguel Ricardo de Álava

El general, a caballo, en el Monumento a la Batalla, en la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria.

Miguel Ricardo de Álava y Esquível, conocido como el General Álava. (Vitoria, 7 de febrero de 1772 - Barèges, Francia, 14 de julio de 1843). Militar, político y diplomático español.

De familia noble se casó con su prima, descendiente de los Marqueses de Legarda. Cursó los estudios primarios en el seminario de Vergara. En 1785, con sólo trece años, ingresó como Cadete en el Regimiento de Infantería de Sevilla al frente del cual se encontraba su tío José de Álava. Tras el paso por la infantería, en 1790, coincidiendo con el fin de sus estudios, ingresó en la Armada, dando un giro a su carrera militar, posiblemente atraído por la figura insigne de su tío, Ignacio María de Álava, Capitán de navío. Inmediatamente se incorporó a distintos barcos donde participó en múltiples acciones militares de la Escuadra española contra Francia e Inglaterra en Ceuta, el sitio de Toulon e Italia lo que, junto a sus excelentes contactos familiares, le permitieron ascender con rapidez. En 1794 era ya Teniente de fragata.

Embarcado junto a su tío Ignacio en 1795 en una expedición que pretendía dar la vuelta al mundo, permaneció en América del Sur hasta 1800. De regreso a España cumpliendo las órdenes que había recibido tres años antes, fue apresado por los ingleses. Liberado meses más tarde, en 1801 estaba en la península. En 1802 se encontraba en Cádiz, donde ascendió a Teniente de navío y fue a Madrid, de nuevo bajo las órdenes de su tío Ignacio.

A su regreso a Cádiz en 1805, se encontró destinado en la flota comandada por el almirante Gravina. Tras un viaje a Martinica, participó en la Batalla de Trafalgar a bordo del Santa Ana, capitaneado por su tío, y sería ascendido de nuevo.

Una vez había solicitado el retiro e instalado en Vitoria, los acontecimientos tras la invasión francesa de la península le hicieron regresar como miembro del ejército de tierra y ser comisionado por las Juntas Generales de Álava para representarlas ante las autoridades españolas y francesas. Fue defensor de la Constitución de Bayona y uno de los firmantes de la misma en nombre de la Marina. Vinculado en sus inicios a los llamados afrancesados, luchó más tarde en el bando patriótico en la guerra de la independencia española, trasladándose desde Vitoria a Madrid para ponerse de parte de los sublevados, destacando en la Batalla de Albuera.

En la Guerra combatió en Calatayud, Tudela y Extremadura, estando a las órdenes del general Castaños y del Duque de Alburquerque. A finales de enero de 1810 fue comisionado para trasladarse a Portugal, donde se encontraba el general Wellington y comunicarle el sentir de la Junta de Cádiz sobre la difícil situación militar en que se encontraban frente a los franceses. Durante la estancia con el general inglés se trabó una profunda amistad entre ambos que le llevó a permanecer como delegado de las Juntas españolas en las unidades británicas, participando en distintas operaciones entre las que destacó la Batalla de Busaco, gracias a la cual ascendió a Brigadier por recomendación expresa del propio Wellington.

Arthur Wellesley, nombró a Álava para dirigir las operaciones de sitio de Ciudad Rodrigo a finales de 1811, obteniendo la victoria poco más tarde, en enero de 1812, lo que supuso su ascenso a Mariscal de Campo por orden del 31 de enero del mismo año.

Tras la retirada francesa, el Mariscal Álava proclamó en Madrid la Constitución de 1812 y se convirtió en Presidente de Gobierno de facto al tomar disposiciones en nombre de las distintas Juntas tales como la amnistía a los colaboradores militares de José I que se entregasen. En el norte proseguían las operaciones militares, en donde siguió dirigiendo distintos ataques, siendo herido en Dueñas. Parcialmente retirado de primera línea, fue proclamado Diputado general de Álava el 23 de noviembre. Repuesto de las heridas, participó en su propia tierra en la Batalla de Vitoria, y nuevamente junto a Wellington, en julio de 1813, se internó en territorio francés persiguiendo al enemigo aún después de acabado el conflicto.

Nada más terminar la guerra, y durante el Reinado de Fernando VII, el monarca lo nombró embajador en los Países Bajos a petición de los británicos. Sin embargo, la política represiva iniciada por el propio rey le llevó a ser arrestado en Madrid el 8 de octubre de 1814, siendo acusado de diversos delitos, todos ellos falsos. Salió de prisión el día de Nochebuena del mismo año y, curiosamente, había sido ascendido a Teniente General días antes de levantarse el arresto.

El 26 de abril de 1815 fue nombrado de forma interina embajador en París con el apoyo explícito de Inglaterra que obtuvo de Fernando VII la autorización para que Álava mantuviese contactos con Wellington en Holanda. Sorprendido por el regreso de Napoleón, marchó con Wellington y tomó parte de la Batalla de Waterloo. De esta manera, se convirtió en la única persona que ha intervenido en las dos más importantes batallas del siglo XIX: en Trafalgar y Waterloo. Tras la derrota del francés permaneció en París como embajador, resistiéndose al relevo en tal puesto por el de la cancillería en Holanda, hasta que finalmente se retiró a Vitoria en 1819 alegando motivos de salud.

Después fue elegido Presidente de las Cortes Generales en el Trienio Liberal, donde era Diputado por Álava. Durante este periodo también dirigió a la Milicia Nacional. Fue un defensor del restablecimeinto de la Constitución de 1812 y mantuvo su fidelidad al Gobierno aún cuando se produjo la intervención de Francia a través de la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis. Huyó a Cádiz, donde apoyó la destitución de Fernando VII entre los pocos diputados liberales que todavía resistían la ocupación. Fue comisionado para pactar con los franceses las condiciones de la rendición de Cádiz, pero el fracaso de las negociaciones permitió que fuera condenado a muerte. Tras el fin del Trienio huyó a Gibraltar con el apoyo de Wellington, para trasladarse posteriormente a Londres. Permaneció en el exilio, con el apoyo de la Corona inglesa, entre el Reino Unido y Francia, acudiendo a esta última sólo en ocasiones para tomar baños, hasta que en 1833 se le comunicó la firma de una amnistía que le permitía el regreso.

Durante la Regencia de María Cristina fue embajador en Londres, donde trató de gestionar la intervención de la Cuádruple Alianza de una manera firme y con apoyo económico y militar durantre la guerra carlista en favor de la reina Isabel II, sin conseguirlo plenamente. Aceptó la cartera de Ministro de Marina, cargo que ocupó solamente del 14 al 25 de septiembre de 1835 con el Conde de Toreno. Tras la caída de éste rechazó continuar en el gabinete aunque se lo había ofrecido Mendizábal. Nominalmente fue Presidente del Consejo de Ministros antes de ser nombrado Mendizabal, pero no juró el cargo permaneciendo en Londres. Finalmente, y no muy a su gusto, aceptó ser embajador en París donde presentó un plan para permitir a las tropas cristinas cruzar la frontera francesa en su lucha contra el carlismo y poder reabastecerse en el país vecino, así como impedir los sumnistros que les llegaban a los carlistas.

En las disputas entre el Partido Moderado y el Partido Progresista, se decantó claramente por aquellos y se opuso a los sucesos de la Granja, así como a las consecuencias jurídicas que se derivaron de los mismos con la aprobación de la Constitución de 1837, que se negó a jurar hasta 1838. De nuevo en la embajada londinense, regresó a España, ya muy enfermo, en junio de 1843, falleciendo un mes más tarde.

Al principio



País Vasco

Escudo de País Vasco

1 4,8% del total de España.

El País Vasco o Euskadi es una comunidad autónoma española, situada en el extremo nororiental de la franja cantábrica, lindando al norte con el mar Cantábrico y Francia, al sur con La Rioja y Castilla y León, al oeste con Cantabria y al este con Navarra. Lo integran las provincias (denominadas territorios históricos en el ordenamiento autonómico) de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya agrupando a 251 municipios: Álava 51, Guipúzcoa 88 y Vizcaya 112.

En el pasado, las provincias que componen el actual País Vasco fueron conocidas también como Provincias Vascas, Provincias Forales, Provincias Exentas (hasta 1841), Provincias Vascongadas, o simplemente, Vascongadas. En la actualidad, la denominación Comunidad Autónoma Vasca (CAV) es utilizada con frecuencia, especialmente en la propia comunidad autónoma y Navarra, ya que las denominaciones Euskadi y País Vasco también han sido usadas históricamente, desde su creación con la grafía Euzkadi en el siglo XIX la primera, y antes de 1897 la segunda, para nombrar un concepto diferente al de la comunidad autónoma, el de Vasconia o Euskal Herria.

También Navarra tiene derecho a integrarse en esta comunidad autónoma, en el supuesto de que decida su incorporación de acuerdo con lo dispuesto en la disposición transitoria cuarta de la Constitución española, y reglamentado en el Amejoramiento del Fuero, si bien no ha ejercido nunca dicho derecho. Las relaciones entre ambas comunidades han sido de carácter muy variado desde la Transición.

El País Vasco tiene una extensión total de 7.234 km², y una población actual de 2.155.546 habitantes (INE 2008), con una densidad de población de 295,0 hab/km². Su capital es Vitoria, en Álava, donde se encuentran el Parlamento y la sede del Gobierno Vasco, aunque la ciudad más grande es Bilbao.

Hay constancia de poblamiento en el Paleolítico en varios lugares del actual País Vasco, como en Vizcaya en las cuevas de Bolinkoba (Abadiano), Arenaza (Galdames), Atxeta (Fórua), Santimamiñe (Cortézubi) y Lumentxa (Lequeitio).

En la distribución de tribus prerromanas de Ptolomeo, Vizcaya estaba ocupada por caristios y autrigones, Álava por autrigones y berones, y Guipúzcoa por várdulos y vascones. En las obras de Estrabón, Pomponio Mela y Plinio, los várdulos eran la tribu que separaba a vascones de cántabros. La filiación de várdulos, caristios y autrigones es desconocida. Los historiadores discuten sobre su origen cántabro, vascón, indoeuropeo, celta o celtibérico sin que haya pruebas concluyentes en favor de ninguna de estas hipótesis.

Los autrigones, que en Vizcaya ocuparían las Encartaciones, no fueron mencionados por Estrabón. Otros historiadores romanos como Pomponio Mela y Plinio los sitúan en el interior, en la zona norte de la actual Burgos (Briviesca), Plinio el Viejo alrededor del año 77 citaba "entre las diez ciudades de los autrigones Tricio (Tritium Autrigonum) y Virovesca (Briviesca) como capital del los autrigones".

Ptolomeo los sitúa lindando con cántabros al oeste y turmogos al sur, y con caristios y berones al este, y, según esta distribución, se extenderían entre el rió Asón y el río Nervión. Su ciudad principal era Uirovesca (Briviesca), una de las cecas de las monedas del jinete ibérico. Otras ciudades importantes fueron Tricio, en la Rioja; Deóbriga (Miranda de Ebro) y en la costa Flaviobriga (Castro Urdiales) (aunque Plinio asigna esta ciudad a los várdulos) la última colonia fundada por los romanos en Hispania. Otros asentamientos fueron Osma de Valdegovia, Poza de la Sal y es posible que en la desembocadura del río Nerua (Nervión) tuvieron un puerto ya que se encontraron monedas romanas en la barra de Portugalete y en Bilbao. Floro y Orosio cuentan que eran frecuentemente atacados por los cántabros, por lo que posiblemente colaborasen con Augusto en las Guerras Cántabras y como premio obtuviesen el dominio de nuevos territorios en la cornisa cantábrica llegando casi hasta el río Deva.

Se discute si estaban emparentados a cántabros, celtíberos o vascones. Lo primero es dudoso ya que fue el ataque de cántabros contra autrigones y turmódigos lo que inició la guerra romano-cántabra. El hecho de que algunas de sus ciudades tengan la terminación briga parece indicar un origen céltico.

Ocupaban el resto de Vizcaya, según Ptolomeo. No son mencionados por Estrabón, ni por Pomponio Mela, pero sí por Plinio, que les llama Carietes y les sitúa en el interior, en la zona sur del actual País Vasco.

También en este caso se discute si estaban emparentados a cántabros, celtíberos o vascones.

Los várdulos son mencionados por Estrabón, que les llama Bardyétai y los sitúa en la costa, entre cántabros y vascones, por Pomponio Mela y Plinio que también los sitúan en la costa entre cántabros y vascones, diciendo Plinio que Portus Ammanus (la romana Flaviobriga, la actual Castro Urdiales, de donde le vendría el nombre actual, derivado de Castrum Vardulies) era una de sus ciudades, y por Ptolomeo que los sitúa en la actual Guipúzcoa. Según Ptolomeo, lindaban con caristios o cántabros al oeste, vascones al este y berones al sur; en la costa llegaban hasta el promontorio del Pirineo, a excepción de Oiasso (Irún) que era la salida de los vascones al mar, mientras que en el interior sus fronteras eran más confusas. Ptolomeo nos habla de varias ciudades que todavía no se han localizado: Menosca, en la costa; Gebala, Trutium Tubicorum, Thabuca, Alba y Tullonium, en el interior.

Al igual que en el caso de los caristios, su filiación también es discutida.

Los berones eran de origen celta o celtíbero y estaban asentados a partir del siglo II a. C. en la zona de la actual Rioja. Las citas clásicas se refieren a su presencia en el siglo I a. C. ya como comunidad estable (Estrabón) y enfrentados a Sertorio (Tito Livio) que los venció. Como grupo pudieron estar desarrollando una cultura trashumante desde el siglo IV a. C. hasta su ubicación definitiva.

Sus límites geográficos de expansión coinciden con la sierra de Cantabria al norte (y mayor o menor penetración en esa zona según fuentes), junto a los vascones por el este cerca de la actual Calahorra, con el río Tirón por el oeste y la sierra de la Demanda y demás de la zona, y por el sur con el norte de la actual provincia de Soria.

Los principales asentamientos fueron Vareia (capital de facto situada en los alrededores de Logroño), Libia (actual Herramélluri o Leiva), Tritium (actual Tricio) y Bilibium (posteriormente sería Bilibio) junto a las Conchas de Haro donde se separan las provincias de Burgos, Álava y La Rioja.

Es posible que ciudades como Gracurris y Calagurris, tras ser vencidas por los romanos, fuesen entregadas a los vascones por su colaboración, y que esto mismo se hiciese con el resto de su territorio.

Los vascones ocupaban en el actual País Vasco la parte oriental de Guipúzcoa, siendo Oiasso (Irún), una de sus ciudades.

Desde la caída del Imperio Romano hasta las proximidades del año 1000, hay muy pocas noticias históricas del País Vasco. Probablemente sufrió las devastaciones de los hérulos, ya que el el cronista Hidacio, relata que 400 hérulos en siete naves atacaron la costa cántabra y de Vardulia en el año 456.

Ni las invasiones de los visigodos ni las de los musulmanes parecen haber llegado a Vizcaya ni a Guipúzcoa, aunque probablemente sus costas fueron asoladas por los vikingos, especulándose con la posibilidad de un asentamiento vikingo en las cercanías de Mundaca, que podría ser el origen de la leyenda de Jaun Zuria.

Tras la invasión musulmana, se cree que Vizcaya y Álava quedaron bajo la órbita del reino de Asturias, con algunos enfrentamientos cuyo reflejo sería la también mítica Batalla de Padura. En la crónica de Alfonso III de Asturias, escrita en el siglo IX, y refiriéndose al reinado de Alfonso I, es donde se hace por primera vez referencia a Álava y Vizcaya:“Alava, Vizcaya, Alaon y Orduña siempre habían sido poseídas por sus habitantes”., diciendo al mismo tiempo que no hubo necesidad de repoblarlas.

Al ir siendo dotadas las Villas y la Ciudad de cartas pueblas y fueros particulares durante los siglos XII y XIII, estas dejaban de depender de los fueros de Vizcaya, Encartaciones o Durango, y pasaban a celebrar sus Juntas separadamente. Las villas y el año de concesión de fueros eran: Valmaseda (1199), Bermeo (1236), Lanestosa (1287), Plencia (1299), Bilbao (1301), Ochandiano (1304), Portugalete (1322), Lequeitio (1325), Ondárroa (1327), Marquina (1355), Guernica (1366), Durango (1372) y Ermua (1372); la ciudad es Orduña (1228).

Las Villas y la Ciudad, las Encartaciones y la merindad de Durango sólo acudían a las Juntas Generales de Guernica enviando representantes cuando se iban a tratar temas comunes que les afectasen.

La crisis bajomedieval afectó al País Vasco produciéndose una disminución de la producción agrícola, hambrunas, etc… A esta crisis se sumó la epidemia de la peste negra de 1348. Muchos campesinos murieron, y otros se refugiaron en las villas, lo cual afectó a las rentas de los señores feudales.

Los intentos de mantener su prestigio y la búsqueda de ingresos llevó a los nobles a luchas de poder en las que se dividieron en dos bandos. Los oñacinos y gamboínos. El nombre viene de los linajes dominantes en Guipuzcoa, que eran los señores de la casa de Oñaz y de la de Gamboa. En Vizcaya los líderes de cada bando eran los de Urquizu-Abendaño y los de Mújica-Butrón y en Álava los de Ayala y los de Calleja. El fenómeno no fue exclusivo del País Vasco, ya que había enfrentamientos similares entre los nobles de Castilla entre los Castros y los Laras y en Navarra entre los Beamonteses y Agramonteses.

Así comenzaron las guerras de banderizos que asolaron el País vasco desde la Baja Edad Media hasta principios de la Edad Moderna. Los linajes se adscribían a uno u otro bando en función de sus intereses, siendo normal el cambio de bando Los señores no dudaban en robar en la villas consideradas enemigas, en saquear y extorsionar a sus campesinos ni en asaltar los convoyes de los mercaderes de Burgos que se dirigían a los puertos para exportar sus géneros.

Las Encartaciones, en 1394, adoptan el Fuero de Avellaneda, para luchar contra la conflictividad social generada por la violencia de los banderizos. Los labradores de la Tierra Lana y las Villas acudieron al rey Enrique III de Castilla, Señor de Vizcaya, para pedirle autorización para formar una Hermandad para protegerse de las tropelías de los jaunchos. El rey, en 1393, comisiona al corregidor Gonzalo Moro, para redactar unas nuevas Ordenanzas de Hermandad, lo que se hace en Junta General, pero estas ordenanzas no llegan a aplicarse por la oposición de algunos señores del bando oñacino. La recién formada Hermandad, al estar formada por gente corriente, no es de momento enemigo para los señores guerreros. Pero por las mismas razones se formaron las Hermandades de Álava y Guipúzcoa.

Las guerras de banderizos acaban a finales del siglo XV. La puesta de las Villas bajo control administrativo de la Corona, la pujanza de las Hermandades de las villas y el reconocimiento de la hidalguía universal a todos los vizcaínos y guipuzcoanos fueron elementos importantes en la perdida de poder de los señores.

Como consecuencia del Descubrimiento de América, empeoraron las relaciones entre España y Portugal. El Rey de Portugal consideraba que, en virtud del Tratado de Alcáçovas, las tierras recién descubiertas le pertenecían, y en la corte española se tenían informes de que se estaba aprestando una armada en Lisboa, por lo que los Reyes Católicos llegaron a temer ataques portugueses a la segunda expedición de Colón.

Para remediar esta situación, los reyes encargaron desde Barcelona al doctor Andrés Villalón, regidor mayor y miembro del Real Consejo de Sus Altezas que organizase una armada oceánica. Con permiso real, Villalón, en julio de 1493, encomiendó en Bermeo esta tarea al bilbaíno Juan de Arbolancha. La armada fue conocida como Armada de Vizcaya, por formarse en Bermeo con naves y tripulaciones vizcaínas (en el sentido amplio, esto es, vascongadas). A finales de junio Iñigo de Artieta, nombrado por los reyes Capitán General de esta armada, reúne las naves en Bermeo A finales de julio, la armada sale de Bermeo para Cádiz, a donde llegan a primeros de agosto.

Esta armada estaba formada por una carraca de 1000 toneles, mandada por Iñigo de Artieta, 4 naos, de entre 405 y 100 toneles, mandadas por Martín Pérez de Fagaza, Juan Pérez de Loyola, Antón Pérez de Layzola y Juan Martínez de Amezqueta, y una carabela para tareas de enlace y exploración mandada por Sancho López de Ugarte. Llevaba casi 900 hombres. La carraca llevaba 300 hombres, la mayoría de Lequeitio, la nao de Martín Pérez de Fagaza, 200, la mayoría de Bilbao, Baracaldo y otros lugares de Vizcaya, las de Juan y Antón Pérez de Layzola, 125 por nao. casi todos guipuzcoanos, y la de Juan Martínez de Amezqueta 70. En la carabela iban 30 hombres. El coste de la armada fueron 5.854.900 maravedís. Las tripulaciones estaban formadas aproximadamente por un hombre de mar por cada dos hombres de guerra.

Aunque se consideraba que la misión de esta armada sería dar escolta a las naves de Colón desde su salida de Cádiz hasta que estuviesen bien adentradas en el océano, para protegerla de ataques portugueses preparadas para dirigirse hacia las tierras descubiertas , en agosto de 1493, al conocer los reyes que por Colón las naves portuguesas no iban a hacerse a la mar, es comisionada para trasladar al rey Boabdil y su corte de Adra hacia las costas africanas. A su regreso se le ordena preparar un viaje a Canarias, que no llega a realizar.

Después de la firma del Tratado de Tordesillas con Portugal, la armada deja de ser necesaria, por lo que el verano de 1494 se ordena su disolución. Paro la situación en Italia la vuelve a hacer necesaria, por lo que la disolución no llega a producirse, y la armada, aumentada con 7 carabelas, se dirige a Sicilia para unirse a las 20 naves que allí se encontraban.

Tras la Guerra de Sucesión Española, tan solo Navarra, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya conservaron fueros. Esta situación perduró hasta el siglo XIX, cuando fueron sustituidos en las Provincias Vascongadas por los Conciertos económicos por Antonio Cánovas del Castillo después de la tercera derrota carlista. Durante el franquismo, Álava y Navarra conservaron parte de sus antiguos fueros, ya que fueron derogados en las otras dos provincias por decreto del 23 de junio de 1937, al ser consideradas «traidoras» al no dar apoyo a la sublevación militar y suprimiendo el primer Estatuto de Autonomía Vasco. Este decreto fue parcialmente modificado el 6 de junio de 1968, suprimiendo los párrafos ofensivos para Guipúzcoa y Vizcaya, pero conservando el resto de los artículos. Fue finalmente derogado mediante un decreto promulgado el 30 de octubre de 1976.

En la actualidad, después de la aprobación del Estatuto de Autonomía del País Vasco en 1979, Euskadi se constituyó como comunidad autónoma, manteniendo sus derechos forales los tres territorios históricos que la conforman.

Los términos Euskadi y País Vasco (en la versión del Estatuto de autonomía en euskera, Euskadi y Euskal Herria) son la denominación oficial de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

El asunto de la nomenclatura ha sido un tema debatido, ya que los nombres "Euskadi"y "Euzkadi" tradicionalmente se han utilizado para designar una región más extensa que la de las tres provincias. El 18 de julio del 2003, la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) aprobó un documento en el que exponía su postura sobre el uso correcto de la palabra Euskal Herria, "territorio con rasgos culturales bien definidos, por encima de fronteras político-administrativas y por encima también de las diferencias históricas.

La orografía del País Vasco es principalmente montañosa, está conformada por los Montes Vascos y la imponente Sierra de Cantabria en el sur, con el Toloño como máxima altitud, las estribaciones del Pirineo llegan de Navarra. El punto más alto del País Vasco es el monte Aitxuri, con una altitud de 1.551 metros, está situado en el Parque Natural de Aizkorri.

En Euskadi se pueden distinguir a grandes rasgos cuatro zonas climáticas: la vertiente atlántica al norte, una zona de clima subatlántico (Valles Occidentales de Álava y la Llanada Alavesa), una zona de clima submediterráneo y, el extremo sur, entrando en la depresión del Ebro y Rioja Alavesa, donde se pasa ya a un clima con verano claramente seco y caluroso de tipo continental.

Esta región participó en el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos (WWAP) de la Unesco, razón por la cual se han instalado más de 300 centros de información que han servido para elaborar un informe sobre la situación actual de la región.

El País Vasco se divide en 251 municipios, 51 en Álava, 88 en Guipúzcoa y 112 en Vizcaya.

El País Vasco se divide en 20 comarcas. El territorio de Álava a su vez se divide en siete comarcas (cuadrillas, en castellano; en euskera eskualdeak). Las comarcas de Guipúzcoa y Vizcaya, sin embargo, no conforman divisiones administrativas.

Gracias a ser uno de los focos iniciales de la revolución industrial en España, la población del País Vasco tuvo un gran crecimiento desde mediados del siglo XIX hasta principios de los años 1970, recibiendo una gran inmigración de otras regiones españolas. Sin embargo, la reconversión industrial derivada de la crisis industrial de los años 80 y el descenso de natalidad provocaron que el País Vasco retrocediera demográficamente y fuera una región con crecimiento negativo desde la Transición, manteniéndose esta tendencia a pesar de la bonanza económica experimentada desde mediados de los años 90 con indicadores de PIB superiores a la media europea. Así, mientras en el periodo 1981-2006 la población española crecía en un +18,46%, el País Vasco presentaba una recesión demográfica del -0,05%. La provincia de Álava, la provincia que menos creció en términos demográficos con la revolución industrial, es la única que no ha perdido población desde los años 1970, mientras que la que porcentualmente más ha perdido ha sido Vizcaya, que fue la que más creció en esa época. La tasa de crecimiento poblacional actualmente es del 0,54%, y la esperanza de vida es de 76,4 años para los hombres y 83,7 años para las mujeres.

Según el censo INE 2007, el País Vasco cuenta con un 4,6% de extranjeros, lo que representa uno de los porcentajes más bajos de España y constituye menos de la mitad de la media nacional (10,0%). Entre éstos, son predominantes los iberoamericanos, los marroquíes, los rumanos y los portugueses.

A pesar de su extensión relativamente pequeña y una población del 4,9% respecto a España, el País Vasco aporta el 6,2% del PIB, el 10,45% del PIB industrial y el 9,2% de las exportaciones.

El País Vasco concentra un gran volumen de industrias, es una de las regiones más ricas de Europa y ha pasado del 89,6% en 1990, al 117,1% de la media europea de PIB per cápita en el año 2002 y a un 125,6% en el 2005 (industria y construcción suponen el 38,18% del PIB ), según datos del Eustat, crecimiento solo superado en la Unión Europea por Luxemburgo e Irlanda.

A mediados de los años ochenta, en plena crisis económica, se produjo la reconversión industrial y la reindustrialización, lo cual produjo un importante receso y, ya recuperada de esta situación desde hace años, es en la actualidad una de las regiones más desarrolladas de España y según un estudio del Instituto Vasco de Estadística siguiendo metodología de la ONU la región alcanzó en 2004 uno de los Índices de Desarrollo Humano más altos del mundo. El País Vasco tiene una tasa de paro del 3,5%, que siguió manteniendo en octubre de 2008 pese a la desaceleración de la economía.

Necesita importar energía en cantidad de 8.298 Gigavatios·hora, según los informes del Sistema Eléctrico Español de Red Eléctrica Española (REE), siendo la tercera comunidad que más importa energía.

El Instituto Vasco de Estadística, calculó el Índice de Desarrollo Humano para el País Vasco siguiendo la metodología de la ONU, obteniendo 0,964.

Si se comparasen al País Vasco y a sus territorios históricos con los países del mundo (no con otras entidades subestatales) Álava obtendría 0,975, con lo que se colocaría como la primera del mundo. Guipúzcoa, con 0,967 puntos, sería la tercera, y Vizcaya, con 0,958 puntos, la séptima. El conjunto de las tres provincias ocuparía el tercer lugar por detrás de Islandia y Noruega.

Dentro del sector del transporte marítimo destaca el Puerto de Bilbao, con 37,2 millones de toneladas en 2006, siendo el Reino Unido, resto de España y China los principales lugares de origen o destino, contribuye con 419 millones de euros al PIB vasco y genera 9.500 puestos de trabajo. Después está el Puerto de Pasajes en Guipúzcoa.

El transporte por carretera está asegurado mediante la red de autovías y autopistas (A-1, AP-1,A-8, AP-8, AP-15 y AP-68).

El transporte ferroviario de la CAV está compuesto por varias operadoras.

Además, se está construyendo una línea ferroviaria de alta velocidad que unirá a las tres capitales provinciales entre sí y con el resto de España, y que conectarán con la red europea. Se ha denominado Y vasca debido a la forma que adopta su recorrido.

En el País Vasco se han hablado dos lenguas desde hace siglos, el español o castellano y el euskera o vascuence, siendo las dos originarias de la región, pues el primero surgió en una zona amplia que abarcaba también territorios del occidente de las actuales Álava y Vizcaya. El euskera, a diferencia del resto de lenguas españolas modernas, no procede del latín ni pertenece a la familia indoeuropea.

El castellano es la lengua mayoritaria en los hogares del País Vasco: en el año 2001, y era la lengua hablada en el hogar por el 83,0% de la población, mientras que el euskera era la lengua hablada por el 11,8% y un 5,2% usaba ambas lenguas por igual en el hogar. Estos porcentajes varían de una provincia a otra, siendo Guipúzcoa donde más se habla euskera y Álava donde menos.

Las poblaciones gasconas asentadas en Guipúzcoa trajeron consigo su lengua, el gascón (ya desaparecido del País Vasco, aunque se conservaron algunas comunidades hasta el siglo XX).

El País Vasco accedió a su autonomía con la aprobación del Estatuto de Autonomía en 1979. Este Estatuto se distingue de la mayoría de los estatutos de las autonomías españolas no en el número de las competencias transferidas o transferibles antes en el hecho de que la autonomía vasca constituya una actualización del régimen foral de las tres provincias vascas en el marco de la Constitución Española (según la disposición adicional primera de ésta). Así, el País Vasco, además de recibir las competencias sobre la educación, obtiene un procedimiento de financiación exclusiva basado en la actualización de los conciertos económicos de las Provincias Vascongadas establecidos en la abolición de los fueros de 1876 y que se conservaron en Álava, pero fueron derogados en Guipúzcoa y Vizcaya por el régimen franquista al finalizar la Guerra Civil. El Estatuto permite, además, una policía propia, la Ertzaintza, un cuerpo de policía integral y desplegado a todo el territorio. Al tratarse de una actualización de los regímenes forales, las diputaciones forales de cada una de las provincias que integran el País Vasco conservan unas atribuciones y competencias muy amplias con respecto al propio Gobierno Vasco.

La opción política mayoritaria desde la transición democrática es la del nacionalismo vasco, en sus diversas variantes desde las más moderadas hasta las más radicales y con sus diferentes concepciones para la configuración de la actual Comunidad Autónoma (independentista, autonomista, federalista...). Dicha opción se disputa el mapa electoral con otras ideologías denominadas "no nacionalistas", de amplio respaldo en el territorio histórico de Álava, tradicionalmente castellanohablante.

Todos los presidentes del Gobierno Vasco desde 1980 han pertenecido al Partido Nacionalista Vasco.

No está representado en el Parlamento Vasco el partido Batasuna, ilegalizado judicialmente a causa de su relación con la organización terrorista ETA, por infringir la Ley de Partidos (Ley Orgánica 6/2002) y considerarse probado que la creación de este partido político fue un hecho instrumental por parte de ETA y que forma parte de ella. Pidió el voto para el Partido Comunista de las Tierras Vascas en las últimas elecciones al Parlamento Vasco y, más recientemente, para Eusko Abertzale Ekintza/Acción Nacionalista Vasca (EAE/ANV), en las municipales y elecciones a Juntas Generales del 2007.

El País Vasco dispone de una policía propia, la Ertzaintza, desplegada en todo el territorio. Actualmente tiene transferidas todas las competencias excepto la lucha antiterrorista, el control de aduanas, documentación, pasaportes y visados. La Guardia Civil y la Policía Nacional cuentan con un número mínimo de efectivos y se encargan de las aduanas y la tramitación de documentos oficiales. La presencia de la Policía Nacional en el País Vasco se reduce a 4 comisarías, de las cuales dos se encuentran en Guipúzcoa (San Sebastián e Irún), una en Vizcaya (Bilbao) y otra en Álava (Vitoria), mientras que la Guardia Civil dispone más de una veintena de cuarteles repartidos por la geografía vasca.

La gastronomía del País Vasco goza de un gran prestigio tanto a nivel nacional como internacional. A juicio de la reconocida editorial británica William Reed que otorga el premio "San Pellegrino", en su clasificación del año 2007, dos de los 10 mejores restaurantes del mundo se encuentran en esta región ("Mugaritz" y "Arzak") además del "Martín Berasategui", lo que la convierte en la región más prestigiosa del mundo a nivel culinario.

En la década de los 70, diversos cocineros originarios del País Vasco, entre los que destacan Juan Mari Arzak y Pedro Subijana, encabezaron una revolución gastronómica, trasladando los principios de la llamada 'nouvelle cuisine' francesa a España. El primer restaurante español en recibir 3 estrellas "Michelin" fue de hecho "Zalacaín", restaurante de influencia vasca aunque ubicado en Madrid. Actualmente es el País Vasco junto con Cataluña la región española con mayor densidad de estrellas en la guía Michelin, siendo destino de un gran número de viajeros gastronómicos tanto nacionales como extranjeros. Tres restaurantes gozan de 3 estrellas, el máximo galardón posible: Juan María Arzak (del restaurante "Arzak"), Martín Berasategui (del restaurante "Berasategui") y Pedro Subijana (cocinero del "Akelaŕe"). En la nueva generación de cocineros destaca especialmente Andoni Luis Aduriz, del restaurante "Mugaritz".

Otro de los chefs más destacados, aunque en un plano gastronómico diferente, es Karlos Arguiñano, que ha realizado programas culinarios clásicos de la Televisión Española y goza de enorme popularidad.

Una forma de reunión típica son las "sociedades gastronómicas" o "txokos", sociedades privadas vascas que ofrecen la oportunidad a sus socios e invitados de disfrutar de unos platos de gran calidad. Su composición data de principios del XIX a copia de los centros de reunión británicos, donde los socios se reunían, cocinaban, comían, cantaban las "Bilbainadas" u otras canciones propias de la ciudad y jugaban a las cartas (Mus) y después salían de "vinos" por las respectivas zonas viejas de la ciudad a beber y comer más, los "pintxos". Estas sociedades fueron, y en algunos casos siguen siendo, únicamente masculinas, donde el papel de la mujer está vetado en algunos casos (no puede pasar de ser invitada) o no puede entrar, pero en ningún caso pasar a ser miembro. En la mayoría esta circustancia ha desaparecido.

Los "pintxos" son sin duda una especialidad muy popular y apreciada; también cualquiera de las preparaciones del bacalao o las "kokotxas", que son algunas de las especialidades de la cocina vasca más degustadas. El plato regional vasco por excelencia es probablemente el "bacalao al pil pil", una complicada elaboración de guiso de pescado, acompañado de una emulsión gelatinizada de aceite y ajo. Las grandes variedades de recetas que existen de bacalao en el País Vasco se deben a la primera Guerra Carlista, donde Bilbao estuvo sitiado durante semanas sin otro alimento que el bacalao y posibles acompañantes.

Al principio



Source : Wikipedia