Chuquisaca

3.3659985151864 (1347)
Publicado por tornado 12/03/2009 @ 08:14

Tags : chuquisaca, bolivia, américa latina, internacional

últimas noticias
En Chuquisaca formaron el Observatorio de Derechos Laborales - Los Tiempos
El Directorio del Observatorio de Derechos Laborales y Centros de Recursos de Información de Chuquisaca está integrado por el Gobierno, delegados de organizaciones no gubernamental (ONG) y de entidades públicas. El objetivo de este Observatorio es que...
Chuquisaca primero en cuadro de medallas - Opinión Bolivia
La localidad de Punata fue escenario, ayer, de la segunda etapa de la competencia de ciclismo nacional denominada “XVI Vuelta a Punata” y en la clasificación por equipos, Chuquisaca ocupó el primer lugar en el medallero. Los organizadores contaron con...
La selección de básket entrena desde mañana - Opinión Bolivia
El trabajo se extenderá hasta el domingo y se reunirán deportistas de la rama masculina provenientes de La Paz, Oruro, San José de Chiquitos, Chuquisaca, Tarija, Santa cruz, Quillacollo y Cochabamba. Fueron convocados 23 deportistas de los cuales...
Chuquisaca regala al país su historia y sus maravillas - La Razón (Bolivia)
El Gobierno festejará en El Villar, en tanto las autoridades de Chuquisaca tienen actos previstos en Sucre. Ambas partes esperan señales de una reconciliación que supere rencores. • FERVOR PATRIÓTICO • La banda del colegio Ayacucho de Potosí desfila...
Bolivia: Chuquisaca mandó en la “Vuelta a Punata” - RedBolivia.com
En la categoría Sub-17 el ganador fue Bernardo León, de Chuquisaca con 59´22” 43, seguido por David Rojas, de Montero con 1h 00´11” y Rubén Viruez, de Santa Cruz con 1h 01´12”. En damas elite venció Karen Salazar, de Mizque y registró un tiempo total...
Diputados esperan a autoridades de Chuquisaca para que presten ... - La Razón (Bolivia)
HH de la Cámara de Diputados dio un plazo hasta las 18.00 de hoy para que la prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar, y los parlamentarios de ese departamento se hagan presentes en La Paz para que presten declaraciones sobre los hechos de violencia que...
¿A quién beneficia la postergación de las elecciones? - Rebelión
Analistas políticos reconocidos como Gualberto Ampuero, de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca (UASFX), dijo a LA ÉPOCA que pensar que el gobierno sólo busca reproducir el poder en diciembre es una visión simplista “porque Evo puede...
Aprendiendo en los “Municipios Escuela” - Los Tiempos
En temas de turismo tenemos contacto con varios municipios de Pando, Beni y Chuquisaca. Con este trabajo hemos comprobado que el concepto de 'Municipio Escuela' funciona con temas específicos”, aclara el presidente del Cepad. Para María Vela Castro,...
Bicentenario y verdad - El Tiempo Ecuador
Luego, el 25 de mayo de 1809, se produjo el levantamiento de Chuquisaca en Bolivia que es el verdadero Primer Grito de Independencia de las colonias de España en América. Pero las estructuras sociales y económicas en que se sustentó el dominio colonial...
JICA apoya proyecto de desarrollo en Chuquisaca - Los Tiempos
La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) determinó apoyar a 36 comunidades de nueve municipios de Chuquisaca el proyecto Cambio Rural Fase II, que tiene el objetivo de extender el modelo institucional de desarrollo para mejorar el nivel...

Intendencia de Chuquisaca

La Intendencia o Provincia de Chuquisaca, también denominada de Charcas o de La Plata, fue un área administrativa integrante del Imperio Español dentro del Virreinato del Río de la Plata situada dentro del territorio de la actual República de Bolivia y cuya capital era la actual ciudad de Sucre. Era la intendencia de menor extensión, situada entre el río Pilcomayo y el río Grande.

El presidente de la Real Audiencia de Charcas era a la vez gobernador intendente de la Intendencia de Chuquisaca.

La intendencia, además de la ciudad de La Plata, estaba dividida (después de la separación de Cochabamba) entre los partidos (también conocidos como subdelegaciones) de: Yamparaez (con cabecera en el pueblo de Yamparaez), Pilaya y Paspaya (con cabecera en el pueblo de Sinti), Tomina (con cabecera en el pueblo de la Laguna), Paría (con cabecera en el pueblo de Poopó), Oruro (con cabecera en la villa de Oruro) y Carangas (con cabecera en Asiento del Espíritu Santo).

El 5 de Agosto de 1783, el rey Carlos III hizo, en San Ildefonso, diecisiete modificaciones a la Real Ordenanza de 1782, entre ellas, una que suprime la gobernación intendencia de Santa Cruz de la Sierra, creando con ella y la ciudad de Cochabamba (separándola de Chuquisaca) la intendencia de Cochabamba.

El 25 de mayo de 1809 se produjo la Revolución de Chuquisaca, que fue un levantamiento popular contra las autoridades de la Real Audiencia de Charcas en la ciudad de Chuquisaca, siendo presidente de la misma e intendente de Chuquisaca, Ramón García de León y Pizarro. Encabezados por Bernardo de Monteagudo, Jaime de Zudáñez y otros seguidores de ideales republicanos, se realizaron protestas populares en las calles de Chuquisaca con el lema ¡Muera el mal gobierno, viva el Rey Fernando VII!, fomentados por rumores de conspiración carlotista. El intendente de Potosí, Francisco de Paula Sanz y el designado sucesor de Pizarro, Vicente Nieto, enviaron tropas para sofocar la rebelión por orden del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros de Buenos Aires, las cuales entraron pacíficamente en Chuquisaca el 24 de diciembre de 1809.

El 25 de mayo de 1810 se produjo la Revolución de Mayo en Buenos Aires, durante la cual fue depuesto el virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, manteniéndose Chuquisaca bajo gobierno español.

El 13 de julio de 1810, el virrey del Perú proclamó la reincorporación del territorio de la Audiencia de Charcas al virreinato del Perú, hasta el final de la guerra.

El 13 de noviembre de 1810, Chuquisaca se pronunció en favor de la Primera Junta de Buenos Aires.

Después de la batalla de Yavi (15 de noviembre de 1816) las tropas españolas recuperaron el control territorial del Alto Perú, reestableciéndose la Audiencia e Intendencia de Charcas, que pasó entonces a depender del Virreinato del Perú, al frente del cual se encontraba el virrey José Fernando de Abascal y Sousa, Marqués de la Concordia (1806-1816). El mando de Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, fue sustituido por el del virrey del Perú.

El 22 de febrero de 1818, el general en jefe del ejército del Perú nombró al general Maroto gobernador e intendente interino de la ciudad y provincia de La Plata además de presidente de la Real Audiencia de Charcas donde combatió a los caudillos rebeldes y patriotas, manteniendo el territorio bajo control hasta 1823, cuando el general Andrés de Santa Cruz reconquistó La Paz para los patriotas.

En plena lucha contra los independentistas, el último intendente fue Antonio Vigil en 1824 nombrado por Olañeta.

El departamento de Chuquisaca fue creado a partir de la Intendencia de Chuquisaca, mediante Decreto Supremo de 23 de enero de 1826 del mariscal Sucre.

Al principio



Revolución de Chuquisaca

Se conoce como Revolución de Chuquisaca del 25 de mayo de 1809 al levantamiento popular contra las autoridades de la Real Audiencia de Charcas en la ciudad de Chuquisaca actualmente conocida como Sucre. Es aludida en Bolivia como el Primer Grito Libertario de América, o la Chispa de la liberación americana. El independentista Bernardo de Monteagudo la consideró como el inicio de la Revolución del Río de la Plata.

En 1808 Napoleón Bonaparte logró mediante las Abdicaciones de Bayona, la renuncia de Carlos IV al Reino de España e Indias en favor de Fernando VII y de este último en favor de los Bonaparte, quedando José Bonaparte como el nuevo rey de España y sus colonias. Esta crisis institucional y la consecuente invasión de España por el ejército napoleónico, propició la creación de juntas en la península, que desconocieron la autoridad dada a José Bonaparte, defendiendo los derechos de Fernando VII. En esas circunstancias en 1809, en Chuquisaca, y luego en muchas otras ciudades americanas bajo el dominio del Imperio Español, se detonó una crisis política a causa de la crisis institucional en la metrópoli y de las tensiones revolucionarias que venían madurando en las sociedades coloniales.

En 1808 José Manuel de Goyeneche, militar español, fue comisionado como representante plenipotenciario de la Junta Suprema Central de Sevilla para la proclamación del rey Fernando VII en el del Río de la Plata y en el Virreinato del Perú. Al pasar por Río de Janeiro camino a Buenos Aires, se entrevistó con la infanta Carlota Joaquina de Borbón, hermana de Fernando VII y reina regente de Portugal en el Brasil, con ambiciones de asumir los títulos de su hermano en tierras americanas. La reina Carlota le dio a Goyeneche cartas con sus pretensiones dirigidas a las autoridades coloniales que él iba a visitar. Goyeneche aceptó el encargo, sin comprometerse más que actuar de mensajero.

Tras pasar por Buenos Aires, cuando en los últimos días de 1808 Goyeneche llegó a Chuquisaca, sede de la Real Audiencia de Charcas, las noticias de su entrevista con Carlota de Brasil despertaron alarma en la población. A mediados del siglo XVIII la provincia de Chiquitos, en los llanos al oriente de Chuquisaca, había sido alcanzada por las incursiones de bandeirantes brasileños, quienes secuestraron para esclavizar a la población aborigen, recuerdo que despertó suspicacias en la población de la ciudad.

Las diligencias de Goyeneche fueron cortas, pues la Real Audiencia y su presidente Ramón García de León y Pizarro reconocieron la autoridad de la junta peninsular y las comunicaciones de la infanta Carlota no pasaron de meras formalidades que se despachan antes de que el plenipotenciario siguiera camino de Lima, en donde el virrey del Perú José Fernando de Abascal le otorgó el rango de brigadier y la presidencia provisoria de la Real Audiencia del Cuzco. En su estancia en Chuquisaca Goyeneche se entrevistó en varias ocasiones con García de León y Pizarro y con el arzobispo de Charcas Benito María Moxó y Francolí, ambos tenían previamente conflictos con los oidores de la Real Audiencia y con el cabildo eclesiástico respectivamente, quienes rechazaron la carta de Carlota Joaquina.

El presidente de la Audiencia comunicó la carta a la Universidad para conocer su parecer, siendo rechazada por considerarla subversiva por el claustro, argumentando además que la pragmática sanción de Felipe V había excluido a las mujeres del trono español. A lo que el arzobispo Moxo y el asesor del presidente, Pedro Vicente Cañete replicaron que la pragmática sanción había sido derogada por las Cortes de Madrid en 1789. El acta del claustro redactada por Jaime Zudáñez fue ordenada borrar por el virrey Santiago de Liniers por contener expresiones tales como traición, lo que fue mandado realizar por el presidente. Estas acciones alimentaron rumores de conspiración.

El 25 de mayo de 1809 los oidores de la Audiencia de Charcas se hicieron eco de los rumores de conspiración carlotista y ordenaron el arresto del presidente García de León y Pizarro, éste al tomar conocimiento se adelantó y mandó prender a algunos de los oidores y miembros del cabildo de Chuquisaca, lo cuales se ocultaron y sólo pudo ser arrestado el fiscal Jaime de Zudáñez.

Encabezados por Bernardo de Monteagudo y otros seguidores de ideales republicanos, se realizaron protestas populares en las calles de Chuquisaca con el lema ¡Muera el mal gobierno, viva el Rey Fernando VII!, fomentados por rumores de conspiración carlotista. Los estudiantes de la Universidad de San Francisco Xavier, descontentos también con el rector arzobispo Moxó y Francolí, se rebelaron, seguidos por el pueblo, pidiendo la liberación de Zudáñez y la renuncia de García de León y Pizarro. Como llamada al pueblo se tocó una de las campanas de la iglesia de San Francisco hasta rajarse. La campana ahora es llamada "La Campana de la Libertad" y se la toca cada 25 de mayo en honor a la "Chispa de la Liberación Americana".

El arzobispo Moxó y Francolí, acosado por una multitud y por pedido de miembros de la Audiencia inició gestiones ante García de León y Pizarro para que pusiera en libertad a Zudáñez. Al no tener respuesta, se presentó ante él una delegación compuesta por el subdelegado del Partido de Yamparáez, teniente coronel Juan Antonio Álvarez de Arenales, el alcalde Paredes y el padre Polanco, solicitando el retiro de la artillería desplegada por el gobernador. García de León y Pizarro aceptó pero, una vez que entraron los delegados populares al palacio, sus oficiales leales rechazaron las exigencias y abrieron fuego sobre la multitud matando a algunos de ellos, el pueblo reaccionó apoderándose de la artillería y municiones, exigiendo la deposición y arresto del presidente. García de León y Pizarro dimitió y la Audiencia asumió el mando político y militar, nombrando a Álvarez de Arenales como comandante general y al decano de la Audiencia, José de la Iglesia como gobernador de Charcas (el regente de la Audiencia había fallecido). El presidente fue sometido a juicio por traición a la patria y la guarnición fue desarmada, pasando las armas al pueblo. Sólo García de León y Pizarro y el comandante de las milicias Ramón García, fueron separados de sus cargos.

El 9 de julio el el gobernador de Potosí, Francisco de Paula Sanz, recibió una comunicación del virrey ordenándole que reuniera una fuerza competente en Potosí para mantener el sosiego público y el respeto a las autoridades, ordenándole también que obedeciera a la Audiencia en lo que esta no contrariara al gobierno superior. Marchó Paula Sanz con tropas sobre Chuquisaca en auxilio del presidente, mientras Álvarez de Arenales organizó la defensa formando las milicias de Chuquisaca y Yamparáez con nueve compañías de infantería organizadas por los oficios de sus miembros: I Infantería (al mando de Joaquín Lemoyne), II Académicos (Manuel de Zudáñez), III Plateros (Juan Manuel Lemoyne), IV Tejedores (Pedro Carbajal), V Sastres (Toribio Salinas), VI Sombrereros (Manuel de Entre Ambas Aguas), VII Zapateros (Miguel Monteagudo), VIII Pintores (Diego Ruiz) y IX Varios gremios (Manuel Corcuera). Se formaron además tres partidas de caballería ligera al mando de Manuel de Sotomayor, Mariano Guzmán y Nicolás de Larrazabal, un cuerpo de artillería al mando de Jaime de Zudáñez y un batallón de pardos y morenos. La Audiencia de Charcas ordenó al Paula Sanz que retrocediera con sus tropas y éste obedeció. Enterado el virrey del Río de la Plata, Baltasar Hidalgo de Cisneros, aprobó las acciones de la Audiencia.

Hasta esos momentos, la revuelta de Chuquisaca no había sido independentista, sino que se intentó sostener los derechos de Fernando VII en contra de los carlotistas, pero un grupo de dirigentes de la revuelta llevaron adelante reuniones para aprovechar las circunstancias y buscar la independencia, entre ellos: Antonio Paredes, Mariano Michel, José Benito Alzérreca, José Manuel Mercado, Álvarez de Arenales, Lanza y Monteagudo. Desde Chuquisaca se enviaron emisarios a distintas ciudades, supuestamente para transmitir sus leales intenciones para con Fernando VII y con tareas encomendadas por la Audiencia, encubiertamente escogidos para fomentar los sentimientos independentistas entre los habitantes de otras ciudades. Monteagudo fue enviado a Potosí y Tupiza, Michel y Mercado fueron a La Paz, José Benito Alzérreca y Justo María Pulido fueron a Cochabamba, Joaquín Lemoine a Santa Cruz de la Sierra y Manuel Moreno a Buenos Aires.

Michel cumplió su cometido en La Paz, en donde permaneció un mes, logrando que los líderes independentistas locales depusieran el 16 de julio al gobernador intendente Tadeo Dávila y al obispo de La Paz, Remigio de la Santa y Ortega. Se formó allí una junta de gobierno independentista denominada Junta Tuitiva presidida por el coronel Pedro Domingo Murillo.

Mientras tanto, el intendente de Potosí, Francisco de Paula Sanz desconoció a la Audiencia de Charcas y a la Junta Tuitiva de La Paz, procedió a separar a los oficiales americanos del Batallón de Cívicos e hizo arrestar a varios simpatizantes de la Audiencia, entre ellos a los jefes del Batallón de Azogueros de Potosí. Pidió ayuda al virrey del Perú José Fernando de Abascal y Sousa y también al cacique aymara de Chayanta, Martín Herrera Chairari, famoso por su crueldad, pero Manuel Asencio Padilla con guerrilleros reclutados en Tomina y Chayanta, atacó a Chairari impidiendo que abasteciera con víveres y forraje a las tropas de Paula Sanz. Chairari fue degollado por aymaras que aprovecharon las circunstancias para liberarse de su yugo.

El presidente interino de la Real Audiencia del Cuzco, brigadier José Manuel de Goyeneche, por instrucción del virrey Abascal, ofreció al virrey del Río de la Plata Baltasar Hidalgo de Cisneros sus fuerzas militares para actuar sobre los sublevados de La Paz y de Charcas. Cisneros aceptó el 21 de setiembre pidiendo que se coordinara con el general Vicente Nieto quien había sido nombrado presidente de la Audiencia de Charcas y viajaba desde Buenos Aires al mando de un contingente de casi un millar de soldados junto al subinspector general Bernardo Lecocq y al coronel José Córdova. Las tropas partieron de Buenos Aires el 4 de octubre de 1809, incorporando algunos soldados en Salta. Participaban soldados veteranos de Dragones, infantería y artillería, una compañía de marina y tropas milicianas de patricios, arribeños, andaluces, montañeses y artilleros de la Unión. El 14 de diciembre llegaron a Potosí, a donde la Real Audiencia de Charcas envió una diputación avisando la liberación de García de León Pizarro y su sometimiento. Las tropas entraron pacíficamente en Chuquisaca y el 21 de diciembre de 1809 lo hizo también Nieto acompañado del arzobispo Moxo. Nieto hizo arrestar a los oidores de la Audiencia y a muchos de sus partidarios, entre ellos: Juan Antonio Fernández, Lemoine y Álvarez de Arenales, siendo remitidos a los calabozos del Callao. Los Zudáñez y Monteagudo huyeron de Chuquisaca, la Real Audiencia fue restablecida y las compañías fueron disueltas, pero el antiguo orden no volvería a ser el mismo.

El 25 de mayo de 1810 una revolución en Buenos Aires, desencadenó una serie de sucesos que desembocaron en la independencia de las repúblicas de America del Sur.

Este evento es considerado por la tradición historiográfica como el primero de los eventos autonómicos que desembocaron luego en los movimientos independistas en la América Hispana. Sin embargo, en la historiografía reciente ha surgido una corriente revisionista que llama a este evento una revolución monárquica por sus expresiones de lealtad al monarca. Afirman que se trató de una revuelta que enfrentó a Fernandistas y Carlotistas en un contexto alejado de intenciones independentistas, criticando su actual condición de fiesta cívica patriótica. Se la pone en contraste con la revolución del 16 de julio en La Paz, bajo la dirección de Pedro Domingo Murillo, que fue una revolución abiertamente independentista. Señalan a la Junta Tuitiva que se formó en La Paz como el primer 'gobierno libre' de América del Sur y origen de la independencia hispanoamericana.

Más allá de la postura revisionista, el líder independentista Bernardo de Monteagudo la consideraba, ya en 1812, como el inicio de la Revolución del Río de la Plata al escribir Ensayo sobre la Revolución del Río de la Plata desde el 25 de Mayo de 1809, en el periódico Mártir o Libre, en el tercer aniversario de la revolución.

Al principio



Laguna Chuquisaca

Laguna Pitiantuta (también conocida durante la Guerra del Chaco por el bando boliviano como Laguna Chuquisaca), espejo de agua dulce en el Chaco Boreal hoy paraguayo cuya ocupación por parte del Ejército de Bolivia se convirtió en el detonante para la Guerra del Chaco (1932 - 1935).

El lago, que los nativos de la región llamaban Pitiantuta, había sido descubierto en marzo de 1931, por el General ruso Belaieff, investigador y explorador que se encontraba al servicio del gobierno de Paraguay que, a poco tiempo, fundó en sus orillas el Fortín Carlos Antonio López.

El Presidente Daniel Salamanca Urey, dejo escrito en sus Memorias: "Llanamente debo declarar que yo tenía el propósito de prestar especial atención a la cuestión del Chaco. Hasta entonces, este magno interés boliviano, o había sido descuidado por los gobiernos anteriores o había merecido de los más previsores una atención accidental y secundaria. Iba en este asunto no solo la honra sino el supremo interés del porvenir de Bolivia, tanto para asegurar sus territorios del sudeste, constantemente usurpados, como para abrirse una salida al Río de la Plata".

En agosto de 1931, el gobierno boliviano, mediante carta solicita a Simón I. Patiño, boliviano dueño de una gran fortuna, un préstamo de medio millón de pesos bolivianos, con la finalidad de ir imprimiendo un fuerte impulso a la penetración al Chaco. Patiño facilitó la suma 25000 libras esterlinas como préstamo sin intereses.

El Ejército de Bolivia, puso en ejecución un plan de triple penetración. Un primer grupo explorador partió de Roboré, en el norte, penetraron en el Chaco y fundaron los Fortines Ingavi, Aroma y Florida. El grupo explorador central, partiendo de Charagua, estableció los Fortines 27 de noviembre y Picuyba. Partió desde la región del Río Pilcomayo el tercer grupo explorador, en el sur, instalaron los Fortines Fernández, Loa, Bolívar y Camacho. Faltando únicamente establecer contacto entre el Fortín Camacho y las unidades de la Tercera División que se encontraban acantonadas en Fortin Baptista.

El Estado Mayor, con sede en La Paz impartió al Comando de la Cuarta División, instalada en Fortín Muñoz, la orden de unir los Fortines Camacho y Baptista, garantizando el no perder el contacto entre los Fortines Camacho y Loa, además de evitar provocaciones con los puestos paraguayos que pudieran encontrarse en la dirección del avance.

En abril de 1932, la misión fue encomendada al Capitán Víctor Ustárez, considerado como el más habil y competente explorador del Ejército de Bolivia, que con su grupo recorrió más de 200 kilómetros, en varios sentidos, sin poder establecer contacto. Como no llegaban al Fortín Baptista ni volvían al Fortín Camacho, después de 20 días, se envió un avión de reconocimiento piloteado por el Mayor Jordán y como observador el Mayor Oscar Moscoso.

El informe presentado por el Mayor Moscoso, al comandante de la Cuarta División, indica: "Después de una hora de vuelo, divisé a la derecha de nuestra ruta una mancha de agua. Diez minutos después volábamos sobre una enorme laguna que en parte tenía vegetación y donde había miles de aves acuáticas. Su superficie era de varios kilómetros. En la orilla este observamos huellas de ganado. Dentro del monte vimos construcciones de barro y paja y corrales cercados, dando todo el aspecto de un Fortín".

Mediante comunicación cablegráfica, el 21 de abril de 1932, la jefatura del Estado Mayor del Ejército de Bolivia, instruyó al comando de la Cuarta División: "....el objeto, impónese urgentísima ocupación Laguna Grande" (nombre provisional dado por el Ejército).

Salió de Fortín Camacho, una unidad de 25 hombres del Regimiento Lanza al mando del Mayor Oscar Moscoso, que después de una marcha forzada de veinte días a través de un espeso bosque, llego a su objetivo.

Al amanecer del 15 de junio de 1932, la unidad del Mayor Moscoso, se aproximó con cautela a las casuchas que había divisado desde el avión, a finales del mes de abril (1932), y después de un fuerte intercambio de disparos tropas paraaguayas, aproximadamente 10 soldados, abandonaron el lugar. El Mayor Moscoso, al tomar posesión de la Laguna, la bautizo como "Laguna Chuquisaca", en homenaje a su ciudad natal.

El Comando de la Cuarta División, envió al Jefe del Estado Mayor, General Filiberto Osorio, el siguiente telegrama: Día 15 de junio, Mayor Moscoso ocupó Laguna Grande. A presencia de nuestras tropas, diez paraguayos huyeron. Comunicaciones encontradas indican ser Fortín Carlos Antonio López. Envióse inmediatamente sección infantería de 30 hombres con dos ametralladoras livianas y una ametralladora pesada. Ordenase Regimiento Lanza, viaje en camiones hasta Fortín Camacho, con provisión de agua, de donde continuará a pie hasta Laguna Grande".

El Presidente Daniel Salamanca Urey, según sus propias palabras se sintió anonadado, sus terminantes instrucciones de evitar roces con los paraguayos en el Chaco, habían sido deshobedecidas, nada menos con la ocupación de uno de sus fortines.

Para el Estado Mayor del Ejército de Bolivia la posesión del lago, recién bautizado como "Laguna Chuquisaca", era indispensable por la abundancia de agua en esa zona. el General Osorio, mediante telegrama enviado al comando de la Cuarta División instruyo: "Caso comisión Moscoso, urgente abandonarlas de inmediato, estableciéndose cautelosamente margen opuesta. En ningún caso conviene provocar encuentros ni ser agresores. Situación puede crear serias dificultades, perjudicando negociaciones Washingtón".

El Comando de la Cuarta División, al mando del Coronel Enrique Peñaranda, represnto la orden impartida mediante la siguiente nota telegráfica: "Respetuosamente represento que abandonando Laguna Grande nos veríamos privados de agua. Su orden posesionarse orilla oeste cumpliose, manifestando que a edificios paraguayos dista apenas 600 metros situados orilla este. Ubicándonos sudoeste Laguna Grande, verimonos obligados retirarnos por carencia de agua. si queremos continuar avance hacia el norte es forzosa ocupación Laguna Grande".

El Presiente Daniel Salamanca Urey después de una acalorada reunión con el Jefe del Estado Mayor del Ejército Boliviano, General Filiberto Osorio, acabó por aceptar la representación del comando de la Cuarta División.

Mientras tanto los paraguayos que huyenron después del ataque al Fortín Carlos Antonio López, tras una marcha de tres días llegarón a un fortín de retaguardia e informaron de la agresión sufrida.

El Inspector General del Ejército del Paraguay, Teniente Coronel José Félix Estigarribia, destacó un primer contingente de 50 hombres, que el 15?? de junio (1932), atacó en forma desordenada y débil las posiciones del Mayor Moscoso y su grupo, causando la muerte de subteniente Antonio Arévalo y tres soldados, sin poder recupera la Laguna.

En vista a la fracasada reacción paraguaya, el Teniente Coronel José Félix Estigarribia, destacó una segunda fuerza, compuesta de aproximadamente 300 combatientes bien armados. El parte de guerra del Comando de la Cuarta División, señala: "El 15 de julio, a horas 12, en Laguna Chuquisaca, nuestro Fortín Mariscal Santa Cruz ha sido rodeado por más de 300 paraguayos. Continúase combatiendo. El Estafeta portador de esta información comunicó haber visto herido al suboficial Aspiazu y muertos a dos soldados. Añade que oyó disparos de artillería. Se carece de más detalles".

El día 16 de julio (1932) después de un combate que duró varias horas, el Mayor Moscoso y sus hombres abandonaron la Laguna y retrocedieron hasta el Fortín Camacho.

Al principio



Bolivia

Bandera de Bolivia

Bolivia Es-Bolivia.ogg ▶ (ayuda·info·en ventana) (quechua: Bulibiya Suyu, aimara: Bulibiya, Buliwya) (nombre oficial: República de Bolivia) es un Estado independiente y soberano situado en el centro-oeste de América del Sur. La capital oficial y sede del poder judicial es Sucre (de acuerdo a la Constitución Política del Estado vigente desde enero de 2009) y la sede del gobierno (poder ejecutivo y legislativo) es La Paz.

Limita al norte y al este con Brasil, al sur con Paraguay y Argentina, y al oeste con Chile y el Perú. Es, junto con Paraguay, uno de los dos países de Sudamérica sin litoral marítimo. Es también el octavo más extenso en el continente americano y el vigésimo séptimo a nivel mundial.

Bolivia es un país multicultural con mucha riqueza natural y arqueológica. Entre otras, destaca la Cultura Tiwanaku que se desarrolló en lo que hoy es la región occidental del país y cuyos conocimientos avanzados en multitud de materias quedaron como legado para el posterior Imperio Inca. Menos conocidos son los restos culturales arqueológicos en la región oriental tropical de Bolivia donde, entre otras, se desarrolló la Cultura Hidráulica de las Lomas, la más extensa del continente americano , en los llanos de Moxos y Baures actualmente pertenecientes al Departamento del Beni.

El territorio boliviano está habitado desde hace más de 12.000 años. En el lugar se formaron múltiples culturas, mayormente en los Andes, destacando especialmente la cultura Tiwanaku y los reinos aimaras posteriores a la expansión Wari. Estos reinos a su vez fueron anexados al Imperio Inca en el siglo XIII.

La Cultura Tiwanaku, se desarrolló en torno al centro ceremonial homónimo próximo al lago Titicaca. Su fundación probablemente se llevó a cabo antes del año 300. Posteriormente la cultura inca estableció un vasto imperio en el siglo XV, poco antes de la llegada de los españoles. Durante ese siglo Bolivia estaba ocupada por varios grupos de lengua aymara (collas, pacajes, lupacas, omasuyos), entre los que destacaban los collas, quienes dominaron un vasto territorio y lucharon con los quechuas de Cusco (Cuzco), por el control de la región. Los collas fueron derrotados por el inca Pachacuti, quien se apoderó de casi todo el altiplano boliviano. Bolivia constituyó durante casi un siglo una de las cuatro grandes divisiones del Tahuantinsuyo (Imperio inca) bajo el nombre de Collasuyo. Estas antiguas civilizaciones han dejado grandes monumentos arquitectónicos y en la actualidad las lenguas aymara y quechua están muy difundidas en el país.

El primer europeo en llegar al actual territorio de Bolivia fue Diego de Almagro en 1535, después de partir del Cuzco con el fin de conquistar Chile. Muerto Almagro, Francisco Pizarro envió a su hermano Gonzalo a colonizar la provincia del Collao (Collasuyo). Pedro de Anzúrez fundó Chuquisaca (actual Sucre) en 1538, Potosí surgió en 1546, La Paz en 1548 y Cochabamba en 1574.

La fundación española se caracterizó por presentar una base minero-agrícola. La ciudad de Potosí, la más poblada de América en 1574 (120.000 habitantes), se convirtió en un gran centro minero por la explotación de las minas de plata del Cerro Rico de Potosí y en 1611 era la mayor productora de plata del mundo.

El rey Carlos I había otorgado a esta ciudad el título de villa imperial después de su fundación.

Durante algo más de 200 años el territorio de la actual Bolivia constituyó la Real Audiencia de Charcas, uno de los centros más prósperos y densamente poblados de los virreinatos españoles.

Potosí empezó su decadencia en las últimas décadas del siglo XVIII al quedar la minería de la plata en un estado de estancamiento, como consecuencia del agotamiento de las vetas más ricas, de las anticuadas técnicas de extracción y de la desviación del comercio hacia otros países.

En 1776, la Real Audiencia de Charcas, que hasta entonces formaba parte del virreinato del Perú, fue incorporada al virreinato del Río de la Plata.

Las sublevaciones de Chuquisaca y La Paz fueron el punto de arranque de las guerras de independencia. El país se declaró independiente el 6 de agosto de 1825 con el nombre de República de Bolivar que fue cambiado por República de Bolivia.

En 1826 el libertador Simón Bolívar otorgó al país la primera Constitución, que fue aprobada por el Congreso de Chuquisaca. Antonio José de Sucre, Gran Mariscal de Ayacucho, fue elegido Presidente de la República de Bolivia.

Desde los inicios de su existencia como nación independiente, Bolivia se sumergió en un estado casi crónico de revoluciones y guerras civiles, y durante los siguientes 50 años los intervalos de estabilidad política fueron breves e infrecuentes. En 1837 Bolivia se unió al Estado Nor-Peruano y al Estado Sud-Peruano para formar un nuevo Estado, la Confederación Perú-boliviana, que desapareció dos años después, en 1839, por la oposición y declaración de guerra de la Confederación Argentina, Chile y un ejército de restauradores peruanos.

En 1839 la batalla de Yungay define la disolución de la Confederación Perú-Boliviana.

Los conflictos limítrofes de Bolivia han empezado desde muy temprano, el primero de mucha importancia (que incluso llegó a ser una amenaza para la independencia) fue la invasión de Perú realizada en 1828, con Agustín Gamarra al frente. Se produjeron batallas, y el ejército peruano ocupó la mayor parte del occidente boliviano. La guerra concluyó con el Tratado de Piquiza y la retirada peruana de suelo boliviano.

Después de este conflicto, llegó al poder en Bolivia el Mariscal de Zepita, Andrés de Santa Cruz, quien supo organizar, modernizar e instruir en tácticas napoleónicas al ejército boliviano. La efectividad del reformado ejército se vio en la invasión hecha al Perú ante la llamada de ayuda de Orbegoso, después de la invasión, de la cual Bolivia salió victoriosa, y el fusilamiento de Salaverry, se creó de facto la Confederación Peruano-Boliviana.

En 1836 se inició la confederación de los estados Nor Peruano, Sur Peruano y Bolivia, pero por intereses económicos de Chile, por lograr la reunificación del Perú de parte de peruanos contrarios a Santa Cruz y por intereses territoriales de la (Confederación Argentina y la Cuestión de Tarija) se produjo una guerra en dos partes desde 1837 a 1839, en la primera la confederación salió victoriosa produciéndose el Tratado de Paucarpata, pero en la segunda se produjo la Batalla de Yungay y la Confederación fue disuelta.

Por la parte argentina, Bolivia con el general alemán Otto Philipp Braun, comandante del frente boliviano, concentró sus tropas en Tupiza y a fines de agosto de 1837 ingresó en la Provincia de Jujuy. Los soldados confederados tuvieron varias victorias, llegando a ocupar sectores fronterizos de las provincias de Jujuy y Salta, tras una serie de contraataques argentinos, estos invaden territorio boliviano.Los argentinos fueron derrotados en la Batalla de Montenegro o llamada en Argentina Batalla de la Cuesta de Coyambuyo, (cerca de Padcaya). El 22 de agosto de 1838 Heredia ordenó la retirada y después de Yungay las fuerzas bolivianas evacuaron los sectores fronterizos que mantenían ocupados.

Después de la Confederación Perú-Boliviana, en Bolivia y Perú se produjo un período de anarquía, entre contrarios o a favor de la unión de ambos países y por intereses políticos, en Perú fue Gamarra el presidente, pero debió controlar a los posibles usurpadores del poder, pero en Bolivia se sucedieron golpes de líderes. Gamarra intentó aprovecharse de esto para invadir Bolivia y anexionársela, pero los bolivianos deciden unirse ante un enemigo común y dejar los poderes del Estado a José Ballivián.

Gamarra invade Bolivia, ocupa varias zonas del Departamento de La Paz pero es derrotado encontrando la muerte en la Batalla de Ingavi, después de la batalla, los bolivianos invaden el Perú, pero firman el Tratado de Puno y se retiran.

En 1866 y 1874 se firmaron dos tratados para resolver el litigio con Chile sobre el desierto de Atacama, rico en yacimientos de nitratos de sodio y de cobre. En ellos se adoptó como línea limítrofe entre Chile y Bolivia el paralelo 24º de latitud sur. Se otorgaron a Chile diversos derechos arancelarios y concesiones mineras a empresarios chilenos en la Atacama boliviana. Estas últimas disposiciones originaron el litigio entre los dos países, ya que el estado boliviano no respetó los acuerdo arancelarios, incrementando el impuesto a la extracción de salitre a las compañías salitreras de capital chileno-británico, y en 1879 Chile ocupó el puerto boliviano de Antofagasta, iniciándose la llamada Guerra del Pacífico en la que Bolivia y su aliado Perú fueron derrotados por Chile. Al ser despojada de su única posesión litoral, Bolivia dejó de tener salida al mar. El litoral boliviano abarcaba alrededor de 158.000 km² y, además de Antofagasta, contaba con los puertos mayores de Mejillones, Cobija y Tocopilla. En 1904 se ratificó un tratado de paz y amistad que reconoció el dominio a perpetuidad del territorio en litigio por parte de Chile, aunque garantizó a Bolivia el libre acceso al mar.

Bolivia sostuvo también una guerra con Brasil por el territorio de Acre que concluyó con la cesión de 191.000 km² a este país a cambio de una indemnización económica y una pequeña compensación territorial. Además, ha tenido conflictos territoriales por cuestión de límites con la Argentina, Perú y Paraguay.

La solución pacífica del litigio con Argentina se alcanzó en 1925. En 1930, Perú y Bolivia nombraron una comisión conjunta para delimitar la frontera y solucionar el litigio sobre la península de Copacabana.

El problema fronterizo boliviano-paraguayo se centró sobre el Chaco boreal, una zona de tierras bajas situada al norte del río Pilcomayo y al oeste del río Paraguay, que se extiende a la indiscutible frontera de Bolivia. Los dos países reclamaban el territorio en su totalidad. En julio de 1932 estalló la guerra del Chaco, conflicto no declarado que duró tres años y en el que murieron unos 50.000 bolivianos y 35.000 paraguayos. En julio de 1938 se firmó el tratado de paz, según el cual Paraguay se quedaba con un 75% de la región del Gran Chaco.

Desde la fundación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1945, Bolivia ha solicitado a la Asamblea General para que considere su petición de recuperar una salida libre y soberana al océano Pacífico. También ha presentado el asunto ante la Organización de Estados Americanos (OEA). En 1953, Chile concedió a Bolivia un puerto franco en Arica, garantizando a ésta derechos arancelarios especiales e instalaciones de almacenamiento.

En 1932 el país encaró la Guerra del Chaco con Paraguay, el mayor conflicto bélico de la historia boliviana: tres años de continuas luchas y derrotas, y después de Nanawa Bolivia sufrió un continuo retroceso que finalmente concluyó en Villamontes, donde los contrafuertes cordilleranos ayudaron al ejército de Bolivia a detener la avanzada paraguaya.

Esta exítosa defensa y su organización fue posible a la magnífica mente del General Enrique Peñaranda, un oficial muy hábil. En la defensa de Villamontes, Bolivia organizó un 3º ejército que de haber avanzado podría haber conseguido una buena porción de terreno porque Paraguay estaba agotando a sus soldados y no tenía muchos recursos para iniciar otro reclutamiento de tropas frescas.

Durante las elecciones presidenciales de mayo de 1951, el exiliado líder del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), Víctor Paz Estenssoro, alcanzó casi la mitad de los votos emitidos. Sin embargo, al no haber un claro vencedor, el Congreso debía elegir al presidente entre los tres candidatos más votados. Con la finalidad de impedir la elección de Paz Estenssoro, el Presidente Urriolagoitia renunció y entregó el gobierno a una junta militar que nombró como su jefe al general Hugo Ballivián; en abril de 1952 fue derrocado por el MNR.

Paz Estenssoro regresó del exilio para asumir la presidencia. Bajo su dirección el gobierno emprendió un amplio programa de reformas económicas, decretó la nacionalización de las minas y el monopolio en la exportación del estaño. En el transcurso de 1954 se llevó a cabo la reforma agraria (parcelación de tierras para distribuir entre los indígenas), se alentó la prospección de pozos petrolíferos por empresas extranjeras, se instituyó el voto universal (no existía hasta ese momento), y se llevó a cabo una reforma educativa.

A finales de la década de 1950 y principios de la de 1960 la economía boliviana sufrió el descenso continuo de los precios del estaño en los mercados mundiales y altos índices de inflación. Las minas de estaño no resultaban rentables y los esfuerzos del gobierno para reducir el número de trabajadores empleados y restringir los salarios se encontró con la resistencia de los sindicatos. La Constitución boliviana, que no contemplaba la reelección, impidió que Paz Estenssoro se presentara a las elecciones de 1956, pero su vicepresidente Hernán Siles Zuazo, hijo de Hernando Siles, las ganó como candidato del MNR.

Siles continuó con la política iniciada por el gobierno de Paz Estenssoro, quien volvió a ser elegido en 1960. Paz solicitó la redacción de una nueva Constitución que aumentara la autoridad económica del gobierno y permitiera la reelección. En 1964 fue reelegido, nombrando como vicepresidente al general René Barrientos, jefe de las Fuerzas Aéreas y candidato de la derecha. Muchos de los antiguos colaboradores de Paz lo abandonaron, denunciando que el MNR había olvidado su política revolucionaria. Paz Estenssoro fue derrocado un mes después de su reelección a consecuencia del levantamiento que protagonizaron los mineros y los estudiantes. Se hizo cargo del poder una junta militar encabezada por René Barrientos.

El gobierno militar llevó a cabo una política de reformas económicas conservadoras, como la reapertura de la industria de las minas de estaño a las inversiones privadas extranjeras. En julio de 1966 René Barrientos fue elegido presidente ya como civil. Sin embargo, se vio obligado a depender de los militares para poder enfrentarse a los movimientos guerrilleros que habían empezado a actuar en las regiones montañosas.

En octubre de 1967 el Ejército boliviano anunció haber derrotado a los rebeldes en un lugar próximo a la aldea de Vallegrande. Había sido capturado en el campo de batalla Ernesto Che Guevara, siendo poco después ejecutado. Barrientos murió en un extraño accidente de helicóptero en abril de 1969. Se sucedieron en el poder una serie de gobiernos de corta duración, la mayoría militares, y en agosto de 1971 el general Juan José Torres fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por el coronel Hugo Banzer.

El régimen de Bánzer viró rápidamente desde una posición relativamente moderada a una de mayor represión: suprimió el movimiento obrero, suspendió todos los derechos civiles y envió tropas a los centros mineros. En 1978 Bánzer dimitió y una junta militar se hizo con el poder.

A comienzos de la década de 1980 el fuerte crecimiento económico de la década anterior —que había sido sostenido por los altos precios del estaño en el mercado mundial— dio paso a la crisis. La caída del precio del mineral y la mala administración de los regímenes militares habían dejado a Bolivia con una inmensa deuda, una situación hiperinflacionaria y un descenso de los ingresos por exportaciones. La exportación ilegal de cocaína fue el principal recurso que le procuró divisas, por lo que Estados Unidos presionó al gobierno de Bolivia para que tomara medidas efectivas contra el tráfico de esta droga.

En 1980 el General Luis García Meza y su lugarteniente Luis Arce Gómez con apoyo activo de la la dictadura militar argentina y la acción de un comando terrorista denominado los Novios de la Muerte y organizados por el criminal nazi Klaus Barbie, dieron un golpe de estado para evitar la elección de Hernán Siles Suazo como presidente democrático.

En 1982 fue derrocada la última junta militar que gobernaba el país para reinstaurar la democracia.

Hernán Siles Suazo llegó al gobierno el 10 de octubre de 1982 apoyado en la Unidad Democrática y Popular (UDP), alianza que había formado a fines de la década del 70 entre su Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNR- I) y el Partido Comunista de Bolivia (PCB). Su gobierno duró hasta 1985. Fue seguido por el de Víctor Paz Estenssoro (1985-1989) del MNR.

En 1989 asumió Jaime Paz Zamora, del MIR, con apoyo del ADN. Gonzalo Sánchez de Lozada del MNR le siguió en 1993-1997 y luego Hugo Bánzer Suárez (1997-2001), recibió el apoyo del ex presidente Jaime Paz Zamora, quien de ésta manera le devolvía el favor por respaldar con sus diputados del ADN la gobernabilidad del país durante su mandato. Bánzer murió antes de terminar su mandato, siendo reemplazado por su vice-presidente Jorge Quiroga Ramírez (2001-2002).

Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003) empezó un segundo mandato, acortado por un levantamiento popular, y también sucedido por su vicepresidente Carlos Mesa (2003-2005). Éste también fue derrocado por los desordenes, asumiendo Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006), como interino. Evo Morales fue elegido en 2006, con mandato hasta 2010.

Bolivia está regida oficialmente por un Estado unitario democrático organizado según la separación de poderes (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral) y de manera descentralista y presidencialista. El Estado se rige según la Constitución Política de Bolivia aprobada en el año 2009 que entró en vigor este mismo año.

El Poder Ejecutivo está encabezado por el Presidente de la República. En la actualidad, este cargo es ejercido por Evo Morales Ayma, miembro del partido Movimiento al Socialismo. El ejecutivo ha sido tradicionalmente el poder más fuerte en la política boliviana, tendiendo a dejar en segundo plano la participación del Congreso, cuyo rol se limita a debatir y aprobar las iniciativas legislativas del presidente.

El presidente de Bolivia, electo cada cinco años, es Jefe de Estado y Gobierno y nombra al gabinete de ministros.

En la actualidad los gobernadores de cada departamento (llamados Prefectos) son elegidos democráticamente, pero con reglas diferentes a las de elecciones nacionales y municipales. Dicha variación consiste en que el candidato más votado, ya sea por mayoría simple o absoluta, será elegido automáticamente prefecto. Pero hay quienes objetan que, a pesar de los cambios operados, el proceso de descentralización boliviano es incompleto, ya que la asamblea constituyente será la que ponga en claro las potestades y limitaciones de los prefectos elegidos por primera vez por voto directo.

Los municipios son gobernados por alcaldes y consejos elegidos directamente por los pobladores.

La Cámara de Senadores tiene 27 miembros, tres representantes de cada departamento, dos de ellos son del partido que recibe la mayoría de votos y el tercero del partido que quedó en segundo lugar. Los senadores son elegidos de listas partidarias para un período de cinco años. La edad mínima para postularse a tales cargos es de 35 años.

La Cámara de Diputados tiene 130 miembros: 68 diputados son elegidos por votación directa para representar un distrito electoral y los otros 62 son elegidos por representación proporcional desde las listas de cada partido en distrito único de todo el país. Los diputados también tienen un período de cinco años y deben tener como mínimo 25 años cumplidos al día de la elección.

Corte Suprema. Miembros elegidos para un periodo de 10 años por el Congreso Nacional.

Bolivia se subdivide en 9 departamentos, 112 provincias, 327 municipios y 1.384 cantones, los cuales obtuvieron una mayor autonomía luego de la Ley de Descentralización Administrativa de 1995.

Otras ciudades importantes son (por departamento): La Paz: El Alto 827.000, Cochabamba: Quillacollo 90.000 Sacaba 127.000, Tarija: Yacuíba 90.000, Santa Cruz: Montero 90.000, Beni: Riberalta 78.000.

Bolivia limita al norte y al este con Brasil. Al este y sur-este con Paraguay, al sur con Argentina, al sur y al oeste con Chile, al oeste con Perú. El perímetro total de las fronteras alcanza a los 6.834 kilómetros.

1 = De los 2.673 kilómetros fluviales de frontera con Brasil, 95 kilómetros son lacustres 2 = De los 534 kilómetros fluviales de frontera con Perú, 150 kilómetros son del lago Titicaca.

Comienza al norte en el Fortín Bolpebra, que es el hito tripartito entre Bolivia, Perú y Brasil; de este punto en línea recta hacia el sur-este hasta Fortín Puerto Heath sobre el río Madre de Dios a los 12º30' de latitud sur; de aquí por el río Heath hacia el sur hasta las nacientes de este río y de allí por el río Tambopata hasta el paralelo 14ºS; después sigue en dirección sur hasta el Nudo de Apolobamba o Vilcanota y de aquí en dirección sur hasta el Lago Titicaca; atraviesa éste desde cerca de Puerto Acosta hasta la Península de Copacabana que la corta y sigue hasta la boca del río Desaguadero; de allí va en dirección suroeste hasta la frontera tripartita entre Perú, Chile y Bolivia en el lugar llamado Choquecota.

El límite actual entre Bolivia y Chile fue delimitado por el Tratado de Paz y Amistad de 1904, firmado el 20 de octubre de 1904 en La Paz por el ministro plenipotenciario boliviano Alberto Gutiérrez y por el ministro plenipotenciario chileno Emilio Bello. De acuerdo a lo estipulado en ese documento, una porción del territorio boliviano pasó a quedar bajo la soberanía chilena. Estos territorios llegaban hasta el Océano Pacífico, de modo que Bolivia quedó convertido en un país sin costas marinas. En décadas posteriores se han llevado a cabo conversaciones con Chile para obtener una salida soberana al mar, visto como un factor que aumentaría el desarrollo del país.

Esta frontera internacional comienza en el Cerro Zapaleri y va en dirección noreste hasta el Cerro Panizo, de allí hasta el Cerro Malpaso, sigue hacia el norte por el río San Juan del Oro, después en dirección sureste hasta Villazón, después sigue hacie el este, pasando por Villazón hasta las regiones de Bermejo y Toldos, de donde sigue en dirección sudeste hasta el Fortín Campero, en la confluencia de los ríos Bermejo y Grande de Tarija, llamada Las Juntas de San Antonio; de aquí sube por el río Grande de Tarija y el río Itaú hasta la población de Yacuíba y de aquí, siguiendo el paralelo 22ºS hasta el Fortín D'Orbigny sobre el río Pilcomayo, de allí siguiendo el curso de este río hasta Esmeralda que es el punto limítrofe tripartito entre Argentina, Paraguay y Bolivia.

Esta frontera internacional comienza en Esmeralda, desde allí va en línea recta al noreste hasta la Estrella (Hito 10 de octubre), de allí en línea recta al noreste, hasta el Cerro Ustares, de donde sigue hasta el Palmar de las Islas; de aquí hasta el Hito Chovoreca en dirección este y de aquí, en dirección sureste, hasta el Cerrito Jara; de este punto baja en la misma dirección hasta Bahía Negra sobre el río Negro de este punto baja hasta su desembocadura en el río Paraguay, formando el hito tripartito entre Paraguay, Brasil y Bolivia.

Esta frontera internacional comienza en el norte, en Bolpebra y sigue hacia el noreste por el río Acre hasta Brasiléia, frente a Cobija, de allí sigue por río Chipamanu y por río Abuná; de aquí por el curso de este río hasta su confluencia con el río Madera en Fortín Manoa, el punto más septentrional de Bolivia. De aquí va hacia el sur, aguas arriba del río Madera hasta la población de Villa Bella en la confluencia de los ríos Beni y Mamoré.

Sigue aguas arriba del río Mamoré hasta su confluencia con el río Iténez, más o menos en el paralelo 11°50'S, de aquí sigue aguas arriba del río Iténez hasta el río Verde en el paralelo 14°S; sigue aguas arriba del río Verde hasta su naciente; de aquí hasta el Cerro Cuatro Hermanos más o menos en el paralelo 16°20'S y de allí hacia el este hasta San Matías; de allí, en dirección sur, hasta la laguna Uberaba que la atraviesa por el centro; de allí al centro de la laguna La Gaiba, después al centro de la laguna Mandioré; de allí, en dirección suroeste, hasta el Canal Tamengo que une la laguna Cáceres con el río Paraguay; de allí, en línea recta, hasta la laguna Negra; de allí en dirección sureste hasta Puerto Gutiérrez Guerra sobre el río Paraguay, y de aquí, por el curso del río Paraguay, en dirección suroeste hasta Bahía Negra, donde encuentra el límite tripartito entre Brasil, Paraguay y Bolivia.

En el río Mamoré, frente a la ciudad de Guayaramerín en el Departamento del Beni, se encuentra la isla Suárez (2,58 km²), llamada por los brasileños Ilha de Guajará-mirim que ha sido objeto de una disputa aún no resuelta entre Brasil y Bolivia. Desde el Acuerdo de Roboré firmado el 29 de marzo de 1958 entre ambos países, la situación de la isla ha quedado indefinida, permaneciendo de hecho bajo administración boliviana.

Durante una visita diplomática al Perú, el presidente Jaime Paz Zamora y su homólogo peruano, Alberto Fujimori, llegaron a un acuerdo con esta nación para la cesión de 5 kilómetros de costa y una extensión territorial de 163,5 ha (1,635 km²) llamada Boliviamar por un periodo de 99 años renovables desde 1992, después de los cuales toda construcción y el territorio pasa nuevamente al Perú.

En el acuerdo Bolivia utilizaría una zona franca del puerto de Ilo para su administración y funcionamiento.

Boliviamar es una playa que forma parte del proyecto de desarrollo turístico firmado entre Perú y Bolivia el 24 de enero del año 1992, se encuentra exactamente a 17 kilómetros de la ciudad de Ilo, a un costado de la vía costanera que une los departamentos de Tacna y Moquegua.

Para más información remitirse al "Protocolo Complementario al Convenio entre los Gobiernos del Perú y de Bolivia sobre la participación de empresas bolivianas en la Zona Franca Industrial de Ilo" que crea la Zona Económica Especial para Bolivia en Ilo (ZEEBI), que amplía en su máximo alcance las facilidades que el Gobierno del Perú otorgó a favor de Bolivia en los Convenios de 1992.

Bolivia también utiliza los puertos de Maratani y Mollendo del Perú.

Bolivia posee instalaciones portuarias en la "Zona Franca de Bolivia" en Rosario, desde 1964, pero en total estado de abandono. Dada la necesidad urbana, se impulsa su traslado a Villa Constitución, dentro de la provincia de Santa Fe, u otro puerto ya bonaerense. Hasta fines de la década de 1980, era común vislumbrar las siluetas de naves de guerra de Bolivia.

La política exterior refleja una marcada tendencia hacia metas tales como el desarrollo social, la lucha contra la pobreza, la modernización institucional, la captación de cooperación externa e inversiones extranjeras y el combate al narcotráfico.

En el campo de la integración comercial, el país busca desempeñar un rol especial en los esfuerzos para la conformación de un espacio integrado entre la Comunidad Andina y el Mercosur. En el área de la integración energética, el país aspira convertirse en el centro de distribución e integración energética en América del Sur. Por último, en el área de la integración física, se ejecutan acciones que se orientan al desempeño de un papel significativo en la unión de los Océanos Pacífico y Atlántico, mediante la planificación de los corredores de exportación.

Es país miembro de las Naciones Unidas y de algunos de sus organismos especializados y programas afines, así como de la OEA, la Comunidad Andina de Naciones, Intelsat, el Movimiento de Países No Alineados, la Unión Interparlamentaria Internacional, la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), la Organización Mundial del Comercio, el Tratado de Río, el Grupo de Río, el Pacto Amazónico y el Mercosur. Como resultado de la Cumbre de las Américas realizada en 1994, Bolivia fue sede de una conferencia cumbre hemisférica para el desarrollo sostenible en diciembre de 1996.

La política exterior de Bolivia tiene un gran componente económico, ya que ha tenido una participación más activa en la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Grupo de Río y el Mercosur, habiendo firmado con éste un acuerdo de asociación en 1996. Bolivia promueve sus políticas de desarrollo sostenible y en pro de la habilitación del pueblo indígena.

Bolivia pertenece a la CAN (Comunidad Andina de Naciones), una persona jurídica de derecho internacional integrada por Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela (en proceso de desvinculación), junto con los órganos e instituciones del Sistema Andino de Integración (SAI). Antes de 1996, era conocida como el Pacto Andino o Grupo Andino.

La Comunidad Andina o Comunidad Andina de Naciones (CAN) es una organización regional económica y política con entidad jurídica internacional creada por el Acuerdo de Cartagena el 26 de mayo de 1969. Tiene sede en Lima, Perú. Sin embargo, debido al debilitamiento de la CAN por la salida en el 2010 de Venezuela, y la influencia política de este último país sobre Bolivia, existe una fuerte intención del Gobierno en integrarse al Mercosur.

Bolivia se encuentra en el hemisferio sur del planeta y al oeste del Meridiano de Greenwich por lo tanto tiene latitud sur y longitud occidental. El centro geográfico del país se encuentra en el área de Puerto Estrella sobre el río Grande en el Departamento de Santa Cruz, en la provincia Ñuflo de Chávez.

Bolivia carece de costas en el océano, si bien la tuvo antes de la Guerra del Pacífico, a través del denominado litoral boliviano.

Bolivia por sus características climáticas, altitudinales y fisiograficas presenta un amplia diversidad biológica resultante de una gran riqueza de ecoregiones y subunidades ecológicas que van desde la zona alto andina hasta la llanura amazónica pasando por los valles secos, Los Yungas y las serranías chiquitanas, entre otros.

Esta amplia variedad de ecorregiones contiene una alta diversidad biológica, considerada entre las mayores a nivel mundial. Hasta ahora se describen más de 40 unidades naturales enmarcadas en variaciones altitudinales muy diversas, que van desde los 6.542 msnm del Nevado Sajama, en la cordillera de los Andes hasta los 70 msnm. cerca del río Paraguay, en las llanuras de las tierras bajas del oriente.

Las cadenas montañosas y serranías en Bolivia están constituidas por rocas macizas y compactas de origen ígneo, sedimentario y metamórfico. Por otra parte los llanos, el altiplano y otras cuencas menores en gran parte presentan depósitos de materiales sueltos como arcillas, arenas y gravas.

La región Andina: abarca el 28% del territorio nacional con una extensión estimada de 307.000 km². Esta zona se halla a más de 3.000 msnm, ubicada entre los dos grandes ramales andinos: las cordilleras Occidental y Oriental o Real, las que presentan algunas de las cumbres más elevadas de América como el Nevado Sajama con 6.542 msnm y el Illimani con 6.462 msnm.

Entre estas dos ramificaciones de la Cordillera de los Andes se encuentra la elevada meseta del altiplano con una altitud media de 3.000 msnm, aquí se encuentra el lago navegable más alto del mundo, el Lago Titicaca, situado a 3.810 msnm, con una extensión de 8.300 km² que lo sitúa en el vigésimo cuarto lugar en el ámbito mundial. A Bolivia le corresponden 3.770 km² y el resto al Perú por donde navegan embarcaciones de gran calado, posee además islas como la Isla del Sol, la más grande del lago y otras muchas.

También se encuentran en el altiplano salares de todos los tamaños, siendo el más grande el salar de Uyuni: el depósito de sal más grande del mundo que contiene aproximadamente 64 mil millones de t de sal y de litio, unas de las más importantes del mundo y el salar de Coipasa más pequeño pero sin menos importancia.

Aquí se encuentran un sinnúmero de lagunas. Entre las principales: Colorada con una superficie de 60 km² y Kalina de 26 km², la primera llamada así por el color de sus aguas.

La región Subandina: intermedia entre el altiplano y los llanos orientales abarca el 13% del territorio (a 2.500 msnm de altitud promedio). Se caracteriza por su actividad agrícola y su clima templado a cálido de 15 a 25 °C. Esta región comprende los valles y Los Yungas que se encuentran humectados por intensas lluvias o por una bruma constante que propicia la existencia de un complejo bioma caracterizado por una densa vegetación (pluvisilva y nimbosilva) diferenciada en pisos o estratos altitudinales (en los yungas, frecuentemente, a mayor altitud disminuye el número de especies, es la zona con mayores pricipitaciones pluviales de la tierra con más de 5.000 mm.

La región de los Llanos:, la más grande, que abarca el 59% de la superficie nacional y se ubica al norte y este de la cordillera Oriental o Real y que se extiende desde el pie de los Andes hacia el río Paraguay, el punto a menor altura del país, se caracteriza por ser una tierra de llanuras y bajas mesetas, cubierta por extensas selvas, grandes lagos y ríos caudalosos que bajan de la región andina como el río Mamoré, el Beni entre otros y los lagos Rogaguado y Rogoaguado.

Registra una temperatura media anual de 22 a 25 °C. Aquí se encuentran la mayor parte de la biodiversidad del país así como las tierras cultivables más provechosas.

En esta región convergen los ríos de las cuencas Amazónica y la del Río de la Plata provenientes del país así como países vecinos.

En Bolivia se diferencian claramente tres cuencas principales, denominadas del Amazonas, del Plata y Cerrada o del Altiplano cuyas superficies se dan en el cuadro, además de la vertiente del Pacífico mucho menor y de poca importancia.

Cuenca del Amazonas ( 724.000 km², 65,9% del territorio nacional ) esta cuenca es compartida con Brasil, Guyana, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú.

Los rios de esta cuenca por lo general suelen ser caudalosos y meándricos, por lo que suelen formarse múltiples lagos y lagunas como la laguna Murillo en el departamento de Pando producto del río Madre de Dios con una superficie de 7 km², así como la laguna Mentiroso también en el mismo río.

El principal afluente boliviano es el río Mamoré con una longitud de 2.000 km, que discurre en dirección norte hasta la confluencia con el río Beni de 1.113 km de largo el segundo en importancia fluvial del país con el cual forma el río Madera o Madeira el principal afluente del gran río Amazonas, este río forma una frontera natural con Brasil de 95 km hasta su confluencia con el Abuná donde se adentra en territorio brasileño.

Otros ríos importantes son el Madre de Dios con una longitud total de 1.150 km es compartido con el Perú de los cuales unos 510 km se encuentra exclusivamente en territorio nacional desde la localidad de Puerto Heath hasta su desembocadura en el Beni siendo este su principal afluente, otro río importante es el Iténez o Guaporé que discurre el dirección noroeste formando casi en su totalidad frontera natural con Brasil (970 km), tiene una longitud aproximada de 1.500 km y es el principal afluente del río Mamoré, otros ríos importantes de esta cuenca son el Blanco, Negro, Yata, Tahuamanu, Orthon, San Julian, Paragúa, Heath, entre otros.

Los lagos y lagunas más importantes son el Rogaguado de 300 km² aproximadamente, el Rogagua de 154 km², y el Huaytunas o Ginebra el más grande con cerca de 330 km², existen además de estos una infinidad de lagos y lagunas, todos de agua dulce, entre los que se destacan las lagunas : Huachi, San Jorge, Nuevo Mundo y Arani o Araré todas éstas superiores a los 60 km².

Cuenca del Plata ( 229.500 km², 20,9% del territorio nacional ) Los afluentes bolivianos del Río de la Plata, son por lo general menos caudalosos que los amazónicos, pero no menos importantes. Los principales ríos de esta cuenca son el río Pilcomayo que nace en el Departamento de Oruro a una altura de 5.200 msnm y discurre en dirección sudeste hasta su desembocadura en el río Paraguay cerca de la capital de Paraguay (Asunción), este río tiene una longitud aproximada de 1.590 km, de los cuales 789 km discurren exclusivamente en territorio boliviano y otros 47 formando frontera con Argentina, en total son 836 los km que recorre por Bolivia. Otro río importante es el río Paraguay cuya longitud total es de 2.625 km, nace en Brasil y discurre en dirección sur para formar frontera natural en 48 km con Bolivia quedando algunos tramos de este exclusivamente en territorio nacional, luego el río se adentra en territorio paraguayo, hasta su desembocadura en el río Paraná en Argentina.

Otros ríos importantes de esta cuenca en Bolivia son el Bermejo que nace en territorio boliviano para luego adentrase en territorio argentino, sirve de frontera natural entre los dos países, el Grande de Tarija también nace en Bolivia pero desemboca en el río Bermejo con el cual delimita una frontera en forma de uve, con Argentina. Otros ríos son el Tarija, Nuevo Guadalquivir, Itaú.

Las lagunas más importantes en ésta cuenca son: la laguna Uberaba compartida con Brasil con cerca de 400 km² de los cuales la mitad pertenecen a Bolivia; la laguna Mandioré es la segunda en importancia con aproximadamente 300 km² de los cuales 100 pertenecen a Bolivia, recibe aportes del río Paraguay que discurre en su margen derecha, otras lagunas importantes son La Gaiba o Gaíba con 200 km² también compartida con Brasil, Cáceres con 200 km², ubicada enteramente en territorio boliviano, otra laguna importante es la Mirim todas estas ubicadas en la región del Gran Pantanal.

Vertiente del Pacífico: en esta vertiente se encuentran pequeños ríos y riachuelos que nacen de manantiales como es el caso del Silala, tributario del río San Pedro de Inacaliri en Chile. El uso de las aguas de este río o manantial se encuentra en disputa con Chile.

Vertiente Altiplánica: comprende todos los ríos y cuerpos de agua que se encuentran en el altiplano y tienen desembocadura en el océano Pacífico por parte del Perú.

Cuenca endorreica: ( 145.081 km² de Bolivia, el 13,2% del país ). El Altiplano cuenta con gran cantidades de ríos, lagos, lagunas y manantiales que no discurren hacia ningún océano por encontrarse encerradas por la cordillera de los andes que delimita la región. El río más importante de esta cuenca es el Desaguadero que con sus 436 km de longitud es el más largo de los ríos altiplánicos, nace en el lago Titicaca a una altura de 3.810 msnm y discurre en dirección sudeste hasta su desembocadura en el lago Poopó a 3.686 msnm, con un desnivel en su recorrido de 124 m. Otros ríos importantes de esta cuenca son el Lauca que nace en la laguna de Cotacotani en Chile para luego adentrarse en territorio boliviano, tiene una longitud de 225 km, desemboca en el salar de Coipasa al igual que el Laca Jahuira de 135 km de largo proveniente del lago Poopó que desemboca en el lago homónimo situado al norte del gran salar.

Los lagos de esta cuenca suelen ser grandes pero poco profundos a excepción del lago Titicaca, aquí se encuentran cuatro grandes lagos, destacando el Titicaca el cual es el más grande del país ya que de los 8.562 km² que tiene unos 3.790 km² y 575 km de costa pertenecen exclusivamente a Bolivia, los otro lagos son el Poopó que recibe aportes del lago Titicaca, este tiene 2.337 km² y es el segundo más grande del país, el Uru Uru de 260 km² situado al norte del Poopó y conectado con este, y por último el lago Coipasa con 806 km² el tercer lago más grande situado dentro del salar homónimo.

Las lagunas de esta cuenca se dividen en dos tipos: las de agua salada y las de agua dulce. Las lagunas salobres más importantes son la Colorada de 60 km² situada al al sur del departamento de Potosí esta laguna presenta un color rojo debido a sedimentos de este color y a algunos tipos de algas; la laguna Pastos Grandes de aproximadamente 90 km² se encuentra al norte de la Colorada, presenta poca profundidad ya que no recibe grandes aportes de agua por lo cual se encuentra en estado de desecación prevaleciendo la costra salina. Otras lagunas son la Verde, Salada, Khara o Kara y Blanca. Entre las lagunas de agua dulce destacan la laguna Kalina o Busch con 20,6 km², es la más grande de un conjunto de lagunas de agua dulce situada a sur del departamento de Potosí cerca de la frontera con Argentina. Otras lagunas importantes de agua dulce son Coruto (15,8 km²), Loromayu (9 km²), Coranto (6,36 km²), Morijon, Chipapa (7,24 km²) y Chojllas (5,42 km²), Hedionda, Celeste, Kollpa, Totoral, Zapaleri, Khastor (3,62 km²), etc. En esta cuenca también existen grandes salares; estos que son el productos de la evaporación de antiguo lago Minchin atrapado entre la cordillera de los Andes cuando empezó a elevarse hace millones de años, el más importante es el de Uyuni o Tunupa que cubre 12.000 km², siendo el desierto de sal más grande del mundo tiene un espesor de 120 m de profundidad. El Coipasa situado en el departamento de Oruro tiene una superficie de 2.218 km² con un espesor de 100 m de profundidad y está rodeado por el lago homónimo. Otros salares importantes son: Empexa, Ollagüe, Chiguana, Chalviri, Laguani y salar de la Laguna.

Bolivia se encuentra entre los países megadiversos del mundo, los cuales se dicen contener más del 70% de las especies conocidas del planeta.

Por su gradiente altitudinal, que oscila entre 90 y 6.542 msnm, Bolivia se convierte en uno de los países más ricos del mundo en diversidad biológica. Su territorio comprende 4 tipos de biomas, 32 regiones ecológicas y 199 ecosistemas.

Destacándose los ecosistemas de la Yunga (región de Los Yungas), la Amazonía, el Bosque Chiquitano, el Gran Chaco y los Bosques Interandinos. En este espacio geográfico megadiverso cohabitan una de las reservas silvestres más grandes del mundo (Parque Nacional y Area Natural de Manejo Integrado Kaa-Iya).

El territorio boliviano representa apenas el 0,2 % de la superficie mundial. Sus bosques alcanzan alrededor del 3,5 % de los bosques del mundo. Sin embargo, en el país se encuentran entre el 30 y 40 % de toda la diversidad biológica mundial.

Bolivia es un país megadiverso, al estar situada entre los 11 primeros países del mundo con mayor número de especies de plantas, y 6 en América del Sur, al contar con (cifras de mínima) más de 14.000 especies de plantas con semillas, de las cuales se estiman en más de 20.000 especies, 1.200 especies de helechos, más de 1.500 especies de hepáticas o musgos, y por lo menos 800 especies de hongos. También está entre los 10 primeros países en vertebrados, con una aproximación de 2.902 especies, distribuidas en 398 especies de mamíferos, más de 1.400 especies de aves que sitúa al país en la 7 potencia a nivel mundial en cuestión de diversidad de aves, 204 especies de anfibios, 277 de reptiles y 635 especies de peces de agua dulce, ya que el país no cuenta con salida al mar.

De esta diversidad de flora y fauna un alto porcentaje son especies endémicas. Es decir, solo habitan en el área delimitada. La mayor concentración de plantas endémicas se encuentran en los Andes. Más específicamente en Los Yungas y en los Valles secos interandinos. 106 especies de la fauna boliviana son endémicas, de las cuales cerca del 90% se encuentran en Los Yungas. Existe una fuerte tendencia al endemismo.

Además se conocen en el país más de 50 especies animales nativas domesticadas y más de 3.000 especies de plantas medicinales, con lo que Bolivia es considerada el origen de muchas especies como los locotos, ajíes, pimientos, cacahuetes o maníes, frijoles o alubias, yuca o mandioca y diversas variedades de palmeras.

En Bolivia se pueden encontrar todos los climas, desde el tropical en Los Llanos, hasta el polar en las altas cordilleras de los Andes. Además de la variabilidad de las condiciones climatológicas, muchos lugares del país presentan climas irregulares a lo largo del año con variaciones grandes e imprevisibles.

Las condiciones climáticas del país están determinadas por una combinación de factores entre los cuales los más importantes son la posición geoastronómica, la latitud, la proximidad al trópico, la altitud, la variedad de relieves, la circulación de los vientos alisios, los surazos y el fenómeno del Niño.

La estación de lluvias en el país abarca de noviembre a marzo. Estos factores modifican la temperatura, las precipitaciones, la humedad, el viento, la presión atmosférica, la evaporación y la evapotranspiración, dando lugar a climas diferentes en todo el ámbito nacional.

Aunque Bolivia se encuentra dentro de latitudes tropicales, las condiciones climáticas varían drásticamente del tropical en las tierras bajas al polar en las partes más altas de los Andes.

Las temperaturas dependen sobre todo de la elevación y demuestran poca variación estacional. En la mayoría de los lugares, la precipitación es más elevada durante el verano meridional del hemisferio, y la cantidad anual tienden a disminuir de norte a sur.

Las áreas norteñas de los llanos tienen un clima húmedo tropical con temperaturas altas a lo largo de todo el año, con una humedad alta y precipitación alta. La temperatura tiene un promedio de 30 °C todo el año en la mayoría de los lugares. Los vientos provenientes de la cuenca del amazonas traen lluvias significativas, esta lluvia cae a menudo con truenos, acompañados a veces por los vientos de fuertes granizos. Las áreas centrales del los llanos tienen un clima húmedo y seco tropical.

A partir de octubre y abril, los vientos secos con dirección nor-oeste predominan, y el tiempo se vuelve caliente, húmedo y lluvioso. Sin embargo a partir de mayo y septiembre, estos vientos secos producen una precipitación mínima. Durante esta estación, los días claros y las noches despejadas permiten que las temperaturas en el día sean altas y bajas en la noche. Las incursiones ocasionales de vientos fuertes del sur, llamadas los surazos, pueden alcanzar esta región durante invierno y traer las temperaturas frescas por varios días.

El Chaco tiene un clima semitropical, semiárido. Los vientos nororientales traen la lluvia y la humedad a partir de enero; los otros meses son secos con días calurosos y noches frescas. La temperatura máxima registrada en Bolivia fue de 47 °C y se produjo en esta zona. Los surazos también afectan al Chaco; su llegada se avista generalmente por una línea chubascos. Las temperaturas y las cantidades de precipitación en áreas de montaña varían considerablemente.

Los Yungas, donde los vientos nororientales húmedos son empujados hacia las montañas, hacen que esta zona sea más húmedas y lluviosa, recibiendo hasta 152 centímetros anuales. Los valles que están dentro de la Cordillera Oriental tienen temperaturas suaves y las cantidades de precipitación son moderadas con un promedio de 640 a 760 mm anuales. Las temperaturas caen con el aumento de la altura, sin embargo las nevadas son posibles en elevaciones que oscilan entre los 2.000 msnm, la nieve permanente se encuentra por encima de los 4.600 msnm. Las zonas a partir de los 5.500 msnm tienen un clima polar, con zonas de glaciar. Los picos de la Cordillera Occidental se convierten en desiertos fríos y altos por los vientos fuertes.

El Altiplano, que también es barrido por los vientos fuertes y fríos, tiene un clima árido-frío, con diferencias agudas en la temperatura diaria y las cantidades de precipitación que disminuyen de norte a sur. La temperatura media durante el día se encuentra entre los 15 a 20 °C, pero con el verano tropical y el sol las temperaturas pueden llegar a 27 °C. Sin embargo justo después de anochecer el aire conserva poco calor, en la noche las temperaturas caen drásticamente y se sitúan justo por encima de cero grados. El lago Titicaca ejerce una influencia de moderación, pero solo la iguala en sus orillas, las heladas ocurren casi cada mes, y la nieve no es infrecuente.

La economía boliviana se basa principalmente en la minería, la industria del petróleo y del gas natural, la industria agropecuaria, cementera y la textil.

Entre las riquezas mineras del país, las mayores se concentran en los departamentos occidentales como Potosí, La Paz y Oruro, en las que se encuentran el estaño (4º productor mundial), plata (11º productor mundial), cobre, tungsteno, antimonio, zinc, etc. En las regiones orientales tropicales, principalmente en los departamentos de Santa Cruz y Beni, se encuentran los yacimientos más importantes de hierro (Mutún ) y oro (cerro San Simon). Importantes también las gemas como la Bolivianita, Ayoreita, Anahita, Amatista y Milenium procedentes siempre de las tierras bajas tropicales.

La producción de hidrocarburos está concentrada en la faja preandina correspondientes principalmente a los departamentos de Cochabamba, Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija.

La producción de petróleo (unos 11,25 millones de barriles en los primeros nueve meses de 2006), abastece el mercado nacional mientras que la de gas natural es exportada a Brasil y a Argentina dado el escaso e ineficiente sistema de distribución domiciliaria e industrial de gas en Bolivia, en los primeros nueve meses del 2006 se produjeron unos 357,9 millones de pies cúbicos diarios de gas natural.

La producción agrícola y pecuaria ha adquirido mayor importancia en las últimas décadas principalmente en las regiones orientales tropicales.

La agricultura andina queda fundamentalmente relacionada con el autoconsumo o el abastecimiento interno. En las regiones andinas se produce principalmente: maíz, trigo, papa y otros tubérculos, cebada, quinua, hortalizas, etc. La cría de ganado bovino es reducida, la cría de ganado autóctono es mayor, constituida por camélidos como es el caso de la (alpaca) de la cual se extrae lana para la fabricación textil, por las cualidades de finura y resistencia de su fibra.

Las regiones orientales tropicales son las áreas de la expansión agrícola boliviana. Actualmente el rubro agroindustrial ha adquirido gran importancia en la economía nacional. Para el consumo interno así como para la exportación se produce: arroz, soya el octavo productor mundial con 1,7 millones de toneladas, sorgo, caña de azúcar, girasol, tabaco, maíz, yuca, cacao, café, coca, etc. Los productos agroindustriales, aun generando grandes dividendos, han provocados graves daños a los ecosistemas, principalmente a los bosques tropicales.

En lo pecuario la cría de ganado bovino y porcino, así como la de animales menores, tiene gran importancia económica. Bolivia es el tercer productor de hoja de coca del mundo, la que es ancestralmente usada de manera tradicional, ritual y medicinal, aunque una parte de la producción es usada ilegalmente para la fabricación de cocaína.

Las exportaciones de Bolivia sumaron en el 2008 la cifra récord de 6.836 millones de dólares, 2.043,72 millones de doláres más, un 42,64 por ciento más que en el año anterior (2007), impulsadas por los altos precios de sus productos principales, hidrocarburos y minerales.

Hidrocarburos y minerales representaron casi tres cuartas partes (72,4 por ciento) de las ventas bolivianas al extranjero en el 2008. El sector petrolero siguió dependiendo casi exclusivamente de las ventas de gas natural, que fueron de 2.851 millones de dólares a Brasil, el principal socio comercial del país altiplánico, y 281 millones de dólares a Argentina.

A esto se sumaron pequeñas ventas spot de derivados, en una industria petrolera nacionalizada que totalizó exportaciones por 3.433 millones de dólares.

La minería boliviana, con exportaciones totales de 1.517 millones de dólares, tuvo su principal mercado en Corea del Sur, que compró zinc, plata y plomo por 813 millones de dólares, saltando del séptimo al segundo lugar en la lista de socios comerciales bolivianos. Luego de Brasil y Corea del Sur, los principales compradores de productos bolivianos en el 2008 fueron, en orden descendente: Estados Unidos, Argentina, Perú, Venezuela, Japón, Colombia, Suiza y Bélgica.

La pequeña economía boliviana registró así su séptimo año consecutivo de crecimiento de exportaciones desde una caída en el 2001, cuando llegaron a sólo 1.226 millones de dólares.

El saldo comercial del año 2008 registra un superávit de 1.966 millones de dólares, monto superior en 28,60 por ciento al registrado el 2007, que totalizó 1.403 millones.

Las ventas del país a mercados externos sumaron poco más de 6.952 millones de dólares, monto superior en 2.092 millones al registrado el 2007, cuando sumó 4.860 millones, lo que da como resultado un incremento de 43 por ciento.

En tanto que las compras del país aumentaron en 44,25 por ciento entre el 2007 y 2008, de 3.457 a 4.986 millones de dólares. Lo que representa un incremento de 1.529 millones.

Las exportaciones de Bolivia en el 2006 crecieron un 43,88 por ciento respecto al año precedente y alcanzaron un valor récord de 4.069 millones de dólares y las importaciones de 2.809 millones de dólares, según Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE).

El crecimiento global frente a la cifra del 2005, año en el que las ventas de Bolivia al exterior sumaron 2.868 millones de dólares, se explica por el incremento en el sector de la minería en 126 %, de los hidrocarburos en 43,4 por ciento y de la manufactura en 17,2 por ciento. La exportación de gas y petróleo en 2006 supuso para el país un total de 2.059 millones de dólares; la de manufacturas, 1.108 millones; de minerales 792 millones y la de productos de ganadería y agrícolas 159 millones de dólares.

Según el reporte oficial, los envíos de gas natural a Brasil y Argentina produjeron ingresos por 1.391 millones de dólares y por 280 millones, respectivamente, durante la gestión 2006. La exportación de soja o productos derivados a Venezuela generó 175 millones de dólares; a Colombia, 114 millones y a Perú, 39 millones.

Brasil sigue siendo el principal destino de las exportaciones bolivianas con un valor de 1.562 millones de dólares, seguido de Japón, 378 millones; Argentina, 371 millones; Estados Unidos, 355 millones, Perú, 232 millones y Suiza 210 millones.

Por bloques económicos, la venta de mercancías desde Bolivia al Mercosur se situó en 2.158 millones de dólares; al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) en 424 millones de dólares y a la Comunidad Andina (CAN) en 397 millones.

Las importaciones en términos CIF totalizaron en 2.809 millones de dólares, monto mayor en 20,3% con relación a la gestión pasada, según el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE).

Se registraron aumentos en las importaciones de bienes intermedios (14,2%), de capital (29,5%) y consumo (26,1%) El incremento en las compras de bienes intermedios se originó en la adquisición de insumos con destino a la industria y construcción, que se asocia a mayores niveles de actividad económica en estos sectores.

Asimismo, la importación de combustibles (diésel, queroseno y lubricantes) se incrementó en la gestión dada la necesidad de abastecer el mercado interno sobre todo el destinado al sector agroindustrial.

La mayor importación de bienes de capital estuvo relacionada al dinamismo de la industria nacional, aunque también destacó la importación de equipo de transporte.

Finalmente, el aumento en la importación de bienes de consumo se originó en mayores importaciones de bienes duraderos. Consecuencia del entorno internacional favorable, los términos de intercambio mejoraron en 21,9%, resultado del significativo aumento en los precios de las exportaciones respecto a los de importaciones.

Las reservas internacionales netas de Bolivia alcanzan los 6.100 millones de dólares (3.951 millones de euros) en los primeros meses de 2008, lo que supone un hito histórico, también supone una variación con respecto a 2007 de 2.692 millones de dólares (1.744 millones de euros), en los primeros meses de este año, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB) Las reservas en 2005 alcanzaron los 1.714 millones de dólares (1.288,5 millones de euros) y en 2004 se quedaron en 1.123 millones de dólares (844,2 millones de euros). Esta evaluación positiva en las reservas netas indican que Bolivia asciende notablemente en la calificación crediticia en el panorama internacional.

El Aéreo con más de catorce aeropuertos internacionales como el de Santa Cruz, llamado Viru Viru Internacional el más importante del país, el Aeropuerto Internacional Jorge Wilstermann de Cochabamba, y el Aeropuerto Internacional El Alto de La Paz, además de los 1.072 aeropuertos situados en las localidades más importantes del país.

El fluvial con más de 14.000 km de ríos navegables y una serie de puertos marítimos situados en los diversos países con los que tiene convenios de navegación, como Perú y Chile en el Océano Pacífico, y Argentina, Brasil y Paraguay con la hidrovía Paraguay-Paraná con salida al Océano Atlántico.

El terrestre con más de 49.900 km de carreteras y alrededor de 4.600 km pavimentados formada por varías rutas nacionales, el resto de carreteras es de grava o tierra. Además cuenta con un ramal de la carretera panamericana que cruza todo el altiplano conectándose así con los países limítrofes. Cuenta asimismo con un sistema ferroviario dividido en dos redes: la Red Oriental con 1.222 km, que se conecta con Brasil y Argentina y la Red Occidental con 2.318 km de longitud, que une al país con Perú y Chile.

Bolivia dispone de variedad de fuentes energéticas como la hidráulica, de la cual exporta a países vecinos como Perú, Brasil y próximamente Chile. Existen también instalaciones de captación de energía solar y eólica, aunque en menor medida que la primera.

El país cuenta con la segunda mayor cuenca de gas natural libre del mundo, después de Venezuela, con un total de 49,7 trillones de pies cúbicos a finales del año 2005, con 26,7 probados y 22 probables, valoradas en unos 150.000 millones de dólares.

Bolivia produce hasta 35 millones de metros cúbicos diarios de gas, que exporta casi totalmente a Brasil y a Argentina, y se ha comprometido ya a bombear a partir del 2010 otros 20 millones de metros cúbicos al mercado argentino.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) tiene prevista también una provisión de al menos ocho millones de metros cúbicos de gas para el complejo siderúrgico El Mutún, en el extremo sudoriental del país, al tiempo que procura abrir los mercados de Paraguay y Uruguay.

Se estima que el relevamiento en los próximos años aumentará las disponibilidades a aproximadamente 200 o 300 trillones de pies cúbicos, lo que ubicará al país en el primer lugar, con la ventaja adicional de que el gas boliviano está libre de líquidos.

La actividad gasífera es la principal fuente de divisas en la economía boliviana, ya que se exporta principalmente a la Argentina y Brasil, teniendo con este último un contrato de venta por 30 millones de pies cúbicos diarios durante 20 años; además de esto Bolivia posee el mayor yacimiento de litio de todo el mundo, situado en el Salar de Uyuni, la mayor planicie de sal del planeta.

El turismo se concentra principalemte en La Paz, con el 46.5%; Santa Cruz 28.3% y Cochabamba 8%, que suman el 82.2% del turismo receptivo internacional. En tanto que turismo interno estuvo dirigido a Santa Cruz con 28.7%; La Paz 23.6% y Cochabamba 15.4% que sumaron el 67.9 del total de los desplazamientos de los bolivianos en el país.

Aunque a Bolivia se la conoce internacionalmente como el país del Altiplano y su nombre se asocia con montañas y paisajes desérticos, más de la mitad de su superifice pertenece a la región de los Llanos orientales, de clima tropical y exuberante vegetación. El extenso territorio del país está dotado de grandes atractivos turísticos, tanto históricos como naturales.

El departamento de La Paz se destaca como el centro favorito de los turistas extranjeros. Son atraídos por una región llena de montañas, algunas relativamente fáciles de escalar como el Huayna Potosí, cercano a la ciudad de La Paz.

Las ruinas de Tiwanaku son, después de Machu Picchu, las más importantes de América del Sur. El Parque Nacional Madidi* es considerado por la National Geographic como uno de los lugares imprescidibles de visitar en el mundo ya que es una de las regiones más ricas en biodiversidad. El Lago Titicaca*, a menudo llamado el lago que deseó ser mar, es el más alto lago navegable del mundo y cuna legendaria del Imperio Inca, así como innumerables sitios a conocer por el turista.

El Parque Nacional Noel Kempff Mercado*, localizado en el departamento de Santa Cruz, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco. La impresionante belleza del paisaje, así como la variada y abundante vida animal y el interés botánico que encierran, han convertido a este paraje en uno de los centros turísticos más importantes y bellos del país. Cuenta, además, con las misiones jesuíticas más importantes de Bolivia y quizás de América, ya que aún se encuentran activas, a diferencia de las de Argentina, Brasil o Paraguay, que están en ruinas.

El Cerro Rico en el departamento de Potosí, fue en su época la veta de plata más importante del planeta. La Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad a este cerro y a la ciudad de Potosí, por su contribución al mundo, además de ser una de las ciudades con más construcciones de estilo colonial, tales como la Casa de la Moneda, de la cual salían toda las monedas de plata hacia Europa y el mundo.

El Salar de Uyuni*, a menudo descripto como un mar hecho de sal, la mayor planicie de sal de la tierra, y lagunas de colores como Colorada y Verde, en el sur de este departamento también son de gran importancia turística.

La pista de sky de Chacaltaya es la más alta del mundo.

Bolivia cuenta con excelentes y numeroso caminos y algunos de ellos del tiempo de los incas. La mayor parte de las rutas más populares comienzan en los alrededores de La Paz, cruzan la Cordillera Real y acaban en la región subtropical de Los Yungas, pero existen infinidad de posibilidades en el resto del país. Los sendores más populares y comendados son los denominados Choro, Takesi, Yunga Cruz, Mapiri, Camino de Oro, Circuito Illampu y Apolobamba.

En los últimos cincuenta años la población boliviana se ha triplicado alcanzando la tasa anual de crecimiento de 2,25%. El incremento de la población en los periodos intercensales 1950-1976 y 1976-1992. La tasa anual de crecimiento para el primer periodo ha intercensal fue de 2,05% entre 1976-1992, mientras que el crecimiento al último censo de 2001 alcanzo a 2,74% anual.

La mayor parte de la población del país se concentra en los departamento de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, que reúnen más del 70% de la población boliviana. En la región del altiplano, los departamentos de La Paz y Potosí concentran la mayor proporción de población. En los valles los departamentos de Cochabamba y Chuquisaca tienen la mayor proporción de población y en los llanos esto ocurre con los departamentos de Santa Cruz y Beni. Nacionalmente la densidad poblacional es de 8,49, con variaciones entre los 0,8 en Pando y 26,2 en Cochabamba. Con el crecimiento poblacional la densidad también ha ido creciendo en cada periodo.

La mayor concentración de población se presenta en el llamado "eje central" del país y en el área de los llanos. Bolivia se caracteriza por tener una población joven. Según el censo 2001 el 54% de los habitantes tiene entre 15 y 59 años, el 39% tiene menos de 15 años y de ellos la tercera parte son menores de 5 años. Casi el 60% de la población es menor a 25 años, los adolescentes (10-20 años) representan el 23% y las mujeres en edad fértil (15-49 años) son casi la mitad del total de mujeres en el país.

La población mayor de 60 años sobrepasa ya el 7%, grupo que ha experimentado un notable incremento proporcional en los últimos años, especialmente en las principales ciudades del país. La estructura poblacional entre los últimos dos censos realizados, muestra un estrechamiento de la base de las pirámides poblacionales, lo que refleja una disminución de la natalidad entre los dos periodos censales.

A pesar del estrechamiento a nivel nacional de la base de la pirámide poblacional, al interior de los departamento aun se mantiene una alta natalidad, lo que se observa en las pirámides departamentales. La alta fecundidad se manifieste más claramente en los departamentos de Pando, Beni y Potosí; y por el contrario se aprecia una contracción más notable en los departamentos de La Paz y Oruro; y es menos pronunciada en Cochabamba y Santa Cruz.

Por periodos, entre 1950-1976 los tres departamentos de mayor crecimiento poblacional fueron Santa Cruz, Tarija y Pando; y los de menor crecimiento fueron Potosí, Chuquisaca y Cochabamba. En el periodo inter censal 1976-1992 los departamentos de mayor crecimiento poblacional fueron Santa Cruz, Beni y Tarija y los de menor crecimiento fueron Potosí, Oruro y Pando. En este periodo, Potosí tuvo la tasa más baja de crecimiento llegando incluso a ser negativa (-8%).

La tendecia de la distribución en los últimos 50 años demuestra que en los departamentos de, Oruro, Potosí, Chuquisaca la población va disminuyendo proporcionalmente en comparación a los departamentos de Santa Cruz, Tarija y Cochabamba (algo), donde esta aumenta. En el departamento de Pando se ha mantenido constante la proporción de población respecto de los otros departamentos (0,7%) de la población total del país.

La tasa de crecimiento de la población estimada en el 2002 fue del 1,69%; la de natalidad de 26,41 por cada mil habitantes; y la tasa de mortalidad del 8,05 también por cada mil habitantes. La mortalidad infantil estimada es del 57,52 por cada mil nacidos vivos, y la expectativa de vida es de 62 y 67 años para los hombres y las mujeres respectivamente.

De éstos, 5.165.882 viven en áreas urbanas principalmente en las ciudades de La Paz con 1.230.340 hab. (2007), El Alto con 750.000 hab. (2005), Santa Cruz con 1.211.390 hab. (2006), y Cochabamba con 700.000 hab. (2005) y 3.108.443 de habitantes, en áreas rurales. Respecto a 1992, la población de Bolivia aumentó en 1.471.036 habitantes en el área urbana y en 382.497 personas en el área rural. La tasa goblal de natalidad para Bolivia es de casi 4 hijos por mujer; la que se considera ala consecuente con el perfil de fertilidad de su población, caracterizada por una importante proporción de mujeres en edad fértil. Aunque se ha producido una reducción de la TGF (Tasa General de Fecundidad) en el país entre 1990 y 2005, esta aún se encuentra por encima del promedio latinoamericano. Sin embargo esto debe compararse con la densidad poblacional que es una de las más bajas del continente.

En general la TGF para toda la población, según la última ENDSA 2003, indica un descenso de casi medio hijo por mujer si se compara con la encuenta de 1998 de 3,8 hijos por mujer frente a los 4,2 respectivamente. Los departamentos que tienen las tasas globales de fecundidad más altas del país son Potosí, Chuquisaca, Beni y Pando; los que tienen una tasa similar al promedio nacional son La Paz, Cochabamba y Oruro y los que tienen tasas menores al promedio son Santa Cruz y Tarija, este último departamento con la tasa más baja de 3,1 hijos por mujer.

El descenso de la fecundidad entre los dos periodos se produce a expensas del área rural donde la disminución es de casi un hijo, mientras que en el área urbana se mantiene igual. De acuerdo con la ENDSA 2003 se observan pocas diferencias entre regiones, pero si son notablesa nivel departamental, por nivel de educación y según el grado de pobreza.

Por departamento la mayor reducción se observa en Tarija, pero también ha sido importante en Beni, Pando y Santa Cruz. Entre 1994 y 2003 los departamentos con más rápido descenso en la TGF son Tarija (34%), Santa Cruz (26%), y Beni y Pando (25%), y los que han tenido un descenso lento son Potosí (4%), La Paz (15%) y Oruro (16%). En igual periodo el descenso medio latinoamericano fue de alrededor del 17%. Por municipios los niveles más altos se registraron en Acasio (Potosí), Gutiérrez (Santa Cruz), Filadelfia, Puerto Rico y San Pedro en Pando, todos con más de 8 hijos por mujer.

La TGF en mujeres sin instrucción llega a casi 7 hijos por mujer, mientras que en mujeres con nivel de instrucción media o más alcanza solo a 2.1 hijos por mujer. Con los actuales niveles de fecundidad las mujeres sin educación tendrían más de tres veces la cantidad de hijos que una mujer con educación superior, una brecha de casi 5 hijos.

Asimismo las mujeres que viven en el área rural tienen en promedio 5,5 hijos por mujer frente a un promedio de 3,1 hijos por mujer que reside en área urbana. Por otro lado las mujeres que viven en municipios más pobres tienen alrededor de 5 hijos comparados con las que viven en capitales departamentales que tienen menos de tres. A pesar de estas diferencias entre los grupos, este factor indicador ha tenido una disminución progresiva en los últimos 20 años.

La tasa bruta de natalidad que expresa el número de nacimientos que en promedio ocurren anualmente por cada 1.000 habitantes, también muestra un descenso para el año 2003, bajando ligeramente de 30 en 1998 a 28 en la última encuesta. Este indicador es más alto en el área rural que en la urbana de 32 frente a los 26.

La expectativa de vida es de 62 y 67 años para los hombres y las mujeres respectivamente.

Los datos de mortalidad del país son escasos y deficientes, por lo que se realizan estimacionoes a partir de datos disponibles y con alto subregistro. Para el periodo 1995-2000, la tasa bruta de mortalidad se estimó en 9 muertes por mil habitantes y la esperanza de vida al nacer en 61,4 años. Se consideraba entonces que el subregistro de mortalidad general alcanza el 63%.

Un estudio de mortalidad realizado en 2000, señala que las principales causas de mortalidad son: enfermedades del sistema circulatorio 30% de las defunciones, enfermedades transmisibles 12% y las causas externas 10,7%. El 10,8% de las defunciones fueron clasificadas con signos y síntomas más definidos. Para el periodo 2000-2005 la tasa estimada fue de 8,2 muertes por mil habitantes, que se aproxima al promedio latinoamericano, 7,7 muertes por cada mil habitantes. En el país las tasas más altas de mortalidad se registran en los departamentos de Oruro y Potosí y las bajas se reportan en Tarija y Santa Cruz, los restantes departamentos se encuentran al promedio nacional.

Una revisión de los registros de muerte entre 1995 y 2001 indica que en el país se reportan aproximadamente 23.800 muertes anuales, con un subregistro estimado de 66%. El 60% de las defunciones se registra en el área urbana y 53% del total de los fallecidos son hombres, pero en el área rural las defunciones de mujeres sobrepasan a las de los hombres. Por otro lado la calidad del registro impide hacer un análisis adecuado de las principales causas de muerte. Proporcionalmente las causas mal definidas representan más del 50%; luego aparecen como grupo principales causas, las enfermedades transmisibles (17%), las causas externas (8%) y las afecciones circulatorias (7%) como las defunciones más reportadas.

La población escolar inicial boliviana es de aproximadamente 200.00 habitantes en el periodo 2005. En el sector primario, existe una población escolar de 1.600.000 aproximadamente para el mismo periodo mientras que los jóvenes escolarizados en nivel secundario llegan a los 400.000 habitantes.

La cobertura del Sistema Educativo alcanza a cerca del 85% de la población y la mayoría se encuentra en establecimientos fiscales 2.100.000 habitantes, demostrando que la demanda por servicios públicos en el campo educativo es muy grande.

La permanencia de la población escolarizable (6 a 19), muestra que el 92% de la población que declaró tener nivel básico continúa estudiando y representan el 65% de los asistentes. Al analizar las razones de inasistencia de la población escolarizable por sexo, se concluye que las mujeres son las que menos asisten al sistema escolar en relación a la población masculina. La principal razón por inasistencia tanto de niños como de niñas es la necesidad de trabajar. En el área rural, la inexstencia de oferta educativa pertinente es motivo de inasistencia. Por ejemplo, la escasez de escuelas con más de tercer grado de primaria. La ausencia de secundaria en el área rural es particularmente notoria y por tanto motivo por el cual quienes no pueden migrar a zonas urbanas para asistir a secundaria, abandonan el sistema escolar.

La tasa de analfabetismo para el 2005 era del 12% de la población boliviana. el cual ha descendido en los últimos años gracias a los programas de alfabetización del gobierno boliviano.

El 12 de diciembre de 2008, el gobierno nacional anunció la culminación de un programa de alfabetización por el cual desde 2006 se alfabetizaron 820.000 personas en todo el país, en su mayoría campesinos e indígenas.

La organización educativa esta constituida por niveles y modalidades de acuerdo a las bases, fines y objetivos de la educación. Esta organización tiene como fundamento el desarrollo biopsicosocial de los alumnos y las características de cada región del país.

Los niveles del Sistema Educativo son graduales, conforme al propio proceso educativo, con objetivos poropios y en función de los diferentes estados de desarrollo de los alumnos.

La mayoría de los amerindios han asimilado la cultura mestiza, diversificando y expandiendo sus raíces ancestrales. Consecuentemente, la cultura popular de la Bolivia contemporánea es una mezcla de culturas, que une aspectos de origen hispano con lo amerindio.

Los grupos étnicos en Bolivia se dividen en dos principales ramas, el grupo Andino asentada en mayor parte en las regiones altiplanicas y valles del país; y el grupo de las regiones cálidas, otras étnicas con características propias, también forman parte de los antecedentes histórico-culturales de Bolivia. Entre ellas se destacan en los valles, los Yampara o Ampara y los Mojocoyas; y en la zona oriental, los Chiriguanos, Guarayos, Moxeños, Chapacuras, Itonomas, Movimas, Paraguas, etc.

Además, otros 36 idiomas podrían ser reconocidos como idiomas oficiales en este contexto: baure, besiro, canichama, cavineño, cayubaba, chácobo, chimán, ese ejja, guarasuwe, guarayu, itonoma, leco, machineri, mojeño, trinitario, mojeño ignaciano, more mostén, movida, pacawara, reyesano, sirionó, tacana, tapiete, toromona, uru chipaya, weenhayek, yaminawa, auki y yuracaré.

Además de los idiomas antes mencionados existirían en el territorio boliviano por lo menos 52 lenguas nativas y extranjeras y 127 dialectos de ellas.

Según un censo del año 2001 realizado por el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, el 78 por ciento de la población es católica, apostólica y romana. Las denominaciones protestantes representan del 16 al 19 por ciento de la población. El número de católicos es más alto en las áreas urbanas que en las áreas rurales, mientras que la afiliación protestante alcanza su nivel más alto, aproximadamente 20 por ciento, en el campo. Aproximadamente el 2,5 por ciento de la población indicó no tener afiliación religiosa y menos del 0,2 por ciento declaró tener una afiliación con otras confesiones religiosas, incluyendo el islam, la fe bahai, el judaísmo, el budismo y el sintoísmo. Hay 280 organizaciones religiosas no católicas y más de 200 grupos católicos registrados por el gobierno. Los menonitas, luteranos, adventistas del séptimo día, bautistas, pentecostales, metodistas y varios grupos evangélicos mantienen una presencia activa de misioneros extranjeros. Se estima que los agnósticos y aconfesionales constituyen un porcentaje ínfimo de la población.

El artículo tercero de la Constitución Política del Estado reconoce y sostiene la religión católica, apostólica y romana. Garantiza el ejercicio público de todo otro culto.

La Iglesia Católica en Bolivia tiene cuatro Arquidiócesis, siete Diócesis, dos Prelaturas y cinco Vicariatos Apostólicos. Entre los más importantes acontecimientos religiosos de las últimas décadas vale mencionar la visita de Juan Pablo II en 1988 y el nombramiento a cardenal de monseñor Julio Terrazas, arzobispo de Santa Cruz.

La cultura boliviana contemporánea es el resultado de la fusión de las culturas incaica e hispánica que ha sabido preservar las tradiciones de sus ancestros en las vestimentas, la lengua y el estilo de vida.

En Bolivia existen alrededor de 40 grupos étnicos, grupos étnicos que en muchos casos conservan sus tradiciones, culturas e idiomas.

Bolivia presenta en todas sus variantes culturales una enorme influencia indígena.

El "Patrimonio Cultural de Bolivia" esta constituido por todos los bienes culturales intangibles y tangibles, tanto muebles como inmueblres, encontrados o producidos en el territorio boliviano, como producto individual o colectivo, que como testimonio de creación humana material o inmaterial artística, científica, arqueológica, urbanística, documental o técnica que sean susceptibles de una declaración de este carácter.

El Estado Boliviano reconoce la conformación pluricultural, multiétnica y plurilingüe de la Nación, y consagra los principios de la interculturidad, interinstitucionalidad y participación social como pilares de la conservación integrada del Patrimonio Cultural de Bolivia.

El Estado tiene como una de sus más altas funciones, la protección con equidad del patrimonio tangible e intangible de todas las culturas que se desarrollan en territorio nacional y que conforman el Patrimonio Cultural de Bolivia, y promueve el reconocimiento, rescate, recreación, preservación, conservación integrada, acceso y difusión del patrimonio cultural como un derecho de todos los habitantes del país.

Bolivia encierra una enorme riqueza histórica y cultural, que se expresa en una universalmente elogiada importancia turística para los amantes de la naturaleza, la antropología, la arqueología y la paleontología.

En el altiplano la arquitectura colonial adquirió diferentes a los de otros virreinatos, en la que predominan edificios e iglesias decoradas con una fuerte presencia de motivos incaicos y de la flora y fauna locales.

Son numerosos los retablos barrocos del periodo colonial, así como pinturas autóctonas de enorme ingenuidad. Destaca el pintor del virreinato Melchor Pérez de Holguín, algunos de los pintores más sobresalientes nacidos a finales del siglo XIX son: Arturo Borda, paisajista y Cecilio Guzmán de Rojas, indigenista. Del siglo XX hay que mencionar a la escultora Marina Núñez del Prado y a los pintores Enrique Arnal y Alfredo Laplaca.

La música se toca durante los festivales y las danzas, contiene fuertes influencias españolas.

La Revolución de 1952 fomentó y apoyó el desarrollo de una cultura nacional, principalmente la parte aymara y quechua a través de las capas medias de la sociedad. Se llegó a establecer un Departamento de folclore dentro del Ministerio de Educación.

El despertar de la cultura se reflejó también en la música. En 1965 Edgar "Yayo" Jofré formó un cuarteto llamado Los Jairas en La Paz. Con el ascenso de la música popular Jofré, junto con Alfredo Dominguez, Ernesto Cavour, Julio Godoy y Gilbert Favre modificaron las formas de la música tradicional, fusionándola con ritmos urbanos y europeos. Posteriormente aparecerán grupos como Wara, Khanata, Paja Brava, Savia Andina y sobre todo Los Kjarkas quienes refinarán esta fusión.también se encuentra a Pan duro (banda) una de las bandas más importantes del país en lo que es la música moderna.

Muy cercanos, aunque por un diferente sendero, grupos y solistas como Luzmila Carpio, Ruphay y Grupo Aymara desarrollaron giras, ganando atención y reconocimiento internacional. Encontramos también a cantantes como Emma Junaro representante del Canto nuevo (versión boliviana de la Nueva canción de Chile).

Escritores como Adela Zamudio, Óscar Alfaro , Franz Tamayo,Ricardo Jaimes Freyreentre otros son bolivianos ya desaparecidos, de renombre internacional.

Dentro del panorama literario contemporáneo se encuentran escritores como Juan Claudio Lechín, Renato Prada Oropeza, Eduardo Mitre, Marcia Mogro, Erika Bruzonic, Wilmer Urrelo, Maximiliano Barrientos, Gaby Vallejo Canedo, Manuel Vargas, entre muchos otros.

En Bolivia se pueden encontrar alrededor de unos 35.000 sitios arqueológicos. Muchos de los más conservados, por razones climáticas (desiertos y áreas muy secas) o por el tipo de materiales usados (piedra), se encuentran en los Andes, pertenecientes a culturas preincaicas e inca. Sin embargo, en el sector oriental tropical del país (los 2/3 del territorio de Bolivia) son incontables los sitos arqueológicos, con pinturas rupestres, restos de cerámicas y hasta los vestigios de las enormes obras hidráulicas prehispánicas en los llanos de Moxos y Baures.

La zona arqueológica más importante del país son las Ruinas de Tiwanaku, en la que se halla la Puerta del Sol, con sus monumentos de observación astronómica y sus técnicas de cultivo, los cuales denotan un avanzado grado de conocimiento, no solo de su medio ambiente sino de las leyes del universo.

El Oriente tropical boliviano fue el centro de una importante civilización precolombina, conocida como Cultura Hidráulica de las Lomas. Desde más o menos 4000 años a.C. (probablemente antes: el dato actual se basa en las cerámicas datadas) hasta el siglo XIII d.C., la región fue asentamiento de importantes grupos humanos organizados en sociedades pre-estatales (en algunos casos muy centralizados), definidos como cacicazgos, potentados locales. El sistema se basaba, ambiental y económicamente, sobre el uso de específicas características ambientales (uso de plantas acuáticas como fertilizantes y gigantescos sistemas de pesca) y en la construcción de grandes obras hidráulicas que permitían la conexión entre los varios núcleos humanos en cualquiera estación, los cultivos también en la época de inundaciones (por esto la creación de campos de cultivo elevados visibles aun hoy en día desde el aire), de terraplenes, diques, canales y lagunas con función viaria y de pesca.

A la llegada de los españoles, la región ya estaba en plena decadencia desde hacía cerca de tres siglos. De toda forma, queda como uno de los centros de origen y propagación de muchos productos agrícolas de difusión mundial: tabaco, cacahuete o maní, algodón, yuca (Manihot esculenta), camote (Ipomoea batatas).

Otra zona de importancia, patrimonio de la humanidad de la Unesco, es el centro ceremonial de Samaipata, conocido también como el Fuerte, el más grande petroglifo terrestre construidos por poblaciones amazónicas en épocas remotas. El centro fue ocupado aparentemente pocos años antes de la conquista española por una avanzadilla incaica que ha dejado sobrepuestos a las decoraciones de las culturas amazónicas, algunos de los típicos motivos incaicos. En los alrededores se han descubierto más de 50 edificaciones en una zona de 30 a 40 hectáreas.

También se encuentran en el país caminos prehispánicos, pinturas repestres y las conocidas huellas de dinosaurios de Toro Toro. Muchos de estos sitios arqueológicos -algunos de antigüedad milenaria- han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La cocina boliviana tiene numerosos elementos comunes con la gastronomía de los países vecinos, especialmente el consumo de productos considerados típicamente regionales. Sin embargo, debido a la variedad de zonas climáticas, la cocina boliviana es muy rica y diferenciada según la tradición culinaria de cada región.

En la gastronomía del altiplano abunda las féculas e hidratos de carbono, por ejemplo: la patata, ingrediente que suele acompañar casi todos los platos, especialmente las patatas deshidratadas llamadas chuño o ch'uñu. En los valles de Cochabamba, Chuquisaca y Tarija, se produce una gran variedad e frutas y vegetales, granos y legumbres. Sin embargo, el producto más importante es el maíz, del cual existen muchas variedades, como el Kulli o maíz morado, el ch'uspillu o el willkaparu. En las tierras bajas o llanos, Pando, Beni y Santa Cruz, la yuca reemplaza a la papa y es más frecuente el uso de hortalizas. Se producte azúcar, plátanos, almendras, frutas tropicales, soja y carne de res.

El plato principal de los llanos es el locro, una sopa de arroz con charque (ch'arki) o pollo. En esta parte del país, extremadamente húmeda se preserva la repostería de una manera muy ingeniosa: Se deja en el horno al fuego lento hasta que se deshidrata y endurece. Para consumirla, se remoja en el café o en la bebida caliente con la cual se está acompañado.

Entre las comidas más típicas de la gastronomía boliviana, sobresalen el chairo, un caldo de cordero u oveja con papas, chuño y verduras; La sajta, pollo servido en una salsa de pimientos picantes; el pacumutu, filetes de carne vacuna; el sillp'anchu, carne macerada con huevo encima; el pique macho, carne picada con cebollas; las empanadas de carne y los platos elaborados sobre la base de maíz, como el locro de maíz blanco, los tamales hechos con una base de maíz rellena con una rehogado en grasa de cebolla, ají picante pimentón y carne picada, y la huminta en chala, realizado con choclo (maíz tierno) rallado, azúcar y canela, con una salsa de tomates, morrones y pimentón, envueltos también en chalas (hojas de maíz) y hervidos como los tamales.

Entre los postres, destacan los pasteles de dulce, el queso de cabra y el dulce de lacayote. Bebidas típicas están la chicha, el tereré, el mate, el api y el mate de coca, así como bebidas alcohólicas como el singani el licor nacional del país, vinos, chicha y un etc. de diversas bebidas.

La gastronomía boliviana tiene unas profundas raíces étnicas, europeas y árabes, y transformadas por el mestizaje y los diferentes momentos históricos que el país ha experimentado, la gastronomía boliviana no ha hecho otra cosa que sumar platos, mezclas y preparados a una larga lista que abarcan todas las variedades. En el oriente boliviano se consume mucho el tujuré con leche, elaborado a base de maíz, lejía y leche, se consume caliente o frío.

El Chipilo, tradicional del departamento del Beni. Se trata de plátano verde cortado en láminas muy delgadas y frito en aceite. Su sabor se asemeja a una galleta salada.

El Plato Paceño tiene la particularidad de no tener carne, consta de una porción de habas cocidas, una rodaja de queso criollo frito, una papa con cáscara cocida, un choclo cocido y abundante salsa de picante criollo que se llama llajwa.

El plato tradicional de Tarija es el Saice el mismo que se prepara con carne molidad de res, papa harinosa, arvejas y se lo acompaña con arroz, fideo y chuño rebosado con queso y huevo, también se lo sirve con ensalada de tomate, lechuga y cebolla.

Entre la llamada comida del oriente me permito destacar la sopa tapada que es un plato típico beniano que básicamente consta de tres capas: una de arroz y otra de un preparado de carne con huevo y plátano con unas aceitunas más o menos como un pastel de fideo.

Asadito colorado es un plato típico de la provincia de Vallegrande; consiste en lo siguiente: está hecho de carne de cerdo, preparada con condimentos, especialmente un colorante rojo por lo cual lleva el nombre, se cuece en la misma manteca que escurre de la carne. Se acompaña con papas cocidas, ají, a veces pan, si se desea.

Las Qaras a la brasa es un plato típico de la región de los valles, en una zona próxima de los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca, más propiamente en la provincia de Vallegrande del departamento de Santa Cruz. Contiene mote, papas, chuletas de cerdo, y el cuerrillo de cerdo que está cocido sobre las brasas vivas, es un plato delicioso sobre todo el preparado de la carne y el cuerillo.

El fútbol es el deporte más popular de Bolivia. Se practicó por primera vez en 1886 en Oruro, con el Club Oruro Royal. Se destacan varios equipos como el Club Universitario de Sucre de la Capital Constitucional de este país - Sucre, Club San José y Oruro Royal, de Oruro; Club Bolívar y The Strongest, de La Paz; Club Jorge Wilstermann y Club Aurora de Cochabamba, Blooming y Oriente Petrolero de Santa Cruz. Bolivia ha participado en varios campeonatos mundiales, con diverso resultado.

Otros deportes con gran número de seguidores son el vóleibol, básquetbol, montañismo, mountain bike y automovilismo.

Al principio



Source : Wikipedia