Ceuta y Melilla

3.3496199782792 (921)
Publicado por grag 17/03/2009 @ 17:07

Tags : ceuta y melilla, españa

últimas noticias
Yo sí quiero que Melilla sea Comunidad Autónoma - Melilla Hoy
La Constitución lo que dice textualmente es que: Las ciudades de Ceuta y Melilla podrán constituirse en Comunidades Autónomas si así lo deciden sus respectivos Ayuntamientos, mediante acuerdo adoptado por la mayoría absoluta de sus miembros y así lo...
Precipitaciones débiles en el norte y cielos poco nubosos en el resto - ADN.es
... (AEMET) anuncia hoy temperaturas en ascenso localmente notable en puntos del cuadrante nordeste peninsular, precipitaciones débiles o moderadas en puntos del norte y cielos poco nubosos en el resto de la península, Ceuta, Melilla y Baleares....
Las iniciativas legislativas - El Faro
Melillenses y ceutíes han reclamado al Congreso que se debata la conveniencia de mejorar y convertir en ley el acuerdo ministerial del anterior Gobierno de Aznar, por el que se concedía una bonificación a la cuota patronal en Ceuta y Melilla,...
Justicia informará esta semana sobre la situación de los bengalíes ... - Sur Digital (Andalucía)
El Partido Popular defiende la necesidad de que todas las formaciones políticas aúnen sus esfuerzos y busquen soluciones a la situación que viven en Ceuta y Melilla los inmigrantes bengalíes. Antonio Gutiérrez sostiene que el futuro de los asiáticos...
Ceuta desde la perspectiva regional - Ceuta al día
En ella se hacía un análisis de los principales indicadores económicos, y de los datos de convergencia de las distintas regiones españolas durante el pasado año 2008, incluyendo las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla. Y la verdad es que no quedamos...
Sosa Wagner: Ceuta y Melilla se deben envolver en la bandera de la ... - ADN.es
El cabeza de lista de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) para las elecciones europeas, Francisco Sosa Wagner, ha subrayado hoy la necesidad de superar el debate sobre la españolidad de Ceuta y Melilla, ya que "el avance se centraría en defender la...
Comienza hoy el noveno Encuentro Estatal de Atención a la Diversidad - soitu.es
... inaugura hoy la novena edición del Encuentro Estatal de Atención a la Diversidad, un foro de intercambio de información e iniciativas en el que participan representantes de todas las comunidades autónomas y de Ceuta y Melilla....
La Ciudad cree “escasa” la bonificación del Gobierno a las tasas ... - Melilla Hoy
... llevado a cabo otras medidas más ambiciosas, como incrementar más esa bonificación hasta la totalidad, o al menos al 50 por ciento “para equipararla a la bonificación por residente” que actualmente se aplica en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla....
Melilla será pionera en implantar el proyecto Escuela 2.0 - Melilla Hoy
Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla serán las primeras en las que se implante el Proyecto Escuela 2.0, anunciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el pasado Debate sobre el estado de la Nación....
Ceuta será “pionera” en la llegada de ordenadores a quinto de Primaria - El Pueblo de Ceuta
La información que llega del Ministerio de Educación es poca, aún así, el director provincial cree que Ceuta puede ser “pionera”. Ceuta y Melilla, únicos territorios de gestión directa del Ministerio de Educación pueden ser la punta de lanza de la...

Conflicto diplomático entre España y Marruecos de 2007

Ceuta y Melilla destacadas en la costa norte de África.

El conflicto diplomático entre España y Marruecos de 2007 consistió en una alteración de las relaciones internacionales entre ambos países, de breve duración y de relativamente baja intensidad, que se suscitó tras el anuncio de la inminente visita oficial de los reyes de España a Ceuta y Melilla, ciudades españolas situadas en territorio africano y reivindicadas por Marruecos.

Se inició de manera formal el 2 de noviembre de 2007 cuando el Gobierno de Marruecos «llamó a consultas» a su embajador en España, Omar Azziman, por un «período indeterminado,... después de muy altas instrucciones de Su Majestad el Rey Mohamed VI», como consecuencia, según nota diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Marruecos, de «el anuncio oficial el viernes de la lamentable visita de su majestad el rey Juan Carlos I, los días 5 y 6 de noviembre, a las dos ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla», calificando la visita de «iniciativa reprochable, cuales quieran que sean los motivos y objetivos».

Tras comunicar la llamada a consultas del embajador, el portavoz del Gobierno marroquí manifestó: «la pelota está en el campo de España y esperamos que este país tenga en consideración los sentimientos del pueblo marroquí y el interés de las relaciones bilaterales y de cooperación».

La visita real se produjo en los días previstos, registrándose una afluencia de decenas de miles de ciudadanos, que aclamaron a los Reyes tanto en Ceuta como en Melilla. Durante esos días continuaron las declaraciones contrarias a la visita por parte de las autoridades marroquíes. En este sentido el Primer Ministro de Marruecos, Abbas el Fassi, llegó a comparar la situación de ambas ciudades con la ocupación israelí de Palestina, y el propio Rey Mohamed VI calificó la visita como un «acto nostálgico y de una era sombría y superada». El Gobierno español, poco antes del viaje, y tras anunciar Marruecos su oposición, declaró a través de la Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que la visita de los Reyes de España era un acto de «normalidad institucional». Días después, a iniciativa de algunos colectivos de Marruecos, algunos cientos de personas llevaron a cabo actos de protesta en Tetuán, así como frente al límite fronterizo con Ceuta y Melilla. Marruecos suspendió también las visitas de alto nivel de autoridades españolas a su país.

Finalmente, el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, visitó en Rabat a su homólogo marroquí el 3 de enero de 2008, haciéndole entrega de una carta personal del presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero al monarca alauí, en la que abogaba por estrechar las relaciones entre ambos países. Cuatro días después, el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí anunció el regreso de su embajador a Madrid, dándose así por finalizado el conflicto.

El 30 de octubre el Gobierno de España dio a conocer la visita de los reyes Juan Carlos I y Sofía a Ceuta y Melilla para los días 5 y 6 de noviembre. El día anterior, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, había comunicado tal circunstancia al líder de la oposición, Mariano Rajoy, durante un acto oficial, a lo que Rajoy manifestó su satisfacción.

Los reyes de España no habían visitado Ceuta ni Melilla en todo su reinado. El antecedente más inmediato de la estancia del rey Juan Carlos I en estas ciudades databa de 1970, cuando realizó una visita a Ceuta en su condición de Príncipe de Asturias con motivo de cumplirse el quincuagésimo aniversario de la Legión.

Las últimas visitas de un Jefe de Estado de España a Ceuta y Melilla se remontaban a las que hicieran el rey Alfonso XIII, que estuvo por última vez en 1927, y el presidente de la Segunda República Niceto Alcalá Zamora, que lo hizo el 4 de noviembre de 1933.

Los reyes de España habían previsto realizar una visita en 1997 a la ciudad autónoma de Melilla con ocasión del V Centenario de la fundación de la misma, pero la presión de las autoridades marroquíes llevó a anularla.

El día 5 de noviembre el Rey y la Reina de España permanecieron cinco horas en Ceuta, donde intervinieron ante la Asamblea de la ciudad autónoma, donde el monarca manifestó que «tenía un compromiso pendiente con Ceuta, con los ceutíes y con sus autoridades, pero también con nosotros mismos como Reyes que se deben, ante todo, a todos los españoles». Ni el monarca, ni la ministra de Administraciones Públicas que lo acompañaba, Elena Salgado, ni ninguna otra autoridad española hicieron mención alguna a la situación con Marruecos. Los Reyes fueron acogidos por unas 25.000 personas.

El 6 de noviembre los reyes acudieron a Melilla, en cuya Asamblea intervino el monarca español. Allí agradeció la lealtad de los melillenses a la Corona. No hizo mención expresa a Marruecos, aunque manifestó que «España desde el respeto mutuo cultiva relaciones de sincera amistad con sus vecinos». El número de personas que se concentraron para recibir a los Reyes se cifró en 30.000.

Un mes antes del anuncio de la visita real, el juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón, había abierto expediente para investigar un supuesto genocidio de saharauis por parte de Marruecos, admitiendo a trámite la querella presentada en 2006 por distintas asociaciones de defensa de los derechos humanos y familiares de presos y de desaparecidos saharauis, donde se acusaba a 31 altos cargos de la seguridad marroquí. Marruecos, por su parte, le acusó de alinearse con las posiciones del Frente Polisario. El portavoz marroquí afirmó que «sería bueno que el juez Garzón se ocupe un poco del respeto de los Derechos Humanos en Tinduf». Entre los acusados se encuentran Dris Basri, ex ministro del Interior, y el general Housni Benslimane.

Según declaró Yassine Mansouri, Jefe del Servicio Secreto Exterior de Marruecos (DGED), durante una estancia en Mallorca, el deterioro de las relaciones también está relacionado con la posición activa del Gobierno español y de las autoridades locales de Ceuta de desvincular a los creyentes musulmanes de la ciudad del Islam malekita y del Ministerio de Asuntos Religiosos de Marruecos y apostar por los movimientos como el Tablig (Congregación para la Propagación del Islam) o los Hermanos Musulmanes, de lo que Mansouri informó a Alberto Saiz, Director del Centro Nacional de Inteligencia.

La situación era causa de enojo del rey Mohamed VI, según Mansouri, que recordaba que el Rey marroquí es Comendador de los Creyentes y que muchas mezquitas de Ceuta se habían ido vinculando a la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) (36 de las 40 comunidades islámicas de Ceuta). La figura del líder de la UCIDE en Ceuta, Laarbi Maateis, es relacionada por Marruecos con movimientos islamistas radicales. Por su parte, Laarbi Maateis negó cualquier vinculación con movimientos integristas, indicando que ningún miembro del Tablig había sido jamás detenido ni señalado como sospechoso de vinculación con el yihadismo. Indicó también no entender la acusación «porque el rito malekita se practica tanto aquí como en el resto de España como en Marruecos y nadie ha intentado cambiar eso, sobre todo porque nos parece que es lo mejor para la ciudad».

El Primer Ministro de Marruecos, Abbas el Fassi, había comunicado al Parlamento marroquí el 31 de octubre que su gobierno no ahorraría esfuerzos para recuperar las dos ciudades (Ceuta y Melilla). Al día siguiente, 1 de noviembre, Abbas el Fassi pidió al Rey de España que «renunciara» al viaje, al tiempo que el Ministro-Portavoz del Gobierno de Marruecos, Khalid Naciri, manifestaba el «total rechazo y reprobación» de la visita real a las «ciudades marroquíes expoliadas». Abbas el Fassi, sin embargo, manifestó en ese momento a la prensa española que no habría medidas coercitivas y que el conflicto «debe de ser abordado con inteligencia, respeto mutuo, concertándose y dialogando».

El día 5 de noviembre, mientras el Rey Juan Carlos I visitaba Ceuta, Abbas el Fassi comparó la situación de Ceuta y Melilla con la ocupación israelí de Palestina durante una sesión extraordinaria del Parlamento marroquí para tratar de la cuestión.

En el mismo sentido se pronunció el líder islamista marroquí del Partido Justicia y Desarrollo, Mustafá Ramid, al manifestar en el Parlamento que «los marroquíes viven bajo la colonización española como nuestros hermanos palestinos bajo la colonización israelí».

El 15 de noviembre el portavoz del gobierno, Khalid Naciri, al término de un Consejo de Gobierno, declaró que esperaba que los españoles «coloquen su mano dentro de la nuestra para superar la crisis y privilegiar nuestra relación bilateral. La relación hispano-marroquí ha pasado por una crisis». No fijó fecha para el regreso del embajador en Madrid, insistió en la necesidad de un diálogo entre las partes sobre el futuro de las ciudades autónomas españolas y concluyó que esperaba para el futuro que «nuestros amigos españoles tengan en consideración nuestros sentimientos, nuestra sensibilidad y nuestras reivindicaciones, cuyo propósito no es crear dificultades sino preservar nuestras relaciones». A pesar de ello, el 16 de noviembre el Gobierno de Marruecos suspendió dos visitas de alto nivel de autoridades españolas: la de la Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, que tenía previsto tratar con el Ministro de Equipamiento y Transportes marroquí, Karim Ghellab, el túnel ferroviario de Gibraltar para unir los dos países a través del estrecho (cuestión sobre la que ambos vienen trabajando oficialmente desde 2005 cuando en Tánger se trató la evolución de los enlaces fijos entre Europa y África) y la del Jefe de Estado Mayor de la Armada de España, almirante Sebastián Zaragoza.

El mismo día 1 de noviembre, el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, que se encontraba de visita en la ciudad marroquí de Marrakech, comunicó verbalmente al Ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Taieb Fassi-Fihri que, a pesar de las manifestaciones del Primer Ministro, los Reyes de España visitarían las ciudades de Ceuta y Melilla los días 5 y 6 de noviembre como estaba previsto. Ese mismo día, en la habitual comparecencia del Gobierno de España después de la celebración de la reunión ordinaria del Consejo de Ministros, la Vicepresidenta Segunda del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, manifestó que las relaciones con el gobierno de Marruecos «eran extraordinarias» y que el viaje de los Reyes entraba dentro de la «normalidad institucional». El Ministro de Asuntos Exteriores, Moratinos, descartó realizar un gesto similar (retirar al embajador de España en Rabat), según informaron fuentes diplomáticas españolas.

El 3 de noviembre el Ministro de Defensa, José Antonio Alonso, en unas declaraciones a la Cadena SER, manifestó que esperaba que el gesto de llamar a consultas al embajador —paso previo a la ruptura de relaciones diplomáticas— quedase sólo en eso, repitiendo las palabras de la Vicepresidenta del Gobierno del día anterior respecto a la normalidad de la visita.

El Ministro de Asuntos Exteriores expresó el día 14 de noviembre su confianza en el retorno del embajador marroquí en Madrid «cuanto antes».

Los partidos políticos españoles PP e Izquierda Unida, a través de Ángel Acebes y Gaspar Llamazares respectivamente, anunciaron su apoyo a la visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla. Gustavo de Arístegui, del Partido Popular, calificó de «excesiva» la reacción de Mohamed VI y criticó al Presidente español por no dejar claras, a su juicio, las «líneas rojas» que Marruecos no puede franquear. Por su parte Elena Valenciano, Secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, había subrayado que la visita se enmarcaba en «la más absoluta normalidad institucional».

El Presidente de Melilla, Juan José Imbroda, dijo que «no es el momento de dar la réplica a declaraciones altisonantes» en referencia a la posición marroquí. Coalición por Melilla, primer partido de la oposición en la ciudad autónoma y de base musulmana, se manifestó muy satisfecho con la visita de los Reyes, añadiendo que la presencia del Rey de España era una «deuda histórica que tiene esta ciudad y por la que, desde esta formación, siempre hemos abogado para que se produjera la visita». Por su parte, el Presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, se limitó a dictar un bando en el que instaba a los ciudadanos a recibir a los Reyes honrándoles con la presencia de los ceutíes y «os honraréis a vosotros mismos, a nuestra ciudad y a nuestra amada Patria».

En el Parlamento de Marruecos, distintos diputados consideraron la visita como una «provocación grave», reclamando más firmeza a su ejecutivo. En la cadena de televisión Al Yazira, un diputado marroquí de orientación islamista del Partido Justicia y Desarrollo, calificó la visita de « provocación. Las dos ciudades son históricamente marroquíes ¿Por qué no otra 'Marcha Verde'?». Por su parte, el subsecretario del mismo partido (Justicia y Desarrollo) Daubi Lasset declaró que esta situación provocaría un aumento de las posiciones extremistas en España y Marruecos que lamentaba, haciendo alusión al peligro de cómo sería entendida la visita por parte los terroristas de Al Qaeda cuando recientemente habían llamado a golpear los intereses occidentales en Marruecos por sus aproximaciones a Europa. Por otro lado, el senador y Presidente de la Comisión de Amistad Hispano-Marroquí, Yahya Yahya, manifestó a Radio Euskadi que «tenga usted por seguro que si viene el Rey de España a Melilla los marroquíes derramaremos hasta la última gota de sangre para defender nuestra tierra». El mismo diputado, el 5 de noviembre y acompañado de periodistas, traspasó la frontera entre España y Marruecos por Melilla para protestar por la visita. Miembros del Cuerpo Nacional de Policía le indicaron entonces que tenía una orden de comparecencia ante un juzgado de Melilla por malos tratos a su mujer, a lo que Yahya Yahya respondió enseñando su pasaporte diplomático y volviendo a cruzar la frontera en dirección a Marruecos.

Para el lunes 5 de noviembre, día de la llegada del Rey de España a Ceuta, la Comisión de Asuntos Exteriores, Defensa Nacional y Asuntos Islámicos de la Cámara de Representantes de Marruecos convocó una manifestación ante la embajada de España en Rabat con el fin de expresar su indignación. Previamente la Comisión aprobó una resolución en la que, por unanimidad, se manifestaban a favor de la acción del rey Mohamed VI de llamar a consulta al embajador en Madrid, al tiempo que invitaban a las autoridades marroquíes a «tomar, frente a esta situación, todas las medidas e iniciativas necesarias a la altura del descontento del pueblo marroquí ante esta visita lamentable e inoportuna».

El 4 de noviembre unos centenares de manifestantes se concentraron en los alrededores del consulado de España en Tetuán para reivindicar la condición marroquí de Ceuta y Melilla. Junto a la frontera de Ceuta se manifestaron el día 5 de noviembre unos centenares de marroquíes, entre los que se encontraban alumnos de la vecina población de Fnideq y vecinos de Tetuán y Tánger llegados en autobuses fletados por las autoridades marroquíes.

El 28 de noviembre, el senador Yahya Yahya hizo de nuevo un llamamiento para organizar una marcha sobre el islote Perejil el día 10 de diciembre, con la finalidad de denunciar la situación de Ceuta y Melilla, a lo que el Gobierno de Marruecos dijo que «Yahya es un ciudadano, un patriota que disfruta de las libertades y de los derechos democráticos de los que disfrutan todos los ciudadanos». No obstante, el 4 de diciembre, por resolución del cadí de Taghramt, demarcación a la que pertenece administrativamente el islote en la organización marroquí y figura político-administrativa dependiente del gobernador (similar al alcalde de un pequeño municipio) resolvió en contra de la manifestación alegando que era preciso que fuese convocada por un empadronado en el municipio, lo que fue considerado un gesto del gobierno de Marruecos para evitar el aumento de la tensión entre los dos Estados.

Al día siguiente de la prohibición, la autodenominada Coordinadora de las Organizaciones de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos convocó para los días 14 y 15 de diciembre una caravana de vehículos entre Nador y Tetuán que se dirigiría posteriormente hacia Ceuta. A su llegada a Ceuta se manifestarían frente a la frontera. Los convocantes denominaron a la marcha «Caravana de liberación y de desarrollo». El 6 de diciembre, el portavoz del Gobierno marroquí manifestó que «si hay alguien que busca hacer una manifestación conforme a la disposición de la ley, nosotros no podemos cancelarla». La caravana, formada por unas doscientas personas, de las que cien (cincuenta según otras fuentes) llegaron frente al islote Perejil, reivindicaron la soberanía sobre Ceuta y Melilla. Los organizadores justificaron la escasa presencia porque el acceso era difícil y los marroquíes se encontraban ocupados en las compras para la Fiesta del cordero. Al mismo tiempo, en conferencia de prensa, se anunció la creación de un «Frente Nacional» integrado por la «Coordinadora de las Organizaciones de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos» y el «Comité para la Liberación de Ceuta y Melilla» con el propósito de dar a conocer en el mundo la situación del colonialismo español. La manifestación coincidió en el mismo día con unas declaraciones del número dos de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, quien dijo en una grabación de audio difundida a través de una página web utilizada normalmente por la organización terrorista, dirigiéndose a la comunidad islámica y a quienes quieren abandonar la violencia, que él no renunciará a Al Andalus, Ceuta y Melilla.

El Secretario General de la Liga Árabe, Amr Musa, en un comunicado hecho público el 8 de noviembre, manifestó su «apoyo total a Marruecos en sus exigencias de que se respeten sus derechos legítimos», haciendo referencia a un acuerdo de la Liga de 1975, pero sin mencionar la visita de los Reyes de España.

En España, los diarios ABC y El País manifestaron en sendos editoriales el día 2 de noviembre, antes de conocer la retirada del embajador, su apoyo a la visita real. El País manifestó que se trataba de «una visita pertinente que pone fin a 32 años de anomalía», y ABC calificó de «reacción desmedida» las manifestaciones del Gobierno de Marruecos. En la misma línea se pronunciaron los medios de información más significativos de España.

El diario Al Massae, en un editorial del día 2 de noviembre, lamentaba la tibieza de la reacción marroquí cuando el presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, había visitado las ciudades de Ceuta y Melilla a principios de 2006, calificando ambas ciudades como «expoliadas». También sostuvo en un artículo el 17 de noviembre, cuando la visita se había celebrado, que «más difícil que llamar a consultas al embajador es negociar el precio, las condiciones y el calendario para que vuelva» considerando que el regreso sólo se debía producir cuando exista por parte de España «un compromiso de que no volverán a repetirse las visitas del rey o del jefe de gobierno españoles».

Libération consideraba que la visita era «inaceptable», culpando al Presidente del Gobierno español. En la misma línea se manifestaron Le Matin du Sahara et du Maghreb, que puso en relación la visita con el XXII aniversario de la Marcha Verde; L'Opinion culpaba también al Presidente español y Al Bayane reivindicaba la antigua propuesta de Hassan II de crear una comisión bilateral que trate el problema al tiempo que proclamaba que «ni el pueblo admitirá jamás una política colonialista de hechos consumados».

El 3 de enero de 2008 el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, se reunió en Rabat con su homólogo marroquí, Taib Fassi Fihri, a quien le hizo llegar una carta del presidente José Luis Rodríguez Zapatero dirigida al rey Mohamed VI, con la que ambos gobiernos esperaban solventar la crisis y que regresase a Madrid el embajador marroquí. El contenido de la carta abogaba por estrechar las relaciones bilaterales entre los dos países y no contenía promesa ni oferta por la vuelta del embajador a España, pero trataba de reflejar un espíritu conciliador y de amistad. Ambos ministros también hablaron de la posición de sus respectivos gobiernos sobre Ceuta y Melilla, declarando el Ministro español que «hay posiciones divergentes y son conocidas». La visita de Moratinos fue criticada por el portavoz del Partido Popular en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, quien afirmó que era un «error» y que «España no puede dar a entender que se equivocó». También pidió que, de fructificar la iniciativa, el Gobierno «no utilice electoralmente la vuelta del embajador».

Tras la visita de Moratinos y aún antes de la decisión final de Marruecos, Juan José Imbroda, Presidente de la ciudad autónoma de Melilla y miembro del Partido Popular, señaló que «Marruecos no tiene una piedra puesta en Melilla, ni una piedra, y por ello confió en que el Gobierno de España dejara claro, como debe ser, que el reino alauí debe respetar la soberanía de las dos ciudades españolas y que al mismo tiempo coopere todo lo necesario con todo lo que conlleve a un mejor desarrollo político, social y económico de Marruecos»; por su parte y el mismo día, el Presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, también del Partido Popular, señaló que su Gobierno «ha respetado siempre las decisiones que el Gobierno de la nación toma en cuanto a las relaciones exteriores se refiere», lo que se interpretó como un apoyo al Ejecutivo español.

El 7 de enero el Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos anunció de forma oficial el regreso «inmediato» de su embajador a Madrid, Omar Azziman, mediante un escueto comunicado. «Después de la visita realizada a Marruecos el jueves, 3 de enero, por el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, se ha decidido hoy el regreso inmediato a su puesto del embajador de Su Majestad el Rey a Madrid». Dos días después se reincorporaba Omar Azziman a la sede de la embajada en España, destacando la solidez y madurez de las relaciones que han permitido la superación de la crisis. El mismo día el ejecutivo marroquí, a través de Jalid Naciri, declaró que España y Marruecos no están de acuerdo sobre la cuestión de Ceuta y Melilla, «pero estamos abiertos al futuro y a la necesidad de crear las condiciones para una asociación fructífera y amistosa entre los reinos de España y de Marruecos». El Ministro de Asuntos Exteriores de España recibió en la misma tarde al embajador afirmando que se habían restablecido con «plena normalidad» las relaciones entre los dos países.

Tras el conflicto, ambos países retomaron sus agendas bilaterales con la visita del Ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos a España el 15 de enero para participar en el foro creado por el Gobierno español para impulsar el proyecto de la Alianza de Civilizaciones, mientras que el Ministro de Asuntos Exteriores español viajó a Rabat el 20 de enero para participar en la ronda de conversaciones conjuntas que tienen establecidas el denominado «Grupo 5+5», impulsado por cinco países del norte de África y cinco de la Unión Europea para favorecer las relaciones euromeditarráneas (Marruecos, Túnez, Libia, Argelia y Mauritania por un lado y España, Francia, Italia, Malta y Portugal por otro).

Al principio



Naturhouse

Naturhouse es una franquicia que ofrece un servicio basado en el concepto de reeducación alimenticia. Nació en España en 1986, debido a la visión de su presidente y fundador, el riojano Félix Revuelta, y de la necesidad de crear conciencia en el ámbito de la nutrición y dietética. Desde entonces, no ha parado de crecer, consiguiendo abrir centros por las 49 provincias españolas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y extenderse además a otros 17 países de Europa y América. En territorio español ya se han abierto más de 1.270 centros franquiciados y 75 propios, y cerca de 340 centros en el extranjero.

La filosofía de Naturhouse no se trata sólo de vender productos sino de crear planes dietéticos específicos de acuerdo con la especial problemática de sus clientes para conseguir los resultados deseados, a partir de un estudio personalizado que se complementa con productos exclusivos de los laboratorios Housediet y Kiluva, que producen todos los productos con los cuales trabajan los Centros Naturhouse. Tansmiten correctos hábitos alimenticios, para ayudar a conseguir el objetivo deseado en reducción y control de peso y una vez alcanzado el peso salud, mantenerlo gracias a profesionales en nutrición y dietética.

El Grupo Kiluva, nombre de la firma presidida por el logroñés Revuelta, dueño de la franquiciadora Naturhouse, posee además de los laboratorios Housediet y Kiluva, la revista Peso Perfecto que vende más de cien mil ejemplares en kioscos y centros Naturhouse bimensualmente.

A principios del año 2005 el Grupo Kiluva comienza una espectacular diversificación de mercado. Su primer movimiento se focaliza en la compra del 48% de las Bodegas Heredad de Baroja, emplazadas en la Rioja Alavesa.

Estas bodegas nacieron en el año 1964, justo en uno de los años en el que la cosecha fue memorable. Su nacimiento, en la localidad de Elvillar, fue firme: obtener de las mejores uvas de la zona los vinos más exquisitos, pero manteniendo un espíritu tradicional dentro del marco de una bodega moderna.

La andadura comienza con la comercialización de vinos jóvenes, con un volumen de ventas en estos primeros años en torno a los 300.000 litros. En la actualidad Bodegas Heredad de Baroja ha ido incrementando la cuota de participación de Crianzas, Reserva y Gran Reserva, hasta alcanzar el 35% de su producción.

Además, es un vino conocido mundialmente, ya que la actividad exportadora representa el 50% de su política comercial. Félix Revuelta, Presidente del Grupo Kiluva ha decidido especializarse en la producción de vino español y exportarlo a Norteamérica, de ahí que este grupo empresarial haya invertido 3.940.000 € en la compra del 48% de las Bodegas Heredad de Baroja.

Con esta compra, los objetivos a medio plazo son los de crear una red de vinoteras llamada Amicus Félix, con el propósito de franquiciarla en el futuro. El primer establecimiento está previsto inaugurarlo el 15 de marzo en Santa Eulalia (Ibiza).

Tras la compra de parte de las Bodegas Heredad Baroja por parte del Grupo Kiluva, S.A, de la mano de su Presidente, Félix Revuelta, continúa su política de diversificación y expansión, aterrizando esta vez en el mundo de la Inspección Técnica de Vehículos, mediante su participación en la nueva sociedad Barcel Euro, S.L.

A finales del año 2005, Barcel Euro Madrid, S.L compró la empresa de Inspección Técnica de Vehículos de Madrid, S.A, que hasta el pasado 2 de noviembre era la encargada de explotar los centros de ITV de Getafe y Vallecas de Madrid. El precio de la operación ascendió a 26,6 millones de euros.

Mediante esta operación de compra, esta nueva sociedad, formada por las empresas arriba mencionadas, se ha posicionado en el mercado de la ITV con una cuota de mercado del 12% de las inspecciones de vehículos de la Comunidad de Madrid.

A partir de este momento, los objetivos son llegar al 25% de esta cuota de mercado, pretendiendo abrir nuevos centros ITV en la Comunidad de Madrid e incluso en Andalucía y Castilla-La Mancha – sin descartar otros puntos del resto de España – y posiblemente llegando hasta el mercado internacional, con la compra de estaciones de ITV en Portugal y Brasil.

Peso Perfecto ‘Salud e Imagen’ es la única revista exclusiva en el mercado en reducción y control de peso que cuenta con la colaboración de expertos en Nutrición y Dietética, como son los centros Naturhouse que avalan y aportan rigurosidad en todos los contenidos.

Peso Perfecto ‘Salud e Imagen’ trata temas de belleza, salud, alimentación, peluquería, psicología, consumo, decoración, etc. Además de una amplia gama de secciones, como “En forma” y “El Escaparate”. Además, todos los meses se cuenta con el testimonio de algún personaje famoso que explica cómo hace para mantenerse sano y en forma.

Al principio



Plazas de soberanía

Vista del Peñón de Vélez de la Gomera, desde la costa marroquí

Plazas de soberanía es el término que históricamente (siglos XIX y XX) se ha dado a los territorios españoles del norte de África (en contraposición a lo que constituía el protectorado español en Marruecos). En la actualidad la denominación ha quedado en desuso, si bien puede usarse ocasionalmente como denominación del conjunto de los territorios españoles en el norte de África.

Las plazas de soberanía eran cinco, divididas entre las plazas mayores y las plazas menores. Las mayores eran las actuales ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en tanto que las menores eran las islas Chafarinas, el Peñón de Alhucemas y el Peñón de Vélez de la Gomera. Aparte de ellas, la isla de Perejil, un pequeño islote deshabitado situado cerca de la ciudad de Ceuta, a unos pocos metros de la costa marroquí, que fue el objeto de una confrontación con Marruecos en 2002, ha sido frecuentemente calificado desde entonces como una plaza de soberanía. Nunca lo fue históricamente, sino fundamentalmente una "tierra de nadie". De forma similar, la isla de Alborán también ha sido calificada de plaza de soberanía, si bien tampoco lo ha sido nunca históricamente, sino que administrativamente forma parte del término municipal de Almería.

Las plazas de soberanía se sitúan en el norte de África, ribereñas del Mar Mediterráneo. Algunas de ellas (Ceuta y Melilla) tienen frontera con Marruecos. En el caso del Peñón de Vélez de la Gomera originalmente era una isla, pero debido a un terremoto que tuvo lugar en 1930 el islote resultó unido de forma permanente a tierra firme.

Las plazas mayores, Ceuta y Melilla, se transformaron en 1995 en ciudades autónomas (similares a las comunidades autónomas), con competencias superiores a las de un municipio (pueden decretar regulaciones ejecutivas, con competencias reguladoras mayores que las de un municipio) pero inferiores a las de una comunidad autónoma (puesto que no tienen cámaras legislativas propiamente dichas). En la actualidad, el término "plazas de soberanía" apenas se usa para referirse a ambas ciudades autónomas.

Las plazas menores son pequeños islotes situados junto a la costa septentrional de Marruecos, sin población civil, pero con efectivos militares. Debido a dicha ausencia y al escaso tamaño de los territorios, dichas plazas están directamente gobernadas por el Gobierno de España, y constituyen un caso único en el país, debido a que, a diferencia de otros islotes (como Alborán, que pertenece a la provincia de Almería), éstos no pertenecen a ni Ceuta ni a Melilla ni a ninguna otra provincia, lo que les otorga un estatus especial (los primeros borradores de los estatutos de autonomía de Ceuta y Melilla, en 1986, repartían los islotes entre las ciudades autónomas: el Peñón de Vélez de la Gomera a Ceuta y las islas Chafarinas y Alhucemas a Melilla; la redacción final de los estatutos omitía dichas incorporaciones). Como territorio español, forman parte de la Unión Europea al igual que el resto del país.

Estas posesiones fueron atacadas por los rifeños en la Guerra del Rif. Al inicio de la sublevación del 17 y 18 de Julio de 1936 queda desde el primer momento en el Bando Nacional.

Cuando en 1956 España derogó su protectorado y reconoció la independencia de Marruecos, no se vieron afectadas en su estatus, puesto que nunca formaron parte de dicho protectorado.

Los territorios norteafricanos de España son reclamados por movimientos irredentistas marroquíes como parte del Gran Marruecos, pero España nunca ha negociado su soberanía.

Al principio



Ceuta

Bandera de Ceuta

1 0,17% del total de España.

Ceuta es una ciudad autónoma de España, situada a orillas del Mar Mediterráneo, en el estrecho de Gibraltar. Ubicada en el continente africano, tiene frontera con Marruecos. Este país ha reivindicado su anexión como parte de su territorio por su cercanía geográfica, junto con Melilla y otros territorios españoles de menor entidad en el norte de África. El Gobierno de España nunca ha establecido negociaciones de ningún tipo, ya que es parte de alguno de los reinos ibéricos desde el siglo XV.

El origen del nombre de Ceuta puede remontarse a la designación dada por los romanos a los siete montes de la región (Septem Fratres). De Septem > Septa > Ceita > Ceupta > Ceuta.

250.000 a. C. - Primeros vestigios de la presencia humana en Ceuta.

Siglo VII a. C. - Ocupación fenicia del promontorio de la Catedral.

La ciudad fue fundada por colonos fenicios, con la denominación de "Abyla", y ocupada por griegos focenses, que la renombraron como "Hepta Adelphoi". En el 319 a. C., Cartago se adueñaría de la ciudad, que pasaría a ser un dominio púnico.

En 201 a. C., con la rendición de Cartago como final de la Segunda Guerra Púnica, la ciudad es cedida al Reino de Numidia. En el 47 a. C., esta pasará a dominio mauritano. En el año 40 d. C., Calígula se anexiona el reino, que pasa a ser territorio romano y parte de la provincia de Mauritania Tingitana. La región del norte de África y la ciudad caen en el 429 en poder de los vándalos.

En el 534, el general bizantino Belisario reconquista la ciudad (campañas en el norte de África bajo el emperador Justiniano). La dominación sería breve, cayendo en manos visigodas. En el 709 la ciudad cae en manos musulmanas, debido a las disputas internas entre los visigodos. De hecho, algunas leyendas hablan de la sublevación del conde don Julián de Ceuta como la causa de su caída.

En el 788, fue invadida por el emirato Idrisí. En el 931, el califa omeya Abderramán III conquista la ciudad para el califato hispano. No mucho después sufriría la división del Califato en Reinos de Taifas.

En el 1024 Ceuta bajo la taifa de Málaga.

En 1061 Suqut al-Bargawati proclama la Señoría Independiente.

En 1084 los almorávides, dirigidos por Yusuf ibn Tasufin conquistan la ciudad.

En 1147 los almohades la ocupan.

En 1227 tiene lugar el martirio de San Daniel y sus compañeros.

En el año 1232 la ciudad es capturada por la Taifa de Murcia, aunque su dominio sería bastante corto, ya que en 1233 Ceuta sería una ciudad independiente. También breve sería el periodo de independencia ceutí, ya que en 1236 el Reino de Fez la ocupa, para en 1242 ser de nuevo conquistada, esta vez por los hafsíes.

En 1249 la dinastía de los azafíes se hace con el poder en Ceuta.

Según el Tratado de Monteagudo de las Vicarías (1291, entre Castilla y Aragón), la ciudad queda en la zona de influencia de Castilla. En 1305, siendo parte del Reino de Granada, la ciudad entra en el juego de la política mediterránea de Castilla.

Sin embargo en el 1309 es conquistada por el Reino de Fez con ayuda aragonesa. En 1310 los azafíes vuelven a tomar el control sobre la ciudad. En 1314 el Reino de Fez la captura. En 1315 los azafíes vuelven a tomar el control sobre la ciudad. En 1327 el reino de Fez la captura. En 1384 el Reino de Granada la captura. En 1387 el Reino de Fez la captura otra vez.

El 21 de agosto de 1415 el Rey de Portugal Juan I, con sus hijos Don Eduardo, Don Pedro y Don Enrique "el Navegante" desembarcan en las actuales playas de San Amaro y conquistan la ciudad para el Reino de Portugal. Ante los despropósitos de varios capitanes para hacerse cargo de la ciudad tras la conquista, Pedro de Meneses se presentó ante el Rey y con un palo llamado "Aleo" (con el que se hacía un juego muy popular de la época) promulgó tal himno: "Señor, con este palo me basto para defender a Ceuta de todos sus enemigos" a la pregunta de Juan I de Portugal de si era lo suficientemente fuerte para hacerse cargo de tal responsabilidad. Pedro de Meneses fue designado primer Gobernador y Capitán General de la Ciudad. El famoso Aleo se conserva actualmente en el Santuario de Nuestra Señora de África y ha ido pasando de mano en mano a través de todos los Generales que acceden al mando de la plaza jurando defender la ciudad tal como citó Pedro de Meneses. Tras un tratado con el Reino de Fez, éste reconoce Ceuta como portuguesa. La ciudad fue reconocida como portuguesa por el Tratado de Alcáçovas y el Tratado de Tordesillas.

Tras la muerte del Rey Sebastián, el Reino de Portugal se incorpora a la monarquía hispánica (1580). En 1640 Ceuta no sigue a Portugal en su secesión, prefiriendo mantenerse bajo la soberanía de Felipe IV, pero decide mantener las armas de Portugal en su escudo y en su bandera.

En 1656 se concede a la ciudad Carta de Naturaleza y añade el título de Fidelísima a los que ya ostentaba de Noble y Leal.

En 1668 el Tratado de Lisboa firmado entre España y Portugal reconoce la Soberanía española sobre Ceuta.

En 1694-1724 se produce el asedio de Mulay Ismaíl, Sultán de Marruecos.

En 1704, tras ser cercada por tierra, Ceuta resiste a la Armada inglesa que tomó Gibraltar. Los marroquíes atacan la ciudad por tierra mientras una flota anglo-holandesa cañonea e intenta el desembarco en la ciudad.

Asedios marroquíes de 1725-1728, 1732, 1757 y 1790-1791.

En 1812 la Junta de la Ciudad se convierte en el Ayuntamiento Constitucional.

En 1859-1860 se produce la Guerra de África y un aumento de los límites de la ciudad.

En 1912 se procede a la supresión del Penal y se instaura el Protectorado Español de Marruecos en su zona norte.

En 1925, Ceuta se independiza de la provincia de Cádiz por Real Decreto de 4 de agosto.

En 1936 comienza la Guerra Civil, en la que fue de gran importancia su función de nexo de unión del Ejército del Norte de África con la Península.

En 1956 llega la Independencia de Marruecos (fin del Protectorado) y Ceuta sirve como base de repliegue de las fuerzas que estaban destinadas en el territorio emancipado.

En 1960 estudio por la ONU de la descolonización de los territorios dentro de su listado de no autónomos, en el que no estaba comprendida la ciudad, sin ninguna alegación.

En 1978 la Constitución Española, como otras anteriores, la reconoce como territorio componente de la nación española, integrándola en el nuevo modelo de organización territorial, con la previsión de la posibilidad de constituirse en Comunidad Autónoma.

En 1995 se promulga el Estatuto de Autonomía de la Ciudad.

El 5 de noviembre de 2007 fue visitada por Juan Carlos I y Sofía de Grecia. Hacía ochenta años que un monarca español no visitaba oficialmente Ceuta.

Ceuta tiene la denominación de Ciudad Autónoma de Ceuta, a raíz de la aprobación de su Estatuto de Autonomía, que es la Ley Orgánica 1/95, publicada en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) de fecha 14 de marzo de 1995, entrando en vigor al día siguiente de su publicación. Hasta entonces, fue parte de la provincia de Cádiz.

El contenido de este Estatuto puede verse en la biblioteca virtual Miguel de Cervantes.

Desde finales de 2005 está en proyecto la reforma del Estatuto de Autonomía, donde además de asumir mayores competencias, la Ciudad Autónoma de Ceuta pasaría oficialmente a denominarse Comunidad Autónoma, equiparándose completamente al resto de comunidades españolas.

Desde 1982 el Gobierno de Marruecos ha pedido la integración de Melilla y Ceuta y resto de plazas de soberanía dentro de su territorio. El estatus de Ceuta y Melilla ha suscitado, fundamentalmente por parte de medios británicos y marroquíes, comparaciones con el reclamo territorial por España de Gibraltar. Tanto el Gobierno español, como Ceuta y Melilla, y sus habitantes, rechazan estas comparaciones basados en que Melilla y Ceuta son partes integrantes de España, mientras que Gibraltar es un territorio británico de ultramar y no es ni ha sido nunca parte del Reino Unido. Marruecos, sin embargo, desestima estos argumentos por considerarlos irrelevantes.

El estándar ISO 3166-1 reserva la extensión EA como el código de país para Ceuta y Melilla. El código de llamada (call sign) usado por los radioafiocionados en estas dos ciudades es EA9, y éstas se consideran cada una como "entidades" aparte.

Posee un pequeño islote, conocido como Isla de Santa Catalina.

Ceuta cuenta con 75.861 habitantes (INE 2006). La población española incluye a las de origen magrebí, hindú, y judío.

Actualmente pertenece a la Diócesis de Cádiz-Ceuta, aunque existió la Diócesis católica de Ceuta.

El idioma oficial es el español. La población musulmana habla también árabe, en una variedad local de uso exclusivamente oral denominada dariya. Esta lengua no tiene reconocimiento oficial.

En la economía de Ceuta destaca el enorme peso que tiene en ella el sector terciario. Apenas existe ni agricultura ni ganadería, por que la pesca es la única actividad de importancia en el sector primario. La accidentada orografía y la escasez de agua, energía y materias primas han impedido un mayor desarrollo de la ciudad. Asimismo, tanto el sector secundario como el de la construcción son muy restringidos debido a la carestía de territorio, a pesar de que éste último sector ha conocido un notable desarrollo durante los últimos años. Ceuta, al igual que Melilla tiene el status de puerto franco. Así mismo, tiene una serie de ventajas fiscales, como bonificaciones en algunos impuestos.

Debido al auge económico que experimentó la ciudad desde principios del siglo XX, hay una serie de edificaciones que se encuadran dentro de un estilo modernista muy propio y donde destaca como exponente máximo el arquitecto José Blein, entre sus obras podemos destacar el Edificio de la antigua "Junta del Puerto", hoy en día "Autoridad Portuaria de Ceuta" (ver museos), o lo que fuera la antigua estación de autobuses, actualmente comisaría de Policía. La Casa de los Dragones es otro edificio singular de la ciudad. También en estilo arábigo, la antigua Estación del Ferrocarril. Las iglesias mencionadas de San Francisco y Ntra. Sra. de los Remedios y, la de Ntra. Sra. del Valle (primer templo construido por los portugueses), completan los lugares de mayor interés de la ciudad.

La gastronomía ceutí destaca principalmente por sus pescados, especialmente los túnidos, sobre todo secos -el bonito, el "volaó", etc.- El pescado fresco y frito es también peculiar, así como el marisco. Sus costas salpicadas de calas y rocas hacen que la pesca submarina sea considerada excepcional por su rica flora y fauna marina.

Al principio



Source : Wikipedia