Cádiz

3.4210963454889 (1204)
Publicado por astro 25/02/2009 @ 18:17

Tags : cádiz, andalucía, españa

últimas noticias
El Real Unión acude al psicólogo para luchar contra el Carranza - La Voz Digital (Cádiz)
El Real Unión de Irún no sólo se enfrentará al Cádiz este domingo. Además, tendrá que hacer frente a más de veinte mil gargantas que lograrán que Carranza sea una olla a presión. Un ambiente impresionante, desconocido en Segunda B, y que influirá sin...
«El Cartagena no tiene nada que envidiar al Cádiz» - La Verdad (Murcia)
Por nombre, el Cádiz puede ser que tenga más, pero, por plantilla, el Cartagena no tiene nada que envidiarle. Es un equipo con un gran potencial, que sólo ha perdido cinco partidos en toda la temporada. - De todas formas, cuando Cartagena y Alcoyano...
Alonso: "El Cádiz jugará más presionado" - AS
Iñaki Alonso, con semblante optimista, analizó y elogió a su próximo adversario, aunque declaró confiado que "nadie quería jugar contra el Cádiz, pero el Cádiz tampoco quería jugar contra nosotros. Ellos tienen un problema que se llama Real Unión de...
Real Unión-Cádiz, un play-off entre los dos mejores equipos de la ... - Diario Vasco
Los irundarras parten mañana hacia Cádiz en un vuelo chárter que saldrá de Biarritz a las diez de la mañana. Ya no que nada. En tierras gaditanas espera un rival que ha demostrado su fortaleza a lo largo de la temporada. El equipo al que nadie quería...
Soler sentencia que "Alestis no ha nacido para debilitar a Airbus ... - Diario de Sevilla
"La Junta no ha adoptado ni va a adoptar medidas que puedan debilitar a ninguno de los dos centros aeronáuticos de Airbus en Cádiz -El Puerto y Puerto Real-, y no va a permitir que esta compañía limite la capacidad productiva, tecnológica y de empleo...
Fomento señaliza los primeros Tramos de Concetración de Accidentes ... - La Voz Digital (Cádiz)
Para evitarlos, el Ministerio de Fomento anunció hace semanas la señalización con carteles de los tramos de su competencia más peligrosos de Cádiz, dentro de un plan de seguridad firmado con la DGT a comienzos de 2009. De los nueve puntos considerados...
Royal Caribbean critica las deficiencias del puerto de Cádiz - Preferente
Cádiz. 15/5/09.- Royal Caribbean suspende al puerto de Cádiz en materia de seguridad, información turística e impacto visual. El responsable de la compañía en Andalucía, Chencho Benítez, indica que “a Cádiz le falta aún mucho camino por recorrer para...
VIVA CÁDIZ Cien euros a la basura - Andalucía Información
El Ayuntamiento de Cádiz ya ha comenzado a notificar las sanciones a los vecinos que han depositado bolsas de basura fuera de los contenedores, unas multas, de 100 euros de importe, por el incumplimiento de la Ordenanza Municipal de Limpieza y Recogida...
Costa Cruceros iniciará "a medio plazo" una ruta desde Cádiz - Diario de Cádiz
Porque la compañía italiana Costa Cruceros, propietaria de grandes y modernos buques como el Costa Luminosa o el Costa Mediterránea, abre un esperanzador ojo de buey al desarrollo "a medio plazo" de Cádiz como puerto base para alguno de sus cruceros....
Cádiz, latitud de moda - La Voz Digital (Jerez)
El mundo del diseño y la moda tiene una cita en Cádiz, en la tercera edición de SOUTH 36.32N New Fashion Latitude, la gran pasarela de la creación independiente que reúne a nombre fundamentales del creadores noveles y aquellos más consolidades....

Historia de Cádiz

Castillo de Sancti Petri visto desde Chiclana de la Frontera (Cádiz). En este lugar se hallaba el Templo de Hércules Melkart.

La historia de Cádiz es la propia de una ciudad marcada por su estratégica situación militar y comercial, a caballo entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo.

Este asentamiento fenicio de fundación tiria; Gádir (en grafía hebrea גדר, y en fenicia , "gdr"), el más antiguo de occidente, fue una ciudad volcada al mar y al comercio. De sus puertos partieron numerosos descubridores y conquistadores en la época colonial, lo que la enriqueció y posibilitó siglos después la creación de una sociedad burguesa gaditana, liberal y revolucionaria. En decadencia después de su implicación en la Guerra de la Independencia y hundida después de la pérdida de Cuba, la ciudad no paró de crecer, si bien no ha recuperado su importancia en el plano nacional.

La tradición clásica sitúa la fundación de Cádiz ochenta años después de la guerra de Troya. Ello sitúa la fundación entre los siglos XIII a. C. y XI a. C. (y según los cálculos de Tito Livio y Marcus Velleius Paterculus en 1104 a. C.); lo que la convierte en la ciudad de Occidente de cuya fundación se tienen referencias más antiguas (teniendo como referencia la fundación de Cartago sobre el siglo IX a. C.). No hay yacimiento que lo verifique, puesto que los restos encontrados hasta la fecha son del siglo VIII a. C. (como tampoco de la vecina y mítica Tartessos; los yacimientos próximos más antiguo son los encontrados en la misma ciudad de Cádiz, también el yacimiento de Doña Blanca, situado en el actual término municipal de El Puerto de Santa María) y el del Cerro del Castillo, en Chiclana. También se le asocia al nombre de Tarsis, la capital del reino de Tartesios. Así lo hizo, en su Ora Marítima, el poeta romano Rufo Festo Avieno en el Siglo IV cuando podría referirse a ella como la "isla entre dos ríos".

Fundada por navegantes fenicios de Tiro, fue establecida con el nombre de Gádir (en grafía hebrea גדר, y en fenicia , "gdr"), sobre lo que antaño era un pequeño archipiélago (formado por las islas: Erytheia, Antípolis y Kotinousa) y en la actualidad el conjunto de Cádiz y San Fernando, para explotar las ricas rutas atlánticas del estaño, del cobre y el mercado tartésico-turdetano. Fue conocida por los griegos como τὰ Γάδειρα, Gádeira y por los romanos como Gades; y es de ambas de donde viene el gentilicio gaditano. Como casi todos los historiadores que han tratado de investigar sobre la fundación de Cádiz, nos presentan la leyenda de Hércules venciendo al gigante Gerión de tres cabezas, uno de los reyes legendarios de Turtesis, hijo de Kallirhõe y de Khrysaor (el hombre de la falkata de oro), que vivía en la isla Erytheia. Era también denominada Eritheya debido a los tirios primitivos, antepasados de los cartagineses, que decían haber venido del Eriteu o mar Rojo.

Según Timaeus la isla mayor se llamaba Kotinusa (Cotinusa) donde abundaban los olivares. Los romanos la llamaban Tartesis(Turtesis)/Tartessos (ver mapa romano de abajo); los cartagineses Gádir, palabra que según la lengua púnica quiere decir muro, por su forma alargada. En las fuentes de que se vale Pomponio Mela, se sitúa la isla Eritheya no en Cádiz si no en la Lusitania Romana, al sur del actual Portugal, en lo que pertenece a la comarca del Condado de Niebla, en Huelva.

La ciudad contaba con diversos templos dedicados a Melkart (atribuido a la divinidad de Hércules), Crono y Afrodita. El más importante de todos fue conocido en la Antigüedad como el santuario de Hércules o Herakleión situado en lo que actualmente es el islote de Sancti Petri. Aparte de servir de culto, probablemente se auspiciaban numerosos acuerdos comerciales poniendo a la respectiva deidad como testigo. El Templo de Crono, según la tradición clásica, se encontraba donde actualmente está el Castillo de San Sebastián, situado en uno de los extremos de La Caleta sobre un pequeño islote. El templo de Afrodita se situaba en la zona del actual Castillo de Santa Catalina, por lo que el islote durante una época fue conocido como Afrodisia.

Desde su fundación fue metrópoli de las ciudades y factorías fenicias atlánticas y durante la ascensión de Cartago. A la muerte del rey Argantonio (Hombre de plata), rey de Tartessos, socio comercial y aliado de los focenses, hacia 530 a. C., estalla una guerra entre los fenicios y los tartesios. Las causas de esta guerra son probablemente el que los tartesios aspiraban quizás a sacudirse la tutela comercial establecida por los fenicios de Gadir o quizá dar salida al comercio de los metales, interrumpido por la presión asiria sobre las ciudades del extremo oriental del Mediterráneo. Gadir pidió ayuda a Cartago ante la mayor presión que ejercían los tartesios lo que desembocó en las guerras heleno-púnicas.

Tras la batalla naval de Alalia (535 a. C.), en la que etruscos y cartagineses se aliaron contra los griegos, Cartago se convierte en dueña indiscutible del Mediterráneo Occidental, absorbiendo poco a poco cada una de las ciudades fenicias. Cortada la ruta hacia Iberia, los focenses cesan el comercio con Tartessos y Gadir se convierte en la base de un nuevo monopolio comercial en el Atlántico y Mediterráneo Occidental, contribuyendo seguramente al desplome económico de Tartessos, que acabó sumiéndose en el olvido.

Durante un periodo de tres siglos (ss. VI-III a. C.); época poco documentada llamada Púnica, la ciudad entra en declive hasta el desembarco en 237 a. C. de los bárcidas, antiguos administradores de Alejandro Magno y padre de Aníbal, Asdrúbal, Magón Barca y Hannón Barca. A la ciudad llegan Amílcar Barca con su hijo Aníbal (de 9 años) buscando las riquezas del valle del Guadalquivir para compensar las pérdidas que habían sufrido Cartago tras la Primera Guerra Púnica. En aquel momento, Cartago se hallaba en tal estado de empobrecimiento que su marina era incapaz de transportar al ejército a la Península Ibérica. Amílcar se vio, pues, obligado a hacerlo marchar hacia las Columnas de Hércules a pie desde Cartago, para cruzar allí en barco el Estrecho de Gibraltar, entre lo que actualmente serían Marruecos y España.

Gádir siempre estuvo luchando a favor de la causa de los bárcidas, incluida la Segunda Guerra Púnica. A partir de ahí se extiende su influencia no sólo en el entorno de Gádir, sino en todo el valle del Guadalquivir primero y en el Levante después. Su auge como imperio vino motivado por la explotación de las minas de plata de Sierra Morena, minas que más tarde explotarán los romanos.

Tito Livio narra que Aníbal arribó al templo para ofrecer al dios Melkart sus votos antes de emprender la conquista de Italia.

La segunda guerra entre Cartago y Roma se inició por la disputa sobre la hegemonía en Sagunto, ciudad costera helenizada y aliada de Roma. Tras muchas luchas entre los romanos y cartaginenses en la Península, sólo Gádir con la ayuda de Magón Barca se mantuvo en pie, siendo sitiada por Publio Cornelio Escipión el Africano; se entregó incondicionalmente al Imperio Romano en el año 206 a. C. aunque manteniendo su intensa actividad comercial.

En el año 197 a. C. se produce un levantamiento que duraría hasta que el general Catón con nuevas legiones acabara con la resistencia en el 194 a. C. Desde la pretura de Tiberio Graco en el 179 a. C. ya no se conocen más problemas romanos en Andalucía.

Adquirió el estatuto de civitas foederata (ciudad federada de Roma). Este privilegio le permitió mantener su autonomía política y económica y ello se vio beneficiado en la economía de la ciudad, que aumentó considerablemente, además de estar exenta de pagar impuestos.

Con la conquista romana, se reforzaron las comunicaciones terrestres de Cádiz (ahora Gades) con el resto de la península, la Vía de la Plata , y con Roma, la inicialmente denominada Vía Hercúlea y, más tarde, Vía Augustea. Se construyeron un circo romano, un acueducto, más templos, etc. En esta época se hicieron famosas las exportaciones gaditanas de garum. El otro cambio estructural fue la traída de agua a la ciudad a través de un acueducto desde Tempul; significaba acabar con el sistema de cisternas fenicio y establecía nuevas relaciones con el territorio circundante. Cuando en la decadencia de la Gades romana desaparece ese acueducto, la ciudad volverá al sistema de cisternas y hasta la segunda mitad del siglo XIX no tendrá conducción de agua desde tierra firme.

Esta ciudad nueva representa el auge máximo de la Cádiz romana, pero que seguía siendo la ciudad de los gaditanos, expertos navegantes y constructores de barcos, una ciudad rica a causa del comercio y a la que sólo Roma superaba en población. Llegaron a vivir en la ciudad más de quinientos equites, compitiendo con Padua y la misma Roma. Durante el reinado de Augusto, la ciudad se llamó Augusta Urbs Gaditana.

Con la oligarquía encabezada por la familia de los Balbos, familia de larga tradición fenicia, que adopta el partido del César (Julio César extendió a sus habitantes la ciudadanía romana en 49 a. C., según Dión Casio, 41, 24) contra los pompeyanos, vuelve a florecer la ciudad durante los últimos años de la República romana y el principado de Augusto. Aunque Estrabón nos cuenta como César abolió algunas costumbres gaditanas autóctonas por considerarlas bárbaras. En éstos y posteriores años se hacen famosas las puellae gaditanae, bailarinas de Gades, como la citada por Marcial, Telethusa.

Teatro Romano de Cádiz. Con un diámetro de la cávea de 120 metros, sólo superado en la Hispania por el de Cordoba.

Estatua de mármol de un emperador romano divinizado, siglo II dC. Fue hallada por un buceador en las aguas del Islote de Sancti Petri en 1905.

Tubería de piedra procedente del acueducto de Cádiz.

A partir del siglo III, comienza la decadencia económica de la ciudad y su consiguiente despoblación hacia otras zonas de la provincia, como por ejemplo Assido Caesarina, actual Medina-Sidonia, fundada también por fenicios pero provenientes de Sidón. La ciudad no se recupera hasta el descubrimiento de América.

Con la caída del Imperio Romano pasó por manos de vándalos, bizantinos y visigodos. En 552 los bizantinos desembarcaron en Gades y Carthago Nova interviniendo en disputas internas de la Hispania vándala-visigoda y anexionaron al Imperio extensos territorios del sur de la Península Ibérica, llamándola Provincia de Spania. La presencia bizantina en Hispania se prolongó hasta el año 620 donde volvió a ser territorio de los visigodos.

Conocedor el gobernador árabe Musa ibn Nusair de las dificultades del reino visigodo de Roderico (conocido más tarde como Don Rodrigo), habría decidió enviar en el 710 un cuerpo expedicionario mandado por Tarif Abu Zara para una expedición de saqueo, si bien la veracidad de este hecho, así como muchos otros de la conquista musulmana, es discutida por muchos historiadores. Según una leyenda muy improbable, Don Julián, gobernador bizantino de Ceuta, cuya hija, la Caba, había sido violada por Don Rodrigo, habría proporcionado ayuda logística a los invasores.

El éxito de la empresa animaría a Musa a formar una expedición más importante, y en la primavera de 711 envió una nueva expedición mandada por Tariq Ibn Ziyad, gobernador de Tánger. Esta expedición superaría el estrecho y conquistaría Algeciras, donde Tariq aumentó el número de hombres y desde donde se enfrentó a Don Rodrigo, el 19 de julio de 711, en la Batalla de Guadalete. Uno de los lugares donde se atribuye tradicionalmente el choque es Wadi Lakkah, en la actual Bahía de Cádiz. Muchos historiadores sitúan la batalla en la comarca de Barbate (en la Laguna de la Janda). Otros lugares propuestos son la ribera del Guadalete y Medina Sidonia.

Tras la conquista musulmana, Qadis cayó en decadencia. La estatua de Hércules fue demolida hacia el siglo XI. De la Qadis musulmana, quedan pocos vestigios. Sólo una mezquita aparecen en planos del siglo XV-XVI en lo que actualmente es el Paseo de Santa Bárbara, junto al Parque Genovés.

Un capítulo poco conocido de la historia de Cádiz fue el paso de los vikingos daneses en el 844, en un trayecto que terminó en Sevilla, tras pasar por Gijón, La Coruña o Lisboa. Tras permanecer breve tiempo en la villa, fueron expulsados, aunque quedaron núcleos en Carmona o Morón que sobrevivieron convirtiéndose al islam y se les relaciona con la cría de rebaños y la industria lechera.

En 1262 Alfonso X el Sabio la reconquistó, tras lo cual comenzó su revitalización. En 1262 se empieza a repoblar Cádiz con personas traídas del norte de España, aunque en 1264 tuvo que ser reforzada esta repoblación con gente de Santander, Laredo y Castro principalmente. Desde su reconquista, Cádiz siempre gozó de privilegios, como el concedido por Juan I en el año 1385, por el cual se quedaba exenta de pagar a la corona el Impuesto de Almirantazgo y Anclaje. Durante las décadas siguientes fueron aumentando estos privilegios concedidos por los sucesivos monarcas cristianos. Uno de los más importantes es el Privilegio Rodado entregado a Cádiz y conservado hoy día en el Archivo Municipal de la ciudad de Cádiz.

De Cádiz partió Cristóbal Colón en su segundo (1493) y cuarto viajes (1502) a las Indias y numerosos gaditanos en viajes posteriores que fundaron en el año 1500, Nueva Cádiz, la primera ciudad española en el continente americano, en Cubagua. En el año 1509 adquiere el derecho de registrar las naves de Indias y más tarde el de desembarcar productos de las Antillas. En 1535 se fundó el Juzgado de Indias que permitía eludir el control que ejercía la Casa de Contratación de Sevilla en el comercio con las Indias.

En 1553 el pirata Barbarroja (خير الدين, Jayr al-Din), intentó apoderarse de la ciudad que fue defendida con la ayuda del genovés Andrea Doria. El 29 de abril de 1587 sufrió el saqueo del corsario inglés Francis Drake, y fueron destruidos veinte barcos destinados a la Armada Invencible, retrasando así el ataque a Inglaterra un año más. Francis Drake al lanzarse el ataque pronunció estas palabras: «¡Chamuscadle la barba al Rey de España!». La ciudad también sufrió el ataque de la escuadra anglo-holandesa al mando del conde de Essex en 1596, durante el cual fue tomada y saqueada, motivo para su posterior fortificación. Los ingleses pidieron rescate por la mayoría de la población escogiendo rehenes entre los ciudadanos más señalados. En 1625, la expedición de Cádiz bajo el mando de Lord Wimbledon fue repelida a pesar de su superioridad militar. En 1702 la Bahía de Cádiz fue espectadora de nuevas batallas navales. El Príncipe de Darmstadt, en nombre del pretendiente austriaco, asalta Rota y El Puerto. En 1717, debido a la dificultad de la navegación por el Guadalquivir debido al cierre de la barra de Sanlúcar de Barrameda, se trasladó a Cádiz la Casa de Contratación arrebatándole a Sevilla el monopolio comercial con América (ya en 1680 se había convertido en cabecera de comercio), lo que junto con la política liberalizadora de los primeros Borbones favoreció la formación de una burguesía gaditana, epicentro de una ciudad cosmopolita.

Es la ciudad ilustrada que cuenta con una Casa de la Camorra, antecedente del posterior Ateneo Literario Artístico y Científico fundado en 1758. En el año 1789 se contabilizan 71.080 gaditanos.

Incursión de Drake y disposición de sus tropas en 29 de abril de 1587.

Representación del ataque de la escuadra anglo-holandesa al mando del conde de Essex, en 1596.

Francisco de Zurbarán, Bombardeo de Cádiz, 1634, Museo del Prado.

Estudio cartográfico de la Bahía de Cádiz.

El 1 de Noviembre de 1755 un maremoto producido por un terremoto de 8,5 grados de intensidad en la escala Richter denominado el Terremoto de Lisboa de 1755, azotó la ciudad provocando grandes daños. En Cádiz las altas olas, de 15 metros de altura, rompieron las murallas portuarias y el mar invadió la ciudad tres veces, lo que ocasionó la muerte de numerosas personas. Conil de la Frontera fue destruido, y en Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera, hubo cuantiosas víctimas y desperfectos.

El 21 de octubre de 1805 parte de Cádiz el combinado naval hispano-francés para enfrentarse contra la escuadra inglesa al mando de Horatio Nelson, cuya victoria en el cabo de Trafalgar puso fin a una brillante tradición marítima hispánica.

Durante la invasión napoleónica Cádiz y resistió al asedio francés.

La ciudad se militarizó fuertemente. A los militares voluntarios se les denominó guacamayos, por los colores vivos de sus uniformes. Otras denominaciones a otros tipos de voluntarios fueron; los lechuguinos, los perejiles y los cananeos.

En 1811 la Junta Suprema Central convocó a los diputados de todos los territorios de la monarquía (incluyendo Hispanoamérica y Filipinas) para redactar la Constitución de España. Finalmente se aprobó en el Oratorio de San Felipe Neri la constitución española el 19 de marzo de 1812, día de San José, y de ahí el sobrenombre de Pepa que le dieron los gaditanos. La constitución, de marcado carácter liberal, establecía el sufragio, la libertad de imprenta, abolía la Inquisición, acordaba el reparto de tierras y la libertad de industria, entre otras cosas.

Estos gritos y cantos han perdurado en el tiempo y cambiado de significado, pero se siguieron cantando en España como símbolo izquierdista, contra la derecha; anticlerical contra la Iglesia católica y republicano contra la monarquía en distintas coyunturas históricas, notablemente durante la Segunda República Española y la Guerra Civil.

El 7 de abril de 1823, Francia intervino militarmente en España, a solicitud del rey Fernando VII para apoyarlo frente a los liberales y restablecer el absolutismo, en virtud de los acuerdos de la Santa Alianza. El ejército francés, denominado con el nombre de los Cien Mil Hijos de San Luis, fue encabezado por el duque de Angulema, hijo del futuro Carlos X de Francia.

El objetivo fundamental de la intervención francesa era terminar con los liberales en el gobierno desde tres años antes. Las fuerzas españolas leales se enfrentaron con los franceses en Cataluña al mando de Francisco Espoz y Mina, pero no hubo apenas reacción popular de apoyo y debieron retirarse. El ejército francés ocupó Madrid sin resistencia y siguieron hacia Andalucía en persecución de los liberales que se habían refugiado en Cádiz con Fernando VII como rehén.

Cádiz fue sitiada y bombardeada. La resistencia fue muy fuerte y los franceses no pudieron tomar la ciudad. La situación de los sitiados era desesperada pues no llegaban refuerzos de parte alguna. Al final se realizó un pacto: Fernando VII saldría y prometería defender la libertad alcanzada por los españoles con la Constitución de 1812, y a cambio se rendiría la plaza.

Acordado con los franceses, Fernando VII salió de la ciudad, pero de forma inmediata se unió al invasor y el mismo 1 de octubre decretó la abolición de cuantas normas jurídicas habían sido aprobadas durante los tres años anteriores.

La actual Isla del Trocadero, en el término municipal de Puerto Real, da su nombre a una plaza de París precisamente por haber sido el lugar de la victoria de los Cien mil hijos de San Luis en su combate contra los liberales. En la actualidad quedan los restos del castillo de San Luis, emplazados justo al sur del Puente Carranza.

La Gloriosa supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el inicio del periodo denominado Sexenio Democrático. Amadeo I ocupó el trono desde enero de 1871 hasta febrero de 1873, dos escasos años en los que hubo de enfrentarse a graves dificultades desde el momento de su coronación. Amadeo I abdica y las Cortes proclaman la primera República el 11 de febrero de 1873.

Durante la I República (febrero de 1873 – diciembre de 1874) Cádiz se declaró cantón independiente desde el 19 de julio de 1873, hasta el 4 de agosto del mismo año, cuando al entrar en la ciudad las tropas del General Pavía, se acaba el cantonalismo gaditano.

El 29 de diciembre de 1874, el general Martínez Campos se pronunció en Sagunto en favor de la restauración en el trono de la monarquía borbónica en la persona de Alfonso de Borbón, hijo de Isabel II. El gobierno de Sagasta no se opuso a este pronunciamiento, permitiendo la restauración de la monarquía.

En el 1891 se construye el primer barco en los astilleros construidos por los hermanos Vea- Murguía, dicho buque fue el "Filipinas", posteriormente en el 1889 se inaugura el dique Matagorda, y seguidamente se moderniza el puerto gaditano y se crean nuevos muelles.

La pérdida de las provincias de ultramar (Cuba, Puerto Rico y Filipinas) en 1898 supuso el inicio de una nueva decadencia. En el año 1887 se celebra en la ciudad la Exposición Marítima Internacional lo que propició un clima adecuado para el desarrollo una nueva factoría naval en la Bahía de Cádiz.

El inicio del siglo XX comienza a ser muy duro para la ciudad, en el 1903 se cierran los astilleros, debido a la falta de trabajo en los mismos, quedando la ciudad sin infraestructuras, se intenta paliar la falta de trabajo impulsando el turismo, se inaugura el Balneario de la Victoria en 1907.

Un año antes se había inaugurado el tranvía que unía Cádiz con San Fernando, se engrandeció el puerto, para que en Cádiz atracaran barcos de gran tonelajes y trasatlánticos, lamentablemente se derribó la llamada Murallita Real que era la que unía San Carlos con la Cuesta de las Calesas. En el 1926 se inaugura el Baluarte de la Caleta, al año siguiente se bota el buque escuela construido en los nuevos astilleros Juan Sebastián Elcano dando su primera vuelta al mundo al año siguiente, y es este mismo año cuando comienzan las obras de la Zona Franca y se inaugura el Hotel Atlántico en el Parque Genovés.

1931 es un año muy agitado debido a los disturbios provocado por la proclamación de la Segunda República, queman los Conventos del Rosario y San Francisco e intentan quemar también el de Santa María, no lográndose debido a la defensión de los vecinos que evitaron que fuera quemado. En 1936, el general José Enrique Varela se sublevó en Cádiz contra la República sumándose al golpe militar encabezado por el general Francisco Franco Bahamonde y ejerciendo una dura represión sobre la población civil sospechosa de mantenerse fiel a la legalidad republicana. El jefe de los falangistas que fueron llevando a cabo buena parte de la represión era Mora Figueroa.

El 18 de agosto de 1947, a las 21:45, explotó un polvorín de la Armada que destruyó buena parte de la ciudad. Las víctimas oficiales se cifraron en 157 muertos y más de 5.000 heridos. Las Puertas de Tierra salvaron el casco antiguo de la ciudad, aunque algunos edificios (como la Catedral y el Gran Teatro Falla), sufrieron numerosos desperfectos. La zona de extramuros quedó demolida en su casi totalidad. Sobre la explosión se han dado distintas opiniones, aunque la versión oficial es que las minas que estaban allí depositadas no estaban en las condiciones idóneas de conservación y, a consecuencia del calor, se produjo la primera explosión que arrasó todo el barrio de San Severiano, la Casa Cuna, el asilo Madre de Dios y los Astilleros. También se corrió el rumor que fue un atentado contra el régimen dictatorial presente en España en esa época. A todas luces, la cifra "oficial" no coincide para nada con la versión de los distintos gaditanos entrevistados, en los que se indica que el número de víctimas, tanto mortales como heridos, fue muchísimo mayor que la dada por oficial. Argentina envió ayuda alimentaria para los supervivientes, pero parte de ésta no llegó a su destino, siendo desviada a lugares desconocidos dentro de España.

Durante la dictadura franquista, gobernó la ciudad José León de Carranza Gómez-Pablos. Durante la Transición la ciudad, como en tiempos pasados, se convirtió en uno de los principales focos de agitación política. Así, junto con Vigo, nutrió las filas de los GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) a finales de los años setenta y principios de los ochenta. En esta época destaca la construcción del Puente José León de Carranza en 1969 que uniría la ciudad con el continente.

Es 1979 inicia su mandato en la alcaldía Carlos Díaz Medina, por el Partido Socialista Obrero Español. La ciudad vive un cambio total. En el aspecto de las infraestructuras y el equipamiento urbano va indudablemente a mejor; sin embargo, en relación con el empleo se convierte en la capital del paro de Europa.

En la elecciones municipales de 1995 el Partido Popular, con Teófila Martínez, gana la alcaldía, donde se mantiene hasta la actualidad.

Aunque el desempleo estructural no cambia, Cádiz se convierte en las elecciones de 2003 en la ciudad española donde el Partido Popular recibe mayor apoyo. En el año 2007, Teófila Martínez vuelve a ganar los comicios electorales con mayoría absoluta. Desde estos años la ciudad se prepara para celebrar el bicentenario de la Constitución de 1812, la primera de España, que fue proclamada en la capital gaditana durante la Guerra de Independencia española.

Al principio



Cádiz

Cádiz (España )

Lema: Hercules Fundator Gadium Dominatorque .

La ciudad de Cádiz (pronunciado /ˈka.ðiθ/ en castellano) es un municipio español situado en la provincia de Cádiz, en la comunidad autónoma de Andalucía. Es la capital de la provincia homónima y núcleo urbano del área metropolitana de la Bahía de Cádiz, tercer núcleo poblacional de Andalucía y uno de los más activos económica e industrialmente, en Andalucía, España. Además, conforma junto a los municipios de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, San Fernando, Chiclana de la Frontera, Puerto Real y Rota la Mancomunidad de Municipios Bahía de Cádiz.

Ciudad de indudable interés turístico por su larga e influyente historia, tratándose de la ciudad más antigua de Occidente, de más de 3.100 años, no sólo en el ámbito nacional sino también por su importancia en procesos como las guerras púnicas, la romanización de Iberia, el descubrimiento de América o la instauración del régimen liberal en España con su primera constitución. Toda la ciudad alberga numerosas plazas, jardines, iglesias y otros emplazamientos que así lo recuerdan.

El conjunto formado por Cádiz y San Fernando está separado de la Península Ibérica por el Caño de Sancti Petri. Históricamente ha sido desde un pequeño archipiélago (llamado Gadeiras), a una sola isla, situación en la que se debate si se encuentra en la actualidad. Ésta particularidad hace que sea difícil definir su condición geográfica, aunque hoy día recibe un plan de tratamiento insular. Se la conoce popularmente como la Tacita de Plata.

La ciudad fue fundada con el nombre de Gádir (en grafía hebrea גדר, y en fenicia , "gdr"), es decir, castillo, fortaleza o, en general, recinto murado. Equivale al de agadir, frecuente en muchos topónimos actuales del norte de África, por ejemplo la Agadir de Marruecos. Aún hoy entre los bereberes agadir significa granero o mercado fortificado. Gádir fue el enclave fenicio más importante de la Antigüedad en la península Ibérica.

Después, la ciudad fue conocida en griego ático por un nombre similar: τὰ Γάδειρα (Gádeira). En griego jónico, el nombre se deletrea de forma ligeramente diferente: Γήδειρα. Así es como aparece en las historias escritas por Heródoto. Ocasionalmente se encuentra el deletreo ἡ Γαδείρα, como, por ejemplo, en los escritos de Eratóstenes. Así lo atestigua Esteban de Bizancio. En latín, la ciudad es nombrada Gades y en árabe قادس' (Qādis').

La importancia histórica y comercial de la ciudad ha hecho que, a partir del endónimo "Cádiz", surjan exónimos que la nombran en italiano, Cadice; en francés, Cadix; en inglés, Cadiz y en caló Peri; hallándose con frecuencia en mapas medievales la forma Caliz. Asimismo, las formas "Cádi" y "Cai", propias del dialecto andaluz, son muy frecuentes en el ámbito de la oralidad.

Por otros motivos históricos, de colonización y conquista, algunas ciudades que alguna vez estuvieron bajo la soberanía de la corona española han recibido el nombre de Cádiz. Estas ciudades se encuentran en países como los Estados Unidos de América (en California, Indiana, Kentucky y Ohio), Venezuela y Filipinas.

La historia de Cádiz es la propia de una ciudad marcada por su estratégica situación militar y comercial, a caballo entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. Es el asentamiento fenicio más antiguo de occidente. Desde su fundación por los tirios, según la tradición clásica 80 años después de la Guerra de Troya (1104 a. C.), fue una ciudad volcada al mar y al comercio. De ella partió Aníbal para la conquista de Italia y el propio Julio César le concedió el título de civitas federata al Senado romano. La ciudad alcanza una gran prosperidad en la época romana, se construyen anfiteatros, acueductos y se convierte en la segunda ciudad más poblada del Imperio durante un breve periodo de tiempo. Durante esta época vivían en la ciudad más de quinientos equites (una casta de ciudadanos notables), rivalizando con Padua y la misma Roma.

Con la caída del Imperio Romano y la conquista árabe de la Península, la ciudad entra en un declive importante, perdiendo la capitalidad de provincia y su importancia comercial y estratégica. No es hasta la Reconquista cuando se instaura en la Bahía de Cádiz los astilleros reales de la Corona de Castilla y el comienzo de la era de los descubrimientos cuando resurge la ciudad con gran impulso. De sus puertos partieron numerosos descubridores, como Cristóbal Colón, y conquistadores en la época colonial lo que la enriqueció y posibilitó, siglos después, la creación de una sociedad burguesa gaditana, liberal y revolucionaria. Como ciudad que tuvo el monopolio comercial con América, sede de la Casa de Contratación y Flota de Indias, fue escenario de numerosas batallas navales y de la creación de la primera constitución española.

En decadencia, después de su implicación en la Guerra de la Independencia y hundida tras la pérdida de Cuba, la ciudad no ha parado de crecer, si bien no ha recuperado su importancia en el ámbito nacional.

La ciudad de Cádiz se sitúa en lo que se llama, geográficamente, un tómbolo. Se denomina así cuando se une una isla al continente por un istmo muy fino. En el caso particular de Cádiz, este tómbolo no se une directamente con el continente, si no con lo que se ha llamado históricamente la Isla de León, donde se encuentra la ciudad de San Fernando. Históricamente, el conjunto, ha sido desde un pequeño archipiélago a una isla, todo esto se puede ver en la sección de historia. Se discute si actualmente tiene o no sentido definir como el conjunto de Cádiz y San Fernando como una isla ya que, con el tiempo, el canal que separaba la isla del continente, el Caño de Sancti Petri, se ha ido llenando de sedimentos. Lo cierto es que la ciudad de Cádiz recibe un plan de tratamiento insular.

Todo este conjunto se encuentra inmerso en un verdadero laberinto de dunas, caños, salinas y playas, formando lo que se conoce como Bahía de Cádiz; paraje natural de alto valor ecológico.

Por su situación geográfica, la ciudad de Cádiz, en el aspecto climatológico está entre lo que se considera un clima propio del Mediterráneo y al característico de la zona meridional del Atlántico europeo. A este clima se le llama mediterraneo oceánico de la costa atlántica. Así la temperatura media anual, calculada en un periodo de 27 años (1961-1988) es de 18,1 °C, propia de la región Mediterránea, que viene corroborado por la media de las temperaturas máximas en el mes más cálido (agosto) con 27,7 °C mientras que la media de las temperaturas mínimas en el mes más frío (enero) se sitúa en 9,9 °C.

En la flora debe señalarse la escasez de espacio para su desarrollo. En la costa, se desarrolla una vegetación baja, que soporta la salinidad. Los fenicios llamaron Cotinusa a una de las dos islas gaditanas, la exterior, por la abundancia de acebuches silvestres (Olea europea sylvestris) que en ella había. Hoy queda sólo un ejemplar, que ha nacido y se ha desarrollado espontáneamente junto al castillo de Cortadura. En los jardines se conservan algunos ejemplares de drago, árbol de vida larga y propio de climas tropicales o subtropicales.

En la fauna pueden citarse las especies que se desarrollan en el hábitat humano y costero: gorriones, vencejos, palomas, tórtolas, gaviotas, cormoranes, ostreros, etc. También destaca la abundante colonia de cotorras argentinas presentes en los parques y jardines gaditanos.

Con 127.000 habitantes en el último censo (INE 2008), ocupa el puesto diecisiete en la tabla de densidad de población de España y la posición cuarenta y ocho en la tabla de habitantes por municipio de España. Tiene 1.523 habitantes de origen extranjero, en su mayoría marroquíes (11,75% de la población total extranjera). Esto supone que solamente el 1,1% de la población es de origen extranjero. El área metropolitana donde se encuentra englobada cuenta con más de 625.000 habitantes.

El gráfico siguiente muestra la evolución demográfica de la ciudad de Cádiz en la última década.

Mediante esta tabla, sin embargo, se reflejan los datos de población desde 1787, el primer censo en Andalucía, en intervalos irregulares.

Cádiz se configura como ciudad de servicios y núcleo urbano de las poblaciones de la bahía. No existe una definición oficial del Estado y todo lo referente a esta área metropolitana y a las localidades que se incluyen es incierto. Según proyectos no oficiales tendría una población de 621.712 y una superficie de 2.026,3 km²; esto supone una densidad de población de 306,8 hab/km².

Los habitantes de Cádiz reciben el nombre de gaditanos.

A efectos censales y estadísticos, la ciudad se ha seccionado en 10 divisiones. De estas divisiones estadísticas, del 1 al 7 corresponden a la zona de intramuros, mientras que las 8, 9 y 10 corresponden a la zona de extramuros.

La superficie se da en km² y la densidad de población en habitantes/km².

Cádiz fue originalmente una ciudad volcada al mar, base de su desarrollo a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Sin embargo, el comercio marítimo se ha reducido en los últimos 30 años, la pesca ha entrado en una grave crisis por la pérdida de privilegios en los caladeros del banco saharaui (frente a la costa de la República del Sáhara Occidental, ocupada por Marruecos) y los astilleros se encuentran actualmente infrautilizados; los motivos de esta situación son la escasa demanda de producción de barcos y la dura competencia de otros astilleros extranjeros (como los de la Unión Europea -que con su política de ayudas y subvenciones a España han hecho que los gobiernos continuamente se desentiendan de éste y otros sectores industriales- y los lejanos de Corea).

Actualmente la ciudad se ve fuertemente azotada por el problema del desempleo. El sector económico más fuerte -aún en sus bajas horas- es el comercio (G), debido a la presencia de los astilleros y la actividad del puerto de Cádiz, tiene 2.938 establecimientos. El sector que se ha visto crecer y goza de una relativa salud en la ciudad es el turismo (alquiler de viviendas y hostelería), debido a sus playas, a la importancia de su carnaval y al importante patrimonio histórico que posee. Aun así, lo cierto es que la importancia de este sector no se ve reflejada en una mejora económica sustancial en la población (la renta familiar por habitante está entre los 8.300 y 9.300 euros), como lo demuestra el que después de más de tres décadas de entrega al turismo, ni la economía de las familias haya reflotado ni el desempleo haya disminuido. Después también repercute en la ciudad los 503 establecimientos relacionados con el sector sanitario y de servicios sociales.

Asimismo, el Ayuntamiento de Cádiz ha solicitado repetidamente al gobierno del Estado una política presupuestaria especial debido a la crítica situación de la ciudad.

De Cádiz se pueden destacar muchas cosas: sus playas y sus fiestas. Pero lo ideal es perderse en una noche de verano a "tapear" por el Barrio de La Viña o por el Barrio del Pópulo. También su rica historia, ya que Cádiz es considerada la ciudad viva más antigua de occidente. Con un rico patrimonio artístico y monumental, Cádiz se está configurando como un gran centro de turismo cultural y urbano.

La oferta educativa de la ciudad de Cádiz cuenta con 36 centros de enseñanza básica (6 años), 29 centros de enseñanza secundaria (hasta los 12 años) y 3 centros de enseñanza para adultos, pertenecientes a la Universidad de Cádiz. Posee 4 bibliotecas públicas y 19 pantallas de cine. Por último, el rectorado de la Universidad de Cádiz tiene su sede en la ciudad.

A continuación se muestra una tabla en donde se distribuye a la población por niveles de estudio. Los datos se empezaron a contabilizar en 2005 y con fecha de cierre en 2006.

La Universidad de Cádiz es la universidad pública de la provincia de Cádiz. En ella cursan estudios unos 18.199 alumnos (curso 2005-2006) y trabajan 1.563 profesores y 680 profesionales de administración y servicios la Universidad de Cádiz tiene sus centros repartidos en cuatro campus: Campus de Cádiz, Campus de Puerto Real, Campus de Jerez y Campus Bahía de Algeciras.

Fue fundada como tal el 30 de octubre de 1979, aunque muchos de sus centros ya existían anteriormente como escuelas independientes. Actualmente la universidad es una de las máximas instituciones de la provincia y dado su proyección atlántica acoge a estudiantes de los cinco continentes con importantes convenios de intercambio con universidades americanas y africanas y así como formando parte del Programa Europeo Erasmus.

A través de la FUECA tiene un Centro Superior de Lenguas Modernas de la UCA, en el que ofrece estudios de inglés, francés, italiano, alemán, árabe, portugués, ruso, japonés y español para extranjeros.

El Museo de Cádiz está situado en la Plaza de Mina. Se construyó sobre terrenos desamortizados a los franciscanos en el siglo XIX. El edificio es obra de Juan Daura, inaugurado en 1838 de estilo neoclásico. El museo tras una reforma cuenta con tres secciones: Arqueología, Bellas Artes y Etnografía. Se destacan obras de Zurbarán, Salvador Viniegra y Adolf Ulrik Wertmüller.

Deidad femenina de El Tesorillo de la Algaida.

Estatuilla votiva del templo de Melkart-Hércules Gaditano.

Ángel de Zurbarán de la Cartuja de Jerez de la Frontera.

Patio del convento de San Francisco de Cádiz de Salvador Viniegra.

El Museo de las Cortes de Cádiz es un museo histórico ubicado en la calle Santa Inés de Cádiz. Nace como referente dentro de los actos llevados a cabo en la ciudad para conmemorar el Primer Centenario de la Constitución de 1812, la primera de la Historia de España. En su colección se encuentra una maqueta de la ciudad dispuesta por Carlos III y que ocupa una superficie de una superficie de 12,52 x 6,92 m2.

Ya en la Antigüedad, las puellae gaditanae (las niñas o las muchachas de Cádiz, como la célebre Telethusa) eran, junto con las egipcias y sirias, las más apreciadas en Roma por sus bailes y cantes (cantica gaditanum). El carácter oriental de sus danzas, caracterizadas por la importancia del movimiento de los brazos (es recurrente el tópico de que bailaban sentadas), así como el marcado y peculiar sentido del ritmo, parecen no haber perdido continuidad a lo largo de los siglos, a pesar de las múltiples civilizaciones que han ocupado el ámbito gaditano.

En 1787 la Santa Cueva de Cádiz encargó a Franz Joseph Haydn el oratorio Las Siete Últimas Palabras de Nuestro Salvador Jesucristo en la Cruz, op. 51.

En el siglo XIX Léo Delibes escribió la canción Les filles de Cadix (Las muchachas gaditanas). Dentro del nacionalismo musical español, Isaac Albéniz compuso dos obras de nombre gaditano: el cuarto movimiento de la Suite española, para piano (1886) titulado Cádiz (canción) y Puerta de Tierra (bolero), incluida en Recuerdos de viaje, op. 71.

Hay numerosas canciones populares que mencionan la ciudad en su letra, como la canción infantil De Cádiz a El Puerto, En Cádiz hay una niña (romance del martirio de Santa Catalina) y De Cádiz vengo (romance de la tres hijas del mercader y el príncipe). Asimismo es recurrente la presencia de Cádiz en el pasodoble y en la copla andaluza, como demuestran el pasodoble canción Chiclanera las coplas La Lirio y Carceleras de El Puerto.

Mención aparte merecen las agrupaciones musicales características del Carnaval de Cádiz: los coros, las comparsas, las chirigotas y los cuartetos. Los instrumentos característicos de las agrupaciones carnavalescas son el pito de Carnaval (mirlitón, kazoo, güiro o pito de caña), el bombo y platillo, la caja, la guitarra y la rondalla. El tanguillo comparsero Los duros antiguos, con letra y música de Antonio Rodríguez "el Tío de la tiza", es un verdadero himno oficioso del Carnaval de Cádiz.

Recientemente, Antonio Burgos y Carlos Cano escribieron respectivamente la letra y la música de la populares Habaneras de Cádiz. Por su parte Alejandro Sanz es autor de una canción titulada Cai e interpretada por La Niña Pastori.

La religión con más practicantes en Cádiz es, a imagén del resto de España, la católica tradicional. Existen numerosos templos y lugares sagrados propias para el culto de esta religión en la ciudad. Cierto número de musulmanes se desplazan usualmente a mezquitas de ciudades cercanas como El Puerto de Santa María o Jerez. En la ciudad de Cádiz, tiene su sede el Consejo Supremo de la Real y Benemérita Institución de los Caballeros Hospitalarios de San Juan Bautista, en el número 11 de la calle Benjumeda, y el día de la Inmaculada y el de San Juan, celebran en el histórico Oratorio de San Felipe Neri las solemnes investiduras de Damas y Caballeros Hospitalarios.

Cádiz, desde el punto de vista de la "geografía del cante flamenco", se encuentra en el área de Cádiz y los Puertos, un territorio cuyos palos más característicos son de carácter festero, como las cantiñas (grupo de palos que incluyen las alegrías (que son cantes provenientes en su origen del folklore aragonés)), así como los tangos, los tanguillos y las bulerías de Cádiz. También son característicos otros cantes más serios o jondos como las seguiriyas y las soleares de Cádiz. Los libros escritos por Fernando Quiñones, como De Cádiz y sus cantes (Barcelona, 1964), son clásicos para el estudio del flamenco en Cádiz.

El flamenco gaditano se fraguó en los cuartos de cabales, ventas, colmaos y tablaos gaditanos. Entre sus nombres más importantes pueden citarse Ignacio Espeleta, Aurelio Sellé, la Perla de Cádiz, Fosforito, Enrique el Mellizo, Pericón de Cádiz y Chano Lobato. El bailarín alicantino Antonio Gades, tomó su apellido artístico del nombre romano de la ciudad, en clara referencia al prestigio que en el mundo de la danza tuvo la misma durante la Antigüedad.

El carnaval de Cádiz es uno de los más importantes de España, de los más conocidos del mundo y declarado fiesta de interés turístico internacional. Cabe destacar, entre los múltiples actos dentro del carnaval, el concurso oficial de agrupaciones, con más de 100 años de historia y sus genuinos carruseles de coros.

Los orígenes del Carnaval de Cádiz no están muy claros. Puede deberse a un origen remoto como las bacanales, las saturnales (al Dios Saturno) y lupercales, celebraciones que se conocieron tanto en la Antigua Grecia como en la Roma clásica. Los documentos más antiguos que hablan de estas fiestas son las Constituciones Sinodales de 1591 y los Estatutos del Seminario de Cádiz en 1596, que contienen indicaciones para que los religiosos no participaran de las fiestas de la misma forma que lo hacían los seglares. En una carta del General Mencos fechada en Cádiz a 7 de febrero de 1652 se queja de que los trabajadores gaditanos se negaban a reparar su barco por estar en Carnestolendas.

La llegada de los comerciantes italianos hacen que el carnaval de Cádiz adopten los antifaces, las caretas, las serpentinas, los papelillos (confeti), elementos que se asimilaron del carnaval italiano.

La gastronomía típica de Cádiz incluye guisos y dulces típicos de la comarca y propios de la ciudad. Al igual que en toda Andalucía, destacan las tapas.

Destacan los productos del mar como el pescaíto frito (que consiste en freír un variado de pescado enharinado en abundante aceite de oliva que se consume durante todo el año.), el marisco (cocido, a la plancha y frito), la morena en adobo, las tortillita de camarones, el bienmesabe, el cazón en adobo, la caballa asada, el gárum (salsa hecha a partir de restos fermentados de pescado), etc.

En especial, entre los mariscos, destacan las cigalas, las coquinas, los muergos (o navajas), las cañaillas, el bogavante, los berberechos, las gambas, el centollo, los camarones y los langostinos.

También destacan los guisos que mezclan productos del mar y de la tierra como el atún encebollao, la caballa con babetas, el pescado en sobrehúsa, el cazón en amarillo, las papas con chocos, las almóndigas de pescado, etc; como también los guisos típicos de la tierra como el puchero con su pringá (distintos embutidos, carne y tocino) y la ropa vieja, las lentejas con arroz, los guisos con habichuelas, etc.

En los meses de verano suelen consumirse productos más frescos como las huevas aliñás, las papas aliñás (patatas cocidas y aliñadas con distintos condimentos), el doblaillo (nombre que proviene de la forma en que hay que comerse este panecillo con pescado y aliño para no mancharse), el gazpacho, etc.

Entre los dulces típicos tradicionales gaditanos que forman parte de la repostería andaluza, destacan las panizas, el tocino de cielo, los pestiños, la poleá, la piriñaca, el pan de Cádiz y el piñonate.

El escudo de Ciudad de Cádiz posee a la siguiente descripción heráldica: en un campo de azur (azul), Hércules en pie, al natural, vestido con una piel de león, en su color, asiendo dos leones pasantes, en su color y acompañado por dos columnas, de plata con una cinta de oro cargada con la inscripción “non plus” en la situada a la diestra del escudo y “ultra” en la situada en la siniestra, en oro resaltados bordura de oro cargada con el lema “Hercules Fundator Gadium Dominatorque ” ("Hércules dominador y fundador de Cádiz"), escrito en letras de sable (negro). Él todo rodeado por una corona formada por dos ramas de laurel.

El timbre, corona real española, abierta y sin diademas que es un círculo de oro, engastado de piedras preciosas, compuesto de ocho florones de hojas de acanto, visibles cinco, interpoladas de perlas. La corona real abierta, también de los infantes de España, es la forma tradicional con la que se atribuía la dignidad real hasta la introducción en el siglo XVI de la llamada corona real cerrada. Es empleada con frecuencia en la heráldica de entidades territoriales menores, y menos en municipios y otras entidades. Los elementos del escudo de la Ciudad de Cádiz han sido adoptados por el Escudo de Andalucía.

En Cádiz hay presentes dos administraciones políticas, con diferentes niveles de responsabilidad y competencias; la Diputación de Cádiz y el Ayuntamiento de Cádiz.

La Diputación de Cádiz, con poco poder en la ciudad pero que gestiona y organiza a diferentes niveles las competencias de los municipios de la Provincia de Cádiz. Tiene su sede en el Palacio de la Aduana.

El Ayuntamiento de Cádiz es el organismo con mayores competencias y funcionarios públicos en la ciudad. Es responsable de la construcción de los equipamientos municipales y regula la vida diaria de los ciudadanos llevando asuntos como la planificación urbanística, los transportes, la recaudación de impuestos municipales, la gestión de la seguridad vial, el mantenimiento de la vía pública (asfaltado, limpieza...) y de los jardines, etc.

Sus representantes se eligen cada cuatro años por sufragio universal de todos los ciudadanos mayores de 18 años de edad. Por ley, y en función del número de habitantes que tiene la ciudad, el número de concejales de elección directa que componen el Ayuntamiento son 27. En las últimas Elecciones Municipales celebradas en 2007, la constitución del Ayuntamiento fue de 18 concejales pertenecientes al Partido Popular (PP), 8 concejales pertenecientes al Partido Socialista (PSOE) y 1 concejal perteneciente a un Grupo Mixto (IU). El órgano está presidido por la Alcaldesa de Cádiz, desde las elecciones municipales de 1995, Teófila Martínez, elegida en Pleno municipal.

El alcalde de Cádiz es el encargado de presidir el Ayuntamiento de la ciudad de Cádiz. Actualmente Teófila Martínez es la encargada de ejercer el cargo.

A continuación se facilita en el siguiente cuadro, las diferentes alcaldías en los distintos periodos de la historia de España. Existen zonas de inestabilidad que se corresponden con situaciones difíciles para la ciudad, exceptuando casos concretos.

Estatua de Lucio Cornelio Balbo "El Menor", situada al final de la avenida Amílcar Barca, en Cádiz.

Estatua de Columela en la Plaza de las Flores.

Jose Celestino Mutis.

José Cadalso, militar y escritor.

General Rafael Menacho y Tutlló, militar.

Juan Ruiz de Apodaca, almirante de la Armada.

Juan Álvarez Mendizábal.

Manuel de Falla.

Francisco Javier de Istúriz, por Antonio Gisbert Pérez.

General Manuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque.

José Benjumeda y Gens primer decano de la Facultad de Medicina de Cádiz.

George Gordon Meade, General unionista norteamericano nacido en Cádiz.

Antonio Alcalá Galiano y Fernández de Villavicencio, ministro .

Emilio Castelar y Ripoll, presidente de la I República española.

Luis González Bravo, político.

Con enlaces a otras muchas ciudades desde esas localidades.

Al soterramiento de la línea de ferrocarril Cádiz-Sevilla a su paso por la ciudad de Cádiz se le quiso llamar "metro de Cádiz". Esto no deja de ser una denominación política, ya que no existe realmente una red de metro que preste este servicio en la ciudad. Se dispusieron varias estaciones de ferrocarril dentro de la ciudad, dentro del tramo soterrado en un intento de reducir el transporte privado en la superficie. El soterramiento tiene una longitud aproximada de 2.400 metros y propició que se creara la avenida Juan Carlos I en el lugar donde transcurrían las vías en la superficie.

Teniendo en cuenta el tamaño de la ciudad y que ésta dispone de cinco estaciones, la medida podría haber funcionado, pero los altos precios en comparación con la red de autobús y las bajas frecuencias (15 min en hora punta y 60 min en hora valle) han hecho que no sea frecuentemente utilizado para desplazarse por el interior de la ciudad.

En esta línea discurren cercanías, regionales y trenes de largo recorrido.

Próximamente la ciudad dispondrá del servicio de Alta Velocidad, encontrándose ya en obras en algunos tramos.

Actualmente se encuentra en obras la construcción del Tranvía de la Bahía de Cádiz, que constará de dos líneas. La primera de ellas conectará la ciudad con los municipios San Fernando y Chiclana. La segunda línea, que será costeada por la Junta de Andalucía, conectará la ciudad con los municipios de Puerto Real, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera, llegando hasta el aeropuerto de este último. La línea 2 conectará de una forma más rápida las ciudades mencionadas a la actual línea de cercanías, ya que el trazado de la misma circulará por el segundo puente sobre la bahía.

De la Dársena de Cádiz-ciudad salen catamaranes que enlazan Cádiz con los municipios del Puerto de Santa María y Rota.

Al principio



Puerto de la Bahía de Cádiz

Vista del puerto de Cádiz

El Puerto de la Bahía de Cádiz es un complejo portuario situado sobre el litoral atlántico sur españo en la Provincia de Cádiz. Este complejo agrupa a cinco puertos, dos exteriores y tres interiores de la Bahía: Puerto de Cádiz, Puerto de Bajo de las Cabezuelas y Puerto Mercantil de El Puerto de Santa María. La privilegiada posición del puerto con comunicación permanente con Tánger y las Islas Canarias y su crecimiento lento pero sostenido lo convierten en uno de los primeros puertos españoles.

La zona marítima de la Bahía de Cádiz, situada en el golfo homónimo que se conoce desde la antigüedad más altos para su ubicación. La proximidad de África, su posición entre el Atlántico y el Mediterráneo, y la seguridad de su configuración ha sido siempre un lugar de amarre solicitado. Una zona de actividad portuaria activa parece haber resuelto muy pronto en la franja costera. La ubicación de estas instituciones ha evolucionado a lo largo de los siglos, aunque bastante se puede determinar la fecha y geográficamente este equipo, probablemente creado entre la fundación de Gadès el final del segundo milenio antes de Cristo. J.-C. y la época de los romanos. Sabemos de la existencia de un muelle de Rota, cuya fecha de erección no pudo ser confirmada, y que fue destruida por el Terremoto de Lisboa en 1755.

La primera prueba escrita de la existencia de un puerto en la bahía es la de Estrabón, que se refiere a la construcción de Portus Gaditanus a las órdenes de Balbus. Según Estrabón, este puerto se acompaña de un arsenal, que participa en la fabricación de buques destinados al conflicto entre Julio César y Pompeyo. Es precisamente bajo el mandato de este último que el uso de Gadès, que no sabemos el lugar exacto, entonces, a través de un período inicial de esplendor, gracias a las exportaciones de vino y embutidos, de renombre en la región (Baelo Claudia).

Con el gradual colapso del Imperio Romano de Occidente a partir del cuarto siglo, el puerto de Gades, el futuro de Cádiz, pierde su importancia y su historia es difícil sacar hasta el siglo XV. Por el Real Decreto de 18 de junio de 1483, los Reyes Católicos ordenaron la creación de la ciudad y el puerto de Puerto Real . El primer puerto moderno de la bahía nace entonces, y disfruta de un monopolio en la zona comercial. La Andalucía Occidental luego los puertos en manos de la nobleza local, la monarquía y quería desarrollar el puerto que sea necesario para su expansión marítima sur . El puerto se centra en el comercio con África, y luego poco a poco abre los horizontes del Nuevo Mundo fantástico .

Comercio con las Américas es una menor actividad principalmente a la Bahía de Cádiz. En 1503, los Reyes Católicos de subvención hasta el puerto de Sevilla el monopolio del comercio con las colonias todos los buques de la flota han Indias punto de partida o de llegada llevar puesto el Guadalquivir. Sevilla, de hecho, sólidos beneficios, incluida su ubicación en la parte inferior del estuario del río que protege a los frecuentes ataques de piratería o de potencias extranjeras. Sin embargo, el papel de Cádiz está creciendo. Su capacidad para desviar la ofensiva de mar, sino también aumentar el calado de buques en paralelo a la progresiva colmatación del Guadalquivir plomo en el siglo XVII una mayor participación de Cádiz en la carrera en Las Indias.

Así, en 1613, Felipe III autoriza que se completará en Cádiz el cargo de buques de la flota de Indias de Sevilla. Esta medida se confirma en 1627 por Felipe IV, que lleva la carga adicional permitirá un tercio de la capacidad del buque. El monarca confía poco a poco a Cádiz con la tarea de armar la flota encargada de galeones escolta militar entre los dos continentes. Este aumento de actividad en el puerto trae en 1679 las autoridades municipales a buscar la Corona permiso para construir un muelle de piedra. Seis años más tarde, un proyecto para construir el uso de un conjunto de plataformas mucho más ambicioso.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XVII, Sevilla pierde su importancia comercial. El río envasé fuerzas para aliviar la carga en Cádiz. En 1680, todos los buques con destino a las Américas tienen la obligación de parar en Cádiz. Sevilla del papel se limita a burocráticas y funciones comerciales, a través de la Casa de Contratación, por un tiempo corto. Philippe V para efectuar la transferencia institución a Cádiz en 1717: Sevilla finalmente pierde su monopolio en beneficio de la Bahía de Cádiz, que comienza su edad de oro . Posteriormente, el ambiente liberalismo en España la Ilustración Carlos III lleva a abolir el monopolio del comercio de 1778 . La Casa de Contratación, que perdió su razón de ser, desaparece doce años más tarde .

El siglo XIX estuvo marcado por la pérdida gradual de colonias españolas, un proceso que culmina con la dramática pérdida de Cuba en 1898. El comercio entre la antigua metrópoli y América sufre: las potencias europeas se ingiere en la brecha. El puerto de Cádiz, sin embargo, mantiene una cierta actividad, como lo demuestran los profundos cambios que la afectan durante la segunda mitad del siglo. Un nuevo puerto fue construido a partir de 1870, mientras que la Compañía es el puerto de Cádiz. La gestión del puerto será transferido al Ministerio de Equipamiento. Se sigue trabajando a lo largo del siglo XX, la configuración actual está determinada por el plan de trabajo de 1949. En 1982, los diversos puertos de la Bahía se han agrupado por real decreto para formar una única entidad jurídica: el puerto de la Bahía de Cádiz. El puerto luego adquirió su aspecto actual .

Al principio



Source : Wikipedia