Badajoz

3.3884711779204 (1197)
Publicado por grag 28/02/2009 @ 18:02

Tags : badajoz, ciudades de badajoz, provincia de badajoz, extremadura, españa

últimas noticias
Badajoz decide la gloria sin las inquilinas de La Granadilla - Hoy Digital
Badajoz acoge desde hoy al domingo la fase de ascenso a Liga Femenina, a la que accedieron los cuatro primeros clasificados de los dos grupos de la Liga Femenina 2. Finalmente, La Granadilla será la sede donde se decidirán los dos nuevos equipos de la...
Azuaga (Badajoz) cuenta desde ayer con un nuevo vivero de empresas - Europa Press
La localidad pacense de Azuaga cuenta desde ayer con un nuevo vivero de empresas puesto en marcha por la Cámara de Comercio de Badajoz. Los viveros son unos espacios en los que los emprendedores cuentan con las facilidades necesarias para el arranque y...
La subdelegada del Gobierno en Badajoz visita mañana las obras del ... - Europa Press
La subdelegada del Gobierno en Badajoz, Yolanda García Seco, visitará mañana jueves, día 14, las localidades pacenses de Ribera del Fresno y Villalba de los Barros para realizar un repaso al desarrollo de las obras que se están realizando en estas...
Vecinos de Badajoz, preocupados por la quema de contenedores y ... - El Periódico Extremadura
Los residentes y autoridades municipales de Badajoz muestran su preocupación ante el alto número de contenedores de basura y vehículos incendiados en los dos últimos meses en las calles y descampados de la ciudad. Según recoge la agencia Europa Press,...
La plaza de jefe de Policía de Badajoz se cubrirá provisionalmente ... - Hoy Digital
La plaza de jefe de la Policía Local de Badajoz estará cubierta de forma provisional en un mes. Según las previsiones del concejal del ramo, Germán López Iglesias, el nuevo jefe estará al cargo antes de la Feria de San Juan. El proceso para cubrir la...
La Diputación de Badajoz pone a disposición de asociaciones de ... - Europa Press
El presidente de la diputación, Valentín Cortes y el presidente de la Federación de Asociaciones a Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual o Minusvalía Psíquica en Extremadura (Feaps), Miguel Ortega, participaron en la rúbrica del convenio...
El Museo de Bellas Artes de Badajoz celebrará mañana un acto con ... - Europa Press
El jardín del Museo de Bellas Artes de Badajoz acogerá mañana la celebración de un acto con motivo del Día Internacional de los Museos que comenzará a partir de las 20,30 horas. La conmemoración se iniciará con una declaración institucional que girará...
Vuelos desde Badajoz a París, Valencia y Gran Canarias - El Periódico Extremadura
Air Nostrum crea tres nuevas rutas directas desde el aeropuerto de Badajoz y que permitirá volar del 26 de julio al 5 de septiembre a París ya Valencia, dos veces por semana, y una a Gran Canarias. Según la agencia Efe, el precio mínimo de los billetes...
Carta abierta del Extremadura Pines Balonmano Badajoz a Juancho Pérez - Extremadura al día
El Extremadura Pines Balonmano Badajoz, tras hacerse oficial la retirada del pivote pacense Juancho Pérez, quiere hacer pública su felicitación al jugador extremeño por la gran trayectoria deportiva que ha conseguido, y que desea lo mejor al bravo...
La Feria del Libro de Badajoz estará marcada por el "carácter ... - Europa Press
La XXVIII Feria del Libro de Badajoz, que se desarrollará entre el 15 y el 23 de mayo en la Plaza de San Atón, estará marcada por el "carácter extremeño" y en ella se darán cita escritores de la región y se promoverá una participación "más directa y...

Provincia de Badajoz

Situación de la provincia de Badajoz en el mapa provincial de España

Badajoz es una provincia de España, perteneciente a la comunidad autónoma de Extremadura, donde ocupa su parte meridional. Está situada al suroeste de la Península Ibérica, en la frontera con Portugal, en la Submeseta Sur.

Limita al este con la comunidad de Castilla-La Mancha, a través de las provincias de Toledo y Ciudad Real. Al sur linda con las provincias de Huelva y Sevilla y al sureste con la de Córdoba, todas ellas en Andalucía. Al norte aparece la provincia de Cáceres, que, con la de Badajoz, integra la comunidad autónoma de Extremadura. Al oeste, se encuentra Portugal.

Con una superficie de 21.766 km², Badajoz es la provincia más extensa de España. La otra provincia extremeña, Cáceres, es la segunda en extensión, con 19.868 km².

En la provincia de Badajoz, se encuentra Mérida, capital de Extremadura. No obstante, su núcleo urbano más importante es Badajoz, ciudad de la que la provincia toma su nombre y que ostenta la capitalidad de la misma. Aquí tiene su sede la Diputación de Badajoz, la institución que gobierna la provincia.

La provincia de Badajoz tiene 685.246 habitantes (INE 2008), con una densidad de población de un 31,17%, por debajo de la media nacional (89,57 hab/km²). El 49,5% son hombres y el 50,5% restante mujeres.

Es la vigésimo segunda provincia más poblada del país, inmediatamente por detrás de Guipúzcoa (694.944) y por delante de Jaén (664.742). Supera en más de 270.000 habitantes a Cáceres (412.498), la otra provincia extremeña.

El 21,4% de sus habitantes reside en la ciudad de Badajoz, que, con una población de 146.832 personas, se destaca como el núcleo urbano más poblado de la provincia. La siguiente ciudad por población es Mérida, con 55.568 habitantes en 2008. Junto a estas localidades, otras siete superan los 10.000 habitantes en el citado año.

Algunos municipios no llegan a los 200 habitantes. Es el caso de Reina (196), Capilla (190 habitantes), Risco (167) y El Carrascalejo (79), los cuatro menos poblados de la provincia en 2008.

Depende muy diferencialmente de la comarca y de la localidad. Así las grandes ciudades -Badajoz, Cáceres, Mérida, Plasencia, Don Benito y otras- ofrecen y viven de los servicios y en menor medida de industrias generales de tipo mediano. En las comarcas del Guadiana -Vegas Bajas y Vegas Altas- y en Tierra de Barros además de la tradicional fuente de riqueza agrícola, existe una floreciente industria de transformacion agrícola. En otras comarcas más alejadas de los centros urbanos y de las principales vías de comunicación, como pueden ser Campiña Sur, La Serena y La Siberia, la principal fuente es el sector primario, es decir, agricultura y quizás más todavía ganadería (ovina y porcina). El proyecto de instalar una refinería de petróleo en Tierra de Barros ha originado una polémica de nivel regional entre los partidarios de la instalación (el gobierno socialista y los que creen que reduciría el paro) y los detractores (agricultores, ecologistas, opositores políticos, etc.) que ven que el peligro medioambiental, económico, de prestigio y de sanidad no se ve compensado por un supuesto beneficio que iría sobre todo a manos de un empresario en concreto.

Al principio



Plan Badajoz

Embalse de García de Sola (Badajoz), una de las infraestructuras del Plan Badajoz.

El Plan Badajoz fue un conjunto de actuaciones ambiciosas del Estado español, planteadas a principios del siglo XX (Plan Gasset), diseñadas durante la II República, puestas en marcha por sucesivos gobiernos del dictador Francisco Franco y completado por los primeros gobiernos de la Democracia (regadíos del Zújar), sobre la provincia de Badajoz (España). Con dicha denominación, más estrictamente, se refiere al plan de transformación y colonización aprobado por el gobierno del general Franco en 1952 y destinadas a dotar a la agricultura pacense de un sistema mejorado de electrificación, riego, transformación y comercialización de productos agrarios, teniendo como base el río Guadiana y como objetivo mejorar la producción y renta agraria de la provincia.

La ley inicial fue aprobada el 5 de abril de 1952 y publicada en el BOE (Boletín Oficial del Estado) el 6 de abril de 1952. El plazo inicial era de 14 años (1952–1965), pero luego se modificó en 1963 y de nuevo en 1971, extendiéndolo hasta 1975. Al retraso de las obras durante el régimen de Franco (que nunca pondría en marcha los planes de industrialización vinculados originariamente al Plan Badajoz) se añadió su ampliación por la margen izquierda de las Vegas, con el Plan Zújar.

La obra social más valiosa es el movimiento de personas cifrado en la construcción de 6.000 viviendas familiares, para asentar a otros tantos empresarios agrícolas.

Como obras hidráulicas más visibles quedan los 3.500 millones de metros cúbicos de capacidad de embalse en la cuenca del rio Guadiana, con las presas principales del Cíjara, la de García de Sola (Puerto Peña), la de Orellana, la del Zújar, la de Montijo para regar más de 100.000 hectáreas. Se instalaron centrales hidro-eléctricas con una potencia de 71.000 Kilowatios. Nacieron pueblos como Guadiana del Caudillo, Valdelacalzada, Pueblonuevo del Guadiana, Sagrajas, Novelda del Guadiana, Gévora del Caudillo, Valdebotoa, Vivares,Vegas Altas o Villafranco del Guadiana. Aunque todo hay que decirlo, la creación de los embalses como García Sola, anegó las vegas de algunos pueblos de la siberia Norte, lo cual tuvo un impacto en la posterior despoblación de estos municipios.

La fase más criticada es la de la falta de industrialización, si bien con relación al Plan se superaron las previsiones de fabricación de piensos compuestos, mataderos, desmotado de algodón, tejidos de algodón, cemento, motores, cervezas, enológicas (vino), oleícola (aceite) y semoleras. En cambio, no se llegó al objetivo marcado en conservas vegetales (95%), fertilizantes (91%) y secaderos de productos vegetales (76%).

Al principio



Batalla de Badajoz (1936)

Mapa de las operaciones entre agosto y septiembre de 1936. Como se puede observar, la toma de Badajoz era vital para el Bando sublevado, pues comunicaba el grupo de ejércitos del Sur con la zona Norte controlada por el general Mola. En rojo se puede ver la zona controlada por la república, en azul el territorio bajo control de los sublevados y en verde los avances de éstos en este período.

La Batalla de Badajoz desarrollada en esta ciudad del oeste de España, en la frontera con Portugal, durante la jornada del 14 de agosto de 1936, resultó en una de las victorias que se consideran de mayor trascendencia durante la Guerra Civil Española del bando sublevado contra el Gobierno de la II República, conocido popularmente como bando «nacional», ya que permitió la comunicación entre las áreas de su control del norte y sur, a la vez que aisló definitivamente del país vecino, el territorio controlado por el Gobierno republicano.

Tras la batalla, se desencadenó uno de los episodios más controvertidos de represión y asesinatos de toda la guerra.

En el verano de 1936, unos 10.000 soldados de tropas regulares del Ejército de África fueron transportados en puentes aéreos alemanes e italianos al sur de España superando el Estrecho de Gibraltar. El bando sublevado se reunió en Sevilla y el 1 de agosto el general Franco ordenó dirigirse hacia el norte para enlazar con las fuerzas del general Mola.

Dirigidos por el coronel Asensio y el comandante Castejón, el bando nacional se dirigió hacia el norte con un destacamento motorizado, parándose para bombardear y capturar poblaciones fronterizas. El 10 de agosto, el teniente coronel Yagüe llegó para coger el mando cerca de Mérida, el bando sublevado había asegurado 300 km de la frontera con Portugal. Mérida cayó tras una dura lucha en las orillas del Guadiana, dejando a la vecina Badajoz la última posición de la República en la frontera y aislada. Yagüe marchó hacia Badajoz con 2.250 legionarios, 750 regulares marroquíes, y cinco baterías, dejando al comandante Tella atrás para mantener Mérida.

Dentro de la ciudad-fortaleza, el coronel Puigdendolas dirigía a unos 6.000 milicianos republicanos. Cuando el ejército sublevado se acercaba, un grupo de guardias civiles intentó desertar al bando sublevado. Puigdendolas aplastó la revuelta, pero minó la confianza de sus hombres.

El avance desde el sur de tropas procedentes de África proporcionó a los militares rebeldes la posibilidad de dejar, en la primera quincena de agosto, sus huellas en Almendralejo, Mérida, Zafra y otras localidades; según el dirigente socialista Julián Zugazagoitia, los sublevados decían que con sus asesinatos "daban a los campesinos la reforma agraria, proporcionándoles un pedazo de tierra sin renta y para siempre".

El bando sublevado lanzó su ataque en la tarde del 14 de agosto, tras bombardear la ciudad durante la mayor parte del día. Una unidad de la Legión, cantando y gritando, asaltó la Puerta de la Trinidad. Una resistencia resuelta de las ametralladoras y tiradores republicanos frenó el asalto, triturando varias oleadas de tropas nacionales.

En la parte sur unidades sublevadas asaltaron las murallas con menos dificultad. Los regulares de Tetuán se abrieron paso a través de la Puerta de Carros y los legionarios y marroquíes barrieron a los republicanos de los cuarteles. Una vez dentro, persiguieron a la milicia republicana, acuchillándoles en su camino al centro de la ciudad. La lucha callejera aún duraba pasada la medianoche.

Puigdendolas, mientras tanto, salió de la ciudad y huyó a Portugal.

La caída de Badajoz separó de la República la región de Extremadura del norte de Huelva, que fue posteriormente acallado por el emergente estado del bando sublevado. Tras la batalla, Yagüe se dirigió al norte hacia Madrid y llegó al Tajo. Allí se enfrentó a fuerzas republicanas en batallas campales en las semanas siguientes.

La Batalla de Badajoz siguió patrones que continuaron el resto del verano: milicianos republicanos tomaban fortalezas medievales que salpicaban Castilla, sin poder parar ni retrasar el avance de las tropas profesionales de Franco. El ejército regular probó ser capaz de barrer defensas preparadas por fuerzas enemigas superiores, pero a menudo sufría asombrosas pérdidas de sus mejores tropas. A finales de año, una buena parte de la Legión moriría , a lo largo de una serie de ciudades amuralladas que se extendían desde Sevilla hasta las afueras de Madrid.

Tras la toma de la ciudad por las fuerzas sublevadas, estas llevaron a cabo una brutal represión entre los defensores de la ciudad, y perpetraron la masacre de Badajoz, asesinando a entre 1.800 y 4.000 personas (según versiones).

Estos asesinatos fueron llevados a cabo en distintos lugares de la ciudad, sobre todo en la plaza de toros en los días posteriores a la batalla, y tuvieron una gran trascendencia internacional debido a la presencia de periodistas de diversos medios en la ciudad.

No es de extrañar que los autores pro-franquistas, anti-republicanos o simplemente de derechas se hayan centrado en el “terror rojo” y hayan olvidado el “terror blanco” y de “fascismo agrario” que se decretó desde las alturas del mando. La simbiosis entre la mentalidad africanista y el odio acumulado de los latifundistas generó un clima absolutamente letal. De lo que se trataba era de dar un vuelco que permitiese volver a los tiempos felices anteriores a las malhadadas reformas republicanas. El golpe militar se reveló en Andalucía y en Extremadura en toda su crueldad y en su naturaleza más genuina. Se inició con baños de sangre tan pronto como explotó. Queipo de Llano y Juan Yagüe, en particular, promovieron acciones violentísimas. La documentación militar de la época dice que se trataba de “lograr no solamente el castigo de los culpables sino la ejemplaridad”, un didactismo por el terror que enterrase literalmente y de una vez por todas la aspiración de los campesinos sin tierras de colectivizar las grandes fincas improductivas: una auténtica contrarreforma agraria de espaldas al pueblo.

La Batalla de Badajoz tuvo cuatro consecuencias inmediatas: 1) promovió un pacto de sangre entre quienes perpetraron las atrocidades que la jalonaron: ya no había marcha atrás; 2) expandió el territorio que los sublevados controlaban, tras enlazar con el ocupado por Mola, y que ya cubría desde Galicia a Andalucía occidental; 3) afectó a la cohesión republicana; 4) estimuló la sed de venganza: lo que no había ocurrido en muchos lugares controlados por la República durante los días iniciales de violencia desatada se produjo después.

Hay que referirse a la otra represión, la represión republicana,concretamente en el pueblo de Fuente de Cantos , el mismo 18-19 de julio de 1936, antes incluso de que legionarios y moros hubieran llegado a Sevilla.

Los hechos a los que se refiere el texto fueron el encierro de 56 personas en una iglesia de Fuente de Cantos, y la quema posterior de ésta, entre el 18 y 19 de julio de 1936. Perecieron 12 personas, ocho de ellas quemadas. Según cuenta Cayetano Ibarra en este libro, las tropas franquistas, tras la toma del pueblo, matarían a unas 300 personas.

Esta operación se repitió en Almendralejo el 7 de agosto con los encerrados en la cárcel, de los que asesinaron a 28. Todos ellos —unos 250 en total— en el camino hacia Badajoz el 14 de agosto, antes de esta fecha de la toma de Badajoz (en esta ciudad también una docena, y tenían «preparados» cerca de 400 en la cárcel, que se salvaron por la llegada de las tropas sublevadas).

Al principio



Club Deportivo Badajoz

El Club Deportivo Badajoz es un equipo de fútbol español de Badajoz, Extremadura. Fue fundado en 1905 y juega actualmente en la Tercera división española (grupo XIV).

El C.D. Badajoz se fundó el 15 de agosto de 1905. Es por tanto el Club Deportivo más antiguo de Extremadura y uno de los decanos del fútbol español. Formado al unirse de dos clubes, Racing y Sport, el club se convirtió en miembro de la liga cuando Francisco Fernández Marquesta donó al equipo su primer campo, el Vivero.

En la temporada 2005-2006 celebró su Centenario a las órdenes de su dueño Eloy Guerrero, y de la mano deportiva de Nene Montero.

Varias veces se ha quedado a las puertas de jugar en Primera división española, pero nunca ha llegado a hacerlo, en el recuerdo están las tardes de buen fútbol en la Segunda división española que ofreció a la ciudad.

En la temporada 2004-2005 estuvo cercana su desaparición, pero la voluntad de sus fieles seguidores, hicieron que el club mantuviese su identidad y hacer del Club Deportivo Badajoz un club centenario; y hasta hoy alma y corazón del fútbol de la capital pacense.

Milita en el grupo XIV de Tercera División, donde cumple su segunda temporada.

El día 31 de julio del año 2006 siendo máximo accionista Eloy Guerrero y siendo alcalde de la ciudad Miguel Celdrán, el CD Badajoz desciende a Tercera división tras no pagar en el plazo impuesto por la AFE a los jugadores. Unos pocos aficionados se reunieron a las 20:00 horas en los aledaños del Nuevo Vivero con la esperanza de que el Badajoz se salvara, pero no fue así. A eso de las 22:00 horas, Eloy Guerrero confirmaba a los allí presentes que no haría frente a la deuda contraída con los jugadores y que por tanto se vería abocado al descenso, como así se confirmó a las 0:00 horas del día 1 de agosto del 2006.

Una vez en tercera Eloy Guerrero llega a un acuerdo para la compraventa del C.D. Badajoz con el empresario Antonio Olivera Méndez, conocido en Badajoz como "Cachola" pero por diversos problemas ese acuerdo no se hace efectivo y las dos partes se enfrentan en un largo proceso legal que finalmente se cierra con la desestimación del acuerdo y la propiedad vuelve a Eloy Guerrero quien es actualmente el propietario de la entidad. Durante ese vacio de poder por la disputa entre los dos empresario los aficionados se organizan en la asociación Ambición Blanquinegra y llegan a un acuerdo con Eloy Guerrero para gestionar del Club durante dos años.

Desde mediadios del 2006 hasta mediados de 2008 el C.D. Badajoz es gestionado por "Ambición Blanquinegra", una asociación sin ánimo de lucro formada por los mismos aficionados que trabajan gratis por la supervivencia de su centenario club.

En el año 2007 el club entró en la Real Orden al Mérito Deportivo.

A principios de la temporada 2008-09 Eloy Guerrero llega a un acuerdo con un grupo de personas relacionadas con el deporte para que se hagan cargo de la gestión del club durante 3 temporadas. Con Dn.Antonio Guevara como presidente de la gestora.

Ultimamente se están creando varias webs de aficionados ligados al C.D. Badajoz, gesto que el C.D. Badajoz agradeció con un comuniado oficial en su página web.

Nuevo Vivero, inaugurado el 2 de diciembre de 1998 en un CD Badajoz 0 - CF Extremadura 0, y siendo el primer partido oficial el CD Badajoz 0 - CD Toledo 1, donde Quini consiguió el primer gol de su historia. Para el CD Badajoz, el primer gol lo consiguió Carlos Torres. El 9-9-99 se jugó en el estadio el partido perteneciente a la clasificación para la Eurocopa 2000 entre España y Chipre, con el resultado 8-0, y el 4-9-06 se disputó el partido correspondiente a la clasificación para la Eurocopa 2008 entre España y Liechtenstein, con el resultado 4-0.

Este estadio sustituye al mítico Estadio Vivero.

Las dimensiones del terreno de juego: 105 x 68. Aforo: 15.000 personas.

Al principio



Masacre de Badajoz

Cementerio Badajoz 1936.jpg

La masacre de Badajoz se produjo en los días posteriores a la Batalla de Badajoz, durante la Guerra Civil Española, y fue el resultado de la represión ejercida por el ejército sublevado contra civiles y militares defensores de la II República, tras la toma de la ciudad de Badajoz por las fuerzas sublevadas contra la II República española, que se llevó a cabo el 14 de agosto de 1936.

Constituye uno de los sucesos más controvertidos de la guerra, pues el número de víctimas de esta matanza varía ostensiblemente dependiendo de los historiadores que la han investigado. Además, al resultar vencedor de la contienda el bando sublevado, jamás se produjo una investigación oficial sobre lo sucedido en la ciudad extremeña. En cualquier caso, las estimaciones más comunes apuntan que entre 2.000 y 4.000 personas fueron ejecutadas, en unos hechos tipificados por varias asociaciones de derechos humanos como crímenes contra la humanidad. También se considera probado que se cometió genocidio, y desde 2007 existen varias denuncias interpuestas para tal consideración.

Al mando de las tropas que perpetraron la masacre de Badajoz se encontraba el general Juan Yagüe, quien, tras la guerra civil, fue nombrado ministro del Aire por el general Franco. A partir de estos hechos, Yagüe fue popularmente conocido como el carnicero de Badajoz.

Según el censo, Badajoz tenía 41.122 habitantes en 1930, por lo que de ser correcta la cifra de 4.000 ejecutados, el porcentaje de represaliados alcanzaría el 10% de la población.

La ocupación de Badajoz formó parte del avance desde Andalucía del ejército sublevado hacia el norte de la península. Su asalto era vital para ellos, pues significaba la unión del ejército del sur con el del general Mola que dominaba el norte. La ciudad se encontraba aislada tras la caída de Mérida unos días antes. El asedio fue llevado a cabo por 2.250 legionarios, 750 regulares marroquíes, y cinco baterías de artillería, al mando del entonces teniente coronel Juan Yagüe. El ataque final se produjo la tarde del 14 de agosto, tras bombardear la ciudad por tierra (a través de la artillería) y aire (mediante bombarderos alemanes Junkers Ju 87, los famosos Stukas) durante la mayor parte del día. El recinto amurallado era defendido por unos 3.000 milicianos republicanos y 500 soldados, al mando del coronel Ildefonso Puigdendolas. Tras abrir una brecha en las murallas por el este, junto a la Puerta de la Trinidad, y lograr el acceso también a la alcazaba, por la Puerta de Carros, se produjo una encarnizada lucha cuerpo a cuerpo, y la ciudad cayó en manos del ejército sublevado.

La situación en Extremadura al estallar la guerra civil el 18 de julio de 1936, contenía una serie de aditamentos que la diferenciaban del resto del país, especialmente debido a la Ley de Reforma Agraria, que otorgó a los campesinos (más del 50% de la población activa) la posibilidad de ser dueños de las tierras que trabajaban, a través de la expropiación a los latifundistas y que produjo un enorme enfrentamiento entre clases sociales, sobre todo cuando en marzo los campesinos de Badajoz decidieron acelerar la entrada en vigor de la ley e invadieron las fincas a las que iba a afectar.

Desde el estallido de la guerra, se habían producido en la zona algunos sangrientos sucesos, denominados como "represión republicana" que resultaron fatales para el desenlace de Badajoz, pues generales como Queipo de Llano o Juan Yagüe promovieron acciones criminales ejemplarizantes para castigar estas matanzas.

Los hechos a los que se refiere el texto fueron el encierro de 56 personas en una iglesia de Fuente de Cantos, y la quema posterior de ésta, entre el 18 y 19 de julio de 1936. Perecieron 12 personas, ocho de ellas quemadas. Según cuenta Cayetano Ibarra en este libro, las tropas franquistas, tras la toma del pueblo, matarían a unas 300 personas.

Esta operación se repitió en Almendralejo el 7 de agosto con los encerrados en la cárcel, de los que 28 fueron ejecutados, y en Badajoz, donde también se produjeron ejecuciones entre los partidarios del bando franquista.

Durante toda la jornada, se produjeron asesinatos por las calles de la ciudad, incluso de bebés de escasos meses, sobre todo a cargo de legionarios moros. El mismo día 14, Yagüe ordenó el confinamiento de todos los prisioneros -la mayoría civiles- en la plaza de toros. Se instalaron focos en los tendidos para iluminar la arena, y esa noche, comenzaron las ejecuciones indiscriminadas y sin juicios previos. Según artículos publicados por los corresponsales de Le Populaire, Le Temps, Le Figaro, Paris-Soir, Diário de Lisboa y Chicago Tribune se produjeron ejecuciones en masa, y las calles aparecían sembradas de cadáveres. Durante la primera jornada, existen testimonios de que hubo mil fusilados. El periodista norteamericano Jay Allen, en su crónica para el Chicago Tribune habló de 1.800 víctimas (hombres y mujeres) sólo la primera noche.

El martes 18 de agosto, el Premio Nobel de Literatura francés François Mauriac, publicó en primera plana de Le Figaro un artículo sobre los sucesos de Badajoz que conmocionó a Europa. El 30 de agosto apareció en el Chicago Tribune el famoso artículo de Jay Allen (ver recuadro inferior), en el que narró con gran crudeza los terribles sucesos que había presenciado durante su estancia en la ciudad.

El periodista portugués Mário Neves fue uno de los testigos de primera mano de los sucesos de Badajoz, en las crónicas que remitió al Diário de Lisboa, algunas de las cuales fueron censuradas por el gobierno de António de Oliveira Salazar, afín al bando franquista. Neves regresó a Portugal horrorizado por el espectáculo del que había sido testigo, y se juró no volver jamás a Badajoz, pero lo hizo en 1982, para recorrer los lugares donde presenció estos hechos en un documental para televisión.

El método para las ejecuciones fue el fusilamiento o ametrallamiento indiscriminado en grupo de personas participantes en la defensa de la ciudad o sospechosas de simpatizar con la República. Fueron llevadas a cabo por los legionarios y regulares moros procedentes del norte de África, fuerzas de la Guardia Civil y mandos locales de Falange Española (sobre este punto hay diversas versiones que apuntan que los regulares moros no participaron en la represión, pues partieron inmediatamente al frente). Posteriormente, la mayoría de los cuerpos fueron quemados junto a las tapias del Cementerio de San Juan. Según testimonios de algunos supervivientes, los fusilamientos se producían en grupos de 20, y luego se trasladaban los cadáveres en camiones al antiguo cementerio, donde eran incinerados y posteriormente depositados en fosas comunes. También se produjeron fusilamientos en otras zonas de la ciudad. Entre los represaliados se encontraban hombres y mujeres afectos a la República, obreros, campesinos, militares que participaron en la batalla, autoridades locales o simples sospechosos.

Tras la caída de la ciudad, el alcalde Sinforiano Madroñero y el diputado Nicolás de Pablo, ambos socialistas, cruzaron la frontera y huyeron a Portugal, pero fueron localizados por efectivos del régimen portugués y entregados a las tropas franquistas, que los fusilaron en Badajoz el 20 de agosto, frente a un frontón y sin juicio previo.

Posteriormente aparecieron testimonios, publicados el 27 de octubre por el diario La Voz, de Madrid, de que los fusilamientos en la plaza de toros fueron convertidos en una fiesta por los ejecutores, con público en sus gradas presenciando las matanzas, y que incluso algunas víctimas fueron banderilleadas y mutiladas, aunque este extremo nunca pudo ser verificado. En cambio, sí existen evidencias del sadismo con que fue llevado a cabo el exterminio. Tras conocer estos hechos, la propaganda franquista publicitó algunas leyendas y mitos para intentar ocultar la masacre, y algunos de los cronistas internacionales fueron desprestigiados o amenazados.

La masacre de Badajoz tuvo una gran influencia en el desarrollo de la guerra. La publicación en la prensa extranjera de estos sucesos ocasionó que Franco a partir de entonces ordenase el cese de matanzas que pudieran tener gran trascendencia mediática y perjudicase la imagen de los sublevados, y por otro lado, la propaganda republicana publicitó enormemente este hecho, convirtiéndolo en justificante de otros sucesos posteriores, como las matanzas de Paracuellos.

Según la Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores en sus páginas sobre Memoria Republicana , el periodista norteamericano Jay Allen dijo que hubo 4.000 ejecuciones, César M. Lorenzo aproximadamente 1.500, Manuel Tuñón de Lara 1.200 antes del 15 de agosto, Ricardo Sanz más de 3.000 y James Cleugh 2.000. El filósofo cristiano Jacques Maritain protestó contra el crimen de «cientos de hombres».

El escritor y militante socialista Julián Zugazagoitia escribió que "cientos de prisioneros fueron llevados a la plaza de toros donde, atraillados como perros de caza, eran empujados al ruedo para blanco de las ametralladoras que, bien emplazadas, los destruían con ráfagas implacables". Zugazagoitia fue fusilado en noviembre de 1940.

Una versión de la matanza de la plaza de toros que se pone en duda en la Historia de la Guerra Civil Española de Hugh Thomas citada anteriormente se puede ver en la página web de la Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores en "Memoria Republicana", y otra en la de CENIT (Portavoz de la regional exterior de la CNT-AIT).

El historiador Francisco Sánchez Ruano corrobora la versión de las matanzas de la plaza de toros, pero pone en duda que las cometieran los moros, ya que afirma que éstos partieron al frente inmediatamente después de la toma de la ciudad, atribuyendo a la Guardia Civil la autoría de las ejecuciones.

Otro historiador, David Solar, comparte la idea de que las matanzas en la plaza de toros fueron perpetradas por los mandos locales de Falange y de la Guardia Civil, para vengar su fracasada sublevación. Sitúa el número de víctimas en torno a las 2.000.

Francisco Pilo, escritor pacense, que escribió en 2001 dos libros sobre este tema (Ellos lo vivieron. Sucesos en Badajoz durante los meses de julio y agosto de 1936, narrados por personas que los presenciaron y La represión en Badajoz, continuación del anterior) pone en duda tanto la presencia de Jay Allen en Badajoz como el número de ejecuciones que éste refiere, en contra de la opinión mayoritaria defendida, entre otros, por Paul Preston, que considera a Allen un referente del periodismo de guerra.

El escritor Pío Moa, (Los mitos de la Guerra Civil. La Esfera de los Libros, Madrid, 2003. ISBN 84-9734-093-0) niega la existencia de las ejecuciones en la plaza de toros, y propone una cifra de entre 500 y 1.500 represaliados.

El historiador Javier Tusell (Franco en la Guerra Civil. Una biografía política, 1992. Premio Comillas de Biografía, Autobiografía y Memorias), además de considerar manipulados los datos de Moa, también llega a la cifra de 4.000 asesinados.

Uno de los estudios más exhaustivos y documentados sobre la matanza es el realizado por el historiador Francisco Espinosa, quien, en su libro La columna de la muerte (2003), documenta 1.389 ejecuciones, pero constata que las personas asesinadas podrían ser más de 3.800.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que lleva a cabo la tarea de localizar fosas comunes de víctimas de la represión, mantiene que el número de víctimas en Badajoz oscila entre las 4.000 y las 9.000.

Según algunos estudios, la campaña de ejecuciones masivas llevada a cabo en los primeros meses de la guerra obedece a una directriz de los principales líderes de la sublevación, Francisco Franco y Emilio Mola, para "purgar el país concienzudamente de todos los elementos rojos". Esta campaña ha sido denominada como política de exterminio del adversario político.

La ONU, que impidió su acceso a España tras la guerra, definió a través de su Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948, los actos que son constitutivos del delito de genocidio, perpretados con "la intención de destruir, total o parcialmente, a un colectivo ideológico, nacional, étnico, racial o religioso".

En 2004, la organización para la defensa de los derechos humanos Equipo Nizkor presentó un informe con el título "La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas", siendo el primer estudio sobre estos crímenes desde la perpectiva del Derecho Internacional, aludiendo en uno de sus apartados al exterminio de Badajoz como crímenes contra la humanidad en virtud del Estatuto de Nuremberg. El 18 de julio de 2005, Amnistía Internacional, tras tres años de trabajos, presentó su informe «España: poner fin al silencio y a la injusticia. La deuda pendiente con las víctimas de la guerra civil española y del régimen franquista», donde tipifica la masacre de Badajoz de acuerdo a las convenciones de la ONU sobre genocidio.

En 2006, el PSOE de Badajoz denunció como genocidio los hechos ocurridos en la ciudad en 1936.

El 18 de julio de 2007 varias asociaciones presentaron denuncias ante la Audiencia Nacional para la investigación de los hechos, pero éstas fueron desestimadas, ya que "los delitos habían prescrito o, en todo caso, estaban sujetos a la Ley de Amnistía de 1997". En septiembre de 2008, el juez de Instrucción número 5 de la Audiencia, Baltasar Garzón, volvió a impulsar estas denuncias. El fiscal de la Audiencia Nacional alegó que los delitos de genocidio y crímenes de lesa humanidad no estaban tipificados en el Código Penal de 1932, que regía cuando se cometieron, y que no se pueden aplicar con carácter retroactivo. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (Armhex), presentó a Garzón los datos documentados de 7.603 asesinados en la provincia de Badajoz, y éste (amparándose en que son delitos que no prescriben) imputó al régimen franquista, el 14 de octubre, un delito de genocidio por estos y otros sucesos.

Finalmente, el 18 de noviembre, el juez declaró extinguida la responsabilidad penal de Franco y de otros 44 altos mandos de su gobierno, tras haber comprobado el acta de defunción de todos ellos. Entre los imputados figuraban los nombres de Juan Yagüe y Carlos Asensio. Además transmitió la investigación de los crímenes a los juzgados de instrucción de las provincias en que están las fosas comunes, entre las que está incluida la de Badajoz.

Desde 1986, cada 15 de agosto se lleva a cabo en el Cementerio Viejo de Badajoz un acto de homenaje a las víctimas de la masacre de 1936. Además, la principal avenida de la ciudad lleva el nombre del entonces alcalde, Sinforiano Madroñero, del PSOE, que también fue ejecutado durante la matanza.

En 2002, se llevó a cabo la demolición de la antigua plaza de toros, y se levantó en el lugar el nuevo Palacio de Congresos de Badajoz, inaugurado en 2006. En el edificio se ubicó una escultura en recuerdo de las víctimas, obra de Blanca Muñoz, cuya sombra forma unas líneas inconexas pero dibuja una espiral cada 14 de agosto.

Al principio



Source : Wikipedia