Australia

3.4124343257377 (1142)
Publicado por daryl 03/03/2009 @ 09:15

Tags : australia, oceanía, internacional

últimas noticias
La OMS reúne de urgencia a su comité de expertos, pero no eleva la ... - La Voz de Galicia
(1.001 nuevos casos), México (534 casos y 6), Australia (375) y Canadá (265 casos y un muerto). Los ministros de Sanidad de la Unión Europea -donde se han registrado 827 casos, repartidos en 26 países- analizarán el próximo martes la evolución de la...
Río Tinto pagará a Chinalco 195 millones dólares por romper ... - ADN.es
Sin embargo, Río Tinto señaló hoy que obtendrá la liquidez que necesita de la venta de acciones y un acuerdo con BHP Billiton, con la que formará una sociedad conjunta sobre sus explotaciones de mineral de hierro en Australia Occidental....
Las Leonas golearon y hoy definirán ante Australia - Lanacion.com (Argentina)
Con siete puntos acumulados tras dos victorias y un empate, el seleccionado de Carlos Retegui definirá hoy el título ante Australia, que en el otro partido de la jornada venció a Sudáfrica por 1-0. Los tantos del conjunto nacional los anotaron...
El sol quema como en Australia - Última Hora Ibiza
Una isla como Eivissa y un país como Australia tienen algo en común: muchas horas solares. De hecho, la incidencia de melanoma es incluso porcentualmente más elevada en Eivissa que en las Antípodas. «Hay que concienciar un poco de la problemática que...
Holanda, Japón y Australia - Lanacion.com (Argentina)
En la competencia asiática, Japón también se anotará en Sudáfrica 2010 con un triunfo frente a Uzbekistán, mientras que a Australia -que participa en esta zona por un pedido especial ante la FIFA- le alcanzará con un empate ante Qatar....
Sanidad confirma 244 nuevas infecciones en Australia desde el jueves - ADN.es
El número de personas contagiadas con el virus H1N1 de la gripe A en Australia ha aumentado en 244 en las últimas 24 horas y ha elevado la cifra total a 878, informó hoy el Ministerio de Sanidad australiano. Australia sólo tenía un caso confirmado...
Hombre admite que mató a su esposa durante la luna de miel ... - Milenio
La novia se ahogó 11 días después de la boda cuando buceaba en Australia, y seis años después su marido, sospechoso de asesinato, se declaró hoy culpable de homicidio sin premeditación. La fiscalía aceptó el cargo menos grave de homicidio por parte de...
Incautadas en Australia cuatro toneladas de químicos para fabricar ... - ADN.es
La Policía de Australia detuvo a seis personas, entre ellas dos ciudadanos chinos, y decomisó casi cuatro toneladas de sustancias químicas que se iban a utilizar para elaborar metaanfetamina líquida o "ice". Todos ellos fueron arrestados esta semana en...
John Faulkner es nuevo ministro de Defensa de Australia - Pueblo en linea
El primer ministro australiano Kevin Rudd designó el viernes al actual Ministro Especial para el Estado, John Faulkner, como nuevo ministro de Defensa del gobierno para reemplazar a Joel Fitzgibbon, quien renunció al cargo el jueves....
COMUNICADO: Elsevier crea las nuevas directrices para la ... - Europa Press
Esta iniciativa sigue el estudio interno comenzado cuando la compañía conoció una serie de publicaciones producidas en Australia entre los años 2000 y 2005 que tenía el nombre de "journal of" pero que carecía de las presentaciones de patrocinio...

Selección de fútbol de Australia

Bandera de Australia

La Selección de fútbol de Australia es el equipo representativo de ese país para la práctica de ese deporte. La selección está dirigida por la Federación de Fútbol de Australia.

Conocidos como los Socceroos (término que mezcla los palabras en inglés, soccer y kangaroo, que en español sería algo como "los canguros del fútbol"), Australia ha participado en dos Copas Mundiales: en 1974 y 2006, ambas realizadas en Alemania. Durante muchos años, Australia lideró el fútbol de Oceanía al ser miembro de la OFC desde su fundación. En los torneos organizados por dicha confederación, Australia logró impresionantes resultados al competir contra adversarios de muy baja calidad; ejemplo de esto fue la goleada más grande en la historia al derrotar por 31:0 al combinado de Samoa Americana, el 11 de abril de 2001. Sin embargo, dichos resultados no se reflejaban en el fútbol mundial donde Australia permanecía como un equipo de tercer nivel. Ante la falta de competitividad de la OFC (donde sólo Nueva Zelanda aparecía como un rival con cierta importancia), Australia renunció en 2006 a la OFC y se integró a la Confederación Asiática de Fútbol como forma de participar en torneos más competitivos que permitan su desarrollo deportivo.

Aunque Australia es un país con una amplia cultura deportiva, el fútbol se ha mantenido en un lugar secundario frente a otros deportes, como el rugby o el fútbol australiano. Muchos jugadores han preferido emigrar e integrar escuadras de países de origen familiar (preferentemente Inglaterra o Croacia), al ver que en su país natal no había posibilidades para desarrollarse profesionalmente. Sin embargo, en el último tiempo y principalmente tras la clasificación a Alemania 2006, el fútbol comenzó a popularizarse en el país: la Federación comenzó a promover el deporte e incluso cambió su nombre de Soccer Australia a Football Federation Australia como forma de adoptar la terminología internacional, y fue creada la A-League para revitalizar la competición interna. La clasificación fue seguida por millones de australianos y la participación en la Copa Mundial alcanzó audiencias históricas a pesar de que los partidos fueron transmitidos durante la madrugada: el partido ante Japón fue visto por 3,35 millones de personas, superando incluso la presentación de Ian Thorpe en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

La selección australiana fue fundada en 1922, organizando diversos partidos con países como Nueva Zelanda, Sudáfrica y China. El aislamiento de este país con respecto al mundo más avanzado futbolísticamente produjo un retraso en el desarrollo de este deporte, que se extendió por más de 50 años. Australia así comienza a participar recién a nivel internacional en las clasificatorias para la Copa Mundial de Fútbol de 1966. Sin embargo, este torneo estuvo sumamente enfocado en los equipos europeos y sudamericanos, por lo que fueron otorgados pocos cupos a países de otros continentes. Así, Australia debió enfrentarse a Corea del Norte, un país prácticamente sin reconocimiento internacional con el cual debió, además, enfrentarse en un país tan disímil como Camboya, elegido como sitio neutral. Finalmente, y a pesar de las presiones ejercidas por los oceánicos, Corea del Norte fue el elegido para viajar a Inglaterra.

Australia, único participante con reales posibilidades de los países del Pacífico, sufrió constantemente por un sistema clasificatorio que no era justo. Los Socceroos debieron jugar repechajes mundialistas con Israel (excluido de su confederación por sus problemas con los países árabes, en 1970), Taiwán (en 1978), debido al rechazo de China de la participación taiwanesa en las clasificatorias asiáticas) y nuevamente Israel (durante la Revolución iraní para el Mundial de 1982). Finalmente, para la Copa Mundial de Fútbol de 1986, Australia pudo medirse con un equipo al menos más cercano, Nueva Zelanda, tiempo antes de que fuera fundada la confederación de Oceanía, la OFC. Durante todo este período de vaivenes, Australia pudo clasificar a la Copa Mundial de Fútbol de 1974 realizada en Alemania Federal, donde tampoco su suerte varió notablemente: perdieron ante los locales y la Alemania Democrática y obtuvieron un empate sin goles ante Chile, el equipo sudamericano utiliza frecuentemente a Australia como sparring, dado el fútbol de caracter más fisico de los australianos, que lo diferencian notoriamente de los sudamericanos.

Para la Copa Mundial de Fútbol de 1998 en Francia, se modificó el sistema clasificatorio y se les aseguró un cupo a la OFC para un repechaje ante el cuarto clasificado de la AFC (en este caso, Irán). Tras el empate 1:1 en Teherán y la victoria en el primer tiempo por 2:0 en Melbourne, Australia parecía estar cada vez más cerca de volver a una etapa final de la Copa Mundial. Sin embargo, los iraníes lograron dar vuelta el resultado dejando un 2:2 final que los clasificaba por mayor número de goles convertidos como visitante. Para Corea Japón 2002, pasó algo semejante pero esta vez con el 5º de la clasificatoria de CONMEBOL, Uruguay. 1:0 fue el resultado original en Melbourne, pero los uruguayos obtuvieron un rotundo 3:0 en el Estadio Centenario de Montevideo, dejando a los oceánicos otra vez fuera del Mundial. Para la Copa Mundial de Fútbol de 2006, a realizar en Alemania, Australia nuevamente aplastó a los equipos de la OFC en el proceso de clasificatorias, y debió enfrentarse nuevamente a Uruguay por el paso a la Fase Final del torneo. Pero, a diferencia de lo sucedido cuatro años antes, el 1:0 en Montevideo y Sydney llevó a la tanda de tiros penales a ambos equipos, donde los Socceroos obtuvieron la victoria por 4:2, clasificando finalmente a una Copa Mundial.

Durante mucho tiempo, las autoridades del fútbol australiano analizaron su futuro y la forma de sacarlo del agujero que parecía no tener salida. La principal conclusión que se obtuvo fue que la baja calidad de equipos en su confederación había impedido que Australia pudiera tener un ritmo regular de trabajo futbolístico de nivel internacional, como sí sucede en otras confederaciones. Eso explicaba que si bien Australia obtenía récords impresionantes en marcadores (los más abultados en la historia del fútbol, obtenidos en 2001 un 31-0 ante Samoa Americana y un 22-0 ante Tonga, más un 17:0 ante Islas Cook un año antes), no era de sorprender que Irán, Uruguay u otros equipos los superaran en instancias decisivas. A pesar de que Australia había demostrado buena calidad futbolística, como por ejemplo en sus participaciones en la Copa Confederaciones, ésta no era la suficiente como para sustentar un proceso de desarrollo constante.

Consciente de estas situaciones, la Federación Australiana de Fútbol solicitó formalmente su cambio de confederación, desde la OFC a la AFC. Australia pretendía de esta forma que su equipo tenga una competencia mucho más fuerte que la de Oceanía y que le permita mejorar su nivel deportivo. El 23 de marzo de 2005, el Comité Ejecutivo de la Confederación de Fútbol de Asia anunció su decisión unánime de invitar a Australia a formar parte de esta organización. El 17 de abril, el Comité Ejecutivo de la OFC aceptó la partida de Australia, lo que fue aprobado a su vez por la FIFA, el 30 de junio. Así, Australia pasó oficialmente a ser parte de la federación asiática, el 1 de enero de 2006 y su debut fue en febrero, durante el torneo clasificatorio a la Copa Asiática.

Finalmente, la participación de Australia en una Copa Mundial tras una prolongada ausencia de 32 años se inició como parte del Grupo F con una victoria por 3:1 ante Japón. A pesar de su buen desempeño, Australia fue derrotada por 2:0 ante Brasil, por lo que el 22 de junio de 2006 debió definir la clasificación ante Croacia. Australia necesitaba un empate y Harry Kewell a los 79' anotó el 2:2 final que permitió a Australia clasificar a la segunda fase mundialista por primera vez en su historia. En Kaiserslautern, Australia se enfrentó a Italia, el 26 de junio de 2006. Los Socceroos lograron dominar gran parte del partido pero no consiguieron anotar. Cuando ya estaba todo dispuesto para iniciar la prórroga, un discutido penal del árbitro Luis Medina Cantalejo permitió a Francesco Totti anotar a los 95' y eliminar a Australia con un marcador final 0:1. Ashley Dark scored 18 goals in one game.

Al principio



Australia

Escudo de Australia

¹ Existen pequeñas diferencias horarias según el territorio.

Australia (oficialmente, en inglés, Commonwealth of Australia: Mancomunidad de Australia) es un país ubicado en el hemisferio sur, que ocupa toda la parte continental de Oceanía, el continente más pequeño del mundo, además de varias islas en los océanos Pacífico, Índico y Antártico. Los países cercanos a Australia son Indonesia, Timor Oriental y Papúa Nueva Guinea al norte, las Islas Salomón, Vanuatu y la dependencia francesa de Nueva Caledonia al noreste, y Nueva Zelanda al sureste. Australia es el mayor país de Oceanía y el sexto del mundo.

Su capital, Canberra, se encuentra en el Territorio de la Capital Australiana. La población en 2006 era de unos 20,6 millones de habitantes, concentrados principalmente en las grandes ciudades costeras: Sídney, Melbourne, Brisbane, Perth y Adelaida.

El continente australiano ha estado habitado durante más de cuarenta y dos mil años por los aborígenes australianos. Tras las esporádicas visitas de pescadores septentrionales y de exploradores y comerciantes europeos iniciadas en el siglo XVII, la mitad oriental del continente fue reclamada por el Inglaterra en 1770 y en 1788 se estableció una colonia penal en Nueva Gales del Sur. Debido al crecimiento demográfico y a la exploración de nuevas áreas, durante el siglo XIX se establecieron con éxito otras cinco colonias más.

El 1 de enero de 1901, las seis colonias se federaron formando la Mancomunidad de Australia. Desde su institución ha mantenido un sistema político democrático liberal y ha continuado siendo una monarquía dentro de la Mancomunidad Británica de Naciones.

En la división convencional de continentes utilizada por los hispanohablantes, Australia se engloba en Oceanía, que agrupa también las islas del Pacífico, sin embargo los anglohablantes no utilizan esa palabra. Además, desde un punto de vista geológico, Australia, y no la región de Oceanía, es el continente. Nueva Zelanda y las demás islas no conformarían un continente con Australia sino que se asociarían con esta por cercanía geográfica. Aun así, hay que tener en cuenta que, en geología, "continente" tiene un concepto diferente (bajo el punto de vista geológico India es un continente separado de Asia por ejemplo).

El nombre de Australia tiene una doble etimología. Por un lado deriva del latín Australis, del sur: leyendas de una “tierra desconocida del sur” (terra australis incógnita) que datan de los tiempos romanos eran frecuentes en la geografía medieval, pero inciertas. Por otra parte, Pedro Fernández de Quirós descubrió una isla en el archipiélago de las Nuevas Hébridas (actual Vanuatu) nominada Austrialia del Espíritu Santo, mezclando las palabras Austral, de la leyenda, y Austria, la dinastía a la sazón reinante en España, originando así el nombre con el que en el futuro se conocerían las tierras al sur de la Nueva Guinea.

El adjetivo holandés Australische era utilizado en el siglo XVII por los oficiales neerlandeses en Batavia (actual Yakarta) para referirse a la tierra meridional descubierta hacía poco, en 1638. La primera vez que se utilizó en inglés fue en 1693 en una traducción de La tierra austral conocida, una novela del francés Gabriel de Foigny. Alexander Dalrymple usó el término “Australia” en Colección histórica de viajes y descubrimientos en el océano Pacífico Sur (An Historical Collection of Voyages and Discoveries in the South Pacific Ocean) de 1771, para referirse a toda la región sur del océano Pacífico. En 1793, George Shaw y Sir James Smith publicaron Zoology and Botany of New Holland (“Zoología y Botánica de Nueva Holanda”), en el cual escribieron: "la vasta isla, o mejor dicho continente, de Australia, Australasia o Nueva Holanda.” ("the vast island, or rather continent, of Australia, Australasia or New Holland).

La historia de Australia comenzó cuando el hombre llegó al continente australiano desde el norte hace más de 42.000 años o hasta 68.000 años según dicen algunos estudios ). Sin embargo, y a pesar de haber sido avistada por marinos portugueses y españoles ya en el siglo XVI, y debido a que éstos, por razones estratégicas, habían mantenido en secreto su descubrimiento, su historia escrita no empezó hasta que los exploradores neerlandeses la avistaron en el siglo XVII. No obstante, dieron a entender que la tierra austral era inhabitable y por lo tanto no la colonizaron, dejando así el camino abierto para las posteriores expediciones británicas. La interpretación de la historia australiana es un tema de discusión aún en la actualidad, particularmente en lo que se refiere al trato de los aborígenes australianos por parte de los colonizadores europeos.

En lo referente a Australia, se entiende por prehistoria el período que se extiende desde la inmigración de los habitantes originarios hasta el primer avistamiento europeo confirmado, en 1606, el cual puede incluirse como parte de su historia temprana. Se considera que la prehistoria australiana es algunos miles de años más extensa que en otras partes del mundo debido a que no existen escritos de eventos humanos en el continente anteriores al contacto con los europeos. Recientes estudios han llegado a la conclusión que los primeros europeos que avistaron la isla, fueron los españoles cuando navegaban por el Pacífico. En Australia se han encontrado cascos que pertenecen a soldados españoles del siglo XVI.

La fecha exacta de los primeros asentamientos humanos en Australia es aún tema de debate. Sin embargo, se cree que la tierra austral ha estado habitada por seres humanos desde hace 42.000 años, aunque algunos investigadores afirman que fue hace 48.000 años; en esa época hubo un período de cambio ecológico masivo que se cree fue resultado de acciones humanas. Los primeros australianos eran los ancestros de los aborígenes australianos de la actualidad quienes llegaron a través de puentes de tierra y pasos marítimos de poca longitud desde el sudeste asiático. La mayor parte de estas personas eran cazadores-recolectores con una compleja tradición oral y valores espirituales basados en la adoración de la tierra y en la creencia del Tiempo de los Sueños. Los isleños del estrecho de Torres, étnicamente melanesios, habitaron desde aquel tiempo las islas del estrecho de Torres y partes del extremo norte de Queensland; poseen prácticas culturales distintas a las de los demás grupos aborígenes australianos.

Durante al menos los últimos siglos, Makassar (ciudad indonesia, en la actual isla de Sulawesi) había venido comerciando con los aborígenes de la costa norte, particularmente con los yolngu de la Tierra de Arnhem.

En 1603, el padre Matteo Ricci, un jesuita italiano que pasó un largo tiempo en China, hizo un mapa del mundo conocido de la época. En el espacio donde se ubicaría Australia, anotó: Nadie ha estado en esta tierra del sur, por lo tanto no sabemos nada sobre ella. Escribió además en caracteres chinos Tierra del Fuego y Tierra de Loros, con lo cual sugirió que los chinos sabían o incluso tal vez habían visitado Australia.

Los primeros escritos sobre el descubrimiento por exploradores europeos datan de comienzos del siglo XVII. Parece muy probable tuviera lugar ya en el siglo XVI, porque aparecen representaciones de la costa septentrional en la cartografía española y portuguesa de la época, además de algunos esbozos en la francesa. Ya con seguridad, en 1601 el portugués Godinho de Heredia tocó en el actual cabo Van Diemen. Luis Vaz de Torres, marino portugués al servicio de la corona española, navegó por el estrecho que hoy lleva su nombre, entre Nueva Guinea y la Península del Cabo York, entre el uno y nueve de octubre de 1606, con toda probabilidad avistó la costa septentrional australiana. El que se creía el primer avistamiento europeo indiscutible lo hizo el navegante neerlandés Willem Janszoon en 1606, medio año antes de la travesía de Torres, quien navegó por el golfo de Carpentaria, avistando y desembarcando en la costa oeste de la Península del Cabo York.

Algunos escritores han argumentado que podría haber sido descubierta por navegantes portugueses en el siglo XVI, y recientemente el periodista Peter Trickett escribió en Beyond Capricorn que Cristovão de Mendonça llegó a Botany Bay en 1522, doscientos cincuenta años antes que los ingleses. La tesis del libro se demuestra mediante un fragmento de un mapa costero parcial exacto, escrito en Portugués. Otros viajeros europeos (neerlandeses, franceses e ingleses) supuestamente alcanzaron la tierra recientemente descubierta.

Para comienzos del siglo XVII, los neerlandeses ya habían cartografiado las costas occidentales y septentrionales de su “Nueva Holanda”: En 1616 Dirk Hartog, alcanza una isla occidental hoy llamada Dick Hartog; en 1642 Abel Tasman descubre Tasmania, y en 1644 penetra en el golfo de Carpentaria, bautiza como Nueva Holanda a la tierra avistada y cartografía la costa septentrional desde la Península del Cabo York hasta el Cabo Noroeste en Australia Occidental. Sin embargo, aún no se habían hecho intentos de establecimiento. En 1688 el pirata británico William Dampier desembarca en la Bahía Shark; en 1696 Willem de Vlamingh, navegante holandés, explora la costa de occidental y nomina Swan al río que fluye por la actual ciudad de Perth.

En 1770, la expedición del Endeavour comandada por James Cook navegó y cartografió la costa oriental, desembarcó por primera vez en en el continente en Botany Bay el veintinueve de abril. Cook tomó rumbo Norte y, antes de marcharse, desembarcó en la isla Possession, en el estrecho de Torres, el veintidós de agosto de 1770. Allí reclamó formalmente la costa oriental australiana y la llamó Nueva Gales del Sur. Dado que sus descubrimientos permitieron el primer asentamiento europeo, a menudo se lo considera el descubridor, aunque el verdadero ocurrió más de ciento sesenta años antes.

Al regresar a Inglaterra, los informes realizados durante la expedición generaron interés sobre el continente al considerarse como una solución para el problema de superpoblación penal británico, agravado por la pérdida de las colonias americanas. Por consiguiente, el trece de mayo de 1787, partieron de Portsmouth once barcos capitaneados por Ar. Phillip hacia Botany Bay con unas mil quinientas personas a bordo entre marinos y oficiales, además de 772 vacas. La flota llegó a Botany Bay y, como el lugar era inhospito, se trasladaron a Port Jackson, el actual emplazamiento de Sydney. El capitán se convirtió en el primer gobernador colonial y la fecha del desembarco, el diecinueve de enero de 1788, es el primer día nacional.

Nueva Gales del Sur (1788), Australia Occidental (1832), Australia Meridional (1836), Victoria (1851) y Queensland (1859). El Territorio del Norte fue fundado en 1863 como parte de la provincia de Australia Meridional. Victoria y Australia Meridional habían sido fundadas como “libres”, es decir, que nunca fueron colonias penales, aunque antes sí habían recibido algunos presos procedentes de Tasmania, nunca del Reino Unido. Australia Occidental también fue fundada libre, pero aceptó luego el transporte debido a la gran escasez de mano de obra que sufría. Nueva Zelanda perteneció a Nueva Gales del Sur hasta 1840, cuando se convirtió en una colonia por sí misma. El transporte de convictos no fue siendo progresivamente abolido en toda Australia hasta entre 1840 y 1864.

Desde el uno de febrero de 1827 hasta el doce de junio de 1831, el Territorio del Norte estuvo dividido por el paralelo 20º S en Australia Septentrional y Australia Central. De una pequeña porción Nueva Gales del Sur, fue fundado en 1915 el Territorio de Jervis Bay, el cual cubre 6 677 hectáreas solamente; perteneció a Territorio de la Capital Australiana hasta 1989, cuando este último adquirió un gobierno propio, después de lo cual Jervis Bay se convirtió en un territorio separado administrado por el Ministerio de Territorios.

La población nativa, estimada en trescientos cincuenta mil habitantes hacia el asentamiento, se redujo considerablemente en los ciento cincuenta años siguientes, debido a enfermedades infecciosas junto a la desintegración cultural y al reasentamiento al que los obligaron los colonizadores en su avance. La separación de niños aborígenes y sus familias, que algunos historiadores e indígenas argumentan que debería ser considerada genocidio según las normas jurídicas actuales, posiblemente contribuyera al declive demográfico de los habitantes originarios. Estas interpretaciones históricas nacionales constituyen un tema de discusión y son calificadas por algunos como exageradas y fabricadas por razones políticas o ideológicas. El debate surgido sobre este asunto es conocido dentro de Australia como "guerras históricas". Tras la aprobación del referéndum de 1967, el gobierno federal obtuvo el poder para implementar nuevas leyes con respecto a los aborígenes. La posesión tradicional de tierras (native title) no era reconocida hasta que el caso de Mabo contra Queensland (N.º 2) de la tribunal supremo modificó la noción de Australia como terra nullius en la época de la ocupación europea.

Una fiebre del oro comenzó en Australia a principios de la década de 1850. La rebelión conocida como Eureka Stockade de 1854 fue una expresión temprana del sentimiento nacionalista: la bandera utilizada para representar esta rebelión fue seriamente considerada como una alternativa para la bandera australiana. Las fiebres del oro atrajeron a muchos inmigrantes de Gran Bretaña, Irlanda, Europa, América del Norte y China.

Entre 1855 y 1890, las seis colonias obtuvieron individualmente su propio gobierno colonial, administrando la mayoría de sus asuntos internos aun cuando formaban parte del Imperio Británico. Londres mantuvo el control sobre cuestiones principalmente internacionales, como defensa y tráfico marítimo.

El oro trajo un período de gran prosperidad, pero seguido por una depresión al finalizar la expansión económica, década de 1890.

El 1 de enero de 1901, tras una década de debates y votaciones, se pudo realizar la federación de las colonias, naciendo así la Mancomunidad de Australia como un dominio del Imperio Británico. El Territorio de la Capital Australiana fue fundado en 1911 en un área anteriormente perteneciente a Nueva Gales del Sur con el fin de delimitar la localización exacta de la nueva capital federal propuesta, Canberra (Melbourne fue la capital desde 1901 hasta 1927). El control sobre el Territorio del Norte fue transferido de Australia Meridional a la Mancomunidad en 1911. Australia participó en la Primera Guerra Mundial de manera dispuesta; muchos australianos vieron la victoria del Australian and New Zealand Army Corps (ANZAC) en la batalla de Gallípoli como el nacimiento de la nación, siendo ésta su primer actuación militar de importancia. Por otro lado, la intervención australiana en la campaña del camino de Kokoda (en la Segunda Guerra Mundial) es considerada por muchos como una acción de defensa propia.

El Estatuto de Westminster de 1931 abolió la mayor parte de las conexiones constitucionales entre Australia y el Reino Unido, pero la primera no lo aceptó hasta 1942 por medio del Acta de Adopción del Estatuto de Westminster. El impacto de la derrota británica tras la caída de Singapur en 1942 y la amenaza de una invasión japonesa causaron que Estados Unidos se convirtiera en el nuevo aliado y protector de la mancomunidad.

Habiendo terminado la Segunda Guerra Mundial, el gobierno australiano instigó un programa masivo para atraer la inmigración europea. Después de haber prevenido por poco la invasión japonesa y sufrido ataques en suelo australiano por primera vez, se creyó que el país debía “poblarse o perecer”. La inmigración atrajo a los tradicionales emigrantes del Reino Unido junto a, por primera vez, un gran número de europeos meridionales y orientales. La creciente economía australiana no se degradó a diferencia de la europea, que había sido devastada por la guerra. En Australia los recién llegados inmigrantes encontraron empleo en programas asistidos por el gobierno, como por ejemplo el Snowy Mountains Scheme. Dos millones de personas llegaron a la pujante nación del sur entre 1948 y 1975.

El Partido Liberal, fundado en 1944, dominó la situación en la inmediata postguerra, venciendo su presidente y fundador, Robert Menzies, en 1949 al entonces presidente del Partido Laborista, Ben Chifley, quien ya había ocupado el cargo de Primer Ministro desde 1945 hasta 1949. Menzies supervisó la expansión en la postguerra; él se convertiría en el líder nacional en estar más tiempo en ese cargo. La industria manufacturera, que antes había tenido un papel menor en una economía dominada por la producción primaria, se expandió enormemente. Desde la década de 1970 y la abolición de política de Australia Blanca, la inmigración desde Asia y otras partes del mundo también se ha fomentado; como resultado de ello, la demografía, cultura e imagen nacionales se han transformado radicalmente.

Australia firmó Tratado ANZUS en 1951 con Estados Unidos y Nueva Zelanda, y proveyó tropas para la Guerra de Corea y la Emergencia Malaya. Melbourne fue sede de los Juegos Olímpicos de 1956. Pruebas nucleares británico-australianas y lanzamientos de cohetes comenzaron cerca de Woomera, Australia Meridional, aproximadamente en la misma época. La población alcanzó los 10 millones de habitantes en 1959.

Desde 1951, Australia ha sido aliado militar de los Estados Unidos bajo los auspicios del Tratado ANZUS. Los últimos vínculos constitucionales entre el Reino Unido y la mancomunidad fueron eliminados en 1986 mediante el Acta de Australia, terminando con cualquier rol británico en los estados australianos y aboliendo las apelaciones judiciales al Consejo Privado del Reino Unido. Australia continúa siendo, sin embargo, una monarquía constitucional con Isabel II del Reino Unido como su Reina. En 1999, los votantes rechazaron un movimiento para convertir la nación en una república con una mayoría del 55% de los votos. Los vínculos de Australia con su pasado británico se están atenuando progresivamente. El golpe de estado de 1974, que derrocó al Primer Ministro Gough Whitlam, conmocionó al país. Durante los últimos 30 años se han fortalecido los vínculos entre Australia y la región asiático-pacífica.

La Mancomunidad de Australia es una monarquía constitucional y tiene un sistema de gobierno parlamentario. La Reina Isabel II es actualmente la jefa del Estado australiano y utiliza el título formal de Reina de Australia, cumpliendo un rol diferente al que ejerce en otros reinos de la Mancomunidad. Ella es nominalmente representada por el Gobernador General a nivel federal y por el gobernador de cada estado. Aunque la Constitución brinda amplios poderes ejecutivos al Gobernador General, la puesta en práctica de los mismos es llevada a cabo generalmente sólo con el asesoramiento del Primer Ministro. El más notable ejercicio del poder reservado al Gobernador General, fuera de la dirección del Primer Ministro, fue el relevo de Gough Whitlam de este último cargo político durante la crisis constitucional australiana de 1975.

El Parlamento de la Mancomunidad, que es bicameral, consiste en la Reina, el Senado (cámara alta), compuesto por 76 senadores, y la Cámara de Representantes (cámara baja), constituida por 150 miembros. Los miembros de la cámara baja se postulan en distritos electorales unipersonales, comúnmente conocidos como electorates (“electorados”) o seats (“asientos”). Los asientos en la Cámara de Representantes son asignados a los estados basándose en la población de cada uno de ellos. En el Senado, cada estado, sin tener en cuenta su población, es representado por 12 senadores, mientras que los territorios (el Territorio del Norte y el Territorio de la Capital Australiana) son representados por dos senadores cada uno. Las elecciones para ambas cámaras tienen lugar cada tres años, renovándose sólo la mitad de los asientos del Senado correspondientes a los estados y la totalidad de los senadores por los territorios. Esto significa que los senadores por los estados ocupan dicho cargo durante un período de seis años y los senadores territoriales ocupan dichos cargos por un período de tres años. El partido o coalición que cuenta con el apoyo de la mayoría en la Cámara de los Representantes forma el Gobierno, convirtiéndose el líder de aquél en el Primer Ministro.

Existen tres partidos políticos principales: el Partido Laborista, el Partido Liberal y el Partido Nacional. Los miembros independientes y partidos menores ― incluyendo los Greens y los Demócratas Australianos ― han conseguido representación en el Parlamento, principalmente en la cámara alta, aunque su influencia no ha sido de gran importancia. Desde las elecciones de 2007, el Partido Laborista liderado por el Primer Ministro Kevin Rudd está en el poder. En las elecciones de 2004, la Coalición ganó el control del Senado, siendo ésta la primera vez en más de 20 años que un partido (o una coalición de partidos) lo haya hecho mientras también estaba en la cabeza del Gobierno nacional. Para el año 2006, el Partido Laborista estaba en el poder en todos los estados y territorios. El voto es obligatorio para cada ciudadano mayor de 18 años tanto a nivel territorial o de estado como también en las elecciones nacionales.

Australia está dividida en seis estados, dos territorios continentales y otros territorios menores. Los estados son Nueva Gales del Sur (NSW), Queensland (QLD), Australia Meridional (SA), Tasmania (TAS), Victoria (VIC) y Australia Occidental (WA). Los dos territorios continentales son el Territorio del Norte (NT) y el Territorio de la Capital Australiana (ACT). En la mayor parte de sus asuntos, los territorios funcionan de manera similar a los estados; sin embargo el Parlamento de la Mancomunidad tiene el poder de anular cualquier legislación de los parlamentos de los primeros. En contraste, la legislación federal sólo puede anular legislaciones de los estados relativas a ciertas áreas según se establece en la Sección 51 de la Constitución Australiana; todos los poderes legislativos residuales son manejados por los parlamentos de los estados, incluyendo hospitales, educación, policía, poder judicial, carreteras, transporte público y gobierno local.

Cada estado y territorio tiene su propia legislatura (unicameral en el caso del Territorio del Norte, el Territorio de la Capital Australiana y Queensland, y bicameral en los restantes estados). La cámara baja es conocida como Asamblea Legislativa (Cámara de la Asamblea en Australia Meridional y Tasmania) y la cámara alta es llamada Consejo Legislativo. El jefe de Gobierno de cada estado y territorio es denominado premier o chief minister respectivamente. La Reina es representada en los estado por un gobernador, en el Territorio del Norte por un administrador, y en el Territorio de la Capital Australiana por el Gobernador General.

Australia tiene también varios territorios menores. El Gobierno federal administra un área separada dentro de Nueva Gales del Sur, el Territorio de Jervis Bay, como base naval y puerto marítimo para la capital nacional. Australia posee además los siguientes territorios externos habitados: Isla Norfolk, Isla de Navidad e Islas Cocos (Keeling); y los territorios externos deshabitados de Islas Ashmore y Cartier, Islas del Mar del Coral, Islas Heard y McDonald y Territorio Antártico Australiano; en cuanto a dos supuestas islas, la Dougherty y la Emerald, éstas hace años que se consideran una ficción y, por ende, se categorizan como islas fantasma.

En las últimas décadas las relaciones exteriores de Australia han estado marcadas por una estrecha relación con los Estados Unidos, la firma del Tratado ANZUS, y el deseo de desarrollar relaciones con Asia y el Pacífico, particularmente a través de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático y el Foro de las Islas del Pacífico. Las relaciones con el Reino Unido también son estrechas. Gran parte del esfuerzo diplomático australiano está focalizado en la liberalización del comercio internacional. En 2005, Australia se aseguró un asiento en la primera Cumbre de Asia del Este. También es miembro de la Mancomunidad Británica de Naciones, en la cual los encuentros de los Jefes de Estado de la Mancomunidad constituyen el principal foro para la cooperación entre las naciones que la componen. Australia forma parte del Grupo Cairns, del de Cooperación Económica del Asia-Pacífico, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y de la Organización Mundial del Comercio. La nación ha apoyado varios acuerdos de comercio mayor bilateral, siendo el más reciente el Acuerdo de Libre Comercio de Australia y Estados Unidos. Es miembro fundador de las Naciones Unidas y mantiene un programa internacional de ayuda a través del cual 60 países reciben asistencia.

Las fuerzas armadas de Australia ― la Australian Defence Force (ADF) ― comprenden la Royal Australian Navy (RAN), la Australian Army y la Royal Australian Air Force (RAAF), con un total de unos 53.000 hombres entre las tres. Todas las ramas de la ADF se han involucrado en fuerzas pacificadoras, tanto regionales como de las Naciones Unidas (más recientemente en Timor Oriental, Islas Salomón y Sudán), en asistencia después de desastres, y en conflictos armados, incluyendo la Invasión de Iraq de 2003. El Gobierno designa al jefe de la Fuerza de Defensa; el jefe actual (octubre de 2006) es Angus Huston. En el presupuesto de 2006-2007, los gastos en defensa militar fueron de 19.600 millones de dólares australianos. Las fuerzas armadas australianas están equipadas con armamento moderno.

Australia es el único país que ocupa un continente entero y es el sexto más grande del mundo. Está rodeado por las aguas de los océanos Pacífico, el Mar de Arafura, Índico y el Austral. La gran barrera de Coral, con 2 mil km de longitud y una anchura entre 100 y 300 km, constituye la mayor del mundo, y deja en el noroeste del país una gran cantidad de islas. En cuanto al relieve, Australia ocupa una de las masas continentales más antiguas y menos elevadas del planeta. Su punto más alto es el Monte Kosciuszko con 2228 metros de altura y se ubica entre Nueva Gales del Sur y Victoria. Los 7.686.850 km² de superficie de Australia se encuentran en la placa indoaustraliana. Rodeada por los océanos Índico, Glacial Antártico y Pacífico, está separada de Asia por los mares de Arafura y Timor. Australia tiene una línea costera de 25.760 km y reclama una amplia zona económica exclusiva de 8.148.250 km². Esta zona económica exclusiva no incluye el Territorio Antártico Australiano.

La Gran Barrera de Coral, el arrecife de coral más extenso del mundo, se encuentra a una corta distancia de la costa noreste y se extiende por más de 2.000 kilómetros. El monolito más grande del mundo, Mount Augustus, está localizado en Australia Occidental. Con 2.228 m de altitud, el monte Kosciuszko en la Gran Cordillera Divisoria es la montaña más alta de Australia continental; sin embargo el Mawson Peak, en el remoto territorio australiano de las Islas Heard y McDonald, es aún más alto con 2.745 metros.

Una enorme parte del país es desértica o semiárida. Australia es el país habitado más seco y llano, y el que menos suelos fértiles posee. Sólo en el sureste y suroeste existe un clima templado. La parte norte del país, con un clima tropical, tiene una vegetación que consiste principalmente en selvas lluviosas, bosques, praderas, manglares y desiertos. El clima está muy influido por sistemas de baja presión tropicales estacionales que producen ciclones en la región septentrional, y por las corrientes marinas, incluyendo el fenómeno oceánico-atmosférico de El Niño, que se correlaciona con sequías periódicas. La hidrografía australiana es una evidencia patente del proceso de desecación que sufre el continente-isla; los dos ríos más importantes, el Darling y el Murray pese a tener longitudes superiores a los 2000 km llevan en casi todo su tramo un magro caudal que les da el aspecto de angostos arroyos; excepto en Tasmania y la zona perhúmeda del extremo norte, la gran mayoría de los cursos de agua son en realidad paleocauces o uadis, algo similar ocurre con sus "lagos", en épocas presentes los grandes lagos australianos son depresiones con salares y algunas lagunas en su fondo. Por contapartida existe en la mitad occidental de Australia un importante acuífero que aporta las aguas surgientes de la Gran Cuenca Artesiana.

En el noroeste de Australia se encuentra el antiquísimo (arcaico) cratón de Pilbara, tal cratón estudiado especialmente por la Dra. Abigail C. Allwood presenta estromatolitos que serían algunos de los rastros de vida más antiguos sobre la superficie del planeta Tierra.

Aunque gran parte de Australia es desértica o semiárida, existe en ella una gran diversidad de hábitats, desde brezales alpinos a selvas lluviosas tropicales. Debido a la gran edad del continente, la poca fertilidad de sus suelos, sus diferentes climas extremadamente variables y su prolongado aislamiento del resto de los continentes, la biota australiana es única y diversa. Alrededor del 85% de las plantas con flor, el 84% de los mamíferos, más del 45% de las aves, y el 90% de los peces de las zonas costeras templadas son endémicos. Muchas de las ecorregiones de Australia y de las especies autóctonas que viven en ellas están amenazadas por las actividades humanas y por la introducción de especies exóticas. El Acta de Protección del Ambiente y Conservación de la Biodiversidad de 1999 es el marco legal utilizado para la protección de las especies amenazadas. Numerosas áreas protegidas han sido creadas por el Plan de Acción de la Biodiversidad para proteger y conservar los ecosistemas únicos del continente; 64 humedales están registrados bajo el Convenio de Ramsar y existen además 16 sitios declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad. Australia ocupa el puesto número 13 en el mundo en el Índice de Sustentabilidad Ambiental de 2005.

La mayor parte de las plantas leñosas australianas son perennifolias y están adaptadas al fuego y a la sequía, incluyendo muchas especies de eucaliptos y acacias. Existe una muy rica variedad de especies endémicas de legumbres que prosperan aun en suelos pobres en nutrientes gracias a su simbiosis con la bacteria Rhizobia, y hongos que hacen posible la micorriza. Se considera que el actual predominio de flora xerófila típica de las zonas semiáridas, áridas y desérticas se debe a un proceso de desertificación iniciado hace aproximadamente unos 30.000 años debido a la previa irrupción del Homo sapiens hace entre 50.000/45.000 años.

Los científicos de la Organización Australiana de Investigación Científica e Industrial (CSIRO) encontraron además 80 montañas marinas, algunas de más de 500 metros de altura y 25 kilómetros de ancho; 145 cañones submarinos, y corales de dos metros de altura y de hasta 2.000 años de edad. Las enormes dimensiones de las montañas y los cañones demuestran "lo lentamente que crecen estos ambientes y lo mucho que tardarían en recuperarse de cualquier cambio", ha manifesado el biólogo marino Nic Bax.

La fauna australiana es célebre por la presencia de llamativos marsupiales y monotremas; además de estos animales típicos ya célebres, caracteriza a Australia la abundancia extraordinaria de animales venenosos, gran parte de ellos letales para los seres humanos: la Chironex fleckeri ( avispa de mar o irukandji) es una pequeña medusa que frecuenta los mares de la "Mitad de Arriba" (el sector norte de Australia), pulpos también venenosos (como el Hapalochlaena lunulata) y peces ponzoñosos, serpientes marinas; en tierra abundan algunas de las arañas más mortíferas siendo la presencia de muchas de ellas frecuentes en las ciudades. Otra característica australiana: es el continente con mayor variedad de lagartijas. Las especies animales autóctonas más conocidas incluyen, tal cual se ha señalado, a los monotremas (el ornitorrinco y los equidnas) y los marsupiales; los marsupiales australianos se caracterizan por la variedad adaptativa de sus especies, encontrándose herbívoros y carnívoros y especies que por convergencia evolutiva parecen roedores o que parecen cánidos, y entre ellos destacan diversas especies de canguros, el koala, los wombats, el demonio de Tasmania y el (extinto en los 1930s) tilacino o "tigre de Tasmania"; y aves como el emú, las cucaburras, el ave lira ó la cacatúa. Entre los mamíferos placentarios autóctonos llaman la atención las ardillas voladoras; el dingo fue introducido por los asiáticos que comerciaban con los aborígenes australianos hacia el 4000 a. C. En los cursos de agua del norte australiano existen grandes cocodrilos y otros reptiles como los varanos (en especial el Varanus giganteus), el dragón australiano y algunas de las serpientes más letales del planeta. Muchas especies animales y vegetales se extinguieron después del asentamiento humano, incluyendo la megafauna australiana hace unos 30.000 años, tal megafauna incluía "leones marsupiales" y canguros gigantes; otras se han ido extinguiendo desde el asentamiento europeo, como por ejemplo el tilacino de Tasmania.

Recientemente,científicos australianos han hecho público el descubrimiento de 338 nuevas especies marinas en dos reservas al sur de la isla de Tasmania. Entre los nuevos especímenes encontrados en las reservas marinas de la fractura Tasmana y Huon, los biólogos identificaron estrellas de mar, peces, cangrejos, esponjas, gambas y rayas jamás vistas en Australia.

Australia posee una próspera economía mixta occidental, con una renta per cápita ligeramente superior a la del Reino Unido, Alemania y Francia, en términos de paridad de poder adquisitivo. La nación se encuentra en tercer lugar en el Índice de Desarrollo Humano llevado a cabo en 2005 por las Naciones Unidas, siendo superada sólo por Noruega e Islandia; ocupa el sexto puesto en el índice de calidad de vida de la revista The Economist (2005). En los años recientes, la economía australiana ha resistido el bajón económico mundial, lo cual se hace visible en el crecimiento de su economía doméstica y en el mantenimiento de los negocios y el consumo.

En la década de 1980, el gobierno de Bob Hawke comenzó un proceso de reforma económica al dejar flotar el dólar australiano en 1983 y desregularizar el sistema financiero. Desde 1996, el gobierno de Hawke ha continuado el proceso de reformas microeconómicas, incluyendo la desregularización parcial del mercado laboral y la privatización de negocios del estado, notablemente la industria de las telecomunicaciones. Una reforma sustancial en el sistema de impuestos fue implementada en julio del 2000 con la introducción del Impuesto de Bienes y Servicios del 10% del valor agregado, el cual ha reducido un poco la fuerte dependencia de los impuestos sobre los ingresos (renta) personales y de sociedades que aún caracteriza al sistema impositivo de Australia.

La economía australiana no ha sufrido una recesión desde comienzos de la década de 1990. Para abril de 2008, el desempleo era del 4,1%. El sector terciario de la economía, incluyendo turismo, educación y servicios financieros, comprende el 69% del PIB. La agricultura y la explotación de los recursos naturales comprenden el 3% y el 5% del PIB respectivamente, pero contribuyen sustancialmente en las exportaciones nacionales. Los mercados de exportación más importantes para Australia incluyen Japón, China, los Estados Unidos, Corea del Sur y Nueva Zelanda.

La mayor parte de los aproximadamente 21 millones de australianos son descendientes de inmigrantes que llegaron al país durante los siglos XIX y XX, mayoritariamente desde Gran Bretaña e Irlanda. La población de Australia se ha cuadriplicado desde el final de la Primera Guerra Mundial, incentivada por un ambicioso programa de inmigración. En 2001, los cinco grupos más importantes que componían el 23,1% de los australianos nacidos en el extranjero eran originarios del Reino Unido, Nueva Zelanda, Italia, Vietnam y China. Después de la abolición de la política de la Australia Blanca en 1973, numerosas iniciativas del Gobierno promovieron la armonía étnica basada en una política multicultural.

Durante muchos años Australia sólo permitió que los blancos colonizaran el país: en su mayoría gente de Gran Bretaña, Italia y Grecia. En 1972 se cambió esta política y desde entonces los inmigrantes han llegado de todas las partes del mundo. Los "nuevos Australianos" incluyen a los vietnamitas, japoneses y chinos. Estos grupos han aportado sus propios idiomas, festivales y gastronomía.

La población indígena ― aborígenes habitantes del continente e isleños del estrecho de Torres ― era de 410.003 habitantes (2,2% de la población total) en 2001, detectándose un importante crecimiento poblacional de este grupo desde el censo de 1976, el cual registraba una población indígena de 115.953 personas. Los aborígenes australianos tienen altos índices de encarcelamiento y desempleo, niveles educativos más bajos y una esperanza de vida 17 años menor que la de otros australianos. La desigualdad étnica es un problema político que se mantiene aún en la actualidad.

Al igual que otros países desarrollados Australia está experimentando un envejecimiento demográfico, con más jubilados y menos personas en edad laboral. Un gran número de australianos (759.849 en el período 2002-2003 ) vive fuera de su país natal. Australia ha mantenido uno de los programas de inmigración más activos en el mundo para impulsar el crecimiento de la población. Muchos inmigrantes están bien preparados en lo referente a su educación, aunque también existen refugiados.

El inglés es el idioma oficial y es hablado y escrito en una variante conocida como inglés australiano. Según el censo de 2001, el inglés es la única lengua hablada en el hogar de alrededor del 80% de la población. Después de éste, las lenguas más habladas en el ámbito hogareño son el chino (2,1%), el italiano (1,9%) y el griego (1,4%). El español (0,5%), con 104 mil hablantes es la séptima lengua de influencia del país. La mayoría de los hispanohablantes de Australia son de origen argentino, uruguayo, chileno o español. A los hispanohablantes australianos se los puede hallar en la grandes metrópolis, principalmente en Sydney y Melbourne. La comunidad hispanohablante de Australia es la número 25 del mundo. Una considerable proporción de inmigrantes de primera y segunda generación son bilingües. Se cree que existían entre 200 y 300 lenguas aborígenes australianas en el momento del primer contacto con los europeos. Sólo unas 70 lenguas han sobrevivido y alrededor de 20 se encuentran actualmente en peligro de desaparición. Las lenguas indígenas son la lengua principal para 50.000 personas (0,02%). Australia posee una lengua de signos conocida como auslan, la cual es la lengua principal para alrededor de 6.500 sordos.

Australia no tiene religión de estado. En el censo de 2001, el 68% de los australianos se identificaban como cristianos: un 27% era católico romano y un 21% anglicano. Los australianos seguidores de religiones no cristianas comprenden el 5% de la población. Un total del 19% fue categorizado como no religioso (esto incluye creencias no teísticas como el humanismo secular, el ateísmo, el agnosticismo y el racionalismo) y un 12% se negó a responder o no dio una respuesta adecuada para una correcta interpretación. Como en muchos países occidentales, el nivel de participación activa en el culto religioso es mucho menor que la población que es seguidora de dicha religión; semanalmente la asistencia a las iglesias es de aproximadamente 1,5 millones de personas, alrededor del 7,5% de la población.

La asistencia escolar es obligatoria desde los 6 a los 15 años como mínimo en toda Australia (hasta los 16 en Australia Meridional y Tasmania, y hasta los 17 en Australia Occidental), contribuyendo a que el nivel de alfabetización en la población adulta sea del 99% aproximadamente. Las subvenciones gubernamentales han posibilitado el establecimiento de las 38 universidades australianas y, aunque varias de ellas son privadas, la mayoría recibe aportes del Gobierno. Existe un sistema de formación profesional basado en el estado, conocido como Institutos TAFE (Technical and Further Education), y muchos comercios forman personal para su preparación como nuevos comerciantes. Aproximadamente el 58% de los australianos de entre 25 y 64 años de edad tiene título terciario o universitario; el índice de población universitaria de las personas que se encuentran entre las edades anteriormente especificadas — 49% — es el más alto entre los países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La esperanza de vida es de 80,9 años (la cuarta más alta del mundo).

La base primaria de la cultura australiana fue anglocéltica hasta mediados del siglo XX, aunque los rasgos característicos australianos habían ido adquiriéndose del entorno y de la cultura aborigen. Durante los últimos 50 años, la cultura australiana ha estado fuertemente influida por la cultura popular estadounidense (particularmente en televisión y cine), por la inmigración a gran escala de países no anglohablantes y por los países asiáticos vecinos. El vigor y la originalidad de las artes australianas ― |películas, ópera, música, pintura, teatro, danzas y artes manuales ― han alcanzado reconocimiento internacional.

Australia tiene una larga historia en lo referente a las artes visuales que comienza con las pinturas rupestres realizadas por los indígenas. Desde los tiempos del asentamiento europeo el paisaje australiano ha sido un tema común en el arte nacional, lo cual se hace evidente en los trabajos de Arthur Streeton, Arthur Boyd y Albert Namatjira, entre otros. Las tradiciones de los aborígenes son transmitidas mayoritariamente en forma oral (tradición oral) y están muy relacionadas con ceremonias y con historias sobre el tiempo de sueños. La música, danzas y arte de los aborígenes australianos tienen una notable influencia en la artes escénicas y visuales de la Australia contemporánea. La nación posee una activa tradición de música, ballet y teatro; muchas de las compañías de artes escénicas reciben fondos públicos a través del Consejo de Australia para las Artes. Existe una orquesta en cada ciudad capital, y una compañía de ópera nacional, la Ópera de Australia, que adquirió importancia gracias a la cantante de ópera Dame Joan Sutherland; la música de Australia incluye la música clásica, el jazz y muchos otros géneros de música popular.

La literatura de Australia también ha estado influida por el paisaje; por ejemplo, en trabajos de escritores tales como Banjo Paterson y Henry Lawson. El carácter de la Australia colonial, reafirmado en la literatura del país, repercutió mucho en la etapa moderna de la nación y se destacó por su igualitarismo y anti-autoritarismo. En 1973 Patrick White fue premiado con el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en el único australiano en recibir esta condecoración; es reconocido como uno de los más grandes escritores en lengua inglesa del siglo XX. El inglés australiano es una variedad mayor del inglés; su gramática y ortografía están en su mayor parte basadas en el inglés británico, con frases y expresiones propias de un rico lenguaje vernáculo y un léxico único.

Australia tiene dos compañías emisoras públicas nacionales (la ABC y la SBS), tres redes televisivas comerciales, tres servicios de televisión de pago, y numerosos canales de televisión y estaciones de radio públicos. El cine de Australia ha alcanzado éxito comercial y crítico. Cada ciudad importante tiene sus propios periódicos de publicación diaria; existen también dos periódicos diarios nacionales: The Australian y The Australian Financial Review. Según Reporteros Sin Fronteras, en 2005 la mancomunidad se encontraba en el puesto número 31 en el mundo en lo referente a libertad de prensa, situándose en esta lista por debajo de Nueva Zelanda (9º lugar) y el Reino Unido (28º lugar), pero por encima de los Estados Unidos. El hecho de que ocupe ese puesto, no muy alto, se debe principalmente a la limitada diversidad en la propiedad de medios de comunicación. La mayor parte de los medios impresos está bajo el control de la News Corporation, o bien de John Fairfax Holdings.

El deporte, apoyado por un clima que favorece las actividades al aire libre, tiene un papel importante en la cultura australiana. El 23,5% de los australianos de más de 15 años de edad participa regularmente en actividades deportivas organizadas. A nivel internacional, Australia tiene equipos importantes en cricket, hockey, netball, Rugby League y rugby union; y además se destaca en ciclismo, remo y natación. A escala nacional, otros deportes populares incluyen fútbol australiano, carreras de caballos, fútbol y automovilismo. Australia ha participado en cada una las ediciones de los Juegos Olímpicos de la era moderna y en todos los Juegos de la Commonwealth. Ha sido anfitrión de los Juegos Olímpicos de 1956 y del 2000 y ha estado entre los cinco países con más medallas ganadas desde los juegos del 2000. Además, es el único país del hemisferio sur en haber ganado alguna medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno. En Australia también se llevaron a cabo los Juegos de la Commonwealth de 1938, 1962, 1982 y 2006. Otros eventos internacionales importantes que toman lugar frecuentemente en este país incluyen la carrera de Fórmula 1 conocida como Gran Premio de Australia, competiciones de cricket a nivel internacional y el Abierto de Australia, uno de los cuatro torneos de tenis del Grand Slam. El patrocinio corporativo y gubernamental de muchos deportes y de atletas destacados es común. El deporte televisado también es popular; algunas de las más altas marcas en el rating de audiencia fueron alcanzadas por programas que televisaban los Juegos Olímpicos y las finales de competiciones de fútbol, tanto locales como internacionales.

Al principio



Australia en la Copa Mundial de Fútbol de 2006

La selección de Australia fue uno de los 32 países participantes de la Copa Mundial de Fútbol de 2006, realizada en Alemania.

Australia regresó a una Copa Mundial tras más de 32 años de ausencia y luego de diferentes eliminaciones a último minuto en la fase previa. A pesar de ser la selección más fuerte de la Confederación de Fútbol de Oceanía, la poca competitividad de ésta motivó su migración a principios de 2006 hacia la Confederación Asiática de Fútbol.

Precedida de su participación en la Copa Confederaciones 2005, Australia se enfrentó en el Grupo F a los campeones vigentes, Brasil, y a las selecciones de Croacia y Japón. Tras una memorable victoria ante los nipones cuando revirtieron el marcador en los últimos 10 minutos y una notable participación ante los pentacampeones, Australia logró el pase a segunda ronda en un disputado partido ante los croatas.

En octavos de final, Australia enfrentó a Italia. A pesar de dominar gran parte del partido, no lograron concretar y fueron derrotados por el eventual equipo campeón con un polémico penal sancionado segundos antes del pitazo final.

A pesar de esto, Australia logró un éxito sin precedentes en la historia de su aún inexperto fútbol, quedando dentro de las 16 mejores selecciones del planeta.

Australia logró el liderato del grupo clasificatorio de la OFC, como tradicionalmente lo ha hecho. Luego de no avanzar directamente a la primera fase, participó en un minitorneo realizado en Adelaida para determinar a los dos equipos que se enfrentarían en dos partidos finales que determinarían al representante de Oceanía para luchar por el cupo en el repechaje intercontinental ante el quinto lugar de las clasificatorias de la CONMEBOL. Australia derrotó fácilmente a todos sus rivales a excepción de Nueva Zelanda a quien venció por la cuenta mínima. Nueva Zelanda e Islas Salomón disputaban el segundo puesto para la ronda final y sorprendentemente el equipo insular empató a dos goles con los Socceroos lo que les permitió su paso a la ronda final. Diversos especialistas afirmaron posteriormente que los australianos se dejaron empatar para así luchar en el partido final ante un rival más débil y no contra Nueva Zelanda. En la ronda final, Australia superó fácilmente a las Islas Salomón y clasificó a la disputa intercontinental.

Al igual que durante la Copa Mundial de Fútbol de 2002, Australia debió enfrentar a Uruguay en partidos de repesca para poder determinar uno de los participantes de la cita mundialista. Sin embargo, en esta oportunidad, los australianos obtuvieron la ventaja de disputar el partido de vuelta en Sydney.

Tras una victoria por 1:0, los uruguayos debieron realizar el largo viaje a Australia donde más de 80.000 personas apoyaron a su selección. Los Socceroos lograron revertir el marcador y se fueron a tanda de tiros penales, donde obtuvieron la clasificación por 4:2, desatando la celebración de millones de australianos y marcando uno de los récords históricos de transmisión televisiva.

En comparación con otros equipos clasificados, Australia jugó pocos partidos de preparación en los meses previos al torneo. Aunque tuvo un saldo favorable, la principal preparación del equipo fue durante la Copa Confederaciones 2005 donde, aunque no lograron ningún punto, pusieron en aprietos a selecciones como Alemania y Argentina.

Al principio



Source : Wikipedia