Andecha Astur

3.415552855387 (823)
Publicado por daryl 25/02/2009 @ 16:36

Tags : andecha astur, partidos regionales, partidos politicos, política

últimas noticias
Naval Gijón negocia asegurar con Caixa Vida los pagos a sus ... - La Nueva España
La dirección de Naval Gijón está negociando con la aseguradora Caixa Vida suscribir un contrato para externalizar los pagos a sus prejubilados, con lo que éstos tendrían garantizada su pensión aunque el astillero cierre....
ANV quema a los «asturchales» La breve alianza con HB en las ... - La Nueva España
Lo que no impide que Andecha Astur se manifieste contra la ley de Partidos y apoye casi los mismos postulados que los abertzales radicales. Como se ve, estas formaciones han interiorizado el fracaso derivado del apoyo a HB en las elecciones de 1987....
UNA afirma que "no es marca B de nadie" y considera "surrealista ... - Europa Press
El portavoz de la formación Unidad Nacionalista Asturiana (UNA), Faustino Zapico, aseguró hoy que la formación "no es ninguna marca B de nadie" y consideró "surrealista" que la fiscalía estudie el hecho de que esta candidatura haya sido avalada por...
Cientos de personas denuncian «sordera institucional» - El Comercio Digital (Asturias)
Tras él, pancantas y más pancartas: de la Xunta pola Defensa de la Llingua, de Andecha Astur, de UNA, de Izquierda Unida... Y entre medias, más música, la de la Banda de Gaites de Candás, que animó una marcha que discurrió lenta y pausada hasta el...
Ensalada de siglas en las listas a las europeas: la imaginación al ... - La Gaceta de los Negocios
Además presentan lista varios partidos de corte regionalista como Extremadura Unida, Unió Valenciana, Unidá Nacionalista Asturiana (sospechoso de batasunización), Andecha Astur y Salamanca-Zamora-León Prepal, así como los independentistas del Partit...
PSA se presentará en solitario a las europeas y su Ejecutiva ... - Europa Press
También participaban EA, ERC, la Chunta Aragonesista, Andecha Astur, el Concejú Nacionalegu Cántabru y la Iniciativa Ciudadana de la Rioja. Para presentarse a las europeas, toda formación debe reunir un aval de 50 cargos electos o en su defecto la...
Los sindicatos se manifiestan en Gijón por un reparto del trabajo ... - La Nueva España
A la manifestación han asistido militantes del PCE y de otras formaciones políticas como Andecha Astur, asociaciones de inmigrantes y algunos sindicatos sectoriales. También ha participado en la marcha un grupo de trabajadores de la empresa Nestlé que...
Los sindicatos minoritarios exigen en Gijón ayudas - La Nueva España
En la manifestación también participaron, aunque no como convocantes, Andecha Astur y UNA, entre otras organizaciones políticas. En la manifestación también participaron trabajadores de empresas como Nestlé y Obrerol, ambas ubicadas en Gijón,...
Los vecinos de Argüelles exigen «plazos» para atajar los malos olores - El Comercio Digital (Asturias)
Por parte de Noreña, asistieron el coordinador de IU, Juan Francisco Cañete, y representantes de Andecha Astur. Los manifestantes portaban pancartas con textos como 'Noreña, villa condal, cuida el medioambiente. No tires por la borda tu prestigio y tu...
El Boletín Oficial del Estado publica las 37 candidaturas para las ... - Europa Press
Además han presentado lista una serie de partidos de corte regionalista como Extremadura Unida, Unió Valenciana, Unidá Nacionalista Asturiana, Andecha Astur y Salamanca-Zamora-León Prepal, así como los independentistas del Partit Republicá Catalá....

Andecha Astur

"Asturina". Variante de la bandera asturiana que emplea habitualmente el nacionalismo asturiano

Andecha Astur (AA, Solidaridad Asturiana, en castellano) es un partido político de Asturias (España), de ideología nacionalista asturiana y de izquierda.

Fue fundado en 1990, aunque hasta ahora no ha conseguido nunca representación en la Junta General del Principado de Asturias. El secretario general del partido es Daniel Cueli. El presidente de la organización política juvenil de Andecha Astur es desde 2004 Darréu-Mocedá Nacionaliego (juventud nacionalista). De 1999 hasta 2004 se denominaba Andecha Mocedá (en español Solidaridad por la Juventud) y tras un proceso de trasformación se formó Darréu.

En la legislatura 2003-2007 contó con dos concejales, uno en Riosa y otro en Carreño. En 2004 Andecha Astur se presentó a las elecciones al Parlamento Europeo dentro de la coalición Europa de los Pueblos. Debido a conflictos internos, el partido se fragmentó en dos facciones, que actualmente mantienen un pulso por mantener el nombre. Una parte de los militantes de Andecha Astur que actualmente, y para evitar confusiones con la antigua organización, han pasado a denominarse Andecha Nacionaliega (Solidaridad Nacionalista en castellano), mientras se soluciona el tema del nombre en los juzgados, ingresaron en las listas de la coalición Unidá.

Los otros militantes que quedaron fuera se presentaron como Andecha Astur en solitario a las elecciones autonómicas y municipales del 27 de mayo, con unos resultados testimoniales.

En las elecciones locales, la coalición obtuvo 2.098 votos (0,36%), sin conseguir ningún concejal. En las autonómicas obtuvo 2.782 votos (0,5%), sin conseguir ningún escaño.

En las elecciones generales de 2008, Andecha Astur obtuvo 1.269 votos (0,19% en Asturias), lo que supuso un significativo retroceso respecto a las elecciones de 2004, en las que había obtenido 1.970 votos (0,28%).

Andecha Astur sostiene que la lengua que se habla en el occidente de Asturias no es gallego y periódicamente denuncia agresiones de la televisión gallega y de la Junta de Galicia en una supuesta política de imposición del gallego sobre un habla que ellos consideran perteneciente en exclusiva a la cultura asturiana.

Al principio



Unidá Nacionalista Asturiana

Unida logo.svg

1 Proviene de Andecha Astur.

Unidá Nacionalista Asturiana (UNA) es una federación de partidos políticos españoles formada por IAS (Izquierda Asturiana) y Andecha Nacionaliega, la mayor parte de cuyos miembros provienen de Andecha Astur (actualmente este nombre está aún en litigio entre las dos facciones del partido).

La UNA actual es la heredera de la coalición electoral UNIDÁ, y toma su nombre del partido que ya existió entre finales de los años 80 y principios de los 90 y llegó a obtener representación en la Junta General del Principado de Asturias.

La coalición Unidá (Unidad en lengua española) fue una coalición de partidos de Asturias integrada por Izquierda Asturiana, militantes provenientes de Andecha Astur (bajo la denominación de Andecha Nacionaliega), y por las agrupaciones locales Andecha por Carreño y Asturianistes por Nava (Asturianistas por Nava), así como por independientes, que sin estar vinculados a ninguno de los partidos integrantes, sí lo están a la UNA.

Esta organización tenía carácter nacionalista asturiana, de izquierdas y ecologista, se presentó a las elecciones autonómicas y municipales asturianas de mayo de 2007 como coalición con otro partido más, Los Verdes-Grupu Verde (Los Verdes-Grupo Verde) que abandonaría la formación meses después.

La coalición se constituyó definitivamente en abril de 2007. En el mismo mes presentaron oficialmente a su candidato a la Junta General, el escritor y médico psiquiatra Ignaciu Llope. Asimismo, marcaron las líneas generales de su acuerdo programático, que incluían la defensa de la lengua, cultura e identidad asturiana; la lucha contra la crisis económica y laboral que sufre Asturias, así como la corrupción en ciertos niveles y los atentados ecológicos de los que acusaban al gobierno del Principado; y, en general, la implantación de un nuevo modelo de desarrollo territorial, a partir de un nuevo estatuto de autonomía que supusiera una ampliación importante en comparación con el actual, y que consideran imprescindible, además de una apuesta por una opción que de continuidad a una unidad que creen que el nacionalismo asturiano de izquierda necesitaba desde hacía años para avanzar hacia el reconocimiento del derecho de autodeterminación de Asturias.

En junio de 2008, Unidá adoptó oficialmente el nombre de Unidá Nacionalista Asturiana, transformándose en una federación de partidos entre IAS (Izquierda Asturiana) y Andecha Nacionaliega y manteniendo un acuerdo de colaboración estable y orgánico con Asturianistes por Nava (Asturianistas por Nava) . El 21 de junio de 2008 en su congreso fundacional y después de haber sido decidido por los partidos integrantes la conversión de la coalición de partidos UNIDÁ, en la federación UNA, se deja abierto el campo para que independientes que no militen en ninguna de las fuerzas constituyentes puedan hacerlo en la federación.

Unidá Nacionalista Asturiana es un partido de izquierda nacionalista asturiana, sus puntos fundamentales se refieren a las reivindicaciones lingüísticas y culturales asturianas, a la igualdad sexual, a las mejoras de los entornos laborales y sociales y al ecologismo.

Esta federación ha desarrollado una importante actividad en la defensa de los derechos lingüísticos en Asturias, reivindicando la oficialidad del asturiano así como la supervivencia del patrimonio cultural de dicha comunidad autónoma. En repetidas ocasiones ha manifestado su oposición a los partidos de ámbito estatal que gobiernan Asturias por considerar que estos tratan a los asturianos como ciudadanos de segunda al no reconocer sus derechos lingüísticos.

En todo momento UNA ha luchado por la igualdad sexual, ya sea denunciando discriminación que sufren en muchos ámbitos las mujeres como apoyando la lucha por la igualdad que vienen desarrollado muchos colectivos homosexuales.

Dado que Asturias es una de las zonas más contaminadas de Europa debido a la producción industrial que tradicionalmente ha crecido en torno a la siderometalurgía, para los nacionalistas asturianos es imprescindible mejorar la calidad del aire y suelos de Asturias, oponiéndose a la instalación de industrias altamente contaminantes y exigiendo que se implanten las medidas correctoras necesarias en las actuales. Uno de los puntos en los que más ha centrado su actividad la federación es en la política energética, llegando a realizar campañas específicas en contra de la instalación de más centrales térmicas en Asturias. "Non queremos ser la pila d'España" fue el título de las ponencias realizadas en dicha campaña.

Como UNIDÁ sus resultados en las elecciones autonómicas de 2007 fueron modestos, si bien se trató de los más altos en la historia del nacionalismo de izquierdas en Asturias, con 4.119 votos (0,7%). Mientras, en las elecciones municipales, la coalición, gracias a sus agrupaciones locales, obtuvo cuatro concejales: dos en Nava (Asturianistes por Nava), uno en Carreño (Andecha por Carreño) y otro en Piloña (IAS-Asturianistes), donde un pacto de gobierno otorgó además a la formación tres concejalías y la tenencia de alcaldía. Estos también son los mejores resultados nunca obtenidos por una opción política de este tipo. Sin embargo, el concejal de Piloña, José Ángel García, que formaba parte del equipo de gobierno encabezado por el PSOE fue suspendido de militancia por Izquierda Asturiana, sin que el concejal abandonase su acta, por lo que Unidá perdió su representación en dicho municipio.

En las elecciones generales de 2008, las primeras a las que concurría, Unidá obtuvo 833 votos (0,12% en Asturias).

Al principio



Regionalismo y nacionalismo en España

Apoyo electoral de los partidos regionalistas en España por comunidades autónomas.Datos de 2005, 2007 y 2008

En España existen diferentes movimientos nacionalistas, unos defienden la unidad y existencia de la «nación española» y otros sostienen que España es un Estado formado por diversas naciones. La mayoría de estos últimos reclaman el derecho de autodeterminación para sus territorios, con mayor implantación en las comunidades autónomas de Cataluña, País Vasco y en menor medida en Canarias, Galicia, Aragón, Valencia, Andalucía y Navarra.

También existe el regionalismo, que defiende la identidad regional sin renunciar por ello al carácter nacional de España, con mayor implantación en las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria, Aragón, Navarra y La Rioja.

Dependiendo de la implantación de estas ideologías o de la singularidad de la región, en ocasiones no es fácil distinguir entre movimientos regionalistas o nacionalistas, especialmente en aquellas zonas donde dichos movimientos están menos desarrollados o tienen menor presencia política.

El nacionalismo español es una ideología política que afirma la existencia de una nación española, que se identifica con el actual Estado español en su totalidad territorial, defendiendo así la unidad de España en ocasiones mediante el centralismo político.

Otros elementos que el nacionalismo español defiende, aunque no exclusivamente, son la lengua española, así como la bandera, escudo e himno españoles.

El nacionalismo español, que en ocasiones es considerado como una ausencia de nacionalismo (especialmente en los territorios donde existe un nacionalismo periférico), se opone a los nacionalismos periféricos y se manifiesta, tanto histórica como actualmente, en partidos de diverso signo, desde la izquierda o el progresismo (algunos sectores del PSOE, y UPyD) hasta la derecha (PP), y hasta la extrema derecha (Fuerza Nueva, Falange Española, etc.), y adopta formas muy diversas, desde un nacionalismo moderado e integrador, hasta uno radical y excluyente.

El más moderado alude al artículo número 2 de la Constitución Española de 1978 que menciona la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Sin embargo, el más excluyente rechaza la constitución porque reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Históricamente, el nacionalismo español surgió con el liberalismo y en la guerra contra Napoleón. Sin embargo, debido a la apropiación de los símbolos y del concepto mismo de nacionalismo español llevado a cabo por la Dictadura franquista, el concepto de "nacionalismo español" suele asociarse en la actualidad con las facciones más radicales, como la ultraderecha, en muchos casos herederas o nostálgicas de dicho régimen, y que suelen realizar una defensa extrema y a veces violenta de los postulados de este nacionalismo.

El panhispanismo es el movimiento ideológico que defiende la unidad de los pueblos de habla o cultura hispana, especialmente hispanoamericanos, no sólo en el ámbito cultural, sino social, económico e incluso político. Con el nombre de panhispanismo se identifica también, en ocasiones, al imperialismo español, surgido tras la crisis de 1898 defendiendo una vuelta a los valores tradicionales y espirituales de la España imperial. La idea de imperio le hace ser más bien universalista que localista, lo que lo hace singular entre algunos nacionalismos, pero más próximo a otros (sobre todo al fascismo).

Según la Constitución Española, se consideran como nacionalidades históricas aquellas comunidades autónomas con una identidad colectiva, lingüística o cultural diferenciada del resto del Estado; también se fija el mecanismo de acceso a la autonomía de éstas, siendo el artículo 151 el considerado para aquellas que en el pasado hubieran votado algún proyecto de Estatuto de Autonomía: estas son Cataluña, Euskadi, Galicia y la Comunidad Valenciana, siendo esta última un caso especial, al encontrarse su gobierno autónomo (1937) en un contexto revolucionario. Actualmente, además de las cuatro comunidades autónomas citadas, gozan también de la condición de nacionalidad Andalucía, Aragón y las Islas Canarias, las cuales han incorporado la definición en sus respectivos estatutos de autonomía. El resto de comunidades autónomas españolas se autodenominan como Región o, en el caso de Asturias, comunidad histórica.

Por su parte, Navarra tiene la consideración de Comunidad Foral, con ciertas especificidades propias.

El nacionalismo vasco, desarrollado, entre otros, por Sabino Arana a finales del siglo XIX, es una ideología política que aboga por la unidad y defensa de la entidad política de los territorios que entiende que configuran la nación vasca y que actualmente se reparten entre dos Estados: España y Francia, por lo que su extensión territorial se corresponde con la del territorio definido tradicionalmente como Euskal Herria o Vasconia. Dicho territorio comprende la actual comunidad autónoma del País Vasco y la comunidad foral de Navarra, el condado de Treviño (provincia de Burgos), Valle de Villaverde (Cantabria) y parte del departamento francés de Pirineos Atlánticos (los tres territorios históricos que conforman el País Vasco francés: Baja Navarra, Labort y Sola).

El nacionalismo vasco, encabezado por el "Partido Nacionalista Vasco" es el principal movimiento político del País Vasco desde principios del siglo XX. Desde el inicio de la democracia ha obtenido mayorías parlamentarias en el Parlamento Vasco y ha dirigido el Gobierno Vasco tanto en la Segunda República Española como en la Transición y hasta la actualidad. Representó el 53,44% de los votos de las elecciones vascas de 2005.

Un sector nacionalista radical y minoritario dentro de esta ideología, aboga por el uso y practica métodos violentos y terroristas para la consecución de sus objetivos.

En la actual Comunidad Foral de Navarra, que mantuvo la condición de reino hasta 1841, con mayor fuerza en el norte que en el sur, la presencia electoral del nacionalismo vasco y el "navarrismo vasquista" es menor que en la Comunidad Autónoma del País Vasco. Históricamente existía una gran dispersión de partidos de esta ideología, siendo que en los comicios forales del 2007, los partidos nacionalistas Aralar, EA, PNV y el partido vasquista Batzarre formaron en Navarra para dichas elecciones la coalición Nafarroa Bai, que es la segunda fuerza política de la Comunidad Foral, constituyendo una cuarta parte del Parlamento de Navarra con un 23,7% de los votos válidos y un 27,67% de los votos totales emitidos (de los cuales el 5,2% fueron nulos). La opción electoral vinculada judicialmente al entorno terrorista de ETA fue ilegalizada, por lo que desde este sector se alentó a realizar voto nulo.

Los partidos nacionalistas también se reivindican como una de las tendencias existentes en el Navarrismo, opuesta al "navarrismo españolista" de tendencia regionalista.

Las Comunidades autónomas del País Vasco y Navarra conservan una pervivencia de sus antiguos derechos históricos forales reconocida constitucionalmente, manteniendo entre otros aspectos una relación fiscal privilegiada con el Gobierno central; ambas mantienen ciertas relaciones culturales, sociales y económicas, aunque en la actualidad existen un gran distanciamiento político entre sus respectivos gobiernos.

La actual Constitución española prevé la unión de ambas comunidades mediante un complicado proceso, sin que hasta la fecha se haya hecho uso de este mecanismo.

El nacionalismo catalán es una corriente ideológica articulada sobre el supuesto de que Cataluña es una nación, en base a su historia, a su lengua y al derecho civil catalán.

Esta corriente de pensamiento se conformó ideológicamente en la primera década del siglo XX, como una variante del Catalanismo, surgido como movimiento cultural en la década de los años 1830, y articulado como movimiento político en las últimas décadas del siglo XIX.

Es una corriente de pensamiento transversal que aglutina tanto a partidos políticos y ciudadanos de izquierdas como de centro y de derechas. Pueden distinguirse básicamente dos corrientes en el nacionalismo catalán y son dos los partidos principales, ya que el resto de las formaciones nacionalistas no alcanza el 1% de voto.

La primera, la liderada por la coalición Convergència i Unió, de carácter mayoritario y más autonomista que la segunda, que defiende que Cataluña sea reconocida como nación, obtenga mayores cuotas de autogobierno y sea reconocido el derecho a la autodeterminación, en el que los catalanes puedan decidir el permanecer integrados en España, entendido como un estado «plurinacional» y federal, o independizarse. CiU es la primera fuerza política del parlamento con un 31,52% de los votos y 48 escaños.

La independentista (y autodenominada como no-nacionalista), encabezada por Esquerra Republicana de Catalunya, es un movimiento más minoritario (la mitad de apoyo electoral que CiU), que defiende la idea de la independencia de Cataluña a través del derecho a la autodeterminación. ERC es la tercera fuerza parlamentaria con un 14,06% de los votos y 21 escaños.

El nacionalismo catalán constituye mayoría parlamentaria en el parlamento catalán (51% de la representación y porcentaje de voto similar). Participa actualmente en la Generalidad de Cataluña a través de ERC.

Esta ideología, que puede considerarse que varía del nacionalismo, constituye asimismo una oposición a ésta al tener un proyecto diferenciado, más allá del reconocimiento nacional o la potenciación del poder de Cataluña. ERC se define ideológicamente como una opción independentista no nacionalista.

Dentro del Independentismo catalán, además encontramos la Esquerra Independentista, en la que se incluyen organizaciones juveniles como Maulets o CAJEI, y partidos políticos como las Candidaturas de Unidad Popular. Esta opción aboga por una ruptura unilateral con el estado español, teniendo equivalencia en su discurso el independentismo y el socialismo revolucionario. Sus postulados coinciden mayoritariamente con los de la Izquierda Abertzale del País Vasco, pero aplicados a la realidad catalana.

Actualmente, el Independentismo no aspira a la expansión nacional, sino a la consecución democrática de la soberanía y del libre derecho de decidir. Además de mantener un enorme contenido social y de preservación de la sociedad y de sus derechos como colectivo, a diferencia del nacionalismo.

Dentro del nacionalismo e independentismo catalanes, existe un consenso tácito acerca de la extensión de la «nación catalana», si bien se hace mayor o menor hincapié en este concepto según de qué organización se trate. Esta nación englobaría las actuales comunidades autónomas de Cataluña, Valencia e Islas Baleares, la franja oriental de Aragón (la llamada Franja de Poniente), Andorra, la denominada Cataluña Norte (conocida también como la región del Rosellón) y el municipio sardo del Alguer, constituytendo así los denominados Países Catalanes o Comunidad Catalánica, en base a la unidad cultural y linguística de dichos territorios. Sobre la voluntad de de consecución política de un estado único para los Países Catalanes, existe también disparidad de opiniones, si bien todas las opciones coinciden en considerar este horizonte como algo lejano, dada la situación minorizada del nacionalismo catalanista en el resto de comunidades autónomas implicadas.

El término «pancatalanismo» es utilizado mayoritariamente por los grupos opuestos ideológicamente al mismo, como los grupos españolistas o los regionalistas valencianos.

Estas dos corrientes, sin embargo, tienen puntos en común, como son la defensa de la lengua (defendiendo algunos el reintegracionismo) y cultura gallega, el reconocimiento de Galicia como nación. Al contrario de lo que sucede en el País Vasco y Cataluña y al igual que en Navarra, en Galicia predomina el nacionalismo de izquierdas, desde posiciones que van desde la izquierda radical (Primeira Linha) hasta posiciones moderadas de centro-izquierda (BNG).

Actualmente, el nacionalismo gallego está presente en la Junta de Galicia de la mano del Bloque Nacionalista Galego en coalición con el PSOE. En las elecciones autonómicas, el BNG consiguió el 18,7% de los votos y 13 escaños, siendo la única fuerza nacionalista presente en el parlamento, ya que el resto no tiene suficiente apoyo electoral.

El nacionalismo valenciano, o valencianismo, es una corriente de pensamiento político que aspira al máximo nivel de autogobierno de la actual Comunidad Valenciana, como consecuencia de su consideración como nación política, denominada País Valenciano.

En la actualidad, se pueden distinguir tres corrientes dentro del valencianismo, con diverso grado de aceptación y apoyo.

La más popular y denominada coloquialmente como tercera vía, que defiende la creación de una constitución soberana del País Valenciano que le permita organizarse en forma de República Valenciana, y la plena normalización del valenciano, el cual se reconoce como perteneciente al mismo sistema lingüístico que el catalán, pero conservando sus rasgos diferenciales. Los movimientos de la tercera vía están integrados en el BNV, el único partido valencianista con cierto apoyo electoral. En 2007 se coaligó a Izquierda Unida en la coalición Compromis País Valencià, para las elecciones autonómicas en las que obtuvo 7 escaños en las Cortes Valencianas y participó sin coalición en las municipales donde obtuvo el 4,29% de los votos. En febrero de 2009, el BLOC afrontará su quinto congreso nacional, donde se debatirá y votará una nueva ponencia política, en la cual la organización aceptará los símbolos estatutarios como propios, sin prejuicio del resto de símbolos del valencianismo histórico.

Y por último el valencianismo secesionista, que defiende alcanzar las mayores cotas de independencia para la Nación Valenciana (nombre con el que se designaría el territorio contenido en la actual Comunidad Valenciana), negando la unidad de la lengua catalana y postulando que el valenciano es una lengua distinta. A diferencia del blaverismo, sí reivindican el derecho de autodeterminación del pueblo valenciano. Actualmente, esta opción está representada por Opció Nacionalista Valenciana y Esquerra Nacionalista Valenciana, integrados en la coalición UxV. Es el movimiento más minoritario, habiendo obtenido en suma un 0'11% de los votos.

El nacionalismo canario es una corriente ideológica que pretende la consideración de las Islas Canarias como nación.

Como nacionalistas se definen un gran número de partidos y organizaciones políticas y sociales canarias, que van desde el independentismo hasta posiciones más moderadas de tipo federalista o simplemente de caracter autonomista. La principal formación política que se autodefine como nacionalista es Coalición Canaria, partido que ostenta la presidencia de la Comunidad Autónoma de Canarias desde 1993, aunque siempre de la mano de otros partidos. En la actualidad el presidente de Canarias es el nacionalista Paulino Rivero. En las últimas elecciones autonómicas de 2007 más de un tercio del electorado canario votó por formaciones que se definen como nacionalistas, como Coalición Canaria, Nueva Canarias, Centro Canario, Partido de Independientes de Lanzarote u otras de izquierda independentista como Alternativa Popular Canaria. Fuera del ámbito partidista destaca el sindicato Intersindical Canaria y la organización juvenil Azarug.

Los orígenes del nacionalismo canario se remontan a finales del siglo XIX y comienzos del XX. El nacionalismo tuvo especial relevancia entre las comunidades canarias emigradas a países como Venezuela y Cuba. En este período vive Secundino Delgado, considerado padre del nacionalismo canario, y se funda en La Habana el Partido Nacionalista Canario.

En los años finales del franquismo y durante la Transición española el nacionalismo canario cobra una pujanza sin precedentes. En 1964 se funda en Argelia el Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), liderado por Antonio Cubillo, partidario de la lucha armada, y cuyas tesis soberanistas fueron apoyadas por la Unión Africana. Al líder independentista se le adjudica la creación de la bandera nacionalista canaria, con siete estrellas verdes, reconocida en la actualidad por la mayoría de las formaciones nacionalistas canarias, incluída Coalición Canaria.

Desde finales de los años 80, tras la desintegración de Unión del Pueblo Canario, partido que llegó a ser el tercero más votado del Archipiélago y consiguió un acta de diputado en las Cortes españolas, el nacionalismo canario se ha visto mayoritariamente representado por las formaciones que desde principios de los 90 han confluído en torno a Coalición Canaria.

El nacionalismo andaluz es un movimiento político y social que defiende el reconocimiento de Andalucía como una nación dentro de Europa.

Los principales partidos políticos que representan al nacionalismo andaluz son el Partido Andalucista (PA), el Partido Socialista de Andalucía (PSA) y otros partidos más minoritarios e independentistas, como Nación Andaluza (NA), Asamblea Nacional de Andalucía (ANA). También se debe nombrar al Sindicato de Obreros del Campo (SOC) y al Bloque Andaluz de Izquierdas (BAI), así como a otros grupos como la organización juvenil Jaleo!!!, organización independentista y socialista.

El conjunto de votos andalucistas fue de un 8,46% en las elecciones al Parlamento de Andalucía de 2004. El Partido Andalucista fue el único partido nacionalista andaluz que tenía representación parlamentaria (5 diputados en el Parlamento de Andalucía) entre 2004 y 2008, pero los perdió en las elecciones autonómicas de 2008.

No obstante el nacionalismo andaluz, está aún representado en el parlamento a través del parlamentario Juan Manuel Sánchez Gordillo, dirigente de la CUT-BAI, partido nacionalista andaluz de izquierdas integrado en IULV-CA.

El nacionalismo aragonés es un movimiento político que defiende que Aragón tiene historia, idioma, leyes y cultura propias suficientes para tener una mayor autonomía e incluso para conformar una nación independiente. Uno de los símbolos más empleados por el nacionalismo aragonés es la estrelada aragonesa, formada por las cuatro barras de Aragón y una estrella roja en el medio.

En el Principado de Asturias, a pesar de no ser un fenómeno tan destacado como en los casos de Cataluña o el País Vasco, el nacionalismo se ha dejado notar en la política asturiana, aunque más a un nivel de movimiento social que de elemento con una clara representación institucional.

El nacionalismo asturiano es principalmente progresista; desde un principio las organizaciones abiertamente nacionalistas en Asturias fueron así. El primer partido político nacionalista fue el Conceyu Nacionalista Astur (CNA) en 1976. Tras su desaparición cogería el testigo del nacionalismo otra fuerza de izquierdas, el Ensame Nacionalista Astur (ENA) en 1982, la también izquierdista Xunta Nacionalista Asturiana (la ENA y la XNA conformarán en 1988 la organización Unidá Nacionalista Asturiana) y el Partíu Asturianista (PAS) que sería "asturianista, interclasista y de progreso" según sus Estatutos. Andecha Astur sería "socialista" y nacería en 1990 de los expulsados de la UNA, y otras organizaciones posteriores nacionalistas también serían progresistas, como IAS (ahora es parte de Unidá).

El nacionalismo cántabro es una ideología reciente, puesto que antes de los años 70 no hubo ningún partido político o asociación nacionalista en Cantabria, que hace provenir sus raíces del cantabrismo de épocas anteriores. Desde 1995 está representado por el partido Conceju Nacionaliegu Cántabru que no tiene representación parlamentaria y que en las elecciones autonómicas de 2007 obtuvo un 0,36% de los votos.

Entre sus propuestas destacan el asumir el lábaro cántabro como bandera oficial de Cantabria, el reconocimiento institucional de la lengua cántabra y la comarcalización de la región.

En este apartado se describen otros movimientos nacionalistas dentro del estado español que, o bien no gozan de opciones políticas que los representen y se trata únicamente de corrientes de pensamiento, o bien han evolucionado hacia posiciones regionalistas.

El Nacionalismo extremeño es un movimiento político testimonial y sin desarrollar de la comunidad autónoma de Extremadura (España). En la comunidad autónoma de Extremadura han existido intentos de crear movimientos que fueran más allá del típico regionalismo extremeño que no han prosperado. A día de hoy no existen movimientos plenamente nacionalistas extremeños organizados ni partidos nacionalistas registrados. Sin embargo, el PREx de Coalición Extremeña (PREx-CREx) dio en 2007 un giro en el que reconoce el carácter de nación para Extremadura aunque sin cambiar su línea regionalista hacia un posible nacionalismo extremeño.

Los más próximos a estas tendencias suelen tener a menudo unas posturas más reivindicativas hacia el idioma extremeño que los regionalistas.

Como anécdota cabe destacar que en 1999 se inscribió en el registro de partidos políticos el "Bloque Nacionalista Extremeño", que ciertos movimientos de extrema izquierda de ámbito extremeño en los años 80 tuvieron relaciones con otros movimientos soberanistas o independentistas de izquierda de otras zonas y que en 1986 el Bloque Extremeñista Revolucionario ostentaba la alcaldía de Majadas de Tiétar.

Según las encuestas, los extremeños están entre los que se sienten más identificados con España o incluso a la cabeza en este aspecto, mientras que a la pregunta de cuán orgullosos se sienten de pertenecer a Extremadura, los resultados también están entre los más altos. En la pregunta en la que se ponen en comparación los sentimientos extremeño y español, los resultados no son muy diferentes de los de otras comunidades como Aragón. En una encuesta de CEPS-multiprofesional, en el año 2005 el 4,2% de los extremeños encuestados afirmó sentirse "sólo extremeño", mientras que en las encuestas del CIS la cifra ha oscilado entre el 0,6% y el 3%.

El nacionalismo murciano, o murcianismo político, es una supuesta corriente minoritaria de pensamiento de afirmación de la nación murciana, como pueblo definido por una historia, lengua y cultura propias y comunes a todos los territorios del sureste de la Península Ibérica, que componen el llamado por muchos autores como País Murciano. Uno de los puntos clave del nacionalismo murciano sería la falta de correspondencia entre el territorio de la Región de Murcia (Comunidad Autónoma formada por la provincia de Murcia) y el del País Murciano (conjunto de territorios de cultura y lengua murcianas, identificado a grandes rasgos con la Cuenca del Segura).

Los postulados fundamentales del murcianismo político se basarían en una defensa del modelo de democracia directa ya propugnado por los revolucionarios cantonales murcianos del siglo XIX. Estos postulados llevarían al murcianismo político a plantear una reforma de carácter federal.

También existe una opinión política de descentralización que se plasma en movimientos como el cartagenerismo, que pugna por la creación de una comunidad autónoma de dos provincias, siendo una de ellas la provincia de Cartagena (la cual incluiría las comarcas del Campo de Cartagena y del Mar Menor) y el resto, la provincia de Murcia. También, aunque de manera menos destacada, existe un cartagenerismo que promueve la restauración de la Región, descentralizando las competencia autonómicas y denominándola "Región del Sureste", e incluso, la escisión de Cartagena y su comarca de la Comunidad Autónoma para formar otra de carácter uniprovincial. De entre los partidos políticos que defienden la biprovincialidad destaca Movimiento Ciudadano de Cartagena y la plataforma 2es+ .

El nacimiento del Partido Federal Murciano, fundado por Antonete Gálvez, y la Revolución Cantonal Murciana que desembocó en el Cantón Murciano, con la ciudad de Cartagena como capital se toman como el inicio del nacionalismo murciano. Desde 1978, el murcianismo político ha estado representado por diversos partidos (Partido del País Murciano, Partido Murcianista, Unión de los Pueblos de Murcia).

El regionalismo cántabro o cantabrismo es una ideología política de la Comunidad Autónoma de Cantabria que apuesta por la defensa de los valores tradicionales de la región, que defiende las costumbres y la personalidad propia del pueblo cántabro, así como la defensa y el desarrollo del medio rural en Cantabria. Este último factor hace que esta corriente sea especialmente fuerte en el ámbito rural.

Esta ideología propició la consecución de la comunidad autónoma para Cantabria, ya que antes bajo el nombre de Provincia de Santander formaba parte de Castilla la Vieja. En 1998 se reformó el estatuto de autonomía de la comunidad, eliminándose el artículo 38 que contemplaba una posible anexión futura de Cantabria a otra comunidad, en clara referencia a Castilla-León, cuyo estatuto aún recoge esta opción.

Actualmente el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), es uno de los máximos exponentes del regionalismo en España. Su partido fue segundo en las elecciones autonómicas de 2007 al parlamento de Cantabria con un 28,87% de los votos y 12 escaños.

El regionalismo valenciano, también denominado como blaverismo (de forma despectiva por el pancatalanismo), es un movimiento originalmente populista y heterogéneo, de base españolista y nacido en la segunda mitad del siglo XX y durante la transición democrática, que aglutina sectores de ideología mayoritariamente regionalista o foralista. Se define, por encima de todo, por su negación de que existan elementos simbólicos y culturales importantes que sean compartidos por catalanes y valencianos.

El movimiento tiene especial arraigo en la capital y las comarcas adyacentes. El partido político más significativo es Unió Valenciana, que llegó a tener un 10,5% de los votos en las elecciones autonómicas de 1991 y a formar parte de un gobierno regional conjunto con el PP en la legislatura 1995-1999. Desde entonces su apoyo electoral ha disminuido considerablemente, con un 0,95% del voto en las elecciones autonómicas de 2007. Una escisión de este partido, Coalición Valenciana (también de ideología regionalista valenciana), consiguió un 0,72% de los votos en las elecciones de 2007.

El regionalismo balear (mallorquín, menorquín, ibicenco y formenterense), conocido también como balearismo o mallorquinismo, es una corriente política que tiene sus fundamentos en la realidad insular del archipiélago, en el curso histórico de las islas y en la singularidad cultural y lingüística. Tiene entre sus teóricos a Miquel dels Sants Oliver.

El principal partido político de orientación regionalista balear es Unió Mallorquina, que obtuvo en las elecciones autonómicas de 2007 un 6,75% de los votos y 3 escaños. Otros partidos sin representación parlamentaria son Partido Balear (0,20%), Unió d'es Poble Balear (0,17%), Clau de Mallorca (0,16%) y Partit Illenc de ses Illes Balears (0,09%). El conjunto de estos partidos suma un 7,28% del voto.

El regionalismo riojano es una corriente política de la Comunidad de La Rioja que defiende la identidad histórica y cultural de dicha región.

Defiende que La Rioja natural es más extensa que la actual comunidad autónoma y critica lo que ellos denominan efecto frontera en referencia a la soberanía fiscal del País Vasco y Navarra.

El partido político que defiende principalmente este regionalismo es el Partido Riojano, que obtuvo en las elecciones autonómicas de 2007 un 5,95% del voto.

El regionalismo navarro es un movimiento político que aboga por la defensa la identidad de Navarra como comunidad diferenciada dentro de la unidad de España, del régimen foral de Navarra, de su estatus como comunidad foral y del convenio económico de Navarra con el Estado español.

Al igual que el nacionalismo vasco tiene sus orígenes en el foralismo, pero al contrario que éste actualmente se opone a que Navarra forme parte junto al resto de los territorios vascos de un ente político común.

Los partidos políticos que propugnan y defienden esta tendencia del Navarrismo-españolista, aunque con ciertas diferencias en sus posturas, son Unión del Pueblo Navarro (UPN), aliado político del Partido Popular hasta 2008 en la comunidad foral, y su escisión centrista, hoy minoritaria, Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN). El conjunto de votos de UPN y CDN representan el 46,6% de los votos en las elecciones autonómicas de 2007. Ambas formaciones políticas forman el actual Gobierno de Navarra.

Más conocido como alavesismo, fue una tendencia política minoritaria vinculada al partido político Unidad Alavesa (UA), que defendía que Álava debía de constituirse como comunidad diferenciada del País Vasco al igual que lo hizo Navarra. De hecho uno de sus lemas fue Álava como Navarra.

Al igual que el regionalismo navarro, esta corriente también era foralista, defendía un régimen foral propio para Álava dentro de España.

Actualmente dicho movimiento es residual, ya que el partido político que defendió estas tesis acordó su disolución en 2005 por falta de apoyo electoral tras las elecciones vascas de 2005 con un 2,2% del voto alavés.

El regionalismo extremeño es una corriente política extremeña que defiende la identidad propia de Extremadura y de los extremeños. Denuncia con frecuencia el olvido y abandono al que, a su juicio, está sometida la región por parte del poder central español.

Los partidos regionalistas extremeños son Coalición Extremeña (PREx-CREx), Extremadura Unida, Socialistas Independientes de Extremadura (SIEx) y Unión del Pueblo Extremeño (UPEx). La mayoría se presentan a las elecciones en coalición con otros partidos (SIEx con IU, PREx-CREx con PSOE, EU con PP).

Los grupos presentes en la Asamblea de Extremadura son Coalición Extremeña (PREx-CREx), de centroizquierda, con tres diputados (integrados en el grupo del PSOE ) y Extremadura Unida (EU), de derecha o centroderecha, con un diputado (integrado en el grupo del PP).

El regionalismo castellano-leonés es un movimiento político y cultural cuyo objetivo es señalar y preservar la identidad histórica y cultural de Castilla y León, convertida hoy en comunidad autónoma española. Dos de los partidos políticos ligados a esta ideología son PANCAL (fundado en Zamora) y Unidad Regionalista de Castilla y León (fundado en Salamanca). El primero ya ha desaparecido en la actualidad y algunos de sus miembros pasaron a Unidad Regionalista de Castilla y León; el segundo cuenta con una escasa implantación pero con concejales repartidos tras las últimas elecciones por las provincias de Ávila, Palencia, Salamanca y Valladolid. En tiempos de la preautonomía también destacaron Alianza Regional de Castilla y León (fundada en Valladolid) o el Instituto Regional de Castilla y León (fundado en Palencia).

La aparición del sentimiento regionalista castellanoleonés no es algo que surja con la autonomía o preautonomía: ya en la I República española se intentó crear la región castellanoleonesa formada por las provincias de Ávila, Burgos, León, Logroño, Palencia, Salamanca, Santander, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora. Desde entonces, los principales medios de comunicación (El Norte de Castilla, El Adelanto de Salamanca, Diario de Burgos, Diario de León, ...) se hicieron eco de dicho regionalismo. Fue un regionalismo fuerte que se vio truncado por el franquismo.

Contrario a las tesis pancastellanistas y basado en la firma del Pacto Regional Manchego de 1869, el mancheguismo moderno propugna la existencia de una región geográfica, histórica, económica y etnológica en La Mancha completamente diferenciada de las regiones limítrofes, generalmente identificada con las actuales provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo. Dado que las tesis castellanistas y las mancheguistas son plenamente enfrentadas, al incluir las primeras al total de las provincias manchegas dentro de Castilla y separar las últimas La Mancha de Castilla, muchos castellanistas ven absurda esta idea y la hacen blanco de todas sus críticas.

Otras tesis del regionalismo manchego extienden su regionalismo al total de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, como el Partido Regionalista Manchego.

El leonesismo es un movimiento cultural y socio-político, regionalista o nacionalista, que persigue el reconocimiento de parte de los territorios del antiguo Reino de León, a los que denominan País Leonés o Región Leonesa (las provincias de León, Zamora y Salamanca), como región y nacionalidad histórica, y su establecimiento en comunidad autónoma propia, separada de Castilla y León.

El principal partido político leonesista es la Unión del Pueblo Leonés (UPL), que ocupa 2 escaños en las Cortes de Castilla y León, existiendo también el PREPAL. Ha surgido recientemente el PAL-UL como escisión de la UPL.

En lo que denominan como País Leonés, el apoyo al leonesismo es de un 8,74%, si bien en la Provincia de León representan un 15,41% en las elecciones autonómicas de 2007.

Existen diversos movimientos que pueden calificarse de castellanistas: ya sean de índole regionalista o nacionalista, al margen de su orientación política (progresista, izquierdista, socialdemócrata, derechista...). Remontan sus raíces políticas en el Pacto Federal Castellano de 1869, firmado por representantes y delegados de 17 provincias. Propugna la unificación de las actuales cinco comunidades autónomas de raíz castellana: Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, La Rioja y Madrid (así como de diversas comarcas que no pertenecen a dichas comunidades autónomas, pero han pertenecido históricamente a Castilla).

Electoralmente, es un movimiento testimonial. Los principales partidos políticos que defienden estas tesis son Tierra Comunera (1,16% en Castilla y León y 0,26% en Castilla-La Mancha), Izquierda Castellana, Partido Regionalista Castellano y Unión Castellanista. En Cantabria la presencia de este movimiento es totalmente residual.

El bercianismo es un movimiento cultural y político que reclama el reconocimiento de la singularidad de El Bierzo y una mayor autonomía administrativa.

Tradicionalmente, el bercianismo reivindica la restauración de la Provincia del Vierzo(el territorio que ocupa la comarca de El Bierzo más los territorios que formaron parte de esa provincia en 1822. E incluso hay voces minoritarias que reclaman una autonomía uniprovincial.

Desde hace siglos, los bercianos han reclamado mayores dosis de autonomía debido a la lejanía de la capital provincial, León.

Tras la llegada de la democracia, en 1978, las voces que reclamaban tímidamente esa descentralización intentaron organizarse ante la creación del Estado de las autonomías, realizando diversas iniciativas, entre las que destaca el Manifiesto Bercianista de 1978, que fue un documento firmado por la gran mayoría de las personalidades bercianas pidiendo la creación de la Provincia de El Bierzo.

De los partidos bercianistas que surgieron al final de la década de 1970, Independientes del Bierzo, Asociación Vecinal Independiente, Partido de El Bierzo, sólo sobrevive este último. Otros partidos han surgido posteriormente, Izquierda Berciana, Partido Provincialista de El Bierzo, Partido Regionalista de El Bierzo (fundado por el ex-presidente del Partido de El Bierzo tras ser expulsado del Partido de El Bierzo), Unidad Bercianista.

Tras unos resultados aceptables a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, el bercianismo político sufrió en sus resultados electorales un desgaste, acentuado tras la expulsión del ex-presidente del Partido de El Bierzo.

Actualmente cuenta con una representación institucional mínima (solo gobiernan en coalición, en un municipio, Castropodame, elecciones municipales 2007).

Mientras el bercianismo político sigue en crisis, el bercianismo cultural y social se articula en torno a varias asociaciones con mayor o menor grado de implicación con el bercianismo. De ellas la más conocida es el Foro Cultural Provincia de El Bierzo. Aun así, el bercianismo político no es capaz de traducir el manifiesto sentimiento bercianista, evidenciado por encuestas como las realizadas por la Universidad Nacional de educación a Distancia (UNED) en votos.

Tradicionalmente el bercianismo ha visto en el leonesismo su antagonista.

Existe actualmente una Ley de comarcalización de El Bierzo, de 1991, en la que se reconoce la singularidad de El Bierzo, que se encuentra en fase de ser reformada y ampliada.

Al principio



Movimiento por la oficialidad de la lengua asturiana

Día de les Lletres asturianes de 2007

Se conoce como movimiento por la oficialidad de la lengua asturiana (movimientu pola oficialidá de la llingua asturiana en asturiano) o movimiento por la oficialidad (movimientu pola oficialidá) al movimiento social o tejido cívico que hay en Asturias en pro de la demanda de que el estatuto de autonomía recoja el carácter oficial del asturiano del mismo modo que sucede en otras comunidades autónomas con lengua propia.

Es el principal movimiento social que opera en Asturias, por encima de otros movimientos sociales como el movimiento ecologista, el movimiento gay o el movimiento feminista.

El movimiento se sustenta en la idea de que el asturiano, como lengua propia de Asturias, merece un tratamiento equiparable al que reciben otras lenguas propias en otras comunidades autónomas del estado español y sostiene que es un patrimonio inmaterial que hace falta mantener, conservar y transmitir a las generaciones venideras, por lo que la oficialidad se hace de este modo un paso indispensable en su supervivencia como lengua. Otras visiones dentro del movimiento simultáneas o paralelas a esta, menos comprometidas con la cultura como patrimonio inmaterial y más centradas en los derechos civiles hacen hincapié en la falta de derechos que tiene el ciudadano que desee emplear el asturiano en la administración.

Pese a que siempre hubo una cierta preocupación en ciertos sectores de Asturias acerca del tema de la lengua asturiana y su protección o empleo, con grandes defensores como Jovellanos, es en los años 70 cuando surge el movimiento por la oficialidad en torno a la asociación cultural Conceyu Bable, que es el eje del movimiento reivindicativo cultural en aquella época. Así pues, 1976 es así la fecha de la primera manifestación por la lengua, bajo el lema "Bable nes escueles, Autonomía rexonal" ya que las reclamaciones eran en principio la consideración como lengua, la enseñanza en los colegios y su protección en general. De aquellos tiempos es la conocida campaña que se realizó bajo el lema de Bable nes escueles, consistente en la elaboración masiva de pintadas y grafittis por toda Asturias para exigir la inclusión del aprendizaje de asturiano en el sistema educativo.

Después de que el gallego, el catalán o el vasco consiguiesen el estatus de lengua oficial y la constitución española recogiese esa posibilidad, las demandas del movimiento se centraron en conseguir este reconocimiento que habían visto negado en el estatuto de autonomía de 1981.

En las décadas siguientes, el movimiento va poco a poco difundiendo su influencia y llegando a partidos que en un principio rechazaban la idea. Izquierda Unida (Izquierda Xunida en Asturias), aceptaría la oficialidad como propósito a conseguir en la , y el PP empezaría a hablar de ella en las elecciones generales de 2008. En el plano social, el movimiento va consiguiendo muchas victorias, desde la inclusión de la categoría mejor canción en asturiano en los premios de la Academia de la música o la aprobación de una Ley de uso y promoción del asturiano en 1998 en la que la administración comienza a obligarse jurídicamente para con la lengua. Sin embargo, hubo algunas derrotas, como el rechazo por parte del Tribunal Constitucional de las declaraciones de oficialidad de varios concejos asturianos como Langreo o Bimenes, precisamente durante la primera reforma del estatuto de autonomía.

El hecho de que la demanda esté circunscrita a la defensa de la lengua y a los derechos de los hablantes, hace que su defensa esté abierta a colectivos, asociaciones y personas de toda clase, por lo que el movimiento por la oficialidad es variado y heterogéneo. Se compone de personas independientes o de cierta relevancia como músicos, escritores, catedráticos de universidad, periodistas o juristas (estos últimos dos colectivos tienen incluso dos asociaciones destinadas a la promoción de esta demanda). Existen asimismo asociaciones cívicas en pro de la lengua como la Xunta Pola Defensa de la Llingua Asturiana y N'ast. Además, muchos partidos políticos de ámbito asturiano como UNA, Andecha Astur o la Unión Asturianista recogen esta demanda y la hacen propia en su programa, igual que Izquierda Unida o algunos sectores minoritarios del PP. En el ámbito sindical los sindicatos CSI como generalista y SUATEA en la enseñanza son activos en la defensa de esta demanda.

El movimiento se une periódicamente alrededor de iniciativas como el Conceyu Abiertu pola Oficialidá, proyecto de coordinación impulsado en un principio por la Xunta Pola Defensa de la Llingua Asturiana que busca coordinar el movimiento con el objetivo de hacer manifestaciones, concentraciones, actos y eventos en torno a la demanda social de oficialidad.

Entre los actos que impulsa o apoya el movimiento se cuentan manifestaciones, concentraciones, peticiones, encierros para exigir la oferta de la asignatura de asturiano en las escuelas, demandas judiciales, ruedas de prensa, acampadas, clases de asturiano en la calle, conciertos por la oficialidad, subasta de obras de arte por la oficialidad, pintadas, pegada de carteles... y muchos otros más que se han realizado en Asturias de forma periódica desde los años 70.

La Pita de la Xunta es quizás el personaje más famoso de este movimiento. Consiste en un hombre o mujer disfrazado de gallina (en asturiano pita) que persigue al Presidente de Asturias en muchos de sus actos o desplazamientos. Además del efecto visual que supone en los medios de comunicación una persona disfrazada de gallina, se escogió este animal por simbolizar la cobardía que supondría a juicio del movimiento la no-inclusión de la oficialidad en el Estatuto de Autonomía. La idea la impulsó la Xunta pola defensa de la llingua asturiana y aún hoy se hace periódicamente.

Al principio



Nacionalismo asturiano

"Asturina". Bandera nacionalista asturiana que emplea habitualmente el nacionalismo de izquierdas

El nacionalismo asturiano está insertado en un movimiento llamado comúnmente "asturianismo político" (en el que también está el "regionalismo asturiano") que es un movimiento político y social que considera que Asturias tiene que tener un mayor autogobierno o que es una nación y reclama los derechos que tendría como tal como el derecho de autodeterminación según los nacionalistas. La defensa de la cultura asturiana, y sobremanera de la lengua asturiana es uno de sus esfuerzos.

Antes de la transición hubo partidos e ideologías que fueron asturianistas, o tenían rasgos de tal como los carlistas (con personajes como Juan María Acebal, Vázquez de Mella,...), federalistas (Canga Argüelles, Pin de Pría,...), regionalistas (Pachín de Melás,...). La Junta Regionalista Asturiana sería el primero, aunque no tuvo después ninguna continuidad política. El resurgimiento del asturianismo en la Transición tiene su comienzo en el colectivo cultural Conceyu Bable, y con el primer partido político nacionalista de la historia que fue el Conceyu Nacionalista Astur en 1977.

En Asturias, aunque no ha sido un fenómeno tan pronunciado como en otros casos (Nacionalismo catalán o el Nacionalismo vasco), el nacionalismo se dejó notar en la política asturiana, aunque más a un nivel de movimiento social que de elemento con fuerza institucional.

El idioma asturiano o bable carece de oficialidad en la comunidad autónoma asturiana, aunque el Estatuto de Autonomía le reconoce una especial protección. Todos los años suelen hacerse concentraciones y conciertos en favor de la oficialidad del asturiano. Los nacionalistas se encuentran entre sus más férreos defensores, aunque también apoyan la oficialidad otros grupos y asociaciones políticos, generalmente de izquierdas.

Durante el franquismo, y al contrario que en otras comunidades como Cataluña o el País Vasco, donde el idioma catalán y el euskera fueron reprimidos, lo que provocó un despunte del sentimiento nacional, en Asturias las lenguas locales fueron ridiculizadas, lo que tuvo como consecuencia que la población tendiese a olvidarla y dejar de utilizarla, al considerarse socialmente "poco culto" a quien hablase en asturiano o gallego-asturiano. Hoy se estima que lo hablan 100.000 personas como primera lengua y 450.000 como segunda.

La defensa de la identidad asturiana desde un punto de vista regionalista tiene su origen en el siglo XIX, cuando Asturias está presente como región singular en el Proyecto de Constitución elaborado por la Primera República Española en 1872 y que nunca consiguió la oportuna legitimación. Entre las filas de la burguesía asturiana no existe el interés político ni intelectual que en las últimas décadas del siglo XIX lleva al resurgir la conciencia regional, sino que más bien, aparecen figuras aisladas que se interesan por la lengua asturiana como Xosé Caveda y Nava o por el conocimiento del romancero popular como Menéndez Pidal. Con posterioridad su singularidad fue de nuevo reconocida en el Proyecto de Estatuto Regional para Asturias, redactado en tiempos de la Segunda República Española bajo el amparo del artículo 1 de la Constitución de 1931, aunque dicho proyecto no alcanzaría tampoco la aprobación necesaria.

No es hasta la Transición cuando surge el nacionalismo asturiano de manos del Conceyu Nacionalista Astur, fundado en 1976 y que sería el primer partido nacionalista en Asturias.

En la década de 1980, con ocasión de la promulgación del Estatuto de Autonomía de Asturias, surgen varios partidos nacionalistas de diversas tendencias ideológicas como Conceyu Independiente d'Asturies, Ensame Nacionalista Astur o Partíu Asturianista.

En las elecciones asturianas de 1991, la Unidá Nacionalista Astur y el Partíu Asturianista alcanzan un acuerdo para presentar una candidatura conjunta bajo el nombre de Coalición Asturiana. La lista de CA obtiene un escaño, que ocuparía Xuan Xosé Sánchez Vicente (PAS). En las elecciones de 1995 el PAS consigue un diputado en solitario, repitiendo Xuan Xosé Sánchez Vicente. En las elecciones de 2003, Bloque por Asturies se presentó en coalición con Izquierda Unida, logrando fomar parte del gobierno junto a la FSA-PSOE, sin embargo los componentes de la coalición de carácter nacionalista (Izquierda Asturiana e Izquierda Nacionaliega d'Asturies) la abandonan al poco de su creación por fuertes discrepancias políticas.

En los primeros meses de 2007, Andecha Astur e Izquierda Asturiana, junto a Los Verdes-Grupu Verde, anuncian una coalición de cara a las elecciones autonómicas y municipales de mayo de ese año, bajo el nombre de UNIDÁ, logrando los mejores resultados del nacionalismo asturiano de izquierdas hasta la fecha. Esta coalición concurre también a las elecciones generales de 2008, ya sin Los Verdes-Grupu Verde, pero con la presencia de Asturianistes por Nava . En mayo de 2008 la coalición electoral pasa a formar una federación de partidos, llamada Unidá Nacionalista Asturiana (UNA), recuperando con ello el nombre del histórico partido. Integrando tanto a componentes de Izquierda Asturiana y Andecha Astur, como a un amplio sector de independientes, tratando de fijar con ello una política integradora de las sensibilidades políticas de la izquierda asturiana y ecologista.

El Partíu Asturianista (1986) tuvo un diputado en el parlamento entre 1991 y 1999, su presidente Xuan Xosé Sánchez Vicente. Además, tuvo la Alcaldía de Nava, entre 1995 y 1999, en la persona de Xulián Fernández Montes. Tuvo presencia en los concejos de Villaviciosa, Nava, Lena, Cangas, Amieva, Tineo, Bimenes y Grandas. Es la fuerza que más representación institucional ha teniddo.

El Bloque por Asturies (2003) tuvo un miembro en el Gobierno en la legislatura 2003-2007, su Portavoz Nacional Rafael Palacios, como director de la Agencia de Cooperación al Desarrollo. Además, en la legislatura 2007-2011 ostenta la Tenencia-Alcaldía de Lena, en manos de Xosé Agripino Pérez. Además de en este concejo, tiene presencia institucional en San Martín del Rey Aurelio, Langreo y Gozón. Es la primera organización del nacionalismo asturiano que ha accedido al Gobierno, aunque en coalición con una fuerza estatal, Izquierda Unida d'Asturies, que a principios de 2008 se declaró soberana respecto a su referente en Madrid.

Andecha Astur (1990) tuvo un concejal en Riosa entre 1995 y 2007, Violeta Santapaz; y otro en Carreño, entre 1999-2003.

Izquierda Asturiana (1995) tuvo un concejal en Piloña, José Angel García "Allende", durante los seis primeros meses de 2007. Fue expulsado por no seguir la línea política de la organización.

Unidá Nacionalista Asturiana, mantiene su concejal en el concejo de Carreño, Santiago Artime.

En el mes de marzo de 1980, la Policía detenía a siete personas por su relación con el atraco a la sede central del Banco Herrero en Oviedo y la organización ETA (p-m). Siete jóvenes que militaban en el primer partido movimiento nacionalista asturiano, el CNA.

Durante esa década de los años 80, existió además un grupo armado que bajo el nombre de Andecha Obrera, hizo explosionar diversos artefactos en objetvios típicos de las luchas obreras, como oficinas del INEM.

Al principio



Día de la Mocedá Revolucionario

Un momento del homenaje

Día de la Mocedá Revolucionario (DMR, Día de la Juventud Revolucionaria) es una serie de actos organizados por Darréu (juventud de Andecha Astur con los objetivos de conmemorar la Revolución Asturiana de 1934 y homenajear a sus protagonistas, colocar un día de reivindicación juvenil con claro carácter social en el calendario asturiano de movilizaciones, darle un carácter también internacionalista con la participación de delegaciones nacionalistas, hacer un día participativo para organizaciones sociales, culturales y como no de movilización de de juventud.

Su primera edición fue el 7 de octubre de 2006 en La Felguera, Langreo.

Un encuentro de organizaciones juveniles nacionalistas de toda España, donde se expusieron las luchas de la juventud en sus respectivos países. Estas organizaciones fueron; Yesca, de Castilla, Maulets de Cataluña, Chobenalla Aragonesista de Aragón y Regüelta de Cantabria así como juventud "abertzale".

Este homenaje no fue solo a Belarmino Tomás sino a la gente joven que luchó en ella y consistió en la colocación de una placa y una corona de laurel en su memoria en el monumento a su persona en La Felguera, una intervención política y la interpretación por parte de los gaiteros de "La Flor del Agua".

Darréu convocó su primera manifestación en solitario y muy probablemente la primera manifestación convocada por una organización de juventud de izquierda nacionalista en la historia del movimiento.

Fue en Langreo, uno de los puntos más importantes de aquellos días.

Bajo el lema "FUTURU N'ASTURIES" desde Darréu se exigió que la juventud asturiana pueda vivir en Asturias dignamente y que se pare la sangría demográfica que vive. Además la protesta fue contra la explotación juvenil, con contratos explotadores, contratos de prácticas, precariedad, temporalidad, jornadas mucho más largas de las 8 horas...

Consiguió la cifra de 500 manifestantes y algunas personas del pueblo se unieron a la manifestación cuando la vieron por las calles.

En el yá clásico concierto Asturies nun escaez los grupos participantes fueron K-Nalón y Testimoniu la Viztima con su hip hop en asturiano. A estos los siguieron grupos más veteranos como Escuela de Odio con su hardcore. A los tres grupos de la Cuenca del Nalón los siguió el grupo valenciano Obrint Pas en su gira "Internacionalista Tour 2006" y que visitaba por primera vez Asturias y que se encontró con una buena cantidad de seguidores asturianos que non pararon de bailar con sus ritmos. Para cerrar la noche Dixebra que volvía a los conciertos" Asturies nun escaez" cuatro años después de tocar junto a Soziedad Alkohólika en Oviedo y que como de costumbre no defraudaron a las más de 1000 personas que consiguió reunir este concierto.

Al principio



Source : Wikipedia