Aller

3.3577302631399 (1216)
Publicado por astro 13/03/2009 @ 20:12

Tags : aller, concejos de asturias, asturias, españa

últimas noticias
Aller deja sin voz a Beatriz Díaz - La Nueva España
Por la izquierda, el vicealcalde de Aller, David Moreno, Beatriz Díaz y el alcalde, Gabriel Pérez Villalta, durante la entrega de la medalla de oro y el diploma acreditativo. jr silveira Beatriz Díaz sí que es profeta en su tierra....
El PSOE critica las ´escusas baratas´ de Crespo por el retraso del ... - Faro de Vigo
A juicio de Manuel González Aller, portavoz socialista local, las explicaciones del alcalde son "unha mala desculpa para tapar a súa inoperancia", puesto que el documento ya estaba prácticamente terminado y consensuado con fuerzas políticas y...
El TSJA respalda la explotación de la polémica cantera de Pelúgano - La Nueva España
El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha desestimado el recurso interpuesto por el movimiento vecinal contra la licencia que en su momento otorgó el Ayuntamiento de Aller para la explotación de la cantera de El Reguerón, en Pelúgano....
El Colloto celebra ante el Hispano su ascenso a Tercera - La Nueva España
En esta penúltima jornada hay que destacar el Racing-Luarca: Tineo-Santiago de Aller y L'Entregu-Lugones en cuanto a la lucha por la tercera plaza de ascenso. Por la zona baja el Valdesoto-Tapia es decisivo para los locales, que necesitan de los tres...
La población de Mieres, Lena y Aller es la más propensa a sufrir ... - La Nueva España
La «Encuesta de Salud para Asturias 2008», elaborada por el Gobierno regional, también recoge, en otro de sus apartados, la percepción individual de la calidad de vida de las personas entrevistadas a partir de varios parámetros como la movilidad,...
El IES Valle de Aller, en Moreda, organizó un taller para mejorar ... - La Nueva España
Los padres de los alumnos del IES Valle de Aller, en Moreda, acudieron a un taller para aprender a comunicarse con sus hijos adolescentes en el que la psicóloga Natalia Álvarez, del grupo «Cips Psicólogos», ofreció a los progenitores una serie de...
Aller recuerda con una placa a las víctimas de la fosa de Cabacheros - La Nueva España
Santos Fernández, concejal de Cultura, y Gabriel Pérez Villalta, alcalde de Aller, descubren la placa de Cabacheros. camporro Una placa conmemorativa recuerda desde ayer a las decenas de personas que fueron enterradas en la fosa común de Cabacheros,...
Beatriz Díaz ofrecerá una clase de canto en el Conservatorio de Aller - La Nueva España
La soprano allerana Beatriz Díaz ofrecerá mañana una clase magistral a los alumnos de la escuela de música del concejo. El viernes, la joven soprano recibirá en la casa de Cultura de Moreda la medalla de oro del municipio, un agradecimiento que parte...
La pequeña estación asturiana satisface al sector turístico de Aller - La Crónica de León
Para toda la comarca de Aller, que ya se beneficiaba de los visitantes asturianos que llegaban a San Isidro (este año, sin ir más lejos, fue el 46% del total, como ya publicó este periódico) la puesta en marcha de este nuevo complejo ha cumplido con...
Un Racing convulso se la juega mañana ante el Luarca - La Nueva España
La otra carambola que se debe producir contando con el triunfo del Racing, es que el Santiago de Aller obtenga la victoria en el Municipal de Tineo, equipo que junto con Luarca, Lugones y Racing pugna por el ascenso. Los alleranos del Santiago...

Aller

Bandera de Aller

Aller (en idioma asturiano Ayer) es un concejo de la comunidad autónoma del Principado de Asturias en España. Limita al norte con Mieres, al sur con la provincia de León, al este con Laviana, Caso y Sobrescobio y al oeste con Lena.

Cruzado por el río del mismo nombre, forma parte junto con los concejos de Lena y Mieres de la cuenca minera del Caudal. Su principal actividad económica ha sido la minería del carbón, especialmente en la parte baja del valle, compaginada con la agricultura y la ganadería. El curso bajo del río Aller, cerca de su confluencia con el Caudal, forma un valle profundo entre empinadas laderas cubiertas de bosques. Dominan el paisaje las torres de los pozos de carbón y las edificaciones de los pueblos mineros.

Río arriba se llega a Cabañaquinta, capital del concejo desde 1869, pasada la cual el paisaje se transforma paulatinamente en un valle de alta montaña que culmina en el puerto de San Isidro (1.520 m), límite de Asturias con León. La belleza de este paisaje y la atracción de la leonesa estación de esquí en el puerto han supuesto un espectacular crecimiento del sector turístico en los últimos años, destacando la localidad de Felechosa, a 13 km del alto.

Entre las bellezas naturales se encuentran las Hoces del Pino y las del Aller, profundas gargantas excavadas por estos ríos en la caliza de montaña. Además, el concejo ofrece una gran variedad de rutas que siguen los caminos de los pastores tradicionales desde los pueblos del fondo de los valles hasta las hermosas brañas imposibles de adivinar desde abajo.

También se puede acceder a cumbres emblemáticas como el Torres (2.100 m), el Toneo, Peña Redonda, el Retriñón, Peña Mea...

La primera presencia humana se puede atribuir a los tiempos neolíticos y al comienzo de la edad de los metales, atribuyéndose a este último marco dos estructuras neolíticas cerca de Boo. La comunidad asentada aquí nos ha legado útiles e instrumentos de su actividad, en concreto, se hallaron dos puñales, uno de espiga y otro alabardado.

La época de bronce, aparece representada por un brazalete del mismo metal encontrado cerca de Cabañaquinta. También destacaremos el mayón de la Corralá, aunque tiene una incierta atribución cronológica y es un monolito de arenisca hincado en el suelo verticalmente, su forma nos recuerda representaciones fálicas, contiene diversos motivos grabados: cruces, cazoletas y una figura humana.

Respecto a la romanización, hay algunos datos que destacaremos: una vía romana que divide los concejos de Lena y Aller conocida como vía Carisa, la cual se dirigía de Lena a Lugo de Llanera. Finalmente, datos poco concretos y mal contrastados hacen referencia a diferentes vestigios. Un casco de cobre con varios relieves, gran cantidad de monedas de plata anteriores a Tiberio. Todos ellos constituyen los últimos restos arqueológicos, conocidos anteriores al Medievo.

La Alta Edad Media supone contar con las primeras noticias escritas sobre diversos lugares alleranos. Una primera referencia la encontramos en un documento de la catedral ovetense, supuestamente del año 857 que hace referencia a un afluente del río Ayer. En el periodo de vigencia del reino astur encontramos documentos que nos hablan del crecimiento espacial del valle. Las fuentes arqueológicas datan el poblamiento de estos lugares en los siglos IX y X, como así nos lo demuestran las inscripciones de la iglesia de San Vicente de Serrapio, que data del año 894, y la iglesia de San Julián de Llamas que cuenta con un epígrafe que sitúa su primitiva construcción en el año 940. A partir del siglo XI, la organización espacial de la comarca aparece mucho más definida, como lo demuestra un documento en el que un tal Senior y su mujer Olimpia, ceden una serie de propiedades para la fundación de un hospital.

Es en el periodo bajomedieval donde hay modificaciones en la estructura del poblamiento del valle, concretamente durante el reinado de Alfonso X, en el que la puebla de Aller pertenece al elenco de nuevas villas creados por este rey. A partir de entonces la corporación allerana comienza a funcionar de forma regular y se registran los primeros cargos concejiles.

De todas formas es de sobra conocida la escasez de estudios durante los llamados siglos modernos, y pocos son los datos que nos permiten individualizar su evolución. A partir del siglo XVIII los datos de Hacienda y del Archivo Histórico Nacional, nos revelan un poderosísimo sector ganadero, cuya cabaña en todas sus modalidades se cuenta entre las más numerosas de Asturias. Otra de las actividades que tuvieron su despegue en esta época fue la comercial, especialmente atractiva por su situación de enclave en el itinerario entre Asturias y la Meseta.

Pero lo que realmente consolida como el verdadero canal de comunicación allerano con el exterior, fue el Puerto de San Isidro en el siglo XIX, con la construcción de una carretera que unía el valle principal con la cuenca del Caudal. A raíz de esta novedosa y parca infraestructura viaria, comenzaron a explotarse los primeros yacimientos carboníferos de Aller. De aquí en adelante fue una expansión constante, aumentada en las últimas décadas del siglo con la aparición del ferrocarril, que articuló los valles del Caudal y Lena.

La hulla allerana recibirá un importante impulso ante las facilidades para conectar el valle de Aller con la principal vía asturiana, su historia fue de un constante crecimiento. Pasado por la guerra civil española, el concejo de Aller quedo enclavado como el resto del sector centro-oriental en la zona republicana, situación en la que permaneció hasta casi la definitiva caída del frente norte peninsular.

Paradójicamente la posguerra, con su autarquía económica, favoreció el resurgir de la actividad minera, apareciendo nuevas modalidades de extracción, debido al progresivo agotamiento de las minas de montaña, circunstancia que obligó a la explotación de los pozos, concentrándose la población aún más en el fondo de los valles y proliferando las construcciones de barriadas de protección oficial.

Todo esto ha traído un cambio significativo en los pueblos, pues muchos de ellos fueron abandonados en las laderas de las montañas, como fue el caso de Boo, lo que llega a provocar un desajuste en la organización administrativa existente, creándose nuevas parroquias como fue el caso de Caborana.

La nueva política económica aperturista gravará la crisis económica del carbón que dará lugar a la creación de Hunosa en 1967, resultante de la intervención estatal. A partir de entonces, la actividad económica allerana entra en evidente declive, sólo ralentizada por las buenas perspectivas que las tierras altas ofrecen, para el sector turístico.

El concejo está formado por tres zonas bien diferenciadas entre sí: Alto, Medio y Bajo Aller, con unas alturas medias sobre el nivel del mar de 1.000, 500, y 300 metros respectivamente. Este concejo toma su nombre del río que lo atraviesa de sudeste a noroeste, teniendo a su vez otros dos ríos de cierta importancia. El río Aller hace también otra diferente demarcación, así en la parte baja del río Aller, es donde se dan cita los mayores núcleos de población desde hace poco más de un siglo: Caborana, Moreda, Oyanco, que se han desarrollado con la minería del carbón, y la parte alta del río Aller donde el concejo mantiene el aspecto rural tradicional, teniendo en esta zona espléndidos paisajes y numerosos atractivos turísticos. En el concejo hay dos lugares catalogados como Monumentos Naturales: Las Foces del Pino y el Tejo de Santibañez de la Fuente.

Su clima es templado como consecuencia de la protección que ofrece las montañas contra los vientos de la meseta. Su orografía muy abrupta con quebradas y frondosas montañas, algunas con pendientes que van entre los 40 y los 50 grados. El 60% de su territorio es de interés paisajístico ya que son terrenos sumamente accidentados. Sus laderas tienen abundantes bosques, diferenciando distintas especies de árboles según las zonas en la que nos encontremos, así en la zona alta tenemos el haya, y en las zonas medias y bajas el castaño. Por su clima, el suelo es bueno para la agricultura en las zonas bajas cerca de los cauces de los ríos, teniendo del mismo modo, unos buenos pastos, lo que les hace tener una buena cabaña de vacuno, en especial la parda alpina que es muy rica en manteca. También hay que destacar sus buenas cabañas caballar y lanar.

La explotación en el siglo XIX de los recursos hulleros existentes en el subsuelo, trae una dinámica demográfica muy ligada al empleo en la actividad minera, así en 1900, su población asciende a 13.159 personas, cifra muy elevada si tenemos en cuenta el carácter montañoso de la mayor parte del terreno. Todo esto siguió creciendo mientras se intensificaban las labores de extracción de carbón, lo que ocurrió durante las tres primeras décadas del siglo XX, logrando alcanzar el municipio los 24.658 habitantes en 1930. En los diez años siguientes, la producción de carbón decae al cerrarse muchas pequeñas minas y con ello la población que pierde es algo más de 1.000 habitantes.

Finalizada la guerra civil, se da un nuevo impulso a la actividad minera y con ello la consiguiente recuperación demográfica, llegando a tener en 1960 más de 28.690 habitantes. Desde entonces el ritmo impuesto de continuos cierres y su perdida de puestos de trabajo trajo un descenso demográfico. Así en 30 años sé perdió una población de más de 11.000 habitantes. Es rara su emigración a naciones americanas, pero sí más importante la producida a países centroeuropeos en los años setenta. Aquellas personas vuelven al jubilarse, lo que esta aumentando su porcentaje de senectud.

La mayor parte de la población está concentrada en el Bajo Aller, debido a la gran explotación minera del carbón en zonas como Moreda, Caborana, Piñeres y Boo, disminuyendo la población a medida que se va al sudeste, siendo muy escasa la población en el Alto Aller. Su población ha estado basada en su riqueza económica, directamente relacionada con el carbón. En el año 1960 trabajan en la minería en este concejo 5.050 personas, hoy difícilmente llegan a las 2.000. El descenso de la producción y explotación del carbón y la expansión de la industria, produce una caída del empleo en la zona, de ahí la emigración a centroeuropa o al centro de Asturias.

En el siglo XX, está surgiendo otro recurso económico que es el turismo, atraído por las numerosas ofertas del concejo de Aller: paisaje, senderismo, rutas de montaña, deportes de invierno y una gastronomía importante.

En el concejo de Aller, el partido que más tiempo ha gobernado es el PSOE (véase lista de alcaldes de Aller). El actual alcalde socialista es Gabriel Pérez Villalta, que ejerce el cargo desde 1983.

Los Megalitos de El Padrún o Cantu de Cruces en Boo, se encuentran en el cordal que separa los concejos de Aller y de Lena. Se trata de tres estructuras funerarias de tipo dolménico que constituye hasta el momento el vestigio más antiguo conocido (14000 años a. C) de la presencia humana en Aller.

El Moyón de la Corrala en Pola del Pino. En el interior del pueblo se levanta este monolito de arenisca de casi dos metros de altura en el que están grabados diferentes símbolos, entre ellos una cruz griega y una figura antropomórfica. Los estudios realizados no han logrado determinar su verdadero origen, pudiendo ser un menhir de la época prehistórica (de ser así, serían unos de los más destacados del norte de España) o un mojón de los existentes en los caminos medievales.

La iglesia de San Vicente de Serrapio mantiene su pureza de estilo románico en un ábside tripartido. Las pinturas de su capilla son del siglo XVII. Su primera estructura es de época romana de la que conserva una lápida en la sacristía dedicada a Júpiter. Esta iglesia está situada a 11 kilómetros de Serrapio en un lateral de la carretera sobre un mirador con vistas al valle medio del Aller. Esta iglesia se ha ido asentando sobre diversas construcciones, su primera estructura es de época romana, se modificó durante el prerrománico para volver a modificarla en el románico en el siglo XII. En la actualidad consta de tres naves con triple ábside, las diferentes reformas le han quitado su pureza de estilo románico, sólo manteniendo la cabecera triple.

La iglesia de San Juan el Real de Llamas, de estilo románico rural del siglo XII, es Monumento Histórico Artístico.

La iglesia de San Juan de Santibáñez de la Fuente, tienen una mezcla de restos tardorrománicos y del gótico rural.

La iglesia de San Félix en El Pino, en ella hay que destacar sus retablos barrocos. Es Monumento Histórico Artístico.

El Santuario de Miravalles de 1745 en Soto.

Pueden verse casonas y castillos en diferentes zonas del valle de Aller, como: El palacio de Ordóñez y Villademoros. El palacio de Arias Prieto en Boo con su escudo y las armas de Castañones. El palacio de Arias Cacheros. El palacio de García de Vega, o El castillo del Soto, que posee un torreón bajomedieval del siglo XIV-XV, con varias reformas y construcciones alrededor. El castillo de Quirós del siglo XIV. Son otras de las maravillosas muestras de arquitectura civil en este concejo.

Las principales fiestas del concejo son las de los Humanitarios de San Martín de Moreda, el 11 de noviembre, en la que los romeros van vestidos con el traje típico asturiano, la de San Antonio de Piñeres, el último domingo de agosto y la romería de Miravalles en Soto el 8 de septiembre. También son reconocidas las fiestas de El Carmen que son celebradas el último fin de semana de agosto en la localidad de El Pino.

También se celebran varias ferias de ganado en Cabañaquinta, entre las que destacan en importancia la del viernes de marzo anterior al día de San José, la del Rosario el primer viernes de octubre, la de Todos los Santos y el Mercaón o feria de San Andrés que tiene lugar el tercer viernes de noviembre.

Al principio



Bandera de Aller

Bandera de Aller

La bandera de Aller (Asturias) es rectangular, de proporciones 2:3 (ancho:largo). Una línea blanca que recuerda las montañas nevadas del concejo, divide la parte superior, roja (Pantone 485), de la parte inferior, verde (Pantone 354). Sobre el fondo rojo, hay un sol figurado amarillo (Pantone 116), y sobre el fondo verde, tres castillos amarillos (Pantone 116). La bandera, adoptada en el Pleno municipal del día 27 de julio de 2006, fue la ganadora de un concurso de ideas abierto a todos los ciudadanos convocado por el Ayuntamiento. El jurado del concurso estuvo formado por los concejales Santos Fernández Fanjul (PSOE), David Moreno Bobela (PSOE), Josefa Martín Fernández (PP), y José Manuel Díaz Trapiello (IU). Actuaron como asesores técnicos del jurado, sin voto, Juan Antonio de Lillo, escritor y periodista, Victor Canal Fernández y Francisco Velasco Fernández, historiadores locales, y Eduardo Panizo Gómez y José Carlos Alegría Díaz, vexilólogos. El jurado se reunió el día 30 de mayo de 2006. La propuesta elegida fue presentada por Luis Fernando González García, de la Sociedad Española de Vexilología.

Al principio



Moreda (Aller)

Moreda (Morea en asturiano) es un lugar y una parroquia del concejo asturiano de Aller, en España.

En sus 27,98 km² habitan un total de 5.059 personas (2006), repartidas entre 44 poblaciones.

En concejo de Aller viven 13193 personas (INE: Instituto Nacional de Estadística, 2007). Moreda está a unos 300 metros de altitud y dista 12,0 km de Cabañaquinta, la capital del concejo. Está formado por los barrios de Les Ferraes, Campera, El Caleyu, La Barraca, El Campo, La Viñona, El Carmen, San Isidro, Sotiello, Tartiere, La Casnueva, Villanueva y el Caleyón.

A pesar de ser la capital del concejo, es el núcleo de mayor población del concejo de Aller. No cuenta con los principales servicios del concejo de Aller como el Instituto de Enseñanza Secundaria Valle de Aller, el mayor Centro de Salud o el teatro cine Carmen.

El 11 de Noviembre celebra la fiesta de San Martín de Moreda, declarada de interés nacional. La fiesta fue fundada y es preparada anualmente por los Humanitarios de San Martín.

En el año 2014, el pueblo recibe el Premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar, con su candidatura conjunta con la sociedad de los Humanitarios de San Martín.

Al principio



Ramón María Aller Ulloa

Ramón María Aller Ulloa

Ramón María Aller Ulloa (1878 - 1966), sacerdote católico, matemático y astrónomo español.

Ramón Aller fue un catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela. Realizó varios estudios y observaciones astronómicas relevantes desarrollando instrumentos que fueron adoptados por otros centros como el Observatorio de París. Era políglota y llegó a dominar 10 idiomas.

Ramón Aller nació el el 3 de febrero de 1878 en el pazo de Filgueiroa en Donramiro, Lalín provincia de Pontevedra, Galicia (España).

Comenzó a estudiar con los jesuitas en La Guardia y los continuó en el seminario de Lugo. Con veinte años obtuvo un doctorado en teología. Fue ordenado sacerdote con dispensa de dos años. En 1899 comienza, por libre en la Universidad de Oviedo, los estudios de Ciencias Exactas que seguiría en La Universidad de Madrid alcanzando la licenciatura en 1904 con 26 años. En 1912 se doctora con premio extraordinario y, en este mismo año, construye en Lalín el primer observatorio astronómico de Galicia.

Comenzó su afición a la observación astronómica con un anteojo de 75 mm de apertura que le había regalado su abuela Camila Ulloa cuando era seminarista. A este primer instrumento añadió un teodolito que le regaló María Lajosa Sánchez. Estos fueron los primeros instrumentos que montó en el observatorio que instalo en la galería de su casa. Con ellos, y algún otro instrumento auxiliar como un cronómetro de la Marina, realizó las primeras observaciones sistemáticas de cosmos que llegaron a ser recogidas en el Anuario del Observatorio de Madrid. Luego realizó una serie de observaciones junto con estudios teóricos que fueron publicadas en la Revista de la Sociedad Astronómica de España y América.

En 1918 edita el libro de matemáticas Algoritmia que es patrocinado por su tío Saturnino Aller. Al morir este Ramón se queda con sus bienes en usufructo y decide aumentar el instrumental de observación adquiriendo un refractor de 120 mm y de 1.800 mm de distancia focal. La instalación de este instrumento, que se pondría en marcha en 1925, requirió la modificación de su observatorio al cual tuvo que añadir una cúpula. Para la puesta en marcha del refractor realiza un minucioso programa a seguir (este programa esta publicado en Archivo del Seminario de Estudios Gallegos de 1932 bajo el título Programa del Observatorio de Lalín).

El programa tenia en su primer punto la observación de las estrellas dobles. Los resultados de estas observaciones se publicaron en la revista alemana Astronomiche Narichtench la principal revista de astronomía de Europa. Estos estudios fueron pioneros en España y crearon una importante escuela en la Universidad de Santiago.

Desde 1930 que publica sus primeros trabajos en la revista Astronomiche Narichtench hasta 1939 edita más de 40 trabajos en diferentes medios tanto nacionales como extranjeros. Completando, además, un interesante tratado de astronomía que venia escribiendo desde su juventud. Completaba estos trabajos de observación, relevantes y extraordinarios si se tienen en cuenta los escasos medios, con la confección de planos, la docencia e incluso la biografía de Rodríguez González, el Matemático Bermés.

En 1939, se encarga de explicar geometría analítica y análisis matemático en la Universidad de Santiago de Compostela. En 1943 se construye un observatorio en la Universidad de Santiago donde trasladan los instrumentos de Lalín y en 1944 se crea la Cátedra de Astronomía para él.

El 30 de junio de 1943 presenta su tesis doctoral en la Universidad de Madrid con el tema Algunas experiencias que conviene realizar en las observaciones de pasos por verticales y ese mismo año es nombrado Director del Observatorio Astronómico y edita Introducción a la Astronomía, obra que venia preparando desde su juventud. Se amplia el observatorio con un telescopio de pasos que aporte el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En 1945 crea la sección de Astronomía Teórica y Matemáticas Durán Loriga germen de lo que luego sería la Facultad de Matemáticas. Durante los años 40 y 50 el observatorio se encuentra en pleno rendimiento publicándose esos trabajos en publicaciones del observatorio de Santiago. En ese tiempo es también cuando se crea la cátedra de astronomía que dirige Aller hasta 1949 que es nombrado Catedrático extraordinario de astronomía. En 1948 es nombrado miembro de la Comisión 26 de la Unión Astronómica Internacional de Zurich y publica el libro Astronomía a simple vista. El año siguiente, en 1949, es nombrado miembro de la Comisión Nacional de Astronomía. Entre 1960 y 1963 dirige tres tesis doctorales.

Cae enfermo en 1964 y se traslada a su pueblo natal donde muere el 28 de marzo de 1966, a los 88 años de edad.

Su obra ocupa más de 78 artículos publicados en diferentes medios, 4 libros, 5 tesis doctorales dirigidas por él, cuatro estrellas descubiertas y numerosos planos y diseños de instrumentos de observación y medición así como otros muchos materiales de diferentes temas.

Ramón María Aller fue miembro de la Academia de las Ciencias Exactas de Madrid, de la Comisión de la Astronomía y de otras instituciones mundiales. Inventó aparatos de medición y observación, algunos de los cuales fueron adoptados por el observatorio de París. Fue nombrado catedrático y director vitalicio del observatorio de Santiago, coengo honorario, e hijo adoptivo de la ciudad de Santiago de Compostela. El inglés Wilkins puso el nombre de Aller a un cráter de la Luna.

Al principio



Source : Wikipedia