Úbeda

3.4078826764561 (1091)
Publicado por roy 20/04/2009 @ 22:16

Tags : úbeda, ciudades de jaén, jaén, andalucía, españa

últimas noticias
Úbeda: "El PSOE es el partido que mejor conoce a los jóvenes y que ... - Teleprensa World
En dicha presentación, la secretaria general de Juventudes Socialistas de Almería, Rocío Úbeda, ha puesto de relieve que "desde Juventudes Socialistas de Almería queremos mandar un mensaje a los jóvenes, decirles que es muy importante que participen en...
Los padres de alumnos denuncian las deficiencias del colegio de la ... - Ideal Digital
La infraestructura del colegio público Santísima Trinidad de Úbeda es muy deficitaria y presenta numerosos problemas que «afectan a la seguridad y bienestar de los alumnos y profesores». Así lo considera la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del...
Clase magistral del alfarero ubetense Pablo Tito en la Universidad - Ideal Digital
Visita guiada: El Museo de Alfarería, cabe añadir que será objeto de una de las visitas guiadas programadas por el Museo Arqueológico Casa Mudéjar de Úbeda dentro de su actividad denominada 'El epicentro en el Museo'. La cita se ha previsto para el 6...
Philip Glass repasó en Úbeda algunas de sus mejores obras - Ideal Digital
El auditorio del centro cultural Hospital de Santiago acogió anoche uno de los platos fuertes de la vigésimo primera edición del Festival Internacional de Música y Danza Ciudad de Úbeda. Se trató del recital que ofreció el prestigioso compositor de...
Aprobado por unanimidad el protocolo de la Academia - Ideal Digital
Se trató de una sesión densa en la que se debatieron asuntos relacionados con el presente y el futuro de Úbeda, tal y como explicó previamente el alcalde, Marcelino Sánchez. No obstante, la mayoría de los puntos fueron aprobados por unanimidad y el...
El Museo Arqueológico de Úbeda se da a conocer entre el sector ... - Ideal Digital
Las delegadas provinciales de Turismo, Comercio y Deporte, Antonia Olivares, y de Cultura, Francisca Company, visitaron en la mañana de ayer el Museo Arqueológico Casa Mudéjar de Úbeda con motivo de las actividades organizadas por la celebración,...
La Galería de Arte 'Cristóbal Bejarano' expone la obra de Luís ... - Infolinares.com
Luís Juan Torres López nació en Torreperogil en 1954, estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Úbeda y se licenció en 'Bellas Artes' en 'Santa Isabel de Hungría' de Sevilla en 1979. Actualmente, reside en Úbeda, donde ejerce como profesor de dibujo...
Los creadores de 'El lince perdido', Goya 2008 de animación ... - Noticias Cada Día
La organización del Festival Internacional de Música de Cine 'Ciudad de Úbeda' tiene el placer de anunciar dos nuevos invitados a la V edición de esta ineludible cita mundial para los amantes de la música cinematográfica....
Philip Glass concierto en Úbeda - laguiago
Concierto de Philip Glass en Úbeda, Jaén. Domingo 24 de Mayo. Un músico clásico que sufrió una transformación en sus ideas cuando transcribió la obra de Ravi Shankar, y abrazó el ritmo y la repetición por encima de las reglas clásicas....
Un acertante de Úbeda cobrará más de 125.000 euros en un premio de ... - Europa Press
Un acertante de Úbeda (Jaén) cobrará un total de 125.708 euros por un premio de segunda categoría del sorteo de La Bonoloto celebrado ayer, según la información facilitada por Loterías y Apuestas del Estado y consultada por Europa Press....

Úbeda

Situación de Úbeda con respecto a la provincia de Jaén

Chiclana de la Frontera , España.

Úbeda es una ciudad de la provincia de Jaén (Andalucía, España), capital de la fértil comarca de La Loma. La ciudad, junto con la cercana Baeza, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco el 3 de julio de 2003 debido a la calidad y buena conservación de sus numerosos edificios renacentistas y de su singular entorno urbanístico.

La ciudad, situada sobre un cerro y volcada hacia el valle del Guadalquivir frente a la imponente Sierra Mágina y cerca del centro geográfico de la provincia, constituye un importante centro de atracción al contar con hospital comarcal, centros educativos y escuelas universitarias (UNED y SAFA), delegaciones de hacienda y de la seguridad social, juzgados, Centro del Profesorado (CEP), etc, derivando en uno de los índices de centralidad más altos de toda Andalucia. Según el anuario de La Caixa, se trata de la capital de una de las provincias económicas de España, con una población de más de 200.000 habitantes que acude habitualmente a comprar en ella.

Úbeda vive principalmente del sector servicios, el comercio y la administración, que ocupan el 49% de la población activa. Pero además el peso de la agricultura es enorme, siendo un centro neurálgico del olivar y la producción aceitera y uno de los mayores productores y envasadores de la provincia de Jaén de aceite de oliva, piedra angular de toda su economía. Otras actividades complementarias son la industria, la ganadería y un incipiente turismo.

El gentilicio formal de la localidad es ubetense, aunque sus habitantes, principalmente en los pueblos de alrededor como Torreperogil, Sabiote, Baeza, Villacarrillo, Rus o Canena, también son conocidos como ubedeños.

La leyenda dice que Úbeda fue fundada por un descendiente de Noé. Del mítico torreón del Rey Ibiut derivaría el nombre de la ciudad. Si nos restringimos a la arqueología, los primeros asentamientos en Úbeda se remontan a la Edad del Cobre, en el actual Cerro del Alcázar.

Aunque existen restos visigodos y tardorromanos, en el solar actual donde se asienta, ya había con anterioridad un núcleo ibero de población autóctono, después dependiente de la colonia romana de Salaria, conocido como Úbeda la Vieja, situado frente a la desembocadura del río Jandulilla en el Guadalquivir. Bajo el imperio romano la ciudad actual es conocida como Bétula por su situación cerca del Guadalquivir, Bethis Loperus. La ciudad como entidad con una cierta importancia aparece con la llegada de los árabes, en particular con Abderramán II, quien la funda con el nombre de Ubbada o Ubbadat Al-Arab ("Úbeda de los Árabes"), con la intención de controlar desde aquí a los mozárabes de Baeza.

A partir del siglo XII los reyes castellanos aumentan progresivamente la presión sobre el Alto Guadalquivir y Úbeda sólo es mencionada en las fuentes escritas como escenario de episodios bélicos, por ejemplo cuando la región fue objeto de los ataques de Alfonso VII de León, primero en 1137 y posteriormente en 1147, momento en el que se apoderó de Úbeda, Baeza y Almería. Durante diez años la ciudad permaneció en manos de los castellanos, hasta que la contraofensiva almohade les obligó a retirarse en 1157. Reconquistada y devastada por Alfonso VIII tras la batalla de las Navas de Tolosa, es perdida al poco tiempo. Entretanto la ciudad es saqueada y arrasada en varias ocasiones más.

En el año 1233, Úbeda es definitivamente conquistada por Fernando III de Castilla, convirtiéndose en ciudad realenga y titular de un arciprestazgo. Factor decisivo en este período es su importante valor geoestratégico. Durante casi tres siglos fue población fronteriza, primero de avanzada y luego muy cercana a la frontera entre los reinos de Granada y Castilla. Este hecho determina que los sucesivos reyes castellanos le otorguen numerosos privilegios y concesiones, como el Fuero de Cuenca, para favorecer la fijación de una población, formada por castellanos y leoneses, que permanezca frente a circunstancias de vida adversas propias de una zona fronteriza.

Este cúmulo de factores (situación geográfica y consiguiente dominio de vías de comunicación, su extensa y rica jurisdicción y presencia de una nobleza cada vez más poderosa) sentó las bases a lo largo de los siglos XIV y XV del esplendor de la Úbeda del siglo XVI y es que un hecho destacable es que la toma de Úbeda se realizó mediante capitulación, posibilitando la coexistencia de distintas etnias que formaban una población de varias culturas (árabe, judía y cristiana). Durante más de dos siglos la ciudad participa activamente en la lucha contra los musulmanes, gozando de amplia autonomía en su gobierno local, regido por el Concejo. Episodios como el de 1368, en el que la ciudad es asolada con motivo de la guerra civil entre Pedro I de Castilla y Enrique II de Trastámara, avivó la rivalidad entre los bandos locales, que dieron lugar a que, a semejanza de lo ocurrido en Baeza, las murallas y torres del Alcázar fuesen lamentablemente demolidas en 1506 por orden real.

Al finalizar la conquista de Granada, asistimos a un desarrollo económico de la ciudad basado en la agricultura, que fundamenta el periodo de mayor esplendor de la ciudad, siendo muy importante la roturación de bosques y puesta en valor de nuevas tierras. La paz y el desarrollo económico lleva consigo un aumento demográfico, alcanzando la ciudad una población de 18.000 habitantes, siendo una de las más populosas de toda España. Comenzando con Ruy López Dávalos, Condestable de Castilla con Enrique III y Beltrán de la Cueva, valido de Enrique IV, sus nobles encuentran acomodo en altos cargos de la administración imperial.

Especialmente destacable es el papel de Francisco de los Cobos, secretario del Emperador Carlos I. Con él entra el gusto por el arte en Úbeda y de manos del arquitecto Andrés de Vandelvira y sus seguidores, Úbeda se llena de palacios. Su sobrino, Juan Vázquez de Molina, secretario de Estado de Carlos I y de su hijo, Felipe II, continúa lo iniciado.

Los siglos XVII y XVIII son de decadencia para la ciudad, que ve como su pasado esplendor se apaga. Algunas fechas de los desastres que asolaron la ciudad en esta etapa fueron las pestes de 1681 y el terremoto de Lisboa de 1755, que quebranta bastantes casas de la ciudad.

Posteriormente, con la guerra de la independencia española, durante la que los franceses permanecen entre 1810 y 1813 en la ciudad, se ocasionan grandes perjuicios económicos, no volviendo a recuperarse hasta finales del siglo XIX, experimentando un pequeño resurgir con la mejora en avances técnicos, que llegan con retraso a la ciudad, que sigue siendo un medio rural no afectado apenas por la revolución industrial.

A finales del XIX la burguesía ubetense hace renacer la ciudad gracias a la agricultura, la industria y los servicios, alcanzando el lugar actual como cabecera de la comarca y como un centro de industria y servicios a nivel regional de importancia creciente.

El 3 de julio de 2003 es nombrada, junto con su vecina Baeza, Patrimonio de la Humanidad.

El término municipal de Úbeda comprende 402 km², con una población de 36.342 habitantes (INE, 2006). Comprenden el municipio, además del principal, otros siete núcleos de población, anejos en los que residen algo más de 1.000 habitantes en total. Por importancia son: Santa Eulalia (Santolaya), El Donadío, Solana de Torralba, Veracruz, San Miguel y San Bartolomé. Una parte del término municipal está separado del principal, el enclave llamado Rincón de Olvera, en el que se encuentran los poblados de Solana de Torralba y Veracruz.

El término municipal está dedicado en su mayor parte a la agricultura, sobre todo olivar, el más productivo del mundo. Hasta los años setenta del siglo XX el cultivo de las olivas era importante pero se alternaba con otros como el cereal o la vid, pero a partir de entonces un mar de olivos ha inundado la loma de Úbeda.

En las vegas del Guadalquivir y Guadalimar aún predomina la agricultura intensiva de regadío (algodón, cebolla, tabaco, remolacha, etc.). En adición, también hay zonas declaradas paraje natural, como es el caso de los Embalses del alto Guadalquivir, los embalses de Doña Aldonza, Pedro Marín y Puente de la Cerrada (Puente la Cerrá, en el habla local). Estos embalses están fuertemente colmatados, por lo que hay una gran cantidad de vegetación lacustre, y en ellos se pueden encontrar fauna diversa como la focha común, patos, flamencos o el calamón, con su vivo plumaje azul.

Tras el fracaso de la gran industria local, y debido a la riqueza de su término y a la gran extensión cultivada, la ciudad se ha replegado de nuevo hacia éste sector, por lo que ha ampliado una importante base agraria, porcentualmente, pudiendo llegar a ocupar a tiempo completo dos o tres millares de personas. El olivar intensivo y superproductivo es el mayor aportador a la economía familiar y el eje que nutre de actividad de multitud de industrias y servicios afines. Anteriormente la ganadería ovina y la avicultura también habían sido muy significativas, aunque ya están en franca decadencia.

Actualmente el sector transformador tiene el mayor peso en el conglomerado agroindustrial del olivar.

En la ciudad de Úbeda, industriosa por excelencia, algunas de sus actividades artesanales tradicionales abrieron paso a un verdadero desarrollo industrial básico y potente, que pudo generar plantas industriales de considerable tamaño que alcanzaron su auge en el tercer cuarto del siglo XX. La cordelería desarrolló la fabricación de capachos de esparto para los molinos de aceite, y de ahí se produciría la transformación en cordeleria sintética y textil; la rejería y la calderería serían el origen de una importantísima industria de fundición y fabricación de maquinaria de almazara; la hojalatería está en el origen de la industria de grifería. La artesanía cerámica, que se mantuvo, abrió paso también a la industria de los materiales de construcción, etc.

Ya en 1970 la tercera parte de la población activa se ocupaba en las industrias de la ciudad, de las que algunas llegaron a superar los dos centenares de puestos de trabajo. Pero la crisis industrial, que en España viene a coincidir con la llamada "transición política", se dejó sentir fuerte en Úbeda; aunque eso sí, a diferencia de otros núcleos industriales de más envergadura, aquí sin la apoyatura de las actuaciones políticas de la llamada Reconversión Industrial. En Úbeda han sido la imaginación y los recursos de los empresarios el resorte que ha permitido superar el desastre de la desaparición de sus industrias más empleadoras, sin la alternativa del apoyo de los planes oficiales del sector público. La escasez de empleo y de oportunidades profesionales ha provocado emigración hacia Madrid y Barcelona.

Basado en una antiquísima tradición comercial, ha experimentado una importante diversificación (talleres, actividades financieras, asesorías, inmobiliarias...) y ha ampliado su oferta de empleo por el desarrollo de servicios públicos, como educación y sanidad, que se centralizan en Úbeda para la atención a la población de la mitad oriental de la provincia. La hostelería y restauración, en proceso de expansión junto al turismo, emplea cada vez a más población.

La ciudad cuenta con 48 monumentos notables, y más de otro centenar de edificios de interés, casi todos ellos de estilo renacentista. Aunque curiosamente a los viajeros románticos de los siglos XVIII y XIX les impresionó más el sabor musulmán de sus calles que este esplendor renacentista. Todo este patrimonio llevó a Úbeda a ser la segunda ciudad de España nombrada Conjunto Histórico-Artístico, en el año 1955. En el año 1975 recibió el nombramiento del Consejo de Europa como Ciudad Ejemplar del Renacimiento. Por último, en 2003 ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad, junto con Baeza, por la UNESCO.

Por la ciudad se distribuyen nueve edificios declarados Monumento Nacional, y diecinueve declarados Bien de Interés Cultural (BIC), a los que hay que añadir otros dos en su término municipal. Aunque el patrimonio es inmenso, hay que mencionar que como en otras ciudades históricas, una parte importante del mismo no ha sobrevivido hasta nuestros días, por diversos devenires. Es mucho lo que se ha perdido. En todo caso, del impresionante conjunto actual destaca el grado de conservación de muchos edificios, que aún conservan como detalles dignos de admiración las puertas de madera claveteada y sus aldabas de hierro, los faroles y las rejas.

Es el corazón monumental de Úbeda. En él se encuentra la Sacra Capilla del Salvador, sin duda el monumento más representativo de toda la ciudad. No se quedan atrás la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares y el Palacio Vázquez de Molina, conocido como Palacio de las Cadenas (actual sede del Ayuntamiento), ambos Monumento Nacional, y el Palacio del Deán Ortega (actual Parador de Turismo) y el Palacio del Marqués de Mancera, Bienes de Interés Cultural. Se completa la plaza con el Antiguo Pósito, la Casa de Juan de Medina, la Cárcel del Obispo y la Fuente de Francisco de los Cobos. Todos ellos conforman un modelo de urbanismo y planificación inéditos en España hasta entonces.

A la derecha de la Capilla del Salvador está la Calle Baja del Salvador que conduce a un Mirador desde el que se ven las Sierras de Cazorla, Mágina y, en los días más claros, incluso Sierra Nevada. En esta calle podemos encontrar el Hospital de los Honrados Viejos del Salvador, declarado Monumento Nacional junto con la Capilla del Salvador.

Desde la Plaza Vázquez de Molina, por la calle Juan Ruiz González, podemos subir hasta la Plaza del Mercado, que era la principal de la Úbeda medieval. Reurbanizada en el siglo XIX, de donde viene su actual aspecto, se conservan en ella dos edificios notables, la Iglesia de San Pablo y el Ayuntamiento Viejo, actual Conservatorio, con doble arcada italiana. Los soportales que rodeaban su espacio o el monumental edificio de la Alhóndiga, en la misma plaza, han desaparecido. Siguiendo por la calle San Juan de la Cruz nos encontramos el Convento de San Miguel, de Carmelitas Descalzos, y el Oratorio de San Juan de la Cruz, donde el místico llegó el 27 de septiembre de 1591 y murió el 14 de diciembre de ese mismo año.

La calle del Losal, que desemboca en la cabecera de San Pablo, conduce al barrio de los alfareros atravesando la Puerta del Losal, un arco mudéjar del siglo XIV, más allá de la Casa del Obispo Canastero, barroca. Se llega así a la Plaza de Olleros y a la popular calle Valencia, donde están los alfareros.

Otros monumentos del casco histórico son las casas judías del barrio del Alcázar y de la Gradeta de Santo Tomás (junto a las ruinas de la antigua Iglesia de Santo Tomás, románica, destruida por tropas napoleonicas), la Casa de los Carvajales, la Casa de los Salvajes, el Palacio de los Manueles, la Casa del Blanquillo, el Palacio de los Morales, la Casa de la Luna y el Sol, el Palacio de los Orozco, el Palacio de los Torrente, el Palacio de los Porceles y la Casa de la Tercia, o los importantes restos arqueológicos y prehistóricos del solar del antiguo Alcázar, sobre el que hay un proyecto de puesta en valor de las ruinas y para hacer este espacio visitable.

La Muralla de Úbeda está declarada Monumento Nacional. Propia de la importancia estratégico-defensiva que adquirió, su amurallamiento fue impresionante, como aún hoy se puede apreciar. Aún se conserva en gran parte, incluyendo tres de sus antiguas puertas y bastantes torres. Las puertas principales que se conservan son la del Losal, múdejar del siglo XIV; la de Granada y la de Santa Lucía, de la que en 1855 se derribó la barbacana. En cuanto a las torres, hay que destacar la Torre de las Arcas, en la Corredera, una torre albarrana de forma octogonal donde se guardaba la tesorería del Concejo municipal, y la Torre del Reloj, en la Plaza de Andalucía, con un bello templete superior de estilo Renacimiento que contiene el cuerpo de las campanas.

La parte sur de la muralla, constituye en gran parte un bello paseo, pues desde ella se contempla Sierra Mágina y la Sierra de Cazorla, además del típico paisaje del mar de olivos alineados sobre la infinidad de pequeñas colinas del Valle del Guadalquivir.

Otros monumentos extramuros son la Iglesia de San Millán (en un arrabal medieval), la casa plateresca de la Calle Gradas, la portada de la casa del Caballerizo Ortega, el antiguo Casino y la ermita del Paje. Sumánse las fachadas neo-renacentistas dispersas por la ciudad, destacando el conjunto de edificios de las Escuelas de la Sagrada Familia, construidos a principios de los años 40.

Otros monumentos son la Iglesia de San Bartolomé, la Torre de Garci Fernández, sobre una muralla ciclópea, el Dolmen del Encinarejo y el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, también de señalado estilo renacentista. Además, otras unidades menores, como cortijos y haciendas de labor para la agricultura que sustentan la economía de la comarca, se esparcen diseminados entre la red de pequeños pueblos de alrededor.

Se resume diciendo que al igual que en el conjunto de Baeza, es un Renacimiento con señas de identidad propias. Estas ciudades aportan una autentica recopilación de las ideas, soluciones y prácticas del urbanismo renacentista, formulados por los tratadistas italianos del siglo XV, pero adecuándolas a una realidad sociopolitica cultural muy distinta a la italiana. La lección de urbanismo que ofrece la ciudad trasciende lo regional y nacional, valorándose entre el urbanismo más innovador del Renacimiento Español que, tras ser reelaborado, tendrá una nueva proyección en Iberoamérica.

La ciudad se compone de distintos barrios o barriadas, unos oficiales y otros divididos popularmente. Son los barrios de San Pedro, de las Canteras, de La Puerta del Sol, de La Alameda, de El Alamillo, de El Comendador, de Ávilas Rojas, de la Atalaya (ubicado dentro de la AAVV Parque Norte), de San Millán y de San Nicolás y las barriadas Federico García Lorca (también llamado el Vietnam) y de El Alcázar.

La calle Arroyo de la Dehesa, situada en el barrio de la Atalaya, hace relación al famoso arroyo homónimo situado en dirección a Santa Eulalia y que tanto significa en la Romería de la Virgen de Guadalupe, patrona de la localidad.

En Úbeda existen distintos polígonos, tanto agrícolas como industriales: el Polígono Agrícola Huertañalda (situado en el norte de la ciudad, apartado del casco urbano, junto a la urbanización de Huertañalda), el Polígono Agrícola de nueva construcción situado entre la Carretera de Jodar y la Avenida 28 de febrero, en la zona oeste de la ciudad, el Polígono Industrial Los Cerros, el más importante de todos situado en la noza noreste de la ciudad, recientemente ampliado, y el Polígono Industrial La Alberquilla, a veces llamado a desaparecer por su cercanía con el de Los Cerros. Está planteada la construcción de un Parque Logístico en colaboración con Baeza, en la confluencia del límite de ambos municipios y relacionado con la construcción de las nuevas autovías Autovía del Olivar y Autovía Linares-Albacete.

Además de la ciudad de Úbeda, el municipio ubetense acoge a otros núcleos, como las pedanías de Santa Eulalia (conocida como Santolaya), Solana de Torralba, Veracruz, San Miguel y El Donadío. Las urbanizaciones del municipio constituyen grupos vecinales situados a una relativa distancia del casco urbano de Úbeda. Suelen tratarse de chalets residenciales. Los principales son: Bétula (situada a un kilómetro al oeste del casco urbano, su principal acceso es la carretera N-322), San Bartolomé (situada a escasos kilómetros al este del casco urbano, en dirección a Torreperogil, su principal acceso es la carretera N-322), El Campillo (al otro lado de la N-322, frente a San Bartolomé, en dirección a Torreperogil) y Huertañalda (al norte del casco urbano).

La cocina ubetense es básicamente mediterránea, con abundancia de legumbres, cereales, carne de caza y, por supuesto, la aceituna (de mesa, de verdeo, negra o la variedad de cornezuelo) y el aceite de oliva, la principal cosecha en la comarca. Algunos productos destacables son las migas, el ochío, una torta de aceite espolvoreada con pimentón. También son muy típicos la perdiz en escabeche, la morcilla en caldera, los buñuelos (ó churros), fritos en el aceite extravirgen de la zona y postres como el hornazo (una torta de aceite con huevo duro en el centro típica de la Semana Santa) o los papajotes.

Otros platos tradicionales a destacar son el potaje de habas con berenjenas, el potaje de garbanzos con acelgas, los garbanzos mareaos, los andrajos y las empanadillas de la vigilia. Destacan también los productos de la matanza (chorizos en aceite, lomo en adobo, lomo de orza, morcilla, etc.).

En cuanto a la repostería, cabe indicar, además de los ochíos, los borrachuelos, los hornazos de Semana Santa (tortas de pan de aceite con un huevo duro en el centro), las tortas de Candelaria, los picatostes y diversas tostadas. También son conocidos los deliciosos papajotes. Se realiza también una variedad muy popular de sangría con melocotón llamada cuerva.

Están proliferando los restaurantes por toda la ciudad, especializándose en rescatar las recetas del saber popular.

Úbeda es famosa por su industria y artesanía desde tiempos del Al-Ándalus, así como por fabricar productos como los ubedíes (esteras de esparto tejidas y bordadas a mano), o diversos objetos de alfarería, forja y cerámica, cuya tradición se mantiene hasta nuestros días.

Úbeda tiene un equipo de fútbol que militaba habitualmente en el grupo IX de 3ª División, el Úbeda Club de Fútbol, hasta que en la temporada 2005-2006 descendió a la primera categoría andaluza por los problemas económicos del club. El segundo equipo de Úbeda era el C.D. Úbeda Viva que ha pasado de ser el filial verde a ser el primer equipo de la ciudad, después de que el Úbeda Club de Fútbol haya desaparecido. El deporte más popular es éste, existiendo diferentes ligas locales de asociaciones y de aficionados. También existen diferentes equipos de aficionados de fútbol sala y otros deportes de base.

Otros deportes con gran afición en Úbeda son el pádel, del que se han realizado ya algunos open internacionales y varios torneos no menos importantes, y el ajedrez, existiendo el Club de Ajedrez Santa Juana de Arco de Úbeda en el cual juegan y han jugado muchos buenos ajedrecistas de la provincia de Jaén.

En cuanto a infraestructuras, la ciudad tiene grandes carencias a día de hoy. Úbeda carece de una ciudad deportiva completa, contando por ahora con las pistas de atletismo no reglamentarias del estadio de San Miguel y con un antiguo pabellón cubierto municipal y varias pistas anexas. Estaba prevista la construcción de un campo de golf y de turismo de alto nivel en las cercanías de la ciudad.

Parece ser que uno de los más importantes capitanes del rey Fernando III el Santo, Álvar Fáñez (el Mozo), desapareció instantes antes de entrar en combate y se presentó en la ciudad una vez que esta había sido reconquistada. Al preguntarle el rey dónde había estado, el otro, ni corto ni perezoso, contestó que se había perdido por los cerros de Úbeda. La frase fue tomada irónicamente por los cortesanos, pues los cerros de Úbeda, aunque tienen entidad, no son suficientemente grandes como para justificar el extravío de los soldados y se perpetuó como signo de cobardía.

Actualmente se usa cuando alguien interviene en una conversación con algo que no tiene nada que ver con lo que se está hablando. Otra versión del mismo hecho cuenta que Álvar Fáñez se había enamorado de una mora, y por eso faltó al ataque, al estar citado a la misma hora con su enamorada.

Al principio



Úbeda Club de Fútbol

El Úbeda Club de Fútbol es un club de fútbol de España, de la ciudad de Úbeda en Jaén (Andalucía). Fue fundado en 1947 y juega en la Regional Preferente de Andalucía, Grupo VI.

El Úbeda Club de Fútbol nació en 1947. El primer ascenso a Tercera lo logró en 1948, Un año después de su fundación. En 1949 consiguió el ascenso a la Segunda División de España. El club andaluz sólo jugo una temporada en segunda y al año siguiente volvió a caer a categoría de Tercera división española. A partir de ese año el Úbeda nunca más volvería a ascender a la Segunda División.

El Úbeda CF se ha mantenido casi siempre en Tercera División donde ha estado durante 40 campañas y donde ocupa la 60 posicción de la clasificación histórica. También a militádo durante 6 temporadas en la Segunda División B de España. El Úbeda CF actualmente milita en el Grupo I de la Regional Preferente Gr. VI.

Municipal de San Miguel, con capacidad para 12.000 personas.

Es un torneo que se disputa en las ciudades de Úbeda y Baeza con equipos participantes de la provincia de Jaén.

Al principio



Casa de Úbeda

Exterior de la Casa de Ubeda

La Casa de Úbeda en Madrid es una asociación cultural sin ánimo de lucro con sede en Madrid. Fue fundada en 1972 en la capital de España y sus objetivos iniciales fueron consolidar, mediante la cultura, los vínculos existentes entre la ciudad andaluza de Úbeda (Jaén), sus habitantes y aquellos de Madrid.

La asociación, de carácter privado, ha contado entre sus fundadores y directivos con diversos ubetenses tales como Francisco Esteban, Antonio Parra, Juan José Almagro o Mariano José Herrador. La Casa se ha consolidado como un reconocido centro cultural, con sede en la Plaza de Celenque de Madrid, en lo que fue la antigua residencia del presidente de la República Práxedes Mateo Sagasta. Fue nombrada "Hija Adoptiva" de la ciudad de Úbeda el 28 de febrero de 1995.

La Casa desarrolla una intensa actividad cultural, entre las que se destacan las conferencias semanales, las tertulias poéticas y las exposiciones de pintura y fotografía en su sede de Madrid. Asimismo, es conocida por convocar los Premios “Casa de Úbeda” que se entregan anualmente en el mes de diciembre. Estos premios reconocen, con una escultura del alfarero Paco Tito, la labor de personas e instituciones desarrolladas por y para la ciudad de Úbeda. También se celebra anualmente un “Pregón de la Semana Santa”, pronunciado durante la semana anterior al domingo de ramos.

Entre su actividad editorial destaca la edición de la revista Gavellar y la colaboración en la edición de libros como “Ubedí Básico” o “Crónicas del río Gotoso”. Asimismo destaca su labor como mecenas de la obra coral y sinfónica “Retablo de la Pasión” del maestro Romo y Ramón Molina Navarrete.

Al principio



Muralla de Úbeda

La Puerta del Losal

La Muralla de Úbeda es una cerca militar que rodea el casco antiguo de la ciudad de Úbeda, provincia de Jaén y fue declarada Monumento Nacional.

Propia de la importancia estrategico-defensiva que adquirió la ciudad jienense, su amurallamiento fue impresionante -como aún hoy podemos apreciar-. De él afirmaba Argote de Molina en su «Nobleza del Andalucía», publicada en 1586: «Es la Ciudad de Úbeda cercada de muralla muy fuerte y hermosamente torreada que le da mucha majestad y ornato». Cuarenta y cuatro años más tarde (1630), otro historiador, Pedro Méndez de Silva, cita a Úbeda en su célebre «Población de España», en los siguientes términos: «Con fuertes y torreados muros, hermoseada de vistoso alcázar se descubre en un cerro la ciudad de Úbeda».

Aún se conserva en gran parte, incluyendo algunas de sus antiguas puertas y bastantes torres. Las tres puertas principales que se conservan son la del Losal, mudéjar, del siglo XIV, la de Granada y y la de Santa Lucía, reconstrucción de la puerta original. La más importante era la desaparecida puerta de Toledo. Además, se pueden ver otras puertas, como la de la Corredera o el Portillo del Santo Cristo, que son reconstrucciones aproximadas.

En cuanto a las torres, hay que destacar la de las torre de las Arcas, en la Corredera, una torre albarrana de forma octogonal, y la Torre del Reloj, en la Plaza de Andalucía, con un bello templete superior de estilo Renacimiento, que contiene el cuerpo de las campanas. Su gigantesca campana de bronce, es la más antigua de la ciudad, de 1574 data, y pesa 123 arrobas y 14 libras, o sea, 1.422 kilos.

La parte sur de la muralla, constituye en gran parte un bello paseo, pues desde ella se contempla las alturas de Sierra Mágina y la Sierra de Cazorla, además del típico paisaje del mar de olivos, alineados sobre la infinidad de pequeñas colinas del amplio valle del Guadalquivir.

Al principio



Source : Wikipedia